Peru - Demographic and Health Survey - 2010

Publication date: 2010

Encuesta Demográfica y de Salud Familiar- ENDES Continua, 2009 INFORME PRINCIPAL INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA (INEI) Dirección Técnica de Demografía e Indicadores Sociales PROGRAMA MEASURE DHS+/ORC Macro (Asistencia Técnica) Mayo 2010 Ministerio de Economía y Finanzas El programa de Encuestas de Demografía y Salud (Programa MEASURE DHS +) proporciona asistencia a instituciones gubernamentales y privadas en la implementación de encuestas nacionales en países en vías de desarrollo. Con financiamiento proveniente de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el Programa MEASURE DHS + es implementado por ORC MACRO, con sede en Maryland, USA. Los objetivos de este programa son a) proporcionar bases de datos y análisis a los organismos ejecutivos en el campo de la población para facilitar la consideración de alternativas y la toma de decisiones bien informadas; b) expandir la base internacional de datos en los campos de población y salud materno-infantil; c) aportar avances en la metodología de encuestas por muestreo; d) consolidar la capacidad técnica y los recursos para la realización de encuestas demográficas complejas en los países participantes. El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) ha ejecutado nueve encuestas nacionales de demografía y salud, en el marco del Programa DHS, la primera en 1986 y la más reciente en 2009 (ENDES Continua 2009). Para información adicional sobre las encuestas favor dirigirse a: Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) Avenida General Garzón 658, Jesús María Lima, Perú Telefax (511) 203-9282 ó 203-2640 anexo 9280/9352 Página web: http://desa.inei.gob.pe/endes/ ORC Macro / Measure DHS + 11785 Beltsville Drive, Suite 300 Calverton, MD 20705 Página web www.measuredhs.com Preparado por : Dirección Técnica de Demografía e Indicadores Sociales Tiraje : 1000 ejemplares Orden de impresión : Nº 290–OI–OTA–INEI-2010 Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú N° - 2010 – 05882 PREPARACIÓN DEL INFORME PROGRAMA MEASURE DHS+/ORC Macro Asesoría de ORC Macro Shea Rutstein Alfredo Aliaga Guillermo Rojas Director de la Encuesta Jorge Reyes Moyano AGENCIA DE ESTADOS UNIDOS PARA EL DESARROLLO INTERNACIONAL (USAID) Misión USAID en el Perú Luis Seminario INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA E INFORMÁTICA Dirección y Supervisión Rofilia Ramírez Ramírez Directora Técnica de Demografía e Indicadores Sociales Héctor Benavides Rullier Director Ejecutivo Elva Dávila Tanco Directora Elaboración Dilcia Durand Carrión Luis Meza Santa Cruz Ricardo Córdova Córdova Bernardo Céspedes Panduro Elvis Manayay Guillermo Cynthia Aliaga Samanez Ana Naupari Rivas Moisés Valenzuela Yasalde Orlando Alarcón Medina Procesamiento Luis Ulloa Jesús Carlos Pure Jurado Muestreo Juan Valverde Quezada Fernando Camones Gonzáles Elaboración de Mapas temáticos Lourdes Huertas Rosales Contenido Pág. CONTENIDO LISTA DE CUADROS LISTA DE GRÁFICOS PRESENTACIÓN RESUMEN EJECUTIVO.19 CAPÍTULO 1: CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES Y LA POBLACIÓN .31 1.1 CARACTERÍSTICAS DE LAS VIVIENDAS Y LOS HOGARES . 31 Servicios básicos en las viviendas .31 Disponibilidad de bienes de consumo duradero .35 Medición del nivel socioeconómico .37 1.2 CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN…………………………………… . 39 Población por departamento, región natural y área de residencia .39 Población por edad, sexo y área de residencia .40 Composición de los hogares, orfandad y crianza.41 Nivel de educación y asistencia a centros de enseñanza.45 CAPÍTULO 2: CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS MUJERES.49 2.1 CARACTERÍSTICAS GENERALES. 49 2.2 ANTECEDENTES DE LAS ENTREVISTADAS SEGÚN NIVEL DE EDUCACIÓN . 50 Nivel de alfabetismo de las mujeres entrevistadas.53 2.3 ACCESO A MEDIOS DE COMUNICACIÓN . 55 2.4 CARACTERÍSTICAS LABORALES DE LAS ENTREVISTADAS . 57 Empleo y tipo de ocupación de las mujeres entrevistadas .57 Tipo de empleo y formas de remuneración.61 2.5 ADMINISTRACIÓN DEL SALARIO Y PARTICIPACIÓN EN LA TOMA DE DECISIONES. 62 2.6 AUTONOMÍA DE LA MUJER: ACTITUDES DE LA MUJER HACIA COMPORTAMIENTOS ESPECÍFICOS. 67 2.7 COBERTURA DE SEGUROS DE SALUD. 67 2.8 CONOCIMIENTO Y ACTITUDES HACIA LA TUBERCULOSIS . 71 2.9 USO DE TABACO . 73 CAPÍTULO 3: FECUNDIDAD .75 3.1 NIVELES, TENDENCIAS Y DIFERENCIALES DE LA FECUNDIDAD . 75 3.2 FECUNDIDAD ACUMULADA. 82 3.3 INTERVALOS ENTRE NACIMIENTOS . 83 3.4 EDAD DE LA MADRE AL NACIMIENTO DEL PRIMER HIJO . 85 3.5 FECUNDIDAD DE ADOLESCENTES. 87 CAPÍTULO 4: PLANIFICACIÓN FAMILIAR.89 4.1 CONOCIMIENTO DE MÉTODOS . 89 4.2 USO DE MÉTODOS . 92 El uso pasado .92 Prevalencia actual del uso de métodos.94 Diferenciales en los niveles de uso actual.95 Cambios en la mezcla de métodos.99 Número de hijos al iniciar el uso de anticonceptivos.101 Edad al momento de la esterilización .102 Conocimiento del período fértil.102 Fuentes de suministro de métodos modernos .103 4.3 DISCONTINUACIÓN DEL USO DE MÉTODOS Y USO FUTURO. 106 Tasas y razones de discontinuación de uso.106 Intenciones de uso en el futuro .108 4.4 MENSAJES SOBRE PLANIFICACIÓN FAMILIAR: EXPOSICIÓN Y ACEPTABILIDAD . 110 CAPÍTULO 5: OTROS DETERMINANTES DE LA FECUNDIDAD.117 5.1 ESTADO CONYUGAL ACTUAL. 117 5.2 EDAD A LA PRIMERA UNIÓN CONYUGAL . 123 5.3 EDAD A LA PRIMERA RELACIÓN SEXUAL . 126 5.4 ACTIVIDAD SEXUAL PREVIA Y RECIENTE. 129 5.5 INFERTILIDAD POSTPARTO . 131 5.6 EXPOSICIÓN AL RIESGO DE EMBARAZO ENTRE LAS MUJERES DE 30 Y MÁS AÑOS . 134 CAPÍTULO 6: PREFERENCIA DE FECUNDIDAD .135 6.1 EL DESEO DE TENER MÁS HIJOS. 135 6.2 LA NECESIDAD INSATISFECHA Y LA DEMANDA DE SERVICIOS DE PLANIFICACIÓN FAMILIAR. 139 Necesidad insatisfecha de planificación familiar.141 Demanda total de planificación familiar.143 6.3 NÚMERO IDEAL DE HIJOS. 143 6.4 PLANIFICACIÓN DE LA FECUNDIDAD. 147 6.5 TASAS DE FECUNDIDAD DESEADA. 148 CAPÍTULO 7: MORTALIDAD INFANTIL, EN LA NIÑEZ Y MATERNA.151 7.1 NIVELES Y TENDENCIAS DE LA MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA NIÑEZ. 151 7.2 DIFERENCIALES DE LA MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA NIÑEZ . 153 7.3 MORTALIDAD Y SITUACIÓN DE LA MUJER . 158 7.4 MORTALIDAD PERINATAL . 159 7.5 GRUPOS DE ALTO RIESGO REPRODUCTIVO. 161 7.6 MORTALIDAD ADULTA Y MATERNA………………………………………………………. 163 CAPÍTULO 8: SALUD MATERNA .167 8.1 ATENCIÓN PRENATAL. 167 Vacunación antitetánica durante la gestación.172 8.2 ATENCIÓN DEL PARTO . 174 Lugar de ocurrencia del parto .174 Asistencia durante el parto.176 8.3 CUIDADO POSTNATAL DE LAS MADRES . 179 CAPÍTULO 9: SALUD INFANTIL.187 9.1 PESO Y TALLA AL NACER . 187 Peso y tamaño al nacer.187 9.2 VACUNACIÓN DE LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS . 189 9.3 ENFERMEDADES RESPIRATORIAS AGUDAS Y FIEBRE. 192 9.4 DIARREA AGUDA . 197 CAPÍTULO 10: LACTANCIA Y NUTRICIÓN DE NIÑAS, NIÑOS Y MADRES .207 10.1 INICIACIÓN DE LA LACTANCIA………………………………………………………………207 10.2 LACTANCIA Y ALIMENTACIÓN SUPLEMENTARIA SEGÚN EDAD DE NIÑAS Y NIÑOS… 210 10.3 DURACIÓN DE LA LACTANCIA . 212 10.4 TIPO DE ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA SEGÚN MESES DESDE EL NACIMIENTO . 214 10.5 ANEMIA EN NIÑAS, NIÑOS Y MUJERES. 221 Métodos .221 Resultados .222 10.6 NUTRICIÓN DE NIÑAS Y NIÑOS . 226 Uso del patrón de crecimiento infantil de la Organización Mundial de la Salud. .226 10.7 NUTRICIÓN DE LAS MADRES. 233 Estatura de las mujeres en edad fértil.233 Peso y masa corporal de las mujeres.236 CAPÍTULO 11: CONOCIMIENTO DE VIH/SIDA Y OTRAS ITS .241 11.1 CONOCIMIENTO DE VIH/SIDA Y FORMAS DE EVITAR EL CONTAGIO. 241 11.2 CONOCIMIENTO DE ASUNTOS RELACIONADOS CON EL VIH/SIDA . 244 11.3 CONOCIMIENTO DE LAS INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ITS). 249 11.4 PREVALENCIA DE LAS INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL . 254 11.5 CONDUCTA SEXUAL, USO DEL CONDÓN Y ACCESO AL CONDÓN . 258 CAPÍTULO 12: VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.265 12.1 VIOLENCIA VERBAL DEL ESPOSO CONTRA LA MUJER . 266 12.2 VIOLENCIA FÍSICA CONTRA LA MUJER . 270 12.3 SOLICITUD DE AYUDA Y DENUNCIA DEL MALTRATO. 284 APÉNDICE A.293 APÉNDICE B.303 APÉNDICE C.347 APÉNDICE D .353 Lista de Cuadros Pág. CAPÍTULO 1: CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES Y LA POBLACIÓN .31 Cuadro 1.1.1 Características de la vivienda, por área de residencia.34 Cuadro 1.1.2 Características de las viviendas, por lugar de residencia .35 Cuadro 1.2.1 Bienes de consumo duradero del hogar .36 Cuadro 1.2.2 Bienes de consumo duradero, por lugar de residencia.37 Cuadro 1.3 Distribución de los hogares, por quintiles de riqueza.39 Cuadro 1.4 Población de los hogares, por área de residencia y región natural.40 Cuadro 1.5 Composición de la población total por edad .41 Cuadro 1.6 Composición de los hogares .43 Cuadro 1.7 Orfandad de los niños, según sobrevivencia de los padres y situación de residencia .44 Cuadro 1.8.1 Nivel de educación de la población de 6 años a más: Hombres .46 Cuadro 1.8.2 Nivel de educación de la población de 6 años a más: Mujeres .47 Cuadro 1.9 Asistencia escolar .48 CAPÍTULO 2: CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS MUJERES.49 Cuadro 2.1 Características de las mujeres entrevistadas .50 Cuadro 2.2 Nivel de educación de las mujeres entrevistadas .52 Cuadro 2.3 Cambios en los niveles de analfabetismo (mujeres sin educación) entre 1991-2009.53 Cuadro 2.4 Alfabetismo de las mujeres entrevistadas .54 Cuadro 2.5 Acceso de las mujeres a los medios masivos de comunicación .56 Cuadro 2.6 Trabajo en los últimos 12 meses de las mujeres entrevistadas .58 Cuadro 2.7 Tipo de ocupación de las mujeres entrevistadas .60 Cuadro 2.8 Empleador y forma de remuneración de las mujeres que trabajan .62 Cuadro 2.9 Persona que decide cómo gastar los ingresos y gastos del hogar que paga la entrevistada .63 Cuadro 2.10 Decisiones sobre el hogar .64 Cuadro 2.11 Última palabra en decisiones del hogar.66 Cuadro 2.12 Actitud de las mujeres hacia razones específicas para rehusar relaciones sexuales con el esposo.69 Cuadro 2.13 Cobertura de seguro de salud: Mujeres.70 Cuadro 2.14 Conocimiento y actitudes hacia la tuberculosis.72 Cuadro 2.15 Uso de tabaco.73 CAPÍTULO 3: FECUNDIDAD .75 Cuadro 3.1 Fecundidad actual .76 Cuadro 3.2 Evolución de las tasas específicas de fecundidad.77 Cuadro 3.3 Fecundidad, según características .78 Cuadro 3.4 Evolución de la fecundidad, por características seleccionadas .79 Cuadro 3.5 Tendencia de las tasas específicas de fecundidad.81 Cuadro 3.6 Hijos nacidos vivos y sobrevivientes .82 Cuadro 3.7 Intervalo entre nacimientos .84 Cuadro 3.8 Edad al primer nacimiento .85 Cuadro 3.9 Mediana de edad al primer nacimiento .86 Cuadro 3.10 Embarazo y maternidad de adolescentes .88 CAPÍTULO 4: PLANIFICACIÓN FAMILIAR.89 Cuadro 4.1 Conocimiento de métodos anticonceptivos .90 Cuadro 4.2 Conocimiento de métodos anticonceptivos entre las mujeres en unión, según características seleccionadas.91 Cuadro 4.3 Uso alguna vez de métodos anticonceptivos entre las mujeres entrevistadas .93 Cuadro 4.4 Uso actual de métodos anticonceptivos entre las mujeres entrevistadas. ………….95 Cuadro 4.5.1 Uso actual de métodos anticonceptivos, según características seleccionadas.98 Cuadro 4.5.2 Uso actual de métodos anticonceptivos, por situación de la mujer.99 Cuadro 4.6 Cambios en la mezcla de métodos entre 1977-2009……. .100 Cuadro 4.7 Número de hijos al primer uso de métodos.101 Cuadro 4.8 Edad al momento de la esterilización .102 Cuadro 4.9 Conocimiento del período fértil.103 Cuadro 4.10 Fuente de suministro de métodos modernos.104 Cuadro 4.11 Información suministrada durante la prescripción de métodos modernos .105 Cuadro 4.12 Tasas de discontinuación de métodos anticonceptivos durante el primer año de uso.106 Cuadro 4.13 Razones de discontinuación .107 Cuadro 4.14 Uso futuro de métodos anticonceptivos .108 Cuadro 4.15 Exposición a mensajes sobre planificación familiar en la radio, la televisión o en medios escritos .111 Cuadro 4.16 Contacto de mujeres no usuarias con proveedores de planificación familiar .113 Cuadro 4.17 Diálogo sobre planificación familiar con el esposo/compañero.114 Cuadro 4.18 Actitud de la pareja hacia la planificación familiar .115 CAPÍTULO 5: OTROS DETERMINANTES DE LA FECUNDIDAD.117 Cuadro 5.1 Estado conyugal actual de las mujeres entrevistadas.118 Cuadro 5.2 Evolución del porcentaje de solteras, 1986-2009 .119 Cuadro 5.3 Estado conyugal actual de las mujeres entrevistadas, por lugar de residencia y educación.120 Cuadro 5.4 Tipo de compañero sexual de las mujeres no unidas .122 Cuadro 5.5 Edad a la primera unión, por edad actual de las mujeres .123 Cuadro 5.6 Edad mediana a la primera unión.125 Cuadro 5.7 Edad a la primera relación sexual por edad actual de las mujeres .126 Cuadro 5.8 Edad mediana a la primera relación sexual: Mujeres .128 Cuadro 5.9.1 Actividad sexual reciente: Mujeres.130 Cuadro 5.9.2 Actividad sexual reciente, según lugar de residencia .131 Cuadro 5.10 Amenorrea, abstinencia e insusceptibilidad postparto .132 Cuadro 5.11 Duración mediana de la amenorrea, abstinencia postparto e insusceptibilidad postparto .133 Cuadro 5.12 Menopausia.134 CAPÍTULO 6: PREFERENCIA DE FECUNDIDAD .135 Cuadro 6.1 Evolución de las preferencias de fecundidad .136 Cuadro 6.2 Preferencias de fecundidad, por número de hijos sobrevivientes .137 Cuadro 6.3 Preferencias de fecundidad, por edad de las mujeres.137 Cuadro 6.4 Evolución de las preferencias de fecundidad según varias encuestas.138 Cuadro 6.5 Preferencias de fecundidad, por área de residencia .139 Cuadro 6.6 Necesidad de servicios de planificación familiar para las mujeres en unión .142 Cuadro 6.7 Evolución del número ideal de hijos .144 Cuadro 6.8 Número ideal y promedio ideal de hijos .145 Cuadro 6.9 Promedio ideal de hijos por características seleccionadas .146 Cuadro 6.10 Número ideal de hijos y necesidad insatisfecha por condición de la mujer .147 Cuadro 6.11 Planificación de la fecundidad .148 Cuadro 6.12 Fecundidad deseada y observada .150 CAPÍTULO 7: MORTALIDAD INFANTIL, EN LA NIÑEZ Y MATERNA.151 Cuadro 7.1 Tasas de mortalidad infantil y en la niñez.152 Cuadro 7.2 Mortalidad infantil y en la niñez por características seleccionadas.154 Cuadro 7.3 Mortalidad infantil y en la niñez por características demográficas seleccionadas .156 Cuadro 7.4 Mortalidad infantil y en la niñez .157 Cuadro 7.5 Mortalidad infantil y en la niñez, por indicadores de estatus de la mujer. Cuadro 7.6 Mortalidad perinatal, por características seleccionadas .160 Cuadro 7.7 Categorías de alto riesgo reproductivo .162 Cuadro 7.8 Tasas de mortalidad adulta para hombres y mujeres, por edad……………………. 164 Cuadro 7.9 Información básica para la estimación de mortalidad materna……………………. 165 Cuadro 7.10 Estimaciones de mortalidad materna con el método directo…………………….…. 166 CAPÍTULO 8: SALUD MATERNA . 167 Cuadro 8.1 Atención prenatal para los menores de cinco años.169 Cuadro 8.2 Número de visitas de control prenatal y meses de embarazo a la primera visita .170 Cuadro 8.3 Contenido de la atención prenatal para mujeres con hijos nacidos vivos en los últimos cinco años .171 Cuadro 8.4 Vacuna contra el tétano neonatal .173 Cuadro 8.5 Lugar del parto.175 Cuadro 8.6 Atención durante el parto para los menores de cinco años.178 Cuadro 8.7.1 Momento del primer control postnatal .180 Cuadro 8.7.2 Momento del primer control postnatal en mujeres con hijos que no nacieron en un establecimiento de salud .181 Cuadro 8.8.1 Proveedor del primer control postnatal .183 Cuadro 8.8.2 Proveedores de atención postnatal para los menores de cinco años que no ocurrieron en establecimiento de salud.184 Cuadro 8.9 Problemas en el acceso a los servicios de salud .186 CAPÍTULO 9: SALUD INFANTIL.187 Cuadro 9.1 Peso y tamaño al nacer.188 Cuadro 9.2 Vacunaciones según fuente de información .189 Cuadro 9.3 Vacunaciones según características seleccionadas.191 Cuadro 9.4 Vacunación en el primer año y medio de vida.192 Cuadro 9.5 Prevalencia y tratamiento de infecciones respiratorias agudas (IRA).194 Cuadro 9.6 Prevalencia y tratamiento de la fiebre .196 Cuadro 9.7 Prevalencia de diarrea .198 Cuadro 9.8 Tratamiento de la diarrea.200 Cuadro 9.9 Prácticas de alimentación durante la diarrea.202 Cuadro 9.10 Conocimiento de sales de rehidratación Oral – SRO.203 Cuadro 9.11 Eliminación de las deposiciones de las niñas y niños .205 CAPÍTULO 10: LACTANCIA Y NUTRICIÓN DE NIÑOS Y MADRES.207 Cuadro 10.1 Lactancia inicial.209 Cuadro 10.2 Situación de lactancia, según edad .211 Cuadro 10.3 Duración mediana e intensidad de la lactancia .213 Cuadro 10.4 Alimentos y líquidos recibidos por los niños el día o noche anterior a la entrevista .215 Cuadro 10.5 Prácticas alimenticias de las niñas y niños.217 Cuadro 10.6 Ingesta de micronutrientes entre las niñas y niños .219 Cuadro 10.7 Ingesta de micronutrientes entre las madres .220 Cuadro10.8.1Prevalencia de anemia en niñas y niños según características seleccionadas.223 Cuadro10.8.2 Prevalencia de anemia en mujeres .224 Cuadro10.8.3 Prevalencia de anemia en niñas y niños, según condición de anemia de las madres .225 Cuadro10.9.1 Indicadores de desnutrición para niños menores de cinco años .231 Cuadro10.9.2 Indicadores de desnutrición para niños menores de cinco años .232 Cuadro10.10 La talla como indicador de la situación nutricional de las mujeres .234 Cuadro10.11 La talla como un indicador del estado nutricional de las mujeres según características seleccionadas .236 Cuadro10.12 El peso y la masa corporal como indicadores de la situación nutricional de las mujeres.237 Cuadro10.13 Estado de nutrición de las mujeres, según características seleccionadas .239 CAPÍTULO 11: CONOCIMIENTO DE VIH/SIDA Y OTRAS ITS .241 Cuadro 11.1 Conocimiento de formas de evitar el VIH/SIDA que son de importancia programática.243 Cuadro 11.2 Conocimiento de asuntos relacionados con el VIH/SIDA .247 Cuadro 11.3 Aspectos sociales de la prevención del SIDA y su mitigación .248 Cuadro 11.4 Conocimiento de los síntomas de las infecciones de transmisión sexual (ITS) .252 Cuadro 11.5 Conocimiento de síntomas y signos de las infecciones de transmisión sexual (ITS) .253 Cuadro 11.6 Prevalencia de infecciones de transmisión sexual y síntomas de ITS .256 Cuadro 11.7 Fuente para el tratamiento de ITS .257 Cuadro 11.8 Número de parejas sexuales de las mujeres que no están en unión .259 Cuadro 11.8.1 Número de parejas sexuales de mujeres casadas.260 Cuadro 11.9 Conocimiento y uso de condón.263 Cuadro 11.10 Uso de condón por tipo de compañero.264 CAPÍTULO 12: VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.265 Cuadro 12.1 Violencia intrafamiliar: situaciones de control y violencia verbal por parte del esposo o compañero .269 Cuadro 12.2 Violencia intrafamiliar: violencia física por parte del cónyuge alguna vez desde los 15 años.272 Cuadro 12.3 Violencia intrafamiliar: violencia física por parte del cónyuge en los últimos 12 meses .275 Cuadro 12.4 Violencia intrafamiliar por personas diferentes al cónyuge: persona que ejerció la violencia física .278 Cuadro 12.5 Violencia intrafamiliar: resultado de episodios violentos .279 Cuadro 12.6 Violencia intrafamiliar: respuesta agresiva hacia el esposo o compañero.280 Cuadro 12.7 Violencia intrafamiliar: consumo de alcohol por parte del esposo o compañero y violencia física bajo efectos del licor .283 Cuadro 12.8 Violencia intrafamiliar: tiempo después del matrimonio en que se experimentó la violencia .284 Cuadro 12.9 Violencia intrafamiliar: búsqueda de ayuda ante la violencia .287 Cuadro 12.10 Violencia intrafamiliar: persona a quién pidió ayuda cuando la maltrataron.288 Cuadro 12.11 Violencia intrafamiliar: institución donde buscó ayuda.289 Cuadro 12.12 Violencia intrafamiliar: razones para no demandar al agresor o no buscar ayuda .290 Lista de Gráficos Pág. CAPÍTULO 1: CARACTERÍSTICAS DE LOS HOGARES Y LA POBLACIÓN . 31 Gráfico 1.1 Porcentaje de hogares con acceso a servicios básicos, por área de residencia . 32 CAPÍTULO 2: CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LAS MUJERES. 49 Gráfico 2.1 Porcentaje de mujeres en edad fértil con educación superior, según área de residencia y región natural. 51 Gráfico 2.2 Mujeres de 15 a 49 años con analfabetismo total 1/, según área de residencia y región natural . 55 Gráfico 2.3 Evolución del empleo, según área de residencia y región natural. 59 CAPÍTULO 3: FECUNDIDAD . 75 Gráfico 3.1 Tasas Específicas de Fecundidad, según varias encuestas . 76 Gráfico 3.2 Tasa Global de Fecundidad (TGF) y paridez por lugar de residencia y nivel de educación. 80 Gráfico 3.3 Evolución de la fecundidad en los últimos 11 años por lugar de residencia y nivel de educación. 81 Gráfico 3.4 Porcentaje de adolescentes que son madres o que están embarazadas por primera vez . 87 CAPÍTULO 4: PLANIFICACIÓN FAMILIAR. 89 Gráfico 4.1 Conocimiento y uso de métodos de planificación familiar . 93 Gráfico 4.2 Uso de métodos entre mujeres en unión por lugar de residencia y nivel educativo. 97 Gráfico 4.3 Uso de métodos entre mujeres en unión por tipo de método, 1991-1992 y 2009. 100 Gráfico 4.4 Método preferido para uso en el futuro por mujeres que no usan actualmente . 109 Gráfico 4.5 Razones para no usar métodos en el futuro por mujeres que no usan actualmente . 109 Gráfico 4.6 Exposición a mensajes de planificación familiar por lugar de residencia y nivel educativo . 112 CAPÍTULO 5: OTROS DETERMINANTES DE LA FECUNDIDAD. 117 Gráfico 5.1 Estado civil de las mujeres en edad fértil según grupo de edad. 118 Gráfico 5.2 Madres en amenorrea, abstinencia e insusceptibilidad de posparto según meses desde el último nacimiento . 132 CAPÍTULO 6: PREFERENCIA DE FECUNDIDAD . 135 Gráfico 6.1 Preferencias de fecundidad entre las mujeres en unión, según paridez . 136 Gráfico 6.2 Componentes de la Necesidad Insatisfecha de Planificación Familiar. 141 Gráfico 6.3 Demanda de planificación familiar por lugar de residencia y educación. 143 Gráfico 6.4 Fecundidad observada y deseada por lugar de residencia y educación . 149 CAPÍTULO 7: MORTALIDAD INFANTIL, EN LA NIÑEZ Y MATERNA. 151 Gráfico 7.1 Evolución de la mortalidad infantil, según encuestas 1996, 2000 y 2009 . 153 Gráfico 7.2 Diferenciales de la mortalidad infantil y en la niñez por lugar de residencia y nivel de educación. 155 Gráfico 7.3 Mortalidad infantil y en la niñez . 158 Gráfico 7.4 Nacimientos en últimos cinco años y mujeres en unión, según categoría de riesgo de mortalidad de los niños. 163 CAPÍTULO 8: SALUD MATERNA . 167 Gráfico 8.1 Visitas prenatales de control y meses de embarazo entre las mujeres con nacidas y nacidos vivos en los cinco años que precedieron la encuesta, según área de residencia . 172 Gráfico 8.2 Lugar del parto, según región natural y educación de la madre. 176 CAPÍTULO 9: SALUD INFANTIL. 187 Gráfico 9.1 Cobertura de vacunación en cualquier momento entre las niñas y niños de 18 a 29 meses de edad, según encuesta. 190 Gráfico 9.2 Cantidad de líquidos y alimentos sólidos suministrados durante la diarrea. 201 CAPÍTULO 10: LACTANCIA Y NUTRICIÓN DE NIÑOS Y MADRES. 207 Gráfico 10.1 Diferencias en la iniciación de la lactancia según características seleccionadas. 208 Gráfico 10.2 Situación de la lactancia para menores de dos años, según grupo de edad, 2009. 211 Gráfico 10.3 Porcentaje de menores de tres años lactando que viven con la madre y recibieron alimentos, 2009. 215 Gráfico 10.4 Indicadores del estado nutricional de los niños menores de cinco años, según grupo de edad, 2009. 233 CAPÍTULO 11: CONOCIMIENTO DE VIH/SIDA Y OTRAS ITS . 241 Gráfico 11.1 Conocimiento de formas especificas de evitar el VIH/SIDA según lugar de residencia, región natural y nivel de educación. 244 Gráfico 11.2 Conocimiento de síntomas de las infecciones de transmisión sexual, según área de residencia, región natural y nivel educativo . 250 Gráfico 11.3 Presencia de ITS y/o síntomas asociados en los últimos 12 meses, según lugar de residencia y región natural . 255 Gráfico 11.4 Uso de condón según tipo de compañero por lugar de residencia y nivel educativo. 262 CAPÍTULO 12: VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES. 265 Gráfico 12.1 Situaciones de control por parte del esposo o compañero por grupos de edad, estado civil y área de residencia . 268 Gráfico 12.2 Violencia física por parte del esposo o compañero por región natural, nivel de educación y estado civil . 273 Gráfico 12.3 Violencia física por parte del esposo o compañero contra la mujer bajo efectos del alcohol por edad, nivel educativo y área de residencia. 282 Presentación El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en el marco de su política de promoción y difusión de investigaciones especializadas, presenta el Informe Principal, Perú: Encuesta Demográfica y de Salud Familiar - ENDES Continua 2009” con los principales resultados de la información recopilada entre el 2 de marzo y el 24 de noviembre de 2009, el mismo que se pone a disposición de las autoridades, instituciones públicas y privadas y usuarios en general, esperando que sea de utilidad en la evaluación y formulación de planes y programas de nutrición, salud, violencia, conocimiento del VIH-SIDA, entre otros temas. Con este documento, se inicia la divulgación de resultados de la ENDES Continua 2009, serie que continuará con la publicación a nivel de cada uno de los departamentos, que hará posible el conocimiento de los aspectos demográficos y de salud familiar a un menor nivel de desagregación. La información se brinda en doce capítulos y cuatro apéndices, los cuales tratan sobre la salud en general y la salud materna – infantil en particular, enfatizando en salud reproductiva, niveles y preferencias de fecundidad, morbilidad y mortalidad de los menores de 5 años. Asimismo, sobre el conocimiento que las mujeres en edad fértil tienen acerca de las Infecciones de transmisión sexual (ITS), de las actitudes y prácticas relacionadas con el VIH/SIDA; y, sobre Violencia contra las mujeres. También, se proporciona información sobre los miembros del hogar, infraestructura y equipamiento de la vivienda. A partir del año 2008, la ejecución de esta encuesta ha sido posible gracias al importante apoyo financiero del Gobierno Peruano, que permite contar con información a nivel departamental y monitorear los indicadores de Presupuesto por Resultado (PPR): Programa Articulado Nutricional, Salud Materno Neonatal y Acceso de la Población a la Identidad. También, gracias al apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y Macro Internacional Inc., que por muchos años vienen apoyando el desarrollo de esta encuesta. Finalmente, el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), expresa su profundo agradecimiento a las más de 24,000 mujeres, seleccionadas al azar, por su paciente colaboración durante el desarrollo de la entrevista; y, a todas las instituciones involucradas, especialmente a la Policía Nacional del Perú (PNP). Asimismo, a las personas que contribuyeron a la implementación de la encuesta, especialmente a las Supervisoras, Antropometristas y Entrevistadoras que han recorrido los confines de nuestro país en busca de las viviendas seleccionadas y cuyo esfuerzo hizo posible culminar la ardua fase de recolección de datos. Lima, Mayo 2010. Mg. Renán Quispe Llanos Jefe Instituto Nacional de Estadística e Informática Población de la muestra Mujeres de 15 a 49 años 28 951 27 843 24 213 Niños nacidos en los últimos cinco años 15 639 12 222 9 305 Sobrevivientes menores de 5 años 14 877 11 754 9 088 Niños vivos de 12 a 23 meses 2 973 2 366 1 809 Niños vivos de 24 a 35 meses 2 943 2 313 1 691 Porcentaje urbana 73,5 69,9 74,5 Porcentaje con secundaria o más 64,5 66,3 74,0 Porcentaje de mujeres actualmente unidas 58,3 56,1 57,1 Porcentaje que ha estado unida alguna vez 63,6 64,1 66,6 Para mujeres de 25-49 años: Edad mediana a la primera unión 20,9 21,4 21,8 Edad mediana al primer nacimiento 21,5 21,9 22,0 Duración media de la amenorrea postparto (en meses) 2/ 10,5 11,2 10,9 Duración media de la abstinencia postparto (en meses) 2/ 5,6 6,1 5,8 Fecundidad Tasa Global de Fecundidad 3/ 3,5 2,9 2,6 Área Urbana 2,8 2,2 2,3 Área Rural 5,6 4,3 3,6 Número medio de niños nacidos vivos de mujeres 40 a 49 años 4,9 4,4 3,6 Preferencias reproductivas Porcentaje de mujeres actualmente unidas: Que no desea tener más hijos (incluyendo mujeres esterilizadas) 69,1 67,3 63,3 Que desea postergar el nacimiento siguiente dos años o más 17,5 19,4 22,3 Número medio ideal de hijos para las mujeres de 15 a 49 años 2,5 2,4 2,3 Conocimiento y uso de métodos anticonceptivos Porcentaje de mujeres actualmente unidas: Que conoce algún método moderno 97,8 98,4 99,5 Que actualmente usa un método: 64,2 68,9 73,2 Pildora 6,2 6,7 7,6 Esterilización femenina 9,5 12,3 9,4 Esterilización masculina 0,2 0,5 0,4 DIU 12,0 9,1 3,8 Condón 4.4 5,6 10,0 Inyección 8,0 14,8 18,1 Métodos vaginales 0,7 0,6 0,3 Abstinencia periódica 18,0 14,4 15,6 Retiro 3,2 3,2 6,5 Métodos folclóricos 1,6 0,9 1,1 20001996 DATOS BÁSICOS Y RESULTADOS OBTENIDOS Características básicas 1/ Matrimonio y otros determinantes de la fecundidad ESTIMACIONES MUESTRALES INDICADORES 2009 Mortalidad infantil Tasa de mortalidad infantil 4/ 43,0 33,0 20,0 Tasa de mortalidad de menores de 5 años 4/ 59,0 47,0 26,0 Atención materna (atención prenatal) 67,3 83,8 94,5 56,4 59,3 83,1 Vacunación Porcentaje de niños de 18 a 29 meses de edad con tarjeta de vacunación - 58,1 65,9 Porcentaje de niños de 18 a 29 meses que han recibido: 6/ BCG 94,3 96,2 93,7 DPT (las tres dosis) 77,0 84,7 72,9 Polio (las tres dosis) 71,4 76,4 67,9 Antisarampionosa 85,8 84,4 76,1 Todas las vacunas 7/ 63,0 66,3 51,4 Prevalencia de enfermedades en menores de 5 años Porcentaje de niños con diarrea 8/ 17,9 15,4 14,0 Porcentaje de niños con diarrea tratados con sobres de rehidratación oral SRO 26,0 21,9 29,8 Porcentaje de niños enfermos con IRA 9/ 20,4 20,2 6,8 Lactancia infantil y nutrición en la niñez Duración media de la lactancia (en meses) 1/ 19,2 22,8 20,8 Porcentaje de niños menores de 4 meses amamantados 99,0 98,9 99,3 Porcentaje de niños de 4 a 5 meses amamantados 94,9 95,1 97,5 Porcentaje de niños de 6 a 9 meses amamantados 91,3 92,6 95,7 Porcentaje de niños menores de 5 años con desnutrición crónica 10/ 25,8 31,0 23,8 Nutrición de las mujeres en edad fértil Porcentaje de madres con talla menor de 145 cms. 15,4 13,2 10,4 Prevalencia de infecciones de transmisión sexual Porcentaje con una ITS - 0,9 0,6 Porcentaje con flujo vaginal - 22,9 12,8 Úlceras llagas genitales - 3,4 2,1 Violencia intrafamiliar - 41,2 38,8 - - 8,0 - - 57,1 - 27,9 20,3 1/ Mujeres en edad fértil. 2/ Estimación con el método de prevalencia-incidencia con los nacimientos en los 36 meses anteriores a la encuesta. 3/ Tomando como base los nacimientos ocurridos durante los tres años anteriores a la encuesta. 4/ Defunciones por cada 1 000 nacidos vivos para el período de cinco años precedente a la encuesta. 5/ Tomando como base los nacimientos ocurridos en los últimos cinco años anteriores a la encuesta. 6/ Información obtenida del carnet de vacunación y de la información proporcionada por la madre. 7/ Incluye BCG, tres dosis de polio, tres dosis de DPT y antisarampionosa. 8/ Niños menores de cinco años cuyas madres declararon que aquéllos tuvieron diarrea durante las dos semanas anteriores a la encuesta. 9/ Niños enfermos con tos acompañada de respiración agitada, durante las dos semanas que precedieron la encuesta. 10/ Porcentaje de niños con talla inferior a la esperada para su edad, basado en una distribución estándar (patrón OMS). INDICADORES 1996 2000 2009 Porcentaje de últimos nacimientos cuyas madres recibieron: 5/ Atención de un médico, obstetriz, enfermera o sanitario durante el embarazo Atención de un médico, obstetriz.enfermera o sanitario durante el parto ESTIMACIONES MUESTRALES Porcentaje que fueron agredidas alguna vez bajo los efectos del alcohol por parte del esposo o compañero Porcentaje de mujeres de 15-49 años de edad que fueron maltratadas por otras personas Mujeres alguna vez unidas: Porcentaje que experimentaron violencia física por parte del esposo Porcentaje que soportó violencia sexual Resumen Ejecutivo 19 RESUMEN EJECUTIVO Características de los Hogares y la Población Características de la Vivienda y los Hogares Diferentes niveles de satisfacción de las necesidades básicas de salud, educación y vivienda representan variados niveles de bienestar económico y social en una población. Los servicios básicos de la vivienda todavía no están disponibles para toda la población pero se observan grandes avances respecto al año 2000. Aunque los menos beneficiados son los hogares rurales, estos han presentado un mayor incremento porcentual que los hogares urbanos. El servicio de energía eléctrica para los hogares es el que tiene mayor cobertura entre los servicios. A nivel nacional, el 82,4 por ciento de los hogares tienen acceso a este servicio, lo que constituye un incremento de 13,1 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000 (69,3 por ciento). Los hogares más beneficiados fueron del área urbana con una cobe r t u ra de 96,1 por ciento; en el área rural, sólo un 54,3 por ciento cuenta con este servicio. Sin embargo, es en el área rural donde se dio el mayor incremento (25,4 puntos porcentuales) con respecto a la ENDES 2000. El 73,7 por ciento de hogares se provee de agua por red pública, ya sea dentro o fuera de la vivienda, en el área urbana este servicio cubre al 82,1 por ciento, mientras que en el área rural desciende a 56,4 por ciento. El 55,7 por ciento contaba con servicio higiénico conectado a red pública, 27,7 por ciento tenía letrina y el 22,7 por ciento no dispone de servicio. La mayoría de los hogares del área urbana contaba con servicio higiénico conectado a red pública (77,9 por ciento), en cambio en el área rural el 54,9 por ciento utilizaba letrinas (incluye pozo ciego o negro) y sólo el 9,8 por ciento servicio conectado a red pública. En la ENDES Continua 2009 se ha encontrado un menor porcentaje de hogares que tienen piso de tierra respecto con lo observado en la ENDES 2000 (38,1 y 43,4 por ciento, respectivamente), incrementándose ligeramente en pisos de losetas; terrazos o similares, cemento y vinílicos o similares. Los niveles de bienestar de la población pueden ser medidos también, según la tenencia de bienes de consumo en los hogares. La radio y el televisor son bienes que tiene la mayoría de los hogares en el país, 85,4 por ciento y 74,8 por ciento, respectivamente. La computadora es un bien que los hogares han ido adquiriendo en mayor porcentaje en los últimos años, así se tiene que en el año 2000 sólo el 5,9 por ciento (9,1 por ciento en el área urbana y 0,2 por ciento en el área rural) de los hogares tenía este bien y en el 2009 subió a 17,8 por ciento (25,8 por ciento en el área urbana y 1,3 por ciento en el área rural). Más de la tercera parte de los hogares (38,1 por ciento) posee refrigerador, este bien fue más frecuente en los hogares del área urbana (53,8 por ciento) que en el área rural (5,9 por ciento), en algo más de 9 veces. Características de la Población La población peruana se distribuye de manera desigual por región natural, así el 51,1 por ciento de la población habita en la Costa (28,6 por ciento en Lima Metropolitana y 22,5 por ciento en el resto de la Costa), el 36,6 por ciento en la Sierra y sólo el 12,3 en la Selva. La población del país es relativamente joven: 30,9 por ciento tiene menos de 15 años, el 61,5 por ciento se encuentra entre los 15 y 64 años y un 7,6 por ciento cuenta con 65 o más años de edad. En comparación con el año 2000, el porcentaje de la población joven ha disminuido en 3,8 puntos porcentuales; incrementándose ligeramente en la población de 15 a 64 años que constituye la población en edad de trabajar. Las mujeres en edad fértil, de 15 a 49 años de edad, representan la cuarta parte (25,2 por ciento) de la población total del país y el 49,8 por ciento de la población femenina del país. La proporción de mujeres en edad reproductiva es mayor en el área urbana (52,7 por ciento) que en el área rural (42,8 por ciento). En el país, la jefatura del hogar esta compuesto principalmente por hombres (76,2 por ciento), pero esta proporción ha disminuido con respecto al año 2000, donde el 80,5 por ciento de los jefes de hogar era hombre; sin embargo el porcentaje de hogares con jefatura femenina (23,8 por ciento) muestra un incremento de 4,3 20 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 puntos porcentuales en relación a la ENDES 2000 (19,5 por ciento). El número promedio de personas por hogar pasó de 4,5 en el 2000 a 3,9 en el 2009. El 7,9 por ciento de los menores de 15 años es huérfano de al menos uno de sus padres biológicos o sus padres no forman parte del hogar de residencia, encontrándose estos en calidad de crianzas del hogar, es decir, que no viven con sus padres biológicos; esta proporción ha disminuido en casi 2,0 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000. Uno de los componentes claves de la calidad de vida de las personas y el desarrollo económico y social de un país es el nivel educativo de su población. El nivel educativo de la población de 6 años y más ha mejorado con respecto al año 2000: la mediana de años de estudio aprobados es 7,8 para los hombres y 6,6 para las mujeres; la misma que se incrementó en 1,2 años en los hombres y 1,0 año en las mujeres, respecto con la ENDES 2000, dando como resultado una mayor ampliación de la brecha educativa entre los hombres y las mujeres que pasó de 1,0 año en el 2000 a 1,2 años en el 2009. La asistencia escolar de la población de 6 a 15 años fue 94,9 por ciento siendo ligeramente mayor en las mujeres (95,1 por ciento) que en los hombres (94,8 por ciento) ), y muestra una diferencia de 1,5 puntos porcentuales por área de residencia (95,6 por ciento en el área urbana y 94,1 por ciento en el área rural). Características Generales de las Mujeres El 48,9 por ciento de las mujeres de 15 a 49 años de edad es menor de 30 años. El 57,1 por ciento de las mujeres se encuentran unidas (25,3 por ciento casada y 31,8 por ciento en unión libre o convivencia). Una tercera parte de las mujeres nunca ha estado casada o unida (33,5 por ciento), proporción que ha disminuido 2,3 puntos porcentuales desde el año 2000. El nivel educativo de las mujeres de 15 a 49 años de edad muestra mejorías: más de la mitad de las entrevistadas (53,8 por ciento) tienen educación secundaria completa o superior (26,2 y 27,6 por ciento, respectivamente), la misma que en el área urbana es más de tres veces a la proporción observada en el área rural (65,4 y 20,1 por ciento, respectivamente). En la ENDES 2000 el 45,5 por ciento de entrevistadas tenían educación secundaria completa o superior; proporción que fue mayor en más de cuatro veces en el área urbana (58,9 por ciento) frente al área rural (14,2 por ciento). El nivel de analfabetismo en la mujeres de 15 a 49 años de edad sin educación ha disminuido considerablemente de 5,1 por ciento en el 2000 a 2,8 por ciento en el 2009, por área de residencia el cambio más notable se aprecia en el área rural, donde pasó de 13,2 por ciento en el 2000 a 7,9 por ciento en el 2009. El 86,2 por ciento de mujeres en edad fértil tenían acceso a un medio de comunicación masiva al menos una vez por semana, destacando entre ellos la radio (64,9 por ciento) y la televisión (65,0 por ciento) y la tercera parte de las mujeres lee periódico o revista (33,1 por ciento) una vez por semana. El 73,9 por ciento de las mujeres de 15 a 49 años de edad han trabajado en los doce meses anteriores a la encuesta: 64,5 por ciento con ocupación en la semana anterior al día anterior de la entrevista y 9,4 por ciento ocupadas en algún momento anterior a la misma. La mayoría de las mujeres actualmente unidas o alguna vez unidas (71,3 por ciento) decide cómo gastar el dinero que gana. El 59,5 por ciento de las mujeres actualmente unidas tiene la última palabra en todas las decisiones que tienen que ver con el cuidado de la salud, las grandes compras del hogar, la visita a la familia y lo que debe cocinar cada día. La participación femenina en la producción de bienes y servicios es mayor en el área rural (78,0 por ciento) que en el área urbana (72,4 por ciento). Según región natural, el mayor nivel de mujeres que trabajan se presenta en la Sierra (77,6 por ciento) y el menor nivel de participación en el Resto Costa (64,0 por ciento). En la Selva y Lima Metropolitana dicha proporción asciende a 75,9 y 76,4 por ciento, respectivamente. Sólo el 51,0 por ciento de las mujeres en edad fértil (MEF) tienen algún seguro de salud, en mayor proporción en el Seguro Integral de Salud (27,4 por ciento) y en ESSALUD (20,4 por ciento). Al primero de ellos accede el 17,1 por ciento de las MEF urbanas y el 57,8 por ciento del área rural. En cambio, en ESSALUD lo hace el 25,7 por ciento de las MEF urbanas y el 4,8 por ciento de las rurales. Resumen Ejecutivo 21 Fecundidad Niveles y Tendencias La Tasa Global de Fecundidad (TGF) es de 2,6 hijos por mujer para el periodo de 2006- 2009 lo cual representa una disminución del 10,3 por ciento de lo estimado en ENDES 2000. El promedio de hijos nacidos vivos en las mujeres de 40-49 años de edad es de 3,6. En el área urbana la TGF es de 2,3 hijos por mujer y en el área rural de 3,6. El número promedio de hijos nacidos vivos en las mujeres de 40-49 años de edad es de 3,1 y 5,2 en dichas áreas. Entre las encuestas ENDES 2000 y ENDES 2009, a nivel nacional, la fecundidad se ha incrementado en el área urbana de 2,2 a 2,3 y ha disminuido en el área rural de 4,3 a 3,6. Diferenciales de Fecundidad El nivel de fecundidad en el país presenta diferencias importantes por el nivel de educación y el lugar de residencia de la mujer. Con los niveles actuales de fecundidad, las mujeres sin educación tendrían 2,3 veces el número de hijos que aquéllas con educación superior (4.4 en comparación con 1.9) con una brecha entre la fecundidad de uno y otro nivel de 2.5 hijos, que ha disminuido en 0,8 hijos respecto a la observada en 2000 que fue de 3,3 hijos. En el ámbito departamental, la diferencia entre el mayor y el menor nivel de fecundidad (4,1 en Ucayali y 2,1 en Lambayeque) es de 2.0 hijos. Las mujeres de los departamentos de Huancavelica, Apurímac, Loreto y Ucayali terminarán teniendo 1,3 ó más hijos que las de Lima Metropolitana o 1,1 ó más hijos que las de los departamentos de Arequipa y Tacna. Fecundidad Adolescente El 13,7 por ciento de las mujeres de 15 a 19 años de edad ya son madres (11,1 por ciento) o están gestando por primera vez (2,7 por ciento). Los mayores porcentajes de adolescentes que son madres o están embarazadas se presentan entre las mujeres sin educación y con primaria (47,9 y 32.5 por ciento, respectivamente); entre aquéllas que residen en el área rural (22,2 por ciento); entre las que residen en los departamentos de Loreto y Ucayali (30,0 y 29,1 por ciento) en la región de la Selva; y Cajamarca, Apurímac y Ayacucho (con 24,5, 20,3 y 18,9 por ciento, respectivamente) en la región de la Sierra. En el lado opuesto se encuentran las adolescentes que residen en Arequipa, Lima Metropolitana y Cusco con 8,0, 8,1 y 8,9 por ciento, y son las que presentan los más bajos porcentajes. Además las adolescentes pertenecientes al quintil inferior también tienen un porcentaje alto que ya son madres o están embarazadas (26,9 por ciento). Planificación Familiar El conocimiento de métodos anticonceptivos es una condición necesaria para su uso. En nuestro país, casi todas las mujeres en edad fértil (99,3 por ciento), conocen o han oído hablar de algún método de planificación familiar, siendo los métodos modernos los más conocidos, por el 99,0 por ciento de ellas. Con respecto al 2000, se observan pequeñas diferencias significativas, habiendo un incremento de 1,6 puntos porcentuales. Mientras que en la totalidad de las mujeres los métodos modernos menos conocidos son: amenorrea por lactancia (30,1 por ciento), implantes (51,5 por ciento) y método vaginal (óvulos y tabletas vaginales) 55,6 por ciento; en las mujeres unidas, fueron: la amenorrea por lactancia (MELA) (33,5 por ciento), el método vaginal (óvulos y tabletas vaginales) y los implantes (56,7 por ciento, en ambos casos). A su vez en las mujeres no unidas con actividad sexual, la amenorrea por lactancia (MELA) (35,2 por ciento), los implantes (63,6 por ciento) y métodos vaginales (espuma, jalea y óvulo) 73,7 por ciento. A la fecha de la encuesta, siete de cada 10 mujeres en unión conyugal (73,2 por ciento) usaban algún método anticonceptivos, lo que representa un incremento de 4,3 puntos porcentuales respecto a lo encontrado en la ENDES 2000. El 23,2 por ciento usaban método tradicional y el 50,0 por ciento usaban método moderno. Entre las mujeres unidas, la inyección continúa siendo el método más utilizado (18,1 por ciento) incrementándose en 3,3 puntos porcentuales respecto al registrado al 2000. Entre los métodos modernos que disminuyeron el porcentaje de uso entre el 2000 y el 2009, se 22 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 encuentra el DIU de 9,1 a 3,8 por ciento, y la esterilización femenina de 12,3 a 9,4 por ciento. En cambio, el uso del condón se ha incrementado en 4,4 puntos porcentuales al pasar de 5,6 a 10,0 por ciento en el mismo período. Entre el área urbana (74,6 por ciento) y rural (70,0 por ciento) la diferencia en la proporción de uso de algún método anticonceptivo fue de 4,6 puntos porcentuales. Por otro lado, la proporción de usuarias de un método moderno fue mayor en el área urbana (53,3 por ciento) que en el área rural (42,3 por ciento); mientras que la proporción de usuarias de un método tradicional fue mayor en el área rural (27,8 por ciento) que en el área urbana (21,3 por ciento). Por departamento, las menores proporciones de usuarias de algún método se presentaron en Ucayali (64,4 por ciento), La Libertad (66,7 por ciento) y Loreto (67,1 por ciento); el primero y el tercero localizados en la región Selva (70,5 por ciento) y el segundo en el Resto de la Costa (74,8 por ciento). Las mujeres que tienen tres o cuatro hijos actualmente vivos (78,2 por ciento), entre las ubicadas en el cuarto quintil de riqueza y las que tienen educación superior (con 76,0 y 75,4 por ciento, en cada caso) fueron las que presentan mayores niveles de uso de métodos anticonceptivos. El 84,7 por ciento de las mujeres no unidas sexualmente activas usaban algún método anticonceptivo. Observándose en este grupo de mujeres un incremento en el uso de métodos modernos en 16,2 puntos porcentuales entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009. Por otro lado, disminuyó el método tradicional en 7,9 puntos porcentuales, en el mismo período. El condón fue el método de mayor uso en este grupo de mujeres (35,8 por ciento), seguido por la abstinencia periódica (14,3 por ciento) y la inyección (10,9 por ciento). Más de la tercera parte de las mujeres alguna vez unidas (38,2 por ciento) inició el uso de métodos anticonceptivos antes de tener hijos; al igual que aquellas que lo realizaron después de tener su primer hijo (34,6 por ciento). El mayor proveedor de métodos anticonceptivos en el país fue el sector público a través del Ministerio de Salud y ESSALUD, con el 69,1 por ciento de las usuarias actuales. Dentro de las mujeres actualmente unidas no usuarias de métodos anticonceptivos el 62,4 por ciento declaró su intención de usar en el futuro un método moderno, siendo los más preferidos la inyección (34,9 por ciento), la píldora (13,4 por ciento), la esterilización femenina (8,2 por ciento), el condón (7,2 por ciento), el DIU (6,3 por ciento) e implantes (2,1 por ciento). El 28,6 por ciento de las mujeres entrevistadas escuchó mensajes de planificación familiar tanto por la radio como por la televisión en los doce meses anteriores a la encuesta. Otros Determinantes de la Fecundidad Estado Conyugal y edad a la Primera Unión El 57,1 por ciento de las mujeres en edad fértil (MEF) vivía en unión conyugal: 25,3 por ciento estaba formalmente casada y 31,8 por ciento en situación de convivencia. Al comparar estos resultados con los de la ENDES 2000, observamos que existe un aumento en la proporción de convivientes de 24,8 puntos porcentuales y una disminución en la proporción de casadas de 31,3 puntos porcentuales. La tercera parte de mujeres en edad fértil (33,4 por ciento) son solteras, cambiando progresivamente con la edad. Un 8,9 por ciento de las MEF ha disuelto su unión conyugal por divorcio o separación. Se observa un mayor porcentaje de mujeres solteras en el área urbana que en el área rural, siendo estos de 36,5 y 24,4 por ciento, respectivamente. El 12,0 por ciento de las mujeres tenía un compañero ocasional o regular (9,1 y 2,9 por ciento, respectivamente) manteniendo su condición de soltería. Siendo esta situación más frecuente en el área urbana (13,7 por ciento) que en el área rural (4,6), y en Lima Metropolitana (16,9 por ciento) comparada con otras regiones. La edad mediana a la primera unión en las mujeres de 25-49 años fue de 21,8, sólo mayor en décimas a la registrada en la ENDES 2000 (21,4 años). Al analizar la edad mediana a la primera unión en las mujeres por diversas características Resumen Ejecutivo 23 geográficas, se observa que fue mayor entre las mujeres urbanas de 25 a 49 años (22,9 años) que entre las mujeres rurales (19,4 años). De igual manera en Lima Metropolitana (24,5 años) que en el resto del país. La edad mediana a la primera relación sexual de las mujeres de 25-49 años fue de 18,8; tres años antes que la edad mediana a la primera unión conyugal. El 4,6 por ciento de las mujeres de 25 a 49 años nunca ha tenido relaciones sexuales, proporción que ha disminuido respecto a las encuestas anteriores. El 79,7 por ciento de las mujeres en edad fértil han tenido relaciones sexuales alguna vez en su vida, el 54,0 por ciento en las cuatro semanas que precedieron al día de la entrevista, y el 15,1 por ciento en el último año, pero no en las últimas cuatro semanas. La frecuencia de la actividad sexual en las mujeres unidas alcanza el nivel más alto entre los 5 y 19 años de matrimonio (más de 85,0 por ciento), llega a 82,3 por ciento entre los 20 a 24 años, y baja a 76,6 por ciento después de los 25 años. En la mitad de las madres la amenorrea postparto tuvo una duración de 8,1 meses, siendo más prolongada entre las mayores de 30 años, y las que viven en el área rural. También se observa diferencias por nivel educativo, siendo de 10,0 meses entre las madres sin educación respecto a 6,0 meses, entre las de educación superior. La duración mediana de la abstinencia postparto es bastante uniforme por edad, área de residencia, región natural y nivel educativo. La excepción es la selva, donde la mediana fue 3,4 meses, comparada con los 2,5 meses del nivel nacional. La duración mediana de la infertilidad postparto fue de 2,8 meses más en el área rural que en la urbana, comparados con la mediana nacional. Preferencia de Fecundidad El 63,3 por ciento de las mujeres en unión no desean tener más hijos: 53,4 por ciento expresó su deseo de no tener más hijos en el futuro y 9,9 por ciento son mujeres esterilizadas. El deseo de no tener más hijos aumenta rápidamente con la paridez, desde apenas el 5,0 por ciento entre las mujeres sin hijos vivos hasta el 66,5 por ciento o más entre las que tienen dos o más hijos sobrevivientes. En promedio, el 9,9 por ciento del total de entrevistadas en unión desean tener un hijo dentro de los próximos dos años, en comparación con el 48,8 por ciento entre las mujeres sin hijos. Asimismo, un poco más de la quinta parte de las mujeres en unión (22,3 por ciento) desean tener un hijo después de dos años. La proporción de mujeres en unión que desean tener un hijo pronto fue mayor entre las mujeres de 35 a 39 años de edad (13,5 por ciento); y, fue menor entre las mujeres en edades extremas de 15 a 19 años (4,5 por ciento), 20 a 24 años (6,3 por ciento) y 45 a 49 años (6,4 por ciento). El deseo de no tener más hijos, el de tener otro hijo pronto (antes de dos años) y el de tener después (desea esperar dos años o más) fue mayor en las mujeres del área urbana, siendo estas de 60,6 por ciento; 11,2 por ciento y 23,3 por ciento; respectivamente. El 7,2 por ciento de las mujeres en unión del país tienen necesidad insatisfecha de planificación familiar (comparado con 10,2 por ciento en el 2000), gran parte de ellas con la intención de limitar el tamaño de su familia (4,4 por ciento). La necesidad insatisfecha de planificación familiar fue mayor en el área rural (8,7 por ciento) que en el área urbana (6,5 por ciento). De igual forma, fue mayor en la Sierra (8,6 por ciento) que en Lima Metropolitana y Resto Costa (5,6 y 6,3 por ciento, respectivamente). La demanda total por servicios de planificación familiar entre las mujeres unidas, se estima en el 83,8 por ciento; 55,0 por ciento para limitar el tamaño de la familia y 28,8 por ciento para espaciar los nacimientos. La demanda total se encuentra en un nivel casi similar al valor observado en la ENDES 2000. El número promedio ideal de hijos preferido por todas las entrevistadas fue 2,3. Entre la ENDES 1986 y la ENDES Continua 2009, la proporción de mujeres cuyo número ideal de hijos es menos de tres; se ha incrementado de 53,6 a 67,9 por ciento. La Tasa Global de Fecundidad en el país sería de 1,8 hijos en promedio por mujer si todos los 24 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 nacimientos no deseados pudiesen ser prevenidos. Pero, ya que a la fecha no lo son, la TGF observada es de 2,6 hijos en promedio por mujer. Mortalidad Infantil y en la Niñez Niveles y Tendencias de la Mortalidad Infantil La tasa de mortalidad infantil para febrero del 2007, fue de 20 defunciones por cada mil nacidos vivos, evidenciando una disminución del 25,9 por ciento respecto a la estimada para febrero del 2002 (27 por mil). Este descenso se correlaciona con los cambios producidos en los principales indicadores demográficos y de salud obtenidos en la encuesta. La reducción de la mortalidad durante el primer año de vida en el periodo neonatal ha sido del orden del 21,4 por ciento, al descender de 14 defunciones por cada mil nacidos vivos en febrero del 2007 a 11 en febrero del 2002. La mortalidad post-neonatal disminuyó 30,8 por ciento al bajar de 13 a 9 defunciones por cada mil nacidos vivos. La probabilidad de que un niño muera antes de cumplir los cinco años de vida ha disminuido de 36 a 26 defunciones por mil nacidos vivos, entre febrero del 2002 y febrero del 2007, disminución que es del orden del 27,8 por ciento. Diferenciales de la Mortalidad Infantil La tasa de mortalidad infantil (a febrero del 2007) de los niños y niñas es 23 y 18 defunciones por mil nacidos vivos, respectivamente. El riesgo de mortalidad es alto para los niños de madres adolescentes (22 por mil). Igualmente, los riesgos se incrementan con el número de orden de los nacimientos. Cuando el nacimiento es del cuarto al sexto orden, el riesgo de muerte durante el primer año es un 21,7 por ciento mayor que el riesgo de un nacimiento que sea el primero (23 contra 18 por mil). Y el riesgo se convierte en 28,0 por ciento más cuando el nacimiento es de séptimo o de mayor orden (25,0 contra 18,0 por mil). Al igual que en encuestas anteriores, los resultados de las ENDES 2009 corroboran que uno de los factores más importantes en la generación de diferenciales en la mortalidad infantil es el nivel de educación de las madres. Los niños de madres sin educación presentan un riesgo de mortalidad infantil (36,0 por mil) de 2,3 veces al de los niños de madres con educación superior (16,0 por mil). Los mayores niveles de mortalidad infantil se presentan en la Selva (25,0 por mil) y en la Sierra (23,0 por mil), en el área rural (27,0 por mil) y en los departamentos de Huancavelica, La Libertad, Loreto y Puno, donde, de cada mil nacidos vivos, entre 34 y 49 niños fallecen antes de cumplir el primer año de vida. Alto Riesgo Reproductivo La ENDES 2009 permite estimar en qué medida la mortalidad en Perú es sensible a los patrones reproductivos de la población, en lo que refiere a edades extremas de la madre al nacimiento de los hijos (menores de 18 o de 35 o más años), intervalos cortos entre nacimientos (menos de 24 meses) y orden de nacimiento mayor de 3. Dos quintas partes de los nacimientos de los últimos cinco años ocurrieron en alguna condición de alto riesgo reproductivo (41,9 por ciento). Casi la mitad (20,0 por ciento) de los nacimientos que ocurrieron en alto riesgo reproductivo (41,9 por ciento) son “nacimientos de orden mayor a 3” ó “nacimientos de madres mayores de 34 años y de orden mayor a 3”, con 1,0 y 1,2 de razón de riesgo, respectivamente. Mortalidad Adulta y Materna La Mortalidad Masculina es mayor que la femenina en todos los grupos de edad, siendo el 76,4 por ciento mayor la tasa para todo el grupo de 15 a 49 años de edad. La Tasa de Mortalidad Materna estimada para el periodo de 2004-2009 es de 8,5 muertes maternas por cada 100,000 mujeres en edad reproductiva. Esta estimación se basa en un total de 26 muertes maternas para los 7 años que precedieron la encuesta. Resumen Ejecutivo 25 Salud Materna Infantil Atención prenatal El 94,5 por ciento de todas las mujeres tuvo algún control prenatal por personal de salud (médico, obstetriz, enfermera o técnico/sanitario/promotor), 10,7 puntos porcentuales más que la observada en el 2000. En los cinco años anteriores a la encuesta recibieron atención prenatal por médico el 28,9 por ciento, por obstetriz el 58,2 por ciento y enfermera el 7,2 por ciento. Según departamento, se observa que la atención prenatal por médico fue mayor en Lima e Ica con 47,2 y 42,8 por ciento, respectivamente; por obstetriz destacan: Tumbes con 80,3 por ciento, Cusco con 73,2 por ciento, Huánuco con 71,4 por ciento y Ayacucho con 70,3 por ciento. En cambio, la atención por enfermera en mayor proporción se encuentra en Pasco con 24,8 por ciento. Por área de residencia, se aprecia que en el área rural, la atención prenatal por obstetrices (57,2 por ciento) y enfermera (17,3 por ciento) tiene mayor predominancia que los médicos (12,6 por ciento). En cambio, en el área urbana más de la mitad de las mujeres fueron atendidas por una obstetriz (58,7 por ciento) que por un médico (37,1por ciento). El 89,3 por ciento de las mujeres realizaron su primera visita de control prenatal antes de los seis meses de gestación y el 72,4 por ciento antes de los cuatro meses, siendo tres meses la mediana de meses de embarazo a la primera visita. Los controles mas frecuentes en la atención prenatal son el control del peso, la presión arterial y altura uterina, los que fueron realizados a todas las mujeres (99,3 por ciento en cada caso). Al 89,4 por ciento de las mujeres le explicaron los síntomas de complicaciones del embarazo, y, entre otras acciones al 54,0 por ciento le aplicaron dos o más dosis de la vacuna contra el tétanos. Asistencia del Parto El 82,0 por ciento de los últimos nacimientos menores de cinco años se dieron en un servicio de salud (público o privado), esta proporción aumentó en 24,1 puntos porcentuales respecto al año 2000 (57,9 por ciento). Por otro lado, la ocurrencia de partos en casa fue 16,7 por ciento, muy inferior a lo observado en la ENDES 2000 (41,0 por ciento). Cuidado Posnatal El 21,4 por ciento del total de nacimientos de los últimos cinco años fue por cesárea, proporción que se ha incrementado en 8,7 puntos porcentuales en relación al 2000 (12,7 por ciento). La atención del parto por médico fue mayor que por obstetriz (49,4 por ciento frente a 13,9 por ciento). Si bien ha diminuido la atención por comadrona/ partera a nivel nacional (7,6 por ciento), ésta es importante en departamentos como Cajamarca (26,6 por ciento), y San Martín (25,0 por ciento), y entre mujeres con menor educación o que cuentan con menor capacidad económica (21,0 y 20,6 por ciento, respectivamente). Finalmente, la atención por un familiar /otro (8,9 por ciento), es mayor en lugares como Loreto y Puno (28,3 por ciento, cada uno) y Huancavelica (23,5 por ciento). El 64,3 por ciento de las mujeres tuvo un primer control postnatal dentro de las primeras cuatro horas después del parto. De los últimos nacimientos que recibieron control postnatal, el 89,3 por ciento de las mujeres fueron atendidas por un personal calificado: 38,0 por ciento por médico, 34,9 por ciento por obstetriz y el 16,4 por ciento por enfermera. Con respecto al acceso a servicios de salud, casi todas las mujeres entrevistadas, 96,9 por ciento, reportaron algún motivo suficiente que se constituye en gran problema por el cual no acuden a los servicios de salud cuando se encuentran enfermas; nueve de cada diez mujeres manifiestan como motivos que no haya medicinas disponibles o que puede no haber quién la atienda; siguen en importancia los motivos conseguir dinero para tratamiento (64,4 por ciento), preocupación que no haya personal femenino (56,9 por ciento), distancia al establecimiento de salud (43,0 por ciento), no quiere ir sola (38,8 por ciento), y conseguir permiso para ir a tratamiento (17,8 por ciento). Peso y talla De las niñas y los niños que fueron pesados al nacer, el 83,2 por ciento pesó 2,5 Kg. o más, y el 6,4 por ciento estuvo por debajo de esa cantidad. Al mismo tiempo, el porcentaje de niñas y niños que no fueron pesados fue de 7,3 por ciento. 26 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 En cuanto a la percepción de la madre sobre el tamaño de la niña o del niño al nacer, el 78,2 por ciento lo encontró dentro del promedio o mayor, mientras que las niñas y los niños percibidos como “muy pequeña o pequeño” o “más pequeña o más pequeño que el promedio” representan el 2,6 y el 19,0 por ciento, respectivamente. Vacunación La cobertura promedio de los programas de inmunización fue alta. El 93,8 por ciento de las niñas y los niños de 18 a 23 meses han sido vacunados contra la BCG y un 70,4 por ciento contra el sarampión. El 51,4 por ciento de las niñas y los niños entre los 18 a 29 meses recibió vacunación completa. En relación con las vacunas específicas, la cobertura de Polio 3, fue más baja que cualquiera de las otras vacunas. Así también, la DPT 3 fue menos extendida (72,9 por ciento). La cobertura de la vacuna anti- sarampionosa llega a 76,1 por ciento. Enfermedades respiratorias agudas (IRA) El porcentaje de niñas y niños con infecciones respiratorias agudas (IRA) fue relativamente bajo (6,4 por ciento). Sin embargo, fue más elevada en los departamentos de Pasco (19,3 por ciento), Loreto (10,9 por ciento), Ucayali (10,0 por ciento), Amazonas (8,9 por ciento), Piura (8,1 por ciento) y Madre de Dios (8,0). El 72,1 por ciento de madres con niñas o niños afectados con IRA buscaron ayuda para su tratamiento en establecimientos o con proveedores de salud. Esta proporción fue mayor al observado en la ENDES 2000 (57,6 por ciento), lo que puede indicar el éxito de campañas públicas y el relativo mayor acceso de las madres a los servicios de salud. En general, parece indicar un conocimiento generalizado de la necesidad de ayuda médica, aunado al hecho que la seriedad de los síntomas de IRA en los más pequeños o pequeñas obliga a tal búsqueda. Prevalencia y tratamiento de la diarrea La prevalencia de diarrea en las niñas y los niños menores de cinco años fue de 14,0 por ciento, no habiendo diferencias significativas por sexo, área de residencia o nivel de educación de la madre, debido a las campañas de educación o acceso a servicios. Si se encuentran algunas diferencias en la edad de las niñas y los niños, como entre los 12 a 23 meses (22,7 por ciento) y las niñas y los niños de 48 a 59 meses (7,1 por ciento), cuando ellas o ellos adquieren mayor inmunidad y un comportamiento de menor exposición a los agentes infecciosos (ejemplo, mano-boca). En lo que respecta al tratamiento de la diarrea, el 42,0 por ciento de las niñas y los niños fue llevado a un proveedor de salud, siendo mayor esta proporción entre niñas y niños cuya madre tiene educación superior (53,4 por ciento), entre niñas y niños que tienen 6 a 11 meses de edad (48,0 por ciento), si el tipo de diarrea es con sangre (55,4 por ciento) o si viven en el área rural (44,2 por ciento). Según departamento, los más altos porcentajes de tratamiento de la diarrea se encuentra en Pasco (56,4 por ciento) e Ica (52,4 por ciento); en tanto que los menores porcentajes se presentan en Junín (24,2 por ciento), Tacna (31,7 por ciento) y Puno (32,1 por ciento). Durante la diarrea, la administración de líquidos a una niña o un niño enfermo representa el 52,6 por ciento. Por otro lado, se encuentra todavía difundida la práctica de remedios caseros, los que se dieron en un 27,4 por ciento, y especialmente entre mujeres sin educación (28,2 por ciento) o en lugares como Pasco (51,2 por ciento), Puno (50,4 por ciento) y Áncash (42,9 por ciento). Tales prácticas pueden reflejar costumbres culturales arraigadas. Lactancia y Nutrición Lactancia El estado nutricional es el resultante final del balance entre ingesta y requerimiento de nutrientes. Los esquemas o patrones de alimentación influyen en la nutrición de las niñas y niños y a su vez, condicionan su potencial de desarrollo y crecimiento. El 98,5 por ciento de las niñas y niños que nacieron en los cinco años anteriores a la ENDES Continua 2009, han lactado alguna vez. Según características el porcentaje es similar, por sexo (98,8 por ciento en niñas y 98,2 por ciento en niños), área de residencia (99,0 por ciento en rural y 98,2 por ciento en urbana) y por nivel educativo (98,9 por ciento en madres sin educación y 97,7 por ciento con nivel superior). Resumen Ejecutivo 27 El 52,7 por ciento de niñas y niños empezó a lactar dentro de la primera hora de nacido, esta proporción ascendió a 91,9 por ciento dentro del primer día. En relación a los valores observados en el año 2000, se redujo en 1,4 puntos porcentuales en el primer caso y en el segundo, referido al primer día que empezó a lactar se incrementó en 7,9 puntos porcentuales. El desarrollo temprano de la niña o niño pequeño está estrechamente vinculado con la nutrición y la salud infantil. Respecto a la lactancia exclusiva, el 69,9 por ciento de niñas y niños menores de seis meses tuvieron lactancia exclusiva y el 9,7 por ciento que tenían entre seis a nueve meses de edad continúan alimentándose con sólo lecha materna. A nivel nacional, el tiempo promedio de duración de la lactancia en niñas y niños menores de tres años fue 20,8 meses. En el año 2000 fue 22,8 meses. La duración mediana de la lactancia exclusiva es 4,4 meses. Entre niñas y niños no existe diferencia significativa, 4,5 meses en hombre y 4,4 meses en mujer. Guarda una relación inversa con el nivel de educación de la madre, es mayor entre las madres sin educación (6,0 meses) que entre las madres con educación superior (2,9 meses). Las niñas y niños deben ser alimentados durante los seis primeros meses de vida, exclusivamente con leche materna a fin de lograr un crecimiento, desarrollo y una salud óptima. Cuando la lactancia natural ya no basta para satisfacer las necesidades nutricionales de la niña o niño, es preciso añadir otros alimentos a su dieta, es decir, deberían recibir alimentación complementaria. El 13,4 por ciento de niñas y niños menores de cuatro meses que estuvo lactando el día o noche anterior a la entrevista, recibió también fórmula infantil, otro líquido (5,8 por ciento) y otro tipo de leche (1,7 por ciento). Anemia en niñas y niños El 37,2 por ciento de niñas y niños menores de cinco años padeció de anemia, proporción menor a la observada en el año 2000 (49,6 por ciento). Por tipo, el 22,7 por ciento tuvo anemia leve, 14,2 por ciento anemia moderada y el 0,4 por ciento anemia severa. En relación a la ENDES 2000, se observa reducción en todos los tipos; sin embargo, la anemia moderada se redujo en forma significativa (10,7 puntos porcentuales), al pasar de 24,9 por ciento en el año 2000 a 14,2 por ciento en la ENDES Continua 2009. La anemia afectó al 75,2 por ciento de niñas y niños de 6 a 8 meses de edad y al 72,0 por ciento de 9 a 11 meses, siendo aún elevada en niñas y niños de 12 a 17 meses de edad (60,3 por ciento), mientras que en los infantes de 18 a 59 meses los porcentajes son menores: 18-23 meses (49,2 por ciento), 24 a 35 meses (34,0 por ciento), 36 a 47 meses (25,6 por ciento) y de 48 a 59 meses, el porcentaje baja a 19,2 por ciento. Según características, el porcentaje de anemia fue mayor en niñas y niños de madres con primaria y sin educación (42,7 y 41,9 por ciento, respectivamente), por sexo, los niños tienen mayor prevalencia de anemia que las niñas (38,3 y 36,0 por ciento, respectivamente) y en infantes que pertenecen al quintil inferior de riqueza (43,7 por ciento) y segundo quintil (42,5 por ciento). Anemia en mujeres El 21,0 por ciento de las mujeres de 15 a 49 años de edad padeció de algún tipo de anemia, proporción menor en 10,6 puntos porcentuales al valor reportado en la ENDES 2000 (31,6 por ciento). Según la ENDES Continua 2009, el 18,1 por ciento de mujeres en edad fértil tuvo anemia leve, el 2,7 por ciento presentó anemia moderada y la anemia severa afectó al 0,2 por ciento de las mujeres en edad fértil. Por área de residencia, la diferencia no es muy significativa, en el área rural (22,1 por ciento) y en el área urbana (20,7 por ciento). Lima Metropolitana tuvo una mayor prevalencia de anemia (23,3 por ciento), seguido por la Sierra con 22,4 por ciento. Por departamento, Cusco (29,0 por ciento), Madre de Dios (26,9 por ciento), Pasco (26,7 por ciento) y Junín (25,9 por ciento) presentaron los mayores porcentajes de mujeres de 15 a 49 años de edad con anemia. Desnutrición crónica La desnutrición crónica es un indicador del desarrollo del país y su disminución contribuirá a garantizar el desarrollo de la capacidad física intelectual emocional y social de las niñas y niños. Se determina al comparar la talla de la niña o niño con la esperada para su edad y sexo, es decir, la desnutrición crónica es el estado en el cual las niñas y niños tienen baja estatura con relación a una población de referencia. 28 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 La desnutrición crónica afectó al 23,8 por ciento de niñas y niños menores de cinco años, en mayor proporción a residentes del área rural (40,3 por ciento), es decir, 2,8 veces más que en el área urbana (14,2 por ciento). Por región natural, el mayor porcentaje fue en la Sierra (37,5 por ciento), mientras que en Lima Metropolitana este porcentaje representó el 7,5 por ciento. A nivel departamental un poco más de la mitad de las niñas y niños de Huancavelica (53,6 por ciento), fueron afectados con desnutrición crónica, 2,3 veces más que el promedio nacional; mientras que el departamento de Tacna presentó la menor proporción (2,1 por ciento). Nutrición de las mujeres En la ENDES Continua 2009, al igual que en los informes anteriores de la ENDES, se ha incluido como indicadores del estado nutricional la estatura y el peso de las mujeres, así como la masa corporal a partir de la cual se determina la delgadez, el sobrepeso y la obesidad. El promedio de estatura en las mujeres en edad fértil (15-49 años) fue 152,0 centímetros. El 10,4 por ciento tuvo una estatura por debajo de 145,0 centímetros. En promedio, las mujeres más jóvenes presentaron una estatura más alta que las de mayor edad, en el grupo de 15 a 19 años de edad fue 152,6 centímetros, mientras que en el de 40 a 49 años fue 151,2 centímetros. El peso promedio de las mujeres fue 59,4 kilos. El 65,4 por ciento pesó entre 50,0 a 69,9 kilos, el 19,2 por ciento por debajo de los 50,0 kilos y un 15,3 por ciento pesó 70 a más kilos. El Índice de Masa Corporal-IMC promedio en las mujeres fue 25,7 Kg/m2. El porcentaje de delgadez en las mujeres en edad fértil (15-49 años de edad) fue 2,0 por ciento, el sobrepeso y la obesidad representaron el 34,7 y 15,7 por ciento, respectivamente, porcentajes superiores al año 2000, cuyos valores fueron 33,7 y 13,0 por ciento. Conocimiento de VIH / SIDA y otras ITS Del total de mujeres entrevistadas en la ENDES Continua 2009, el 94,2 por ciento conoce o ha oído hablar del VIH/SIDA lo que implica una mejora de 6,9 puntos porcentuales, en relación con el año 2000 donde el porcentaje era de 87,3 por ciento. El acceso a la información ha mejorado con el tiempo y ha permitido que más mujeres conozcan sobre el tema. Sobre el conocimiento de las formas específicas de prevención, el incremento fue notable. Según ENDES Continua 2009, el 82,9 por ciento de las mujeres conocía que la forma específica de evitar el VIH/SIDA es limitar el número de parejas sexuales o mutua fidelidad y en relación con el año 2000 se aprecia un incremento de 44,8 puntos porcentuales. Asimismo, el conocimiento sobre el uso del condón creció al pasar de 33,3 por ciento en el 2000 al 74,2 por ciento en el 2009. Las mujeres en edad fértil, sin educación (39,7 por ciento), las que pertenecen al quintil de riqueza inferior (24,4 por ciento) y las residentes de la Sierra (14,6 por ciento) constituyeron el mayor porcentaje de aquellas que desconocían sobre el VIH/SIDA y por ende estarían en riesgo de adquirir dicha enfermedad. El 69,4 por ciento, de las mujeres entrevistadas, estarían dispuestas a cuidar a un pariente infectado en el hogar, el 54,0 por ciento opinaron que un maestro o maestra con SIDA siga enseñando y más aún que siendo infectado no debe ser despedido o despedida del trabajo (59,1 por ciento). De las mujeres entrevistadas en el país, en la ENDES Continua 2009, el 38,0 por ciento desconocía sobre las infecciones de transmisión sexual; destacan altas proporciones de desconocimiento en mujeres sin educación (85,7 por ciento), del quintil inferior (74,6 por ciento), del área rural (69,5 por ciento) y de 15 a 19 años de edad (44,1 por ciento). De 63,8 por ciento que conocían la sífilis y 58,9 por ciento la gonorrea en la ENDES 2000, bajó a 44,6 y 43,6 por ciento, respectivamente en la ENDES Continua 2009. Sí hubo una ligera baja en la proporción de mujeres que conocen verrugas genitales/condiloma ya que de 4,4 por ciento pasó a 3,2 por ciento. En los últimos doce meses, el 13,9 por ciento de mujeres que han tenido relaciones sexuales informó tener una ITS/flujo vaginal, llagas genitales o granos; la mayor proporción de ellas tuvo flujo vaginal (12,8 por ciento); y cerca del 1,0 por ciento tuvo una infección de transmisión sexual. Entre las mujeres que tuvieron una ITS en los últimos 12 meses, el 65,8 por ciento recibió atención por un médico privado y un 76,5 por Resumen Ejecutivo 29 ciento recibió un consejo o tratamiento de cualquier fuente en comparación con un 13,7 por ciento que no recibió ni consejo ni tratamiento y un 6,6 por ciento que se autorecetó. Otras fuentes de atención fueron los curanderos (6,1 por ciento) y las farmacias/boticas (17,9 por ciento). La distribución porcentual de mujeres no unidas por el número de personas con quienes tuvieron relaciones sexuales en los últimos 12 meses muestra que el 71,4 por ciento refirió no haber tenido ninguna pareja sexual (61,4 por ciento en 2000), 26,5 por ciento tuvo una pareja (38,3 por ciento en 2000), 2,2 por ciento tuvo dos o más parejas (0,3 por ciento en 2000). Entre las mujeres que conocen el VIH/SIDA, el 98,3 por ciento conocía sobre condones pero sólo el 9,5 por ciento los utilizó el último mes, y de las mujeres que lo usan como método anticonceptivo (1,8 por ciento) no los usó en su última relación sexual. Según la ENDES Continua 2009, los mayores porcentajes de mujeres que usaron el condón con el compañero con quien no vive, fueron las de educación superior (38,7 por ciento), residentes en Lima Metropolitana (38,1 por ciento), solteras (37,9 por ciento), del quintil superior (37,5 por ciento) y las que tenían 20 a 24 años de edad (36,0 por ciento). Violencia contra las Mujeres La violencia en el Perú, es un problema social de graves consecuencias para la salud, la economía y el desarrollo de los pueblos, se instala de manera silenciosa en numerosas familias y deja sus terribles secuelas. Es la expresión más inhumana del ejercicio de poder, del hombre sobre la mujer, del adulto sobre los niños; y, en general, del fuerte sobre el débil. Es un atentado a los derechos humanos de quienes la sufren. El 68,4 por ciento de las mujeres alguna vez unidas entrevistadas afirmaron que el esposo / compañero ejerció alguna forma de control sobre ellas; situación que se presentó en mayor proporción en el grupo de mujeres de 15 a 19 años de edad (75,1 por ciento) y en las mujeres divorciadas, separadas o viudas (83,3 por ciento). Entre las formas de control, la insistencia en saber a dónde va la mujer fue la que presentó el mayor porcentaje (51,5 por ciento), tuvo predominancia en las mujeres de 15 a 19 años (58,8 por ciento) y en las divorciadas, separadas o viudas (64,0 por ciento). Es menor en las mujeres con nivel de educación superior (44,7 por ciento). Por área de residencia, el mayor porcentaje fue en el área rural (55,5 por ciento), en la Sierra (57,9 por ciento) y en Apurímac y Huánuco (76,8 y 72,5 por ciento, respectivamente). Una de cada cinco mujeres entrevistadas (19,9 por ciento) declaró haber sido amenazada por su esposo o compañero con irse de la casa o quitarle a los hijos o la ayuda económica, el 43,3 por ciento de ellas, fueron mujeres solas (divorciadas, separadas o viudas), de 40 a 44 años (22,9 por ciento) y de 45 a 49 años de edad (21,4 por ciento), con nivel secundaria (20,6 por ciento) y primaria (20,1 por ciento); asimismo, del segundo quintil de riqueza y del quintil intermedio (23,3 y 22,4 por ciento, respectivamente), residentes del área urbana (20,9 por ciento) y de la Selva (23,4 por ciento). El 38,8 por ciento de las mujeres alguna vez unidas manifestó haber sufrido violencia física por parte de su esposo o compañero. Respecto a las formas de violencia física que en mayor proporción declararon las mujeres alguna vez unidas, fueron: “la empujó, sacudió o le tiró algo” (31,2 por ciento), “la abofeteó o le torció el brazo” (24,9 por ciento), “la golpeó con el puño o con algo que pudo hacerle daño” (21,9 por ciento) y “la pateó o arrastró” (15,4 por ciento). El 8,0 por ciento de las mujeres alguna vez unidas declaró haber soportado alguna forma de violencia sexual, es decir, reportaron haber sido obligadas por su esposo o compañero a tener relaciones sexuales contra su voluntad; el mayor porcentaje se presentó en mujeres divorciadas, separadas o viudas (20,2 por ciento), de 45 a 49 años de edad (13,3 por ciento) y sin nivel educativo o nivel primaria (10,0 y 9,7 por ciento, respectivamente). El 14,2 por ciento de las mujeres alguna vez unidas manifestó haber sido víctima de violencia física por parte de su esposo o compañero en los últimos 12 meses anteriores al día de la entrevista; en mayor proporción ocurrió en mujeres de 15 a 19 años de edad (22,2 por ciento), casadas/unidas (14,6 por ciento), en las que no tuvieron nivel educativo (16,1 por ciento) y en las mujeres ubicadas en el segundo quintil de riqueza (16,6 por ciento). En el área urbana (14,3 por ciento), en la Selva (17,4 por ciento) y en Madre de Dios (20,9 por ciento), Apurímac (20,7 por ciento) y Moquegua (19,8 por ciento) presentaron los mayores porcentajes. Del total de mujeres que sufrieron violencia física reciente, es decir, en los últimos 12 meses anteriores al día de la entrevista, el 2,8 por 30 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 ciento de ellas, fueron obligadas a tener relaciones sexuales por su esposo o compañero, sin su consentimiento. Forma de violencia que en mayor proporción se presentó en mujeres sin nivel de educación (4,2 por ciento), de 40 a 44 años de edad (3,5 por ciento), en las mujeres ubicadas en el segundo quintil (3,5 por ciento) y en el quintil inferior de riqueza (3,4 por ciento). Por estado civil, el porcentaje fue similar en casada/unida (2,8 por ciento) y divorciada, separada o viuda (2,7 por ciento). La quinta parte (20,3 por ciento) de las mujeres de 15 a 49 años de edad, han sido maltratadas físicamente por otra persona aparte de su actual/último esposo o compañero, porcentaje reducido en 7,6 puntos porcentuales respecto al año 2000 que fue 27,9 por ciento. Esta experiencia fue declarada en mayor proporción por el grupo de mujeres que tenían entre 35 a 39 años de edad (22,3 por ciento), por las divorciadas, separadas o viudas (21,8 por ciento), seguido de las casadas/unidas (20,8 por ciento), mujeres con nivel secundaria (23,1 por ciento) y las ubicadas en el cuarto quintil de riqueza (25,0 por ciento) y en el quintil intermedio (24,7 por ciento). El padre y la madre fueron las personas declaradas como las que ejercieron la violencia o maltrato físico en mayor proporción (30,6 y 28,2 por ciento, respectivamente), mientras que en el año 2000, estos porcentajes fueron 45,2 por ciento (padre) y 45,8 por ciento (madre), significando un descenso de 14,6 y 17,6 puntos porcentuales, correspondientemente. La ENDES Continua 2009, indagó entre las mujeres alguna vez unidas que han experimentado violencia física o sexual, cuanto tiempo después de haberse casado o unido con su actual/último esposo o compañero, empezó a suceder dichos actos de violencia. El momento de inicio de la violencia física fue reportado en mayor proporción por las mujeres que manifestaron tener entre uno y dos años de convivencia (42,0 por ciento), siendo mayor entre las mujeres casadas/unidas sólo una vez (43,1 por ciento), en tanto que las casadas/unidas más de una vez el porcentaje fue 36,9 por ciento. Por otro lado, se observó que una de cada cuatro mujeres agredidas alguna vez (25,3 por ciento), manifestó que la primera agresión o el inicio de violencia fue cuando tenían menos de un año de convivencia. Solicitud de ayuda y denuncia del maltrato El 41,6 por ciento de las mujeres entrevistadas que fueron maltratadas pidió ayuda a personas cercanas y tan sólo el 16,1 por ciento acudió a una institución en busca de ayuda. Comparando con el año 2000, estos porcentajes fueron 42,1 y 19,4 por ciento, respectivamente, lo que se podría deducir que aún existe una limitada disposición de las mujeres en buscar ayuda. Las mujeres que fueron maltratadas físicamente pidieron ayuda principalmente a la madre (35,4 por ciento), seguido por el amigo o vecino (16, 2 por ciento), otro pariente de la mujer (10,7 por ciento) y hermana (10,0 por ciento). En primer orden, las mujeres agredidas acudieron a la Comisaría (70,0 por ciento), seguido por el Juzgado (12,6 por ciento) y DEMUNA (12,0 por ciento), entre otras. Las instituciones menos visitadas fueron las Organizaciones Privadas (0,2 por ciento) y la Defensoría del Pueblo (0,7 por ciento). imentaron violencia física y que acudieron a una Comisaría, la mayor proporción de ellas, tenía re 30 a 49 años de edad (71,0 por ciento en o), Entre las mujeres que experimentaron violencia física y que acudieron a una Comisaría, la mayor proporción de ellas, tenía entre 30 a 49 años de edad (71,0 por ciento en promedio), mujeres nunca casadas o unidas (77,1 por ciento), con educación superior (81,8 por ciento) y ubicadas en el cuarto quintil y en el quintil superior de riqueza (85,4 por ciento en promedio); asimismo, el mayor porcentaje fue en el área urbana (79,1 por ciento), Lima Metropolitana (86,9 por ciento) y en los departamentos de La Libertad (93,2 por ciento), Arequipa (88,0 por ciento), Lima (87,1 por ciento), Tacna (85,5 por ciento) y Tumbes (81,1 por ciento). La principal razón manifestada por las mujeres maltratadas para no buscar ayuda fue “No era necesario” (36,7 por ciento). Esta razón se presentó en mayor proporción en mujeres de 25 a 29 años de edad (39,8 por ciento), casadas/unidas (37,7 por ciento), con educación superior (50,1 por ciento), y ubicadas en el quintil superior de riqueza (47,7 por ciento). Características de los hogares y la población 31 L CCAARRAACCTTEERRÍÍSSTTIICCAASS DDEE LLOOSS HHOOGGAARREESS YY LLAA PPOOBBLLAACCIIÓÓNN 11 a información sobre aspectos relacionados con la población y los hogares se obtiene de la aplicación del cuestionario del hogar a cada una de las viviendas de la muestra seleccionada de la ENDES Continua 2009. En este cuestionario se registran las características más relevantes de cada uno de los miembros del hogar tales como: relación de parentesco con el jefe del hogar, tipo de residencia, sexo, edad, seguro de salud, condición de actividad, nivel de educación alcanzado, matrícula y asistencia escolar; y supervivencia y residencia de los padres. También proporciona información sobre las características estructurales y servicios básicos de la vivienda, así como la tenencia de bienes de consumo duraderos en el hogar. Los datos que se presentan en este capítulo están referidos mayormente a la residencia de hecho (de facto) para hacerlos comparables con los proporcionados por los censos nacionales; así como de las ENDES anteriores. 1.1 CARACTERÍSTICAS DE LAS VIVIENDAS Y LOS HOGARES Diferentes niveles de satisfacción de las necesidades básicas de salud, educación y vivienda representan variados niveles de bienestar económico y social en una población. La ENDES Continua 2009 recoge información que proporciona el marco de la infraestructura física en el cual las familias desarrollan sus actividades cotidianas. Servicios básicos en las viviendas La disposición y acceso a los servicios básicos como agua, electricidad y servicio de alcantarillado para eliminación de excretas, se encuentra asociado con mejores condiciones de supervivencia de la población; y, en consecuencia también de los niños y niñas. Tradicionalmente, en las ENDES, se ha venido preguntando sobre la fuente principal de abastecimiento de agua; sin embargo, a partir de la ENDES 2005, adicionalmente se pregunta sobre la fuente de agua que utilizan para beber o tomar. Los resultados de la información recolectada de la ENDES Continua 2009 se presenta en el Cuadro 1.1.1 y Gráfico 1.1. Cuadro 1.1.1; Gráfico 1.1 Servicios básicos en las viviendas Servicio de electricidad • Entre los servicios básicos, la energía eléctrica es el que tiene mayor cobertura en los hogares del país. A nivel nacional, el 82,4 por ciento de los hogares tenían acceso a este servicio, lo que constituye un incremento de 13,1 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000 (69,3 por ciento). Los hogares más beneficiados fueron del área urbana donde el servicio cubre el 96,1 por ciento; en el área rural, sólo un 54,3 por ciento disponía de este servicio. Sin embargo, es en el área rural donde se dio el mayor incremento (25,4 puntos porcentuales) con respecto a la ENDES 2000. Fuente de agua para beber • A nivel nacional, el 77,2 por ciento de los hogares utilizaba el agua de red pública, ya sea dentro o fuera de la vivienda incluyendo pilón/grifo público, para beber. El mayor porcentaje corresponde a la conexión directa dentro de la vivienda. • En el área urbana, casi 9 de cada 10 hogares utilizan agua por red pública para beber, sea dentro o fuera de la vivienda incluyendo pilón/grifo público, en comparación con el 60,1 por ciento de los hogares del área rural que se encuentra en esa misma situación; no obstante el 24,9 por ciento de los hogares aún utilizan agua proveniente de río o manantial para beber. 32 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 1.1 Porcentaje de hogares con acceso a servicios básicos, por área de residencia 77 6 72 13 6 19 52 54 50 6 9 51 34 77 15 96 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 ENERGÍA ELÉCTRICA FUENTE DE AGUA PARA BEBER Dentro de la vivienda Fuera de la vivienda SERVICIO SANITARIO Inodoro exclusivo Letrina exclusiva No tiene servicio sanitario PRINCIPAL MATERIAL DEL PISO Tierra / arena Cemento / ladrillo Porcentaje Urbana R ural Servicio higiénico o sanitario • El 83,4 por ciento de los hogares tenía servicio higiénico: 55,7 por ciento con inodoro conectado a la red pública y 27,7 por ciento con letrina incluyendo pozo ciego o negro. En el área urbana, la proporción de hogares con servicio higiénico (92,3 por ciento) es considerablemente mayor que en el área rural (64,7 por ciento). • La mayor proporción de hogares que no tiene servicio higiénico se encuentra en el área rural (33,6 por ciento); aunque es importante resaltar que ha disminuido en 16,1 puntos porcentuales respecto al año 2000. Material del piso • En la ENDES Continua 2009 se ha encontrado un menor porcentaje de hogares que tienen piso de tierra respecto con lo observado en la ENDES 2000 (38,1 y 43,4 por ciento, respectivamente), incrementándose ligeramente en pisos de losetas; terrazos o similares, cemento y vinílicos o similares. Cuadro 1.1.2 Características de la vivienda, por lugar de residencia Servicio de electricidad • Los departamentos cuyas viviendas tuvieron un mayor acceso a la electricidad son: Lima, Tacna, Ica, Tumbes, Arequipa y Moquegua, con porcentajes que oscilan entre 96,2 y 90,7 por ciento. En cambio, en los departamentos de Loreto y Cajamarca menos del 60,0 por ciento de las viviendas tuvieron acceso a este servicio; sin embargo, respecto a la ENDES 2000 dicha proporción se incrementó en 6,5 y 30,1 puntos porcentuales. Fuente de agua para beber • Las menores proporciones de hogares con fuente de abastecimiento de agua de red pública se presenta en los departamentos de Loreto y Ucayali (29,8 y 53,3 por ciento, respectivamente). En cambio, en Moquegua, Áncash, Arequipa, Ayacucho y Lima más del 84,0 por ciento de los hogares se abastecieron de agua por red pública. Características de los hogares y la población 33 Servicio higiénico o sanitario • A nivel departamental existen diferencias considerables en relación a la tenencia de servicio higiénico; así en Lima, el 85,2 por ciento de los hogares tenían servicio higiénico conectado a red pública, en su mayoría dentro de la vivienda; otros departamentos que se encuentran en la misma situación pero en menor proporción fueron los hogares que residen en Moquegua y Tacna (69,9 y 68,8 por ciento, respectivamente). • En cambio, las mayores proporciones de hogares carentes de servicio higiénico se presentó en los departamentos de Pasco (43,5 por ciento) y Huancavelica (37,0 por ciento), donde dos de cada cinco hogares no tenían este servicio básico; respecto a la ENDES 2000, dicha proporción expresa una disminución de 8,9 y 33,8 puntos porcentuales, respectivamente. • El uso de letrinas se presenta en mayor proporción en los departamentos de Cajamarca, Ucayali, San Martín, y Madre de Dios, en los cuales más del 50,0 por ciento de los hogares tenía este servicio. 34 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Urbana Rural 96,1 54,3 82,4 69,3 Red Pública dentro de la vivienda 76,6 50,3 68,0 62,1 Red Pública fuera de la vivienda pero dentro del edificio 5,5 6,1 5,7 3,8 Pilón/Grifo público 3,4 3,7 3,5 6,4 Pozo en la casa/patio 1,7 4,3 2,6 3,3 Pozo público 0,4 3,6 1,4 3,9 Manantial 0,2 11,4 3,9 9,3 Río/ acequia 0,2 13,5 4,5 6,0 Agua de lluvia 0,1 0,1 0,1 0,0 Camión tanque 3,4 0,7 2,5 3,1 Agua embotellada 4,2 0,2 2,9 0,0 Otros 4,3 6,1 4,9 2,1 100,0 100,0 100,0 100,0 94,7 84,0 91,2 90,5 Inodoro dentro de la vivienda 72,2 9,0 51,6 45,1 Inodoro fuera de la vivienda 5,7 0,8 4,1 3,0 Letrina exclusiva 13,0 50,6 25,3 22,7 Letrina común 1,4 4,3 2,4 2,1 No hay servicio 6,5 33,6 15,4 22,5 Otro 1/ 1,2 1,7 1,3 4,6 100,0 100,0 100,0 100,0 Tierra/ arena 19,4 76,5 38,1 43,4 Madera (entablado) 4,0 6,4 4,8 4,7 Parquet o madera pulida 7,1 0,1 4,8 4,4 Láminas asfálticas vinílicos o similares 4,9 0,1 3,3 2,4 Losetas, terrazos o similares 12,5 0,2 8,5 6,3 Cemento/ladrillo 52,0 14,8 39,8 37,9 Otro material 0,1 1,9 0,7 0,9 100,0 100,0 100,0 100,0 18 055 8 779 26 834 28 900 Cuadro 1.1.1 Características de la vivienda, por área de residencia Porcentaje de viviendas con electricidad y distribución porcentual de viviendas, por área de residencia, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Luz Eléctrica Área Residencia Total 2009 Total 2000 Fuente de agua para beber Total Tiempo para ir a fuente de agua < 15 minutos 1/ Incluye: río, canal y otros. Servicio sanitario Total Principal material del piso Total Número de viviendas Características de los hogares y la población 35 Total Dentro de la vivienda Fuera de la vivienda Área de residencia Urbana 96,1 85,5 76,6 5,5 3,4 77,9 72,2 5,7 14,5 6,5 18 055 Rural 54,3 60,1 50,3 6,1 3,7 9,8 9,0 0,8 54,9 33,6 8 779 Departamento Amazonas 66,3 70,1 64,6 5,2 0,2 39,4 34,7 4,7 47,2 12,1 395 Áncash 85,5 87,5 79,7 4,7 3,1 50,9 47,6 3,4 24,2 23,5 1165 Apurímac 68,9 83,2 71,3 8,0 3,9 29,6 27,7 1,9 43,5 26,5 479 Arequipa 92,2 86,6 76,3 0,4 9,9 58,0 57,5 0,5 30,1 10,8 1278 Ayacucho 69,5 85,6 77,7 6,0 1,9 25,1 20,8 4,3 42,6 31,6 783 Cajamarca 59,6 79,2 60,3 18,2 0,7 30,4 28,5 1,9 57,0 12,2 1446 Cusco 70,3 80,6 72,5 7,6 0,5 44,0 38,7 5,3 36,4 18,8 1199 Huancavelica 74,1 77,1 61,7 7,7 7,8 14,1 11,5 2,6 45,2 37,0 581 Huánuco 63,5 65,3 40,2 13,2 11,8 26,2 16,9 9,3 48,6 23,3 781 Ica 94,1 83,6 74,9 7,6 1,1 68,3 62,3 6,0 17,9 10,7 718 Junín 85,6 83,4 70,7 10,7 2,0 50,4 42,0 8,4 29,4 18,6 1244 La Libertad 81,9 80,5 73,6 2,8 4,1 58,9 58,4 0,6 25,8 15,0 1496 Lambayeque 88,4 68,8 64,4 0,6 3,8 61,5 60,8 0,6 25,7 12,5 917 Lima 96,2 84,6 77,8 4,6 2,2 85,2 80,2 5,1 9,0 4,9 8150 Loreto 58,9 29,8 24,4 1,3 4,1 37,0 31,3 5,7 28,9 27,1 740 Madre de Dios 73,8 69,1 40,6 26,4 2,0 31,2 19,8 11,4 52,7 14,0 115 Moquegua 90,7 93,1 88,2 1,1 3,8 69,9 69,7 0,2 15,8 13,3 214 Pasco 86,6 80,1 61,8 7,0 11,3 37,0 30,8 6,2 17,6 43,5 266 Piura 76,5 69,8 61,3 0,5 8,1 37,5 37,4 0,1 33,2 27,4 1428 Puno 71,1 55,8 47,0 6,9 1,8 30,2 25,7 4,4 41,5 27,7 1782 San Martín 64,6 64,6 56,7 7,5 0,4 33,1 25,6 7,6 53,6 10,1 757 Tacna 94,7 83,5 68,9 0,2 14,4 68,8 68,7 0,1 21,9 8,8 361 Tumbes 93,0 67,6 65,1 0,3 2,1 52,8 52,5 0,3 24,1 17,6 196 Ucayali 71,6 53,3 52,1 1,0 0,1 28,5 24,1 4,4 53,9 15,5 344 Total 2009 82,4 77,2 68,0 5,7 3,5 55,6 51,6 4,1 27,7 15,4 26 834 Total 2000 69,3 72,3 62,1 3,8 6,4 51,1 48,1 3,0 24,8 24,0 28 900 1/ Incluye letrina exclusiva y letrina común. Número de hogares Pilón de uso público Fuera de la vivienda Servicio sanitario con desagüe en Porcentaje de viviendas por fuente de agua de red pública y servicio sanitario con desagüe, según área de residencia y departamento, Perú 2009. Cuadro 1.1.2 Características de las viviendas, por lugar de residencia Total Electri- cidad Área de residencia y departamento Fuente de agua de red pública Dentro de la vivienda Letrina 1/ No tiene Red pública Disponibilidad de bienes de consumo duradero Los niveles de bienestar de la población pueden ser medidos también, según la tenencia de bienes de consumo en los hogares. La disponibilidad de bienes de consumo duradero es un indicador del nivel socioeconómico del hogar y algunos bienes ofrecen beneficios particulares. La tenencia de bienes como radio y televisor sirve como indicador de acceso a medios publicitarios, nuevos conocimientos e ideas innovadoras; la disponibilidad de otros tales como el refrigerador permiten evaluar el almacenamiento y conservación de alimentos en preservación de la salud familiar. En la ENDES Continua 2009, se recolectó información sobre la tenencia de medios de transporte tales como bicicleta, motocicleta, auto o camión que constituyen un indicador de acceso a servicios que se encuentran fuera del ámbito local de residencia. Los Cuadros 1.2.1 y 1.2.2 presentan la disponibilidad de los bienes. 36 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadros 1.2.1 y 1.2.2 Bienes de consumo duradero por área de residencia (Cuadro 1.2.1) • La mayoría de los hogares del país poseía radio y televisor. En el área urbana, al menos el 87,3 por ciento de los hogares tenía radio y el 90,9 por ciento televisor; mientras que en el área rural, el 81,5 por ciento de los hogares contaba con radio y sólo el 41,6 por ciento televisor. • Más de la tercera parte de los hogares del país (38,1 por ciento) tenía refrigerador. En el área urbana, uno de cada dos hogares; y, en el área rural, sólo uno de cada 20 hogares tenía dicho bien. • El teléfono residencial o fijo es un bien que sólo tiene el 28,4 por ciento de los hogares en el país; en particular, los hogares urbanos (41,2 por ciento). Respecto con la ENDES 2000, la proporción de hogares con teléfono residencial o fijo sólo se incrementó en 4,8 puntos porcentuales. • La computadora es un bien que sólo lo tuvo el 17,8 por ciento de hogares y fundamentalmente, los hogares urbanos (25,8 por ciento). Esta proporción a nivel total se incrementó en 11,9 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000 (5,9 por ciento). • Menos del 10,0 por ciento de los hogares tenía motocicleta, carro / camión o bote. T ota l T ota l U rb an a Rur a l 2009 2000 Rad io 87,3 81 ,5 85 ,4 84 ,5 Te levis ión 90,9 41 ,6 74 ,8 68 ,1 Te lé fono residencia l 41,2 2 ,1 28 ,4 23 ,6 Ref rigerado r 53,8 5 ,9 38 ,1 35 ,9 Com putadora 25,8 1 ,3 17 ,8 5 ,9 B icicle ta 22,4 22 ,2 22 ,3 22 ,0 Motocicle ta 6,8 5 ,8 6 ,4 2 ,4 Carro / cam ión 12,6 3 ,8 9 ,7 10 ,2 B o te con mo to r 0,3 0 ,9 0 ,5 - Núm ero de hoga res 18 055 8 779 26 834 28 900 Ár ea de Res id enc iaBien es de con su m o esp ecí fico s C uadr o 1 .2 .1 Bien es de con su m o dur adero d e l h og ar P orcen taje de hoga res po r á rea de residencia , según b ienes de consumo especí fic os , P e rú 2000 - 2009 . Bienes de consumo duradero por lugar de residencia (Cuadro 1.2.2) • La radio es un bien que poseía la mayoría de los hogares tanto a nivel nacional (85,4 por ciento) como departamental, en proporciones que van de 59,2 por ciento en Loreto a más de 90,0 por ciento en los departamentos de Arequipa, Pasco, Moquegua, Cusco y Tacna. • Las mayores proporciones de hogares con tenencia de televisor se presenta en los departamentos sobre todo urbanos: Tumbes (84,6 por ciento), Lambayeque (85,3 por ciento), Moquegua (88,2 por ciento), Arequipa (89,7 por ciento), Ica (89,9 por ciento), Tacna (91,5 por ciento) y Lima (94,5 por ciento). En contraste, hay departamentos como Huancavelica, Apurímac y Cajamarca donde la proporción de hogares con televisor fue menor al 50,0 por ciento. Características de los hogares y la población 37 • La refrigeradora es un bien más frecuente entre los hogares del área urbana (53,8 por ciento) que en los del área rural (5,9 por ciento), en algo más de 9 veces. A nivel departamento, la tenencia de refrigeradora fue más frecuente entre los hogares de Lima (70,9 por ciento), Ica (52,9 por ciento) y Moquegua (50,2 por ciento). En cambio, en los departamentos de Huancavelica, Puno, Apurímac y Ayacucho dicha proporción varía de 1,3 a 7,7 por ciento. Área de Residen cia Urbana 87,3 90,9 41,2 53,8 25,8 22,4 6,8 12,6 0,3 18 055 Rural 81,5 41,6 2,1 5,9 1,3 22,2 5,8 3,8 0,9 8 779 Departam ento Amazonas 82,0 53,9 5,7 17,2 6,2 11,7 10,7 4,5 0,3 395 Áncash 79,0 70,2 17,2 24,9 11,1 22,5 4,0 6,4 0,0 1 165 Apurímac 83,7 47,8 5,3 7,4 5,6 9,8 2,7 5,4 0,1 479 Arequipa 97,3 89,7 24,9 34,7 18,6 23,7 3,7 16,7 1,2 1 278 Ayacucho 80,1 52,1 6,3 7,7 5,0 12,9 2,1 3,8 0,2 783 Cajamarca 87,5 48,3 9,0 13,7 7,7 15,9 7,3 5,7 0,0 1 446 Cusc o 93,2 57,3 12,6 17,6 10,3 17,8 3,3 5,5 0,1 1 199 Huanc av elica 76,0 46,0 3,3 1,3 4,0 17,6 1,6 2,3 0,0 581 Huánuco 75,3 50,2 5,5 12,6 6,3 21,7 7,1 3,6 0,4 781 Ica 83,7 89,9 28,3 52,9 21,9 37,4 10,4 11,5 0,4 718 Junín 81,7 73,2 16,2 17,2 11,7 24,6 6,2 7,6 0,6 1 244 La Libertad 82,9 74,3 33,3 37,1 17,6 17,3 7,1 8,4 0,1 1 496 Lambayeque 82,9 85,3 34,0 47,8 22,7 36,2 8,9 9,4 0,2 917 Lima 89,1 94,5 56,2 70,9 31,1 16,4 2,1 14,9 0,1 8 150 Loreto 59,2 52,7 23,6 23,6 9,0 2,9 16,4 1,5 4,9 740 Madre de Dios 84,2 72,7 16,5 32,3 16,9 12,4 50,5 7,2 1,2 115 Moquegua 93,7 88,2 19,4 50,2 23,1 19,2 2,7 16,8 0,3 214 Pasco 94,2 79,0 6,5 11,6 8,7 20,1 11,6 10,8 1,6 266 Piura 82,7 71,9 18,9 34,4 10,9 29,4 10,2 6,0 0,7 1 428 Puno 89,8 57,1 4,5 4,3 8,6 58,7 12,9 9,4 0,1 1 782 San Martín 85,1 56,6 10,7 23,1 9,9 26,2 17,2 3,5 0,4 757 Tac na 91,0 91,5 18,5 43,5 22,5 33,9 8,6 15,5 0,4 361 Tumbes 75,5 84,6 17,4 44,1 12,7 21,1 12,1 8,0 0,5 196 Ucay ali 66,4 65,0 23,8 32,5 12,6 17,9 18,6 3,2 6,7 344 To tal 2009 85,4 74,8 28,4 38,1 17,8 22,3 6,4 9,7 0,5 26 834 Total 2000 84,5 68,1 23,6 35,9 5,9 22,0 2,4 10,2 - 28 900 Bici - cleta Motoci- cleta/ sco oter Carro/ cam ión Bote con motor Número Cuadro 1.2.2 Bienes de con sum o du rad ero , po r lu gar de residencia Porcentaje de hogares con bienes de c onsumo duradero es pecíf icos , según área de residencia y departamento, Perú 2009. Área de residencia y departam en to Radio T elevi- sió n Teléfo no residencial Refrige- rador Com puta- dora • La tenencia de computadora fundamentalmente se dio entre los hogares del área urbana (25,8 por ciento), en una proporción que es casi 20 veces mayor a la observada en el área rural (1,3 por ciento). A nivel departamento, las mayores proporciones de hogares que tienen computadora se presentan en Lima (31,1 por ciento), Moquegua (23,1 por ciento), Lambayeque (22,7 por ciento) y Tacna (22,5 por ciento). En cambio, en los departamentos de Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Amazonas, Huánuco y Cajamarca, la proporción de hogares que tuvo computadora va de 4,0 por ciento a 7,7 por ciento. • La tenencia de bicicleta, a nivel nacional sólo se daba en uno de cada cinco hogares (22,3 por ciento) y en proporción casi similar entre los hogares urbanos y rurales, (22,4 y 22,2 por ciento, respectivamente) a nivel departamento, la mayor proporción se presentó en Puno (58,7 por ciento) en una proporción 20 veces mayor a la observada en Loreto (2,9 por ciento). En Arequipa, Junín, San Martín, Piura, Tacna, Lambayeque e Ica la proporción de hogares con bicicleta va de 23,7 por ciento a 37,4 por ciento. Medición del nivel socioeconómico Entre individuos que pertenecen a distintos grupos socioeconómicos se establecen diferencias en salud, nutrición y población, las mismas que son identificadas en la ENDES Continua 2009 a partir de una metodología desarrollada conjuntamente por Shea Rutstein y Kiersten Johnson de Macro Internacional Inc. y Deon Filmer y Lant Pritchett del Banco Mundial, inicialmente se aplicó en los 44 países que participaron en la segunda y la tercera ronda del Programa de Encuestas de Demografía y Salud (DHS). La metodología también se ha aplicado a los 38 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 países que han participado en la cuarta ronda iniciada a fines de 1998 y que concluyó en el 2005. En el enfoque utilizado, el nivel socioeconómico se define en términos de activos o riqueza en los hogares encuestados, en vez de ingresos o consumo. En la ENDES Continua 2009, se recolectó información detallada sobre características de la vivienda y sobre la disponibilidad de ciertos bienes de consumo duradero y servicios que se relacionan directamente con el nivel socioeconómico. A cada hogar se le asigna un puntaje que es generado mediante la metodología de análisis de componentes principales, dependiendo de la disponibilidad de bienes y servicios, y las características de la vivienda. A los residentes de un determinado hogar se les asigna el valor del hogar en el cual residen. Esto permite crear quintiles poblacionales de bienestar o de riqueza, es decir, cinco grupos con el mismo número de personas en cada uno.1 Es entonces posible generar, para cada quintil, los diversos indicadores (tasas, porcentajes y distribuciones porcentuales) a partir de la información recolectada en la ENDES Continua 2009. A continuación se listan los bienes de consumo duradero y las características de las viviendas que se utilizaron para la división de la población de los hogares en quintiles de bienestar o riqueza. • Disponibilidad de bienes en el hogar: electricidad, cocina, radio, televisor, refrigeradora, lavadora de ropa, computadora y teléfono. • Disponibilidad en el hogar de automóvil, bicicleta y motocicleta. • Fuente de abastecimiento de agua: agua por cañería dentro de la vivienda, fuera de la vivienda pero dentro del edificio, pozo privado, pozo público, pozo en casa, río, quebrada, lago o laguna, agua de vecino, camión tanque/aguatero, agua de lluvia. • Fuente de agua para beber: agua por cañería dentro de la vivienda, fuera de la vivienda pero dentro del edificio, pozo público, pozo en casa, río, quebrada, lago o laguna, agua embotellada, agua de vecino, camión tanque/aguatero, agua de lluvia. • Servicio sanitario: conectado a red pública (dentro o fuera de la vivienda), pozo ciego o negro (letrina); río, acequia o canal y otro tipo de servicio. • Material del piso: tierra, arena, madera (entablados), parquet, láminas asfálticas, losetas o similares, cemento y otros materiales. • Material de las paredes: ladrillo o bloque de cemento; piedra o sillar con cal o cemento; adobe o tapia; quincha (caña con barro), madera, piedra con barro, triplay, estera y otros materiales. • Material del techo: concreto armado, madera, tejas, plancha de calamina, fibra de cemento o similares; caña o estera con torta de barro, paja, hojas de palmera y otros materiales. • Combustible para cocinar: electricidad, gas, kerosene, carbón, leña, bosta y otros combustibles. • Número de personas por cuarto. Cuadro 1.3 • En el área urbana, el 28,4 por ciento de los hogares se encontraban en el quintil superior de riqueza y 3,3 por ciento en el quintil inferior; en cambio, en el área rural se presenta lo contrario, es decir, el 57,4 por ciento de los hogares se ubicaban en el quintil inferior y el 0,2 por ciento en el quintil superior. • El 45,7 por ciento de los hogares en Lima Metropolitana se ubicaban en el quintil superior de riqueza; mientras que en la Sierra y la Selva tenían un mayor porcentaje de hogares en el quintil inferior (38,7 y 33,3 por ciento, respectivamente) y presentan una similar distribución de hogares por quintiles de riqueza. El Resto Costa fue la región que presenta una distribución más equitativa en términos de riqueza. 1/ Para una descripción detallada de los procedimientos, alcances y limitaciones, véase Rutstein, Shea O. and Kiersten Johnson. 2004. The DHS Wealth Index.DHS Comparative Reports Nº 6 Calverton, Maryland: ORC Macro; Gwatkin, S. Rutstein, K. Johnson, R. P. Pande y A. Wagstaff. Socio-Economic Differences in Health, Nutrition and Population in Bolivia. The World Bank, Mayo 2000. Características de los hogares y la población 39 Urbana Rural Lima Metro- pol itana Resto Costa Sierra Selva Quintil inferior 3,3 57,4 0,3 7,7 38,7 33,3 21,0 Segundo quintil 15,0 32,9 4,4 19,7 29,3 31,7 20,8 Quintil intermedio 26,0 8,1 19,0 26,7 17,0 21,0 20,2 Cuarto quintil 27,2 1,4 30,5 25,3 9,7 10,5 18,8 Quintil superior 28,4 0,2 45,7 20,6 5,3 3,6 19,2 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Número de hogares 18 055 8 779 7 119 5 945 10 633 3 137 26 834 Cuadro 1.3 Distribu ció n de lo s hogares, por quintiles de r iqueza Área de residencia Región Natural Total 2009 Dist ribución porcentual de los hogares por área de residencia y región natural, según quintil de riqueza, Perú 2009. Quintil de riqueza 1.2 CARACTERÍSTICAS DE LA POBLACIÓN Población por departamento, región natural y área de residencia En el Cuadro 1.4 se presenta la distribución de la población de cada uno de los departamentos, por área de residencia y por región natural, a partir de los datos obtenidos en el cuestionario de hogar utilizado en la ENDES Continua 2009. Cuadro 1.4 Población por departamento y área de residencia • El tamaño de la población por departamento no es homogéneo: por una parte, como es de esperar destaca Lima por albergar al 32,2 por ciento de la población del país; y, del otro, cuatro departamentos que en conjunto concentran el 22,7 por ciento de la población: Piura (5,9 por ciento), La Libertad y Puno (5,8 por ciento cada uno) y Cajamarca (5,2 por ciento). En contraste: Tumbes y Moquegua (0,7 por ciento cada uno) y Madre de Dios (0,4 por ciento) fueron departamentos que en conjunto albergan a menos del 2,0 por ciento de la población peruana. Al comparar esta distribución con la observada en la ENDES 2000, no se aprecia alguna variación significativa. • La mayoría de la población (69,5 por ciento) habitaba en el área urbana. En 10 de los 24 departamentos del país más del 70,0 por ciento de su población residía en el área urbana, destacando entre ellos Lima e Ica, con el 96,2 y 90,9 por ciento, respectivamente. En cambio, en los departamentos de Huancavelica, Cajamarca, Apurímac y Amazonas, dicha proporción se encuentra entre 13,1 y 33,4 por ciento, siendo su población predominantemente rural. Población por región natural • Más de la mitad (51,1 por ciento) de la población del país residía en la región Costa. El 36,6 por ciento en la Sierra y sólo el 12,3 por ciento en la Selva. • Los departamentos en donde predomina la región Costa fueron: Tumbes (100,0 por ciento), Ica (99,3 por ciento), Lambayeque (96,9 por ciento); y, Lima (96,6 por ciento). En cambio, entre los departamentos donde había mayor población de la Sierra destacan: Apurímac, Huancavelica, Puno, Ayacucho y Cusco. Otros departamentos como Loreto, Madre de Dios, San Martín y Ucayali son eminentemente selváticos. 40 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Urbana Rural Total Lima Metropo- litana Resto Costa Sierra Selva Total Amazonas 33,4 66,6 100,0 0,0 0,0 30,3 69,7 100,0 1,4 1 480 Áncash 48,4 51,6 100,0 0,0 39,3 60,7 0,0 100,0 4,2 4 291 Apurímac 27,3 72,7 100,0 0,0 0,0 100,0 0,0 100,0 1,7 1 722 Arequipa 84,2 15,8 100,0 0,0 18,2 81,8 0,0 100,0 4,0 4 056 Ayacucho 45,8 54,2 100,0 0,0 0,0 96,1 3,9 100,0 2,6 2 684 Cajamarca 25,0 75,0 100,0 0,0 0,8 81,9 17,3 100,0 5,2 5 354 Cusco 39,1 60,9 100,0 0,0 0,0 93,4 6,6 100,0 3,9 4 038 Huancavelica 13,1 86,9 100,0 0,0 0,0 100,0 0,0 100,0 2,1 2 113 Huánuco 37,5 62,5 100,0 0,0 0,0 79,1 20,9 100,0 2,9 2 952 Ica 90,9 9,1 100,0 0,0 99,3 0,7 0,0 100,0 2,6 2 691 Junín 61,6 38,4 100,0 0,0 0,0 73,2 26,8 100,0 4,6 4 659 La Libertad 72,3 27,7 100,0 0,0 67,8 32,2 0,0 100,0 5,8 5 951 Lambayeque 80,3 19,7 100,0 0,0 96,9 3,1 0,0 100,0 3,5 3 538 Lima 96,2 3,8 100,0 88,8 7,8 3,4 0,0 100,0 32,2 32 969 Loreto 62,1 37,9 100,0 0,0 0,0 0,0 100,0 100,0 3,4 3 528 Madre de Dios 64,1 35,9 100,0 0,0 0,0 0,0 100,0 100,0 0,4 413 Moquegua 80,0 20,0 100,0 0,0 80,7 19,3 0,0 100,0 0,7 704 Pasco 56,1 43,9 100,0 0,0 0,0 76,4 23,6 100,0 1,0 1 025 Piura 74,8 25,2 100,0 0,0 90,5 9,5 0,0 100,0 5,9 6 021 Puno 42,6 57,4 100,0 0,0 0,0 100,0 0,0 100,0 5,8 5 915 San Martín 56,0 44,0 100,0 0,0 0,0 0,0 100,0 100,0 2,7 2 755 Tacna 82,3 17,7 100,0 0,0 89,5 10,5 0,0 100,0 1,2 1 242 Tumbes 88,6 11,4 100,0 0,0 100,0 0,0 0,0 100,0 0,7 749 Ucayali 74,4 25,6 100,0 0,0 0,0 0,0 100,0 100,0 1,4 1 451 69,5 30,5 100,0 28,6 22,5 36,6 12,3 100,0 100,0 102 299 63,7 36,3 100,0 - 51,8 36,1 12,1 100,0 - 127 261Total 2000 Departamento Total 2009 Cuadro 1.4 Población de los hogares, por área de residencia y región natural Distribución porcentual de la población de - facto de los hogares, por área de residencia y región natural, según departamento, Perú 2009. Número de personas en los hogares visitados Porcentaje 2009 Área de residencia Región Natural Población por edad, sexo y área de residencia La distribución de la población por edad, sexo y área de residencia hallada en ENDES Continua 2009, obtenida del cuestionario del hogar se presenta en el Cuadro 1.5. Cuadro 1.5 Población por sexo y edad • La población del país es relativamente joven: 30,9 por ciento tenía menos de 15 años, el 61,5 por ciento se encuentra entre los 15 y 64 años y un 7,6 por ciento cuenta con 65 o más años de edad. En comparación con el año 2000, el porcentaje de la población joven ha disminuido en 3,8 puntos porcentuales; incrementándose ligeramente en la población de 15 a 64 años que constituye la población en edad de trabajar. • La estructura por edad de la población, según área de residencia muestra diferencias significativas: el 37,0 por ciento de la población era menor de 15 años en el área rural en comparación con apenas el 28,3 por ciento en el área urbana. Asimismo, la proporción de personas en edad de trabajar, de 15 a 64 años, fue mayor en el área urbana (64,6 por ciento) que en el área rural (54,3 por ciento). La población de 65 y más años de edad constituye el 8,7 por ciento en el área rural y 7,2 por ciento en el área urbana. Características de los hogares y la población 41 • A nivel nacional, la tercera parte de los hombres (31,9 por ciento) eran menores de 15 años, proporción que es ligeramente mayor que la registrada en las mujeres (30,0 por ciento). Esta diferencia se refleja igualmente en el área urbana; mientras que en el área rural, la población distribuida por sexo es similar. Mujeres en edad fértil (MEF) • Las mujeres en edad fértil, de 15 a 49 años de edad, representan la cuarta parte (25,3 por ciento) de la población total del país y el 49,8 por ciento de la población femenina del país. • La proporción de MEF fue mayor en el área urbana (52,7 por ciento) que en el área rural (42,8 por ciento). En el área urbana, representan el 27,1 por ciento de la población total y el 52,7 por ciento de la población femenina; en tanto que, en el área rural representó el 21,0 por ciento de la población total y el 42,8 por ciento de la población femenina; este comportamiento fue similar al encontrado en la ENDES 2000. H om bres Mujeres Total Hom bres Mujeres Total H om bre s Mujeres < 5 9,5 8,6 9,1 11,7 10,9 1 1,3 10,2 9,3 9,7 5-9 9,3 8,7 9,0 11,8 12,6 1 2,2 10,1 9,9 10,0 10 -14 10,5 9,9 1 0,2 13,9 13,1 1 3,5 11,6 10,8 11,2 15 -19 10,5 9,6 1 0,0 10,1 8,5 9,3 10,3 9,3 9,8 20 -24 8,9 8,4 8,7 6,1 6,2 6,1 8,0 7,8 7,9 25 -29 7,9 8,0 7,9 5,7 6,1 5,9 7,2 7,4 7,3 30 -34 7,4 7,4 7,4 5,5 6,0 5,8 6,8 7,0 6,9 35 -39 6,8 7,6 7,2 6,0 6,0 6,0 6,5 7,1 6,8 40 -44 6,2 6,3 6,3 5,4 5,4 5,4 6,0 6,0 6,0 45 -49 5,0 5,4 5,2 4,9 4,6 4,7 4,9 5,2 5,1 50 -54 4,9 5,4 5,2 4,1 4,4 4,3 4,7 5,1 4,9 55 -59 3,3 3,9 3,6 3,5 3,7 3,6 3,4 3,9 3,6 60 -64 3,1 3,1 3,1 3,0 3,4 3,2 3,1 3,2 3,2 65 -69 2,1 2,5 2,3 2,5 2,9 2,7 2,2 2,6 2,4 70 -74 1,9 1,9 1,9 2,2 2,2 2,2 2,0 2,0 2,0 75 -79 1,3 1,4 1,4 1,7 1,9 1,8 1,4 1,6 1,5 80 + 1,3 1,8 1,6 1,9 2,0 2,0 1,5 1,9 1,7 100,0 100,0 10 0,0 100,0 1 00,0 10 0,0 100,0 1 00,0 10 0,0 34 504 3 6 558 71 0 62 1 5 868 15 349 31 2 17 5 0 372 51 907 102 2 79N úmero Total Nota: El cuadro está basado en la pob lación de facto, es decir, incluye residentes habituales y no habituales. Cuadro 1 .5 Composición de la población tota l, por edad Distribución porcentual de la población de-facto, por área de residencia y sexo, según grupo de edad, Perú 2009. Grupo de e dad Total Área urbana Á re a rural To tal Composición de los hogares, orfandad y crianza La composición de los hogares afecta la estructura del gasto, la propensión y capacidad de ahorro; un mismo ingreso brinda diferente bienestar a hogares de distinto tamaño. Se argumenta que existe una relación positiva entre el tamaño del hogar y la pobreza; así como el sexo del jefe del hogar con diferentes niveles de bienestar familiar. Las características de la jefatura y tamaño del hogar se presentan en el Cuadro 1.6; mientras que la condición de residencia de los menores de 15 años con relación a la adopción y orfandad se muestra en el Cuadro 1.7. Cuadros 1.6 y 1.7 Composición de los hogares (Cuadro 1.6) • En el país, el porcentaje de hogares con jefatura femenina (23,8 por ciento) muestra un incremento de 4,3 puntos porcentuales respecto a la observada en la ENDES 2000 (19,5 por ciento). Según área de 42 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 residencia, esta proporción fue mayor en el área urbana (26,0 por ciento) que en la rural (19,1 por ciento); siendo importante señalar que en el área urbana la proporción de mujeres a cargo de su hogar se incrementó en 4,7 puntos porcentuales con relación a la ENDES 2000 (21,3 por ciento). • El promedio de miembros de hogar fue casi similar en el área urbana (4,0 personas) y en el área rural (3,7 personas). Sin embargo, las dos áreas difieren en la distribución de hogares por número de personas. • Si bien en ambas áreas la mayoría de los hogares tenían entre 2 y 5 miembros, en el área rural fue mayor la proporción de hogares con menos de 2 miembros. Condición de residencia familiar de los hijos (Cuadro 1.7) • El 7,9 por ciento de los menores de 15 años era huérfano de al menos uno de sus padres biológicos o sus padres no forman parte del hogar de residencia, encontrándose estos en calidad de crianzas del hogar, es decir, que no viven con sus padres biológicos; proporción de menores que ha disminuido en casi 2,0 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000. • La proporción de menores de 15 años que eran huérfanos o se encuentran en calidad de crianzas del hogar se presenta en mayor proporción en hogares ubicados en el quintil inferior del índice de riqueza y en los hogares que residen en la región natural de la Selva (9,5 por ciento, en cada caso). • A nivel departamental, los menores de 15 años huérfanos de al menos uno de sus padres biológicos o que estando estos vivos no vivían con ellos, en una mayor proporción se presenta en Junín (13,2 por ciento), seguido de Huánuco (12,1 por ciento), Amazonas (10,9 por ciento), Ayacucho (10,8 por ciento) y Madre de Dios (10,0 por ciento) que contrastan con la proporción observada en el departamento de Lima (5,0 por ciento). • En el país, la mayoría (73,9 por ciento) de los menores 15 años vivían con sus dos padres, proporción que fue mayor en el área rural (78,5 por ciento) que en el área urbana (71,2 por ciento). • Un 18,0 por ciento de los menores de 15 años sólo vivían con su madre proporción que fue mayor entre los hogares del área urbana (21,0 por ciento), los hogares del quintil superior del índice de riqueza y en Lima Metropolitana (22,7 y 22,9 por ciento, respectivamente). Por departamento, la mayor proporción se presentó en Ica (23,8 por ciento) seguida de Lima (23,1 por ciento), Moquegua (22,5 por ciento); y Lambayeque (22,3 por ciento). Características de los hogares y la población 43 Urbana Rural Hombre 74,0 80,9 76,2 Mujer 26,0 19,1 23,8 100,0 100,0 100,0 0 0,3 1,3 0,6 1 9,4 15,4 11,4 2 12,9 17,4 14,4 3 19,3 16,3 18,3 4 22,4 16,6 20,5 5 16,4 14,3 15,7 6 9,5 8,5 9,2 7 4,6 5,1 4,8 8 2,4 2,7 2,5 9 y más 2,7 2,4 2,6 100,0 100,0 100,0 4,0 3,7 3,9 6,9 9,6 7,9 9,3 10,5 9,8 18 055 8 779 26 834 Total Número de residentes habituales Total Nota: Este cuadro está basado en la población de-jure (residentes habituales). Promedio de miembros del hogar Porcentaje de Hijos huérfanos o de crianza 2009 Porcentaje de Hijos huérfanos o de crianza 2000 Número de hogares Cuadro 1.6 Composición de los Hogares Distribución porcentual de los hogares por área de residencia, según características seleccionadas y porcentaje de hogares con niños huérfanos menores de 15 años de edad, Perú 2009. Características seleccionadas Jefatura de hogar Área de residencia Total 44 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Tiene padre vivo Tiene padre muerto Tiene madre viva Tiene madre muerta Ambos padres vivos Sólo el padre vivo Sólo la madre viva Ambos padres muertos Edad 0-4 79,4 16,9 0,6 0,6 0,1 1,9 0,1 0,1 0,0 0,2 100,0 2,1 0,9 3,1 9 973 0-1 80,6 17,5 0,4 0,4 0,1 0,7 0,1 0,0 0,0 0,1 100,0 0,8 0,6 1,5 3 931 2-4 78,6 16,5 0,7 0,7 0,2 2,7 0,1 0,1 0,0 0,3 100,0 2,9 1,1 4,1 6 042 5-9 74,8 15,3 1,6 1,9 0,5 4,7 0,3 0,3 0,1 0,5 100,0 5,3 2,7 7,9 10 260 10-14 68,4 16,7 2,7 2,9 0,8 6,6 0,6 0,4 0,2 0,7 100,0 7,9 4,7 12,0 11 588 Sexo Hombre 73,7 16,1 1,6 2,2 0,4 4,6 0,4 0,2 0,1 0,6 100,0 5,4 2,8 8,0 16 189 Mujer 74,1 16,6 1,8 1,5 0,6 4,4 0,3 0,3 0,1 0,4 100,0 5,1 3,0 7,8 15 631 Área de residencia Urbana 71,2 19,7 1,3 2,2 0,4 4,1 0,4 0,2 0,1 0,5 100,0 4,7 2,4 6,9 20 078 Rural 78,5 10,6 2,3 1,3 0,8 5,3 0,3 0,3 0,1 0,5 100,0 6,0 3,8 9,6 11 743 Departamento Amazonas 73,4 13,5 2,1 2,2 0,5 7,1 0,1 0,5 0,1 0,5 100,0 7,9 3,4 10,9 561 Áncash 74,8 15,2 1,9 1,9 0,3 4,5 0,3 0,4 0,2 0,8 100,0 5,3 3,0 8,2 1 390 Apurímac 79,8 9,8 2,2 2,1 0,2 4,8 0,5 0,2 0,2 0,3 100,0 5,7 3,3 8,3 652 Arequipa 75,7 16,9 0,8 2,1 0,7 3,0 0,3 0,1 0,1 0,2 100,0 3,6 2,1 5,3 1 054 Ayacucho 73,5 14,1 1,5 1,6 0,8 7,1 0,3 0,4 0,1 0,6 100,0 7,8 3,0 10,8 1 003 Cajamarca 76,9 12,7 1,6 1,1 0,2 6,8 0,2 0,4 0,0 0,1 100,0 7,4 2,4 9,3 1 807 Cusco 79,3 10,6 1,5 2,3 0,6 4,3 0,6 0,4 0,1 0,3 100,0 5,4 3,2 7,9 1 410 Huancavelica 79,6 11,0 3,1 0,4 1,4 3,0 0,3 0,4 0,1 0,7 100,0 3,8 5,3 9,0 882 Huánuco 73,7 13,0 2,6 1,1 0,8 6,8 0,6 0,3 0,1 1,0 100,0 7,8 4,4 12,1 1 135 Ica 68,5 22,0 1,8 2,1 0,3 5,0 0,2 0,1 0,0 0,0 100,0 5,2 2,4 7,4 747 Junín 72,0 13,3 3,7 1,4 0,7 6,6 0,1 0,5 0,3 1,3 100,0 7,6 5,3 13,2 1 610 La Libertad 71,4 16,9 1,6 2,2 0,5 6,2 0,3 0,1 0,1 0,7 100,0 6,7 2,6 9,6 1 866 Lambayeque 68,0 20,2 2,1 2,0 0,3 6,7 0,2 0,1 0,1 0,4 100,0 7,1 2,8 9,8 975 Lima 71,1 21,9 1,2 2,1 0,2 2,7 0,3 0,1 0,1 0,4 100,0 3,2 1,9 5,0 8 598 Loreto 73,2 15,5 2,1 2,3 1,2 4,3 0,6 0,2 0,3 0,4 100,0 5,3 4,4 9,0 1 331 Madre de Dios 72,2 15,4 1,6 2,4 0,3 6,6 0,4 0,8 0,0 0,3 100,0 7,8 3,1 10,0 142 Moquegua 70,4 20,0 2,5 3,2 0,3 2,7 0,1 0,1 0,0 0,8 100,0 2,9 3,0 6,4 180 Pasco 79,2 10,6 2,8 1,1 1,0 4,1 0,3 0,2 0,1 0,5 100,0 4,8 4,4 9,0 360 Piura 77,1 13,5 1,3 0,9 0,3 5,3 0,6 0,4 0,1 0,4 100,0 6,4 2,7 8,4 1 932 Puno 79,5 11,8 1,5 1,8 0,9 3,1 0,5 0,2 0,1 0,5 100,0 3,9 3,2 6,9 2 052 San Martín 75,1 12,8 1,5 2,7 0,5 5,5 0,3 0,6 0,1 1,0 100,0 6,4 2,9 9,3 997 Tacna 71,7 18,8 1,7 3,3 0,6 3,4 0,0 0,3 0,2 0,0 100,0 3,9 2,8 6,2 348 Tumbes 76,0 15,7 1,3 1,0 0,3 5,0 0,4 0,2 0,1 0,0 100,0 5,6 2,2 7,2 236 Ucayali 72,5 17,5 0,9 2,5 0,8 4,4 0,5 0,4 0,1 0,5 100,0 5,3 2,6 7,5 552 Región natural Lima Metropolitana 71,7 21,7 1,2 2,1 0,2 2,2 0,4 0,0 0,1 0,4 100,0 2,7 1,9 4,5 7 455 Resto Costa 71,2 18,6 1,4 2,0 0,3 5,4 0,4 0,3 0,1 0,4 100,0 6,1 2,4 8,2 6 681 Sierra 76,5 12,8 2,0 1,5 0,7 5,2 0,3 0,2 0,1 0,6 100,0 5,9 3,4 9,1 13 023 Selva 74,0 14,3 1,9 2,3 0,8 5,1 0,4 0,5 0,1 0,6 100,0 6,2 3,8 9,5 4 662 Quintil de riqueza Quintil inferior 78,0 11,2 2,3 1,3 0,9 5,1 0,4 0,3 0,1 0,5 100,0 5,9 3,9 9,5 8 026 Segundo quintil 75,1 14,2 2,0 1,7 0,5 5,1 0,3 0,3 0,1 0,6 100,0 5,9 3,2 8,9 7 277 Quintil intermedio 71,6 19,2 1,5 2,1 0,2 4,1 0,4 0,3 0,1 0,5 100,0 4,9 2,5 7,1 6 569 Cuarto quintil 72,1 19,0 0,9 2,2 0,3 4,4 0,3 0,2 0,2 0,4 100,0 5,1 1,9 6,7 5 482 Quintil superior 70,3 21,4 1,3 2,3 0,6 3,3 0,2 0,1 0,0 0,4 100,0 3,7 2,2 5,9 4 467 Total 2009 73,9 16,3 1,7 1,9 0,5 4,5 0,3 0,3 0,1 0,5 100,0 5,2 2,9 7,9 31 820 Total 2000 75,3 12,4 2,6 1,9 0,9 5,3 0,4 0,4 0,2 17,4 100,0 6,3 4,5 9,8 44 474 1/ Por convención niños de crianza son aquellos que no viven con ninguno de los padres biológicos. Los huérfanos son los menores de edad que pierde a su padre y madre o alguno de los dos. 2/ Incluye a los niños que no se tiene información sobre el padre y/o la madre (0.6%). Nota: Este cuadro está basado en la población de-jure (residentes habituales). Número de niños Porcen- taje de niños huér- fanos Porcen- taje de niños de crianza Total Porcen- taje de niños de crianza o huér- fanos 2/ Cuadro 1.7 Orfandad de los niños, según sobrevivencia de los padres y situación de residencia Distribución porcentual de la población de-jure menor de 15 años, por sobrevivencia de los padres y su situación de residencia, porcentaje de niños que no viven con sus padres biológicos, y porcentaje de niños con uno o ambos padres fallecidos, según características seleccionadas, Perú 2009. Vive con la madre pero no con el padre Vive con el padre pero no con la madre Niño de Crianza (niño no vive con ninguno de los padres) 1/ Sin infor- mación del padre o la madre Niño vive con ambos padres Características seleccionadas Características de los hogares y la población 45 Nivel de educación y asistencia a centros de enseñanza Uno de los componentes claves de la calidad de vida de las personas y el desarrollo económico y social de un país es el nivel educativo de su población y a su vez, es uno de los factores utilizados más frecuentemente en los análisis sociodemográficos por su ascendencia sobre diferentes aspectos de la salud reproductiva, acceso y uso a métodos anticonceptivos, salud de los niños, entre otros. La participación en el sistema educativo ofrece a las personas diversos medios para incrementar su bienestar tanto desde el punto de vista del ingreso como por la posibilidad de acceder y disfrutar de diferentes manifestaciones culturales; mientras que los años de educación completados por la población permiten percibir sintéticamente, el resultado del proceso educativo para una población dada en un momento del tiempo. Los niveles de educación de la población de seis años y más de edad registrada en el cuestionario del hogar de la ENDES Continua 2009, según edad, área de residencia, región natural y quintil de riqueza se presentan en los Cuadros 1.8.1, 1.8.2. El Cuadro 1.9 presenta el porcentaje de población total que asiste a la escuela o algún centro de enseñanza regular, por grupos de edad, según sexo y área de residencia. Cuadros 1.8.1 y 1.8.2 Mediana de los años de estudios • En el país, de acuerdo con las estimaciones de la ENDES Continua 2009, la mediana de los años de estudios de los hombres y las mujeres de seis y más años de edad fue de 7,8 y 6,6 años de estudios, respectivamente; la misma que se incrementó en 1,2 años en los hombres y 1,0 año en las mujeres, respecto con la ENDES 2000, dando como resultado una mayor ampliación de la brecha educativa entre los hombres y las mujeres que pasó de 1,0 año en el 2000 a 1,2 años en el 2009. • La diferencia observada entre la mediana de años de estudios por sexo es resultado del diferente acceso a los servicios educativos que experimentaron en su momento los mayores de 40 años, en particular los mayores de 55 años entre los cuales la mediana de años de estudios de los hombres fue casi el doble de la mediana de años de estudios de las mujeres; diferencia que a la fecha no existe entre los menores de 30 años. • En el área urbana, la mediana de años de estudios de los hombres (8,7 años) fue ligeramente mayor a la mediana de años de estudios de las mujeres (8,3 años); brecha educativa que ha disminuido levemente, de 1,2 años en la ENDES 2000 a 0,4 años en la ENDES Continua 2009. De manera similar, en el área rural la mediana de años de estudios de los hombres (4,9 años) fue mayor a la de las mujeres (3,6 años) pero la brecha de estudios disminuyó de 1,8 (ENDES 2000) a 1,3 años en la ENDES Continua 2009. • La mediana de años de estudios de los hombres que residen en el área urbana (8,7 años) es poco menos del doble de la estimada para los residentes en el área rural (4,9 años). La brecha educativa se redujo de 4,6 años en la ENDES 2000 a 3,8 años en la ENDES Continua 2009. • Según departamento, la mediana de años de estudios más alta de los hombres de seis y más años de edad la tiene Lima (9,0 años), en particular los residentes en Lima Metropolitana (9,3 años), seguida de Ica (8,8 años), Arequipa y Tacna (8,7 años, respectivamente) y Moquegua (8,5 años). Contrariamente, la mediana de años de estudios más baja la tuvieron los hombres de los departamento de Amazonas, Huancavelica y Huánuco (5,2 años, cada uno), muy similar a la mediana de años de estudios de los hombres residentes en el área rural (4,9 años). • La mediana de años de estudios de las mujeres que residen en el área urbana (8,3 años) fue poco mas de dos veces la mediana de años de estudios de las residentes en el área rural (3,6 años). La brecha educativa se redujo de 5,2 en la ENDES 2000 a 4,7 años en la ENDES Continua 2009. • Según departamento, la mediana de años de estudios más alta de las mujeres de seis y más años de edad la tuvo Lima (8,8 años), al igual que las residentes en Lima Metropolitana (8,8 años), seguida de Ica (8,3 años), Arequipa y Moquegua (8,2 años cada uno) y Lambayeque y Tacna (8,0 años respectivamente). Por otra parte, la mediana de años de estudios más baja la tuvieron las mujeres del departamento de Huancavelica (3,4 años), menor a la mediana de años de estudios de las mujeres residentes en el área rural (3,6 años). 46 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Sin educa- ción Primaria incompleta Primaria completa Secundaria incompleta Secundaria completa Superior No sabe/ sin información 6 - 9 25,4 74,2 0,2 0,2 0,0 0,0 0,0 100,0 4 114 0,9 10 - 14 0,5 49,0 19,7 30,7 0,0 0,0 0,0 100,0 5 825 5,0 15 - 19 0,6 4,5 6,6 55,6 28,6 3,9 0,1 100,0 5 202 9,1 20 - 24 0,6 4,1 6,3 29,8 41,3 17,6 0,3 100,0 4 036 10,2 25 - 29 0,6 6,6 8,6 30,1 37,6 16,0 0,4 100,0 3 625 10,1 30 - 34 1,2 8,5 9,8 28,9 37,2 14,0 0,3 100,0 3 423 10,0 35 - 39 1,2 11,2 11,5 26,1 33,9 16,0 0,2 100,0 3 298 10,0 40 - 44 2,2 19,5 4,8 25,6 31,3 16,5 0,1 100,0 3 012 9,1 45 - 49 2,1 27,3 1,5 23,8 27,9 17,4 0,1 100,0 2 484 8,8 50 - 54 1,8 31,5 0,6 22,1 25,2 18,3 0,4 100,0 2 358 8,7 55 - 59 3,4 39,0 0,2 18,0 22,7 16,3 0,4 100,0 1 700 8,1 60 - 64 5,9 44,7 0,5 16,2 19,6 12,7 0,3 100,0 1 564 5,0 65 + 12,3 56,8 0,5 9,3 12,4 8,3 0,4 100,0 3 607 4,2 Urbana 3,1 21,7 4,9 28,5 27,2 14,4 0,2 100,0 30 601 8,7 Rural 7,7 43,8 11,0 21,3 14,3 1,7 0,3 100,0 13 658 4,9 Amazonas 6,1 41,3 14,3 22,1 14,3 1,9 0,1 100,0 644 5,2 Áncash 6,1 34,9 9,1 23,7 20,5 5,6 0,1 100,0 1 878 6,0 Apurímac 8,0 38,7 8,8 22,8 14,8 5,5 1,4 100,0 733 5,3 Arequipa 3,1 21,2 3,9 29,3 26,5 15,8 0,1 100,0 1 816 8,7 Ayacucho 6,8 37,5 9,1 26,2 16,2 4,0 0,2 100,0 1 185 5,6 Cajamarca 6,6 38,5 11,2 21,6 17,0 5,1 0,1 100,0 2 297 5,4 Cusco 7,7 36,2 7,3 24,2 16,1 7,8 0,7 100,0 1 739 5,8 Huancavelica 9,2 39,7 7,2 24,8 15,5 3,6 0,0 100,0 864 5,2 Huánuco 6,3 41,7 9,4 23,7 14,1 4,8 0,0 100,0 1 241 5,2 Ica 2,8 21,3 3,0 30,7 29,8 12,3 0,0 100,0 1 185 8,8 Junín 4,9 31,6 7,9 26,2 19,7 8,8 0,9 100,0 2 015 6,9 La Libertad 4,3 33,9 8,3 24,2 18,8 9,9 0,4 100,0 2 536 6,8 Lambayeque 3,7 28,0 5,3 26,1 23,8 12,7 0,4 100,0 1 501 8,1 Lima 2,6 19,1 3,9 28,1 30,3 15,9 0,1 100,0 14 348 9,0 Loreto 4,2 33,7 9,3 27,5 19,2 6,0 0,1 100,0 1 455 6,4 Madre de Dios 3,6 26,0 5,9 31,6 23,0 9,9 0,1 100,0 188 8,1 Moquegua 3,3 22,6 3,6 33,7 24,8 11,2 0,7 100,0 311 8,5 Pasco 4,6 28,8 8,7 25,9 23,9 8,1 0,1 100,0 450 7,4 Piura 6,6 32,4 9,1 24,5 21,1 6,2 0,1 100,0 2 565 6,4 Puno 4,9 33,0 7,6 24,5 20,6 9,5 0,1 100,0 2 566 6,9 San Martín 4,9 39,5 15,3 22,4 14,0 3,4 0,5 100,0 1 254 5,4 Tacna 4,3 21,0 4,1 29,4 28,0 13,0 0,2 100,0 570 8,7 Tumbes 4,0 29,5 6,6 28,6 25,2 6,0 0,1 100,0 318 7,7 Ucayali 5,4 30,2 6,6 30,1 20,4 6,6 0,7 100,0 600 7,2 Lima Metropolitana 2,4 17,7 3,7 28,8 30,4 16,8 0,1 100,0 12 688 9,3 Resto Costa 4,3 26,8 5,6 27,3 25,2 10,6 0,2 100,0 9 978 8,2 Sierra 6,0 35,7 8,5 23,8 18,4 7,3 0,3 100,0 16 089 6,0 Selva 5,3 35,6 11,0 25,7 17,2 4,9 0,4 100,0 5 504 5,8 Quintil inferior 9,8 48,9 12,4 18,5 9,6 0,5 0,3 100,0 8 607 4,3 Segundo quintil 5,2 36,0 9,4 26,6 20,4 2,1 0,3 100,0 8 855 5,9 Quintil intermedio 3,3 24,9 6,1 29,5 30,2 5,9 0,2 100,0 8 895 8,3 Cuarto quintil 2,5 19,7 4,0 29,6 32,0 12,1 0,2 100,0 8 914 8,8 Quintil superior 2,0 14,1 2,4 26,8 23,5 31,2 0,1 100,0 8 987 10,2 4,5 28,5 6,8 26,2 23,2 10,5 0,2 100,0 44 258 7,8 6,1 27,1 14,1 17,2 20,0 15,2 0,3 100,0 55 200 6,6 1/ No se incluye 10 casos sin información. Nota: El cuadro está basado en la población de facto, es decir, incluye residentes habituales y no habituales que pasaron la noche anterior en el hogar. Total Región natural Quintil de riqueza Total 2009 Características seleccionadas Total 2000 Distribución porcentual de la población de-facto masculina de 6 años a más de edad, por n ivel de educación alcanzado o completado, según características seleccionadas, Perú 2009. Cuadro 1.8.1 Nivel de educación de la población de 6 años a más: Hombres Área de residencia Departamento Edad Nivel más alto alcanzado o completado Mediana de años completos Número de hombres Características de los hogares y la población 47 Sin educación Primaria incompleta Primaria completa Secundaria incompleta Secundaria completa Superior y mas No sabe/ sin información 6 - 9 24,9 74,8 0,1 0,2 0,0 0,0 0,0 100,0 4 044 0,9 10 - 14 0,4 47,6 19,5 32,5 0,0 0,0 0,0 100,0 5 622 5,1 15 - 19 0,5 5,2 7,2 52,9 29,6 4,5 0,0 100,0 4 825 9,1 20 - 24 1,0 7,3 7,8 31,9 34,6 17,4 0,0 100,0 4 024 10,1 25 - 29 1,7 10,3 11,3 29,5 32,2 14,8 0,1 100,0 3 844 9,1 30 - 34 2,4 13,3 11,5 27,3 32,1 13,3 0,1 100,0 3 616 8,9 35 - 39 3,7 16,0 12,0 25,1 28,2 14,8 0,2 100,0 3 696 8,7 40 - 44 5,7 27,7 5,1 25,1 24,2 12,2 0,0 100,0 3 127 8,3 45 - 49 8,6 33,0 1,5 20,1 23,3 13,6 0,0 100,0 2 681 8,1 50 - 54 11,5 37,6 0,7 17,6 21,3 11,2 0,1 100,0 2 663 6,0 55 - 59 19,7 38,6 0,4 13,8 18,5 8,8 0,1 100,0 2 014 4,5 60 - 64 25,9 41,8 0,3 8,3 15,9 7,7 0,1 100,0 1 663 4,0 65 + 40,2 41,1 0,2 5,0 10,4 3,1 0,1 100,0 4 188 1,3 Urbana 5,9 24,5 5,2 27,4 25,0 11,9 0,1 100,0 32 743 8,3 Rural 20,1 42,6 12,0 16,3 8,2 0,7 0,1 100,0 13 273 3,6 Amazonas 12,0 43,2 14,2 18,8 10,6 1,1 0,0 100,0 631 4,6 Áncash 16,2 36,2 8,0 21,5 12,6 5,6 0,0 100,0 1 900 4,7 Apurímac 24,8 35,7 8,2 19,1 9,0 3,0 0,2 100,0 766 3,6 Arequipa 7,9 26,3 4,3 26,2 22,6 12,6 0,0 100,0 1 846 8,2 Ayacucho 19,5 38,1 9,9 18,6 10,6 3,2 0,0 100,0 1 167 4,0 Cajamarca 18,5 37,5 11,4 16,5 12,2 3,8 0,1 100,0 2 335 4,3 Cusco 19,0 34,2 8,0 19,6 12,1 6,7 0,4 100,0 1 831 4,5 Huancavelica 21,7 39,1 11,7 18,8 7,2 1,6 0,0 100,0 965 3,4 Huánuco 18,7 40,1 7,6 19,1 10,7 3,7 0,1 100,0 1 292 4,1 Ica 6,1 24,4 4,0 28,5 27,7 9,2 0,0 100,0 1 204 8,3 Junín 11,8 33,2 9,0 23,8 15,1 7,0 0,1 100,0 2 079 5,6 La Libertad 8,8 32,4 8,6 22,6 18,4 9,0 0,2 100,0 2 709 6,0 Lambayeque 7,4 27,6 5,5 24,3 23,7 11,1 0,3 100,0 1 686 8,0 Lima 4,1 21,2 4,1 27,9 29,0 13,6 0,1 100,0 15 241 8,8 Loreto 8,0 35,2 10,1 25,8 15,8 5,1 0,0 100,0 1 462 5,7 Madre de Dios 7,6 28,1 7,5 29,7 19,7 7,3 0,1 100,0 164 6,9 Moquegua 7,4 24,4 5,1 29,4 23,5 10,1 0,1 100,0 320 8,2 Pasco 12,5 30,5 10,4 26,0 14,4 6,2 0,0 100,0 439 5,7 Piura 10,3 33,6 9,5 25,0 16,7 4,9 0,0 100,0 2 688 5,6 Puno 15,5 35,5 10,0 19,4 13,7 5,9 0,0 100,0 2 674 4,9 San Martín 10,2 42,1 11,4 20,8 13,4 2,0 0,1 100,0 1 132 4,8 Tacna 6,7 24,5 6,3 27,1 25,1 10,3 0,1 100,0 543 8,0 Tumbes 5,0 32,1 6,9 28,0 23,7 4,3 0,1 100,0 332 7,1 Ucayali 8,2 33,4 7,9 28,0 18,6 3,8 0,1 100,0 609 6,1 Lima Metropolitana 3,9 20,4 3,4 28,5 29,8 13,9 0,1 100,0 13 621 8,8 Resto Costa 7,0 27,8 6,7 26,5 22,2 9,6 0,1 100,0 10 489 7,5 Sierra 16,8 36,1 9,6 19,2 12,8 5,4 0,1 100,0 16 721 4,7 Selva 10,1 37,3 10,0 24,3 14,6 3,6 0,1 100,0 5 184 5,3 Quintil inferior 24,8 45,8 12,3 12,3 4,5 0,2 0,1 100,0 8 606 2,7 Segundo quintil 13,7 38,0 11,1 22,8 13,4 0,9 0,0 100,0 8 606 4,8 Quintil intermedio 6,8 28,5 7,6 28,6 24,2 4,2 0,1 100,0 9 112 7,2 Cuarto quintil 4,6 22,7 4,0 29,5 29,4 9,7 0,1 100,0 9 590 8,5 Quintil superior 2,3 16,6 2,0 26,4 27,0 25,7 0,1 100,0 10 101 10,1 10,0 29,7 7,2 24,2 20,2 8,7 0,1 100,0 46 016 6,6 12,9 28,2 13,7 15,3 16,2 13,4 0,3 100,0 55 959 5,6 1/ No se incluye 9 casos sin información. Nota: El cuadro está basado en la población de facto, es decir, incluye residentes habituales y no habituales que pasaron la noche anterior en el hogar. Región natural Quintil de riqueza Total 2009 Total 2000 Departamento Características seleccionadas Nivel más alto alcanzado o completado Mediana de años completos NúmeroTotal Cuadro 1.8.2 Nivel de educación de la población de 6 años a más: Mujeres Distribución porcentual de la población femenina de-facto de 6 años a más, por nivel de educación alcanzado o completado, según características seleccionadas, Perú 2009. Edad Área de residencia 48 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Asistencia escolar por edad • Durante el trabajo de campo de la ENDES Continua 2009, el 95,1 por ciento de la población de 6 a 15 años asistía a un centro de enseñanza regular ,2 la misma que fue casi similar por sexo (94,9 por ciento en los hombres y 95,3 por ciento en las mujeres) y muestra una diferencia de 1,5 puntos porcentuales por área de residencia (95,6 por ciento en el área urbana y 94,1 por ciento en el área rural). • La asistencia escolar disminuye considerablemente en el grupo de 16 a 20 años (49,9 por ciento) y baja aún más entre la población de 21 a 24 años (22,9 por ciento), la misma que fue mayor en el área urbana que en el área rural, ampliándose la brecha de asistencia escolar entre ellas de 1,5 puntos porcentuales entre los de 6 a 15 años a 11,1 puntos entre los de 16 a 20 años; y, a 20,9 puntos entre los jóvenes de 21 a 24 años de edad. Hombre Mujer Total Hombre Mujer Total Hombre Mujer Total 6 - 10 años 96,9 97,2 97,1 97,2 97,6 97,4 97,0 97,4 97,2 11 - 15 años 94,1 94,6 94,3 91,0 90,9 90,9 92,9 93,3 93,1 6 - 15 años 95,5 95,8 95,6 93,9 94,2 94,1 94,9 95,3 95,1 16 - 20 años 53,0 52,6 52,8 47,6 34,8 41,7 51,5 48,1 49,9 21 - 24 años 28,8 27,0 27,9 6,8 7,1 7,0 23,5 22,3 22,9 6 - 24 años 71,4 70,9 71,1 73,1 70,9 72,1 71,9 70,9 71,4 Área urbana Área rural Total Cuadro 1.9 Asistencia Escolar Porcentaje de la población de-facto de los hogares de 6-24 años que asiste a la escuela, por área de residencia y sexo, según grupos de edad, Perú 2009. Grupos de edad 2/ El trabajo de campo para la ENDES Continua 2009 se realizó entre el 2 de marzo y el 24 de noviembre de 2009. Características generales de las mujeres 49 E CCAARRAACCTTEERRÍÍSSTTIICCAASS GGEENNEERRAALLEESS DDEE LLAASS MMUUJJEERREESS 22 l propósito de este capítulo es describir la situación de las mujeres en edad reproductiva del país. Esta información es de utilidad para entender el contexto de la reproducción y de la salud y para el cálculo de indicadores de la situación de la mujer para que sirvan como punto de referencia en la interpretación de los resultados presentados en el resto de los capítulos. Se incluye en este capítulo, las distribuciones porcentuales para toda la muestra de las principales características demográficas y socioeconómicas, entre las cuales se menciona, la edad, el estado conyugal, área de residencia, región y nivel de educación alcanzado. Igualmente, se presenta información sobre alfabetismo, empleo, situación laboral, acceso a medios de comunicación, y participación de la mujer en la toma de decisiones que atañen al hogar. 2.1 CARACTERÍSTICAS GENERALES En el Cuadro 2.1 se presentan algunas características de las mujeres entrevistadas: la distribución porcentual por grupos quinquenales de edad, estado conyugal, área de residencia, región natural y nivel de educación; información que se considera relevante para interpretar los resultados que se presentan en este informe. Para cada característica, se muestra el número de casos ponderados y sin ponderar como puntos de referencia para el análisis del resto del informe. Los números sin ponderar son el número de entrevistas efectivamente realizadas en cada grupo, mientras que los ponderados reflejan el ajuste que se requiere debido a los diferentes tamaños de muestra seleccionados en los diferentes estratos; y las tasas de respuesta. Los detalles de la selección de la muestra se incluye en el Apéndice A. Cuadro 2.1 Edad y estado conyugal • La población femenina de 15 a 49 años de edad continúa siendo una población relativamente joven pues cerca de la mitad (48,9 por ciento) de ellas son menores de 30 años, peso poblacional que evidencia una disminución de 3,6 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000 (52,5 por ciento). • Algo más de la tercera parte de las mujeres era soltera (33,5 por ciento) y más de la mitad (57,1 por ciento) de las entrevistadas se encontraban en unión (25,3 por ciento casadas y 31,8 por ciento en unión consensual), porcentaje casi similar al observado en la ENDES 2000 (56,1 por ciento). • El 9,4 por ciento de mujeres en edad fértil estuvieron separadas, divorciadas o son viudas; proporción que es mayor en 1,4 puntos porcentuales a la observada en la ENDES 2000. Lugar de residencia y riqueza • Tres de cada cuatro mujeres en edad fértil residían en el área urbana del país, destacando Lima Metropolitana por albergar al 31,4 por ciento del total de mujeres. • En la distribución por región natural, la Costa albergó a más de la mitad de las mujeres en edad fértil (54,9 por ciento). En la región de la Selva se encontraba el 11,6 por ciento, y poco más de la tercera parte de ellas residía en la región de la Sierra (33,5 por ciento). • Por departamento, la distribución de mujeres en edad fértil no es homogénea. De un lado, destaca Lima por albergar el 34,8 por ciento de ellas y del otro, el resto de departamentos (23). Entre el resto de departamentos, sobresalen: Piura (6,0 por ciento), La Libertad (5,9 por ciento) y Puno (5,3 por ciento). Por el contrario, en los departamentos de Madre de Dios, Moquegua, Tumbes y Pasco, residía en conjunto el 2,9 por ciento de las mujeres en edad fértil. • Del total de mujeres en edad fértil entrevistadas en la ENDES Continua 2009, el 44,5 por ciento de ellas se encontraba en los dos quintiles más altos de riqueza (22,2 por ciento en el cuarto y 22,3 por ciento en el quintil superior); mientras que en los dos quintiles inferiores concentraron el 33,7 por ciento de mujeres en edad fértil: el 18,4 por ciento en el segundo quintil y 15,3 por ciento en el quintil inferior, dando cuenta de una movilidad ascendente en el índice de riqueza. 50 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 2.2 ANTECEDENTES DE LAS ENTREVISTADAS, SEGÚN NIVEL DE EDUCACIÓN El nivel de educación de las mujeres influye de manera importante en sus actitudes y prácticas relacionadas con la salud y el comportamiento reproductivo, sus actitudes hacia el tamaño ideal de la familia, la práctica de la planificación familiar y la violencia intrafamiliar. Por otro lado, el nivel de educación está positivamente asociado con la situación socioeconómica porque determina la demanda de los servicios de salud y planificación familiar. Dada la importancia del nivel educativo, en el Cuadro 2.2 se analiza el nivel de educación más alto alcanzado y sus diferenciales; así como el promedio de años de escolaridad para varias características de las mujeres entrevistadas. Cuadro 2.2; Gráfico 2.1 Nivel de escolaridad • En el país, más de la mitad de las entrevistadas (53,8 por ciento) tenían educación secundaria completa o superior (26,2 y 27,6 por ciento, respectivamente), la misma que en el área urbana es más de tres veces la proporción observada en el área rural (65,4 y 20,1 por ciento, respectivamente). Dicha proporción es mayor entre las mujeres del quintil superior del índice de riqueza (86,1 por ciento) y en las que tienen 20 a 24 años de edad (69,0 por ciento). Según lugar de residencia, la mayor proporción se presentó en Lima Metropolitana (73,0 por ciento) y en los departamentos de Ica (67,5 por ciento), Moquegua (67,2 por ciento), Arequipa (65,8 por ciento) y Lambayeque y Tacna (64,6 por ciento cada uno). En cambio, en los departamentos de Huánuco (29,4 por ciento), Amazonas (25,5 por ciento) y, Huancavelica (20,8 por ciento), menos del 30,0 por ciento de las mujeres tienen secundaria completa o algún año de educación superior. • El 17,7 por ciento de mujeres entrevistadas no tenía educación o no ha completado su educación primaria; proporción que en el área rural es cuatro veces mayor a la observada en el área urbana (40,1 y 9,9 por ciento, respectivamente). Porcentaje ponderado Ponderado Sin ponderar 15-19 18,7 4 536 4 591 20-24 15,3 3 696 3 713 25-29 14,9 3 613 3 627 30-34 14,0 3 380 3 401 35-39 14,3 3 464 3 372 40-44 12,1 2 935 2 992 45-49 10,7 2 588 2 516 Nunca casada/unida 33,5 8 099 7 298 Casada 25,3 6 126 6 248 Unida 31,8 7 702 8 389 Divorciada/separada 8,9 2 159 2 134 Viuda 0,5 127 143 Urbana 74,5 18 050 15 872 Rural 25,5 6 162 8 340 Amazonas 1,3 317 952 Áncash 4,0 959 1 031 Apurímac 1,4 328 762 Arequipa 4,1 989 860 Ayacucho 2,3 554 930 Cajamarca 5,1 1 226 942 Cusco 3,5 837 780 Huancavelica 1,8 439 737 Huánuco 2,7 653 864 Ica 2,7 648 1 011 Junín 4,3 1 034 914 La Libertad 5,9 1 439 1 070 Lambayeque 3,6 875 884 Lima 34,8 8 428 2 652 Loreto 3,3 802 1 052 Madre de Dios 0,4 97 1 093 Moquegua 0,7 175 873 Pasco 1,0 241 1 120 Piura 6,0 1 454 1 140 Puno 5,3 1 282 1 086 San Martín 2,5 598 810 Tacna 1,3 316 800 Tumbes 0,8 192 940 Ucayali 1,4 327 909 Lima Metropolitana 31,4 7 594 2 409 Resto Costa 23,5 5 691 6 798 Sierra 33,5 8 119 9 503 Selva 11,6 2 808 5 502 Sin educación 2,8 675 871 Primaria 23,1 5 604 6 740 Secundaria 46,4 11 242 10 845 Superior 27,6 6 691 5 756 Quintil inferior 15,3 3 694 4 856 Segundo quintil 18,4 4 465 5 740 Quintil intermedio 21,8 5 267 5 653 Cuarto quintil 22,2 5 381 4 549 Quintil superior 22,3 5 405 3 414 Castellano 92,2 22 335 21 670 Quechua 6,4 1 550 2 063 Aymara 0,8 192 168 Otra lengua aborígen 0,5 119 297 Idioma extranjero 0,1 16 14 100,0 24 213 24 212 Área de residencia Departamento Región natural Cuadro 2.1 Características de las mujeres entrevistadas Distribución porcentual ponderada de mujeres 15-49 años y número ponderado y sin ponderar, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Edad Número de mujeres Estado conyugal 1/ Las categorías educacionales se refieren al nivel más alto alcanzado, sin importar si fue completado o no. Nivel de educación 1/ Quintil de riqueza Total Grupo étnico Características generales de las mujeres 51 • Las mujeres con primaria incompleta o menos, en mayor proporción se encuentran entre las mujeres mayores de 39 años de edad (más del 33,0 por ciento); y, entre las ubicadas en el quintil inferior del índice de riqueza. Según departamento de residencia, la mayor proporción se visualiza en Huancavelica (39,8 por ciento), Huánuco (38,1 por ciento), Apurímac y Cajamarca (35,7 por ciento cada uno). • La relación entre área de residencia y nivel educativo de las mujeres se manifiesta con mayor evidencia cuando se trata de educación superior, pues en el área urbana, el porcentaje de mujeres en edad fértil que ha alcanzado la educación superior fue más de seis veces la del área rural (35,1 por ciento y 5,8 por ciento, respectivamente). Las diferencias también se presentan, en menor grado, entre Lima Metropolitana (38,2 por ciento) y las regiones de la Sierra (19,7 por ciento) y la Selva (16,5 por ciento). El departamento de Moquegua destaca con el más alto porcentaje de mujeres con educación superior (39,7 por ciento), seguido por Lima (37,5 por ciento), Lambayeque (34,5 por ciento), Arequipa e Ica (34,2 y 33,9 por ciento, respectivamente). Mediana de años de estudios • La mitad de mujeres en edad fértil tenían 10,1 años de estudios aprobados; es decir alcanzaron a aprobar el cuarto año de educación secundaria, nivel de estudios que es mayor entre las mujeres más jóvenes, de 20 a 24 años de edad (10,6 años) y menor en las de más edad, de 45 a 49 años de edad (8,2 años), evidenciando la evolución positiva del acceso a los servicios educativos. Con relación a la ENDES 2000, la mediana de años de estudios aprobados de las mujeres en edad fértil se ha incrementado un año, (pasó del tercero al cuarto año de educación secundaria). • A nivel nacional, la mediana de años de estudios aprobados fue más alta entre las mujeres que están ubicadas en el quintil superior del índice de riqueza (12,3 años) que contrasta con la mediana de estudios aprobados alcanzada por las ubicadas en el quintil inferior (5,0 años aprobados). • Según lugar de residencia, son las mujeres en edad fértil del área urbana quienes tuvieron la más alta mediana de estudios aprobados (10,5 años), el doble de la alcanzada entre las residentes del área rural del país. Gráfico 2.1 P orcentaje de muje res en edad fé rtil con educación superior, según área de residencia y región natural 28 35 6 38 30 20 17 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva Por cen taje de m uje r e s • A nivel departamento, la mediana de años de estudios aprobados fue más alta en Lima y Moquegua (10,6 años cada uno), Arequipa, Ica y Lambayeque (10,5 años, en cada caso), Tacna (10,4 años); y, Madre de Dios y Tumbes (10,1 años cada uno); todos ellos con un peso poblacional predominantemente urbano. En el extremo, se ubican Cajamarca (5,9 años), Amazonas (5,8 años) y Huancavelica (5,7 años). 52 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Sin educa- ción Primaria incom- pleta Primaria completa Secun- daria incom- pleta Secun- daria com- pleta Supe- rior 15-24 0,5 5,8 7,4 34,1 30,7 21,6 100,0 10,1 8 233 15-19 0,4 4,6 6,6 49,8 29,3 9,3 100,0 9,4 4 536 20-24 0,6 7,2 8,3 14,9 32,4 36,6 100,0 10,6 3 696 25-29 1,6 10,4 11,3 14,3 27,8 34,7 100,0 10,4 3 613 30-34 2,4 13,4 12,1 13,3 26,9 31,9 100,0 10,3 3 380 35-39 3,4 17,0 11,5 12,6 23,0 32,5 100,0 10,2 3 464 40-44 5,7 27,7 5,1 13,5 21,0 27,0 100,0 9,2 2 935 45-49 8,3 34,6 1,2 11,1 19,2 25,6 100,0 8,2 2 588 Urbana 1,0 8,9 4,9 19,8 30,3 35,1 100,0 10,5 18 050 Rural 7,9 32,2 18,3 21,5 14,3 5,8 100,0 5,5 6 162 Amazonas 4,1 29,1 20,1 21,2 14,0 11,5 100,0 5,8 317 Áncash 6,2 23,1 10,4 21,5 17,3 21,6 100,0 8,2 959 Apurímac 7,9 27,8 12,7 21,6 14,8 15,2 100,0 6,7 328 Arequipa 1,5 10,8 2,8 19,2 31,6 34,2 100,0 10,5 989 Ayacucho 5,6 26,9 12,8 23,0 15,5 16,2 100,0 6,9 554 Cajamarca 8,9 26,8 16,2 15,9 16,4 15,8 100,0 5,9 1 226 Cusco 5,7 24,1 9,7 21,2 17,5 21,9 100,0 8,3 837 Huancavelica 10,6 29,2 15,6 23,8 12,7 8,1 100,0 5,7 439 Huánuco 11,4 26,7 9,7 22,8 15,2 14,2 100,0 6,5 653 Ica 1,2 8,0 3,5 19,8 33,6 33,9 100,0 10,5 648 Junín 2,9 17,1 10,4 21,6 22,5 25,5 100,0 9,7 1 034 La Libertad 3,0 15,9 11,6 20,1 24,9 24,6 100,0 9,9 1 439 Lambayeque 1,9 9,4 6,0 18,1 30,1 34,5 100,0 10,5 875 Lima 0,4 5,6 3,8 18,6 34,2 37,5 100,0 10,6 8 428 Loreto 2,3 21,3 10,8 29,7 18,4 17,4 100,0 8,0 802 Madre de Dios 2,2 14,5 7,0 25,0 24,7 26,6 100,0 10,1 97 Moquegua 0,7 9,7 3,7 18,7 27,5 39,7 100,0 10,6 175 Pasco 3,5 17,7 11,6 26,9 21,2 19,1 100,0 9,0 241 Piura 2,6 21,2 11,2 20,8 23,2 21,1 100,0 9,0 1 454 Puno 1,8 20,8 13,8 20,0 21,8 21,8 100,0 8,9 1 282 San Martín 3,2 27,3 15,9 21,0 17,7 14,9 100,0 6,8 598 Tacna 1,2 9,9 6,0 18,3 33,3 31,3 100,0 10,4 316 Tumbes 0,5 14,7 6,4 25,2 28,8 24,5 100,0 10,1 192 Ucayali 2,5 16,2 9,1 28,3 25,4 18,6 100,0 9,1 327 Lima Metropolitana 0,4 5,2 3,0 18,4 34,8 38,2 100,0 10,7 7 594 Resto Costa 1,5 11,7 6,9 20,7 28,8 30,3 100,0 10,3 5 691 Sierra 5,7 23,3 12,9 19,5 18,8 19,7 100,0 8,1 8 119 Selva 3,4 23,0 11,8 26,1 19,3 16,5 100,0 7,9 2 808 Quintil inferior 10,8 38,6 20,3 19,2 9,2 1,9 100,0 5,0 3 694 Segundo quintil 4,0 25,3 14,2 27,1 21,8 7,5 100,0 7,3 4 465 Quintil intermedio 1,3 12,0 8,0 25,9 32,0 20,9 100,0 10,1 5 267 Cuarto quintil 0,5 5,7 2,7 18,9 34,4 37,8 100,0 10,6 5 381 Quintil superior 0,0 1,9 1,0 11,0 27,8 58,3 100,0 12,3 5 405 2,8 14,9 8,3 20,2 26,2 27,6 100,0 10,1 24 213 5,1 14,9 13,7 20,8 23,8 21,7 100,0 9,1 27 843 Cuadro 2.2 Nivel de educación de las mujeres entrevistadas Nivel más alto alcanzado o completado Mediana de años de educación Número de mujeres TotalCaracterísticasseleccionadas Total 2000 Distribución porcentual de las mujeres entrevistadas por nivel de educación alcanzado, mediana de años de escolaridad, según características seleccionadas, Perú 2009. Quintil de riqueza Total 2009 Región natural Edad Área de residencia Departamento Características generales de las mujeres 53 Nivel de alfabetismo de las mujeres entrevistadas En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las mujeres en edad fértil sin educación o con apenas primaria si podían leer toda o parte de una frase, o no podían leerla. La condición de alfabetismo es de gran importancia a nivel individual y social, por estar asociada con resultados positivos tales como mejores condiciones de vida incluyendo la situación nutricional de la mujer y sus hijos e hijos. En el Cuadro 2.3 se presenta la evolución entre la ENDES 1991-1992 y la ENDES Continua 2009 de los porcentajes de mujeres sin educación, por lugar de residencia. En el Cuadro 2.4 se presentan los resultados por características seleccionadas. Cuadros 2.3 y 2.4; Gráfico 2.2 Evolución del porcentaje de mujeres sin educación por lugar de residencia • En la ENDES Continua 2009, del total de mujeres en edad fértil, el 2,8 por ciento no tenía educación, es decir, no recibió formación necesaria para saber leer o escribir, lo cual evidencia una progresiva y sostenida reducción tomando como punto de referencia la ENDES 1991-1992 (5,9 por ciento). Con relación a la ENDES 2000 (5,1 por ciento) disminuyó 2,3 puntos porcentuales; y, respecto a la ENDES 1996 (6,2 por ciento) 3,4 puntos porcentuales. • La mayor proporción de las mujeres sin educación se presentó entre quienes residen en el área rural (7,9 por ciento) y en la región de la Sierra (5,7 por ciento), aunque es importante mencionar que ha disminuido entre 9,3 y 6,9 puntos porcentuales, respectivamente, desde la ENDES 1991-1992. • Lima Metropolitana destacó con el porcentaje más bajo de mujeres sin educación al registrar menos del 1,0 por ciento, le sigue Resto Costa con menos del 2,0 por ciento y luego la Selva con 3,4 por ciento. En contraste, en la Sierra se presentó un 5,7 por ciento de mujeres que no tienen educación; sin embargo, en todos los casos, los porcentajes fueron menores a los observados en la ENDES 2000; especialmente en la Sierra donde se registra una disminución de 5,5 puntos porcentuales. ENDES 2009 ENDES 2004-2006 ENDES 2000 ENDES 1996 ENDES 1991- 1992 Urbana 1,0 1,2 1,7 2,5 2,6 Rural 7,9 9,1 13,2 16,5 17,2 Lima Metropolitana 0,4 0,4 0,8 1,5 0,9 Resto Costa 1,5 1,6 2,6 3,5 4,6 Sierra 5,7 7,8 11,2 12,3 12,6 Selva 3,4 4,1 5,4 7,8 6,7 2,8 3,5 5,1 6,2 5,9 Cuadro 2.3 Cambios en los niveles de analfabetismo (mujeres sin educación) entre 1991-2009 Porcentaje de mujeres en edad fértil sin educación, por varias encuestas años anteriores, según lugar de residencia, Perú 1991-2009. Total Región natural Área de residencia Lugar de residencia Analfabetismo entre las mujeres sin educación o con sólo primaria • Asumiendo que las mujeres con secundaria incompleta o más son alfabetas, en la ENDES Continua 2009, se solicitó a las mujeres sin educación o con educación primaria que leyeran una frase impresa que se les alcanzó, dando como resultado que a nivel nacional el 9,2 por ciento de las mujeres en edad fértil no podía leer una frase simple (analfabetismo total) o puede leer solamente una parte de la frase (analfabetismo parcial), proporción que disminuyó en 4,0 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000. determinando • La mayor proporción de mujeres en situación de analfabetismo total o analfabetismo parcial se presentó entre las mujeres en edad fértil del quintil inferior (31,9 por ciento) del índice de riqueza y entre las mujeres mayores de 45 años de edad (18,7 por ciento). 54 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 No puede leer Lee con dificultad 1/ Lee fácil- mente Sin infor- mación 15-19 1,8 1,1 8,7 0,0 88,4 100,0 4 536 20-24 2,7 2,2 11,3 0,0 83,8 100,0 3 696 25-29 4,6 2,9 15,6 0,0 76,8 100,0 3 613 30-34 5,5 4,2 18,2 0,0 72,1 100,0 3 380 35-39 7,2 3,7 21,0 0,0 68,1 100,0 3 464 40-44 11,2 4,6 22,8 0,0 61,5 100,0 2 935 45-49 13,7 5,0 25,4 0,0 56,0 100,0 2 588 Urbana 2,4 1,7 10,8 0,0 85,2 100,0 18 050 Rural 16,7 7,7 34,1 0,0 41,6 100,0 6 162 Amazonas 9,3 2,5 41,6 0,0 46,6 100,0 317 Áncash 13,8 4,1 21,7 0,0 60,4 100,0 959 Apurímac 16,1 8,7 23,5 0,0 51,7 100,0 328 Arequipa 2,4 2,5 10,1 0,0 85,0 100,0 989 Ayacucho 13,0 8,0 24,3 0,0 54,7 100,0 554 Cajamarca 14,3 5,4 32,3 0,0 48,0 100,0 1 226 Cusco 12,5 4,2 22,7 0,0 60,5 100,0 837 Huancavelica 18,8 15,6 21,0 0,0 44,6 100,0 439 Huánuco 19,0 7,6 21,1 0,0 52,2 100,0 653 Ica 1,8 1,4 9,5 0,0 87,3 100,0 648 Junín 6,1 2,7 21,5 0,1 69,6 100,0 1 034 La Libertad 5,3 3,6 21,5 0,0 69,6 100,0 1 439 Lambayeque 4,9 0,9 11,5 0,0 82,7 100,0 875 Lima 1,4 1,1 7,2 0,0 90,3 100,0 8 428 Loreto 9,9 5,7 18,7 0,0 65,6 100,0 802 Madre de Dios 3,7 3,7 16,3 0,0 76,3 100,0 97 Moquegua 1,3 3,7 9,1 0,0 85,9 100,0 175 Pasco 6,0 7,9 18,9 0,0 67,2 100,0 241 Piura 6,8 2,2 25,9 0,0 65,0 100,0 1 454 Puno 5,9 5,9 24,6 0,0 63,6 100,0 1 282 San Martín 6,4 3,1 36,9 0,0 53,6 100,0 598 Tacna 1,9 1,9 13,3 0,0 82,9 100,0 316 Tumbes 3,6 0,3 17,6 0,0 78,4 100,0 192 Ucayali 7,4 3,3 17,1 0,0 72,2 100,0 327 Lima Metropolitana 1,2 1,0 6,4 0,0 91,4 100,0 7 594 Resto Costa 3,4 1,6 15,2 0,0 79,8 100,0 5 691 Sierra 11,6 5,9 24,4 0,0 58,1 100,0 8 119 Selva 8,5 4,3 25,3 0,0 61,8 100,0 2 808 Quintil inferior 22,5 9,4 37,8 0,0 30,3 100,0 3 694 Segundo quintil 9,2 5,6 28,8 0,0 56,4 100,0 4 465 Quintil intermedio 3,0 2,0 16,2 0,0 78,8 100,0 5 267 Cuarto quintil 1,0 1,1 6,8 0,0 91,1 100,0 5 381 Quintil superior 0,2 0,2 2,6 0,0 97,0 100,0 5 405 6,0 3,2 16,7 0,0 74,1 100,0 24 213 8,6 4,6 20,2 0,3 66,2 100,0 27 843 Área de residencia Cuadro 2.4 Alfabetismo de las mujeres entrevistadas Edad Características seleccionadas Número de mujeres Con educación secundaria o más Total Sin escolaridad o con educación primaria Distribución porcentual de las mujeres entrevistadas por nivel de alfabetismo y porcentaje de alfabetismo, según características seleccionadas, Perú 2009. 1/ Pueden leer solamente parte de la frase. Departamento Región natural Quintil de riqueza Total 2009 Total 2000 • Según lugar de residencia, el analfabetismo total o parcial fue mayor en el área rural (24,4 por ciento) que en el área urbana (4,1 por ciento), cerca de seis veces mayor. Por departamento, el analfabetismo alcanzó importantes proporciones, en la región de la Sierra: Huancavelica (34,4 por ciento), Huánuco (26,6 por ciento), Apurímac (24,8 por ciento), Ayacucho (21,0 por ciento), Cajamarca (19,7 por ciento), Áncash Características generales de las mujeres 55 (17,9 por ciento); y, Cusco (16,7 por ciento). En cambio, en los departamentos de Lima (2,5 por ciento), Ica (3,2 por ciento), Tacna (3,8 por ciento), Tumbes (3,9 por ciento); y, Arequipa (4,9 por ciento) dicha proporción estuvo por debajo del 5,0 por ciento. Gráfico 2.2 Mujeres de 15 a 49 años con analfabetismo total 1/, según área de residencia y region natural 1 6 2 17 3 12 9 0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva Porcentaje de mujeres 1/ No pudo leer la frase 2.3 ACCESO A MEDIOS DE COMUNICACIÓN El acceso a los medios de comunicación es muy importante porque complementa las enseñanzas recibidas en la educación formal, prolonga indefinidamente el proceso de aprendizaje, culturización e información y permite la transmisión de conocimientos actualizados sobre aspectos de salud, saneamiento ambiental y planificación familiar. En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las personas entrevistadas si leían el periódico, veían televisión o escuchaban radio al menos una vez por semana. Los resultados se presentan en el Cuadro 2.5. Cuadro 2.5 Acceso a medios de comunicación, nivel de educación y riqueza • El 86,2 por ciento de mujeres en edad fértil tenían acceso a un medio de comunicación masiva al menos una vez por semana, destacando entre ellos la radio (64,9 por ciento) y la televisión (65,0 por ciento) y la tercera parte de las mujeres lee periódico o revista (33,1 por ciento) una vez por semana. • El acceso de las mujeres en edad fértil a algún medio de comunicación está condicionado al nivel educativo y ubicación en el índice de riqueza. Mientras que casi todas las mujeres con educación superior (94,1 por ciento) tenía acceso a un medio de comunicación; sólo algo más de la mitad de las que no tienen nivel educativo (52,1 por ciento), tuvo acceso a algún medio de comunicación masiva. Similar comportamiento se dio entre las ubicadas en el quintil superior de riqueza (94,8 por ciento) y el quintil inferior (64,9 por ciento). • Según área de residencia, la mayoría de las mujeres, sea del área urbana (91,0 por ciento) o del área rural (72,4 por ciento) o por región natural, de la Sierra (78,7 por ciento) o de la Selva (83,6 por ciento), tenía acceso a algún medio de comunicación masiva. Proporción que fue ligeramente menor en los departamentos de Huancavelica (62,6 por ciento), Apurímac (66,3 por ciento), Ayacucho (72,1 por ciento); y, Puno (74,8 por ciento); ubicándose en el extremo, el departamento de San Martín donde dicha proporción asciende al 95,2 por ciento. 56 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Periódico o revista: por lo menos una vez por semana Televisión: por lo menos una vez por semana Radio: por lo menos una vez por semana Los tres medios 15-19 11,3 32,1 63,5 69,4 18,5 4 536 20-24 11,9 35,3 66,1 66,9 21,7 3 696 25-29 12,7 32,2 67,5 64,0 19,3 3 613 30-34 14,1 32,4 66,2 62,8 20,8 3 380 35-39 15,2 35,5 64,9 61,8 21,9 3 464 40-44 16,9 32,0 63,8 63,6 21,6 2 935 45-49 16,2 32,2 62,2 63,7 20,9 2 588 Urbana 9,0 40,7 76,0 65,6 25,7 18 050 Rural 27,6 10,9 32,5 62,9 5,3 6 162 Amazonas 16,0 12,7 52,4 72,7 8,8 317 Áncash 24,2 23,3 58,2 51,3 13,9 959 Apurímac 33,7 7,8 31,1 58,6 5,0 328 Arequipa 6,4 35,3 80,0 75,7 26,1 989 Ayacucho 27,9 13,1 41,4 57,3 7,3 554 Cajamarca 19,5 11,3 36,5 70,4 6,0 1 226 Cusco 14,9 18,8 53,4 72,8 12,1 837 Huancavelica 37,4 10,7 30,6 52,1 5,1 439 Huánuco 25,0 16,0 42,0 60,4 9,2 653 Ica 5,9 41,9 82,5 69,4 27,2 648 Junín 10,9 37,2 70,3 73,1 26,6 1 034 La Libertad 14,9 24,9 62,0 60,6 14,2 1 439 Lambayeque 12,1 36,8 67,8 63,5 21,5 875 Lima 7,2 48,8 79,2 65,2 30,6 8 428 Loreto 23,7 29,5 52,5 55,4 15,8 802 Madre de Dios 12,9 31,0 66,5 64,4 18,3 97 Moquegua 8,6 31,6 77,1 69,4 21,2 175 Pasco 18,8 13,1 59,4 67,7 8,5 241 Piura 16,0 30,1 62,1 60,8 16,4 1 454 Puno 25,2 16,4 41,9 62,5 9,0 1 282 San Martín 4,8 23,6 59,4 88,6 16,2 598 Tacna 6,0 35,3 79,9 68,5 23,5 316 Tumbes 11,2 35,9 74,5 55,6 19,8 192 Ucayali 18,4 26,5 63,1 54,5 14,2 327 Lima Metropolitana 7,1 49,5 80,1 64,9 31,3 7 594 Resto Costa 10,5 36,6 72,9 62,3 21,7 5 691 Sierra 21,3 18,5 48,0 66,4 11,7 8 119 Selva 16,4 24,1 57,2 65,9 14,4 2 808 Sin educación 47,9 0,8 18,1 43,0 0,6 675 Primaria 26,4 11,3 41,3 59,9 6,6 5 604 Secundaria 10,1 33,2 70,7 66,1 19,9 11 242 Superior 5,9 54,6 79,9 69,4 35,2 6 691 Quintil inferior 35,1 7,4 15,5 59,5 2,5 3 694 Segundo quintil 20,0 15,4 53,5 61,5 7,4 4 465 Quintil intermedio 9,2 30,8 76,1 64,7 19,0 5 267 Cuarto quintil 6,8 46,2 80,1 66,6 29,0 5 381 Quintil superior 5,2 54,7 82,3 69,9 36,8 5 405 13,8 33,1 65,0 64,9 20,5 24 213 17,3 26,0 63,2 65,3 17,5 27 843 Región natural Número de mujeres Cuadro 2.5 Acceso de las mujeres a los medios masivos de comunicación Porcentaje de mujeres que leen el periódico, miran televisión o escuchan radio por lo menos una vez a la semana, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Total 2000 Medio de comunicación Ningún medio de comunicación Nivel de educación Quintil de riqueza Total 2009 Edad Área de residencia Departamento . • Si bien a nivel nacional, la radio y la televisión son los medios de comunicación masiva al cual acceden en mayor proporción las mujeres en edad fértil, según área de residencia, en el área urbana fue la televisión (76,0 por ciento) el medio más utilizado y, en el área rural la radio (62,9 por ciento) el medio más Características generales de las mujeres 57 accedido por las mujeres en edad fértil. A nivel departamento, las mayores proporciones de mujeres que acceden a la radio se presentaron en San Martín (88,6 por ciento), Arequipa (75,7 por ciento); y, Junín (73,1 por ciento). En cambio, Áncash y Huancavelica tuvieron las menores proporciones (51,3 y 52,1 por ciento, respectivamente). • La proporción de mujeres en edad fértil que no acceden a ningún medio masivo de comunicación (periódico, radio o televisión) ascendió al 13,8 por ciento, la misma que en mayor proporción se presenta entre las mujeres sin nivel de educación (47,9 por ciento) y las ubicadas en el quintil inferior del índice de riqueza (35,1 por ciento). El no acceso a medio masivo de comunicación afecta en menor nivel a las mujeres por edad, sin embargo se evidencia mayor frecuencia entre las mujeres de 40 a 44 años de edad (16,9 por ciento). • A nivel departamento, en mayor proporción se presentó en Huancavelica (37,4 por ciento), le sigue en orden de importancia Apurímac (33,7 por ciento), Ayacucho (27,9 por ciento); y, Puno (25,2 por ciento). Esta situación, mujeres que no acceden a medio alguno de comunicación masiva, también estuvo presente pero en menor proporción, en los departamentos de San Martín (4,8 por ciento), Ica (5,9 por ciento), Tacna (6,0 por ciento); y, Arequipa (6,4 por ciento). 2.4 CARACTERÍSTICAS LABORALES DE LAS ENTREVISTADAS Al igual que en muchos países, los cambios económicos, sociales y culturales en la sociedad peruana han condicionado que la mujer tenga que trabajar también fuera del hogar, situación que, aparte de constituir una sobrecarga de actividad puesto que las obligaciones que demanda la marcha del hogar no pueden descuidarse, influye en el desarrollo de los hijos e hijas, la integración del hogar, las relaciones con la pareja y en la propia salud de la mujer. Sin embargo, la medición del empleo de las mujeres ofrece dificultades porque algunas ocupaciones que realizan no son percibidas como trabajo y no los reportan, especialmente cuando se trata de trabajos agrícolas en parcela familiar, negocios familiares o en el sector informal. Para evitar la subestimación del empleo, en el cuestionario individual de la ENDES Continua 2009 se ha incluido una sección que indaga acerca del trabajo que realizan las mujeres en edad fértil fuera del hogar. En los Cuadros 2.6 a 2.8 se cubren los siguientes temas: • Trabajo de la entrevistada en los últimos doce meses, tipo actual de empleo y continuidad. • Tipo de ocupación de las mujeres y categorías de ocupación y formas de remuneración. • Control de los ingresos y la percepción de la contribución relativa de los ingresos en los gastos del hogar. Empleo y tipo de ocupación de las mujeres entrevistadas El Cuadro 2.6 presenta la distribución porcentual de las mujeres entrevistadas por situación de empleo, según características seleccionadas. Cuadro 2.6 y Gráfico 2.3 Trabajo femenino en los últimos 12 meses por características seleccionadas • El 73,9 por ciento de las mujeres entrevistadas realizó algún tipo de trabajo en los doce meses anteriores a la encuesta: 64,5 por ciento con ocupación en la semana anterior al día de la entrevista y 9,4 por ciento ocupadas en algún momento anterior a la misma pero dentro del periodo de referencia. Dicha tasa de ocupación muestra un incremento de 8,6 puntos porcentuales respecto a la es t imada con datos de la ENDES 2000. • Las tasas específicas de ocupación por edad evidencian un ingreso temprano de la mujer al mercado laboral, pues algo más de la mitad (52,9 por ciento) de las mujeres de 15 a 19 años de edad participaron en la producción de bienes y servicios del país, la misma que alcanza su mayor nivel de participación (82,6 por ciento) entre las mujeres de 40 a 44 años de edad. Luego desciende ligeramente y se ubica en 82,1 por ciento entre las mujeres de 45 a 49 años de edad. 58 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Actualmente empleada 1/ Sin empleo actual 15-19 40,6 12,3 47,1 100,0 4 536 20-24 58,8 13,7 27,4 100,0 3 696 25-29 66,9 9,4 23,7 100,0 3 613 30-34 69,8 8,7 21,5 100,0 3 380 35-39 75,4 6,2 18,4 100,0 3 464 40-44 75,8 6,8 17,5 100,0 2 935 45-49 76,4 5,7 17,8 100,0 2 588 Soltera 59,0 10,5 30,5 100,0 8 099 Casada o conviviente 64,4 9,1 26,5 100,0 13 828 Divorciada/ separada/viuda 84,6 6,7 8,7 100,0 2 286 0 58,2 11,1 30,7 100,0 8 181 1-2 65,6 8,8 25,6 100,0 9 160 3-4 69,3 7,9 22,8 100,0 4 781 5+ 73,0 8,2 18,8 100,0 2 091 Urbana 62,4 10,0 27,6 100,0 18 050 Rural 70,5 7,5 21,9 100,0 6 162 Amazonas 67,6 10,5 21,9 100,0 317 Áncash 64,9 9,4 25,7 100,0 959 Apurímac 65,5 12,0 22,5 100,0 328 Arequipa 60,5 9,7 29,8 100,0 989 Ayacucho 70,3 7,8 21,9 100,0 554 Cajamarca 62,5 5,9 31,6 100,0 1 226 Cusco 75,7 5,4 18,9 100,0 837 Huancavelica 89,0 3,1 8,0 100,0 439 Huánuco 65,2 13,1 21,8 100,0 653 Ica 58,7 12,7 28,6 100,0 648 Junín 74,8 8,6 16,6 100,0 1 034 La Libertad 43,3 5,7 51,0 100,0 1 439 Lambayeque 58,2 9,3 32,6 100,0 875 Lima 66,1 9,7 24,2 100,0 8 428 Loreto 62,2 12,2 25,6 100,0 802 Madre de Dios 67,9 13,0 19,1 100,0 97 Moquegua 65,0 10,4 24,6 100,0 175 Pasco 55,9 12,7 31,3 100,0 241 Piura 51,0 10,0 39,0 100,0 1 454 Puno 84,7 6,2 9,1 100,0 1 282 San Martín 61,0 19,4 19,6 100,0 598 Tacna 65,7 10,5 23,7 100,0 316 Tumbes 54,2 12,1 33,6 100,0 192 Ucayali 54,1 11,6 34,3 100,0 327 Lima Metropolitana 66,8 9,6 23,6 100,0 7 594 Resto Costa 54,2 9,8 36,0 100,0 5 691 Sierra 70,0 7,6 22,4 100,0 8 119 Selva 63,0 12,9 24,1 100,0 2 808 Sin educación 74,7 5,3 20,1 100,0 675 Primaria 69,4 8,0 22,5 100,0 5 604 Secundaria 56,2 10,8 33,0 100,0 11 242 Superior 73,2 8,4 18,4 100,0 6 691 Quintil inferior 69,4 8,0 22,5 100,0 3 694 Segundo quintil 63,4 9,9 26,6 100,0 4 465 Quintil intermedio 61,0 11,3 27,7 100,0 5 267 Cuarto quintil 63,8 9,3 26,9 100,0 5 381 Quintil superior 66,0 7,9 26,2 100,0 5 405 64,5 9,4 26,2 100,0 24 213 56,4 8,9 34,5 100,0 27 843 Total 2009 1/ "Actualmente empleada" se refiere a las que trabajaron durante los últimos siete días. Incluye las que no trabajaron durante los últimos 7 días pero estaban empleadas y estuvieron ausentes por razones de enfermedad, vacaciones o cualquier otra razón. Total 2000 Nivel de educación Quintil de riqueza Edad Estado conyugal Número de niños vivos Departamento Área de residencia Región natural Cuadro 2.6 Trabajo en los últimos 12 meses de las mujeres entrevistadas Distribución porcentual de las mujeres por condición de actividad en los últimos 12 meses, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Empleada en los últimos 12 meses Número de mujeres Total No empleada en los últimos 12 meses Características generales de las mujeres 59 • Las mujeres en edad fértil que en mayor proporción participaron en la actividad económica del país son las mujeres divorciadas, separadas o viudas (91,3 por ciento), la mayoría de ellas (84,6 por ciento) con ocupación en la semana anterior al día de la entrevista y tan sólo (6,7 por ciento) en algún momento de los 12 meses anteriores de la encuesta. Contrariamente, fueron las mujeres solteras las que muestran un menor nivel de participación ocupacional (69,5 por ciento), mostrando un diferencial de 21,8 puntos porcentuales entre ellas. • De manera similar, dicha proporción fue mayor entre las mujeres que tienen cinco o más hijos (81,2 por ciento), las ubicadas en el quintil inferior del índice de riqueza (77,4 por ciento); y, las mujeres con nivel de educación superior (81,6 por ciento); nivel de participación que en su extremo es menor entre las mujeres sin hijos (69,3 por ciento), las ubicadas en el quintil intermedio (72,3 por ciento); y, las que tienen educación secundaria (67,0 por ciento). Trabajo y lugar de residencia • La participación femenina en la producción de bienes y servicios fue mayor en el área rural (78,0 por ciento) que en el área urbana (72,4 por ciento). Según región natural, el mayor nivel de mujeres que trabajan se presentó en la Sierra (77,6 por ciento) y el menor nivel de participación en el Resto Costa (64,0 por ciento). En la Selva y Lima Metropolitana dicha proporción ascendió a 75,9 y 76,4 por ciento, respectivamente. • Según departamento, los mayores niveles de mujeres que trabajan se presentó en Huancavelica (92,1 por ciento), Puno (90,9 por ciento), Junín (83,4 por ciento), Cusco (81,1 por ciento), Madre de Dios (80,9 por ciento); y, San Martín (80,4 por ciento), casi todos los departamentos de la Sierra Sur del país y con peso significativo de población rural. Contrastando, con menores niveles de mujeres que trabajan en los departamentos de La Libertad (49,0 por ciento), Piura (61,0 por ciento) y Ucayali (65,7 por ciento). Gráfico 2.3 Evolución del empleo, según área de residencia y región natural 63 70 54 67 71 62 65 54 64 48 56 60 55 56 0 10 20 30 40 50 60 70 80 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva ENDES 2009 ENDES 2000 Cuadro 2.7 Tipo de ocupación • En el país, de manera similar a lo observado en la ENDES 2000, mas de tres cuartas partes de las mujeres que trabajan (77,7 por ciento) se dedicaban a labores no agrícola; la mayoría de ellas como trabajadoras calificadas del comercio u otro servicio (30,7 por ciento) o como profesionales (16,7 por ciento). • Las ocupaciones agrícolas en mayor proporción la desempeñaron las mujeres ubicadas en el quintil inferior del índice de riqueza (77,8 por ciento), las que no tienen nivel educativo (69,5 por ciento); y, las mujeres con 5 o más hijos (51,4 por ciento). No se observa marcado diferencial por grupos quinquenales de edad, los niveles de participación se mantienen similares y entorno al promedio nacional, salvo entre las que tienen 15 a 19 (28,1 por ciento) cuyo nivel de participación se ubica muy por encima del promedio nacional. 60 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Profesional/ técnico/gerente Ofici- nista Ventas y servicios Manual calificado Manual no calificado Servicio doméstico Agricul- tura No sabe Total Número de mujeres 15-19 6,4 4,8 30,7 7,7 1,2 20,8 28,1 0,5 100,0 2 401 20-24 15,8 9,8 28,7 8,5 2,4 15,7 18,8 0,3 100,0 2 683 25-29 19,5 7,4 27,7 9,9 2,5 13,9 18,7 0,4 100,0 2 758 30-34 19,4 4,9 30,5 8,1 2,0 11,6 22,6 0,9 100,0 2 654 35-39 21,2 4,1 31,6 9,1 1,3 11,2 21,3 0,3 100,0 2 828 40-44 17,2 3,5 33,7 9,4 1,1 10,4 24,2 0,5 100,0 2 422 45-49 15,8 4,2 32,7 10,2 1,3 11,0 24,6 0,3 100,0 2 126 Soltera 20,3 9,2 27,7 6,8 2,0 17,9 15,7 0,3 100,0 5 625 Casada/conviviente 14,7 3,5 32,4 9,9 1,5 9,7 27,7 0,6 100,0 10 161 Divorciada/ separada/viuda 16,3 6,1 30,5 10,3 2,0 19,8 14,6 0,4 100,0 2 086 0 21,4 9,7 27,8 6,8 1,9 17,1 15,0 0,4 100,0 5 667 1-2 20,8 5,2 31,5 9,8 1,6 12,9 17,7 0,5 100,0 6 816 3-4 8,8 2,3 35,2 10,7 1,8 11,6 29,2 0,4 100,0 3 691 5+ 1,5 0,5 27,5 9,2 1,4 7,7 51,4 0,7 100,0 1 698 Urbana 21,6 7,4 36,6 10,3 1,9 16,6 5,1 0,4 100,0 13 062 Rural 3,3 0,6 14,5 5,3 1,2 5,0 69,4 0,7 100,0 4 810 Amazonas 7,4 2,3 22,3 6,2 0,1 8,9 52,5 0,3 100,0 247 Áncash 7,7 5,2 28,3 5,4 3,2 11,7 38,3 0,2 100,0 713 Apurímac 11,1 1,4 27,4 4,1 1,9 8,7 45,5 0,0 100,0 254 Arequipa 15,8 5,3 29,9 13,0 2,6 14,1 19,2 0,2 100,0 694 Ayacucho 10,9 1,5 22,9 6,1 1,7 10,9 45,7 0,2 100,0 433 Cajamarca 10,3 2,3 20,9 8,0 0,9 9,7 47,6 0,2 100,0 839 Cusco 12,3 2,3 27,1 6,2 0,2 5,9 45,9 0,1 100,0 679 Huancavelica 5,1 1,3 13,0 2,3 0,4 2,1 75,6 0,1 100,0 404 Huánuco 5,9 2,3 22,2 8,2 0,8 8,9 51,7 0,0 100,0 511 Ica 14,6 4,3 30,4 12,0 5,2 13,8 19,7 0,0 100,0 462 Junín 12,4 3,8 32,9 8,2 1,0 8,9 32,7 0,0 100,0 862 La Libertad 20,5 4,6 31,7 15,7 1,5 14,2 11,3 0,5 100,0 705 Lambayeque 18,4 7,9 39,0 5,1 2,0 15,0 9,9 2,6 100,0 590 Lima 25,3 9,1 33,4 9,9 1,7 17,4 2,8 0,4 100,0 6 388 Loreto 11,6 3,5 32,9 5,8 0,8 16,8 28,6 0,0 100,0 596 Madre de Dios 14,6 6,1 45,2 4,9 3,0 14,6 11,1 0,3 100,0 78 Moquegua 17,1 9,1 31,4 6,9 1,7 14,2 18,2 1,4 100,0 132 Pasco 9,9 2,0 32,6 4,4 1,5 12,2 37,4 0,0 100,0 166 Piura 14,2 4,0 39,5 8,0 3,6 17,6 12,8 0,3 100,0 887 Puno 7,6 1,3 25,5 11,6 1,2 6,1 44,9 1,8 100,0 1 166 San Martín 9,4 4,4 23,2 8,7 0,2 8,5 45,6 0,0 100,0 481 Tacna 16,9 6,0 33,0 13,2 1,9 14,7 12,8 1,5 100,0 241 Tumbes 13,1 5,4 40,1 12,0 3,6 24,0 1,3 0,5 100,0 128 Ucayali 11,5 5,1 44,2 4,3 1,4 17,8 14,4 1,3 100,0 215 Lima Metropolitana 25,8 9,7 33,3 10,5 1,8 18,1 0,6 0,3 100,0 5 799 Resto Costa 17,4 5,7 38,1 9,4 3,0 15,6 10,2 0,7 100,0 3 644 Sierra 10,1 2,3 24,1 8,3 1,2 8,5 45,0 0,6 100,0 6 298 Selva 10,2 4,0 30,4 6,2 0,8 12,2 35,9 0,1 100,0 2 131 Sin educación 0,1 0,0 14,2 6,9 1,1 7,5 69,5 0,8 100,0 540 Primaria 0,4 0,2 24,8 8,8 1,7 12,3 51,2 0,6 100,0 4 341 Secundaria 5,6 4,3 40,2 11,5 2,1 18,7 17,1 0,4 100,0 7 529 Superior 46,5 12,2 23,9 5,8 1,1 7,9 2,2 0,4 100,0 5 463 Quintil inferior 1,0 0,1 8,8 4,5 1,7 5,5 77,8 0,6 100,0 2 862 Segundo quintil 3,6 1,4 28,3 10,3 1,4 13,5 41,0 0,6 100,0 3 275 Quintil intermedio 11,1 3,7 43,1 12,6 2,8 17,2 9,1 0,4 100,0 3 809 Cuarto quintil 20,0 7,5 41,8 11,4 1,6 15,3 2,0 0,4 100,0 3 935 Quintil superior 40,8 12,9 25,5 5,3 1,1 13,8 0,3 0,4 100,0 3 991 16,7 5,6 30,7 9,0 1,7 13,5 22,4 0,5 100,0 17 872 15,5 5,4 34,3 7,2 0,3 11,5 25,7 - 100,0 15726 Estado conyugal Número de niños vivos Cuadro 2.7 Tipo de ocupación de las mujeres entrevistadas Características seleccionadas Distribución porcentual de las mujeres que trabajaron en los 12 meses antes de la encuesta, por tipo de ocupación, según características seleccionadas, Perú 2009. Edad Área de residencia Total 2009 Departamento Región natural Nivel de educación Quintil de riqueza Total 2000 Características generales de las mujeres 61 • Según el lugar de residencia, las mayores proporciones de mujeres que se dedican a ocupaciones agrícolas se presentó entre las mujeres que residen en el área rural (69,4 por ciento) y en los departamentos de Huancavelica (75,6 por ciento), Amazonas (52,5 por ciento), Huánuco (51,7 por ciento), Cajamarca (47,6 por ciento), Cusco (45,9 por ciento); y, Ayacucho (45,7 por ciento). • Las ocupaciones calificadas del comercio o de otro servicio en mayor proporción la desempeñaron las mujeres ubicadas en el quintil intermedio del índice de riqueza (43,1 por ciento), las que tienen educación secundaria (40,2 por ciento); las que tienen 3 a 4 hijos (35,2 por ciento); y, las casadas o convivientes (32,4 por ciento). No se observa marcado diferencial por grupos quinquenales de edad, pues éstas se desempeñan en proporción muy próxima al promedio nacional, salvo entre las que tienen 25 a 29 años de edad (27,6 por ciento) cuyo nivel de participación se ubicó ligeramente por debajo del referido promedio. • Según el lugar de residencia, las mayores proporciones de mujeres que laboran en ocupaciones calificadas del comercio o de otro servicio se presentarón entre las mujeres del área urbana (36,6 por ciento) y en los departamentos de Madre de Dios (45,2 por ciento), Ucayali (44,2 por ciento), Tumbes (40,1 por ciento), Piura (39,5 por ciento); y, Lambayeque (39,0 por ciento). • Las ocupaciones de profesionales, técnicos y gerentes en mayor proporción la desempeñan las mujeres con educación superior (46,5 por ciento), las ubicadas en el quintil superior del índice de riqueza (40,8 por ciento), las que tienen 35 a 39 años de edad (21,2 por ciento) y las mujeres solteras (20,3 por ciento). • Según el lugar de residencia, las ocupaciones de profesionales, técnicos y gerentes en mayor proporción se presentaron entre las mujeres del área urbana (21,6 por ciento) y las residentes en los departamentos de Lima (25,3 por ciento), La Libertad (20,5 por ciento), Lambayeque (18,4 por ciento), Moquegua (17,1 por ciento); y Tacna (16,9 por ciento cada uno). Tipo de empleo y formas de remuneración La distribución porcentual de mujeres que trabajaron durante los 12 meses anteriores a la encuesta, se presenta en el Cuadro 2.8 según tres características del trabajo: tipo de empleador, forma de remuneración y continuidad en el trabajo. Los resultados se muestra por tipo de trabajo: agrícola y no agrícola. Cuadro 2.8 • La principal forma de vinculación de las mujeres en edad fértil con una ocupación fue en calidad de trabajadora dependiente, como empleada por otra persona (46,0 por ciento). En menor proporción, como trabajadora independiente (29,5 por ciento); las cuales, en su conjunto vinculan a tres de cada cuatro mujeres con una ocupación (75,5 por ciento). Forma de vinculación que es más relevante entre las ocupaciones no agrícolas pues en éstas involucran a cerca de 9 de cada 10 mujeres ocupadas (86,6 por ciento). La condición empleada por un familiar, que en promedio vinculó al 24,5 por ciento de las mujeres con una ocupación, es la forma mayoritaria en las ocupaciones agrícolas (62,7 por ciento). • La mayoría de mujeres (80,1 por ciento) percibe un ingreso en dinero por su participación laboral; en particular, las mujeres que desempeñan ocupaciones no agrícolas (93,3 por ciento). Las mujeres que no perciben ingreso en dinero por su trabajo, en promedio fueron el 18,0 por ciento de las mujeres ocupadas, la misma que subió a 59,5 por ciento en las ocupaciones agrícolas. • La participación de las mujeres en edad fértil en la actividad económica del país, en su mayoría fue en forma continua, durante todo el año 62,4 por ciento, forma de participación que entre las mujeres que desempeñan ocupaciones no agrícolas ascendió al 65,4 por ciento del total de mujeres ocupadas. Un 22,9 por ciento de ellas, lo realiza por temporadas y un 14,7 por ciento de vez en cuando o en forma ocasional. • Las mujeres que trabajan por temporada o de manera ocasional en mayor proporción son las que desempeñan ocupaciones agrícolas (25,3 y 22,4 por ciento, respectivamente). En las actividades no agrícolas, los porcentajes ascienden a 22,1 y 12,5 por ciento, respectivamente. 62 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Agri- cultura No agri- cultura Sin Información Total Trabajadora independiente 21,9 31,6 44,4 29,5 Empleada por otra persona 15,4 55,0 39,3 46,0 Empleada por un familiar 62,7 13,5 16,3 24,5 100,0 100,0 100,0 100,0 Dinero solamente 25,6 83,6 70,2 70,5 Dinero y especie 9,4 9,7 9,9 9,6 Especie solamente 5,5 0,9 0,0 1,9 No le pagan 59,5 5,9 19,9 18,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Todo el año 52,2 65,4 59,2 62,4 Por temporada 25,3 22,1 30,5 22,9 De vez en cuando (ocasional) 22,4 12,5 10,3 14,7 100,0 100,0 100,0 100,0 4 006 13 783 84 17 872 Total Forma de remuneración Total Cuadro 2.8 Empleador y forma de remuneración de las mujeres que trabajan Distribución porcentual de mujeres que trabajaron durante los últimos 12 meses anteriores a la encuesta, por tipo de ocupación (agrícola y no agrícola), según característica del trabajo (tipo de empleador, forma de pago y continuidad de trabajo), Perú 2009 Característica del trabajo Tipo de empleador Número de mujeres Continuidad de trabajo Total Nota: El total incluye a mujeres sin información en la variable tipo de empleo. 2.5 ADMINISTRACIÓN DEL SALARIO Y PARTICIPACIÓN EN LA TOMA DE DECISIONES Además de la información sobre educación y empleo, la ENDES Continua 2009 recogió información que da cuenta del grado de autonomía que goza la mujer en los diferentes contextos. A las mujeres alguna vez unidas empleadas con remuneración, se les preguntó sobre quién toma las decisiones respecto al uso de sus ingresos, con el fin de determinar el grado de control de los mismos. Se espera que el hecho de trabajar y recibir ingresos beneficie la autonomía de las mujeres, si ellas perciben la importancia de sus ingresos para satisfacer las necesidades del hogar. Los resultados sobre el control del salario se presentan en el Cuadro 2.9 por características seleccionadas. En los Cuadros 2.10 y 2.11 se muestran los resultados de la participación de las mujeres alguna vez unidas en la toma de decisiones según características seleccionadas respectivamente. Cuadro 2.9 Decisión en el uso del dinero • La mayoría de las mujeres que trabajan (71,3 por ciento) declaran que principalmente ellas deciden cómo se gasta el dinero que ganan. Sólo un 2,6 por ciento da cuenta que es su esposo o compañero quien decide cómo se gasta lo que ella gana. • Las mujeres que declaran ser ellas quienes principalmente deciden cómo se gasta el dinero que ganan, en mayor proporción se presenta entre las mujeres separadas o viudas (92,1 por ciento), de 40 a 44 años (74,4 por ciento); y, las ubicadas en el cuarto quintil del índice de riqueza (74,9 por ciento). Características generales de las mujeres 63 Edad 15-19 73,1 4,2 22,5 0,3 0,0 100,0 199 20-24 72,2 1,9 25,0 0,6 0,3 100,0 889 25-29 71,1 2,4 26,4 0,1 0,0 100,0 1 499 30-34 69,4 3,4 27,0 0,1 0,1 100,0 1 748 35-39 69,2 2,3 28,5 0,0 0,0 100,0 2 078 40-44 74,4 2,6 22,8 0,0 0,2 100,0 1 842 45-49 72,1 2,6 24,6 0,3 0,4 100,0 1 599 Estado conyugal Casada o conviviente 66,0 2,4 31,3 0,1 0,1 100,0 7 860 Divorciada/ separada/viuda 92,1 3,3 3,9 0,3 0,5 100,0 1 994 Número de hijos vivos 0 71,0 3,1 25,2 0,5 0,2 100,0 655 1-2 71,0 2,2 26,5 0,2 0,1 100,0 5 257 3-4 72,2 2,7 25,1 0,0 0,0 100,0 2 857 5+ 70,9 4,0 24,4 0,1 0,7 100,0 1 086 Área de residencia Urbana 74,2 2,2 23,4 0,1 0,1 100,0 8 018 Rural 58,8 4,5 36,2 0,1 0,3 100,0 1 836 Departamento Amazonas 67,9 4,6 27,5 0,0 0,0 100,0 107 Áncash 66,2 2,1 31,5 0,0 0,3 100,0 351 Apurímac 65,3 0,7 33,6 0,0 0,3 100,0 128 Arequipa 69,4 2,3 28,3 0,0 0,0 100,0 448 Ayacucho 68,3 1,1 30,6 0,0 0,0 100,0 190 Cajamarca 68,1 1,4 30,1 0,4 0,0 100,0 407 Cusco 59,3 0,3 40,4 0,0 0,0 100,0 282 Huancavelica 53,2 4,8 41,0 0,4 0,6 100,0 124 Huánuco 66,3 9,2 23,6 0,3 0,6 100,0 255 Ica 77,2 0,4 22,1 0,2 0,0 100,0 286 Junín 59,0 5,3 34,7 0,5 0,4 100,0 480 La Libertad 79,4 2,3 18,3 0,0 0,0 100,0 445 Lambayeque 80,4 1,2 18,1 0,3 0,0 100,0 339 Lima 74,2 2,2 23,3 0,2 0,2 100,0 3 793 Loreto 78,7 4,9 15,9 0,3 0,2 100,0 333 Madre de Dios 53,6 3,6 42,8 0,0 0,0 100,0 52 Moquegua 67,0 3,1 29,8 0,0 0,0 100,0 87 Pasco 59,0 2,8 37,9 0,3 0,0 100,0 75 Piura 77,5 1,8 20,7 0,0 0,0 100,0 512 Puno 62,0 5,6 32,3 0,0 0,2 100,0 536 San Martín 68,2 1,9 29,8 0,0 0,0 100,0 220 Tacna 68,8 1,2 30,0 0,0 0,0 100,0 169 Tumbes 82,8 0,7 16,3 0,0 0,2 100,0 95 Ucayali 77,9 2,6 19,3 0,0 0,3 100,0 141 Región natural Lima Metropolitana 74,8 2,3 22,5 0,2 0,2 100,0 3 463 Resto Costa 77,5 1,3 21,1 0,1 0,1 100,0 2 278 Sierra 62,6 3,4 33,7 0,1 0,2 100,0 2 974 Selva 71,3 4,0 24,4 0,2 0,1 100,0 1 139 Nivel de educación Sin educación 67,6 4,8 27,1 0,2 0,3 100,0 249 Primaria 68,7 3,7 27,3 0,1 0,2 100,0 2 389 Secundaria 73,1 2,5 24,0 0,2 0,2 100,0 4 047 Superior 71,4 1,7 26,8 0,1 0,0 100,0 3 170 Quintil de riqueza Quintil inferior 62,7 5,2 31,9 0,1 0,2 100,0 877 Segundo quintil 67,5 3,7 28,6 0,1 0,1 100,0 1 814 Quintil intermedio 73,4 2,5 23,8 0,1 0,2 100,0 2 456 Cuarto quintil 74,9 1,8 23,0 0,2 0,1 100,0 2 390 Quintil superior 71,7 1,7 26,2 0,2 0,1 100,0 2 318 Total 71,3 2,6 25,8 0,1 0,1 100,0 9 854 Características seleccionadas Total Principalmente esposo o compañero Cuadro 2.9 Persona que decide cómo gastar los ingresos y gastos del hogar que paga la entrevistada Distribución porcentual de mujeres alguna vez unidas con remuneración en dinero y en especie por persona que decide sobre los gastos; y distribución porcentual por proporción de gastos del hogar que paga la entrevistada, según características seleccionadas, Perú 2009 Persona que decide cómo gastar el dinero Sólo la entre- vistada decide Entrevistada y alguien más Alguien más decide Número de mujeresAmbos 64 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Según lugar de residencia, las mayores proporciones se dan entre las mujeres que residen en Resto Costa (77,5 por ciento) y el área urbana (74,2 por ciento). Asimismo, en los departamentos de Tumbes (82,8 por ciento), Lambayeque (80,4 por ciento), La Libertad (79,4 por ciento); y, Loreto (78,7 por ciento). Contrariamente, las menores proporciones se dan en Huancavelica (53,2 por ciento), Madre de Dios (53,6 por ciento); y, Pasco (59,0 por ciento). • Las mujeres entre quienes es su esposo o compañero quien decide principalmente cómo se gasta el dinero que ella gana, en mayor proporción, se presenta entre las mujeres ubicadas en el quintil inferior del índice de riqueza (5,2 por ciento), las divorciadas, separadas o viudas (3,3 por ciento), las que tienen más de 5 hijos (4,0 por ciento); y, las mujeres de 15 a 19 años de edad (4,2 por ciento). • Según lugar de residencia, las mayores proporciones se dan entre las mujeres que residen en el área rural (4,5 por ciento) y en los departamentos de Huánuco (9,2 por ciento), Puno (5,6 por ciento), Junín (5,3 por ciento); y, Loreto (4,9 por ciento). Con el fin de determinar el grado de autonomía de la mujer en cuanto a la toma de decisiones, en la ENDES Continua 2009 se recogió información sobre la participación de la mujer en la toma de cinco decisiones importantes: su propia salud, grandes compras del hogar, las compras diarias, el visitar familiares y qué alimentos cocinar cada día. En el Cuadro 2.10 se presentan los resultados detallados por estado conyugal y en el Cuadro 2.11 por características seleccionadas. Cuadros 2.10 y 2.11 Participación de la mujer en la toma de decisiones (Cuadro 2.10) • La autonomía de las mujeres unidas en el hogar depende de las decisiones a tomar, siendo ésta en mayor proporción cuando se trata del cuidado de su salud o sobre aspectos ligados a su posición o quehacer en el hogar. • Las mujeres unidas en proporción significativa ellas mismas deciden sobre aspectos cotidianos y de orden personal, como: “Qué se debe cocinar cada día” (74,6 por ciento) o “Compras para las necesidades diarias” (58,9 por ciento); y, “El cuidado de su salud” (59,6 por ciento). En cambio, dicha proporción fue menor cuando se trata de “Las grandes compras del hogar” (23,6 por ciento) o de las interacciones sociales fuera del hogar “Visitar a familiar, amigos y parientes” (27,3 por ciento); situaciones en las cuales la decisión la toman en una mayor proporción con el esposo o compañero (55,2 y 59,3 por ciento, respectivamente). Llama la atención que el 15,1 por ciento dependa de la decisión del esposo o compañero para “El cuidado de su salud”. El cuidado de su salud 59,6 24,4 0,3 15,1 0,5 0,0 100,0 Las grandes compras del hogar 23,6 55,2 0,9 18,1 2,0 0,1 100,0 Compras para las neces idades diarias 58,9 29,5 1,6 7,5 2,4 0,1 100,0 Visitar a familiar, amigos y parientes 27,3 59,3 0,9 10,4 0,8 1,3 100,0 Qué se debe coc inar cada día 74,6 13,9 4,7 2,6 4,0 0,2 100,0 Cuadro 2.10  Decisio nes sobre el hogar Distribución porcentual de mujeres unidas, por persona que toma decisiones específ icas en el hogar, según tipo de decisión, Perú 2009. Sólo la entre- vistada decide Junto con el esposo/ compa- ñero Junto con alguien más Só lo el esposo/ compa- ñero Alguien más Nadie/ no aplica TotalT ipo de decisión La informac ión está basada en 13 828 muje res en unión. Nota: El c uadro no es compa ra ble con ENDES 200 0 y 200 7-2 008, porque está basado e n muje res unidas. Características generales de las mujeres 65 Última palabra en decisiones del hogar (Cuadro 2.11) • Seis de cada diez mujeres unidas (59,5 por ciento) deciden ellas mismas o con otra persona sobre los cinco aspectos consultados: el cuidado de su salud, las compras, el quehacer del hogar; y, sus interacciones sociales fuera del hogar. Mas dicha proporción es mayor cuando los asuntos materia de decisión son vistos uno a uno, la proporción en que ellas mismas o junto a otra toman la decisión es mayor al 78,0 por ciento. • Las mujeres que ellas mismas o con otra persona toman la decisión de los cinco aspectos consultados, en mayor proporción, se presentarón entre las mujeres de 30 a 34 años de edad (63,8 por ciento), las que trabajan por dinero (62,4 por ciento); y, las que tienen 1 a 2 hijos (62,1 por ciento). Contrariamente, en menor proporción dicho comportamiento principalmente se presenta entre las mujeres de 15 a 19 años de edad (35,5 por ciento); y, las que no tienen hijos (47,7 por ciento). Asimismo, entre las que trabajan no por dinero (50,4 por ciento), las ubicadas en el quintil inferior de riqueza (49,2 por ciento); y, las que residen en el área rural (53,4 por ciento). 66 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 15-19 71,5 58,6 67,5 73,9 68,3 35,5 6,1 505 20-24 83,1 74,2 81,2 82,9 79,2 50,8 1,7 1 609 25-29 84,7 80,6 89,8 86,2 88,0 59,5 0,6 2 347 30-34 85,2 80,6 90,3 88,1 92,0 63,8 0,6 2 474 35-39 84,8 80,9 90,7 87,5 90,2 62,1 0,7 2 718 40-44 84,5 78,2 90,4 87,7 90,9 60,4 0,4 2 257 45-49 84,1 81,3 90,8 88,9 91,9 62,9 0,5 1 917 0 80,3 72,3 77,0 83,2 71,9 47,7 2,5 831 1-2 87,1 81,7 89,0 87,6 87,0 62,1 0,9 6 978 3-4 83,5 78,3 91,2 87,2 92,2 60,0 0,4 4 158 5+ 75,5 72,1 85,5 83,0 92,7 54,2 1,4 1 860 Urbana 87,5 81,9 90,5 88,5 86,9 62,2 0,7 9 622 Rural 76,1 71,9 83,8 82,2 91,9 53,4 1,4 4 206 Departamento Amazonas 76,1 60,3 80,2 75,2 91,6 45,6 1,3 219 Áncash 91,0 81,1 90,1 86,0 88,4 65,8 0,5 551 Apurímac 81,2 88,5 95,7 90,9 95,1 65,5 0,2 230 Arequipa 88,6 82,6 92,2 85,6 91,6 64,9 0,7 576 Ayacucho 83,6 86,4 92,7 84,1 92,3 65,8 0,9 334 Cajamarca 83,7 74,2 82,9 87,8 91,0 60,5 0,9 801 Cusco 92,8 88,4 95,1 90,4 96,3 76,8 0,0 519 Huancavelica 79,6 84,2 91,8 85,9 95,2 62,0 0,2 273 Huánuco 73,0 59,0 77,2 79,2 87,5 43,5 3,0 386 Ica 87,5 86,9 91,3 90,6 82,6 62,2 0,5 360 Junín 79,9 74,1 86,8 79,3 90,3 52,9 0,4 613 La Libertad 91,8 87,7 92,2 91,3 87,7 70,5 0,7 816 Lambayeque 78,6 70,5 82,7 82,1 79,4 44,6 1,4 442 Lima 89,9 85,1 90,1 91,2 86,9 67,1 0,9 429 Loreto 72,9 57,6 75,8 70,3 79,3 36,0 4,7 500 Madre de Dios 87,8 83,1 91,5 87,4 91,6 66,9 0,6 65 Moquegua 90,8 88,4 94,4 91,1 90,4 71,3 0,5 106 Pasco 58,0 68,1 88,1 86,5 92,6 40,7 0,7 148 Piura 77,5 62,2 87,3 81,6 86,0 41,1 0,3 862 Puno 73,8 79,4 90,4 85,2 94,8 54,2 0,8 788 San Martín 60,9 70,0 82,5 82,6 89,6 38,8 0,8 4 290 Tacna 87,1 82,1 94,7 86,2 91,2 62,2 0,2 183 Tumbes 91,5 77,3 88,5 86,5 86,7 58,2 0,3 121 Ucayali 85,3 72,0 83,1 83,8 84,0 52,6 0,7 216 Sin educación 73,1 69,2 82,9 77,9 94,1 50,1 0,9 530 Primaria 75,2 70,8 85,8 81,6 92,0 52,4 1,6 4 300 Secundaria 85,9 81,4 89,6 88,3 87,3 61,4 0,7 5 634 Superior 94,0 86,4 90,9 91,4 84,9 67,0 0,3 3 364 No trabaja 83,5 76,5 87,9 85,8 89,0 59,1 1,2 3 667 Trabaja por dinero 87,4 82,5 90,5 88,5 87,3 62,4 0,6 7 860 Trabaja no por dinero 73,5 70,1 82,5 81,1 91,4 50,4 1,6 2 300 Quintil inferior 73,1 67,9 80,5 78,9 91,6 49,2 2,1 2 525 Segundo quintil 78,8 75,9 88,8 84,3 90,6 56,0 0,9 2 893 Quintil intermedio 85,8 80,4 91,4 87,7 90,5 61,6 0,6 3 068 Cuarto quintil 88,5 82,5 90,8 88,9 85,0 62,8 0,8 2 804 Quintil superior 93,8 86,9 89,9 93,0 84,1 67,7 0,1 2 537 84,0 78,8 88,5 86,6 88,4 59,5 0,9 13 828 74,8 55,1 61,3 71,9 66,9 42,3 11,1 27 843 Cuadro 2.11 Última palabra en decisiones del hogar Porcentaje de mujeres unidas que dicen que ellas solas o conjuntamente con su esposo o compañero tienen la última palabra en decisiones específicas del hogar, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Qué alimentos cocinar cada día Sola o con su esposo o compañero tiene la última palabra en: Tiene la última palabra en todas las cinco decisiones Su propia salud Número de mujeres No tiene la última palabra en ninguna de ellas Edad Trabajo Quintil de riqueza Total 2009 Número de niños vivos Área de residencia Nivel de educación Nota: Se dice que la mujer participa en una decisión si ella sola o junto con el esposo/compañero o alguna otra persona tiene la última palabra en esa decisión. El cuadro no es comparable con ENDES 2000 y 2007-2008, porque está basado en mujeres unidas. Total 2000 Grandes compras del hogar Visitar familiares/ amigos/ parientes Compras diarias del hogar Características generales de las mujeres 67 2.6 AUTONOMÍA DE LA MUJER: ACTITUDES DE LA MUJER HACIA COMPORTAMIENTOS ESPECÍFICOS Si bien en la ENDES Continua 2009 se ha incluido un módulo detallado que recoge información con respecto a la violencia intrafamiliar y cuyos resultados se presentan en el Capítulo 12, en la presente sección se trata tangencialmente el tema por su vínculo con el grado de autonomía de la mujer con respecto a las relaciones sexuales con el cónyuge. Se pidió la opinión de las entrevistadas respecto a si están de acuerdo en que una mujer se niegue a tener relaciones sexuales con su marido en situaciones que afectan su salud e integridad moral (si ella sabe que el esposo tiene ITS, si ella sabe que él tiene otras relaciones, si ella ha dado a luz recientemente, o si ella está cansada o no está dispuesta). Los resultados se presentan en el Cuadro 2.12. Cuadro 2.12 Actitud de la mujer hacia razones para rehusar relaciones con el cónyuge • Cuatro de cada cinco mujeres en edad fértil (80,9 por ciento) estuvieron de acuerdo que la mujer debe negarse a tener relaciones sexuales con su esposo compañero cuando es requerida en circunstancia que afectan su integridad física y/o moral. Dicha actitud se da en mayor proporción cuando se observa una a una las circunstancias consultadas, en las cuales dicha proporción fue mayor al 92,0 por ciento, excepto cuando se niegue a tener relaciones por estar cansada o no está de humor, siendo esta ligeramente menor (87,6 por ciento). • El nivel educativo constituye el factor más importante en la autonomía sexual de las mujeres, pues se observa que a mayor nivel educativo se incrementa el porcentaje de mujeres que consideran justificable el rechazo de contacto sexual con su cónyuge ante situaciones que la afectan física o moralmente. Así, al menos el 95,6 por ciento de las mujeres con educación superior, rechazó tres de las cuatro situaciones planteadas y el 83,3 por ciento estuvo de acuerdo con todas las razones, mientras que entre las mujeres sin educación sólo el 64,4 por ciento expresó su acuerdo con las cuatro opciones y existe un 8,6 por ciento que no está de acuerdo con ninguna razón. • El porcentaje de mujeres que están de acuerdo con las cuatro razones planteadas fue más bajo entre las que viven en el área rural (75,7 por ciento) que en el área urbana (82,7 por ciento). Entre las mujeres con mayor número de decisiones donde ella tiene la última palabra, un 82,9 por ciento justifican las cuatro razones para que la esposa rehúse tener relaciones sexuales, en comparación con el 79,1 por ciento de las mujeres que no tienen la última palabra en ninguna decisión. 2.7 COBERTURA DE SEGUROS DE SALUD El acceso a los servicios de salud es una parte importante del derecho de las mujeres a la igualdad en el disfrute del derecho a la salud. El contar con seguros de salud asegura a la mujer, especialmente, que sus otros derechos humanos relacionados con su integridad no se vulneren y disfrutar del más alto nivel posible de salud física y mental. Asimismo, se puede ver limitado por ingresos insuficientes, por la no percepción de su salud como un bien o sencillamente por cuestiones culturales (hábitos, costumbres, vergüenza, etc.). Otro factor determinante puede ser la dispersión poblacional en el país, sobre todo en el área rural. En la ENDES Continua 2009, se preguntó por los diversos tipos de seguros del que disponen las mujeres entrevistadas, los resultados se presentan en el cuadro 2.13. Cuadro 2.13 Cobertura de seguros de salud: Mujeres • Sólo el 51,0 por ciento de las mujeres en edad fértil (MEF) tenían algún seguro de salud, en mayor proporción en el Seguro Integral de Salud (27,4 por ciento) y en ESSALUD (20,4 por ciento). Al primero de ellos tuvo acceso el 17,1 por ciento de las MEF urbanas y el 57,8 por ciento del área rural. En cambio, en ESSALUD lo hizo el 25,7 por ciento de las MEF urbanas y el 4,8 por ciento de las rurales. 68 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Las MEF con seguro de ESSALUD, en mayor proporción fueron las que tienen educación superior (39,9 por ciento), las ubicadas en el quintil superior del índice de riqueza (43,7 por ciento); y, entre las MEF mayores de 30 años, en particular entre las de 35 a 39 años (27,3 por ciento). Contrariamente, las que tienen acceso al SIS se presentó en mayor proporción entre las mujeres ubicadas en el quintil inferior de riqueza (65,3 por ciento), sin nivel de educación (59,3 por ciento); y, entre las mujeres de 15 a 19 años de edad (32,9 por ciento). • Según departamento las MEF que están afiliadas a ESSALUD/IPSS en mayor proporción se presentó en Ica (32,3 por ciento), Moquegua (29,2 por ciento), Lima (29,0 por ciento); y, Lambayeque (26,7 por ciento), todos ellos predominantemente urbanos. En cambio, las que acceden al SIS en mayor proporción se encontró en Apurímac (67,9 por ciento), Ayacucho (66,9 por ciento), Huancavelica (65,2 por ciento), Huánuco (57,6 por ciento); y, Cajamarca (52,6 por ciento). Características generales de las mujeres 69 Cuando ella está cansada o no está dispuesta Ella ha dado a luz recien- temente Sabe que esposo tiene relaciones con otras mujeres Sabe que esposo tiene ITS Edad 15-19 86,2 92,2 94,3 91,7 78,5 2,5 4 536 20-24 87,9 95,3 95,5 92,0 81,4 1,8 3 696 25-29 87,6 96,2 95,5 93,9 81,8 1,0 3 613 30-34 87,4 95,6 94,3 93,4 80,8 1,7 3 380 35-39 89,6 96,2 94,0 94,0 82,9 1,5 3 464 40-44 88,0 94,6 93,8 91,6 81,0 2,5 2 935 45-49 87,1 95,0 94,0 92,4 80,3 2,0 2 588 Estado conyugal Soltera 86,3 92,8 94,8 92,5 79,2 2,4 8 099 Casada o conviviente 88,3 96,0 94,3 92,7 81,6 1,6 13 828 Divorciada/separada/viuda 88,4 96,0 95,0 93,6 82,6 1,4 2 286 Número de niños vivos 0 86,5 92,9 94,9 92,6 79,3 2,2 8 181 1-2 88,1 96,4 95,2 93,8 82,2 1,2 9 160 3-4 89,4 95,8 94,0 92,6 82,9 2,1 4 781 5+ 85,9 94,2 91,3 88,3 77,1 2,8 2 091 Área de residencia Urbana 88,6 95,9 95,9 94,6 82,7 1,1 18 050 Rural 84,6 92,1 90,4 87,3 75,7 4,0 6 162 Región natural Lima Metropolitana 89,9 96,5 97,2 94,9 84,0 0,7 7 594 Resto Costa 88,7 95,9 95,8 94,9 83,3 1,1 5 691 Sierra 85,5 92,4 92,2 89,1 77,2 3,4 8 119 Selva 85,5 95,8 91,5 92,8 78,1 1,9 2 808 Nivel de educación Sin educación 78,5 86,1 83,0 75,9 64,4 8,6 675 Primaria 85,1 92,9 90,9 88,7 76,7 3,5 5 604 Secundaria 88,9 95,5 95,7 94,0 82,5 1,3 11 242 Superior 88,6 96,5 96,7 95,6 83,3 0,8 6 691 Trabajo No trabaja 87,4 94,8 94,8 93,1 81,3 1,9 8 605 Trabaja por dinero 88,2 95,6 95,4 93,9 81,9 1,4 12 401 Trabaja no por dinero 86,0 92,6 90,6 87,2 75,7 3,7 3 207 Número de decisiones que la mujer tiene la última palabra 0 86,2 92,8 94,7 92,3 79,1 2,5 8 239 1-2 85,7 94,9 91,4 90,8 78,4 2,6 1 180 3-4 87,2 95,8 94,1 93,5 80,2 1,4 4 466 5 89,2 96,2 94,9 92,9 82,9 1,5 10 328 Quintil de riqueza Quintil inferior 82,0 90,4 88,3 84,6 72,3 5,3 3 694 Segundo quintil 88,3 94,5 93,5 92,3 80,5 2,0 4 465 Quintil intermedio 88,1 95,9 95,4 93,8 82,2 1,4 5 267 Cuarto quintil 88,5 96,5 96,2 94,6 82,7 0,9 5 381 Quintil superior 89,6 95,9 97,1 95,7 83,9 0,8 5 405 Total 2009 87,6 94,9 94,5 92,7 80,9 1,9 24 213 Total 2000 81,7 92,4 92,0 89,7 73,7 3,3 27 843 Cuadro 2.12 Actitud de las mujeres hacia razones específicas para rehusar relaciones sexuales con el esposo Porcentaje de mujeres que están de acuerdo en que una esposa se niegue a tener relaciones sexuales con el esposo por razones específicas, según características seleccionadas, Perú 2009. Razones que justifican que esposa se niegue a tener relaciones sexuales Porcentaje que está de acuerdo con todas las razones Porcentaje que no está de acuerdo con ninguna razón Características seleccionadas Número de mujeres 70 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 ESSALUD/ IPSS Fuerzas armadas o policiales Seguro integral de salud Entidad prestadora de salud Otro Ninguno Número 15-19 12,2 1,4 32,9 0,4 1,7 52,1 4 536 20-24 11,8 1,4 26,4 0,8 3,3 57,2 3 696 25-29 20,0 0,8 27,3 1,1 2,5 49,8 3 613 30-34 24,1 0,3 28,3 0,6 1,8 46,2 3 380 35-39 27,3 1,9 26,2 0,6 3,8 42,7 3 464 40-44 25,8 2,0 25,2 0,7 2,5 45,5 2 935 45-49 27,0 3,2 22,5 0,4 2,6 46,7 2 588 Urbana 25,7 2,0 17,1 0,9 3,4 53,0 18 050 Rural 4,8 0,1 57,8 0,0 0,1 37,3 6 162 Amazonas 9,9 1,1 42,3 0,0 0,0 46,9 317 Áncash 14,8 0,5 28,2 0,2 0,2 56,2 959 Apurímac 11,4 0,5 67,9 0,4 0,3 19,9 328 Arequipa 25,5 4,3 16,0 0,5 1,9 53,0 989 Ayacucho 7,7 0,6 66,9 0,1 0,5 24,3 554 Cajamarca 10,0 0,3 52,6 0,0 1,5 36,2 1 226 Cusco 10,8 0,6 40,3 0,0 0,7 47,9 837 Huancavelica 8,6 0,1 65,2 0,0 0,6 25,9 440 Huánuco 8,0 0,1 57,6 0,0 0,0 34,8 653 Ica 32,3 0,5 11,1 0,0 1,0 55,9 648 Junín 15,1 0,3 24,2 0,4 0,7 59,6 1 034 La Libertad 20,4 1,0 34,6 0,0 1,8 43,0 1 439 Lambayeque 26,7 3,1 26,3 0,2 1,3 43,1 875 Lima 29,0 2,6 11,6 1,7 5,5 52,8 8 428 Loreto 13,2 0,6 46,6 0,0 1,3 38,8 802 Madre de Dios 18,7 0,6 18,6 0,0 0,4 62,3 97 Moquegua 29,2 0,2 18,7 0,0 1,7 50,3 175 Pasco 20,5 0,2 21,5 0,1 0,2 57,8 241 Piura 14,3 0,9 28,9 0,0 1,3 56,0 1 454 Puno 11,3 0,2 26,0 0,0 0,3 62,4 1 282 San Martín 11,1 0,5 49,3 0,0 0,9 38,5 598 Tacna 19,9 1,6 21,4 0,0 1,8 56,3 316 Tumbes 15,2 1,0 39,6 0,4 0,1 44,2 192 Ucayali 13,3 0,5 45,9 0,1 0,0 40,8 327 Lima Metropolitana 30,2 2,6 9,5 1,9 5,9 53,4 7 594 Resto Costa 22,7 1,6 22,5 0,1 1,6 52,6 5 691 Sierra 12,3 0,7 41,3 0,2 0,8 45,1 8 120 Selva 12,1 0,5 46,0 0,0 0,7 41,1 2 808 Sin educación 2,2 0,0 59,3 0,0 0,0 38,5 675 Primaria 5,8 0,1 47,9 0,1 0,2 46,1 5 604 Secundaria 17,1 1,4 26,9 0,3 1,2 53,6 11 242 Superior 39,9 3,0 8,0 1,8 7,1 44,7 6 692 Quintil inferior 1,0 0,0 65,3 0,0 0,1 33,8 3 694 Segundo quintil 5,7 0,2 45,2 0,0 0,2 49,0 4 465 Quintil intermedio 16,3 0,5 24,1 0,1 0,6 58,7 5 267 Cuarto quintil 26,3 1,5 13,0 0,4 1,5 57,8 5 382 Quintil superior 43,7 4,6 4,5 2,4 9,2 41,2 5 405 20,4 1,5 27,4 0,7 2,6 49,0 24 213 Cuadro 2.13 Cobertura de seguro de salud: Mujeres Porcentaje de mujeres de 15-49 años que están afiliadas a tipos específicos de seguros de salud, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Edad Quintil de riqueza Total Área de residencia Departamento Región natural Nivel de educación Características generales de las mujeres 71 2.8 CONOCIMIENTO Y ACTITUDES HACIA LA TUBERCULOSIS La tuberculosis es una enfermedad social perfectamente curable, considerada como una prioridad sanitaria nacional, multisectorial e institucional. El Ministerio de Salud garantiza que las personas afectadas accedan en forma gratuita en todo el territorio nacional a detección, diagnóstico precoz y tratamiento oportuno, asegurando las buenas prácticas de atención con un enfoque de derechos humanos, sin ningún tipo de discriminación. La enfermedad afecta a la persona en su integridad; sus repercusiones van más allá del organismo. Es aún una enfermedad estigmatizante, vergonzante que afecta la autoestima de quien la padece, principalmente por las creencias que todavía se mantienen sobre ella. Esta situación está condicionada por el desconocimiento del proceso integral de la enfermedad por parte de enfermos, la población y el personal de salud. En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las mujeres sobre su conocimiento y percepción acerca de la tuberculosis, sobre la forma de contagio de la enfermedad, la posibilidad de curación, si mantendría en secreto si un miembro de la familia tuviera la tuberculosis y su disposición de cuidar a un pariente enfermo en su hogar. Los resultados se pueden apreciar en el Cuadro 2.14. Cuadro 2.14 Conocimiento y actitudes hacia la tuberculosis • La gran mayoría de las mujeres en edad fértil (92,7 por ciento) conoce o ha escuchado sobre la tuberculosis; de las cuales, sólo el 70,0 por ciento sabía que la TBC se transmite a través del aire cuando la persona enferma tose y el 79,6 por ciento declaró que ésta es una enfermedad que se puede curar. Cuatro de cada diez de las mujeres que conocen o han escuchado hablar de la TBC mantendrían en secreto si uno de sus parientes la padece. • Las mujeres en edad fértil que declaran que conocen o han escuchado sobre la tuberculosis, en menor proporción se presentó entre las mujeres sin educación (59,8 por ciento), las ubicadas en el quintil inferior del índice de riqueza (73,1 por ciento); y, entre las mujeres de 15 a 19 años de edad (90,1 por ciento). Según lugar de residencia, fue entre las mujeres del área rural (79,5 por ciento) y en los departamentos de Huancavelica (54,8 por ciento) y Ayacucho (75,3 por ciento). • Las mujeres que reportan que la TBC se transmite a través del aire cuando la persona enferma tose, en mayores proporciones se presentó entre las mujeres del área urbana (74,2 por ciento) y de los departamentos de Madre de Dios (85,8 por ciento), Moquegua (84,6 por ciento), Arequipa (79,1 por ciento), Lima (77,7 por ciento); y, Tacna (76,7 por ciento). En menor proporción, en Loreto y Cajamarca (53,8 por ciento en cada uno); y, Piura (55,0 por ciento). • Las que declaran que la tuberculosis tiene cura, en mayor proporción se presentó en Madre de Dios (86,5 por ciento), Lima (85,5 por ciento); y, Moquegua y San Martín (85,2 por ciento cada uno). Contrariamente, en menor proporción en Piura (64,4 por ciento), Ayacucho (67,9 por ciento), Cusco (69,0 por ciento), Tumbes (69,6 por ciento); y, Huancavelica (71,2 por ciento). • Las MEF que mantendrían en secreto si uno de sus parientes tiene TBC, en mayor proporción se registró en Pasco (78,0 por ciento), Áncash (55,6 por ciento), Moquegua (55,2 por ciento), Cajamarca (51,7 por ciento); y, Madre de Dios (51,3 por ciento). En cambio, las menores proporciones se encontraron en los departamentos de Ucayali (31,2 por ciento), Loreto (33,1 por ciento), Apurímac (34,0 por ciento), San Martín (35,6 por ciento), Ayacucho (36,7 por ciento); y, Lambayeque (39,3 por ciento). 72 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Porcentaje que ha escuchado sobre TBC Número Porcentaje que reportó que la TBC se trasmite a través del aire cuando se tose Porcentaje que cree que la TBC tiene cura Porcentaje que mantendría en secreto si un miembro de la familia tiene TBC Número 15-19 90,1 4 536 60,3 69,8 42,2 4 088 20-24 92,9 3 696 70,5 78,7 44,3 3 434 25-29 93,3 3 613 73,9 79,3 44,3 3 373 30-34 93,6 3 380 71,5 80,7 46,0 3 162 35-39 93,7 3 464 72,6 84,0 43,1 3 245 40-44 93,0 2 935 70,9 83,8 45,2 2 730 45-49 93,6 2 588 73,8 85,4 45,8 2 422 Urbana 97,3 18 050 74,2 82,0 43,8 17 557 Rural 79,5 6 162 54,9 71,0 45,8 4 897 Amazonas 91,3 317 62,7 76,7 45,1 289 Áncash 90,2 959 71,0 78,0 55,6 865 Apurímac 78,0 328 69,8 73,2 34,0 256 Arequipa 96,5 989 79,1 76,4 43,2 954 Ayacucho 75,3 554 61,5 67,9 36,7 417 Cajamarca 81,0 1 226 53,8 72,5 51,7 993 Cusco 89,6 837 70,6 69,0 48,8 750 Huancavelica 54,8 439 66,7 71,2 49,3 241 Huánuco 84,0 653 58,0 77,0 50,7 548 Ica 96,2 648 72,2 80,1 48,1 623 Junín 88,9 1 034 70,9 80,5 48,7 919 La Libertad 89,1 1 439 69,5 79,7 44,6 1 282 Lambayeque 96,2 875 64,2 80,4 39,3 842 Lima 98,9 8 428 77,7 85,5 42,8 8 335 Loreto 94,1 802 53,8 80,7 33,1 755 Madre de Dios 96,1 97 85,8 86,5 51,3 93 Moquegua 95,9 175 84,6 85,2 55,2 167 Pasco 81,5 241 72,6 75,1 78,0 197 Piura 91,6 1 454 55,0 64,4 46,6 1 332 Puno 93,9 1 282 62,6 74,2 41,9 1 204 San Martín 98,9 598 67,8 85,2 35,6 592 Tacna 99,0 316 76,7 84,7 40,0 313 Tumbes 96,2 192 56,6 69,6 41,0 185 Ucayali 92,0 327 59,8 83,3 31,2 301 Lima Metropolitana 98,9 7 594 77,9 85,6 42,4 7 514 Resto Costa 96,4 5 691 69,6 78,2 45,4 5 484 Sierra 83,7 8 119 64,2 73,2 47,4 6 799 Selva 94,6 2 808 63,5 81,7 39,1 2 657 Sin educación 59,8 675 43,2 63,3 49,8 404 Primaria 81,4 5 604 51,0 70,7 48,1 4 563 Secundaria 96,2 11 242 68,6 79,0 43,8 10 814 Superior 99,7 6 691 86,8 87,6 42,1 6 673 Quintil inferior 73,1 3 694 49,6 67,3 43,9 2 699 Segundo quintil 89,1 4 465 60,3 74,7 46,5 3 980 Quintil intermedio 96,8 5 267 69,1 80,2 46,5 5 100 Cuarto quintil 98,8 5 381 76,6 83,6 44,8 5 315 Quintil superior 99,2 5 405 81,8 84,9 40,0 5 359 92,7 24 213 70,0 79,6 44,2 22 454 Quintil de riqueza Total Edad Área de residencia Departamento Región natural Nivel de educación Entre todas las entrevistadas Entre las entrevistadas que han escuchado sobre TBC: Cuadro 2.14 Conocimiento y actitudes hacia la tuberculosis: Mujeres Porcentaje de mujeres de 15-49 años que han escuchado sobre la tuberculosis (TBC), y entre las mujeres que han escuchado sobre tuberculosis, el porcentaje que sabe que la tuberculosis puede transmitirse a través del aire cuando se tose, porcentaje que cree que la TBC tiene cura, y porcentaje que mantendría en secreto si un miembro de la familia tiene la enfermedad, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Características generales de las mujeres 73 2.9 USO DE TABACO El uso de cigarrillos por la mujer ocasiona daños múltiples, pues afecta la salud de la madre, el feto por nacer y al recién nacido o nacida. En cuanto a la función reproductiva, existe relación entre tabaquismo y disminución de la fertilidad, presentación de partos prematuros y mayor incidencia de abortos. Además, los hijos e hijas de mujeres fumadoras tienen mayor riesgo de mortalidad perinatal y los que sobreviven tienen mayor posibilidad de padecer asmá, pueden presentar problemas de concentración y conducta que repercuta en su rendimiento escolar. También se asocia el tabaquismo con el cáncer de cuello uterino. En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las mujeres que fuman, la cantidad de cigarrillos fumados en las últimas 24 horas. Los resultados se pueden apreciar en el Cuadro 2.15. Cuadro 2.15 Uso de tabaco • El 6,0 por ciento de las mujeres en edad fértil declaró fumar cigarrillos y algo más de la tercera parte de ellas (41,6 por ciento) fumó al menos un cigarrillo y 24,3 por ciento fumaron de 1 a 2 cigarrillos en las últimas 24 horas. • Las MEF que declararon haber fumado en las últimas 24 horas en mayor proporción se presentó entre las ubicadas en el quintil superior de riqueza (14,5 por ciento), con educación superior (10,3 por ciento), las de 20 a 24 años de edad (8,3 por ciento); y, las que no estaban embarazas o que no daban de lactar (6,9 por ciento). • Sólo el 0,5 por ciento de las mujeres que estaban dando de lactar o se encuentran gestando fumaron al menos un cigarrillo en las 24 horas antes de la entrevista. • Según lugar de residencia, las mujeres que fuman cigarrillo u otro tipo de tabaco, en mayor proporción se presentó en Lima Metropolitana (11,4 por ciento) y entre las mujeres del área urbana (7,6 por ciento). 0 1-2 3-5 6-9 10+ 15-19 3,8 96,2 4 536 68,7 23,6 6,0 0,0 1,7 100,0 173 20-24 8,3 91,7 3 696 56,8 26,6 14,1 0,0 2,4 100,0 307 25-29 7,6 92,4 3 613 63,1 21,7 6,3 2,6 6,2 100,0 276 30-34 6,1 93,9 3 380 58,5 20,3 15,2 5,1 0,8 100,0 207 35-39 4,5 95,5 3 464 55,1 27,9 11,7 2,2 3,1 100,0 156 40-44 4,5 95,5 2 935 52,8 24,4 13,3 2,4 7,1 100,0 131 45-49 7,7 92,3 2 588 51,3 26,1 12,5 2,5 7,6 100,0 199 Urbana 7,6 92,4 18 050 58,2 23,9 11,6 2,1 4,2 100,0 1 368 Rural 1,3 98,7 6 162 61,1 30,5 5,3 1,3 1,8 100,0 81 Lima Metropolitana 11,4 88,6 7 594 53,3 24,4 14,2 2,4 5,7 100,0 863 Resto Costa 5,2 94,8 5 691 65,0 24,3 6,9 1,8 2,0 100,0 298 Sierra 2,2 97,8 8 119 74,2 17,8 7,1 0,6 0,2 100,0 180 Selva 3,8 96,2 2 808 54,4 34,0 7,1 1,9 2,6 100,0 108 Sin educación 1,4 98,6 675 59,6 40,4 0,0 0,0 0,0 100,0 9 Primaria 1,9 98,1 5 604 51,5 33,0 12,5 0,0 3,0 100,0 106 Secundaria 5,7 94,3 11 242 56,6 27,2 9,9 1,7 4,6 100,0 641 Superior 10,3 89,7 6 691 61,0 20,1 12,5 2,7 3,7 100,0 692 Embarazada 1,6 98,4 994 74,0 17,9 8,1 0,0 0,0 100,0 16 Lactando (no embarazada) 1,8 98,2 3 239 73,4 15,6 9,0 1,2 0,7 100,0 57 Ninguna 6,9 93,1 19 980 57,6 24,7 11,4 2,1 4,2 100,0 1 375 Quintil inferior 1,2 98,8 3 694 58,2 38,5 0,0 0,0 3,3 100,0 45 Segundo quintil 1,8 98,2 4 465 67,6 18,2 10,5 0,4 3,3 100,0 82 Quintil intermedio 3,0 97,0 5 267 57,8 31,8 7,4 1,0 1,9 100,0 158 Cuarto quintil 7,0 93,0 5 381 60,2 22,5 13,0 2,5 1,8 100,0 378 Quintil superior 14,5 85,5 5 405 56,6 23,5 12,0 2,3 5,7 100,0 786 6,0 94,0 24 213 58,4 24,3 11,3 2,0 4,0 100,0 1 448Total Situación materna Nivel de educación Región natural Quintil de riqueza Área de residencia Cuadro 2.15 Uso de tabaco Porcentaje de mujeres de 15-49 años que fuman cigarrillos o pipa o usan otro tipo de tabaco y distribución porcentual de las mujeres que fuman por número de cigarrillos fumados en las últimas 24 horas, según características seleccionadas, Perú 2009. Edad Características seleccionadas Número de entrevistados que fuman Total Número de cigarrillos en las últimas 24 horasNúmero de mujeres No usa tabaco Ciga- rrillos 74 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Fecundidad 75 L FFEECCUUNNDDIIDDAADD 33 a fecundidad es una de las variables demográficas más importantes para evaluar la tendencia del crecimiento de la población. Ésta ha venido descendiendo paulatinamente en el Perú, pero su nivel es todavía elevado en determinados departamentos del país, en algunos de los cuáles, las condiciones de vida son aún deprimidas. Desde mediados de la década del noventa, en las acciones de la lucha contra la pobreza, se tomó en consideración el comportamiento demográfico, dando prioridad a la atención de los menores de cinco años de edad y a las madres gestantes y lactantes. La reducción de la fecundidad es considerada importante en la actualidad porque constituye una de las estrategias para la disminución de la mortalidad infantil y materna. En la ENDES Continua 2009, se recolectó información detallada sobre el comportamiento reproductivo de la mujer. Para cada entrevistada se cuenta con datos sobre la historia de nacimientos: el número de hijos nacidos vivos, la fecha de nacimiento y el sexo de cada uno de los hijos, su condición de supervivencia al momento de la entrevista y la edad al morir de los fallecidos. Esta información permite obtener estimaciones de los niveles y tendencias de la fecundidad y de la mortalidad. Este capítulo consta de cinco secciones. En la primera se describe la fecundidad actual, sus diferenciales, según características de la entrevistada. Luego se analiza la fecundidad acumulada, en términos del promedio de hijos nacidos vivos y sobrevivientes de todas las mujeres y de aquellas alguna vez unidas. Las secciones tres y cuatro examinan dos variables claves en el estudio de la fecundidad: los intervalos entre nacimientos y la edad al primer nacimiento como comienzo de la vida reproductiva de las mujeres. La última sección describe las características más importantes relacionadas con la fecundidad de las adolescentes. 3.1 NIVELES, TENDENCIAS Y DIFERENCIALES DE LA FECUNDIDAD La estimación del nivel de fecundidad más reciente que se obtiene con la ENDES está referida a los tres años precedentes a la encuesta y, cuando de la ENDES Continua 2009 se trata (2007-2009), el intervalo tiene como fecha central de la estimación: febrero 20081. Es conveniente la utilización de un período de referencia de tres años porque así se atenúan las fluctuaciones aleatorias que pueden afectar los valores anuales, se reducen los errores muestrales al tener una muestra de mayor tamaño, y se evitan los sesgos por el olvido de hechos ocurridos mucho tiempo atrás. En el Cuadro 3.1 se presentan las tasas de fecundidad por edad y área de residencia. Un indicador sintético de los niveles de fecundidad que facilita las comparaciones es la Tasa Global de Fecundidad (TGF) que combina las tasas de fecundidad de todos los grupos de edad, durante un período de tiempo determinado y puede ser interpretada como el promedio de hijos nacidos vivos que tendrían las mujeres durante toda su vida reproductiva, si las tasas de fecundidad obtenidas en la encuesta se mantuviesen invariables en el tiempo. Otros indicadores calculados son la Tasa de Fecundidad General (TFG), la cual muestra el número de nacimientos que anualmente ocurren, en promedio, por cada mil mujeres de 15 a 49 años y la Tasa Bruta de Natalidad (TBN), que indica el número de nacimientos que ocurren anualmente, en promedio, por cada mil personas. 1/ La operación de campo de la encuesta se desarrolló entre el 02 de marzo y el 24 de noviembre de 2009. 76 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Área Urbana Área Rural Edad 15-19 52 112 67 20-24 103 166 118 25-29 116 161 127 30-34 101 138 110 35-39 57 97 67 40-44 23 45 29 45-49 2 4 3 Indicador TGF 2000 1/ 2,2 4,3 2,9 TGF 2009 1/ 2,3 3,6 2,6 TFG 2/ 77 122 88 TBN 3/ 18,7 22,8 19,9 1/ La Tasa Global de Fecundidad (TGF) está expresada en nacimientos por mujer. 2/ La Tasa de Fecundidad General (TFG) está expresada en nacimientos por 1 000 mujeres. 3/ La Tasa Bruta de Natalidad (TBN) está expresada en nacimientos por 1 000 habitantes. Cuadro 3.1 Fecundidad actual Tasas específicas de fecundidad, tasas acumuladas de fecundidad y tasa bruta de natalidad, para los tres años anteriores a la encuesta, por área de residencia, según grupo de edad e indicador, Perú 2009. Grupo de edad/ indicador Residencia Total Cuadro 3.1 Niveles de fecundidad • En el país, la Tasa Global de Fecundidad (TGF) fue de 2,6 hijos por mujer para el período 2006-2009 según la ENDES Continua 2009. La TGF estimada para el área rural (3,6) fue 56,5 por ciento más alta que la del área urbana (2,3). • Se puede concluir que la fecundidad en el país ha disminuido en 10,3 por ciento respecto a la estimada a partir de la ENDES 2000, que fue de 2,9 hijos por mujer para el período 1997-2000. • Las tasas de fecundidad por edad, en promedio fueron relativamente bajas al comienzo de la vida reproductiva, pero alcanzan su mayor nivel en los grupos de 20 a 29 años de edad. La fecundidad desciende rápidamente a partir de los 35 años de edad. • En el área urbana, la fecundidad por edad alcanza su mayor nivel en el grupo de 25 a 29 años de edad y conjuntamente con el grupo de 20 a 24 años y 30 a 34 años, aportan el 70,5 por ciento de la fecundidad total. En cambio, en el área rural, la fecundidad por edad muestra su mayor nivel entre las mujeres de 20 a 29 años de edad, si se adiciona el grupo de 30 a 34 años, el aporte del grupo de 20 a 34 años de edad es menor que en el área urbana, 64,3 por ciento, por la significativa contribución de los primeros grupos de edad a la fecundidad total. • La Tasa de Fecundidad General (TFG) en el país es de 88 nacimientos por cada mil mujeres de 15 a 49 años de edad. En el área urbana, esta relación es de 77 y en el área rural de 122 nacimientos por cada mil mujeres en edad reproductiva. Gráfico 3.1 Tasas Específicas de Fecundidad, según Varias Encuestas 0 50 100 150 200 250 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Edad Na cim ien to s p or 10 00 m uj er es ENDES 1986 ENDES 1991-1992 ENDES 1996 ENDES 2000 ENDES 2009 Fecundidad 77 • La Tasa Bruta de Natalidad (TBN), es decir, el número de nacimientos que en promedio ocurren anualmente por cada mil habitantes, fue 19,9 por mil para el total del país, con un nivel más bajo en el área urbana (18,7 por mil) que en el área rural (22,8 por mil). En el Cuadro 3.2 y en el Gráfico 3.1 se comparan las tasas de fecundidad por edad estimadas en las ENDES realizadas en el país en el período 1986-2009. La comparación permite identificar grupos de edad en los cuales han aumentado o disminuido los nacimientos con los consiguientes cambios en la proporción de mujeres y nacimientos con elevados riesgos reproductivos. Cuadro 3.2 • En el período de 23 años transcurrido entre las encuestas ENDES 1986 y ENDES Continua 2009, la fecundidad disminuyó en 39,5 por ciento desde 4,3 hijos por mujer a 2,6 (casi 2 hijos). Este porcentaje fue aún mayor entre las mujeres de 40 años y más de edad. • En los últimos nueve años, los descensos más importantes han tenido lugar entre las mujeres de 45 a 49 (50,0 por ciento), en las de 20 a 24 (15,7 por ciento) y en las de 35 a 39 años de edad (15,2 por ciento). Grupo de edad ENDES 1986 ENDES 1991-1992 ENDES 1996 ENDES 2000 ENDES 2009 15-19 79 74 75 66 67 20-24 184 200 179 140 118 25-29 199 193 162 134 127 30-34 161 157 140 112 110 35-39 122 109 99 79 67 40-44 64 47 44 32 29 45-49 14 14 7 6 3 Tasa global 4,3 4,0 3,5 2,9 2,6 Nota: Tasas para los tres años que precedieron a la encuesta. Cuadro 3.2 Evolución de las tasas específicas de fecundidad Tasas específicas de fecundidad y tasa global para varias encuestas, según grupo de edad, Perú 1986-2009. Cuadros 3.3 y 3.4 Fecundidad por lugar de residencia y nivel de educación Los diferenciales en las Tasas Globales de Fecundidad y la paridez completa (medida como el promedio de nacidos vivos en mujeres de 40-49 años) se presentan en el Cuadro 3.3 por lugar de residencia, nivel de educación y quintil de riqueza. El Cuadro 3.3 también incluye los porcentajes de mujeres en edad fértil actualmente embarazadas. Las tasas y la paridez por residencia y educación se resumen en el Gráfico 3.2. La evolución de la fecundidad por lugar de residencia y educación se detallan en el Cuadro 3.4. • El nivel de fecundidad no es uniforme en el país pues se observan marcadas diferencias, según el nivel educativo de la mujer, región natural y área de residencia. • De continuar los niveles actuales de reproducción, las mujeres sin educación tendrían al final de su vida reproductiva 2,3 veces el número de hijos que aquellas con educación superior (4,4 frente a 1,9); siendo la brecha entre ambos niveles de 2,5 hijos, la misma que ha disminuido en 0,8 hijos, respecto a la brecha observada en la ENDES 2000 que fue de 3,3 hijos. 78 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Las mujeres del área rural tienen aproximadamente 1,6 veces la fecundidad de las mujeres del área urbana (3,6 y 2,3 hijos por mujer, respectivamente). En este caso, respecto a la ENDES 2000, la brecha de fecundidad disminuyó de 1 a 3 hijos. • A nivel de departamento, los mayores niveles de la Tasa Global de Fecundidad se presentan en Ucayali (4,1), Loreto (3,9), Apurímac (3,5), Huancavelica (3,4), Ayacucho, Cajamarca, Huánuco y San Martín (con 3,2 hijos por mujer cada uno); la mayoría de ellos localizados en la región de la Sierra. Contrariamente, en los departamentos costeños se presentaron los menores niveles de fecundidad: 2,1 en Lambayeque y 2,2 en Lima. C aracterísticas seleccio nadas Tasa glo bal d e fecu ndidad 1/ Pro medio de n acid os vivos mu jeres 40-49 Porcentaje de mu jeres actualmente emb ara- z ad as 15-49 Área d e residencia U rbana 2,3 3,1 3 ,6 R ura l 3 ,6 5,2 5 ,6 Departamen tos Am az onas 3,1 4,5 6,3 Áncash 2,7 4,0 4,6 Apurím ac 3,5 5,2 3,2 Arequipa 2,3 3,1 3,2 Ayacucho 3,2 5,4 4,2 C ajam arca 3,2 4,1 5,6 C us co 2,9 4,5 3,2 H uancavelica 3,4 5,9 3,0 H uánuco 3,2 5,3 5,2 Ica 2,5 3,1 3,8 Junín 2,6 4,2 3,9 La Liber tad 2,5 3,4 4,9 Lambayeque 2,1 3,0 3,9 Lim a 2,2 2,7 3,4 Loreto 3 ,9 5,1 8,4 M adre de Dios 3,1 3,9 4,2 M oquegua 2,5 2,7 3,1 Pasco 3,0 4,6 3,9 Piura 2,9 4,1 4,6 Puno 2,5 4,4 3,1 San M artín 3,2 4,6 5,7 T acna 2,3 2,8 2,8 T um bes 2,8 3,7 5,8 U cayal i 4 ,1 4,7 6,1 Regió n natu ral Lim a M etropolitana 2,1 2,7 3,2 R es to Costa 2,4 3,2 4,0 Sierra 2,9 4,4 4,2 Selva 3,5 4,8 6,5 Nivel d e edu cación Sin educación 4,4 5,8 3,2 Primar ia 3,6 4,8 4,6 Secundaria 2,6 3,2 4,3 Super ior 1 ,9 2,1 3,4 Quint il d e riq ueza Quintil inferior 4,2 5,7 5,9 Segundo quintil 3 ,2 4,8 5,3 Quintil interm edio 2,5 3,6 4,1 C uar to quintil 2 ,1 2,9 2,8 Quintil superior 1,6 2,3 3,2 Total 2009 2,6 3,6 4,1 Total 2000 2,9 4,4 4,3 1/ T asas p ara los tres añ os q u e p reced iero n la en cu esta. Cu ad ro 3.3 Fecun didad, según característ icas Tasa Global de Fecundidad para los tres años anter iores a la encuesta, porcenta je de m ujeres de 15-49 años actualm ente embarazadas , y núm ero promedio de nacidos viv os de m ujeres de 40-49 años, s egún característic as se lecc ionadas, Perú 2009. Fecundidad 79 • Entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, el nivel de la fecundidad ha disminuido más en la Sierra (21,6 por ciento) y en la Selva (7,9 por ciento), y en el área rural (16,3 por ciento) manteniéndose constante en el Resto de Costa. También en el cuadro 3.3 al comparar la TGF con el número medio de hijos nacidos vivos estimado para las mujeres de 40-49 años, se aprecia que la fecundidad ha disminuido en todos los grupos poblacionales. • El nivel de fecundidad también ha descendido según el nivel educativo de las mujeres en el período de análisis, particularmente entre las mujeres sin educación (13,7 por ciento) y las mujeres con educación primaria (10,0 por ciento). La Tasa Global de Fecundidad también muestra que en los hogares del quintil de riqueza inferior, las mujeres tienen en promedio más hijos (4,2); en contraste con las de los hogares del quintil de riqueza superior (1,6). ENDES ENDES ENDES ENDES ENDES 1986 1991-1992 1996 2000 2009 Área de residencia Urbana 3,1 3,0 2,8 2,2 2,3 Rural 6,3 6,2 5,6 4,3 3,6 Región natural Lima Metropolitana 2,5 2,5 2,5 2,0 2,1 Resto Costa 3,8 3,3 2,9 2,4 2,4 Sierra 5,4 4,9 4,6 3,7 2,9 Selva 6,0 5,1 4,7 3,8 3,5 Nivel de educación Sin educación 6,6 7,3 6,9 5,1 4,4 Primaria 5,0 5,4 5,0 4,0 3,6 Secundaria 3,1 3,4 3,0 2,4 2,6 Superior 1,9 2,2 2,1 1,8 1,9 Total 4,3 4,0 3,5 2,9 2,6 Características seleccionadas Cuadro 3.4 Evolución de la fecundidad, por características seleccionadas Tasas Globales de Fecundidad para varias encuestas, según características seleccionadas, Perú 1986-2009. En las comparaciones del cuadro anterior, se emplean datos de las ENDES que corresponden a diversas fechas, con muestras, informantes y períodos de referencia diferentes. Con el fin de tener una mejor idea de la dinámica de los cambios es preferible evaluar la tendencia de la fecundidad mediante el análisis retrospectivo a partir de las historias de nacimientos recolectadas en la ENDES Continua 20092. 2 Bajo ciertas circunstancias es recomendable no emplear períodos de cinco años, para poder controlar el efecto de los posibles sesgos que pudieran introducir los equipos de campo. Algunas entrevistadoras trasladan hacia el sexto año nacimientos ocurridos cinco años antes de la encuesta, para reducir su carga de trabajo al no tener que recolectar información sobre salud y antropometría en las secciones 4 y 11 del cuestionario individual. Otros estudios han mostrado esta tendencia en algunos países que han participado en el programa DHS, pero en el caso del Perú hay indicaciones de que el traslado no ha sido significativo, como se concluye del análisis que se hace en el Apéndice C. 80 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 3.2 Tasa Global de Fecundidad (TGF) y paridez, por lugar de residencia y nivel de educación 2,6 2,3 3,6 2,1 2,4 2,9 3,5 4,4 3,6 2,6 1,9 3,6 3,1 5,2 2,7 3,2 4,4 4,8 5,8 4,8 3,2 2,1 0 1 2 3 4 5 6 7 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva NIVEL DE EDUCACIÓN Sin educación Primaria Secundaria Superior TGF Paridez El Cuadro 3.5 y el Gráfico 3.3 muestran las tasas de fecundidad por edad para varios quinquenios anteriores a la encuesta, lo cual permite apreciar si efectivamente se han producido cambios en los niveles de fecundidad a través del tiempo. Algunas tasas no reflejan la experiencia de todas las mujeres en ciertos grupos de edad en los quinquenios señalados. Para observar la experiencia completa del grupo de 45-49 en los cinco años anteriores a la encuesta, por ejemplo, hubiese sido necesario entrevistar a mujeres de 50-54 años. Cuadro 3.5 Fecundidad por edad de la mujer • Si se calcularan las Tasas Globales de Fecundidad con la información truncada del cuadro, la fecundidad en el país ha disminuido medio hijo en promedio por mujer, al pasar de 3,3 a 2,7 hijos entre los quinquenios 0-4 a 10-14 años antes de la encuesta. • La fecundidad ha descendido en todos los grupos de edad, pero ésta se ha dado con mayor intensidad en el grupo 35 a 39, con el 30,8 por ciento y entre los grupos de 20 a 24 años de edad con el 24,0 por ciento y el grupo 30 a 34 años de edad con el 23,2 por ciento entre los períodos indicados. Fecundidad 81 0-4 (febrero 2007) 5-9 (febrero 2002) 10-14 (febrero 1997) 15-19 69 76 87 20-24 127 136 167 25-29 130 131 154 30-34 109 113 142 35-39 72 77 [104] 40-44 29 [36] na 45-49 [3] na na Nota: Tasas de fecundidad por 1,000 mujeres [ ]: Tasas truncadas parcialmente na = No aplicable Edad de la madre al nacimiento Cuadro 3.5 Tendencia de las tasas específicas de fecundidad Tasas específicas de fecundidad para períodos quinquenales anteriores a la encuesta, según edad de la madre al momento del nacimiento, Perú 2009. Quinquenio Gráfico 3.3 Evolución de la fecundidad en los últimos 12 años, por lugar de residencia y nivel de educación 2,4 4,0 5,1 3,8 3,7 2,4 2,0 4,3 2,2 2,9 1,8 2,6 2,3 3,6 2,1 2,4 2,9 3,5 4,4 3,6 2,6 1,9 0 1 2 3 4 5 6 Superior Secundaria Primaria Sin educación NIVEL DE EDUCACIÓN Selva Sierra Resto Costa Lima Metropolitana REGIÓN NATURAL Rural Urbana ÁREA DE RESIDENCIA TOTAL ENDES 2009 ENDES 2000 82 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 3.2 FECUNDIDAD ACUMULADA En esta sección, se examina el número promedio de hijos tenidos por mujer, indicador frecuentemente usado en el análisis del comportamiento reproductivo de una población. En las mujeres de mayor edad, este promedio indica la fecundidad acumulada en los últimos 20 o 25 años, así como también la descendencia completa promedio. El Cuadro 3.6 contiene la distribución porcentual de todas las mujeres en edad fértil y de aquellas actualmente en unión, por el número de hijos tenidos según la edad actual. S e presta mayor atención a la información de las mujeres que actualmente viven en unión conyugal. Cuadro 3.6 Hijos nacidos vivos y sobrevivientes • Las mujeres actualmente unidas tenían en promedio 2,8 hijos nacidos vivos, de los que sobrevivieron 2,6, mientras que respecto al total de mujeres el promedio de nacidos vivos fue 1,9 y el de hijos vivos 1,8. • La proporción del total de mujeres de 45 a 49 años que no ha procreado hijos fue de 6,5 por ciento, en tanto en las actualmente casadas o unidas el 2,0 por ciento. • El 48,7 por ciento del total de mujeres han tenido entre uno y tres hijos nacidos vivos, mientras que en las mujeres actualmente unidas fue el 67,0 por ciento. Así mismo, un 11,5 por ciento de todas las mujeres tenía entre cuatro y cinco hijos frente a un 17,4 por ciento de las mujeres actualmente unidas y un 6,3 por ciento de todas las mujeres tenía 6 o más hijos frente a 9,8 por ciento de las mujeres actualmente unidas. 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10+ Edad 15-19 88,9 10,1 0,9 0,1 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 100,0 4 536 0,1 0,1 20-24 52,2 32,1 12,2 2,7 0,7 0,1 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 100,0 3 696 0,7 0,7 25-29 27,3 29,4 25,7 11,8 4,1 1,2 0,4 0,1 0,0 0,0 0,0 100,0 3 613 1,4 1,4 30-34 14,5 21,8 28,3 17,6 9,8 4,5 1,9 1,0 0,4 0,1 0,1 100,0 3 380 2,2 2,1 35-39 9,3 14,5 27,4 20,3 13,4 6,9 4,3 2,5 0,8 0,3 0,3 100,0 3 464 2,7 2,6 40-44 6,5 10,1 21,3 21,4 15,0 9,3 6,4 4,4 2,9 1,6 1,1 100,0 2 935 3,4 3,2 45-49 6,5 8,9 18,1 17,1 14,8 10,6 8,0 6,4 4,5 2,3 2,9 100,0 2 588 3,9 3,6 Total 33,6 18,5 18,2 12,0 7,4 4,1 2,6 1,7 1,0 0,5 0,5 100,0 24 213 1,9 1,8 Edad 15-19 31,9 59,6 8,0 0,5 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 100,0 505 0,8 0,8 20-24 15,1 52,2 25,0 5,8 1,6 0,2 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 100,0 1 609 1,3 1,2 25-29 7,0 33,9 34,3 16,8 5,4 1,9 0,6 0,2 0,0 0,0 0,0 100,0 2 347 1,9 1,8 30-34 3,6 19,7 32,6 21,4 12,3 5,8 2,4 1,4 0,5 0,2 0,1 100,0 2 474 2,6 2,5 35-39 2,3 10,4 30,8 23,1 15,5 8,3 4,9 3,0 1,0 0,4 0,3 100,0 2 718 3,1 3,0 40-44 2,0 7,4 22,0 23,6 15,9 10,7 7,1 4,9 3,4 1,8 1,3 100,0 2 257 3,7 3,5 45-49 2,0 5,5 19,2 18,5 14,7 11,7 9,2 7,6 5,5 2,7 3,5 100,0 1 917 4,3 3,9 Total 5,8 21,5 27,2 18,3 11,0 6,4 3,9 2,7 1,6 0,8 0,8 100,0 13 828 2,8 2,6 Distribución porcentual de todas las mujeres y las mujeres actualmente casadas/unidas, por el número de hijos nacidos vivos y promedio de hijos nacidos vivos, según grupo de edad, Perú 2009. MUJERES EN UNIÓN Cuadro 3.6 Hijos nacidos vivos y sobrevivientes Número de hijos nacidos vivos TODAS LAS MUJERES Grupo de edad Promedio de hijos vivos Promedio de naci- dos vivos Número de mujeres Total Fecundidad 83 3.3 INTERVALOS ENTRE NACIMIENTOS Otro aspecto relacionado con los niveles y tendencias en la fecundidad tiene que ver con el tiempo transcurrido entre los nacimientos (espaciamiento de los hijos). La ocurrencia en la población de intervalos intergenésicos de mayor duración no sólo puede significar menor número promedio de hijos, sino también cambios en la distribución de este número a lo largo del período reproductivo. El Cuadro 3 .7 contiene la distribución de nacimientos para los cinco años anteriores a la ENDES Continua 2009 por intervalo desde el nacimiento vivo previo y según características de las madres. Cuadro 3.7 Intervalos entre nacimientos, según características demográficas • La mediana del intervalo intergenésico, es decir, el valor por debajo del cual ha ocurrido el 50 por ciento de los nacimientos, experimentó un aumento importante en los últimos nueve años, pues pasó de 36,9 meses en la ENDES 2000 a 48,4 meses en la ENDES Continua 2009. Sin embargo, la mediana del intervalo intergenésico es menor cuando el niño o la niña nacida previamente ha fallecido (36,5 meses) que cuando está vivo(a) (48,8 meses). La diferencia es de casi 32 meses entre las mujeres de 20 a 29 años de edad (37,5 meses) y las de 40 a 49 años (69,2 meses). • El intervalo intergenésico más frecuente con el que han ocurrido los nacimientos en el país en los últimos cinco años fue de 48 meses o más (50,4 por ciento). Cabe señalar que el 35,0 por ciento de los nacimientos ocurrieron sin un espaciamiento adecuado, es decir, menos de 36 meses luego del nacimiento anterior. • Los mayores niveles de espaciamiento se encuentran entre las mujeres del cuarto quintil (66,1 meses) y la más baja, entre las mujeres de los departamentos de Huancavelica (34,3 meses) y Loreto (36,6 meses). Intervalos entre nacimientos, según lugar de residencia y educación • Con relación a la ENDES 2000, la mediana del intervalo de duración entre nacimientos ha aumentado en todos los lugares de residencia del país, observándose los mayores incrementos en el área urbana al pasar de 44,7 a 55,4, en el Resto Costa de 40,8 a 54,3 y, en la Sierra de 33,0 a 43,6. En Lima Metropolitana, la mediana de espaciamiento se ha incrementado en 8,1 meses, al pasar de 49,6 a 57,7 meses. • Por departamento, los mayores niveles de espaciamiento intergenésico se presentan en Moquegua, Tacna y Tumbes, donde la mediana del intervalo fue 68,2, 67,8 y 60,6 meses respectivamente. Niveles que contrastan con el observado en los departamentos de Huancavelica, Loreto y Puno donde la mediana fue menor de 40 meses. • La mediana del intervalo entre nacimientos guarda relación con el porcentaje de nacidos vivos con un intervalo menos riesgoso: en Tacna, 79,4 por ciento de los niños de segundo orden o más nacieron después de un intervalo de 36 o más meses; lo contario se observa en Huancavelica donde el 53,4 por ciento de los nacidos vivos nacieron antes de un intervalo de 36 meses. • El espaciamiento de los nacimientos también tiene relación con el nivel educativo de las madres, siendo mayor en aquellas con educación superior (59,2 meses) que en las madres con primaria o sin nivel educativo (43,0 y 38,0 meses, respectivamente). Sin embargo, cabe destacar el aumento del intervalo en todos los niveles de educación respecto al año 2000, principalmente en los grupos de mujeres con educación superior (11,4 meses) y con primaria (10,1 meses). 84 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 7-17 18-23 24-35 36-47 48+ Edad 15-19 19,9 25,7 47,0 4,8 2,6 100,0 46 24,4 20-29 5,6 13,5 27,9 18,8 34,1 100,0 2 172 37,5 30-39 3,1 7,9 17,6 12,9 58,5 100,0 3 007 57,3 40-49 0,9 5,5 17,6 10,2 65,8 100,0 868 69,2 Orden de nacimiento 2-3 4,0 9,3 18,9 13,9 54,0 100,0 3 940 51,9 4-6 3,6 9,9 23,3 15,8 47,4 100,0 1 664 46,1 7+ 3,0 12,3 36,9 15,7 32,1 100,0 488 35,0 Sexo del nacimiento anterior Hombre 3,4 8,7 21,3 15,2 51,4 100,0 3 080 49,3 Mujer 4,2 10,7 21,7 13,9 49,4 100,0 3 013 47,2 Sobrevivencia del nacimiento anterior Vivo 3,4 9,4 21,6 14,7 50,8 100,0 5 860 48,8 Muerto 13,3 17,4 18,5 11,0 39,7 100,0 232 36,5 Área de residencia Urbana 3,3 8,7 17,0 13,5 57,3 100,0 3 637 55,4 Rural 4,5 11,2 28,2 16,1 40,1 100,0 2 455 39,7 Departamento Amazonas 2,5 10,0 21,8 18,2 47,5 100,0 114 46,3 Áncash 3,0 8,7 22,7 16,7 48,9 100,0 272 46,2 Apurímac 3,6 10,4 21,9 14,7 49,4 100,0 130 46,7 Arequipa 1,9 10,8 16,0 15,2 56,1 100,0 188 52,3 Ayacucho 4,0 11,1 23,7 16,7 44,4 100,0 177 42,9 Cajamarca 5,4 10,6 24,0 13,0 47,0 100,0 348 44,3 Cusco 3,5 8,1 28,5 14,7 45,3 100,0 274 44,4 Huancavelica 5,1 10,1 38,2 13,6 33,0 100,0 178 34,3 Huánuco 3,6 7,5 26,1 17,8 44,9 100,0 226 43,9 Ica 2,7 9,2 16,4 11,6 60,1 100,0 146 55,9 Junín 3,1 6,4 19,9 15,9 54,7 100,0 302 51,5 La Libertad 4,6 10,1 21,6 13,2 50,5 100,0 377 48,5 Lambayeque 6,1 11,5 15,8 14,0 52,6 100,0 160 52,4 Lima 2,4 8,7 17,3 12,1 59,4 100,0 1 506 57,9 Loreto 7,2 9,6 31,7 16,7 34,8 100,0 349 36,6 Madre de Dios 1,9 9,5 18,9 16,9 52,8 100,0 32 50,9 Moquegua 2,9 6,8 15,8 11,7 62,8 100,0 34 68,2 Pasco 2,0 8,9 22,4 16,0 50,7 100,0 75 48,8 Piura 2,5 13,5 17,0 19,7 47,4 100,0 392 46,8 Puno 6,5 12,9 24,4 15,4 40,8 100,0 356 39,9 San Martín 6,3 8,6 22,0 14,9 48,2 100,0 204 45,9 Tacna 1,2 5,6 13,9 13,4 66,0 100,0 63 67,8 Tumbes 2,6 6,4 15,2 10,9 64,9 100,0 52 60,6 Ucayali 5,3 14,4 21,3 12,9 46,1 100,0 140 44,1 Región natural Lima Metropolitana 2,5 8,3 17,4 12,8 59,0 100,0 1 306 57,7 Resto Costa 3,3 9,5 16,3 14,6 56,4 100,0 1 261 54,3 Sierra 4,0 10,4 25,2 15,0 45,5 100,0 2 474 43,6 Selva 5,6 10,1 24,4 15,6 44,3 100,0 1 052 43,0 Nivel de educación Sin educación 4,4 9,7 33,3 17,2 35,4 100,0 333 38,0 Primaria 4,3 10,5 25,4 15,3 44,4 100,0 2 378 43,0 Secundaria 3,9 9,0 19,2 13,8 54,1 100,0 2 311 51,8 Superior 2,2 9,4 14,2 13,9 60,4 100,0 1 071 59,2 Quintil de riqueza Quintil inferior 4,8 12,2 30,4 17,0 35,5 100,0 1 747 37,2 Segundo quintil 4,6 10,5 22,3 13,8 48,9 100,0 1 531 47,0 Quintil Intermedio 2,4 7,3 15,7 15,3 59,2 100,0 1 242 58,0 Cuarto quintil 3,3 7,6 15,3 11,0 62,8 100,0 885 66,1 Quintil superior 2,6 8,8 15,5 13,3 59,8 100,0 688 57,7 Total 2009 3,8 9,7 21,5 14,6 50,4 100,0 6 093 48,4 Total 2000 7,3 13,0 27,9 16,3 35,5 100,0 8 449 36,9 Cuadro 3.7 Intervalo entre nacimientos Distribución porcentual de los nacimientos de orden dos o más en los cinco años anteriores a la encuesta por número de meses desde el nacimiento anterior, según características seleccionadas, Perú 2009. Número de meses desde el nacimiento anterior Nota: Se excluyeron los nacimientos de primer orden. El intervalo para nacimientos múltiples es el número de meses desde el embarazo anterior que culminó en un nacido vivo. Características seleccionadas Mediana del intervalo (en meses) Número de nacimientos no primerizos Total Fecundidad 85 3.4 EDAD DE LA MADRE AL NACIMIENTO DEL PRIMER HIJO La edad a la cual las mujeres comienzan su vida reproductiva constituye uno de los factores demográficos determinantes en la fecundidad de una población. En el Cuadro 3.8 se presenta, para cada grupo de edad, el porcentaje de mujeres nulíparas y la proporción de mujeres a diferentes edades al tener el primer hijo. De esta distribución se puede calcular la edad mediana al primer nacimiento. Este indicador se utiliza en el Cuadro 3.9 para mostrar las diferencias en el inicio de la procreación para distintos subgrupos poblacionales, según lugar de residencia, nivel de educación y quintil de riqueza. Cuadros 3.8 y 3.9 Edad al primer nacimiento (Cuadro 3.8) • Por varios quinquenios, en el país, la edad mediana al nacimiento del primer hijo, de las mujeres de 25 a 49 y más años de edad, se ha mantenido casi constante, en alrededor de 22 años. Según la ENDES Continua 2009, se estima en 22,3 para las mujeres de 25-29 años, la misma que respecto a la edad mediana de las mujeres de 45 a 49 y más años de edad (21,9 años) muestra un ligero descenso de 0,4 años. • Las mujeres comienzan a tener hijos a edades tempranas. Antes de los 18 años, entre un 14,7 y 16,9 por ciento tuvieron su primer hijo; asimismo, entre un 31,0 y un 33,9 por ciento de las mujeres procrearon por primera vez antes de los 20 años. Al llegar a los 25 años, alrededor de las dos terceras partes de las mujeres habían dado a luz. 15 años 18 años 20 años 22 años 25 años Edad 15-19 0,9 na na na na 88,9 4 536 na 20-24 1,2 14,7 31,0 na na 52,2 3 696 na 25-29 1,2 16,9 33,9 48,1 63,7 27,3 3 613 22,3 30-34 1,4 16,3 33,9 51,0 66,4 14,5 3 380 21,9 35-39 1,5 15,1 32,8 50,4 66,0 9,3 3 464 22,0 40-44 2,0 16,2 32,9 49,6 66,4 6,5 2 935 22,1 45-49 2,0 15,0 33,8 50,9 67,7 6,5 2 588 21,9 20-49 1,5 15,7 33,0 a a 20,8 20 a 25-49 1,6 15,9 33,5 50,0 65,9 13,5 15 980 22,0 Cuadro 3.8 Edad al primer nacimiento Porcentaje de mujeres de 15-49 años que ha tenido hijos, por edad exacta y mediana de edad al primer nacimiento, según edad actual, Perú 2009. Porcentaje de mujeres que dio a luz antes de cumplir Porcentaje que nunca ha tenido hijos Número de mujeres Edad mediana al primer nacimiento Edad actual na = No aplicable . a = Se omite porque menos del 50 por c iento de las mujeres han tenido un nacimiento antes del comienzo del grupo de edad. Edad al primer nacimiento por características seleccionadas (Cuadro 3.9) • El inicio de la procreación fue más tarde en el área urbana (mediana 23 años para mujeres de 25 a 49 años de edad al momento de la encuesta) que en la rural (20 años); asimismo, fue aún más tarde en Lima Metropolitana (24,6 años) y más joven en la Selva (19,7 años). • La edad mediana al primer nacimiento aumenta con el nivel educativo, de 19,6 años entre las mujeres sin educación y primaria a 21,5 años entre las que tienen secundaria. • La edad mediana al primer nacimiento varía según departamento en cerca de cinco años entre Lima y Ucayali. Los departamentos donde las mujeres tienen una edad por debajo de los 20 años fueron casi todos de la región Selva: Amazonas (19,9 años), Loreto y San Martín (19,6 años cada uno), Ucayali (19,3 años) y Huancavelica (19,9 años). Lima y Lambayeque son los departamentos con una mediana superior a los 23 años (24,3 y 23,5, respectivamente). 86 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Mujeres 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 25-49 Área de residencia Urbana 23,6 22,9 22,7 23,0 23,0 23,0 Rural 19,5 19,9 20,2 20,4 20,1 20,0 Departamento Amazonas 18,8 19,9 20,1 20,7 20,4 19,9 Áncash 21,9 21,0 21,3 21,4 20,1 21,1 Apurímac 19,8 20,1 20,2 19,9 21,5 20,2 Arequipa 23,6 23,0 21,7 22,9 22,7 22,6 Ayacucho 20,6 20,4 21,1 20,4 19,9 20,6 Cajamarca 21,2 20,9 21,1 21,0 21,1 21,1 Cusco 21,0 21,7 21,5 21,7 21,1 21,5 Huancavelica 20,0 19,7 19,3 20,5 20,7 19,9 Huánuco 19,7 20,6 19,8 20,4 20,3 20,2 Ica 22,3 21,5 21,2 22,0 21,1 21,6 Junín 21,9 20,4 21,4 21,0 21,1 21,1 La Libertad 21,8 22,3 22,5 22,2 21,8 22,2 Lambayeque 22,9 23,0 24,2 23,9 22,9 23,5 Lima 24,1 24,4 24,2 24,4 24,5 24,3 Loreto 19,9 20,2 19,2 19,2 19,3 19,6 Madre de Dios 20,3 20,8 20,1 20,8 20,8 20,5 Moquegua 23,4 22,8 21,8 22,4 21,9 22,5 Pasco 21,3 20,6 21,0 21,0 20,6 20,9 Piura 22,4 21,5 21,8 23,0 21,1 21,8 Puno 21,7 21,8 21,0 20,8 21,7 21,4 San Martín 19,1 19,9 19,7 19,7 19,3 19,6 Tacna 23,3 22,5 21,6 22,5 22,0 22,4 Tumbes 20,8 20,6 21,0 21,0 20,7 20,8 Ucayali 19,9 19,6 18,6 19,2 19,1 19,3 Región natural Lima Metropolitana 25,0 24,5 24,5 24,4 24,5 24,6 Resto Costa 22,4 22,0 22,1 22,9 21,7 22,2 Sierra 21,1 21,2 21,1 21,2 21,3 21,1 Selva 19,7 19,8 19,5 19,7 19,5 19,7 Niel de educación Sin educación 18,5 19,4 19,2 20,0 20,1 19,6 Primaria 18,7 19,4 19,7 19,9 20,1 19,6 Secundaria 21,2 21,2 21,4 21,9 22,1 21,5 Superior a 27,1 27,5 26,9 27,3 a Quintil de riqueza Quintil inferior 19,0 19,6 20,0 20,1 20,2 19,8 Segundo quintil 20,4 20,4 20,4 20,4 20,0 20,4 Quintil Intermedio 21,6 21,4 21,2 21,8 20,7 21,4 Cuarto quintil 24,9 23,4 22,7 22,9 23,3 23,4 Quintil superior a 26,5 27,7 25,9 25,3 a Total 2009 22,3 21,9 22,0 22,1 21,9 22,0 Total 2000 22,2 21,8 21,7 21,7 21,8 21,9 a = Se omite porque menos del 50 por ciento de las mujeres han tenido un nacimiento antes del comienzo del grupo de edad. Características seleccionadas Cuadro 3.9 Mediana de edad al primer nacimiento Mediana de edad al primer nacimiento entre mujeres de 25 - 49 años, por edad actual, según características seleccionadas, Perú 2009. Edad actual Fecundidad 87 3.5 FECUNDIDAD DE ADOLESCENTES Para los efectos de este informe, se consideran como adolescentes a las mujeres de 15 a 19 años. La conducta reproductiva de las adolescentes es un tema de reconocida importancia, no sólo en lo concerniente a embarazos no deseados y abortos, sino también en relación con las consecuencias sociales, económicas y de salud. Los embarazos a muy temprana edad forman parte del patrón cultural de algunas regiones y grupos sociales, pero en las grandes ciudades generalmente no son deseados y se dan en parejas que no han iniciado una vida en común; o tienen lugar en situaciones de unión consensual, lo que generalmente termina con el abandono de la mujer y del hijo, configurando así el problema social de la madre soltera. Muchos de estos embarazos terminan en abortos practicados por personas sin la debida formación profesional y en condiciones sanitarias inadecuadas, ya que los servicios médicos especializados son escasos y costosos porque además el aborto es ilegal en el Perú. Si bien la tasa de fecundidad de las adolescentes ha venido descendiendo en la gran mayoría de los países, aún así su conducta reproductiva es de gran preocupación. En comparación con los cambios observados en las tasas de fecundidad de los grupos de mujeres de mayor edad debido al uso de métodos de planificación familiar, la reducción de la fecundidad en las adolescentes es esencialmente resultado de la postergación de la primera unión. En el Cuadro 3 .10 se muestran los porcentajes de mujeres de 15 a 19 años de edad con al menos un hijo nacido vivo o que estaban embarazadas por primera vez al momento de la encuesta, según características seleccionadas; y en el Gráfico 3.4 se ilustran los diferenciales por residencia y educación. Gráfico 3.4 Porcentaje de adolescentes que son madres o que están embarazadas por primera vez 11 8 18 7 9 13 22 43 27 9 5 3 2 4 2 3 3 5 5 5 2 2 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva EDUCACIÓN Sin educación Primaria Secundaria Superior Porcentaje de adolescentes Ya son madres Embarazadas con el primer hijo 88 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Ya son madres Embarazadas con el primer hijo Edad 15 1,4 1,7 3,1 950 16 5,2 2,1 7,3 1 021 17 9,3 3,3 12,6 950 18 17,1 3,1 20,1 870 19 26,6 3,5 30,1 745 Área de residencia Urbana 8,4 2,3 10,6 3 320 Rural 18,4 3,8 22,2 1 216 Departamento Amazonas 20,0 7,0 27,1 54 Áncash 13,0 2,1 15,0 184 Apurímac 15,0 5,3 20,3 55 Arequipa 5,6 2,5 8,0 177 Ayacucho 13,1 5,8 18,9 114 Cajamarca 22,6 1,9 24,5 225 Cusco 6,7 2,2 8,9 171 Huancavelica 10,5 1,4 11,9 102 Huánuco 13,7 1,5 15,2 141 Ica 10,3 1,9 12,1 114 Junín 13,3 2,8 16,1 209 La Libertad 9,1 3,8 12,9 271 Lambayeque 10,7 2,8 13,5 164 Lima 7,1 1,4 8,5 1 466 Loreto 23,3 6,7 30,0 188 Madre de Dios 18,0 3,6 21,6 17 Moquegua 8,2 2,8 10,9 28 Pasco 10,1 2,5 12,7 49 Piura 7,1 3,4 10,5 303 Puno 10,9 4,2 15,1 239 San Martín 25,7 2,0 27,6 112 Tacna 13,0 1,6 14,6 52 Tumbes 12,1 5,4 17,5 37 Ucayali 22,6 6,6 29,1 65 Región natural Lima Metropolitana 6,5 1,6 8,1 1 297 Resto Costa 8,5 2,7 11,2 1 073 Sierra 12,5 2,8 15,2 1 604 Selva 22,4 4,8 27,2 563 Nivel de educación Sin educación 42,8 5,1 47,9 17 Primaria 27,1 5,4 32,5 508 Secundaria 9,4 2,4 11,8 3 587 Superior 4,8 1,5 6,4 424 Quintil de riqueza Quintil inferior 22,9 4,1 26,9 763 Segundo quintil 13,4 4,5 17,9 864 Quintil Intermedio 10,7 1,8 12,5 1 049 Cuarto quintil 7,3 2,1 9,3 999 Quintil superior 3,0 1,4 4,4 861 Total 2009 11,1 2,7 13,7 4 536 Total 2000 10,7 2,3 13,0 5 645 Cuadro 3.10 Embarazo y maternidad de adolescentes Porcentaje de adolescentes (15-19 años) que ya son madres o que están embarazadas por primera vez, según características seleccionadas, Perú 2009. Adolescentes alguna vez embarazadas Número de mujeres Total alguna vez embara- zadas Características seleccionadas • No se aprecian cambios. Cuadro 3.10 y Gráfico 3.4 • No se aprecian cambios significativos en la fecundidad de adolescentes en los últimos nueve años. Según los resultados de la ENDES Continua 2009, del total de adolescentes de 15 a 19 años el 13,7 por ciento ya estuvo alguna vez embarazada, de éstas el 11,1 por ciento son madres y el 2,7 por ciento están gestando por primera vez; estos resultados difieren ligeramente de los obtenidos en la ENDES 2000. Al igual que en la encuesta del 2000, la ENDES Continua 2009 muestra el rápido incremento en la proporción de mujeres que inician el proceso de procreación al aumentar la edad, desde un 1 , 4 por ciento entre las de 15 años hasta el 26,6 por ciento en las de 19 años. • Los mayores porcentajes de adolescentes que son madres o están embarazadas se presentan entre las mujeres sin educación (47,9 por ciento), entre aquellas que residen en la Selva (27,2 por ciento), entre las que se encuentran en el quintil de riqueza inferior (26,9 por ciento) y en el área rural (22,2 por ciento). Mientras que menores porcentajes se aprecian en Lima Metropolitana (8,1 por ciento), entre aquellas mujeres con educación superior y en las del quintil de riqueza superior (6,4 y 4,4 por ciento respectivamente). • La maternidad adolescente se diferencia notablemente, según departamento. Mientras tres de cada diez adolescentes en Loreto y Ucayali ya tiene un hijo o están embarazadas; solo una de cada doce en Lima y Arequipa están en la misma situación. Otros departamentos que presentan los mayores porcentajes de adolescentes que son madres o están embarazadas, además de Loreto y Ucayali son San Martín y Amazonas, con 27,6 y 27,1 por ciento, respectivamente. Por el contrario el departamento con menor porcentaje de adolescentes que son madres o están embarazadas fue Arequipa (8,0 por ciento), seguido de Lima y Cusco con 8,5 y 8,9 por ciento, respectivamente. Planificación familiar 89 E PPLLAANNIIFFIICCAACCIIÓÓNN FFAAMMIILLIIAARR 44 l estudio de la prevalencia de la anticoncepción es de particular importancia, no sólo porque es el determinante próximo más importante de la fecundidad, sino por la utilización práctica que pueden hacer de esta información los administradores de los programas de planificación familiar y los responsables de la formulación de políticas de población y salud. El adecuado conocimiento del nivel de uso y de los tipos de métodos empleados permite evaluar también la efectividad de los programas desarrollados en el pasado reciente y posibilita además, identificar a los grupos con limitado acceso a los servicios de orientación, comercialización o distribución. En la primera parte de este capítulo, se analizan las condiciones previas para el uso de alguna forma de planificación familiar, como son el conocimiento de métodos y de fuentes. En una segunda parte, se analiza el uso alguna vez en el pasado, el uso actual de métodos, las fuentes de suministro, las razones de abandono y las tasas de discontinuación. Para las usuarias de abstinencia periódica, se examinó el conocimiento del ciclo ovulatorio y para las de esterilización; el momento escogido para la selección del método. Luego se consideran factores del no uso, las intenciones futuras de uso y las actitudes hacia la planificación familiar. Finalmente, se presenta el análisis de la exposición de las mujeres a mensajes de planificación familiar, a través de diferentes medios de comunicación, el contacto de mujeres no usuarias con proveedores de planificación familiar y la discusión de la planificación familiar entre parejas. 4.1 CONOCIMIENTO DE MÉTODOS Uno de los objetivos principales de la ENDES Continua 2009 fue determinar el nivel de conocimiento de métodos anticonceptivos, pues es una condición necesaria para su uso. Al igual que la encuesta del año 2000, el cuestionario de la ENDES Continua 2009 incluyó una sección completa sobre el conocimiento, el uso pasado y el uso actual de métodos de planificación familiar. La medición del conocimiento se realizó preguntando a la entrevistada sobre qué métodos conocía o había oído hablar para demorar o evitar un embarazo. Para cada método no mencionado espontáneamente, se le leía a la mujer el nombre del método, una breve descripción y se indagaba nuevamente si había oído hablar de él. En este sentido, "conocer un método", no significa necesariamente que la mujer tenga un buen nivel de información sobre el método; basta con que por lo menos lo conozca de nombre, o tenga una idea de cómo se emplea. El nivel de conocimiento de métodos específicos de planificación familiar se detalla en el Cuadro 4.1 por nivel de exposición y se resume en el Gráfico 4.1 para las mujeres en unión. El conocimiento de métodos en general y modernos en particular se detalla en el Cuadro 4.2 para las mujeres unidas según características socioeconómicas seleccionadas. Cuadro 4.1 Conocimiento de métodos anticonceptivos por nivel de exposición • El conocimiento de métodos para la regulación de la reproducción es muy amplio entre la población peruana y entre todos los grupos poblacionales. Casi todas las mujeres en edad fértil (99,3 por ciento), conocen o han oído hablar de algún método de planificación familiar, siendo los métodos modernos los más conocidos, por el 99,0 por ciento de ellas. Con respecto al año 2000 (97,4 por ciento), existen pequeñas diferencias, observándose un incremento de 1,6 puntos porcentuales. • Sin embargo, entre los métodos modernos menos conocidos por la totalidad de las mujeres se encuentran, la amenorrea por lactancia (30,1 por ciento), implantes (51,5 por ciento) y método vaginal (óvulos y tabletas vaginales) 55,6 por ciento. • Entre las mujeres unidas los métodos modernos más conocidos fueron: la inyección (98,3 por ciento), la píldora (97,0 por ciento), el condón masculino (96,0 por ciento) y la esterilización femenina (93,4 por ciento) y los menos conocidos la amenorrea por lactancia (MELA) (33,5 por ciento), el método vaginal (óvulos y tabletas vaginales) y los implantes (56,7 por ciento, en ambos casos). 90 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Todas las mujeres Mu jeres actualmen te unidas Mujeres no unidas sexualmen te activas 1/ Cualq uier método 99,3 99,8 99,9 Cualq uier método moderno 99,0 99,5 99,9 Esterilización femenina 90,8 93,4 95,8 Esterilización masculina 76,4 79,3 87,2 Píldora 95,7 97,0 99,0 DIU 88,3 92,6 94,5 Inyecciones 96,3 98,3 98,6 Implantes 51,5 56,7 63,6 Condón masculino 95,6 96,0 99,3 Métodos vaginales (Espuma, jalea y óvulo) 55,6 56,7 73,7 Amenorrea por lactanc ia (MELA) 30,1 33,5 35,2 Anticoncepción de emergencia 66,0 60,9 88,8 Cualq uier método tradicional 93,0 95,0 98,9 Abstinencia periódica 90,1 91,8 96,7 Retiro 68,1 72,0 91,7 Método folc lórico 10,9 13,2 10,9 Número promedio de métodos conocidos 9,7 9,9 11,1 Número de mujeres 24 212 13 828 1 567 Métodos anticonceptivo s específicos 1/ Tuvo relaciones sexuales en el mes anter ior a la encuesta. Cuadro 4.1 Cono cimiento de métodos anticonceptivos Porcentaje de todas las mujeres, de las mujeres actualmente casadas/unidas y de las mujeres solteras sexualmente activas que conocen algún método ant iconceptivo, según métodos anticonceptivos específicos, Perú 2009. Conocimiento de méto dos • Entre las mujeres no unidas con actividad sexual, los métodos modernos más conocidos fueron: el condón masculino (99,3 por ciento), la píldora y las inyecciones (99,0 y 98,6 por ciento, respectivamente). Cuadro 4.2 Conocimiento de métodos entre las mujeres actualmente unidas, según características sociodemográficas • El nivel de conocimiento de métodos entre las mujeres actualmente unidas, independientemente de su edad, nivel de educación, lugar de residencia o quintiles de riqueza es bastante alto, cercano al 100,0 por ciento en casi todos los casos. Planificación familiar 91 Características seleccionadas Conoce algún método Conoce algún método moderno 1/ Número de mujeres Edad actual 15-19 99,0 98,3 505 20-24 99,8 99,6 1 609 25-29 99,9 99,5 2 347 30-34 99,9 99,7 2 474 35-39 99,9 99,8 2 718 40-44 99,7 99,5 2 257 45-49 99,6 99,3 1 917 Área de residencia Urbana 100,0 99,9 9 622 Rural 99,3 98,6 4 206 Departamento Amazonas 99,7 99,2 219 Áncash 100,0 100,0 551 Apurímac 100,0 100,0 230 Arequipa 99,7 99,3 576 Ayacucho 99,5 99,0 334 Cajamarca 99,2 98,8 801 Cusco 99,5 98,3 519 Huancavelica 98,4 96,7 273 Huánuco 100,0 99,6 386 Ica 100,0 100,0 360 Junín 99,7 99,2 613 La Libertad 99,5 98,9 816 Lambayeque 100,0 100,0 442 Lima 100,0 100,0 4 290 Loreto 99,4 98,5 500 Madre de Dios 100,0 100,0 65 Moquegua 100,0 99,8 106 Pasco 100,0 99,8 148 Piura 99,9 99,9 862 Puno 99,9 99,5 788 San Martín 100,0 100,0 429 Tacna 100,0 100,0 183 Tumbes 100,0 100,0 121 Ucayali 99,5 99,4 216 Región natural Lima Metropolitana 100,0 100,0 3 825 Resto Costa 100,0 100,0 3 154 Sierra 99,5 98,9 4 991 Selva 99,7 99,4 1 857 Nivel de educación Sin educación 97,2 95,8 530 Primaria 99,6 99,0 4 300 Secundaria 100,0 100,0 5 634 Superior 100,0 100,0 3 364 Quintil de riqueza Quintil inferior 98,9 97,8 2 525 Segundo quintil 99,9 99,8 2 893 Quintil intermedio 100,0 100,0 3 068 Cuarto quintil 100,0 100,0 2 804 Quintil superior 100,0 99,9 2 537 Total 99,8 99,5 13 828 1/ Esterilización femenina, esterilización masculina, píldora, DIU, inyecciones, implantes, condón masculino, condón femenino, diafragma, espuma o jalea, método amenorrea por lactanc ia (MELA), y anticoncepción oral de emergencia. Cuadro 4.2 Conocimiento de métodos anticonceptivos entre las mujeres en unión, según características seleccionadas Porcentaje de mujeres actualmente en unión que conoce algún método y porcentaje que conoce por lo menos un método moderno, según características seleccionadas, Perú 2009. 92 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 4.2 USO DE MÉTODOS Con el objeto de evaluar la práctica pasada y actual del uso de métodos anticonceptivos en la ENDES Continua 2009, a todas las mujeres que respondieron conocer algún método se les preguntó si lo habían usado alguna vez. Para quienes respondieron nunca haber usado, se sondeó adicionalmente preguntando si ella o su pareja han usado o hecho algo para postergar o evitar un embarazo. El uso pasado Los resultados, por grupos de edad y por método sobre la experiencia de las mujeres con el uso de métodos anticonceptivos, se presentan en el Cuadro 4.3 para todas las mujeres, las mujeres actualmente unidas y las mujeres no unidas pero sexualmente activas. La diferencia entre los distintos grupos de edad puede ser el resultado de cambios en el tiempo. Cuadro 4.3; Gráfico 4.1 Uso alguna vez de métodos • Se observa que el uso de métodos de anticoncepción fue alto en el país, mostrándose un incremento de 12,0 puntos porcentuales (63,2 a 75,2 por ciento entre el período 2000 y 2009) en las mujeres en edad fértil que han usado alguna vez métodos anticonceptivos. De 52,0 a 66,3 por ciento, ha usado métodos modernos y de 39,8 a 54,1 por ciento, métodos tradicionales en el mismo período. • Entre las casadas o unidas, se incrementó en 6,7 puntos porcentuales el uso alguna vez de métodos anticonceptivos (de 89,8 a 96,5 por ciento entre el período 2000 y 2009); métodos modernos de 75,4 a 85,6 por ciento y los métodos tradicionales del 55,2 a 69,3 por ciento en el mismo período. La proporción fue alta en todos los grupos de edad de las mujeres. • La inyección y el condón masculino fueron los métodos modernos más usados alguna vez por las mujeres unidas, por el 57,2 y 47,4 por ciento de ellas, respectivamente. • Entre los métodos tradicionales, la abstinencia periódica tiene el nivel más alto de uso alguna vez, por el 51,1 por ciento de las mujeres en unión y en segundo lugar de importancia, se encuentra el retiro con 41,7 por ciento. • Entre las mujeres no unidas pero sexualmente activas, el uso alguna vez de métodos es significativamente diferente al verificado para las mujeres actualmente unidas, acentuándose al considerar métodos específicos. Los métodos modernos que más han sido usados por este grupo de mujeres fueron: el condón masculino (73,9 por ciento), la píldora (35,9 por ciento) y entre los métodos tradicionales destacan el retiro (59,7 por ciento y la abstinencia periódica (54,4 por ciento). Planificación familiar 93 Gráfico 4.1 Conocimiento y uso de métodos de planificación familiar 100 97 93 98 96 93 79 92 72 13 45 21 57 47 9 0 51 42 7 4 18 10 9 16 7 1 97 0 8 73 0 20 40 60 80 100 120 TOTAL MÉTODOS MODERNOS Píldora DIU Inyección Condón Esterilización femenina Esterilización masculina MÉTODOS TRADICIONALES Abstinencia Retiro Folclórico Porcentaje de mujeres unidas Conocimiento Usó alguna vez Uso actual Total métodos modernos Esteri- lización femenina Esteri- lización masculina Píldora DIU Inyec-ciones Implan- tes Condón mascu- lino Vagi- nales MELA Anticon- cepción de emer- gencia Total método tradi- cional Absti- nencia periódica Retiro Métodos fol- clóricos 15-19 24,0 19,2 0,0 0,0 4,2 0,5 7,2 0,0 13,9 0,8 0,1 3,8 16,2 9,9 10,9 0,7 4 536 20-24 71,3 63,5 0,0 0,0 23,6 2,6 36,5 0,1 43,5 5,0 1,5 14,6 48,4 31,3 34,0 2,5 3 696 25-29 87,3 79,2 1,0 0,1 41,7 8,8 54,3 0,2 52,1 8,4 4,8 13,3 63,8 44,4 43,2 4,9 3 613 30-34 92,0 82,2 4,6 0,2 44,1 17,5 57,6 0,5 50,3 10,5 6,5 9,9 67,9 50,8 42,3 5,9 3 380 35-39 93,2 84,2 10,5 0,4 44,8 25,5 54,5 1,6 48,8 12,3 6,6 6,7 67,1 51,2 40,9 5,9 3 464 40-44 91,6 79,7 14,8 0,8 41,2 27,8 46,5 1,1 41,7 13,2 5,0 4,1 68,7 52,1 40,4 5,9 2 933 45-49 89,4 75,1 19,3 0,9 35,1 30,5 33,3 1,1 34,0 13,4 5,8 2,6 62,9 47,1 33,4 6,5 2 588 Total 75,2 66,3 6,1 0,3 31,9 14,5 40,1 0,6 39,7 8,4 4,0 8,0 54,1 39,0 33,9 4,3 24 212 15-19 87,1 67,7 0,0 0,0 22,5 2,6 43,5 0,2 35,6 1,7 0,2 7,0 59,7 37,2 37,3 4,4 505 20-24 96,0 86,2 0,0 0,1 38,6 4,8 63,1 0,2 50,7 6,5 2,9 12,3 66,5 44,2 45,6 4,8 1 609 25-29 97,9 89,1 1,3 0,2 49,9 10,8 68,7 0,3 54,7 9,1 6,4 10,7 70,1 49,6 45,4 6,9 2 347 30-34 97,9 88,6 5,7 0,2 50,3 19,5 67,0 0,5 50,7 10,5 7,5 8,0 71,1 52,9 43,2 7,6 2 474 35-39 98,4 89,2 12,1 0,3 49,3 28,6 59,7 1,4 49,8 12,8 7,6 5,5 70,9 54,0 42,1 6,8 2 718 40-44 95,9 83,3 16,8 0,9 43,3 30,5 48,8 1,2 43,2 13,4 5,5 3,5 71,5 55,3 40,9 6,1 2 257 45-49 93,9 79,0 22,2 1,1 36,2 33,1 35,6 0,8 35,7 13,1 6,0 2,4 65,8 50,6 33,7 6,9 1 917 Total 96,5 85,6 9,4 0,4 44,6 21,2 57,2 0,8 47,4 10,8 6,0 6,9 69,3 51,1 41,7 6,5 13 828 15-19 99,0 84,7 0,0 0,0 16,3 3,0 17,6 0,2 74,2 8,2 1,2 23,7 75,1 45,0 57,0 0,4 239 20-24 99,1 91,1 0,0 0,0 29,8 2,4 34,5 0,2 79,1 10,7 0,3 38,0 73,3 48,1 58,2 0,3 466 25-29 97,1 93,2 0,2 0,0 47,0 9,2 41,4 0,0 77,9 13,4 1,5 40,8 79,2 57,8 61,0 2,3 330 30-34 99,2 87,0 2,2 0,2 40,4 13,2 36,0 0,5 75,5 23,5 2,6 34,7 84,6 69,7 62,6 1,4 209 35-39 99,7 92,1 3,7 0,0 40,3 21,5 49,9 4,0 63,0 16,7 7,1 20,2 76,0 54,6 66,3 3,7 159 40-44 100,0 93,7 9,3 1,6 52,9 22,6 44,3 0,0 61,2 22,5 4,5 15,5 78,7 59,3 58,9 5,4 90 45-49 98,7 94,5 10,8 0,0 46,3 39,8 30,2 0,0 55,5 14,7 4,4 8,5 81,8 58,5 49,7 7,0 74 Total 98,8 90,4 1,7 0,1 35,9 10,2 35,5 0,6 73,9 14,1 2,1 31,5 77,3 54,4 59,7 1,9 1 567 Cuadro 4.3 Uso alguna vez de métodos anticonceptivos entre las mujeres entrevistadas Porcentaje de mujeres entrevistadas por método usado alguna vez, según edad, Perú 2009. Número de mujeres Métodos modernos Métodos tradicionales MELA = Método amenorrea por lactancia. 1/ Mujeres que tuvieron relaciones sexuales en el mes anterior a la encuesta. Edad TODAS LAS MUJERES MUJERES SEXUALMENTE ACTIVAS 1/ MUJERES ACTUALMENTE UNIDAS Cual- quier método 94 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Prevalencia actual del uso de métodos El nivel actual de uso de métodos es el indicador más valioso y generalmente más utilizado para evaluar el éxito de los programas de planificación familiar. Además, se puede emplear para valorar la disminución de la fecundidad que es atribuible al uso de anticonceptivos. A todas las mujeres que habían usado métodos y que no estaban embarazadas en el momento de la entrevista, se les preguntó si ellas o el esposo o compañero usaban en la actualidad, algún método para evitar un embarazo. A partir de esta información, se puede evaluar el uso actual de estos métodos. La prevalencia del uso de anticonceptivos, según edad de la mujer se presenta en el Cuadro 4.4 para el grupo total de entrevistadas (panel superior), para las mujeres en unión legal o consensual en el momento de la entrevista (segundo panel) y para las mujeres no unidas sexualmente activas (tercer panel). Los resultados están referidos para todos los métodos y por métodos específicos. El análisis se concentra en los resultados para las mujeres en unión, puesto que los datos para mujeres nunca casadas (incluidas en el grupo 'total de mujeres') pueden ser menos fiables y, en cualquier caso, el sentido de uso actual no está claro cuando las relaciones sexuales ocurren esporádicamente, como en el caso de las mujeres solteras. Cuadro 4.4 Uso actual de métodos • Un poco más de siete de cada 10 mujeres en unión conyugal (73,2 por ciento) usaban algún método anticonceptivo a la fecha de la encuesta, lo que representa un incremento de 4,3 puntos porcentuales al encontrado en la ENDES 2000. El 50,0 por ciento usaban método moderno y el 23,2 por ciento método tradicional. • La prevalencia anticonceptiva por edad fue ligeramente menor entre las mujeres unidas de 15–19 años (58,3 por ciento), se incrementa con la edad y alcanza su mayor valor entre las mujeres unidas de 35–39 años (80,6 por ciento), luego progresivamente desciende y alcanza un menor valor entre las mujeres de 45-49 años de edad (57,4 por ciento). • En cuanto al uso de métodos modernos específicos, la inyección continúa siendo el método más utilizado (18,1 por ciento), se incrementó en 3,3 puntos porcentuales respecto al registrado en la ENDES 2000. Entre los métodos modernos que disminuyeron el porcentaje de uso entre el 2000 y el 2009, se encuentran el DIU de 9,1 a 3,8 por ciento, y la esterilización femenina de 12,3 a 9,4 por ciento. En cambio, el uso del condón se ha incrementado en 4,4 puntos porcentuales al pasar de 5,6 a 10,0 por ciento en el mismo período. • Existe relación entre la edad de la mujer unida y el método moderno de mayor uso. Así, entre las menores de 35 años, la inyección fue el método de mayor uso (26,3 por ciento, en promedio); y, entre las mujeres mayores de 39 años, la esterilización femenina (19,5 por ciento, en promedio). El DIU fue usado en una mayor proporción entre las mujeres de 35 a 39 años de edad (5,3 por ciento). • De todos los métodos, ya sean modernos o tradicionales, el método del ritmo fue uno de los más empleados. Es significativo su uso en mujeres que tienen entre 25 y 44 años de edad. • Entre las mujeres no unidas sexualmente activas, el 84,7 por ciento de ellas usaban algún método anticonceptivo. Se ha incrementado el uso del método moderno en 16,2 puntos porcentuales, al pasar de 45,3 a 61,5 por ciento entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009. Por otro lado, disminuye el métodos tradicional de 31,1 a 23,2 por ciento, en el mismo período. • El condón fue el método de mayor uso entre las mujeres no unidas sexualmente activas (35,8 por ciento). Le sigue en importancia, la abstinencia periódica (14,3 por ciento) y la inyección (10,9 por ciento) como los métodos más preferidos. Planificación familiar 95 Total métodos modernos Esteri- lización femenina Esteri- lización masculina Píldo- ra DIU Inyec- ciones Condón Vagi- nales MELA Total métodos tradicionales Absti- nencia periódica Reti- ro Folcló- ricos 15-19 12,3 8,7 0,0 0,0 1,0 0,3 4,3 3,2 0,0 0,0 3,5 1,9 1,5 0,2 87,7 4 536 20-24 44,6 33,7 0,0 0,0 5,6 1,5 16,0 10,2 0,1 0,1 10,9 6,9 3,6 0,4 55,4 3 696 25-29 58,4 41,5 1,0 0,1 8,3 2,6 18,0 11,1 0,1 0,1 17,0 11,2 5,0 0,8 41,6 3 613 30-34 63,4 44,5 4,6 0,1 7,6 3,5 16,8 11,3 0,4 0,0 19,0 11,9 6,3 0,8 36,6 3 380 35-39 68,5 47,9 10,5 0,3 7,6 4,6 14,1 10,0 0,3 0,0 20,6 14,3 5,2 1,0 31,5 3 464 40-44 63,2 39,7 14,8 0,6 4,2 3,5 8,5 7,6 0,5 0,0 23,5 17,2 5,7 0,6 36,8 2 933 45-49 47,5 31,2 19,3 0,9 1,8 2,6 2,2 4,2 0,2 0,0 16,4 11,2 4,3 0,8 52,5 2 588 Total 2009 49,2 34,2 6,1 0,3 5,1 2,5 11,5 8,2 0,2 0,0 15,0 10,1 4,3 0,6 50,8 24 212 2000 44,0 32,0 7,5 0,3 4,3 5,8 9,1 4,0 0,4 0,4 12,0 9,3 2,1 0,6 56,0 27 843 15-19 58,3 40,9 0,0 0,0 5,5 1,3 28,5 5,6 0,0 0,0 17,5 8,4 7,4 1,6 41,7 505 20-24 72,2 54,7 0,0 0,1 9,1 3,0 30,5 11,4 0,0 0,3 17,5 11,1 5,6 0,8 27,8 1 609 25-29 74,8 52,5 1,3 0,2 10,6 3,3 24,6 12,1 0,1 0,2 22,3 14,5 6,7 1,2 25,2 2 347 30-34 76,5 53,2 5,7 0,2 9,4 3,8 21,6 11,8 0,5 0,1 23,3 14,6 7,7 1,0 23,5 2 474 35-39 80,6 55,8 12,1 0,3 8,8 5,3 16,9 11,3 0,4 0,3 24,8 17,2 6,3 1,3 19,4 2 718 40-44 76,3 46,8 16,8 0,8 5,0 4,2 10,6 8,7 0,6 0,0 29,5 21,7 7,0 0,8 23,7 2 257 45-49 57,4 36,5 22,2 1,0 2,3 3,1 2,8 4,9 0,2 0,0 20,9 14,6 5,2 1,1 42,6 1 917 Total 2009 73,2 50,0 9,4 0,4 7,6 3,8 18,1 10,0 0,3 0,1 23,2 15,6 6,5 1,1 26,8 13 828 2000 68,9 50,4 12,3 0,5 6,7 9,1 14,8 5,6 0,6 0,7 18,5 14,4 3,2 0,9 31,1 15 628 15-19 89,9 63,7 0,0 0,0 7,2 1,7 9,6 45,1 0,0 0,0 26,3 14,7 11,6 0,0 10,1 239 20-24 90,0 66,2 0,0 0,0 10,8 0,7 13,8 39,9 0,6 0,0 23,8 14,3 9,1 0,3 10,0 466 25-29 85,8 64,4 0,2 0,0 12,1 2,9 15,9 32,5 0,8 0,0 21,4 15,0 6,2 0,2 14,2 330 30-34 88,2 63,3 2,2 0,0 10,7 2,7 7,2 40,2 0,2 0,0 24,8 14,5 9,9 0,4 11,8 209 35-39 74,3 52,7 3,7 0,0 11,9 7,1 6,7 23,3 0,0 0,0 21,6 16,6 5,0 0,0 25,7 159 40-44 72,6 51,7 9,3 0,0 5,7 1,2 5,9 28,6 1,0 0,0 20,8 10,1 10,2 0,6 27,4 90 45-49 57,0 37,0 10,8 0,0 3,1 5,2 0,5 17,4 0,0 0,0 20,0 9,3 10,7 0,0 43,0 74 Total 2009 84,7 61,5 1,7 0,0 10,0 2,5 10,9 35,8 0,4 0,0 23,2 14,3 8,7 0,2 15,3 1 567 2000 76,4 45,3 1,7 0,1 8,4 7,4 9,7 16,5 1,3 0,1 31,1 22,7 7,4 1,0 23,6 1 068 1/ Mujeres que tuvieron relaciones sexuales en el mes anterior a la encuesta. Edad Métodos modernos Número de mujeres No usa TODAS LAS MUJERES Nota: Si ha usado más de un método, sólo se considera el más efectivo. MELA = Método amenorrea por lactancia. MUJERES SEXUALMENTE ACTIVAS 1/ Distribución porcentual de las mujeres entrevistadas por método usado actualmente, según edad y nivel de exposición, Perú 2009. Métodos tradicionales Cuadro 4.4 Uso actual de métodos anticonceptivos entre las mujeres entrevistadas MUJERES ACTUALMENTE UNIDAS Cualquier método Diferenciales en los niveles de uso actual El Cuadro 4.5.1 detalla los niveles de uso de métodos entre las mujeres en unión, según ciertas características geográficas y sociales. El nivel de uso por indicadores de estatus de la mujer se muestra en el Cuadro 4.5.2. En los resultados que se presentan, debe tenerse en cuenta que se trata solamente de mujeres casadas o unidas en el momento de la entrevista y no de todas las mujeres en edad fértil (véase también el Gráfico 4.2). Cuadros 4.5.1 y 4.5.2 y Gráfico 4.2 Uso de métodos anticonceptivos entre las mujeres unidas, según características socioeconómicas • Los mayores niveles de uso de métodos anticonceptivos se encontraron entre las mujeres que tienen tres a cuatro hijos actualmente vivos (78,2 por ciento), entre las ubicadas en el cuarto quintil de riqueza y las que tienen educación superior, (con 76,0 y 75,4 por ciento, en cada caso). Por el contrario, las mujeres actualmente unidas con menor nivel de uso de métodos anticonceptivos fueron quienes no tienen hijos (37,7 por ciento), las sin educación (60,5 por ciento); y, las ubicadas en el quintil inferior de riqueza (68,3 por ciento). • Según área de residencia, existe una diferencia de 4,6 puntos porcentuales en el nivel de uso de algún método anticonceptivo: 74,6 por ciento en el área urbana y 70,0 por ciento en el área rural. Sin embargo, mientras que la proporción de usuarias de un método moderno fue mayor en el área urbana que en el área rural (53,3 frente a 42,3 por ciento), la proporción de usuarias de un método tradicional fue mayor en el área rural que en el área urbana (27,8 frente a 21,3 por ciento). 96 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, mientras que la proporción de usuarias del área urbana se incrementa en 1,6 puntos porcentuales al variar de 73,0 a 74,6 por ciento, en el área rural dicha proporción aumentó en 8,5 puntos porcentuales, al variar de 61,5 a 70,0 por ciento, en dicho periodo. El mismo que principalmente fue resultado del mayor incremento de usuarias de un método tradicional (8,0 puntos porcentuales). • De todos los métodos, ya sean modernos o tradicionales, la inyección fue uno de los más utilizados (18,1 por ciento). Es significativo su uso entre las mujeres del quinto inferior de riqueza (24,6 por ciento), del área rural (23,6 por ciento), con educación primaria (21,1 por ciento), las residentes en la Selva (20,9 por ciento), entre las que tienen uno o dos hijos sobrevivientes (20,8 por ciento) y entre las mujeres con menor nivel educativo (19,7 por ciento). • En el área urbana, la inyección (15,7 por ciento), el condón (12,3 por ciento) y la esterilización femenina (10,7 por ciento) fueron los métodos modernos de mayor uso. Mientras que en el área rural, destacaron la inyección (23,6 por ciento), la esterilización femenina (6,5 por ciento) y la píldora (5,5 por ciento). • Según departamento, las mayores proporciones de mujeres actualmente unidas que usan algún método anticonceptivo se presentó en Tacna (82,0 por ciento), Áncash (78,6 por ciento), Apurímac (77,5 por ciento), Amazonas (77,3 por ciento), Tumbes (76,8 por ciento), y Lima (76,2 por ciento). En cambio, las menores proporciones de usuarias de algún método se presentaron en Ucayali (64,4 por ciento), La Libertad (66,7 por ciento) y Loreto (67,1 por ciento); el primero y el tercero localizados en la región de la Selva (70,5 por ciento) y el segundo en el Resto Costa (74,8 por ciento). • Asimismo, las mayores proporciones de usuarias de algún método moderno se evidencian en los departamentos de Tumbes (67,0 por ciento), Lima (57,6 por ciento), Pasco (57,3 por ciento), Arequipa (56,0 por ciento) e Ica, (55,5 por ciento). Por el contrario, las menores proporciones se presentaron en los departamentos de Puno (25,1 por ciento) y Huancavelica (37,3 por ciento). • Las usuarias de la inyección, en mayor proporción se ubicaron en los departamentos de Pasco (35,9 por ciento), Huánuco (31,3 por ciento), Huancavelica (25,3 por ciento), y Apurímac (25,0 por ciento); y las usuarias del condón, segundo método moderno más usado a nivel nacional, en los departamentos de Moquegua (16,2 por ciento), Arequipa (14,9 por ciento), Lima (14,7 por ciento), Tacna (12,3 por ciento), Lambayeque (11,1 por ciento) y Junín (10,0 por ciento). • Por otro lado, las mayores proporciones de usuarias de un método tradicional se presentaron en los departamentos de Puno (43,3 por ciento), Huancavelica (34,2 por ciento), Áncash (31,9 por ciento), Cusco (31,3 por ciento), Tacna (29,6 por ciento), Apurímac (27,9 por ciento), Ayacucho (27,7 por ciento), Amazonas (26,7 por ciento), y Cajamarca (25,6 por ciento). En cambio, se aprecia menores proporciones en Tumbes (9,8 por ciento) y Ucayali (14,7 por ciento). • La capacidad de la mujer para controlar su propia fecundidad y el método anticonceptivo seleccionado depende del estatus de la mujer y su propia imagen. Una mujer que se siente incapaz de controlar otros aspectos de su vida tal vez tendrá menos probabilidad de sentirse capaz de tomar y ejecutar decisiones con relación a su fecundidad. En ese sentido, se observa un menor uso de anticonceptivos entre las mujeres que no tienen la última palabra en las decisiones consultadas (49,4 por ciento) y las que no encuentran razones para oponerse a tener relaciones sexuales con su pareja (65,9 por ciento). Planificación familiar 97 Gráfico 4.2 Uso de Métodos entre mujeres en unión, por lugar de residencia y nivel educativo 0 10 20 30 40 50 60 70 80 Superior Secundaria Primaria Sin educación NIVEL DE EDUCACIÓN Selva Sierra Resto Costa Lima Metropolitana REGIÓN NATURAL Rural Urbana ÁREA DE RESIDENCIA Porcentaje que Usa Actualmente Píldora DIU Inyecciones Esterilización femenina Otros 98 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Total métodos modernos Esteri- lización femenina Esteri- lización masculina Píldora DIU Inyec-ciones Condón Vagi- nales MELA Total métodos tradi- cionales Absti- nencia perió- dica Retiro Folcló-ricos Área de residencia Urbana 74,6 53,3 10,7 0,5 8,6 4,9 15,7 12,3 0,4 0,1 21,3 13,8 6,8 0,7 25,4 9 622 Rural 70,0 42,3 6,5 0,2 5,5 1,3 23,6 4,8 0,1 0,2 27,8 19,8 6,1 1,8 30,0 4 206 Departamento Amazonas 77,3 50,6 10,6 0,2 9,0 0,5 21,5 8,5 0,3 0,0 26,7 21,0 3,7 2,0 22,7 219 Áncash 78,6 46,7 8,0 0,2 5,6 2,9 22,2 7,7 0,1 0,0 31,9 21,4 9,6 0,9 21,4 551 Apurímac 77,5 49,7 9,9 0,5 4,8 1,3 25,0 7,7 0,3 0,2 27,9 18,0 9,2 0,7 22,5 230 Arequipa 75,7 56,0 11,0 1,5 6,0 7,0 15,2 14,9 0,0 0,2 19,7 13,7 4,9 1,1 24,3 576 Ayacucho 69,0 41,2 5,4 0,6 4,0 2,1 22,5 5,7 0,5 0,4 27,7 22,8 3,9 1,1 31,0 334 Cajamarca 69,6 44,0 8,2 0,1 6,8 1,5 20,0 6,7 0,2 0,5 25,6 18,3 6,9 0,4 30,4 801 Cusco 71,9 40,6 7,3 0,2 3,9 2,2 18,6 8,0 0,2 0,0 31,3 20,0 5,8 5,5 28,1 519 Huancavelica 71,5 37,3 3,6 0,1 3,7 0,4 25,3 3,5 0,2 0,4 34,2 31,5 1,2 1,5 28,5 273 Huánuco 68,2 52,1 6,3 0,3 7,2 1,9 31,3 4,6 0,5 0,0 16,1 11,3 3,8 1,0 31,8 386 Ica 75,8 55,5 9,9 0,3 9,8 5,9 19,8 9,4 0,4 0,0 20,3 9,9 9,2 1,2 24,2 360 Junín 69,0 44,9 7,0 0,4 4,4 2,8 19,5 10,0 0,0 0,5 24,1 19,6 3,2 1,3 31,0 613 La Libertad 66,7 45,7 9,0 0,0 6,2 4,0 17,5 8,9 0,2 0,0 21,0 16,6 4,0 0,4 33,3 816 Lambayeque 74,7 52,1 13,5 0,5 8,4 3,0 15,1 11,1 0,5 0,0 22,6 16,0 6,6 0,0 25,3 442 Lima 76,2 57,6 10,8 0,6 9,1 6,7 14,8 14,7 0,4 0,1 18,5 10,0 8,0 0,5 23,8 4 290 Loreto 67,1 44,5 9,8 0,1 11,1 0,1 19,6 3,7 0,0 0,1 22,6 15,9 3,3 3,5 32,9 500 Madre de Dios 70,9 49,9 10,2 0,5 10,3 1,2 20,2 6,7 0,1 0,7 20,9 13,8 6,2 1,0 29,1 65 Moquegua 73,3 52,2 13,5 0,0 6,0 3,5 11,7 16,2 0,4 0,6 21,1 17,3 3,8 0,0 26,7 106 Pasco 73,3 57,3 8,6 0,0 4,5 2,0 35,9 6,1 0,0 0,2 16,0 9,9 4,5 1,6 26,7 148 Piura 73,8 52,7 14,1 0,3 8,3 3,0 17,6 8,9 0,4 0,0 21,1 9,2 11,3 0,6 26,2 862 Puno 68,5 25,1 3,0 0,5 2,5 1,0 12,4 5,5 0,2 0,0 43,3 36,6 5,9 0,9 31,5 788 San Martín 75,1 50,8 10,1 0,0 14,2 0,9 20,2 4,8 0,4 0,2 24,3 18,2 4,5 1,6 24,9 429 Tacna 82,0 52,4 7,9 0,4 8,1 2,8 19,7 12,3 0,5 0,6 29,6 20,8 8,2 0,6 18,0 183 Tumbes 76,8 67,0 15,1 0,0 17,2 1,7 24,4 8,1 0,2 0,2 9,8 7,0 2,1 0,7 23,2 121 Ucayali 64,4 49,7 7,5 0,2 12,5 0,3 24,2 4,8 0,0 0,2 14,7 6,3 3,8 4,6 35,6 216 Región natural Lima Metropolitana 76,6 57,9 11,1 0,7 9,6 7,1 13,8 14,6 0,5 0,1 18,7 10,3 7,8 0,5 23,4 3 825 Resto Costa 74,8 54,2 12,2 0,2 8,7 3,8 17,3 11,7 0,3 0,1 20,6 12,2 7,9 0,5 25,2 3 154 Sierra 70,6 41,4 6,4 0,4 3,9 2,4 20,8 6,9 0,2 0,2 29,2 22,1 5,7 1,3 29,4 4 991 Selva 70,5 49,3 9,4 0,1 11,4 0,8 20,9 6,2 0,2 0,1 21,1 14,9 3,8 2,4 29,5 1 857 Nivel de educación Sin educación 60,5 35,6 9,9 0,1 2,8 0,6 19,7 1,9 0,0 0,7 24,9 14,6 7,3 3,0 39,5 530 Primaria 71,5 44,2 10,8 0,4 5,8 1,4 21,1 4,6 0,1 0,1 27,3 18,0 7,3 2,0 28,5 4 300 Secundaria 74,4 53,1 8,1 0,4 9,3 4,5 19,6 10,8 0,3 0,1 21,2 13,7 7,0 0,6 25,6 5 634 Superior 75,4 54,3 9,8 0,4 7,9 6,3 11,5 17,0 0,7 0,2 21,2 15,9 4,8 0,5 24,6 3 364 Número de hijos Ninguno 37,7 23,3 0,5 0,0 4,5 0,0 5,0 13,3 0,0 0,0 14,4 11,1 3,0 0,3 62,3 831 1-2 hijos 75,7 52,9 3,8 0,4 9,3 4,9 20,8 13,0 0,3 0,1 22,8 15,3 6,8 0,7 24,3 6 978 3-4 hijos 78,2 53,5 17,3 0,4 6,9 4,2 16,9 7,2 0,5 0,0 24,8 16,7 6,9 1,2 21,8 4 158 5+ hijos 68,5 43,1 17,2 0,7 4,3 0,7 16,3 3,5 0,1 0,4 25,4 16,3 6,4 2,8 31,5 1 860 Quintil de riqueza Quintil inferior 68,3 40,4 5,6 0,2 5,1 0,9 24,6 4,0 0,0 0,1 27,9 18,2 7,0 2,7 31,7 2 525 Segundo quintil 72,3 45,8 7,7 0,3 7,7 1,6 22,0 6,0 0,2 0,3 26,5 18,3 7,1 1,0 27,7 2 893 Quintil intermedio 75,3 52,5 9,8 0,5 9,2 3,8 19,3 9,7 0,1 0,1 22,8 14,2 7,7 0,9 24,7 3 068 Cuarto quintil 76,0 54,8 12,0 0,6 7,6 4,7 15,7 13,4 0,4 0,1 21,1 14,3 6,3 0,5 24,0 2 804 Quintil superior 73,6 55,8 12,1 0,5 8,1 8,3 8,3 17,3 0,7 0,0 17,8 13,1 4,3 0,4 26,4 2 537 Total 2009 73,2 50,0 9,4 0,4 7,6 3,8 18,1 10,0 0,3 0,1 23,2 15,6 6,5 1,1 26,8 13 828 Total 2000 68,9 50,4 12,3 0,5 6,7 9,1 14,8 5,6 0,6 0,7 18,5 14,4 3,2 0,9 31,1 15 628 MELA = Método amenorrea por lactancia. Cuadro 4.5.1 Uso actual de métodos anticonceptivos, según características seleccionadas Distribución porcentual de las mujeres actualmente casadas/unidas por método que usa actualmente, según características seleccionadas, Perú 2009. TradicionalesMétodos modernos Características seleccionadas Cualquier método Número de mujeres en unión No usa Nota: Si ha usado más de un método, sólo se considera el más efectivo. Planificación familiar 99 Número de decisiones en las que la mujer participa 1/ 0 49,4 31,0 5,6 0,0 3,2 1,6 14,2 6,3 0,0 0,0 18,4 10,5 5,8 2,2 50,6 96 1-2 63,8 41,2 7,2 0,1 5,9 3,0 20,0 4,8 0,1 0,1 22,6 14,0 6,3 2,2 36,2 945 3-4 74,2 51,2 10,3 0,5 7,6 3,2 19,3 9,8 0,2 0,2 23,0 15,7 6,3 1,0 25,8 4 070 5 74,0 50,5 9,3 0,4 7,9 4,2 17,3 10,7 0,3 0,1 23,5 15,8 6,7 1,0 26,0 8 717 Número de razones de la mujer para negarse a tener relaciones sexuales 2/ 0 65,9 43,6 10,8 0,0 2,9 1,2 22,0 6,5 0,0 0,2 22,3 15,7 4,5 2,1 34,1 224 1-2 67,2 43,7 8,9 0,6 7,3 3,2 18,0 4,9 0,4 0,0 23,5 15,3 6,4 1,8 32,8 610 3 73,6 50,4 9,4 0,4 7,7 3,9 18,0 10,3 0,3 0,1 23,2 15,6 6,6 1,0 26,4 12 994 Número de razones que justifican que esposa sea golpeada 3/ 0 73,1 50,3 9,6 0,4 7,5 3,9 17,9 10,3 0,3 0,1 22,9 15,3 6,5 1,0 26,9 12 994 1-2 73,7 44,6 7,6 0,5 9,1 0,9 20,1 6,2 0,2 0,0 29,1 20,5 6,5 2,1 26,3 701 3-4 71,9 43,8 5,6 0,0 5,6 5,2 23,5 3,8 0,0 0,0 28,2 17,3 8,1 2,8 28,1 70 5 80,0 55,6 3,4 0,0 7,1 7,7 29,6 7,8 0,0 0,0 24,4 16,6 7,0 0,8 20,0 63 Total 2009 73,2 50,0 9,4 0,4 7,6 3,8 18,1 10,0 0,3 0,1 23,2 15,6 6,5 1,1 26,8 13 828 Total 2000 68,9 50,4 12,3 0,5 6,7 9,1 14,8 5,6 0,6 0,7 18,5 14,4 3,2 0,9 31,1 15 628 Tradicionales Cual- quier método Indicadores seleccionados Folcló-ricos Total métodos tradicionales Absti- nencia perió dica MELA Condón mascu- lino Esteri- lización masculina Píldora 3/ Razones que justifican que la esposa sea golpeada: sale de casa sin decir nada, descuida niños, discute con esposo, se niega a tener relaciones sexuales con esposo, quema la comida. Nota: Si la mujer está usando más de un método, se considera el más efectivo. 1/ Decisiones en que la mujer tiene la última palabra: el cuidado de su salud, compras grandes del hogar, compras para necesidades diarias, visitar a familia/amigos, la comida del día. Vagi- nales 2/ Razones para la mujer negarse a tener relaciones: sabe que él tiene ETS, sabe que él tiene otra mujer, parto reciente, estar cansada o no estar de humor. Cuadro 4.5.2 Uso actual de métodos anticonceptivos, por situación de la mujer Distribución porcentual de las mujeres actualmente casadas/unidas por método que usa actualmente, según indicadores seleccionados, Perú 2009. Modernos Total métodos modernos Esteri- lización femenina Número de mujeres en unión No usaRetiroDIU Inyec-ciones Cambios en la mezcla de métodos El Gráfico 4.3 se toma como punto de referencia para ilustrar los cambios en la mezcla de métodos en el Perú. En el Cuadro 4.6 se presentan los cambios desde 1977, según diferentes encuestas. Cuadro 4.6 y Gráfico 4.3 Cambios en la mezcla de métodos • Entre la ENDES 1986 y la ENDES Continua 2009, la prevalencia anticonceptiva se ha incrementado en 27 puntos porcentuales al pasar de 46 a 73 el porcentaje de mujeres actualmente unidas que usan un método anticonceptivo. Mientras el uso de métodos tradicionales y folclóricos se mantiene en 23 por ciento, el uso de métodos modernos se duplica; fue más del doble al pasar de 23 a 50 por ciento. • Entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, el uso de métodos modernos se mantuvo en 50 por ciento; mientras que el porcentaje de usuarias de métodos tradicionales se incrementó en 4 puntos porcentuales, es decir, de 19 pasó a 23 por ciento. La inyección sigue siendo el método moderno de mayor uso (18 por ciento); mientras que el uso de la esterilización presenta igual porcentaje al observado en 1996 (10 por ciento). 100 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Distribución porcentual de las mujeres en unión por varias encuestas, según método usado, Perú 1977-2009. ENAF ENPA ENDES ENDES ENDES ENDES ENDES 1977-1978 1981 1986 1991-1992 1996 2000 2009 Métodos modernos 11 17 23 31 41 50 50 Píldora 4 5 7 6 6 7 8 DIU 1 4 7 13 12 9 4 Inyección 1 2 1 2 8 15 18 Esterilización 3 4 6 7 10 13 10 Otros modernos 2 2 2 3 5 6 10 21 24 23 26 23 19 23 Abstinencia 11 17 18 20 18 14 16 Otros 1/ 10 7 5 6 5 5 7 Uso total 31 41 46 57 64 69 73 1/ Incluye método retiro y folclórico. Tradicionales y folclóricos Método usado Cuadro 4.6 Cambios en la mezcla de métodos entre 1977-2009 Gráfico 4.3 Uso de Métodos entre mujeres en unión, por tipo de método, 1991-1992 y 2009 El gráfico 4.3 muestra los esfuerzos realizados por implementar los servicios de Planificación Familiar a poblaciones más vulnerables a través de jornadas de atención integral de salud sexual y reproductiva, compras de anticonceptivos acordes con las necesidades de la población, incremento de la orientación/consejería en salud sexual y reproductiva. 1991- 1992 Píldora 6% DIU 13% Inyección 2% Esterilización 7% Otros modernos 3% Tradicionales 26% No usando 43% 2009 Píldora 8% DIU 4% Inyección 18% Esterilización 10% Otros modernos 10% Tradicionales 23% No usando 27% Planificación familiar 101 0 1 2 3 4+ 15-19 12,2 61,4 24,2 2,2 0,0 0,0 100,0 572 20-24 4,5 56,0 32,5 6,2 0,7 0,2 100,0 1 817 25-29 2,3 46,2 40,2 8,1 2,4 0,9 100,0 2 666 30-34 2,2 37,9 40,4 11,3 4,6 3,5 100,0 2 841 35-39 2,5 35,7 34,5 12,6 6,9 7,9 100,0 3 113 40-44 5,2 28,1 31,6 15,0 7,9 12,0 100,0 2 717 45-49 6,7 25,0 29,1 14,6 8,4 16,2 100,0 2 389 Total 2009 4,1 38,2 34,6 11,3 5,2 6,7 100,0 16 113 Total 2000 11,4 19,1 32,2 15,0 8,2 14,0 100,0 17 864 Cuadro 4.7  Número de hijos al primer uso de métodos Distribución porcentual de las mujeres alguna vez unidas que han usado anticoncepción por número de hijos sobreviv ientes al primer uso de métodos, según edad actual, Perú 2009. Número de hijos vivos al usar por primera vez Edad actual Total Número de mujeres Nunca ha usado métodos Número de hijos al iniciar el uso de anticonceptivos El análisis de la relación entre número de hijos vivos que tenían las mujeres cuando usaron por primera vez un método para distintas cohortes (Cuadro 4.7) permite conocer cuán temprano en la vida reproductiva de las mujeres se adopta la planificación familiar; y si se hace para limitar o espaciar los hijos, al igual que las tendencias en el proceso de adopción con fines de espaciamiento. Además, las mujeres jóvenes pueden estar especialmente motivadas a usar anticoncepción para evitar embarazos no deseados. Al analizar esta información, debe recordarse que para las cohortes jóvenes, el proceso todavía no ha concluido. Cuadro 4.7 Número de hijos al iniciar el uso de anticonceptivos • En el país existe una alta motivación por limitar el tamaño familiar y espaciar la ocurrencia de los nacimientos. Más de la tercera parte de las mujeres alguna vez unidas (38,2 por ciento) inició el uso de métodos anticonceptivos antes de tener hijos; al igual que aquellas que comenzaron después de tener su primer hijo (34,6 por ciento). • La distribución de las mujeres según el número de hijos que tenían cuando empezarón a usar métodos anticonceptivos varía en forma importante con la edad. En las cohortes más jóvenes, las mujeres empiezan a usar la anticoncepción sin tener ningún hijo o teniendo pocos hijos. Así, el 85,6 por ciento de las mujeres de 15 a 19 años y el 88,5 por ciento de las de 20-24 años, iniciaron la contracepción antes de tener hijos o con apenas un hijo. En cambio, entre las mujeres mayores de 45 años, la distribución fue menor: el 54,1 por ciento empieza la anticoncepción antes del primer hijo o con un solo hijo nacido vivo, y el 16,2 por ciento, a partir del cuarto hijo. Estos resultados son indicativos de la fuerte motivación por el espaciamiento de los nacimientos y por la limitación del tamaño de la familia existente en el país. • Entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, aumentó la concentración de la distribución entre las mujeres que empezaron a usar métodos antes de tener hijos y las que lo hicieron cuando tuvieron un hijo, particularmente entre las mujeres más jóvenes, de 15 a 19 años al pasar de 67,3 a 85,6 por ciento y de 20 a 24 años de 72,6 a 88,5 por ciento, que representa un incremento de 18,3 y 15,9 puntos porcentuales, respectivamente. 102 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Edad al momento de la esterilización Si se relaciona la edad de la mujer al momento de la operación con el tiempo transcurrido hasta la fecha de la entrevista, es posible estudiar tendencias en la adopción de la esterilización, es decir, si ha habido cambios en la edad de las mujeres a la aceptación del método; específicamente, en qué medida la edad al momento de la esterilización ha estado aumentando o disminuyendo. En el Cuadro 4.8 se clasifican las mujeres según la edad al momento de la esterilización y de acuerdo con el número de años transcurridos desde la operación. Para cada uno de estos subgrupos se ha calculado la edad mediana a la operación, es decir, la edad a la cual se habían hecho operar el 50,0 por ciento de las mujeres. Para evitar sesgos, se excluyen de este cálculo las mujeres esterilizadas después de los 40 años, debido a que en la ENDES Continua 2009 no se tiene información de las mujeres que se esterilizaron a los 40 o más años de edad hace más de 12 años, puesto que ellas tendrían 52 o más años al momento de la encuesta. Cuadro 4.8 Edad al momento de la esterilización • La edad mediana de la esterilización fue 31,7 años, cercano a lo encontrado en la ENDES 2000. Se observa que más de dos terceras partes de las esterilizaciones (67,6 por ciento) ocurren después de los 29 años. <25 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 <2 2,0 13,2 35,5 34,4 13,2 1,7 100,0 173 34,0 2-3 2,3 14,3 33,7 34,1 13,5 2,0 100,0 126 33,7 4-5 1,6 25,2 48,0 16,7 8,5 0,0 100,0 125 31,9 6-7 2,4 19,7 34,0 33,9 9,9 0,0 100,0 100 33,9 8-9 1,1 24,6 37,0 32,6 4,7 0,0 100,0 163 32,7 10+ 9,5 32,8 41,0 16,8 0,0 0,0 100,0 800 a Total 2009 6,0 26,5 39,4 23,2 4,6 0,4 100,0 1 486 31,7 Total 2000 6,9 25,0 35,9 26,0 5,8 0,4 100,0 2 100 32,1 Cuadro 4.8 Edad al momento de la esterilización Distribución porcentual de las mujeres esterilizadas por edad al momento de la esterilización, y edad mediana al momento de la esterilización, según número de años desde la operación, Perú 2009. Edad al momento de la esterilizaciónNúmero de años desde la operación Número de mujeres Edad mediana 1/ a = No se calculó por tratarse de información truncada. 1/ La edad mediana se calculó únicamente para mujeres esterilizadas antes de los 40 años para evitar problemas de truncamiento de información. Total Conocimiento del período fértil El conocimiento que tenga la mujer sobre la fisiología reproductiva provee una herramienta básica para el éxito en el uso de los llamados métodos de abstinencia periódica y MELA o método de amenorrea por lactancia y de aquellos que en alguna medida se relacionan con el coito, como el condón y los métodos vaginales (espumas, jaleas, óvulos y tabletas vaginales). Para evaluar este nivel de conocimiento, en la ENDES Continua 2009, se preguntó a todas las mujeres en qué momento del ciclo menstrual creían que existe mayor riesgo de quedar embarazada. En el Cuadro 4.9 se resumen los resultados sobre el conocimiento del período fértil durante el ciclo ovulatorio para el total de mujeres y para las que han usado la abstinencia periódica. Planificación familiar 103 Cuadro 4.9 • Los resultados indican que cerca de cinco de cada diez usuarias de abstinencia periódica (48,7 por ciento) respondieron que el momento de mayor riesgo para que una mujer pueda quedar embarazada es en la mitad del ciclo menstrual, lo cual indica que el 51,3 por ciento de las usuarias estaban utilizando este método de forma incorrecta, dadas las respuestas erróneas sobre el período más fértil del ciclo ovulatorio, incluidas las que no saben nada sobre el particular. • A nivel de todas las mujeres, el 29,2 por ciento identificó correctamente el período de mayor riesgo de embarazo y el 70,8 por ciento no especificó el tiempo o no conoce cuál es el momento de mayor riesgo para que una mujer pueda quedar embarazada. Percepción del período fértil Usuarias de abstinencia periódica No usuarias de abstinen- cia periódica Todas las mujeres Justo antes de que comience la menstruación 0,8 2,6 2,4 Durante la menstruación 0,8 2,9 2,6 Inmediatamente después de terminada la menstruación 8,3 8,8 8,7 En la mitad del ciclo menstrual 48,7 27,0 29,2 En cualquier momento 0,1 2,3 2,1 Otra respuesta 37,3 29,4 30,2 No sabe 4,0 27,1 24,7 Total 100,0 100,0 100,0 Número de mujeres 2 434 21 778 24 212 Cuadro 4.9 Conocimiento del período fértil Uso de abstinencia periódica, según percepción del período fértil, Perú 2009. Fuentes de suministro de métodos modernos Para evaluar adecuadamente el grado de conocimiento de los anticonceptivos, se requiere precisar además, si las mujeres saben dónde pueden abastecerse, si quisieran usarlos. A las mujeres que estaban utilizando algún anticonceptivo moderno en el momento de la encuesta, se les preguntó sobre el lugar dónde los habían obtenido. A las usuarias de métodos tradicionales se les preguntó donde habían conseguido la información sobre su uso. Los resultados para las principales fuentes de abastecimiento de métodos modernos se presentan en el Cuadro 4.10. A las usuarias de métodos modernos se les preguntó si recibieron cierta información específica cuando se les prescribió el método: que la esterilización era irreversible, sobre los efectos secundarios del método, sobre qué hacer si experimentaban efectos secundarios y si fueron informadas sobre otros métodos alternativos que podían usar. Los resultados se presentan en el Cuadro 4.11. Cuadros 4.10 y 4.11 Fuentes de suministro (Cuadro 4.10) • En general, el mayor proveedor de métodos anticonceptivos en el país fue el sector público a través del Ministerio de Salud y ESSALUD con el 69,1 por ciento de las usuarias actuales. • El sector privado incluyendo a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), atendió el 29,9 por ciento de la demanda de métodos modernos, focalizándose en la oferta del método de la espuma donde alcanza a cubrir el 70,9 por ciento; y, del condón masculino donde alcanza a cubrir el 68,5 por ciento suministrados básicamente por las farmacias y servicios de salud particulares. 104 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Fuente de suministro más recien te Esteri- l ización femenina Esteri- lización masculin a Píldora DIU Inyección Implantes Cond ónmasculino Espuma An ticon - cepción de emergencia Total Sector público 88,0 78,4 67,5 82,5 86,1 17,4 29,2 22,4 0,0 69,1 Hospital MINSA 56,0 34,8 8,0 20,5 9,3 17,4 2,3 0,0 0,0 16,8 Centro de s alud MINSA 9,2 10,9 26,6 26,7 32,6 0,0 9,4 5,5 0,0 21,1 Pues to de s alud MINSA 0,0 0,0 26,4 19,2 39,8 0,0 12,4 0,5 0,0 21,9 Promotor de salud MINSA 0,0 0,0 0,1 0,2 0,0 0,0 0,2 0,0 0,0 0,1 Hospital ESSALUD 18,9 21,9 3,8 10,6 2,5 0,0 2,6 9,8 0,0 6,5 Centro/posta ESSALUD 1,6 5,0 2,0 3,8 1,7 0,0 1,7 6,6 0,0 1,9 Campaña/feria/jornada 0,7 0,0 0,1 0,2 0,1 0,0 0,5 0,0 0,0 0,3 Otro gobierno 1,6 5,8 0,4 1,3 0,1 0,0 0,2 0,0 0,0 0,6 Sector médico pr ivado 11,0 19,2 32,2 17,4 13,6 82,6 68,5 70,9 0,0 29,9 Clínic a part icular 10,4 14,4 2,5 7,7 1,3 49,0 0,6 0,0 0,0 3,6 Farmacia/botica 0,0 0,0 28,1 0,0 11,0 0,0 67,3 70,7 0,0 24,5 Médico particular 0,4 0,0 1,2 7,8 0,8 24,6 0,3 0,2 0,0 1,2 Clínic a/posta PF de ONG 0,2 4,9 0,4 1,9 0,5 9,0 0,2 0,0 0,0 0,5 Promotores de ONG 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 Otra fu ente privada 0,0 0,0 0,3 0,2 0,2 0,0 1,6 6,7 0,0 0,6 Tienda/s upermerc ado 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,5 0,0 0,0 0,1 Iglesia 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 Familiares y amigos 0,0 0,0 0,3 0,2 0,1 0,0 1,1 6,7 0,0 0,4 Se automedic ó 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 Otra fu ente 0,9 2,4 0,0 0,0 0,1 0,0 0,7 0,0 0,0 0,4 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 0,0 99,9 Número de mujeres 1 486 63 1 245 611 2 795 18 1 980 49 7 8 254 Cuadro 4.10 Fuente d e sum inistro de méto dos mod ern os Distribución porcentual de las us uarias actuales por métodos modernos, según fuente de suminist ro más reciente, Perú 2009. Nota: El total incluye otros métodos modernos pe ro exc luye el método amenorrea por lactanc ia (M ELA). Información a las usuarias de métodos modernos (Cuadro 4.11) • La mayoría de usuarias de métodos modernos ha recibido información sobre los efectos secundarios del método y qué hacer en caso se presentaran dichos efectos. En apariencia, las mujeres que conocen los métodos están relativamente bien informadas y no es que solamente han oído hablar de ellos ocasionalmente. • Entre las usuarias de métodos modernos, las usuarias de esterilización fueron las personas que en mayor proporción declararon haber sido informadas sobre el método que recibieron. El 95,4 por ciento de ellas declaró que antes de ser operada fue advertida que no podría tener más hijos a causa de esta operación. • Por otro lado, el 75,0 por ciento de las usuarias manifestó haber sido informadas sobre los efectos secundarios del método usado, porcentaje que fue mayor entre las usuarias de implantes (94,2 por ciento) y comprende al 83,9 por ciento de usuarias del DIU. • Las mayores proporciones de usuarias informadas sobre los efectos del método usado se presentó entre las mujeres con educación superior (78,1 por ciento), entre las residentes de la Sierra y del área rural (77,2 y 75,4 por ciento, respectivamente). • Las mujeres del quintil superior de riqueza reportaron en mayor porcentaje haber sido informadas con respecto al método que estaban usando que las mujeres del quintil de riqueza inferior. Acerca de la irreversibilidad de la esterilización, las mujeres sin educación reportaron en menor porcentaje haber recibido información, respecto a las que tienen educación superior. • En Ica (89,7 por ciento), Áncash y Huancavelica (89,5 por ciento, en cada caso), se observa los menores porcentajes de mujeres que reportan haber sido informadas que la esterilización es permanente. En Huánuco y Lambayeque, todas las mujeres reportaron haber sido informadas de la permanencia del método. Además, existen sustanciales variaciones por departamento, en el porcentaje de mujeres usuarias de métodos que fueron informadas sobre los efectos secundarios de los métodos usados. Mientras que en el departamento de Lambayeque, el 90,6 por ciento de las usuarias fueron informadas sobre esos efectos; en Lima, solamente el 63,9 por ciento tuvo acceso a dicha información. Planificación familiar 105 Que la este- rilización es permanente 1/ Sobre los efectos secundarios del método 2/ Qué hacer si expe- rimentaba efectos secundarios 2/ Sobre otros métodos 3/ Método Píldora na 73,1 82,6 84,3 DIU na 83,9 91,3 90,8 Inyección na 76,1 80,6 83,0 Implante na 94,2 100,0 100,0 Esterilización femenina 95,4 66,7 81,1 80,6 Esterilización masculina 85,2 na na na Otra na 55,0 66,1 79,5 Área de residencia Urbana 95,4 74,8 81,7 84,4 Rural 93,3 75,4 83,2 82,0 Departamento Amazonas 96,4 70,8 85,0 78,0 Áncash 89,5 78,1 78,0 84,0 Apurímac 95,8 71,7 94,7 81,0 Arequipa 93,7 85,7 88,5 86,8 Ayacucho 97,9 74,5 78,8 87,9 Cajamarca 93,0 78,6 84,1 87,6 Cusco 95,7 75,1 84,3 93,4 Huancavelica 89,5 74,6 72,0 77,1 Huánuco 100,0 76,3 81,1 70,0 Ica 89,7 76,0 82,3 80,0 Junín 92,4 67,5 82,8 74,6 La Libertad 96,5 71,5 84,9 82,0 Lambayeque 100,0 90,6 91,2 89,4 Lima 94,6 63,9 56,0 78,1 Loreto 96,0 73,6 81,2 85,7 Madre de Dios 96,9 73,1 92,2 77,4 Moquegua 98,8 86,7 92,5 91,6 Pasco 98,5 82,0 80,5 88,7 Piura 95,2 75,8 80,1 76,2 Puno 90,3 65,9 81,3 83,2 San Martín 93,0 78,5 73,9 80,6 Tacna 98,7 83,4 83,1 89,1 Tumbes 94,9 80,3 76,4 87,5 Ucayali 94,4 73,6 86,1 79,2 Región natural Lima Metropolitana 95,7 73,4 80,9 86,3 Resto Costa 94,5 74,2 81,0 83,3 Sierra 93,5 77,2 83,0 82,4 Selva 96,9 75,5 84,8 81,7 Nivel de educación Sin educación 83,4 72,3 79,5 75,8 Primaria 95,1 75,2 83,3 81,4 Secundaria 96,2 73,2 82,4 84,5 Superior 95,2 78,1 80,8 85,7 Quintil de riqueza Quintil inferior 92,3 75,3 83,9 79,4 Segundo quintil 93,0 75,5 80,8 83,7 Quintil intermedio 97,0 73,2 81,5 84,2 Cuarto quintil 94,4 72,6 81,3 83,4 Quintil superior 96,1 79,3 83,7 87,8 Total 2009 95,0 75,0 82,1 83,8 Número de mujeres 1 549 4 495 3 371 4 495 Total 2000 92,0 74,5 82,6 84,7 Número de mujeres 2 184 6 020 4 484 6 020 na = No aplicable. 1/ Sólo para usuarias de esterilización femenina. 2/ Sólo para usuarias de esterilización femenina, píldoras, DIU, inyecciones, implante y vaginales. 3/ Sólo para usuarias de esterilización femenina, píldora, DIU, inyecciones, implante y vaginales a quienes se les informó de efectos secundarios. Cuadro 4.11 Información suministrada durante la prescripción de métodos modernos Porcentaje de usuarias actuales de métodos modernos que fueroninformadas quela esterilización es permanente, sobre los efectos secundarios del método usado, sobre qué hacer si experimentaban efectos secundarios y sobre otros métodos que podrían ser usados, según características seleccionadas, Perú 2009. Le informaron : Características seleccionadas 106 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Falla del método De seaba que dar em ba razada Ot ras razones re laciona das con la f ecundidad Efectos secundarios / Razones de s alud Se cambió a método m ás e fectivo 1/ Otra razón P íldora 3,4 3,6 5,0 29,6 17,6 2,6 61,8 DIU 1,6 0,5 0,9 15,2 0,5 2,1 20,9 Inyección 1,1 1,6 4,0 27,4 6,3 4,6 45,1 Cond ón 6,0 3,9 11,9 3,5 17,6 16,0 58,9 E spuma/Jalea 5,7 10,4 8,3 12,3 28,8 7,2 72,6 A men orrea por lactan cia 2,3 2,6 1,5 1,5 38,5 53,3 99,6 A bstinencia periód ica 1 6,7 4,8 4,9 0,0 11,7 3,8 41,9 Retiro 1 3,3 4,7 6,0 0,0 20,6 9,0 53,6 O tro 8,0 1,6 1,9 1,0 26,0 23,1 61,7 Total de métodos 200 9 2/ 6,7 3,3 6,1 13,3 13,7 7,9 50,9 Nota: Só lo se incluyen episodio s d e u so que empezaron 3-59 m eses antes de la entrevista. 1/ Usó un m étodo diferen te en el mes que siguió al aban dono o dijo que deseaba u n método más efectivo y empezó otro método den tro de los d os m eses siguientes a la discontinuación. 2/ En el Cuadro 4.13 se l istan todas las posibles razones de discontinuación, incluyendo la falla d e métod o, el deseo de quedar em barazada, o tras razones relacionadas con la fecund idad, efectos secundarios, raz ones d e salud y el cam bio d e méto dos. Cuadro 4 .12 Ta sas de disc ontinuación de m étodos anticonceptivos durante el primer a ño de uso P orce ntaje de segmentos de uso d e méto dos q ue fu eron disconti nuados dentro de los 1 2 me ses después de comenzar a usarlo, según método d iscontinuado , Perú 2009. Razón pa ra discontinuar Método discont inuado Total 4.3 DISCONTINUACIÓN DEL USO DE MÉTODOS Y USO FUTURO Tasas y razones de discontinuación de uso El calendario de eventos, incluido en la entrevista individual, permitió registrar los períodos de uso continuo (los que en adelante serán referidos como segmentos de uso), los cambios de métodos y la razón de abandono de los métodos de planificación familiar empleados. Con esta información es posible estudiar la dinámica del uso anticonceptivo, incluyendo el cálculo de tasas de discontinuación y cambio durante el primer año de uso. Tasas de discontinuación El Cuadro 4.12 muestra las tasas de discontinuación durante el primer año, para cada método específico cuyo uso terminó después de enero de 2004, comienzo del calendario de eventos en el cuestionario individual de la ENDES Continua 2009. Las tasas se basan en cálculos de tablas de vida de decremento múltiple e indican la proporción de segmentos que fueron discontinuados durante los primeros doce meses de uso por razones específicas: falla del método, deseo de quedar embarazada, deseo de un método más efectivo, efectos secundarios/motivos de salud y otras razones. Las tasas a menudo se llaman netas pues las diferentes razones de discontinuación se tratan como riesgos competitivos y se pueden sumar. Cuadro 4.12 Tasas de discontinuación de anticonceptivos durante el primer año • El 50,9 por ciento de los segmentos de uso fueron discontinuados durante el primer año, principalmente por cambio de método (13,7 por ciento), el 13,3 por ciento por efectos secundarios y razones de salud y el 6,7 por ciento por falla del método. Un 3,3 por ciento, manifestó discontinuar el uso de método por el deseo de quedar embarazada. El 7,9 por ciento declaró otras razones. • Si se tiene en cuenta el método utilizado, el 99,6 por ciento de los segmentos de amenorrea por lactancia, el 72,6 por ciento de espuma/jalea y el 61,8 por ciento de píldora fueron los tres métodos con mayor tasa de discontinuación durante los primeros doce meses, mientras que el DIU presenta la menor tasa de discontinuación (20,9 por ciento). • Las mayores tasas de falla se presentaron en los llamados métodos tradicionales, es decir, la abstinencia periódica (16,7 por ciento). Planificación familiar 107 Razones de discontinuación Pastilla DIU Inyec-ciones Condón mascu- lino Espuma / jalea MELA Absti- nencia periódica Retiro Anticon- cepción de emergencia Otro Todos los métodos 2009 Todos los métodos 2000 Quedó embarazada mientras usaba 5,2 2,8 2,7 12,0 5,8 2,3 36,2 27,7 2,2 17,3 13,6 18,1 Quería quedar embarazada 10,2 13,5 8,0 11,0 14,7 2,6 17,4 12,8 0,6 5,1 11,1 12,6 Esposo desaprueba 0,2 0,6 0,5 5,8 2,1 0,0 0,2 3,2 0,0 0,6 1,7 1,8 Efectos secundarios 42,8 42,8 54,7 4,8 13,6 0,7 0,0 0,0 1,1 1,9 23,8 26,4 Razones de salud 2,6 11,6 2,9 0,8 2,7 0,0 0,5 0,2 0,3 1,0 1,9 3,8 Acceso/ disponibilidad 9,9 0,6 10,7 2,2 7,6 0,0 0,0 0,0 1,2 1,2 5,0 2,4 Quería método más efectivo 3,2 0,9 0,6 19,2 24,8 37,1 23,0 30,2 3,2 31,8 13,0 13,2 Inconveniente para usar 12,4 1,1 2,4 4,4 6,8 0,4 1,0 0,3 1,4 0,8 4,0 3,3 Sexo poco frecuente/ esposo no vive con e lla 6,2 1,5 4,8 17,2 7,8 1,5 7,7 8,9 6,1 2,5 8,4 6,0 Muy costoso 0,3 0,0 0,5 0,6 3,0 0,0 0,0 0,0 4,3 0,2 0,4 0,4 Fatalista 0,7 2,9 1,4 0,1 0,0 0,0 0,0 0,2 0,5 0,0 0,6 0,4 Dificultad para quedar embarazada/ menopáusica 0,5 2,6 0,7 0,9 2,5 0,0 3,6 1,8 0,0 2,1 1,4 1,4 Separada 1,9 2,5 2,9 1,9 1,5 0,0 2,8 3,0 0,1 0,8 2,4 3,0 Otra 4,0 16,6 7,2 19,2 7,1 55,4 7,5 11,7 79,1 34,7 12,7 3,5 Sin información 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 3,7 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Número de discontinuaciones 3 761 793 5 821 4 798 190 245 4 077 1 989 486 510 22 671 16 524 MELA = Método de amenorrea por lactancia. Cuadro 4.13 Razones de discontinuación Distribución porcentua l de segmentos de uso d iscontinuado en los cinco últimos años anteriores a la encuesta por método anticonceptivo, según razones de discontinuación, Perú 2009. Razones de discontinuación Con el fin de conocer en forma detallada las razones que llevaron a las mujeres a suspender el uso de métodos se elaboró el Cuadro 4.13, el cual permite analizar la importancia de las razones de terminación. Debe recordarse que la distribución no es de mujeres sino de segmentos de uso y que se trata de distribuciones porcentuales y no de tasas como en el Cuadro 4.12. Este grupo de razones de abandono de métodos se considera representativo de la experiencia de los últimos cinco años en el uso de métodos. Cuadro 4.13 Razones de discontinuación de métodos anticonceptivos • El 23,8 por ciento de los segmentos de uso de anticoncepción terminan debido a los efectos secundarios. • La discontinuación por este motivo ocurrió principalmente cuando la mujer estaba utilizando inyecciones (54,7 por ciento) y DIU y píldora (ambos con 42,8 por ciento). • Un 13,6 por ciento de las discontinuaciones observadas se debe a la falla de método. Esta razón varía entre el 27,7 y el 36,2 por ciento entre los métodos no modernos; y entre el 2,3 por ciento para la amenorrea por lactancia y el 12,0 por ciento para el condón masculino, entre los métodos modernos. • El deseo de quedar embarazada y el de querer un método más efectivo explican un 24,1 por ciento de la discontinuación de los segmentos de uso (11,1 y 13,0 por ciento respectivamente). • El deseo de un método más efectivo como razón de discontinuación se dio con mayor frecuencia entre los segmentos de métodos como la amenorrea por lactancia (37,1 por ciento), el retiro (30,2 por ciento), espuma / jalea (24,8 por ciento), abstinencia periódica (23,0 por ciento) y el condón (19,2 por ciento). 108 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Intenciones de uso en el futuro A las mujeres que conocían o habían oído hablar de los métodos, pero no estaban usando ninguno, se les preguntó sobre sus intenciones de uso futuro de alguna forma de anticoncepción para evitar quedar embarazada. Si la respuesta era afirmativa se preguntó si pensaba usar en los próximos 12 meses o después y cuál método pensaba usar. En el Cuadro 4.14 se presentan los resultados sobre intenciones de uso para aquellas mujeres que no usan actualmente. En el Gráfico 4.4 se presenta el método preferido para uso futuro; y en el Gráfico 4.5 las razones de no uso para quienes no intentan usar, para el grupo de edad de 30 o más años de edad. Intenciones de uso de métodos en el futuro (Cuadro 4.14) • El 62,4 por ciento de las mujeres en unión y que no practican la anticoncepción manifestó su intención de hacerlo en el futuro, un 2,1 por ciento se mostró insegura y el 35,6 por ciento no tiene previsto usar anticonceptivos en el futuro. • El 39,0 por ciento de las mujeres nulíparas y el 50,0 por ciento de las que tienen cuatro o más hijos no está en disposición de usar contraceptivos en el futuro; en cambio, el 68,3 por ciento en promedio, de las que tienen entre uno y tres hijos mostraron una propensión contraria, es decir, de uso futuro de métodos. 0 1 2 3 4+ Intentará usar más tarde 59,4 75,8 67,3 61,9 47,7 62,4 Insegura de la intención 1,6 2,1 1,8 2,3 2,3 2,1 No tiene intención de usar 39,0 22,1 30,9 35,8 50,0 35,6 Sin información 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Número de mujeres 265 875 893 643 1 029 3 706 1/ Incluye el embarazo actual. Cuadro 4.14 Uso futuro de métodos anticonceptivos Distribución porcentual de mujeres en unión que no usan actualmente métodos anticonceptivos por número de hijos sobrevivientes, según intención de uso futuro, Perú 2009. Número de hijos sobrevivientes 1/ Intención de uso futuro Total Método preferido para uso futuro (Gráfico 4.4) • El 72,9 por ciento de las mujeres actualmente unidas no usuarias de métodos anticonceptivos, expresaron su intención de usar en el futuro un método moderno; siendo los más preferidos la inyección (34,9 por ciento), la píldora (13,4 por ciento), la esterilización femenina (8,2 por ciento), el condón (7,2 por ciento), el DIU (6,3 por ciento) e implantes (2,1 por ciento). Entre los métodos tradicionales, el retiro, fue mencionado por un 10,4 por ciento y el ritmo, por un 2,2 por ciento de las futuras usuarias. Planificación familiar 109 Gráfico 4.4 Método preferido para uso en el futuro, por mujeres que no usan actualmente Ritmo 2% Condón 7% Implantes 2% Inyecciones 35% DIU 6% Píldora 13% Esterilización femenina 8% Insegura 12% Otro método 2% Retiro 10% Razones de no uso (Gráfico 4.5) • Dos son las razones principales mencionadas por las mujeres en unión que no están usando métodos anticonceptivos para no querer usarlos en el futuro: que consideran que son infértiles porque es difícil quedar embarazadas (37,1 por ciento) y la condición de ser menopáusica o histerectomizada (34,3 por ciento). • Aunque las demás razones están muy alejadas de estas cifras, es importante mencionar que las de mayor peso fueron: el deseo de querer tener más hijos (7,9 por ciento), el miedo a efectos secundarios (5,7 por ciento), y sexo poco frecuente (5,1 por ciento), entre otros motivos. Gráfico 4.5 Razones para no usar métodos en el futuro, por mujeres que no usan actualmente Sexo poco frecuente/ no sexo 5,1% Menopáusica/ histerectomizada 34,3% Mujer infértil 37,1% Quiere más hijos 7,9% Entrevistada se opone 1,1% Esposo/compañer o se opone 1,3% Miedo a efectos secundarios 5,7% Otras razones 7,0% 110 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 4.4 MENSAJES SOBRE PLANIFICACIÓN FAMILIAR: EXPOSICIÓN Y ACEPTABILIDAD A continuación de la sección sobre intenciones de uso de anticoncepción, en la ENDES Continua 2009 se incluyeron preguntas referentes a exposición de las mujeres a mensajes sobre planificación familiar en los doce meses anteriores a la entrevista y el medio a través del cual fueron escuchados o vistos (radio o televisión) o leídos (medios escritos). En el Cuadro 4.15 se presentan los resultados detallados según medio de comunicación por edad, lugar de residencia y nivel de educación. El tipo de contacto de las no usuarias con proveedores de planificación familiar se detalla en el Cuadro 4.16. A las entrevistadas se les preguntó si fueron visitadas o no por un trabajador de planificación familiar o si hablaron sobre planificación familiar con un empleado de un establecimiento de salud en los 12 meses anteriores a la encuesta. Cuadro 4.15 Exposición a mensajes sobre planificación familiar en radio y televisión; y en medios escritos • El 28,6 por ciento de las mujeres entrevistadas escuchó mensajes de planificación familiar tanto por la radio como por la televisión en los doce meses anteriores a la encuesta. Si se agregan aquellas mujeres que escucharon sólo por la radio o sólo por la televisión, la mayoría de mujeres entrevistadas (56,1 por ciento) escuchó mensajes; sin embargo, esta proporción fue menor en 13,7 puntos porcentuales al nivel observado en la ENDES 2000 (69,8 por ciento). • Los mayores porcentajes de mujeres que han oído mensajes sobre planificación familiar se presentan entre las mujeres con estudios superiores (67,6 por ciento) y entre las residentes del área urbana (60,9 por ciento) y en particular de Lima Metropolitana (63,3 por ciento). • Los mayores porcentajes de mujeres que no han oído mensajes sobre planificación familiar en los últimos doce meses se presentan entre las mujeres sin educación (69,3 por ciento) y entre las residentes del área rural (57,7 por ciento). • El porcentaje de mujeres en edad fértil que vio mensajes impresos sobre planificación familiar fue de 33,1 por ciento, porcentaje menor al registrado en el 2000 (40,4 por ciento). Los mayores porcentajes de mujeres en edad fértil que vieron dichos mensajes se presentan en las mujeres con educación superior (47,9 por ciento) y entre las residentes de Lima Metropolitana 43,7 por ciento. • De acuerdo con los quintiles de riqueza, el 62,7 por ciento de las mujeres del quintil inferior reportó no haber escuchado o visto mensajes sobre planificación familiar a través de alguno de los medios electrónicos investigados (radio, televisión); asimismo el 89,4 por ciento reportó no haber leído alguno de estos mensajes en periódicos o revistas. Más de la mitad de las mujeres de Piura, Ayacucho, Huánuco, Lambayeque, San Martín, Apurímac e Ica no han visto o escuchado un mensaje en la radio o la TV, y menos del 20,0 por ciento de las mujeres han visto mensajes en medios escritos en siete departamentos que pertenecen mayormente a la Sierra,. Planificación familiar 111 La radio y la televisión Sólo por la radio Sólo por la televisión Edad 15-19 21,8 11,4 16,2 50,6 100,0 30,6 4 536 20-24 26,0 14,4 15,2 44,3 100,0 33,4 3 696 25-29 30,2 13,0 14,1 42,8 100,0 34,3 3 613 30-34 30,8 13,9 13,0 42,3 100,0 33,6 3 380 35-39 28,9 15,0 13,9 42,1 100,0 33,5 3 464 40-44 31,8 15,1 10,7 42,4 100,0 32,2 2 933 45-49 35,4 14,8 10,8 39,0 100,0 35,4 2 588 Área de residencia Urbana 33,0 11,2 16,7 39,1 100,0 39,1 18 049 Rural 15,7 21,5 5,1 57,7 100,0 15,5 6 162 Departamento Amazonas 25,4 19,2 7,6 47,8 100,0 19,4 317 Áncash 26,3 11,6 16,0 46,1 100,0 29,3 959 Apurímac 20,9 20,0 5,3 53,8 100,0 14,9 328 Arequipa 39,4 10,1 13,0 37,5 100,0 45,7 989 Ayacucho 16,3 17,2 5,0 61,5 100,0 15,2 554 Cajamarca 19,6 24,6 6,3 49,5 100,0 17,6 1 226 Cusco 35,6 7,4 20,3 36,7 100,0 41,4 756 Huancavelica 28,2 27,8 7,2 36,9 100,0 21,2 837 Huánuco 18,0 20,7 4,0 57,3 100,0 14,2 439 Ica 24,3 17,9 7,4 50,4 100,0 20,5 653 Junín 33,2 12,5 17,3 37,0 100,0 39,5 648 La Libertad 27,5 12,4 12,0 48,1 100,0 32,4 1 034 Lambayeque 20,3 12,1 11,3 56,2 100,0 24,7 1 438 Lima 27,6 10,7 19,0 42,6 100,0 38,3 875 Loreto 33,2 11,2 18,3 37,3 100,0 44,0 7 672 Madre de Dios 35,1 9,8 10,9 44,2 100,0 35,6 802 Moquegua 34,1 17,8 11,5 36,7 100,0 33,4 97 Pasco 28,4 12,3 17,1 42,3 100,0 29,8 175 Piura 14,3 18,8 4,6 62,3 100,0 12,9 241 Puno 28,8 10,5 12,7 48,0 100,0 30,9 1 454 San Martín 16,8 19,7 8,3 55,1 100,0 19,9 1 282 Tacna 32,0 19,0 11,9 37,1 100,0 27,9 598 Tumbes 28,4 10,8 19,3 41,5 100,0 29,7 316 Ucayali 34,1 6,7 20,0 39,1 100,0 37,3 192 Region natural Lima Metropolitana 33,8 10,8 18,6 36,7 100,0 43,7 7 594 Resto Costa 30,1 10,3 17,0 42,6 100,0 37,0 5 690 Sierra 22,0 18,6 7,7 51,7 100,0 22,0 8 120 Selva 30,9 14,9 11,1 43,1 100,0 28,5 2 808 Nivel de educación Sin educación 6,9 20,4 3,3 69,3 100,0 1,4 675 Primaria 18,6 17,7 6,6 57,1 100,0 15,4 5 604 Secundaria 29,7 12,1 15,7 42,5 100,0 35,0 11 241 Superior 37,5 12,6 17,4 32,4 100,0 47,9 6 691 Quintil de riqueza Quintil inferior 10,5 24,0 2,9 62,7 100,0 10,6 3 694 Segundo quintil 24,1 15,3 9,3 51,3 100,0 22,6 4 465 Quintil intermedio 31,9 12,0 14,5 41,6 100,0 34,0 5 268 Cuarto quintil 35,6 10,3 18,8 35,3 100,0 43,6 5 380 Quintil superior 34,8 10,7 19,1 35,5 100,0 45,8 5 405 Total 2009 28,6 13,8 13,7 43,9 100,0 33,1 24 212 Total 2000 42,0 14,8 13,0 30,2 100,0 40,4 27 843 Cuadro 4.15 Exposición a mensajes sobre planificación familiar en la radio, la televisión o en medios escritos Porcentaje de mujeres entrevistadas que ha escuchado o visto mensajes de planificación familiar en la radio o en la televisión (TV); y porcentaje que ha estado expuesta a mensajes en medios escritos, según características seleccionadas, Perú 2009. Porcentaje que vio mensaje en medios escritos Porcentaje de mujeres que ha escuchado mensajes en: Características seleccionadas No ha escu- chado Total Número de mujeres 112 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 4.6 Exposición a mensajes de planificación familiar, por lugar de residencia y nivel educativo 33 39 16 44 37 22 29 1 15 35 48 56 61 42 63 57 48 57 31 43 58 68 0 10 20 30 40 50 60 70 80 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva NIVEL DE EDUCACIÓN Sin educación Primaria Secundaria Superior Mensajes en Radio, TV o Medios Escritos Ha leído Ha escuchado Cuadro 4.16 Contacto de las no usuarias con proveedores de planificación familiar • Si bien en el 2000, el 14,0 por ciento de las mujeres que no usan anticoncepción tuvo contacto y conversó sobre métodos con proveedores de planificación familiar en los doce meses anteriores a la entrevista, en el 2009 el 15,1 por ciento lo tuvo: 4,1 por ciento en su domicilio y 11,0 por ciento en un establecimiento de salud. • Los mayores porcentajes de mujeres no usuarias que en los doce meses anteriores a la encuesta han tenido contacto con proveedores de planificación familiar, se presentó entre las mujeres de 25 a 44 años de edad, las que no tienen educación o con educación primaria y las del quintil inferior o del segundo quintil, alcanzando valores superiores al 16,0 por ciento. Planificación familiar 113 Hablaron sobre PF No Hablaron sobre PF Edad actual 15-19 3,3 6,7 27,8 90,7 3 980 20-24 3,6 10,7 29,8 86,6 2 049 25-29 5,6 16,7 29,2 79,4 1 502 30-34 4,3 18,6 28,4 78,5 1 237 35-39 4,3 13,5 34,9 83,7 1 091 40-44 4,6 11,9 34,8 85,1 1 079 45-49 4,3 7,8 36,4 88,9 1 358 Área de residencia Urbana 3,1 10,7 33,6 87,0 9 275 Rural 7,0 11,9 21,1 83,4 3 021 Departamento Amazonas 4,1 11,5 25,1 85,4 133 Áncash 4,9 12,7 28,0 84,3 454 Apurímac 11,3 16,0 30,7 77,1 141 Arequipa 4,2 9,6 33,1 86,9 501 Ayacucho 4,4 11,0 30,9 85,7 292 Cajamarca 7,2 10,1 26,6 84,2 629 Cusco 4,3 11,6 30,2 85,5 429 Huancavelica 10,9 11,6 21,7 80,6 231 Huánuco 10,4 16,6 20,6 76,9 341 Ica 1,6 9,4 30,2 89,0 316 Junín 5,5 11,3 26,6 84,5 556 La Libertad 3,1 8,9 24,7 88,6 805 Lambayeque 3,5 10,1 32,5 86,9 477 Lima 2,4 12,5 38,3 85,7 4 274 Loreto 6,0 12,0 20,0 85,0 383 Madre de Dios 9,8 15,0 33,1 79,0 43 Moquegua 5,2 7,6 30,4 88,3 83 Pasco 7,2 8,0 19,9 86,8 123 Piura 2,1 6,5 24,5 91,7 752 Puno 2,8 5,2 19,5 92,1 706 San Martín 6,8 16,7 33,4 80,7 235 Tacna 7,3 8,4 26,4 87,2 144 Tumbes 2,5 9,3 35,3 89,3 89 Ucayali 8,4 10,4 22,0 83,9 159 Región natural Lima Metropolitana 2,3 12,1 39,4 86,3 3 832 Resto Costa 3,2 9,3 29,5 88,1 2 913 Sierra 5,4 10,3 24,8 85,8 4 273 Selva 6,8 13,6 25,5 82,2 1 277 Nivel de educación Sin educación 7,5 8,9 20,7 85,2 330 Primaria 5,7 11,6 22,1 84,7 2 327 Secundaria 4,1 9,6 28,7 87,4 6 344 Superior 2,5 13,5 41,1 84,6 3 294 Quintil de riqueza Quintil inferior 7,5 12,2 17,9 83,0 1 863 Segundo Quintil 5,4 10,7 22,5 85,4 2 189 Quintil intermedio 3,9 10,9 24,3 86,3 2 604 Cuarto quintil 2,3 10,3 34,8 87,8 2 754 Quintil superior 2,6 11,2 46,4 86,8 2 886 Total 2009 4,1 11,0 30,6 86,1 12 296 Total 2000 2,9 11,1 23,2 80,4 17 114 Cuadro 4.16 Contacto de mujeres no usuarias con proveedores de planificación familiar Distribución porcentual de las mujeres que no usan anticoncepción, si han sido visitadas por un trabajador de salud o si acudió a un establecimiento de salud (ES) para hablar sobre PF en los 12 meses anteriores a la encuesta, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Porcentaje de mujeres que fue visitada por un trabajador de salud para hablar sobre PF Porcentaje de mujeres que visitó establecimiento de salud en los últimos 12 meses y que: Porcentaje de mujeres que no hablaron sobre PF con un personal de salud ni en establecimiento de salud Número de mujeres 114 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Nunca Una o dos Tres o más Edad 15-19 16,1 63,8 20,1 100,0 500 20-24 14,7 62,9 22,4 100,0 1 606 25-29 17,6 58,7 23,7 100,0 2 344 30-34 21,5 57,2 21,3 100,0 2 471 35-39 28,4 53,1 18,5 100,0 2 716 40-44 38,0 45,3 16,7 100,0 2 251 45-49 51,8 38,6 9,6 100,0 1 909 Total 28,1 53,0 18,9 100,0 13 798 Cuadro 4.17 Diálogo sobre p lanificación familiar con el esposo/compañero Número de veces que ha discutido sobre PFEdad actual Número demujeresTotal Distribución porcentual de las mujeres actualmente casadas/unidas , cuyos esposos no participaron en la decisión del uso del método actual y que conocen algún método anticonceptivo por el número de veces que ha hablado sobre planificación familiar con su esposo/compañero durante el último año, según edad actual, Perú 2009. En la ENDES Continua 2009 también se preguntó por el número de veces que las entrevistadas discutieron sobre planificación familiar con el esposo o compañero (Cuadro 4.17) y sobre la percepción de las esposas de la actitud de los esposos respecto a la planificación familiar (Cuadro 4.18). Cuadro 4.17 Discusión de planificación familiar entre parejas • En el país, el 71,9 por ciento de las mujeres unidas que usan métodos de planificación familiar por propia decisión han discutido alguna vez con su esposo o compañero sobre planificación familiar. La mayoría de ellas (53,0 por ciento) lo han hecho una o dos veces y el resto (18,9 por ciento) con más frecuencia. • Por otro lado, el 28,1 por ciento de las mujeres unidas antes mencionadas, nunca ha discutido sobre planificación familiar con su esposo o compañero, porcentaje que es menor entre las mujeres de 20-24 y 15-19 años (14,7 y 16,1 por ciento, respectivamente) aunque alcanza el 51,8 por ciento entre las mujeres que tienen de 45-49 años. Cuadro 4.18 Percepción de las esposas sobre la actitud de los esposos acerca de la planificación familiar • Todas las mujeres en unión que usaban un método por propia decisión (100,0 por ciento), aprueban que las parejas usen planificación familiar y un 92,0 por ciento considera que su esposo o compañero también aprueba el uso de métodos para evitar el embarazo. • Las mayores proporciones de mujeres cuyo esposo o compañero aprueba que su pareja usen métodos de planificación familiar, se presentó entre las mujeres de 20 a 24 años de edad (94,8 por ciento), con educación superior (95,1 por ciento); y, las del quintil superior de riqueza (95,8 por ciento). En cambio las menores proporciones se encuentran entre las mujeres de 45 a 49 años (86,0 por ciento), las del quintil inferior de riqueza (86,6 por ciento); y, las mujeres sin educación (77,3 por ciento). • Según lugar de residencia, las mayores proporciones de mujeres cuyo esposo o compañero aprueba que su pareja use métodos de planificación familiar, se encontró entre las mujeres del área urbana (93,2 por ciento), las de Lima Metropolitana (94,3 por ciento) y en los departamentos de Tacna (95,9 por ciento), Puno y Ucayali (95,5 por ciento, en cada caso). En cambio, las menores proporciones se observan entre las mujeres que residen en el área rural (89,1 por ciento), en la sierra 88,8 por ciento; y, en los departamentos de Apurímac (82,2 por ciento), Huancavelica (85,0 por ciento) y Piura (87,5 por ciento). Planificación familiar 115 Esposo aprueba Esposo desaprueba No conoce actitud del esposo Edad 15-19 92,2 4,3 3,5 100,0 500 20-24 94,8 3,4 1,8 100,0 1 606 25-29 94,6 3,4 1,9 100,0 2 344 30-34 93,6 4,6 1,8 100,0 2 471 35-39 92,6 5,1 2,3 100,0 2 716 40-44 89,7 6,4 3,9 100,0 2 251 45-49 86,0 8,7 5,3 100,0 1 909 Área de residencia Urbana 93,2 4,4 2,4 100,0 9 620 Rural 89,1 7,2 3,7 100,0 4 178 Departamento Amazonas 90,6 5,8 3,6 100,0 218 Áncash 89,3 7,0 3,7 100,0 551 Apurímac 82,2 8,6 9,1 100,0 230 Arequipa 92,6 3,0 4,4 100,0 574 Ayacucho 89,1 6,6 4,3 100,0 333 Cajamarca 91,8 5,0 3,3 100,0 795 Cusco 92,1 4,5 3,5 100,0 364 Huancavelica 85,0 12,2 2,8 100,0 516 Huánuco 88,3 9,4 2,3 100,0 269 Ica 91,2 6,3 2,6 100,0 386 Junín 93,4 2,8 3,9 100,0 360 La Libertad 91,0 4,6 4,4 100,0 611 Lambayeque 89,9 6,3 3,8 100,0 812 Lima 88,5 7,4 4,0 100,0 442 Loreto 94,5 3,5 1,9 100,0 3 925 Madre de Dios 91,5 4,8 3,6 100,0 497 Moquegua 94,0 4,3 1,7 100,0 65 Pasco 91,1 7,5 1,4 100,0 106 Piura 87,5 7,0 5,5 100,0 148 Puno 95,5 3,5 1,1 100,0 861 San Martín 89,4 8,9 1,6 100,0 787 Tacna 95,9 3,7 0,4 100,0 429 Tumbes 95,4 2,7 1,9 100,0 183 Ucayali 95,5 3,7 0,8 100,0 121 Región natural Lima Metropolitana 94,3 3,5 2,2 100,0 3 825 Resto Costa 93,7 4,5 1,8 100,0 3 154 Sierra 88,8 7,3 3,9 100,0 4 967 Selva 92,9 4,3 2,8 100,0 1 852 Nivel de educación Sin educación 77,3 12,4 10,3 100,0 516 Primaria 88,4 7,8 3,8 100,0 4 285 Secundaria 94,2 3,9 1,9 100,0 5 634 Superior 95,1 3,0 1,8 100,0 3 364 Quintil de riqueza Quintil inferior 86,6 8,7 4,6 100,0 2 498 Segundo quintil 91,6 5,6 2,8 100,0 2 891 Quintil intermedio 92,5 5,1 2,4 100,0 3 067 Cuarto quintil 93,2 4,5 2,4 100,0 2 804 Quintil superior 95,8 2,2 2,0 100,0 2 537 Total 92,0 5,2 2,8 100,0 13 798 Cuadro 4.18 Actitud de la pareja hacia la plan ificación familiar Distribución porcentual de mujeres actualmente casadas/unidas, cuyos esposos no part iciparon en la dec isión del uso del método actual y que conocen algún método anticonceptivo, por si están de acuerdo con la planificación familiar, y como perc iben la actitud de su esposo/compañero hacia la planificación familiar, según carac terísticas seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas La mujer aprueba PF Total Número de mujeres 116 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Otros determinantes de la fecundidad 117 E OOTTRROOSS DDEETTEERRMMIINNAANNTTEESS DDEE LLAA FFEECCUUNNDDIIDDAADD 55 n este capítulo se analizan los otros determinantes próximos de la fecundidad - diferentes de la anticoncepción - como son la nupcialidad, la actividad sexual, la duración de la amenorrea y de la abstinencia postparto y la infertilidad asociada con la amenorrea y la abstinencia postparto. Con relación a la nupcialidad, se analiza la formación de uniones legales o consensuales, lo cual constituye un indicador de la exposición al riesgo de embarazo y cuyas características tienen implicaciones sobre la fecundidad. También es de particular importancia la edad a la primera unión como indicador del comienzo y potencial duración de la vida reproductiva. Seguidamente, se analiza la exposición al riesgo de embarazo dentro del marco de las relaciones sexuales. Posteriormente, se analizan los períodos de infertilidad postparto, sea por amenorrea o por abstinencia de postparto como factores que, en ausencia del uso de la anticoncepción, constituyen el determinante más importante del espaciamiento entre nacimientos. 5.1 ESTADO CONYUGAL ACTUAL En la sección sobre nupcialidad de la ENDES Continua 2009, se preguntó a cada mujer si había estado casada o unida alguna vez; y en caso afirmativo, por su estado conyugal en el momento de la entrevista. En el Cuadro 5.1 y el Gráfico 5.1, se presenta la distribución de mujeres en edad fértil según estado conyugal por grupos quinquenales de edad. En el Cuadro 5.2 se resume la evolución, en los últimos 23 años, de la proporción de mujeres solteras según grupos de edad. La composición conyugal por lugar de residencia, educación y quintiles de riqueza, se detalla en el Cuadro 5.3; y, en el Cuadro 5.4 se presenta la distribución de las mujeres no unidas -que nunca han estado en unión o que han estado alguna vez unidas- según si tiene compañero sexual regular u ocasional. Cuadros 5.1 y 5.2; y Gráfico 5.1 Estado conyugal de las mujeres en edad fértil – MEF - (Cuadro 5.1) • El 57,1 por ciento de las mujeres en edad fértil (MEF) vivía en unión conyugal: 25,3 por ciento estaba formalmente casada y 31,8 por ciento en situación de convivencia. Respecto a las encuestas anteriores, hay un cambio importante en la composición de las uniones, observándose un aumento en la proporción de convivientes (24,8 por ciento en el 2000) y una disminución en la proporción de casadas (31,3 por ciento en el 2000). • La proporción de mujeres en unión aumenta con la edad, de 11,1 por ciento entre los 15 a 19 años, a 76,9 por ciento entre los 40 a 44 años. En los primeros años, la convivencia fue más frecuente que el matrimonio formal, y es recién a partir de los 35 años que la proporción de matrimonios fue mayor que la de convivientes. • Entre el total de mujeres en edad fértil, la tercera parte (33,4 por ciento) eran solteras, pero esta condición cambia progresivamente con la edad. Al inicio de la vida fértil, entre los 15 a 19 años, poco menos de 9 de cada 10 mujeres eran solteras, y entre los 20 a 24 años el 50,9 por ciento aún continuaba en soltería. A partir de los 40 años, la mayor parte de mujeres ya tuvo una experiencia de vida conyugal, y únicamente entre el 7,4 (40 - 44 años) y 7,7 por ciento (45 – 49 años) permanecía soltera. • Un 8,9 por ciento de las MEF ha disuelto su unión conyugal por divorcio o separación. Las disoluciones se presentan desde temprana edad: entre los 20 a 24 años un 5,6 por ciento ya estaba separada, y entre los 35 a 39 años; esta situación se extiende al 10,9 por ciento. 118 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Nunca casada/unida Casada Convi- viente Viuda Divor- ciada Separada 15-19 87,4 0,5 10,6 0,0 0,0 1,5 100,0 4 536 20-24 50,9 7,4 36,1 0,0 0,0 5,6 100,0 3 696 25-29 26,2 18,9 46,1 0,1 0,1 8,6 100,0 3 613 30-34 16,0 30,0 43,2 0,3 0,1 10,5 100,0 3 380 35-39 10,1 40,8 37,7 0,5 0,5 10,4 100,0 3 464 40-44 7,4 46,7 30,2 1,1 0,7 13,9 100,0 2 933 45-49 7,7 52,3 21,8 2,5 1,5 14,2 100,0 2 588 Total 2009 33,4 25,3 31,8 0,5 0,3 8,6 100,0 24 212 Total 2000 35,8 31,3 24,8 1,4 0,2 6,4 100,0 27 843 Cuadro 5.1 Estado conyugal actual de las mujeres entrevistadas Distribución porcentual de las mujeres entrevistadas por estado conyugal actual, según edad, Perú 2009. Estado conyugal Número de mujeres TotalEdad Evolución del porcentaje de mujeres solteras (Cuadro 5.2) • Entre las encuestas de 1986 y del 2000, se observa un aumento en la proporción de mujeres solteras de 20 a 49 años de edad, al pasar de 20,6 al 22,4 por ciento del total, aunque en los años 1991-1992 y 1996 hubo una ligera disminución a algo más del 19,0 por ciento. Este incremento se dio en todos los grupos de edad. Sin embargo, entre las encuestas del 2000 y del 2009, la proporción de solteras entre 20 a 49 años disminuyó 1,4 puntos porcentuales (21,0 por ciento). Grafico 5.1 Estado civil de las mujeres en edad fértíl, según grupo de edad 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Edad de la mujer Viudas Separadas C o nvivientes C asadas So lteras Otros determinantes de la fecundidad 119 Grupo de edad 1986 1991-1992 1996 2000 2009 20-24 51,1 47,7 47,7 52,9 50,9 25-29 23,5 20,7 22,9 28,1 26,2 30-34 9,9 9,5 10,7 13,6 16,0 35-39 5,2 5,9 7,5 9,1 10,1 40-44 3,1 3,9 5,3 7,2 7,4 45-49 4,1 4,8 4,3 6,6 7,7 20-49 20,6 19,5 19,9 22,4 21,0 Mujeres 3 895 12 486 22 813 22 198 19 661 Porcentaje de mujeres solteras por varias encuestas, según grupo de edad, Perú 1986-2009. Cuadro 5.2 Evolución del porcentaje de solteras, 1986-2009 Cuadro 5.3 Estado conyugal por lugar de residencia y nivel de educación • En el área urbana, el 36,5 por ciento de mujeres se encontraba en estado de soltería, condición que en el área rural alcanza al 24,4 por ciento de las mujeres. Aunque en el país en general, la convivencia está más extendida que el matrimonio formal; en el área rural, la proporción de uniones consensuales en relación con el total de mujeres unidas fue mayor que en el área urbana. • Los departamentos de Lambayeque y Lima tuvieron los más altos porcentajes de mujeres solteras, por encima del 37,0 por ciento. Al otro extremo están los departamentos de Amazonas, Apurímac y San Martín con menos de 23,0 por ciento. En cinco departamentos fue mayor la proporción de uniones formales que consensuales, cabe resaltar los casos de Apurímac y Huancavelica con más de 37,0 por ciento de matrimonios. En la mayoría de departamentos, la convivencia está más extendida que el matrimonio formal, y en los departamentos de la Selva (Madre de Dios, Loreto, San Martín y Ucayali) más del 42,5 por ciento de las uniones son consensuales. • La proporción de mujeres solteras fue mayor entre las que tienen educación secundaria o superior que entre las que tienen menor nivel educativo. Entre estas últimas, la proporción de mujeres en unión fue mayor al 78,5 por ciento, pero también fue mayor la proporción de matrimonios formales y la separación. Asimismo, entre las mujeres con educación superior, también se presenta una mayor proporción de matrimonios formales que uniones de hecho. • Con relación a la proporción de mujeres en soltería, las brechas fueron mayores cuando se compara según nivel educativo; sin embargo, las diferencias entre unión consensual y unión formal son mayores cuando se compara según condición de riqueza. En el quintil inferior, se encuentra el 40,3 por ciento de mujeres en convivencia frente al 28,0 por ciento en matrimonio formal; en tanto que, en el quintil superior, la proporción de mujeres en unión formal fue el doble (31,9 por ciento) que las de convivencia (15,1 por ciento). 120 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Nunca casada/ unida Casada Unida Viuda Divor-ciada Separada Área de residencia Urbana 36,5 24,2 29,1 0,5 0,4 9,3 100,0 18 049 Rural 24,4 28,6 39,6 0,7 0,0 6,6 100,0 6 162 Departamentos Amazonas 22,5 30,0 39,1 0,3 0,0 8,1 100,0 317 Áncash 31,6 25,0 32,5 0,4 0,0 10,6 100,0 959 Apurímac 22,7 38,0 32,0 1,0 0,1 6,3 100,0 328 Arequipa 33,7 26,9 31,3 0,2 0,2 7,6 100,0 989 Ayacucho 30,7 31,1 29,2 1,1 0,1 7,9 100,0 554 Cajamarca 27,0 23,0 42,4 0,4 0,1 7,2 100,0 1 226 Cusco 30,8 30,0 31,9 0,8 0,3 6,1 100,0 837 Huancavelica 30,6 40,3 21,8 1,2 0,1 6,0 100,0 439 Huánuco 29,0 22,0 37,1 0,7 0,1 11,0 100,0 653 Ica 32,6 28,8 26,8 0,4 0,7 10,8 100,0 648 Junín 32,2 25,5 33,8 1,0 0,1 7,3 100,0 1 034 La Libertad 33,4 23,5 33,2 0,1 0,2 9,6 100,0 1 438 Lambayeque 37,8 24,5 26,0 0,8 0,4 10,5 100,0 875 Lima 39,1 23,1 27,8 0,4 0,7 9,0 100,0 8 428 Loreto 26,7 14,4 47,9 0,5 0,1 10,4 100,0 802 Madre de Dios 24,1 15,2 52,0 0,2 0,2 8,3 100,0 97 Moquegua 27,4 27,4 33,6 0,8 0,4 10,5 100,0 175 Pasco 31,1 26,4 34,9 1,5 0,2 5,8 100,0 241 Piura 33,2 31,3 28,0 0,7 0,0 6,8 100,0 1 454 Puno 31,4 30,2 31,3 0,7 0,0 6,5 100,0 1 282 San Martín 18,9 29,2 42,6 0,5 0,2 8,6 100,0 598 Tacna 31,3 21,6 36,3 0,5 0,5 9,8 100,0 316 Tumbes 26,3 27,6 35,1 0,5 0,0 10,5 100,0 192 Ucayali 23,6 13,0 52,9 0,2 0,4 9,9 100,0 327 Región natural Lima Metropolitana 39,5 23,7 26,7 0,4 0,6 9,0 100,0 7 594 Resto Costa 34,4 25,4 30,1 0,5 0,4 9,3 100,0 5 690 Sierra 30,4 28,5 33,0 0,7 0,1 7,4 100,0 8 120 Selva 23,9 20,3 45,8 0,4 0,1 9,4 100,0 2 808 Nivel de educación Sin educación 8,5 41,9 36,7 2,2 0,0 10,8 100,0 675 Primaria 13,0 34,2 42,5 1,0 0,0 9,2 100,0 5 604 Secundaria 41,2 17,3 32,8 0,3 0,2 8,2 100,0 11 241 Superior 40,1 29,7 20,6 0,3 0,9 8,4 100,0 6 691 Quintil de riqueza Quintil inferior 23,9 28,0 40,3 0,7 0,0 7,0 100,0 3 694 Segundo quintil 25,9 22,9 41,9 0,7 0,0 8,6 100,0 4 465 Quintil intermedio 31,4 20,6 37,7 0,5 0,0 9,8 100,0 5 267 Cuarto quintil 38,3 23,4 28,7 0,3 0,5 8,8 100,0 5 380 Quintil superior 43,4 31,9 15,1 0,4 1,0 8,3 100,0 5 405 Total 2009 33,4 25,3 31,8 0,5 0,3 8,6 100,0 24 212 Total 2000 35,8 31,3 24,8 6,4 1,4 0,2 100,0 27 843 Cuadro 5.3 Estado conyugal actual de las mujeres entrevistadas, por lugar de residencia y educación Distribución porcentual de las mujeres entrevistadas por estado conyugal actual, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Estado conyugal Número de mujeres Total Otros determinantes de la fecundidad 121 Cuadro 5.4 Tipo de compañero sexual de las mujeres no unidas • El 12,0 por ciento de las mujeres tenía un compañero ocasional o regular (9,1 y 2,9 por ciento, respectivamente) manteniendo su condición de soltería. Esta situación fue más frecuente en el área urbana (13,7 por ciento) que en el área rural (4,6 por ciento), y en Lima Metropolitana (16,9 por ciento) comparada con otras regiones. Igualmente, esta condición está asociada al nivel educativo y de ingresos, y alcanza al 22,6 por ciento de las mujeres con educación superior, y al 18,4 por ciento de aquellas que se encontraban en los quintiles de mayor riqueza. • Los datos muestran igualmente que entre las mujeres solteras, este tipo de relaciones de pareja son temporales, y alcanzan la mayor proporción entre los 20 a 29 años, cuando al menos el 21,3 por ciento de mujeres tiene un compañero regular u ocasional estando soltera. Después de los 30 años, la proporción de mujeres solteras con compañero disminuye, llegando al 3,8 por ciento después de los 45 años. • Entre las mujeres que han estado alguna vez unidas, el 6,9 por ciento tiene un compañero regular u ocasional. Esta condición aumenta con la edad de manera similar como aumenta la proporción de mujeres que se van quedando solas por viudez o separación. Después de los 40 años, una de cada dos mujeres alguna vez unida no tenía compañero. La proporción de mujeres que han estado unidas y no tienen compañero regular ni ocasional, fue mayor entre las que tienen menor nivel de instrucción o se encuentran en los quintiles inferiores de riqueza. 122 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Compa- ñero Regular Compa- ñero ocasional Sin Compa- ñero Compa- ñero Regular Compa- ñero ocasional Sin Compa- ñero Edad 15-19 0,4 5,2 92,7 0,6 0,4 0,7 100,0 4 032 20-24 3,1 18,2 68,7 2,6 2,1 5,2 100,0 2 088 25-29 8,4 13,4 53,0 7,2 4,8 13,1 100,0 1 266 30-34 4,8 11,8 43,0 9,1 6,9 24,5 100,0 906 35-39 4,5 5,0 37,6 9,4 8,8 34,7 100,0 745 40-44 3,7 3,8 24,5 6,2 6,3 55,5 100,0 676 45-49 2,2 1,6 26,0 4,8 5,3 60,2 100,0 671 Área de residencia Urbana 3,4 10,3 64,5 3,8 3,4 14,6 100,0 8 427 Rural 0,9 3,7 72,4 3,9 1,9 17,3 100,0 1 956 Departamentos Amazonas 0,7 7,4 64,7 2,5 4,1 20,6 100,0 98 Áncash 1,0 10,4 62,9 5,0 2,8 17,8 100,0 408 Apurímac 0,9 4,9 69,7 5,0 1,1 18,4 100,0 98 Arequipa 3,5 7,3 70,0 1,9 1,2 16,1 100,0 413 Ayacucho 2,1 5,0 70,2 4,3 1,1 17,3 100,0 220 Cajamarca 0,7 4,0 73,1 4,7 1,4 16,0 100,0 425 Cusco 1,6 8,1 71,3 3,8 2,7 12,6 100,0 319 Huancavelica 3,2 1,7 75,9 3,0 0,3 15,9 100,0 167 Huánuco 1,2 7,8 61,9 3,9 5,1 20,0 100,0 267 Ica 2,6 8,7 62,2 3,1 6,6 17,0 100,0 288 Junín 4,6 4,3 70,3 5,2 2,0 13,5 100,0 421 La Libertad 1,3 7,7 68,2 3,0 3,2 16,7 100,0 622 Lambayeque 0,6 9,1 66,7 5,3 4,3 14,0 100,0 433 Lima 4,5 11,9 63,1 3,7 3,4 13,3 100,0 4 139 Loreto 1,8 15,5 53,6 7,5 6,1 15,5 100,0 302 Madre de Dios 1,8 15,2 56,6 6,4 4,7 15,3 100,0 32 Moquegua 1,8 5,4 63,0 5,4 4,3 20,2 100,0 68 Pasco 1,5 5,0 74,0 2,5 1,3 15,7 100,0 93 Piura 1,7 6,4 73,4 2,4 1,7 14,3 100,0 592 Puno 2,2 2,8 76,6 2,0 0,3 16,2 100,0 494 San Martín 1,9 9,6 55,3 5,5 8,1 19,5 100,0 169 Tacna 2,8 9,2 62,4 3,4 3,2 19,0 100,0 133 Tumbes 1,4 5,0 64,0 5,9 4,0 19,7 100,0 72 Ucayali 1,8 10,6 56,8 2,3 8,8 19,7 100,0 112 Región natural Lima Metropolitana 4,4 12,5 62,8 3,5 3,3 13,5 100,0 3 768 Resto Costa 2,1 8,8 66,3 4,0 3,7 15,1 100,0 2 535 Sierra 2,1 4,4 72,3 3,6 1,5 16,1 100,0 3 130 Selva 2,3 11,4 57,0 5,3 6,4 17,6 100,0 951 Nivel de educación Sin educación 0,0 3,1 36,5 9,4 1,1 50,0 100,0 145 Primaria 0,2 3,7 51,8 6,0 4,9 33,3 100,0 1 304 Secundaria 1,2 6,6 74,8 3,1 2,7 11,6 100,0 5 607 Superior 7,0 15,6 58,0 3,9 3,3 12,3 100,0 3 328 Quintil de riqueza Quintil inferior 0,2 3,6 71,8 3,9 2,3 18,2 100,0 1 169 Segundo quintil 0,7 5,2 67,6 5,0 1,8 19,8 100,0 1 571 Quintil intermedio 1,9 8,2 65,2 3,3 4,0 17,4 100,0 2 199 Cuarto quintil 3,5 10,5 65,9 3,8 3,5 12,8 100,0 2 576 Quintil superior 5,6 12,8 63,4 3,5 3,2 11,5 100,0 2 867 Total 2009 2,9 9,1 66,0 3,8 3,1 15,1 100,0 10 384 Total 2000 4,0 4,1 73,6 3,6 1,7 12,9 100,0 12 215 Cuadro 5.4 Tipo de compañero sexual de las mujeres no unidas Distribución porcentual de las mujeres no unidas por tipo de compañero sexual, según características seleccionadas, Perú 2009. Mujeres nunca unidas Mujeres alguna vez unidas Características seleccionadas Número de mujeres Total Otros determinantes de la fecundidad 123 5.2 EDAD A LA PRIMERA UNIÓN CONYUGAL La edad a la primera unión está estrechamente relacionada con el inicio de la vida sexual y reproductiva. Tiene por lo tanto un efecto importante sobre la fecundidad, porque cuanto más joven forma pareja la mujer, mayor será su tiempo de exposición y mayor el potencial reproductivo a lo largo de su vida. En condiciones extremas, sin uso de anticonceptivos, se ha estimado que la tasa de fecundidad natural puede llegar a 15 hijos por mujer si la unión ocurre cuando se da la menarquía y se extiende por el resto de la vida reproductiva. La prolongación de la soltería y el celibato reducen este potencial e influyen en la disminución de los niveles de fecundidad en una población. En el Cuadro 5.5 se presenta la proporción de mujeres que se ha casado o ha entrado en convivencia antes de ciertas edades exactas (15, 18, 20, 22 y 25), según la edad de las mujeres al momento de la entrevista (cohortes de mujeres). Para ciertas cohortes, se ha calculado además la edad mediana a la primera unión, es decir, l a edad a la cual el 50,0 por ciento de la cohorte ya ha formado pareja. La comparación de las proporciones acumuladas a cada edad permite conocer las tendencias en la edad a la primera unión entre las distintas cohortes. Para estudiar los diferenciales socioeconómicos en la edad a la primera unión se presenta la mediana según diversas características en el Cuadro 5.6. Tanto los niveles de educación como el nivel de urbanización (sitio de residencia) generan diferencias importantes en la edad a la primera unión. Cuadro 5.5 Edad a la primera unión por grupos de edad • La edad mediana a la primera unión en las mujeres de 25-49 fue de 21,8 años, sólo mayor en cerca de cinco meses a la registrada en la ENDES 2000 (21,4 años). Sin embargo, los datos por cohortes muestran una tendencia a unirse más tardíamente, ya sea a partir de la mediana de edad como con la frecuencia de uniones antes de cada edad cumplida. Por ejemplo, la proporción de mujeres que se unió antes de los 20 años, como se observa en las cohortes menores de 35 años, llega al 38,6 por ciento, a excepción de la cohorte de 20 años (34,2 por ciento), y alcanza 37,5 y 38,8 por ciento en las cohortes mayores de 35 años. • 15 18 20 22 25 15-19 2,2 na na na na 87,4 4 536 a 20-24 3,4 19,0 34,2 na na 50,9 3 696 a 25-29 3,2 20,8 36,7 50,0 65,2 26,2 3 613 22,0 30-34 4,0 21,4 38,6 52,1 66,5 16,0 3 380 21,7 35-39 3,5 21,9 38,8 51,9 66,2 10,1 3 464 21,7 40-44 4,0 21,5 37,5 50,7 67,5 7,4 2 933 21,9 45-49 3,8 23,2 38,8 51,9 67,4 7,7 2 588 21,6 20-49 3,6 21,2 37,3 na na 21,0 19 675 a To tal 2009 (25-49) 3,7 21,7 38,0 51,3 66,5 14,1 15 978 21,8 Total 2000 (25-49) 4,5 23,4 39,2 53,5 68,8 14,1 17 459 21,4 a = Omitida porq ue menos del 50,0 por ciento d e las m ujeres se un ieron antes d e cum plir la edad inferior intervalo. Nota: La ed ad a la primera unió n se defin e com o la edad cuando com enz ó a vivir con su prim er espo so o pareja. na = No aplicable debido a que puede estar ligeram en te sesgada debido al truncamiento. Cuadro 5.5 Edad a la primera unión, por edad actual de las m ujeres Porcentaje de mujeres entrevistadas que se unió por primera vez antes de los 15, 18, 20, 22 y 25 años y edad mediana a la primera unión, según edad actual, Perú 2009. Po rcentaje de mu jeres qu e se unieron por p rim era vez antes de cum plir : Edad actual Edad m ed iana a la prim era u nión Número de m ujeres Porcentaje n unca en un ión 124 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadro 5.6 Edad mediana a la primera unión por características seleccionadas • La edad mediana a la primera unión fue mayor (22,9 años) entre las mujeres urbanas de 25 a 49 años que entre las mujeres rurales (19,4 años). De igual manera en Lima Metropolitana (24,5 años) que en el resto del país. Comparando entre departamentos, se observa que la unión ocurre a edades más tempranas – antes de los 20 años- en departamentos de la Selva como San Martín, Ucayali, Loreto, Amazonas y Madre de Dios, en departamentos muy pobres como Huancavelica, Huanuco y Apurímac, y en departamentos de la Costa como Tumbes. • La diferencia en el inicio de la unión conyugal según nivel educativo y quintiles de riqueza, se observa mejor en las cohortes completas de 30 a 49 años. Sólo en la cohorte de 30 a 34 años, la edad mediana de unión fue 8,1 años mayor entre las mujeres con educación superior (26,7 años) que entre las mujeres con educación primaria (18,6 años). Igualmente, fue 7,4 años mayor entre las mujeres del quintil de mayor riqueza (26,5 años) comparada con el de mayor pobreza (19,1 años). Otros determinantes de la fecundidad 125 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Área de residencia Urbana a 23,1 22,8 22,7 22,9 22,8 a 22,9 Rural 19,3 18,9 19,6 19,4 19,7 19,3 19,4 19,4 Departamentos Amazonas 18,8 18,8 19,0 19,3 20,6 19,7 19,2 19,4 Áncash a 21,7 20,8 20,5 20,9 19,9 a 20,7 Apurímac a 19,1 19,4 19,7 19,2 20,8 19,7 19,6 Arequipa a 23,8 22,0 20,9 22,5 23,2 a 22,4 Ayacucho a 20,4 21,1 21,5 20,5 19,2 a 20,6 Cajamarca a 20,6 21,0 20,3 20,5 19,7 a 20,4 Cusco a 20,3 20,8 20,2 20,9 19,9 a 20,5 Huancavelica a 19,9 18,7 18,6 19,3 19,9 19,5 19,3 Huánuco a 19,8 20,1 18,7 19,3 19,4 19,7 19,3 Ica a 22,5 22,2 21,6 22,0 20,9 a 21,9 Junín a 21,6 21,1 21,1 21,1 20,8 a 21,2 La Libertad a 21,3 21,6 21,4 22,0 21,6 a 21,5 Lambayeque a 23,4 23,4 24,2 22,8 21,4 a 23,0 Lima a 24,0 24,1 24,7 24,2 24,4 a 24,3 Loreto 19,3 19,3 19,7 18,8 18,3 18,4 19,0 18,9 Madre de Dios a 19,7 19,9 19,7 19,7 20,3 19,9 19,8 Moquegua a 22,6 23,3 21,5 22,1 22,0 a 22,3 Pasco a 21,6 19,8 21,0 20,5 20,5 a 20,6 Piura a 22,0 20,9 21,0 21,7 20,2 a 21,2 Puno a 21,0 21,4 20,4 20,5 21,0 a 20,8 San Martín 18,7 18,0 18,5 19,1 18,8 19,0 18,7 18,6 Tacna a 22,0 21,8 21,4 21,4 21,9 a 21,8 Tumbes a 19,8 19,9 20,1 20,1 19,2 19,9 19,8 Ucayali 19,1 19,6 19,3 18,0 18,3 18,4 18,9 18,8 Región natural Lima Metropolitana a 24,7 24,3 24,8 24,2 24,4 a 24,5 Resto Costa a 22,1 21,7 21,7 22,2 21,0 a 21,8 Sierra a 20,7 21,1 20,4 20,8 20,6 a 20,7 Selva 19,1 19,2 19,2 18,9 18,9 18,7 19,0 19,0 Nivel de educación Sin educación 17,0 17,8 19,2 18,0 19,2 19,4 18,8 18,9 Primaria 18,3 18,4 18,6 18,8 19,3 19,3 18,8 18,9 Secundaria a 20,9 21,0 21,1 21,6 21,7 a 21,2 Superior a a 26,7 26,5 26,4 26,4 a a Quintil de riqueza Quintil inferior 18,8 18,3 19,1 19,1 19,5 19,4 19,0 19,0 Segundo quintil 19,6 19,8 19,8 19,8 19,8 19,3 19,7 19,7 Quintil intermedio a 21,4 21,1 20,8 21,2 20,6 a 21,0 Cuarto quintil a 24,4 23,0 22,7 22,6 22,8 a 23,1 Quintil superior a a 26,5 26,5 24,9 24,8 a a Total 2009 a 22,0 21,7 21,7 21,9 21,6 a 21,8 Total 2000 21,9 21,5 21,1 21,2 21,2 21,4 a = Se omite porque menos del 50,0 por ciento de las mujeres se ha unido antes de los 20 años. Características seleccionadas Cuadro 5.6 Edad mediana a la primera unión Edad mediana a la primera unión entre las mujeres de 20(25)-49 años de edad, por edad actual, según características seleccionadas, Perú 2009. Nota: La edad a la primera unión se define como la edad cuando comenzó a vivir con su primer esposo/compañero. Edad actual de las mujeres Mujeres 20-49 Mujeres 25-49 126 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 15 18 20 22 25 15-19 6,2 na na na na 72,2 4 536 a 20-24 7,1 38,7 61,6 na na 24,0 3 696 18,8 25-29 7,8 39,9 63,7 75,4 86,6 9,2 3 613 18,7 30-34 8,4 40,0 63,4 75,9 88,0 4,1 3 380 18,6 35-39 7,7 37,5 60,4 73,6 85,3 3,4 3 464 18,9 40-44 8,9 38,9 59,4 72,4 85,0 2,4 2 933 18,8 45-49 8,7 39,7 60,4 72,2 82,9 2,9 2 588 18,8 15-24 6,6 na na na na 50,6 8 233 a 20-49 8,0 39,1 61,6 na na 8,3 19 675 18,8 To tal 2009 (25-49) 8,3 39,2 61,6 74,1 85,7 4,6 15 978 18,8 Total 2000 (25-49) 8,3 38,2 58,2 71,0 82,2 6,5 17 459 19,0 Cuadro 5.7 Edad a la primera relación sexual, por edad actual de las mujeres Porcentaje de mujeres que ha tenido relaciones sexuales antes de los 15, 18, 20, 22 y 25 años, porcentaje que no ha tenido relaciones sexuales y edad mediana a la primera relación, según edad ac tual, Perú 2009. Porcen taje de mujeres que ha tenido relaciones sexu ales antes de cump lir: na = No aplicable ya que debe estar sesgad a p or problemas de truncamiento. a = Omitida porque menos del 50,0 por ciento de las entrevistadas tuvieron su primera relación sexu al antes de cumplir la edad inferior intervalo. Edad actu al Edad mediana a la pr imera relación sexual Nú mero de mujeres Po rcentaje q ue nunca ha tenido relaciones 5.3 EDAD A LA PRIMERA RELACIÓN SEXUAL La primera relación sexual ocurre antes que la unión conyugal, tal como muestran los siguientes cuadros. En el Cuadro 5.7 se presenta la proporción de mujeres que ha tenido su primera relación sexual antes de las edades exactas (15, 18, 20, 22 y 25) y según la edad al momento de la entrevista. En el cuadro 5.8 se presenta la edad mediana a la primera relación por edad de la mujer según lugar de residencia, nivel educativo y quintil de riqueza. Estos resultados pueden compararse con los del Cuadro 5.6 sobre la edad a la primera unión, para analizar si los diferenciales de la edad a la primera relación sexual entre categorías educacionales y por lugar de residencia son tan importantes como en el caso de la edad a la unión. Del análisis de los resultados por edad también se pueden sacar conclusiones sobre cambios en el tiempo. Cuadro 5.7 Edad a la primera relación sexual por grupos de edad • La edad mediana a la primera relación sexual de las mujeres de 25-49 fue 18,8 años, tres años antes que la edad mediana a la primera unión conyugal. Al igual que la edad al inicio de la unión, la diferencia al comparar con las encuestas anteriores es de tan sólo meses. • A diferencia de la edad de unión conyugal, que sí muestra una tendencia de las más jóvenes a postergar el inicio del matrimonio, la comparación entre cohortes, no muestra cambios importantes, ni una tendencia que pueda indicar que el inicio sexual de las jóvenes de hoy, es mayor que el de las jóvenes de hace 20 o 30 años. • Sólo la cohorte de 30 a 34 años muestra un inicio más temprano de las relaciones sexuales, comparada con las otras cohortes, 40,0 por ciento antes de los 18 años y 63,4 por ciento antes de los 20. • El 4,6 por ciento de las mujeres de 25 a 49 años nunca ha tenido relaciones sexuales, proporción que ha disminuido respecto a las encuestas anteriores. Otros determinantes de la fecundidad 127 Cuadro 5.8 Edad a la primera relación sexual por características seleccionadas • El inicio de las relaciones sexuales entre las mujeres de 25 a 49 años, al igual que el inicio de la vida conyugal, está relacionado con las condiciones de vida que se muestran según características seleccionadas. Este fue más temprano en el área rural (17,7 años) que en el área urbana (19,2 años). Comparando entre departamentos, ocurre antes de los 17 años en los departamentos de la Selva, como Loreto y Ucayali, y a partir de los 19 años en los departamentos de la Costa, como Moquegua, Piura, Lima, y Lambayeque; al igual que Arequipa y Puno, departamentos de la Sierra. • El nivel educativo y de ingresos está asociado con el inicio de las relaciones sexuales. Ocurre 4,3 años antes en las mujeres sin instrucción comparadas con las que tienen educación superior, y 3,2 años antes en las mujeres del primer quintil de riqueza en relación con las del último quintil. 128 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Área de residencia Urbana 19,3 19,2 18,9 19,3 19,3 19,4 19,2 19,2 Rural 17,6 17,4 17,8 17,9 17,8 17,6 17,7 17,7 Departamentos Amazonas 17,4 16,8 17,7 17,4 18,0 17,6 17,5 17,5 Áncash 18,5 18,9 18,6 18,8 18,8 18,1 18,7 18,7 Apurímac 17,8 17,7 17,6 18,0 17,5 18,0 17,7 17,7 Arequipa 19,4 19,7 19,1 18,6 19,8 19,9 19,4 19,5 Ayacucho 17,7 18,1 17,6 17,9 17,2 17,5 17,7 17,7 Cajamarca 18,7 18,3 18,6 18,6 18,7 18,3 18,5 18,5 Cusco 18,6 18,2 18,5 18,3 18,4 18,0 18,3 18,3 Huancavelica 18,1 18,3 18,1 17,3 17,5 18,8 17,9 17,9 Huánuco 18,0 16,9 17,5 16,8 17,1 17,2 17,3 17,1 Ica 18,7 19,0 18,3 18,2 19,2 19,1 18,7 18,7 Junín 18,4 18,4 17,6 18,3 17,8 17,8 18,1 18,0 La Libertad 18,8 18,2 18,7 18,9 18,7 18,3 18,6 18,6 Lambayeque a 19,1 19,8 20,1 20,3 19,9 19,9 19,8 Lima 19,6 19,3 19,2 19,8 20,2 20,2 19,6 19,7 Loreto 16,3 16,8 16,9 16,7 16,2 16,6 16,6 16,7 Madre de Dios 17,7 17,3 17,3 17,4 17,4 17,4 17,4 17,3 Moquegua 18,7 19,2 19,3 18,7 18,9 19,1 19,0 19,0 Pasco 17,8 18,1 17,9 18,2 17,5 17,7 17,9 17,9 Piura 19,4 20,0 19 19,8 19,8 19,3 19,6 19,6 Puno a 19,1 19,1 19,4 18,6 18,7 19,2 19,0 San Martín 17,1 16,7 17,2 17,3 17,2 17,4 17,1 17,2 Tacna 18,7 18,9 18,9 18,6 19,0 19,0 18,8 18,8 Tumbes 19,0 18,7 18,8 18,8 18,8 18,1 18,7 18,7 Ucayali 16,5 16,5 16,8 16,3 16,2 16,4 16,5 16,5 Regió n natu ral Lima Metropolitana 19,5 19,5 19,3 20,0 20,2 20,1 19,7 19,8 Resto Costa 19,2 19,1 18,9 19,0 19,4 19,1 19,1 19,1 Sierra 18,8 18,5 18,5 18,5 18,6 18,4 18,6 18,5 Selva 16,8 16,8 17,0 16,9 16,8 16,9 16,9 16,9 Nivel d e educación Sin educación 16,1 16,1 17,6 16,8 17,5 17,1 17,0 17,1 Primaria 16,8 16,7 17,1 17,4 17,6 17,6 17,3 17,3 Secundaria 18,3 18,4 18,3 18,5 18,7 19,0 18,5 18,5 Superior a 20,8 21,2 21,5 22,0 22,1 a 21,4 Quintil de riqueza Quint il inferior 17,0 16,9 17,4 17,7 17,5 17,4 17,3 17,4 Segundo quintil 17,9 18,0 17,9 17,9 17,7 17,5 17,8 17,8 Quint il intermedio 18,7 18,5 18,4 18,6 18,6 18,6 18,6 18,5 Cuarto quintil 19,6 19,7 19,3 19,0 19,4 19,0 19,4 19,3 Quint il superior a 19,9 20,0 21,0 21,2 20,9 a 20,6 To tal 2009 18,8 18,7 18,6 18,9 18,8 18,8 18,8 18,8 Total 2000 19,6 19,3 18,9 18,9 18,9 19,0 - 19,1 a = Omitida porq ue men os del 50,0 p or ciento de las mujeres tu viero n su pr imera relación sexual antes de cumplir la edad inferio r in tervalo. Características seleccionadas Cuadro 5.8 Edad mediana a la pr imera relación sexu al Edad mediana a la primera relac ión sexual entre las mujeres de 20(25)-49 años de edad, por edad actual, según carac terísticas s eleccionadas, Perú 2009. Edad actual de las mu jeres Mujeres 20-49 Mujeres 25-49 Otros determinantes de la fecundidad 129 5.4 ACTIVIDAD SEXUAL PREVIA Y RECIENTE La probabilidad de una mujer de quedar embarazada está en función a la frecuencia de relaciones sexuales en ausencia de protección anticonceptiva. En esta sección, se discuten los resultados sobre la frecuencia de la actividad sexual de las mujeres en edad fértil, medida a partir de la pregunta sobre fecha de la última relación. Los datos se han elaborado sobre la base de todas las mujeres en edad fértil y presentan la proporción de mujeres que ha tenido relaciones sexuales, según el momento de la última relación, así como la de aquellas que nunca han tenido experiencia sexual. En los Cuadros 5.9.1 y 5.9.2, se presentan dicha información como una medición de la exposición al riesgo de embarazo, la misma que aumenta de acuerdo con la frecuencia de relaciones sexuales. Estos datos se analizan según diversas características, incluyendo edad, duración de la unión, lugar de residencia, nivel de educación y método de anticoncepción usado en la actualidad. Cuadro 5.9.1 y 5.9.2 Actividad sexual previa y reciente según características demográficas • El 79,7 por ciento de las mujeres en edad fértil han tenido relaciones sexuales alguna vez en su vida, el 54,0 por ciento en las cuatro semanas que precedieron al día de la entrevista, y el 15,1 por ciento en el último año, pero no en las últimas cuatro semanas. Comparados estos datos con los de encuestas anteriores, la proporción de mujeres que ha tenido relaciones sexuales aumentó respecto al 73,5 por ciento de 2000. • La actividad sexual reciente fue más frecuente entre las mujeres mayores de 25 años (más del 60,0 por ciento) y mayor aún entre las de 30 a 44 años (más de 68,0 por ciento). Está asociada al estado conyugal principalmente pues alcanza al 83,2 por ciento entre las mujeres casadas y convivientes, siendo de 14,2 por ciento entre las mujeres solteras y 18,2 por ciento entre las separadas o viudas. • La frecuencia de la actividad sexual en las mujeres unidas alcanza el nivel más alto entre los 15 y 19 años de matrimonio (más de 85,0 por ciento), llega a 82,3 por ciento entre los 20 a 24 años, y baja a 76,6 por ciento después de los 25 años. • La mayoría de las mujeres que usan métodos anticonceptivos son sexualmente activas en porcentajes que fluctúan entre 76,2 y 92,8 por ciento. El uso de métodos temporales como la píldora está asociado con una mayor frecuencia de relaciones sexuales. • La asociación entre nivel educativo y la frecuencia de relaciones sexuales está mediado por la edad y el estado conyugal. El 29,4 por ciento de las mujeres con educación secundaria y el 16,9 por ciento con educación superior nunca han tenido relaciones sexuales, de allí que se encuentre que la actividad sexual en las cuatro semanas que precedieron la encuesta fue mayor entre las mujeres con educación primaria (65,7 por ciento) que entre las mujeres con educación superior (54,4 por ciento). • Con relación al nivel de ingresos, se encuentra que la frecuencia de la actividad sexual disminuye con el nivel de riqueza, asociado a la mayor proporción de mujeres en estos grupos que nunca han tenido actividad sexual. Actividad sexual reciente según lugar de residencia (Cuadro 5.9.2) • El análisis de la exposición al riesgo de embarazo incluye dos componentes: el haber tenido relaciones sexuales y la frecuencia de las mismas. Con relación al primer componente, los departamentos de mayor exposición por tener la mayor proporción de mujeres que han tenido relaciones sexuales (más del 85,0 por ciento) fueron los de la Selva, Amazonas, Loreto, Madre de Dios, San Martín y Ucayali comparados con algunos de la Costa como Lambayeque y Piura, cuyos porcentajes fueron 76,3 y 75,1 por ciento, respectivamente. • Respecto al componente de la frecuencia de relaciones sexuales, destaca el departamento de San Martín con 71,5 por ciento; y, Amazonas y Madre de Dios que fueron nuevamente los de mayor exposición por tener proporciones por encima del 60,0 por ciento de mujeres con actividad sexual reciente. Sin embargo, esta mayor frecuencia de actividad sexual no es exclusiva de estos departamentos ya que también se encuentra en Tumbes con 60,5 por ciento. 130 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Ciertamente, no es la situación geográfica o las características ecológicas de estos departamentos los que contribuyen a tener una mayor o menor exposición. Otras características demográficas (la edad, el estado conyugal, el índice de masculinidad), sociales y culturales son las que realmente están influyendo sobre las prácticas sexuales que hemos observado en estos cuadros. Últimas cuatro semanas Último año 1/ Hace un año o más Sin infor- mación Edad actual 15-19 13,6 10,2 3,9 0,0 72,2 100,0 4 536 20-24 48,8 18,7 8,5 0,0 24,0 100,0 3 696 25-29 64,2 17,4 9,2 0,0 9,2 100,0 3 613 30-34 68,1 16,6 11,1 0,0 4,1 100,0 3 380 35-39 72,1 14,2 10,3 0,0 3,4 100,0 3 464 40-44 69,0 12,7 16,0 0,0 2,4 100,0 2 935 45-49 58,5 17,7 20,9 0,0 2,9 100,0 2 588 Estado conyugal Nunca casada/unida 14,2 12,9 12,4 0,0 60,5 100,0 8 098 Casada/ unida 83,2 14,7 2,1 0,0 0,0 100,0 13 828 Divorciada/ separada/ viuda 18,2 25,8 56,0 0,0 0,0 100,0 2 286 Duración matrimonial 2/ 0-4 años 79,8 19,1 1,1 0,0 0,0 100,0 2 670 5-9 años 86,4 12,5 1,1 0,0 0,0 100,0 2 694 10-14 años 85,4 13,0 1,6 0,0 0,0 100,0 2 546 15-19 años 86,3 11,6 2,1 0,0 0,0 100,0 2 474 20-24 años 82,3 14,7 3,0 0,0 0,0 100,0 1 847 25+ años 76,6 18,5 4,9 0,0 0,0 100,0 1 596 Nivel de educación Sin educación 65,1 14,5 16,8 0,0 3,6 100,0 675 Primaria 65,7 15,0 11,5 0,0 7,9 100,0 5 604 Secundaria 47,3 13,9 9,5 0,0 29,4 100,0 11 242 Superior 54,4 17,5 11,1 0,0 16,9 100,0 6 691 Quintil de riqueza Quintil inferior 59,1 13,6 10,6 0,0 16,6 100,0 3 694 Segundo quintil 55,9 16,0 10,9 0,0 17,2 100,0 4 465 Quintil intermedio 54,0 15,6 10,3 0,0 20,1 100,0 5 267 Cuarto quintil 51,6 16,0 10,5 0,0 21,9 100,0 5 381 Quintil superior 51,3 14,2 10,8 0,0 23,7 100,0 5 405 Método anticonceptivo actual Ningún método 20,2 20,7 19,3 0,0 39,9 100,0 12 297 Píldora 92,8 6,8 0,3 0,0 0,0 100,0 1 245 DIU 83,4 12,8 3,8 0,0 0,0 100,0 611 Esterilización 76,2 15,4 8,4 0,0 0,0 100,0 1 549 Abstinencia periódica 89,3 10,6 0,1 0,0 0,0 100,0 2 434 Otra 91,7 7,7 0,7 0,0 0,0 100,0 6 076 Total 2009 54,0 15,1 10,6 0,0 20,2 100,0 24 212 Total 2000 50,4 15,7 7,4 0,9 25,6 100,0 27 843 2/ Excluye a mujeres que no están actualmente casadas/unidas. Características seleccionadas Número de mujeres Total Nunca ha tenido relaciones Cuadro 5.9.1 Actividad sexual reciente Distribución porcentual de las mujeres por tiempo desde la última relación sexual, según características seleccionadas, Perú 2009. Momento de la última relación 1/ Excluye mujeres que tuvieron relaciones sexuales durante las últimas 4 semanas. Otros determinantes de la fecundidad 131 Últimas cuatro semanas Último año 1/ Hace un año o más Sin informa- ción Área de residencia Urbana 52,3 15,5 11,0 0,0 21,2 100,0 18 050 Rural 59,0 14,2 9,4 0,0 17,3 100,0 6 162 Departamentos Amazonas 67,3 11,9 9,2 0,0 11,6 100,0 317 Áncash 58,2 10,4 12,6 0,0 18,8 100,0 959 Apurímac 57,7 15,9 10,8 0,0 15,5 100,0 328 Arequipa 54,0 12,0 10,9 0,0 23,0 100,0 989 Ayacucho 53,0 17,1 12,5 0,0 17,5 100,0 554 Cajamarca 58,1 13,9 10,1 0,0 17,9 100,0 1 226 Cusco 53,8 15,9 8,7 0,0 21,6 100,0 837 Huancavelica 52,2 14,2 10,8 0,0 22,7 100,0 439 Huánuco 54,2 15,7 11,8 0,0 18,2 100,0 653 Ica 55,3 14,1 9,8 0,0 20,8 100,0 648 Junín 50,1 19,8 10,2 0,0 19,8 100,0 1 034 La Libertad 51,9 16,2 11,1 0,0 20,7 100,0 1 439 Lambayeque 51,9 12,6 11,8 0,0 23,8 100,0 875 Lima 52,0 15,5 11,0 0,0 21,4 100,0 8 428 Loreto 59,3 19,2 9,6 0,0 11,9 100,0 802 Madre de Dios 65,4 14,5 7,8 0,0 12,3 100,0 97 Moquegua 52,7 18,2 11,4 0,0 17,7 100,0 175 Pasco 52,6 15,5 11,2 0,0 20,8 100,0 241 Piura 56,7 9,4 9,0 0,0 24,8 100,0 1 454 Puno 46,7 19,5 10,5 0,0 23,3 100,0 1 282 San Martín 71,5 11,9 6,9 0,0 9,7 100,0 598 Tacna 52,2 17,2 12,3 0,0 18,3 100,0 316 Tumbes 60,5 12,7 7,8 0,0 19,0 100,0 192 Ucayali 58,7 22,1 8,7 0,0 10,5 100,0 327 Región natural Lima Metropolitana 52,2 15,2 11,4 0,0 21,3 100,0 7 594 Resto Costa 53,9 13,6 10,2 0,0 22,3 100,0 5 691 Sierra 52,7 15,7 10,7 0,0 20,9 100,0 8 119 Selva 63,1 16,4 8,9 0,0 11,6 100,0 2 808 Total 2009 54,0 15,1 10,6 0,0 20,2 100,0 24 212 Total 2000 50,4 15,7 7,4 0,9 25,6 100,0 27 843 Cuadro 5.9.2 Actividad sexual reciente, según lugar de residencia Distribución porcentual de las mujeres por tiempo desde la última relación sexual, según características seleccionadas, Perú 2009. Momento de la última relación 1/ Excluye mujeres que tuvieron relaciones sexuales durante las últimas 4 semanas. Características seleccionadas Número de mujeres Total Nunca ha tenido relaciones 5.5 INFERTILIDAD POSTPARTO El riesgo de embarazo después del nacimiento de un hijo depende en parte de la práctica de la lactancia y de la duración de la abstinencia sexual postparto. En la ENDES Continua 2009, se preguntó a todas las mujeres que habían tenido un hijo en los tres años anteriores a la encuesta, si habían reiniciado las relaciones sexuales y si habían tenido su menstruación después del nacimiento de su último hijo. Con esta información es posible realizar estimaciones sobre la duración de la amenorrea y la abstinencia postparto, y calcular el periodo de insusceptibilidad o infertilidad postparto. El Cuadro 5.10 y el Gráfico 5.2 presentan según tiempo desde el nacimiento del último hijo, la proporción de niños cuyas madres están en cada una de las condiciones mencionadas. Para el cálculo de la mediana, primero se suavizó la distribución asumiendo que ella equivale a la función de sobrevivencia (lx) de una tabla de mortalidad. El promedio aritmético directo del Cuadro 5.10, se obtuvo 132 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Ame- norrea Absti- nencia Insuscep- tibilidad < 2 97,3 90,0 98,4 195 2-3 87,2 50,4 93,0 287 4-5 73,0 22,3 75,6 334 6-7 56,1 15,9 61,4 325 8-9 48,1 12,3 54,6 352 10-11 39,8 10,8 45,8 352 12-13 28,7 10,9 35,8 320 14-15 23,5 8,9 29,6 352 16-17 15,8 11,3 24,8 303 18-19 13,0 4,7 17,0 276 20-21 8,2 5,3 12,7 299 22-23 6,0 4,8 10,8 291 24-25 9,2 7,7 16,7 244 26-27 5,8 3,4 9,2 241 28-29 3,1 4,6 7,7 315 30-31 4,4 5,9 10,3 325 32-33 7,6 3,5 10,8 295 34-35 3,0 4,2 7,2 296 Total 29,0 14,0 34,2 5 401 Mediana 8,1 2,4 9,4 - Promedio 10,9 5,8 12,7 - Cuadro 5.10 Amenorrea, abstinencia e insuscepti- bilidad postparto Porcentaje de niños nacidos en los últimos tres años cuyas madres están en amenorrea, abstinencia o insusceptibi lidad de postparto, según meses desde el nacimiento y las durac iones mediana y promedio de cada evento, Perú 2009. Porcentaje de nacimientos cuyas madres están en: Número de naci- mientos Meses desde el nacimiento ponderando el tiempo con la proporción de mujeres correspondientes. Las duraciones medianas de la amenorrea, la abstinencia y la infertilidad postparto se presentan en el Cuadro 5.11, según características seleccionadas. Cuadro 5.10 y Gráfico 5.2 Amenorrea, abstinencia e infertilidad de postparto • Al momento de la entrevista, el 29,0 por ciento de las madres con niños menores de 3 años estaban en amenorrea de postparto y el 14,0 por ciento en abstinencia sexual postparto, calculándose que en total un 34,2 por ciento se encontraba en condición de infertilidad temporal, por cualquiera de las razones expuestas. • Si bien la amenorrea en el país tuvo una duración media de 10,9 meses; en la mitad de las madres, la duración fue 8,1 meses. Por otro lado, la abstinencia postparto duraba en promedio 5,8 meses, pero la mitad de las madres reinició su actividad sexual antes de los 72 días (2,4 meses). • El periodo sin riesgo de embarazo después del nacimiento de un hijo fue en promedio 12,7 meses, y la mediana se sitúa en 9,4 meses. Gráfico 5.2 Madres en amenorrea, Abstinencia e Insusceptibilidad de Posparto, según meses desde el último nacimiento 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 0 3 5 7 9 11 13 15 17 19 21 23 25 27 29 31 33 35 Meses desde el nacimiento Amenorrea Abstinencia Insusceptibilidad Otros determinantes de la fecundidad 133 Características seleccionadas Amenorrea Abstinencia Insuscep- tibilidad Edad 15-29 7,7 2,6 9,7 30-49 8,8 2,5 9,3 Área de residencia Urbana 6,4 2,5 9,0 Rural 10,9 2,6 11,8 Departamentos Amazonas 11,1 1,9 11,1 Áncash 8,3 1,8 8,4 Apurímac 7,5 1,9 7,9 Arequipa 8,2 1,9 10,5 Ayacucho 11,3 3,2 13,0 Cajamarca 7,5 2,3 13,2 Cusco 6,2 2,8 6,2 Huancavelica 8,5 2,8 13,3 Huánuco 8,0 4,5 11,2 Ica 5,4 2,1 6,2 Junín 6,4 3,0 11,2 La Libertad 8,0 2,5 8,4 Lambayeque 4,2 0,9 4,2 Lima 6,0 2,4 8,5 Loreto 9,3 4,7 9,4 Madre de Dios 5,5 1,7 6,2 Moquegua 4,5 2,9 4,5 Pasco 9,8 3,4 11,0 Piura 6,9 2,1 6,9 Puno 8,3 3,1 11,7 San Martín 6,8 3,7 9,3 Tacna 9,1 3,6 9,1 Tumbes 7,0 2,1 7,0 Ucayali 11,3 4,1 11,4 Región natural Lima Metropolitana 5,7 2,5 6,1 Resto Costa 6,2 1,9 6,9 Sierra 10,6 2,8 12,0 Selva 8,3 3,4 11,1 Nivel de educación Sin educación 10,0 2,3 11,0 Primaria 11,1 2,7 12,5 Secundaria 8,7 2,5 10,2 Superior 6,0 2,6 6,4 Quintil de riqueza Quintil inferior 11,3 2,8 11,6 Segundo quintil 8,1 2,3 12,6 Quintil intermedio 6,2 3,0 9,6 Cuarto quintil 7,8 2,1 8,3 Quintil superior 4,7 3,1 4,9 Total 2009 8,1 2,4 9,4 Total 2000 9,0 2,5 9,9 Cuadro 5.11 Duración mediana de la amenorrea, abstinencia postparto e insusceptibilidad postparto Mediana del número de meses de amenorrea postparto, abstinencia postparto, e insusceptibilidad postparto, de nacimientos en los tres años anteriores a la encuesta, según características seleccionadas, Perú 2009. Nota: Las medianas están basadas en el estado actual. Cuadro 5.11 Duración mediana de la amenorrea, la abstinencia y la infertilidad postparto, por características seleccionadas • La duración mediana de la amenorrea postparto fue más prolongada entre las mujeres mayores de 30 años, y las que viven en el área rural. También muestra diferencias por nivel educativo, siendo de 11,1 meses entre las madres con educación primaria respecto a 6,0 meses, entre las de educación superior. • Según nivel de riqueza, la duración mediana de la amenorrea fue de 11,3 meses entre las mujeres del quintil de riqueza inferior, a diferencia de las mujeres del quintil superior, entre quienes la duración de la amenorrea alcanza 4,7 meses. • La duración mediana de la abstinencia postparto es bastante uniforme por edad, área de residencia, región natural y nivel educativo. La excepción es la Selva, donde la mediana fue 3,4 meses, comparada con los 2,4 meses del nivel nacional. • La duración mediana de la infertilidad postparto fue de 2,8 meses más en el área rural que en la urbana, y de dos a más meses en departamentos como Ayacucho, Cajamarca, Huancavelica y Puno, comparados con la mediana nacional. • Según nivel educativo, las madres con educación superior tuvieron 4,6 meses menos de insusceptibilidad postparto (6,4 meses) respecto a las madres sin educación (11,0 meses), por una menor duración del período de amenorrea. Igualmente, las madres del quintil mayor de riqueza, tenían 6,7 meses menos de insusceptibilidad postparto, comparadas con las madres del quintil inferior. 134 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 5.6 EXPOSICIÓN AL RIESGO DE EMBARAZO ENTRE LAS MUJERES DE 30 Y MÁS AÑOS DE EDAD A partir de cierta edad, la exposición al riesgo de embarazo disminuye rápidamente como resultado de la menopausia, la infertilidad terminal y la abstinencia prolongada. Los datos de la ENDES Continua 2009 permiten calcular la proporción de mujeres en alguna de estas condiciones, de acuerdo con las siguientes definiciones. • Infertilidad terminal: definida como la ausencia de nacimientos vivos en los últimos cinco años entre mujeres que estuvieron continuamente en unión y que no usaron alguna forma de anticoncepción. • Abstinencia prolongada, definida como la ausencia de relaciones sexuales en los últimos tres años entre mujeres en unión. • Menopausia, definida para este análisis como 1) mujeres que reportaron directamente ser menopáusicas, o 2) la ausencia del periodo menstrual durante seis meses en mujeres que no están ni embarazadas ni en amenorrea de postparto. Como la menopausia es quizás el indicador más importante de la terminación de la exposición al riesgo de embarazo, en el Cuadro 5.12 se presentan las estimaciones para las mujeres de 30 y más años de edad que se encuentran en esta condición. Cuadro 5.12 Menopausia en mujeres de 30 a 49 años • El 16,0 por ciento de las mujeres de 30 y más años de edad se encontraban en menopausia, es decir, no estaba embarazada, ni en amenorrea postparto y su último período menstrual ocurrió hace seis meses o más. Esta proporción aumentó respecto al 14,5 por ciento de la ENDES del 2000. • Antes de los 40 años, entre 6,5 y 6,9 por ciento de mujeres ha alcanzado la menopausia, y entre los 40 y 41, sólo el 7,1 por ciento. A partir de los 44 años, la proporción de mujeres en menopausia aumenta rápidamente llegando a ser casi el doble entre los 46 a 47 años. Entre los 48 y 49 años, el 58,7 por ciento de las mujeres ya estaba en la menopausia. Edad Porcentaje de mujeres menopáusicas 1/ Número de mujeres Edad 30-34 6,9 3 380 35-39 6,5 3 464 40-41 7,1 1 226 42-43 11,9 1 141 44-45 23,0 1 142 46-47 43,5 1 001 48-49 58,7 1 012 Total 16,0 12 365 Cuadro 5.12 Menopausia Porcentaje de mujeres de 30-49 años que están en la menopausia, según edad, Perú 2009. 1/ Porcentaje de todas las mujeres que no están embarazadas, y no están en amenorrea postparto cuya última menstruación ocurrió seis meses o más antes de la encuesta. Preferencia de fecundidad 135 E PPRREEFFEERREENNCCIIAA DDEE FFEECCUUNNDDIIDDAADD 66 n los capítulos anteriores, se presentaron los resultados del análisis de la información recolectada en la ENDES Continua 2009 sobre los determinantes próximos de la fecundidad: la planificación familiar (Capítulo 4) y la nupcialidad y exposición al riesgo de embarazo (Capítulo 5). En el presente capítulo, se muestran los resultados sobre las preferencias reproductivas de las mujeres a tres niveles: • Información en cuanto al deseo de (más) hijos en general y el tiempo que les gustaría esperar antes de tener otro hijo. Lo que permite clasificar a las mujeres en dos grupos: las que desean espaciar y las que desean limitar los nacimientos. Esta información es relevante para el estudio de la demanda total e insatisfecha de servicios de planificación familiar. • Información recolectada sobre el tamaño ideal de la familia, o el promedio ideal de hijos, que al compararse con el promedio de nacidos vivos, permite obtener una primera idea del exceso de fecundidad prevalente en el país. • Información sobre la fecundidad deseada en los años inmediatamente anteriores a la encuesta, como indicador del grado de cumplimiento de las preferencias reproductivas. El complemento, la fecundidad no deseada, permite estimar el posible impacto que la prevención de esos nacimientos podría tener sobre las necesidades de planificación familiar y las tasas de fecundidad. 6.1 EL DESEO DE TENER MÁS HIJOS Para los Programas de Planificación Familiar es importante tanto el espaciamiento como la limitación de la fecundidad porque permite orientar sus objetivos en beneficio de la salud de las mujeres y los niños. En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las mujeres si deseaban más hijos y, para aquellas que respondieron afirmativamente, se indagó sobre el tiempo que les gustaría esperar para tener otro hijo (o tener el primero para aquellas sin hijos). Específicamente, a las nulíparas se les preguntó si deseaban tener hijos; al resto, si deseaban más hijos. El análisis detallado de la información, junto con los datos referentes al uso o no de anticonceptivos, permite estudiar la necesidad insatisfecha de planificación familiar tanto para espaciar la descendencia como para limitarla (Sección 6.2 más adelante). La evolución del deseo de más hijos en las ENDES realizadas en el país desde 1986, se resume en el Cuadro 6.1. La distribución de las mujeres en unión de acuerdo con el deseo o no de más hijos se presenta en el Cuadro 6.2 por número de hijos sobrevivientes. La misma distribución pero por grupos de edad de las mujeres se presenta en el Cuadro 6.3. Cuadros 6.1 y 6.2; Gráfico 6.1 Preferencias de fecundidad por hijos sobrevivientes y evolución desde 1986 • El 63,3 por ciento de las mujeres en unión no desean tener más hijos: 53,4 por ciento expresó su deseo de no tener más hijos en el futuro y 9,9 por ciento son mujeres esterilizadas. Desde 1986, el porcentaje de mujeres unidas que no desean tener más hijos ha disminuido hasta alcanzar una diferencia de 10,5 puntos porcentuales; sin embargo, a partir de la ENDES 2000, este porcentaje se mantiene con una pequeña diferencia. • En la ENDES Continua 2009, el deseo de no tener más hijos aumenta rápidamente con la paridez, desde apenas el 5,0 por ciento entre las mujeres sin hijos vivos hasta el 66,5 por ciento o más entre las que tienen dos o más hijos sobrevivientes. • En promedio, el 9,9 por ciento del total de entrevistadas en unión manifestaron su deseo de tener un hijo 136 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 ENDE S ENDE S E NDE S ENDE S ENDE S 1 98 6 1 99 1 -9 2 1 99 6 2 00 0 20 0 9 No qu iere m ás 6 3 ,9 6 5 ,1 59 ,4 5 4 ,5 5 3,4 Est eriliza da 1 / 6 ,1 7 ,3 9 ,7 1 2 ,8 9,9 Dese a m á s 2 2 ,8 2 0 ,8 25 ,5 2 8 ,3 3 2,4 In de cisa 2 ,5 2 ,7 2 ,0 1 ,3 0,7 In fé rt il 4 ,7 4 ,1 3 ,3 2 ,7 3,6 Total 10 0 ,0 10 0 ,0 1 00 ,0 10 0 ,0 1 0 0,0 1/ In clu ye e sterilizaci ón fem en in a y m ascu lin a. P re fe re nc ia de má s hijo s Dist rib u ción p orce n tua l d e m uje res un ida s, se gú n pre fe re n cia de m á s h ijos, P erú 1 98 6-2 00 9 . Cua dro 6 .1 Ev olu ció n de la s pre fer enc ia s de fec undi dad dentro de los próximos dos años, en contraste con el 48,8 por ciento entre las mujeres sin hijos. El deseo de tener hijos prontamente disminuye rápidamente al 8,8 por ciento entre las que ya tienen dos hijos y se reduce a menos de 2,0 por ciento entre las mujeres que tienen cinco hijos o más. • Un poco más de la quinta parte de las mujeres en unión (22,3 por ciento) desean tener un hijo después de dos años. Este deseo se da en mayor proporción entre quienes tienen sólo un hijo (54,8 por ciento) y entre las que no tienen hijos (36,8 por ciento). Luego disminuye a menos del 3,5 por ciento entre las que tienen cinco o más hijos. Gráfico 6.1 Preferencias de fecundidad entre las mujeres en unión, según paridez 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 0 1 2 3 4 5 6+ Número de hijos sobrevivientes Infecunda Desea pronto Desea esperar Esterilizada No desea mas Por cen taje de m uje r e s Preferencia de fecundidad 137 0 1 2 3 4 5 6+ No desea más No quiere más 4,3 22,0 59,6 66,6 70,7 71,7 74,7 53,4 Esterilizada 2/ 0,7 0,6 6,9 16,4 18,4 18,6 16,5 9,9 Desea más, indecisa o infecunda Desea tener otro pronto 3/ 48,8 18,3 8,8 3,9 2,8 1,5 1,0 9,9 Desea tener otro pero más tarde 4 / 36,8 54,8 20,5 9,4 4,1 3,1 1,4 22,3 Desea tener más, no sabe cuando 0,2 0,3 0,3 0,1 0,3 0,1 0,0 0,2 Indecisa 0,3 1,1 1,1 0,3 0,3 0,4 0,3 0,7 Infértil 9,0 2,9 2,7 3,4 3,4 4,6 6,2 3,6 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Número de mujeres 579 3 114 3 934 2 725 1 567 827 1 082 13 828 1/ Incluye el embarazo actual. 2/ Incluye esterilización femenina y masculina. 3/ Desea otro hijo antes de dos años. 4/ Desea esperar dos o más años. Cuadro 6.2 Preferencias de fecundidad, por número de hijos sobrevivientes Número de hijos sobrevivientes 1/ Total Mujeres 15-49 Preferencias de fecundidad Distribución porcentual de las mujeres en unión, por número de hijos sobrevivientes, según preferencias de fecundidad, Perú 2009. 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 No desea más No quiere más 24,0 34,0 46,0 58,4 61,9 64,5 54,6 53,4 Esterilizada 1/ 0,0 0,1 1,5 5,8 12,4 17,6 23,2 9,9 Desea más, indecisa o infecunda Desea tener otro pronto 2/ 4,5 6,3 10,8 11,9 13,5 9,3 6,4 9,9 Desea tener otro pero más tarde 3/ 70,1 58,3 40,0 21,6 9,2 2,4 1,1 22,3 Desea tener más, no sabe cuando 0,6 0,1 0,2 0,2 0,2 0,3 0,2 0,2 Indecisa 0,7 0,9 0,8 1,2 0,8 0,3 0,2 0,7 Infért il 0,0 0,3 0,6 0,9 2,1 5,6 14,3 3,6 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Número de mujeres 505 1 609 2 348 2 474 2 718 2 257 1 917 13 828 1/ Incluye esterilización femenina y masculina. 2/ Desea otro hijo antes de dos años. 3/ Desea esperar dos o más años. Cuadro 6.3 Preferencias de fecundidad, por edad de las mujeres Edad de las mujeresPreferencias de fecundidad Total mujeres 15-49 Distribución porcentual de las mujeres en unión, por edad de las mujeres, según preferencias de fecundidad, Perú 2009. Cuadro 6. 3 • La proporción de mujeres que no desean tener más hijos aumenta rápidamente con la edad, desde un 24,0 por ciento entre las mujeres de 15 a 19 años hasta el 64,2 por ciento entre las mujeres de 30 a 34 años, llegando al 82,1 por ciento para las mujeres de 40 a 44 años. • Por otro lado, la proporción de mujeres en unión que desean tener un hijo pronto fue mayor entre las mujeres de 35 a 39 años de edad (13,5 por ciento); y, fue menor entre las mujeres en edades extremas de 15 a 19 años (4,5 por ciento), 20 a 24 años (6,3 por ciento) y 45 a 49 años (6,4 por ciento). • Si bien apenas el 4,5 por ciento de las mujeres de 15 a 19 años expresaron el deseo de tener un hijo pronto, el 70,1 por ciento desea esperar dos años o más. A partir de los 30 años de edad, la proporción disminuye rápidamente con la edad. 138 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 0 1 2 3 4 5 6+ ENDES 1986 6,4 26,8 67,9 77,0 85,9 89,8 84,0 70,0 ENDES 1991-1992 4,4 29,3 73,3 85,2 89,1 90,3 90,4 72,4 ENDES 1996 4,4 26,6 68,4 84,0 89,3 92,3 91,6 69,1 ENDES 2000 3,7 22,6 67,0 83,5 90,8 92,1 91,7 67,3 ENDES 2009 5,0 22,6 66,5 83,0 89,1 90,3 91,2 63,3 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 ENDES 1986 45,8 51,4 68,9 74,1 82,9 84,3 61,0 70,0 ENDES 1991-1992 41,6 54,4 66,6 75,9 86,0 85,9 71,2 72,4 ENDES 1996 43,1 47,8 60,2 70,2 83,6 85,2 78,8 69,1 ENDES 2000 31,0 41,3 53,8 68,1 79,4 86,8 80,3 67,3 ENDES 2009 24,0 34,1 47,5 64,2 74,3 82,1 77,8 63,3 1/ Incluye e l embarazo actual. Cuadro 6.4 Evolución de las preferencias de fecund idad, según varias encuestas Varias Encuestas ENDES Varias Encuestas ENDES Total mujeres 15-49 Total mujeres 15-49 Grupo de edad Número de hijos sobrevivientes 1/ Porcentaje de mujeres unidas que no desea más hijos (o esterilizadas), por número de hijos sobrevivientes y por grupo de edad, según varias encuestas ENDES, Perú 1986-2009. La evolución entre la ENDES 1986 y la ENDES Continua 2009 de los porcentajes de mujeres actualmente en unión que no desean tener más hijos, se presenta en el Cuadro 6.4 por paridez y grupos de edad. La distribución porcentual de mujeres en unión por preferencias de fecundidad, se muestra en el Cuadro 6.5 por área de residencia. Cuadro 6.4 Evolución de las preferencias de fecundidad por edad y paridez • Entre la ENDES 1986 y la ENDES Continua 2009, el porcentaje de mujeres unidas que no desea tener más hijos ha disminuido tanto entre las que no tienen hijos vivos, las que tienen uno y dos hijos y entre las mujeres menores de 45 años de edad. En cambio, dado que mantienen patrones de alta fecundidad, se observa incremento entre las mujeres con tres o más hijos y entre las mayores de 45 años de edad. • Proporcionalmente, es importante la disminución que se observa desde 1986 hasta el 2009 de las mujeres que tienen 1 o 2 hijos y que ya no desean tener más hijos. • La disminución en el porcentaje de mujeres unidas que no desean tener más hijos fue mayor entre las que tienen 15-19, 25-29, 20-24, y 30-34 años de edad; disminución que se estima está asociada a una mayor oferta de métodos que le permiten a la mujer, un mejor manejo o regulación de su fecundidad. Cuadro 6.5 Preferencias de fecundidad por área de residencia • El deseo de no tener más hijos de las mujeres en unión fue mayor en el área rural (69,2 por ciento), que en el área urbana (60,6 por ciento). Sin embargo, la proporción de las mujeres esterilizadas fue superior en 4,5 puntos porcentuales en el área urbana que en el área rural (11,2 por ciento y 6,7 por ciento, respectivamente). Preferencia de fecundidad 139 Urbana Rural No desea más No quiere más 49,4 62,5 53,4 Esterilizada 1/ 11,2 6,7 9,9 Desea más, indecisa o infecunda Desea tener otro pronto 2/ 11,2 6,9 9,9 Desea tener otro pero más tarde 3/ 23,3 20,2 22,3 Desea tener más, no sabe cuando 0,2 0,2 0,2 Indecisa 0,8 0,6 0,7 Infért il 3,9 3,0 3,6 Total 100,0 100,0 100,0 Número de mujeres 9 622 4 206 13 828 1/ Incluye esterilización femenina y masculina. 2/ Desea otro hijo antes de dos años. 3/ Desea esperar dos o más años. Cuadro 6.5 Preferencias de fecundidad, por área de residencia Área de residenciaPreferencias de fecundidad Total Distribución porcentual de mujeres en unión, por área de residencia, según preferencias de fecundidad, Perú 2009. • Por otro lado, el porcentaje de mujeres que desean tener otro hijo pronto (antes de dos años) y el de tener después (desea esperar dos años o más) fue mayor en las mujeres del área urbana que en el área rural. Así, la proporción de mujeres que desea tener un hijo pronto fue superior en 4,3 puntos porcentuales en las mujeres del área urbana que entre las del área rural (11,2 por ciento frente a 6,9 por ciento). 6.2 LA NECESIDAD INSATISFECHA Y LA DEMANDA DE SERVICIOS DE PLANIFICACIÓN FAMILIAR En la sección anterior, se indicó que la proporción de mujeres que desean espaciar los nacimientos y/o limitar la familia puede considerarse, en principio, como un indicador de la demanda potencial por servicios de planificación familiar en el Perú. Una mejor aproximación al análisis de la necesidad de planificación familiar se presenta a continuación. Primero se calcula la llamada necesidad insatisfecha de planificación familiar, tanto para espaciar como para limitar, a la cual se le agrega la estimación de mujeres que en la actualidad usan métodos, para obtener así, la demanda total de planificación familiar en el país. La necesidad insatisfecha de planificación familiar Para los cálculos de esta sección, no se consideran como necesidad insatisfecha de planificación familiar las siguientes categorías de mujeres: • Mujeres que no están actualmente en unión. • Mujeres que están practicando la planificación familiar. • Mujeres actualmente embarazadas o amenorréicas que estaban empleando alguna forma de anticoncepción cuando quedaron embarazadas. • Mujeres actualmente embarazadas o amenorréicas cuyo último embarazo fue deseado. • Mujeres infértiles, es decir, aquellas sin hijos nacidos vivos en los últimos cinco años a pesar de haber estado en unión y no haber usado la anticoncepción. • Mujeres fértiles que desean un hijo en los próximos dos años. 140 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Quienes no están en ninguna de estas categorías forman parte del grupo con necesidad insatisfecha (véase el Gráfico 6.2 para la ilustración de los componentes). Necesidad insatisfecha para limitar • Mujeres actualmente embarazadas o amenorréicas cuyo último embarazo no fue deseado. • Mujeres fértiles que no están ni embarazadas ni amenorréicas y que manifestaron que no desean más hijos. Necesidad insatisfecha para espaciar • Mujeres actualmente embarazadas o amenorréicas cuyo último embarazo sí fue deseado, pero más tarde. • Mujeres fértiles que no están ni embarazadas ni amenorréicas y que manifestaron que sí desean más hijos pero prefieren esperar por lo menos dos años. La demanda total de planificación familiar Los niveles de necesidad insatisfecha revelan sólo en parte el potencial de la demanda de planificación familiar en el país. La información de la ENDES Continua 2009 permite estimar la demanda total de tales servicios, tanto para espaciar como para limitar. La demanda total incluye tres componentes: • Las mujeres con necesidad insatisfecha de planificación familiar; • Las mujeres que actualmente están usando métodos anticonceptivos (necesidad satisfecha); y • Las mujeres embarazadas o amenorréicas que quedaron embarazadas mientras usaban un método (falla de método). Las estimaciones de la necesidad insatisfecha, la demanda satisfecha y la demanda total de planificación familiar (para espaciar, para limitar y total) se presentan en el Cuadro 6.6 para las mujeres en unión. Un indicador grueso del éxito alcanzado por los programas de planificación familiar se obtiene calculando el porcentaje de demanda satisfecha con respecto a la demanda total. La demanda de planificación familiar por lugar de residencia se presenta en el Gráfico 6.3. Preferencia de fecundidad 141 Componentes de la Necesidad Insatisfecha de Planificación Familiar NECESIDAD INSATISFECHA: 7,2% Gráfico 6.2 No están usando anticoncepción: 26,8% Embarazadas / Amenorréicas: 10,6% No embarazadas / No Amenorréicas: 16,2% No deseado: 1,3% Desea más tarde: 1,4% No desea más: 3,2% Fértiles: 7,3% Infértiles: 8,9% Desea pronto: 2,7% Falló método: 3,4% Embarazo planeado: 4,5% No planeado: 1,4% Cuadro 6.6 Necesidad insatisfecha de planificación familiar • El 7,2 por ciento de las mujeres en unión del país tenían necesidad insatisfecha de planificación familiar (comparado con 10,2 por ciento en el 2000), gran parte de ellas con la intención de limitar el tamaño de su familia (4,4 por ciento). • Los porcentajes que se observan en los dos primeros grupos de edad, 15-19 y 20-24, dentro de aquellas mujeres que desean espaciar el nacimiento de sus hijos, es alto si se compara con el resto de los grupos. Es importante esta observación en la medida que se está hablando de adolescentes. • La necesidad insatisfecha de planificación familiar fue mayor en el área rural (8,7 por ciento) que en el área urbana (6,5 por ciento). De igual forma, fue mayor en la Sierra (8,6 por ciento) que en Lima Metropolitana y Resto Costa (5,6 y 6,3 por ciento, respectivamente). Entre las mujeres sin educación, la necesidad insatisfecha fue más del doble que la de las mujeres unidas con nivel superior (9,6 por ciento frente a 4,3 por ciento). • En lo referente a quintiles de riqueza, los mayores niveles de la demanda insatisfecha se presentan entre las mujeres del quintil inferior de riqueza (9,7 por ciento). En cambio, los menores niveles se encuentran a partir del quintil intermedio en valores que disminuyen hasta llegar al 3,7 por ciento en el quintil superior. • Apurímac, Cusco, Junín, Ayacucho, Ucayali y Huancavelica fueron los departamentos que presentan entre el 9,4 y el 14,1 por ciento de mujeres unidas con necesidades insatisfechas de planificación familiar. 142 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Para espaciar Para limitar Total Para espaciar Para limitar Total Para espaciar Para limitar Total Edad 15-19 14,8 1,5 16,3 46,2 12,2 58,3 71,3 14,6 85,9 81,0 505 20-24 6,9 3,4 10,3 49,8 22,5 72,2 61,9 26,9 88,8 88,4 1 609 25-29 5,0 3,7 8,6 39,6 35,3 74,8 47,1 40,9 88,0 90,2 2 347 30-34 2,1 5,1 7,2 26,4 50,1 76,5 31,3 57,0 88,2 91,8 2 474 35-39 0,6 5,0 5,7 17,0 63,6 80,6 18,4 70,0 88,4 93,6 2 718 40-44 0,2 5,9 6,1 7,2 69,1 76,3 7,6 76,3 83,9 92,7 2 257 45-49 0,2 3,6 3,8 3,5 53,9 57,4 3,7 57,8 61,4 93,9 1 917 Área de residencia Urbana 2,7 3,8 6,5 25,7 48,9 74,6 30,2 53,4 83,7 92,2 9 622 Rural 2,8 5,9 8,7 19,9 50,1 70,0 25,4 58,6 84,0 89,6 4 206 Departamento Amazonas 2,1 2,2 4,4 28,8 48,6 77,3 34,5 53,2 87,7 95,0 219 Áncash 2,2 2,5 4,7 25,1 53,5 78,6 29,8 57,6 87,4 94,7 551 Apurímac 2,3 7,1 9,4 16,7 60,8 77,5 20,2 69,6 89,8 89,5 230 Arequipa 1,3 3,8 5,0 19,0 56,7 75,7 21,0 61,5 82,5 93,9 576 Ayacucho 4,5 5,6 10,0 15,3 53,7 69,0 22,6 62,4 85,0 88,2 334 Cajamarca 3,6 4,4 8,1 31,8 37,8 69,6 39,6 43,4 83,0 90,3 801 Cusco 2,8 6,9 9,6 14,1 57,8 71,9 17,6 67,2 84,9 88,7 519 Huancavelica 3,4 10,7 14,1 12,1 59,4 71,5 15,6 71,8 87,5 83,9 273 Huánuco 2,6 6,3 8,9 20,1 48,0 68,2 24,4 55,8 80,2 88,9 386 Ica 2,6 2,1 4,7 29,9 45,9 75,8 35,2 48,8 84,0 94,4 360 Junín 3,8 5,8 9,6 22,0 46,9 69,0 28,7 54,6 83,2 88,4 613 La Libertad 3,0 3,7 6,7 22,0 44,7 66,7 27,6 49,5 77,0 91,3 816 Lambayeque 2,7 4,1 6,8 30,4 44,3 74,7 35,2 49,5 84,7 92,0 442 Lima 2,6 3,3 5,8 26,6 49,6 76,2 30,6 53,4 84,0 93,0 4 290 Loreto 2,7 6,1 8,8 23,8 43,3 67,1 30,3 52,9 83,2 89,5 500 Madre de Dios 3,6 4,5 8,1 22,8 48,1 70,9 28,3 54,8 83,1 90,2 65 Moquegua 2,8 3,3 6,1 21,9 51,4 73,3 26,6 55,2 81,8 92,5 106 Pasco 3,7 5,0 8,7 28,0 45,3 73,3 33,9 50,9 84,8 89,7 148 Piura 3,6 4,8 8,5 24,8 49,0 73,8 31,1 54,7 85,8 90,1 862 Puno 0,9 7,2 8,1 12,2 56,3 68,5 15,5 65,9 81,4 90,0 788 San Martín 4,2 2,7 6,9 31,2 43,9 75,1 38,0 48,3 86,3 92,0 429 Tacna 1,8 4,2 6,1 31,1 50,9 82,0 34,0 56,4 90,4 93,3 183 Tumbes 2,5 2,5 5,0 23,4 53,4 76,8 28,4 56,4 84,8 94,1 121 Ucayali 3,6 7,6 11,2 20,4 44,0 64,4 26,2 52,8 79,0 85,8 216 Región natural Lima Metropolitana 2,7 2,9 5,6 26,7 49,9 76,6 30,8 53,4 84,2 93,3 3 825 Resto Costa 2,5 3,8 6,3 26,7 48,2 74,8 31,3 52,6 83,9 92,5 3 154 Sierra 2,8 5,8 8,6 19,7 50,9 70,6 24,6 58,7 83,3 89,7 4 991 Selva 3,2 5,1 8,3 25,1 45,3 70,5 31,5 52,5 83,9 90,1 1 857 Nivel de educación Sin educación 1,0 8,6 9,6 8,0 52,5 60,5 9,9 63,5 73,4 86,9 530 Primaria 2,7 6,4 9,1 15,3 56,2 71,5 19,6 64,9 84,5 89,2 4 300 Secundaria 3,7 3,6 7,3 28,0 46,4 74,4 34,2 50,9 85,1 91,5 5 634 Superior 1,6 2,7 4,3 30,7 44,7 75,4 34,3 48,0 82,3 94,8 3 364 Quintil de riqueza Quintil inferior 3,2 6,4 9,7 18,5 49,8 68,3 24,6 59,5 84,1 88,5 2 525 Segundo quintil 3,2 6,2 9,4 22,5 49,8 72,3 27,9 57,6 85,5 89,0 2 893 Quint il intermedio 3,3 3,5 6,8 26,4 48,9 75,3 32,2 53,0 85,2 92,0 3 068 Cuarto quintil 2,8 3,5 6,3 25,8 50,2 76,0 29,8 54,3 84,2 92,5 2 804 Quint il superior 1,0 2,7 3,7 26,0 47,6 73,6 28,6 50,8 79,4 95,3 2 537 Total 2009 2,8 4,4 7,2 23,9 49,3 73,2 28,8 55,0 83,8 91,4 13 828 Total 2000 3,6 6,7 10,2 20,3 48,5 68,9 25,7 56,8 82,5 87,6 15.628 1/ La necesidad insatisfecha para limitar incluye mujeres actualmente embarazadas o amenorréicas cuyo último embarazo no fue deseado y mujeres fértiles que no están ni embarazadas ni amenorré icas que no desean más hijos. Necesidad insatisfecha para espaciar: mujeres actua lmente embarazadas o amenorréicas cuyo último embarazo sí fue deseado, pero más tarde y mujeres fértiles que no están ni embarazadas ni amenorréicas que sí desean más hijos pero prefieren esperar por lo menos dos años. 2/ La necesidad satis fecha para espaciar se refiere a las mujeres que usan algún método de planificación familiar porque desean espaciar los nacimientos (respondieron que desean tener más hijos o están indecisas al respecto). La necesidad satisfecha para limitar se refiere a aquellas mujeres que están usando porque desean limitar los nacimientos (respondieron que no desean más hijos). 3/ La demanda total incluye mujeres embarazadas o amenorréicas que quedaron embarazadas mientras usaban un método (fa lla de método). 4/ [(Necesidad satisfecha) + (falla de método)] / (demanda total). Cuadro 6.6 Necesidad de servicios de planificación familiar para las mujeres en unión Porcentaje de mujeres en unión con necesidad insatisfecha, con necesidad satisfecha de planificación familiar y con demanda total de planificación familiar, según características seleccionadas, Perú 2009. Necesidad insatisfecha de planificación familiar 1/ Necesidad satisfecha de planificación familiar (usuarias actuales) 2/ Demanda total de planificación familiar 3/Características seleccionadas Porcentaje de demanda satisfecha 4/ Número de mujeres Preferencia de fecundidad 143 34 34 20 10 32 25 31 31 25 30 29 48 51 65 64 53 59 53 53 59 53 55 0 20 40 60 80 100 Superior Secundaria Primaria Sin educación NIVEL DE EDUCACIÓN Selva Sierra Resto Costa Lima Metropolitana REGIÓN NATURAL Rural Urbana ÁREA DE RESIDENCIA TOTAL Para espaciar Para limitar Gráfico 6.3 Demanda de planificación familiar, por lugar de residencia y educación Demanda total de planificación familiar • La demanda total por servicios de planificación familiar (uso de métodos más necesidad insatisfecha) entre las mujeres unidas, se estima en el 83,8 por ciento; 55,0 por ciento para limitar el tamaño de la familia y 28,8 por ciento para espaciar los nacimientos. La demanda total se encuentra en un nivel casi similar al valor observado en la ENDES 2000. • Mientras que la demanda total para espaciar disminuye con la edad, la demanda para limitar aumenta con ella. Sólo entre las menores de 30 años, la demanda de métodos para espaciar supera a la demanda para limitar. El menor nivel de demanda total (61,4 por ciento) se encuentra entre las mujeres de mayor edad (45-49 años), casi en su totalidad con propósitos de limitar el tamaño familiar. • Los mayores niveles de la demanda total se presentan entre las mujeres con educación secundaria (85,1 por ciento), y el segundo quintil y el quintil intermedio de riqueza (85,5 y 85,2 por ciento, respectivamente), en las residentes de Lima Metropolitana y el área rural (84,2 y 84,0 por ciento, en cada caso). Por otro lado, los menores niveles se encuentran entre las mujeres sin educación (73,4 por ciento) y las que residen en la Sierra (83,3 por ciento). • Del total de mujeres unidas con demanda de planificación familiar (83,8 por ciento), el 91,4 por ciento de ellas tiene satisfecha dicha necesidad por el hecho de estar usando métodos. El porcentaje de demanda satisfecha se ha incrementado en 3,8 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000 (87,6 por ciento). Este nivel fue mayor entre las mujeres con estudios superiores (94,8 por ciento) y entre las residentes del área urbana (92,2 por ciento). Los departamentos de Huancavelica y Ucayali tienen los porcentajes más bajos de la demanda total satisfecha (83,9 y 85,8 por ciento, respectivamente). 6.3 NÚMERO IDEAL DE HIJOS En las secciones anteriores se analizó el deseo futuro de más hijos, el cual obviamente, está influenciado por el número de hijos ya tenidos. También se preguntó en las entrevistas realizadas en la ENDES Continua 2009 por el número ideal de hijos, independientemente de la situación actual; es decir, el número de hijos que a la mujer le hubiera gustado tener si ella pudiera comenzar de nuevo su vida reproductiva. 144 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 E NDE S E NDES ENDE S E NDES E NDE S 19 86 1 9 91 -19 92 1 99 6 2 0 00 20 09 Ning un o 1,7 2 ,1 0, 3 2 ,3 2,6 1 hijo 1 1,8 9 ,0 9, 4 10 ,9 1 2,2 2 hijo s 4 0,1 52 ,3 5 3, 9 53 ,9 5 3,1 3 hijo s 2 3,7 19 ,3 1 8, 5 17 ,3 1 9,2 4 hijo s 1 1,8 10 ,5 9, 7 9 ,5 8,9 5+ h ijo s 7,9 4 ,9 3, 9 4 ,4 3 ,6 No esp e cifica do 3,0 1 ,9 4, 2 1 ,7 0 ,5 To ta l 1 0 0,0 1 00 ,0 10 0, 0 1 00 ,0 1 00 ,0 P rom ed io i dea l 2,7 2 ,5 2, 5 2 ,4 2 ,3 Cua dro 6 .7 Ev olu ció n de l n úme ro ide al de hij os Núme ro ide al de h ijos Dist rib u ción p orce n tua l d e to da s la s mu je re s p o r varia s e nc ue sta s ENDE S, se gú n nú m ero id ea l d e hijo s, Pe rú 1 9 86 -20 09 . Usualmente existe una alta asociación entre el número ideal y el real de hijos tenidos, especialmente en las mujeres de mayor edad. Por una parte, las parejas que desean familias numerosas terminan con un gran número de hijos; por otra, al responder en la encuesta a la pregunta correspondiente, las mujeres pueden ajustar su descendencia ideal a la real, en un proceso de racionalización. Es posible también que las mujeres con alta paridez sean, en promedio, de más edad que las que tienen familia pequeña; esto no sólo debido al menor tiempo de exposición al riesgo de embarazo de estas últimas mujeres, sino también a los cambios en las actitudes en las generaciones más jóvenes con respecto a la planificación familiar y sobre los roles de los miembros del hogar. La distribución de las mujeres entrevistadas desde la ENDES 1986 hasta la ENDES Continua 2009, según el número ideal de hijos, se presenta en el Cuadro 6.7; y el número ideal según el número de hijos sobrevivientes en el Cuadro 6.8. En este cuadro se observa además, el promedio ideal para todas las mujeres y para las actualmente unidas. El número promedio ideal de hijos por características seleccionadas y por edad de las mujeres se muestra en el Cuadro 6.9. Cuadros 6.7 y 6. 8 Número ideal de hijos por sexo y número de hijos sobrevivientes • El número promedio ideal de hijos preferido por todas las entrevistadas fue 2,3. Entre la ENDES 1986 y la ENDES Continua 2009, la proporción de mujeres cuyo número ideal de hijos es menos de tres; se ha incrementado de 53,6 a 67,9 por ciento. • El promedio ideal de hijos aumenta con el número de hijos sobrevivientes, desde 2,0 entre las mujeres sin hijos hasta 3,1 en las que tienen seis o más hijos. • La mayoría de entrevistadas (53,1 por ciento) hubieran preferido tener dos hijos. • El número promedio ideal de hijos preferidos por las mujeres actualmente unidas (2,5 hijos) es similar al de todas las mujeres entrevistadas (2,3 hijos). Preferencia de fecundidad 145 0 1 2 3 4 5 6+ Número de hijos 0 3,5 1,8 2,0 2,1 2,7 1,5 3,2 2,6 1 15,0 15,2 9,9 11,5 7,5 6,1 4,6 12,2 2 60,8 59,1 52,0 37,2 48,2 47,3 36,4 53,1 3 15,6 18,3 22,2 28,7 9,6 20,2 24,0 19,2 4 3,8 4,1 10,7 14,1 23,2 10,6 16,7 8,9 5 0,6 0,5 1,5 3,2 3,5 7,6 3,3 1,7 6+ 0,3 0,8 1,3 2,5 4,7 6,1 10,3 1,9 Respuestas no numéricas 0,4 0,2 0,4 0,6 0,5 0,5 1,5 0,5 Total 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 Número de mujeres 7 828 4 703 4 620 3 091 1 828 939 1 203 24 212 Promedio ideal de hijos 2/ Promedio para todas las mujeres 2,0 2,1 2,4 2,6 2,8 2,9 3,1 2,3 Número total de mujeres 7 794 4 695 4 600 3 073 1 820 934 1 185 24 101 Promedio para actualmente unidas 2,1 2,2 2,4 2,6 2,8 2,9 3,1 2,5 Número de mujeres unidas 578 3 112 3 915 2 707 1 560 823 1 065 13 761 Cuadro 6.8 Número ideal y promedio ideal de hijos 2/ Los promedios se calculan excluyendo las mujeres que dieron respuestas no numéricas. 1/ Incluye el embarazo actual. Número de hijos sobrevivientes 1/ TotalNúmero y promedio ideal de hijos Distribución porcentual de mujeres entrevistadas, por número de hijos sobrev iv ientes, según número y promedio ideal de hijos, Perú 2009. Cuadro 6.9 Número medio ideal de hijos por características seleccionadas • El número medio ideal de hijos aumenta con la edad de la entrevistada, desde 2,1 hijos en las mujeres de 15-19 años a 2,8 hijos entre las que tienen 45-49 años. • El número medio ideal de hijos no varía mayormente en los diversos ámbitos del territorio nacional. Los mayores promedios ideales de hijos se presentan entre las entrevistadas sin educación y con primaria (2,8 y 2,6 hijos, respectivamente), entre las mujeres que residen en la Selva (2,6 hijos) y aquellas pertenecientes al quintil inferior (2,5 hijos). • Por el contrario, los menores promedios del ideal de hijos se encuentran entre las entrevistadas con educación secundaria (2,2 hijos) y entre las que tienen educación superior, las residentes de Lima Metropolitana y de la Sierra donde el promedio ideal de hijos fue 2,3. • El número promedio ideal de hijos entre mujeres de 45–49 años del quintil de riqueza inferior fue 3,1, a diferencia de las mujeres del cuarto y del quintil de riqueza superior entre las cuales el ideal fue 2,7 hijos. • A nivel departamental, el promedio ideal de hijos varía desde 2,0 hijos en Arequipa, Moquegua y Puno hasta 2,7 hijos en Loreto y San Martín. 146 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Área de residencia Urbana 2,1 2,1 2,2 2,3 2,4 2,6 2,7 2,3 Rural 2,0 2,1 2,4 2,5 2,7 2,9 2,9 2,5 Departamento Amazonas 2,0 2,4 2,4 2,7 2,8 3,1 2,9 2,6 Áncash 2,2 2,2 2,4 2,5 2,7 3,0 2,9 2,5 Apurímac 1,8 2,0 2,2 2,1 2,3 2,3 2,3 2,1 Arequipa 1,9 1,8 2,2 1,9 2,0 2,0 2,5 2,0 Ayacucho 1,9 2,1 2,1 2,3 2,3 2,5 2,9 2,2 Cajamarca 2,1 2,2 2,5 2,6 2,8 3,1 3,1 2,6 Cusco 1,7 1,9 1,9 2,1 2,3 2,3 2,4 2,1 Huancavelica 1,8 1,9 2,0 2,2 2,4 2,4 2,7 2,1 Huánuco 2,1 2,3 2,3 2,6 2,6 3,0 2,9 2,5 Ica 2,0 2,3 2,2 2,3 2,6 2,8 2,8 2,4 Junín 2,0 2,0 2,1 2,0 2,3 2,6 2,6 2,2 La Libertad 2,2 2,3 2,4 2,7 2,9 3,2 3,5 2,7 Lambayeque 2,1 2,2 2,3 2,4 2,4 2,7 2,9 2,4 Lima 2,2 2,1 2,2 2,3 2,3 2,5 2,6 2,3 Loreto 2,1 2,4 2,5 2,8 3,1 3,5 3,3 2,7 Madre de Dios 2,0 2,0 2,1 2,1 2,4 2,6 2,9 2,2 Moquegua 1,8 2,0 2,0 1,9 2,2 2,0 2,2 2,0 Pasco 2,0 2,2 2,4 2,2 2,6 2,7 2,7 2,4 Piura 2,2 2,3 2,3 2,4 2,7 3,0 3,1 2,5 Puno 1,7 1,8 2,1 1,9 2,1 2,2 2,2 2,0 San Martín 2,3 2,4 2,5 2,6 2,9 3,3 3,4 2,7 Tacna 2,0 2,0 2,1 1,9 2,1 2,2 2,2 2,1 Tumbes 2,2 2,2 2,3 2,7 2,8 3,3 3,4 2,6 Ucayali 2,1 2,3 2,4 2,6 2,9 2,9 3,4 2,5 Región natural Lima Metropolitana 2,2 2,2 2,2 2,3 2,2 2,6 2,6 2,3 Resto Costa 2,1 2,2 2,2 2,3 2,6 2,7 2,9 2,4 Sierra 1,9 2,0 2,3 2,3 2,4 2,6 2,7 2,3 Selva 2,1 2,3 2,4 2,6 2,8 3,1 3,1 2,6 Nivel de educación Sin educación 1,5 2,0 2,8 2,8 2,8 3,0 2,9 2,8 Primaria 2,1 2,2 2,4 2,6 2,6 2,9 2,8 2,6 Secundaria 2,1 2,1 2,2 2,2 2,4 2,6 2,7 2,2 Superior 2,1 2,2 2,2 2,2 2,3 2,4 2,7 2,3 Quintil de riqueza Quintil inferior 2,0 2,2 2,5 2,7 2,8 3,0 3,1 2,5 Segundo quintil 2,0 2,1 2,2 2,4 2,6 2,9 2,8 2,4 Quintil intermedio 2,1 2,1 2,2 2,3 2,4 2,6 2,6 2,3 Cuarto quintil 2,0 2,1 2,2 2,1 2,4 2,5 2,7 2,3 Quintil superior 2,2 2,2 2,2 2,3 2,2 2,6 2,7 2,3 Total 2009 2,1 2,1 2,2 2,3 2,4 2,7 2,8 2,3 Total 2000 2,0 2,1 2,3 2,5 2,6 2,8 2,9 2,4 Cuadro 6.9 Promedio ideal de hijos, por características seleccionadas Promedio ideal de hijos para todas las mujeres, por edad actual de la mujer, según caracterís ticas seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Todas las mujeres Edad actual de la mujer Preferencia de fecundidad 147 Cuadro 6.10 Número medio ideal de hijos y necesidad insatisfecha por condición de la mujer • La capacidad de la mujer para controlar su fecundidad y la necesidad insatisfecha de planificación familiar está relacionada con el estatus y la imagen que la mujer proyecta en el hogar. Así, fue mayor el porcentaje de mujeres con necesidades insatisfechas de planificación familiar en las que no tienen la última palabra en las decisiones del hogar (22,4 por ciento), que en las que toman el mayor número de decisiones (6,7 por ciento). • El porcentaje de mujeres con necesidad insatisfecha de planificación familiar para limitar fue mayor en mujeres con una o dos razones para negarse a tener relaciones sexuales con su esposo (6,2 por ciento), que las que se niegan argumentando tres o cuatro razones (4,3 por ciento). Para espaciar Para limitar Total Número de decisiones en que la mujer tiene la ú ltima palabra 0 2,4 96 11,1 11,4 22,4 96 1-2 2,7 940 4,8 6,1 10,8 945 3-4 2,6 4 060 2,8 4,3 7,1 4 070 5 2,5 8 665 2,4 4,2 6,7 8 717 Número de razo nes para negarse a tener relaciones con el esposo 0 2,7 221 3,9 5,8 9,7 224 1-2 2,6 606 4,8 6,2 11,0 610 3-4 2,5 12 935 2,6 4,3 7,0 12 994 Número de razo nes qu e justifi - can que esp osa sea g olpead a 1/ 0 2,5 12 931 2,7 4,5 7,2 12 994 1-2 2,7 698 3,1 3,7 6,8 701 3-4 3,2 70 4,2 5,3 9,5 70 5 2,5 62 1,0 0,9 1,8 63 To tal 2,5 13 761 2,8 4,4 7,2 13 828 1/ Razones que justifican que la mujer sea golpe ada : sa le de casa sin deci r nada, descuida a los niños, discute con el esposo, s e niega a tener rela ciones s exuales con el es poso, quema la comida . Número d e mujeres Cuadro 6.10 Número ideal de hijos y necesidad insatisfech a, por co ndición de la mu jer Promedio del número ideal de hijos y necesidad insat is fecha para espaciar y limitar de las mujeres ac tualmente unidas, según indicador de condición de la mujer, Perú 2009. Necesidad insatisfecha de PF Indicador de co ndición de la mu jer Pro medio n úmero id eal d e hijo s Número de mujeres 6.4 PLANIFICACIÓN DE LA FECUNDIDAD Para cada hijo nacido en los cinco años anteriores a la encuesta, y para el embarazo actual, cuando era aplicable, se preguntó a la mujer si el embarazo fue planeado, o si lo hubiera deseado para algún tiempo posterior, o definitivamente fue un embarazo no deseado. A diferencia de la información ya presentada sobre deseo futuro de más hijos o tamaño ideal de la familia, las preguntas sobre fecundidad deseada se refieren al pasado y por lo tanto conllevan riesgos de memoria y de veracidad o de racionalización de la respuesta frente a hechos ya consumados y de trascendencia afectiva. A pesar de estas limitaciones, es posible obtener un indicador del grado de éxito logrado por la pareja en el control reproductivo en los años recientes. La información también es útil para calibrar el efecto sobre la fecundidad de la prevención de los nacimientos no deseados, aunque estos probablemente están subestimados. 148 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 En el Cuadro 6.11 se presenta la distribución de todos los nacimientos ocurridos durante los cinco años antes de la encuesta, más los embarazos actuales, de acuerdo con las intenciones reproductivas de la mujer al momento de embarazarse y según orden del nacimiento y edad de la madre al nacimiento. Cuadro 6.11 Planificación de la fecundidad • El 22,8 por ciento de los nacimientos ocurridos en los últimos cinco años no fueron deseados, es decir, nacieron sin que los padres hubieran querido tenerlos. • El porcentaje de hijos no deseados aumenta con el orden de nacimiento y la edad de la madre, alcanzando el 58,7 por ciento cuando el nacimiento es de cuarto o más orden, al igual que en las madres de 40 y más años de edad (más del 55,0 por ciento). • Si se agrega a los nacimientos ocurridos a madres que ya no querían más hijos aquellos que hubieran querido diferirlos para después, la proporción de los nacimientos ocurridos en los últimos cinco años que no fueron deseados en el momento de su concepción se eleva a 53,9 por ciento. Lo quería entonces Lo quería más tarde No lo quería Sin infor- mación Orden de nacimiento 1 51,9 44,7 3,4 0,0 100,0 3 531 2 55,4 32,7 11,9 0,0 100,0 2 723 3 43,2 25,9 30,9 0,0 100,0 1 683 4+ 28,5 12,8 58,7 0,0 100,0 2 361 Edad de la madre <20 35,7 56,2 8,1 0,0 100,0 1 523 20-24 44,0 41,6 14,4 0,0 100,0 2 536 25-29 49,5 29,0 21,6 0,0 100,0 2 450 30-34 51,0 20,2 28,8 0,0 100,0 2 063 35-39 50,9 11,2 37,9 0,0 100,0 1 243 40-44 37,4 7,4 55,2 0,0 100,0 457 45-49 38,9 0,0 61,1 0,0 100,0 27 Total 2009 46,0 31,1 22,8 0,0 100,0 10 299 Total 2000 43,8 25,3 30,7 0,2 100,0 13 408 Cuadro 6.11 Planificación de la fecundidad Distribución porcentual de nacimientos en los cinco años que precedieron la encuesta (incluyendo embarazos actuales), por intención reproductiva de la madre, según orden de nacimiento y edad de la madre, Perú 2009. Intención reproductiva de la madre Número de nacimientos TotalOrden de nacimientoy edad de la madre 6.5 TASAS DE FECUNDIDAD DESEADA Con el fin de medir el impacto de los nacimientos no planeados sobre el nivel de la fecundidad, se obtiene una Tasa Global de Fecundidad considerando solamente los nacimientos deseados. Un nacimiento se considera deseado si el número de hijos sobrevivientes en el momento del embarazo es menor que el número ideal de hijos tal como lo informó la entrevistada. Las tasas de fecundidad deseada están basadas en los nacimientos ocurridos en los 36 meses anteriores a la encuesta, excluyendo el mes de la entrevista. Las tasas de fecundidad deseada expresan el nivel de fecundidad que teóricamente resultaría si todos los nacimientos no deseados pudiesen ser prevenidos. Los resultados se muestran en el Cuadro 6.12 y en el Gráfico 6.4. Cuadro 6.12 Tasas de fecundidad deseada • La Tasa Global de Fecundidad en el país sería de 1,8 hijos en promedio por mujer si todos los nacimientos no deseados pudiesen ser prevenidos. Como a la fecha no lo son, la TGF observada es de 2,6 hijos en promedio por mujer, casi un hijo más que los deseados, es decir, un 44,4 por ciento más alta que la Tasa Global de Fecundidad deseada. Preferencia de fecundidad 149 • Si todos los nacimientos no deseados pudiesen ser controlados, las mayores reducciones en el nivel de fecundidad, en términos absolutos, se darían entre las mujeres sin educación (2,0 hijos), del quintil inferior (1,9 hijos), y entre las mujeres que residen en el área rural y las con educación primaria (1,5 y 1,4 hijos, respectivamente). • Por otro lado, por ser casi similar la Tasa Global de Fecundidad deseada con la observada, los menores niveles de reducción se presentarían entre las mujeres del quintil superior (0,2 hijos), con educación superior (0,3 hijos) y entre las residentes de Lima Metropolitana (0,5 hijos). • Doce departamentos tienen una tasa de fecundidad deseada que es menor a la que se necesita para el reemplazo de las generaciones, llegando a solamente 1,4 hijos en Puno. La mayor brecha entre la tasa de fecundidad deseada y la tasa global de fecundidad ocurre en Huancavelica con 1,9 hijos de diferencia. Apurímac le sigue con una brecha de 1,7 hijos. • La tasa de fecundidad deseada para las mujeres del quintil de riqueza inferior fue 2,3 hijos. La brecha entre la tasa de fecundidad deseada y la observada aumenta rápidamente a menor quintil son casi iguales para el quintil superior, pero hay cerca de dos hijos de diferencia para el quintil inferior. 1,9 2,6 3,6 4,4 3,5 2,9 2,4 2,1 3,6 2,3 2,6 1,6 1,8 2,2 2,4 2,2 1,8 1,8 1,6 2,1 1,7 1,8 0 1 2 3 4 5 Superior Secundaria Primaria Sin educación NIVEL DE EDUCACIÓN Selva Sierra Resto Costa Lima Metropolitana REGIÓN NATURAL Rural Urbana ZONA DE RESIDENCIA TOTAL Tasa Global de Fecundidad (TGF) Fecundidad observada Fecundidad deseada Gráfico 6.4 Fecundidad observada y deseada, por lugar de residencia y educación 150 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Características seleccionadas Tasa de fecundidad deseada Tasa global de fecundidad Área de residencia Urbana 1,7 2,3 Rural 2,1 3,6 Departamento Amazonas 2,1 3,1 Áncash 1,8 2,7 Apurímac 1,8 3,5 Arequ ipa 1,7 2,3 Ayacucho 1,8 3,2 Cajamarca 2,4 3,2 Cusco 1,7 2,9 Huancavelica 1,5 3,4 Huánuco 2,0 3,2 Ica 1,9 2,5 Junín 1,5 2,6 La Libertad 1,9 2,5 Lambayeque 1,7 2,1 Lima 1,6 2,2 Loreto 2,5 3,9 Madre de Dios 2,0 3,1 Moquegua 1,9 2,5 Pasco 1,8 3,0 Piura 2,1 2,9 Puno 1,4 2,5 San Martín 2,0 3,2 Tacna 1,7 2,3 Tumbes 2,0 2,8 Ucayali 2,5 4,1 Región natural Lima Metropolitana 1,6 2,1 Resto Costa 1,8 2,4 Sierra 1,8 2,9 Selva 2,2 3,5 Educación Sin educación 2,4 4,4 Primaria 2,2 3,6 Secundaria 1,8 2,6 Super ior 1,6 1,9 Quintil de riqueza Quintil infer ior 2,3 4,2 Segundo quintil 2,0 3,2 Quintil intermedio 1,8 2,5 Cuarto qu intil 1,7 2,1 Quintil superior 1,4 1,6 Total 2009 1,8 2,6 Total 2000 1,8 2,9 Cuadro 6.12 Fecundidad deseada y observada Tasa global de Fecundidad deseada y observada para los tres años anteriores a la encuesta, según caracter ísticas seleccionadas, Perú 2009. Nota: Las tasas son calcu ladas basado en los nacimientos de mujeres de 15-49 en el período de 1-36 meses anteriores a la encuesta. Las tasas totales de fecundidad son iguales a las presentadas en el cuadro 4.3. Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 151 A MMOORRTTAALLIIDDAADD IINNFFAANNTTIILL,, EENN LLAA NNIIÑÑEEZZ YY MMAATTEERRNNAA 77 l igual que en las ENDES anteriores, en la ENDES Continua 2009 se obtuvo la historia de nacimientos de cada una de las mujeres entrevistadas, en la que se averiguó el sexo, fecha de nacimiento, edad actual y la condición de sobrevivencia de cada hijo e hija nacido vivo. En el caso de nacidos vivos que fallecieron, se registraba la edad a la que había ocurrido el deceso, con tres variantes: • En días para niños y niñas que murieron durante el primer mes de vida; • En meses para los que perecieron entre uno y 23 meses; y • En años para los que fallecieron después de cumplir los dos años. Estos datos permiten calcular, para períodos determinados, las siguientes probabilidades de morir1: • Mortalidad neonatal: probabilidad de morir durante el primer mes de vida (MN); • Mortalidad infantil: probabilidad de morir durante el primer año de vida (1q0); • Mortalidad post-infantil: probabilidad condicional de morir entre el primero y el quinto aniversario (4q1); • Mortalidad en la niñez: probabilidad de morir antes de cumplir 5 años (5q0). Todas las tasas de mortalidad se expresan por 1 000 nacidos vivos, excepto la tasa de mortalidad post-infantil la cual se expresa por 1 000 niños que han alcanzado los 12 meses de edad. De igual modo, que las otras variables demográficas, la mortalidad está sujeta a errores de declaración. La confiabilidad de las estimaciones de la mortalidad depende de los niveles de omisión de hijos e hijas que han fallecido al poco tiempo de nacer, especialmente cuando la defunción ha ocurrido bastante tiempo antes de la encuesta. Es importante, de igual manera, la calidad diferencial de la declaración de las fechas de nacimiento de hijos e hijas sobrevivientes e hijos e hijas muertos. Otro error que puede ocurrir es la declaración errónea de la edad al morir o de la fecha de defunción del infante. En encuestas de otros países, se ha observado una tendencia en las madres a redondear hacia "un año" (12 meses) como edad del hijo o hija al morir, aún cuando el niño o niña hubiera fallecido no exactamente a los 12 meses sino en meses próximos a esa edad. Este redondeo hace que en el mes 12 se produzca una gran concentración de defunciones. Cuando el traslado de las muertes ocurridas a los 10 u 11 meses de vida, hacia el año, es grande, se origina una subestimación de la mortalidad infantil y la sobreestimación de la mortalidad post-infantil. 7.1 NIVELES Y TENDENCIAS DE LA MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA NIÑEZ En el Cuadro 7.1, se presentan estimaciones de la mortalidad infantil y en la niñez para los tres quinquenios anteriores a la ENDES Continua 2009, calculadas utilizando métodos directos de estimación a partir de las historias de nacimientos y defunciones obtenidas en las entrevistas a mujeres en edad reproductiva. 1 Las estimaciones de mortalidad en las ENDES no son, en estricto, tasas sino probabilidades calculadas siguiendo los procedimientos estándar para construcción de tablas de mortalidad del llamado método directo de estimación. Para cada período calendario se tabulan las muertes y las personas expuestas para los intervalos de edad en meses: 0, 1-2, 3-5, 6-11, 12-23, 24-35, 36-47 y 48-59, para luego calcular probabilidades de sobrevivencia en cada intervalo de edad. Finalmente, se calculan las probabilidades de morir multiplicando las respectivas probabilidades de sobrevivir y restando de 1. Una descripción detallada del método para calcular las probabilidades de morir se encuentra en Shea Rutstein.1984. Infant and Child Mortality: Levels, Trends and Demographic Differentials. Rev. ed. Estudios Comparativos WFS No. 43. Voorburg, Netherlands: International Statistical Institute. 152 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Especial atención debe prestarse a la mortalidad durante el primer mes de vida (mortalidad neonatal), pues cuando desciende la mortalidad infantil y en la niñez, se espera que los riesgos tiendan a concentrarse en el primer mes de vida, por provenir fundamentalmente, de razones congénitas. En cambio, las causas de las defunciones a partir del segundo mes de vida son atribuibles principalmente a los condicionantes de salud y socioeconómicos imperantes en los hogares y en su entorno. Cuadro 7.1; Gráfico 7.1 • Según la ENDES Continua 2009, de cada 1 000 niños y niñas que nacieron en Perú durante los 0 a 4 años anteriores a la encuesta (fecha central: febrero 2007), 20 murieron durante el primer año en comparación con 27 para el período 5 a 9 años anteriores (fecha central: febrero 2002) y 33 para el período 10 a 14 años anteriores (fecha central: febrero 1997). Las estimaciones se consideran razonables si se tiene en cuenta el aumento del acceso de la población a los servicios de salud, principalmente en las áreas rurales. • La mortalidad en la niñez, medida como muertes antes del quinto cumpleaños por cada 1 000 nacidos vivos, alcanzó durante el último quinquenio la cifra de 26; mientras que para el quinquenio inmediatamente anterior ha sido de 36; y, el quinquenio 10 a 14 años anteriores fue de 47 niños por cada 1 000 nacidos vivos. • Los descensos observados en los tres últimos quinquenios son igualmente importantes en la mortalidad neonatal (de 18 a 11 defunciones por mil nacidos vivos) y post-neonatal (de 15 a 9 defunciones por cada mil nacidos vivos), los que tienen mayor relación con el entorno de salud, en especial la mortalidad neonatal. • La disminución de la fecundidad también ha tenido un rol importante en la baja de la mortalidad, pues ha descendido la proporción de embarazos de alto riesgo. Periodos de cinco años antes de la encuesta Fecha central 1/ Mortalidad neonatal (MN) Post- neonata l 2/ (MPN) Mortalidad infantil (1q0) Post- infantil (4q1) En la niñez (5q0) 0-4 Febrero 2007 11 9 20 6 26 5-9 Febrero 2002 14 13 27 9 36 10-14 Febrero 1997 18 15 33 14 47 Cuadro 7.1 Tasas de mortalidad infantil y en la niñez Tasas de mortalidad neonatal, post-neonatal, infantil, post-infantil y en la niñez, según períodos de cinco años anteriores a la encuesta, Perú 2009. 1/ Como el trabajo de campo se realizó entre el 02 de marzo y el 24 de noviembre del 2009, las tasas para el período 0 a 5 años antes de la encuesta tienen una fecha cent ral de febrero 2007. En forma similar para los otros períodos. 2/ Calculada como la diferencia entre la tasa de mortalidad infantil y la de mortalidad neonatal. Cabe señalar que los valores de las probabilidades de morir a las diferentes edades consideradas son especialmente susceptibles a errores y variaciones aleatorias propias de las encuestas por muestreo, dada la baja frecuencia de estos eventos en la población total. Esta situación conlleva la necesidad de ser cautelosos en la interpretación de las tendencias observadas, sean éstas dadas por una encuesta en particular o establecidas mediante la comparación de valores puntuales derivados de diferentes investigaciones. Los intervalos de confianza de las estimaciones de mortalidad se presentan en el Apéndice B. Con el fin de ilustrar lo señalado en el párrafo anterior, se presentan en el Gráfico 7.1 las probabilidades de morir durante el primer año de vida, resultantes para los tres quinquenios que precedieron a la ENDES Continua 2009 y para períodos similares referentes a las otras ENDES realizadas en el país en 1996 y 2000. Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 153 Gráfico 7.1 Evolución de la mortalidad Infantil, según encuestas 1996, 2000 y 2009 66 57 43 64 3333 27 20 52 15 35 55 75 Feb-82 Feb-87 Feb-92 Feb-97 Feb-02 Feb-07 ENDES 1996 ENDES 2000 ENDES Continua 2009 7.2 DIFERENCIALES DE LA MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA NIÑEZ Para ciertas características es suficiente proporcionar estimaciones confiables para un período de cinco años, para la presentación de las tasas de mortalidad según región o departamento aún es recomendable ampliar el período de referencia hacia los 10 años anteriores a la encuesta, debido a que el tamaño de la muestra puede ser insuficiente para proporcionar estimaciones confiables para un período de cinco años. Las estimaciones presentadas para la ENDES Continua 2009 en el Cuadro 7.2 por características seleccionadas como lugar de residencia y quintiles de riqueza y en el Cuadro 7.3 por características demográficas, se reseñan para un período de cinco años. Los niveles de la mortalidad infantil y en la niñez se resumen en el Gráfico 7.2 por lugar de residencia y nivel de educación de la madre. El cuadro 7.4 presenta la información desagregada por departamento y se refieren a un período de diez años. En el Apéndice B, se presentan los errores de muestreo para las estimaciones. Cuadro 7.2; Gráfico 7.2 Mortalidad por características seleccionadas • La tasa de mortalidad infantil rural fue 27 y la urbana 17 defunciones de menores de un año por cada mil nacidos vivos. Respecto a las tasas estimadas en la ENDES 2000 (45 en el área rural y 24 en el área urbana), se ha producido un descenso de 40,0 por ciento en el área rural y 29,2 por ciento en el área urbana. La mortalidad en la niñez también fue mayor en el área rural 35 contra 21 por mil en el área urbana. • De acuerdo con la región natural de residencia, el riesgo de mortalidad infantil continúa siendo mayor en la Sierra y la Selva que en Lima Metropolitana o Resto Costa. Los niños que nacen en aquellas regiones tienen tasas de mortalidad infantil de 23 y 25 por mil, respectivamente; en tanto que en Lima Metropolitana fue 11 y en Resto Costa 22 defunciones por mil nacidos vivos. La mortalidad en la niñez en Lima Metropolitana alcanza el nivel más bajo (15 por mil); sin embargo, aumenta en las otras regiones siendo la tasa más alta en la Selva (34 por mil). 154 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • El nivel educativo de la madre establece diferencias en los riesgos de mortalidad infantil: los niños de madres sin educación o con estudios de primaria tienen una mayor probabilidad de morir durante el primer año de vida (36 y 29 por mil, respectivamente), que aquellos de madres que tienen estudios superiores (16 por mil). C uadro 7 .2 M orta lidad i nfantil y en la niñez, por cara cterís tic as sele cci ona das Ca racterí sticas sel ecc ionadas M orta lidad neonatal (M N) P os t- ne onata l (MP N) Mortal idad infantil (1q0) Pos t- infanti l (4q1) En la ni ñe z (5q0) Á rea de re sidenc ia Urban a 10 6 17 4 2 1 Ru ral 13 14 27 8 3 5 R egión natural Lima Me tropo lita na (6) (5) (11 ) (4 ) (15 ) Re st o C osta 1 4 7 22 5 26 Sierra 1 2 1 2 23 6 29 Selva 1 5 1 0 25 8 34 Educ ación de la m adre Sin ed ucación (2 0) (1 7) (36 ) (6 ) (42 ) Prim aria 1 6 1 3 29 7 36 Secun dar ia 7 8 14 5 19 Supe rio r 1 2 5 16 4 20 Quintil de riqueza Quintil infe rior 1 2 1 5 27 7 3 4 Segu nd o qu in til 1 7 1 3 30 6 3 6 Quintil inte rm edio 1 2 6 18 6 2 4 Cu art o q uintil 3 1 5 4 8 Quintil sup erio r 9 4 14 3 1 7 Total 1 1 9 20 6 2 6 M ortalidad ne ona tal, p ostne ona tal, in fant il, p ostinf antil y e n la n iñ ez p ara los cinco año s ant er io re s a la encue sta ( fe ch a cen tral feb re ro 200 7), seg ún ca ra cterísticas seleccion ada s, Pe rú 20 09. No ta: Las tasas basadas en 250 a 499 personas expu est as est án precedidas de u n parentesis. 1/ Calculada com o la diferencia entre la tasa de mortalidad infant il y la de mo rt alidad neo natal. • La situación económica de los hogares es determinante en la mortalidad infantil: el nivel de mortalidad infantil fue elevado en el quintil inferior y segundo quintil de riqueza (27 y 30 por mil) y va disminuyendo hasta 14 defunciones por mil nacidos en el quintil superior. Similar comportamiento se presenta en la mortalidad de la niñez: en el quintil inferior y segundo quintil fue 34 y 36 niños por mil nacidos vivos y en el quintil superior apenas llega a 17 por mil. Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 155 Gráfico 7.2 Diferenciales de la Mortalidad Infantil y en la Niñez, por lugar de residencia y nivel de educación 20 19 36 42 34 29 26 15 35 21 16 14 29 36 25 23 22 11 27 17 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 Superior Secundaria Primaria Sin Educación NIVEL DE EDUCACIÓN Selva Sierra Resto Costa Lima Metropolitana REGIÓN NATURAL Rural Urbana ÁREA DE RESIDENCIA Defunciones por 1 000 Nacidos Vivos Mortalidad Infantil Mortalidad en la Niñez Cuadro 7.3 Mortalidad por características demográficas • Como era de esperar, la tasa de mortalidad infantil de los varones (23 por mil) fue mayor en cinco puntos que la tasa de mortalidad infantil de las mujeres (18 por mil). De forma similar, la tasa de mortalidad en la niñez de los varones fue 27 por mil y de las mujeres 24 por mil. También existen diferencias en la mortalidad según la edad de la madre, el orden del nacimiento del niño y la menor amplitud del tiempo transcurrido entre un nacimiento y otro. • Al analizar los resultados por edad de la madre, se encuentra un alto riesgo de mortalidad infantil para los niños de madres adolescentes (22 por mil); y, un menor riesgo de mortalidad para aquellos cuyas madres tienen entre 20 a 29 años de edad así como para las de 30-39 años (20 y 19 por mil, respectivamente). Entre los niños con madres de 40 y más años de edad, la tasa fue 23 por mil. • Igualmente, se observa un patrón de riesgo con respecto al número de orden de los nacimientos, así para el primer nacimiento, la tasa de mortalidad infantil fue 18 por mil; en tanto que para los nacimientos de orden 7 y más, la tasa llegó a 25 por mil nacidos vivos. • La duración del período intergenésico permite apreciar otro aspecto en el que se vinculan estrechamente la 156 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 fecundidad y la mortalidad infantil, estableciendo además las mayores diferencias entre las características demográficas: de cada mil niños y niñas nacidos vivos pertenecientes a intervalos intergenésicos menores a dos años, 39 mueren antes del primer año, frente a 16 por mil para los niños y niñas cuyas madres tienen un intervalo intergenésico de cuatro o más años. Características seleccionadas Mortalidad neonatal (MN) Post- neonatal 1/ (MPN) Mortalidad infantil (1q0) Post- infantil (4q1) En la niñez (5q0) Sexo del niño Hombre 13 9 23 5 27 Mujer 9 8 18 7 24 Edad de la madre al nacimiento <20 13 9 22 5 27 20-29 11 9 20 5 25 30-39 12 7 19 6 24 40-49 (8) (15) (23) (15) (37) Orden de nacimiento 1 11 7 18 4 22 2-3 10 10 20 5 25 4-6 15 8 23 8 31 7+ 9 16 25 12 37 Intervalo con nacimiento previo <2 19 21 39 7 46 2 años 10 8 19 5 24 3 años 12 13 24 5 29 4+ años 9 7 16 7 23 Total 11 9 20 6 26 Mortalidad neonatal, post-neonatal, infantil, post-infantil y en la niñez para los cinco años anteriores a la encuesta, según características demográficas seleccionadas, Perú 2009. Cuadro 7.3 Mortalidad infantil y en la n iñez por características demográficas seleccionadas 1/ Calculada como la diferencia entre la tasa de mortalidad infantil y la de mortalidad neonatal. Nota: Las tasas en paréntesis están basadas en 250 a 499 personas expuestas. Cuadro 7.4; Gráfico 7.4 Mortalidad por departamento • Se presentan las tasas de mortalidad por región con datos de los diez años anteriores a la encuesta, las cuales tienen una fecha central de estimación que para el caso de la ENDES Continua 2009, es julio 2004. • De acuerdo con el lugar de residencia, los departamentos de Puno y Loreto (49 y 45 defunciones por mil nacidos vivos, respectivamente) fueron los que presentaron las más altas tasas de mortalidad infantil, seguidos de La Libertad y Huancavelica (35 y 34 defunciones por mil nacidos vivos, respectivamente), en tanto, Lima e Ica (10 y 13 defunciones por mil nacidos vivos) tuvieron las mas bajas tasas de mortalidad infantil. • La mortalidad en la niñez alcanza el nivel más bajo en el departamento de Lima (14 por mil); sin embargo, Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 157 aumenta en los otros departamentos, ubicándose la tasa más alta en Loreto (64 por mil), 4,6 veces la de Lima. De partam en to M ortal ida d neo nata l (M N) Pos t- ne ona ta l 1 / (M P N) M ortal idad infan ti l (1q0) P os t- infa ntil (4q1 ) E n l a niñ ez (5q0 ) A m az on as 15 6 21 1 2 3 2 Á nc ash 12 1 0 22 5 2 6 A pu rím a c 10 1 5 25 7 3 1 A req uip a 14 1 6 30 2 3 2 A ya cuc ho 10 7 18 7 2 5 Ca jam a rca 13 1 7 31 7 3 7 Cu sco 17 8 25 1 2 3 7 Hu an ca ve lica 16 1 8 34 1 0 4 4 Hu án uco 13 1 0 23 1 1 3 3 I ca 11 2 13 6 1 9 Ju n ín 14 1 3 27 6 3 2 L a Lib e rt ad 18 1 8 35 6 4 1 L a mb a yeq u e 14 6 19 3 2 2 L im a 5 5 10 4 1 4 L o re to 24 2 1 45 1 9 6 4 M a dre d e D io s 7 1 4 21 1 0 3 1 M o qu e gu a 17 1 1 28 9 3 7 P as co 14 1 0 24 1 3 3 7 P iura 15 9 24 7 3 1 P un o 24 2 5 49 1 3 6 1 S an M a rtín 20 8 28 9 3 7 Ta cn a 16 1 3 29 6 3 5 Tu m b es 13 8 21 3 2 4 Uca ya li 14 1 0 24 1 5 3 8 Total 13 1 1 24 7 3 1 M o rtalid a d n eo n ata l, p os t-ne on a ta l, inf an til, p os t-infa n til y en la n iñ ez p ara los d iez a ñ os a n terio re s a la e ncu e sta (f ech a c en tral fe brero 200 2 ), se gún de p arta m en to , Pe rú 2 0 09 . Cua dro 7 .4 M orta lid ad infan ti l y e n la n iñe z s eg ún de pa rtam ento 1/ C alcu lad a co m o la d if erenc ia en tre la tasa de m o rtalid ad infan til y l a de mo rtalid ad n eon at al. 7.3 MORTALIDAD Y SITUACIÓN DE LA MUJER En la ENDES Continua 2009, se indaga acerca de ciertos aspectos que caracterizan las realizaciones de parejas en el hogar y que dan pistas de las condiciones de la mujer con respecto a diversas situaciones que pueden influir de alguna manera en el comportamiento de la mortalidad infantil como el hecho de tomar decisiones en cuanto a una serie de tópicos como el cuidado de la salud, visitas a amigos y/o parientes, la compra de bienes, educación de los hijos, uso de anticonceptivos, entre otros. 158 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 7.3 Mortalidad Infantil y en la Niñez en los diez años anteriores a la encuesta por departamento 64 61 44 41 38 37 37 37 37 37 35 33 32 32 32 31 31 31 26 25 24 22 19 14 0 10 20 30 40 50 60 70 Lo re to Pu no H ua nc av el ic a La L ib er ta d U ca ya li C aj am ar ca C us co M oq ue gu a Pa sc o Sa n M ar tín Ta cn a H uá nu co Am az on as Ar eq ui pa Ju ní n Ap ur ím ac M ad re d e D io s Pi ur a Án ca sh Ay ac uc ho Tu m be s La m ba ye qu e Ic a Li m a D ef un ci on es p or m il na ci do s vi vo s 1 a 4 años Infantil Adicionalmente, se preguntó si los esposos tenían suficiente justificación para golpear a su cónyuge si sucediesen algunas situaciones como salir de la casa sin comunicarle al esposo o descuidar a los hijos o negarse a tener relaciones sexuales con él. La encuesta también permite investigar los deberes y derechos de los cónyuges, respecto a si la esposa o compañera debe negarle sexo a su compañero si éste tiene una ITS, o si ella sabe que anda con otra mujer, si ha dado a luz recientemente, si está cansada, si él la golpea o él está borracho. El Cuadro 7.5 muestra cómo varían los niveles de mortalidad infantil y en la niñez según indicadores de empoderamiento de la mujer: el número de decisiones en las cuales la mujer tiene la última palabra, el número de razones por las cuales la mujer puede rehusarse a tener relaciones con su pareja, y el número de razones por las cuales la entrevistada cree que se justifica que el hombre golpee a su pareja. Se asume que a mayor empoderamiento de la mujer, mayor es el nivel de salud y sobrevivencia de sus niños. Cuadro 7.5 • Cuando la mujer tiene la última palabra en al menos tres o más decisiones, la mortalidad en la niñez desciende (30 por mil para tres o cuatro razones y 29 por mil para cinco razones), en comparación con aquellas madres que tienen la última palabra en una a dos decisiones en el hogar (38 por mil). • La mortalidad de menores de cinco años disminuye significativamente a medida que la mujer manifiesta más razones para negarse a tener relaciones sexuales con su pareja. • El comportamiento diferencial de la mortalidad es más evidente cuando se comparan los niveles en relación a si un esposo o compañero tiene justificaciones válidas para golpear a su esposa: fue mucho menor la mortalidad infantil y en mujeres que consideran que no hay justificación de ser golpeadas por su compañero (23 por mil), en comparación con la de aquellas que sí consideran que hay una o dos razones que justifican que sean maltratadas o golpeadas por sus compañeros (30 por mil). Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 159 Indicador de esta tus de la mujer Mortalidad infantil (1q0) Post- infantil (4q1) En la niñez (5q0) Número de decisiones en que la mujer tiene la últim a palabra 1/ 0 30 9 39 1-2 30 8 38 3-4 24 6 30 5 20 9 29 Número de razones que justifican que la mujer se niegue a tener relaciones 0 32 17 48 1-2 32 6 38 3 23 7 31 Número de razones que justifican que se le pegue a la esposa 0 23 7 30 1-2 30 11 41 Total 24 7 31 No ta: Lo s indicadores de estatus de la mujer se definen en detalle en el Capítulo 3, Cu adros 3.11 y 3.12. Mortalidad infantil, post - infan til y en la niñez para los diez años ante riores a la encuesta, según indicadores de estatus de la mujer, Perú 2009. Cuadro 7.5 Mortalidad infantil y en la niñez por indicadores de estatus de la mujer 7.4 MORTALIDAD PERINATAL La mortalidad perinatal es un indicador de los riesgos de muerte ligados a la reproducción y es muy importante porque permite tener reflejo de la atención prenatal, durante el parto y postparto, actuando como demarcador tanto de la calidad del servicio de salud materno infantil como de la condición nutricional de la madre y el entorno en que vive. 160 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Tanto los nacidos muertos como las defunciones neonatales muy tempranas son difíciles de identificar y es por ello que el cálculo de este indicador es complicado por falta de datos precisos. A esto se suma el hecho de no contar con un buen sistema de estadísticas vitales que proporcione información confiable, de allí que las estimaciones de la tasa de mortalidad perinatal dependen de encuestas como las ENDES. La distinción entre un nacido muerto y una muerte neonatal no es fácil de hacer y requiere que la madre recuerde a menudo signos débiles de vida después del parto. Las causas de mortinatos y muertes neonatales están correlacionadas y si sólo se examina una de ellas se puede subestimar el nivel de la mortalidad perinatal. Por esta razón, las muertes alrededor del alumbramiento se combinan en la tasa de mortalidad perinatal. En la ENDES Continua 2009, se recolectó información sobre mortinatos a partir de enero 2004, en el calendario reproductivo incluido al final del cuestionario. En el Cuadro 7.6 se detallan los resultados: se incluye el número de nacidos muertos (muertes fetales en embarazos de 7 o más meses de duración), las muertes neonatales tempranas (aquellas ocurridas entre nacidos vivos durante la primera semana), el número de embarazos de 28 semanas (7 meses) o más de gestación y la tasa de mortalidad perinatal. Ésta se calcula como la suma de nacidos muertos y muertes neonatales tempranas dividida por los embarazos de siete o más meses de duración. Los resultados se presentan por características seleccionadas. Cuadro 7.6 Características seleccionadas Número de mortinatos 1/ Número de muertes neonatales tempranas 2/ Tasa de mortalidad perinatal 3/ Número de embarazos de 7 o más meses de duración Edad de la madre al nacimiento <20 5 13 13 1 395 20-29 40 37 17 4 536 30-39 26 23 16 3 025 40-49 9 1 22 429 Intervalo con el embarazo previo en meses Primer embarazo 26 19 15 2 944 <15 2 9 31 346 15-26 13 10 16 1 423 27-38 7 13 16 1 228 39+ 32 23 16 3 444 Área de residencia Urbana 51 42 15 6 045 Rural 29 31 18 3 340 Región natural Lima Metropolitana 20 3 10 2 324 Resto Costa 17 24 21 2 012 Sierra 32 29 17 3 551 Selva 11 18 19 1 498 Educación de la madre Sin educación y Primaria 40 35 23 3 291 Secundaria 22 18 10 3 986 Superior 18 21 18 2 108 Quintil de riqueza Quintil inferior 19 19 16 2 307 Segundo quintil 22 28 23 2 203 Quintil intermedio 15 14 15 1 981 Cuarto quintil 13 5 11 1 611 Quintil superior 10 8 14 1 284 Total 80 74 16 9 385 Cuadro 7.6 Mortalidad perinatal, por características seleccionadas 1/ Mortinatos: muertes fetales en embarazos de 7 ó más meses de duración. 2/ Muertes neonatales tempranas son aquéllas que ocurren durante los primeros siete días (0-6 días completos), entre niños nacidos vivos. 3/ La suma del número de mortinatos y muertes neonatales tempranas dividida por el número de embarazos de siete o más meses de duración. Número de mortinatos y muertes neonatales tempranas; y tasa de mortalidad perinatal para el período de cinco años antes de la encuesta (fecha central de febrero 2007), según características seleccionadas, Perú 2009. Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 161 • En el país, la tasa de mortalidad perinatal fue 16 defunciones por mil embarazos de siete o más meses de duración, con un componente algo mayor de nacidos muertos que de muertes tempranas. La mortalidad perinatal para los nacimientos de madres que tenían 40-49 años en el momento del nacimiento fue alta (22 por mil), en comparación con los otros grupos de edad, en particular respecto a las menores de 20 años de edad (13 por mil). • Entre las mujeres de educación primaria, los riesgos de tener una muerte perinatal fue 2,3 veces que los de las mujeres con educación secundaria (23 y 10 por mil, respectivamente). • Se presenta una mayor tasa de mortalidad perinatal en el segundo quintil (23 por mil); y, menor en el cuarto quintil (11 por mil). 7.5 GRUPOS DE ALTO RIESGO REPRODUCTIVO Con el fin de sintetizar los diversos aspectos antes presentados, el estudio de la mortalidad también puede emprenderse a través de las categorías de alto riesgo de mortalidad en la población, no sólo desde el punto de vista de los niños y niñas nacidos vivos, sino también desde el punto de vista del grupo de mujeres cuyos hijos e hijas se encuentran en categorías de riesgo de mortalidad en el futuro. El Cuadro 7.7 contiene el porcentaje de infantes nacidos en los últimos cinco años en grupos de alto riesgo de mortalidad, y el porcentaje de mujeres en unión en riesgo de concebir un niño o niña con alto riesgo de mortalidad, según categorías de riesgo. La razón de riesgo en la segunda columna del Cuadro 7.7, se define como el cociente de (1) la proporción de niños o niñas muertas entre aquellos nacidos en una categoría específica de riesgo, y (2) la proporción de niños o niñas muertos entre aquellos nacidos de mujeres en ninguna categoría de riesgo elevado. Los primeros nacimientos de mujeres entre 18 y 34 años constituyen una categoría especial de riesgo no evitable. Normalmente se consideran como de riesgo elevado los nacimientos que ocurren en las siguientes condiciones: • La madre tiene menos de 18 años al momento del nacimiento del niño o niña; • La madre tiene más de 34 años al momento del nacimiento del niño o niña; • El intervalo intergenésico es menos de 24 meses; • El orden del nacimiento es mayor de 3. Tomando en cuenta estos grupos se construyen categorías especiales de riesgo combinando dos o más de ellos. Por otro lado, las mujeres se asignan a una categoría dada dependiendo de la situación en que se encontrarían en el momento del nacimiento del niño o niña si fuese concebido en el mes de la entrevista: edad actual menor de 17 años y 3 meses; edad actual mayor de 34 años y 3 meses; el nacimiento anterior ocurrió hace menos de 15 meses; el nacimiento anterior fue de orden 3 o superior. Las mujeres y niños y niñas en diferentes categorías de riesgo reproductivo se presentan en el Cuadro 7.7 y se resumen en el Gráfico 7.4. Cuadro 7.7 y Gráfico 7.4 Categorías de alto riesgo reproductivo • El 41,9 por ciento de los nacimientos se encuentran en alguna categoría de riesgo evitable; mientras que el 31,0 por ciento en ninguna categoría de riesgo. • Cuatro categorías concentran el 33,2 por ciento de los nacimientos: aquellos nacimientos de orden tres y mayor (11,1 por ciento), la combinación de mujer mayor a 34 años con orden de nacimiento tres y mayor (8,9 por ciento) y madre menor de 18 años o mayor de 34 años (una con 6,3 y la otra con 6,9 por ciento). • La razón de riesgo más alto (4,4 veces mayor que el riesgo normal), se presenta para los nacimientos ocurridos con la combinación de intervalo menor a 24 meses y orden de nacimiento mayor a tres cuyas madres fueron mayores de 34 años. 162 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • El 63,4 por ciento de las mujeres actualmente unidas están en posibilidad de concebir hijos o hijas con alto riesgo reproductivo evitable. Un 16,6 por ciento de las mujeres presentan riesgo elevado por tener más de 34 años y un 24,6 por ciento de las mujeres unidas, por tener 35 años o más y haber tenido tres o más hijos o hijas. Porcentaje de nacimientos Razón de riesgo En ninguna categoría de riesgo 31,0 1,0 32,4 Categorías de riesgo inevitable Nacimientos de orden 1 entre las edades 18 a 34 27,1 0,8 4,2 En una categoría de riesgo evitable 29,3 1,1 32,0 Madre menor de 18 años 6,3 1,4 0,5 Madre mayor de 34 años 6,9 0,8 16,6 Intervalo de nacimiento < 24 meses 5,0 1,4 7,5 Orden de nacimiento mayor de 3 11,1 1,0 7,5 En varias categorías de riesgo elevado 12,7 1,8 31,3 Edad <18 & intervalo de nacimiento <24 meses 2/ 0,3 0,8 0,3 Edad >34 & intervalo <24 meses 0,3 0,0 0,8 Edad >34 & orden de nacimiento >3 8,9 1,2 24,6 Edad >34 & intervalo <24 meses & orden de nacimiento >3 0,8 4,4 2,3 Intervalo <24 meses & orden de nacimiento >3 2,4 3,2 3,3 En alguna categoría de riesgo evitable 41,9 1,3 63,4 Total 100,0 na 100,0 Número de nacimientos/ mujeres 9 305 na 13 828 Nota: La tasa de riesgo es la razón de la proporción de muertes de nacimientos que e stán en categoría de riesgo entre la proporción de m uertes de nac imientos que no están en ninguna ca tegoría de riesgo. na = No aplicable . 1/ Las m ujeres son clasificadas en categorías de ries go según el estado que tendrían a l mom ento del nacimiento del hijo si fueran a concebir al m om ento de la encuesta : edad actual m enos de 17 años y 3 m eses, mayor de 34 años y 3 meses , el nac im iento a nte rior oc urrió hace m enos de 15 m eses; o, el últim o nacimiento fue de orden 3 ó m ás. 2/ Incluye la categoría <18 años de edad y orden de nacimiento >3. a/ Incluye m ujeres esterilizadas. Cuadro 7.7 Categorías de alto riesgo reproductivo Distribución porcentual de niños nacidos en los últimos cinco años anteriores a la encuesta, según categoría de alto riesgo de muerte y razón de riesgo, y distribución porcentual de las mujeres actualmente casadas/unidas por categorías de riesgo si están en riesgo de concebir un hijo al momento de la entrevista, Perú 2009. Nacimientos en los cinco años anteriores a la encuesta Categorías de riesgo 1/ Porcentaje de mujeres actualmente unidas Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 163 Gráfico 7.4 Nacimientos en últimos cinco años y mujeres en unión, según categoría de riesgo de mortalidad de los niños 31 8 17 32 4 32 13 5 7 6 29 27 31 1 0 5 10 15 20 25 30 35 DE RIESGO ELEVADO EN VARIAS CATEGORIAS Intervalo < 24 meses Madre mayor de 34 años Madre menor de 18 años DE RIESGO ELEVADO EN UNA CATEGORIA RIESGO INEVITABLE NINGÚN RIESGO Porcentaje Nacimientos Mujeres en Unión 7.6 MORTALIDAD ADULTA Y MATERNA La mortalidad materna, lo mismo que la adulta, es un fenómeno de rara ocurrencia, si se compara con la mortalidad infantil, aún en países con altos niveles de mortalidad. En la ENDES 1991-1992 se incluyó por primera vez un módulo especial con el propósito de evaluar los niveles de mortalidad materna a partir de información de la sobrevivencia de las hermanas de las mujeres entrevistadas, utilizando métodos directos e indirectos de estimación. Desafortunadamente, las estimaciones de la ENDES 1991-1992 están basadas en un número relativamente reducido de muertes. Dadas estas limitaciones y la importancia del tema, tanto la ENDES 1996, la ENDES 2000 y la ENDES Continua se diseñaron con el objeto de realizar estimaciones más sólidas de mortalidad materna y adulta. Para todas las mujeres 15-49 años entrevistadas (y hombres 15-59 en 1996) en todos los hogares visitados se formularon las siguientes preguntas sobre todos y cada uno de sus hermanos y hermanas de parte de la misma madre: • Nombre, sexo y condición de supervivencia • Edad para los sobrevivientes; y edad al fallecimiento y cuánto hace que murió para aquéllos que fallecieron • Para las hermanas que fallecieron se recolectó información sobre paridez • Si estaba embarazada cuando murió, si murió durante un mal parto o aborto, o si murió durante los dos meses siguientes después de un parto o aborto • Si el fallecimiento se debió a complicaciones de un embarazo o el parto Calidad de la Información Las estimaciones de mortalidad adulta y materna se basan en supuestos con relación a la cobertura de los hermanos y hermanas de los entrevistados, la condición de sobrevivencia, y para los fallecidos, las circunstancias en las cuales murieron, implícitos en el método utilizado, llamado método de los hermanos. {En el Apéndice C se presenta una evaluación detallada de la calidad de la información. En general, no se evidencian sesgos en la información recolectada.} 164 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Estimación de la Mortalidad Adulta El Cuadro 7.8 ilustra los cálculos para el período de 0-6 años que precedió la ENDES 2009. En realidad los cálculos de las tasas se hacen en términos de meses-persona de exposición (vividos), no número de personas. Cada persona contribuye con meses de exposición a los diferentes grupos o intervalos de edad por los cuales pasa la persona durante el período de 7 años. Quien muera durante el período contribuye, con meses de exposición, para el denominador de la tasa, hasta el mes del fallecimiento, y por supuesto contribuye con una muerte al numerador de la tasa. En el Cuadro 8.9 se han dividido los meses-persona por 12 para expresar los denominadores en años-persona. Cuadro 7.8 Tasas de mortalidad adulta para hombres y mujeres, por edad Estimación directa de tasas de mortalidad específicas por edad para hombres y mujeres 15-49 años a partir de información suministrada por las entrevistadas sobre la sobrevivencia de los hermanos para el período de 0-6 años antes de la encuesta, Perú 2009. Defun- ciones Años de exposición Tasas de mortalidad (por mil) Defun- ciones Años de exposición Tasas de mortalidad (por mil) 15-19 42,4 42 526,3 0,997 31,5 40 958,3 0,770 20-24 69,1 51 818,2 1,334 25,2 50 177,7 0,503 25-29 95,2 53 011,5 1,795 43,2 51 159,5 0,843 30-34 81,9 51 541,3 1,589 39,0 50 452,4 0,772 35-39 96,7 43 746,0 2,211 61,7 44 116,4 1,399 40-44 102,5 32 017,7 3,202 55,1 32 931,7 1,672 45-49 75,1 21 834,9 3,439 58,6 22 115,4 2,649 General 562,9 296 495,8 1,898 314,2 291 911,3 1,076 Ajustada 1/ 1,952 1,140 1 Con la distribución por edad de la respectiva población Tasas estimadas para hombres Tasas estimadas para mujeres Edad Cuadro 7.8 Mortalidad adulta masculina y femenina • Como era de esperarse, la mortalidad adulta se incrementa con la edad. Entre los hombres el ascenso es ligero hasta la edad de 30 a 34 años, pero es más notorio entre las mujeres: aquéllas de 40 años y más duplican las tasas de las mujeres de 20 a 34 años. • La mortalidad masculina es mayor que la femenina en todos los grupos de edad, siendo 76,4 por ciento mayor la tasa para todo el grupo de 15 a 49 años de edad. Estimación de la Mortalidad Materna Una de las ventajas del método de los hermanos para la estimación de la mortalidad materna es que si las estimaciones de mortalidad adulta, particularmente la femenina, parecen razonables (y éste es el caso tanto en la ENDES 2000 como en la ENDES Continua 2009), las estimaciones de mortalidad materna también pueden serlo.2 2Los procedimientos de estimación de la mortalidad adulta y materna se detallan en A. M. Marckwardt. 1994. Illustrative Analysis: Matern al Mortality in Peru . DHS Illustrative Analysis Series. Mortalidad Infantil, en la Niñez y Materna * 121 Mortalidad infantil,en la niñez y Materna 165 La mortalidad materna puede estimarse indirectamente a partir de la sobrevivencia de las hermanas o directamente si se dispone de información adicional sobre edad de las hermanas sobrevivientes, edad a la muerte y fecha de la defunción, al igual que la paridez de las hermanas que murieron. A diferencia del método indirecto, el método directo permite hacer estimaciones para varios períodos, incluyendo el quinquenio anterior a la encuesta si el tamaño muestral lo permite. Por estas y otras razones, se prefieren aquí las estimaciones realizadas con el método directo, únicas que se presentan. Análisis más detallados de la mortalidad materna en otras publicaciones incluirán las estimaciones del método indirecto. La información básica para los cálculos de la mortalidad materna se presenta en el Cuadro 7.9 por grupos quinquenales de edad: el número de personas entrevistadas, el número de hermanas que cumplieron 15 años, el número de hermanas que murieron después de los quince años, el número de muertes por causas maternas y el porcentaje que murieron de causas maternas. Cuadro 7.9 Información básica para la estimación de mortalidad materna Número de informantes, número de hermanas que llegaron a los 15 años, número que fallecieron después de los 15 años, número de muertes maternas y porcentaje que fueron atribuibles a causas maternas, Perú 2009. Edad actual de la entrevistada Número de infor- mantes Hermanas que cumplieron 15 años Hermanas que murieron a los 15 años o después Hermanas que cumplieron 15 años (ajustadas) Número de muertes maternas Porcentaje de hermanas que murieron de causas maternas 15-19 4 536 4 868 31 11 400 1,6 5,2 20-24 3 696 5 897 71 9 289 12,4 17,5 25-29 3 613 7 024 96 9 079 9,3 9,7 30-34 3 380 7 763 156 7 763 33,8 21,7 35-39 3 464 8 358 235 8 358 42,7 18,2 40-44 2 933 7 530 286 7 530 58,8 20,6 45-49 2 588 6 691 382 6 691 59,7 15,6 Total 24 212 48 129 1255 60 109 218,1 17,4 Cuadro 7.9 Información básica para la mortalidad materna • Las estimaciones de la mortalidad tienen de marco informativo los datos otorgados por las 24,212 mujeres entrevistadas, las cuales al ser consultadas sobre la sobrevivencia de las hermanas dieron información para 48,129 hermanas que cumplieron los 15 años. • En las entrevistas se registraron 1,255 muertes de hermanas, de las cuales 218 (el 17 por ciento) fueron atribuibles a causas maternas. No se observa un patrón consistente en el porcentaje de muertes por edad. Si bien con la información adicional recolectada en la ENDES Continua 2009 sobre edad de las hermanas sobrevivientes, edad a la muerte, y fecha de la defunción, es posible estimar los niveles de mortalidad materna para varios períodos con el llamado método directo, en esta ocasión sólo se presentan las estimaciones para el período de 7 años que precedió la ENDES Continua 2009, aproximadamente el período 2004-2009 con fecha central de enero de 2006. Los resultados se detallan en el Cuadro 7.10. En la columna 4 del Cuadro 7.10 se presentan las tasas de mortalidad materna específicas por edad, expresadas por cada 100,000 mujeres, calculadas directamente dividiendo el número de muertes en cada grupo de edad por los años-persona de exposición. El resultado es una estimación insesgada de la probabilidad de muerte por causas maternas siempre y cuando el riesgo de mortalidad para todas las hermanas sea igual. A diferencia del método indirecto, las estimaciones por grupos de edad del método directo son tasas anuales a partir de las cuales se 166 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 puede calcular la tasa de mortalidad materna para las mujeres 15-49 años, para lo cual es aconsejable estandarizar las tasas específicas utilizando la distribución por edad de la población femenina representada por la de las mujeres entrevistadas. Para expresar el nivel de mortalidad materna , no en términos de mujeres sino de nacidos vivos, se divide la tasa de mortalidad materna por 100,000 mujeres por la tasa general de fecundidad (por 1,000 mujeres) y se multiplica luego por 1,000, obteniendo así la razón de mortalidad materna, interpretada como el número de defunciones maternas por 100,000 nacidos vivos. Cuadro 7.10 Mortalidad materna para el país • La tasa de mortalidad materna estimada para el período de 2004-2009 es de 8,5 muertes maternas por cada 100,000 mujeres en edad reproductiva. Esta estimación se basa en un total de 26 muertes maternas para los 7 años que precedieron la encuesta. • Si este nivel de mortalidad se expresa en función de nacimientos, la estimación resultante es de 103 muertes maternas por cada 100,000 nacimientos para los 7 años anteriores de la encuesta. • •La ENDES 1996 permitió realizar una estimación de mortalidad materna de 265 defunciones por 100,000 nacidos vivos para el período 1990-1996 y 185 para la ENDES 2000 . A pesar de los amplios errores de muestro implícitos en las estimaciones de las dos encuestas, se puede concluir que si se ha presentado una disminución en la mortalidad materna y que la disminución ha sido importante. Cuadro 7.10 Estimaciones de mortalidad materna con el método directo Tasas de mortalidad materna por edad para el período de 7 años antes de la encuesta, Perú 2009. Edad Total de muertes maternas Muertes maternas período 0-6 años Años de expo- sición Tasa de mortalidad por 100,000 mujeres Número de infor- mantes Distribu- ción de mujeres por edad Fecundidad para el período por 1,000 mujeres 15-19 2 1,2 40 958 2,9 4 536 18,7 71 20-24 12 8,2 50 178 16,4 3 696 15,3 128 25-29 9 3,1 51 160 6,1 3 613 14,9 131 30-34 34 2,0 50 452 4,0 3 380 14,0 108 35-39 43 8,9 44 116 20,2 3 464 14,3 73 40-44 59 0,7 32 932 2,2 2 933 12,1 30 45-49 60 1,7 22 115 7,7 2 588 10,7 3 Total 15-49 218 25,9 291 911 8,9 24 211 100,0 89 Tasas ajustadas 8,5 82 Nota: La tasa de fecundidad para el total 15-49 (89) es una tasa de fecundidad general y equivale a una tasa global de fecundidad de 2,7. Sin embargo, para el cálculo de la Razón de Mortalidad Materna se utilizan las tasas ajustadas de mortalidad (8,5 por 100,000 mujeres) y fecundidad (82 nacimientos por 1,000 mujeres). Estas tasas se obtienen ajustando (ponderando) las tasas específicas por edad con la distribución por edad de las mujeres entrevistadas. Salud materna 167 L SSAALLUUDD MMAATTEERRNNAA 88 a salud materna en el Perú ha mejorado ostensiblemente en la última década. Sin embargo, existen problemas que merecen preferente atención, como la persistencia de tasas de mortalidad relativamente elevadas para la región y diferenciales significativos por nivel educativo, de capacidad económica o residencia. Subsiste la prevalencia de enfermedades endémicas y el rebrote de otras que habían casi desaparecido. La morbi-mortalidad materna está muy relacionada con las condiciones de vida, la contaminación ambiental y con patrones culturales que determinan la forma como se valora la vida y el estatus de la mujer en el país. En el Perú, las estadísticas de rutina (ej., vitales, de servicios) todavía tienen márgenes apreciables de sub- registro y/o error, lo que limita seguir de manera confiable la evolución de algunos indicadores de salud. Las encuestas poblacionales como la ENDES hacen posible obtener estadísticas confiables a nivel nacional y departamental. La ENDES Continua 2009 es una versión más, la sexta encuesta de demografía y salud en el país, desde que se realizó la primera en 1986. Las otras cinco se realizaron en 1991 - 1992, 1996, 2000, 2004 - 2006, y 2007-2008. La ENDES Continua 2009 contiene una cantidad apreciable de información sobre aspectos relacionados con la salud materna que permite llenar, en parte, el vacío mencionado de datos. En este capítulo, se presentan los resultados referidos a temas tales como la atención prenatal, la asistencia durante el parto y el cuidado postparto. El objetivo básico es identificar los grupos más vulnerables y las acciones de salud más débiles, para así contribuir en la planificación de los programas de salud materna. La cobertura y calidad de la atención prenatal, durante y después del parto, constituyen factores estrechamente ligados a la salud materno-infantil y son, por lo tanto, elementos que deben ser tomados en cuenta al evaluar la situación general de salud del país. En la ENDES Continua 2009, se les preguntó a las mujeres por aspectos relacionados a la prestación de servicios y a su exposición a los mismos como el número de visitas de atención prenatal y la edad gestacional a la primera visita, el contenido de la atención prenatal, y si recibió vacuna antitetánica. Para la atención del parto, se preguntó el lugar de ocurrencia, persona que atendió, y algunas características del parto (entre nacidos y nacidas vivas en los últimos cinco años anteriores a la encuesta). Similarmente, se hacen algunas preguntas sobre el cuidado postnatal entre las mujeres que no dieron a luz en un establecimiento de salud. 8.1 ATENCIÓN PRENATAL El control médico durante el embarazo es muy importante para la salud de la madre y del hijo o hija. Durante el control, la mujer embarazada es examinada y se le toman varias pruebas para detectar situaciones (ej., presión alta, anemia, etc.) que pueden poner en peligro su salud y el desarrollo normal del embarazo. Además, durante las visitas se vacuna a la madre con toxoide tetánico para evitar el tétano neonatal. También se le aconseja acerca de cómo alimentarse durante el embarazo, los síntomas y signos de posibles complicaciones del parto y cómo cuidar y alimentar al recién nacido o recién nacida. En muchos de los controles prenatales, también se orienta a la madre sobre la planificación familiar. El Cuadro 8.1 describe los porcentajes de atención prenatal, por persona que proporcionó dicha atención, entre las mujeres que tuvieron hijas o hijos nacidos vivos en los cinco años anteriores a la encuesta. El Cuadro 8.2 indica el número de visitas de control prenatal y el número de meses de embarazo de la madre al momento de la primera visita para tal atención, por área de residencia (urbana – rural). El Cuadro 8.3 detalla diversos contenidos dados durante la atención prenatal, y de esa manera presenta una idea de la calidad de tal atención. El Cuadro 8.4 presenta el número de vacunas recibidas contra el tétano neonatal y su distribución de acuerdo con las características seleccionadas. 168 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadro 8.1 Atención prenatal por fuente de atención • La mayoría de las mujeres (94,5 por ciento) tuvieron algún control prenatal por personal de salud (médico, obstetriz, enfermera o técnico/sanitario/promotor), lo que constituye un aumento sobre el 83,8 por ciento encontrado durante la ENDES 2000. La región de la Selva se mantiene a la zaga con 83,5 por ciento. Desagregando este indicador, se observan avances entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, subió de manera importante la atención por obstetriz, de 36,4 a 58,2 por ciento. La atención prenatal por médico presenta una tendencia a disminuir, desde 34,6 por ciento en la ENDES 2000, a 28,9 por ciento en la ENDES Continua 2009. Hay excepciones, como aumentos en algunos departamentos tales como Apurímac, que subió de 12,9 a 14,3 por ciento, Cajamarca, de 15,3 a 17,5 por ciento, Pasco, de 18,1 a 20,5 por ciento, San Martín, de 23,1 a 26,0 por ciento, Madre de Dios de 24,0 a 28,7 por ciento, Moquegua de 35,2 a 37,9 por ciento, y La Libertad, de 34,4 a 39,0 por ciento, entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009. • Las diferencias de atención prenatal son importantes de acuerdo con las características de la mujer. Así, relativamente menos adolescentes se atendieron con un médico, en comparación con las mujeres de 35 a 49 años (17,6 frente a 34,4 por ciento). Seis de cada diez adolescentes se controlaron con una obstetriz, continuando el incremento visto desde la ENDES 2000. La situación se invierte con el orden de nacimiento, pues relativamente más mujeres en su primer nacimiento son atendidas por un médico (33,0 por ciento), comparado con el cuarto o quinto nacimiento (19,5 por ciento) o el sexto o posterior nacimiento (12,5 por ciento). Nuevamente, se siguen viendo aumentos en la proporción atendida por obstetrices en cada orden de nacimientos, por ejemplo, cuando aumentó de 41,9 a 57,9 por ciento para el primer nacimiento (entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009). • Por área de residencia, casi el triple de mujeres fueron atendidas por un médico en el área urbana que en la rural (37,1 frente a 12,6 por ciento). Sin embargo, sigue en incremento la atención prioritaria por obstetrices en el área urbana, la que subió de 40,9 a 58,7 por ciento entre las dos encuestas mencionadas. En el área rural, la obstetriz y la enfermera tuvieron más predominancia que el personal médico (57,2 y 17,3 por ciento, respectivamente). Al interior del país, las enfermeras aumentaron su presencia, especialmente en la región de la Sierra (14,9 por ciento) y en la Selva (6,8 por ciento). • En cuanto a nivel educativo, más de la mitad de las mujeres con educación superior se controlaron con un médico (53,5 por ciento), lo que disminuye con respecto a la ENDES 2000 (64,5 por ciento), a favor de los otros profesionales de la salud. Con relación a la capacidad adquisitiva, la diferencia entre el quintil de riqueza inferior y el superior para la atención médica va de 10,3 a 66,6 por ciento, en la ENDES Continua 2009. En el caso de las obstetrices, se invierte el patrón entre los dos quintiles, siendo la diferencia entre el quintil inferior y el superior de 53,8 frente a 32,9 por ciento. • La falta de atención prenatal complementa la situación anterior, donde sólo el 2,8 por ciento no recibió atención prenatal alguna. Esta cifra representa un avance importante en relación al 2000, donde el 15,5 por ciento de mujeres no recibía atención. Este 2,8 por ciento sube hasta 10,9 y 16,5 por ciento en Ucayali y Loreto, respectivamente; 7,4 por ciento entre los hogares en el quintil inferior de riqueza, 6,6 por ciento entre las mujeres sin educación, 8,3 por ciento en la Selva, y a 9,0 por ciento entre las mujeres con el sexto o mayor nacimiento. Salud materna 169 Médico Obstetriz Enfermera Sanitario Promotor de salud Comadrona/ partera Otro Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 17,6 64,7 9,4 0,0 0,1 0,0 4,1 4,1 100,0 91,7 1 089 20-34 29,8 58,6 6,5 0,1 0,1 0,1 2,3 2,4 100,0 94,9 5 241 35-49 34,4 51,7 8,1 0,0 0,1 0,3 2,2 3,1 100,0 94,2 1 407 Orden de nacimiento Primer nacimiento 33,0 57,9 5,2 0,0 0,1 0,1 1,9 1,7 100,0 96,2 2 567 2-3 32,0 57,7 6,1 0,1 0,1 0,0 2,2 1,9 100,0 95,7 3 416 4-5 19,5 62,0 10,0 0,3 0,0 0,2 3,4 4,5 100,0 91,5 1 113 6+ 12,5 55,2 16,2 0,3 0,2 0,7 5,7 9,0 100,0 84,0 642 Área de residencia Urbana 37,1 58,7 2,2 0,0 0,0 0,1 0,3 1,6 100,0 97,9 5 166 Rural 12,6 57,2 17,3 0,3 0,3 0,2 7,1 5,1 100,0 87,1 2 571 Departamento Amazonas 19,0 58,1 5,5 0,0 0,0 0,4 12,1 4,9 100,0 82,5 128 Áncash 22,6 60,3 9,8 0,0 0,3 0,0 5,1 2,0 100,0 92,7 319 Apurímac 14,3 65,3 18,7 0,4 0,0 0,0 0,2 1,0 100,0 98,3 139 Arequipa 29,7 67,0 2,3 0,0 0,0 0,0 0,0 1,0 100,0 99,0 263 Ayacucho 9,4 70,3 15,9 0,3 0,0 0,0 3,0 1,0 100,0 95,6 198 Cajamarca 17,5 56,8 19,9 0,0 1,4 0,0 1,8 2,5 100,0 94,3 454 Cusco 13,9 73,2 10,6 0,3 0,0 0,0 0,3 1,6 100,0 97,7 299 Huancavelica 11,4 65,1 11,6 0,3 0,0 0,0 10,3 1,2 100,0 88,1 167 Huánuco 9,0 71,4 15,0 1,0 0,0 0,0 2,2 1,3 100,0 95,4 247 Ica 42,8 53,3 1,1 0,0 0,0 0,0 0,6 2,2 100,0 97,2 202 Junín 18,9 53,0 15,4 0,0 0,0 0,0 8,9 3,7 100,0 87,3 376 La Libertad 39,0 52,6 4,6 0,0 0,0 0,2 0,0 3,6 100,0 96,2 449 Lambayeque 32,8 62,0 2,2 0,0 0,0 0,0 0,0 3,0 100,0 97,0 233 Lima 47,2 50,5 1,4 0,0 0,0 0,0 0,1 0,8 100,0 99,1 2 283 Loreto 10,2 57,2 4,3 0,3 0,3 0,0 11,3 16,5 100,0 71,6 360 Madre de Dios 28,7 54,8 12,6 0,0 0,0 0,0 2,6 1,3 100,0 96,1 40 Moquegua 37,9 58,9 2,8 0,0 0,0 0,0 0,0 0,4 100,0 99,6 53 Pasco 20,5 44,1 24,8 0,0 0,0 0,0 6,1 4,5 100,0 89,5 90 Piura 24,7 66,5 3,3 0,0 0,0 1,7 1,0 2,8 100,0 94,5 490 Puno 12,9 65,8 15,5 0,3 0,0 0,0 2,8 2,7 100,0 94,3 400 San Martín 26,0 54,6 4,2 0,0 0,0 0,0 11,2 4,0 100,0 84,8 238 Tacna 24,7 67,2 7,8 0,0 0,0 0,0 0,0 0,4 100,0 99,6 95 Tumbes 17,2 80,3 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 2,5 100,0 97,5 70 Ucayali 13,3 61,3 12,7 0,3 0,0 0,2 1,2 10,9 100,0 87,3 146 Región natural Lima Metropolitana 47,2 50,8 1,3 0,0 0,0 0,0 0,0 0,7 100,0 99,3 2 013 Resto Costa 36,0 60,0 1,5 0,0 0,0 0,4 0,3 1,8 100,0 97,5 1 702 Sierra 16,4 62,1 14,9 0,2 0,2 0,1 3,4 2,6 100,0 93,4 2 849 Selva 17,7 58,7 6,8 0,2 0,1 0,1 8,2 8,3 100,0 83,2 1 174 Nivel de educación Sin educación 8,8 49,5 30,6 0,2 0,6 0,0 3,7 6,6 100,0 88,9 263 Primaria 13,8 60,4 13,6 0,3 0,2 0,4 5,4 5,8 100,0 87,8 2 264 Secundaria 27,3 64,7 4,5 0,0 0,0 0,0 1,9 1,5 100,0 96,5 3 373 Superior 53,5 44,7 0,9 0,0 0,0 0,0 0,1 0,8 100,0 99,1 1 838 Quintil de riqueza Quintil inferior 10,3 53,8 18,9 0,3 0,5 0,2 8,5 7,4 100,0 83,0 1 713 Segundo quintil 15,7 69,9 8,9 0,2 0,0 0,4 2,6 2,4 100,0 94,4 1 764 Quintil intermedio 25,8 69,0 3,3 0,0 0,0 0,0 0,3 1,5 100,0 98,1 1 737 Cuarto quintil 42,0 55,7 1,3 0,0 0,0 0,0 0,0 0,9 100,0 99,1 1 403 Quintil superior 66,6 32,9 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,6 100,0 99,4 1 121 Total 2009 28,9 58,2 7,2 0,1 0,1 0,1 2,6 2,8 100,0 94,3 7 737 Total 2000 34,6 36,4 0,4 0,1 15,5 100,0 nd 9 535 nd = no disponible. No recibió atención prenatal Cuadro 8.1 Atención prenatal para los menores de cinco años Distribución porcentual de mujeres de 15-49 años que tuvieron nacimientos en los cinco años que precedieron la encuesta, por persona que proporcionó el cuidado prenatal para el último nacimiento, según características seleccionadas, Perú 2009. Total Porcentaje que recibió atención prenatal de pro- veedor de salud calificado 1/ Número de mujeres Características seleccionadas Persona que proporcionó la atención prenatal Nota: Si se mencionó más de una fuente de atención prenatal, sólo es considerada la más calificada. 1/ Proveedor de salud calificado: incluye médico, obstetriz y enfermera. [ 12,8 ] 170 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Urbana Rural Número de visitas de control prenatal Ninguna 1,6 5,1 2,8 1 0,8 1,4 1,0 2-3 2,6 5,8 3,6 4+ 94,8 87,6 92,5 No sabe/ sin información 0,2 0,1 0,1 Total 100,0 100,0 100,0 Meses de embarazo a la primera visita de control prenatal Ningún control 1,6 5,1 2,8 Menos de 4 76,6 64,0 72,4 4-5 15,1 20,6 16,9 6-7 5,8 8,3 6,6 8 + 0,9 1,9 1,2 No sabe/ sin información 0,0 0,1 0,1 Total 100,0 100,0 100,0 Número de mujeres 5 166 2 571 7 737 Mediana de meses de embarazo a la primera visita para APN 2,8 3,4 3,0 Número de mujeres con atención prenatal 5 081 2 440 7 521 Cuadro 8.2 Número de visitas de control prenatal y meses de embarazo a la primera visita Distribución porcentual de mujeres que tuvieron un nacimiento en los cinco años que precedieron a la encuesta, por área de residencia, según número y meses a la primera visita de atención prenatal (APN) para el último nacimiento; y, mediana de meses de embarazo a la primera visita, Perú 2009. Área de residenciaNúmero y momento de visitas APN Total Contenido de la atención prenatal (Cuadro 8.3) • Los controles de rutina más frecuentes en la atención prenatal son el control de peso, la presión arterial y altura uterina los que fueron realizados a casi todas las mujeres que recibieron la atención (99,3 por ciento, en cada caso), lo que es casi similar a lo encontrado desde la ENDES 2000 (97,3, 96,8 y 97,2 por ciento, respectivamente). La explicación de las complicaciones que pueden presentarse durante el embarazo fue realizada en el 89,4 por ciento de las mujeres, mayor en 14,5 puntos porcentuales a la encontrada en el 2000 (74,9 por ciento). Existen pequeñas diferencias dependiendo si la mujer residía en el área rural o urbana (86,4 frente a 90,7 por ciento), y disminuciones mayores si la mujer residía en Piura (79,0 por ciento) o Ayacucho (81,7 por ciento), si no tiene educación (81,5 por ciento) o si pertenece al quintil inferior de riqueza (83,5 por ciento). • El tomar muestras de orina durante la atención prenatal es importante entre otros motivos para descartar alguna infección o enfermedad diabética o hipertensiva del embarazo. Por otra parte, una muestra de sangre ayuda a evaluar si la embarazada presenta anemia, lo que puede ser riesgoso para el parto o postparto. Estos dos análisis se realizaron al 86,3 y 86,9 por ciento de mujeres, respectivamente, lo que refleja una mejoría con respecto a la ENDES 2000 (68,0 y 65,1 por ciento, respectivamente). Año a año los diferenciales van disminuyendo, lo que refleja la universalización de estos servicios en el país, aunque aún existen niveles apreciablemente bajos; por ejemplo, de análisis de orina, realizado sólo en el 65,2 por ciento de mujeres en Huancavelica, 62,6 por ciento entre mujeres sin educación, entre las mujeres más pobres (65,4 por ciento en el quintil de riqueza inferior), en 69,1 por ciento entre mujeres con seis hijos e hijas o más, y en 70,5 por ciento en Cajamarca. En la Sierra se toman muestras de sangre al 76,9 por ciento de mujeres. Cuadros 8.2, 8.3 y Gráfico 8.1 Número de visitas de atención prenatal (Cuadro 8.2) • Casi la totalidad de los últimos nacimientos ocurridos en los cinco años anteriores a la encuesta recibieron cuatro o más visitas de atención prenatal (92,5 por ciento), lo cual es más favorable a lo encontrado en la ENDES 2000 (69,0 por ciento). Similar situación se observa entre área de residencia urbana y rural (94,8 y 87,6 por ciento, respectivamente). • Es importante que la primera visita de atención prenatal se realice tempranamente, para detectar situaciones que podrían llevar a mayor riesgo durante periodos posteriores del embarazo y el parto. Un promedio de siete de cada diez mujeres tuvieron su primera atención antes de cumplir cuatro meses de embarazo. Los porcentajes difieren si se trata de mujeres que residen en áreas urbanas o rurales (76,6 frente a 64,0 por ciento, respectivamente). • Hay una diferencia de menos de un mes entre las medianas de meses de embarazo a la primera visita entre el área urbana y la rural (2,8 y 3,4 por ciento, respectivamente). Salud materna 171 Recibió pastillas/ jarabe de hierro Tomó medicamento para parásitos intestinales Mujeres con un nacimiento en los últimos cinco años Le explicaron síntomas de complicaciones del embarazo La pesaron Tomaron la presión arterial Tomaron muestra de orina Tomaron muestra de sangre Midieron la barriga Número de mujeres con APN Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 77,0 3,0 1 089 86,7 99,2 99,2 86,0 85,0 99,4 1 045 20-34 78,5 2,6 5 241 89,6 99,4 99,4 86,8 87,6 99,3 5 114 35-49 77,2 1,9 1 407 90,5 98,9 99,1 84,9 85,4 99,2 1 363 Orden de nacimiento Primer nacimiento 80,6 2,1 2 567 90,0 99,3 99,5 91,3 91,4 99,2 2 524 2-3 78,8 2,3 3 416 89,9 99,5 99,4 87,7 88,9 99,5 3 351 4-5 74,6 3,6 1 113 87,9 98,9 98,9 79,9 80,3 99,1 1 063 6+ 69,8 3,4 642 86,0 98,5 98,4 69,1 67,7 98,8 584 Área de residencia Urbana 79,3 2,2 5 166 90,7 99,4 99,5 94,2 95,0 99,3 5 081 Rural 75,6 3,1 2 571 86,4 99,0 98,9 69,9 69,9 99,4 2 440 Departamento Amazonas 78,7 5,6 128 84,5 99,6 98,4 75,7 76,4 98,8 122 Áncash 81,1 3,3 319 89,1 99,4 99,4 84,4 87,1 99,4 313 Apurímac 91,6 1,3 139 95,0 99,7 99,7 87,4 91,1 99,7 137 Arequipa 73,5 1,2 263 89,9 99,5 100,0 91,8 92,2 100,0 260 Ayacucho 87,3 3,4 198 81,7 97,9 98,2 79,4 82,7 99,6 196 Cajamarca 83,2 2,7 454 88,0 99,0 99,7 70,5 68,3 99,7 443 Cusco 80,1 0,0 299 82,8 100,0 99,7 76,6 78,1 99,7 294 Huancavelica 67,6 2,0 167 88,8 100,0 99,8 65,2 68,7 99,5 165 Huánuco 83,1 3,4 247 90,1 98,7 99,2 75,6 80,1 99,3 244 Ica 80,3 4,6 202 84,4 99,4 99,0 94,6 95,9 99,5 197 Junín 65,3 2,1 376 91,3 98,6 98,9 80,7 78,4 98,9 362 La Libertad 58,6 1,5 449 94,7 98,6 98,9 85,7 84,9 98,4 433 Lambayeque 79,2 1,6 233 93,9 99,5 99,2 94,3 93,6 99,5 226 Lima 84,9 1,3 2 283 91,8 99,6 99,8 96,9 98,3 99,6 2 264 Loreto 76,2 11,4 360 87,4 99,4 99,4 82,7 80,5 99,8 300 Madre de Dios 68,6 5,5 40 91,1 100,0 100,0 93,5 92,8 99,4 40 Moquegua 68,0 0,8 53 92,7 98,4 99,1 86,5 88,3 98,2 53 Pasco 67,7 4,6 90 84,2 99,4 99,0 90,7 90,6 99,4 86 Piura 84,5 2,4 490 79,0 97,7 96,9 84,9 83,6 96,8 476 Puno 54,6 1,0 400 83,0 100,0 100,0 73,1 72,2 99,7 389 San Martín 83,8 3,6 238 98,7 100,0 99,4 81,9 79,3 99,5 229 Tacna 74,1 0,4 95 94,2 100,0 100,0 95,4 93,9 99,6 95 Tumbes 90,5 3,9 70 94,0 100,0 100,0 97,1 97,8 100,0 68 Ucayali 64,4 4,8 146 90,9 99,0 97,8 74,4 80,0 99,2 130 Región natural Lima Metropolitana 85,6 1,4 2 013 91,2 99,7 99,8 97,3 98,9 99,6 2 000 Resto Costa 79,4 2,4 1 702 90,3 99,1 98,7 93,7 93,1 98,7 1 671 Sierra 72,6 1,8 2 849 86,7 99,1 99,3 75,7 76,9 99,4 2 774 Selva 76,3 6,5 1 174 91,3 99,3 99,2 82,0 80,7 99,4 1 077 Nivel de educación Sin educación 68,3 2,7 263 81,5 99,0 99,3 62,6 62,7 99,3 246 Primaria 72,3 3,0 2 264 85,3 98,9 98,7 73,6 74,3 99,0 2 132 Secundaria 80,2 2,7 3 373 90,4 99,4 99,4 91,3 91,5 99,4 3 321 Superior 82,7 1,5 1 838 93,1 99,6 99,8 95,6 96,5 99,5 1 822 Quintil de riqueza Quintil inferior 73,8 3,4 1 713 83,5 98,6 98,8 65,4 65,8 99,3 1 585 Segundo quintil 76,1 3,0 1 764 89,3 99,1 99,1 83,0 83,0 98,9 1 721 Quintil intermedio 77,7 2,0 1 737 90,4 99,8 99,6 94,3 94,7 99,5 1 711 Cuarto quintil 81,5 2,7 1 403 92,5 99,4 99,4 95,9 97,1 99,1 1 390 Quintil superior 83,8 1,0 1 121 92,3 99,6 99,9 97,1 98,1 99,8 1 115 Total 2009 78,1 2,5 7 737 89,4 99,3 99,3 86,3 86,9 99,3 7 521 Total 2000 1/ 60,2 nd 8 045 74,9 97,3 96,8 68,0 65,1 97,2 8 045 1/ Para el 2000, el indicador se refiere únicamente a las mujeres que recibieron atención prenatal. nd = no disponible. Cuadro 8.3 Contenido de la atención prenatal para mujeres con hijas e hijos nacidos vivos en los últimos cinco años Entre las mujeres con nacidas y nacidos vivos en los últimos cinco años que recibieron atención prenatal (APN) para el útimo nacimiento, porcentaje que recibió contenidos específicos de la atención; y porcentaje de mujeres con una nacida o un nacido vivo en los últimos cinco años que recibieron pastillas de hierro/ácido fólico para el último nacimiento, según características seleccionadas, Perú 2009. Entre las mujeres con un nacimiento en los últimos cinco años porcentaje que durante el embarazo del nacimiento más reciente: Entre las mujeres que recibieron atención prenatal (APN) contenido de la atención para el último nacimiento: Características seleccionadas 172 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 8.1 Visitas prenatales de control y meses de embarazo entre las mujeres con nacidas y nacidos vivos en los cinco años que precedieron la encuesta, según área de residencia 93 3 72 17 8 95 2 77 15 7 88 5 64 21 10 0 20 40 60 80 100 120 NÚMERO DE VISITAS Cuatro o más visitas Ninguna MESES DE EMBARAZO AL PRIMER CONTROL Menos de 4 meses A los 4-5 meses A los 6 meses o más Porcentaje de mujeres T o tal Á rea Urbana Á rea R ural Vacunación antitetánica durante la gestación Las condiciones de higiene e inmunización que rodean al parto, sobre todo en lo que se refiere a los instrumentos utilizados para el corte del cordón umbilical, hacen que en el Perú sea necesaria la aplicación de la vacuna antitetánica durante la gestación, para prevenir que el o la recién nacida pueda contraer el tétano neonatal. En la década pasada, la Organización Mundial de la Salud recomendó que toda mujer embarazada recibiera dos vacunaciones antitetánicas para proteger al niño o la niña por nacer. Sin embargo, ahora se reconoce que la niña o el niño estarían protegidos si la madre tuviera cinco o más vacunas antitetánicas en toda su vida, cuatro vacunas en los diez años anteriores al embarazo, tres en los últimos cinco años, o dos vacunas en los últimos tres años antes o durante el embarazo. El Cuadro 8.4 presenta los porcentajes de mujeres que recibieron dos o más dosis durante su último embarazo con nacida o nacido vivo, así como los porcentajes cuyo último nacimiento estuvo protegido contra el tétano, basados en el algoritmo descrito arriba. Cuadro 8.4 Vacunación contra el tétano neonatal • En la ENDES Continua 2009, se encontró que el 54,0 por ciento de mujeres con una nacida o nacido vivo en los últimos cinco años anteriores a la encuesta recibieron dos o más dosis de la vacuna antitetánica en su último embarazo. Este porcentaje refleja una disminución en comparación con la ENDES 2000 (58,6 por ciento). Sin embargo, cuando se evalúa la protección contra el tétano de acuerdo con las diferentes dosis recibidas en el pasado, se encuentra que hasta el 80,1 por ciento de mujeres tuvo su último nacimiento protegido contra el tétano. • Los diferenciales según características de la mujer no son muy notorios en este caso. Así, mujeres que residen en el área urbana recibieron dos o más inyecciones en un 56,4 por ciento, en comparación con las mujeres del área rural, que las recibieron sólo en 49,2 por ciento. Asimismo, sólo 50,7 por ciento de las mujeres con educación superior recibieron las dos dosis en comparación con 60,0 por ciento entre las mujeres sin educación, y 46,7 por ciento de mujeres en el quintil superior de riqueza comparado con 49,6 por ciento entre las del quintil inferior. Por departamentos, hay algunos con muy bajos porcentajes con un mínimo de dos dosis, como Moquegua (23,5 por ciento), Tacna, (32,5 por ciento), Puno (38,8 por ciento), Cusco (39,2 por ciento) y Madre de Dios (40,3 por ciento). Esto hace que sea la Sierra la región con menor porcentaje de vacunación en el último embarazo, con 47,5 por ciento en promedio. Lo que es curioso es que aún estos departamentos (con excepción de Puno) tienen altas tasas de protección contra el tétano (71,5 por ciento y más), lo que podría estar indicando la presencia de campañas de vacunación y/o vacunaciones en anteriores embarazos, cercanos al último embarazo. Relativamente bajos niveles de protección contra el tétano se ven sólo en Puno (58,7 por ciento), Cajamarca (70,8 por ciento) y La Libertad (71,4 por ciento). Salud materna 173 Características seleccionadas Porcentaje que recibieron dos o más inyecciones contra el tétano durante último embarazo Porcentaje cuyo nacimiento más reciente fue protegido contra el tétano 1/ Número de madres Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 57,4 79,0 1 089 20-34 53,7 81,2 5 241 35-49 52,6 77,3 1 407 Orden de nacimiento Primer nacimiento 57,9 78,9 2 567 2-3 52,0 81,4 3 416 4-5 53,7 81,5 1 113 6+ 49,3 76,2 642 Área de residencia Urbana 56,4 82,1 5 166 Rural 49,2 76,3 2 571 Departamento Amazonas 52,8 87,9 128 Áncash 52,1 89,4 319 Apurímac 47,1 87,3 139 Arequipa 56,6 72,3 263 Ayacucho 55,6 81,1 198 Cajamarca 51,6 70,8 454 Cusco 39,2 76,9 299 Huancavelica 57,1 82,3 167 Huánuco 65,4 84,6 247 Ica 67,2 80,5 202 Junín 48,0 82,8 376 La Libertad 41,2 71,4 449 Lambayeque 58,6 90,7 233 Lima 59,0 81,3 2 283 Loreto 51,6 81,3 360 Madre de Dios 40,3 80,7 40 Moquegua 23,5 71,5 53 Pasco 47,1 82,4 90 Piura 63,5 85,9 490 Puno 38,8 58,7 400 San Martín 57,3 89,7 238 Tacna 32,5 79,2 95 Tumbes 62,4 93,6 70 Ucayali 64,0 86,2 146 Región natural Lima Metropolitana 59,7 80,9 2 013 Resto Costa 56,6 84,9 1 702 Sierra 47,5 75,0 2 849 Selva 56,0 84,5 1 174 Nivel de educación Sin educación 60,0 78,9 263 Primaria 51,1 75,6 2 264 Secundaria 57,3 83,2 3 373 Superior 50,7 80,4 1 838 Quintil de riqueza Quintil inferior 49,6 73,9 1 713 Segundo quintil 53,3 82,0 1 764 Quintil intermedio 59,2 85,9 1 737 Cuarto quintil 59,6 83,3 1 403 Quintil superior 46,7 74,0 1 121 Total 2009 54,0 80,1 7 737 Total 2000 58,6 nd 8 045 Cuadro 8.4 Vacuna contra el tétano neonatal Entre las mujeres de 15-49 años con un nacido y/o una nacida viva en los cinco años que precedieron la encuesta, porcentaje que recibió dos o más vacunas contra el tétano durante el embarazo del nacimiento más reciente, y porcentaje de madres cuyo último nacimiento estuvo protegido contra el tétano neonatal, según características seleccionadas, Perú 2009. 1/ Incluye madres que recibieron dos o más inyecciones durante el embarazo del nacimiento más reciente, o dos o más inyecciones (la última dosis en los tres años antes del nacimiento más reciente), o tres o más inyecciones (la última dosis en los cinco años antes del nacimiento más reciente), o cuatro más inyecciones (la última dosis en los 10 años antes del nacimiento más reciente), o cinco o más inyecciones antes del nacimiento más reciente. nd= no disponible. 174 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 8.2 ATENCIÓN DEL PARTO Lugar de ocurrencia del parto Como se sabe, el lugar y tipo de atención del parto son importantes para determinar el acceso de la población a un servicio que pueda brindar atención de emergencia obstétrica en caso de alguna complicación. La información sobre el lugar de ocurrencia del parto para los últimos nacimientos en los cinco años anteriores a la ENDES Continua 2009, se presenta en el Cuadro 8.5 por características seleccionadas: edad de la madre, orden de nacimiento y atención prenatal, área de residencia, nivel de educación y quintil de riqueza. Cuadro 8.5 y Gráfico 8.2 Lugar de ocurrencia del parto • Ocho de cada diez últimos nacimientos en los cinco años anteriores a la ENDES Continua 2009 (82,0 por ciento) tuvieron lugar en un servicio de salud (público o privado). Esta proporción se incrementa en 24,1 puntos porcentuales respecto a lo observado en el año 2000 (57,9 por ciento). La ocurrencia del parto en casa bajó de 41,0 por ciento en la ENDES 2000 hasta 16,7 por ciento en la ENDES Continua 2009. • Los grandes contrastes existentes anteriormente están disminuyendo en el país. Por ejemplo, en el año 2000, existía una diferencia muy marcada para el primer nacimiento en comparación con un nacimiento de orden sexto o mayor (73,9 frente a 24,5 por ciento), el que ha disminuido (90,9 frente a 55,3 por ciento); similarmente ocurre con la madre que vive en el área urbana en comparación con el área rural (82,4 frente a 23,8 por ciento) en la ENDES 2000 comparado con 93,4 frente a 59,0 por ciento en la ENDES Continua 2009. De igual manera, se han acortado las coberturas entre madres sin educación y las que tienen educación superior (de 14,5 frente a 93,3 por ciento a 54,3 frente a 96,2 por ciento entre las dos encuestas). Al examinar otras características, como los quintiles de riqueza superior y cuarto quintil e inferior la diferencia es de 97,3 frente a 51,5 por ciento en la ENDES Continua 2009. • Sin embargo, donde subsiste un enorme contraste de cuatro veces es en si la madre no tuvo alguna visita de atención prenatal en comparación con las que tuvieron cuatro o más visitas (17,5 frente a 71,9 por ciento en el 2000 y todavía 20,8 frente a 85,2 por ciento en la ENDES Continua 2009). Con respecto a los departamentos, se observa que ha habido progreso en todos ellos, destacando Puno, donde de 20,5 por ciento de mujeres que han dado a luz en un establecimiento de salud en la ENDES 2000 pasó a 60,3 por ciento en la ENDES Continua 2009; Cajamarca (de 22,2 a 60,8 por ciento entre ambas encuestas), Amazonas (de 27,3 a 64,4 por ciento) y Huánuco (de 28,3 a 73,0 por ciento). Huancavelica, sin embargo, mejora apreciablemente al pasar de 19,6 por ciento de mujeres atendidas en un establecimiento de salud en el año 2000 a 67,4 por ciento, en la ENDES Continua 2009. La Sierra y la Selva aumentan de 33,8 y 40,6 por ciento a 70,4 y 67,8 por ciento entre las dos encuestas. Salud materna 175 Del sector público Del sector privado Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 76,8 3,5 17,9 1,8 100,0 80,3 1 089 20-34 74,3 8,3 16,3 1,1 100,0 82,6 5 241 35-49 70,8 10,3 17,4 1,5 100,0 81,0 1 407 Orden de nacimiento Primer nacimiento 79,2 11,7 8,1 0,9 100,0 90,9 2 567 2-3 76,0 7,8 14,6 1,6 100,0 83,8 3 416 4-5 67,2 3,9 27,9 1,0 100,0 71,1 1 113 6+ 54,2 1,1 43,2 1,6 100,0 55,3 642 Área de residencia Urbana 82,2 11,2 5,4 1,2 100,0 93,4 5 166 Rural 57,6 1,5 39,5 1,5 100,0 59,0 2 571 Departamento Amazonas 61,9 2,5 33,8 1,8 100,0 64,4 128 Áncash 80,1 1,6 17,5 0,9 100,0 81,6 319 Apurímac 94,7 0,7 3,9 0,6 100,0 95,4 139 Arequipa 85,5 6,9 6,3 1,2 100,0 92,4 263 Ayacucho 91,6 1,1 6,5 0,8 100,0 92,7 198 Cajamarca 55,9 4,8 38,4 0,9 100,0 60,8 454 Cusco 79,9 1,2 16,6 2,4 100,0 81,1 299 Huancavelica 66,1 1,4 31,5 1,0 100,0 67,4 167 Huánuco 72,0 1,1 26,0 1,0 100,0 73,0 247 Ica 89,7 6,2 2,9 1,2 100,0 95,9 202 Junín 65,1 6,0 28,3 0,6 100,0 71,1 376 La Libertad 65,3 7,8 26,2 0,7 100,0 73,1 449 Lambayeque 69,4 21,1 9,1 0,4 100,0 90,5 233 Lima 83,2 13,4 2,1 1,3 100,0 96,6 2 283 Loreto 57,2 1,0 38,5 3,3 100,0 58,2 360 Madre de Dios 88,0 1,1 9,4 1,6 100,0 89,0 40 Moquegua 90,5 5,3 3,5 0,7 100,0 95,8 53 Pasco 77,2 0,6 21,3 0,8 100,0 77,9 90 Piura 62,6 19,8 14,8 2,8 100,0 82,4 490 Puno 57,8 2,6 38,7 0,9 100,0 60,3 400 San Martín 65,3 4,3 29,4 1,0 100,0 69,6 238 Tacna 90,3 1,9 7,4 0,4 100,0 92,2 95 Tumbes 85,8 8,6 5,6 0,0 100,0 94,4 70 Ucayali 64,6 0,8 33,5 1,1 100,0 65,4 146 Región natural Lima Metropolitana 82,8 15,0 0,8 1,3 100,0 97,8 2 013 Resto Costa 80,2 12,2 6,2 1,4 100,0 92,4 1 702 Sierra 67,6 2,7 28,5 1,1 100,0 70,4 2 849 Selva 65,2 2,7 30,6 1,6 100,0 67,8 1 174 Nivel de educación Sin educación 52,7 1,7 44,6 1,1 100,0 54,3 263 Primaria 60,4 2,2 35,5 1,8 100,0 62,6 2 264 Secundaria 83,3 6,0 9,7 1,0 100,0 89,3 3 373 Superior 76,6 19,7 2,5 1,2 100,0 96,2 1 838 Visitas para control prenatal Ninguna 19,6 1,2 75,7 3,6 100,0 20,8 216 1-3 visitas 49,7 3,6 44,6 2,1 100,0 53,3 358 4+ visitas 76,8 8,4 13,6 1,2 100,0 85,2 7 153 No sabe/ sin información 100,0 0,0 0,0 0,0 100,0 100,0 11 Quintil de riqueza Quintil inferior 50,7 0,8 46,8 1,6 100,0 51,5 1 713 Segundo quintil 75,2 2,8 20,7 1,3 100,0 78,0 1 764 Quintil intermedio 87,7 6,0 5,6 0,7 100,0 93,7 1 737 Cuarto quintil 87,4 9,9 1,7 1,0 100,0 97,3 1 403 Quintil superior 69,5 27,8 0,6 2,1 100,0 97,3 1 121 Total 2009 74,0 8,0 16,7 1,3 100,0 82,0 7 737 Total 2000 nd nd 41,0 1,0 100,0 57,9 9 535 nd = no disponible. Cuadro 8.5 Lugar del Parto Distribución porcentual de nacimientos en los cinco años que precedieron la encuesta, por lugar de ocurrencia del parto; y porcentaje en establecimientos de salud, según características seleccionadas, Perú 2009. Establecimiento de salud Nota: La estimación se refiere a los nacimientos en el período de 0-59 meses que precedieron la encuesta, incluyéndose así los nacimientos en el mes de la entrevista. Sólo se incluye el último nacimiento de la mujer. Características seleccionadas En otro lugar En la casa Total Porcentaje de partos en establecimiento de salud Número de nacimientos 176 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Se resaltan diferencias de acuerdo con el sector de salud. Así, el parto en un servicio privado sigue ocurriendo más en el área urbana (11,2 por ciento) y en el rural (1,5 por ciento); 19,7 por ciento entre madres con educación superior y 27,8 por ciento entre madres del quintil superior; en contraste con valores menores a uno y dos por ciento entre madres en el quintil inferior o sin educación (0,8 y 1,7 por ciento, respectivamente). El uso del sector público se aprecia más en el área urbana que en el área rural (82,2 frente a 57,6 por ciento), entre madres con educación secundaria (83,3 por ciento) o del quintil intermedio (87,7 por ciento) y en departamentos como Apurímac, Ayacucho, Moquegua, Tacna, Ica, Madre de Dios, Tumbes, Arequipa, Lima y Áncash, donde más del 80,0 por ciento accedió a este tipo de establecimientos. • Los incrementos en el parto institucional tienen su correspondencia con el parto domiciliario, el que ha disminuido a niveles notoriamente bajos, a excepción de mujeres con un sexto o mayor nacimiento (43,2 por ciento), en las que viven en el área rural (39,5 por ciento) o en departamentos como Puno (38,7 por ciento), Loreto y Cajamarca (38,5 y 38,4 por ciento, respectivamente), quienes no tienen educación (44,6 por ciento), no han tenido ningún control prenatal (75,7 por ciento) o incluso han tenido sólo entre uno y tres controles (44,6 por ciento), o las que pertenecen al quintil inferior de riqueza (46,8 por ciento). Sin embargo, en todos estos casos los porcentajes han disminuido en buena medida, desde la ENDES 2000. Asistencia durante el parto Este indicador es importante para monitorear el progreso en Salud Materna para los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En el Cuadro 8.6 se presenta la distribución porcentual de nacimientos en los cinco años que precedieron la encuesta, por tipo de asistencia durante el parto, según edad, orden de nacimiento, residencia, educación de la madre y quintil de riqueza. Gráfico 8.2 Lugar del parto, según región natural y educación de la madre 82 98 92 70 68 54 63 89 96 6 29 31 45 36 10 3 17 1 0 20 40 60 80 100 120 TOTAL REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva EDUCACIÓN DE LA MADRE Sin educación Primaria Secundaria Superior Porcentaje de mujeres En establecimientos de salud En la casa Salud materna 177 Cuadro 8.6 Tipo de atención durante el parto • Entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, hay un continuo incremento de atención de parto por médico (35,7 frente a 49,4 por ciento, respectivamente). Siguen disminuciones en el caso de las obstetrices. Luego aparecen las parteras empíricas/comadronas, quienes reducen su participación apreciablemente desde el año 2000 de 21,1 por ciento hasta constituir sólo el 7,6 por ciento de partos, en la ENDES Continua 2009. • La persona que asiste el parto contrasta fuertemente por características de la mujer. Así, los porcentajes de atención por un médico subieron considerablemente, de acuerdo a si es el primer nacimiento en comparación con el sexto o mayor (58,9 frente a 24,7 por ciento), o si la mujer reside en el área urbana o rural (63,3 frente a 24,4 por ciento). La Sierra y la Selva experimentan incrementos desde la ENDES 2000 a la ENDES Continua 2009, desde 17,5 a 33,1 por ciento y 19,8 a 29,1 por ciento, respectivamente. Los departamentos muestran gran disparidad, como las diferencias entre el 77,1 por ciento de partos atendidos por un médico en Lima en comparación con Loreto (25,0 por ciento), Huánuco (25,9 por ciento), Huancavelica (26,0 por ciento), Puno (27,1 por ciento) y Cajamarca (28,5 por ciento) aunque incrementados de manera importante desde 18,5, 13,0, 8,7, 13,4 y 10,7 por ciento, respectivamente, en la ENDES 2000. En Ucayali, disminuye en 3,9 puntos porcentuales entre las dos encuestas (de 23,5 por ciento en la ENDES 2000 a 19,6 por ciento, en la ENDES Continua 2009). Sin embargo, los diferenciales son aún más notorios con la educación o grado de capacidad económica de la madre. Así, el porcentaje de atención por un médico es tres veces más alto si la madre tiene educación superior que si no tiene educación (73,7 frente a 21,5 por ciento) y es aún mayor si pertenece al quintil superior de riqueza en comparación con madres del quintil inferior (82,3 frente a 19,9 por ciento). • Por otra parte, las obstetrices continúan incrementando su atención, especialmente entre las madres que viven en el área rural (30,2 por ciento) o que no tuvieron educación (22,6 por ciento). Asimismo, en Ayacucho (de 25,1 a 49,3 por ciento), Huánuco (de 9,6 a 42,6 por ciento), Madre de Dios (de 29,9 a 41,7 por ciento), Huancavelica (de 8,1 a 40,2 por ciento), Áncash (de 17,5 a 39,9 por ciento), Ucayali (de 19,2 a 39,8 por ciento) y Cusco (de 12,5 a 39,4 por ciento) entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009. • Los patrones se invierten con la asistencia por “Comadrona/Partera” quienes atendieron en mayores proporciones a mujeres con el sexto o posterior nacimiento o que viven en el área rural (16,9 y 16,4 por ciento, respectivamente), cuando se trata de partos no institucionales (37,7 por ciento), y en departamentos como Cajamarca (26,6 por ciento), San Martín (25,0 por ciento), y Amazonas (19,1 por ciento), y entre mujeres con menor educación o que cuentan con menor capacidad económica (21,0 y 20,6 por ciento, respectivamente), y en general, en la Selva (17,0 por ciento). Finalmente, en lo que parece ser un aspecto de connotación netamente cultural, existen lugares donde aún la mayor parte de los partos fueron atendidos por familiares/otros, como Loreto y Puno (28,3 por ciento en cada caso), Huancavelica (23,5 por ciento) y Ucayali (22,1 por ciento). Este tipo de atención ha disminuido desde la ENDES 2000, excepto en Amazonas y Ucayali donde relativamente se ha incrementado (de 12,2 a 16,0 por ciento y de 19,8 a 22,1 por ciento, respectivamente). 178 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Médico Obste-triz Enfer- mera Sani- tario Promo- tor de salud Coma- drona / partera Familiar/ otro Nadie Total Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 43,4 34,2 3,4 0,0 0,5 9,1 9,2 0,3 100,0 80,9 16,9 1 390 20-34 49,4 30,4 2,8 0,2 0,6 7,5 8,9 0,3 100,0 82,6 21,0 6 350 35-49 55,1 24,9 3,5 0,0 0,6 6,8 8,8 0,3 100,0 83,5 27,0 1 566 Orden de nacimiento Primer nacimiento 58,9 30,1 2,2 0,1 0,3 4,5 3,8 0,1 100,0 91,2 28,4 3 185 2-3 52,0 29,8 2,7 0,1 0,3 7,0 7,9 0,2 100,0 84,5 22,3 3 967 4-5 34,4 33,4 3,9 0,2 1,3 11,1 15,0 0,7 100,0 71,8 10,0 1 346 6+ 24,7 25,4 5,7 0,2 1,8 16,9 24,4 0,9 100,0 55,8 8,4 807 Lugar del parto Establecimiento de salud 60,9 35,6 2,6 0,1 0,0 0,0 0,8 0,0 100,0 99,1 26,5 7 430 Otro lugar 4,0 7,9 4,7 0,4 2,7 37,7 41,3 1,3 100,0 16,6 1,5 1 875 Área de residencia Urbana 63,3 30,0 1,1 0,1 0,0 2,7 2,7 0,1 100,0 94,4 29,1 5 994 Rural 24,4 30,2 6,4 0,2 1,6 16,4 20,3 0,6 100,0 61,0 7,5 3 311 Departamento Amazonas 36,8 25,1 2,2 0,0 0,4 19,1 16,0 0,4 100,0 64,1 9,9 157 Áncash 39,6 39,9 3,7 0,2 0,3 8,6 7,9 0,0 100,0 83,1 14,7 386 Apurímac 60,8 29,4 3,9 0,0 0,0 1,5 4,4 0,0 100,0 94,1 13,1 171 Arequipa 58,5 34,3 1,6 0,0 0,0 1,0 4,6 0,0 100,0 94,4 27,4 309 Ayacucho 33,3 49,3 9,9 0,0 0,7 1,0 5,4 0,3 100,0 92,5 9,0 251 Cajamarca 28,5 29,0 7,4 0,0 0,2 26,6 8,3 0,0 100,0 64,9 11,0 562 Cusco 33,0 39,4 6,8 0,3 5,2 0,4 14,8 0,2 100,0 79,2 11,7 364 Huancavelica 26,0 40,2 4,1 0,3 2,8 3,1 23,5 0,0 100,0 70,3 5,5 222 Huánuco 25,9 42,6 9,9 0,4 1,6 8,1 10,7 0,7 100,0 78,4 8,8 307 Ica 60,6 36,6 0,5 0,3 0,0 1,3 0,8 0,0 100,0 97,7 23,4 234 Junín 33,5 33,0 3,7 0,2 0,0 10,1 18,5 1,0 100,0 70,1 13,4 449 La Libertad 46,6 26,3 2,0 0,0 1,3 14,9 8,3 0,4 100,0 75,0 20,5 543 Lambayeque 57,9 30,4 1,9 0,0 0,0 9,9 0,0 0,0 100,0 90,1 27,2 271 Lima 77,1 20,3 0,5 0,1 0,0 0,8 1,2 0,0 100,0 97,9 36,4 2 626 Loreto 25,0 25,8 1,9 0,1 0,6 16,8 28,3 1,5 100,0 52,7 9,5 478 Madre de Dios 47,1 41,7 1,7 0,2 0,0 2,8 6,4 0,0 100,0 90,6 16,2 48 Moquegua 59,5 37,0 0,6 0,0 0,0 0,6 2,3 0,0 100,0 97,1 30,9 61 Pasco 43,4 28,3 9,0 0,0 0,0 5,5 13,2 0,5 100,0 80,8 10,4 109 Piura 49,0 35,2 1,4 0,0 0,0 10,2 4,2 0,0 100,0 85,6 27,5 584 Puno 27,1 32,2 4,9 0,3 1,7 4,8 28,3 0,7 100,0 64,2 7,4 504 San Martín 31,0 32,3 2,8 0,3 0,0 25,0 8,6 0,0 100,0 66,1 12,9 294 Tacna 56,9 34,9 3,2 0,0 0,0 0,6 4,4 0,0 100,0 95,0 29,6 105 Tumbes 52,8 41,7 0,2 0,0 0,0 3,2 1,5 0,5 100,0 94,8 35,5 79 Ucayali 19,6 39,8 2,8 0,3 0,2 14,3 22,1 1,0 100,0 62,1 7,0 191 Región natural Lima Metropolitana 80,1 18,2 0,3 0,0 0,0 0,7 0,7 0,0 100,0 98,6 38,4 2 304 Resto Costa 58,1 35,4 1,0 0,0 0,0 3,9 1,6 0,0 100,0 94,5 28,1 1 995 Sierra 33,1 33,9 5,8 0,3 1,4 10,3 14,8 0,4 100,0 72,8 11,0 3 520 Selva 29,1 32,1 3,2 0,1 0,2 17,0 17,7 0,7 100,0 64,3 11,0 1 487 Nivel de educación Sin educación 21,5 22,6 10,8 0,2 2,1 21,0 21,2 0,7 100,0 54,8 5,2 355 Primaria 28,8 29,0 5,4 0,2 1,3 14,8 19,8 0,6 100,0 63,3 8,5 2 897 Secundaria 54,2 34,6 1,8 0,1 0,2 4,8 4,1 0,1 100,0 90,7 23,0 3 963 Superior 73,7 24,0 0,5 0,1 0,0 0,7 1,0 0,0 100,0 98,2 39,1 2 090 Quintil de riqueza Quintil inferior 19,9 27,6 5,9 0,3 1,6 20,6 23,4 0,6 100,0 53,5 5,9 2 288 Segundo quintil 39,1 36,3 4,7 0,3 0,7 7,7 10,8 0,4 100,0 80,2 12,4 2 180 Quintil intermedio 57,7 35,9 1,3 0,0 0,1 2,9 2,0 0,1 100,0 94,9 23,6 1 965 Cuarto quintil 69,5 28,0 0,9 0,0 0,0 0,6 1,0 0,1 100,0 98,3 32,9 1 599 Quintil superior 82,3 17,2 0,0 0,0 0,0 0,1 0,4 0,0 100,0 99,5 47,0 1 273 Total 2009 49,4 30,1 3,0 0,1 0,6 7,6 8,9 0,3 100,0 82,5 21,4 9 305 Total 2000 35,7 19,1 21,1 18,3 0,9 100,0 nd 12,7 12 222 Nota: Se incluyen todos los nacimientos en el período de 0 - 59 meses antes de la entrevista. Solamente se incluye el último nacimiento de la entrevistada. Si la mujer mencionó más de una persona, solamente se considera la más capacitada. 1/ Proveedor de salud calificado incluye médico, obstetriz y enfermera. nd = no disponible. [ 4,5 ] Porcen- taje de nacimien- tos por cesárea Cuadro 8.6 Atención durante el parto para los menores de cinco años Distribución porcentual de nacimientos en los cinco años que precedieron la encuesta, por la persona que proporcionó la atención durante el parto, y porcentaje de nacimiento por cesárea, según características seleccionadas, Perú 2009. Número de naci- mientos Características seleccionadas Persona que proporcionó la atención del parto Porcentaje de partos por profesional de la salud calificado 1/ Salud materna 179 • El nacimiento por cesárea, que se estima debe situarse entre 5,0 y 15,0 por ciento de todos los nacimientos como solución final a complicaciones del embarazo y parto, continúa aumentando en el Perú, y revelando inequidades importantes. Así, se incrementó de 12,7 a 21,4 por ciento entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009. Como ya ha ocurrido anteriormente, al desagregar la cifra por características de la mujer, se revelan importantes contrastes. Se observa que las cesáreas fueron el 47,0 por ciento entre las mujeres en el quintil superior, 39,1 por ciento entre las mujeres más educadas, 38,4 por ciento en Lima Metropolitana, 36,4 y 35,5 por ciento en Lima y Tumbes, respectivamente. Por otro lado, se mantiene en niveles inaceptablemente bajos entre las mujeres que no dieron a luz en un establecimiento de salud (1,5 por ciento), entre las mujeres sin educación (5,2 por ciento) o residentes en Huancavelica (5,5 por ciento), y en niveles bastante bajos como entre mujeres del quintil inferior (5,9 por ciento), residentes en Ucayali o Puno (7,0 y 7,4 por ciento, respectivamente) o que viven en el área rural (7,5 por ciento), o entre mujeres con seis o más hijos e hijas o que residen en Huánuco ( 8,4 y 8,8 por ciento, respectivamente). 8.3 CUIDADO POSTNATAL DE LAS MADRES El control postnatal, especialmente si ocurre tempranamente, es importante para reconocer signos de peligro para la madre y el niño o la niña recién nacida, como la hemorragia postparto en la madre, la asfixia en el o la recién nacida, o la infección en ambos. En la ENDES Continua 2009, entre otros indicadores, se recogió información sobre la ocurrencia de cuidado postnatal; y si ocurrió, el periodo después del parto en que se dio el primer control. Esto se preguntó para los últimos nacimientos entre mujeres que tuvieron hijos e hijas en los cinco años anteriores a la encuesta, y cuyos nacimientos ocurrieron tanto dentro como fuera de un establecimiento de salud.1 Los resultados se presentan en el Cuadro 8.7.1. La información sobre la persona que proporcionó la atención postnatal a la madre se presenta en el Cuadro 8.8.1. Para efectos de comparación con la ENDES 2000, en los Cuadros 8.7.2 y 8.8.2 se presentan la información de la ocurrencia del cuidado postnatal y persona que lo proporcionó para los últimos nacimientos que no ocurrieron en un establecimiento de salud. Cuadros 8.7.1 y 8.7.2 Niveles y momento del control postnatal de los últimos nacimientos • La mayoría de mujeres (64,3 por ciento) tuvo un primer control postnatal dentro de las primeras cuatro horas después del parto, lo que es una situación ventajosa. Si se añade la proporción que la tuvo entre las 4 y 23 horas postparto, nueve de cada diez mujeres tuvieron su control postnatal antes de los dos días después del parto. • Los porcentajes difieren por características de las mujeres. Así, sólo un 52,9 por ciento de mujeres en el quintil inferior tuvieron un control antes de las cuatro horas postparto. Similares porcentajes se encuentran con mujeres de Tacna (50,0 por ciento), Ucayali (52,2 por ciento), Cajamarca (53,9 por ciento), San Martín (55,8 por ciento) o Piura (56,5 por ciento), sin educación (56,2 por ciento) o que tienen seis hijos e hijas o más (52,7 por ciento). Aunque estos datos no están desagregados, es probable que los bajos porcentajes de control posnatal estén relacionados a una mayor proporción de partos domiciliarios. De manera similar, las bajas proporciones de control temprano están relacionadas con altos porcentajes de mujeres que no recibieron control alguno, como es el caso de las mujeres en el quintil inferior (23,3 por ciento), sin educación (22,1 por ciento), entre las de Loreto (31,6 por ciento) y Ucayali (24,8 por ciento) o, en general, de la Selva (20,8 por ciento). Existen algunos departamentos donde a pesar de que una buena proporción de mujeres han tenido un control postnatal temprano, un alto porcentaje todavía no recibe ningún control, como fue el caso de Cajamarca (53,9 por ciento de control temprano pero 21,2 por ciento sin control) o Amazonas (63,8 por ciento de control temprano pero 19,3 por ciento sin control). • No recibieron control postnatal (o lo recibieron después de 41 días) un 7,8 por ciento de mujeres. Niveles y momento del control postnatal en los últimos nacimientos que no ocurrieron en un establecimiento de salud • Entre las mujeres que no dieron a luz en un establecimiento de salud, el 35,8 por ciento no tuvo atención postnatal; esto es 31,1 puntos porcentuales menos respecto a la ENDES 2000. Aunque esta condición 1 En tal sentido los resultados presentados en los cuadros 8.7.1 y 8.8.1 sobre control postnatal no son comparables con los que aparecen en la ENDES 2000, los que están basados sólo en nacimientos ocurridos fuera de un establecimiento de salud. 180 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 constituye una situación en extremo riesgosa, considerando que una alta proporción de las muertes materna ocurren en el postparto, se evidencia una disminución favorable desde la ENDES 2000 (66,9 por ciento). Esta cifra descendió a 25,6 por ciento en el área urbana pero subió a niveles de 44,4 por ciento en mujeres sin educación y en aquellas del quintil inferior de riqueza (44,9 por ciento). Me no s de 4 ho ras 4-2 3 h ora s 2 d ías 3 -41 d ías N o sabe/ s in in fo rma ción E dad de la m adre al n acimiento M enos de 20 años 60 ,4 23 ,6 1,8 4,5 0 ,3 9,5 100 ,0 1 089 20-34 65 ,2 20 ,7 2,8 3,8 0 ,2 7,3 100 ,0 5 241 35-49 63 ,9 20 ,6 3,4 3,5 0 ,3 8,3 100 ,0 1 407 O rd en de na cim ien to Prim er nac imie nto 66 ,6 24 ,2 2,1 2,1 0 ,3 4,7 100 ,0 2 567 2-3 65 ,8 21 ,2 2,8 3,6 0 ,3 6,3 100 ,0 3 416 4-5 61 ,0 17 ,2 2,5 6,2 0 ,1 13,0 100 ,0 1 113 6+ 52 ,7 14 ,4 5,2 8,3 0 ,0 19,4 100 ,0 642 Á rea de re siden cia Ur bana 67 ,4 25 ,3 2,1 2,0 0 ,4 2,9 100 ,0 5 166 Ru ral 58 ,1 12 ,6 3,9 7,6 0 ,0 17,7 100 ,0 2 571 D epartamento Am azo nas 63 ,8 10 ,7 1,3 4,9 0 ,0 19,3 100 ,0 128 Áncash 86 ,7 3 ,7 1,1 3,2 0 ,3 4,9 100 ,0 319 Apurím ac 84 ,4 12 ,3 1,2 0,4 0 ,0 1,7 100 ,0 139 Arequ ipa 73 ,5 23 ,8 0,9 1,4 0 ,0 0,5 100 ,0 263 Ayacucho 80 ,7 13 ,9 1,1 1,9 0 ,6 1,8 100 ,0 198 Ca jam arca 53 ,9 10 ,5 5,8 8,2 0 ,4 21,2 100 ,0 454 Cu sco 68 ,2 16 ,2 3,4 4,8 0 ,0 7,5 100 ,0 299 Hu ancaveli ca 69 ,6 8 ,3 8,9 5,5 0 ,7 7,1 100 ,0 167 Hu ánuco 70 ,2 14 ,9 1,8 3,7 0 ,0 9,4 100 ,0 247 Ica 73 ,6 22 ,1 1,5 1,2 0 ,7 0,8 100 ,0 202 Ju nín 64 ,6 13 ,7 4,7 4,8 0 ,6 11,6 100 ,0 376 La Libertad 65 ,8 13 ,7 2,3 10,8 0 ,0 7,4 100 ,0 449 Lam bayeque 66 ,9 20 ,0 2,8 4,1 0 ,0 6,1 100 ,0 233 Lim a 64 ,1 32 ,0 1,7 0,3 0 ,3 1,5 100 ,0 2 283 Loreto 38 ,8 19 ,2 3,7 6,8 0 ,0 31,6 100 ,0 360 M adre de Dios 66 ,2 26 ,5 2,1 1,8 0 ,3 3,0 100 ,0 40 M oquegua 69 ,7 22 ,8 3,0 1,1 0 ,5 2,9 100 ,0 53 Pasco 62 ,2 15 ,1 6,6 3,6 0 ,2 12,3 100 ,0 90 Piura 56 ,5 27 ,6 3,1 6,0 0 ,0 6,8 100 ,0 490 Puno 62 ,4 20 ,1 2,4 5,7 0 ,4 9,1 100 ,0 400 San M artín 55 ,8 15 ,8 2,3 9,4 0 ,0 16,7 100 ,0 238 T acna 50 ,0 31 ,7 11,5 4,4 0 ,9 1,5 100 ,0 95 T umb es 87 ,1 8 ,0 2,0 1,2 0 ,0 1,7 100 ,0 70 Ucayali 52 ,2 13 ,9 2,9 6,2 0 ,0 24,8 100 ,0 146 R egión natural Lim a M etropo litana 63 ,9 31 ,9 1,9 0,3 0 ,4 1,5 100 ,0 2 013 Re sto Cos ta 69 ,2 22 ,8 2,3 2,7 0 ,2 2,7 100 ,0 1 702 Sierra 65 ,7 14 ,7 3,4 6,0 0 ,3 10,0 100 ,0 2 849 Selva 54 ,4 15 ,3 3,1 6,3 0 ,1 20,8 100 ,0 1 174 N ivel de edu cac ió n Sin educac ión 56 ,2 7 ,7 5,0 9,0 0 ,0 22,1 100 ,0 263 Prim aria 59 ,1 13 ,1 3,4 8,1 0 ,1 16,2 100 ,0 2 264 Secundaria 66 ,7 24 ,0 2,6 2,1 0 ,2 4,4 100 ,0 3 373 Super ior 67 ,5 27 ,4 1,9 1,0 0 ,6 1,7 100 ,0 1 838 Q uin til d e riq ue za Quint il infer ior 52 ,9 10 ,8 3,8 9,3 0 ,0 23,3 100 ,0 1 713 Segun do q uint il 66 ,8 17 ,1 3,8 5,4 0 ,1 6,8 100 ,0 1 764 Quint il inter me dio 71 ,0 22 ,3 2,3 1,5 0 ,3 2,6 100 ,0 1 737 Cu arto qu intil 65 ,4 29 ,9 1,7 0,9 0 ,3 1,8 100 ,0 1 403 Quint il supe rior 66 ,2 29 ,9 1,4 0,6 0 ,6 1,3 100 ,0 1 121 T o tal 64 ,3 21 ,1 2,7 3,8 0 ,3 7,8 100 ,0 7 737 1 / Inc luye mujeres que rec ibieron e l control despu és de 41 días. C uad ro 8 .7.1 M o men to del p rimer con trol postn atal D is trib ució n porcentual de mu jeres de 15 -49 año s qu e tu vier on hijas e hijos que n acier on en los cinco a ños anteriores a l a encues ta, p or m om ento del prim er control pos tn atal par a el nac im iento m ás r ecie nte, seg ún carac teríst ica s sel ecc ionad as, P erú 2009. C aracter ís tica s seleccionadas M o men to d el p rime r co ntro l postn ata l No recib ió atención p ostn atal 1/ T o tal N úm ero d e n aci- m ien tos Salud materna 181 Menos de 4 horas 4-23 horas 2 días 3-41 días Edad de la madre al nacimiento Menor de 20 años 24,8 7,0 5,2 21,5 41,5 100,0 215 20-34 28,9 8,9 7,9 19,9 34,4 100,0 913 35-49 29,5 9,4 8,2 17,2 35,8 100,0 267 Orden de nacimiento Primer nacimiento 31,6 8,4 7,1 18,7 34,2 100,0 233 2-3 31,0 9,5 8,2 19,5 31,8 100,0 553 4-5 26,8 7,6 5,4 21,4 38,9 100,0 322 6+ 22,3 8,7 9,2 18,7 41,2 100,0 287 Área de residencia Urbana 31,8 9,4 8,1 25,0 25,6 100,0 341 Rural 27,2 8,5 7,4 17,9 39,0 100,0 1 054 Departamento Amazonas (31,0) (5,0) (3,7) (13,8) (46,5) 100,0 46 Áncash 48,1 7,0 2,9 17,6 24,4 100,0 59 Apurímac * * * * * 100,0 6 Arequipa * * * * * 100,0 20 Ayacucho * * * * * 100,0 14 Cajamarca 21,1 4,0 7,8 21,0 46,0 100,0 178 Cusco (18,4) (13,2) (15,7) (25,1) (27,5) 100,0 57 Huancavelica 37,7 8,5 22,6 16,9 14,3 100,0 54 Huánuco 44,8 10,0 4,1 13,6 27,5 100,0 67 Ica * * * * * 100,0 8 Junín 20,8 11,2 12,3 15,6 40,2 100,0 109 La Libertad 25,5 3,8 7,3 40,2 23,2 100,0 121 Lambayeque * * * * * 100,0 22 Lima (64,5) (14,9) (9,9) (2,1) (8,5) 100,0 78 Loreto 7,9 0,9 2,2 15,4 73,7 100,0 150 Madre de Dios2/ (30,6) (14,8) (13,3) (16,5) (21,8) 100,0 4 Moquegua * * * * * 100,0 2 Pasco 25,5 22,3 13,5 16,1 22,6 100,0 20 Piura 23,6 10,3 6,7 26,2 33,2 100,0 86 Puno 44,2 17,8 5,3 13,5 19,2 100,0 159 San Martín 13,1 5,5 4,9 27,0 49,5 100,0 72 Tacna * * * * * 100,0 7 Tumbes * * * * * 100,0 4 Ucayali 7,7 0,0 4,2 17,9 70,2 100,0 50 Región natural Lima Metropolitana * * * * * 100,0 44 Resto Costa 30,9 11,7 5,7 28,7 23,0 100,0 129 Sierra 33,0 10,5 8,7 19,7 28,0 100,0 844 Selva 13,5 2,9 4,5 18,5 60,6 100,0 378 Nivel de educación Sin educación 20,0 6,9 9,0 19,7 44,4 100,0 120 Primaria 24,0 9,0 6,9 20,8 39,2 100,0 846 Secundaria 35,2 7,5 9,1 18,1 30,2 100,0 360 Superior 60,5 14,3 5,2 12,5 7,3 100,0 69 Quintil de riqueza Quintil inferior 23,0 6,9 6,4 18,9 44,9 100,0 830 Segundo quintil 31,3 11,0 10,9 22,2 24,6 100,0 388 Quintil intermedio 35,7 13,1 8,4 18,5 24,1 100,0 109 Cuarto quintil (56,2) (2,7) (3,6) (25,0) (12,5) 100,0 37 Quintil superior * * * * * 100,0 30 Total 2009 28,3 8,7 7,6 19,6 35,8 100,0 1 395 Total 2000 nd 66,9 100,0 4 013 2/ En Madre de Dios no se incluye un caso sin ponderar. Cuadro 8.7.2 Momento del primer control postnatal en mujeres con hijas e hijos que no nacieron en un establecimiento de salud Distribución porcentual de las mujeres que tuvieron hijas e hijos que no nacieron en establecimiento de salud en los cinco años anteriores a la encuesta por momento de la primera atención postnatal para el nacimiento más reciente, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Momento del primer control postnatal No recibió atención postparto 1/ Total Número de naci- mientos [ 4,6 ] Nota: Se incluyen todos los nacimientos en el período de 0-59 meses antes de la entrevista. Solamente se incluye el último nacimiento de la entrevistada. Si la mujer mencionó más de una persona solamente se considera la más capacitada en el cuadro. Las distribuciones porcentuales basadas en 25-49 casos no ponderados se presentan entre parentesis. Las distribuciones porcentuales basadas en menos de 25 casos sin ponderar no se muestran (*). 1/ Incluye mujeres que recibieron el control después de 41 días. nd = No disponible. 182 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadros 8.8.1 y 8.8.2 Persona que proporcionó la atención postnatal en los últimos nacimientos • Del total de últimos nacimientos que recibieron control postnatal, la mayoría de ellos fueron atendidos por médico (38,0 por ciento), seguido cercanamente por obstetriz (34,9 por ciento) y luego por enfermera (16,4 por ciento); en conjunto, representan un total de 89,3 por ciento de mujeres atendidas por un personal calificado. Es importante resaltar la muy baja participación de personal de primer nivel o comunitario (sanitario/promotora o comadrona/partera) como proveedor de atención postnatal. • Se aprecian nuevamente los conocidos diferenciales para este servicio. Así, sólo 16,7 por ciento de mujeres en el quintil inferior recibieron atención postnatal por un médico, comparado con el 59,7 por ciento entre mujeres del quintil superior. En forma similar, sólo 18,0 por ciento de mujeres sin educación accedieron al médico para su primer control postnatal en comparación con el 52,0 por ciento de mujeres con educación superior. Subsisten marcadas diferencias como 60,2 por ciento de control postnatal médico en Ica en comparación con sólo 15,3 por ciento en Áncash, 18,1 por ciento en Ayacucho y 18,7 por ciento en Huancavelica, 20,0 por ciento en Huánuco, y en general, 25,9 por ciento para toda la Sierra. Con excepción de Madre de Dios, todos los departamentos ubicados en la Selva presentan las más bajas coberturas de atención postnatal por médico del país, como 18,6 por ciento en San Martín, 20,6 por ciento en Ucayali, 20,9 por ciento en Amazonas y 27,5 por ciento en Loreto. • En contraste, en muchas zonas alejadas de la Sierra y Selva, los porcentajes de atención postnatal por obstetriz son bastante elevados, y por encima de lo encontrado con médicos. Tal es el caso de Huancavelica (54,5 por ciento), Ayacucho (53,5 por ciento), Cusco (53,3 por ciento), Áncash (46,6 por ciento), Ucayali (43,8 por ciento) y Huánuco (42,8 por ciento). Curiosamente, algunos departamentos de la Costa exhiben también porcentajes altos y mayores que con médicos de control postnatal por obstetrices, como Tumbes (61,9 por ciento), Tacna (45,8 por ciento) y Lambayeque (39,4 por ciento). Persona que proporcionó la atención postnatal en los últimos nacimientos que no ocurrieron en un establecimiento de salud • Del total de últimos nacimientos que no ocurrieron en servicio de salud pero que recibieron atención postnatal, la mayoría de ellos fue atendido por obstetriz, seguido por enfermera y luego por médico, situación que se mantiene igual a la ENDES 2000. De igual forma, es poca la participación del personal de primer nivel de salud o comunitario (otro trabajador de salud y comadrona o partera) como proveedor de atención postnatal. • Para la ENDES Continua 2009, algunos diferenciales son evidentes y se mantienen al igual que en la ENDES 2000, como el hecho que en el área urbana es bastante mayor el porcentaje de atención postnatal proveído por médico u obstetriz, mientras que el área rural es la obstetriz y la enfermera. En cuanto a la atención proporcionada por comadrona/partera, en el área rural han variado las preferencias de 0,7 por ciento en la ENDES 2000 a 1,6 por ciento en la ENDES Continua 2009. Aún existen diferencias por poder económico, como se aprecia entre las mujeres atendidas por médico en el quintil intermedio y el quintil inferior de riqueza (14,1 y 6,3 por ciento). Salud materna 183 Médico Obstetriz Enfermera Otro traba- jador de la salud Comadrona/ partera Otro Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 31,8 37,8 18,1 0,0 0,2 2,7 9,5 100,0 1 089 20-34 37,9 35,6 16,2 0,3 0,3 2,4 7,3 100,0 5 241 35-49 43,0 30,3 16,0 0,1 0,2 2,1 8,3 100,0 1 407 Orden de nacimiento Primer nacimiento 42,4 32,5 18,5 0,1 0,1 1,6 4,7 100,0 2 567 2-3 39,9 36,0 15,1 0,2 0,2 2,2 6,3 100,0 3 416 4-5 29,7 38,2 15,2 0,2 0,6 3,1 13,0 100,0 1 113 6+ 24,5 33,1 17,3 0,4 0,7 4,6 19,4 100,0 642 Área de residencia Urbana 47,6 33,5 14,9 0,1 0,1 1,1 2,9 100,0 5 166 Rural 18,8 37,9 19,5 0,4 0,7 5,0 17,7 100,0 2 571 Departamento Amazonas 20,9 36,9 11,8 0,0 2,6 8,5 19,3 100,0 128 Áncash 15,3 46,6 26,6 0,0 0,0 6,7 4,9 100,0 319 Apurímac 41,4 45,8 10,8 0,0 0,0 0,3 1,7 100,0 139 Arequipa 56,2 39,1 4,3 0,0 0,0 0,0 0,5 100,0 263 Ayacucho 18,1 53,5 25,1 0,0 0,0 1,6 1,8 100,0 198 Cajamarca 26,3 30,7 19,0 0,0 1,3 1,5 21,2 100,0 454 Cusco 23,8 53,3 12,3 0,6 0,0 2,5 7,5 100,0 299 Huancavelica 18,7 54,5 11,8 0,3 0,0 7,6 7,1 100,0 167 Huánuco 20,0 42,8 23,8 0,3 0,0 3,8 9,4 100,0 247 Ica 60,2 32,9 5,0 0,0 0,0 1,0 0,8 100,0 202 Junín 25,9 39,8 16,3 0,0 0,5 5,8 11,6 100,0 376 La Libertad 42,5 39,4 9,8 0,6 0,0 0,3 7,4 100,0 449 Lambayeque 26,5 39,4 26,5 0,0 0,5 1,0 6,1 100,0 233 Lima 57,5 22,6 17,7 0,1 0,0 0,5 1,5 100,0 2 283 Loreto 27,5 27,0 9,0 0,1 0,8 4,0 31,6 100,0 360 Madre de Dios 57,7 19,9 17,2 0,0 0,0 2,0 3,0 100,0 40 Moquegua 58,4 29,6 8,4 0,0 0,0 0,7 2,9 100,0 53 Pasco 26,5 28,5 28,7 0,0 0,0 4,0 12,3 100,0 90 Piura 38,6 36,2 17,1 0,0 0,0 1,3 6,8 100,0 490 Puno 20,3 42,5 22,3 1,0 1,2 3,7 9,1 100,0 400 San Martín 18,6 39,9 12,8 0,3 0,5 11,2 16,7 100,0 238 Tacna 31,2 45,8 18,7 0,0 0,0 2,7 1,5 100,0 95 Tumbes 26,0 61,9 9,5 0,0 0,0 0,9 1,7 100,0 70 Ucayali 20,6 43,8 9,8 0,2 0,0 0,8 24,8 100,0 146 Región natural Lima Metropolitana 59,5 20,7 17,9 0,0 0,0 0,3 1,5 100,0 2 013 Resto Costa 42,4 39,7 14,3 0,0 0,0 1,0 2,7 100,0 1 702 Sierra 25,9 42,0 17,7 0,4 0,4 3,5 10,0 100,0 2 849 Selva 24,1 35,3 13,7 0,2 0,9 5,1 20,8 100,0 1 174 Nivel de educación Sin educación 18,0 33,0 22,4 0,8 1,0 2,7 22,1 100,0 263 Primaria 23,9 36,7 17,8 0,4 0,5 4,5 16,2 100,0 2 264 Secundaria 41,4 37,2 15,2 0,1 0,2 1,6 4,4 100,0 3 373 Superior 52,0 29,0 16,1 0,0 0,1 1,2 1,7 100,0 1 838 Quintil de riqueza Quintil inferior 16,7 35,4 17,8 0,5 0,8 5,5 23,3 100,0 1 713 Segundo quintil 28,0 43,3 18,5 0,4 0,3 2,8 6,8 100,0 1 764 Quintil intermedio 43,4 38,6 13,9 0,0 0,1 1,4 2,6 100,0 1 737 Cuarto quintil 52,5 30,6 14,2 0,0 0,1 0,8 1,8 100,0 1 403 Quintil superior 59,7 20,9 17,7 0,0 0,0 0,4 1,3 100,0 1 121 Total 38,0 34,9 16,4 0,2 0,3 2,4 7,8 100,0 7 737 1/ Incluye mujeres que recibieron el control después de 41 días. Cuadro 8.8.1 Proveedor del primer control postnatal Distribución porcentual de mujeres con nacimientos en los cinco años que precedieron la encuesta, por persona que proporcionó el control postnatal a la madre después del nacimiento más reciente, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Persona que proporcionó a la madre primer control postparto No recibió atención postparto 1/ Total Número de naci- mientos 184 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Médico Obstetriz Enfermera Otro traba- jador de la salud Comadrona/ partera Otro Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 8,8 23,3 16,5 0,0 1,0 8,8 41,5 100,0 215 20-34 9,7 31,8 15,5 1,3 1,6 5,6 34,4 100,0 913 35-49 13,1 26,3 17,1 0,0 1,2 6,6 35,8 100,0 267 Orden de nacimiento Primer nacimiento 8,3 27,2 20,4 1,5 1,4 7,1 34,2 100,0 233 2-3 13,3 31,2 16,6 0,9 1,2 5,0 31,8 100,0 553 4-5 8,4 31,8 12,5 0,4 2,0 6,0 38,9 100,0 322 6+ 8,0 25,2 15,1 0,7 1,5 8,3 41,2 100,0 287 Área de residencia Urbana 21,3 40,2 8,6 1,2 0,9 2,1 25,6 100,0 341 Rural 6,7 25,9 18,4 0,8 1,6 7,6 39,0 100,0 1 054 Departamento Amazonas (6,1) (20,2) (6,6) 0,0 (7,3) (13,3) (46,5) 100,0 46 Áncash 8,4 39,8 13,7 0,0 0,0 13,7 24,4 100,0 59 Apurímac * * * * * * * 100,0 6 Arequipa * * * * * * * 100,0 20 Ayacucho * * * * * * * 100,0 14 Cajamarca 3,8 20,2 25,0 0,0 2,7 2,2 46,0 100,0 178 Cusco (7,2) (55,2) (10,1) 0,0 0,0 0,0 (27,5) 100,0 57 Huancavelica 13,9 34,9 17,1 1,1 0,0 18,8 14,3 100,0 54 Huánuco 5,7 32,0 24,3 0,0 0,0 10,4 27,5 100,0 67 Ica * * * * * * * 100,0 8 Junín 1,8 21,1 20,0 0,0 1,8 15,1 40,2 100,0 109 La Libertad 17,6 43,8 11,9 2,4 0,0 1,0 23,2 100,0 121 Lambayeque * * * * * * * 100,0 22 Lima (31,5) (35,7) (19,9) (4,4) 0,0 0,0 (8,5) 100,0 78 Loreto 6,2 12,6 1,1 0,3 2,0 4,2 73,7 100,0 150 Madre de Dios (26,3) (22,5) (16,7) 0,0 0,0 (12,6) (21,8) 100,0 4 Moquegua * * * * * * * 100,0 2 Pasco 9,1 14,9 47,4 0,0 0,0 5,9 22,6 100,0 20 Piura 10,0 36,9 13,8 0,0 0,0 6,1 33,2 100,0 86 Puno 11,7 35,7 23,8 2,6 3,0 3,9 19,2 100,0 159 San Martín 5,8 18,4 5,6 1,0 1,8 17,9 49,5 100,0 72 Tacna * * * * * * * 100,0 7 Tumbes * * * * * * * 100,0 4 Ucayali 3,8 16,6 9,0 0,0 0,0 0,4 70,2 100,0 50 Región natural Lima Metropolitana * * * * * * * 100,0 44 Resto Costa 15,9 51,6 5,4 0,0 0,0 4,1 23,0 100,0 129 Sierra 9,6 32,0 21,7 1,3 1,2 6,2 28,0 100,0 844 Selva 5,0 17,3 6,2 0,3 2,7 7,9 60,6 100,0 378 Nivel de educación Sin educación 6,9 23,7 16,1 1,7 2,2 5,0 44,4 100,0 120 Primaria 8,4 27,0 16,2 0,7 1,2 7,3 39,2 100,0 846 Secundaria 10,2 35,1 16,9 1,2 1,7 4,7 30,2 100,0 360 Superior 39,2 39,9 8,2 0,0 1,9 3,5 7,3 100,0 69 Quintil de riqueza Quintil inferior 6,3 22,6 16,0 1,0 1,6 7,7 44,9 100,0 830 Segundo quintil 11,0 40,3 16,4 1,1 1,2 5,4 24,6 100,0 388 Quintil intermedio 14,1 40,6 17,9 0,0 1,0 2,2 24,1 100,0 109 Cuarto quintil (27,4) (46,3) (10,2) 0,0 (3,6) 0,0 (12,5) 100,0 37 Quintil superior * * * * * * * 100,0 30 Total 2009 10,3 29,4 16,0 0,9 1,5 6,3 35,8 100,0 1 395 Total 2000 8,7 13,5 0,5 - 66,9 100,0 4 013[ 10,1 ] Nota: Se incluyen todos los nacimientos en el período de 0-59 meses antes de la entrevista. Solamente se incluye el último nacimiento de la entrevistada. Si la mujer mencionó más de una persona, solamente la más capacitada se considera en el cuadro. Las distribuciones porcentuales basadas en 25-49 casos no ponderados se presentan entre paréntesis. Las distribuciones porcentuales basadas en menos de 25 casos sin ponderar no se muestran (*). 1/ Incluye mujeres que recibieron el control después de 41 días. Cuadro 8.8.2 Proveedores de atención postnatal para los menores de cinco años que no ocurrieron en establecimiento de salud Distribución porcentual de últimos nacimientos en los cinco años que precedieron la encuesta que no ocurrieron en establecimiento de salud, por persona que proporcionó la atención postnatal, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Persona que proporcionó la atención postparto No recibió atención postparto 1/ Total Número de naci- mientos Salud materna 185 Se presenta a continuación, en el Cuadro 8.9, los resultados sobre las diversas respuestas de las mujeres entrevistadas cuando se les planteó si cada uno de ciertos aspectos podía ser un gran problema para ellas, para acceder a servicios de salud cuando estuvieran enfermas. Se debe tener en cuenta que estas respuestas no son espontáneas sino son los porcentajes que contestan positivamente a cada aspecto preguntado. Cuadro 8.9 Barreras al acceso a servicios de salud • Casi la totalidad de mujeres entrevistadas (96,9 por ciento) reportaron algún motivo suficiente que constituye un gran problema para su acceso a servicios de salud cuando se encuentran enfermas. Esta cifra es aún más alta que en el 2000 (82,7 por ciento). • Por motivos específicos, nueve de cada diez mujeres dijeron que puede no haber quién la atienda o que no haya medicinas disponibles. El siguiente motivo es el problema de conseguir dinero para el tratamiento, el que fue expresado por casi dos tercios de mujeres (similar a los niveles de la ENDES 2000). Obviamente esta razón, la esgrimen sólo un 38,7 por ciento de mujeres en el quintil superior de riqueza o con educación superior (45,8 por ciento), en comparación con 83,2 por ciento de mujeres en el quintil inferior o con cinco hijos e hijas o más (84,9 por ciento), y 85,4 por ciento entre las mujeres sin nivel de educación. También es un problema grande en áreas rurales (79,6 por ciento), y en Ayacucho (81,7 por ciento) o Puno (78,1 por ciento), y en la Sierra como un todo (73,6 por ciento), pero menos en Lima Metropolitana (54,0 por ciento). • El siguiente problema es el pensar que pueda no haber personal femenino, el que fue reportado por 56,9 por ciento de mujeres. Nuevamente, este es un problema menos sentido entre mujeres educadas (42,7 por ciento) o que cuentan con mayores recursos económicos (44,2 por ciento). Curiosamente, tampoco parece ser un problema importante entre mujeres residentes en Moquegua (39,3 por ciento) y en departamentos de la Selva, tales como Ucayali (40,3 por ciento), y San Martín (44,5 por ciento). • La razón “distancia al establecimiento” como problema de acceso a los servicios de salud fue mayor en 9,4 puntos porcentuales al encontrado en la ENDES 2000 (43,0 frente a 33,6 por ciento); mientras que la razón “no querer ir sola” equivale a 38,8 por ciento. Con esta última razón, no se observan grandes diferencias por características de las mujeres, mas sí las hay con la razón de distancia. Así, fuertes contrastes aparecen entre madres más pobres (quintil inferior) comparadas con las del quintil superior (67,8 frente a 24,9 por ciento), las que no tienen educación con las que tienen educación superior (60,6 frente a 30,3 por ciento) y las que viven en área rural o urbana (65,7 frente a 35,3 por ciento). La distancia al establecimiento sigue siendo un problema en Cajamarca (62,3 por ciento), Cusco (58,9 por ciento), Ayacucho (58,7 por ciento) y Junín (57,1 por ciento), y en la Sierra en general (54,8 por ciento), aunque disminuyó en algunos lugares específicos, como en Apurímac (40,5 por ciento). Hay también diferencias entre las que tienen cinco o más hijos e hijas y las que no los tienen (60,5 frente a 36,6 por ciento). • La necesidad de tener que tomar transporte para acceder a los servicios de salud está relacionada a la anterior razón (distancia al establecimiento), por lo que el patrón en los porcentajes de mujeres que mencionan dicha razón como problema de acceso es similar, inclusive más contrastante entre los extremos educativos (61,5 frente a 21,6 por ciento) y de riqueza (69,8 frente a 16,7 por ciento) y por área de residencia (66,7 frente a 27,4 por ciento rural/urbano). Nuevamente es un problema en Cajamarca, Ayacucho y Puno (59,8, 58,5 y 58,1 por ciento, respectivamente). El conseguir permiso para ir a tratamiento tuvo una baja expresión entre las mujeres, alcanzando apenas un 17,8 por ciento en total y sin diferencias notables por características. 186 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Conseguir permiso para ir a tratamiento Conseguir dinero para tratamiento Distancia al estableci- miento de salud Tener que tomar transporte No quiere ir sola Preocupa- ción que no haya personal femenino Pensar que puede no haber quien atienda Pensar que no haya medicinas disponibles Cualquiera de las anteriores Edad 15-19 18,8 57,0 40,1 33,3 58,1 68,8 90,4 91,6 98,4 4 536 20-34 16,5 63,2 41,9 37,5 35,7 56,3 89,1 89,8 97,0 10 690 35-49 18,8 69,4 45,7 39,3 32,6 51,8 87,2 89,0 96,0 8 986 Número de hijas e hijos vivos 0 19,7 53,4 36,6 29,5 49,9 63,6 88,0 88,6 96,8 8 181 1-2 16,5 64,4 41,8 36,6 31,2 50,4 87,8 89,0 96,1 9 160 3-4 16,4 74,0 48,5 43,5 32,5 55,1 89,3 91,4 97,8 4 781 5+ 19,7 84,9 60,5 58,0 42,5 63,8 93,0 94,6 98,8 2 091 Estado conyugal Nunca casada/unida 19,4 55,7 36,9 29,9 49,3 63,5 88,6 88,8 97,0 8 099 Casada/ unida 16,4 67,9 46,6 41,9 34,3 54,1 89,0 90,6 96,9 13 828 Divorciada/ separada/viuda 20,9 73,7 42,8 36,7 28,3 50,7 86,8 88,7 96,9 2 286 Condición de empleo últimos 12 No empleada 12,5 61,1 41,7 35,2 45,0 60,6 89,0 90,1 96,7 6 340 Empleada por dinero 20,0 62,6 39,9 33,3 34,2 52,7 87,5 88,5 96,5 14 324 Empleada no por dinero 18,5 77,3 57,8 57,8 45,9 67,7 92,8 94,7 98,9 3 548 Área de residencia Urbana 17,0 59,1 35,3 27,4 36,0 53,0 86,7 87,8 96,2 18 050 Rural 20,1 79,6 65,7 66,7 46,8 68,6 94,3 95,6 98,9 6 162 Departamento Amazonas 17,0 74,7 53,2 50,5 40,8 59,3 94,4 95,0 98,6 317 Áncash 11,2 69,1 44,2 40,0 39,7 57,8 79,6 88,8 96,2 959 Apurímac 11,8 59,0 40,5 41,2 24,0 58,3 94,0 94,8 98,4 328 Arequipa 18,4 59,4 43,0 35,7 38,6 56,5 84,5 84,2 97,4 989 Ayacucho 20,8 81,7 58,7 58,5 44,6 68,4 95,6 96,0 99,3 554 Cajamarca 19,1 76,7 62,3 59,8 47,4 68,3 95,0 96,1 97,8 1 226 Cusco 22,8 73,7 58,9 55,0 38,2 68,9 95,2 95,1 98,8 837 Huancavelica 11,4 76,8 45,2 44,1 27,2 70,2 94,2 95,8 99,1 439 Huánuco 15,7 62,9 46,2 42,1 35,3 56,4 89,4 88,1 98,1 653 Ica 11,7 60,9 36,3 27,2 36,6 52,6 87,3 87,0 96,2 648 Junín 23,2 72,4 57,1 50,9 44,2 65,5 95,4 94,9 99,2 1 034 La Libertad 23,4 71,7 50,8 44,2 50,5 65,6 84,3 88,7 94,1 1 439 Lambayeque 11,8 52,4 35,6 28,1 32,5 55,1 90,6 91,4 96,2 875 Lima 18,3 55,0 33,1 25,1 34,1 50,4 85,2 85,8 95,7 8 428 Loreto 17,3 71,2 47,9 45,1 43,9 49,9 82,5 86,5 96,3 802 Madre de Dios 21,5 68,8 48,7 43,4 35,8 53,2 95,4 93,9 99,2 97 Moquegua 14,8 51,6 36,1 27,9 28,2 39,3 60,1 75,8 92,4 175 Pasco 23,8 75,6 54,6 56,7 60,6 75,9 96,5 97,1 99,3 241 Piura 9,4 70,9 40,8 34,9 42,5 58,5 94,7 95,5 98,4 1 454 Puno 30,6 78,1 55,7 58,1 49,3 69,4 93,2 93,2 98,4 1 282 San Martín 10,7 66,9 42,0 36,4 35,0 44,5 97,3 97,3 99,0 598 Tacna 17,6 59,3 43,2 37,9 35,8 54,9 92,2 91,9 99,1 316 Tumbes 7,9 66,7 40,4 32,1 36,6 56,1 94,0 94,8 98,2 192 Ucayali 9,9 67,0 35,5 29,8 34,3 40,3 93,1 92,8 97,8 327 Región natural Lima Metropolitana 19,3 54,0 32,8 24,8 34,0 50,1 84,4 85,4 95,5 7 594 Resto Costa 12,9 62,0 37,1 29,5 38,1 55,3 87,7 89,4 96,1 5 691 Sierra 20,5 73,6 54,8 52,5 43,0 66,0 92,2 93,3 98,4 8 119 Selva 16,3 70,5 48,4 44,1 40,8 52,5 91,5 92,7 98,1 2 808 Nivel de educación Sin educación 19,5 85,4 60,6 61,5 45,9 72,1 95,1 96,1 99,2 675 Primaria 20,0 82,5 58,8 58,3 44,1 67,6 93,4 94,7 98,8 5 604 Secundaria 16,3 65,1 41,6 34,9 41,5 59,2 89,7 91,2 98,1 11 242 Superior 18,5 45,8 30,3 21,6 28,9 42,7 82,2 82,7 93,1 6 691 Quintil de riqueza Quintil inferior 21,7 83,2 67,8 69,8 49,7 70,3 94,6 96,0 99,1 3 694 Segundo quintil 17,6 79,1 53,3 52,1 41,6 64,9 93,2 94,9 98,9 4 465 Quintil intermedio 16,8 69,9 43,1 36,1 38,5 58,2 90,7 92,7 98,5 5 267 Cuarto quintil 17,1 59,5 35,5 25,0 36,1 52,7 87,4 88,7 97,1 5 381 Quintil superior 17,0 38,7 24,9 16,7 31,8 44,2 80,1 79,6 92,0 5 405 Total 2009 17,8 64,4 43,0 37,4 38,8 56,9 88,6 89,8 96,9 24 213 Total 2000 13,5 65,0 33,6 29,3 nd 45,1 nd nd 82,7 27 843 nd = No disponible. Cuadro 8.9 Problemas en el acceso a los servicios de salud Porcentaje de mujeres que reportaron tener al menos uno de los grandes problemas para acceder a los servicios de salud cuando ellas están enfermas, según características seleccionadas, Perú 2009. Características sleccionadas Problemas en el acceso a la atención de la salud: Número de mujeres Salud infantil 187 L SSAALLUUDD IINNFFAANNTTIILL 99 La salud infantil en el Perú ha continuado mejorando en la última década. Sin embargo, persisten problemas que merecen preferente atención, como la permanencia de enfermedades como la diarrea infantil, niveles cambiantes de vacunación, y diferenciales significativos por nivel educativo, de capacidad económica o residencia, tanto urbana/rural, como por regiones del país. La morbi-mortalidad infantil está muy relacionada con las condiciones de vida, la contaminación ambiental y con patrones culturales que determinan la forma como se valora la vida de un niño y una niña en el país. La ENDES Continua 2009, presenta en este capítulo, los resultados referidos a temas tales como peso y tamaño al nacer, la cobertura de vacunación, y la prevalencia y tratamiento de ciertas enfermedades de la niñez, especialmente la diarrea e infecciones de las vías respiratorias. El objetivo básico es identificar los grupos más vulnerables y así contribuir para la planificación de los programas de salud infantil. Algunos aspectos sobre la situación nutricional de las niñas y los niños se discuten en el Capítulo 10. 9.1 PESO Y TALLA AL NACER En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las madres con hijas e hijos nacidos vivos en los cinco años anteriores a la encuesta, por el peso del recién nacido o recién nacida y el tamaño al nacer percibido por la madre. Tales datos pueden dar una idea del bajo peso al nacer (menor de 2 500 gramos), lo cual es un factor de riesgo para la salud y supervivencia del recién nacido o nacida. Los resultados se presentan en el Cuadro 9.1. Cuadro 9.1 Peso y tamaño al nacer • Entre niñas y niños que fueron pesados al nacer, un 6,4 por ciento pesó menos de 2,5 Kg. Este porcentaje es ligeramente mayor al 5,9 por ciento encontrado en el año 2000. No se encuentran diferencias mayores excepto un nivel bajo de 2,8 y 3,9 por ciento en Puno y Tacna, respectivamente, contrastado por 6,9 por ciento en el Resto Costa, en la Sierra y en la Selva, en cada caso; 7,9 por ciento entre las madres del segundo quintil inferior de riqueza, 10,2 por ciento en Pasco, y 10,6 por ciento encontrado en Cusco. Las mujeres fumadoras presentan un porcentaje de 11,0 por ciento. Al mismo tiempo, el porcentaje de recién nacidas o nacidos que no fueron pesados desciende, de 27,5 por ciento en el año 2000 a 7,3 por ciento en el año 2009. Repitiendo un patrón ya conocido, el porcentaje de recién nacidas o nacidos pesados disminuye entre las mujeres sin educación (64,0 por ciento), en el quintil inferior de riqueza (71,3 por ciento), con seis o más hijos e hijas (72,0 por ciento) o que residen en Loreto y Ucayali (65,2 y 71,3 por ciento, respectivamente), y que residen en el área rural (77,8 por ciento) o en lugares como Cajamarca (80,2 por ciento); y en general, en la región natural de la Selva (79,9 por ciento). Sin embargo, las proporciones de recién nacidas y nacidos pesados han mejorado desde el año 2000. • Con respecto a los porcentajes de niñas y niños percibidos por la madre como “muy pequeña o pequeño” o “más pequeña o pequeño que el promedio,” estos se encuentran en 2,6 y 19,0 por ciento, respectivamente. Hay pequeñas diferencias, como un 4,1 por ciento entre las madres sin educación, con cuatro y cinco hijos o hijas y seis o más hijos o hijas (3,8 por ciento, en cada caso), o residentes en Amazonas (4,9 por ciento), y 3,5 por ciento entre las del segundo quintil, o que viven en Piura y Huancavelica (4,6 y 4,5 por ciento, respectivamente) o Lambayeque (4,3 por ciento). 188 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 No fue pesada/o Menos de 2.5 kg. 2.5 kg. o más No sabe/ sin infor- mación Total Muypequeña/o Menor que promedio Prome- dio o mayor No sabe/ sin infor- mación Total Edad de la madre al nacimiento Menos de 20 años 8,0 6,1 82,7 3,2 100,0 88,8 2,4 21,9 75,5 0,1 100,0 1 390 20-34 7,1 6,1 83,9 2,9 100,0 90,0 2,3 18,2 79,3 0,3 100,0 6 350 35-49 7,5 7,7 81,0 3,8 100,0 88,7 4,0 20,0 75,9 0,1 100,0 1 566 Orden de nacimiento Primer nacimiento 3 ,6 6,4 87,9 2,1 100,0 94,3 2,5 20,3 76,7 0,5 100,0 3 185 2-3 6 ,1 5,4 86,0 2,5 100,0 91,4 2,0 17,3 80,6 0,1 100,0 3 967 4-5 11,6 7,8 76,1 4,6 100,0 83,8 3,8 19,8 76,4 0,0 100,0 1 346 6+ 20,5 8,8 63,2 7,5 100,0 72,0 3,8 21,5 74,7 0,0 100,0 807 Consumo de cigarrillo de la madre Fuma cigarrillo o tabaco 6,0 11,0 81,0 1,9 100,0 92,0 3,2 18,2 78,6 0,0 100,0 375 No fuma cigarrillo o tabaco 7,3 6,2 83,3 3,1 100,0 89,5 2,6 19,1 78,1 0,2 100,0 8 930 Área de residencia Urbana 2,2 6,3 89,8 1,6 100,0 96,2 2,6 17,7 79,5 0,2 100,0 5 994 Rural 16,5 6,5 71,3 5,7 100,0 77,8 2,6 21,4 75,7 0,3 100,0 3 311 Departamento Amazonas 14,4 7,5 76,9 1,2 100,0 84,4 4,9 18,2 76,9 0,0 100,0 157 Áncash 6,1 7,3 80,6 6,0 100,0 87,9 3,1 18,0 78,5 0,4 100,0 386 Apurímac 1,1 8,1 88,6 2,1 100,0 96,8 3,7 24,7 71,6 0,0 100,0 171 Arequipa 0,6 6,3 91,1 2,0 100,0 97,4 0,7 18,3 81,0 0,0 100,0 309 Ayacucho 1,7 7,5 82,7 8,1 100,0 90,2 3,8 21,5 74,7 0,0 100,0 251 Cajamarca 17,4 7,1 73,1 2,3 100,0 80,2 1,7 22,7 75,2 0,5 100,0 562 Cusco 6,1 10,6 74,4 8,9 100,0 85,0 3,3 19,9 76,8 0,0 100,0 364 Huancavelica 7,5 6,1 78,3 8,2 100,0 84,3 4,5 15,2 80,3 0,0 100,0 222 Huánuco 5,0 7,9 78,1 9,0 100,0 86,0 1,9 16,8 81,3 0,0 100,0 307 Ica 0,3 6,5 90,1 3,1 100,0 96,6 1,7 15,2 83,2 0,0 100,0 234 Junín 7,9 7,4 82,5 2,1 100,0 89,9 2,6 18,7 78,7 0,0 100,0 449 La Libertad 10,7 6,1 80,2 3,0 100,0 86,3 1,7 14,2 83,8 0,3 100,0 543 Lambayeque 4,7 8,6 85,5 1,2 100,0 94,1 4,3 20,9 74,8 0,0 100,0 271 Lima 0,8 5,1 93,1 1,1 100,0 98,2 2,8 17,6 79,1 0,5 100,0 2626 Loreto 32,4 6,4 58,7 2,4 100,0 65,2 1,7 27,8 70,3 0,2 100,0 478 Madre de Dios 1,9 6,3 90,3 1,5 100,0 96,6 4,0 14,6 81,3 0,0 100,0 48 Moquegua 0,3 5,3 93,7 0,8 100,0 99,0 3,5 14,2 82,3 0,0 100,0 61 Pasco 5,4 10,2 82,4 2,1 100,0 92,6 0,7 22,2 76,9 0,2 100,0 109 Piura 8,2 7,5 82,6 1,6 100,0 90,2 4,6 17,4 78,0 0,0 100,0 584 Puno 8,6 2,8 80,2 8,4 100,0 83,0 0,7 21,4 77,9 0,0 100,0 504 San Martín 13,5 6,8 79,5 0,2 100,0 86,4 1,8 23,0 75,3 0,0 100,0 294 Tacna 2,2 3,9 92,5 1,4 100,0 96 ,4 1,7 10,9 87,0 0,4 100,0 105 Tumbes 1,5 7,9 89,1 1,5 100,0 97,0 2,7 22,3 75,1 0,0 100,0 79 Ucayali 24,8 6,1 65,2 3,9 100,0 71,3 2,4 20,8 76,8 0,0 100,0 191 Región natural Lima Metropolitana 0,6 4,8 93,9 0,7 100,0 98,7 3,0 17,9 78,7 0,3 100,0 2 304 Resto Costa 2,0 6,9 89,3 1,8 100,0 96,2 2,4 15,8 81,8 0,1 100,0 1 995 Sierra 10,0 6,9 77,2 5,9 100,0 84,1 2,6 20,1 77,0 0,3 100,0 3 520 Selva 18,3 6,9 73,0 1,9 100,0 79,9 2,1 22,6 75,2 0,1 100,0 1 487 Nivel de educación Sin educación 21,3 5,9 58,2 14,7 100,0 64,0 4,1 20,6 75,3 0,0 100,0 355 Primaria 15,9 6,9 72,7 4,6 100,0 79,6 2,6 21,6 75,8 0,1 100,0 2 897 Secundaria 3,4 6,2 88,5 1,9 100,0 94,7 3,0 18,4 78,4 0,2 100,0 3 963 Superior 0,4 6,2 92,0 1,4 100,0 98,2 1,5 16,5 81,5 0,6 100,0 2 090 Quintil de riqueza Quintil inferior 22,0 6,4 64,9 6,7 100,0 71,3 2,6 23,0 74,4 0,0 100,0 2 288 Segundo quintil 6,2 7,9 82,9 3,0 100,0 90,8 3,5 20,6 75,7 0,2 100,0 2 180 Quintil intermedio 1,6 6,1 89,7 2,5 100,0 95,8 2,5 17,1 79,8 0,6 100,0 1 965 Cuarto quintil 0,4 6,0 92,9 0,7 100,0 98,9 2,4 16,5 80,9 0,2 100,0 1 599 Quintil superior 0,0 4,8 94,5 0,7 100,0 99,3 1,6 15,3 83,1 0,0 100,0 1 273 Total 2009 7,3 6,4 83,2 3,1 100,0 89,6 2,6 19,0 78,2 0,2 100,0 9 305 Total 2000 27,5 5,9 64,1 2,5 100,0 70,0 nd nd nd nd nd 12 222 nd= No disponible. 1/ Información basada en la tarjeta de salud o por información de la madre. Cuadro 9.1 Peso y tamaño al nacer Porcentaje de nacidas y nacidos vivos en los últimos cinco años anteriores a la encuesta, distribución porcentual por peso de la niña y del niño al nacer; y distribución porcentual de la estimación de la madre del tamaño de la niña o el niño al nacer, según características seleccionadas, Perú 2009. Porcentaje de todos los nacimientos que repor- taron peso al nacer Peso de la niña o del niño al nacer 1/ Características seleccionadas Tamaño de la niña o del niño al nacer Número de naci- mientos Salud infantil 189 BCG 1 2 3 1 2 3 Vacunas en cualquier momento antes de la entrevista Tarjeta de vacunación 61,3 64,9 63,6 59,6 63,3 62,0 57,8 53,0 45,0 0,2 1 081 Reportada por la madre 2/ 32,3 30,8 22,6 13,3 29,1 19,8 10,1 23,1 6,4 1,1 558 Total 2009 93,7 95,7 86,2 72,9 92,3 81,8 67,9 76,1 51,4 1,2 1 639 Total 2000 96,2 96,5 91,1 84,7 95,9 88,7 76,4 84,4 66,3 1,8 2 353 Vacunados antes de los 18 meses 93,5 95,1 85,6 71,0 91,8 81,3 66,6 70,5 47,4 1,9 1 639 1/ BCG, sarampión y las tres dosis de DPT y polio. 2/ Para niñas y niños cuya información está basada en el reporte de la madre, se asume la proporción de vacunas recibidas durante el primer año como la misma proporción que las niñas y los niños con tarjetas de vacunación. Cuadro 9.2 Vacunaciones según fuente de información Porcentaje de niñas y niños de 18-29 meses de edad que han recibido vacunas específicas, según fuente de información en cualquier momento antes de la encuesta, carné de vacunación o el informe de la madre; y, porcentaje vacunado antes de los 18 meses de edad, Perú 2009. DPT Polio Nota:la cobertura total estimada es la suma de la cobertura proveniente del carné y la información de la madre. Los porcentajes de cada vacuna según fuente se calculan sobre el total de niñas y niños. Número de niñas/os Fuente de información Anti- saram- pionosa Todas las va- cunas1/ Nin- guna 9.2 VACUNACIÓN DE LAS NIÑAS Y LOS NIÑOS Como en versiones anteriores, en la ENDES Continua 2009, se indagó sobre la historia de vacunación para las y los menores de cinco años. Se preguntó por las usuales vacunas para las enfermedades de mayor prevalencia en el país, como son la tuberculosis (BCG), difteria, pertussis o tos ferina y tétano (DPT), polio y sarampión. Como es usual, los porcentajes de vacunación se desagregan de acuerdo con la información de la tarjeta de vacunación y aquella proporcionada por la madre cuando no disponía de la tarjeta. Como se sabe, cada fuente de recolección tiene problemas de exactitud: con la tarjeta, cuando el personal de salud no es cuidadoso al anotar o transcribir (ej. cuando es un duplicado), y con el informe de la madre, cuando hay problemas de memoria o conocimiento. Como ya es usual desde la ENDES 1986, los indicadores de vacunación se miden en la población que ha tenido la oportunidad de haber recibido el servicio. Años atrás dicha población eran las niñas y los niños de edades en el intervalo entre uno y dos años (12-23 meses). Sin embargo, debido a cambios en el esquema de vacunación de la vacuna anti-sarampionosa (retrasada desde los 9 meses a 12-14 meses de edad), es más adecuado calcular las coberturas para el grupo de 18-29 meses de edad. En el Cuadro 9.2 se presentan los porcentajes de vacunación por cada tipo de vacuna para las niñas y los niños en las edades de 18-29 meses y se añade porcentajes de vacunación antes de los 18 meses de edad. El Cuadro 9.3 presenta las vacunaciones desagregadas por características seleccionadas de la madre. Cuadros 9.2 y 9.3 Nivel de vacunaciones (Cuadro 9.2 y Gráfico 9.1) • En total, el porcentaje de niñas y niños con vacunación completa (51,4 por ciento) fue inferior en 14,9 puntos porcentuales a lo encontrado en la ENDES 2000 (66,3 por ciento). En relación con las vacunas específicas, la cobertura de Polio 3 siempre es más baja que cualquiera de las otras vacunas, y más baja que la alcanzada anteriormente (67,9 por ciento, menor a la ENDES 2000: 76,4 por ciento). La DPT 3 también se aprecia menos extendida (72,9 por ciento) que en la ENDES 2000 (84,7 por ciento). Asimismo, la cobertura de la vacuna anti-sarampionosa (76,1 por ciento) fue menor con respecto a la ENDES 2000 (84,4 por ciento). 190 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Vacunaciones por características seleccionadas de la madre (Cuadro 9.3) • Se encuentran pocos diferenciales por características, a estas relativamente altas proporciones. Sin embargo, existen algunos contrastes en los departamentos del país, como encontrar un 86,3 por ciento de niñas y niños vacunados con DPT3 en Tumbes, 84,2 por ciento en Áncash, 83,7 por ciento en Moquegua y 82,5 por ciento en Huancavelica, comparados con bajos porcentajes como 57,0 por ciento en Madre de Dios, 60,6 por ciento en Lambayeque, 66,1 por ciento en Loreto, 66,5 por ciento en Ayacucho, y 68,4 por ciento en Arequipa. Lima Metropolitana y la Sierra aparecen con los más bajos porcentajes entre regiones naturales, con 70,5 y 71,8 por ciento respectivamente, de cobertura. Estos patrones difieren levemente con respecto a la Polio 3, excepto que se añade Piura y Cajamarca entre los departamentos con bajo porcentaje de vacunación (57,7 por ciento, en cada caso). • Con la anti-sarampionosa como última vacuna esencial no se encuentran diferencias muy marcadas a la relativamente alta cobertura de 76,1 por ciento. Las únicas excepciones fueron Madre de Dios (53,8 por ciento), La Libertad (60,8 por ciento), Arequipa (66,9 por ciento), Puno (68,6 por ciento) y Junín con 69,0 por ciento. • Al usar el indicador resumen “Todas las vacunas” las deficiencias parciales se van sumando, encontrándose algunas deficiencias marcadas, como menos de la mitad de niñas y niños que debieron ser cubiertos, como son los casos de Madre de Dios (31,9 por ciento), Pasco (36,1 por ciento), Lambayeque (40,3 por ciento), Loreto (41,9 por ciento), La Libertad (43,8 por ciento), Cajamarca (45,6 por ciento), Arequipa y Cusco (46,0 y 46,3 por ciento, respectivamente), Piura (47,5 por ciento), Junín (48,3 por ciento) y Puno (49,4 por ciento), en comparación con totales altos como en Moquegua (70,8 por ciento) y Huancavelica (69,6 por ciento). Entre las regiones naturales, la Sierra tuvo la menor cobertura con 50,5 por ciento. • El porcentaje de madres que tenían tarjeta de vacunación en la ENDES Continua 2009 fue de 65,9 por ciento, mayor en 7,8 puntos porcentuales a lo encontrado en la ENDES 2000 (58,1 por ciento). No existen diferencias muy notorias por características, excepto en algunos departamentos, como encontrar altos porcentajes en San Martín (78,9 por ciento), Huancavelica (76,1 por ciento) y Tumbes (75,8 por ciento), en contraste con sólo 47,4 por ciento en Tacna y 50,1 por ciento en Madre de Dios. Gráfico 9.1 Cobertura de vacunación en cualquier momento entre niñas y niños de 18 a 29 meses de edad, según encuesta 51 94 96 86 73 92 82 68 76 66 96 97 91 85 96 89 76 84 0 20 40 60 80 100 120 TOTAL BCG DPT 1 DPT 2 DPT 3 Polio 1 Polio 2 Polio 3 Sarampión Porcentaje de mujeres EN D ES 2009 EN D ES 2000 Salud infantil 191 1 2 3 1 2 3 Sexo Hombre 92,8 96,2 87,9 72,0 92,1 82,6 68,7 75,0 50,9 1,5 67,3 854 Mujer 94,6 95,2 84,4 73,8 92,6 80,8 67,1 77,3 52,0 0,9 64,5 785 Orden de nacimiento Primer nacimiento 92,6 95,7 86,0 74,4 92,3 83,2 68,7 76,4 51,7 1,3 64,8 604 2-3 95,2 97,4 88,6 73,6 94,5 82,7 69,8 79,3 53,6 0,5 68,2 668 4-5 94,9 94,6 85,6 73,1 90,4 79,1 66,0 71,9 48,7 1,0 65,6 240 6+ 88,4 89,0 75,9 61,4 84,8 75,3 58,2 65,9 43,6 5,3 60,4 127 Área de residencia Urbana 95,4 95,6 87,3 73,5 92,2 81,9 68,5 75,6 53,2 1,0 66,1 1 092 Rural 90,2 95,9 84,0 71,6 92,7 81,5 66,8 77,1 47,9 1,6 65,7 547 Departamento Amazonas 93,4 97,4 88,5 77,9 93,3 84,4 73,3 78,4 59,2 1,6 69,2 31 Áncash 96,5 99,1 90,7 84,2 93,9 86,0 77,8 78,9 58,4 0,0 71,6 75 Apurímac 95,6 97,5 86,6 74,9 90,4 84,0 73,0 80,7 54,6 1,2 65,5 36 Arequipa 96,0 95,1 83,4 68,4 95,9 84,0 72,1 66,9 46,0 0,0 60,3 62 Ayacucho 97,0 91,0 75,6 66,5 86,5 76,4 69,2 79,5 52,7 1,9 66,1 48 Cajamarca 86,4 95,7 88,0 72,4 91,6 78,5 57,7 83,0 45,6 4,3 65,5 93 Cusco 92,8 100,0 82,7 78,0 95,4 82,5 68,4 75,9 46,3 0,0 72,5 71 Huancavelica 96,2 95,5 90,0 82,5 95,5 89,6 80,8 82,6 69,6 2,0 76,1 42 Huánuco 94,0 100,0 86,8 79,6 98,1 84,8 79,4 82,4 64,6 0,0 72,8 53 Ica 96,7 92,8 85,4 72,3 96,6 84,4 66,2 74,4 55,7 1,8 65,8 42 Junín 88,1 92,7 79,9 71,1 94,4 81,4 67,6 69,0 48,3 3,9 57,8 80 La Libertad 93,6 99,2 90,8 73,2 96,9 88,1 75,2 60,8 43,8 0,0 56,9 87 Lambayeque 94,4 97,9 84,8 60,6 92,9 81,1 53,6 75,1 40,3 0,0 56,0 50 Lima 96,9 96,2 86,6 71,2 91,7 80,0 67,0 76,1 52,5 0,0 63,1 441 Loreto 84,4 91,1 83,3 66,1 94,8 83,2 64,6 74,7 41,9 3,5 70,3 84 Madre de Dios 95,9 89,7 78,6 57,0 91,1 79,8 55,1 53,8 31,9 0,0 50,1 9 Moquegua 96,4 98,6 93,3 83,7 100,0 96,2 85,2 83,0 70,8 0,0 62,4 13 Pasco 90,7 92,9 85,5 70,7 86,4 71,7 55,7 78,4 36,1 2,3 64,4 19 Piura 97,2 95,3 91,3 74,4 82,5 75,7 57,7 84,8 47,5 0,0 73,5 95 Puno 91,1 89,4 82,2 70,6 88,1 78,8 64,3 68,6 49,4 3,0 68,3 82 San Martín 88,2 97,7 90,2 78,5 92,8 84,0 74,5 85,2 64,7 2,3 78,9 56 Tacna 100,0 100,0 89,2 75,5 98,6 85,7 70,0 79,3 52,9 0,0 47,4 20 Tumbes 95,7 98,8 93,2 86,3 100,0 92,9 79,0 91,4 67,8 0,0 75,8 15 Ucayali 84,7 91,8 82,3 72,7 85,4 80,1 68,1 72,8 56,9 7,1 73,7 34 Región natural Lima Metropolitana 97,1 96,1 86,2 70,5 91,0 78,5 65,6 74,8 51,6 0,0 62,5 388 Resto Costa 95,9 97,7 91,0 77,0 93,2 85,1 69,4 78,9 52,5 0,2 68,8 342 Sierra 93,9 95,0 83,4 71,8 92,3 80,5 67,6 74,9 50,5 1,6 62,8 629 Selva 85,6 94,3 86,7 73,6 93,4 85,1 70,1 77,2 52,1 3,3 74,3 280 Nivel de educación Sin educación 85,1 93,0 81,3 68,5 84,6 74,7 67,6 65,1 54,6 5,9 67,8 57 Primaria 91,0 94,6 83,4 70,6 91,9 79,1 65,2 74,4 47,7 1,4 66,5 476 Secundaria 94,5 95,6 86,6 71,9 92,3 82,2 67,4 73,7 50,7 1,2 66,5 700 Superior 96,5 97,6 89,5 77,9 94,1 85,1 72,0 83,7 56,6 0,3 64,1 406 Quintil de riqueza Quintil inferior 87,8 95,6 83,6 70,2 92,1 79,1 63,5 75,4 45,0 2,0 68,0 383 Segundo quintil 92,8 94,3 85,4 74,3 91,4 84,6 72,1 74,1 51,8 1,8 67,9 371 Quintil intermedio 96,4 95,9 85,4 72,9 92,8 79,8 67,6 77,0 53,5 0,4 62,2 376 Cuarto quintil 97,0 96,1 86,0 72,2 92,4 81,2 69,3 76,4 56,2 1,4 66,1 294 Quintil superior 96,2 97,6 94,0 76,1 93,6 85,8 67,2 78,7 52,0 0,0 65,3 215 Total 2009 93,7 95,7 86,2 72,9 92,3 81,8 67,9 76,1 51,4 1,2 65,9 1 639 Total 2000 96,2 96,5 91,1 84,7 95,9 88,7 76,4 84,4 66,3 1,8 58,1 2 353 1/ BCG, sarampión y las tres dosis de DPT y polio. Cuadro 9.3 Vacunaciones según características seleccionadas Entre las niñas y los niños de 18-29 meses, porcentaje con tarjeta de salud vista por la entrevistadora o el informe de la madre y porcentaje que recibió cada vacuna en cualquier momento, según características seleccionadas, Perú 2009. Porcentaje de niñas y niños que han recibido: DPT Polio Anti-saram- pionosa Número de niñas y niños Características seleccionadas Todas las va- cunas 1/ Porcentaje con tarjeta de vacu- nación Nin- gunaBCG 192 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 BCG 1 2 3 1 2 3 18-23 93,8 95,6 87,8 73,3 91,5 81,7 68,3 70,4 47,5 1,4 69,0 851 24-35 93,6 94,7 82,6 68,3 92,0 79,5 64,2 69,4 46,2 1,8 62,2 1 691 36-47 94,4 95,6 82,1 69,5 92,5 78,3 62,1 74,3 45,9 2,1 53,6 1 759 48-59 94,7 96,1 79,5 64,7 90,0 77,8 57,1 72,2 38,6 1,6 48,3 2 005 Total 94,3 95,5 82,2 68,1 91,4 78,9 61,9 72,1 44,0 1,8 56,3 6 305 Porcentaje de niñas y niños de 18-59 meses de edad al momento de la entrevista que recibieron vacunas específicas durante el primer año y medio de vida y porcentaje con tarjeta de vacunación, según edad actual de la niña o el niño, Perú 2009. Cuadro 9.4 Vacunación en el primer año y medio de vida Nota: La información fue obtenida del carné de vacunación, o de la madre si no tenía carné. Para las niñas y los niños cuya información fue basada en el reporte de la madre, se asume la proporción de vacunas recibidas durante el primer año de vida como la misma proporción que para las niñas y los niños con carné de vacunación. 1/ BCG, sarampión y las tres dosis de DPT y polio. DPT Polio Porcentaje con carné de vacu- nación Número de niñas y niños Edad actual de la niña o el niño Saram- pión Todas las vacunas 1/ Ninguna Vacunaciones entre niñas y niños mayores de un año (Cuadro 9.4) • Entre las niñas y los niños de 18 a 59 meses de edad, se indaga sobre las vacunas que recibieron durante el primer año y medio de vida, por diferentes edades actuales del niño o la niña. Es una forma de saber la cobertura de vacunas entre las niñas y los niños a diversas edades. Por ejemplo, se aprecia que hay una pequeña diferencia entre las niñas y los niños “mayores” (48-59 meses) y las y los “menores” (18-23 meses) en el porcentaje que recibió DPT 3 (64,7 frente a 73,3 por ciento, respectivamente) o todas las vacunas (38,6 frente a 47,5 por ciento), aunque hay mayor diferencia en el caso de la Polio 3 (57,1 frente a 68,3 por ciento). Asimismo, se aprecia claramente que cuanto mayor es el niño o la niña, disminuye el porcentaje de madres que aún conservan el carné de vacunación, bajando por ejemplo desde más de dos tercios entre las madres de niñas y niños de 18 a 23 meses, a menos de la mitad de madres con tarjeta de vacunación cuando sus hijas e hijos tienen entre 48 a 59 meses. 9.3 ENFERMEDADES RESPIRATORIAS AGUDAS Y FIEBRE Las infecciones respiratorias agudas (IRA) habitualmente han sido una de las principales causas de mortalidad de la niñez. La ENDES Continua 2009 preguntó a las madres en edad fértil por la ocurrencia de síntomas de IRA (específicamente de vías respiratorias bajas, indicativas de neumonía) en niñas y niños menores de cinco años, en las dos semanas anteriores a la encuesta. A diferencia de encuestas anteriores, si el niño o la niña tuvo tos con respiraciones rápidas, cortas y agitadas, se añadió la pregunta “La respiración rápida o difícil era por un problema en el pecho o porque tenía la nariz tupida” para descartar dificultades producidas por el catarro común en las vías respiratorias superiores. También se preguntó si entre aquellos niños y niñas afectadas, se buscó tratamiento por un proveedor de salud y si recibieron antibióticos para su dolencia. Asimismo, se indagó sobre la prevalencia de fiebre entre las niñas y los niños y si la madre buscó tratamiento en establecimientos o con proveedores de salud para estas condiciones. Los porcentajes derivados de estos indicadores se desagregan por características seleccionadas de la mujer (Cuadro 9.5 y Cuadro 9.6). Salud infantil 193 Cuadro 9.5 Prevalencia y tratamiento de síntomas de IRA • El porcentaje de niñas y niños con infecciones respiratorias agudas (IRA) en las dos semanas antes de la encuesta fue notoriamente bajo (6,4 por ciento), un poco más de la tercera parte del encontrado en la ENDES 2000 (20,2 por ciento). Es posible que esta diferencia se deba a la nueva pregunta añadida en la ENDES Continua 2009 sobre si la respiración dificultosa pudo ser debida a bloqueo nasal, lo que no constituye propiamente una IRA. No se encuentran diferenciales apreciables por sexo. Sin embargo, sí existen pequeñas diferencias por edad, entre niñas y niños de 12-23 meses en comparación con las y los menores de 6 meses (6,9 frente a 2,9 por ciento). • Han disminuido los contrastes por otras características, en comparación a periodos anteriores, como lo son la diferencia entre área rural o urbana (7,7 frente a 5,7 por ciento), entre las niñas y los niños de mujeres con educación primaria en comparación con las de educación superior (8,1 frente a 5,5 por ciento) y entre los del quintil inferior de riqueza comparado con el quintil superior (8,4 frente a 6,8 por ciento). Similarmente, se encuentra una pequeña diferencia entre si la madre fuma o no (8,2 frente a 6,3 por ciento). Por otro lado, no hay una tendencia clara de acuerdo al combustible usado para cocinar, pues hay niveles relativamente altos con el uso del carbón mineral (8,4 por ciento) y la leña o paja (7,6 por ciento) pero niveles bajos con otros combustibles como el kerosene (2,8 por ciento). • En cuanto a departamentos, se observa que ámbitos relativamente pequeños, con acceso a servicios, y con climas templados usualmente presentan prevalencias bajas, como Tacna (0,6 por ciento), Arequipa (1,9 por ciento) y Moquegua (3,9 por ciento). Sin embargo, llama la atención encontrar otros departamentos como Apurímac (1,4 por ciento), Puno (2,1 por ciento) o Huancavelica (3,4 por ciento) con climas fríos y menor acceso a servicios, y bajas prevalencias. Por otro lado, regiones con poblaciones más rurales como Loreto (10,9 por ciento) y Ucayali (10,0 por ciento) o Amazonas (8,9 por ciento), o de climas muy fríos como Pasco (19,3 por ciento), donde las tasas fueron más elevadas. En general, la Selva es la región natural con la más alta tasa, con 8,5 por ciento en comparación con el 4,9 por ciento en el Resto Costa. • Algo más de siete de cada diez madres con niñas y niños afectados con IRA buscaron ayuda para su tratamiento en establecimientos o con proveedores de salud. Esta proporción continúa el incremento observado en la ENDES 2000 (57,6 por ciento), lo que puede indicar el éxito de campañas públicas y el relativo mayor acceso de las madres a los servicios de salud. Existen pocas diferencias por características de las madres u hogares, excepto por departamentos, donde un mayor porcentaje de madres acudió a un proveedor en Amazonas (88,1 por ciento) y Huánuco (87,8 por ciento), en comparación con más bajos porcentajes en San Martín (51,5 por ciento) y Madre de Dios (58,7 por ciento). En general, parece indicar un conocimiento generalizado de la necesidad de ayuda médica, aunado al hecho que la seriedad de los síntomas de IRA entre las más pequeñas y los más pequeños obliga a tal búsqueda. • Con respecto a la recepción de antibióticos, 54,5 por ciento de niñas y niños con IRA los recibió. Esto indica que una fracción de niñas y niños cuyas madres declararon no haber acudido a un proveedor de salud también recibieron estos antibióticos, lo que puede indicar automedicación u algún otro mecanismo informal, como haber acudido a una tienda o farmacia para tal medicamento. Se detectan algunas variaciones leves, como un menor porcentaje en la Selva (43,4 por ciento) o en áreas rurales (46,1 por ciento) y Ayacucho (26,8 por ciento), en comparación con el alto nivel en Lima (66,3 por ciento). 194 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Porcentaje de niñas y niños con síntomas de IRA 1/ Número de niñas y niños menores de cinco años Porcentaje para el que se buscó trata- miento de un pro- veedor de salud 2/ Porcentaje que recibió antibióticos Número de niñas y niños con síntomas Edad en meses Menos de 6 meses 2,9 809 (69,2) (39,1) 23 6-11 5,6 1016 85,9 51,1 57 12-23 6,9 1809 70,0 49,4 125 24-35 7,5 1691 72,9 55,6 127 36-47 7,6 1759 68,7 60,4 134 48-59 5,7 2005 71,0 56,8 115 Sexo Hombre 6,3 4 705 71,7 50,3 298 Mujer 6,5 4 383 72,4 59,0 283 Consumo de cigarrillos por la madre Fuma cigarrillo o tabaco 8,2 371 (56,0) (65,2) 31 No fuma cigarrillo o tabaco 6,3 8 717 72,9 53,9 550 Combustible para cocinar Electricidad y gas 5,6 5 112 71,5 62,6 286 Kerosene 2,8 98 * * 3 Carbón vegetal 3,0 36 * * 1 Carbón mineral 8,4 168 * * 14 Leña/ paja/ residuos agric, 3/ 7,6 3 334 71,7 43,8 253 Bosta 7,2 278 * * 20 Otro combustible 8,1 25 * * 2 No cocina 4,4 37 * * 2 Área de residencia Urbana 5,7 5 880 70,2 60,7 334 Rural 7,7 3 208 74,6 46,1 247 Departamento Amazonas 8,9 154 (88,1) (58,6) 14 Áncash 7,3 381 (76,4) (40,8) 28 Apurímac 1,4 168 * * 2 Arequipa 1,9 300 * * 6 Ayacucho 6,3 248 (81,0) (26,8) 16 Cajamarca 4,9 547 * * 27 Cusco 5,8 356 * * 21 Huancavelica 3,4 216 * * 7 Huánuco 7,8 301 (87,8) (46,1) 23 Ica 6,0 229 * * 14 Junín 4,9 443 * * 22 La Libertad 2,9 519 * * 15 Lambayeque 7,0 267 * * 19 Lima 7,5 2589 73,6 66,3 193 Loreto 10,9 456 65,7 43,1 50 Madre de Dios 8,0 48 (58,7) (46,4) 4 Moquegua 3,9 59 * * 2 Pasco 19,3 106 71,0 55,2 20 Piura 8,1 567 (83,9) (52,5) 46 Puno 2,1 483 * * 10 San Martín 7,1 286 (51,5) (37,9) 20 Tacna 0,6 103 * * 1 Tumbes 3,8 78 * * 3 Ucayali 10,0 187 68,1 52,3 19 Región natural Lima Metropolitana 7,8 2 272 71,1 67,2 176 Resto Costa 4,9 1 948 77,7 62,1 95 Sierra 5,5 3 423 74,7 46,0 187 Selva 8,5 1 446 65,1 43,4 123 Nivel de educación Sin educación 6,4 339 (63,1) (36,4) 22 Primaria 8,1 2 802 68,1 46,9 228 Secundaria 5,6 3 893 73,6 58,2 219 Superior 5,5 2 054 78,8 66,4 112 Quintil de riqueza Quintil inferior 8,4 2 214 72,0 42,7 186 Segundo quintil 5,9 2 112 77,7 52,6 124 Quintil intermedio 6,1 1 920 62,5 60,4 117 Cuarto quintil 4,3 1 588 75,6 62,0 69 Quintil superior 6,8 1 255 (74,3) (69,0) 85 Total 2009 6,4 9 088 72,1 54,5 581 Total 2000 20,2 11 754 57,6 nd 2 369 Nota:Las cifras en paréntesis están basadas en 25-49 casos sin ponderar, Las cifras basadas en menos de 25 casos sin ponderar no se muestran (*), nd = no disponible, 1/ Síntomas de IRA ( tos acompañada de respiración rápida y agitada) es considerada como signo de neumonía, 2/ Excluye farmacia, tienda y curandero, 3/ Incluye grama y desperdicios, Cuadro 9.5 Prevalencia y tratamiento de infecciones respiratorias agudas (IRA) Porcentaje de niñas y niños menores de cinco años que estuvo enfermo con tos acompañada de respiración rápida y agitada o dificultad para respirar (signos de neumonía), durante las dos semanas que precedieron la encuesta; y entre estas niñas y niños, porcentaje para quienes se buscó tratamiento de un proveedor de salud, según características seleccionadas, Perú 2009. Prevalencia de IRA entre los menores de 5 años Tratamiento de síntomas de IRA Características seleccionadas Salud infantil 195 Cuadro 9.6 Prevalencia y tratamiento de la fiebre • La fiebre es menos específica (puede darse para una variedad de enfermedades, incluyendo virales no graves) así el porcentaje de niñas y niños con fiebre en las últimas dos semanas se mantiene estable desde encuestas anteriores (aproximadamente una cuarta parte de las niñas y los niños), lo mismo que el porcentaje de madres que buscan tratamiento con un proveedor o establecimiento de salud (casi dos terceras partes). Se encuentran pocas diferencias en la prevalencia, siendo menor entre las niñas y los niños menores de seis meses (15,6 por ciento), en Arequipa (10,4 por ciento), Tacna (14,7 por ciento), Huancavelica (15,7 por ciento), La Libertad (16,1 por ciento), Ayacucho (19,1 por ciento) y Tumbes (19,8 por ciento), en comparación con altos niveles en Pasco (37,7 por ciento), Amazonas (33,9 por ciento), Loreto y San Martín (31,5 y 31,1 por ciento, respectivamente), y en Huánuco (30,8 por ciento) o en la Selva (29,6 por ciento). No se presentan muchas diferencias en la búsqueda de tratamiento, incluido el nivel de educación de la madre o su nivel de riqueza. Por departamentos existe una mezcla de resultados, con niveles altos de búsqueda en lugares apartados como Huánuco y Apurímac (78,2 y 76,6 por ciento, respectivamente), combinado con niveles altos también en lugares con mayor acceso a servicios como en Moquegua (74,9 por ciento), Ica y Piura (72,2 por ciento, cada una). Asimismo, se encuentran niveles bajos en zonas alejadas como Puno (40,6 por ciento), Tacna (44,5 por ciento) y Cusco (47,4 por ciento). • El uso de antibióticos para la fiebre (43,8 por ciento) está 19,9 puntos porcentuales por debajo del acceso a un proveedor de salud (63,7 por ciento), lo que parece indicar que no hay un importante sobre-uso por automedicación. Se encuentran los ya conocidos diferenciales, como un bajo uso entre las madres sin educación o en el quintil inferior de riqueza (25,4 y 34,1 por ciento, respectivamente), o en Ayacucho (23,3 por ciento), San Martín (26,9 por ciento) y Tacna (28,4 por ciento), comparado con más altos niveles de uso en lugares como Ica (64,1 por ciento) y Tumbes (61,0 por ciento). 196 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Porcentaje de niñas y niños con fiebre Número de niñas y niños Porcentaje para el que se buscó tratamiento de un proveedor o esta- blecimiento de salud1/ Porcentaje que tomó antibióticos Número de niñas y niños Edad en meses Menos de 6 meses 15,6 809 68,0 23,3 126 6-11 28,1 1 016 70,1 43,5 285 12-23 29,1 1 809 67,9 44,3 526 24-35 22,5 1 691 64,1 40,9 381 36-47 19,3 1 759 61,7 49,2 340 48-59 17,2 2 005 52,0 48,7 345 Sexo Hombre 21,6 4 705 64,4 42,5 1 015 Mujer 22,5 4 383 63,0 45,1 988 Área de residencia Urbana 20,4 5 88 62,9 48,7 1 200 Rural 25,0 3 208 65,0 36,4 803 Departamento Amazonas 33,9 154 66,0 39,4 52 Áncash 23,8 381 56,5 39,5 91 Apurímac 21,3 168 76,6 42,1 36 Arequipa 10,4 300 68,9 36,0 31 Ayacucho 19,1 248 62,9 23,3 47 Cajamarca 22,4 547 67,8 37,5 122 Cusco 20,1 356 47,4 32,9 72 Huancavelica 15,7 216 68,4 41,7 34 Huánuco 30,8 301 78,2 39,5 93 Ica 20,1 229 72,2 64,1 46 Junín 21,0 443 59,4 30,9 93 La Libertad 16,1 519 59,4 49,0 83 Lambayeque 22,5 267 56,2 59,2 60 Lima 20,5 2 589 68,5 49,2 532 Loreto 31,5 456 60,3 48,7 144 Madre de Dios 24,3 48 59,7 51,2 12 Moquegua 23,4 59 74,9 46,9 14 Pasco 37,7 106 67,6 44,7 40 Piura 24,2 567 72,2 54,3 137 Puno 22,0 483 40,6 36,3 106 San Martín 31,1 286 54,3 26,9 89 Tacna 14,7 103 44,5 28,4 15 Tumbes 19,8 78 63,8 61,0 15 Ucayali 21,3 187 64,0 41,6 40 Región natural Lima Metropolitana 20,4 2 272 67,7 53,8 463 Resto Costa 19,9 1 948 63,6 50,5 388 Sierra 21,2 3 423 62,7 35,2 724 Selva 29,6 1 446 61,2 41,4 427 Nivel de educación Sin educación 20,9 339 71,5 25,4 71 Primaria 24,5 2 802 61,3 38,8 688 Secundaria 20,9 3 893 62,7 47,3 812 Superior 21,1 2 054 68,1 48,0 433 Quintil de riqueza Quintil inferior 25,9 2 214 63,6 34,1 574 Segundo quintil 21,7 2 112 63,8 42,1 458 Quintil intermedio 22,2 1 92 62,0 51,0 426 Cuarto quintil 20,3 1 588 65,3 50,8 323 Quintil superior 17,8 1 255 64,9 48,4 223 Total 2009 22,0 9 088 63,7 43,8 2 003 Total 2000 25,9 11 754 nd nd nd nd= No disponible. 1/ Excluye farmacia, tienda y curandero. Cuadro 9.6 Prevalencia y tratamiento de la fiebre Entre las niñas y los niños menores de cinco años, porcentaje con fiebre en las dos semanas que precedieron la encuesta; y entre las niñas y los niños con fiebre, porcentaje para quienes se buscó tratamiento en un establecimiento de salud, porcentaje que tomó antibióticos, según características seleccionadas, Perú 2009. Entre las niñas y los niños menores de cinco años: Niñas y niños menores de cinco años con fiebre Características seleccionadas Salud infantil 197 9.4 DIARREA AGUDA La enfermedad diarréica aguda sigue siendo una causa importante de mortalidad en la niñez. Como es usual, la ENDES Continua 2009 preguntó a las madres en edad fértil por la ocurrencia de diarrea en sus niñas y niños menores de cinco años, en las dos semanas anteriores a la encuesta (Cuadro 9.7). Asimismo, se preguntó por si la diarrea venía acompañada de sangre, lo que puede indicar una forma más severa de enfermedad, la disentería. Adicionalmente, la encuesta indagó sobre el porcentaje de mujeres que llevan a sus hijas e hijos enfermos con diarrea a un servicio de salud y el tipo de tratamientos (Terapia de Rehidratación Oral -TRO-, y otros) que recibió el niño y la niña (Cuadro 9.8). Cuadro 9.7 Prevalencia de la diarrea • La prevalencia de diarrea entre niñas y niños menores de cinco años alcanza el 14,0 por ciento, un porcentaje casi similar al encontrado en la ENDES 2000 (15,4 por ciento). Casi no se encuentran diferencias dependiendo del sexo o el área urbana o rural, o de educación; lo que puede indicar un cierto progreso en las campañas de educación o acceso a servicios. Sí se encuentran algunas diferencias con la edad como entre las niñas y los niños de 12 a 23 meses (22,7 por ciento) más activos y en contacto con el medio ambiente, y las niñas y los niños de 48 a 59 meses de edad (7,1 por ciento) cuando ellos adquieren mayor inmunidad y un comportamiento de menor exposición a los agentes infecciosos (ej., mano-boca) • En cuanto a características por departamento, se encuentra una menor prevalencia entre las niñas y los niños residentes en Tumbes (6,7 por ciento), La Libertad (7,1 por ciento), Huancavelica (8,0 por ciento) y Arequipa (8,2 por ciento); mientras que en niñas y niños que viven en áreas tropicales la prevalencia es mayor, como es el caso de Loreto (27,5 por ciento), San Martín (22,0 por ciento), Amazonas y Madre de Dios (20,3 y 20,0 por ciento, respectivamente), o en zonas frías como Pasco (20,6 por ciento). En este sentido, las prevalencias han disminuido con el tiempo en los departamentos de la Sierra, pero no en la Selva, donde han permanecido igual o aumentado. • Casi no se muestra variación con madres que tienen diferencias en educación superior; más la capacidad económica está ligeramente asociada con la prevalencia de la diarrea, siendo la ocurrencia de 15,6 por ciento entre las niñas y los niños de mujeres del segundo quintil de riqueza en comparación con 10,9 por ciento entre las que se ubican en el quintil superior. Otro factor importante es la fuente de agua para beber cuando ésta es de fuente no mejorada la prevalencia fue de 18,6 por ciento, comparada con la fuente mejorada, 13,1 por ciento. No se encuentra mayor diferencia dependiendo de las características del servicio sanitario. • La diarrea con sangre fue sólo en el 1,3 por ciento de las niñas y los niños, la que sube a 4,7 por ciento en Loreto y 4,5 por ciento en Pasco. 198 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Diarrea Diarrea consangre Número de niñas y niños Edad en meses Menos de 6 meses 10,4 0,6 809 6-11 21,9 1,7 1 016 12-23 22,7 2,3 1 809 24-35 14,2 1,5 1 691 36-47 9,8 1,2 1 759 48-59 7,1 0,6 2 005 Sexo Hombre 14,4 1,5 4 705 Mujer 13,6 1,2 4 383 Área de residencia Urbana 14,0 1,0 5 880 Rural 13,9 2,0 3 208 Departamento Amazonas 20,3 2,2 154 Ancash 11,0 1,1 381 Apurímac 14,5 0,7 168 Arequipa 8,2 0,4 300 Ayacucho 13,9 1,6 248 Cajamarca 10,9 0,7 547 Cusco 10,5 1,3 356 Huancavelica 8,0 1,7 216 Huánuco 15,4 1,9 301 Ica 15,4 2,5 229 Junín 15,8 2,1 443 La Libertad 7,1 0,3 519 Lambayeque 12,6 2,8 267 Lima 14,3 0,7 2 589 Loreto 27,5 4,7 456 Madre de Dios 20,0 2,2 48 Moquegua 12,2 0,7 59 Pasco 20,6 4,5 106 Piura 12,8 0,9 567 Puno 13,4 1,1 483 San Martín 22,0 1,3 286 Tacna 10,7 1,0 103 Tumbes 6,7 0,5 78 Ucayali 14,8 1,9 187 Región natural Lima Metropolitana 14,1 0,6 2 272 Resto Costa 12,2 1,2 1 948 Sierra 11,4 1,1 3 423 Selva 22,5 3,2 1 446 Nivel de educación de la madre Sin educación 11,4 1,9 339 Primaria 15,1 1,7 2 802 Secundaria 15,2 1,3 3 893 Superior 10,7 0,8 2 054 Fuente de agua para beber Mejorada 1/ 13,1 1,1 7 642 No mejorada 18,6 2,8 1 447 Servicio sanitario Mejorada, no compartida 2/ 12,2 0,9 4 245 No mejorada o compartida 15,6 1,7 4 844 Quintil de riqueza Quintil inferior 14,2 2,0 2 214 Segundo quintil 15,6 1,7 2 112 Quintil intermedio 15,0 1,2 1 920 Cuarto quintil 12,7 0,7 1 588 Quintil superior 10,9 0,5 1 255 Total 2009 14,0 1,3 9 088 Total 2000 15,4 nd 11 754 1/ Incluye red pública, pozo en la casa, manantial y agua de lluvia. 2/ Incluye conectado a red pública y letrina mejorada ventilada. Características seleccionadas nd= No disponible Cuadro 9.7 Prevalencia de diarrea Porcentaje de niñas y niños menores de cinco años de edad con diarrea y diarrea con sangre durante las dos semanas anteriores a la encuesta, según características seleccionadas, Perú 2009. Diarrea en las últimas dos semanas Nota: No se considera 4 casos sin información Salud infantil 199 Cuadro 9.8 Tratamiento de la diarrea • Un 42,0 por ciento de niñas y niños con diarrea fue llevado a un proveedor de salud, lo que representa un incremento de 3,5 puntos porcentuales respecto a la ENDES 2000 (38,5 por ciento). No existen diferencias muy marcadas, excepto por un mayor porcentaje entre niñas y niños cuya madre tiene educación superior (53,4 por ciento), que tienen 6-11 meses de edad (48,0 por ciento), entre las niñas y los niños con diarrea con sangre (55,4 por ciento), que viven en área rural (44,2 por ciento) o que están en el quintil superior de riqueza (55,1 por ciento). En los departamentos, los más altos porcentajes, se ubicaron en Pasco e Ica (56,4 y 52,4 por ciento, respectivamente). Por otro lado, bajos porcentajes de contacto con proveedor se encontraron en Junín (24,2 por ciento), Tacna (31,7 por ciento) y Puno (32,1 por ciento). • El uso de paquetes de Sales de Rehidratación Oral (SRO) fue usado por el 32,0 por ciento de niñas y niños con diarrea (ha subido desde la ENDES 2000, que fue 21,9 por ciento). Continúan encontrándose diferencias apreciables por características de las mujeres: las mujeres en el quintil superior usan tres veces más los paquetes, comparado con las del quintil inferior de riqueza (61,2 frente a 20,4 por ciento); que contrastan con la proporción de uso entre niñas y niños de 6 a más meses, la misma que va del 38,7 por ciento (12 -23 meses) a 24,3 por ciento (6 – 11 meses). En cuanto a departamentos, usan los sobres en proporciones muy bajas en Puno (7,6 por ciento), Cusco (12,1 por ciento) y Cajamarca y Junín (15,0 por ciento, cada una) o la Sierra en general (16,9 por ciento), en comparación con usos muchos mayores como en Tumbes (63,5 por ciento), Ica (49,0 por ciento), Lambayeque, (47,3 por ciento) o Lima Metropolitana (43,6 por ciento). Eso indica diferencias marcadas en acceso como en comercialización o distribución de los productos. • A pesar de los aumentos en el uso de SRO, la Solución Casera (SC) se sigue empleando en 10,8 por ciento de casos, pero en menor proporción respecto a lo observado en la ENDES 2000 (20,9 por ciento). No hay diferencias muy marcadas, especialmente entre área urbana y rural, pero sí hay escaso uso entre mujeres con un niño o una niña menor de seis meses de edad (5,4 por ciento), en La Libertad (4,2 por ciento), Moquegua y Puno (5,0 y 5,1 por ciento, respectivamente), comparado con altos usos como en Cusco o Huancavelica (17,4 y 16,1 por ciento, respectivamente). • Algo más de la mitad de niñas y niños con diarrea reciben un aumento de líquido (52,6 por ciento), es un poco menor a lo encontrado en la ENDES 2000 (54,5 por ciento). Sólo entre niñas y niños menores de seiseses se encuentra una menor proporción con esta práctica (20,2 por ciento), comparado con altos porcentajes en Tumbes (84,9 por ciento) y Tacna (70,0 por ciento). Asimismo, más madres dan un aumento de líquido en el quintil superior que en el inferior (67,6 frente a 39,6 por ciento), si tienen educación superior comparado con las que tienen educación primaria (59,5 frente a 44,5 por ciento). • Con respecto a “otros tratamientos” (no aconsejados excepto antibióticos para diarreas sanguinolentas o solución endovenosa para deshidratación severa), se encuentra todavía difundida la práctica de remedios caseros, los que se dieron en 27,4 por ciento de casos de diarrea, y especialmente entre mujeres sin educación (28,2 por ciento) o en lugares como Pasco (51,2 por ciento) y Puno (50,4 por ciento). Tales prácticas pueden reflejar costumbres culturales arraigadas. Antibióticos se dan en más de dos de cada diez casos de diarrea, lo que es excesivo considerando que sólo debería darse aproximadamente en uno de cada cincuenta casos. Tal exceso se dio en mayores proporciones en Lambayeque (40,3 por ciento), Amazonas (36,5 por ciento), Piura (35,6 por ciento) y Tumbes (35,4 por ciento). El siguiente medicamento de uso común es el jarabe para la diarrea (18,6 por ciento). Su uso parece tener gran acogida en Pasco (33,1 por ciento) y Huánuco (31,8 por ciento). • En forma correspondiente, el porcentaje de madres que admiten no haber dado ningún tratamiento se mantiene en niveles bajos (16,2 por ciento), sin embargo, se ha incrementado en 2,7 puntos porcentuales comparado con la ENDES 2000 (13,5 por ciento). 200 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Sobres de SRO/ Pedialite Solución casera SRO o solución casera Aumento de líquidos en general TRO o aumento de líquidos Anti- bióticos Jarabe para la diarrea Solución endo- venosa Remedios caseros/ otros Edad en meses Menos de 6 meses 32,1 10,6 5,4 12,6 20,2 32,0 7,6 11,1 0,0 16,7 48,7 84 6-11 48,0 24,3 16,7 33,9 46,4 57,5 19,6 13,9 0,9 28,6 23,2 223 12-23 46,5 38,7 9,8 42,8 52,9 70,5 24,2 20,9 0,3 27,2 12,4 410 24-35 43,6 34,2 9,0 37,8 59,9 73,1 32,1 24,4 0,0 26,6 9,6 240 36-47 34,7 31,7 9,1 35,7 55,7 70,8 21,4 17,3 0,3 27,8 13,6 173 48-59 31,7 33,9 12,9 40,7 64,7 74,7 12,7 15,9 0,0 32,8 11,2 142 Sexo Hombre 40,8 33,5 12,5 38,1 51,6 66,0 22,5 20,0 0,5 29,5 16,2 676 Mujer 43,4 30,3 8,9 35,9 53,7 67,4 21,8 17,1 0,1 25,0 16,1 596 Tipo de diarrea Sin sangre 40,8 30,7 9,6 35,8 52,1 65,9 20,7 18,1 0,2 27,5 17,2 1 147 Con sangre 55,4 45,6 22,0 50,3 55,6 72,9 33,8 24,6 1,5 27,1 7,4 120 Área de residencia Urbana 40,8 38,9 9,9 42,7 55,6 71,4 23,4 18,2 0,3 23,6 16,1 825 Rural 44,2 19,2 12,5 26,7 47,1 57,9 19,7 19,4 0,3 34,4 16,2 446 Departamento Amazonas 48,3 16,3 13,8 27,1 61,2 70,1 36,5 11,4 0,0 34,3 11,0 31 Áncash (49,5) (32,8) 0,0 (32,8) (54,1) (62,9) (18,5) (9,0) 0,0 (42,9) (15,9) 42 Apurímac 42,2 23,1 14,2 30,8 41,7 56,8 15,9 10,0 0,0 30,2 16,0 24 Arequipa * * * * * * * * * * * 25 Ayacucho 44,6 16,0 12,0 22,9 59,9 66,4 6,9 20,4 0,0 22,9 18,4 35 Cajamarca (42,7) (15,0) (8,8) (19,2) (57,2) (57,2) (25,5) (14,9) 0,0 (19,5) (21,3) 60 Cusco (39,1) (12,1) (17,4) (25,3) (66,8) (74,2) (22,8) (18,8) 0,0 (34,9) (2,5) 37 Huancavelica (36,3) (20,5) (16,1) (29,5) (36,0) (55,3) (12,0) (21,7) 0,0 (30,2) (15,9) 17 Huánuco 49,1 29,5 10,6 37,1 54,4 63,6 15,9 31,8 0,0 32,9 10,1 46 Ica 52,4 49,0 15,1 50,9 52,9 69,5 31,8 20,1 2,1 23,0 14,3 35 Junín 24,2 15,0 13,7 25,4 51,2 57,5 9,5 18,3 0,0 41,2 14,8 70 La Libertad (46,7) (19,0) (4,2) (23,2) (52,6) (61,0) (27,0) (3,5) 0,0 (12,2) (30,8) 37 Lambayeque (41,1) (47,3) (11,7) (47,3) (57,7) (68,8) (40,3) (17,1) 0,0 (22,7) (17,2) 34 Lima 44,4 43,1 11,0 46,7 54,9 73,2 19,3 22,6 0,0 24,6 18,0 370 Loreto 39,5 39,5 9,6 42,5 38,7 63,1 17,2 19,5 0,4 17,7 17,0 125 Madre de Dios 37,8 33,9 11,2 42,6 60,9 72,4 19,1 23,8 0,0 32,4 8,6 9 Moquegua (33,3) (17,7) (5,0) (22,7) (49,8) (63,2) (3,0) (12,4) 0,0 (30,8) (19,8) 7 Pasco 56,4 21,6 7,6 27,3 35,8 44,5 21,1 33,1 0,0 51,2 17,5 22 Piura 38,6 35,5 13,8 45,7 57,7 77,2 35,6 19,6 0,0 16,2 13,4 73 Puno 32,1 7,6 5,1 12,7 40,5 45,5 30,5 7,4 1,9 50,4 22,1 65 San Martín 34,7 29,0 13,7 35,0 49,2 67,5 28,1 19,5 0,0 33,7 8,3 63 Tacna (31,7) (24,8) (7,0) (28,1) (70,0) (73,6) (5,8) (11,5) 0,0 (27,1) (13,8) 11 Tumbes (39,3) (63,5) (13,2) (63,5) (84,9) (93,0) (35,4) (11,7) 0,0 (24,8) (7,0) 5 Ucayali 39,4 45,0 10,6 49,0 41,1 62,0 32,1 13,2 0,0 9,2 14,7 28 Región natural Lima Metropolitana 44,7 43,6 11,0 47,7 56,4 74,0 19,0 20,2 0,0 26,3 16,7 320 Resto Costa 41,5 40,3 10,2 43,4 54,7 71,4 28,3 20,1 0,3 18,1 18,0 237 Sierra 42,2 16,9 11,2 24,6 52,4 59,7 19,8 16,6 0,6 35,8 16,1 390 Selva 39,5 32,6 10,6 37,0 47,7 64,2 23,5 18,5 0,2 25,1 14,4 325 Nivel de educación Sin educación 38,8 15,8 10,9 22,2 56,3 64,6 24,7 25,3 0,0 28,2 11,7 39 Primaria 38,4 21,7 9,8 28,1 44,5 56,7 21,0 15,8 0,0 30,1 19,4 423 Secundaria 40,6 33,1 12,0 37,6 55,6 69,3 21,2 20,0 0,4 25,5 15,7 590 Superior 53,4 51,6 9,5 55,5 59,5 79,0 26,4 19,3 0,6 26,9 12,1 220 Quintil de riqueza Quintil inferior 43,2 20,4 12,7 27,3 39,6 53,7 15,4 17,9 0,0 30,7 18,9 315 Segundo quintil 39,8 24,0 11,8 31,3 54,7 66,5 23,2 15,8 0,4 33,2 14,4 330 Quintil intermedio 39,5 33,0 10,0 36,3 55,0 68,5 30,5 23,5 0,6 22,4 12,2 288 Cuarto quintil 38,4 41,8 11,4 46,0 55,9 75,1 22,2 12,4 0,0 24,7 21,1 202 Quintil superior 55,1 61,2 5,0 62,3 67,6 80,8 17,2 25,9 0,6 20,0 15,2 136 Total 2009 42,0 32,0 10,8 37,1 52,6 66,7 22,1 18,6 0,3 27,4 16,2 1 272 Total 2000 38,5 21,9 20,9 34,6 54,5 68,0 nd nd 0,1 49,5 13,5 1 810 nd= No disponible. Nota:Las cifras en paréntesis están basadas en 25-49 casos sin ponderar. Las cifras basadas en menos de 25 casos sin ponderar no se muestran (*). TRO incluye solución preparada con sales de rehidratación oral solución casera (SC) o un incremento en la cantidad de líquido. 1/ Excluye farmacia tienda y curandero. Cuadro 9.8 Tratamiento de la diarrea Porcentaje de niñas y niños menores de cinco años y con diarrea en las últimas dos semanas que fue llevado a un proveedor de salud para tratamiento porcentaje que recibió terapia de rehidratación oral (TRO) y porcentaje que recibió otros tratamientos, según características seleccionadas, Perú 2009. Terapia de Rehidratación Oral (TRO) Otros tratamientosPorcentaje llevados a un proveedor de salud 1/ Número de niñas y niños Ningún trata- miento Características seleccionadas Salud infantil 201 Gráfico 9.2 Cantidad de Líquidos y Alimentos Sólidos Suministrados durante la Diarrea 14 52 5 28 3 13 55 30 9 39 5 49 4 10 53 33 0,0 10,0 20,0 30,0 40,0 50,0 60,0 Nada Menos cantidad Más La misma cantidad CANTIDAD DE ALIMENTOS SÓLIDOS Nada Menos cantidad Más La misma cantidad CANTIDAD DE LÍQUIDOS Porcentaje de Mujeres ENDES 2009 ENDES 2000 Dado que UNICEF recomienda que el niño o la niña con enfermedad diarréica aguda reciba mayor cantidad de líquidos y sólidos durante el episodio diarréica – lo que en ocasiones va opuesto a creencias culturales de algunas madres – se efectúan tales indagaciones en esta encuesta (Cuadro 9.9). Asimismo, se les preguntó a las madres sobre la forma en que las deposiciones de las niñas y los niños son desechadas, como una aproximación a sus conocimientos y prácticas higiénicas que pueden contribuir a la diseminación de enfermedades de este tipo (Cuadro 9.10). Cuadro 9.9 y Gráfico 9.2 Prácticas alimenticias y de administración de líquidos durante la diarrea • En la ENDES Continua 2009, se observa niveles relativamente similares en la administración de líquidos a un niño o una niña con diarrea. Por ejemplo, “más” administración de líquido se dio en 52,6 por ciento de casos, comparado con 54,5 por ciento en la ENDES 2000. El indicador sube en Tumbes (84,9 por ciento), y se encuentra en niveles elevados en Tacna (70,0 por ciento), Cusco (66,8 por ciento), o también en Amazonas o entre las madres más educadas (61,2 y 59,5 por ciento, respectivamente). Por otro lado, existe en un nivel muy bajo entre madres con educación primaria (44,5 por ciento). • Con alimentos sólidos, el nivel fue notoriamente bajo y similar al encontrado en la ENDES 2000 (5,1 por ciento le dan “más”). Darle “menos” (suma de “un poco menos” y “mucho menos”) sólidos, disminuyó de 52,4 a 39,2 por ciento desde la ENDES 2000 a la ENDES Continua 2009. Esta retención parece darse entre los grupos más pudientes, por ejemplo en 45,7 por ciento entre las madres del cuarto quintil comparado con 33,5 por ciento entre las el quintil superior. Asimismo, retienen alimentos el 41,5 por ciento de madres con educación superior comparadas con 29,9 por ciento de madres sin educación. Piura y Lima Metropolitana son los lugares donde menos alimentos se dieron a niñas y niños con diarrea (54,3 y 47,9 por ciento, respectivamente). Esto indica que se deben de reforzar los contenidos educativos de las campañas dado que se conoce el efecto positivo de administrar mayor cantidad de alimentos sólidos, con el objetivo de contrarrestar las pérdidas de peso provocadas por la enfermedad y ayudar a la recuperación postdiarrea. 202 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Más La misma canti- dad Un poco menos Mucho menos Nada No sabe/ sin informa- ción Más La misma canti- dad Un poco menos Mucho menos Nada No sabe/ sin informa- ción Edad en meses Menos de 6 meses 20,2 29,2 3,5 0,0 47,2 0,0 100,0 0,0 10,2 5,6 0,0 84,2 0,0 100,0 6,3 6,3 84 6-11 46,4 38,9 9,9 2,1 2,7 0,0 100,0 5,3 41,5 32,8 4,4 15,9 0,0 100,0 35,1 44,7 223 12-23 52,9 34,1 10,4 2,5 0,1 0,0 100,0 7,0 46,5 37,8 7,7 1,0 0,0 100,0 47,2 64,1 410 24-35 59,9 28,2 10,3 0,0 0,2 1,5 100,0 4,9 56,0 33,5 3,5 0,6 1,5 100,0 56,2 68,0 240 36-47 55,7 39,2 4,6 0,5 0,0 0,0 100,0 2,9 51,0 40,7 5,4 0,0 0,0 100,0 51,0 66,0 173 48-59 64,7 26,9 7,4 0,4 0,6 0,0 100,0 4,9 54,7 33,3 6,2 0,8 0,0 100,0 58,8 68,5 142 Sexo Hombre 51,6 34,2 8,8 1,5 3,9 0,0 100,0 5,0 43,4 35,3 6,5 9,8 0,0 100,0 44,7 57,5 676 Mujer 53,7 32,5 8,6 1,1 3,5 0,6 100,0 5,1 50,2 32,2 4,0 7,9 0,6 100,0 47,2 59,4 596 Tipo de diarrea Sin sangre 52,1 34,3 8,8 1,0 3,8 0,1 100,0 4,5 47,3 34,1 4,9 9,1 0,1 100,0 45,7 58,0 1 147 Con sangre 55,6 26,6 8,4 3,9 2,9 2,5 100,0 10,3 37,9 32,9 9,3 7,2 2,5 100,0 45,8 60,3 120 Área de residencia Urbana 55,6 32,1 6,7 1,5 3,6 0,5 100,0 3,4 45,8 34,5 6,1 9,7 0,4 100,0 47,8 61,4 825 Rural 47,1 35,8 12,5 0,8 3,9 0,0 100,0 8,2 47,9 32,7 3,9 7,3 0,0 100,0 42,2 52,8 446 Departamento Amazonas 61,2 22,1 8,4 0,0 8,3 0,0 100,0 6,1 47,7 31,9 1,3 13,1 0,0 100,0 56,9 65,8 31 Áncash (54,1) (32,4) (4,1) 0,0 (9,4) 0,0 100,0 (4,4) (56,5) (13,0) (8,1) (18,0) 0,0 100,0 (41,4) (50,2) 42 Apurímac 41,7 53,1 1,9 0,0 3,4 0,0 100,0 12,7 75,0 7,2 1,8 3,4 0,0 100,0 39,8 55,0 24 Arequipa * * * * * * 100,0 * * * * * * 100,0 * * 25 Ayacucho 59,9 34,9 0,0 1,7 3,4 0,0 100,0 10,1 63,1 16,7 1,4 8,7 0,0 100,0 55,1 61,6 35 Cajamarca (57,2) (17,1) (18,0) 0,0 (7,8) 0,0 100,0 (14,5) (30,9) (36,2) (8,6) (9,8) 0,0 100,0 (46,6) (46,6) 60 Cusco (66,8) (28,0) (5,2) 0,0 0,0 0,0 100,0 (4,8) (59,0) (32,3) (4,0) 0,0 0,0 100,0 (62,8) (70,2) 37 Huancavelica (36,0) (34,4) (21,0) (3,1) (5,6) 0,0 100,0 (2,2) (46,3) (37,0) (5,1) (9,4) 0,0 100,0 (36,0) (55,3) 17 Huánuco 54,4 25,6 18,4 0,0 1,7 0,0 100,0 8,0 40,3 42,4 0,0 9,2 0,0 100,0 49,7 57,2 46 Ica 52,9 29,4 11,9 0,0 4,0 1,8 100,0 3,5 52,4 29,5 0,0 12,8 1,8 100,0 48,1 64,7 35 Junín 51,2 32,3 8,7 1,9 5,8 0,0 100,0 4,4 56,1 27,3 2,8 9,3 0,0 100,0 46,6 52,8 70 La Libertad (52,6) (34,5) (8,7) 0,0 (4,2) 0,0 100,0 (4,1) (38,0) (50,2) (3,5) (4,2) 0,0 100,0 (49,1) (53,3) 37 Lambayeque (57,7) (23,9) (8,5) (3,4) (6,4) 0,0 100,0 (6,3) (43,1) (33,8) (10,4) (6,4) 0,0 100,0 (47,3) (58,4) 34 Lima 54,9 33,6 4,4 2,7 3,5 0,8 100,0 0,9 43,8 39,1 7,8 7,6 0,8 100,0 47,4 62,2 370 Loreto 38,7 36,8 21,2 1,3 2,1 0,0 100,0 4,4 43,0 35,7 5,5 11,3 0,0 100,0 29,9 52,7 125 Madre de Dios 60,9 30,0 4,1 0,8 3,1 1,0 100,0 5,0 53,4 26,3 6,0 9,3 0,0 100,0 53,0 63,7 9 Moquegua (49,8) (39,3) (5,0) (2,7) (3,2) 0,0 100,0 (5,3) (58,0) (25,6) 0,0 (11,1) 0,0 100,0 (49,8) (63,2) 7 Pasco 35,8 47,1 12,4 2,9 1,8 0,0 100,0 6,6 50,2 31,4 3,7 8,1 0,0 100,0 29,0 36,3 22 Piura 57,7 36,8 3,7 0,0 1,8 0,0 100,0 4,9 28,6 41,5 12,8 12,3 0,0 100,0 41,4 57,5 73 Puno 40,5 48,3 9,3 0,0 1,9 0,0 100,0 5,1 67,2 17,7 0,0 10,0 0,0 100,0 39,7 44,7 65 San Martín 49,2 39,0 6,4 0,0 5,4 0,0 100,0 13,5 42,5 34,8 1,6 7,6 0,0 100,0 46,9 65,2 63 Tacna (70,0) (23,0) (3,4) 0,0 (3,7) 0,0 100,0 (5,8) (39,8) (44,0) 0,0 (10,4) 0,0 100,0 (70,0) (73,6) 11 Tumbes (84,9) (11,1) (4,0) 0,0 0,0 0,0 100,0 (4,1) (55,5) (28,2) (4,8) (7,3) 0,0 100,0 (76,1) (84,2) 5 Ucayali 41,1 39,4 18,1 0,0 1,4 0,0 100,0 3,9 47,7 40,9 0,0 7,5 0,0 100,0 38,6 59,5 28 Región natural Lima Metropolitana 56,4 30,3 5,1 3,2 4,0 0,9 100,0 1,0 42,5 38,8 9,1 7,7 0,9 100,0 47,7 61,4 320 Resto Costa 54,7 36,4 5,9 0,5 2,3 0,3 100,0 4,1 40,5 39,3 6,0 9,8 0,3 100,0 46,4 62,1 237 Sierra 52,4 33,4 9,2 0,8 4,3 0,0 100,0 7,7 55,6 25,2 3,6 7,9 0,0 100,0 48,2 54,9 390 Selva 47,7 34,3 13,7 0,5 3,8 0,0 100,0 6,5 44,1 35,5 3,3 10,6 0,0 100,0 40,9 56,8 325 Nivel de Educación Sin educación 56,3 30,1 8,3 1,5 3,8 0,0 100,0 11,6 49,6 29,9 0,0 8,9 0,0 100,0 53,9 62,2 39 Primaria 44,5 38,0 12,5 0,8 4,1 0,0 100,0 6,3 47,9 35,1 4,4 6,3 0,0 100,0 40,5 52,1 423 Secundaria 55,6 30,6 7,1 2,0 4,7 0,1 100,0 4,5 45,7 32,7 6,1 10,9 0,1 100,0 48,0 59,8 590 Superior 59,5 32,7 5,8 0,3 0,3 1,4 100,0 3,1 45,8 35,4 6,1 8,3 1,4 100,0 49,1 65,8 220 Quintil de riqueza Quintil inferior 39,6 40,4 14,7 0,6 4,7 0,0 100,0 7,1 48,2 33,0 2,9 8,7 0,0 100,0 35,5 49,1 315 Segundo quintil 54,7 30,1 9,8 0,5 4,8 0,2 100,0 6,4 45,2 31,4 6,3 10,5 0,2 100,0 47,0 57,3 330 Quintil intermedio 55,0 33,3 6,5 3,2 1,9 0,0 100,0 6,0 45,1 36,3 6,4 6,2 0,0 100,0 49,5 61,7 288 Cuarto quintil 55,9 32,6 6,2 1,7 2,1 1,5 100,0 1,1 43,0 40,7 5,0 8,8 1,5 100,0 48,3 64,5 202 Quintil superior 67,6 26,7 0,6 0,0 5,1 0,0 100,0 1,1 54,4 26,5 7,0 10,9 0,0 100,0 55,5 66,2 136 Total 2009 52,6 33,4 8,7 1,3 3,7 0,3 100,0 5,1 46,6 33,9 5,3 8,9 0,3 100,0 45,9 58,4 1 272 Total 2000 54,5 29,5 2,5 0,3 100,0 5,1 28,4 13,8 0,4 100,0 nd nd 1 810 nd= No disponible 2/ Equivalente al indicador 35 de UNICEF/MICS, [ 13, 2 ] [ 52, 4 ] Nota: Las cifras en paréntesis están basadas en 25-49 casos sin ponderar, Las cifras basadas en menos de 25 casos sin ponderar no se muestran ( * ), 1/ Equivalente al indicador de UNICEF/WHO "Manejo casero de la diarrea", MICS Indicador 34, La práctica de alimentación continua incluye niñas y niños que recibieron durante la diarrea más alimento lo mismo o un poco menos de lo usual, Cuadro 9.9 Prácticas de alimentación durante la diarrea Distribución porcentual de niñas y niños menores de cinco años que tuvieron diarrea en las últimas dos semanas anteriores a la encuesta por cantidad de líquidos y alimentos sólidos que se les dio en comparación con la práctica normal porcentaje de niñas y niños al que se le aumentó la cantidad de líquido y se continuó dándole alimentos sólidos y el porcentaje al que se continuó dándole alimentos sólidos y además se les dio TRO y/o más líquido durante el episodio de diarrea, según características seleccionadas, Perú 2009, Características seleccionadas Cantidad de líquidos Total Cantidad de sólidos Total Le dieron más líquido y alimentación continua 1/ Le dieron TRO o más líquidos y alimentación continua 2/ Número de niñas y niños con diarrea nd= No disponible 2/ Equivalente al indicador 35 de UNICEF/MICS, Nota: Las cifras en paréntesis están basadas en 25-49 casos sin ponderar, Las cifras basadas en menos de 25 casos sin ponderar no se muestran ( * ), 1/ Equivalente al indicador de UNICEF/WHO "Manejo casero de la diarrea", MICS Indicador 34, La práctica de alimentación continua incluye niñas y niños que recibieron durante la diarrea más alimento lo mismo o un poco menos de lo usual, Salud infantil 203 Cuadro 9.10 Conocimiento sobre las sales de rehidratación oral En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las madres con nacimientos en los cinco años antes de la encuesta, si conocían sobre las Sales de Rehidratación Oral (SRO) promovidas para el tratamiento de la diarrea aguda. El Cuadro 9.10 describe tal conocimiento por características de la mujer. • En general, el conocimiento de las s Sales de Rehidratación Oral (SRO) entre las madres es alto, con siete de cada diez respondiendo que las conocen. Los porcentajes son afectados importantemente por características de las mujeres, tales como su educación y capacidad económica. Así, sólo 53,6 por ciento de mujeres sin educación o 54,6 por ciento de mujeres en el quintil inferior de riqueza las conocen, comparados con el 88,3 y 90,3 por ciento entre mujeres con educación superior y en el quintil superior. • Similarmente, este conocimiento fue menor entre las madres adolescentes (39,2 por ciento) comparado con las madres de 35 a 49 años (80,7 por ciento). Las mujeres del área urbana conocen más (76,0 por ciento) que las del área rural (57,6 por ciento) o las de la Sierra (59,8 por ciento) sobre las sales. En los departamentos el contraste es significativo; como lo observado entre Ayacucho y Huánuco (41,2 y 49,3 por ciento, respectivamente); y, los departamentos de San Martín (92,3 por ciento), Ica (85,5 por ciento) y Áncash (84,1 por ciento). Características seleccionadas Porcentaje de madres que conocen sobre SRO 1/ Número de madres Edad 15-19 39,2 497 20-24 56,1 1 584 25-34 73,9 3 566 35-49 80,7 2 091 Área de residencia Urbana 76,0 5 166 Rural 57,6 2 571 Departamento Amazonas 78,1 128 Áncash 84,1 319 Apurímac 66,6 139 Arequipa 77,2 263 Ayacucho 41,2 198 Cajamarca 59,0 454 Cusco 55,3 299 Huancavelica 71,9 167 Huánuco 49,3 247 Ica 85,5 202 Junín 65,2 376 La Libertad 73,2 449 Lambayeque 73,7 233 Lima 79,9 2 283 Loreto 60,9 360 Madre de Dios 64,9 40 Moquegua 82,4 53 Pasco 73,8 90 Piura 53,8 490 Puno 52,3 400 San Martín 92,3 238 Tacna 60,0 95 Tumbes 70,3 70 Ucayali 61,5 146 Región natural Lima Metropolitana 79,9 2 013 Resto Costa 74,5 1 702 Sierra 59,8 2 849 Selva 70,1 1 174 Nivel de educación Sin educación 53,6 263 Primaria 57,0 2 264 Secundaria 69,7 3 373 Superior 88,3 1 838 Quintil de riqueza Quintil inferior 54,6 1 713 Segundo quintil 63,5 1 764 Quintil intermedio 70,9 1 737 Cuarto quintil 78,7 1 403 Quintil superior 90,3 1 121 Total 2009 69,8 7 737 Total 2000 78,2 9 535 Cuadro 9.10 Conocimiento de Sales de Rehidratación Oral - SRO Porcentaje de madres con nacimientos en los últimos cinco años precedentes a la encuesta que conocen sobre las sales de rehidratación oral para el tratamiento de la diarrea, según características seleccionadas, Perú 2009. 1/ SRO = Sales de rehidratación oral. 204 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadro 9.11 Eliminación de las deposiciones de las niñas y los niños • Los porcentajes de eliminación de las deposiciones registran una leve variación con respecto a la encuesta del 2000. Por ejemplo, el uso del inodoro/letrina subió hasta 29,2 por ciento, comparado con el 22,3 por ciento reportado en la ENDES 2000. El botarlas en el inodoro/letrina ha disminuido, siendo 19,5 por ciento en la ENDES Continua 2009, comparado con 26,0 por ciento en la ENDES 2000. Las diferencias reportadas por características están siendo acortadas, como en el caso de uso del inodoro/letrina en área urbana comparada con rural, la que se ha reducido de 28,2 a 14,1 por ciento en la ENDES 2000 frente a 32,0 a 23,6 por ciento en la ENDES Continua 2009. En tanto, que la diferencia en el uso de inodoro o letrina entre mujeres en el quintil superior en comparación con el inferior fue de dos veces (40,8 frente a 20,0 por ciento). Por departamentos, el uso del inodoro/letrina fue mayor en La Libertad (44,5 por ciento), Cusco (38,4 por ciento), Ayacucho (36,2 por ciento) y Junín (35,0 por ciento), en comparación con porcentajes menores como en Piura (16,3 por ciento) y Pasco (18,8 por ciento). • Entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, otras formas no seguras de desechar las deposiciones tienen menor arraigo y siguen una tendencia de descenso, arrojarlas en el patio o campo de 23,2 a 9,9 por ciento, tirarla en el lavadero de 7,4 a 5,2 por ciento, o no hacer nada/dejarlas en el suelo de 2,8 a 2,1 por ciento, respectivamente. El tirar los desechos en el patio o campo fue reportado menos que el tirarlas en el inodoro/letrina (9,9 frente a 19,5 por ciento) y lógicamente se observa más entre madres del quintil inferior de riqueza (27,8 por ciento), que viven en el área rural (22,6 por ciento), entre las mujeres sin educación (20,5 por ciento), las que no tienen servicio sanitario (17,4 por ciento) y lugares alejados como Huancavelica (39,0 por ciento) y Ayacucho (28,6 por ciento). Salud infantil 205 Siempre usa inodoro o letrina Las tira en inodoro/ letrina La tira en el patio/ campo La tira en el lavadero La tira en la basura No hace nada, la deja en el suelo Edad en meses Menos de 6 meses 1,0 6,9 12,3 14,4 58,7 0,1 6,5 100,0 7,9 803 6-11 2,0 11,0 11,8 12,0 57,0 0,8 5,4 100,0 13,0 1 013 12-23 5,7 19,2 11,5 7,4 50,2 1,6 4,4 100,0 24,9 1 744 24-35 29,8 31,7 10,0 1,6 19,2 3,7 3,9 100,0 61,5 1 421 36-47 56,4 24,4 8,4 0,1 4,3 2,7 3,7 100,0 80,8 1 303 48-59 71,2 16,1 5,9 0,2 1,2 2,6 2,7 100,0 87,3 1 307 Servicio sanitario Mejorada, no compartida 1/ 35,9 19,0 1,9 3,1 38,9 0,2 1,0 100,0 54,9 3 675 No mejorada o compartida 23,0 20,0 17,4 7,1 21,4 3,9 7,3 100,0 43,0 3 916 Área de residencia Urbana 32,0 20,4 3,5 3,2 38,7 0,6 1,6 100,0 52,4 5 072 Rural 23,6 17,7 22,6 9,3 12,2 5,1 9,6 100,0 41,3 2 519 Departamento Amazonas 26,6 30,0 18,0 7,8 7,9 5,5 4,3 100,0 56,6 126 Áncash 23,5 16,2 10,6 10,8 31,4 3,8 3,6 100,0 39,7 311 Apurímac 26,6 18,7 15,1 18,2 19,0 0,0 2,3 100,0 45,3 137 Arequipa 27,6 24,3 7,5 4,0 34,2 1,9 0,4 100,0 51,9 258 Ayacucho 36,2 9,5 28,6 8,5 10,9 2,3 3,9 100,0 45,7 195 Cajamarca 27,8 22,4 17,4 7,7 18,8 2,0 3,9 100,0 50,2 445 Cusco 38,4 14,7 3,9 17,7 14,5 9,0 1,7 100,0 53,1 293 Huancavelica 26,1 12,0 39,0 8,6 7,3 0,3 6,7 100,0 38,1 165 Huánuco 24,2 26,8 14,0 8,5 14,5 3,6 8,4 100,0 51,0 242 Ica 30,0 17,5 4,4 1,3 45,4 0,3 1,1 100,0 47,5 198 Junín 35,0 12,3 10,8 16,6 13,3 2,3 9,6 100,0 47,3 373 La Libertad 44,5 4,5 4,5 0,0 46,0 0,0 0,5 100,0 49,0 438 Lambayeque 28,6 25,1 7,3 5,0 32,7 1,0 0,4 100,0 53,7 229 Lima 31,9 17,4 2,1 0,6 46,1 0,7 1,1 100,0 49,3 2 256 Loreto 22,6 20,8 18,7 3,6 10,1 4,1 20,1 100,0 43,4 343 Madre de Dios 27,3 15,4 14,0 1,9 36,1 1,2 4,2 100,0 42,7 40 Moquegua 27,0 23,2 4,4 1,1 43,3 0,4 0,7 100,0 50,2 52 Pasco 18,8 17,4 5,5 8,0 23,9 14,1 12,3 100,0 36,2 87 Piura 16,3 29,6 14,3 5,1 24,0 0,3 10,4 100,0 45,9 478 Puno 27,1 24,5 17,9 2,3 18,3 3,4 6,5 100,0 51,6 395 San Martín 21,7 39,3 14,9 9,0 7,1 4,9 3,0 100,0 61,0 229 Tacna 28,7 16,4 0,8 0,5 49,9 0,0 3,7 100,0 45,1 92 Tumbes 21,5 30,8 7,7 1,2 32,9 2,9 3,1 100,0 52,3 68 Ucayali 22,6 27,4 14,1 8,0 22,2 2,4 3,3 100,0 50,0 143 Región natural Lima Metropolitana 32,8 17,4 0,4 0,5 48,3 0,0 0,6 100,0 50,2 1 987 Resto Costa 28,8 20,5 6,6 2,5 37,3 0,7 3,6 100,0 49,3 1 670 Sierra 29,7 17,8 16,2 8,6 18,6 3,8 5,3 100,0 47,5 2 797 Selva 22,3 25,9 15,4 8,9 14,6 3,7 9,1 100,0 48,2 1 137 Nivel de educación Sin educación 33,4 12,6 20,5 8,0 8,7 8,6 8,2 100,0 46,0 255 Primaria 27,7 17,6 19,5 8,6 14,6 4,3 7,8 100,0 45,3 2 221 Secundaria 28,2 21,4 7,0 4,9 34,0 1,2 3,4 100,0 49,6 3 311 Superior 32,5 19,3 1,8 1,2 44,1 0,1 1,0 100,0 51,8 1 804 Quintil de riqueza Quintil inferior 20,0 14,6 27,8 9,3 10,1 6,7 11,6 100,0 34,6 1 676 Segundo quintil 28,7 22,9 12,1 8,5 20,2 1,9 5,8 100,0 51,6 1 725 Quintil intermedio 29,6 25,8 3,8 4,0 34,8 0,8 1,3 100,0 55,4 1 696 Cuarto quintil 31,3 18,1 0,5 1,4 48,0 0,1 0,6 100,0 49,4 1 390 Quintil superior 40,8 13,7 0,2 0,4 44,8 0,0 0,0 100,0 54,5 1 105 Total 2009 29,2 19,5 9,9 5,2 29,9 2,1 4,3 100,0 48,7 7 591 Total 2000 22,3 26,0 23,2 7,4 13,5 2,8 4,1 100,0 48,3 9277 Total Otras res- puestas Nota: No se muestra 2 casos sin información en Servicio Sanitario. 1/ Servicio sanitario no compartido de los siguientes: inodoro con descarga a las tuberías del sistema de desagûe, pozo séptico o letrina; letrina ventilada o mejorada; letrina con cajón y sanitario compostaje. Cuadro 9.11 Eliminación de las deposiciones de las niñas y los niños Deposiciones controladas Deposiciones no controladas Distribución porcentual de madres cuya hija o hijo más joven y menor de cinco años de edad vive con ella, por la forma cómo desechan las deposiciones de la hija o del hijo menor, según características seleccionadas, Perú 2009. Porcentaje de niñas y niños cuyas heces fecales son desechadas de manera segura Número de madres Características seleccionadas 206 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 207 LLAACCTTAANNCCIIAA YY NNUUTTRRIICCIIÓÓNN DDEE NNIIÑÑAASS,, NNIIÑÑOOSS YY MMAADDRREESS 1100 El estado nutricional es el resultante final del balance entre ingesta y requerimiento de nutrientes1. En este sentido, los esquemas o patrones de alimentación influyen en la nutrición de las niñas y niños y a su vez, condicionan su potencial de desarrollo y crecimiento. La práctica de la lactancia materna provee los nutrientes adecuados y sirve de inmunización para un gran número de enfermedades comunes en la infancia. El inicio temprano de la alimentación complementaria, limita lo valioso de la lactancia materna, más aún cuando se hace sin las medidas de higiene y esterilización adecuadas, pues se pone a las niñas y niños en contacto con sustancias contaminadas en el ambiente. Los hábitos de lactancia y alimentación complementaria están relacionados con los riesgos de enfermedad y muerte y, con el grado de nutrición. Por otro lado, la duración y la intensidad de la lactancia en el período de postparto influyen en el intervalo entre nacimientos y los niveles de fecundidad resultantes, los que a su vez, condicionan las posibilidades de sobrevivencia de hijas e hijos futuros y de las madres. Asimismo, la alimentación inadecuada y la prevalencia e incidencia de enfermedades infecciosas son determinantes más importantes que los factores genéticos en el crecimiento de las niñas y niños. Por ello, la desnutrición infantil es una de las variables más sensibles a las condiciones de vida. En la ENDES Continua 2009, las madres fueron interrogadas sobre la práctica de lactancia, inicio, frecuencia y el uso de alimentación complementaria de cada hija e hijo nacido vivo desde enero 2004. En este capítulo, se analiza la información relacionada con el estado nutricional de las niñas y niños menores de cinco años en el Perú y de una de las variables determinantes, la práctica de alimentación de las niñas y niños, incluyendo la lactancia, el uso de biberón y el complemento con otras comidas. 10.1 INICIACIÓN DE LA LACTANCIA El Cuadro 10.1 contiene el porcentaje de niñas y niños nacidos en los cinco años anteriores a la ENDES Continua 2009, que recibió lactancia materna, que empezó a lactar dentro de la primera hora y el porcentaje que empezó durante el primer día de nacido, es decir, el momento en el cual se inició la lactancia después del nacimiento, según características seleccionadas. También se incluye el porcentaje de niñas y niños que en los tres primeros días de nacidos recibieron otro alimento antes de la leche materna. Cuadro 10.1 y Gráfico 10.1 Lactancia Inicial • El 98,5 por ciento de las niñas y niños que nacieron en los cinco años anteriores a la ENDES Continua 2009 han lactado alguna vez. Según características el porcentaje es similar, por sexo (98,8 por ciento en niñas y 98,2 por ciento en niños), área de residencia (99,0 por ciento en rural y 98,2 por ciento en urbana) y por nivel educativo (98,9 por ciento en madres sin educación y 97,7 por ciento con nivel superior). • El 52,7 por ciento de niñas y niños empezó a lactar dentro de la primera hora de nacido, esta proporción aumentó a 91,9 por ciento dentro del primer día. En relación con los valores observados en el año 2000, se redujo en 1,4 puntos porcentuales en el primer caso y en el segundo, referido al primer día que empezó a lactar se incrementó en 7,9 puntos porcentuales. • El inicio adecuado (en la primera hora) de la lactancia materna se presentó en una mayor proporción entre niñas y niños de madres sin educación (73,9 por ciento) y del quintil inferior de riqueza (66,6 por ciento), en los departamentos de Ucayali (85,3 por ciento), Ayacucho (84,0 por ciento), Cajamarca (76,5 por ciento), Huánuco (75,2 por ciento), Amazonas (74,6 por ciento) y La Libertad (74,0 por ciento) y, entre niñas y niños cuyo nacimiento fue atendido por una partera o comadrona (66,5 por ciento). 1 HODGSON, María Isabel. Evaluación del Estado Nutricional. Departamento de Pediatría. Pontificia Universidad Católica de Chile. Santiago de Chile 2000. 208 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Los menores porcentajes de lactancia en la primera hora de nacido, se encuentran en las niñas y niños cuyas madres tienen educación superior (40,2 por ciento), ubicadas en el quintil superior de riqueza (35,8 por ciento), residentes en Lima (35,9 por ciento) y en Arequipa (40,9 por ciento) y entre niñas y niños cuyo nacimiento fue atendido por un profesional de salud (51,0 por ciento). • Por otro lado, el 30,5 por ciento de niñas y niños que nacieron en los cinco años anteriores a la ENDES Continua 2009 recibieron un alimento diferente a la leche materna antes de empezar a lactar, porcentaje incrementado en 5,2 puntos porcentuales al observar el valor del año 2000 que fue 25,3 por ciento. Estos casos se presentaron con mayor frecuencia entre niñas y niños que nacieron en un establecimiento de salud (33,6 por ciento), que recibieron asistencia del profesional de salud en el parto (33,1 por ciento), en el departamento de Moquegua (69,6 por ciento), en Lima Metropolitana (42,4 por ciento), en niñas y niños de madres con educación superior (49,6 por ciento) y ubicadas en el quintil superior de riqueza (54,2 por ciento). Gráfico 10.1 Diferencias en la iniciación de la lactancia, según características seleccionadas, 2009 92 91 94 92 90 92 95 96 95 91 89 53 47 65 37 50 63 58 74 64 50 40 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 100 110 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva EDUCACIÓN DE LA MADRE Sin educación Primaria Secundaria Superior Niñas y niños que empezaron a lactar (%) Primer día Primera hora Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 209 Porcentaje que alguna vez lactó Número de niñas y niños Empezó dentro de la primera hora de nacido Empezó durante el primer día de nacido 1/ Recibió alimentos antes de empezar a lactar 2/ Número de niñas y niños amamantados alguna vez Sexo Hombre 98,2 4 825 51,8 91,7 30,9 3 940 Mujer 98,8 4 481 53,7 92,2 30,1 3 701 Atención al parto Profesional de la salud 3/ 98,4 7 740 51,0 91,4 33,1 6 506 Partera tradicional/ comadrona 99,0 708 66,5 93,6 19,2 520 Otro tipo de atención 98,7 832 60,5 96,1 11,8 592 Nadie 97,6 25 37,3 97,3 30,6 22 Lugar del parto Institución de salud 98,4 7 430 50,4 91,4 33,6 6 256 En la casa 99,0 1 747 64,5 95,0 15,4 1 286 Otro sitio 99,0 128 43,3 87,7 32,2 99 Área de residencia Urbana 98,2 5 994 46,5 90,8 37,5 5 087 Rural 99,0 3 311 65,1 94,2 16,5 2 554 Departamento Amazonas 98,6 157 74,6 94,5 23,0 127 Áncash 98,7 386 65,8 96,5 27,3 314 Apurímac 99,6 171 63,0 92,9 13,7 138 Arequipa 96,6 309 40,9 80,6 49,0 258 Ayacucho 99,1 251 84,0 95,3 14,5 197 Cajamarca 98,1 562 76,5 94,4 18,8 450 Cusco 99,1 364 66,6 92,8 18,4 296 Huancavelica 99,0 222 68,3 91,7 12,7 166 Huánuco 99,0 307 75,2 95,0 13,1 245 Ica 98,1 234 46,8 92,0 35,3 199 Junín 99,7 449 46,1 90,3 29,7 374 La Libertad 98,9 543 74,0 97,5 24,8 445 Lambayeque 98,1 271 53,4 82,5 44,7 228 Lima 98,6 2 626 35,9 91,6 40,2 2 254 Loreto 97,7 478 48,4 95,5 15,2 352 Madre de Dios 98,6 48 68,1 94,9 39,1 40 Moquegua 96,8 61 50,7 83,3 69,6 52 Pasco 98,0 109 58,5 86,3 22,1 88 Piura 98,5 584 48,2 88,4 38,7 481 Puno 98,5 504 48,7 89,7 29,0 396 San Martín 98,1 294 42,4 95,1 24,7 236 Tacna 98,2 105 42,9 92,6 29,9 94 Tumbes 98,1 79 60,0 96,3 37,1 68 Ucayali 97,9 191 85,3 95,7 9,4 142 Región natural Lima Metropolitana 98,4 2 301 36,9 92,0 42,4 1 982 Resto Costa 98,3 1 983 49,5 89,7 38,9 1 666 Sierra 98,8 3 536 63,3 92,2 21,4 2 837 Selva 98,3 1 485 58,4 94,6 20,4 1 156 Nivel de educación Sin educación 98,9 355 73,9 96,0 12,0 262 Primaria 98,6 2 897 63,8 94,8 17,8 2 241 Secundaria 98,8 3 963 50,4 91,1 30,2 3 336 Superior 97,7 2 090 40,2 89,3 49,6 1 802 Quintil de riqueza Quintil inferior 98,9 2 288 66,6 94,4 13,7 1 700 Segundo quintil 98,7 2 180 61,6 93,7 21,6 1 744 Quintil intermedio 98,2 1 965 50,7 89,8 30,9 1 710 Cuarto quintil 98,5 1 599 40,4 90,6 42,9 1 383 Quintil superior 98,0 1 273 35,8 90,2 54,2 1 104 Total 2009 98,5 9 305 52,7 91,9 30,5 7 641 Total 2000 97,8 12 222 54,1 84,0 25,3 12 222 Cuadro 10.1 Lactancia inicial 2/ Niñas y niños a quienes se les dió algún alimento diferente de la leche materna durante los primeros 3 días de nacidos antes de que la madre empezara a amamantarlos de manera regular. 3/ Médico, enfermera o enfermera auxiliar. 1/ Incluye las niñas y niños que empezaron la lactancia durante la primera hora de nacidos. Entre todas las niñas y niños: Entre las niñas y niños que lactaron: Características seleccionadas Nota: Las estimaciones se refieren a niñas y niños nacidos en los cinco años que precedieron la encuesta sin importar si estaban o no vivos al momento de la encuesta. Porcentaje de niñas y niños nacidos en los últimos cinco años anteriores a la encuesta que recibió lactancia materna alguna vez, y dentro de las niñas y niños lactados alguna vez, porcentaje que empezó a lactar dentro de la hora siguiente de haber nacido, porcentaje que empezó a lactar durante el primer día de nacido y porcentaje que recibió alimentación suplementaría antes de iniciar la lactancia, según características seleccionadas, Perú 2009. 210 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 10.2 LACTANCIA Y ALIMENTACIÓN SUPLEMENTARIA, SEGÚN EDAD DE NIÑAS Y NIÑOS El desarrollo temprano de la niña o niño con tamaño pequeño está estrechamente vinculado con la nutrición y la salud infantil; por ello, es importante contar con información tanto de la prevalencia de la lactancia materna, así como del inicio de la alimentación complementaria, de esta manera, se puede conocer el inicio del riesgo a contraer ciertas enfermedades por ingerir agua que generalmente no es de buena calidad u otras sustancias, sin tomar las precauciones adecuadas. organizaciones internacionales y Nacionales recomiendan que la leche materna sea el alimento exclusivo durante los primeros seis meses de edad y proveer alimentos complementarios seguros y apropiados desde los seis meses, manteniendo la lactancia materna hasta los dos años o más. El Cuadro 10.2 presenta la distribución porcentual de niñas y niños menores de tres años que viven con la madre por situación de lactancia: si están lactando o no; y si están lactando, si lo hacen exclusivamente o si reciben sólo agua o complementación alimenticia. También se detalla, la prevalencia de la alimentación con biberón por edad de las niñas o niños. Cuadro 10.2 y Gráfico 10.2 Tipo de lactancia por edad de la niña o niño • La situación de lactancia se refiere a un período de “24 horas” antes de la entrevista, en este caso, el 99,3 por ciento de las niñas y niños menores de cuatro meses recibieron lactancia materna. • Respecto a la lactancia exclusiva, el 69,9 por ciento de niñas y niños menores de seis meses tuvieron lactancia exclusiva y el 9,7 por ciento que tenían entre seis a nueve meses de edad continuaban alimentándose con sólo lecha materna. • Del total de niñas y niños menores de seis meses (98,6 por ciento) que fueron amamantados el día o noche anterior a la entrevista, el 28,7 por ciento recibieron además otro tipo de líquidos o complementos: 13,1 por ciento leche no materna, 5,4 por ciento sólo agua, 5,2 por ciento agua y jugos y el 5,0 por ciento complementos. • El porcentaje de niñas y niños que no estuvieron lactando en las 24 horas anteriores al día de la entrevista, aumentó en relación a la edad en meses; así, el 8,9 por ciento tenía entre 9 a 11 meses, 23,5 por ciento entre 12 a 17 meses, 49,2 por ciento de 18 a 23 meses y 79,3 por ciento entre 24 a 35 meses de edad. • El uso del biberón en niñas y niños menores de seis meses representó el 23,3 por ciento y entre los de 12 a 17 y de 18 a 23 meses, este porcentaje fue superior (51,2 por ciento en promedio). Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 211 Sólo agua Líquidos (agua/ jugos) Leche no materna Comple- mentos Edad 0-5 meses <4 0,7 76,0 3,3 5,1 13,9 1,0 100,0 475 20,6 478 4-5 2,5 61,1 8,3 5,6 11,8 10,7 100,0 327 27,1 331 Edad 0-9 meses <6 1,4 69,9 5,4 5,2 13,1 5,0 100,0 802 23,3 809 6-9 4,3 9,7 0,7 2,3 2,1 80,9 100,0 668 37,8 670 Edad 0-36 meses <2 0,0 79,2 3,3 3,9 13,6 0,0 100,0 193 18,3 193 2-3 1,2 73,9 3,3 5,9 14,2 1,6 100,0 282 22,2 285 4-5 2,5 61,1 8,3 5,6 11,8 10,7 100,0 327 27,1 331 6-8 3,1 12,3 0,9 3,0 2,7 77,9 100,0 508 36,4 509 9-11 8,9 0,8 0,6 0,0 0,0 89,7 100,0 505 45,1 507 12-17 23,5 0,1 0,0 0,0 0,0 76,4 100,0 936 51,2 958 18-23 49,2 0,1 0,0 0,0 0,0 50,7 100,0 808 51,1 851 24-35 79,3 0,0 0,1 0,0 0,0 20,6 100,0 1 421 36,8 1 691 Última hija e hijo menor de tres años que vive con la madre No está lactando Lac ta exclus i- vamente 1/ Lac tan y rec iben: 1/ Incluye todos los menores de 3 años. Nota: La situación de lac tancia se refiere a un período de "24 horas" antes de la entrevista (el día o la noche anterior). Los menores clas ificados como 'lactan y reciben sólo agua' no rec iben otros alimentos. Las ca tegorías no lac tan, lactancia exclus iva, lactanc ia y agua solamente, líquidos (agua/jugos), otra leche, y suplementos (sólidos o semi-sóli dos) están jerarquizados y son mutuamente excluyentes y su porcentaje suma 100 por ciento. Aquel las niñas y ni ños que recibieron leche materna y otros líquidos pero no reciben a limentos complementa rios fueron clasificados en la categoría de "líquidos", aunque hayan consumido agua también. Los menores que consumieron alimentos complementarios fueron clas ificados en esta categoría solamente si también es tán siendo l actados. Menores de tres años Porcentaje alimentado con biberón Número de menores de tres años Cuadro 10.2 Situación de lactancia, según edad Distribución po rcentua l de la última n iña o niño menor de tres años de edad que vive con la madre, por sit uación de la lactancia, y po rcentaje de meno res de tres años que está usando biberón, según edad en meses, Perú 2009. Total Número de niñas y niños Edad en meses Gráfico 10.2 Situación de la Lactancia para menores de dos años, según grupo de edad, 2009 100,0 98,8 97,5 96,9 91,1 76,5 50,8 49,2 23,5 8,9 3,1 2,5 1,2 0,0 0 20 40 60 80 100 120 <2 2-3 4-5 6-8 9-11 12-17 18-23 Lactando actualmente No está lactando 212 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 10.3 DURACIÓN DE LA LACTANCIA El Cuadro 10.3 presenta la duración mediana de la lactancia, es decir, la edad a la cual todavía están siendo amamantados el 50,0 por ciento de las niñas y niños menores de tres años y el porcentaje de menores de seis meses que fueron amamantados por seis o más veces durante las 24 horas precedentes a la entrevista. De igual manera, se incluye el promedio aritmético de duración de la lactancia y para efectos de comparación con otras encuestas, el promedio de duración de la lactancia calculado con el método de prevalencia/incidencia: número de madres lactando (prevalencia) dividido por el promedio mensual de nacimientos (incidencia). La intensidad o frecuencia diaria de amamantamiento (al igual que el uso o no del biberón) son determinantes de la cantidad de leche producida en la glándula mamaria y de la duración de amenorrea postparto. En la ENDES Continua 2009, se sigue prestando atención a la frecuencia o intensidad de la lactancia, hecho que está muy relacionado con la reiniciación de la menstruación y el consiguiente riesgo de concepción. En las cuatro últimas columnas del Cuadro 10.3 se presenta la cantidad de veces que niñas y niños menores de seis meses recibieron el pecho durante el día y durante la noche del día anterior al de la entrevista. Cuadro 10.3 Duración mediana de la lactancia • A nivel nacional, el tiempo promedio de duración de la lactancia en niñas y niños menores de tres años fue 20,8 meses. En el año 2000 fue 22,8 meses. • La duración mediana de la lactancia exclusiva fue 4,4 meses. Entre niñas y niños no existe diferencia significativa, 4,5 meses en niño y 4,4 meses en niña. Guarda una relación inversa con el nivel de educación de la madre fue mayor entre las madres sin educación (6,0 meses) que entre las madres con educación superior (2,9 meses). • Según el área de residencia, la duración mediana de la lactancia exclusiva fue mayor entre niñas y niños residentes del área rural (5,0 meses), de la Selva y Sierra (5,0 y 4,8 meses, respectivamente). Por departamento, Junín (6,6 meses), Ucayali (6,4 meses), Huancavelica (6,1meses), Apurímac (5,8 meses), Amazonas y La Libertad (5,6 meses cada uno) presentaron los mayores porcentajes. Frecuencia de la lactancia • El 98,0 por ciento de niñas y niños menores de seis meses recibió leche materna con una frecuencia de seis o más veces en las últimas 24 horas (día anterior al de la entrevista). En el año 2000 fue 96,3 por ciento. • Se observó que la intensidad de la lactancia en menores de seis meses que amamantan seis o más veces en las últimas 24 horas no marca diferencias significativas según características, por sexo (98,7 por ciento en niñas y 97,4 por ciento en niños), por área de residencia el porcentaje fue similar, por región natural, Lima Metropolitana presenta el 100,0 por ciento de niñas y niños menores de seis meses que recibieron lactancia materna entre seis a más veces en el día anterior a la entrevista. Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 213 Lactancia total Lactancia exclusiva (sólo pecho) Lactancia predo- minante 3/ Número de niñas y niños Pecho 6+ ve- ces en últimas 24 horas Veces durante el día Veces durante el noche Número de niñas y niños Sexo Hombre 19,8 4,5 5,3 2 801 97,4 4,8 7,4 417 Mujer 20,1 4,4 5,0 2 637 98,7 4,7 7,3 381 Área de residencia Urbana 19,3 3,9 5,0 3 555 98,1 4,7 7,4 509 Rural 20,6 5,0 5,5 1 883 98,0 4,9 7,3 289 Departamento Amazonas 19,5 5,6 5,7 88 97,3 5,0 7,8 13 Áncash 19,7 0,6 5,3 219 100,0 4,0 6,6 28 Apurímac 22,3 5,8 6,0 98 100,0 5,6 7,2 13 Arequipa 19,9 0,5 3,8 200 84,4 3,8 4,9 23 Ayacucho 25,4 4,3 4,9 149 100,0 4,6 8,4 25 Cajamarca 18,1 5,0 5,7 353 97,7 5,7 7,8 59 Cusco 21,7 4,9 5,1 201 100,0 4,6 8,0 33 Huancavelica 25,3 6,1 6,4 119 100,0 6,1 8,4 18 Huánuco 25,0 3,9 4,7 168 96,0 5,2 7,8 26 Ica 19,4 3,6 4,9 144 100,0 4,7 8,4 26 Junín 23,5 6,6 7,2 246 96,5 4,3 7,5 45 La Libertad 19,4 5,6 6,3 299 97,0 4,9 7,3 51 Lambayeque 19,2 0,5 0,5 164 100,0 4,9 8,0 24 Lima 19,5 3,6 4,3 1 547 99,2 4,7 7,1 209 Loreto 17,3 4,8 5,0 282 96,3 3,9 5,6 31 Madre de Dios 17,3 3,1 4,1 28 95,9 3,3 6,9 5 Moquegua 17,0 4,3 4,6 38 94,9 3,4 7,0 5 Pasco 22,9 4,8 5,1 62 100,0 4,9 7,6 9 Piura 18,3 4,6 5,9 347 97,8 5,4 8,1 61 Puno 20,2 3,8 4,8 281 96,5 4,6 6,8 36 San Martín 16,8 4,7 5,0 172 100,0 3,7 7,2 20 Tacna 20,0 4,6 4,6 66 95,9 4,3 8,5 9 Tumbes 18,0 2,2 5,0 48 100,0 6,0 9,8 8 Ucayali 18,3 6,4 6,6 120 100,0 4,5 7,0 21 Región natural Lima Metropolitana 20,2 3,6 4,2 1 353 100,0 4,6 7,1 183 Resto Costa 18,7 3,9 5,2 1 180 98,2 5,0 7,9 186 Sierra 22,0 4,8 5,5 2 018 97,2 5,0 7,3 305 Selva 18,1 5,0 5,6 886 97,0 4,1 7,0 123 Nivel de educación Sin educación 25,2 6,0 7,0 167 97,7 5,2 6,9 28 Primaria 21,7 5,1 5,5 1 575 99,1 4,8 7,4 209 Secundaria 19,7 4,5 5,2 2 425 98,0 4,7 7,3 385 Superior 16,7 2,9 4,2 1 271 96,9 4,7 7,5 175 Quintil de riqueza Quintil inferior 21,4 5,3 5,6 1 312 98,3 4,9 7,5 203 Segundo quintil 20,5 5,2 5,9 1 251 98,8 4,6 7,2 190 Quintil intermedio 20,4 3,9 4,9 1 180 96,1 4,5 7,2 168 Cuarto quintil 19,7 3,6 5,2 982 98,6 5,1 7,9 147 Quintil superior 16,2 1,5 1,7 713 98,8 4,5 6,8 88 Total 2009 19,9 4,4 5,2 5 438 98,0 4,8 7,4 798 Total 2000 21,6 4,2 4,9 6 197 96,3 7,3 4,5 1 000 Promedio para todos los niños 21,1 4,9 5,6 n.a. n.a. n.a. n.a. n.a. P/I para todos los niños 20,8 4,0 4,6 n.a. n.a. n.a. n.a. n.a. 3/ Lactancia exclusiva o recibieron lactancia y sólo agua, líquidos, y/o jugos solamente (excluye otras leches). 2/ Excluye niñas y niños para quienes no se tiene una respuesta válida sobre el número de veces que fueron amamantados. Características seleccionadas Duración mediana de la lactancia (en meses) entre menores de 3 años 1/ Intensidad de la lactancia (menores de 6 meses que lactan) 2/ Nota: La mediana y el promedio de duración están basados en la distribución actual de la proporción de nacimientos por meses desde el nacimiento. Incluye niñas y niños vivos y muertos al momento de la entrevista. n.a. = No aplicable 1/ Se asume que las niñas y niños no primerizos ó la última hija e hijo que no vive con la madre no están siendo amamantados en la actualidad. P/ I Se refiere al promedio calculado por el método de Prevalencia/ Incidencia. No se muestra los porcentajes basados en menos de 25 casos sin ponderar. Duración mediana de la lactancia, de la lactancia exclusiva, y de la lactancia predominante entre las niñas y niños nacidos en los tres años anteriores a la encuesta viviendo con la madre; porcentaje de menores de seis meses que viven con la madre que recibieron lactancia seis o más veces en las últimas 24 horas anteriores a la entrevista; y promedio del número de veces de lactancia durante el día y durante la noche, según características seleccionadas, Perú 2009. Cuadro 10.3 Duración mediana e intensidad de la lactancia 214 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 10.4 TIPO DE ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA SEGÚN MESES DESDE EL NACIMIENTO Las niñas y los niños deben ser alimentados durante los seis primeros meses de vida, exclusivamente con leche materna a fin de lograr un crecimiento, desarrollo y una salud óptima. Cuando la lactancia natural ya no basta para satisfacer las necesidades nutricionales de las niñas y niños; es preciso añadir otros alimentos a su dieta, es decir, deberían recibir alimentación complementaria, adecuada desde el punto de vista nutricional, cubre el periodo que va de los seis a los 24 meses de edad, intervalo en el que la niña y el niño es muy vulnerable. La alimentación complementaria es tal vez uno de los procesos con mayor vulnerabilidad para el estado nutricional de la población menor de dos años. Por tal razón, la importancia que adquieren los alimentos como tal, la consistencia y el proceso de introducción en la alimentación, es una característica definitiva en el análisis del estado nutricional de las niñas y niños. El Cuadro10.4 presenta el porcentaje de niñas y niños que recibió alimentos y líquidos en las últimas 24 horas, los distintos tipos de comidas: alimentos líquidos, sólidos, semisólidos y alimentos hechos con aceite o mantequilla, según edad en meses. El Cuadro 10.5 presenta la frecuencia con la cual se recibieron los alimentos, es decir, el número de veces que niñas y niños recibieron comidas específicas en las últimas 24 horas. Estos cuadros presentan resultados sólo para lactantes debido al número reducido de casos. El Cuadro 10.6 presenta información de la ingesta de micronutrientes en niñas y niños menores de tres años de edad que viven con la madre, aquellos que recibieron suplemento de vitamina A. El Cuadro 10.7 presenta el porcentaje de madres que recibieron vitamina A después del parto y hierro durante el embarazo. También se incluye información sobre las madres que sufrieron de ceguera nocturna durante el embarazo, indicativo de falta de Vitamina A, según características seleccionadas y situación de la lactancia. Cuadro 10.4 y Gráfico 10.3 Tipo de comidas recibidas en las 24 horas antes de la encuesta (Cuadro 10.4) • El 13,4 por ciento de niñas y niños menores de cuatro meses que estuvieron lactando el día o noche anterior a la entrevista, recibieron también fórmula infantil, otro líquido (5,8 por ciento) y otro tipo de leche (1,7 por ciento). • Entre las niñas y niños de seis a nueve meses de edad que fueron amamantados, el 50,8 por ciento recibió otros líquidos (no incluye agua) y respecto al consumo de alimentos sólidos o semisólidos, el 66,0 por ciento consumió alimentos hechos de granos (pan, fideos, galletas, harina, entre otros), el 65,1 por ciento carne/aves/pescado/huevo, el 62,2 por ciento tubérculos/raíces, el 53,9 por ciento alimentos hechos con aceite/grasas/mantequilla y el 51,6 por ciento consumió frutas/vegetales ricos en vitamina A. • Respecto al grupo de niñas y niños de seis a ocho meses de edad que no estuvieron lactando y que consumieron diversos tipos de alimentos, el 92,3 por ciento consumió alimentos hechos en base a granos, el 77,8 por ciento otras frutas y vegetales, 73,6 por ciento consumió alimentos hechos con aceite/grasas /mantequilla. Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 215 Fórmula infantil Otra leche 1/ Otro líquido 2/ Alimen- tos a base de grano, trigo, cereal Frutas/ vegeta les ricos en vitamina A Otras frutas y vege- tales 3 / Alimentos hechos de tubér- culos/ raíces Alimentos hechos de legum- bres y nueces Carne/ aves/ pescado/ huevo Queso/ yogurt/ otros produc- tos lácteos Algún alimento sólido o semi- sólido Alimentos hechos con aceite / grasas / mantequilla Alimen- tos azuca- rados Total 7,8 2,2 56,3 63,4 48,6 47,6 57,5 27,2 61,5 23,8 72 ,8 56,1 14,8 3 164 Edad 0-36 meses <2 13,1 1,1 3,9 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0 ,0 0,0 0,0 193 2-3 13,6 2,1 7,2 0,1 0,2 0,0 0,3 0,2 0,2 0,0 1 ,6 0,2 0,1 279 4-5 11,5 3,1 13,0 6,1 4,2 3,4 5,2 0,1 3,1 1,7 10 ,1 5,0 0,4 319 6-8 12,1 1,4 47,6 60,0 48,3 44,9 56,7 20,3 59,3 11,8 80 ,4 47,9 4,5 492 9-11 8,1 5,1 65,9 86,3 64,1 65,6 77,8 38,1 83,3 31,7 98 ,5 76,9 13,1 460 12-17 3,7 1,2 80,9 90,3 70,2 67,5 81,0 41,6 86,4 36,5 99 ,8 82,0 19,3 717 18-23 3,8 2,0 82,6 90,1 72,5 68,9 81,2 42,0 91,0 38,2 99 ,7 81,6 27,9 410 24-35 2,3 1,4 87,2 94,7 64,8 69,9 85,8 38,5 91,3 42,6 99 ,4 84,5 44,3 294 Edad 0-9 meses <4 13,4 1,7 5,8 0,0 0,1 0,0 0,2 0,1 0,1 0,0 1 ,0 0,1 0,0 472 4-5 11,5 3,1 13,0 6,1 4,2 3,4 5,2 0,1 3,1 1,7 10 ,1 5,0 0,4 319 6-9 11,2 1,4 50,8 66,0 51,6 48,0 62,2 23,1 65,1 15,4 84 ,6 53,9 5,7 639 Total 8,9 1,1 87,0 91,0 68,8 71,6 77,8 42,7 89,4 43,3 98 ,5 81,2 34,1 1 816 Edad en meses 0-1 - - - - - - - - - - - - - 0 2 -3 100,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0 ,0 0,0 0,0 3 4-5 82,1 0,0 39,1 46,4 10,9 38,3 47,6 1,2 9,3 2,7 50 ,3 8,2 0,0 8 6-8 46,8 0,0 54,9 92,3 54,8 77,8 61,6 0,0 57,5 22,0 92 ,6 73,6 0,0 16 9-11 64,2 0,0 71,4 85,7 85,7 67,3 92,5 28,9 89,3 16,2 100 ,0 57,0 7,5 45 12-17 19,1 0,7 89,6 90,5 74,9 74,9 75,8 35,7 89,9 38,2 97 ,2 80,1 24,1 220 18-23 6,7 2,2 90,4 91,1 70,7 71,9 71,5 48,3 91,9 43,4 99 ,1 84,1 34,3 397 24-35 4,1 0,8 87,0 91,8 67,1 71,4 80,4 43,6 89,7 46,0 99 ,2 82,3 37,9 1 127 Cuadro 10.4 Alimentos y líquidos recibidos por las niñas y niños el día o noche anterior a la entrev ista NIÑAS Y NIÑOS QUE ESTÁN LACTANDO NIÑAS Y NIÑOS QUE NO ESTÁN LACTANDO Edad en meses Alimentos líquidos Alimentos sólidos o semisólidos Número de niñas y niños Porcentaje de los menores de tres años de edad que viven con la madre y recibieron algún alimento específico en el día o la noche anterio r a la entrevista, por situación de lactancia, según edad en meses, Perú 2009. Nota: La situación de lactancia y e l alimento consumido se refieren al período de 24 horas comprendido entre e l día y la noche anterior a la entrevista. 1/ Otra leche incluye leche fresca o en polvo, de vaca u otro animal 2/ No incluye agua 3/ Incluye auyama, batata , zanahoria; brócoli y vegetales de hojas verdes; mango, papaya y otras frutas locales ricas en v itamina A. Gráfico 10.3 Porcentaje de menores de tres años lactando que viven con la madre y recibieron alimentos, 2009 56 8 2 73 63 62 58 56 49 48 27 24 15 0 10 20 30 40 50 60 70 80 ALIMENTOS LÍQUIDOS Otro líquido Fórmula infantil Otra leche ALIMENTOS SÓLIDOS O SEMISÓLIDOS Algún alimento sólido o semi sólido Alimentos a base de grano, trigo, cereal Carne/ aves/ pescado/ huevo Alimentos hechos de tubérculos/ raíces Alimentos hechos con aceite/grasas/ mantequilla Frutas/ vegetales ricos en vitamina A Otras frutas y vegetales Alimentos hechos de legumbres y nueces Queso/ yogurt/ otros productos lácteos Alimentos azucarados Porcentaje de niñas y niños 216 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Frecuencia de comidas recibidas en las 24 horas antes de la encuesta (Cuadro 10.5) Niñas y niños que recibieron lactancia materna • El 69,6 por ciento de niñas y niños que tenían entre seis a ocho meses de edad y que recibieron lactancia materna, consumió alimentos por lo menos dos veces al día. El 65,2 por ciento recibió tres o más grupos de alimentos y el 59,9 por ciento cumplió con ambos criterios. • El 94,5 por ciento de niñas y niños lactantes de 9 a 11 meses de edad recibió tres o más grupos de alimentos, el 78,6 por ciento ingirió tres o más veces al día y el 77,0 por ciento cumplió con ambos criterios. Niñas y niños que no recibieron lactancia materna • El 41,6 por ciento de niñas y niños de nueve a once meses y que no recibieron lactancia, fueron alimentados con el mínimo estándar de las tres prácticas alimenticias básicas (recibir otra leche no materna o productos lácteos, consumir un número mínimo de cuatro grupos de alimentos por día y ser alimentados cuatro veces o más). • El porcentaje de niñas y niños entre 12 a 23 meses de edad que no recibieron lactancia y que fueron alimentados de acuerdo con las tres prácticas alimenticias básicas es mayor en el grupo de 12 a 17 meses (77,4 por ciento) que entre niñas y niños de 18 a 23 meses (68,7 por ciento). Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 217 3+ grupos de alimen- tos 1/ Míni- mo número de veces o más 2/ Ambos, 3+ gru- pos de ali- mentos y mínimo número de veces o más Número de niñas y niños Leche o produc- tos lácteos 3/ 4+ tipos de alimen- tos 4+ veces o más Con las 3 prácti- cas alimen- ticias de infantes y niños 4/ Número de niñas y niños Leche mater- na o produc- tos lácteos 3+ ó 4+ tipos de alimen- tos Mínimo número de veces o más 5/ Con las 3 prácti- cas ali- menti- cias de infantes y niños Número de niñas y niños Edad en meses 6-8 65,2 69,6 59,9 492 * * * * 16 100,0 65,9 68,6 59,3 508 9-11 94,5 78,6 77,0 460 (95,2) (89,8) (49,8) (41,6) 45 99,6 94,1 76,0 73,8 505 12-17 96,0 91,6 88,7 717 93,4 94,6 79,8 77,4 220 98,4 95,6 88,8 86,0 936 18-23 97,2 94,5 92,5 410 86,5 93,6 79,8 68,7 397 93,4 95,4 87,3 80,8 808 Sexo Hombre 89,4 84,1 81,0 1 059 89,8 93,8 76,3 67,9 367 97,4 90,5 82,1 77,6 1 426 Mujer 87,8 84,0 79,0 1 020 89,3 93,3 77,5 70,4 311 97,5 89,1 82,5 77,0 1 331 Área de residencia Urbana 90,7 83,5 81,2 1 310 94,2 95,7 76,1 72,4 524 98,3 92,1 81,4 78,7 1 834 Rural 85,0 85,1 78,1 769 73,9 86,1 79,4 57,6 154 95,7 85,2 84,1 74,7 923 Departamento Amazonas (82,1) (82,9) (76,0) 35 * * * * 11 (94,8) (84,4) (81,5) (72,4) 46 Áncash 92,1 89,5 86,3 90 (92,3) (96,5) (81,9) (74,2) 28 98,2 93,2 87,7 83,4 118 Apurímac (90,6) (93,7) (91,5) 41 * * * * 7 97,6 93,2 92,8 88,5 47 Arequipa 87,6 84,0 81,8 61 (84,7) (100,0) (82,3) (70,4) 34 94,6 93,9 83,4 77,7 95 Ayacucho 92,4 87,4 84,5 68 * * * * 9 96,7 90,6 87,6 81,7 77 Cajamarca 85,8 83,5 76,7 132 (84,2) (96,0) (84,6) (75,1) 39 96,4 88,1 83,8 76,4 171 Cusco 89,2 91,8 86,7 76 * * * * 19 98,0 91,7 90,8 85,6 95 Huancavelica 85,3 83,3 78,5 49 * * * * 3 98,4 86,2 82,7 78,1 52 Huánuco 84,9 86,4 79,4 74 * * * * 10 98,9 86,2 87,5 80,8 84 Ica 90,3 86,0 83,3 57 * * * * 16 99,6 92,0 87,1 84,7 73 Junín 79,9 80,9 76,7 95 * * * * 18 96,7 82,1 83,2 76,5 114 La Libertad 83,1 81,2 74,4 113 (93,1) (82,8) (73,7) (63,1) 42 98,1 83,0 79,2 71,4 154 Lambayeque 91,4 92,3 88,3 62 (82,5) (89,5) (77,9) (63,8) 27 94,7 90,8 87,9 80,8 89 Lima 91,4 84,0 81,4 585 97,1 95,6 71,4 69,7 227 99,2 92,6 80,5 78,1 812 Loreto 81,9 69,8 62,1 109 (65,6) (84,9) (64,5) (44,6) 40 90,8 82,3 68,4 57,4 148 Madre de Dios * * * 9 * * * * 5 * * * * 14 Moquegua * * * 13 * * * * 7 * * * * 20 Pasco (89,1) (82,0) (77,7) 27 * * * * 4 (100,0) (89,2) (80,1) (76,5) 31 Piura 94,5 86,8 85,0 123 (88,2) (97,0) (77,7) (65,9) 45 96,8 85,2 84,4 79,9 169 Puno 91,5 84,8 80,1 112 (95,7) (89,8) (78,5) (68,8) 28 99,1 91,1 83,5 77,9 140 San Martín 84,2 81,7 79,2 58 (82,7) (93,7) (76,8) (72,8) 32 93,9 87,5 79,9 76,9 90 Tacna (90,5) (89,3) (85,4) 28 * * * * 8 (98,2) (92,5) (88,3) (84,5) 36 Tumbes * * * 15 * * * * 8 * * * * 22 Ucayali 75,1 71,8 66,4 47 * * * * 11 95,8 77,4 72,5 65,1 58 Región natural Lima Metropolitana 93,1 82,6 81,7 517 98,3 98,5 69,3 69,3 196 99,5 94,6 79,0 78,3 713 Resto Costa 91,7 88,3 84,7 437 92,0 93,6 76,1 71,1 175 97,7 92,2 84,8 80,8 612 Sierra 87,1 85,7 80,3 781 86,4 89,7 86,8 71,4 181 97,4 87,6 85,9 78,6 961 Selva 81,5 77,3 70,9 343 77,4 91,3 75,4 62,4 126 93,9 84,1 76,8 68,6 470 Nivel de educación Sin educación 84,8 83,9 73,6 59 * * * * 7 96,8 85,4 82,5 70,3 66 Primaria 85,1 82,9 76,3 653 70,8 85,7 75,2 54,4 129 95,2 85,2 81,6 72,7 782 Secundaria 90,0 85,2 82,2 951 93,2 97,0 75,6 70,7 304 98,3 91,7 82,9 79,4 1 255 Superior 91,5 83,3 82,0 415 95,9 93,4 79,6 75,6 238 98,5 92,2 82,0 79,7 654 Quintil de riqueza Quintil inferior 83,0 82,3 74,4 534 65,9 81,9 75,3 50,5 87 95,2 82,8 81,3 71,0 621 Segundo quintil 89,3 84,1 80,5 485 85,6 94,7 82,1 70,3 135 96,9 90,5 83,7 78,3 620 Quintil intermedio 92,4 86,7 83,6 480 89,8 96,1 78,5 72,7 128 97,8 93,1 85,0 81,3 609 Cuarto quintil 87,8 81,3 79,3 367 96,7 64,2 77,8 73,7 159 98,7 89,7 80,2 77,6 526 Quintil superior 94,3 87,4 86,5 213 99,3 96,0 71,3 70,5 167 99,7 95,0 80,3 79,5 380 Total 88,6 84,1 80,0 2 079 89,6 93,5 76,9 69,0 678 97,4 89,8 82,3 77,3 2 757 1/ Grupos de alimentos: a. Fórmula infantil, otras leches diferente a la materna, queso, yogurt u otros productos lácteos; b. Alimentos hechos a base de cereales, raíces y tubérculos, incluyendo papilla, y Cerelac; c. Frutas y vegetales ricas en vitamina A; d. Otras frutas y vegetales; e. Huevos; f. Carnes, pollos, pescados y mariscos (y carnes de órganos); g. Legumbres y nueces; h. Alimentos hechos a base de aceites/ grasa/ mantequilla. 2/ Por lo menos dos veces al día para los menores de 6-8 meses y tres veces al día para los menores de 9 a 23 meses que recibieron lactancia. 3/ Incluye fórmula infantil, leche animal fresca o en polvo, y queso, yogurt y otros productos lácteos. 4/ Niñas y niños de 6 a 23 meses que no fueron lactados son considerados como si recibieron un mínimo estándar de las tres prácticas alimenticias básicas de niñas y niños, sólo si ellos recibieron otra leche no materna o productos lácteos y fueron alimentados un número mínimo de veces y con un número mínimo de grupos de alimentos por día. 5/ Por lo menos dos veces al día para los menores de seis a ocho meses que fueron lactados. 3+ para los otros menores que fueron lactados, y 4+ veces para los no lactados. Nota: No se calculan porcentajes para menos de 25 casos no ponderados (*). Los porcentajes de 25 a 49 casos no ponderados se muestran en paréntesis. Cuadro 10.5 Prácticas alimenticias de niñas y niños Porcentaje de niñas y niños de 6-23 meses viviendo con la madre que son alimentados de acuerdo con las tres prácticas alimenticias de niñas y niños basados en el número de grupos de alimentos y la frecuencia que lo recibió durante el día o la noche anterior a la entrevista, por situación de la lactancia, según características seleccionadas, Perú 2009. Entre 6 a 23 meses que recibieron lactancia, porcentaje que recibió: Entre 6 a 23 meses que no recibieron lactancia, porcentaje que recibió: Entre todas las niñas y niños de 6 a 23 meses, porcentaje que recibió: Características seleccionadas 218 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Micronutrientes (Cuadro 10.6 y 10.7) • El 90,9 por ciento de niñas y niños menores de tres años, recibió alimentos ricos en vitamina A durante las 24 horas antes de la entrevista. Las menores proporciones fueron en niñas y niños de madres sin nivel educativo (85,6 por ciento), residentes del área rural (86,0 por ciento) y de madres ubicadas en el quintil inferior de riqueza (84,5 por ciento). En la ENDES 2000, estos porcentajes fueron aún menores 74,2 por ciento recibió alimentos ricos en vitamina A, de madres sin educación (60,1 por ciento) y residentes del área rural (65,5 por ciento). • Por departamento, destacaron Tacna y Piura con los mayores porcentajes 95,6 y 95,1por ciento de niñas y niños menores de tres años que consumieron alimentos ricos en vitamina A. Cuadro 10.7 • Entre las mujeres que recibieron dosis de vitamina A después del nacimiento del último hijo o hija en los cinco años anteriores a la encuesta, el mayor porcentaje fue entre las mujeres de 15 a 19 años de edad (17,8 por ciento); asimismo, el 7,1 por ciento sufrió ceguera nocturna durante el embarazo y el 2,5 por ciento tuvo ceguera nocturna pero no reportó dificultad para de ver durante el día. • Entre las madres de 20 a 49 años de edad que recibieron dosis de vitamina A en los primeros dos meses después del parto, el mayor porcentaje se ubica en aquellas que tienen entre 20 a 29 años (14,7 por ciento), de ellas, el 4,4 por ciento sufrió ceguera nocturna durante el embarazo y el 1,5 por ciento tuvo ceguera pero no reportó dificultad para ver de día; estos porcentajes suben cuando las madres tienen 40 a 49 años de edad (5,8 por ciento y 2,0 por ciento, respectivamente). • Por área de residencia, el 17,3 por ciento de las madres del área rural recibió vitamina A, mientras que del área urbana fue el 12,8 por ciento. • Respecto a las madres que reportaron ceguera nocturna durante el embarazo, el 6,9 por ciento fue en madres de niñas y niños que ocupan el sexto o mayor orden, en mujeres con nivel primaria (5,8 por ciento) y en las que se encuentran en el quintil inferior y segundo quintil de riqueza (5,8 por ciento en cada uno). Por departamento, Ayacucho (15,0 por ciento), Madre de Dios (11,7 por ciento) y Huancavelica con 9,3 por ciento presentaron los más altos porcentajes. • El 77,6 por ciento de mujeres que tuvieron hijas e hijos en los cinco años anteriores a la encuesta tomaron hierro/tableta de ácido fólico durante el embarazo: 36,7 por ciento por menos de 60 días, 10,6 por ciento entre 60 a 89 días y 30,3 por ciento por 90 días a más. • La mayor proporción de madres que tomaron hierro/ tableta de ácido fólico por 90 días a más fueron las que tienen una a tres hijas e hijos (33,8 y 30,4 por ciento), residentes en el área urbana (32,8 por ciento), en Lima Metropolitana (41,7 por ciento), con educación superior (39,8 por ciento) y las que pertenecen al quintil superior de riqueza (43,7 por ciento). • Las madres que presentaron la menor proporción de la ingesta de hierro/tableta de ácido fólico por 90 días a más fueron las que tenían seis hijas e hijos a más (22,4 por ciento), residentes del área rural (25,3 por ciento), sin nivel educativo y de primaria (26,2 y 23,3 por ciento, respectivamente) y las que pertenecen al segundo quintil (24,2 por ciento) y al quintil inferior (25,7 por ciento). Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 219 Porcentaje que consumió alimentos ricos en vitamina A en las últimas 24 horas 1/ Porcentaje que consumió alimentos ricos en hierro en las últimas 24 horas 2/ Número de niñas y niños Porcentaje que recibió suplementos de vitamina A en los últimos 6 meses Porcentaje que recibió suplementos de hierro en los últimos 7 días Porcentaje que recibió medica- mento despara- sitante en los últimos 6 meses 3/ Número de niñas y niños Edad en meses 6-8 67,0 59,2 508 5,7 15,6 1,3 509 9-11 92,0 83,9 505 7,0 21,8 2,6 507 12-17 94,3 87,2 936 8,4 16,8 10,7 958 18-23 94,9 91,5 808 8,8 12,9 20,7 851 24-35 94,4 90,0 1 421 6,6 10,5 29,3 1 691 36-47 n.a. n.a. n.a. 4,5 10,7 33,8 1 759 48-59 n.a. n.a. n.a. 3,4 7,9 36,9 2 005 Sexo Hombre 91,7 86,2 2 146 5,6 11,9 25,3 4 283 Mujer 90,0 84,1 2 032 6,0 11,9 26,1 3 997 Situación de lactancia Lactancia 88,1 81,6 2 373 8,1 16,2 9,3 2 483 No lactando 94,5 89,9 1 805 4,8 10,1 32,7 5 791 Sin información - - - * * * 4 Área de residencia Urbana 93,3 89,3 2 774 3,4 10,4 23,7 5 360 Rural 86,0 77,0 1 404 10,2 14,6 29,4 2 919 Departamento Amazonas 83,7 76,7 67 12,0 8,5 42,9 140 Áncash 89,6 85,7 175 9,7 11,7 36,0 353 Apurímac 92,1 85,5 77 28,6 33,2 28,8 155 Arequipa 92,8 88,2 157 1,5 12,6 11,9 276 Ayacucho 87,0 81,3 114 15,4 16,0 27,8 223 Cajamarca 88,8 79,7 263 13,7 13,8 36,8 487 Cusco 93,0 86,6 150 7,3 14,0 17,6 322 Huancavelica 80,6 64,4 84 23,5 19,4 18,0 199 Huánuco 83,7 79,9 130 16,8 21,2 30,2 274 Ica 92,3 84,1 107 1,1 4,9 23,0 203 Junín 80,8 71,5 186 6,4 11,6 28,6 398 La Libertad 86,7 84,2 223 1,4 6,1 13,6 468 Lambayeque 93,4 88,2 125 1,9 16,1 24,8 243 Lima 94,9 89,5 1 229 1,0 10,2 19,2 2 373 Loreto 91,5 89,4 212 10,3 18,0 56,4 424 Madre de Dios 93,5 88,3 21 14,3 27,8 45,7 43 Moquegua 93,5 87,5 31 7,9 4,3 7,4 54 Pasco 91,7 84,4 48 9,3 20,6 20,9 97 Piura 95,1 93,0 257 1,9 8,1 23,6 506 Puno 88,5 75,9 213 0,7 4,9 4,2 447 San Martín 85,4 82,5 132 5,0 5,8 62,0 265 Tacna 95,6 91,8 53 0,4 6,7 9,8 93 Tumbes 93,9 93,3 37 3,6 19,3 33,2 70 Ucayali 86,2 84,3 84 5,4 14,5 52,5 166 Región natural Lima Metropolitana 95,7 91,5 1 074 0,8 10,5 19,3 2 079 Resto Costa 94,8 89,5 902 2,7 9,9 21,6 1 748 Sierra 86,6 78,9 1 530 9,6 13,4 21,2 3 132 Selva 87,6 83,4 672 8,8 13,1 52,1 1 320 Nivel de educación Sin educación 85,6 76,7 121 11,3 11,8 26,8 311 Primaria 86,7 79,5 1 206 8,2 12,7 25,5 2 593 Secundaria 92,3 86,8 1 844 4,6 11,7 26,6 3 503 Superior 93,8 89,9 1 007 3,8 11,1 24,2 1 872 Edad de la madre al nacimiento 15-19 86,3 78,4 325 7,1 18,2 20,6 403 20-29 91,6 86,0 1 977 6,3 11,7 25,7 3 802 30-39 91,2 85,5 1 569 5,0 11,5 26,1 3 211 40-49 89,0 85,4 306 5,9 11,5 26,7 863 Quintil de riqueza Quintil inferior 84,5 74,5 960 9,6 14,8 29,6 2 010 Segundo quintil 90,1 84,8 931 7,8 11,4 27,6 1 921 Quintil intermedio 93,4 89,4 933 4,6 10,9 24,3 1 752 Cuarto quintil 93,0 88,6 782 2,1 9,1 23,6 1 437 Quintil superior 95,6 92,0 572 2,3 12,6 20,5 1 160 Total 90,9 85,2 4 178 5,8 11,9 25,7 8 279 Nota: La información sobre suplementos de vitamina A, suplementos de hierro y medicamentos para parásitos intestinales está basada en el recordatorio de la madre. No se calculan porcentajes para menos de 20 casos (*). n.a. = No aplicable 1/ Incluye carnes, aves, pescado, huevo y los alimentos ricos en vitamina A detallados en el Cuadro 10.4 2/ Incluye carnes (incluyendo carnes de órganos), pescado, aves y huevos. 3/ Medicamento desparasitante se usa en el tratamiento de infecciones por helmintos y esquistosomiasis. Cuadro 10.6 Ingesta de micronutrientes entre las niñas y niños Porcentaje de niñas y niños menores de tres años de edad que viven con la madre que consumieron frutas o vegetales ricas en vitamina A en los últimos siete días anteriores a la encuesta, porcentaje de menores de 6 a 59 meses de edad que recibieron suplementarios de vitamina A en los seis meses anteriores a la encuesta, según características seleccionadas, Perú 2009. Entre los nacimientos más recientes de 6-35 meses: Entre todos los nacimientos de 6-59 meses: Características selecionadas 220 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Informado Ajustado 2/ Ninguna <60 60-89 90+ NS/SI Total Edad al nacimiento 15-19 17,8 7,1 2,5 23,6 39,8 11,1 25,5 0,0 100,0 2,7 497 20-29 14,7 4,4 1,5 21,7 37,2 10,0 30,8 0,3 100,0 2,4 3 476 30-39 13,3 3,9 1,0 21,0 36,3 11,3 30,4 0,9 100,0 2,7 2 950 40-49 13,9 5,8 2,0 24,1 34,2 10,3 30,4 1,0 100,0 2,2 815 Número de niños nacidos vivos 1 15,5 4,1 1,4 19,2 35,9 10,7 33,8 0,3 100,0 2,1 2 567 2-3 13,0 4,1 1,4 21,2 36,8 11,1 30,4 0,5 100,0 2,3 3 416 4-5 13,1 5,4 1,3 25,1 38,2 9,5 26,2 1,0 100,0 3,6 1 113 6+ 18,6 6,9 1,9 29,8 37,1 9,4 22,4 1,4 100,0 3,4 642 Área de residencia Urbana 12,8 3,8 1,2 20,6 35,3 10,8 32,8 0,4 100,0 2,2 5 166 Rural 17,3 6,1 2,0 24,2 39,5 10,1 25,3 0,9 100,0 3,1 2 571 Departamento Amazonas 21,3 4,5 0,3 20,7 42,7 8,7 27,3 0,6 100,0 5,6 128 Áncash 15,0 5,1 2,0 18,9 43,4 9,1 28,0 0,7 100,0 3,3 319 Apurímac 40,1 7,1 4,0 8,4 22,8 18,2 50,7 0,0 100,0 1,3 139 Arequipa 19,8 5,3 1,4 26,5 36,6 12,8 23,6 0,5 100,0 1,2 263 Ayacucho 23,5 15,0 3,5 12,7 52,0 9,8 24,9 0,6 100,0 3,4 198 Cajamarca 19,4 3,0 1,4 16,4 42,9 14,6 24,9 1,2 100,0 2,7 454 Cusco 21,1 1,8 1,0 19,4 36,3 5,7 37,2 1,3 100,0 0,0 299 Huancavelica 26,0 9,3 1,7 31,8 39,2 5,9 18,5 4,6 100,0 2,0 167 Huánuco 20,9 2,8 0,6 16,9 40,1 12,8 29,7 0,4 100,0 3,4 247 Ica 6,5 5,8 1,4 19,7 36,8 12,1 30,3 1,2 100,0 4,6 202 Junín 10,5 4,1 0,9 34,7 44,6 7,1 13,0 0,6 100,0 2,1 376 La Libertad 4,7 1,0 0,0 40,8 25,9 9,9 22,2 1,2 100,0 1,5 449 Lambayeque 8,5 4,1 0,0 20,8 40,4 11,2 27,6 0,0 100,0 1,6 233 Lima 11,0 3,3 1,3 15,1 32,7 11,7 40,4 0,2 100,0 1,3 2 283 Loreto 28,4 8,5 2,7 23,8 31,9 9,7 34,7 0,0 100,0 11,4 360 Madre de Dios 25,2 11,7 2,0 30,9 37,1 9,0 22,6 0,4 100,0 5,5 40 Moquegua 13,8 3,9 3,1 32,0 42,8 10,3 14,1 0,8 100,0 0,8 53 Pasco 20,6 8,0 1,8 32,0 52,0 8,7 5,8 1,6 100,0 4,6 90 Piura 5,5 3,9 1,2 15,2 32,7 10,2 41,6 0,2 100,0 2,4 490 Puno 9,3 6,4 3,0 45,4 43,3 4,2 6,8 0,4 100,0 1,0 400 San Martín 13,5 8,2 1,7 16,2 51,5 15,2 17,0 0,0 100,0 3,6 238 Tacna 4,9 6,8 1,9 25,5 41,4 8,6 22,4 2,0 100,0 0,4 95 Tumbes 21,9 2,1 0,0 9,5 17,4 8,7 64,4 0,0 100,0 3,9 70 Ucayali 21,5 1,8 0,5 35,6 31,3 12,8 19,8 0,5 100,0 4,8 146 Región natural Lima Metropolitana 11,0 3,4 1,4 14,4 32,2 11,5 41,7 0,2 100,0 1,4 2 010 Resto Costa 8,6 3,4 0,7 20,7 34,8 11,3 32,7 0,5 100,0 2,4 1 693 Sierra 17,4 5,4 1,9 27,0 39,5 9,7 22,8 1,0 100,0 1,8 2 863 Selva 20,4 6,1 1,5 23,4 40,3 10,4 25,5 0,4 100,0 6,5 1 171 Nivel de educación Sin educación 16,7 5,5 1,1 30,8 32,8 8,6 26,2 1,6 100,0 2,7 263 Primaria 15,6 5,8 1,9 27,5 39,0 9,5 23,3 0,8 100,0 3,0 2 264 Secundaria 13,9 4,6 1,4 19,8 37,8 11,7 30,1 0,5 100,0 2,7 3 373 Superior 13,0 2,7 0,9 17,2 32,4 10,3 39,8 0,3 100,0 1,5 1 838 Quintil de riqueza Quintil inferior 17,5 5,8 1,9 25,9 37,4 10,2 25,7 0,7 100,0 3,4 1 713 Segundo quintil 16,1 5,8 1,8 23,7 41,8 9,5 24,2 0,8 100,0 3,0 1 764 Quintil intermedio 12,6 3,8 1,1 22,1 38,4 11,7 27,3 0,4 100,0 2,0 1 737 Cuarto quintil 11,7 3,6 1,2 18,5 33,6 10,9 36,5 0,5 100,0 2,7 1 403 Quintil superior 12,3 2,9 0,9 16,2 29,0 10,7 43,7 0,3 100,0 1,0 1 121 Total 14,3 4,5 1,4 21,8 36,7 10,6 30,3 0,6 100,0 2,5 7 737 Nota: Para mujeres con dos o más nacidos en los cinco años anteriores a la encuesta, la información se refiere al último nacimiento. NS/SI = No sabe / sin información 1/ En los primeros dos meses después del parto de la última hija o hijo. 2/ Mujeres que reportaron ceguera nocturna pero no reportaron dificultad para ver durante el día. Cuadro 10.7 Ingesta de micronutrientes entre las madres Porcentaje de mujeres que tuvieron hijas e hijos en los cinco años anteriores a la encuesta que recibieron dosis de vitamina A en los primeros dos meses después del parto; porcentaje que sufrió de ceguera nocturna durante el embarazo; distribución porcentual, por número de días que tomó pastillas/jarabes de hierro y el porcentaje que tomó medicamentos para parásitos intestinales, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Porcentaje que recibió dosis de vitamina A en el postparto 1/ Número de mujeres Porcentaje de mujeres que tomaron medicamentos desparasitantes durante el embarazo del último hijo Distribución porcentual de mujeres por número de días que tomaron hierro/ tableta de ácido fólico durante el embarazo Porcentaje que sufrió ceguera nocturna durante el embarazo Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 221 10.5 ANEMIA EN NIÑOS, NIÑAS Y MUJERES La prueba para determinar anemia en mujeres, niñas y niños constituye uno de los mayores esfuerzos que las Encuestas Demográficas y de Salud Familiar vienen realizando desde la ENDES 19962. La prueba de anemia, en una muestra de sangre capilar, se realizó para las niñas y niños nacidos después de enero de 2004 y las mujeres entre 15 a 49 años de edad. La anemia es una condición en la cual la sangre carece de suficientes glóbulos rojos, o la concentración de hemoglobina es menor que los valores de referencia según edad, sexo y altitud. La hemoglobina, un congregado de proteína que contiene hierro, se produce en los glóbulos rojos de los seres humanos y su deficiencia indica, en principio, que existe una deficiencia de hierro. Si bien se han identificado muchas causas de la anemia, la deficiencia nutricional debido a una falta de cantidades específicas de hierro en la alimentación diaria constituye más de la mitad del número total de casos de anemia. La medición de hemoglobina es reconocida como el criterio clave para la prueba de anemia. De este modo, puede aceptarse como indicador indirecto del estado nutricional de hierro en las madres, niñas y niños y se efectuó con la finalidad de fortalecer las políticas de salud pública para la prevención y manejo de la anemia nutricional, como estrategia de intervención a fin de mejorar la salud materna e infantil. La anemia con un nivel de hemoglobina por debajo de 11,0 g/dl al nivel del mar, está asociada con una disminución del transporte de oxígeno a los tejidos y a una menor capacidad física y mental, y probablemente con reducción en la resistencia contra las infecciones. Las mujeres anémicas son menos tolerantes a la pérdida de sangre durante el parto, particularmente cuando los niveles de hemoglobina descienden a menos de 8,0 g/dl. En casos más severos de anemia, las mujeres experimentan fatiga y un incremento del ritmo cardíaco en reposo. La tensión proveniente del parto, el aborto espontáneo y otras complicaciones mayores pueden resultar en la muerte materna. Una detección temprana de la anemia nutricional puede ayudar a prevenir complicaciones severas durante el embarazo y el parto. En el caso del infante, la anemia puede afectar su desarrollo psicomotor. El empleo de hierro complementario/adicional para mujeres, niñas y niños con deficiencia de hierro puede mejorar la salud materno infantil en general. Métodos La anemia es definida como una concentración de hemoglobina que es inferior al intervalo de confianza del 95,0 por ciento entre individuos saludables y bien nutridos de la misma edad, sexo y tiempo de embarazo. La hemoglobina puede medirse en forma fotométrica luego de una conversión a cianometahemoglobina. Este principio ha sido aceptado por el Comité Internacional para la Estandarización en Hematología como un método para la detección de hemoglobina. Recientemente, ha sido desarrollada una técnica simple y confiable para la detección fotométrica de hemoglobina utilizando el sistema HemoCue®. Esta técnica es usada ampliamente para detección de anemia en varios países y en el Perú, también ha sido escogida como el método básico para la medición de la hemoglobina en la ENDES Continua 2009. La clasificación de la anemia en severa, moderada o leve se hace con los siguientes puntos de corte para las mujeres, niñas y niños menores de cinco años. Anemia severa: < 7,0 g/dl * Anemia moderada: 7,0-9,9 g/dl Anemia leve: 10,0-11,9 g/dl (10,0-10,9 para las mujeres embarazadas y para las niñas y niños). 2 La ENDES 1996, incluyó un módulo de antropometría y medición de hemoglobina que se aplicó a todas las mujeres de 15 a 49 años y a las niñas y niños menores de cinco años. * Gramos por decilitros 222 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 El nivel requerido de hemoglobina en la sangre depende de la presión parcial de oxígeno en la atmósfera. Como el Perú es un país donde un gran número de personas vive a alturas donde la presión de oxígeno es reducida en comparación con la del nivel del mar, se requiere un ajuste a las mediciones de hemoglobina para poder evaluar el estado de anemia, es decir, el nivel mínimo requerido de hemoglobina dada la disponibilidad de oxígeno en la atmósfera. Hay dos formas de ajuste para la evaluación del estado de anemia: cambiando los límites de los niveles mínimos de hemoglobina según la elevación sobre el nivel del mar o llevando a nivel del mar la medición observada. Esto se hace restando de la medición el incremento que se observa en la hemoglobina como resultado de vivir a mayores alturas. La segunda alternativa es la más utilizada para los cálculos en la ENDES Continua 2009. El aumento en los niveles de hemoglobina con la altura fue estudiado en Perú en 1945 por Hurtado. También ha sido estudiado en los Estados Unidos por el Pediatric Nutrition Surveillance System (CDC/PNSS) y en el Ecuador por Dirren y colaboradores. Los ajustes basados en estos estudios están expresados en un cuadro de valores preparado por Hurtado o en fórmulas cuadráticas del CDC/PNSS y Dirren. Comparaciones realizadas para la preparación de otros informes en el programa DHS muestran una gran coherencia entre las tres variaciones de ajuste, dando confianza en el ajuste utilizado para las observaciones de la ENDES Continua 2009. Para este informe se ha adoptado la fórmula de CDC/PNSS y Dirren. Las mediciones iniciales del nivel de hemoglobina han sido llevadas a nivel del mar con el siguiente procedimiento: Nivel ajustado = nivel observado - ajuste por altura Ajuste = -0,032*(alt) + 0,022*(alt*alt) Donde (alt) es: [(altura en metros)/1 000]*3,3 Resultados El Cuadro 10.8.1 presenta los resultados para niñas y niños y de las mujeres se muestran en el Cuadro 10.8.2. En el Cuadro 10.8.3 se cruzan los resultados de prevalencia de anemia en niñas y niños contra los resultados de prevalencia de anemia en madres. Cuadros 10.8.1, 10.8.2 y 10.8.3 Anemia en niñas y niños • El 37,2 por ciento de niñas y niños menores de cinco años padeció de anemia, proporción menor a la observada en el año 2000 (49,6 por ciento). Por tipo, el 22,7 por ciento tuvo anemia leve, 14,2 por ciento anemia moderada y el 0,4 por ciento anemia severa. En relación con la ENDES 2000, se observa reducción en todos los tipos; sin embargo, la anemia moderada se redujo en forma significativa (10,7 puntos porcentuales), al pasar de 24,9 por ciento en el año 2000 a 14,2 por ciento en la ENDES Continua 2009. • La anemia afectó al 75,2 por ciento de niñas y niños de 6 a 8 meses de edad y al 72,0 por ciento de 9 a 11 meses, siendo aún elevada en niñas y niños de 12 a 17 meses de edad (60,3 por ciento), mientras que en los infantes de 18 a 59 meses los porcentajes fueron menores: 18 a 23 meses (49,2 por ciento), 24 a 35 meses (34,0 por ciento), 36 a 47 meses (25,6 por ciento) y de 48 a 59 meses, el porcentaje baja a 19,2 por ciento. • Según características, el porcentaje de anemia fue mayor en niñas y niños de madres con primaria y sin educación (42,7 y 41,9 por ciento, respectivamente), por sexo, los niños tienen mayor prevalencia de anemia que las niñas (38,3 y 36,0 por ciento, respectivamente) y en infantes que pertenecen al quintil inferior de riqueza (43,7 por ciento) y segundo quintil (42,5 por ciento). • Por área de residencia, la anemia es más frecuente entre niñas y niños residentes del área rural (44,1 por ciento), de la Sierra (46,6 por ciento). Por departamento, Cusco presenta la más alta proporción (62,1 por ciento), seguido por Puno (53,8 por ciento), Pasco (53,0 por ciento) y Ucayali (52,2 por ciento). Los menores porcentajes se presentaron en San Martin (22,1 por ciento) y Lambayeque (22,9 por ciento). Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 223 Anem ia le ve Anem ia m oderada Anem ia se vera Edad en mes es 6-8 75,2 3 8,0 3 6,5 0,6 363 9-11 72,0 3 3,5 3 7,3 1,2 452 12-1 7 60,3 3 0,4 2 8,8 1,1 862 18-2 3 49,2 2 7,8 2 1,0 0,4 798 24-3 5 34,0 2 2,9 1 0,7 0,4 1 621 36-4 7 25,6 1 8,6 6,9 0,1 1 682 48-5 9 19,2 1 5,0 4,2 0,0 1 902 Sex o Homb re 38,3 2 3,1 1 4,8 0,5 3 966 Mujer 36,0 2 2,3 1 3,5 0,3 3 714 Orde n de nacim iento 1/ 1 35,0 2 1,6 1 2,9 0,5 2 405 2-3 36,6 2 1,8 1 4,5 0,3 3 165 4-5 41,8 2 5,7 1 5,7 0,4 1 114 6+ 43,8 2 5,5 1 7,9 0,4 652 In terv alo de nacim iento en me ses Primer nacim ien to 2/ 35,0 2 1,6 1 2,9 0,5 2 405 <24 36,5 2 2,7 1 2,9 0,9 679 24-4 7 42,8 2 4,3 1 8,3 0,2 1 757 48+ 36,6 2 2,7 1 3,7 0,3 2 477 C ondic ión de la m adre Madre entrevistada 37,5 2 2,7 1 4,4 0,4 7 336 Madre no e ntrevista da Madre en e l h ogar 33,2 3 0,1 3,2 0,0 94 Madre no e n el hoga r 4/ 30,3 2 0,0 9,9 0,3 250 Á re a de residenc ia Urb ana 33,2 2 0,6 1 2,3 0,3 4 825 Rural 44,1 2 6,2 1 7,3 0,6 2 855 D epa rtam ento Amazonas 38,6 2 5,3 1 2,4 1,0 149 Ánca sh 39,3 2 4,4 1 4,6 0,3 349 Apurím ac 48,3 2 4,8 2 2,4 1,1 146 Arequ ipa 46,9 1 9,8 2 6,5 0,5 264 Ayacucho 40,2 1 9,7 1 9,9 0,6 227 Cajamarca 30,4 2 6,0 4,4 0,0 480 Cusco 62,1 3 0,2 2 9,9 2,0 292 Huan cavelica 49,9 2 6,3 2 2,2 1,4 191 Huán uco 43,4 2 8,0 1 4,4 1,0 260 Ica 30,8 1 9,3 1 0,8 0,7 197 Jun ín 46,1 2 4,7 2 0,7 0,7 358 La Liber tad 36,9 2 3,1 1 3,4 0,3 439 Lamba yeq ue 22,9 1 6,2 6,6 0,0 227 Lim a 29,5 1 8,9 1 0,6 0,0 1 941 Lore to 34,9 2 3,6 1 1,3 0,0 449 Madre de D io s 39,4 2 0,0 1 9,4 0,0 40 Moque gua 43,3 2 0,8 2 0,5 2,0 46 Pasco 53,0 2 6,6 2 4,8 1,6 69 Piura 30,3 1 9,6 1 0,7 0,0 524 Puno 53,8 3 0,0 2 3,0 0,9 466 San Mar tín 22,1 1 5,5 6,6 0,0 267 Tacna 35,6 2 2,9 1 2,7 0,0 57 Tum bes 33,7 2 1,4 1 2,2 0,0 73 Ucayali 52,2 3 7,9 1 4,3 0,0 166 R egión Natural Lim a Metropolitana 29,5 1 9,0 1 0,4 0,0 1 694 Resto C osta 29,5 1 8,9 1 0,4 0,2 1 665 Sierra 46,6 2 6,1 1 9,7 0,8 2 977 Selva 35,8 2 4,5 1 1,2 0,1 1 343 N ivel de educ ación 3 / Sin e ducación 41,9 2 5,7 1 5,9 0,3 283 Primar ia 42,7 2 6,1 1 6,3 0,4 2 456 Secu ndar ia 35,6 2 1,5 1 3,6 0,4 4 221 Super ior 23,9 1 4,7 9,2 0,0 469 Quint il de riqueza Qu intil in ferior 43,7 2 6,2 1 7,0 0,5 1 974 Segund o quintil 42,5 2 5,4 1 6,6 0,5 1 895 Qu intil in term edio 35,5 2 0,0 1 5,0 0,5 1 632 Cuarto qu intil 33,7 2 1,3 1 2,2 0,2 1 284 Qu intil su perior 19,9 1 6,1 3,8 0,0 894 Total 20 09 37,2 2 2,7 1 4,2 0,4 7 680 Total 200 0 49,6 2 3,4 2 4,9 1,3 2 150 N ota: El cua dro se basa en las niña s y niños que durm ieron en el hoga r la noc he a nterior a la e ntre vista. La pre valencia está ajustada por altura sigu iendo e l procedimi ento re com endado en C DC, 1 998. Recom me ndations to prevent a nd control i ron defie nc y in the United States .Morb ility and Morta lity We ekly R eport 4 7 (R R-3):1-2 9. He moglobina en g /d l = Gram os por dec ilitros. 3/ Para las m ujeres que no fueron entrevistadas, la in formac ión fue toma da del Cuestionario de Hogar. Excluye niñas y niños cuyas ma dres no fueron listadas en el cuest ionario de hogar 4/ Incluye n iñas y n iños c uy as m adres murieron. 1/ Ex cluye n iñas y n iños cuyas madres no fueron en trevis tadas. 2/ Si el prim er nacim iento e s m ellizo (trillizo, etc.) estos son contados com o los prim eros nacim ientos porque no tienen inte rvalo con nac imie nto a nterior. C uadro 10.8.1 Pre valencia de anem ia en n iñas y n iños, se gún c aracterística s sele ccionadas Porcentaje de n iñ os d e 6-59 meses, por tipo de a nemia, segú n ca racter ísticas seleccion adas, Perú 200 9. C aracterístic as sele cciona das Tota lcon anemia Tipo de ane mia N úm ero de niñas y niños 224 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Anemia le ve Anemia moderada Anemia sev era Edad 1 5-1 9 19,9 1 8,2 1,7 0 ,1 4 117 2 0-2 9 19,5 1 7,0 2,3 0 ,3 6 691 3 0-3 9 22,4 1 9,2 3,0 0 ,1 6 170 4 0-4 9 22,4 1 8,3 3,6 0 ,5 4 931 Número de nacidos vivos 0 19,9 1 7,5 2,3 0 ,1 7 152 1 20,4 1 7,5 2,6 0 ,3 4 072 2 -3 21,3 1 8,1 2,9 0 ,2 6 684 4 -5 21,4 1 8,1 3,0 0 ,3 2 574 6 + 27,2 2 2,9 3,7 0 ,6 1 425 Condic ión de embara zo y lac tancia E mbaraza da 26,6 1 7,1 9,3 0 ,2 906 L actando 24,5 2 2,3 2,2 0 ,1 2 974 N inguna de las anter io res 20,2 1 7,5 2,4 0 ,3 1 8 028 Usando DIU S i 26,7 2 3,4 2,7 0 ,6 560 No 20,9 1 8,0 2,7 0 ,2 2 1 348 Consumo de cigarrillo de la madre Fum a cigarrillo/ tabaco 22,2 1 9,1 2,7 0 ,5 1 280 No fum a 21,0 1 8,0 2,7 0 ,2 2 0 627 Áre a de residenc ia Urb ana 20,7 1 7,7 2,7 0 ,3 1 6 174 Rural 22,1 1 9,2 2,7 0 ,2 5 734 Depa rtamento A mazonas 17,6 1 5,4 2,1 0 ,2 311 Á nca sh 16,7 1 4,3 1,7 0 ,7 877 A purím ac 23,5 1 9,6 3,6 0 ,3 308 A requ ipa 23,9 2 0,5 3,4 0 ,0 950 A yacucho 16,6 1 4,1 2,5 0 ,1 521 Cajamarca 15,1 1 4,2 0,9 0 ,0 1 172 Cusco 29,0 2 4,9 3,9 0 ,2 771 Huan cavelica 21,5 1 8,7 2,5 0 ,3 407 Huán uco 15,8 1 3,1 2,5 0 ,2 594 I ca 19,0 1 5,1 3,3 0 ,5 597 Jun ín 25,9 2 1,3 4,4 0 ,2 971 L a Libertad 22,4 1 9,9 2,2 0 ,2 1 290 L amba yeq ue 13,6 1 2,1 1,5 0 ,0 792 L im a 22,6 1 9,3 3,0 0 ,3 7 186 L ore to 15,9 1 3,3 2,4 0 ,2 778 M adre de D io s 26,9 2 3,5 3,1 0 ,3 91 M oque gua 18,3 1 5,4 2,6 0 ,3 155 P asco 26,7 2 1,6 4,3 0 ,8 189 P iura 21,1 1 7,6 3,3 0 ,2 1 393 P uno 24,8 2 1,7 2,7 0 ,4 1 212 S an Martín 12,4 1 1,5 0,9 0 ,0 577 Tacna 18,7 1 7,2 1,5 0 ,0 264 Tum bes 23,3 2 0,1 2,9 0 ,2 188 Ucaya li 21,9 2 0,4 1,4 0 ,1 314 Región Natural L im a Metropolitana 23,3 2 0,2 2,9 0 ,3 6 437 Resto Co sta 18,7 1 6,1 2,4 0 ,2 5 221 S ierra 22,4 1 9,1 3,1 0 ,3 7 537 S elva 16,3 1 4,3 1,9 0 ,1 2 713 Nivel de educ ación S in e ducación 25,1 2 0,3 3,9 0 ,8 600 P rimaria 22,2 1 9,1 2,7 0 ,3 5 205 S ecu ndaria 21,2 1 8,2 2,8 0 ,2 1 0 288 S uperior 19,3 1 6,8 2,3 0 ,2 5 815 Quintil de ri queza Qu intil in ferior 22,8 1 9,9 2,7 0 ,2 3 425 S egund o quintil 20,9 1 7,7 2,9 0 ,3 4 207 Qu intil in terme dio 21,3 1 7,8 3,3 0 ,2 4 869 Cuarto quintil 20,6 1 7,7 2,7 0 ,2 4 857 Qu intil su perior 20,0 1 7,9 1,9 0 ,3 4 550 Total 200 9 21,0 1 8,1 2,7 0 ,2 2 1 908 Total 2000 31,6 2 5,4 5,9 0 ,3 6 184 Porce ntaje de m ujeres de 15-4 9 años, po r tipo de anemia, segú n característ icas se leccio nadas, Perú 200 9. Cuadro 1 0.8.2 Pre valencia de anemia en mujere s Caracte rística s sele ccionadas Tota lcon ane mia Tipo de ane mia Número de mujeres Nota: El c uadro se basa en la s mujeres que durmie ron e n el hoga r la noche anterior a la entrevista. La prevale ncia e stá ajustada por a ltura siguiendo el proc edimiento recomendado en CDC, 1 998. Recommendations to prevent and c ontrol iron deficiency in the United States. Morbidity and Morta lity We ekly Report 47 (RR-3):1-2 9. He moglobina en g/dl = Gramos por dec ilitros. Anemia s evera: < 7,0 g/dl; a nemia moderada: 7,0-9,9 g/dl; anemia leve: 10,0 -11,9 g/dl. Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 225 Anemia en mujeres • El 21,0 por ciento de las mujeres de 15 a 49 años de edad padeció de algún tipo de anemia, proporción menor en 10,6 puntos porcentuales al valor reportado en la ENDES 2000 (31,6 por ciento). Según la ENDES Continua 2009, el 18,1 por ciento de mujeres en edad fértil tuvo anemia leve, el 2,7 por ciento presentó anemia moderada y la anemia severa afectó al 0,2 por ciento de las mujeres en edad fértil. • Las mujeres entre 30 a 39 y de 40 a 49 años de edad presentaron prevalencia de anemia ligeramente mayor (22,4 por ciento en cada grupo de edad) que las mujeres de 15 a 19 y de 20 a 29 años (19,7 por ciento en promedio). La anemia afectó en mayor proporción a mujeres usuarias del DIU (26,7 por ciento), mujeres embarazadas (26,6 por ciento), mujeres que están dando de lactar (24,5 por ciento), sin nivel de educación (25,1 por ciento) y las ubicadas en el quintil inferior de riqueza (22,8 por ciento). • Por área de residencia, la diferencia no es muy significativa; en el área rural (22,1 por ciento) y en el área urbana (20,7 por ciento). Por región natural, Lima Metropolitana tuvo una mayor prevalencia de anemia (23,3 por ciento), seguido por la Sierra con 22,4 por ciento. Por departamento, Cusco (29,0 por ciento), Madre de Dios (26,9 por ciento), Pasco (26,7 por ciento) y Junín (25,9 por ciento) presentaron los mayores porcentajes de mujeres de 15 a 49 años de edad con anemia. Anemia en niñas y niños según anemia en madres • El Cuadro 10.8.3 muestra el porcentaje de niñas y niños con anemia en relación con la condición de anemia de la madre, es probable, que cuando la madre tiene anemia, las hijas e hijos también la tengan. Así el 37,6 por ciento de niñas y niños de madres con o sin anemia se incrementó cuando la madre presentó algún tipo de anemia (46,7 por ciento). • También se observó incremento de niñas y niños con anemia leve cuando la madre tuvo cualquier tipo de anemia, al pasar de 22,7 por ciento a 27,0 por ciento, y en el caso de anemia moderada pasó de 14,5 por ciento a 19,0 por ciento de niñas y niños de madres con anemia. Total Leve Moderada Severa Madre con anemia 46,7 27,0 19,0 0,8 1 590 Condición de anemia Madre con anemia leve 46,7 27,7 18,3 0,8 1 410 Madre con anemia moderada 47,9 21,6 25,6 0,7 175 Madre con anemia severa 15,6 7,7 4,6 3,3 5 Total de madres 37,6 22,7 14,5 0,4 7 274 Nota: El cuadro se basa en niñas, niños y mujeres que durmieron en el hogar la noche anterior a la entrevista. La prevalencia de anemia se ajusta por altura y por si la mujer fuma, siguiendo el procedimiento recomendado en CDC, 1998. Recommendations to prevent and control iron deficiency in the United States. Morbidity and Mortality Weekly Report 47 (RR-03):1-29. Solamente se incluyen los casos para los cuales se hizo la prueba, tanto para la madre como para la niña y niño. No se muestra resultados para menos de 25 casos sin ponderar (*). Condición de anemia de la madre Número de niñas y niños Cuadro 10.8.3  Prevalencia de anemia en niñas y niños, según condición de anemia de las madres Porcentaje de niños de 6-59 meses clasificados con anemia, según condición de anemia de las madres, Perú 2009. Condición de anemia de la niña o niño 226 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 10.6 NUTRICIÓN DE NIÑAS Y NIÑOS El estado nutricional de las niñas y niños está vinculado al desarrollo cognitivo, un estado nutricional deficiente tiene efectos adversos sobre el proceso de aprendizaje y el rendimiento escolar3. Asimismo, el estado nutricional está asociado directamente a la capacidad de respuesta frente a las enfermedades, un inadecuado estado nutricional incrementa tanto la morbilidad como la mortalidad en la temprana infancia. Los efectos de un mal estado nutricional en los primeros años se prolongan a lo largo de la vida, ya que incrementa el riesgo de padecer enfermedades crónicas (sobrepeso, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, entre otras)4 y está asociado a menores logros educativos y menores ingresos económicos en la adultez. Por estas razones, actualmente el estado nutricional de las niñas y niños es empleado en el ámbito internacional como parte de los indicadores con los cuales se verifica el desarrollo de los países. Por ello, la mejora del estado nutricional infantil forma parte de los Objetivos de Desarrollo del Milenio junto con otros indicadores de desarrollo social y económico5. En el Perú, la reducción de la pobreza y la desnutrición, específicamente la desnutrición crónica, son metas de política social para las cuales se vienen implementando políticas específicas de carácter multisectorial. La ENDES Continua 2009 brinda información sobre el estado nutricional de los menores de cinco años a través de tres indicadores nutricionales de uso internacional: la desnutrición crónica, la desnutrición aguda y la desnutrición global, calculados a partir de la información del peso, talla, edad y sexo de las niñas y niños menores de cinco años, la cual fue recogida en el módulo de antropometría. Uso del patrón de crecimiento infantil de la Organización Mundial de la Salud En el presente informe, al igual que en la ENDES Continua 2007-2008, la clasificación del estado nutricional se ha realizado tomando como base el Patrón de Crecimiento Infantil de la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundido internacionalmente el año 2006. Este nuevo patrón de referencia fue elaborado sobre la base de niñas y niños que estuvieron en un entorno óptimo para el crecimiento: prácticas de alimentación recomendadas para lactantes, niñas y niños pequeños, buena atención de salud, madres no fumadoras y otros factores relacionados con los buenos resultados de salud6. El patrón empleado anteriormente, del National Center for Health Statistics/OMS (NCHS/OMS), se basaba en datos de una muestra limitada de niñas y niños de los Estados Unidos, y planteaba ciertos inconvenientes técnicos y biológicos que lo hacían poco adecuado para el seguimiento de la rápida y cambiante tasa de crecimiento en la primera infancia, por lo que no proporciona una base sólida para la evaluación en función de pautas y normas internacionales7. En el Cuadro 10.9.1 se presenta los resultados de la clasificación del estado nutricional, con el patrón de referencia de la OMS, según características socioeconómicas y demográficas. En el Cuadro 10.9.2 se muestra las mismas agrupaciones pero la clasificación del estado nutricional ha sido hecha con el patrón de referencia del NCHS/OMS, con el fin de tener información comparable con los resultados presentados en los anteriores informes de la ENDES. En el Gráfico 10.4 se muestra los porcentajes de los distintos tipos de desnutrición según edad de las niñas y niños. Todos los comentarios que se hacen en esta sección corresponden a los resultados obtenidos a partir del patrón de referencia de la OMS (Cuadro 10.9.1). 3 Black R, Allen L, Bhutta Z, Caulfield L, De Onis M, Ezzati M, Mather C, Rivera J, for the Maternal and Child Undernutrition Study Group. Maternal and child undernutrition: global and regional exposures and health consequences. Lancet, Series Maternal and Child Undernutrition; 2008: 5-22. 4 Victora C, Adair L, Fall C, Hallal P, Martorell R, Ritcher L, Sachdev H, for the Maternal and Child Undernutrition Study Group. Maternal and child undernutrition: consequences for adult health and human capital. Lancet, Series Maternal and Child Undernutrition; 2008: 23-40. 5 Lutter CK, Chaparro CM. La desnutrición en lactantes y niños pequeños en América Latina y El Caribe: alcanzando los objetivos de desarrollo del milenio. Organización Panamericana de la Salud. Washington, D.C. 2008 6 WHO. WHO Child Growth Standards: Lenght / height for age, weight for age, weight for lenght, weight for height and body mass index for age: methods and development. Geneva: World Health Organization, 2006. 7 WHO. WHO Child Growth Standards: Lenght / height for age, weight for age, weight for lenght, weight for height and body mass index for age: methods and development. Geneva: World Health Organization, 2006. Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 227 Cuadro 10.9.1 y Gráfico 10.4 Desnutrición crónica La desnutrición crónica es un indicador del desarrollo del país y su disminución contribuirá a garantizar el desarrollo de la capacidad física intelectual emocional y social de las niñas y niños. Se determina al comparar la talla de la niña o niño con la esperada para su edad y sexo8. La desnutrición crónica es el estado en el cual las niñas y niños tienen baja estatura con relación a una población de referencia, refleja los efectos acumulados de la inadecuada alimentación o ingesta de nutrientes y de episodios repetitivos de enfermedades (principalmente diarreas e infecciones respiratorias), y de la interacción entre ambas. Desnutrición crónica según ubicación geográfica • A nivel nacional, la desnutrición crónica afectó al 23,8 por ciento de niñas y niños menores de cinco años; esta situación reflejaría una tendencia decreciente al observar el año 2000 (31,0 por ciento). • Según área de residencia, la desnutrición crónica afectó en mayor proporción a niñas y niños del área rural (40,3 por ciento), es decir, 2,8 veces más que en el área urbana (14,2 por ciento). • Por región natural, el mayor porcentaje de desnutrición crónica fue en las niñas y niños de la Sierra (37,5 por ciento), mientras que en Lima Metropolitana, este porcentaje representó el 7,5 por ciento. • A nivel departamental, se observó que un poco más de la mitad de las niñas y niños de Huancavelica (53,6 por ciento), fueron afectados con desnutrición crónica, 2,3 veces más que el promedio nacional; mientras que el departamento de Tacna presentó la menor proporción (2,1 por ciento). Desnutrición crónica según grupos de edad y sexo • Por sexo, la desnutrición crónica no presenta diferencias significativas (24,7 por ciento en niños y 22,9 por ciento en niñas). • En el grupo de niñas y niños menores de seis meses, el porcentaje de desnutrición crónica fue 16,8 por ciento. Entre los infantes de 6 a 8 meses este porcentaje disminuyó a 13,7 por ciento, observándose un incremento con la edad, alcanzando el más alto porcentaje en el grupo de niñas y niños de 18 a 23 meses (29,8 por ciento). • En niñas y niños de 24 a 35 meses, la proporción de desnutrición crónica fue 26,5 por ciento, porcentaje que aumentó ligeramente en el grupo de 36 a 47 meses (27,1por ciento), disminuyendo en las niñas y niños de 48 a 59 meses (22,5 por ciento). Desnutrición crónica según tamaño al nacer e intervalo de nacimiento • El porcentaje de desnutrición crónica entre niñas y niños que tuvieron un tamaño muy pequeño al nacer fue 45,3 por ciento, 2,3 veces más que aquellos que tuvieron un tamaño promedio o más grande (20,0 por ciento). • La desnutrición crónica se presentó en mayor proporción en niñas y niños cuyo intervalo de nacimiento fue menor de 24 meses y de 24 a 47 meses (34,8 y 33,7 por ciento, respectivamente). Los nacimientos primogénitos y aquellos con intervalo de 48 a más meses presentaron menores porcentajes (16,7 y 21,2 por ciento, respectivamente). 8 INEI. Mapa de Desnutrición Crónica en Niños Menores de cinco años a nivel Provincial y Distrital, 2007, pág.7. Lima, 2009 228 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Desnutrición crónica según características de la madre • La desnutrición crónica de niñas y niños menores de cinco años cuyas madres tenían IMC9 entre 18,5 y 24,9 (normal) ascendió a 27,6 por ciento, de madres con IMC menor a 18,5 fue 21,2 por ciento y de aquellas con sobrepeso u obesidad (IMC mayor a 24,9) fue 20,9 por ciento. • La desnutrición crónica afectó con mayor intensidad a niñas y niños de madres sin nivel de educación (55,1 por ciento); mientras que los menos afectados de desnutrición crónica fueron de madres con mayor nivel educativo: 7,0 por ciento con nivel superior y 16,2 por ciento con secundaria. Desnutrición crónica según quintiles de riqueza • Por quintil de riqueza, las niñas y niños ubicados en el quintil inferior fueron afectados en mayor proporción con desnutrición crónica (45,3 por ciento). La menor proporción fue en el quintil superior (4,2 por ciento). Desnutrición aguda La desnutrición aguda es el estado en el cual las niñas y niños tienen un peso menor al esperado para su talla y sexo con relación a una población de referencia. Esta condición de peso inadecuado para la talla es una condición que pone en riesgo la vida de la niña o niño. La desnutrición aguda refleja una reciente carencia de ingesta de alimentos (que limita el consumo de energía) o la presencia de enfermedades agudas recientes (en especial la diarrea), o la presencia de ambas simultáneamente. La desnutrición aguda se produce cuando el cuerpo no recibe el aporte alimenticio necesario, éste se adapta y empieza a reducir su actividad física, de sus órganos, de los tejidos, de las células. Al mismo tiempo, las reservas energéticas (músculo y grasa) se metabolizan para responder a las necesidades vitales, resultando en una pérdida de peso debido a la desaparición de masa muscular y tejido graso, mientras que los órganos vitales son preservados. A mayor pérdida de masa muscular y de tejido graso, menor es la probabilidad de sobrevivir10. La desnutrición aguda es un indicador de afectaciones recientes que refleja los daños coyunturales. Desnutrición aguda según ubicación geográfica • En el país, la desnutrición aguda afectó al 0,6 por ciento de niñas y niños menores de cinco años, porcentaje menor a los valores observados en la ENDES 2000 (1,1 por ciento). • Según área de residencia, la proporción de desnutrición aguda fue similar en el área urbana y rural (0,5 y 0,6 por ciento, respectivamente). • Por región natural, la mayor proporción de desnutrición aguda se presentó en la Selva (1,4 por ciento), mientras que en el Resto de Costa fue 0,5 por ciento, en la Sierra 0,4 por ciento y en Lima Metropolitana 0,2 por ciento. • Por departamento, Loreto presentó la mayor proporción de desnutrición aguda (2,4 por ciento), seguido por Tumbes (2,1 por ciento), Ucayali (1,9 por ciento), Cusco (1,7 por ciento) y Ayacucho (1,0 por ciento); en Pasco, la proporción fue igual al promedio nacional (0,6 por ciento) y en el resto de los departamentos, el porcentaje fue inferior a 1,0 por ciento. Desnutrición aguda según grupos de edad y sexo • En casi todos los grupos de edad, la proporción de niñas y niños con desnutrición aguda fue menor al 1,0 por ciento, sólo en el grupo de 6 a 8 meses alcanzó una proporción de1,0 por ciento. 9 El índice de masa corporal (IMC), se calcula dividiendo el peso, en kilogramos, por talla al cuadrado, en metros. Es un indicador que se utiliza frecuentemente para identificar el sobrepeso y la obesidad en los adultos. 10 ACCIÓN CONTRA EL HAMBRE. La desnutrición aguda, una pandemia de hambre. Folleto explicativo. Lectura Internet.2008 Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 229 • Por sexo, la proporción de desnutrición aguda fue similar (0,5 por ciento en niñas y 0,6 por ciento en niños). Desnutrición aguda según tamaño al nacer e intervalo de nacimiento • El porcentaje de desnutrición aguda entre niñas y niños que tuvieron un tamaño muy pequeño al nacer fue 1,4 por ciento, 2,8 veces más de aquellos que tuvieron un tamaño promedio o más grande (0,5 por ciento). • La desnutrición aguda se presentó en mayor proporción en niñas y niños cuyos intervalos de nacimiento fueron menor de 24 meses y 24 a 47 meses (0,9 y 0,7 por ciento, respectivamente). • Los nacimientos con intervalo de 48 a más meses y aquellos que fueron los primeros nacimientos tuvieron porcentajes de 0,5 y 0,4 por ciento, respectivamente. Desnutrición aguda según características de la madre • El mayor porcentaje de desnutrición aguda en niñas y niños fueron de madres con IMC por debajo de 18,5 (2,3 por ciento) y en madres con sobrepeso u obesidad, este porcentaje fue 0,3 por ciento. • Entre niñas y niños menores de cinco años, la mayor proporción que padeció de desnutrición aguda fue de madres sin nivel educativo (0,9 por ciento); mientras que de madres con nivel de educación superior fue 0,3 por ciento. Desnutrición aguda según quintiles de riqueza • Por quintil de riqueza, se observó que las proporciones de desnutrición aguda son similares. Así, en el quintil inferior y segundo quintil de riqueza fue 0,7 por ciento en cada uno; en el cuarto quintil y quintil superior fue 0,3 y 0,5 por ciento, respectivamente, y en el quintil intermedio 0,6 por ciento. Desnutrición global La desnutrición global es el estado en el cual las niñas y niños tienen un peso menor al esperado para su edad y sexo con relación a una población de referencia. Es considerado como un indicador general de la desnutrición puesto que puede reflejar tanto la desnutrición crónica como la aguda o ambas. En este sentido, puede ser un indicador ambiguo particularmente después del primer año de vida cuando la importancia del peso bajo depende de su relación con la longitud o talla más que con la edad. Desnutrición global según ubicación geográfica • A nivel nacional, la desnutrición global afectó al 4,2 por ciento de niñas y niños menores de cinco años, valor que ha descendido en 0,7 puntos porcentuales en relación con el año 2000 que fue 4,9 por ciento. • Por área de residencia, la desnutrición global afectó al 7,5 por ciento de niñas y niños del área rural y al 2,4 por ciento del área urbana. • Por región natural, la desnutrición global se presentó con mayor intensidad en las niñas y niños de la Selva (8,0 por ciento), 6,2 veces más que el valor presentado en Lima Metropolitana (1,3 por ciento). • A nivel departamental, Huancavelica y Ucayali presentaron proporciones similares de desnutrición global (10,6 y 10,5 por ciento, respectivamente), siendo un poco más del doble del promedio nacional. El departamento de Tacna tuvo el menor porcentaje (1,0 por ciento). 230 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Desnutrición global según grupos de edad y sexo • La desnutrición global en niñas y niños menores de seis meses fue 5,4 por ciento. Entre los de 9 a 11 meses, 12 a 17 y 24 a 35 meses, el porcentaje fue menor (5,0 por ciento, en cada grupo). Entre los infantes de 36 a 47 meses fue 3,7 por ciento y en los de 48 a 59 meses descendió a 3,4 por ciento. • Por sexo, la desnutrición global se presentó en mayor proporción en niños (4,8 por ciento) que en niñas (3,7 por ciento). Desnutrición global según tamaño al nacer e intervalo de nacimiento • Entre niñas y niños que tuvieron un tamaño promedio o más grande al nacer, el porcentaje de desnutrición global fue 3,0 por ciento, porcentaje que se elevó considerablemente en el grupo de niñas y niños con un tamaño pequeño y muy pequeño al nacer (8,2 y 13,4 por ciento, respectivamente). • Entre los primeros nacimientos, la desnutrición global afectó al 2,4 por ciento de niñas y niños. En aquellos nacimientos con intervalos menores a 24 meses ascendió a 5,9 por ciento, de 24 a 47 meses (6,4 por ciento) y de 48 a más (4,1 por ciento). Desnutrición global según características de la madre • La proporción de niñas y niños con desnutrición global en el grupo de madres desnutridas (índice de masa corporal- IMC menor a 18,5) ascendió a 6,8 por ciento. Entre las madres con sobrepeso u obesidad (IMC mayor a 24,9), la proporción fue 3,3 por ciento; mientras que en el grupo de madres con IMC de 18,5 a 24,9, la proporción de niñas y niños desnutridos fue 5,4 por ciento. • Las madres con menor nivel de educación tuvieron una mayor proporción de niñas y niños con desnutrición global en relación a las de mayor educación. Así, el 1,2 por ciento de infantes de madres con educación superior tuvo desnutrición global, proporción que se elevó a 11,7 por ciento (incremento de 9,8 veces) cuando las madres no tienen nivel educativo. Desnutrición global según quintiles de riqueza • Las niñas y niños con mayor proporción de desnutrición global, se ubicaron en el quintil inferior de riqueza (9,2 por ciento) mientras que en el quintil superior de riqueza fue sólo el 0,7 por ciento. Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 231 Severa 1/ Total 2/ Severa 1/ Total 2/ Severa 1/ Total 2/ Edad en meses Menor de 6 meses 5,3 16,8 0,3 0,7 1,6 5,4 770 6-8 2,9 13,7 0,0 1,0 0,0 2,1 479 9-11 3,5 16,8 0,7 0,9 0,7 5,0 491 12-17 7,5 24,7 0,2 0,7 0,8 5,0 946 18-23 9,0 29,8 0,0 0,5 0,5 4,8 849 24-35 6,4 26,5 0,3 0,7 0,5 5,0 1 721 36-47 6,4 27,1 0,1 0,3 0,5 3,7 1 811 48-59 4,2 22,5 0,2 0,5 0,3 3,4 2 046 Sexo Hombre 6,3 24,7 0,3 0,6 0,6 4,8 4 683 Mujer 5,3 22,9 0,1 0,5 0,5 3,7 4 430 Intervalo de nacimiento en meses Primer nacimiento 2,8 16,7 0,0 0,4 0,3 2,4 2 974 <24 10,7 34,8 0,3 0,9 0,8 5,9 773 24-47 9,8 33,7 0,4 0,7 0,6 6,4 2 077 48+ 4,8 21,2 0,2 0,5 0,8 4,1 2 913 Tamaño al nacer Muy pequeño 18,7 45,3 0,5 1,4 3,6 13,4 224 Pequeño 10,4 37,0 0,1 0,8 1,1 8,2 1 649 Promedio o más grande 4,3 20,0 0,2 0,5 0,3 3,0 6 856 Sin información 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 8 Condición de la madre Entrevistada 5,8 23,9 0,2 0,5 0,6 4,2 8 738 No entrevistada, en el hogar 3,1 30,1 0,0 0,5 0,0 9,0 102 No entrevistada, no en el hogar 6,5 20,6 0,1 1,0 0,9 2,8 274 Situación nutricional de la madre 3/ Desnutrida (IMC<18.5) 1,5 21,2 0,0 2,3 0,0 6,8 72 Normal (IMC 18.5-24.9) 6,8 27,6 0,4 0,8 0,6 5,4 4 010 Sobrepeso/ obesidad (IMC >= 25) 5,0 20,9 0,1 0,3 0,5 3,3 4 656 Sin información 8,0 18,3 0,0 0,0 0,0 1,2 84 Área de residencia Urbana 2,4 14,2 0,2 0,5 0,4 2,4 5 762 Rural 11,7 40,3 0,2 0,6 0,9 7,5 3 351 Departamento Amazonas 6,9 26,8 0,2 0,8 1,2 7,1 165 Áncash 7,7 28,2 0,0 0,5 0,4 4,9 407 Apurímac 9,6 34,8 0,3 0,3 0,6 4,5 169 Arequipa 2,6 12,2 0,0 0,5 0,1 2,0 304 Ayacucho 10,1 41,4 0,4 1,0 0,9 7,4 261 Cajamarca 10,9 39,8 0,5 0,9 1,0 7,2 570 Cusco 12,7 38,4 0,0 1,7 2,0 8,3 360 Huancavelica 17,5 53,6 0,0 0,0 0,8 10,6 220 Huánuco 9,7 39,2 0,3 0,3 0,0 4,5 311 Ica 2,0 10,3 0,0 0,0 0,0 2,2 233 Junín 8,0 33,7 0,0 0,0 0,8 5,9 451 La Libertad 8,5 27,2 0,0 0,3 0,3 3,5 512 Lambayeque 2,9 18,2 0,4 0,8 0,8 2,3 275 Lima 1,8 8,6 0,1 0,2 0,3 1,4 2 377 Loreto 5,8 29,1 1,3 2,4 0,9 9,3 486 Madre de Dios 2,3 12,5 0,7 0,9 0,1 2,0 49 Moquegua 0,7 5,1 0,3 0,7 0,0 0,0 58 Pasco 10,9 38,4 0,2 0,6 1,2 5,6 103 Piura 5,3 23,0 0,0 0,2 0,3 3,3 600 Puno 2,7 27,3 0,0 0,3 0,3 2,2 533 San Martín 5,8 28,2 0,0 0,0 0,6 5,5 308 Tacna 0,0 2,1 0,0 0,8 0,4 1,0 77 Tumbes 2,4 13,5 0,3 2,1 0,8 2,8 83 Ucayali 8,9 29,9 0,9 1,9 2,4 10,5 201 Región natural Lima Metropolitana 1,3 7,5 0,1 0,2 0,3 1,3 2 059 Resto Costa 1,7 13,0 0,1 0,5 0,2 1,6 1 977 Sierra 10,4 37,5 0,1 0,4 0,6 5,8 3 555 Selva 6,4 28,1 0,7 1,4 1,4 8,0 1 522 Nivel de educación 4/ Sin educación 21,9 55,1 0,3 0,9 1,3 11,7 330 Primaria 9,9 38,0 0,2 0,7 0,8 6,8 2 824 Secundaria 3,1 16,2 0,2 0,5 0,4 2,8 5 031 Superior 0,9 7,0 0,1 0,3 0,3 1,2 653 Quintil de riqueza Quintil inferior 14,2 45,3 0,2 0,7 1,0 9,2 2 303 Segundo quintil 5,9 29,7 0,2 0,7 0,8 5,0 2 202 Quintil intermedio 1,8 14,1 0,1 0,6 0,1 1,5 1 911 Cuarto quintil 1,7 10,1 0,1 0,3 0,5 1,7 1 562 Quintil superior 0,9 4,2 0,2 0,5 0,0 0,7 1 135 Total 2009 5,8 23,8 0,2 0,6 0,6 4,2 9 113 Total 2000 10,3 31,0 0,4 1,1 0,8 4,9 10 418 4/ Para las mujeres que no fueron entrevistadas, la información fue tomada del Cuestionario de Hogar. Excluye niñas y niños cuyas madres no fueron listadas en el cuestionario de hogar. Nota: Las estimaciones se refieren a las niñas y niños nacidos en el periodo 3 a 59 meses anteriores a la encuesta (se excluyen los menores de 3 meses). Cada indice se expresa en términos del número de desviaciones estándar (DE) de la media del patrón internacional utilizado por la OMS. Las niñas y niños se clasifican como desnutridos si están 2 o más desviaciones estándar (DE) por debajo de la media de la población de referencia.El cuadro se basa en niñas y niños con fechas completas de nacimiento y mediciones tanto de talla como de peso. 1/ Niñas y niños que están 3 DE o más por debajo de la media. 2/ Niñas y niños que están 2 DE o más por debajo de la media. Incluye las niñas y niños que están 3 DE o más por debajo de la media. 3/ Excluye niñas y niños de madres que no fueron pesadas ni medidas. El estado de nutrición de la madre en términos de IMC (Indice de Masa Corporar) está presentado en la tabla 10.12. Cuadro 10.9.1  Indicadores de desnutrición para menores de cinco años Entre los menores de cinco años, porcentaje clasificado como desnutrido por los tres indicadores antropométricos: talla para la edad, peso para la talla y peso para la edad, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Porcentaje con desnutrición crónica (Talla para la edad) Porcentaje con desnutrición aguda (Peso para la talla) Porcentaje con desnutrición global (Peso para la edad) Númerode niñas y niños 232 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Severa 1/ Total 2/ Severa 1/ Total 2/ Severa 1/ Total 2/ Edad en meses Menor de 6 meses 1,2 6,2 0,2 0,2 0,0 0,6 736 6-8 0,7 9,9 0,5 0,9 0,0 1,7 478 9-11 2,3 12,9 0,4 0,7 0,4 6,4 490 12-17 4,3 21,5 0,0 0,7 1,4 10,7 945 18-23 6,4 25,6 0,0 1,3 1,0 9,3 853 24-35 4,0 16,4 0,2 0,9 0,8 7,5 1727 36-47 4,3 20,6 0,0 0,3 0,5 5,4 1811 48-59 3,9 21,1 0,2 0,4 0,2 4,5 2047 Sexo Hombre 3,8 18,2 0,2 0,6 0,6 6,2 4673 Mujer 3,8 18,4 0,1 0,6 0,6 5,8 4414 Intervalo de nacimiento en meses Primer nacimiento 1,8 11,7 0,0 0,5 0,2 3,7 2969 <24 7,7 28,0 0,0 0,8 0,8 9,4 771 24-47 6,3 26,8 0,3 0,8 0,8 9,0 2064 48+ 2,9 16,5 0,1 0,5 0,7 5,2 2909 Tamaño al nacer Muy pequeño 12,6 34,7 0,0 0,7 2,0 15,9 216 Pequeño 6,4 29,8 0,1 0,8 1,4 10,7 1635 Promedio o más grande 2,9 15,1 0,1 0,6 0,3 4,5 6851 Sin información 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 0,0 8 Condición de la madre Entrevistada 3,8 18,3 0,1 0,6 0,6 6,0 8711 No entrevistada, en el hogar 1,5 23,0 0,0 0,5 0,0 9,0 102 No entrevistada, no en el hogar 5,1 17,7 1,0 1,0 0,7 6,4 274 Situación nutricional de la madre 3/ Desnutrida (IMC<18.5) 1,5 14,0 0,0 4,2 0,0 10,0 72 Normal (IMC 18.5-24.9) 4,4 21,2 0,2 0,8 0,8 8,2 4001 Sobrepeso/ obesidad (IMC >= 25) 3,1 16,1 0,0 0,4 0,4 4,0 4642 Sin información 8,4 14,7 0,0 0,0 0,0 3,2 81 Área de residencia Urbana 1,4 9,9 0,2 0,6 0,4 3,1 5744 Rural 7,9 32,8 0,1 0,6 0,9 11,0 3343 Departamento Amazonas 3,7 22,2 0,0 0,6 1,0 8,3 165 Áncash 6,0 23,1 0,0 0,5 0,9 7,6 406 Apurímac 6,1 28,5 0,0 0,3 0,6 7,7 167 Arequipa 1,6 8,5 0,0 0,5 0,1 2,1 303 Ayacucho 7,6 31,2 0,4 0,8 0,7 11,3 258 Cajamarca 5,6 31,9 0,0 0,9 1,0 10,7 568 Cusco 9,6 31,7 0,0 1,4 1,0 12,3 360 Huancavelica 11,5 42,9 0,0 0,0 1,1 13,6 218 Huánuco 7,8 32,7 0,3 0,5 0,3 7,2 311 Ica 1,1 8,1 0,0 0,2 0,0 2,7 232 Junín 5,0 28,8 0,0 0,3 0,9 8,1 447 La Libertad 5,7 21,1 0,0 0,5 0,3 7,0 511 Lambayeque 2,4 12,9 0,0 0,4 0,8 3,7 275 Lima 0,8 5,4 0,2 0,3 0,1 1,2 2372 Loreto 4,1 23,7 1,0 2,7 1,6 12,7 487 Madre de Dios 0,8 8,4 0,4 0,9 0,0 2,4 49 Moquegua 0,0 4,2 0,0 0,7 0,0 0,0 58 Pasco 7,3 28,5 0,0 0,6 1,4 8,3 103 Piura 3,2 16,0 0,0 0,7 0,2 5,8 598 Puno 1,6 19,8 0,0 0,0 0,3 2,9 530 San Martín 4,3 20,9 0,0 0,0 0,9 8,5 308 Tacna 0,0 2,1 0,0 0,4 0,0 0,4 77 Tumbes 1,6 10,0 0,0 1,5 0,6 5,0 83 Ucayali 6,8 23,3 0,4 1,5 1,8 13,5 200 Región natural Lima Metropolitana 0,7 4,8 0,2 0,2 0,2 0,9 2052 Resto Costa 1,0 8,3 0,0 0,7 0,2 3,0 1974 Sierra 6,7 30,1 0,1 0,3 0,6 8,6 3538 Selva 4,6 22,2 0,4 1,6 1,5 10,8 1523 Nivel de educación 4/ Sin educación 15,1 49,3 0,3 0,9 1,7 16,7 331 Primaria 6,7 30,2 0,1 0,7 0,8 10,2 2816 Secundaria 1,8 11,4 0,1 0,6 0,4 3,5 5013 Superior 0,3 5,3 0,1 0,1 0,2 1,4 652 Quintil de riqueza Quintil inferior 9,7 37,1 0,2 0,7 1,1 13,0 2296 Segundo quintil 3,8 23,3 0,0 0,7 0,7 7,6 2196 Quintil intermedio 1,1 9,7 0,1 0,6 0,4 2,6 1906 Cuarto quintil 0,8 5,8 0,0 0,5 0,3 1,4 1557 Quintil superior 0,5 2,3 0,5 0,5 0,0 0,8 1132 Total 2009 3,8 18,3 0,1 0,6 0,6 6,0 9087 Total 2000 7,7 25,4 0,2 0,9 0,8 7,1 10477 2/ Niñas y niños que están 2 DE o más por debajo de la media. Incluye los que están 3 DE o más por debajo de la media. Características seleccionadas 3/ Excluye niñas y niños de madres que no fueron pesadas ni medidas. El estado de nutrición de la madre en términos de IMC (Indice de Masa Corporar) está presentado en la tabla 10.12. 4/ Para las mujeres que no fueron entrevistadas, la información fue tomada del Cuestionario de Hogar. Excluye niñas y niños cuyas madres no fueron listadas en el cuestionario de hogar. Nota: Las estimaciones se refieren a niñas y niños nacidos en el periodo 0-59 meses anteriores a la encuesta. Cada indice se expresa en términos del número de desviaciones estándar (DE) de la media del patrón internacional utilizado por la NCHS/CDC/OMS. Las niñas y niños se clasifican como desnutridos si están 2 o más desviaciones estándar (DE) por debajo de la media de la población de referencia.El cuadro se basa en niñas y niños con fechas completas de nacimiento y mediciones tanto de talla como de peso. 1/ Niñas y niños que están 3 DE o más por debajo de la media. Cuadro 10.9.2  Indicadores de desnutrición para menores de cinco años Entre los menores de cinco años, porcentaje clasificado como desnutrido por los tres indicadores antropométricos: talla para la edad, peso para la talla y peso para la edad, según características seleccionadas, Perú 2009. Porcentaje con desnutrición crónica (Talla para la edad) Porcentaje con desnutrición aguda (Peso para la talla) Porcentaje con desnutrición global (Peso para la edad) Número de niñas y niños Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 233 Gráfico 10.4 Indicadores del estado nutricional de los menores de cinco años, según grupo de edad, 2009 0,0 5,0 10,0 15,0 20,0 25,0 30,0 35,0 Menor de 6 meses 6-8 9-11 12-17 18-23 24-35 36-47 48-59 Talla/Edad Peso/Talla Peso/Edad 10.7 NUTRICIÓN DE LAS MADRES El estado nutricional de la mujer determina su salud integral especialmente su fertilidad, el progreso de su embarazo, el parto, la recuperación y la lactancia. El estado nutricional de la madre también es un factor determinante en el peso del bebé al nacer. Esto es importante porque el peso bajo del neonato está asociado a la mortalidad infantil . La salud y calidad de vida están fuertemente vinculadas al estado nutricional de las personas. En el caso de las mujeres, un adecuado estado nutricional tiene efecto directo sobre su propio bienestar y el de sus hijas e hijos, tanto al momento de nacer como en la vida adulta de ellas y ellos. Así, el estado nutricional deficiente de las mujeres antes y durante el embarazo, verificado a través de una estatura o peso inadecuado, es uno de los principales determinantes del bajo peso al nacer y de la muerte perinatal e infantil; asimismo, está asociado con un mayor riesgo de complicaciones durante el parto e incrementa la probabilidad de muerte materna11. De esta forma, el estado nutricional de las mujeres resulta un factor crucial en la reducción de importantes problemas sanitarios del país como son la mortalidad materna, infantil y perinatal. Por otro lado, el exceso de peso corporal que se traducen en sobrepeso y obesidad, tiene efectos negativos en la salud y calidad de vida, tanto mujeres como hombres, ya que incrementa el riesgo de padecer diversas enfermedades crónicas y de morir como consecuencia de éstas12. En la ENDES Continua 2009, al igual que en los informes anteriores de la ENDES, se ha incluido como indicadores del estado nutricional la estatura y el peso de las mujeres, así como la masa corporal a partir de la cual se determina la delgadez, el sobrepeso y la obesidad. Estatura de las mujeres en edad fértil En las personas adultas, la estatura refleja la interacción del potencial genético de crecimiento y los factores del contexto que influyen en la realización de ese potencial. En el conjunto de mujeres entrevistadas, la estatura refleja de manera indirecta la situación social y económica en la que viven y a la cual han sido expuestas por un largo periodo. De esta forma, su estatura final es producto del efecto acumulado en el tiempo de variables genéticas y ambientales tales como la alimentación, la salud, la educación, los ingresos económicos, entre otras. 11 WHO. Maternal anthropometry and pregnancy outcomes: A WHO Collaborative Study World Health Organ Suppl 1995; 73:32-37. 12 WHO. Dieta, Nutrición y Prevención de Enfermedades Crónicas. Serie Informes Técnicos 916. Ginebra: Organización Mundial de la Salud, 2003. 234 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 La baja estatura materna está vinculada directamente a un mayor riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto; esto último debido principalmente a la desproporción entre el tamaño de la pelvis y la cabeza del feto. Por otro lado, la estatura materna también está asociada con el peso al nacer, la supervivencia infantil y la duración de la lactancia materna. Cuadros 10.10 y 10.11 Estatura promedio de las mujeres en edad fértil • El promedio de estatura en las mujeres en edad fértil (15-49 años) fue 152,0 centímetros, medida que refleja una tendencia en aumento al observarse la ENDES 2000 cuyo promedio de estatura fue 151,2 centímetros. • El 10,4 por ciento de las mujeres entrevistadas tuvo una estatura por debajo de 145,0 centímetros. El 53,7 por ciento de las mujeres mide entre 150,0 y 159,9 centímetros y el 9,1 por ciento entre 160,0 a 174,9 centímetros. • En promedio, las mujeres más jóvenes presentaron una estatura más alta que las de mayor edad. Así, la estatura promedio en el grupo de 15 a 19 años de edad fue 152,6 centímetros, mientras que en el de 40 a 49 años fue 151,2 centímetros. Precisamente, en este último grupo de edad se concentra el mayor porcentaje de mujeres con estatura inferior a 145,0 centímetros (14,1 por ciento). Talla / medida resumen Total (Excluyendo casos sin información) Talla en cms. 130,0-134,9 0,1 135,0-139,9 1,4 140,0-144,9 8,8 145,0-149,9 26,7 150,0-154,9 33,4 155,0-159,9 20,3 160,0-164,9 7,1 165,0-169,9 1,7 170,0-174,9 0,3 175,0-179,9 0,0 >= 180,0 0,0 Promedio 152,0 Desviación estándar 5,9 Número de mujeres 23 088 Distribución porcentual y medidas resumen para la talla de las mujeres en edad fértil, Perú 2009. Cuadro 10.10 La talla como indicador de la situación nutricional de las mujeres Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 235 Estatura según ubicación geográfica • Las mujeres residentes del área urbana tuvieron en promedio una estatura de 152,7 centímetros, más altas que las del área rural (150,1 centímetros). En el área rural existe un mayor porcentaje de mujeres por debajo de 145 centímetros (16,0 por ciento). • Por región natural, las mujeres ubicadas en la Sierra tuvieron en promedio la estatura más baja (151,0 centímetros) en comparación con las otras regiones y con Lima Metropolitana que tuvo la estatura promedio más alta (153,2 centímetros). • En el departamento de Huancavelica, se ubican las mujeres que tuvieron la estatura promedio más baja 148,8 centímetros; dicha estatura fue 5,3 centímetros menos que la estatura promedio alcanzada por las mujeres de Moquegua (154,1centímetros) que es el departamento que presentó la estatura más alta. Estatura según nivel de educación y quintiles de riqueza • Las mujeres con nivel superior de educación tienen una talla promedio de 154,3 centímetros, estatura más alta en 6,3 centímetros que las mujeres sin nivel educativo (148,0 centímetros); en este último grupo, el 27,7 por ciento mide menos de 145,0 centímetros. • Las mujeres ubicadas en el quintil superior de riqueza tienen en promedio una talla de 154,9 centímetros, 5,4 centímetros más altas que las ubicadas en el quintil inferior (149,5 centímetros) donde el 18,5 por ciento tuvo una estatura menor a 145,0 centímetros. 236 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Características seleccionadas Talla promedioen cms Porcentaje por debajo de 145 cms. Número de mujeres Edad 15-19 152,6 8,4 4 355 20-29 152,4 9,0 7 009 30-39 151,9 10,3 6 501 40-49 151,2 14,1 5 223 Área de residencia Urbana 152,7 8,4 17 084 Rural 150,1 16,0 6 004 Departamento Amazonas 151,7 10,9 314 Áncash 151,4 11,3 942 Apurímac 150,7 11,4 312 Arequipa 153,4 8,4 974 Ayacucho 150,5 14,5 539 Cajamarca 150,1 16,3 1 201 Cusco 151,2 12,4 811 Huancavelica 148,8 20,0 427 Huánuco 150,4 15,3 634 Ica 152,6 8,1 622 Junín 150,4 15,2 1 011 La Libertad 151,4 12,3 1 350 Lambayeque 153,2 6,5 848 Lima 153,0 8,7 7 767 Loreto 151,5 8,0 786 Madre de Dios 152,3 9,3 94 Moquegua 154,1 4,9 168 Pasco 150,1 15,6 223 Piura 151,8 10,0 1 409 Puno 152,3 8,2 1 254 San Martín 151,3 11,8 595 Tacna 153,7 4,4 293 Tumbes 153,4 5,8 190 Ucayali 152,0 10,6 325 Región natural Lima Metropolitana 153,2 8,2 6 962 Resto Costa 152,6 8,3 5 463 Sierra 151,0 13,3 7 894 Selva 151,2 11,6 2 769 Nivel de educación Sin educación 148,0 27,7 633 Primaria 149,7 18,0 5 426 Secundaria 152,1 8,6 10 777 Superior 154,3 5,0 6 252 Quintil de riqueza Quintil inferior 149,5 18,5 3 586 Segundo quintil 150,5 13,2 4 364 Quintil intermedio 151,4 10,6 5 045 Cuarto quintil 152,8 7,7 5 117 Quintil superior 154,9 4,6 4 976 Total 2009 152,0 10,4 23 088 Total 2000 151,2 13,2 26 747 Cuadro 10.11 La talla como un indicador del estado nutricional de las mujeres, según características seleccionadas Entre las mujeres de 15-49, promedio de la talla, y porcentaje con talla menor de 145,0 cm, según características seleccionadas, Perú 2009. Peso y masa corporal de las mujeres La disminución del peso corporal hasta el grado de delgadez afecta el rendimiento físico, lo cual se refleja en la disminución de la capacidad y la productividad en el trabajo, con consecuencias directas en los ingresos económicos. Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 237 Adicionalmente, para las mujeres en edad fértil, un peso adecuado antes de la gestación es un factor importante para que el embarazo culmine de manera adecuada. Las mujeres que inician la gestación con un peso adecuado tienen menor riesgo de parto prematuro. Asimismo, el peso corporal de la mujer previo a la gestación está asociado al peso al nacer y a la mortalidad infantil. Por otro lado, el exceso de peso corporal, expresado como sobrepeso u obesidad, está asociado a un riesgo mayor de desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes, dislipidemias, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y a varios tipos de cáncer. Consecuentemente, el sobrepeso u obesidad están asociados a un mayor riesgo de mortalidad en la vida adulta. Una forma sencilla de diagnosticar la delgadez, el sobrepeso y la obesidad es a través del Índice de Masa Corporal de Quetelet (IMC). Este índice se calcula dividiendo el peso corporal (en kilos) entre la estatura (en metros) elevada al cuadrado. Debido a que el IMC está influenciado por la edad de la madre, el tiempo de lactancia y el tiempo transcurrido desde el nacimiento anterior, para el presente informe, se han excluido de los cálculos a las mujeres embarazadas y a quienes tuvieron un nacimiento en los dos meses anteriores a la encuesta. El International Dietary Energy Consultive Group recomienda utilizar el valor 18,5 como punto de corte, lo que indicaría, a modo de ejemplo, que una mujer de 147,0 cm de estatura estaría en el grupo de riesgo si su peso fuera menor que 40,0 Kg. y en el caso de quienes midieran 160 cm estarían en riesgo aquellas con peso inferior a 47,4 Kg. El Cuadro 10.12 presenta la distribución porcentual de las mujeres según medidas resumen para el peso y el índice de masa corporal. El Cuadro 10.13 presenta los valores promedio y el porcentaje de mujeres por debajo del punto de corte para el índice de masa corporal. Cuadro 10.12 Promedio y distribución del peso y del Índice de Masa Corporal-IMC • El Cuadro 10.12 muestra que en el Perú, el peso promedio de las mujeres fue 59,4 kilos. El 65,4 por ciento de las mujeres entrevistadas pesaron entre 50,0 a 69,9 kilos; mientras que el 19,2 por ciento por debajo de los 50,0 kilos y un 15,3 por ciento pesó 70 o más kilos. • Utilizando la fórmula de Quetelet, el Índice de Masa Corporal-IMC promedio en las mujeres fue 25,7. Cuadro 10.13 Delgadez según ubicación geográfica • A nivel nacional, el porcentaje de delgadez en las mujeres fue 2,0 por ciento, observando el año 2000 (1,2 por ciento) subió 0,8 puntos porcentuales. • En el área urbana, el porcentaje de mujeres con delgadez fue 2,2 por ciento y en el área rural fue menor (1,2 por ciento). • Por región natural, el mayor porcentaje de mujeres con delgadez fueron las residentes de la Selva (2,7 por ciento), en el Resto Costa fue 2,5 por ciento y en la Sierra 1,4 por ciento. Lima Metropolitana concentró el 2,0 por ciento de mujeres con delgadez. Medidas resumen para el peso e índice de masa corporal Peso de la entrevistada en Kg Promedio en kilos 59,4 Desviación estándar 11,1 35,0-39,9 0,8 40,0-49,9 18,4 50,0-59,9 39,0 60,0-69,9 26,4 >= 70,0 15,3 Número de mujeres 21 976 IMC de la entrevistada en Kg/m2 Promedio en Kg/m2 25,7 Desviación estándar 4,4 12,0-15,9 (Delgadez severa) 0,1 16,0-16,9 (Delgadez moderada) 0,2 17,0-18,4 (Delgadez leve) 1,7 18,5-20,4 (Normal) 7,1 20,5-22,9 (Normal) 21,2 23,0-24,9 (Normal) 19,3 25,0-26,9 (Sobrepeso) 17,4 27,0-28,9 (Sobrepeso) 12,6 29,0-29,9 (Sobrepeso) 4,7 >= 30,0 (Obesa) 15,7 Número de mujeres 21 941 Cuadro 10.12 El peso y la masa corporal como indicadores de la situación nutricional de las mujeres Distribución porcentual de las mujeres según medidas resumen para el peso y el índice de masa corporal, Perú 2009. Total (Excluyendo casos sin información) Medidas resumen para el peso e índice de masa corporal Peso de la entrevistada en Kg Promedio en kilos 59,4 Desviación estándar 11,1 35,0-39,9 0,8 40,0-49,9 18,4 50,0-59,9 39,0 60,0-69,9 26,4 >= 70,0 15,3 Número de mujeres 21 976 IMC de la entrevistada en Kg/m2 Promedio en Kg/m2 25,7 Desviación estándar 4,4 12,0-15,9 (Delgadez severa) 0,1 16,0-16,9 (Delgadez moderada) 0,2 17,0-18,4 (Delgadez leve) 1,7 18,5-20,4 (Normal) 7,1 20,5-22,9 (Normal) 21,2 23,0-24,9 (Normal) 19,3 25,0-26,9 (Sobrepeso) 17,4 27,0-28,9 (Sobrepeso) 12,6 29,0-29,9 (Sobrepeso) 4,7 >= 30,0 (Obesa) 15,7 Número de mujeres 21 941 Cuadro 10.12 El peso y la masa corporal como indicadores de la situación nutricional de las mujeres Distribución porcentual de las mujeres según medidas resumen para el peso y el índice de masa corporal, Perú 2009. Total (Excluyendo casos sin información) 238 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Por departamento, San Martín y Tumbes presentaron el mayor porcentaje de mujeres con delgadez (3,3 por ciento, en cada uno). Los departamentos de Cajamarca y Moquegua tuvieron menos del 1,0 por ciento de mujeres con delgadez (0,7 y 0,9 por ciento, respectivamente). Delgadez según grupos de edad • El mayor porcentaje de mujeres con delgadez (6,0 por ciento) fue en el grupo de 15 a 19 años de edad, diez veces más que las mujeres de 40 a 49 años (0,6 por ciento). Delgadez según nivel de educación y quintiles de riqueza • Según nivel educativo, las mujeres con secundaria presentaron el mayor porcentaje de delgadez (2,7 por ciento); mientras que las mujeres sin nivel educativo o con primaria tuvieron la menor proporción (0,9 por ciento, en cada uno). • Según quintil de riqueza, el mayor porcentaje de mujeres con delgadez se ubicaron en el quintil superior (2,4 por ciento). El porcentaje más bajo fue en el grupo de mujeres del quintil inferior (1,5 por ciento). Sobrepeso y obesidad según ubicación geográfica • El sobrepeso y la obesidad en las mujeres en edad fértil representaron el 34,7 y 15,7 por ciento, respectivamente, porcentajes superiores al año 2000, cuyos valores fueron 33,7 y 13,0 por ciento. Así, un poco más de la mitad de las mujeres en edad fértil (50,4 por ciento), tendrían un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas debido a que padecieron de algún grado de sobrepeso u obesidad. • El porcentaje de sobrepeso y obesidad entre las mujeres del área urbana fue 34,9 y 17,6 por ciento, respectivamente. En el área rural fue 34,2 por ciento (sobrepeso) y 10,3 por ciento (obesidad). • Por región natural, el porcentaje de sobrepeso en Lima Metropolitana, Resto de Costa y Sierra fue similar 35,5, 35,1 y 34, 6 por ciento, respectivamente, y en la Selva, el porcentaje fue menor 31,9 por ciento. En el caso de obesidad, el mayor porcentaje se concentró en Lima Metropolitana (19,8 por ciento) mientras que el menor porcentaje fue en la región Sierra (10,8 por ciento). • Por departamento, Moquegua tuvo el mayor porcentaje de mujeres con sobrepeso (39,5 por ciento) y Huancavelica, el menor porcentaje (29,2 por ciento). En el caso de obesidad, Tacna presentó la mayor proporción (25,6 por ciento) con un valor casi cuatro veces más que el porcentaje presentado por Huancavelica (6,8 por ciento). Sobrepeso y obesidad según grupos de edad • Por grupos de edad, el mayor porcentaje de sobrepeso fue en las mujeres que tenían entre 30 a 39 años de edad (43,2 por ciento) mientras que en las más jóvenes (15-19 años), el porcentaje fue 16,8 por ciento. • La mayor proporción de mujeres con obesidad se presentó entre las que tenían entre 40 a 49 años de edad (27,3 por ciento) mientras que en el grupo de 15 a 19 años, este porcentaje fue sólo 2,7 por ciento. Sobrepeso y obesidad según nivel de educación y quintiles de riqueza • El grupo de mujeres sin nivel de educación presentó el mayor porcentaje de sobrepeso (39,5 por ciento) y en el caso de la obesidad fue entre las mujeres con nivel primaria (17,9 por ciento). • Por quintil de riqueza, el mayor porcentaje de mujeres con sobrepeso se concentró en el segundo quintil con 36,2 por ciento y en el caso de la obesidad fue en el cuarto quintil 19,9 por ciento; por el contrariario, Lactancia y nutrición de niñas, niños y madres 239 las mujeres ubicadas en el quintil inferior presentaron los porcentajes de sobrepeso y obesidad más bajos (30,9 y 7,6 por ciento, respectivamente). IMC promedio 18.5 - 24.9 IMC normal <18.5 Total delgada 17.0 - 18.4 Ligeramente delgada <17 Moderada y severamente delgada >=25.0 Total sobre- peso / obesa 25.0 - 29.9 solo sobrepeso >=30.0 sólo obesa Edad 15-19 22,7 74,5 6,0 5,1 0,9 19,5 16,8 2,7 4 188 20-29 24,8 56,3 1,8 1,5 0,3 41,9 31,8 10,2 6 429 30-39 26,9 35,4 0,7 0,6 0,1 63,9 43,2 20,8 6 161 40-49 27,6 29,4 0,6 0,4 0,2 70,0 42,7 27,3 5 163 Área de residencia Urbana 25,9 45,3 2,2 1,9 0,3 52,5 34,9 17,6 16 347 Rural 25,0 54,2 1,2 1,1 0,2 44,5 34,2 10,3 5 594 Departamento Amazonas 25,0 51,9 2,2 2,1 0,1 45,9 34,0 11,9 289 Áncash 25,9 43,6 2,2 1,6 0,7 54,2 37,8 16,4 894 Apurímac 25,2 52,2 1,6 1,4 0,2 46,3 35,3 11,0 298 Arequipa 25,9 44,3 2,1 1,9 0,2 53,6 37,1 16,5 935 Ayacucho 24,4 59,8 2,4 2,1 0,2 37,8 30,5 7,4 510 Cajamarca 25,3 53,1 0,7 0,7 0,0 46,2 35,7 10,5 1 123 Cusco 24,9 56,1 1,6 1,6 0,0 42,2 32,1 10,1 778 Huancavelica 24,2 62,9 1,1 1,1 0,0 36,0 29,2 6,8 410 Huánuco 24,9 56,1 1,5 1,4 0,1 42,4 32,7 9,8 590 Ica 26,8 40,4 2,1 1,7 0,4 57,4 32,4 25,1 588 Junín 24,7 57,0 1,8 1,7 0,1 41,2 31,4 9,8 958 La Libertad 25,8 45,1 2,2 1,9 0,3 52,7 35,5 17,2 1 269 Lambayeque 25,4 50,0 3,2 2,5 0,7 46,8 32,1 14,7 805 Lima 26,2 42,7 2,0 1,7 0,3 55,3 35,9 19,4 7 463 Loreto 24,6 56,2 2,9 2,1 0,8 40,9 30,7 10,3 715 Madre de Dios 26,7 38,6 2,3 2,0 0,3 59,2 36,1 23,0 89 Moquegua 26,9 37,5 0,9 0,9 0,0 61,6 39,5 22,1 162 Pasco 25,5 49,9 1,5 1,4 0,1 48,5 34,5 14,0 210 Piura 25,7 45,9 2,8 2,3 0,5 51,2 35,9 15,3 1 330 Puno 25,4 50,8 1,0 0,8 0,2 48,2 35,3 12,9 1 206 San Martín 24,9 53,2 3,3 3,0 0,3 43,5 30,8 12,7 559 Tacna 27,0 37,9 1,5 1,1 0,4 60,5 34,9 25,6 284 Tumbes 26,3 40,4 3,3 2,3 1,0 56,3 33,7 22,6 177 Ucayali 25,2 51,1 2,3 1,7 0,7 46,5 33,5 13,1 300 Región natural Lima Metropolitana 26,2 42,7 2,0 1,7 0,3 55,3 35,5 19,8 6 701 Resto Costa 26,1 43,2 2,5 2,0 0,5 54,3 35,1 19,2 5 193 Sierra 25,1 53,2 1,4 1,3 0,1 45,4 34,6 10,8 7 483 Selva 25,0 52,8 2,7 2,3 0,4 44,5 31,9 12,6 2 564 Nivel de educación Sin educación 26,1 44,2 0,9 0,8 0,1 54,9 39,5 15,4 607 Primaria 26,2 43,4 0,9 0,8 0,1 55,7 37,8 17,9 5 124 Secundaria 25,4 49,9 2,7 2,3 0,4 47,5 31,9 15,5 10 213 Superior 25,6 47,6 1,9 1,5 0,3 50,5 36,2 14,3 5 996 Quintil de riqueza Quintil inferior 24,5 60,0 1,5 1,3 0,2 38,4 30,9 7,6 3 326 Segundo quintil 25,4 48,8 1,7 1,5 0,3 49,5 36,2 13,3 4 079 Quintil intermedio 26,1 44,0 2,1 1,9 0,2 53,9 34,8 19,1 4 796 Cuarto quintil 26,2 43,3 2,0 1,6 0,4 54,7 34,7 19,9 4 946 Quintil superior 25,7 45,9 2,4 2,0 0,4 51,7 35,9 15,8 4 794 Total 2009 25,7 47,6 2,0 1,7 0,3 50,4 34,7 15,7 21 941 Total 2000 25,4 51,9 1,2 1,0 0,2 46,7 33,7 13,0 25 316 Cuadro 10.13 Estado de nutrición de las mujeres, según características seleccionadas Entre las mujeres de 15-49 años, promedio del índice de masa corporal (IMC), y porcentaje con niveles específicos de IMC, según características seleccionadas, Perú 2009. Nota: El Índice de Masa Corporal (IMC) se expresa en kilogramos por metro cuadrado, es decir, se calcula como el cociente entre el peso (expresado en kilogramos) y el cuadrado de la talla (expresado en metros). 1/ Excluye mujeres embarazadas y mujeres con algún nacimiento en los dos meses anteriores. Características seleccionadas Índice de masa corporal 1/ Normal Delgada Sobrepeso/obesa Número de mujeres IMC promedio 18.5 - 24.9 IMC normal <18.5 Total delgada 17.0 - 18.4 Ligeramente delgada <17 Moderada y severamente delgada >=25.0 Total sobre- peso / obesa 25.0 - 29.9 solo sobrepeso >=30.0 sólo obesa Edad 15-19 22,7 74,5 6,0 5,1 0,9 19,5 16,8 2,7 4 188 20-29 24,8 56,3 1,8 1,5 0,3 41,9 31,8 10,2 6 429 30-39 26,9 35,4 0,7 0,6 0,1 63,9 43,2 20,8 6 161 40-49 27,6 29,4 0,6 0,4 0,2 70,0 42,7 27,3 5 163 Área de residencia Urbana 25,9 45,3 2,2 1,9 0,3 52,5 34,9 17,6 16 347 Rural 25,0 54,2 1,2 1,1 0,2 44,5 34,2 10,3 5 594 Departamento Amazonas 25,0 51,9 2,2 2,1 0,1 45,9 34,0 11,9 289 Áncash 25,9 43,6 2,2 1,6 0,7 54,2 37,8 16,4 894 Apurímac 25,2 52,2 1,6 1,4 0,2 46,3 35,3 11,0 298 Arequipa 25,9 44,3 2,1 1,9 0,2 53,6 37,1 16,5 935 Ayacucho 24,4 59,8 2,4 2,1 0,2 37,8 30,5 7,4 510 Cajamarca 25,3 53,1 0,7 0,7 0,0 46,2 35,7 10,5 1 123 Cusco 24,9 56,1 1,6 1,6 0,0 42,2 32,1 10,1 778 Huancavelica 24,2 62,9 1,1 1,1 0,0 36,0 29,2 6,8 410 Huánuco 24,9 56,1 1,5 1,4 0,1 42,4 32,7 9,8 590 Ica 26,8 40,4 2,1 1,7 0,4 57,4 32,4 25,1 588 Junín 24,7 57,0 1,8 1,7 0,1 41,2 31,4 9,8 958 La Libertad 25,8 45,1 2,2 1,9 0,3 52,7 35,5 17,2 1 269 Lambayeque 25,4 50,0 3,2 2,5 0,7 46,8 32,1 14,7 805 Lima 26,2 42,7 2,0 1,7 0,3 55,3 35,9 19,4 7 463 Loreto 24,6 56,2 2,9 2,1 0,8 40,9 30,7 10,3 715 Madre de Dios 26,7 38,6 2,3 2,0 0,3 59,2 36,1 23,0 89 Moquegua 26,9 37,5 0,9 0,9 0,0 61,6 39,5 22,1 162 Pasco 25,5 49,9 1,5 1,4 0,1 48,5 34,5 14,0 210 Piura 25,7 45,9 2,8 2,3 0,5 51,2 35,9 15,3 1 330 Puno 25,4 50,8 1,0 0,8 0,2 48,2 35,3 12,9 1 206 San Martín 24,9 53,2 3,3 3,0 0,3 43,5 30,8 12,7 559 Tacna 27,0 37,9 1,5 1,1 0,4 60,5 34,9 25,6 284 Tumbes 26,3 40,4 3,3 2,3 1,0 56,3 33,7 22,6 177 Ucayali 25,2 51,1 2,3 1,7 0,7 46,5 33,5 13,1 300 Región natural Lima Metropolitana 26,2 42,7 2,0 1,7 0,3 55,3 35,5 19,8 6 701 Resto Costa 26,1 43,2 2,5 2,0 0,5 54,3 35,1 19,2 5 193 Sierra 25,1 53,2 1,4 1,3 0,1 45,4 34,6 10,8 7 483 Selva 25,0 52,8 2,7 2,3 0,4 44,5 31,9 12,6 2 564 Nivel de educación Sin educación 26,1 44,2 0,9 0,8 0,1 54,9 39,5 15,4 607 Primaria 26,2 43,4 0,9 0,8 0,1 55,7 37,8 17,9 5 124 Secundaria 25,4 49,9 2,7 2,3 0,4 47,5 31,9 15,5 10 213 Superior 25,6 47,6 1,9 1,5 0,3 50,5 36,2 14,3 5 996 Quintil de riqueza Quintil inferior 24,5 60,0 1,5 1,3 0,2 38,4 30,9 7,6 3 326 Segundo quintil 25,4 48,8 1,7 1,5 0,3 49,5 36,2 13,3 4 079 Quintil intermedio 26,1 44,0 2,1 1,9 0,2 53,9 34,8 19,1 4 796 Cuarto quintil 26,2 43,3 2,0 1,6 0,4 54,7 34,7 19,9 4 946 Quintil superior 25,7 45,9 2,4 2,0 0,4 51,7 35,9 15,8 4 794 Total 2009 25,7 47,6 2,0 1,7 0,3 50,4 34,7 15,7 21 941 Total 2000 25,4 51,9 1,2 1,0 0,2 46,7 33,7 13,0 25 316 Cuadro 10.13 Estado de nutrición de las mujeres, según características seleccionadas Entre las mujeres de 15-49 años, promedio del índice de masa corporal (IMC), y porcentaje con niveles específicos de IMC, según características seleccionadas, Perú 2009. Nota: El Índice de Masa Corporal (IMC) se expresa en kilogramos por metro cuadrado, es decir, se calcula como el cociente entre el peso (expresado en kilogramos) y el cuadrado de la talla (expresado en metros). 1/ Excluye mujeres embarazadas y mujeres con algún nacimiento en los dos meses anteriores. Características seleccionadas Índice de masa corporal 1/ Normal Delgada Sobrepeso/obesa Número de mujeres 240 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 241 CCOONNOOCCIIMMIIEENNTTOO DDEE VVIIHH//SSIIDDAA YY OOTTRRAASS IITTSS 1111 n la mayoría de los países en desarrollo, las infecciones de transmisión sexual (ITS) ocupan el segundo lugar entre las causas de enfermedad de las mujeres en edad reproductiva, después de las relacionadas con la maternidad. Si se incluyen las relacionadas con el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA), esas infecciones representan casi el 15,0 por ciento de las muertes. Los grupos más susceptibles son las mujeres, especialmente las jóvenes; y la mayoría de las ITS son infecciones del aparato reproductivo. El primer caso diagnosticado de SIDA en el Perú fue en 1983 y hasta el 31 de diciembre de 2009, se han reportado 25 mil 636 casos de SIDA y 39 mil 890 casos notificados de VIH¹ pero se estima que más de 100 mil personas estarían infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana hasta el año 2040. La magnitud del problema, la rápida propagación del VIH/SIDA, la no existencia de cura para la enfermedad y la relación entre ITS e infección por VIH confirman la importancia de monitorear el conocimiento de la población sobre el problema, la percepción de los riesgos y formas de transmisión y prevención. El impacto individual, social y económico de la infección VIH/SIDA la convierte en la peor epidemia de la era moderna, pues en un futuro próximo no existirán presupuestos públicos capaces de proveer insumos, equipos y personal necesarios para atender a las personas enfermas con las complicaciones propias del estadío SIDA. Por estas y otras razones, al igual que para las encuestas anteriores, el cuestionario individual de la ENDES Continua 2009 sigue incluyendo una sección para indagar sobre el conocimiento general de las mujeres acerca de las infecciones transmitidas sexualmente: conocimiento de las distintas infecciones, si han adquirido infecciones en los doce meses anteriores a la encuesta y, en caso positivo, lugar y persona donde buscó tratamiento o consejo y comunicación con el compañero sexual. Con relación al SIDA, se indagó sobre la principal fuente de información en el caso de haber oído hablar de la enfermedad, qué debe hacerse para evitar contraer el SIDA, si una persona puede tener la enfermedad aunque parezca saludable, y si cree que el virus del SIDA puede ser transmitido de una madre infectada al niño o niña y en qué momento. Igualmente se les pidió a las mujeres opinar sobre los derechos de las personas infectadas por SIDA a trabajar o llevar una vida en comunidad. También se hicieron preguntas sobre la conducta sexual en los últimos 12 meses (número y tipo de parejas sexuales y uso del condón). 11.1 CONOCIMIENTO DE VIH/SIDA Y FORMAS DE EVITAR EL CONTAGIO A las mujeres se les preguntó si habían oído hablar de la infección por VIH y de una enfermedad llamada SIDA. A quienes respondieron afirmativamente, se indagó si había algo que una persona pueda hacer para evitar infectarse con el virus. El conocimiento de formas programáticas y específicas de evitar el VHI/SIDA se incluye en el Cuadro 11.1 y en el Gráfico 11.1. El Cuadro 11.2 contiene la percepción de la entrevistada sobre el riesgo de contraer el VIH/SIDA, mientras que en Cuadro 11.3 muestra los aspectos sociales de la prevención y mitigación del VIH/SIDA. _________________________________________________________________ ¹/ Ministerio de Salud: Dirección general de Epidemiología /Boletín Epidemiológico Mensual Diciembre 2009. E 242 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadro 11.1 Conocimiento de VIH/SIDA (Cuadro 11.1) • Del total de mujeres entrevistadas en la ENDES Continua 2009, el 94,2 por ciento conoce o ha oído hablar del VIH/SIDA lo que implica una mejora de 6,9 puntos porcentuales, en relación con el año 2000 donde el porcentaje era de 87,3 por ciento. El acceso a la información ha mejorado con el tiempo y ha permitido que más mujeres conozcan sobre el tema. • En el año 2009 el 5,7 por ciento de mujeres entrevistadas reconoció que desconocía alguna forma de prevención de las dos consideradas (menor número de parejas sexuales o uso de condones), y en el 2000, esta proporción fue 24,7 por ciento, lo que significa que las mujeres mejoraron su información sobre las medidas de protección. • Con respecto a las mujeres que desconocen el VIH/SIDA, se observa lo siguiente: las mujeres menores de 30 años, solteras, que han tenido relaciones sexuales y que viven en el área urbana tienen mayores conocimientos. En cambio, las mujeres entrevistadas que no tienen educación (39,7 por ciento) y las que pertenecen al quintil inferior de riqueza (24,4 por ciento) constituyen el mayor porcentaje de aquellas que desconocen sobre el VIH/SIDA. • En correlación con lo anterior, Huancavelica fue el lugar con mayor desconocimiento sobre el VIH/SIDA (47,9 por ciento) seguido por Pasco (18,7 por ciento), Apurímac (17,9 por ciento), Cajamarca(17,1 por ciento) y Ayacucho (14,2 por ciento); todos pertenecientes a la Sierra que es la región natural con menor conocimiento en este tema. En efecto, la Sierra tiene el más alto porcentaje de desconocimiento (14,6 por ciento) comparado con Lima Metropolitana (0,3 por ciento), Resto Costa (1,7 por ciento) o la Selva (3,9 por ciento). • Sobre el conocimiento de las formas específicas de prevención, el incremento fue notable. Según ENDES Continua 2009, el 82,9 por ciento de las mujeres conocía que la forma específica de evitar el VIH/SIDA es limitar el número de parejas sexuales o mutua fidelidad y en relación con el año 2000 se aprecia un incremento de 44,8 puntos porcentuales. Asimismo, el conocimiento sobre el uso del condón creció al pasar de 33,3 por ciento en el 2000 al 74,2 por ciento en el 2009. • En general, a pesar de que hay mejoras globales en el conocimiento del VIH/SIDA y sus formas de prevención, es claro que estas se ven mayormente en Lima, en mujeres con mejor nivel educativo, de áreas urbanas y del quintil superior de riqueza. Esto revela brechas que aún deben ser subsanadas a nivel nacional. Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 243 Ninguna de las dos formas 1/ Una forma Dos formas Total Usar condo- nes Limitar el nú- mero de pare- jas sexuales 2/ Edad 15-19 5,5 7,1 24,1 63,2 100,0 70,4 80,1 4 537 20-24 4,8 5,7 18,0 71,6 100,0 77,1 84,1 3 696 25-29 5,0 5,0 18,3 71,7 100,0 76,9 84,8 3 613 30-39 5,6 4,9 18,7 70,8 100,0 75,7 84,6 6 844 40-49 7,5 6,0 20,2 66,2 100,0 71,6 81,0 5 521 15-24 5,2 6,5 21,4 67,0 100,0 73,4 81,9 8 234 Estado conyugal Soltera 4,2 5,8 21,5 68,5 100,0 74,6 83,8 8 099 Ha tenido RS 2,7 4,2 18,5 74,7 100,0 80,7 87,1 3 197 Nunca ha tenido RS 5,2 6,9 23,4 64,5 100,0 70,6 81,7 4 902 Casada / conviviente 6,9 5,8 19,3 68,1 100,0 73,4 82,0 13 828 Divorciada/Separada/Viuda 5,3 4,5 18,2 72,1 100,0 77,6 84,7 2 286 Área de residencia Urbana 3,0 4,3 19,4 74,9 100,0 80,4 88,7 18 049 Rural 13,3 9,9 21,4 50,2 100,0 56,0 65,8 6 162 Departamento Amazonas 4,6 5,8 17,1 72,4 100,0 77,8 84,2 317 Áncash 7,1 3,9 18,8 70,2 100,0 74,5 84,8 959 Apurímac 17,9 10,5 31,4 40,2 100,0 51,1 60,7 328 Arequipa 2,6 4,6 23,2 69,6 100,0 78,0 84,5 989 Ayacucho 14,2 14,2 26,3 45,2 100,0 53,3 63,5 554 Cajamarca 17,1 8,4 19,9 54,6 100,0 58,4 70,7 1 226 Cusco 10,1 10,3 19,7 59,9 100,0 65,7 73,8 837 Huancavelica 47,9 5,3 12,3 34,5 100,0 39,1 42,1 439 Huánuco 11,0 7,5 20,2 61,3 100,0 68,4 74,3 653 Ica 1,7 4,5 22,5 71,3 100,0 76,6 88,6 648 Junín 8,9 4,7 17,3 69,1 100,0 73,5 82,1 1 034 La Libertad 9,2 9,2 19,6 62,1 100,0 67,9 75,8 1 438 Lambayeque 2,3 3,6 21,3 72,7 100,0 76,9 89,9 875 Lima 0,4 3,5 18,9 77,2 100,0 82,5 90,8 8 428 Loreto 4,5 8,3 21,9 65,2 100,0 71,8 80,7 802 Madre de Dios 1,6 4,0 17,2 77,1 100,0 82,0 89,5 97 Moquegua 2,8 3,0 13,9 80,3 100,0 84,3 90,2 175 Pasco 18,7 8,2 20,2 52,9 100,0 63,0 62,9 241 Piura 3,1 7,1 20,1 69,7 100,0 75,4 84,1 1 454 Puno 10,9 8,4 23,6 57,1 100,0 64,2 73,6 1 282 San Martín 0,5 2,7 17,6 79,2 100,0 82,8 93,2 598 Tacna 0,5 4,9 21,5 73,0 100,0 78,8 88,8 316 Tumbes 0,3 4,0 20,1 75,6 100,0 79,9 91,4 192 Ucayali 5,6 5,8 16,6 71,9 100,0 77,0 83,5 327 Región natural Lima Metropolitana 0,3 3,6 18,9 77,2 100,0 82,5 90,8 7 594 Resto Costa 1,7 5,0 20,4 73,0 100,0 78,3 88,0 5 690 Sierra 14,6 8,0 20,9 56,6 100,0 62,7 71,3 8 120 Selva 3,9 6,3 18,7 71,1 100,0 76,3 84,6 2 808 Nivel de educación Sin educación 39,7 10,3 24,1 25,8 100,0 30,4 45,4 675 Primaria 16,9 10,1 21,5 51,5 100,0 57,8 66,7 5 604 Secundaria 1,6 5,2 21,5 71,7 100,0 78,0 86,9 11 241 Superior 0,2 2,4 15,4 82,0 100,0 85,8 93,6 6 691 Quintil de riqueza Quintil inferior 24,4 11,3 22,0 42,2 100,0 48,4 58,0 3 694 Segundo quintil 8,0 7,2 22,2 62,5 100,0 69,1 78,2 4 465 Quintil intermedio 1,9 4,9 19,2 73,9 100,0 79,5 87,6 5 268 Cuarto quintil 0,6 4,1 20,6 74,7 100,0 80,9 89,2 5 380 Quintil superior 0,2 3,0 16,4 80,3 100,0 84,1 93,0 5 405 Total 2009 5,8 5,7 19,9 68,6 100,0 74,2 82,9 24 212 Total 2000 12,7 24,7 45,7 18,9 100,0 33,3 38,1 27 843 Nota: Las dos formas de importancia programática son: usar condones y limitar el número de parejas sexuales. Las respuestas provienen tanto de respuestas espontáneas como sondeos. No se muestra la columna 0,1 por ciento sin información sobre conocimiento de las formas. 1/ Mujeres que no han oído hablar de VIH/SIDA o que no conocen ninguna de las formas de importancia programática. 2/ Se refiere a limitar el número de parejas sexuales/ser mutuamente fiel. Cuadro 11.1 Conocimiento de formas de evitar el VIH/SIDA que son de importancia programática Distribución porcentual de las mujeres por conocimiento de dos formas de importancia programática de evitar VIH/SIDA, y porcentaje de mujeres que conocen dos formas específicas de evitar el VIH/SIDA, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas No conoce VIH/ SIDA Conocimiento de dos formas de importancia programática de evitar el VIH/SIDA Conocimiento de dos formas específicas Número de mujeres 244 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 11.1 Conocimiento de formas específicas de evitar el VIH/SIDA, según lugar de residencia, región natural y nivel de educación 86 78 58 76 63 83 80 85 71 88 91 66 89 83 30 78 56 74 94 45 67 87 0 20 40 60 80 100 Superior Secundaria Primaria Sin educación NIVEL DE EDUCACIÓN Selva Sierra Resto Costa Lima Metropolitana REGIÓN NATURAL Rural Urbana ÁREA DE RESIDENCIA TOTAL Porcentaje de mujeres Limitar el número de parejas sexuales Usar condones 11.2 CONOCIMIENTO DE ASUNTOS RELACIONADOS CON EL VIH/SIDA A las mujeres entrevistadas se les hizo una serie de preguntas sobre asuntos relacionados con el VIH/SIDA como medio de evaluar el grado de conocimiento sobre el tema. Se preguntó específicamente si una persona que parece saludable puede estar infectada y si el virus de VIH puede ser trasmitido de la madre al niño o niña y en qué momento. Los resultados se presentan en el Cuadro 11.2. Cuadros 11.2 y 11.3 Conocimiento de asuntos relacionados con el VIH/SIDA (Cuadro 11.2) • El 74,6 por ciento de mujeres entrevistadas en la ENDES Continua 2009 saben que una persona que tiene el virus del SIDA puede parecer saludable, lo cual presenta un incremento de 4,3 puntos porcentuales respecto a la encuesta del 2000. Por lo demás, se debe observar que también existe un incremento de 3,1 puntos porcentuales, entre mujeres que consideran que esto no es así, lo cual constituye un retroceso importante al respecto. También se observa una mejora entre quienes no saben o no tenían información, ya que su porcentaje disminuye en 7,4 puntos porcentuales de la ENDES 2000 a la ENDES Continua 2009. • Las mujeres solteras con actividad sexual estaban mejor informadas al respecto (82,9 por ciento), al igual que las que viven en el área urbana (83,2 por ciento), en Lima Metropolitana (86,8 por ciento) y el Resto Costa (80,9 por ciento), con educación superior (93,1 por ciento) y del quintil superior de riqueza (91,2 por ciento). • El mayor conocimiento en este aspecto lo tienen las mujeres entre 20 a 24 años (77,7 por ciento), en Lima (86,5 por ciento), Tumbes (85,7 por ciento), Madre de Dios y Moquegua (ambos con 81,3 por ciento), y Tacna (80,1 por ciento); y el menor conocimiento fue entre las mujeres de 40 a 49 años (71,5 por ciento), en Huancavelica (34,9 por ciento), Pasco (40,5 por ciento) y Apurímac (43,7 por ciento). Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 245 • Dado que la infección por VIH/SIDA cursa con un largo periodo asintomático, este ítem es muy importante, ya que el desconocer que una persona aparentemente saludable pueda transmitir esta infección permitiría que muchas mujeres incurran en contactos sexuales de riesgo. Esto es más serio en los lugares donde hay mayor pobreza y menor educación. • También es muy preocupante observar que, respecto a la Transmisión Vertical (Madre a hijo e hija) del VIH, existe un gran incremento en el porcentaje de mujeres que refirieron que el VIH/SIDA no se puede transmitir en esta condición. De 2,7 por ciento en la ENDES 2000 a 12,1 por ciento en la ENDES Continua 2009, es decir, que hay un aumento de 9,4 puntos porcentuales en la proporción de mujeres que no consideran esta posibilidad, lo que pone en inminente riesgo al niño o niña por nacer en el caso que su madre fuera portadora del VIH. • Por otra parte, entre las mujeres que identifican las formas de transmisión del VIH de madre a hijo e hija, un 64,1 por ciento menciona que puede ocurrir durante el embarazo o parto y un 37,0 por ciento con la lactancia, habiendo disminuido el grupo que no sabe el mecanismo de transmisión (de 17,4 por ciento en la ENDES 2000 a 9,6 por ciento en la ENDES Continua 2009). • La importancia del control prenatal en este punto es crucial ya que la identificación de una gestante con VIH permitiría que reciba el tratamiento profiláctico correspondiente (Antirretrovirales, cesárea electiva y lactancia artificial) para disminuir el riesgo en el niño o niña. Aspectos sociales de la prevención del SIDA (Cuadro 11.3) • Del total de mujeres entrevistadas que conoce del VIH/SIDA, más de la mitad (54,0 por ciento) opinaron que un maestro o maestra con SIDA sí puede seguir enseñando (incremento de 6,0 puntos porcentuales respecto con la ENDES 2000) lo cual representa un avance en este punto; aunque no se debe pasar por alto que también hay más mujeres que piensan lo contrario, es decir, que no debe enseñar, y que representan un nada desdeñable 36,7 por ciento (1,7 puntos porcentuales más que en la ENDES 2000). • Las opiniones sobre si las personas infectadas deberían ser despedidas de su trabajo fueron, en comparación con la ENDES 2000, las siguientes: 31,8 por ciento opinan que sí deben ser despedidas (incremento de 0,3 punto porcentual), y 59,1 por ciento opinan que no deben ser despedidas (se incrementó en 8,0 puntos porcentuales). • Se han incrementado los porcentajes en las respuestas sobre si las mujeres entrevistadas cuidarían en el hogar a un pariente infectado o infectada: sí lo harían, un 69,4 por ciento (58,3 por ciento en la ENDES 2000), y no lo harían, un 20,2 por ciento (19,9 por ciento en la ENDES 2000). • La respuesta a cada una de las tres preguntas mencionadas fue que no saben en un porcentaje mayor al 9,0 por ciento, lo cual también debe llamar la atención por su relevancia en las acciones que se deben tomar para el futuro. En relación con la ENDES 2000, las cifras han mejorado, el 9,4 por ciento de mujeres no sabían si un maestro o maestra con SIDA debe seguir enseñando; 9,1 por ciento no sabían si una persona infectada debe ser despedida de su trabajo; y un 10,4 por ciento no sabe si cuidaría en el hogar a un pariente infectado. • En general, se observa que la mayoría de mujeres que opinan que un maestro o maestra con SIDA no debería enseñar y que una persona infectada debería ser despedida de su trabajo y que si cuidarían en el hogar a un pariente infectado o infectada se encuentran en el área rural, entre las mujeres sin educación o con educación primaria y del quintil inferior de riqueza. • Las mayores proporciones de mujeres que opinaron que una persona infectada no debería ser despedida del trabajo y que estarían dispuestas a cuidar a un pariente infectado en el hogar, se encuentran en el Área 246 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Urbana, en la Sierra y Selva, entre mujeres con educación secundaria o superior y entre las del quintil superior de riqueza. • Se observa que en nuestro país el estigma y la discriminación hacia las personas infectadas con VIH/SIDA aún se mantienen en niveles importantes, lo cual debe ser combatido por representar la cara oculta de la epidemia ya que impiden una mejor calidad de vida para las personas que viven con VIH/SIDA. Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 247 Si No No sabe / no conoce No Durante el embarazo o parto Durante la lactancia No sabe Edad 15-19 73,8 14,8 11,4 11,2 60,1 45,4 8,9 4 537 20-24 77,7 12,6 9,7 10,3 63,6 43,3 9,4 3 696 25-29 76,7 12,4 10,9 11,0 67,0 38,2 8,9 3 613 30-39 74,7 11,8 13,5 12,4 67,1 32,8 9,1 6 844 40-49 71,5 11,6 16,9 14,3 62,2 30,4 11,1 5 521 15-24 75,6 13,8 10,6 10,8 61,7 44,4 9,2 8 234 Estado conyugal Soltera 78,7 12,0 9,3 9,3 67,7 42,1 7,9 8 099 Ha tenido RS 82,9 10,3 6,8 8,1 73,1 40,3 7,0 3 197 No ha tenido RS 76,0 13,1 10,9 10,1 64,3 43,2 8,5 4 902 Casada / conviviente 71,9 13,0 15,1 13,8 61,6 34,2 10,7 13 828 Divorciada/Separada/Viuda 76,2 11,2 12,6 11,7 67,0 36,3 8,4 2 286 Área de residencia Urbana 83,2 10,1 6,7 6,4 73,6 39,2 7,0 18 049 Rural 49,3 19,5 31,2 28,8 36,6 30,5 17,0 6 162 Departamento Amazonas 65,2 22,0 12,8 8,9 63,1 47,2 8,1 317 Áncash 68,6 16,2 15,2 11,8 66,0 43,6 6,6 959 Apurímac 43,7 26,2 30,2 26,2 45,3 39,8 13,0 328 Arequipa 76,5 16,4 7,0 12,0 69,0 26,3 9,4 989 Ayacucho 53,3 17,4 29,3 24,2 41,9 34,5 15,0 554 Cajamarca 57,8 10,7 31,5 22,0 47,4 29,1 16,2 1 226 Cusco 60,9 19,4 19,6 23,0 46,0 34,3 11,9 837 Huancavelica 34,9 10,6 54,5 54,4 25,5 20,9 8,9 439 Huánuco 61,4 18,9 19,7 17,8 50,4 36,7 12,8 653 Ica 77,9 10,6 11,5 6,1 70,4 39,1 10,6 648 Junín 74,6 10,1 15,3 14,6 60,5 39,5 10,3 1 034 La Libertad 73,4 7,8 18,8 13,3 59,8 27,1 20,1 1 438 Lambayeque 77,7 14,2 8,2 8,0 67,1 38,3 10,5 875 Lima 86,5 8,4 5,2 4,5 78,7 39,2 4,9 8 428 Loreto 74,0 15,5 10,5 12,9 56,5 39,3 12,9 802 Madre de Dios 81,3 14,5 4,2 6,3 74,8 37,8 5,8 97 Moquegua 81,3 12,4 6,2 6,5 76,6 37,8 4,6 175 Pasco 40,5 26,2 33,4 25,6 50,2 31,9 9,6 241 Piura 74,0 16,0 10,0 10,6 60,0 40,0 11,3 1 454 Puno 65,1 16,6 18,4 28,5 38,7 31,9 14,3 1 282 San Martín 73,9 19,2 6,9 4,5 64,9 56,7 4,8 598 Tacna 80,1 11,8 8,2 6,1 65,6 36,7 9,4 316 Tumbes 85,7 8,7 5,7 7,7 65,8 46,8 9,0 192 Ucayali 73,4 13,9 12,6 10,0 60,0 36,4 14,6 327 Región natural Lima Metropolitana 86,8 8,4 4,8 4,4 79,2 38,9 4,7 7 594 Resto Costa 80,9 11,3 7,8 6,6 69,6 39,4 10,0 5 690 Sierra 59,3 15,9 24,8 23,8 47,6 31,5 13,3 8 120 Selva 72,9 16,3 10,8 10,1 60,3 42,8 11,1 2 808 Nivel de educación Sin educación 30,2 12,3 57,5 49,0 17,4 13,7 23,3 675 Primaria 49,4 19,8 30,7 27,0 36,5 28,0 19,1 5 604 Secundaria 78,7 13,3 7,9 7,9 67,7 40,2 7,8 11 241 Superior 93,1 5,0 1,9 3,0 86,0 41,6 3,2 6 691 Quintil de riqueza Quintil inferior 41,2 20,0 38,7 34,8 29,7 27,6 18,4 3 694 Segundo quintil 63,6 18,8 17,6 17,2 50,0 35,9 14,2 4 465 Quintil intermedio 78,2 13,0 8,8 8,4 67,3 38,7 8,5 5 268 Cuarto quintil 86,4 8,5 5,1 4,6 76,7 42,1 5,5 5 380 Quintil superior 91,2 5,7 3,1 3,3 83,8 37,6 4,7 5 405 Total 2009 74,6 12,5 12,9 12,1 64,1 37,0 9,6 24 212 Total 2000 70,3 9,4 20,3 2,7 60,4 29,3 17,4 27 843 Cuadro 11.2 Conocimiento de asuntos relacionados con el VIH/SIDA Distribución porcentual de mujeres por conocimiento de VIH/SIDA y asuntos relacionados con el VIH/SIDA, según características seleccionadas, Perú 2009. Una persona que luce saludable puede tener el virus del SIDA El VIH/ SIDA se puede transmitir de la madre a la niño o niña Características seleccionadas Número de mujeres 248 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Si No No sabe Si No No sabe Si No No sabe Edad 15-19 50,3 41,7 8,0 33,9 58,0 8,1 70,1 20,3 9,5 4 537 20-24 58,4 33,1 8,5 29,3 62,6 8,0 71,1 19,6 9,4 3 696 25-29 58,4 33,0 8,6 30,0 62,1 7,8 69,4 19,8 10,8 3 613 30-39 54,6 35,9 9,4 31,9 59,0 9,1 67,9 21,6 10,5 6 844 40-49 50,4 38,2 11,4 32,9 55,7 11,4 69,6 18,9 11,5 5 521 15-24 53,9 37,8 8,2 31,9 60,1 8,1 70,6 20,0 9,4 8 234 Estado conyugal Soltera 60,6 32,2 7,2 29,0 64,3 6,8 75,3 16,3 8,4 8 099 Ha tenido RS 66,1 27,5 6,5 27,1 67,5 5,4 76,9 15,5 7,6 3 197 Nunca ha tenido RS 57,0 35,3 7,6 30,2 62,2 7,7 74,2 16,8 9,0 4 902 Casada / conviviente 49,6 39,7 10,7 33,7 55,8 10,5 65,4 22,9 11,7 13 828 Divorciada/Separada/Viuda 56,9 34,0 9,1 30,7 60,5 8,8 72,5 17,6 9,9 2 286 Área de residencia Urbana 64,8 30,2 5,0 28,1 67,8 4,2 75,5 18,3 6,2 18 049 Rural 22,2 55,7 22,1 42,8 33,7 23,5 51,5 25,6 22,9 6 162 Departamento Amazonas 34,1 57,5 8,4 39,7 50,9 9,4 63,5 28,7 7,7 317 Áncash 51,1 39,1 9,8 43,1 46,3 10,5 69,7 21,2 9,1 959 Apurímac 27,3 49,6 23,1 41,4 35,6 23,0 48,3 29,9 21,8 328 Arequipa 64,9 29,8 5,3 33,4 59,6 7,0 72,4 20,9 6,7 989 Ayacucho 30,4 50,5 19,1 39,1 39,2 21,7 55,0 27,2 17,8 554 Cajamarca 31,0 47,8 21,2 38,8 39,0 22,2 56,4 17,8 25,9 1 226 Cusco 37,7 47,9 14,4 36,0 50,4 13,7 58,8 28,5 12,8 837 Huancavelica 17,5 31,5 51,0 19,2 28,9 51,8 35,0 15,1 50,0 439 Huánuco 33,0 53,6 13,4 44,4 40,8 14,9 65,8 21,9 12,3 653 Ica 64,0 29,9 6,1 16,2 79,8 4,0 75,7 16,5 7,8 648 Junín 44,2 43,3 12,5 42,8 44,8 12,4 75,3 12,4 12,3 1 034 La Libertad 53,9 31,1 15,0 18,0 67,0 15,0 62,8 18,8 18,4 1 438 Lambayeque 57,4 38,0 4,6 33,7 61,8 4,5 72,9 18,3 8,8 875 Lima 70,1 25,8 4,0 26,7 70,7 2,5 76,4 18,6 5,0 8 428 Loreto 47,5 43,2 9,3 34,0 57,4 8,6 67,6 24,7 7,7 802 Madre de Dios 58,0 38,6 3,4 26,1 70,1 3,8 74,6 18,2 7,2 97 Moquegua 66,0 30,3 3,7 34,2 61,9 3,9 69,9 18,5 11,7 175 Pasco 37,9 41,6 20,5 29,5 49,2 21,2 58,6 12,9 28,4 241 Piura 50,6 43,7 5,7 34,6 59,7 5,7 72,0 21,9 6,1 1 454 Puno 32,7 54,5 12,7 41,1 46,0 12,9 56,9 29,6 13,5 1 282 San Martín 41,3 54,7 4,0 44,7 51,2 4,1 76,5 18,5 4,9 598 Tacna 60,9 36,3 2,8 27,7 69,3 3,1 72,4 21,1 6,6 316 Tumbes 57,3 37,7 5,0 35,3 60,0 4,7 76,4 18,7 4,8 192 Ucayali 53,0 37,1 9,9 29,3 57,3 13,4 76,7 14,1 9,2 327 Región natural Lima Metropolitana 70,9 25,1 4,0 25,6 71,9 2,5 76,3 18,8 4,8 7 594 Resto Costa 61,4 33,6 5,0 29,7 65,9 4,5 74,8 17,9 7,3 5 690 Sierra 36,4 45,7 17,9 36,7 44,6 18,7 58,3 23,0 18,7 8 120 Selva 44,0 48,0 8,0 38,9 52,8 8,4 71,8 20,3 7,9 2 808 Nivel de educación Sin educación 8,7 47,4 43,9 34,2 18,8 47,0 33,0 24,4 42,6 675 Primaria 21,6 57,4 21,0 44,8 33,1 22,0 53,6 25,3 21,1 5 604 Secundaria 56,2 38,4 5,4 32,9 62,2 4,9 73,2 20,3 6,5 11 241 Superior 82,0 15,2 2,8 19,0 79,6 1,4 80,0 15,2 4,8 6 691 Quintil de riqueza Quintil inferior 15,7 56,4 27,9 42,2 28,1 29,7 43,5 28,0 28,5 3 694 Segundo quintil 34,4 53,6 12,0 43,6 44,3 12,1 63,8 24,5 11,8 4 465 Quintil intermedio 56,0 38,5 5,5 32,4 62,1 5,4 74,7 18,6 6,7 5 268 Cuarto quintil 69,7 26,4 3,8 25,9 71,4 2,7 77,0 17,0 6,0 5 380 Quintil superior 78,7 17,6 3,7 20,4 77,3 2,3 79,1 15,9 5,0 5 405 Total 2009 54,0 36,7 9,4 31,8 59,1 9,1 69,4 20,2 10,4 24 212 Total 2000 48,0 35,0 16,1 31,5 51,1 17,6 58,3 19,9 21,8 27 843 Cuadro 11.3 Aspectos sociales de la prevención del SIDA y su mitigación Distribución porcentual de las mujeres por conocimiento del VIH/SIDA y respuestas a preguntas sobre ciertos aspectos sociales de la prevención y mitigación del SIDA, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Maestro/Maestra con SIDA puede seguir enseñando Persona infectada puede ser despedida del trabajo Dispuesta a cuidar pariente infectado en el hogar Número de mujeres Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 249 11.3 CONOCIMIENTO DE LAS INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL (ITS) Los programas de control de VIH/SIDA reconocen en la actualidad la importancia de controlar las ITS para reducir la transmisión del VIH. Se reconoce que entre los esfuerzos necesarios, uno de los más importantes es la educación para que la población reconozca los síntomas de las ITS. Asimismo, poco se sabe sobre cómo los hombres y mujeres perciben y responden a las ITS. Por esta razón en la ENDES Continua 2009, al igual que en la anterior encuesta, se preguntó a las entrevistadas si habían oído hablar de otras enfermedades que se pueden transmitir a través del contacto sexual; cuáles enfermedades conocían; y si conocían síntomas y signos para reconocer que un hombre o una mujer tenían una infección de transmisión sexual. Los resultados se pueden apreciar en los Cuadros 11.4 y 11.5 por características seleccionadas; y en el Gráfico 11.2 por área de residencia, región natural y nivel de educación. Cuadro 11.4 y 11.5; y Gráfico 11.2 Conocimiento de las ITS y de sus síntomas y signos • El conocimiento sobre las ITS se ha incrementado en 12,6 puntos porcentuales entre la ENDES 2000 y la ENDES Continua 2009, pero si consideramos que el 38,0 por ciento de las mujeres entrevistadas aún desconocen lo que estas significan, entonces se debe reconocer que existe un grave problema por las importantes implicancias económicas y sociales que su alta morbilidad representan. Que más de la tercera parte de la población entrevistada no conozca de las ITS implica un riesgo potencial de adquirirlas, y esto incluye la posibilidad de padecer secuelas y complicaciones importantes de no atenderlas a tiempo. • El mayor desconocimiento de las ITS se presentó entre las mujeres de 15 a 19 años ya que el 44,1 por ciento de ellas así lo manifiesta. De la misma manera ocurre con el 41,8 por ciento de las mujeres casadas o convivientes. • Asimismo, destacan altas proporciones de mujeres del área rural (69,5 por ciento), de la Sierra (60,0 por ciento), sin educación (85,7 por ciento), educación primaria (71,5 por ciento); del quintil inferior (74,6 por ciento) y segundo quintil de riqueza (58,0 por ciento) por su desconocimiento sobre las ITS. 250 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 38 27 70 17 39 60 29 86 72 36 8 19 21 14 25 18 14 20 8 14 23 18 0,0 10,0 20,0 30,0 40,0 50,0 60,0 70,0 80,0 90,0 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva NIVEL DE EDUCACIÓN Sin educación Primaria Secundaria Superior No conoce ITS No conoce síntomas de ITS Gráfico 11.2 Conocimiento de síntomas de las infecciones de transmisión sexual, según lugar de residencia, región natural y nivel educativo Porcentaje de mujeres • Los departamentos donde hay mayor desconocimiento del tema fueron: Huancavelica (79,3 por ciento), Pasco (73,3 por ciento) y Cajamarca (70,1 por ciento). Es evidente la importancia de revertir estas cifras tan preocupantes. • Un 19,1 por ciento de las mujeres entrevistadas no conocía síntomas de las ITS (10,1 puntos porcentuales más que en el 2000), 16,6 por ciento conocía un síntoma y 26,3 por ciento dos o más síntomas. Son porcentajes bastante bajos ya que significa que una gran mayoría de personas con una ITS no sabría identificarla con el consiguiente riesgo de infectar a otras personas, no recibir un tratamiento oportuno y padecer secuelas o complicaciones a futuro. • En comparación con encuestas anteriores, hay menos mujeres que conocen ITS específicas entre quienes conocen síntomas: de 63,8 por ciento que conocían la sífilis y 58,9 por ciento la gonorrea en la ENDES 2000, bajó a 44,6 y 43,6 por ciento, respectivamente en la ENDES Continua 2009. Sí hubo una ligera baja en la proporción de mujeres que conocen verrugas genitales/condiloma ya que de 4,4 por ciento pasó a 3,2 por ciento. • Las ITS específicas son mayormente reconocidas en el área urbana (47,5 por ciento para Sífilis, 45,2 por ciento para gonorrea y 19,7 por ciento en chancro), pero “otras ITS” se reconocieron más en el área rural (44,6 por ciento). La sífilis fue más conocida en La Libertad (67,5 por ciento) y la gonorrea en la Selva (63,3 por ciento) particularmente, en Loreto (78,1 por ciento) y Ucayali 74,0 por ciento). El chancro destacó más entre las mujeres de 20 a 24 años (23,7 por ciento), las solteras que han tenido relaciones sexuales (23,9 por ciento), con educación superior (23,6 por ciento), las residentes en la Selva (30,7 por ciento), en Junín (39,5 por ciento), Amazonas (38,1 por ciento), Apurímac (33,2 por ciento) y Ayacucho (31,0 por ciento). • En cuanto a los síntomas y signos específicos que las mujeres entrevistadas con conocimiento de ITS manifestaron, la mayoría refiere que fue el enrojecimiento/picazón en genitales (31,1 por ciento), seguido de úlceras/llagas genitales (20,0 por ciento), inflamación o hinchazón en genitales (19,2 por ciento) y secreción vaginal (18,6 por ciento). Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 251 • En relación al enrojecimiento/picazón en genitales, se vio más entre las mujeres de 30 a 39 años (34,9 por ciento), no unidas con actividad sexual (36,7 por ciento), que viven en área urbana (32,4 por ciento), en el Resto Costa (33,7 por ciento), con educación superior (39,0 por ciento) y del quintil superior de riqueza (38,5 por ciento). • Las úlceras/llagas genitales se vieron más entre mujeres de 20 a 24 años (22,6 por ciento), no unidas con actividad sexual (24,3 por ciento), que viven en el área urbana (21,2 por ciento), del Resto Costa (22,0 por ciento), con educación superior (27,0 por ciento) y del quintil superior de riqueza (24,9 por ciento). • La secreción por genitales se identificó más en mujeres de 30 a 39 años (22,0 por ciento), no unidas con actividad sexual (21,6 por ciento) y divorciada/separada/viuda (20,3 por ciento), que viven en el área urbana (19,0 por ciento) y en la Selva (21,7 por ciento), con educación superior (24,1 por ciento) y del quintil superior de riqueza (21,8 por ciento). • Aunque no se especifica cuáles son, debemos mencionar, que un importante 24,8 por ciento de las mujeres con conocimiento de las ITS refirió que identifican “otros síntomas”. • Los departamentos que más identificaron el enrojecimiento/picazón en genitales fueron Moquegua (41,1 por ciento) y Áncash (38,8 por ciento), las úlceras/llagas genitales en Amazonas (30,1 por ciento) y la secreción vaginal en Moquegua (30,7 por ciento) y Tacna (30,5 por ciento), departamentos principalmente costeños. • Llama la atención que un síntoma cardinal como es la secreción o pus por el pene sólo se reconozca en un 6,8 por ciento para 2009, cuando en el 2000 fue de 8,5 por ciento. Igualmente que las verrugas genitales sólo se identifique como probable ITS por sólo el 6,6 por ciento de mujeres entrevistadas. • En general se observa que el desconocimiento de las ITS, algunas de ellas específicas, y de sus signos y síntomas fue mayor en la población rural, en la Sierra y la Selva con menor nivel educativo y en situación de pobreza, lo que constituye un gran reto que debe ser enfrentado lo más pronto posible debido básicamente, al papel que juegan las ITS como factor de riesgo para adquirir el VIH/SIDA o de sufrir secuelas y complicaciones importantes (infertilidad, cáncer genital, abortos, embarazos ectópicos, etc.) que afectan la calidad de vida de las mujeres. 252 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009   No conoce síntomas de ITS Conoce un síntoma Conoce dos o más síntomas Conoce sífilis Conoce gonorrea Verrugas genitales/ condiloma Chancro OtrasITS Edad 15-19 44,1 21,6 16,4 18,0 100,0 4 537 41,1 42,9 3,0 18,1 43,1 2 538 20-24 33,6 20,1 18,2 28,0 100,0 3 696 51,8 52,1 3,9 23,7 36,7 2 453 25-29 33,8 19,5 16,9 29,8 100,0 3 613 48,1 48,5 3,4 21,8 38,1 2 391 30-39 36,8 17,7 16,4 29,1 100,0 6 844 42,7 40,1 3,3 17,2 42,7 4 326 40-49 40,1 17,8 15,9 26,2 100,0 5 521 41,9 38,8 2,6 19,9 38,5 3 307 15-24 39,4 20,9 17,2 22,5 100,0 8 234 46,4 47,4 3,4 20,9 40,0 4 991 Estado conyugal Soltera 33,3 21,0 19,2 26,6 100,0 8 099 50,0 48,7 3,8 20,3 41,2 5 403 Ha tenido RS 23,6 18,2 21,7 36,4 100,0 3 197 53,8 51,3 4,5 23,9 39,4 2 441 Nunca ha tenido RS 39,6 22,8 17,5 20,1 100,0 4 902 46,8 46,6 3,3 17,4 42,7 2 962 Casada / conviviente 41,8 17,8 15,0 25,3 100,0 13 828 41,3 40,8 2,8 19,0 39,1 8 041 Divorciada/Separada/Viuda 31,3 20,1 17,6 31,0 100,0 2 286 43,3 40,5 3,4 21,1 41,8 1 571 Área de residencia Urbana 27,2 21,0 19,9 31,9 100,0 18 049 47,5 45,2 3,5 19,7 39,5 13 134 Rural 69,5 13,6 7,0 10,0 100,0 6 162 24,5 32,5 1,3 20,0 44,6 1 881 Departamento Amazonas 43,5 11,8 18,8 25,9 100,0 317 29,4 37,7 1,1 38,1 33,7 179 Áncash 37,7 11,3 16,9 34,2 100,0 959 40,8 36,2 3,3 13,0 54,7 598 Apurímac 64,1 10,2 6,7 19,0 100,0 328 40,0 35,2 8,8 33,2 42,2 118 Arequipa 33,8 16,0 18,8 31,4 100,0 989 49,6 41,6 1,7 18,1 32,2 655 Ayacucho 54,5 21,3 9,6 14,6 100,0 554 29,8 26,2 4,3 31,0 47,1 252 Cajamarca 70,1 9,8 4,9 15,2 100,0 1 226 51,6 49,1 1,4 24,5 39,7 367 Cusco 55,1 22,4 8,5 13,9 100,0 837 38,7 36,8 2,7 18,3 58,8 376 Huancavelica 79,3 9,9 5,8 5,0 100,0 439 37,5 32,5 0,8 24,3 19,1 91 Huánuco 56,6 13,3 9,2 20,9 100,0 653 34,3 39,0 1,8 24,8 47,6 283 Ica 25,7 24,2 19,8 30,3 100,0 648 49,0 43,2 2,3 18,5 37,4 481 Junín 43,5 20,8 15,9 19,8 100,0 1 034 44,4 43,6 2,4 39,5 28,3 584 La Libertad 54,7 12,7 7,8 24,8 100,0 1 438 67,5 63,3 3,5 11,3 22,9 651 Lambayeque 35,5 25,7 15,2 23,6 100,0 875 50,3 47,7 3,2 19,5 43,2 564 Lima 18,5 24,4 24,1 33,1 100,0 8 428 46,0 38,9 4,0 16,8 43,3 6 871 Loreto 22,5 21,9 20,6 35,0 100,0 802 31,5 78,1 2,1 30,6 27,3 622 Madre de Dios 20,0 14,4 23,1 42,4 100,0 97 46,1 47,1 3,1 30,0 29,3 77 Moquegua 29,3 13,2 19,2 38,3 100,0 175 50,9 44,2 3,3 19,5 40,3 123 Pasco 73,3 8,2 5,7 12,8 100,0 241 45,7 44,4 3,1 28,8 45,4 64 Piura 62,7 11,1 10,9 15,4 100,0 1 454 53,7 49,5 1,9 14,2 33,2 543 Puno 64,4 17,9 8,2 9,6 100,0 1 282 23,6 24,6 1,2 17,2 54,9 457 San Martín 18,4 14,8 20,7 46,1 100,0 598 28,3 63,8 2,2 29,3 38,0 488 Tacna 29,6 20,7 20,6 29,2 100,0 316 39,9 40,4 4,2 15,5 19,9 223 Tumbes 40,6 20,3 14,6 24,5 100,0 192 41,4 43,1 7,4 16,7 41,4 114 Ucayali 28,5 23,7 15,2 32,6 100,0 327 48,9 74,0 1,6 27,7 18,6 234 Región natural Lima Metropolitana 17,2 25,1 24,6 33,2 100,0 7 594 45,5 38,1 4,3 16,4 43,4 6 288 Resto Costa 38,5 17,6 15,4 28,6 100,0 5 690 52,8 48,7 2,9 16,5 35,8 3 500 Sierra 60,0 14,3 9,7 15,9 100,0 8 120 39,8 36,6 2,1 22,9 44,0 3 246 Selva 29,4 19,8 17,7 33,1 100,0 2 808 35,2 63,3 2,1 30,7 30,9 1 982 Nivel de educación Sin educación 85,7 7,9 2,9 3,5 100,0 675 5,8 10,1 0,2 6,7 55,2 96 Primaria 71,5 14,0 6,9 7,6 100,0 5 604 11,2 24,0 1,2 14,0 46,3 1 597 Secundaria 36,2 23,1 17,8 22,9 100,0 11 241 39,0 38,6 3,2 17,9 41,9 7 173 Superior 8,1 17,8 24,3 49,9 100,0 6 691 60,5 55,0 3,8 23,6 36,2 6 149 Quintil de riqueza Quintil inferior 74,6 11,6 5,6 8,2 100,0 3 694 18,1 36,2 0,6 20,0 41,9 938 Segundo quintil 58,0 17,1 9,9 15,0 100,0 4 465 30,1 38,1 1,7 19,8 41,2 1 875 Quintil intermedio 37,7 22,6 17,8 22,0 100,0 5 268 38,2 39,3 3,0 21,5 40,5 3 283 Cuarto quintil 22,7 21,7 21,7 33,8 100,0 5 380 48,9 44,8 3,8 20,4 39,1 4 156 Quintil superior 11,9 19,9 23,6 44,6 100,0 5 405 56,2 49,1 4,0 17,9 39,9 4 762 Total 2009 38,0 19,1 16,6 26,3 100,0 24 212 44,6 43,6 3,2 19,7 40,1 15 015 Total 2000 50,6 9,0 11,8 28,6 100,0 27 843 63,8 58,9 4,4 nd 21,2 13 766 nd= No disponible Cuadro 11.4 Conocimiento de los síntomas de las infecciones de transmisión sexual (ITS) Características seleccionadas No conoce sobre las ITS Síntomas específicos de las ITS Total Número de mujeres Conoce ITS específicas Número de mujeres que conocen síntomas Distribución porcentual de las mujeres por conocimiento de los síntomas específicos de las infecciones de transmisión sexual (ITS) y porcentajes de mujeres que conocen ITS específicas, según características seleccionadas, Perú 2009. Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 253 Dolor abdo- minal Secre- ción por genital 1/ Secre- ción mal oliente Moles- tia al orinar Enrojeci- miento/ picazón en genitales Inflamación o hinchazón en genitales Úlceras/ llagas genitales Verrugas genitales Sangre en la orina Pérdida de peso Puede no haber síntomas Impotencia / Infertilidad Secreción o pus por el pene Otros sínto- mas Edad 15-19 4,9 11,2 11,2 9,8 21,8 13,6 18,8 5,9 1,6 18,8 1,4 0,4 5,2 29,1 2 538 20-24 6,3 17,9 14,8 11,3 30,9 18,4 22,6 7,2 2,0 17,4 1,6 0,6 6,0 28,0 2 453 25-29 5,7 19,0 17,2 12,1 34,0 20,7 20,7 7,2 2,4 13,3 2,1 1,1 6,7 22,4 2 391 30-39 5,8 22,0 17,6 12,0 34,9 21,1 21,3 7,8 1,7 14,3 2,1 0,3 7,9 23,1 4 326 40-49 5,3 20,1 16,9 12,4 31,4 20,5 16,9 4,9 1,5 14,2 2,1 0,9 7,2 23,2 3 307 15-24 5,6 14,5 13,0 10,6 26,3 16,0 20,7 6,5 1,8 18,1 1,5 0,5 5,6 28,6 4 991 Estado conyugal Soltera 5,7 15,9 14,0 10,4 29,0 18,1 21,3 6,9 1,9 19,0 1,9 0,7 5,1 28,4 5 403 Ha tenido RS 6,6 21,6 17,3 11,1 36,7 21,5 24,3 7,9 1,9 17,9 2,1 1,0 6,7 27,3 2 441 Nunca ha tenido RS 4,9 11,2 11,2 9,9 22,7 15,3 18,8 6,0 2,0 20,0 1,8 0,6 3,8 29,4 2 962 Casada / conviviente 5,6 20,1 16,7 12,4 31,7 20,0 19,7 6,6 1,7 13,1 2,0 0,6 8,0 22,9 8 041 Divorciada/Separada/Viuda 5,3 20,3 18,1 12,1 35,4 18,8 17,4 6,1 1,8 14,6 1,4 0,4 6,3 22,3 1 571 Área de residencia Urbana 5,5 19,0 16,3 11,5 32,4 19,9 21,2 7,0 1,9 15,9 2,0 0,6 6,8 25,7 13 134 Rural 6,5 15,5 12,8 12,8 22,1 14,1 11,5 4,2 1,4 12,0 1,1 0,6 6,4 18,7 1 881 Departamento Amazonas 7,5 26,7 15,1 11,6 35,2 22,3 30,1 3,5 2,2 13,3 1,4 0,6 7,7 23,4 179 Áncash 13,3 19,5 27,1 22,8 38,8 28,0 20,8 4,6 3,4 24,6 1,0 1,1 2,8 30,2 598 Apurímac 5,6 13,5 22,6 15,4 31,5 27,3 21,5 6,4 2,6 19,5 3,7 0,8 2,6 10,7 118 Arequipa 2,6 18,3 19,8 14,0 33,9 13,8 29,7 8,0 1,7 14,0 0,0 0,2 4,0 16,2 655 Ayacucho 4,4 18,8 14,6 5,7 23,7 15,8 18,6 3,9 0,6 14,2 1,7 1,8 2,6 16,2 252 Cajamarca 8,2 22,7 22,2 24,0 34,4 21,4 23,2 8,6 6,0 22,2 3,1 1,8 12,4 20,4 367 Cusco 1,6 21,7 9,7 9,5 16,8 11,5 12,1 12,2 1,9 8,4 0,8 0,0 1,0 25,4 376 Huancavelica 3,5 8,6 15,4 4,9 22,5 4,3 17,3 4,8 1,2 11,4 0,4 0,0 2,0 11,1 91 Huánuco 7,0 22,7 22,4 10,9 30,5 16,2 16,1 3,5 2,8 17,7 0,0 0,2 6,8 15,1 283 Ica 8,7 16,0 15,4 10,5 32,9 13,7 19,2 9,7 2,4 11,4 1,0 0,0 12,9 27,8 481 Junín 6,1 20,1 11,5 8,4 25,2 10,7 19,0 5,1 0,5 22,5 1,9 0,6 0,8 34,4 584 La Libertad 6,2 16,9 27,6 16,5 36,0 24,2 21,2 8,1 1,6 21,1 0,8 0,0 3,3 9,9 651 Lambayeque 2,0 13,9 12,4 6,7 28,2 12,8 23,8 6,2 1,3 13,4 1,3 0,7 7,3 27,2 564 Lima 4,3 17,2 12,7 8,8 33,1 21,3 19,8 7,3 1,7 14,7 2,7 0,6 4,5 26,7 6 871 Loreto 8,4 25,3 18,9 21,8 22,2 18,5 15,2 4,3 2,5 12,6 0,0 0,2 31,6 26,7 622 Madre de Dios 11,7 12,6 27,6 24,8 24,5 17,6 26,6 5,8 2,7 29,9 2,6 0,2 5,4 14,4 77 Moquegua 6,6 30,7 19,5 16,1 41,1 23,9 19,8 5,8 0,4 18,0 1,8 0,3 3,6 24,0 123 Pasco 10,3 22,6 28,7 17,9 36,0 16,2 15,9 2,4 3,9 20,6 0,9 1,8 6,3 22,2 64 Piura 4,0 21,3 14,9 5,4 26,6 20,1 27,4 4,6 1,4 20,6 0,0 1,0 6,4 38,9 543 Puno 5,3 15,3 7,8 8,9 20,8 9,0 10,0 3,5 0,9 10,9 0,5 1,4 0,3 27,2 457 San Martín 14,8 18,6 28,6 23,2 33,1 23,3 16,6 6,2 1,6 9,4 4,5 1,6 26,2 14,6 488 Tacna 4,8 30,5 10,3 11,0 32,2 12,8 20,1 5,7 0,6 7,9 3,0 0,2 10,6 18,0 223 Tumbes 4,7 21,2 18,0 7,9 27,2 16,4 21,0 2,9 1,6 14,2 0,6 0,4 7,4 20,1 114 Ucayali 7,8 24,4 24,5 22,3 25,2 16,9 15,4 3,5 1,1 12,0 0,2 0,3 15,7 20,1 234 Región natural Lima Metropolitana 4,1 17,4 12,2 7,9 32,7 21,5 20,0 7,0 1,7 14,9 2,7 0,5 4,4 26,8 6 288 Resto Costa 6,7 18,7 19,4 13,3 33,7 19,3 22,0 7,1 1,7 16,3 1,3 0,7 6,9 25,1 3 500 Sierra 5,1 18,9 15,9 12,3 27,6 14,7 19,8 6,6 2,1 16,8 1,2 0,7 3,3 22,8 3 246 Selva 9,3 21,7 21,2 19,4 27,5 19,0 17,0 4,8 1,6 13,1 1,5 0,6 19,9 21,3 1 982 Nivel de educación Sin educación 7,3 14,9 10,1 9,6 9,8 13,7 6,3 1,3 2,0 7,1 1,1 1,4 3,0 9,6 96 Primaria 6,6 12,4 10,7 10,7 19,0 12,2 8,1 1,8 1,2 9,3 1,7 0,4 7,7 16,5 1 597 Secundaria 5,1 15,3 12,5 10,3 27,4 16,2 16,9 5,1 1,3 15,0 1,7 0,5 6,2 24,3 7 173 Superior 6,0 24,1 21,2 13,5 39,0 24,6 27,0 9,8 2,6 17,6 2,3 0,9 7,3 27,8 6 149 Quintil de riqueza Quintil inferior 6,3 14,9 13,9 14,1 19,9 14,1 9,9 3,4 1,4 9,9 1,1 0,6 10,2 15,2 938 Segundo quintil 7,0 15,7 13,3 12,3 22,7 13,9 13,4 3,9 1,8 14,5 1,2 0,8 7,4 23,2 1 875 Quintil intermedio 4,4 15,7 13,6 10,5 25,4 15,3 17,9 5,8 2,3 16,8 1,0 0,5 7,9 25,2 3 283 Cuarto quintil 6,6 19,4 15,5 11,6 33,5 19,9 21,4 6,3 1,5 16,2 2,6 0,8 6,7 27,0 4 156 Quintil superior 4,9 21,8 19,1 11,7 38,5 24,3 24,9 9,3 1,8 15,1 2,4 0,5 5,2 25,3 4 762 Total 2009 5,6 18,6 15,8 11,6 31,1 19,2 20,0 6,6 1,8 15,4 1,9 0,6 6,8 24,8 15 015 Total 2000 7,1 14,6 10,4 10,8 23,7 13,4 15,0 3,9 2,2 31,8 3,4 nd 8,5 30,2 13 766 nd= No Disponible. 1/ A partir de 2004 en la variable secreción vaginal incluye secreción de flujo por la vagina y secreción/goteos en genitales. Cuadro 11.5 Conocimiento de síntomas y signos de las infecciones de transmisión sexual (ITS) Características seleccionadas Síntomas y signos de las infecciones de transmisión sexual (ITS) Número de mujeres Porcentaje de mujeres por conocimiento de síntomas y signos específicos de las infecciones de transmisión sexual (ITS) y número de mujeres, según características seleccionadas, Perú 2009. 254 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 11.4 PREVALENCIA DE LAS INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL A las mujeres entrevistadas se les hizo una serie de preguntas para disponer de información que facilite la estimación de la prevalencia de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS). En particular, a cada mujer entrevistada se le preguntó si en los últimos 12 meses le diagnosticaron alguna infección de transmisión sexual, si había tenido algún flujo o secreción genital, si había tenido llaga o úlceras en sus genitales y, a las que tuvieron alguno de esos problemas se les preguntó a quién acudió en búsqueda de consejo o tratamiento. El detalle de los resultados por características seleccionadas se presenta en los Cuadros 11.6 y 11.7. Cuadros 11.6 y 11.7 Prevalencia de ITS (Cuadro 11.6) • Entre las mujeres entrevistadas que mantuvieron relaciones sexuales, un 0,6 por ciento informaron haber tenido una ITS y/o síntomas asociados en los 12 meses anteriores a la ENDES Continua 2009 (en la ENDES 2000 fue 0,9 por ciento). • El mayor porcentaje fue en mujeres entre 15 a 19 años (0,9 por ciento), solteras que han tenido relaciones sexuales (0,7 por ciento), del área urbana (0,6 por ciento), en la Selva (0,7 por ciento), con educación secundaria (0,7 por ciento) y del cuarto quintil de riqueza (0,9 por ciento). • Los departamentos con el mayor porcentaje de ITS informada fueron: Huánuco (2,5 por ciento), Ayacucho (1,3 por ciento) y Madre de Dios (1,1 por ciento). Llama la atención que en Amazonas y Cajamarca no se haya identificado algún caso de ITS. • Lo que más se identificó fue el porcentaje de mujeres con una ITS/Flujo, llagas o granos (13,9 por ciento y en la ENDES 2000 fue 25,1 por ciento), sigue el Flujo Vaginal (12,8 por ciento en la ENDES Continua 2009 y 22,9 por ciento en el 2000) y las Úlceras/Llagas genitales (2,1 por ciento, en la ENDES 2000 fue 3,4 por ciento). Es notoria la importante disminución en los porcentajes en relación con la ENDES 2000 (11,2; 10,1 y 1,3 puntos porcentuales, respectivamente). Fuente de tratamiento de las ITS (Cuadro 11.7) • Entre las mujeres que tuvieron una ITS en los últimos 12 meses, el 65,8 por ciento recibió atención por un médico privado y un 76,5 por ciento recibió un consejo o tratamiento de cualquier fuente en comparación con un 13,7 por ciento que no recibió ni consejo ni tratamiento y un 6,6 por ciento que se autorecetó. Otras fuentes de atención fueron los curanderos (6,1 por ciento) y las farmacias/boticas (17,9 por ciento). • Es importante mencionar que la atención por un médico privado aumentó de 63,0 por ciento en la ENDES 2000 a 65,8 por ciento (es decir una diferencia de 2,8 puntos porcentuales en la ENDES Continua 2009) y de 13,8 por ciento a 17,9 por ciento para farmacias/boticas en el mismo lapso de tiempo. Por el contrario, la proporción que acudió a curanderos se mantuvo en similar porcentaje. • Las mujeres de 15 a 19 años fueron las que acudieron menos a un médico privado (46,6 por ciento) al igual que las solteras con actividad sexual (54,8 por ciento) y las que viven en área rural (60,9 por ciento), en la Sierra (59,3 por ciento), sin educación (48,5 por ciento) y del quintil inferior de riqueza (56,1 por ciento). • Las que más acudieron a un médico privado fueron las mujeres entre 25 a 29 años (72,1 por ciento), casada/conviviente (68,5 por ciento), de área urbana (67,3 por ciento), en Lima Metropolitana (70,5 por ciento), con un nivel de educación superior (72,8 por ciento) y del quintil superior de riqueza (74,6 por ciento). • Al curandero acudieron mayormente mujeres de 40 a 49 años (7,2 por ciento), unidas (6,9 por ciento), del área rural (9,5 por ciento), en la Selva (11,5 por ciento), sin educación (14,5 por ciento) y del segundo quintil de riqueza (9,7 por ciento). Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 255 • A la farmacia/botica acudieron más las mujeres de 15 a 19 años (20,2 por ciento), divorciada/separada/viuda (25,4 por ciento), del área urbana (20,1 por ciento), de la Selva (26,0 por ciento), con educación secundaria (18,6 por ciento) y del cuarto quintil de riqueza (24,6 por ciento). • Dado que podían elegirse más de una fuente de atención, es muy probable que las mujeres acudan a cada una de estas fuentes de tratamiento de acuerdo con las circunstancias específicas que deberían evaluarse a futuro ya que son porcentajes nada desdeñables. 14 13 17 10 16 10 14 0 2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva Porcentaje de mujeres Gráfico 11.3 Presencia de ITS y/o síntomas asociados en los últimos 12 meses, según lugar de residencia y región natural 256 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Porcentaje con una ITS Porcentaje con flujo vaginal Úlceras Llagas Genitales Edad 15-19 0,9 13,8 2,0 15,0 1 260 20-24 0,5 13,7 2,0 14,5 2 808 25-29 0,5 12,9 2,1 13,7 3 280 30-39 0,8 13,1 1,9 14,1 6 585 40-49 0,4 11,8 2,6 13,2 5 377 15-24 0,6 13,7 2,0 14,6 4 068 Estado conyugal Soltera ha tenido RS 0,7 12,2 1,5 12,8 3 197 Casada / conviviente 0,6 13,1 2,3 14,3 13 828 Divorciada/Separada/Viuda 0,3 11,9 2,2 13,0 2 286 Área de residencia Urbana 0,6 13,0 2,4 14,2 14 215 Rural 0,5 12,4 1,6 13,0 5 094 Departamento Amazonas 0,0 8,0 1,1 8,5 280 Áncash 0,6 14,0 2,4 14,7 779 Apurímac 0,8 13,5 2,4 14,4 277 Arequipa 0,5 16,9 3,4 18,5 761 Ayacucho 1,3 22,4 4,2 23,6 457 Cajamarca 0,0 10,9 0,8 11,1 1 006 Cusco 0,9 19,6 2,5 21,0 657 Huancavelica 0,9 18,9 1,8 19,1 340 Huánuco 2,5 12,7 2,0 14,0 534 Ica 0,9 4,1 1,2 5,0 513 Junín 0,7 14,1 2,1 14,7 829 La Libertad 0,6 6,1 0,7 6,4 1 139 Lambayeque 0,6 8,7 2,0 9,9 667 Lima 0,5 15,1 2,9 16,7 6 621 Loreto 0,7 7,3 1,5 8,0 706 Madre de Dios 1,1 14,5 1,9 15,1 85 Moquegua 0,9 11,2 2,7 12,4 144 Pasco 0,4 20,1 2,9 21,3 191 Piura 0,4 7,6 2,2 8,8 1 093 Puno 0,1 13,3 1,0 13,7 983 San Martín 0,4 6,5 0,7 6,6 540 Tacna 0,1 19,0 1,2 19,4 258 Tumbes 0,5 6,2 1,3 7,1 156 Ucayali 0,5 5,8 0,7 6,3 293 Región natural Lima Metropolitana 0,5 15,0 2,9 16,5 5 980 Resto Costa 0,6 9,4 1,9 10,4 4 423 Sierra 0,6 14,6 1,9 15,5 6 426 Selva 0,7 9,2 1,4 9,7 2 482 Nivel de educación Sin educación 0,1 10,4 1,2 10,8 651 Primaria 0,5 12,5 2,3 13,6 5 161 Secundaria 0,7 14,1 2,5 15,3 7 938 Superior 0,6 11,7 1,6 12,6 5 559 Quintil de riqueza Quintil inferior 0,5 10,9 1,3 11,6 3 080 Segundo quintil 0,6 12,6 2,0 13,5 3 697 Quintil intermedio 0,6 13,8 2,8 15,1 4 209 Cuarto quintil 0,9 13,6 2,3 14,8 4 202 Quintil superior 0,4 12,8 2,0 13,8 4 122 Total 2009 0,6 12,8 2,1 13,9 19 310 Total 2000 0,9 22,9 3,4 25,1 20 706 Cuadro 11.6 Prevalencia de infecciones de transmisión sexual y síntomas de ITS Mujeres que han tenido relaciones sexuales y porcentaje de mujeres que informó tener una ITS y/o síntomas asociados en los últimos 12 meses anteriores a la encuesta, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Informó ITS o síntoma Porcentaje de mujeres con una ITS/Flujo, llagas o granos Número de mujeres Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 257 Médico privado Curan- dero Farmacia / botica Consejo o tratamiento de cualquier fuente Edad 15-19 46,6 5,0 20,2 56,9 11,6 8,5 23,0 200 20-24 59,2 5,5 20,1 71,9 5,7 4,9 17,4 419 25-29 72,1 5,4 19,5 82,1 1,1 6,4 10,4 464 30-39 69,5 6,2 16,4 79,5 2,6 6,4 11,5 979 40-49 65,7 7,2 16,8 76,9 1,4 7,5 14,3 733 15-24 55,1 5,3 20,1 67,1 7,6 6,1 19,2 620 Estado conyugal Soltera ha tenido RS 54,8 3,2 17,0 65,7 6,9 6,1 21,3 433 Casada / conviviente 68,5 6,9 16,9 79,1 2,4 6,7 11,8 2 059 Divorciada/Separada/Viuda 63,0 5,1 25,4 74,5 2,8 6,4 16,3 304 Área de residencia Urbana 67,3 5,1 20,1 78,6 3,2 5,7 12,5 2 109 Rural 60,9 9,5 11,0 70,2 3,0 9,2 17,6 687 Departamento Amazonas 62,1 14,7 19,2 78,0 8,4 4,3 9,4 24 Áncash 64,9 7,2 26,6 76,9 6,1 4,3 12,7 119 Apurímac 71,9 3,8 15,8 78,1 2,0 6,7 13,1 42 Arequipa 61,8 2,8 18,8 72,6 3,4 5,9 18,1 145 Ayacucho 60,1 4,5 11,6 67,3 3,9 4,2 24,5 114 Cajamarca 65,7 11,0 10,5 79,3 2,9 10,5 7,3 112 Cusco 60,5 11,0 4,7 64,0 0,9 18,7 16,3 144 Huancavelica 48,9 7,7 5,7 60,7 0,7 6,9 31,8 68 Huánuco 75,8 6,5 16,6 82,2 3,4 4,4 9,9 88 Ica 67,5 2,1 22,1 77,2 2,1 4,2 16,5 31 Junín 56,5 11,2 21,5 77,4 3,6 2,2 16,8 128 La Libertad 67,1 8,8 25,0 85,0 3,4 4,7 6,9 81 Lambayeque 70,9 7,9 23,8 83,7 5,5 2,7 8,1 70 Lima 71,1 2,7 18,0 80,1 2,6 6,2 11,2 1 138 Loreto 62,4 15,1 34,1 77,8 4,8 5,3 12,1 62 Madre de Dios 65,4 8,6 25,1 80,8 2,4 5,6 11,3 14 Moquegua 71,0 7,8 10,0 77,5 5,0 6,9 10,5 19 Pasco 53,2 30,0 20,7 77,7 0,5 4,8 17,0 42 Piura 62,5 5,1 16,8 70,4 2,5 11,5 15,7 101 Puno 44,6 10,2 19,1 60,1 6,4 9,4 24,1 136 San Martín 75,2 10,2 26,8 91,3 3,9 0,0 4,8 38 Tacna 65,1 5,6 14,6 76,7 2,1 2,8 18,3 51 Tumbes 76,9 3,6 19,5 85,4 3,8 3,8 7,0 12 Ucayali 71,4 5,7 26,1 82,9 1,8 6,6 8,7 20 Región natural Lima Metropolitana 70,5 2,6 19,2 80,1 2,6 6,1 11,1 1 019 Resto Costa 67,6 5,4 19,0 78,1 4,1 5,0 12,9 485 Sierra 59,3 8,6 13,9 70,1 3,3 8,6 18,0 1 035 Selva 69,6 11,5 26,0 85,1 2,6 3,4 8,9 258 Nivel de educación Sin educación 48,5 14,5 12,5 64,8 0,8 9,7 24,7 71 Primaria 62,8 9,6 17,7 75,7 2,5 7,7 14,1 724 Secundaria 64,4 5,1 18,6 74,4 4,0 6,9 14,7 1 269 Superior 72,8 3,8 17,2 82,0 2,6 4,7 10,7 733 Quintil de riqueza Quintil inferior 56,1 9,2 12,5 66,0 2,4 10,8 20,8 371 Segundo quintil 60,1 9,7 18,8 73,3 2,7 8,4 15,6 519 Quintil intermedio 67,7 7,7 14,4 77,8 4,3 5,3 12,6 659 Cuarto quintil 65,8 4,3 24,6 78,7 3,2 5,8 12,3 660 Quintil superior 74,6 1,4 16,7 82,1 2,7 4,7 10,6 587 Total 2009 65,8 6,1 17,9 76,5 3,1 6,6 13,7 2 796 Total 2000 63,0 6,2 13,8 71,4 2,7 10,1 15,9 5 199 2/ Incluye las mujeres que informaron tener una ITS o flujo vaginal o llagas/granos genitales en los últimos 12 meses. Cuadro 11.7 Fuente para el tratamiento de ITS Fuente de tratamiento de ITS 1/ 1/ Las entrevistadas podían informar más de una fuente de tratamiento. Características seleccionadas Consejo o tratamiento de amigos o familiares Se auto- recetó Ni consejo ni trata- miento Número de mujeres con una ITS 2/ Número de mujeres con una ITS y porcentaje que recibió consejo o tratamiento, por fuente de tratamiento, según características seleccionadas, Perú 2009. 258 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 11.5 CONDUCTA SEXUAL, USO DEL CONDÓN Y ACCESO AL CONDÓN La conducta sexual individual y el uso de condones son determinantes claves del estatus de riesgo de contraer ITS y cuando esta información se agrega a nivel de la población, permite describir el contexto en el cual se deben diseñar e implementar los programas preventivos de VIH/SIDA e ITS, al igual que los programas curativos de ITS y de alivio de VIH/SIDA. En la ENDES Continua 2009, se preguntó a las mujeres por relaciones sexuales en los últimos 12 meses, número de parejas sexuales, uso de condón en la última relación y conocimiento de fuentes. Se trató también de conocer la relación de la mujer con la persona con quien tuvo la relación para distinguir la pareja sexual regular de la no regular, cohabitante o no. Los resultados se detallan en los Cuadros 11.8 a 11.10. Cuadros 11.8 a 11.10; y Gráfico 11.4 Número de parejas sexuales de las mujeres no en unión (Cuadro 11.8) • La distribución porcentual de mujeres no unidas por el número de personas con quienes tuvieron relaciones sexuales en los últimos 12 meses muestra que el 71,4 por ciento refirió no haber tenido ninguna pareja sexual (61,4 por ciento en 2000), 26,5 por ciento tuvo una pareja (38,3 por ciento en 2000), 2,2 por ciento tuvo dos o más parejas (0,3 por ciento en 2000). • Las mujeres entre 15 a 19 años fueron quienes más refirieron no haber tenido ninguna pareja sexual (85,8 por ciento), las de 25 a 29 años sólo una pareja (41,2 por ciento) y las de 20 a 24 años refirieron dos o más parejas (3,5 por ciento) en los últimos 12 meses. • El departamento que tuvo mayor porcentaje sin ninguna pareja fue Huancavelica (87,5 por ciento), con una pareja fue Ucayali (41,6 por ciento), y con dos o más parejas fueron Loreto (6,1 por ciento) y San Martín (4,1 por ciento). • El área rural (84,2 por ciento) y la Sierra (81,6 por ciento) fueron los lugares donde hay mayor porcentaje de mujeres que no tuvieron parejas en los últimos 12 meses. Esto también se observa entre las mujeres sin educación (93,3 por ciento) y del quintil inferior de riqueza (85,7 por ciento). Incluso fueron las mujeres sin educación quienes no registraron porcentaje alguno de quienes hayan manifestado haber tenido dos o más parejas sexuales. • Evidentemente, siendo la abstinencia un factor de protección para las ITS y el VIH/SIDA, es importante alentar su práctica entre menores de edad y fomentar el concepto de que a menos parejas sexuales es menor el riesgo de infectarse. El retardo del inicio de vida sexual es un mensaje clave para adolescentes. Número de parejas sexuales de mujeres casadas (Cuadro 11.8.1) • Evaluando la distribución porcentual de mujeres actualmente casadas o convivientes por número de personas con las que han tenido relaciones sexuales en los últimos 12 meses, se observa que la gran mayoría (97,8 por ciento) refirió haber tenido una sola pareja sexual incluyendo el esposo/compañero, lo cual se refuerza con el gran porcentaje de mujeres que manifiestan no haber tenido parejas sexuales (99,5 por ciento) excluyendo el esposo/compañero. • Un 0,3 por ciento ha tenido dos o más parejas sexuales incluyendo el esposo/compañero y ninguna lo acepta cuando se excluye al esposo/compañero. Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 259 Ninguna pareja 1 2+ Edad 15-19 85,8 12,7 1,5 100,0 0,2 4 033 20-24 58,8 37,7 3,5 100,0 0,5 2 088 25-29 55,3 41,2 3,4 100,0 0,5 1 266 30-39 59,6 38,4 2,0 100,0 0,4 1 651 40-49 77,2 21,6 1,2 100,0 0,2 1 347 15-24 76,6 21,2 2,1 100,0 0,3 6 120 Estado conyugal Soltera ha tenido RS 30,5 64,2 5,3 100,0 0,8 3 197 Soltera no ha tenido RS 100,0 0,0 0,0 100,0 0,0 4 902 Divorciada/separada/viuda 67,2 30,4 2,3 100,0 0,4 2 286 Área de residencia Urbana 68,4 29,1 2,5 100,0 0,3 8 427 Rural 84,2 15,1 0,7 100,0 0,2 1 956 Departamento Amazonas 66,4 30,7 2,8 100,0 0,4 98 Áncash 76,0 23,1 0,9 100,0 0,3 408 Apurímac 86,7 13,1 0,2 100,0 0,1 98 Arequipa 78,0 20,9 1,1 100,0 0,2 413 Ayacucho 76,2 23,3 0,5 100,0 0,2 220 Cajamarca 83,2 16,3 0,5 100,0 0,2 425 Cusco 78,3 19,6 2,0 100,0 0,2 319 Huancavelica 87,5 12,5 0,0 100,0 0,1 167 Huánuco 75,0 23,7 1,2 100,0 0,3 267 Ica 67,8 30,7 1,5 100,0 0,3 288 Junín 73,3 24,3 2,4 100,0 0,3 421 La Libertad 73,1 25,6 1,3 100,0 0,3 622 Lambayeque 74,5 24,6 0,9 100,0 0,3 433 Lima 64,8 32,0 3,2 100,0 0,4 4 139 Loreto 56,7 37,2 6,1 100,0 0,5 302 Madre de Dios 61,0 36,2 2,8 100,0 0,4 32 Moquegua 73,0 26,3 0,7 100,0 0,3 68 Pasco 82,0 17,3 0,7 100,0 0,2 93 Piura 84,1 15,0 0,9 100,0 0,2 592 Puno 85,2 14,6 0,2 100,0 0,2 494 San Martín 62,8 33,1 4,1 100,0 0,4 169 Tacna 71,1 27,2 1,7 100,0 0,3 133 Tumbes 74,6 24,1 1,3 100,0 0,3 72 Ucayali 55,6 41,6 2,8 100,0 0,5 112 Región natural Lima Metropolitana 64,1 32,6 3,2 100,0 0,4 3 768 Resto Costa 73,3 25,2 1,5 100,0 0,3 2 535 Sierra 81,6 17,7 0,7 100,0 0,2 3 130 Selva 61,3 34,2 4,5 100,0 0,4 951 Nivel de educación Sin educación 93,3 6,7 0,0 100,0 0,1 145 Primaria 80,1 18,6 1,3 100,0 0,2 1 304 Secundaria 77,9 20,4 1,6 100,0 0,2 5 607 Superior 56,0 40,5 3,4 100,0 0,5 3 328 Quintil de riqueza Quintil inferior 85,7 13,4 0,9 100,0 0,2 1 169 Segundo quintil 80,2 18,6 1,1 100,0 0,2 1 571 Quintil intermedio 72,2 26,1 1,7 100,0 0,3 2 200 Cuarto quintil 67,3 30,0 2,7 100,0 0,4 2 576 Quintil superior 63,8 33,2 3,0 100,0 0,4 2 867 Total 2009 71,4 26,5 2,2 100,0 0,3 10 384 Total 2000 61,4 38,3 0,3 100,0 0,4 12 215 Cuadro 11.8 Número de parejas sexuales de las mujeres que no están en unión Número de parejas sexuales Número de mujeres Promedio de parejasTotal Características seleccionadas Distribución porcentual de mujeres no unidas, por número de parejas sexuales en los últimos 12 meses y número promedio de parejas sexuales, según características seleccionadas, Perú 2009. 260 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 0 1 2+ Total Pro-medio 0 1 Total Pro- medio Edad 15-19 1,2 98,1 0,7 100,0 1,0 99,2 0,8 100,0 0,0 505 20-24 0,5 99,0 0,5 100,0 1,0 99,2 0,8 100,0 0,0 1 609 25-29 1,0 98,8 0,2 100,0 1,0 99,5 0,5 100,0 0,0 2 347 30-39 1,6 98,2 0,2 100,0 1,0 99,6 0,4 100,0 0,0 5 193 40-49 3,6 96,3 0,1 100,0 1,0 99,6 0,4 100,0 0,0 4 174 15-24 0,6 98,8 0,6 100,0 1,0 99,2 0,8 100,0 0,0 2 113 Área de residencia Urbana 2,2 97,5 0,3 100,0 1,0 99,4 0,6 100,0 0,0 9 622 Rural 1,4 98,5 0,1 100,0 1,0 99,9 0,1 100,0 0,0 4 206 Departamento Amazonas 1,0 98,7 0,3 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 219 Áncash 1,3 98,7 0,0 100,0 1,0 100,0 0,0 100,0 0,0 551 Apurímac 1,8 98,0 0,2 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 230 Arequipa 3,1 96,7 0,2 100,0 1,0 99,6 0,4 100,0 0,0 576 Ayacucho 1,3 98,6 0,1 100,0 1,0 100,0 0,0 100,0 0,0 334 Cajamarca 0,5 99,2 0,3 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 801 Cusco 2,7 97,2 0,1 100,0 1,0 99,6 0,4 100,0 0,0 519 Huancavelica 1,5 98,5 0,0 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 273 Huánuco 0,6 99,1 0,3 100,0 1,0 99,7 0,3 100,0 0,0 386 Ica 1,6 98,1 0,3 100,0 1,0 99,7 0,3 100,0 0,0 360 Junín 3,2 96,1 0,6 100,0 1,0 99,3 0,7 100,0 0,0 613 La Libertad 1,3 98,7 0,0 100,0 1,0 99,7 0,3 100,0 0,0 816 Lambayeque 1,5 98,3 0,2 100,0 1,0 99,1 0,9 100,0 0,0 442 Lima 2,7 96,9 0,4 100,0 1,0 99,1 0,9 100,0 0,0 4 290 Loreto 1,6 98,0 0,5 100,0 1,0 99,4 0,6 100,0 0,0 500 Madre de Dios 2,3 97,5 0,1 100,0 1,0 99,6 0,4 100,0 0,0 65 Moquegua 3,2 96,3 0,6 100,0 1,0 99,5 0,5 100,0 0,0 106 Pasco 1,6 98,4 0,0 100,0 1,0 100,0 0,0 100,0 0,0 148 Piura 0,7 99,3 0,0 100,0 1,0 100,0 0,0 100,0 0,0 862 Puno 2,6 97,4 0,0 100,0 1,0 100,0 0,0 100,0 0,0 788 San Martín 0,6 99,4 0,0 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 429 Tacna 3,0 96,6 0,4 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 183 Tumbes 0,7 99,2 0,2 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 121 Ucayali 1,3 98,4 0,3 100,0 1,0 99,7 0,3 100,0 0,0 216 Región natural Lima Metropolitana 2,7 96,9 0,5 100,0 1,0 99,0 1,0 100,0 0,0 3 825 Resto Costa 1,6 98,3 0,1 100,0 1,0 99,7 0,3 100,0 0,0 3 154 Sierra 1,9 97,9 0,2 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 4 991 Selva 1,2 98,6 0,2 100,0 1,0 99,6 0,4 100,0 0,0 1 857 Nivel de educación Sin educación 2,8 97,1 0,0 100,0 1,0 100,0 0,0 100,0 0,0 530 Primaria 2,2 97,7 0,1 100,0 1,0 99,9 0,1 100,0 0,0 4 300 Secundaria 1,7 98,1 0,2 100,0 1,0 99,5 0,5 100,0 0,0 5 634 Superior 2,0 97,5 0,5 100,0 1,0 99,1 0,9 100,0 0,0 3 364 Quintil de riqueza Quintil inferior 1,4 98,4 0,2 100,0 1,0 99,8 0,2 100,0 0,0 2 525 Segundo quintil 1,8 98,2 0,0 100,0 1,0 99,9 0,1 100,0 0,0 2 893 Quintil intermedio 1,7 98,1 0,1 100,0 1,0 99,6 0,4 100,0 0,0 3 068 Cuarto quintil 2,0 97,3 0,6 100,0 1,0 99,0 1,0 100,0 0,0 2 804 Quintil superior 2,9 96,8 0,3 100,0 1,0 99,4 0,6 100,0 0,0 2 537 Total 2009 2,0 97,8 0,3 100,0 1,0 99,5 0,5 100,0 0,0 13 828 11.8.1 Número de parejas sexuales de mujeres casadas Distribución porcentual de las mujeres actualmente casadas por número de parejas con las que ha tenido relaciones sexuales en los últimos 12 meses, incluyendo y excluyendo al esposo/compañero, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Número de parejas sexuales incluyendo esposo/compañero Número de parejas sexuales excluyendo esposo/compañero Número de mujeres Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 261 • Entre las mujeres que, incluyendo al esposo/compañero, aceptaron haber tenido dos o más parejas sexuales, las que tenían más porcentaje se encuentran entre 15 a 19 años (0,7 por ciento), del área urbana (0,3 por ciento), en Lima Metropolitana (0,5 por ciento), con educación superior (0,5 por ciento) y en el cuarto quintil de riqueza (0,6 por ciento). • Los departamentos con mayor porcentaje de mujeres que refieren dos o más parejas fueron Junín y Moquegua (0,6 por ciento en ambos casos), seguido de Loreto (0,5 por ciento), Lima y Tacna (0,4 por ciento cada uno). • Considerando que el número de parejas sexuales es un factor de riesgo, notamos que entre las mujeres entrevistadas no hay gran intercambio sexual por lo que se mantiene la consideración que la mayoría de mujeres que adquirieron el VIH/SIDA lo hicieron con su única pareja sexual. Al parecer, la monogamia no está protegiendo adecuadamente a la mujer peruana. Conocimiento y uso del condón (Cuadro 11.9) • Entre las mujeres que ha oído hablar sobre el VIH/SIDA, el 98,3 por ciento conocía sobre condones pero sólo el 9,5 por ciento los utilizó el último mes, y de las mujeres que lo usan como método anticonceptivo (1,8 por ciento) no los usó en su última relación sexual. • El 78,9 por ciento de mujeres conocía que hay fuentes médicas públicas y un 2,9 por ciento fuentes médicas privadas. Un buen porcentaje, 73,0 por ciento, sabía que se adquieren en las farmacias contra un 2,5 por ciento que no conoce fuentes para obtenerlos. • Es importante mencionar que entre mujeres de 20 a 24 años, un 11,9 por ciento reconoció haber utilizado condones en el último mes, antes lo usaron 6,2 por ciento, pero 3,0 por ciento que los usaban como método anticonceptivo no los usaron en su última relación sexual. • Su uso fue mayor entre solteras con actividad sexual (14,8 por ciento) el último mes y 12,2 por ciento antes, en el área urbana el 11,1 por ciento, Lima Metropolitana (13,7 por ciento), en mujeres con educación superior (14,6 por ciento) y del quintil superior de riqueza (15,2 por ciento). • En cuanto al grupo que los usa como método de planificación familiar pero que no los usó en su última relación sexual, fue mayor en el área urbana (2,1 por ciento), Lima Metropolitana y Resto Costa (2,3 por ciento en ambos grupos); en las de educación superior (2,6 por ciento) y quintil superior de riqueza (2,7 por ciento). • Es claro que a pesar de que una gran parte de las mujeres entrevistadas conoce de la existencia de los condones su uso sostenido no es una práctica frecuente, y que las mujeres no unidas son quienes más los usan en comparación con los otros grupos según estado conyugal. Uso de condón en los últimos doce meses según tipo de compañero (Cuadro 11.10 y Gráfico 11.4) • El uso de condones entre las mujeres que tuvieron relaciones en el año anterior a la encuesta, de acuerdo con el tipo de compañero, muestra los siguientes porcentajes un 9,8 por ciento usó condones con su esposo o compañero, en el 2000 fue 6,6 por ciento; el 32,5 por ciento los usó con un compañero con el cual no vive, en el 2000 fue 17,9 por ciento; y, un 13,8 por ciento usó condones con cualquier compañero, en el 2000 fue 8,0 por ciento. Es decir, que hubo un incremento en todos los casos, y que el porcentaje de uso es mayor con parejas que no viven con ellas. • El uso de condones con compañero con el cual no vive fue mayor en el área urbana (34,5 por ciento), en Lima Metropolitana (38,1 por ciento), en mujeres con educación superior (38,7 por ciento) y del quintil superior de riqueza (37,5 por ciento). • Asimismo, ocurrió con uso de condones con cualquier compañero en el área urbana (16,9 por ciento), en Lima Metropolitana (20,8 por ciento), en mujeres con educación superior (23,5 por ciento) y del quintil superior de riqueza (23,4 por ciento). 262 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Los datos presentes hacen notar que el uso de condones, cuya validez como método de protección de ITS y VIH/SIDA está por demás comprobado, es mayor con parejas que no viven con las mujeres entrevistadas y que el conocimiento y acceso a estos, aumenta en tanto mejor sea el nivel educativo y las condiciones socioeconómicas. Gráfico 11.4 Uso de condón según tipo de compañero, por lugar de residencia y nivel educativo 10 12 5 15 11 7 6 2 5 10 17 33 35 16 38 30 28 24 2 12 30 39 5 9 14 24 5 2 9 15 21 17 14 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 TOTAL ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural REGIÓN NATURAL Lima M etropolitana Resto Costa Sierra Selva NIVEL DE EDUCACIÓN Sin educación Primaria Secundaria Universitaria Porcentaje de mujeres Compañero residente Otro compañero Cualquiera Conocimiento de VIH/SIDA y otras ITS 263 Fuente médica pública Fuente médica privada Farmacia Otrafuente Podría conse- guir uno El último mes Antes Edad 15-19 98,1 77,1 3,6 72,6 5,6 60,6 2,7 10,1 9,6 1,9 1 172 20-24 98,5 79,4 2,7 77,3 6,5 67,7 1,7 11,9 6,2 3,0 2 674 25-29 98,5 81,8 3,5 75,8 6,5 69,0 1,8 11,7 3,3 1,5 3 115 30-39 98,6 80,5 2,7 73,2 6,1 67,3 2,0 10,1 2,2 2,1 6 218 40-49 97,7 75,3 2,6 68,8 5,9 60,3 4,0 6,0 1,2 1,0 4 978 15-24 98,3 78,7 2,9 75,9 6,2 65,5 2,0 11,4 7,3 2,6 3 846 Estado conyugal Soltera ha tenido RS 98,7 70,3 4,6 86,0 10,4 69,0 1,6 14,8 12,2 1,8 3 111 Casada / conviviente 98,2 81,0 2,4 69,4 5,0 64,5 2,8 9,3 1,0 2,0 12 880 Divorciada/Separada/Viuda 98,5 78,5 2,9 75,5 6,8 64,6 2,1 3,5 3,5 0,6 2 166 Área de residencia Urbana 99,3 75,8 3,3 84,1 7,5 70,3 1,2 11,1 3,8 2,1 14 002 Rural 95,1 89,3 1,3 35,6 1,8 48,2 6,8 4,4 1,2 0,9 4 154 Departamento Amazonas 98,4 92,7 1,3 52,5 2,8 54,8 3,4 7,2 2,0 1,1 268 Áncash 97,2 90,8 6,0 62,9 5,0 61,2 1,8 7,2 1,1 1,5 731 Apurímac 95,9 90,7 0,8 47,8 0,4 54,3 6,0 7,6 1,5 0,7 225 Arequipa 98,0 79,2 2,8 75,6 2,7 70,0 1,5 12,0 2,0 2,0 738 Ayacucho 94,5 86,7 2,5 44,3 1,2 41,7 7,9 4,7 4,1 1,7 391 Cajamarca 94,8 79,6 0,9 45,3 1,1 52,4 7,8 6,9 2,1 1,0 840 Cusco 97,3 79,2 1,1 50,7 1,8 57,2 1,5 7,6 2,6 0,8 587 Huancavelica 93,0 88,1 0,2 26,9 2,0 48,9 9,0 4,9 1,5 0,5 167 Huánuco 95,0 90,4 0,9 37,6 2,5 58,9 6,1 6,2 2,3 0,3 473 Ica 99,6 74,7 1,7 85,9 7,4 66,7 1,8 8,7 3,7 1,5 506 Junín 98,4 87,9 2,8 79,2 7,9 69,0 4,0 7,2 4,9 3,1 744 La Libertad 98,5 72,0 0,9 74,6 3,0 58,6 2,1 7,6 3,4 2,0 1 030 Lambayeque 99,3 66,5 1,8 79,8 4,5 65,2 2,6 7,1 2,7 4,0 653 Lima 99,6 70,3 4,3 88,9 10,3 76,2 0,7 13,6 4,4 2,3 6 594 Loreto 97,5 91,5 1,1 49,1 9,5 66,9 2,8 4,2 3,3 0,5 678 Madre de Dios 99,0 94,1 1,5 70,8 3,4 68,9 0,3 7,6 2,3 0,7 84 Moquegua 98,1 91,2 0,9 71,2 1,7 69,9 2,8 11,7 4,6 3,8 139 Pasco 97,0 87,5 0,6 50,9 0,5 58,0 3,5 5,6 2,5 1,1 150 Piura 99,2 79,7 1,0 74,0 4,6 57,1 6,3 7,9 1,5 1,6 1 063 Puno 95,2 91,1 4,1 57,3 1,4 34,0 3,2 4,6 1,5 1,2 871 San Martín 99,2 97,0 3,1 74,3 4,9 60,4 0,5 4,7 1,3 0,3 537 Tacna 99,6 83,1 1,8 72,0 1,7 68,0 0,5 14,2 4,1 0,6 257 Tumbes 99,9 89,8 3,3 79,5 4,6 72,0 0,8 7,8 2,9 0,9 155 Ucayali 99,3 93,4 1,8 64,2 3,1 76,7 3,6 4,9 2,2 1,1 276 Región natural Lima Metropolitana 99,7 68,0 4,4 90,7 11,0 77,0 0,6 13,7 4,3 2,3 5 964 Resto Costa 99,5 77,8 2,2 80,6 4,4 65,2 2,2 9,6 3,1 2,3 4 358 Sierra 95,7 85,7 2,1 52,1 2,5 52,6 5,0 6,5 2,4 1,2 5 449 Selva 98,5 92,5 2,0 62,5 5,8 65,3 2,1 5,9 2,5 1,1 2 386 Nivel de educación Sin educación 90,3 79,4 0,4 21,1 1,0 29,6 15,3 1,8 0,1 0,0 398 Primaria 95,5 83,9 1,3 45,9 1,6 45,2 7,2 4,4 0,7 0,5 4 380 Secundaria 99,2 80,7 2,4 78,0 5,1 68,7 0,9 9,2 2,8 2,1 7 827 Superior 99,7 72,3 4,9 91,0 11,7 78,9 0,1 14,6 5,9 2,6 5 552 Quintil de riqueza Quintil inferior 93,3 88,0 1,0 26,8 1,8 44,9 8,8 3,8 1,2 0,6 2 349 Segundo quintil 97,6 87,6 1,3 55,8 2,5 53,5 4,2 5,2 1,5 1,1 3 386 Quintil intermedio 99,0 83,7 1,9 79,0 3,3 66,0 1,6 8,5 3,0 1,9 4 124 Cuarto quintil 99,5 78,4 3,2 87,4 5,9 71,3 0,7 11,7 4,0 2,1 4 181 Quintil superior 99,8 62,2 5,8 92,9 14,8 79,8 0,3 15,2 5,0 2,7 4 116 Total 2009 98,3 78,9 2,9 73,0 6,2 65,3 2,5 9,5 3,2 1,8 18 157 Total 2000 97,5 65,1 3,4 58,2 5,8 53,1 10,9 5,7 2,1 0,9 11 908 1/ Conocimiento para Planificación Familiar o para prevención de enfermedades. 2/ Para las usuarias actuales se incluye como fuente el último sitio donde obtuvo el condón. 11.9 Conocimiento y uso de condón Conoce fuente para el condón 2/ No conoce fuentes para el condón Uso de condones Usa condón para PF; pero no usó en última relación Características seleccionadas Conoce sobre el condón 1/ Número de mujeres Número de mujeres que han oído hablar sobre el VIH/SIDA y que han tenido relaciones sexuales y porcentaje de mujeres que conoce sobre el condón masculino, que conoce alguna fuente para conseguirlos, que usó condón masculino durante la última relación sexual y que usa condones masculinos para planificar la familia pero no usó en la última relación sexual, según características seleccionadas, Perú 2009. 264 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Porcentaje Número demujeres Porcentaje Número de mujeres Porcentaje Número de mujeres Edad 15-19 5,5 516 35,6 567 21,3 1 082 20-24 10,5 1 645 36,0 859 19,3 2 494 25-29 11,6 2 382 33,5 571 15,7 2 947 30-39 11,0 5 183 30,1 684 13,2 5 852 40-49 7,4 4 055 21,3 322 8,3 4 369 15-24 9,3 2 162 35,8 1 426 19,9 3 576 Estado conyugal Soltera ha tenido RS na na 37,9 2195 37,9 2 195 Casada / conviviente 9,8 13510 26,2 63 9,8 13 543 Divorciada/Separada/Viuda 8,4 272 17,3 745 15,1 1 005 Área de residencia Urbana 12,1 9 576 34,5 2694 16,9 12 231 Rural 4,5 4 206 15,6 308 5,3 4 512 Departamento Amazonas 8,5 219 18,6 33 9,8 251 Áncash 7,4 561 20,0 97 9,3 658 Apurímac 8,0 229 22,3 13 8,7 242 Arequipa 13,5 561 30,0 93 15,9 653 Ayacucho 6,5 337 25,4 52 9,0 388 Cajamarca 6,6 810 29,1 72 8,4 883 Cusco 8,4 513 25,4 71 10,5 584 Huancavelica 3,6 273 23,7 20 5,0 292 Huánuco 4,5 392 35,0 66 8,7 457 Ica 9,1 357 33,1 94 14,1 449 Junín 8,0 609 37,7 117 12,7 723 La Libertad 8,0 814 30,4 167 11,9 981 Lambayeque 7,2 451 28,7 114 11,4 564 Lima 14,9 4 229 37,4 1 485 20,7 5 690 Loreto 4,3 507 21,8 126 7,7 630 Madre de Dios 6,6 65 31,4 13 10,7 77 Moquegua 15,9 106 31,9 19 18,3 124 Pasco 5,8 147 27,9 17 8,0 164 Piura 8,6 869 26,3 93 10,3 962 Puno 5,1 778 20,1 71 6,4 849 San Martín 4,5 435 20,1 64 6,4 499 Tacna 17,1 181 41,5 39 21,3 220 Tumbes 8,5 123 35,1 18 11,9 141 Ucayali 4,5 215 20,2 50 7,4 264 Región natural Lima Metropolitana 14,6 3 761 38,1 1 378 20,8 5 114 Resto Costa 11,3 3 168 29,5 680 14,5 3 844 Sierra 6,6 4 983 28,2 578 8,9 5 554 Selva 5,8 1 869 24,1 367 8,8 2 232 Nivel de educación Sin educación 2,0 528 1,5 10 2,0 537 Primaria 4,7 4 268 11,5 259 5,1 4 518 Secundaria 10,1 5 643 29,8 1 246 13,6 6 874 Superior 16,8 3 343 38,7 1 487 23,5 4 814 Quintil de riqueza Quintil inferior 3,9 2 525 12,9 166 4,5 2 688 Segundo quintil 5,9 2 904 19,8 306 7,2 3 209 Quintil intermedio 9,2 3 053 31,5 618 13,0 3 666 Cuarto quintil 12,9 2 799 35,5 864 18,0 3 640 Quintil superior 17,4 2 500 37,5 1 048 23,4 3 541 Total 2009 9,8 13 781 32,5 3 002 13,8 16 743 Total 2000 6,6 15 466 17,9 2 213 8,0 17 640 na: No aplica Cuadro 11.10 Uso de condón por tipo de compañero Usó condón con esposo o compañero Usó con compañero con quien no vive Usó condón con cualquier compañeroCaracterísticas seleccionadas Mujeres que tuvieron relaciones sexuales el año anterior a la encuesta y porcentaje que usaron condón en la última relación con el esposo o compañero, con quien no vive y con cualquier compañero, según características seleccionadas, Perú 2009. Violencia contra las mujeres 265 L VVIIOOLLEENNCCIIAA CCOONNTTRRAA LLAASS MMUUJJEERREESS 1122 La violencia en el Perú es un problema social de graves consecuencias para la salud, la economía y el desarrollo de los pueblos, se instala de manera silenciosa en numerosas familias y deja sus terribles secuelas1. Es la expresión más inhumana del ejercicio de poder, del hombre sobre la mujer, del adulto sobre las niñas y niños; y, en general, del fuerte sobre el débil. Es un atentado a los derechos humanos de quienes la sufren. Esta manifestación del ejercicio de poder de una persona sobre otra, puede ser expresada algunas veces, a través de insultos, amenazas, coerciones, chantajes y/o agresiones físicas que afectan la salud física, sexual y/o psicológica de las personas que la sufren, principalmente las mujeres y las niñas. Sin embargo, la violencia es un problema que generalmente se calla y se oculta principalmente por la propia víctima; y, en muchas culturas es tolerada y hasta legitimada como un derecho del hombre sobre la mujer, hijas e hijos, pasando así a formar parte de la interacción intrafamiliar. Se la instituye como práctica cotidiana, perpetuándose a través de generaciones en la crianza de las hijas e hijos; los que a su vez, la replican cuando son padres. Como respuesta a estos hechos, a comienzo de la segunda mitad del siglo pasado, la sociedad y el Estado han tratado de regular el ejercicio arbitrario de la violencia; fundamentalmente, con el fin de proteger a los más vulnerables. A nivel internacional, la Carta de las Naciones Unidas en el año 1945, constituye una afirmación de los Derechos Humanos y de la igualdad entre hombres y mujeres; y, en la Convención sobre la eliminación de todas formas de discriminación contra la mujer (CEDAW-1979), se consagra el principio de igualdad del hombre y de la mujer. De manera similar, en el país se han dado importantes avances normativos para prevenir, sancionar y erradicar la violencia familiar con la expedición de la Ley Nº 26260 en diciembre de 1993; la ratificación de los acuerdos de la Convención de Belem do Pará en 1994; la promulgación del Texto Único Ordenado de la Ley frente a la Violencia Familiar, aprobado por Decreto Nº 006-97-JUS el 25 de junio de 1997 y la Ley Nº 27306 que modifica la anterior Ley incluyendo a la violencia sexual como otra forma de violencia familiar. Estos dispositivos constituyen importantes avances en el esfuerzo por erradicar la violencia; establecen las penas a que se hacen acreedores los agresores y dan sustento al diseño e implementación del Plan Nacional Contra la Violencia hacia la Mujer: 2002-2007, el cual tiene entre sus principales objetivos establecer un sistema de información que permita conocer la magnitud, características, causas y consecuencias de la violencia familiar en el país. En la ENDES 2000, se incluyó por primera vez el módulo de Violencia Familiar con el fin de conocer las dimensiones nacionales y características de este problema contra las mujeres en edad fértil (15-49 años de edad); en la ENDES Continua 2007-2008 se incluyó este mismo módulo, con modificaciones que permitieran conocer otros aspectos relacionados a la violencia familiar; y en la ENDES Continua 2009, se ha proseguido con la línea de trabajo plasmada en las ENDES anteriores. En este capítulo, se presenta información sobre violencia verbal, física, sexual y violencia intrafamiliar. Asimismo, sobre la violencia reciente (durante los 12 meses anteriores a la encuesta) o alguna vez durante la relación con la pareja. Por otro lado, se indagó sobre aspectos de violencia intrafamiliar en las mujeres de 15 a 49 años de edad entrevistadas que no habían tenido unión alguna (nunca casada, nunca unida). 1 VIVIANO LLAVE, Teresa. Violencia Familiar en las Personas Adultas Mayores en el Perú. Lima 2005 266 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 También se brinda información sobre las consecuencias o episodios de violencia, asistencia a un médico o un establecimiento de salud, si las mujeres víctimas de violencia acudieron a alguna institución para buscar ayuda, y para quienes no lo hicieron, la razón por la cual no buscaron ayuda. En consecuencia, el fenómeno de la violencia se presenta tanto a nivel de pareja como a nivel de familia, que por lo general, no es declarada por la propia víctima. Las estadísticas de violencia contra la mujer dan cuenta de la importancia del tema y de la necesidad del mejoramiento de las políticas sociales de promoción y protección de la mujer y de la familia. 12.1 VIOLENCIA VERBAL DEL ESPOSO CONTRA LA MUJER La ENDES Continua 2009 indagó sobre la forma de violencia de tipo psicológico a la que estaba expuesta la mujer, se preguntó por situaciones por las que pasan algunas mujeres como si el esposo o compañero se ponía celoso o molesto, si ella conversaba con otro hombre, si él la acusaba frecuentemente de ser infiel, si le impedía que visite o la visiten sus amistades, si él trataba de limitar las visitas/contactos a su familia, si él insistía en saber todos los lugares donde ella iba o desconfiaba de ella con el dinero. También se indagó sobre situaciones desobligantes (si le había dicho o hecho cosas para humillarla delante de los demás); asimismo, sobre amenazas con hacerle daño a ella o a alguien cercano o con irse de la casa/quitarle a los hijos o la ayuda económica. El Cuadro 12.1 presenta el porcentaje de mujeres que contestaron afirmativamente a cada una de estas situaciones de control por parte del esposo. El Gráfico 12.1 evidencia estas situaciones según características seleccionadas. Cuadro 12.1 y Gráfico 12.1 Situaciones de control • El 68,4 por ciento de las mujeres alguna vez unidas entrevistadas afirmaron que el esposo / compañero ejerció alguna forma de control sobre ellas; situación que se presentó en mayor proporción en el grupo de mujeres de 15 a 19 años de edad (75,1 por ciento) y en las mujeres divorciadas, separadas o viudas (83,3 por ciento). • Por área de residencia, la proporción de mujeres alguna vez unidas que tuvieron algún tipo de control de parte de su esposo o compañero fue similar en el área urbana y rural (68,3 y 68,7 por ciento, respectivamente). Por región natural, la mayor proporción fue en la Sierra (71,5 por ciento). Según departamento, Apurímac presentó el mayor porcentaje (89,0 por ciento), seguido de Huánuco (80,1 por ciento), Pasco (79,8 por ciento) y Ayacucho (79,2 por ciento). De manera similar, entre las mujeres que tienen secundaria (71,1 por ciento) y primaria (69,6 por ciento), y en las ubicadas en el quintil intermedio y segundo quintil de riqueza (72,0 y 71,3 por ciento, respectivamente). • Entre las formas de control, la insistencia en saber a dónde va la mujer fue la que presentó el mayor porcentaje (51,5 por ciento), la cual tuvo predominancia en las mujeres de 15 a 19 años (58,8 por ciento) y en las divorciadas, separadas o viudas (64,0 por ciento). Se observó que esta forma de control es menor en las mujeres con nivel de educación superior (46,2 por ciento). Por quintil de riqueza, la mayor incidencia fue en el quintil inferior (55,4 por ciento) y el menor porcentaje en el quintil superior (42,7 por ciento). • Asimismo, el mayor porcentaje fue en el área rural (55,5 por ciento), en la Sierra (57,9 por ciento) y en Apurímac y Huánuco (76,8 y 72,5 por ciento, respectivamente) y los de menor porcentaje fueron Moquegua (40,7 por ciento) y Tumbes (42,4 por ciento). • Otra situación de control frecuente, fue la manifestación de celos (44,0 por ciento) y la de menor proporción fue que el esposo o compañero desconfía de ella con el dinero (14,9 por ciento), siendo las mujeres con nivel superior de educación y las ubicadas en el quintil superior las que presentaron los menores porcentajes (9,7 y 9,4 por ciento, respectivamente). Violencia contra las mujeres 267 Expresiones humillantes • El 22,8 por ciento de las mujeres alguna vez unidas respondieron que habían atravesado situaciones de violencia verbal a través de expresiones humillantes delante de otras personas. En mayor proporción, ocurrió en las mujeres divorciadas, separadas o viudas (42,3 por ciento), en las mujeres de 45 a 49 años de edad (28,0 por ciento), las de educación primaria y sin educación (23,9 por ciento en promedio) y las ubicadas en el segundo quintil de riqueza (26,1 por ciento). • Por área de residencia, la mayor proporción fue en el área urbana (23,4 por ciento), en la Sierra y Selva (24,8 y 24,5 por ciento respectivamente). Según departamento, Pasco es el que presentó el mayor porcentaje (41,7 por ciento), seguido por Cusco con 39,5 por ciento y Madre de Dios con 35,6 por ciento, y el de menor porcentaje fue Cajamarca con 12,0 por ciento. Amenazas del esposo o compañero • Una de cada cinco mujeres entrevistadas (19,9 por ciento) declaró haber sido amenazada por su esposo o compañero con irse de la casa o quitarle a los hijos o la ayuda económica, el 43,3 por ciento de ellas, fueron mujeres solas (divorciadas, separadas o viudas), mujeres de 40 a 44 años (22,9 por ciento) y de 45 a 49 años de edad (21,4 por ciento), con nivel secundaria (21,2 por ciento) y primaria (20,1 por ciento); asimismo, del segundo quintil de riqueza y del quintil intermedio (23,3 y 22,4 por ciento, respectivamente), residentes del área urbana (20,9 por ciento) y de la Selva (23,4 por ciento). • Respecto a otro tipo de amenaza, el 10,8 por ciento de las mujeres alguna vez unidas manifestó que su esposo o compañero amenazó con hacerle daño a ella o a alguien cercano. En mayor proporción fueron mujeres divorciadas, separadas o viudas (28,4 por ciento); mientras que en las casadas/unidas fue sólo el 8,3 por ciento. Por grupo de edad, el mayor porcentaje fue en mujeres que tenían entre 45 a 49 años de edad (14,7 por ciento), mujeres sin nivel educativo (14,8 por ciento) y las ubicadas en el segundo quintil (13,3 por ciento), residentes del área rural (12,8 por ciento) y de la Sierra y Selva con 13,8 y 12,3 por ciento, respectivamente. • Según departamento, el tipo de amenaza antes mencionado, se presentó en mayor proporción en Madre de Dios (20,7 por ciento), Apurímac (20,5 por ciento) y Ayacucho (19,4 por ciento). 268 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 12.1 Situaciones de control por parte del esposo o compañero, por grupos de edad, estado civil y área de residencia 71 69 68 75 72 69 67 66 66 66 83 68 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90 TOTAL GRUPOS DE EDAD 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 ESTADO CIVIL Casada o unida Divorciada/separada/viuda ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural Porcentaje de mujeres Violencia contra las mujeres 269 Situaciones desobligantes Es celoso La acusa de ser infiel Le impide que visite o la visiten sus amistades Insiste en saber donde va Descon- fía con el dinero Algún control Expresiones humillantes La amenaza con hacerle daño Amenaza con irse de casa / quitarle hijos o la ayuda económica Edad 15-19 48,5 19,7 24,6 58,8 13,7 75,1 11,2 5,8 11,9 402 20-24 48,9 17,6 21,7 55,2 13,6 72,4 15,4 6,9 17,7 1 386 25-29 47,1 18,1 21,6 52,2 14,5 70,7 21,5 9,4 18,7 2 278 30-34 42,5 17,3 21,4 52,3 15,0 68,6 23,3 10,6 20,5 2 574 35-39 42,3 17,3 21,2 49,1 14,1 66,6 23,1 10,3 19,7 2 510 40-44 42,0 19,9 23,0 51,2 16,3 65,8 25,9 13,8 22,9 2 034 45-49 42,0 22,0 21,9 48,1 15,9 66,1 28,0 14,7 21,4 1 697 Estado civil Casada o unida 41,0 15,4 18,4 49,7 12,8 66,3 20,0 8,3 16,6 11 288 Divorciada/separada/viuda 65,1 40,9 46,7 64,0 29,6 83,3 42,3 28,4 43,3 1 592 Área de residencia Urbana 47,2 17,3 22,3 49,6 14,4 68,3 23,4 9,9 20,9 8 859 Rural 37,1 21,3 20,9 55,5 16,0 68,7 21,3 12,8 17,8 4 021 Departamento Amazonas 38,9 21,3 21,3 55,7 14,3 68,4 23,2 12,5 20,6 209 Áncash 43,2 22,4 23,3 52,5 16,2 69,6 22,4 14,0 17,4 539 Apurímac 47,6 43,5 41,3 76,8 29,6 89,0 32,6 20,5 26,7 219 Arequipa 48,5 23,6 24,9 55,5 24,8 72,6 24,8 13,7 23,9 573 Ayacucho 46,1 26,7 24,2 64,7 25,5 79,2 33,0 19,4 24,6 316 Cajamarca 33,0 16,6 12,8 49,5 7,7 60,1 12,0 8,0 12,1 747 Cusco 43,0 25,4 19,1 44,5 10,9 61,7 39,5 15,3 21,4 514 Huancavelica 33,5 22,9 23,2 56,1 19,2 66,8 28,8 15,9 21,0 255 Huánuco 39,6 20,8 22,4 72,5 19,6 80,1 21,7 14,2 20,2 384 Ica 50,9 16,9 18,4 51,3 14,3 71,1 22,0 9,0 24,8 352 Junín 49,7 24,0 30,7 57,5 20,6 75,8 27,0 15,4 25,1 581 La Libertad 42,6 13,9 16,5 48,8 9,8 63,7 13,7 7,5 14,5 758 Lambayeque 49,7 18,3 27,6 50,2 13,9 70,1 19,9 7,9 17,7 403 Lima 45,6 13,6 21,3 44,4 11,9 64,9 21,8 8,1 19,0 3 872 Loreto 39,0 24,0 24,1 56,4 15,6 71,3 19,7 8,9 19,5 430 Madre de Dios 47,6 20,8 24,4 55,2 15,7 73,4 35,6 20,7 26,2 60 Moquegua 42,3 18,4 22,1 40,7 14,4 59,7 28,6 12,6 25,3 105 Pasco 61,6 22,2 23,5 60,1 23,0 79,8 41,7 11,3 20,8 140 Piura 47,9 16,6 20,1 45,6 11,7 66,1 17,0 7,3 19,3 767 Puno 40,7 19,4 26,1 66,2 20,3 77,9 26,4 14,5 22,2 746 San Martín 35,6 20,0 16,8 51,2 16,4 62,5 24,9 13,3 25,8 418 Tacna 47,4 17,0 20,8 43,0 15,7 67,0 26,9 13,1 21,7 181 Tumbes 47,9 16,3 20,1 42,4 8,3 63,8 15,1 8,0 17,3 113 Ucayali 39,2 22,9 20,5 64,4 20,6 76,9 19,7 7,6 21,1 198 Región natural Lima Metropolitana 44,5 13,1 21,4 43,0 11,7 63,7 21,5 7,3 17,6 3 416 Resto Costa 48,5 16,0 20,9 49,1 13,2 68,5 19,9 9,1 20,5 2 948 Sierra 42,0 22,8 22,6 57,9 17,6 71,5 24,8 13,8 20,0 4 781 Selva 40,8 21,8 22,3 54,5 16,5 69,1 24,5 12,3 23,4 1 735 Nivel de educación Sin educación 35,0 23,4 21,1 51,6 20,2 63,9 23,7 14,8 18,8 500 Primaria 40,2 24,0 23,7 54,2 18,0 69,6 24,0 13,7 20,1 3 988 Secundaria 48,2 18,2 22,3 52,5 15,1 71,1 24,3 10,0 21,2 5 233 Superior 43,3 11,5 19,0 46,2 9,7 63,1 18,5 7,8 17,7 3 159 Quintil de riqueza Quintil inferior 35,4 21,9 21,3 55,4 16,7 68,0 19,5 12,3 16,7 2 422 Segundo quintil 44,2 23,1 22,9 54,9 17,3 71,3 26,1 13,3 23,3 2 795 Quintil Intermedio 48,9 19,9 23,6 52,8 15,5 72,0 25,6 11,8 22,4 2 905 Cuarto quintil 49,0 15,7 21,3 50,2 14,7 68,6 23,2 9,6 20,0 2 521 Quintil superior 41,2 10,9 19,4 42,7 9,4 60,5 18,0 6,1 15,9 2 238 Total 2009 44,0 18,6 21,9 51,5 14,9 68,4 22,8 10,8 19,9 12 880 Cuadro 12.1 Violencia intrafamiliar: situaciones de control y violencia verbal por parte del esposo o compañero Entre las mujeres alguna vez unidas, porcentaje que experimentó situaciones de control y violencia verbal por parte del esposo, según características seleccionadas, Perú 2009. Situaciones de control Amenazas Número de mujeres alguna vez unidas Características seleccionadas 270 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 12.2 VIOLENCIA FÍSICA CONTRA LA MUJER Respecto a la violencia física, la ENDES Continua 2009, indagó en forma directa a las mujeres alguna vez casada/unida acerca de si su última pareja (esposo o compañero) había ejercido violencia física contra ellas. Este tipo de violencia se relaciona con agresiones físicas como haber sido empujada, sacudida, golpeada o agredida con el puño o con algún objeto duro, si había tratado de estrangularla o quemarla, si había sido pateada o arrastrada, amenazada o atacada con arma o si había sido forzada a tener relaciones sexuales en contra de su voluntad; y si estas situaciones se presentaron durante los 12 meses anteriores a la encuesta o alguna vez durante la relación con la pareja. Adicionalmente, se les preguntó por los precursores de la violencia (consumo de alcohol o drogas), y por los resultados de dichos episodios en términos de lesiones como moretones, heridas, huesos o dientes quebrados y quemaduras y si habían visitado un médico o centro de salud. Por otro lado, se presenta información de la violencia física que sufrieron las mujeres que declararon nunca haber estado casada/unida; asimismo, sobre la agresión física que ejercen las mujeres contra su esposo o compañero en el momento en que él no la estaba golpeando o agrediendo físicamente. Los resultados se muestran en los Cuadros 12.2 a 12.7 según características seleccionadas. Cuadros 12.2 a 12.7 y Gráficos 12.2 y 12.3 Violencia física por parte del esposo/compañero (Cuadro 12.2) • El 38,8 por ciento de las mujeres alguna vez unidas manifestó haber sufrido violencia física por parte de su esposo o compañero, como empujones, golpes, patadas, ataques o amenaza con cuchillo u otra arma, forzó a tener relaciones sexuales sin su consentimiento, entre otras formas. • Las mayores proporciones de violencia física se presentaron en las mujeres divorciadas, separadas o viudas (58,1 por ciento) y entre las mujeres de 45 a 49 años de edad (44,2 por ciento). Por nivel educativo, el mayor porcentaje fue entre las mujeres con nivel secundaria (42,5 por ciento); en menor proporción ocurrió en mujeres con nivel superior (30,1 por ciento). Por quintil de riqueza, el mayor porcentaje fue en las mujeres ubicadas en el quintil intermedio (43,9 por ciento). • Según área de residencia, las mujeres del área urbana (39,3 por ciento) experimentaron violencia física en mayor proporción que las del área rural (37,7 por ciento) y en la Selva y Sierra con 42,3 por ciento y 40,9 por ciento, respectivamente. Según departamento, se observó que en Apurímac (54,5 por ciento), Pasco (52,0 por ciento) y Cusco (50,1 por ciento), por lo menos una de cada dos mujeres alguna vez unidas fue víctima de agresión física por parte de su esposo o compañero. • Respecto a las formas de violencia física que en mayor proporción declararon las mujeres alguna vez unidas, fueron: “la empujó, sacudió o le tiró algo” (31,2 por ciento), “la abofeteó o le torció el brazo” (24,9 por ciento), “la golpeó con el puño o con algo que pudo hacerle daño” (21,9 por ciento) y “la pateó o arrastró” (15,4 por ciento). • Es importante mencionar las otras formas de violencia que representaron proporciones menores (3,6 por ciento o menos), dado que son formas peligrosas que podrían derivar en la muerte, estas fueron: “tratar de estrangularla o quemarla” (3,6 por ciento), “amenazarla con cuchillo u otra arma” (2,3 por ciento) y “atacarla con cuchillo, pistola u otro tipo de arma” (1,5 por ciento), siendo Apurímac el departamento que presentó los mayores porcentajes (11,4, 4,1 y 4,2 por ciento, respectivamente). • Estas formas de extrema violencia (tratar de estrangularla o quemarla, amenazarla con cuchillo u otra arma y atacarla con cuchillo, pistola u otro tipo de arma) fueron declaradas por mujeres divorciadas, separadas o viudas (9,9, 6,7 y 4,7 por ciento, respectivamente) y en mujeres con nivel primaria o sin educación (4,8 por ciento, 3,3 por ciento y 2,0 por ciento, en promedio, en cada una de estas formas de extrema violencia). Violencia sexual por parte del esposo o compañero • El 8,0 por ciento de las mujeres alguna vez unidas declaró haber soportado alguna forma de violencia sexual, es decir, reportaron haber sido obligadas por su esposo o compañero a tener relaciones sexuales Violencia contra las mujeres 271 contra su voluntad; el mayor porcentaje se presentó en mujeres divorciadas, separadas o viudas (20,2 por ciento), de 45 a 49 años de edad (13,3 por ciento) y sin nivel educativo o nivel primaria (10,0 y 9,7 por ciento, respectivamente). • Por área urbana y rural, no se advierte significativas diferencias (7,8 y 8,4 por ciento); por región natural, las mujeres de la Sierra y de la Selva sufrieron en mayor proporción este tipo de violencia (9,8 y 8,3 por ciento, respectivamente); asimismo, en los departamentos de Apurímac (18,3 por ciento), Cusco (15,4 por ciento), Moquegua (11,7 por ciento), Ayacucho (11,6 por ciento), Pasco (11,0 por ciento), Junín (10,8 por ciento), Arequipa (10,4 por ciento) y Puno (10,3 por ciento). • El 4,2 por ciento de las mujeres alguna vez unidas declaró que fueron obligadas a tener actos sexuales que ella no aprueba, el mayor porcentaje fue en las mujeres de 45 a 49 años de edad (7,1 por ciento), divorciadas, separadas o viudas (12,0 por ciento), con nivel de educación primaria (4,7 por ciento), y en aquellas que se encuentran en el quintil intermedio de riqueza (5,0 por ciento). • Según área de residencia, el porcentaje fue similar (4,1 por ciento en el área urbana y 4,4 por ciento en el área rural). Por región natural, la mayor proporción de mujeres obligadas a tener actos sexuales que no aprueba fueron residentes de la Sierra (5,2 por ciento) y de la Selva (4,5 por ciento). El departamento de Apurímac presentó el mayor porcentaje (13,4 por ciento). 272 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Empujó, sacudió o tiró algo Abofe teó o retorció el brazo Golpe ó con puño o algo que pudo da ña rla La han pateado o arrastrado Tra tó de e strangularla o que marla Atac ó con cuchillo, pistola u otra arma Amenazó con cuchillo, pistola u otra a rma Obligó a tener relaciones se xua les aunque ella no quería Obligó a tener re lacione s sexuale s que ella no a prueba Alguna de la s anteriore s Edad 15-1 9 19 ,8 15 ,7 12,7 9,6 1,0 0,4 0,8 3,2 2, 1 29 ,4 402 20-2 4 27 ,1 20 ,5 15,1 1 1,0 2,7 0,7 1,5 3,8 3, 0 33 ,6 1 386 25-2 9 31 ,2 22 ,7 19,3 1 3,2 2,9 1,0 1,7 6,6 3, 3 38 ,3 2 278 30-3 4 31 ,3 25 ,6 20,6 1 4,2 3,3 1,3 1,9 6,8 3, 2 37 ,7 2 574 35-3 9 31 ,0 25 ,0 22,8 1 6,1 3,7 1,8 2,2 8,1 4, 1 39 ,1 2 510 40-4 4 32 ,4 27 ,3 25,0 1 7,4 4,8 2,4 3,4 1 0,2 5, 4 41 ,4 2 034 45-4 9 35 ,9 29 ,8 30,1 2 2,2 4,5 2,0 3,6 1 3,3 7, 1 44 ,2 1 697 Estado c ivil Casada o unida 28 ,7 22 ,6 19,5 1 3,4 2,7 1,1 1,7 6,2 3, 1 36 ,1 11 288 Divorciad a/separa da/viud a 49 ,2 41 ,5 39,0 3 0,2 9,9 4,7 6,7 2 0,2 12, 0 58 ,1 1 592 Áre a de residenc ia Urbana 31 ,9 24 ,4 19,9 1 3,1 3,3 1,4 2,1 7,8 4, 1 39 ,3 8 859 Rural 29 ,6 26 ,0 26,3 2 0,6 4,2 1,8 2,7 8,4 4, 4 37 ,7 4 021 Depa rtamento Amazonas 31 ,3 26 ,3 25,9 1 3,5 3,6 1,7 2,9 8,5 5, 8 42 ,2 209 Ánca sh 33 ,1 30 ,0 23,1 1 5,3 3,7 1,6 1,8 6,1 5, 0 41 ,9 539 Apurím ac 47 ,0 41 ,9 41,7 3 2,6 11,4 4,2 4,1 1 8,3 13, 4 54 ,5 219 Arequ ipa 40 ,9 28 ,6 26,3 2 0,7 7,0 1,6 2,8 1 0,4 4, 2 46 ,1 573 Ayacucho 37 ,1 34 ,2 30,8 2 4,4 5,9 2,4 3,7 1 1,6 5, 9 47 ,9 316 Cajamarca 19 ,1 16 ,5 16,9 1 1,2 1,3 0,9 1,9 4,9 2, 5 26 ,5 747 Cusco 43 ,9 39 ,8 37,2 3 4,5 4,8 2,2 3,2 1 5,4 5, 8 50 ,1 514 Huan cavelica 29 ,1 24 ,4 26,7 2 4,1 3,6 2,4 3,3 8,2 6, 2 37 ,9 255 Huán uco 28 ,9 23 ,4 23,2 1 8,5 4,0 2,8 3,4 9,7 5, 2 33 ,9 384 Ica 33 ,3 22 ,9 21,0 1 1,4 2,5 0,9 2,5 8,3 4, 8 39 ,9 352 Jun ín 41 ,7 33 ,5 29,1 2 1,8 4,3 1,5 2,2 1 0,8 5, 5 47 ,2 581 La Libertad 18 ,4 15 ,1 13,0 6,8 1,9 1,0 1,2 2,9 0, 9 22 ,7 758 Lamba yeque 27 ,4 17 ,8 17,6 9,3 3,7 0,7 2,0 6,1 3, 7 31 ,9 403 Lima 30 ,0 22 ,7 18,1 1 0,4 2,6 1,1 1,7 7,4 3, 8 37 ,7 3 872 Lore to 28 ,2 25 ,3 23,5 1 8,6 5,0 1,7 2,9 7,7 4, 2 38 ,4 430 Madre de Dios 38 ,0 29 ,5 22,0 1 6,1 4,8 1,8 1,4 4,7 4, 0 43 ,6 60 Moque gua 37 ,0 23 ,6 19,6 1 3,7 3,0 2,2 2,0 1 1,7 5, 9 42 ,8 105 Pasco 44 ,1 40 ,0 31,8 2 5,0 3,1 1,9 2,5 1 1,0 7, 7 52 ,0 140 Piura 26 ,6 20 ,8 14,9 1 0,6 2,7 1,0 1,9 5,4 3, 0 35 ,4 767 Puno 34 ,3 29 ,7 30,6 2 8,0 6,0 2,1 3,1 1 0,3 4, 9 46 ,5 746 San Martín 33 ,2 25 ,6 23,5 1 5,6 3,4 2,7 4,0 7,0 3, 6 42 ,1 418 Tacna 40 ,2 27 ,9 24,0 1 6,4 3,5 2,6 3,7 8,7 4, 6 46 ,7 181 Tumbes 27 ,3 20 ,1 18,5 1 0,5 2,6 1,0 1,7 7,1 3, 7 34 ,6 113 Ucaya li 25 ,4 21 ,3 16,8 1 1,9 3,2 1,3 2,0 3,9 2, 3 34 ,0 198 Región na tura l Lim a Metropolitana 29 ,6 22 ,2 16,7 9,8 2,8 1,0 1,6 6,7 3, 5 37 ,2 3 416 Resto Costa 28 ,6 21 ,3 17,4 1 0,0 2,6 1,2 2,0 6,3 3, 3 35 ,3 2 948 Sierra 33 ,1 28 ,1 27,2 2 2,1 4,5 2,0 2,7 9,8 5, 2 40 ,9 4 781 Selva 33 ,6 27 ,7 25,3 1 7,6 4,5 1,8 3,1 8,3 4, 5 42 ,3 1 735 Nivel de educ ación Sin e ducación 31 ,7 32 ,2 32,4 2 6,0 4,5 2,1 3,4 1 0,0 4, 0 40 ,5 500 Primaria 31 ,8 28 ,0 27,8 2 1,4 5,0 1,9 3,1 9,7 4, 7 40 ,7 3 988 Secu ndaria 34 ,4 27 ,0 22,2 1 4,6 3,1 1,6 2,0 8,0 4, 4 42 ,5 5 233 Superior 25 ,2 16 ,4 12,3 7,6 2,5 0,9 1,6 5,4 3, 3 30 ,1 3 159 Quintil de riqueza Qu intil in ferior 27 ,6 25 ,0 26,4 2 0,5 4,5 1,7 2,8 8,2 3, 9 36 ,1 2 422 Segund o quintil 34 ,6 27 ,6 25,7 1 9,9 4,0 1,9 2,7 9,0 4, 5 42 ,3 2 795 Qu intil in terme dio 34 ,7 28 ,8 23,0 1 5,9 3,9 1,2 2,6 8,8 5, 0 43 ,9 2 905 Cuarto qu intil 31 ,5 23 ,8 19,2 1 1,0 2,9 1,8 1,6 7,6 4, 1 39 ,1 2 521 Qu intil su perior 26 ,0 17 ,7 14,0 8,8 2,5 0,9 1,6 6,0 3, 2 30 ,5 2 238 Total 20 09 31 ,2 24 ,9 21,9 1 5,4 3,6 1,5 2,3 8,0 4, 2 38 ,8 12 880 Cuadro 12.2 Violencia intrafamiliar: v iolencia física por parte del cóny uge alguna v ez des de los 15 años Entre la s mujeres a lguna ve z unidas, porce ntaje que experime ntó violencia física especí fica por p arte de l cónyuge alguna vez desde la edad de 15 año s, según cara cte rísticas seleccion adas, Perú 2009. Caracte rística s se leccionada s Violenc ia fís ica eje rc ida a lguna vez por parte del es poso o c ompañe ro Núme ro de mujeres a lguna vez unidas Violencia contra las mujeres 273 Gráfico 12.2 Violencia física por parte del esposo o compañero, por región natural, nivel de educación y estado civil 41 43 39 37 35 42 41 41 30 36 58 0 10 20 30 40 50 60 70 TOTAL REGIÒN NATURAL Lima Metropolitana Resto Costa Sierra Selva NIVEL DE EDUCACIÒN Sin educación Primaria Secundaria Superior ESTADO CIVIL Casada o unida Divorciada/separada/viuda Porcentaje de mujeres 274 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadro 12.3 • El 14,2 por ciento de las mujeres alguna vez unidas manifestó haber sido víctima de violencia física por parte de su esposo o compañero en los últimos 12 meses anteriores al día de la entrevista; en mayor proporción ocurrió en mujeres de 15 a 19 años de edad (22,2 por ciento), casadas/unidas (14,6 por ciento), en las que no tuvieron nivel educativo (16,1 por ciento) y en las mujeres ubicadas en el segundo quintil de riqueza (16,6 por ciento). • En el área urbana, la proporción de mujeres víctimas de violencia fue 14,3 por ciento y en el área rural 13,8 por ciento. Por región natural, la mayor proporción fue en la Selva (17,4 por ciento). Según departamento, Madre de Dios (20,9 por ciento), Apurímac (20,7 por ciento) y Moquegua (19,8 por ciento) presentaron los mayores porcentajes, y entre los de menor proporción destacaron La Libertad y Piura con 6,4 y 9,9 por ciento, respectivamente. • Entre las formas de violencia física reciente (en los últimos 12 meses anteriores al día de la entrevista), resaltaron las siguientes: el esposo/compañero “la empujó, sacudió o le tiró algo” (11,2 por ciento), “la abofeteó o le torció el brazo” (8,2 por ciento), “la golpeó con el puño o con algo que pudo hacerle daño” (6,9 por ciento) y su “esposo o compañero la ha pateado o arrastrado” (4,6 por ciento). Violencia sexual por parte del esposo o compañero • Del total de mujeres que sufrieron violencia física reciente, es decir, en los últimos 12 meses anteriores al día de la entrevista, el 2,8 por ciento de ellas, fueron obligadas a tener relaciones sexuales por su esposo o compañero, sin su consentimiento. Forma de violencia que en mayor proporción se presentó en mujeres sin nivel de educación (4,2 por ciento), de 40 a 44 años de edad (3,5 por ciento), en las mujeres ubicadas en el segundo quintil (3,5 por ciento) y en el quintil inferior de riqueza (3,4 por ciento). Por estado civil, el porcentaje fue similar en casada/unida (2,8 por ciento) y divorciada, separada o viuda (2,7 por ciento). • La violencia sexual en el área urbana y rural fue 2,5 y 3,3 por ciento, respectivamente. Por región natural, las mayores proporciones se presentaron en la Sierra (3,8 por ciento) y en la Selva (3,2 por ciento) y, en los departamentos de Cusco (6,5 por ciento), Apurímac (6,4 por ciento) y Ayacucho (5,8 por ciento); en menor proporción destacaron La Libertad y Ucayali con 0,8 y 1,2 por ciento, respectivamente. Violencia contra las mujeres 275 Empujó sacudió o tiró algo Abofeteó o retorció el brazo Golpeó con puño o algo que pudo dañarla La han pateado o arrastrado Trató de estran- gularla o quemarla Atacó con cuchillo, pistola u otro tipo de arma Amenazó con cuchillo, pistola u otra arma Obligó a tener relaciones sexuales aunque ella no quería Obligó a tener relaciones sexuales que ella no aprueba Alguna de las anteriores Edad 15-19 15,2 11,6 8,5 6,1 0,4 0,0 0,4 2,3 1,4 22,2 402 20-24 16,0 11,3 8,2 5,3 1,7 0,5 0,8 2,3 1,9 19,3 1 386 25-29 14,0 9,7 8,1 5,6 1,3 0,4 0,8 2,7 1,5 17,5 2 278 30-34 11,9 9,2 7,6 5,3 1,2 0,5 0,9 3,1 1,7 14,5 2 574 35-39 9,6 7,8 6,8 4,5 1,4 0,6 0,9 3,0 1,8 12,3 2 510 40-44 8,9 6,2 5,7 3,8 1,5 0,7 0,8 3,5 2,0 12,0 2 034 45-49 6,2 4,4 4,1 2,1 0,6 0,3 0,2 1,8 0,6 8,4 1 697 Estado civil Casada o unida 11,4 8,4 7,0 4,6 1,1 0,4 0,6 2,8 1,6 14,6 11 288 Divorciada / separada / viuda 9,5 7,2 5,5 4,5 2,2 1,0 1,4 2,7 1,9 11,2 1 592 Área de residencia Urbana 11,6 8,2 6,1 3,9 1,0 0,4 0,6 2,5 1,5 14,3 8 859 Rural 10,2 8,3 8,5 6,1 1,7 0,7 1,0 3,3 1,9 13,8 4 021 Departamento Amazonas 13,0 9,6 9,9 4,5 0,9 0,6 1,0 4,0 3,2 19,6 209 Áncash 12,1 10,3 8,3 5,4 1,4 0,3 0,6 2,3 2,5 14,7 539 Apurímac 17,2 14,1 13,0 9,0 3,2 1,2 1,3 6,4 5,4 20,7 219 Arequipa 15,3 8,6 7,8 5,4 1,5 0,8 1,0 3,6 1,5 18,1 573 Ayacucho 13,1 11,5 9,0 7,6 2,6 1,5 2,1 5,8 3,1 19,1 316 Cajamarca 8,6 6,8 7,9 4,5 0,8 0,4 1,0 3,0 1,6 11,6 747 Cusco 15,6 13,9 12,0 10,1 2,0 0,9 1,4 6,5 2,4 19,4 514 Huancavelica 10,9 9,5 8,3 7,9 2,0 1,6 2,2 3,8 2,9 14,0 255 Huánuco 7,8 6,5 7,0 4,8 1,2 0,8 1,1 2,8 1,6 11,3 384 Ica 13,0 9,0 6,0 4,0 1,1 0,0 0,7 2,3 1,7 15,2 352 Junín 15,8 11,0 8,0 6,0 1,2 0,5 0,6 3,6 2,3 18,9 581 La Libertad 4,5 3,7 3,5 1,3 0,1 0,3 0,0 0,8 0,2 6,4 758 Lambayeque 11,4 6,2 7,1 2,8 1,9 0,2 0,5 2,4 2,3 13,6 403 Lima 10,4 7,4 5,1 3,2 1,0 0,3 0,4 2,1 1,0 12,8 3 872 Loreto 13,6 11,1 10,4 6,7 2,9 0,4 1,2 3,0 2,0 18,0 430 Madre de Dios 16,6 12,8 9,1 6,2 2,0 0,2 0,4 2,9 3,1 20,9 60 Moquegua 15,9 9,7 7,4 4,5 1,2 0,6 0,9 4,1 2,2 19,8 105 Pasco 10,4 9,9 8,2 7,0 0,7 0,8 0,9 4,1 2,0 15,6 140 Piura 8,0 4,9 2,9 2,2 0,6 0,5 0,7 2,0 1,0 9,9 767 Puno 11,4 8,6 8,3 7,1 1,5 0,4 0,4 1,9 2,1 14,7 746 San Martín 12,4 9,7 9,3 4,5 1,0 1,1 1,8 3,5 1,8 17,4 418 Tacna 13,0 7,9 7,6 4,5 1,3 0,7 1,1 2,1 1,3 18,0 181 Tumbes 10,4 7,6 6,8 3,9 0,9 0,4 0,9 4,0 2,6 14,3 113 Ucayali 10,8 7,3 7,0 4,4 0,9 0,0 0,2 1,2 0,9 15,1 198 Región natural Lima Metropolitana 10,3 7,3 4,5 3,0 1,0 0,1 0,3 2,0 0,9 12,5 3 416 Resto Costa 9,6 6,7 5,1 2,5 0,8 0,4 0,5 1,9 1,2 11,9 2 948 Sierra 12,0 9,1 8,6 6,8 1,6 0,8 1,1 3,8 2,4 15,6 4 781 Selva 13,0 10,1 9,4 5,2 1,6 0,4 1,0 3,2 1,8 17,4 1 735 Nivel de educación Sin educación 10,9 11,1 12,0 9,0 1,5 0,9 1,4 4,2 1,7 16,1 500 Primaria 9,7 7,9 8,1 5,5 1,6 0,7 1,0 3,4 1,8 13,1 3 988 Secundaria 13,5 10,0 7,5 4,9 1,1 0,3 0,7 2,9 1,6 16,8 5 233 Superior 9,2 5,1 3,3 2,1 0,9 0,4 0,4 1,5 1,3 10,8 3 159 Quintil de riqueza Quintil inferior 10,3 8,6 9,4 6,4 1,8 0,7 1,1 3,4 1,7 14,6 2 422 Segundo quintil 13,0 9,7 8,8 6,0 1,5 0,7 1,0 3,5 2,1 16,6 2 795 Quintil intermedio 12,9 10,0 7,2 4,7 1,1 0,4 1,1 3,0 1,9 15,7 2 905 Cuarto quintil 10,6 7,4 5,6 3,0 0,8 0,5 0,3 2,6 1,8 13,9 2 521 Quintil superior 8,1 4,6 2,8 2,3 0,9 0,1 0,1 1,1 0,4 9,1 2 238 Total 2009 11,2 8,2 6,9 4,6 1,2 0,5 0,7 2,8 1,6 14,2 12 880 Cuadro 12.3 Violencia intrafamiliar: violencia física por parte del cónyuge en los últimos 12 meses Entre las mujeres alguna vez unidas, porcentaje que experimentó violencia física por parte del cónyuge en los últimos 12 meses, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Violencia física ejercida por parte del cònyuge en los ùltimos 12 meses Número de mujeres alguna vez unidas 276 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadro 12.4 • La quinta parte de las mujeres de 15 a 49 años de edad (20,3 por ciento), han sido maltratadas físicamente por otra persona aparte de su actual/último esposo o compañero, porcentaje reducido en 7,6 puntos porcentuales respecto al año 2000 que fue 27,9 por ciento. Esta experiencia fue declarada en mayor proporción por el grupo de mujeres que tenían entre 35 a 39 años de edad (22,3 por ciento), por las divorciadas, separadas o viudas (21,8 por ciento), seguido de las casadas/unidas (20,8 por ciento), mujeres con nivel secundaria (23,4 por ciento) y las ubicadas en el cuarto quintil de riqueza (25,0 por ciento) y en el quintil intermedio (24,7 por ciento). • La violencia física a mujeres por parte de otra persona diferente a su esposo o compañero fue reportada en mayor proporción por las mujeres que residen en el área urbana (23,0 por ciento); por región natural, fue en Lima Metropolitana (27,3 por ciento). Por departamento, Tacna (29,8 por ciento), Madre de Dios (26,4 por ciento) y Lima (26,3 por ciento) presentaron los más altos porcentajes. • El padre y la madre fueron las personas declaradas como las que ejercieron la violencia o maltrato físico en mayor proporción (30,6 y 28,2 por ciento, respectivamente), mientras que en el año 2000, estos porcentajes fueron 45,2 por ciento (padre) y 45,8 por ciento (madre), lo que significa un descenso de 14,6 y 17,6 puntos porcentuales, correspondientemente. • En el Cuadro 12.4 se observa que las mujeres de 15 a 19 años de edad que experimentaron violencia física por otra persona diferente al esposo/compañero declararon en mayor proporción a la madre y al padre como los principales agresores (42,5 por ciento y 37,6 por ciento, respectivamente). También se aprecia un mayor porcentaje de mujeres de 30 a 49 años de edad que declararon al padre como la persona que ejerció la violencia física. • Con relación al estado conyugal, las mujeres nunca casada o unida declararon a la madre como principal agresora (37,8 por ciento), seguido por el padre (33,8 por ciento), hermano (24,2 por ciento) y otras personas (24,0 por ciento); mientras que las casadas o unidas manifestaron al padre como principal agresor (29,5 por ciento) y a la madre (25,5 por ciento). Respecto a las divorciadas, separadas o viudas, el 30,5 por ciento de ellas declararon al padre como la persona que ejerció la violencia física, seguido por otras personas (28,1 por ciento) y la madre con 22,1 por ciento). • Por departamento, Huancavelica mostró una mayor ocurrencia de maltrato por parte de la madre (41,8 por ciento) y en menor proporción fue Puno (16,2 por ciento); mientras que la mayor proporción de agresión por parte del padre fue en Amazonas (43,7 por ciento) y en menor porcentaje fue Ucayali (18,9 por ciento). Cuadro 12.5 • Del total de mujeres alguna vez unidas que experimentaron algún maltrato físico por su esposo o compañero, el 64,9 por ciento de ellas resultó con moretones y dolores, el 13,9 por ciento reportó haber tenido herida o lesión, huesos y dientes rotos o quemaduras y el 14,0 por ciento acudió a un servicio de salud. • Respecto a las mujeres alguna vez unidas que reportaron en mayor proporción haber quedado con moretones y dolores a consecuencia del maltrato físico de su esposo o compañero fueron mujeres entre 45 a 49 años de edad (72,0 por ciento), divorciadas, separadas o viudas (74,3 por ciento), sin educación (77,6 por ciento), ubicadas en el quintil inferior (70,7 por ciento), residentes del área rural (68,1 por ciento), de la Selva (71,7 por ciento); y según departamento, por lo menos ocho de cada diez mujeres de Apurímac (86,1 por ciento), San Martín (84,1 por ciento), Arequipa (82,1 por ciento) y Huánuco (81,3 por ciento) resultaron con moretones o dolores a causa de la agresión física. • Los episodios de violencia que culminaron con heridas, lesión, huesos o dientes rotos o quemaduras fueron reportados en mayor proporción, por las mujeres divorciadas, separadas o viudas (21,8 por ciento), sin Violencia contra las mujeres 277 nivel de educación (23,9 por ciento) y de 45 a 49 años de edad (19,6 por ciento), por área de residencia, no se observó marcadas diferencias. Por región natural, el mayor porcentaje fue en la Sierra (15,3 por ciento) y según departamento Apurímac (25,6 por ciento), Madre de Dios (20,5 por ciento), Arequipa (20,2 por ciento) y Pasco (20,0 por ciento) presentaron las más altas proporciones. Cuadro 12.6 • La ENDES Continua 2009 recopiló información sobre la violencia física al cónyuge por parte de la esposa o compañera. El 9,1 por ciento de las mujeres alguna vez unidas ejerció violencia física contra su esposo o compañero, en momentos que él no la estaba golpeando o maltratando físicamente. Este comportamiento se presentó en mayor proporción entre las mujeres de 20 a 24 años de edad (11,8 por ciento), en divorciadas, separadas o viudas (10,4 por ciento), en las que tenían educación superior (12,2 por ciento) y entre las mujeres ubicadas en el cuarto quintil de riqueza (14,2 por ciento). • La mayor proporción de mujeres que alguna vez ha pegado o maltratado físicamente a su esposo o compañero fue entre las residentes del área urbana (11,5 por ciento), de Lima Metropolitana (13,5 por ciento) y en los departamentos de Madre de Dios (16,5 por ciento), Moquegua (16,0 por ciento) e Ica (13,7 por ciento). • El 3,7 por ciento de las mujeres alguna vez unidas, ejerció violencia física contra su esposo o compañero durante los últimos 12 meses anteriores a la fecha de la encuesta (violencia reciente). El Cuadro 12.6 muestra que la mayor ocurrencia fue en las mujeres jóvenes de 15 a 24 años de edad (6,5 por ciento en promedio), en casadas/unidas (3,8 por ciento), con educación superior (4,7 por ciento), ubicadas en el cuarto quintil de riqueza (5,5 por ciento), en las residentes del área urbana (4,7 por ciento) y de Lima Metropolitana (5,7 por ciento). Según departamento, el mayor porcentaje fue en Madre de Dios (9,9 por ciento), Moquegua (7,8 por ciento) y Ucayali (6,1 por ciento). 278 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 La madre El padre Los padrastros Una hermana Un hermano Ex-marido/ compañero Los suegros Otras personas Edad 15-19 18,9 2 471 42,5 37,6 3,4 3,6 26,2 0,5 0,0 16,7 467 20-24 18,9 2 422 34,2 34,6 3,2 5,0 17,7 4,6 0,0 25,1 459 25-29 21,2 2 918 27,0 26,5 4,4 6,1 18,3 12,2 0,7 28,0 617 30-34 21,9 2 939 26,4 29,7 3,2 4,0 12,1 20,4 0,0 24,5 644 35-39 22,3 2 751 25,5 32,6 1,3 4,7 17,5 17,1 0,6 20,8 614 40-44 19,9 2 190 23,6 28,6 2,2 4,6 14,9 23,4 0,2 24,6 436 45-49 17,7 1 834 16,2 23,7 3,1 3,0 17,0 26,2 0,5 26,5 325 Estado civil Nunca casada o unida 18,7 4 644 37,8 33,8 1,6 5,1 24,2 0,0 0,0 24,0 867 Casada o conviviente 20,8 11 288 25,5 29,5 3,4 4,5 15,7 19,5 0,4 23,0 2 349 Divorciada/separada/viuda 21,8 1 592 22,1 30,5 3,9 2,9 12,9 18,2 0,3 28,1 347 Área de residencia Urbana 23,0 12 586 29,3 30,9 3,2 4,5 18,4 13,6 0,3 23,4 2 901 Rural 13,4 4 938 23,0 29,3 1,8 4,6 13,6 19,3 0,2 25,1 662 Departamento Amazonas 21,1 253 33,0 43,7 2,0 1,8 11,3 23,8 1,4 10,0 54 Áncash 18,4 724 26,2 25,6 3,1 5,5 21,0 14,7 0,0 23,0 133 Apurímac 17,6 264 25,1 37,2 0,0 4,5 9,4 6,5 0,0 41,2 47 Arequipa 20,9 772 28,2 25,9 7,5 2,3 14,5 7,5 0,7 26,7 162 Ayacucho 19,3 418 26,8 34,1 1,8 7,2 20,5 14,3 0,0 25,1 81 Cajamarca 9,8 944 40,1 41,7 1,0 5,5 14,4 9,3 0,0 11,1 93 Cusco 17,6 665 29,1 21,5 3,1 3,8 8,4 18,4 2,3 33,3 117 Huancavelica 14,6 334 41,8 30,0 1,6 7,2 17,0 5,3 0,0 22,1 49 Huánuco 14,1 498 20,0 20,5 0,0 6,9 18,7 26,9 0,0 24,3 70 Ica 18,7 474 24,9 25,0 4,0 2,4 15,9 22,6 0,8 16,1 89 Junín 21,5 769 27,0 38,1 2,6 8,8 27,1 9,2 0,0 24,2 165 La Libertad 13,7 1 037 33,7 29,1 4,1 1,3 9,1 19,7 0,0 15,3 142 Lambayeque 11,6 597 27,4 25,5 4,4 0,0 25,3 8,5 0,0 25,9 69 Lima 26,3 5 744 30,0 30,6 2,5 5,7 20,0 13,7 0,2 24,0 1 512 Loreto 17,0 535 30,9 26,1 1,4 2,3 7,1 26,4 0,8 18,8 91 Madre de Dios 26,4 74 23,2 23,2 6,4 5,3 6,0 27,0 0,6 28,0 20 Moquegua 22,9 133 25,3 27,3 4,8 4,9 14,8 16,2 0,0 28,3 31 Pasco 12,0 183 22,7 37,9 1,6 2,4 19,4 13,5 0,9 25,3 22 Piura 14,3 1 017 28,4 35,3 4,4 3,8 21,3 13,2 0,0 19,6 145 Puno 22,2 996 16,2 35,3 3,9 2,0 13,9 3,4 0,6 34,7 221 San Martín 23,7 478 21,1 31,1 2,2 0,0 9,8 37,2 0,0 17,0 113 Tacna 29,8 239 19,2 29,1 2,9 5,2 16,6 16,1 0,0 26,9 71 Tumbes 17,9 140 29,3 34,2 2,3 0,0 5,7 33,3 0,0 8,7 25 Ucayali 18,0 238 27,4 18,9 5,4 1,8 12,3 23,2 0,0 22,9 43 Región natural Lima Metropolitana 27,3 5 086 30,2 30,4 2,1 6,2 19,9 12,9 0,2 24,7 1 388 Resto Costa 17,6 4 074 27,9 29,9 4,2 2,7 17,8 16,5 0,1 19,8 718 Sierra 16,7 6 274 27,1 32,3 3,6 4,5 16,5 10,3 0,4 26,6 1 049 Selva 19,5 2 090 24,4 28,5 2,4 2,2 11,1 28,5 0,6 20,0 407 Nivel de educación Sin educación 10,6 548 30,0 20,1 0,2 5,5 6,4 30,0 0,1 27,6 58 Primaria 16,4 4 455 20,0 25,4 3,1 5,1 10,7 24,0 0,2 31,8 730 Secundaria 23,4 7 727 29,0 29,2 3,5 4,0 18,1 15,0 0,3 21,6 1 807 Superior 20,2 4 794 32,7 37,9 2,1 5,1 22,2 6,1 0,4 21,3 968 Quintil de riqueza Quintil inferior 12,4 2 987 24,6 31,1 2,2 3,6 10,8 22,4 0,3 23,2 370 Segundo quintil 19,3 3 462 24,1 29,3 2,7 5,7 14,0 19,9 0,4 26,6 667 Quintil intermedio 24,7 3 842 26,7 29,7 4,4 6,4 21,4 11,9 0,3 23,2 950 Cuarto quintil 25,0 3 623 31,2 29,9 1,9 3,2 19,7 10,7 0,0 24,8 907 Quintil superior 18,5 3 610 32,2 34,0 3,0 3,1 16,1 14,5 0,5 20,3 668 Total 2009 20,3 17 525 28,2 30,6 3,0 4,5 17,5 14,7 0,3 23,7 3 563 Total 2000 27,9 17 369 45,8 45,2 1,8 4,6 15,0 5,4 0,6 22,6 8 283 Cuadro 12.4 Violencia intrafamiliar por personas diferentes al cónyuge: persona que ejerció la violencia física Número de mujeres agredidas Porcentaje de mujeres que han experimentado violencia física por otra persona diferente al esposo/compañero; yentre éstas distribución porcentual por relación de parentesco de la entrevistada con la persona que proporcionó la violencia física, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas Maltrato por otras personas Total de mujeres Persona que ejerció la violencia Violencia contra las mujeres 279 R esultó con moretones y dolores H erida s o lesión, hues os o dientes rotos, quemaduras Fue nece sario ir a serv icio de salud Edad 15-1 9 56,4 3,3 6,7 118 20-2 4 59,9 7,9 9,8 466 25-2 9 61,3 10,6 9,9 871 30-3 4 66,3 13,6 15,6 971 35-3 9 62,9 13,7 15,1 982 40-4 4 67,1 17,7 16,5 843 45-4 9 72,0 19,6 16,2 750 Estado c ivil Casada o unida 62,8 12,1 12,0 4 076 Divorciad a/separada/viuda 74,3 21,8 22,7 925 Á re a de residenc ia Urb ana 63,5 13,6 14,0 3 484 Rural 68,1 14,6 13,9 1 517 D epa rtamento Amazonas 64,1 14,6 13,4 88 Ánca sh 75,5 9,5 12,5 226 Apurím ac 86,1 25,6 27,5 119 Arequ ipa 82,1 20,2 19,9 264 Ayacucho 67,9 18,4 14,3 151 Cajamarca 61,0 13,5 9,1 198 Cusco 68,2 11,6 14,1 258 Huan cavelica 64,5 12,7 13,2 97 Huán uco 81,3 16,0 13,6 130 Ica 71,9 8,5 13,8 141 Jun ín 66,3 10,5 14,6 274 La Libertad 47,0 10,2 11,5 172 Lamba yeq ue 63,5 10,9 13,8 129 Lim a 61,0 15,0 12,9 1 461 Lore to 71,4 16,2 11,0 165 Madre de D io s 64,8 20,5 17,0 26 Moque gua 56,0 12,4 13,5 45 Pasco 55,2 20,0 10,5 73 Piura 48,1 7,8 13,6 271 Puno 59,0 13,6 17,3 347 San Martín 84,1 8,8 9,3 176 Tacna 59,4 19,6 21,0 85 Tum bes 57,5 11,2 13,5 39 Ucaya li 61,3 16,7 12,8 67 R egión na tura l Lim a Metropolitana 59,9 13,5 12,4 1 272 Resto C osta 59,8 12,6 14,6 1 041 Sierra 68,4 15,3 15,4 1 955 Selva 71,7 12,7 12,2 733 N ivel de educ ación Sin e ducación 77,6 23,9 18,5 202 Primaria 69,2 16,1 14,3 1 624 Secu ndaria 62,9 12,6 13,4 2 225 Superior 59,5 11,1 13,7 949 Quintil de riqueza Qu intil in ferior 70,7 15,5 12,8 875 Segund o quintil 65,7 13,3 13,4 1 183 Qu intil in terme dio 65,3 13,4 15,0 1 274 Cuarto qu intil 61,1 12,2 14,5 985 Qu intil su perior 61,1 16,3 13,9 684 Total 20 09 64,9 13,9 14,0 5 001 C uadro 12.5 Violencia intrafamiliar: res ultado de episodios violentos C aracterístic as s elecci onadas Res ultado de los episodios violentos Entre las mu jeres alg una vez u nid as qu e experime ntaro n alg una vez violencia física po r parte del espo so o compa ñero , porcenta je con resu lta dos específicos de e pisodios violen tos, seg ún cara cterísticas se le ccio nada s, Perú 20 09. N úmero de mujeres alguna vez unidas maltra tadas 280 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Agresión al esposo cuando no la estaba agrediendo en los últimos 12 meses Agresión al esposo cuando no la estaba agrediendo alguna vez Edad 15-1 9 6,9 9,0 40 2 20-2 4 6,0 1 1,8 1 38 6 25-2 9 4,9 1 0,1 2 27 8 30-3 4 4,0 9,7 2 57 4 35-3 9 2,8 8,4 2 51 0 40-4 4 2,1 7,7 2 03 4 45-4 9 2,0 7,1 1 69 7 Estado c ivil Casada o unida 3,8 8,9 11 28 8 Divorciad a / separada / viuda 2,7 1 0,4 1 59 2 Áre a de residenc ia Urb ana 4,7 1 1,5 8 85 9 Rural 1,4 3,8 4 02 1 Depa rtamento Amazonas 1,7 4,2 20 9 Ánca sh 1,4 5,1 53 9 Apurím ac 3,6 7,4 21 9 Arequ ipa 3,5 1 0,2 57 3 Ayacucho 3,3 6,1 31 6 Cajamarca 1,9 2,6 74 7 Cusco 2,1 5,3 51 4 Huan cavelica 1,5 2,5 25 5 Huán uco 3,5 8,8 38 4 Ica 4,4 1 3,7 35 2 Jun ín 3,5 9,7 58 1 La Libertad 2,3 7,5 75 8 Lamba yeq ue 3,0 9,7 40 3 Lim a 5,6 1 3,0 3 87 2 Lore to 4,8 9,9 43 0 Madre de D io s 9,9 1 6,5 6 0 Moque gua 7,8 1 6,0 10 5 Pasco 4,9 1 2,3 14 0 Piura 2,0 7,3 76 7 Puno 2,1 4,9 74 6 San Martín 1,0 5,6 41 8 Tacna 4,0 9,0 18 1 Tum bes 2,7 5,4 11 3 Ucaya li 6,1 1 1,8 19 8 Región na tura l Lim a Metropolitana 5,7 1 3,5 3 41 6 Resto Costa 3,8 1 0,1 2 94 8 Sierra 2,3 5,7 4 78 1 Selva 3,3 8,0 1 73 5 Nivel de educ ación Sin e ducación 0,9 2,2 50 0 Primaria 1,9 4,7 3 98 8 Secu ndaria 4,7 1 1,1 5 23 3 Superior 4,7 1 2,2 3 15 9 Quintil de riqueza Qu intil in ferior 1,5 3,4 2 42 2 Segund o quintil 2,8 6,5 2 79 5 Qu intil in terme dio 3,8 9,6 2 90 5 Cuarto qu intil 5,5 1 4,2 2 52 1 Qu intil su perior 5,0 1 1,9 2 23 8 Total 20 09 3,7 9,1 12 88 0 Características seleccionadas Agresión contra el esposo o compañero Número de mujeres alguna vez unidas Cuadro 12.6. Violencia intrafamiliar: respuesta agresiva hacia el esposo o compañero Entre las mujere s a lgu na vez unidas, porcentaje de mujere s q ue ejerciero n vio len cia física con tra su e spo so o compañ ero en mo mento s qu e él no la e stab a golpea ndo o m altratan do físicam ente, segú n características se leccio nadas, Perú 200 9. Violencia contra las mujeres 281 Cuadro 12.7 • El 6,9 por ciento de las mujeres alguna vez unidas declaró que su esposo o compañero consumía frecuentemente bebidas alcohólicas; esta situación se presentó en mayor proporción entre las mujeres de 45 a 49 años de edad (11,6 por ciento), en divorciadas, separadas o viudas (24,1 por ciento), en las mujeres sin educación o sólo nivel primaria (8,7 por ciento en promedio) y las ubicadas en el segundo y cuarto quintil de riqueza (7,6 y 7,5 por ciento, respectivamente). • Por área de residencia, el porcentaje es similar en urbana y rural (6,9 por ciento en cada una), en la Selva (8,2 por ciento) y según departamento, la proporción fue mayor en Loreto (11,3 por ciento), seguido por Apurímac, Ayacucho, Cusco e Ica (9,4 por ciento en cada uno) y Tumbes (9,1 por ciento). Cuadro 12.7 y Gráfico 12.3 • La ENDES Continua 2009 recogió información sobre la violencia ejercida por el esposo o compañero cuando éste se encontraba bajo el efecto de licor y/o la droga. Aproximadamente, seis de cada diez mujeres (57,1 por ciento) fueron agredidas alguna vez bajo estas circunstancias, observándose que la mayor ocurrencia se presentó en las mujeres de 45 a 49 años (68,6 por ciento), en mujeres sin nivel de educación (73,1 por ciento) y las ubicadas en el quintil inferior de riqueza (66,7 por ciento). Por estado civil, esta situación se dio en proporciones altas tanto en las mujeres divorciadas, separadas o viudas como en las casadas/unidas (60,3 y 56,3 por ciento respectivamente). • La violencia bajo los efectos del alcohol se presentó en mayor proporción en el área rural (64,3 por ciento), en la Sierra (64,8 por ciento) y por departamento en Apurímac (72,1 por ciento), Arequipa (69,3 por ciento) y Cusco (65,6 por ciento). • Una de cada cinco mujeres (20,2 por ciento) fue agredida por su esposo o compañero bajo el efecto del licor y/o drogas en los 12 meses anteriores a la entrevista; en mayor proporción se presentó en mujeres de 20 a 24 años de edad (26,4 por ciento), casadas/unidas (22,5 por ciento), sin nivel educativo (28,8 por ciento) y las ubicadas en el quintil inferior de riqueza (25,4 por ciento). • Esta situación también se presentó en mayor proporción en el área rural (22,7 por ciento), en la Sierra (23,5 por ciento) y en los departamentos de Loreto (30,0 por ciento), Cajamarca (27,3 por ciento), Arequipa y Huancavelica (27,2 por ciento, cada uno). 282 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Gráfico 12.3 Violencia fìsica por parte del esposo o compañero contra la mujer bajo efectos del alcohol, por edad, nivel educativo y área de residencia 53 64 54 50 57 34 48 54 60 59 69 54 64 73 0 10 20 30 40 50 60 70 80 TOTAL GRUPOS DE EDAD 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 ÁREA DE RESIDENCIA Urbana Rural NIVEL DE EDUCACIÓN Sin educación Primaria Secundaria Superior Porcentaje de mujeres Violencia contra las mujeres 283 Esposo consume bebidas alcohólicas con frecuencia Número de mujeres alguna vez unidas En los últimos 12 meses Alguna vez Edad 15-19 1,9 402 22,7 34,1 105 20-24 3,5 1 386 26,4 47,7 364 25-29 4,6 2 278 23,6 53,2 716 30-34 6,7 2 574 22,1 54,1 804 35-39 7,3 2 510 21,4 60,1 807 40-44 8,6 2 034 16,6 59,4 681 45-49 11,6 1 697 12,1 68,6 612 Estado c ivil Casada o unida 4,5 11 288 22,5 56,3 3 292 Divorciada / separada / viuda 24,1 1 592 10,8 60,3 798 Área de residencia Urbana 6,9 8 859 19,1 53,7 2 798 Rural 6 ,9 4 021 22,7 64,3 1 292 Departamento Amazonas 8,6 209 21,6 55,5 72 Áncash 7,4 539 19,8 50,8 192 Apurímac 9,4 219 25,0 72,1 106 Arequipa 8,0 573 27,2 69,3 240 Ayacucho 9,4 316 21,7 60,2 136 Cajamarca 3,3 747 27,3 56,9 168 Cusco 9,4 514 23,7 65,6 223 Huancavelica 4,6 255 27,2 64,2 80 Huánuco 7,5 384 20,2 62,3 111 Ica 9,4 352 18,0 51,8 121 Junín 7,3 581 21,8 63,1 228 La Libertad 5,5 758 10,2 46,5 133 Lambayeque 5,1 403 24,2 60,5 96 Lima 6,3 3 872 17,0 50,2 1 113 Lore to 11,3 430 30,0 61,1 137 Madre de Dios 6,7 60 24,3 48,1 23 Moquegua 6,7 105 20,4 46,4 36 Pasco 5,9 140 17,0 61,2 63 Piura 6,8 767 15,4 64,3 190 Puno 8,2 746 17,7 63,1 308 San Martín 4,6 418 18,5 46,1 156 Tacna 7,8 181 23,8 59,9 75 Tumbes 9,1 113 26,6 55,6 29 Ucaya li 7 ,8 198 15,1 47,3 55 Región natural Lima Metropolitana 6,1 3 416 15,4 46,8 947 Resto Costa 6,8 2 948 18,8 55,2 824 Sierra 7,1 4 781 23,5 64,8 1 702 Selva 8,2 1 735 20,3 54,1 616 Nivel de educación Sin educación 9,0 500 28,8 73,1 163 Primaria 8,3 3 988 21,4 64,0 1 357 Secundaria 6,6 5 233 19,8 53,6 1 812 Superior 5 ,2 3 159 17,0 49,7 756 Quintil de riqueza Quintil in ferior 7,4 2 422 25,4 66,7 727 Segundo quintil 7 ,6 2 795 20,6 57,4 1 001 Quintil in termedio 6,8 2 905 21,0 55,7 1 044 Cuarto quintil 7 ,5 2 521 19,3 53,9 802 Quintil superior 4,9 2 238 11,9 50,6 515 Total 2009 6,9 12 880 20,2 57,1 4 090 Características seleccionadas Consumo de bebidas alcohólicas Violencia bajo efectos del licor Cuadro 12.7 Violencia intrafamiliar: consumo de alcohol por parte del esposo o compañero y violencia física bajo efectos del licor Entre las mujeres alguna vez unidas, porcentaje cuyo esposo o compañero consume alcohol con frecuencia y porcentaje que experimentó violencia bajo efectos de l licor, según características seleccionadas, Perú 2009. Número de mujeres violentadas 284 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Cuadro 12.8 La ENDES Continua 2009 indagó entre las mujeres alguna vez unidas que han experimentado violencia física o sexual, cuanto tiempo después de haberse casado o unido con su actual/último esposo o compañero, empezó a suceder dichos actos de violencia. El Cuadro 12.8 muestra los resultados respecto al tiempo transcurrido entre la unión y la primera experiencia de violencia. • El momento de inicio de la violencia física por parte del esposo o compañero fue reportado en mayor proporción por las mujeres que manifestaron tener entre uno y dos años de convivencia (42,0 por ciento), siendo mayor entre las mujeres casadas/unidas sólo una vez (43,1 por ciento), en tanto que las casadas/unidas más de una vez el porcentaje fue 36,9 por ciento. Por otro lado, se observó que una de cada cuatro mujeres agredidas alguna vez (25,3 por ciento), manifestó que la primera agresión o el inicio de violencia fue cuando tenían menos de un año de convivencia. • El Cuadro 12.8 muestra que el inicio de los actos de violencia por parte del esposo o compañero en las casadas/unidas sólo una vez tiene cierta relación con el tiempo de convivencia de la pareja. Es así que entre las mujeres casadas/unidas sólo una vez, con menos de seis años de convivencia, el 87,6 por ciento experimentó por primera vez la violencia cuando tenía menos de tres años de unión o matrimonio (43,7 por ciento cuando tenia menos de un año y 43,9 por ciento cuando tenía entre un y dos años de unión, el 3,7 por ciento manifestó que fue antes de convivir con su pareja y el 8,7 por ciento cuando tenía tres años y más de unión; mientras que las mujeres con diez a más años de convivencia, el 60,3 por ciento inició la violencia cuando tenía menos de tres años de unión o matrimonio. Antes de la unión Menos de 1 año 1-2 años 3-5 años 6-9 años 10+ años Después del divorcio Casada sólo una vez 1,4 23,7 43,1 18,9 7,0 5,9 0,0 100,0 3 611 Menos 6 años 3,7 43,7 43,9 8,1 0,6 0,0 0,0 100,0 620 6-9 años 0,4 23,6 47,3 19,0 9,6 0,2 0,0 100,0 616 10 a más años 1,0 18,5 41,8 21,7 8,0 8,9 0,0 100,0 2 375 Casada más de una vez 1,2 32,8 36,9 15,1 7,9 4,9 1,2 100,0 764 Total 2009 1,3 25,3 42,0 18,3 7,2 5,7 0,2 100,0 4 375 Tiempo de convivencia Años entre la unión y primera experiencia Cuadro 12.8 Violencia intrafamiliar: tiempo después del matrimonio en que se experimentó la violencia Porcentaje de mujeres alguna vez unidas que han experimentado violencia f ísica o sexual por el actual esposo, por el t iempo transcurrido entre el matrimonio y la primera experiencia de violencia, según tiempo de convivencia, Perú 2009. Total Número de mujeres maltratadas 12.3 SOLICITUD DE AYUDA Y DENUNCIA DEL MALTRATO Entre las mujeres entrevistadas que experimentaron violencia por parte del esposo o compañero o de alguien más, se les indagó si pidieron ayuda cuando fueron maltratadas (a quiénes y a qué institución acudió). Los resultados se presentan en los Cuadros 12.9, 12.10 y 12.11. Asimismo, a las mujeres que nunca buscaron ayuda se les preguntó la razón principal para no hacerlo. Véase Cuadro 12.12. Cuadros 12.9 a 12.12 • El 41,6 por ciento de las mujeres entrevistadas que fueron maltratadas pidió ayuda a personas cercanas y tan sólo el 16,1 por ciento acudió a una institución en busca de ayuda. Comparando con el año 2000, estos porcentajes fueron 42,1 y 19,4 por ciento, respectivamente, por lo que se podría deducir que aún existe una limitada disposición de las mujeres en buscar ayuda. • Los resultados acerca de la búsqueda de ayuda entre personas cercanas no mostraron diferencias significativas según características de las entrevistadas (edad, estado civil, área de residencia, nivel de educación y quintil de riqueza, entre otras), respecto al promedio nacional. Violencia contra las mujeres 285 • La búsqueda de ayuda en instituciones fue más alta entre las mujeres de 45 a 49 años de edad (20,5 por ciento), en las divorciadas, separadas o viudas (25,3 por ciento), en las mujeres con educación primaria (28,2 por ciento) y entre las ubicadas en el quintil inferior y segundo quintil de riqueza (17,5 por ciento en promedio). • Por área de residencia, es mayor el porcentaje en el ámbito rural (17,8 por ciento) que en el área urbana (15,5 por ciento). Por región natural fue mayor en la Sierra (18,1 por ciento) y por departamento, se observa que en cinco de ellos, por lo menos una de cada cinco mujeres maltratadas buscó ayuda en alguna institución: Apurímac (22,5 por ciento), Huánuco (21,9 por ciento), Cusco (20,6 por ciento), Ayacucho (20,4 por ciento) y Junín (20,3 por ciento). Entre los de menor proporción se encuentran los departamentos de Ucayali y La Libertad con 7,9 y 10,3 por ciento, respectivamente. Cuadro 12.10 • Las mujeres que fueron maltratadas físicamente pidieron ayuda principalmente a la madre (35,4 por ciento), seguido por el amigo o vecino (16,2 por ciento), otro pariente de la mujer (10,7 por ciento) y hermana (10,0 por ciento). En el año 2000, las mayores proporciones fueron la madre (38,2 por ciento), otro pariente de la mujer (23,8 por ciento) y padre (17,8 por ciento). En la ENDES Continua 2009, la solicitud de ayuda a los parientes cercanos se ha reducido, como es el caso del padre que disminuyó 11,7 puntos porcentuales. • La búsqueda de apoyo en la madre es mayor entre las mujeres de 15 a 24 años de edad (45,7 por ciento en promedio), mujeres con educación superior (44,6 por ciento respectivamente) y aquellas que están ubicadas en el quintil inferior de riqueza (39,4 por ciento). No existe diferencias significativas por estado civil. • Por área de residencia, la solicitud de apoyo en la madre fue mayor en el área rural (40,9 por ciento), en la Sierra (41,0 por ciento) y en los departamentos de Cajamarca (55,4 por ciento) y Puno (52,6 por ciento). Cuadro 12.11 • En primer orden, las mujeres agredidas acudieron a la Comisaría (70,0 por ciento), seguido por el Juzgado (12,6 por ciento) y DEMUNA (12,0 por ciento), entre otras. Las instituciones menos visitadas fueron las Organizaciones Privadas (0,2 por ciento) y la Defensoría del Pueblo (0,7 por ciento). • Entre las mujeres que experimentaron violencia física y que acudieron a una Comisaría, la mayor proporción de ellas, tenía entre 30 a 49 años de edad (71,0 por ciento en promedio), mujeres nunca casadas o unidas (77,1 por ciento), con educación secundaria (79,2 por ciento) y ubicadas en el cuarto quintil y en el quintil superior de riqueza (85,4 por ciento en promedio); asimismo, el mayor porcentaje fue en las residentes del área urbana (79,1 por ciento), Lima Metropolitana (86,9 por ciento) y en los departamentos de La Libertad (93,2 por ciento), Arequipa (88,0 por ciento), Lima (87,1 por ciento), Tacna (85,5 por ciento) y Tumbes (81,1 por ciento). Cuadro 12.12 • La principal razón manifestada por las mujeres maltratadas para no buscar ayuda fue “No era necesario” (36,7 por ciento); probablemente estas mujeres consideraron que los episodios de violencia no eran fuertes ni tenían efectos, por tanto, no hay un reconocimiento del riesgo o daño que podrían atravesar. Las mujeres que en mayor proporción declararon esta razón fueron de 25 a 29 años de edad (39,8 por ciento), mujeres casadas/unidas (37,7 por ciento), con educación superior (49,1 por ciento), y ubicadas en el quintil superior de riqueza (47,7 por ciento). En el año 2000, el porcentaje de mujeres agredidas que declararon que no era necesario buscar ayuda fue 33,2 por ciento. 286 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Por área de residencia, el mayor porcentaje de mujeres que declararon que no era necesario buscar ayuda fue en el área urbana (41,0 por ciento), en Lima Metropolitana (44,5 por ciento) y en los departamentos de La Libertad (49,9 por ciento), Moquegua (46,4 por ciento), Lima (43,7 por ciento), Tacna (42,7 por ciento) y Arequipa (40,9 por ciento). • Entre las otras razones para no buscar ayuda y que presentan porcentajes altos, se encuentran: “vergüenza” (17,2 por ciento), “no sabe a dónde ir” (12,4 por ciento) y “miedo a más agresión” (10,4 por ciento). • También es importante mencionar la declaración de las otras razones, respondidas en menor proporción: “de nada sirve” y “cosas de la vida” (2,5 por ciento cada una), “miedo a la separación” (3,2 por ciento), “ella tiene la culpa” (6,1 por ciento) y “no quiere hacerle daño al agresor” (7,0 por ciento). Violencia contra las mujeres 287 Características seleccionadas A personas cercanas En una Institución Número de mujeres Edad 15-19 44,8 6,0 552 20-24 39,1 11,0 824 25-29 38,4 14,7 1 278 30-34 41,0 18,1 1 382 35-39 42,1 17,2 1 338 40-44 43,4 19,4 1 083 45-49 44,4 20,5 934 Estado civil Nunca casada o unida 38,4 6,9 875 Casada o unida 41,5 15,8 5 439 Divorciada / separada / viuda 44,6 25,3 1 077 Área de residencia Urbana 40,6 15,5 5 445 Rural 44,4 17,8 1 946 Departamento Amazonas 40,3 14,4 122 Áncash 44,5 17,6 304 Apurímac 48,3 22,5 148 Arequipa 38,2 17,2 340 Ayacucho 51,0 20,4 199 Cajamarca 33,2 12,0 271 Cusco 40,2 20,6 333 Huancavelica 49,3 15,8 128 Huánuco 47,1 21,9 180 Ica 41,3 19,1 198 Junín 51,1 20,3 378 La Libertad 35,5 10,3 282 Lambayeque 42,9 16,3 183 Lima 39,6 14,8 2 529 Loreto 37,9 16,5 228 Madre de Dios 41,5 17,2 38 Moquegua 34,2 14,8 63 Pasco 42,4 12,7 87 Piura 46,8 15,8 371 Puno 45,0 17,4 489 San Martín 37,1 13,1 246 Tacna 44,8 18,4 122 Tumbes 43,3 19,4 56 Ucayali 38,8 7,9 96 Región natural Lima Metropolitana 39,4 14,3 2 260 Resto Costa 41,1 15,7 1 524 Sierra 44,6 18,1 2 618 Selva 39,7 15,9 989 Nivel de educación Sin educación 42,1 20,7 236 Primaria 44,9 28,2 2 056 Secundaria 40,7 22,3 3 418 Superior 39,4 20,8 1 680 Quintil de riqueza Quintil inferior 44,7 17,0 1 115 Segundo quintil 42,4 18,0 1 583 Quintil intermedio 42,5 15,5 1 875 Cuarto quintil 40,4 15,2 1 618 Quintil superior 38,1 15,4 1 200 Total 2009 41,6 16,1 7 391 Total 2000 42,1 19,4 12 933 Cuadro 12.9 Violencia intrafamiliar: búsqueda de ayuda ante la violencia Entre las mujeres entrevistadas que han sufrido violencia, porcentaje que ha pedido ayuda cuando la han maltratado, según características seleccionadas, Perú 2009. 288 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Edad 15-19 44,1 4,0 13,5 4,4 2,5 1,2 2,1 17,5 8,7 1,9 247 20-24 47,3 6,9 5,8 3,0 1,2 8,8 4,3 11,0 10,5 1,4 323 25-29 41,5 5,7 9,2 4,9 0,6 9,1 6,9 8,3 12,9 0,9 491 30-34 34,2 5,6 7,7 6,3 1,9 6,6 6,4 12,1 15,3 3,9 566 35-39 26,1 7,0 11,6 9,9 0,9 7,8 4,4 10,8 18,7 2,7 564 40-44 33,3 6,6 12,6 3,2 0,9 8,2 5,4 7,0 21,9 1,0 470 45-49 30,1 6,0 9,9 8,3 0,5 6,3 6,3 11,6 20,3 0,7 415 Estado civil Nunca casada o unida 34,7 5,8 13,4 7,1 0,0 0,0 1,6 21,1 12,4 3,9 336 Casada o unida 35,5 6,9 9,2 5,7 1,5 8,2 6,0 9,4 15,8 1,8 2 260 Divorciada/separada/viuda 35,1 2,6 11,2 6,9 0,1 7,9 5,0 9,8 20,6 0,8 480 Área de residencia Urbana 33,2 6,5 11,3 6,2 1,0 7,5 5,1 11,4 15,9 1,8 2 211 Rural 40,9 5,0 6,5 5,5 1,4 6,6 6,1 9,0 16,9 2,1 865 Departamento Amazonas 29,9 8,4 10,7 1,5 0,5 6,5 6,5 13,6 21,7 0,7 49 Áncash 38,5 6,8 9,0 7,4 1,9 3,9 6,2 12,3 12,7 1,4 135 Apurímac 32,3 2,3 4,3 2,2 4,2 7,7 7,6 15,1 21,7 2,6 71 Arequipa 35,3 5,8 10,8 8,9 0,0 5,8 3,9 11,6 16,5 1,4 130 Ayacucho 43,6 6,7 9,9 4,2 1,8 5,3 3,5 9,6 13,6 1,7 101 Cajamarca 55,4 1,5 9,4 6,2 0,0 4,5 1,1 7,4 14,4 0,0 90 Cusco 22,1 6,0 9,7 3,7 1,9 4,6 2,2 7,5 40,5 1,8 134 Huancavelica 46,4 4,6 7,9 8,4 1,2 7,5 1,2 8,6 12,3 1,8 63 Huánuco 31,1 6,1 7,3 8,8 0,0 7,8 7,0 9,6 21,7 0,7 85 Ica 29,7 7,3 7,8 4,7 0,0 17,6 10,1 7,4 15,3 0,0 82 Junín 42,0 7,2 5,6 6,9 0,5 7,7 5,9 12,0 11,4 0,8 193 La Libertad 26,7 9,2 13,4 7,0 0,0 13,0 6,4 8,9 14,1 1,3 100 Lambayeque 38,0 5,6 8,4 3,7 1,3 8,2 5,9 15,0 12,7 1,2 79 Lima 31,6 5,7 13,5 7,5 1,0 6,8 4,9 12,3 14,3 2,7 1 002 Loreto 34,7 2,9 7,3 7,8 2,6 12,0 4,0 6,7 21,0 1,0 86 Madre de Dios 31,5 7,4 6,9 6,7 1,0 2,6 11,2 8,5 22,4 1,9 16 Moquegua 30,0 9,0 11,8 2,9 4,4 6,9 5,4 8,6 20,3 0,8 21 Pasco 34,4 3,9 9,5 5,1 0,3 9,7 5,8 6,7 21,7 2,7 37 Piura 32,5 6,8 5,9 3,1 0,8 8,4 5,1 14,3 21,5 1,6 174 Puno 52,6 9,4 8,4 4,2 2,3 4,8 6,2 5,5 5,0 1,6 220 San Martín 36,9 3,1 3,3 0,5 0,7 9,5 10,2 8,9 23,9 3,0 91 Tacna 28,2 5,0 12,6 6,8 2,1 1,8 7,1 13,4 16,5 6,3 54 Tumbes 32,3 4,6 9,4 1,6 0,0 9,8 14,1 5,8 20,2 2,2 24 Ucayali 30,6 9,8 6,5 7,6 0,9 11,2 4,0 8,5 17,9 2,9 37 Región natural Lima Metropolitana 31,5 6,0 14,6 7,0 1,1 7,6 4,5 12,6 13,5 1,7 890 Resto Costa 30,7 7,3 8,3 6,4 1,0 8,7 5,9 11,6 17,3 2,7 626 Sierra 41,0 6,0 8,3 5,9 1,3 5,7 5,0 9,8 15,3 1,8 1 167 Selva 34,8 4,6 7,0 3,7 0,9 8,6 7,7 7,9 23,1 1,6 393 Nivel de educación Sin educación 26,3 4,6 8,2 5,2 0,0 6,0 3,6 14,8 30,9 0,4 99 Primaria 30,1 5,2 8,1 7,1 1,4 7,6 7,1 11,5 19,9 2,0 922 Secundaria 35,1 5,3 11,6 5,9 1,3 8,4 5,5 10,1 14,6 2,2 1 391 Superior 44,6 9,2 9,5 4,9 0,5 4,5 3,0 10,4 12,2 1,3 663 Quintil de riqueza Quintil in ferior 39,4 4,6 6,0 5,9 1,4 7,6 7,0 8,1 17,9 2,0 498 Segundo quintil 35,0 5,1 10,2 5,9 1,2 6,7 4,7 11,0 18,0 2,2 671 Quintil in termedio 32,3 5,6 9,8 7,3 0,7 7,3 5,8 11,6 18,2 1,3 796 Cuarto qu intil 35,3 6,6 11,6 5,4 1,1 7,9 3,5 12,6 14,4 1,7 654 Quintil superior 37,0 9,1 11,8 5,1 1,5 6,4 6,5 9,2 10,9 2,6 457 Total 2009 35,4 6,1 10,0 6,0 1,1 7,2 5,4 10,7 16,2 1,9 3 076 Total 2000 38,2 17,8 13,2 13,3 1,9 6,8 5,0 23,8 - 0,3 5 441 Cuadro 12.10 Violencia intrafamiliar: persona a quién pidió ayuda cuando la maltrataron Porcentaje de mujeres que han experimentado violencia física y que pidieron ayuda a personas cercanas, por la relación de parentesco con dicha persona, según características seleccionadas, Perú 2009. Madre Padre Hermana Hermano Actualesposo Suegros Amigo / vecino Características seleccionadas Otro pariente del esposo Otro pariente de la mujer Otra persona Persona a quién pidió ayuda cuando la maltrataron Número de mujeres Violencia contra las mujeres 289 Edad 15-19 66 ,6 17 ,2 0,4 14,4 0 ,0 0,0 0,0 0,0 13,6 33 20-24 66 ,8 10 ,5 3,4 11,9 1 ,1 0,6 3,2 0,0 13,9 91 25-29 67 ,7 12 ,1 7,9 13,3 2 ,4 1,1 6,9 0,0 7,7 188 30-34 71 ,0 8 ,0 9,1 14,1 2 ,3 0,0 5,5 0,0 8,8 250 35-39 70 ,1 15 ,8 5,2 10,8 3 ,6 0,8 6,0 0,0 10,3 230 40-44 72 ,4 15 ,3 8,1 8,9 1 ,1 0,6 8,0 0,4 5,6 210 45-49 70 ,6 12 ,2 4,3 12,3 0 ,8 1,8 3,2 0,5 7,8 191 Estado c ivil Nunca casada o unida 77 ,1 5 ,0 4,7 7,4 2 ,8 0,0 1,1 0,0 7,1 61 Casada o unida 68 ,8 13 ,3 6,0 11,6 1 ,7 0,9 5,9 0,1 9,3 861 Divorciada/separada/viuda 72 ,5 11 ,8 8,5 14,2 2 ,4 0,5 5,4 0,2 7,3 272 Área de residencia Urbana 79 ,1 7 ,2 7,6 13,9 2 ,4 0,5 3,9 0,2 4,3 847 Rural 48 ,0 25 ,5 4,0 7,3 0 ,9 1,4 9,5 0,1 19,5 347 Departamento Amazonas 67 ,6 19 ,4 0,0 7,0 0 ,0 0,0 5,6 0,0 18,8 18 Áncash 62 ,2 14 ,7 10,3 7,3 0 ,0 0,0 5,4 0,0 11,9 54 Apurímac 47 ,7 12 ,5 2,3 5,9 9 ,2 11,2 29,0 0,0 4,3 33 Arequ ipa 88 ,0 3 ,4 7,3 7,5 0 ,0 0,0 0,0 0,0 1,1 58 Ayacucho 44 ,7 29 ,2 6,6 3,7 1 ,6 1,9 11,4 0,0 15,3 40 Cajamarca 69 ,4 20 ,8 0,0 16,5 0 ,0 0,0 2,1 0,0 9,5 33 Cusco 70 ,8 11 ,4 7,0 14,3 3 ,4 0,0 6,8 0,0 5,9 68 Huancavelica 57 ,9 13 ,6 1,9 14,0 0 ,0 0,0 11,1 0,0 14,8 20 Huánuco 40 ,3 19 ,0 12,0 5,2 2 ,6 0,0 5,8 2,2 27,6 39 Ica 79 ,5 6 ,4 5,4 12,2 3 ,2 1,5 7,5 0,0 1,7 38 Junín 40 ,6 25 ,6 13,9 22,3 2 ,2 0,0 5,9 0,0 18,3 77 La Libertad 93 ,2 3 ,0 0,0 0,0 0 ,0 0,0 0,0 0,0 3,7 29 Lambayeque 77 ,0 13 ,1 15,9 12,8 9 ,9 0,0 0,0 0,0 0,0 30 Lima 87 ,1 3 ,6 4,4 12,1 0 ,7 0,4 3,9 0,0 2,6 375 Loreto 57 ,3 3 ,2 2,0 15,1 4 ,2 1,7 0,0 0,0 22,6 38 Madre de Dios 79 ,0 11 ,1 14,4 13,3 1 ,0 0,0 3,0 0,0 2,5 7 Moquegua 76 ,7 8 ,0 10,7 12,1 12,6 0,0 5,5 0,0 7,0 9 Pasco 48 ,0 10 ,9 4,5 5,5 6 ,0 0,0 20,7 0,0 32,2 11 Piura 66 ,5 22 ,0 10,9 12,8 2 ,2 2,1 0,0 0,0 14,0 59 Puno 48 ,2 33 ,3 9,4 16,8 1 ,5 0,0 15,1 0,0 9,9 85 San Martín 54 ,6 16 ,1 2,4 19,4 0 ,0 0,0 0,0 3,3 22,1 32 Tacna 85 ,5 12 ,6 7,0 2,8 5 ,5 0,0 1,8 0,0 0,0 22 Tumbes 81 ,1 13 ,5 5,5 3,8 3 ,4 0,0 0,0 0,0 4,1 11 Ucaya li 57 ,7 9 ,2 4,7 18,6 0 ,0 4,4 4,9 0,0 27,8 8 Región natura l Lima Metropolitana 86 ,9 2 ,3 5,1 14,0 0 ,9 0,0 4,0 0,0 1,7 323 Resto Costa 80 ,1 12 ,6 7,0 9,2 3 ,4 0,8 1,4 0,0 5,1 239 Sierra 57 ,9 19 ,2 7,7 10,0 1 ,8 1,3 10,2 0,0 11,7 474 Selva 56 ,8 13 ,5 5,1 17,7 2 ,3 0,6 1,1 1,2 19,4 157 Nivel de educación Sin educación 45 ,0 22 ,4 0,0 5,9 0 ,0 2,0 12,6 1,1 29,7 40 Primaria 57 ,4 19 ,2 6,4 11,3 1 ,2 1,3 6,7 0,0 14,2 403 Secundaria 79 ,2 9 ,8 4,0 10,0 1 ,6 0,1 4,8 0,2 5,3 514 Superior 75 ,9 5 ,4 13,3 18,4 4 ,3 1,0 4,1 0,3 3,2 236 Quintil de riqueza Quintil in ferior 42 ,2 24 ,6 3,3 6,7 0 ,2 1,7 9,4 0,2 25,4 189 Segundo quintil 63 ,5 19 ,6 7,2 9,3 2 ,4 1,2 6,2 0,3 12,0 284 Quintil in termedio 72 ,0 9 ,9 4,8 18,1 1 ,9 0,5 5,3 0,0 3,5 290 Cuarto qu intil 84 ,9 4 ,1 8,2 9,5 3 ,6 0,4 4,9 0,2 2,3 246 Quintil superior 85 ,8 4 ,9 9,2 15,1 1 ,0 0,0 1,9 0,0 3,1 184 Total 2009 70,0 12 ,6 6,5 12,0 2 ,0 0,7 5,6 0,2 8,7 1 194 Cuadro 12.11 Violencia intra familiar: institución donde buscó ayuda Entre las mujeres que han experimentado violencia física , porcentaje que buscó ayuda cuando la maltrataron, por institución donde buscó ayuda, según características seleccionadas, Perú 2009. Comisaría Juzgado Fiscalía Defensoría Municipal DEMUNA Ministerio de la Mujer MIMDES Defensoría del Pueblo Características seleccionadas Estable- cimiento de salud Organi- zación privada Otra institución Insti tución donde buscó ayuda Número de mujeres 290 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Edad 15-19 10,3 32,7 0,5 1,4 1,0 8,5 13,1 8,7 21,4 2,5 510 20-24 11,6 38,3 2,1 1,9 3,0 9,8 7,8 14,5 8,5 2,5 695 25-29 10,4 39,8 3,2 1,5 3,0 10,3 5,3 18,9 5,9 1,8 1 014 30-34 12,3 37,0 2,3 1,0 4,3 10,8 8,0 18,5 4,6 1,2 1 020 35-39 14,1 38,1 2,9 4,1 3,4 8,9 5,4 16,4 4,3 2,4 993 40-44 13,8 35,7 3,0 2,8 3,5 11,6 6,2 18,9 2,7 2,1 773 45-49 14,2 32,3 2,2 5,1 3,3 12,5 5,8 21,5 1,3 1,8 645 Estado civil Nunca casada o unida 10,3 35,6 1,4 4,0 0,2 9,2 11,3 6,8 19,3 1,9 796 Casada o unida 13,3 37,7 2,5 2,1 3,7 10,0 6,5 18,0 4,2 2,0 4 177 Divorciada/separada/viuda 9,5 31,8 3,4 3,3 4,0 14,1 5,2 24,4 2,4 1,9 677 Área de residencia Urbana 10,7 41,0 2,7 3,0 2,7 8,4 7,0 15,7 6,9 1,9 4 181 Rural 17,3 24,7 1,8 0,9 4,6 15,9 6,9 21,7 3,9 2,3 1 468 Departamento Amazonas 13,4 29,6 1,2 2,4 5,9 9,5 8,4 22,6 7,0 0,0 98 Áncash 7,3 37,1 2,7 1,1 5,4 14,8 3,3 24,3 2,1 1,9 227 Apurímac 20,8 30,3 3,2 0,6 2,0 11,1 4,9 24,8 0,9 1,4 98 Arequipa 13,4 40,9 6,8 2,7 6,5 10,8 2,7 9,2 3,5 3,5 225 Ayacucho 14,3 25,3 3,1 2,0 7,4 9,3 8,1 17,8 10,4 2,4 150 Cajamarca 16,9 21,3 2,1 0,9 2,3 14,2 7,1 29,8 3,9 1,5 220 Cusco 11,3 27,9 2,1 0,9 2,3 18,3 12,1 16,4 6,5 2,1 222 Huancavelica 10,5 33,6 1,8 1,0 1,3 18,7 7,7 21,5 1,2 2,4 100 Huánuco 11,7 33,8 0,6 0,7 3,6 18,7 6,2 19,5 4,8 0,6 129 Ica 13,3 34,7 2,8 6,4 1,2 12,1 3,6 16,8 6,0 3,0 137 Junín 13,4 33,2 4,2 2,2 4,2 5,8 6,7 19,1 7,4 3,6 272 La Libertad 12,7 49,9 0,6 1,7 3,6 11,1 2,9 14,8 2,2 0,6 234 Lambayeque 15,4 38,6 2,8 0,0 2,2 9,1 11,0 14,5 6,5 0,0 144 Lima 10,6 43,7 1,9 3,5 1,9 7,4 7,3 15,6 7,5 0,7 2 015 Loreto 13,5 32,5 0,0 2,7 2,4 11,4 10,7 15,1 8,6 3,1 179 Madre de Dios 16,3 39,2 7,8 0,0 1,7 11,2 2,8 14,3 6,0 0,7 28 Moquegua 9,5 46,4 3,9 4,8 3,2 6,5 3,6 16,6 3,3 2,2 46 Pasco 12,3 21,6 4,2 2,2 4,7 13,8 10,2 23,5 6,0 1,4 71 Piura 12,5 32,6 2,8 2,7 3,7 8,7 6,7 19,1 4,1 7,2 281 Puno 13,6 28,1 3,9 2,7 5,4 12,0 11,1 11,0 7,1 5,0 367 San Martín 16,3 23,3 1,9 1,7 6,2 17,4 3,5 22,7 6,3 0,6 197 Tacna 14,8 42,7 3,0 2,4 1,5 8,2 3,3 17,1 5,3 1,7 89 Tumbes 11,3 32,6 1,0 0,4 3,6 14,0 3,5 25,5 4,6 3,6 41 Ucayali 19,4 33,7 2,0 0,0 2,9 7,5 6,8 13,7 10,0 3,9 80 Región natural Lima Metropolitana 10,3 44,5 2,1 3,9 1,6 7,0 7,9 14,4 7,5 0,8 1 814 Resto Costa 11,4 40,6 2,4 2,3 3,0 9,9 4,6 18,3 5,0 2,7 1 147 Sierra 13,4 30,5 2,9 1,6 4,6 13,2 7,6 18,3 5,2 2,7 1 938 Selva 16,5 28,3 2,3 1,7 3,9 12,1 6,9 19,6 6,9 1,9 751 Nivel de educación Sin educación 17,3 17,5 0,6 1,9 4,0 25,4 5,0 23,7 0,6 3,9 187 Primaria 18,6 24,9 3,1 2,0 5,4 15,1 6,3 18,9 3,1 2,4 1 476 Secundaria 10,5 38,4 2,3 2,1 2,9 9,4 7,9 16,8 7,8 1,8 2 657 Superior 8,6 49,1 2,3 3,9 1,4 4,9 6,1 15,3 6,9 1,5 1 330 Quintil de riqueza Quintil inferior 19,5 22,0 1,6 0,6 3,9 18,0 6,8 21,2 3,5 2,9 846 Segundo quintil 14,1 27,5 3,2 2,8 5,3 12,7 7,4 20,3 4,7 2,0 1 171 Quintil intermedio 11,2 38,5 2,0 1,3 2,9 10,5 8,5 15,3 7,6 2,2 1 436 Cuarto quintil 9,6 45,1 3,1 3,8 2,9 6,7 3,8 16,0 6,9 1,9 1 258 Quintil superior 9,5 47,7 2,2 3,8 0,8 5,3 8,4 14,3 7,0 1,0 938 Total 2009 12,4 36,7 2,5 2,5 3,2 10,4 7,0 17,2 6,1 2,0 5 650 Total 2000 14,5 33,2 1,8 9,1 2,1 9,2 9,0 14,4 13,5 16,9 10 371 Cuadro 12.12 Violencia intrafamiliar: razones por las cuales no buscò ayuda No quiere hacerle daño al agresor Vergüenza Ella teníala culpa Otras razones Entre las mujeres que han sufrido violencia y que no buscaron ayuda, porcentaje que mencionó razones específicas para no buscar ayuda, según características seleccionadas, Perú 2009. Características seleccionadas No sabe dónde ir No era necesario De nada sirve Cosas de la vida Miedo a separa- ción Miedo a más agresión Número de mujeres Diseño y cobertura de la muestra – APÉNDICE A 291 AAPPÉÉNNDDIICCEE AA DDIISSEEÑÑOO YY CCOOBBEERRTTUURRAA DDEE LLAA MMUUEESSTTRRAA 292 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Diseño y cobertura de la muestra – APÉNDICE A 293 DDIISSEEÑÑOO YY CCOOBBEERRTTUURRAA DDEE LLAA MMUUEESSTTRRAA APÉNDICE AA A.1 INTRODUCCIÓN El INEI, desde 1986 a la fecha, viene realizando cuatro Encuestas Demográficas y de Salud Familiar de periodicidad quinquenal: ENDES I, en 1986; ENDES II, en 1991-92; ENDES III, en 1996 y ENDES IV, en el 2000; y, desde octubre del 2003, cuatro operativos de periodicidad anual como ENDES Continua para atender la necesidad de información que apoye el monitoreo y evaluación a nivel nacional de los indicadores de productos y resultados intermedios de los programas y proyectos de población y salud; y, por agregación de muestra de al menos tres años estimaciones a nivel departamento para indicadores de producto y resultados intermedios. A fin de proveer información que permita estimar de manera oportuna y confiable los indicadores identificados en los Programas Estratégicos para el periodo 2009 al 2011, se ha diseñado la muestra para la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar ENDES Continua 2009 – 2011. Esta es una muestra maestra probabilística que fue seleccionada en dos etapas: la selección de conglomerados en la primera etapa y la selección de viviendas en la segunda etapa. La muestra maestra esta constituida por 2 264 conglomerados, distribuidos aleatoriamente en cuatro submuestras de conglomerados para ejecutarse en tres años consecutivos. Cada año de estudio tiene 1132 conglomerados, distribuidos proporcionalmente en el área urbana y rural de cada departamento. Para la ENDES Continua 2009 el número de conglomerados por departamento fue alrededor de 44, con la excepción de Lima en donde se seleccionaron 156 conglomerados. La muestra total permite sólidas estimaciones de indicadores para los hogares y para las mujeres entre 15-49 años de edad para un número de variables importantes a nivel anual, en cada uno de los 24 departamentos y región natural del país (Costa, Sierra, Selva y Lima Metropolitana). Para la muestra total, el número de hogares fue 27 709, de los cuales sólo 26 988 fueron entrevistados. En los hogares entrevistados, se encontró un total de 24 546 mujeres elegibles y de las cuales se obtuvo total de 24 212 entrevistas completas. La muestra seleccionada representa la totalidad de la población total del país. A.2 DISEÑO Y SELECCIÓN DE LA MUESTRA Marco Muestral Dado que el diseño para la Encuesta ENDES Continua 2009 - 2011 es bietápica, se utiliza un marco muestral en cada una de las etapas de la selección de las unidades de muestreo. Para la primera etapa: selección de UPM (conglomerados), se utiliza la información del Censo de Población y Vivienda del 2007. Para la segunda etapa: selección de USM (viviendas), se utiliza el marco muestral proveniente de la actualización cartográfica y registro de edificios y viviendas realizada previamente a las entrevistas, con el objetivo de identificar y registrar cambios en las áreas seleccionadas. Producto de este proceso se tiene un registro actualizado de viviendas que en ese momento existían en el área, el cual constituirá el marco de muestreo para la selección de viviendas. En la práctica, se debe considerar periódicamente un proceso de actualización debido a que con el transcurso del tiempo el número de viviendas contenidas en cada una de las áreas puede cambiar. Este sistema de actualización permite incorporar periódicamente al marco de muestreo en la segunda etapa las nuevas viviendas que aparecen en el proceso de expansión urbana y asignarle una probabilidad no nula de pertenecer a la muestra. Muestra Panel de conglomerados La Muestra Panel para la ENDES Continua 2009 - 2011 es de conglomerados, a diferencia de otros estudios de encuestas llamadas paneles clásicos, que tienen una muestra permanente de personas que responden a un cuestionario en periodos de tiempos fijos, lo que permite seguir la evolución de los indicadores en el tiempo. 294 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Entre las ventajas de esta aplicación se puede enumerar las siguientes: • Posibilidad de estimar cambios (entre los conglomerados paneles de la encuesta) con mayor precisión, utilizando la correlación entre muestras paneles. • Facilita el trabajo de campo, ya sea para la ubicación del conglomerado, o búsqueda de hogares. • Reducción de esfuerzos en relación a los trabajos de actualización cartográfica y registro de viviendas. • Mayor tiempo destinado a la supervisión del recojo de la información. En Gráfico A.1 se describe el uso de los marcos muestrales en las diferentes etapas de muestreo y la distribución de la muestra maestra, en la cual se observa la muestra ENDES Continua 2009, que viene representada por la submuestra A (panel de conglomerados I semestre) y la submuestra C (II semestre): Unidades de Muestreo Área Urbana, las unidades de muestreo son: • La Unidad Primaria de Muestreo (UPM), representada por el conglomerado el cual es el área geográfica conformado por una o varias manzanas que en conjunto tienen 120 viviendas particulares, en promedio. • La Unidad Secundaria de Muestreo (USM), es la vivienda particular que integra la UPM seleccionada. Área Rural, las unidades de muestreo son: • La Unidad Primaria de Muestreo (UPM), es de dos tipos: o El conglomerado el cual esta conformado por una o varias manzanas que en conjunto tienen 120 viviendas particulares, en promedio, o El AER (área de empadronamiento rural) el cual esta conformado por uno o varios centros poblados rurales que en conjunto tienen 120 viviendas particulares (por lo general dispersas en el terreno). • La Unidad Secundaria de Muestreo (USM), es la vivienda particular que integra la UPM (AER seleccionado). Gráfico A.1 Marco Muestral y Selección de la Muestra ENDES 2009 – 20011 ENDES 2009 ENDES 2010 ENDES 2011 DISEÑO MUESTRAL 1ra Etapa ACTUALIZACIÓN CARTOGRÁFICA DE EDIFICIOS Y VIVIENDAS A 2da Etapa DISEÑO MUESTRAL DISTRIBUCIÓN ALEATORIA DE CONGLOMERADOS MUESTRA MAESTRA ENDES CPV 2007 SUBMUESTRAS B D C Diseño y cobertura de la muestra – APÉNDICE A 295 Composición de la Muestra El objetivo inicial fue obtener aproximadamente 24 200 entrevistas completas de mujeres elegibles, se utilizó información de la ENDES 2000 para estimar ciertos parámetros del diseño, especialmente las tasas de respuesta. Por ello, se estimó que sería necesario un total de 27 709 viviendas a ser seleccionadas para obtener el número antes mencionado de entrevistas completas. Ver cuadro A.1 Selección de la Muestra Número de conglomerados urbanos y rurales por departamento, Perú 2009. Sede Resto urbano Ru ral To tal Amazonas 1 170 2 10 28 40 Áncash 1 196 12 12 28 52 Apurímac 1 100 2 6 28 36 Arequipa 1 116 3 33 8 44 Ayacucho 1 308 5 11 28 44 Cajamarca 1 107 3 9 32 44 Cusco 1 091 3 13 24 40 Huancavel ica 965 1 3 32 36 Huánuco 1 021 5 7 28 40 Ica 1 088 8 32 8 48 Junín 1 100 4 20 20 44 La Libertad 1 104 7 25 12 44 Lambayeque 906 10 22 8 40 Lima 2 632 137 11 8 156 Loreto 906 9 15 16 40 M adre de Dios 1 215 22 6 16 44 M oquegua 1 100 11 17 12 40 Pasco 1 196 5 19 20 44 Piura 1 114 8 24 12 44 Puno 1 448 3 13 28 44 San Martín 1 018 8 16 20 44 Tacna 928 10 22 8 40 Tumbes 932 17 19 4 40 Ucayali 948 11 21 12 44 Total 27 709 306 386 440 1 132 Número de viviendas seleccionadas Cuadro A.1 Núm ero de conglomerados urbanos y ru rales po r departam en Departam ento Nú mero d e cong lom erados seleccionados La muestra resultante de la ENDES Continua 2009 se obtuvo en dos etapas: La primera etapa, consiste en una selección sistemática de UPM (conglomerados) con probabilidad proporcional a su tamaño. Cada UPM tiene un tamaño promedio de 120 viviendas particulares. Inmediatamente después de la primera etapa de selección, se implementó la actualización y registro exhaustivo de viviendas en las áreas seleccionadas. Proceso de selección de los conglomerados: • El número de conglomerados a ser seleccionados en cada departamento fue calculado como la división del tamaño de muestra esperado en el departamento y del tamaño promedio de muestra esperado dentro del conglomerado. 296 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • El total de muestra estimado en cada departamento fue distribuido de manera proporcional entre sus subestratos (urbano, semirural y rural) de acuerdo a la población censal, y también dentro de cada subestrato, los conglomerados fueron ordenados de acuerdo a la continuidad geográfica por serpentín. • Para cada subestrato, se elaboró una lista de conglomerados con sus correspondientes totales de población (viviendas) y también de sus correspondientes acumulados parciales de población. • En cada subestrato, se realizó una selección (sistemática y con probabilidad proporcional a su tamaño poblacional) de un número de conglomerados requeridos para la ENDES Continua, digamos a , en el total de ellos de dicho subestrato. • La probabilidad de selección del i-ésimo conglomerado para la ENDES Continua es: ∑= iii m maP *1 Donde: :a Número de conglomerados a ser seleccionados :im Total de viviendas del i-ésimo conglomerado de acuerdo al censo 2007. :∑ im Total de viviendas en el subestrato según el censo 2007. La selección de las UPMs, mediante muestreo sistemático con probabilidad proporcional al tamaño, se efectuó de la manera siguiente: • Se listaron las UPMs con su respectivo tamaño ( im ) de viviendas. • Se acumularon los valores de im uno a uno. Al final se verificó que el acumulado total sea igual a la suma de los valores im . • Dado que a es el número de UPMs a ser seleccionadas, se calcula el intervalo de selección (K), se eligió al azar un número entre 1 y K. Este número se denomina arranque aleatorio )(aa . El arranque aleatorio )(aa es el número que determina la primera UPM a seleccionar. La segunda UPM a seleccionar será: )(aa + K, la tercera UPM será: )(aa + 2K, y así sucesivamente hasta completar las UPMs requeridas para la muestra. En la segunda etapa, un número de viviendas (USM) en cada UPM de la muestra es elegido usando la selección sistemática para cada conglomerado seleccionado. Antes de la segunda etapa de selección previamente se realiza la Actualización Cartográfica y Registro de Viviendas de cada conglomerado. Para el proceso de selección de las USM o viviendas se siguieron los siguientes pasos: • En cada UPM, se procede a seleccionar las viviendas con arranque aleatorio y en forma sistemática simple aleatoria el número de viviendas requeridas para la ENDES 2009. • La probabilidad final del j-ésima vivienda está dada por: ⎟⎟⎠ ⎞ ⎜⎜⎝ ⎛= ∑ iiiii N n m maP *1 Diseño y cobertura de la muestra – APÉNDICE A 297 Donde: :in Número de (USMs) viviendas seleccionadas en el i-ésimo conglomerado. :iN Número total de (USMs) viviendas en el i-ésimo conglomerado • Una vez establecido el número de viviendas a ser seleccionadas para cada conglomerado, el procedimiento de selección dependerá del tipo de conglomerado, urbano o rural. Conglomerado urbano, se procedió a seleccionar automáticamente las unidades secundarias de muestreo usando la selección sistemática, usando el siguiente algoritmo: • Se listan las viviendas particulares de la UPM seleccionada. • Se enumeran las viviendas en la lista desde 1 hasta Mij. • Se determina el intervalo de selección (K): ij ij m M K = Donde: :ijM Total de viviendas ocupadas en el conglomerado :ijm Total de viviendas a seleccionar en el conglomerado • Se elige al azar un número como arranque aleatorio )(aa . Este número muestral debe estar entre 1 y K. • El arranque aleatorio )(aa es el número muestral que corresponde a la primera vivienda seleccionada. La segunda vivienda seleccionada será el arranque aleatorio )(aa + K. La tercera vivienda seleccionada será el arranque aleatorio )(aa + 2K, y así sucesivamente hasta completar el número requerido de viviendas a seleccionar dentro del conglomerado. Conglomerado Rural (AER), la selección de viviendas se hizo en grupos compactos de ocho viviendas contiguas sobre el listado de viviendas de acuerdo con el procedimiento siguiente: • Se enumeran las viviendas en forma consecutiva en el listado del conglomerado rural. • Después de cada múltiplo de ocho (es decir, 8, 16, 24, etc.), se traza una línea horizontal (con un marcador de color). Cada grupo está formado por las viviendas entre dos líneas horizontales consecutivas, y el primer grupo está constituido por la primera vivienda en la lista hasta el anterior inmediato a la primera línea horizontal; en el caso de existir más de cuatro viviendas después de la última línea horizontal, el último grupo estará constituido por esas viviendas. • Si hubieran viviendas (menos de cuatro) después de la última línea horizontal, ellas serán distribuidas uniformemente entre los grupos compactos anteriores en forma sistemática y con inicio al azar. • Todos los grupos así formados, se denominan grupos compactos, y Gij es el total de grupos compactos formados en el conglomerado. 298 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 • Se calcula el número de grupos compactos a seleccionar: 8 ij ij m g = • Se selecciona entonces gij grupos compactos del total Gij, en forma sistemática simple con arranque aleatorio. • Todas las viviendas dentro de los grupos compactos en el conglomerado rural son considerados como la muestra de viviendas de dicho conglomerado. Metodología de Estimación Para que las estimaciones derivadas de la ENDES Continua 2009 sean representativas de la población, es necesario multiplicar los datos de cada hogar muestral contenido en los archivos por el peso o factor de ponderación calculada según el diseño muestral. El factor final para cada hogar tiene dos componentes: el factor básico de muestreo y factor de ajuste por la no respuesta. El factor básico de expansión es determinado por el diseño de la muestra y equivale al inverso de la probabilidad final de selección de cada hogar. Esto quiere decir que los factores de básicos de expansión varían según el departamento de estudio. Finalmente, el factor de ajuste por no respuesta es utilizado para ajustar los factores básicos de muestreo con el objetivo de tomar en cuenta los hogares no entrevistados en el conglomerado. Este ajuste a los factores básicos es realizado a nivel de departamento. Rendimiento de la Muestra En los Cuadros A.2 y A.3. se presentan las tasas de respuesta a nivel departamental, para la encuesta de hogares y para la encuesta de mujeres. De un total de 1132 conglomerados seleccionados, se logró implementar la encuesta en todos ellos. De los 27 709 hogares que fueron seleccionados, se logró entrevistar a 26 988 hogares, con una tasa de respuesta de hogares de 99,4 por ciento, tasa que varía ligeramente de acuerdo al departamento. Las tasas más baja s se encontraron en Lima y Tacna (97,7 y 98,7 por ciento) y las más altas en los departamentos de Apurímac y Puno (100,0 por ciento en cada uno). De un total de 24 606 mujeres elegibles, se logró entrevistar 24 212, obteniéndose una tasa de respuesta individual de 98,4 por ciento. Las mayores tasas de respuesta se lograron en los departamentos de Ucayali, Pasco, Áncash, Loreto, Puno, Amazonas y Lambayeque con porcentajes mayores a 99,0 por ciento, y las más bajas en Lima, Moquegua y Tacna en proporciones que varían entre 96,2 y 97,4 por ciento. Diseño y cobertura de la muestra – APÉNDICE A 299 Entrevistas completas (HC) Hogar sin persona competente (HP) Aplazada (HA) Rechazada (HR) Vivienda no encontrada (VNE) Hogar ausente (HA) Vivienda desocupada/ no es vivienda (VD) Vivienda destruida (VDD) Otro (HO) Amazonas 96,9 0,0 0,0 0,2 0,0 0,3 2,1 0,1 0,4 100,0 1 170 99,8 Áncash 98,4 0,0 0,0 0,1 0,0 0,1 1,1 0,1 0,3 100,0 1 196 99,9 Apurímac 96,9 0,0 0,0 0,0 0,0 1,6 0,5 0,0 0,9 100,0 1 100 100,0 Arequipa 95,3 0,0 0,0 0,7 0,0 1,1 2,2 0,2 0,4 100,0 1 116 99,3 Ayacucho 98,5 0,0 0,0 0,2 0,0 0,6 0,2 0,0 0,5 100,0 1 308 99,8 Cajamarca 95,5 0,0 0,0 0,4 0,2 1,3 1,8 0,2 0,7 100,0 1 107 99,4 Callao 94,5 0,0 0,0 2,9 0,0 0,8 0,4 0,0 1,3 100,0 238 97,0 Cusco 96,0 0,0 0,1 0,4 0,0 1,8 0,7 0,0 1,0 100,0 1 091 99,5 Huancavelica 96,9 0,0 0,0 0,1 0,0 0,1 1,3 0,2 1,3 100,0 965 99,9 Huánuco 97,9 0,0 0,0 0,1 0,2 0,3 0,6 0,1 0,8 100,0 1 021 99,7 Ica 98,7 0,1 0,2 0,0 0,0 0,3 0,7 0,0 0,0 100,0 1 088 99,7 Junín 97,3 0,0 0,0 0,2 0,0 0,5 1,5 0,0 0,5 100,0 1 100 99,8 La Libertad 96,0 0,0 0,0 1,2 0,0 1,1 1,3 0,0 0,5 100,0 1 104 98,8 Lambayeque 97,2 0,0 0,0 0,4 0,1 0,4 1,0 0,1 0,7 100,0 906 99,4 Lima 94,7 0,0 0,1 2,1 0,0 0,7 1,4 0,0 0,9 100,0 2 394 97,7 Loreto 98,8 0,0 0,0 0,0 0,1 0,3 0,7 0,0 0,1 100,0 906 99,9 Madre de Dios 99,3 0,1 0,0 0,0 0,0 0,2 0,3 0,2 0,0 100,0 1 215 99,9 Moquegua 94,7 0,0 0,0 1,2 0,0 1,5 1,3 0,0 1,4 100,0 1 100 98,8 Pasco 98,2 0,0 0,0 0,0 0,1 0,2 1,1 0,1 0,3 100,0 1 196 99,9 Piura 96,9 0,3 0,0 0,2 0,1 0,3 2,1 0,0 0,3 100,0 1 114 99,4 Puno 98,9 0,0 0,0 0,0 0,0 0,4 0,4 0,0 0,3 100,0 1 448 100,0 San Martín 95,6 0,0 0,0 0,0 0,3 1,2 2,0 0,5 0,5 100,0 1 018 99,7 Tacna 94,0 0,2 0,0 1,2 0,0 1,2 1,7 0,0 1,7 100,0 928 98,5 Tumbes 97,6 0,0 0,0 0,1 0,0 0,3 1,5 0,1 0,3 100,0 932 99,9 Ucayali 95,3 0,0 0,0 0,3 0,0 0,8 1,9 0,3 1,4 100,0 948 99,7 Total 96,8 0,0 0,0 0,5 0,0 0,7 1,2 0,1 0,6 100,0 27 709 99,4 Cuadro A.2 Implementación de la muestra: Hogares Distribución porcentual de la población total en los hogares por resultados de la entrev ista de hogar y tasa de respuesta de hogares, según departamento, Perú 2009. Resultado Departamento Total Hogares Tasa de respuesta (TRHH) 300 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Entrevistas completas (HC) Completa (TRM) Ausente Rechazada Parcialmente completa Incapa- citada Otra Amazonas 98,9 99,1 0,1 0,3 0,0 0,5 0,0 100,0 961 99,1 Áncash 99,4 99,5 0,1 0,3 0,0 0,1 0,0 100,0 1036 99,5 Apurímac 98,2 98,2 0,6 0,3 0,0 0,5 0,1 100,0 776 98,2 Arequipa 97,4 98,1 0,6 0,5 0,0 0,8 0,1 100,0 877 98,1 Ayacucho 98,2 98,4 0,7 0,8 0,0 0,0 0,0 100,0 945 98,4 Cajamarca 98,1 98,7 0,3 0,1 0,0 0,8 0,0 100,0 954 98,7 Callao 94,2 97,1 1,2 1,2 0,0 0,4 0,0 100,0 245 97,1 Cusco 97,9 98,4 1,1 0,1 0,0 0,1 0,3 100,0 793 98,4 Huancavelica 98,7 98,8 0,3 0,1 0,0 0,8 0,0 100,0 746 98,8 Huánuco 98,0 98,3 0,3 0,7 0,0 0,5 0,0 100,0 879 98,3 Ica 98,5 98,8 0,4 0,3 0,0 0,4 0,0 100,0 1 023 98,8 Junín 97,9 98,1 0,9 0,8 0,1 0,2 0,1 100,0 932 98,1 La Libertad 97,1 98,3 0,9 0,2 0,0 0,6 0,0 100,0 1089 98,3 Lambayeque 98,5 99,1 0,2 0,1 0,0 0,6 0,0 100,0 892 99,1 Lima 94,0 96,2 1,5 1,7 0,1 0,5 0,2 100,0 2 510 96,2 Loreto 99,3 99,4 0,2 0,1 0,0 0,2 0,1 100,0 1058 99,4 Madre de Dios 98,7 98,8 0,6 0,4 0,0 0,2 0,0 100,0 1 106 98,8 Moquegua 95,8 97,0 1,8 0,6 0,1 0,3 0,3 100,0 900 97,0 Pasco 99,6 99,7 0,0 0,0 0,0 0,3 0,0 100,0 1 123 99,7 Piura 97,3 97,9 0,7 0,6 0,0 0,8 0,0 100,0 1164 97,9 Puno 99,3 99,3 0,3 0,1 0,1 0,3 0,1 100,0 1094 99,3 San Martín 98,4 98,7 0,2 0,0 0,0 1,1 0,0 100,0 821 98,7 Tacna 95,9 97,4 1,5 0,5 0,0 0,4 0,2 100,0 821 97,4 Tumbes 98,8 98,9 0,5 0,0 0,0 0,5 0,0 100,0 950 98,9 Ucayali 99,5 99,8 0,0 0,0 0,1 0,1 0,1 100,0 911 99,8 Total 97,8 98,4 0,6 0,4 0,0 0,4 0,0 100,0 24 606 98,4 Cuadro A.3 Implementación de la muestra: mujeres Distribución porcentua l de mujeres elegibles en la muestra por resultados de las entrevistas de mujeres y tasa de respuesta, según departamento, Perú 2009. Departamento Total Mujeres Tasa de respuesta (TRM) Resultado Los Errores de Muestreo – APÉNDICE B 301 AAPPÉÉNNDDIICCEE BB LLOOSS EERRRROORREESS DDEE MMUUEESSTTRREEOO 302 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 Los Errores de Muestreo – APÉNDICE B 303 P LLOOSS EERRRROORREESS DDEE MMUUEESSTTRREEOO APÉNDICE BB or tratarse de una encuesta por muestreo, los resultados de la ENDES Continua 2009 que se incluyen en el presente informe son estimaciones que están afectadas por dos tipos de errores: aquellos que se producen durante las labores de recolección y procesamiento de la información (que se denominan usualmente errores no muestrales) y los llamados errores de muestreo, que resultan del hecho de haberse entrevistado sólo una muestra y no la población total. El primer tipo de error incluye la falta de cobertura de todas las mujeres seleccionadas, errores en la formulación de las preguntas y en el registro de las respuestas, confusión o incapacidad de las mujeres para dar la información y errores de codificación o de procesamiento. Al igual que para las encuestas anteriores de 1991-1992, 1996, 2000, ENDES 2004-2006, ENDES Continua 2007-2008 Y ENDES Continua 2009 se trató de reducir a un mínimo este tipo de errores a través de una serie de procedimientos que se emplean en toda encuesta bien diseñada y ejecutada, como son: el diseño cuidadoso y numerosas pruebas del cuestionario, intensa capacitación de las entrevistadoras, supervisión ardua y permanente del trabajo de campo, revisión de los cuestionarios en el campo por parte de las críticas, supervisión apropiada en la etapa de codificación, y procesamiento de los datos y limpieza cuidadosa del archivo con retroalimentación a las supervisoras, críticas y entrevistadoras a partir de los cuadros de control de calidad. Los elementos de juicio disponibles señalan que este tipo de errores se mantuvo dentro de márgenes razonables en la ENDES Continua 2009. En lo que sigue no se hará más referencia a los errores ajenos al muestreo sino únicamente a los llamados errores de muestreo. La muestra de hogares visitados para la ENDES Continua 2009 no es sino una de la gran cantidad de muestras del mismo tamaño que sería posible seleccionar de la población de interés utilizando el diseño empleado. Cada una de ellas habría dado resultados en alguna medida diferentes de los arrojados por la muestra usada. La variabilidad que se observaría entre todas las muestras posibles constituye el error de muestreo, el cual no se conoce pero puede ser estimado a partir de los datos suministrados por la muestra realmente seleccionada. El error de muestreo se mide por medio del error estándar. El error estándar de un promedio, porcentaje, diferencia o cualquier otra estadística calculada con los datos de la muestra, se define como la raíz cuadrada de la varianza de la estadística y es una medida de su variación en todas las muestras posibles. En consecuencia, el error estándar mide el grado de precisión con que el promedio, porcentaje, o estadística basado en la muestra, se aproxima al resultado que se habría obtenido si se hubiera entrevistado a todas las mujeres de la población bajo las mismas condiciones. El error estándar puede ser usado para calcular intervalos dentro de los cuales hay una determinada confianza de que se encuentre el valor poblacional. Así, si se toma cierta estadística calculada de la muestra (un porcentaje, por ejemplo) y se le suma y resta dos veces su error estándar, se obtiene un intervalo al cual se le asigna una confianza de 95 por ciento de que contiene, en este caso, el porcentaje poblacional. Si las personas entrevistadas en la ENDES Continua 2009 hubieran sido seleccionadas en forma simple al azar, podrían utilizarse directamente las fórmulas muy conocidas que aparecen en los textos de estadística para el cálculo del error estándar y de los límites de confianza y para la realización de pruebas de hipótesis. Sin embargo, como se ha señalado, el diseño empleado es complejo, por lo cual se requiere utilizar fórmulas especiales que consideran los efectos de la estratificación y la conglomeración. El programa DHS ha incorporado en sus programas computarizados la metodología apropiada para el análisis estadístico de muestras complejas como la de la ENDES Continua 2009. Este subprograma maneja el porcentaje o promedio de interés como una razón estadística r = y/x, en donde tanto el numerador [y] como el denominador [x] son variables aleatorias. El cálculo de la varianza de r se hace utilizando una aproximación lineal de Taylor con la fórmula que seguidamente se indica y el error estándar se calcula tomando la raíz cuadrada de esa varianza: 304 Encuesta Demográfica y de Salud Familiar 2009 ( ) ⎟⎟⎠ ⎞ ⎜⎜⎝ ⎛ −− −= ∑∑ == hm i h h hi H h h h m zz m m x fr 1 2 2 1 2 1 1var en donde hihihi rxyz −= hhh rxyz −= h = número de estratos y varía de 1 a H . hm = número de conglomerados seleccionados en el estrato h hiy = es la suma de los valores de la variable hix = es el número de casos (mujeres) en el conglomerado i del estrato h . f = fracción de muestreo, la cual es ignorada para el cálculo. Además del error estándar, también se calcula el llamado efecto del diseño, EDIS , el cual se define como la razón entre el error estándar correspondiente al diseño empleado ( )EE y el error estándar que se obtiene tratando la muestra como si hubiera sido aleatoria simple ( )EEmas : EEmas EEEDIS = Un valor de EDIS igual a 1,0 indicaría que el diseño utilizado es tan eficiente como uno simple al azar del mismo tamaño, mientras que un valor superior a 1,0 indicaría que el uso de conglomerados produjo una varianza superior a la que se habría obtenido con una muestra simple al azar del mismo tamaño. En el Cuadro B.1 se listan las variables para las cuales se han calculado los errores de muestreo. Se indica allí, el tipo de estimador utilizado y la población de referencia. Los errores de muestreo para las variables listadas en el Cuadro B.1 se presentan en los Cuadros B.2.1 a B.2.33 para la muestra de mujeres para el total, urbano-rural y por departamento. En algunos cuadros, "na" indica que el correspondiente valor no es aplicable. Para cada variable, se incluye el correspondiente valor estimado V (sea un promedio o un porcentaje), el error estándar y el número de casos (sin ponderar y ponderados) para los cuales se investigó la característica considerada. Además del error estándar, en el cuadro aparecen también el efecto del diseño ( )EDIS , el error relativo (EE/V) y el intervalo con 95 por ciento de confianza que contenga el verdadero valor. El examen de los cuadros revela que, en general, los errores estándar son pequeños y que por ello la muestra puede calificarse como bastante precisa; esto es especialmente claro en la antepenúltima columna de cada cuadro donde aparecen los errores relativos. Para ilustrar el uso de las cifras en este Apéndice, considérese la estimación de la variable "actualmente usa anticonceptivos" para el total de la población (Cuadro B.2.1), que arroja un valor de 0,7240 (72,4 por ciento) con un error estándar de 0,006 (0,6 por ciento). Si se desea un intervalo de confianza del 95 por ciento, lo que se hace es sumarle y restarle al valor estimad