Argentina -Multiple Indicator Cluster Survey - 2011

Publication date: 2011

Marzo 2014 La Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS) de Argentina se llevó a cabo durante 2011 y 2012 por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en colaboración con la Universidad Nacional de Tres de Febrero y la Universidad Nacional de La Matanza y el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) brindó apoyo financiero y técnico. MICS es un programa internacional de encuestas por hogares desarrollado por UNICEF. La MICS de Argentina se llevó a cabo en el marco de la cuarta ronda global de encuestas MICS (MICS4). MICS proporciona información actualizada sobre la situación de los niños/as y de las mujeres y mide los indicadores clave que permiten a los países monitorear el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y otros compromisos acordados internacionalmente. Se puede obtener información adicional sobre el proyecto global de MICS en el sitio web www.childinfo.org. En Argentina los principales objetivos al desarrollar una encuesta MICS fueron: • reducir las brechas de información para monitorear la situación de la infancia y la adolescencia; • identificar inequidades y cuellos de botella para lograr el cumplimiento de los derechos de niñas, niños, adolescentes y mujeres; • ajustar, mejorar y diseñar políticas públicas dirigidas a las niñas, niños y adolescentes; • contribuir al sistema de información y estadísticas nacionales al realizar la primera encuesta dirigida exclusi- vamente a infancia y adolescencia; • aportar al monitoreo de las metas nacionales establecidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio y otros compromisos internacionales. Cita sugerida: Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. 2013. Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012, Informe Final. Buenos Aires, Argentina. Agradecimientos Muchas personas contribuyeron al desarrollo de la encuesta MICS en Argentina con su conocimiento profesional y su compromiso para que los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes que viven en la Argentina sean una realidad. El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a través de la Dirección de Gestión y Desarrollo Institucional de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia lideró todo el proceso de la encuesta y fue responsable de su efectivo desarrollo. En coordinación con la Oficina de UNICEF en Argentina diseñaron e implementaron cada etapa de la encuesta. Por su parte el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) y el Sistema de Información, Monitoreo y Evaluación de Programas Sociales (SIEMPRO) brindaron su conocimiento experto para la preparación metodo- lógica y para el diseño muestral de la encuesta. Los aportes de los Ministerios de Salud de la Nación, de Educa- ción de la Nación y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación fueron de gran valor, sobre todo en la etapa de diseño de la encuesta. La Universidad Nacional de Tres de Febrero, junto con los equipos territoriales de la Secretaría de Niñez, Adoles- cencia y Familia, tuvieron a su cargo el trabajo de campo. Sin el trabajo dedicado y comprometido de los encuestadores, editores y supervisores de campo, esta encuesta no habría sido posible. La Universidad Nacional de La Matanza tuvo a su cargo la carga de todos los datos. La Oficina Regional para América Latina y el Caribe de UNICEF y el equipo global de MICS fueron clave en apoyar las distintas etapas de la encuesta y en brindar su experiencia y conocimiento para superar dificultades y para cumplir con los estándares de calidad de la encuesta MICS. El equipo de la Oficina de UNICEF en Argentina fue de gran apoyo y acompañamiento en todas las etapas de la encuesta con su profesionalismo y compromiso con la infancia en el país. Por último, un agradecimiento especial a las familias que abrieron sus puertas para ser encuestadas. Gracias a su tiempo y a su testimonio hoy podemos conocer mejor la realidad de las niñas, niños y adolescentes que viven en la Argentina. Marzo 2014 Contenido Tabla de resumen de hallazgos 9 I. Introducción 17 Antecedentes 17 Objetivos de la encuesta 19 II. Metodología de la muestra y de la encuesta 21 Diseño de la muestra 21 Cuestionarios 22 Formación y trabajo de campo 23 Procesamiento de datos 23 III. Cobertura de la muestra y características de los hogares y de los encuestados 25 Cobertura de la muestra 25 Características de los hogares 26 Características de las mujeres encuestadas de 15-49 años de edad y niños/as menores de 5 29 IV. Nutrición 35 Lactancia y alimentación de niños/as pequeños 35 V. Salud del niño/a 47 Protección neonatal contra el tétano 47 Terapia de rehidratación oral 48 Búsqueda de atención y tratamiento con antibióticos de la pulmonía 54 VI. Agua y saneamiento 59 Uso de agua de red pública 60 Uso de servicios de saneamiento - Acceso a red cloacal 61 VII. Salud reproductiva 65 Fecundidad 65 Anticoncepción 68 Atención prenatal 69 VIII. Desarrollo del niño/a 75 Educación y aprendizaje temprano infantil 75 Desarrollo temprano infantil 80 IX. Educación 85 Preparación para la escuela 85 Participación en la escuela primaria y secundaria 85 X. Protección infantil 95 Registro de nacimientos 95 Trabajo infantil 95 Trabajo infantil de acuerdo a la normativa argentina 99 Disciplina infantil 101 Actitudes hacia la violencia doméstica 103 XI. VIH/SIDA 105 Conocimientos sobre la transmisión del VIH e ideas equivocadas sobre el VIH/SIDA 105 Actitudes hacia personas con VIH/SIDA 110 Orientación y pruebas durante la atención prenatal 112 a. Apéndice 114 Diseño de la muestra 115 b. Apéndice 122 Estimaciones de errores de muestreo 123 c. Apéndice 132 Tabla de calidad de datos 133 d. Apéndice 138 Indicadores MICS: numeradores y denominadores 139 e. Apéndice 144 Cuestionarios 145 Lista de tablas Tabla HH.1: Resultados de las entrevistas de hogar, a mujeres y a niños/as menores de 5 años Tabla HH.2: Distribución de los hogares por edad, según sexo Tabla HH.3: Composición de los hogares Tabla HH.4: Características generales de las mujeres Tabla HH.5: Características generales de niños/as menores de 5 años Tabla NU.1: Lactancia inicial Tabla NU.2: Lactancia Tabla NU.3: Duración de la lactancia Tabla NU.4: Lactancia apropiada para la edad Tabla NU.5: Introducción de alimentos sólidos, semisólidos o blandos Tabla NU.6: Frecuencia mínima de la comida Tabla NU.7: Alimentación con mamadera Tabla CH.1: Protección neonatal contra el tétanos Tabla CH.2: Sueros de rehidratación oral y líquidos caseros recomendados Tabla CH.3: Prácticas de alimentación durante la diarrea Tabla CH.4: Terapia oral de rehidratación con alimentación continuada y otros tratamientos Tabla CH.5: Búsqueda de atención para presunta pulmonía y uso de antibióticos durante la presunta pulmonía Tabla AS.1: ODM 8: Asegurar un medio ambiente sostenible. Indicadores de acceso a agua de red y desagüe cloacal y meta 2015. Argentina Tabla AS.2: Disponibilidad de agua potable Tabla AS.3: Tratamiento del agua para beber Tabla AS.4: Desagüe del baño Tabla AS.5: Desagüe y uso compartido del baño Tabla AS.6: Fuente principal de agua y desagüe del baño Tabla RH.1: Tasa de natalidad en adolescentes y tasa total de fecundidad Tabla RH.2: Maternidad temprana Tabla RH.3: Tendencias en el proceso reproductivo temprano Tabla RH.4: Uso de anticonceptivos Tabla RH.5: Cobertura de cuidado prenatal Tabla RH.6: Número de visitas de cuidado prenatal Tabla RH.7: Contenido del cuidado prenatal Tabla CD.1: Educación temprana de la niñez Tabla CD.2: Apoyo al aprendizaje Tabla CD.3: Materiales para el aprendizaje Tabla CD.4: Cuidado inadecuado Tabla CD.5: Índice de desarrollo infantil temprano Tabla ED.1: Preparación para la escuela Tabla ED.2: Ingreso en la escuela primaria Tabla ED.3: Asistencia a la escuela primaria Tabla ED.4: Asistencia a la escuela secundaria Tabla ED.5: Niños/as que alcanzan el último grado de la escuela primaria Tabla ED.6: Conclusión de la escuela primaria y transición a la escuela secundaria Tabla ED.7: Paridad de género en la educación Tabla CP.1: Registro de nacimiento Tabla CP.2: Trabajo infantil Tabla CP.3: Trabajo infantil y asistencia a la escuela Tabla CP.4: Trabajo infantil (normativa nacional) Tabla CP.5: Disciplina del niño/a Tabla CP.6: Actitudes hacia la violencia doméstica Tabla HA.1: Conocimiento de la transmisión del VIH, ideas equivocadas sobre el VIH/SIDA y conocimiento integral sobre la transmisión del VIH Tabla HA.2: Conocimiento de la transmisión del VIH, ideas equivocadas sobre el VIH/SIDA y conocimiento integral sobre la transmisión del VIH entre jóvenes Tabla HA.3: Conocimiento sobre transmisión del VIH de madre a hijo/a Tabla HA.4: Actitudes de aceptación hacia personas con VIH/SIDA Tabla HA.5: Conocimiento de un lugar para hacerse la prueba del VIH Tabla HA.6: Pruebas y asesoramiento sobre VIH durante el cuidado prenatal Lista de figuras Figura HH.1: Distribución de la población de los hogares por edad y sexo Figura NU.1: Porcentaje de niño/as nacidos vivos en los dos años precedentes que fueron amamantados durante la primera hora de vida y el primer día de vida según nivel educativo de la madre Figura NU.2: Distribución porcentual de niños y niñas menores de 2 años por patrones de alimentación, por grupos de edad Figura CH.1: Porcentaje de niño/as de 0-59 meses de edad con diarrea que recibieron tratamiento de rehidratación SRO o líquido casero recomendado Figura CH.2: Porcentaje de niño/as de 0-59 meses con diarrea que recibió TRO o líquidos incrementados y alimentación continuada Figura AS.1: Distribución porcentual de la población en hogares por fuente principal de agua utilizada en el hogar Figura HA.1: Porcentaje de mujeres de 15-49 años que tiene conocimiento integral sobre la transmisión del VIH/SIDA Tabla de resumen de hallazgos Indicadores de la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS) y de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), Argentina, 2011/2012. Tema Número Número Indicador Valor de indicador de indicador de MICS4 de ODM NUTRICIÓN Lactancia y alimentación de niños/as 2.4 Niños/as amamantados alguna vez 95,8 % 2.5 Iniciación temprana de la lactancia 52,7 % 2.6 Lactancia exclusiva en menores de 6 meses 32,7 % 2.7 Lactancia continuada a un 1 año 46,6 % 2.8 Lactancia continuada a los 2 años 29,1 % 2.9 Lactancia predominante en menores de 6 meses 44,0 % 2.10 Duración de la lactancia 15,1 % 2.11 Alimentación con mamadera/biberón 66,8 % 2.12 Introducción de alimentos sólidos, semisólidos o blandos 92,9 % 2.13 Frecuencia mínima de las comidas 68,1 % 2.14 Lactancia adecuada para la edad 41,1 % 2.15 Frecuencia de la alimentación con leche para niños/as no amamantados 98,0 % SALUD DEL NIÑO/A Cuidado de la enfermedad 3.8 Terapia de rehidratación oral con alimentación continuada 59,1 % 3.9 Búsqueda de atención para presunta pulmonía 94,3 % 3.10 Tratamiento con antibióticos para presunta pulmonía 44,5 % SALUD REPRODUCTIVA Salud reproductiva de adolescentes 5.1 5.4 Tasa de natalidad entre las adolescentes 52,4 por 1.000 5.2 Maternidad temprana 11,6 % Salud materna y del recién nacido 5.5 Cobertura de atención prenatal 5.5a Por personal capacitado al menos una vez 98,1 % 5.5b Por cualquier profesional al menos cuatro veces 89,8 % 5.6 Contenido de la atención prenatal 97,3 % DESARROLLO DEL NIÑO/A Desarrollo del niño/a Educación 6.1 Apoyo al aprendizaje 83,8 % 6.2 Apoyo del padre al aprendizaje 56,7 % 6.3 Materiales para el aprendizaje: libros para niños/as 61,2 % 6.4 Materiales para el aprendizaje: cosas para jugar 60,6 % 6.5 Cuidado inadecuado 8,2 % 6.6 Índice de desarrollo temprano infantil 85,4 % 6.7 Asistencia a educación temprana infantil 63,3 % EDUCACIÓN 7.2 Preparación para la escuela 83,7 % 7.3 Tasa de admisión neta en la escuela primaria 95,0 % 7.4 2.1 Tasa neta de asistencia (ajustada) a la escuela primaria 98,7 % 7.5 Tasa neta de asistencia (ajustada) a la escuela secundaria 83,4 % 7.6 2.2 Niños/as que llegan al último grado de primaria 96,6 % 7.7 Tasa de finalización de escuela primaria 85,3 % 7.8 Tasa de transición a la escuela secundaria 92,0 % 7.9 Índice de paridad de género (escuela primaria) 1,00 7.10 Índice de paridad de género (escuela secundaria) 1,00 PROTECCIÓN INFANTIL Registro de nacimientos 8.1 Registro de nacimientos 99,5 % Trabajo infantil 8.2 Trabajo infantil 4,4 % 8.3 Asistencia a la escuela entre trabajadores infantiles 97,0% 8.4 Trabajo infantil entre estudiantes 4,3 % Disciplina del niño/a 8.5 Disciplina con violencia 72,4 % Violencia doméstica 8.14 Actitudes hacia la violencia doméstica 2,0 % VIH/SIDA Conocimiento y actitudes hacia el VIH/SIDA 9.1 Conocimiento integral sobre la prevención del VIH 45,3 % 9.2 6.3 Conocimiento integral sobre la prevención del VIH entre personas jóvenes 40,3 % 9.3 Conocimiento sobre la transmisión del VIH de madre a hijo 33,4 % 9.4 Actitudes de aceptación hacia personas con VIH 43,2 % 9.6 Mujeres que se han sometido a la prueba del VIH y que conocen los resultados 59,0 % 9.8 Asesoría sobre VIH durante la atención prenatal 31,9 % 9.9 Pruebas del VIH durante la atención prenatal 70,8 % Resumen ejecutivo La Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS) de Argentina es parte de la cuarta ronda global de encuestas de hogares MICS que cuenta con el apoyo técnico y financiero de UNICEF. Esta encuesta, de repre- sentación nacional, regional y provincial -para algunos indicadores-, se realizó para recabar información sobre hogares, mujeres de 15-49 años y niños/as menores de 5 años a partir de la información de 23.791 hogares encuestados de una muestra total de 33.154 hogares. El principal objetivo de la encuesta MICS 2011/2012 fue contar con información actualizada para superar las brechas de información sobre las condiciones de vida de la infancia en el país. Si bien el país cuenta con un sistema estadístico nacional y con registros administrativos confiables, la necesidad de contar con información más específica sobre la niñez y sobre temas que hasta el momento no se habían investigado, fue central a la hora de llevar a cabo esta encuesta. La encuesta permite, además, realizar comparaciones entre países lo que constituye un beneficio adicional para el país. La encuesta cubre temas como nutrición, salud materna y de los niños, desarrollo infantil, educación, salud reproductiva, protección de la niñez, HIV/SIDA y actitudes hacia la violencia doméstica. Los resultados de la encuesta MICS dan cuenta de avances considerables en el cumplimiento de los derechos de niñas, niños y adolescentes y permiten identificar ámbitos de mejora para el logro del ejercicio pleno de los derechos por parte de cada niña, niño y adolescente que habita en la Argentina. En particular, se observan diferencias importantes entre jurisdicciones y cuando se observan los indicadores desagregados por nivel educativo o por quintil socio-económico. Nutrición Si bien el 95,8 por ciento de las niñas y los niños fue amamantado alguna vez, la proporción que recibe lactancia exclusiva hasta los 6 meses de edad, tal como se recomienda, es considerablemente menor. El 32,7 por ciento de los niños/as de menos de seis meses de edad reciben lactancia exclusiva. Respecto de la duración promedio de la lactancia, entre los niños/as menores de 3 años, la duración media es de 15,1 meses para cualquier tipo de lactancia, de 1,9 meses de lactancia exclusiva, y de 2,7 meses de lactancia predominante. Las mujeres del quintil 1 dan de mamar a sus hijos durante más tiempo que aquellas del quintil 5 (17,6 meses vs. 10,4 meses). Sin embargo, la duración de la lactancia exclusiva es mayor en el quintil 5 (3,0 meses vs. 1,1 meses en el quintil 1). Salud del niño/a En Argentina, de acuerdo a la información de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, en 2011 no se registraron muertes neonatales por tétanos y no se registraron muertes maternas por tétanos obstétrico. El 86,1 por ciento de las mujeres con un nacimiento en los últimos dos años anteriores a la encuesta ha recibido una dosis de protección contra el tétanos. El 9,3 por ciento de los niños/as menores de cinco años tuvo diarrea en las dos semanas anteriores a la encuesta. El pico de prevalencia de diarrea se produce en el período de destete, entre los niños/as de 12-23 meses de edad, donde un 15% sufrió diarrea en las dos semanas previas a la entrevista. De los niños/as que sufrieron diarrea, el 68 por ciento recibió uno o más de los tratamientos recomendados -es decir, fueron tratados con sales de rehidratación oral o con cualquier líquido casero recomendado-, mientras que el 31,7 por ciento no recibió tratamiento alguno. Los niños/as pertenecientes a hogares en el quintil 1 (26,1%) tienen mayores probabilidades de recibir tratamiento de rehidratación con sales de rehidratación oral que los del quintil 5 (6%). Se informó que el 11,4 por ciento de los niños/as de 0 a 59 meses de edad tenía síntomas de pulmonía durante las dos semanas anteriores a la encuesta. De esos niños/as, se llevó al 94,3 por ciento a una consulta médica con un profesional apropiado. Agua y saneamiento El 86,3 por ciento de la población utiliza agua de red pública como principal fuente de agua en el hogar. Mien- tras que casi la totalidad (96,2%) de la población en el quintil 5, tiene acceso a agua de red pública, esa propor- ción se reduce a 73,6 por ciento en el quintil 1. El 58 por ciento de la población de la Argentina vive en hogares con servicios de cloacas. El 89 por ciento de la población en el quintil 5 tiene acceso a cloacas, y sólo el 19,9 por ciento de la población en el quintil 1 cuenta con este servicio de saneamiento. Salud reproductiva La tasa de natalidad entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 52.4 nacimientos por cada 1000 mujeres. Existen importantes diferencias por región. Las adolescentes de las regiones NEA y NOA tienen mayores tasas de natalidad (79.9 y 72.2 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 respectivamente) que en el resto de las regiones. La educación es la variable de más peso a la hora de diferenciar entre aquellas mujeres que tuvieron su primer hijo a edades tempranas. Entre las mujeres que han tenido un hijo/a entre los 15 y los 19 años, el 36,2 por ciento asistió sólo a la escuela primaria, y un 9,8 por ciento cursó la educación secundaria. El 55,4 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años informó que estaba utilizando algún método de anticoncepción. El método más usado es la píldora o pastillas anticonceptivas, que la utiliza una de cada cuatro mujeres en Argentina. Casi nueve de cada diez madres (89,8%) recibió atención prenatal cuatro veces o más durante su último emba- razo y el 98,1 por ciento de las mujeres recibió al menos un control prenatal de parte de personal calificado. Desarrollo del niño/a El 63,3 por ciento de los niños/as entre 3 y 4 años asiste a algún tipo de educación temprana infantil. Las diferen- cias regionales y entre quintiles socioeconómicos son importantes. Entre algunas regiones la diferencia es más del doble. La asistencia aumenta a medida que los niños/as son mayores: entre los niños/as de 4 años asiste el 76,7 por ciento. Un miembro adulto de la familia participó, durante los 3 días anteriores la encuesta, en 4 o más actividades que promueven el aprendizaje y la preparación para la escuela con el 83,4 por ciento de los niños y niñas menores de cinco años. Los padres participan en menor medida que las madres de estas actividades con sus hijos/as. Dejar a los niños/as solos o en presencia de otros niños/as de corta edad aumenta el riesgo de que sufran accidentes. El 8,2 por ciento de los niños/as no tuvo un cuidado adecuado durante la semana anterior a la encuesta, ya sea por estar solos o al cuidado de otro niño/a. No se observaron diferencias por el sexo del niño/a. Las diferencias por quintiles son notables. Los niños/as en el quintil 1 dejados solos o al cuidado de otro niño/a duplican a los niños/as del quintil 5 (10,3% vs. 5,4%). El 85,4 por ciento de los niños/as de 3 y 4 años se encuentra en desarrollo adecuado para su edad. Se observa un mejor desempeño en los niños/as que asisten a educación temprana o inicial (88,5% en comparación con el 80,1% de los que no asisten). Educación El 83,7 por ciento de los niños/as que actualmente asisten al primer grado de escuela primaria estaba asistiendo a preescolar el año anterior. De los niños/as que están en edad de ingresar en la escuela primaria en Argentina, el 95 por ciento asiste a primer grado de la escuela primaria. No se presentan diferencias remarcables por sexo, regiones o quintil. De todos los niños/as que empiezan el primer grado, casi todos ellos (96,6%) finalmente llega al último grado de primaria. Las regiones en las cuales la proporción de niños/as que completa la primaria es menor son Gran Buenos Aires (82,8%), Cuyo (81,5%) y NEA (81%). Una proporción menor de los niños/as que asisten a la primaria, asiste a la escuela secundaria (83,3% a nivel nacional). Casi el 10 por ciento de los que tienen la edad para estar en la secundaria, asiste todavía a la escuela primaria; mientras que el restante 7,4 por ciento no asiste a la escuela. La educación de la madre es una variable de peso a la hora de explicar diferencias. Existen 20 puntos porcentuales de diferencia en la asistencia a la escue- la secundaria entre los niños/as cuyas madres tienen sólo educación primaria (74,2%) y los niños/as cuyas madres tienen educación superior (93,5%). La asistencia a la escuela secundaria es mayor entre las mujeres (85,2%) que entre los varones (81,6%). La paridad de género para la escuela primaria es del 1,00, lo que indica que no hay diferencia en la asistencia de las niñas y los niños a la escuela primaria. Lo mismo se observa en la educación secundaria. La paridad de género en educación es común a todas las regiones y a todos los niveles socio-económicos. Protección infantil En Argentina se ha registrado el nacimiento del 99,5 por ciento de los niños/as menores de cinco años. A nivel nacional, el 4,4 por ciento de los niños/as de 5 a 14 años ha participado en actividades consideradas como trabajo infantil. Mientras que entre los niños/as de hogares del quintil 1 el trabajo infantil es de 6,8 por ciento, en los hogares del quintil 5, se reduce al 3,1 por ciento de los niños/as de 12-14 años. El trabajo infantil es mayor entre los niños/as que no asisten a la escuela (9,8%) que entre los que asisten (4,3%). En Argentina, la Ley 26.390 establece en 16 años la edad mínima de admisión para el empleo y prohíbe el traba- jo a personas menores de 16 años. La encuesta calculó el trabajo infantil también de acuerdo a esta normativa nacional. Este cálculo da como resultado que el 4,0 por ciento de los niños/as de 5 a 13 años realizó al menos una de las tres actividades económicas (para el mercado, para autoconsumo, quehaceres domésticos intensos) en la semana anterior a la encuesta. En cambio, entre los niños/as de 14 a 15 años, la proporción fue de 9,1 por ciento a nivel país. Los niños/as de los hogares del quintil 1 realizan en mayor medida alguna de las tres actividades económicas. El 5,9 por ciento de los niños/as de hogares del quintil 1 a diferencia del 2,9 por ciento de los pertenecientes a los hogares del quintil 5, estuvo involucrado en la semana anterior a la encuesta en alguna de las tres actividades económicas. El 9,8 por ciento de los niños/as entre 2 y 14 años fue sometido a castigos físicos severos (se le dio una cachetada o se lo golpeó en la cabeza o en las orejas o se le dio una paliza). Sin embargo, sólo el 3,7 por ciento de las perso- nas adultas a cargo de los niños/as cree que debe castigarse físicamente a los niños/as, lo que implica un contraste con la prevalencia real de la disciplina física. El 21,7 por ciento de los niños/as no había sido disciplina- do con violencia de ningún tipo. Respecto de las actitudes de aceptación de las mujeres hacia la violencia doméstica, sólo el 2 por ciento de las mujeres de Argentina piensa que un esposo/pareja tiene derecho a golpear a su compañera o esposa al menos por una de las razones consultadas. VIH/SIDA En Argentina, casi la totalidad de las mujeres entrevistadas (98,1%) ha oído hablar del SIDA. Sin embargo, el porcentaje de mujeres que conocen las dos principales maneras de prevenir la transmisión del VIH se reduce al 78,3 por ciento (tener sólo una pareja fiel no infectada y utilizar un preservativo en cada relación sexual). La proporción de mujeres con un conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA es de sólo 45,3 por ciento. Por conocimiento integral se considera que la mujer identifica las dos maneras de prevenir la transmisión del VIH/SIDA (utilizar preservativo cada vez que tiene relaciones sexuales y/o tener relaciones estables con un solo compañero fiel que no tenga VIH/SIDA), que sabe que una persona de aspecto saludable puede tener VIH/SIDA y que rechaza las dos ideas equivocadas más comunes sobre la transmisión del VIH/SIDA (en Argentina las dos ideas equivocadas más recurrentes fueron que el VIH puede transmitirse por compartir un mate y por la picadura de un mosquito). Hay grandes diferencias por regiones, por educación de la mujer y por nivel socio- económico en el conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA. Entre las mujeres más jóvenes el conocimiento integral de los métodos de prevención y de transmisión del VIH sigue siendo bastante bajo: sólo el 40,3 por ciento de las mujeres entre 15 y 24 años tiene un conocimiento integral sobre el VIH/SIDA. En general, el 89,7 por ciento de las mujeres sabe que el VIH se puede transmitir de madre a hijo/a. El porcentaje de mujeres que conoce las tres formas de transmisión de madre a hijo/a (durante el embarazo, en el parto y a través de la lactancia) es del 33,4 por ciento, mientras que sólo el 8,4 por ciento de las mujeres no conocía ningu- na manera específica. Menos de la mitad de las mujeres sabe que el VIH puede transmitirse de madre al hijo en el momento de la lactancia (43,5%). Entre las mujeres que tuvieron un hijo/a en los dos años anteriores a la encuesta, una alta proporción (72%) se hizo la prueba del VIH durante el control prenatal. En las regiones del NEA (54%) y del NOA (67,1%) la proporción de mujeres testeadas en su control prenatal fue menor que en las demás regiones. En Argentina, el 97,5 por ciento de las mujeres que han oído hablar del SIDA está de acuerdo con al menos una de las actitudes de aceptación y no discriminatoria hacia las personas viviendo con VIH. La actitud de no acepta- ción más común es querer mantener en secreto si un miembro de la familia se enfermara. Sólo el 58,8 por ciento de las mujeres no querría mantenerlo en secreto. Las de mayor aceptación son que una profesora se le debe permitir seguir dando clase aunque tenga SIDA (85,3%) y la disposición a cuidar de un familiar enfermo de SIDA en la propia casa de la mujer consultada (89,1%). de la lactancia, entre los niños/as menores de 3 años, la duración media es de 15,1 meses para cualquier tipo de lactancia, de 1,9 meses de lactancia exclusiva, y de 2,7 meses de lactancia predominante. Las mujeres del quintil 1 dan de mamar a sus hijos durante más tiempo que aquellas del quintil 5 (17,6 meses vs. 10,4 meses). Sin embargo, la duración de la lactancia exclusiva es mayor en el quintil 5 (3,0 meses vs. 1,1 meses en el quintil 1). Salud del niño/a En Argentina, de acuerdo a la información de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, en 2011 no se registraron muertes neonatales por tétanos y no se registraron muertes maternas por tétanos obstétrico. El 86,1 por ciento de las mujeres con un nacimiento en los últimos dos años anteriores a la encuesta ha recibido una dosis de protección contra el tétanos. El 9,3 por ciento de los niños/as menores de cinco años tuvo diarrea en las dos semanas anteriores a la encuesta. El pico de prevalencia de diarrea se produce en el período de destete, entre los niños/as de 12-23 meses de edad, donde un 15% sufrió diarrea en las dos semanas previas a la entrevista. De los niños/as que sufrieron diarrea, el 68 por ciento recibió uno o más de los tratamientos recomendados -es decir, fueron tratados con sales de rehidratación oral o con cualquier líquido casero recomendado-, mientras que el 31,7 por ciento no recibió tratamiento alguno. Los niños/as pertenecientes a hogares en el quintil 1 (26,1%) tienen mayores probabilidades de recibir tratamiento de rehidratación con sales de rehidratación oral que los del quintil 5 (6%). Se informó que el 11,4 por ciento de los niños/as de 0 a 59 meses de edad tenía síntomas de pulmonía durante las dos semanas anteriores a la encuesta. De esos niños/as, se llevó al 94,3 por ciento a una consulta médica con un profesional apropiado. Agua y saneamiento El 86,3 por ciento de la población utiliza agua de red pública como principal fuente de agua en el hogar. Mien- tras que casi la totalidad (96,2%) de la población en el quintil 5, tiene acceso a agua de red pública, esa propor- ción se reduce a 73,6 por ciento en el quintil 1. El 58 por ciento de la población de la Argentina vive en hogares con servicios de cloacas. El 89 por ciento de la población en el quintil 5 tiene acceso a cloacas, y sólo el 19,9 por ciento de la población en el quintil 1 cuenta con este servicio de saneamiento. Salud reproductiva La tasa de natalidad entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 52.4 nacimientos por cada 1000 mujeres. Existen importantes diferencias por región. Las adolescentes de las regiones NEA y NOA tienen mayores tasas de natalidad (79.9 y 72.2 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 respectivamente) que en el resto de las regiones. La educación es la variable de más peso a la hora de diferenciar entre aquellas mujeres que tuvieron su primer hijo a edades tempranas. Entre las mujeres que han tenido un hijo/a entre los 15 y los 19 años, el 36,2 por ciento asistió sólo a la escuela primaria, y un 9,8 por ciento cursó la educación secundaria. El 55,4 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años informó que estaba utilizando algún método de anticoncepción. El método más usado es la píldora o pastillas anticonceptivas, que la utiliza una de cada cuatro mujeres en Argentina. Casi nueve de cada diez madres (89,8%) recibió atención prenatal cuatro veces o más durante su último emba- razo y el 98,1 por ciento de las mujeres recibió al menos un control prenatal de parte de personal calificado. Desarrollo del niño/a El 63,3 por ciento de los niños/as entre 3 y 4 años asiste a algún tipo de educación temprana infantil. Las diferen- cias regionales y entre quintiles socioeconómicos son importantes. Entre algunas regiones la diferencia es más del doble. La asistencia aumenta a medida que los niños/as son mayores: entre los niños/as de 4 años asiste el 76,7 por ciento. Un miembro adulto de la familia participó, durante los 3 días anteriores la encuesta, en 4 o más actividades que promueven el aprendizaje y la preparación para la escuela con el 83,4 por ciento de los niños y niñas de 3 y 4 años. Los padres participan en menor medida que las madres de estas actividades con sus hijos/as. Dejar a los niños/as solos o en presencia de otros niños/as de corta edad aumenta el riesgo de que sufran accidentes. El 8,2 por ciento de los niños/as no tuvo un cuidado adecuado durante la semana anterior a la encuesta, ya sea por estar solos o al cuidado de otro niño/a. No se observaron diferencias por el sexo del niño/a. Las diferencias por quintiles son notables. Los niños/as en el quintil 1 dejados solos o al cuidado de otro niño/a duplican a los niños/as del quintil 5 (10,3% vs. 5,4%). El 85,4 por ciento de los niños/as de 3 y 4 años se encuentra en desarrollo adecuado para su edad. Se observa un mejor desempeño en los niños/as que asisten a educación temprana o inicial (88,5% en comparación con el 80,1% de los que no asisten). Educación El 83,7 por ciento de los niños/as que actualmente asisten al primer grado de escuela primaria estaba asistiendo a preescolar el año anterior. De los niños/as que están en edad de ingresar en la escuela primaria en Argentina, el 95 por ciento asiste a primer grado de la escuela primaria. No se presentan diferencias remarcables por sexo, regiones o quintil. De todos los niños/as que empiezan el primer grado, casi todos ellos (96,6%) finalmente llega al último grado de primaria. Las regiones en las cuales la proporción de niños/as que completa la primaria es menor son Gran Buenos Aires (82,8%), Cuyo (81,5%) y NEA (81%). Una proporción menor de los niños/as que asisten a la primaria, asiste a la escuela secundaria (83,3% a nivel nacional). Casi el 10 por ciento de los que tienen la edad para estar en la secundaria, asiste todavía a la escuela primaria; mientras que el restante 7,4 por ciento no asiste a la escuela. La educación de la madre es una variable de peso a la hora de explicar diferencias. Existen 20 puntos porcentuales de diferencia en la asistencia a la escue- la secundaria entre los niños/as cuyas madres tienen sólo educación primaria (74,2%) y los niños/as cuyas madres tienen educación superior (93,5%). La asistencia a la escuela secundaria es mayor entre las mujeres (85,2%) que entre los varones (81,6%). La paridad de género para la escuela primaria es del 1,00, lo que indica que no hay diferencia en la asistencia de las niñas y los niños a la escuela primaria. Lo mismo se observa en la educación secundaria. La paridad de género en educación es común a todas las regiones y a todos los niveles socio-económicos. Protección infantil En Argentina se ha registrado el nacimiento del 99,5 por ciento de los niños/as menores de cinco años. A nivel nacional, el 4,4 por ciento de los niños/as de 5 a 14 años ha participado en actividades consideradas como trabajo infantil. Mientras que entre los niños/as de hogares del quintil 1 el trabajo infantil es de 6,8 por ciento, en los hogares del quintil 5, se reduce al 3,1 por ciento de los niños/as de 12-14 años. El trabajo infantil es mayor entre los niños/as que no asisten a la escuela (9,8%) que entre los que asisten (4,3%). En Argentina, la Ley 26.390 establece en 16 años la edad mínima de admisión para el empleo y prohíbe el traba- jo a personas menores de 16 años. La encuesta calculó el trabajo infantil también de acuerdo a esta normativa nacional. Este cálculo da como resultado que el 4,0 por ciento de los niños/as de 5 a 13 años realizó al menos una de las tres actividades económicas (para el mercado, para autoconsumo, quehaceres domésticos intensos) en la semana anterior a la encuesta. En cambio, entre los niños/as de 14 a 15 años, la proporción fue de 9,1 por ciento a nivel país. Los niños/as de los hogares del quintil 1 realizan en mayor medida alguna de las tres actividades económicas. El 5,9 por ciento de los niños/as de hogares del quintil 1 a diferencia del 2,9 por ciento de los pertenecientes a los hogares del quintil 5, estuvo involucrado en la semana anterior a la encuesta en alguna de las tres actividades económicas. El 9,8 por ciento de los niños/as entre 2 y 14 años fue sometido a castigos físicos severos (se le dio una cachetada o se lo golpeó en la cabeza o en las orejas o se le dio una paliza). Sin embargo, sólo el 3,7 por ciento de las perso- nas adultas a cargo de los niños/as cree que debe castigarse físicamente a los niños/as, lo que implica un contraste con la prevalencia real de la disciplina física. El 21,7 por ciento de los niños/as no había sido disciplina- do con violencia de ningún tipo. Respecto de las actitudes de aceptación de las mujeres hacia la violencia doméstica, sólo el 2 por ciento de las mujeres de Argentina piensa que un esposo/pareja tiene derecho a golpear a su compañera o esposa al menos por una de las razones consultadas. VIH/SIDA En Argentina, casi la totalidad de las mujeres entrevistadas (98,1%) ha oído hablar del SIDA. Sin embargo, el porcentaje de mujeres que conocen las dos principales maneras de prevenir la transmisión del VIH se reduce al 78,3 por ciento (tener sólo una pareja fiel no infectada y utilizar un preservativo en cada relación sexual). La proporción de mujeres con un conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA es de sólo 45,3 por ciento. Por conocimiento integral se considera que la mujer identifica las dos maneras de prevenir la transmisión del VIH/SIDA (utilizar preservativo cada vez que tiene relaciones sexuales y/o tener relaciones estables con un solo compañero fiel que no tenga VIH/SIDA), que sabe que una persona de aspecto saludable puede tener VIH/SIDA y que rechaza las dos ideas equivocadas más comunes sobre la transmisión del VIH/SIDA (en Argentina las dos ideas equivocadas más recurrentes fueron que el VIH puede transmitirse por compartir un mate y por la picadura de un mosquito). Hay grandes diferencias por regiones, por educación de la mujer y por nivel socio- económico en el conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA. Entre las mujeres más jóvenes el conocimiento integral de los métodos de prevención y de transmisión del VIH sigue siendo bastante bajo: sólo el 40,3 por ciento de las mujeres entre 15 y 24 años tiene un conocimiento integral sobre el VIH/SIDA. En general, el 89,7 por ciento de las mujeres sabe que el VIH se puede transmitir de madre a hijo/a. El porcentaje de mujeres que conoce las tres formas de transmisión de madre a hijo/a (durante el embarazo, en el parto y a través de la lactancia) es del 33,4 por ciento, mientras que sólo el 8,4 por ciento de las mujeres no conocía ningu- na manera específica. Menos de la mitad de las mujeres sabe que el VIH puede transmitirse de madre al hijo en el momento de la lactancia (43,5%). Entre las mujeres que tuvieron un hijo/a en los dos años anteriores a la encuesta, una alta proporción (72%) se hizo la prueba del VIH durante el control prenatal. En las regiones del NEA (54%) y del NOA (67,1%) la proporción de mujeres testeadas en su control prenatal fue menor que en las demás regiones. En Argentina, el 97,5 por ciento de las mujeres que han oído hablar del SIDA está de acuerdo con al menos una de las actitudes de aceptación y no discriminatoria hacia las personas viviendo con VIH. La actitud de no acepta- ción más común es querer mantener en secreto si un miembro de la familia se enfermara. Sólo el 58,8 por ciento de las mujeres no querría mantenerlo en secreto. Las de mayor aceptación son que una profesora se le debe permitir seguir dando clase aunque tenga SIDA (85,3%) y la disposición a cuidar de un familiar enfermo de SIDA en la propia casa de la mujer consultada (89,1%). de la lactancia, entre los niños/as menores de 3 años, la duración media es de 15,1 meses para cualquier tipo de lactancia, de 1,9 meses de lactancia exclusiva, y de 2,7 meses de lactancia predominante. Las mujeres del quintil 1 dan de mamar a sus hijos durante más tiempo que aquellas del quintil 5 (17,6 meses vs. 10,4 meses). Sin embargo, la duración de la lactancia exclusiva es mayor en el quintil 5 (3,0 meses vs. 1,1 meses en el quintil 1). Salud del niño/a En Argentina, de acuerdo a la información de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, en 2011 no se registraron muertes neonatales por tétanos y no se registraron muertes maternas por tétanos obstétrico. El 86,1 por ciento de las mujeres con un nacimiento en los últimos dos años anteriores a la encuesta ha recibido una dosis de protección contra el tétanos. El 9,3 por ciento de los niños/as menores de cinco años tuvo diarrea en las dos semanas anteriores a la encuesta. El pico de prevalencia de diarrea se produce en el período de destete, entre los niños/as de 12-23 meses de edad, donde un 15% sufrió diarrea en las dos semanas previas a la entrevista. De los niños/as que sufrieron diarrea, el 68 por ciento recibió uno o más de los tratamientos recomendados -es decir, fueron tratados con sales de rehidratación oral o con cualquier líquido casero recomendado-, mientras que el 31,7 por ciento no recibió tratamiento alguno. Los niños/as pertenecientes a hogares en el quintil 1 (26,1%) tienen mayores probabilidades de recibir tratamiento de rehidratación con sales de rehidratación oral que los del quintil 5 (6%). Se informó que el 11,4 por ciento de los niños/as de 0 a 59 meses de edad tenía síntomas de pulmonía durante las dos semanas anteriores a la encuesta. De esos niños/as, se llevó al 94,3 por ciento a una consulta médica con un profesional apropiado. Agua y saneamiento El 86,3 por ciento de la población utiliza agua de red pública como principal fuente de agua en el hogar. Mien- tras que casi la totalidad (96,2%) de la población en el quintil 5, tiene acceso a agua de red pública, esa propor- ción se reduce a 73,6 por ciento en el quintil 1. El 58 por ciento de la población de la Argentina vive en hogares con servicios de cloacas. El 89 por ciento de la población en el quintil 5 tiene acceso a cloacas, y sólo el 19,9 por ciento de la población en el quintil 1 cuenta con este servicio de saneamiento. Salud reproductiva La tasa de natalidad entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 52.4 nacimientos por cada 1000 mujeres. Existen importantes diferencias por región. Las adolescentes de las regiones NEA y NOA tienen mayores tasas de natalidad (79.9 y 72.2 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 respectivamente) que en el resto de las regiones. La educación es la variable de más peso a la hora de diferenciar entre aquellas mujeres que tuvieron su primer hijo a edades tempranas. Entre las mujeres que han tenido un hijo/a entre los 15 y los 19 años, el 36,2 por ciento asistió sólo a la escuela primaria, y un 9,8 por ciento cursó la educación secundaria. El 55,4 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años informó que estaba utilizando algún método de anticoncepción. El método más usado es la píldora o pastillas anticonceptivas, que la utiliza una de cada cuatro mujeres en Argentina. Casi nueve de cada diez madres (89,8%) recibió atención prenatal cuatro veces o más durante su último emba- razo y el 98,1 por ciento de las mujeres recibió al menos un control prenatal de parte de personal calificado. Desarrollo del niño/a El 63,3 por ciento de los niños/as entre 3 y 4 años asiste a algún tipo de educación temprana infantil. Las diferen- cias regionales y entre quintiles socioeconómicos son importantes. Entre algunas regiones la diferencia es más del doble. La asistencia aumenta a medida que los niños/as son mayores: entre los niños/as de 4 años asiste el 76,7 por ciento. Un miembro adulto de la familia participó, durante los 3 días anteriores la encuesta, en 4 o más actividades que promueven el aprendizaje y la preparación para la escuela con el 83,4 por ciento de los niños y niñas menores de cinco años. Los padres participan en menor medida que las madres de estas actividades con sus hijos/as. Dejar a los niños/as solos o en presencia de otros niños/as de corta edad aumenta el riesgo de que sufran accidentes. El 8,2 por ciento de los niños/as no tuvo un cuidado adecuado durante la semana anterior a la encuesta, ya sea por estar solos o al cuidado de otro niño/a. No se observaron diferencias por el sexo del niño/a. Las diferencias por quintiles son notables. Los niños/as en el quintil 1 dejados solos o al cuidado de otro niño/a duplican a los niños/as del quintil 5 (10,3% vs. 5,4%). El 85,4 por ciento de los niños/as de 3 y 4 años se encuentra en desarrollo adecuado para su edad. Se observa un mejor desempeño en los niños/as que asisten a educación temprana o inicial (88,5% en comparación con el 80,1% de los que no asisten). Educación El 83,7 por ciento de los niños/as que actualmente asisten al primer grado de escuela primaria estaba asistiendo a preescolar el año anterior. De los niños/as que están en edad de ingresar en la escuela primaria en Argentina, el 95 por ciento asiste a primer grado de la escuela primaria. No se presentan diferencias remarcables por sexo, regiones o quintil. De todos los niños/as que empiezan el primer grado, casi todos ellos (96,6%) finalmente llega al último grado de primaria. Las regiones en las cuales la proporción de niños/as que completa la primaria es menor son Gran Buenos Aires (82,8%), Cuyo (81,5%) y NEA (81%). Una proporción menor de los niños/as que asisten a la primaria, asiste a la escuela secundaria (83,3% a nivel nacional). Casi el 10 por ciento de los que tienen la edad para estar en la secundaria, asiste todavía a la escuela primaria; mientras que el restante 7,4 por ciento no asiste a la escuela. La educación de la madre es una variable de peso a la hora de explicar diferencias. Existen 20 puntos porcentuales de diferencia en la asistencia a la escue- la secundaria entre los niños/as cuyas madres tienen sólo educación primaria (74,2%) y los niños/as cuyas madres tienen educación superior (93,5%). La asistencia a la escuela secundaria es mayor entre las mujeres (85,2%) que entre los varones (81,6%). La paridad de género para la escuela primaria es del 1,00, lo que indica que no hay diferencia en la asistencia de las niñas y los niños a la escuela primaria. Lo mismo se observa en la educación secundaria. La paridad de género en educación es común a todas las regiones y a todos los niveles socio-económicos. Protección infantil En Argentina se ha registrado el nacimiento del 99,5 por ciento de los niños/as menores de cinco años. A nivel nacional, el 4,4 por ciento de los niños/as de 5 a 14 años ha participado en actividades consideradas como trabajo infantil. Mientras que entre los niños/as de hogares del quintil 1 el trabajo infantil es de 6,8 por ciento, en los hogares del quintil 5, se reduce al 3,1 por ciento de los niños/as de 5-14 años. El trabajo infantil es mayor entre los niños/as que no asisten a la escuela (9,8%) que entre los que asisten (4,3%). En Argentina, la Ley 26.390 establece en 16 años la edad mínima de admisión para el empleo y prohíbe el traba- jo a personas menores de 16 años. La encuesta calculó el trabajo infantil también de acuerdo a esta normativa nacional. Este cálculo da como resultado que el 4,0 por ciento de los niños/as de 5 a 13 años realizó al menos una de las tres actividades económicas (para el mercado, para autoconsumo, quehaceres domésticos intensos) en la semana anterior a la encuesta. En cambio, entre los niños/as de 14 a 15 años, la proporción fue de 9,1 por ciento a nivel país. Los niños/as de los hogares del quintil 1 realizan en mayor medida alguna de las tres actividades económicas. El 5,9 por ciento de los niños/as de hogares del quintil 1 a diferencia del 2,9 por ciento de los pertenecientes a los hogares del quintil 5, estuvo involucrado en la semana anterior a la encuesta en alguna de las tres actividades económicas. El 9,8 por ciento de los niños/as entre 2 y 14 años fue sometido a castigos físicos severos (se le dio una cachetada o se lo golpeó en la cabeza o en las orejas o se le dio una paliza). Sin embargo, sólo el 3,7 por ciento de las perso- nas adultas a cargo de los niños/as cree que debe castigarse físicamente a los niños/as, lo que implica un contraste con la prevalencia real de la disciplina física. El 21,7 por ciento de los niños/as no había sido disciplina- do con violencia de ningún tipo. Respecto de las actitudes de aceptación de las mujeres hacia la violencia doméstica, sólo el 2 por ciento de las mujeres de Argentina piensa que un esposo/pareja tiene derecho a golpear a su compañera o esposa al menos por una de las razones consultadas. VIH/SIDA En Argentina, casi la totalidad de las mujeres entrevistadas (98,1%) ha oído hablar del SIDA. Sin embargo, el porcentaje de mujeres que conocen las dos principales maneras de prevenir la transmisión del VIH se reduce al 78,3 por ciento (tener sólo una pareja fiel no infectada y utilizar un preservativo en cada relación sexual). La proporción de mujeres con un conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA es de sólo 45,3 por ciento. Por conocimiento integral se considera que la mujer identifica las dos maneras de prevenir la transmisión del VIH/SIDA (utilizar preservativo cada vez que tiene relaciones sexuales y/o tener relaciones estables con un solo compañero fiel que no tenga VIH/SIDA), que sabe que una persona de aspecto saludable puede tener VIH/SIDA y que rechaza las dos ideas equivocadas más comunes sobre la transmisión del VIH/SIDA (en Argentina las dos ideas equivocadas más recurrentes fueron que el VIH puede transmitirse por compartir un mate y por la picadura de un mosquito). Hay grandes diferencias por regiones, por educación de la mujer y por nivel socio- económico en el conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA. Entre las mujeres más jóvenes el conocimiento integral de los métodos de prevención y de transmisión del VIH sigue siendo bastante bajo: sólo el 40,3 por ciento de las mujeres entre 15 y 24 años tiene un conocimiento integral sobre el VIH/SIDA. En general, el 89,7 por ciento de las mujeres sabe que el VIH se puede transmitir de madre a hijo/a. El porcentaje de mujeres que conoce las tres formas de transmisión de madre a hijo/a (durante el embarazo, en el parto y a través de la lactancia) es del 33,4 por ciento, mientras que sólo el 8,4 por ciento de las mujeres no conocía ningu- na manera específica. Menos de la mitad de las mujeres sabe que el VIH puede transmitirse de madre al hijo en el momento de la lactancia (43,5%). Entre las mujeres que tuvieron un hijo/a en los dos años anteriores a la encuesta, una alta proporción (72%) se hizo la prueba del VIH durante el control prenatal. En las regiones del NEA (54%) y del NOA (67,1%) la proporción de mujeres testeadas en su control prenatal fue menor que en las demás regiones. En Argentina, el 97,5 por ciento de las mujeres que han oído hablar del SIDA está de acuerdo con al menos una de las actitudes de aceptación y no discriminatoria hacia las personas viviendo con VIH. La actitud de no acepta- ción más común es querer mantener en secreto si un miembro de la familia se enfermara. Sólo el 58,8 por ciento de las mujeres no querría mantenerlo en secreto. Las de mayor aceptación son que una profesora se le debe permitir seguir dando clase aunque tenga SIDA (85,3%) y la disposición a cuidar de un familiar enfermo de SIDA en la propia casa de la mujer consultada (89,1%). de la lactancia, entre los niños/as menores de 3 años, la duración media es de 15,1 meses para cualquier tipo de lactancia, de 1,9 meses de lactancia exclusiva, y de 2,7 meses de lactancia predominante. Las mujeres del quintil 1 dan de mamar a sus hijos durante más tiempo que aquellas del quintil 5 (17,6 meses vs. 10,4 meses). Sin embargo, la duración de la lactancia exclusiva es mayor en el quintil 5 (3,0 meses vs. 1,1 meses en el quintil 1). Salud del niño/a En Argentina, de acuerdo a la información de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, en 2011 no se registraron muertes neonatales por tétanos y no se registraron muertes maternas por tétanos obstétrico. El 86,1 por ciento de las mujeres con un nacimiento en los últimos dos años anteriores a la encuesta ha recibido una dosis de protección contra el tétanos. El 9,3 por ciento de los niños/as menores de cinco años tuvo diarrea en las dos semanas anteriores a la encuesta. El pico de prevalencia de diarrea se produce en el período de destete, entre los niños/as de 12-23 meses de edad, donde un 15% sufrió diarrea en las dos semanas previas a la entrevista. De los niños/as que sufrieron diarrea, el 68 por ciento recibió uno o más de los tratamientos recomendados -es decir, fueron tratados con sales de rehidratación oral o con cualquier líquido casero recomendado-, mientras que el 31,7 por ciento no recibió tratamiento alguno. Los niños/as pertenecientes a hogares en el quintil 1 (26,1%) tienen mayores probabilidades de recibir tratamiento de rehidratación con sales de rehidratación oral que los del quintil 5 (6%). Se informó que el 11,4 por ciento de los niños/as de 0 a 59 meses de edad tenía síntomas de pulmonía durante las dos semanas anteriores a la encuesta. De esos niños/as, se llevó al 94,3 por ciento a una consulta médica con un profesional apropiado. Agua y saneamiento El 86,3 por ciento de la población utiliza agua de red pública como principal fuente de agua en el hogar. Mien- tras que casi la totalidad (96,2%) de la población en el quintil 5, tiene acceso a agua de red pública, esa propor- ción se reduce a 73,6 por ciento en el quintil 1. El 58 por ciento de la población de la Argentina vive en hogares con servicios de cloacas. El 89 por ciento de la población en el quintil 5 tiene acceso a cloacas, y sólo el 19,9 por ciento de la población en el quintil 1 cuenta con este servicio de saneamiento. Salud reproductiva La tasa de natalidad entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 52.4 nacimientos por cada 1000 mujeres. Existen importantes diferencias por región. Las adolescentes de las regiones NEA y NOA tienen mayores tasas de natalidad (79.9 y 72.2 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 respectivamente) que en el resto de las regiones. La educación es la variable de más peso a la hora de diferenciar entre aquellas mujeres que tuvieron su primer hijo a edades tempranas. Entre las mujeres que han tenido un hijo/a entre los 15 y los 19 años, el 36,2 por ciento asistió sólo a la escuela primaria, y un 9,8 por ciento cursó la educación secundaria. El 55,4 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años informó que estaba utilizando algún método de anticoncepción. El método más usado es la píldora o pastillas anticonceptivas, que la utiliza una de cada cuatro mujeres en Argentina. Casi nueve de cada diez madres (89,8%) recibió atención prenatal cuatro veces o más durante su último emba- razo y el 98,1 por ciento de las mujeres recibió al menos un control prenatal de parte de personal calificado. Desarrollo del niño/a El 63,3 por ciento de los niños/as entre 3 y 4 años asiste a algún tipo de educación temprana infantil. Las diferen- cias regionales y entre quintiles socioeconómicos son importantes. Entre algunas regiones la diferencia es más del doble. La asistencia aumenta a medida que los niños/as son mayores: entre los niños/as de 4 años asiste el 76,7 por ciento. Un miembro adulto de la familia participó, durante los 3 días anteriores la encuesta, en 4 o más actividades que promueven el aprendizaje y la preparación para la escuela con el 83,4 por ciento de los niños y niñas menores de cinco años. Los padres participan en menor medida que las madres de estas actividades con sus hijos/as. Dejar a los niños/as solos o en presencia de otros niños/as de corta edad aumenta el riesgo de que sufran accidentes. El 8,2 por ciento de los niños/as no tuvo un cuidado adecuado durante la semana anterior a la encuesta, ya sea por estar solos o al cuidado de otro niño/a. No se observaron diferencias por el sexo del niño/a. Las diferencias por quintiles son notables. Los niños/as en el quintil 1 dejados solos o al cuidado de otro niño/a duplican a los niños/as del quintil 5 (10,3% vs. 5,4%). El 85,4 por ciento de los niños/as de 3 y 4 años se encuentra en desarrollo adecuado para su edad. Se observa un mejor desempeño en los niños/as que asisten a educación temprana o inicial (88,5% en comparación con el 80,1% de los que no asisten). Educación El 83,7 por ciento de los niños/as que actualmente asisten al primer grado de escuela primaria estaba asistiendo a preescolar el año anterior. De los niños/as que están en edad de ingresar en la escuela primaria en Argentina, el 95 por ciento asiste a primer grado de la escuela primaria. No se presentan diferencias remarcables por sexo, regiones o quintil. De todos los niños/as que empiezan el primer grado, casi todos ellos (96,6%) finalmente llega al último grado de primaria. Las regiones en las cuales la proporción de niños/as que completa la primaria es menor son Gran Buenos Aires (82,8%), Cuyo (81,5%) y NEA (81%). Una proporción menor de los niños/as que asisten a la primaria, asiste a la escuela secundaria (83,3% a nivel nacional). Casi el 10 por ciento de los que tienen la edad para estar en la secundaria, asiste todavía a la escuela primaria; mientras que el restante 7,4 por ciento no asiste a la escuela. La educación de la madre es una variable de peso a la hora de explicar diferencias. Existen 20 puntos porcentuales de diferencia en la asistencia a la escue- la secundaria entre los niños/as cuyas madres tienen sólo educación primaria (74,2%) y los niños/as cuyas madres tienen educación superior (93,5%). La asistencia a la escuela secundaria es mayor entre las mujeres (85,2%) que entre los varones (81,6%). La paridad de género para la escuela primaria es del 1,00, lo que indica que no hay diferencia en la asistencia de las niñas y los niños a la escuela primaria. Lo mismo se observa en la educación secundaria. La paridad de género en educación es común a todas las regiones y a todos los niveles socio-económicos. Protección infantil En Argentina se ha registrado el nacimiento del 99,5 por ciento de los niños/as menores de cinco años. A nivel nacional, el 4,4 por ciento de los niños/as de 5 a 14 años ha participado en actividades consideradas como trabajo infantil. Mientras que entre los niños/as de hogares del quintil 1 el trabajo infantil es de 6,8 por ciento, en los hogares del quintil 5, se reduce al 3,1 por ciento de los niños/as de 12-14 años. El trabajo infantil es mayor entre los niños/as que no asisten a la escuela (9,8%) que entre los que asisten (4,3%). En Argentina, la Ley 26.390 establece en 16 años la edad mínima de admisión para el empleo y prohíbe el traba- jo a personas menores de 16 años. La encuesta calculó el trabajo infantil también de acuerdo a esta normativa nacional. Este cálculo da como resultado que el 4,0 por ciento de los niños/as de 5 a 13 años realizó al menos una de las tres actividades económicas (para el mercado, para autoconsumo, quehaceres domésticos intensos) en la semana anterior a la encuesta. En cambio, entre los niños/as de 14 a 15 años, la proporción fue de 9,1 por ciento a nivel país. Los niños/as de los hogares del quintil 1 realizan en mayor medida alguna de las tres actividades económicas. El 5,9 por ciento de los niños/as de hogares del quintil 1 a diferencia del 2,9 por ciento de los pertenecientes a los hogares del quintil 5, estuvo involucrado en la semana anterior a la encuesta en alguna de las tres actividades económicas. El 9,8 por ciento de los niños/as entre 2 y 14 años fue sometido a castigos físicos severos (se le dio una cachetada o se lo golpeó en la cabeza o en las orejas o se le dio una paliza). Sin embargo, sólo el 3,7 por ciento de las perso- nas adultas a cargo de los niños/as cree que debe castigarse físicamente a los niños/as, lo que implica un contraste con la prevalencia real de la disciplina física. El 21,7 por ciento de los niños/as no había sido disciplina- do con violencia de ningún tipo. Respecto de las actitudes de aceptación de las mujeres hacia la violencia doméstica, sólo el 2 por ciento de las mujeres de Argentina piensa que un esposo/pareja tiene derecho a golpear a su compañera o esposa al menos por una de las razones consultadas. VIH/SIDA En Argentina, casi la totalidad de las mujeres entrevistadas (98,1%) ha oído hablar del SIDA. Sin embargo, el porcentaje de mujeres que conocen las dos principales maneras de prevenir la transmisión del VIH se reduce al 78,3 por ciento (tener sólo una pareja fiel no infectada y utilizar un preservativo en cada relación sexual). La proporción de mujeres con un conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA es de sólo 45,3 por ciento. Por conocimiento integral se considera que la mujer identifica las dos maneras de prevenir la transmisión del VIH/SIDA (utilizar preservativo cada vez que tiene relaciones sexuales y/o tener relaciones estables con un solo compañero fiel que no tenga VIH/SIDA), que sabe que una persona de aspecto saludable puede tener VIH/SIDA y que rechaza las dos ideas equivocadas más comunes sobre la transmisión del VIH/SIDA (en Argentina las dos ideas equivocadas más recurrentes fueron que el VIH puede transmitirse por compartir un mate y por la picadura de un mosquito). Hay grandes diferencias por regiones, por educación de la mujer y por nivel socio- económico en el conocimiento integral sobre la prevención del VIH/SIDA. Entre las mujeres más jóvenes el conocimiento integral de los métodos de prevención y de transmisión del VIH sigue siendo bastante bajo: sólo el 40,3 por ciento de las mujeres entre 15 y 24 años tiene un conocimiento integral sobre el VIH/SIDA. En general, el 89,7 por ciento de las mujeres sabe que el VIH se puede transmitir de madre a hijo/a. El porcentaje de mujeres que conoce las tres formas de transmisión de madre a hijo/a (durante el embarazo, en el parto y a través de la lactancia) es del 33,4 por ciento, mientras que sólo el 8,4 por ciento de las mujeres no conocía ningu- na manera específica. Menos de la mitad de las mujeres sabe que el VIH puede transmitirse de madre al hijo en el momento de la lactancia (43,5%). Entre las mujeres que tuvieron un hijo/a en los dos años anteriores a la encuesta, una alta proporción (72%) se hizo la prueba del VIH durante el control prenatal. En las regiones del NEA (54%) y del NOA (67,1%) la proporción de mujeres testeadas en su control prenatal fue menor que en las demás regiones. En Argentina, el 97,5 por ciento de las mujeres que han oído hablar del SIDA está de acuerdo con al menos una de las actitudes de aceptación y no discriminatoria hacia las personas viviendo con VIH. La actitud de no acepta- ción más común es querer mantener en secreto si un miembro de la familia se enfermara. Sólo el 58,8 por ciento de las mujeres no querría mantenerlo en secreto. Las de mayor aceptación son que una profesora se le debe permitir seguir dando clase aunque tenga SIDA (85,3%) y la disposición a cuidar de un familiar enfermo de SIDA en la propia casa de la mujer consultada (89,1%). Lista de abreviaturas CABA Ciudad Autónoma de Buenos Aires CDN Convención sobre los Derechos del Niño DEIS Dirección de Estadísticas e Información de Salud DIU Dispositivo Intrauterino ECDI Índice de Desarrollo Temprano Infantil (por su sigla en inglés) GBA Gran Buenos Aires GPI Índice de Paridad de Género (por su sigla en inglés) INDEC Instituto Nacional de Estadísticas y Censos MELA Método de Amenorrea por Lactancia MICS Multiple Indicators Cluster Survey (Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados) na No aplicable NEA Noreste Argentino NOA Noroeste Argentino ODM Objetivos de Desarrollo del Milenio OMS Organización Mundial de la Salud OPS Organización Panamericana de la Salud PBI Producto Bruto Interno s/d Sin datos SENAF Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia SIDA Síndrome de Inmunode�ciencia Adquirida SIEMPRO Sistema de Información, Monitoreo y Evaluación de Programas Sociales SRO Sales de Rehidratación Oral TGF Tasa Global de Fecundidad TRO Terapia de Rehidratación Oral UNICEF Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UPE Unidades de Primera Etapa UPM Unidades de Punto Muestra VIH Virus de la Inmunode�ciencia Humana 1 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 17 Introducción Antecedentes Este informe se basa en la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados de Argentina, real- izada en 2011 y 2012 por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). La encuesta proporciona información valiosa sobre la situación de los niños, niñas y las mujeres de la Ar- gentina, y se basó, en gran parte, en las necesidades para monitorear el progreso hacia los objetivos y metas que emanan de los recientes acuerdos inter- nacionales: la Declaración del Milenio, aprobada en septiembre de 2000 por los 191 Estados miembros de las Naciones Unidas, y el Plan de Acción de Un mundo apropiado para los niños y las niñas, adopta- do por 189 Estados Miembros en la Sesión Especial de las Naciones Unidas sobre la Infancia en mayo de 2002. Ambos compromisos se basan en las prome- sas realizadas por la comunidad internacional en la Cumbre Mundial a favor de la Infancia de 1990. Con la firma de estos acuerdos internacionales, los gobiernos se comprometieron a mejorar las condi- ciones de los niños y niñas y a dar seguimiento de los progresos hacia ese fin. A UNICEF se le asignó un papel de apoyo en esta tarea (véase la tabla a con- tinuación). Un compromiso de acción: responsabilidades de información nacionales e internacionales Los gobiernos que firmaron la Declaración del Milenio y la Declaración de Un mundo apro- piado para los niños y niñas, así como el Plan de Acción, también se comprometieron a su- pervisar el progreso hacia las metas y objetivos que contienen: “Haremos un seguimiento de cerca periódica- mente en el plano nacional y, en su caso, a nivel regional y evaluaremos los progresos hacia los objetivos y metas del presente Plan de Acción en el ámbito nacional, regional y mundial. En consecuencia, fortaleceremos nuestra capaci- dad estadística nacional para recopilar, analizar y desglosar datos, por ejemplo, por sexo, edad y otros factores pertinentes que puedan dar origen a diferencias, y apoyaremos una amplia gama de investigaciones centradas en los niños y niñas. Intensificaremos la cooperación inter- nacional para apoyar los esfuerzos de creación de capacidad estadística y mejoraremos la ca- pacidad de la comunidad para el seguimiento, evaluación y planificación. “(Un mundo apro- piado para los niños y niñas, párrafo 60). 18 Introducción En el marco de estos acuerdos internacionales, el país ha mostrado importantes avances para dar cumplimiento a los derechos de las niñas, niños y adolescentes. El Estado nacional y parte de los Estados provinciales, han adecuado sus leyes a las obligaciones asumidas en la Convención so- bre los Derechos del Niño (CDN) y otros tratados internacionales, lo que ha contribuido a mejorar las condiciones de vida de la infancia a través de sectores como educación, salud y protección. La mayoría de los Objetivos de Desarrollo del Mile- nio está en la ruta de ser alcanzados y el indica- dor de reducción de la pobreza ya fue superado. Es preciso sin embargo, acelerar el cumplimiento de metas como la mortalidad materna y conti- nuar con los esfuerzos para reducir las brechas territoriales, socioeconómicas y poblacionales. El país sostiene una alta inversión social, que en el nivel de la administración nacional representa un 60% del presupuesto1. El porcentaje desti- nado a la niñez ha aumentado notablemente en la primera década del siglo XXI, situándose por encima del 8% del PBI en 2010 (administración nacional más provincias), mientras que a la salida de la crisis socio-económica en 2002/2003 repre- sentaba el 5,7% del PBI2. Desde finales de 2009, la implementación de la Asignación Universal por Hijo viene significando un aporte importante a las condiciones de vida de 3,6 millones de niños, niñas y adolescentes y sus familias. Asimismo, Argentina ha avanzado en la adecuación institu- cional para garantizar los derechos de la niñez, especialmente después de la promulgación en 2005, de la Ley de Protección Integral de los De- rechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, que crea la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescen- cia y Familia (SENAF) y el Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia. Esta consolidación institucional es uno de los aspectos positivos que destaca el Comité de Derechos del Niño en su último informe de 2010. Dentro de las recomendaciones de este informe, también se resalta la necesidad de seguir trabajando en la recolección y análisis de datos desagregados sobre la infancia y la adolescencia. Ha- cia esa dirección y con el fin de superar brechas de información sobre las condiciones de vida de la infancia, la SENAF con el apoyo de UNCEF, emprende la realización la Encuesta MICS cuyos resultados aquí se presentan. Este informe final presenta los principales resultados de los indicadores y los temas tratados en la encuesta. 1. Presupuesto de la Administración Nacional 2012. http://www.mecon.gov.ar/onp/html/presupresumen/resum12.pdf 2. http://www.gastopubliconinez.gov.ar/ “.Realizaremos exámenes periódicos a nivel nacional y subnacional de los progresos rea- lizados para hacer frente a los obstáculos con mayor eficacia y para acelerar las acciones.” (Un mundo apropiado para los niños y ni- ñas, párrafo 61) El Plan de Acción (párrafo 61) también solicita la participación específica de UNICEF en la pre- paración de los informes periódicos sobre los progresos realizados: “.En su calidad de principal organismo mun- dial en temas sobre la infancia, se solicita al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia que siga preparando y difundiendo, en estre- cha colaboración con los gobiernos, fondos destacados, programas y organismos especia- lizados competentes del sistema de las Nacio- nes Unidas, y todos los demás agentes perti- nentes, según proceda, información sobre los progresos realizados en la aplicación de la De- claración y del Plan de Acción.” Asimismo, la Declaración del Milenio (párrafo 31) exige la presentación de informes periódi- cos sobre los avances: “.Pedimos a la Asamblea General que examine periódicamente los progresos realizados en la aplicación de las disposiciones de la presente Declaración, y solicitamos al Secretario General que publique informes periódicos para su exa- men por la Asamblea General y como base para acciones futuras.” Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 19 Objetivos de la encuesta La Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados Argentina 2011/2012 tiene como objetivos principales: • Proporcionar información actualizada para evaluar la situación de los niños/as y de las mujeres en Argen- tina; • Suministrar los datos necesarios para monitorear el progreso hacia los objetivos establecidos en la Declara- ción del Milenio y otras metas acordadas internacionalmente, como base para la acción futura; • Contribuir a la mejora de los datos y sistemas de monitoreo en Argentina y fortalecer los conocimientos técnicos en el diseño, implementación y análisis de dichos sistemas. • Generar datos sobre la situación de los niños/as y de las mujeres, incluida la identificación de grupos vulne- rables y de las desigualdades, para mejorar el diseño de políticas e intervenciones. • Aportar insumos para evaluar el Sistema de Protección Integral de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, plasmado en la Ley 26.061. 2 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 21 Metodología de la muestra y de la encuesta Diseño de la muestra La muestra de la Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados (MICS) de Argentina se diseñó para proporcionar las estimaciones para un gran número de indicadores sobre la situación de los niños/as y las mujeres a nivel nacional y de las 24 provincias agru- padas en este informe en seis regiones: Gran Buenos Aires (GBA), Cuyo, Noreste (NEA), Noroeste (NOA), Pam- peana, Patagonia. La muestra fue nacional, urbana de localidades de más de 5.000 habitantes dado que en la Argentina la población rural es dispersa y representa menos del 10% del total. La muestra se seleccionó en dos etapas. En la primera etapa se seleccionaron de manera sistemática y prob- abilística una muestra de radios censales (o puntos muestra) en base a la información del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas de 20013. En total se seleccionaron 2119 unidades de primera etapa (UPE) o puntos muestra en todas las provincias del país. De las 2.119 áreas de enumeración seleccionadas, 33 no fuer- on visitadas, ya que eran inaccesibles debido a condi- ciones climáticas o por razones de seguridad durante el período de trabajo de campo. NOA NEA Cuyo Pampeana Patagonia GBA Mapa 1. Regiones geográficas de la muestra Mics. 3. Al momento de diseñar la muestra de la encuesta, la cartografía del Censo 2010 no estaba disponible. 22 Metodología de la muestra y de la encuesta La muestra fue estratificada utilizando tres criterios: a) localidad principal/resto de localidades, b) nivel educativo del jefe de hogar (se consideraron tres estratos de aproximadamente la misma cantidad de hogares censales, definidos por el porcentaje de jefes de hogar con educación primaria o sin instrucción, según el Censo 2001) y c) geográfica (se ordenaron los estratos según departamento, fracción y radio censal para luego efectuar una selección sistemática con probabilidad de selección proporcional a la cantidad de viviendas particulares fiján- dose una probabilidad mínima de 200 viviendas). En una segunda etapa, en cada uno de los 2119 puntos muestra se seleccionó un punto de inicio aleatorio y se listaron las viviendas de todo el punto muestra. Además de confeccionar un listado, se timbraron las viviendas (hasta llegar a timbrar 36 hogares en cada punto muestra) para registrar si había uno o más hogares en cada una de las viviendas y si en esos hogares vivían niños o niñas menores de 18 años. De este conjunto de 36 hogares timbrados se seleccionó en la oficina central de estadísticas, en cada punto muestra, una muestra aleatoria sistemática de 12 hogares: 8 hogares con niñas y niños y 4 hogares sin niños menores de 18 años para asegurar la representatividad de la muestra. Los 24 hogares timbrados restantes, que no fueron seleccionados en esta muestra sistemática, quedaron como reemplazos eventuales en caso de no lograr entrevistar a los hogares de la primera selección. La muestra no está auto-ponderada; para informar de los resultados a nivel nacional y regional, se utilizan facto- res de ponderación. Se puede obtener una descripción sobre la ponderación y una explicación más detallada del diseño de la muestra en el Apéndice A. Cuestionarios En la encuesta se utilizaron tres conjuntos de cuestionarios: 1) un cuestionario de hogares, que se usó para re- ;adneiviv al y ,ragoh le ,)selautibah setnediser( ragoh led eruj ed sorbmeim sol sodot erbos nóicamrofni ralipoc 2) un cuestionario de la mujer administrado en cada hogar a todas las mujeres de entre 15-49 años; y 3) un cuestionario de menores de 5 años, administrado a las madres o cuidadoras de todos los niños/as menores de 5 años que viven en el hogar4. Los cuestionarios incluían los siguientes módulos: El cuestionario de hogar incluyó los siguientes módulos: • Listado del hogar Educación• Agua y saneamiento• Características del hogar• Trabajo infantil• • Disciplina infantil El cuestionario para mujeres se administró a todas las mujeres de edades comprendidas entre los 15 y 49 años que vivían en los hogares e incluyó los siguientes módulos: • Características de la mujer Salud materna y del recién nacido• Anticoncepción• Actitud frente a la violencia doméstica• • VIH/SIDA 4. Adicionalmente, se utilizó un cuestionario para niños y adolescentes de 5 a 17 años que no es estándar MICS. Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 23 El Cuestionario para niños/as menores de cinco años se administró a las madres o cuidadoras de niños/as me- nores de 5 años de edad5 que viven en los hogares. Lo más habitual fue que el cuestionario se les administrara a madres de niños/as menores de 5 años. En aquellos casos en los que no se incluyó a la madre en la lista de miembros del hogar, se identificó y entrevistó a una cuidadora principal del niño o niña. El cuestionario incluyó los siguientes módulos: • Edad • Registro del nacimiento • Desarrollo temprano infantil • Lactancia • Cuidado de enfermedades Los cuestionarios se basan en el modelo de cuestionario de MICS4. A partir de la versión del modelo MICS4 en español, los cuestionarios se probaron previamente en el Gran Buenos Aires durante noviembre de 2010. Con base a los resultados de la prueba previa, se realizaron modificaciones a la redacción de los cuestionarios. En el Apéndice E se proporciona una copia de los cuestionarios MICS de Argentina. Formación y trabajo de campo La capacitación para el trabajo de campo se llevó a cabo durante 8 días en marzo de 2011 en la Ciudad de Buenos Aires y en cada una de las 22 provincias restantes con una extensión de 5 a 6 días en cada una. La forma- ción incluyó capacitación sobre técnicas de entrevista y el contenido de los cuestionarios, así como entrevistas simuladas entre los participantes para adquirir la práctica en la formulación de preguntas. Hacia el final de la formación, una parte de los participantes dedicaron 4 días a la práctica de entrevista en el Gran Buenos Aires. Un total de 433 encuestadoras y encuestadores recogieron los datos; junto con 82 supervisores y 42 editores. El trabajo de campo comenzó en abril de 2011 y finalizó en marzo de 2012. Carga y procesamiento de datos Los datos fueron introducidos mediante el uso del software CSPro por 42 operadores y tres supervisores de entrada de datos, en 40 microcomputadoras. Con el fin de garantizar el control de calidad, todos los cuestio- narios se introdujeron doblemente y se realizaron controles internos de consistencia. A lo largo del proceso, se utilizaron procedimientos y programas estándares desarrollados por el programa MICS4 global y adaptados al cuestionario de Argentina. La carga de datos comenzó en septiembre de 2011 y se terminó en enero de 2012. Los datos se analizaron utilizando el software del Paquete Estadístico para el Programa de Ciencias Sociales (SPPS), versión 18, y para este fin, se utilizó el modelo de sintaxis y los planes de tabulación desarrollados por UNICEF. 5. Los términos “niños/as menores de 5”, “niños/as de edades de 0 a 4 años” y “niños/as de edades entre 0 y 59 meses” se usan de forma intercambiable en este informe. 6. El modelo de cuestionarios MICS4 se puede obtener en www.childinfo.org En la Argentina se decidió incluir un Cuestionario sobre niños, niñas y adolescentes de 5 a 17 años. No se inclu- yen en este informe datos sobre ese cuestionario por no ser parte del modelo de cuestionarios MICS4. De todas maneras, se incluye este cuestionario en el Apéndice E. 3 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 25 Cobertura de la muestra y características de los hogares y de los encuestados Cobertura de la muestra De los 33.482 hogares listados para la muestra, se observó que 33.154 estaban ocupados. De estos, a 23.791 se les entrevistó con éxito, con una tasa de respuesta de los hogares del 71,8 por ciento. En los hogares entrevis- tados, se identificó a 23.778 mujeres (de edades entre 15-49 años). De éstas, se entrevistó con éxito a 21.660, dando una tasa de respuesta del 91,1 por ciento en los hogares entrevistados. Además, se listó a 8.930 niños/ as menores de cinco años en el cuestionario del hogar. Se completaron los cuestionarios para 8.800 de estos niños/as, que corresponden a una tasa de respuesta del 98,5 por ciento dentro de los hogares entrevistados. Las tasas globales de respuesta de 65,4 por ciento y 70,7 por ciento se calculan para las entrevistas de mujeres y de menores de 5 años, respectivamente (Tabla HH.1). Existen considerables diferencias entre las tasas de respuesta de las distintas regiones. La tasa de respuesta más baja se dio en la región Gran Buenos Aires7 (51,4%), seguida por la región Pampeana (69,5%). El resto de las regio- nes tuvieron una tasa de respuesta similar entre ellas, con un mejor desempeño en la región del Noreste (NEA). La tasa de respuesta de las mujeres es también más baja en la región GBA, debido principalmente a la dificultad de encontrar a las mujeres en sus hogares. La tasa de respuesta de las mujeres fue mayor en el resto de las regiones. La tasa de respuesta de los niños y niñas menores de 5 años mostró un desempeño casi idéntico en- tre regiones. 7. Los resultados de esta región deben tomarse con cautela ya que la tasa de respuesta es baja. 26 Cobertura de la muestra y características de los hogares y de los encuestados Características de los hogares La distribución por sexo y edad de la población de estudio ponderada se presenta en la Tabla HH.2. La distri- bución también se utiliza para producir la pirámide de población de la Figura HH.1. Al ponderar la muestra, los integrantes de los 23.791 hogares entrevistados representan 36.509.864 personas, de los cuales 17.430.225 son hombres y 19.079.032 son mujeres. En la Figura HH.1 se puede observar la distribución de la población de la encuesta por sexo y edad. Como se muestra en la Figura HH.1, la población de los hogares entrevistados refleja bien las características de enveje- cimiento poblacional y la fecundidad disminuida que se da en la Argentina. De acuerdo con las características demográficas de la Argentina el aumento del control de la natalidad disminuye el crecimiento poblacional y muestra una población envejecida que da como resultado un angostamiento en la base de la pirámide pobla- cional y un ensanchamiento en la cúspide. La población de niños, niñas y adolescentes menores de 18 años representa alrededor del 30 por ciento de la población total. En el caso de los varones, los niños y adolescentes menores de 18 años son el 35,2 por ciento del total de la población de varones. Las niñas y adolescentes repre- sentan el 30,3 por ciento de la población total de mujeres. Tabla HH.1: Resultados de las entrevistas de hogar, a mujeres y a niños/as menores de 5 años. Número de hogares, mujeres y niños/as menores de 5 años según los resultados de las entrevistas del hogar, a mujeres, y a menores de 5 años, y tasas de respuestas de hogares, mujeres y menores de 5 años, Argentina, 2011/2012. Región Gran NOA NEA Cuyo Pampeana Patagonia Total Buenos Aires Hogares Muestreados 4,487 7,321 4,585 3,838 6,972 6,279 33,482 Ocupados 4,438 7,255 4,548 3,809 6,903 6,201 33,154 Entrevistados 2,281 5,593 3,707 2,792 4,801 4,617 23,791 Tasa de respuesta del hogar 51.4 77.1 81.5 73.3 69.5 74.5 71.8 Mujeres Elegibles 2,188 6,087 3,777 2,838 4,398 4,490 23,778 Entrevistadas 1,740 5,367 3,499 2,691 4,164 4,199 21,660 Tasa de respuesta de las mujeres 79.5 88.2 92.6 94.8 94.7 93.5 91.1 Tasa global de respuesta de las mujeres 40.9 68.0 75.5 69.5 65.8 69.6 65.4 Niños/as menores de 5 años Elegibles 879 2,220 1,366 1,107 1,704 1,654 8,930 Madres/cuidadoras entrevistadas 857 2,140 1,360 1,103 1,693 1,647 8,800 Tasa de respuesta de los menores de 5 97.5 96.4 99.6 99.6 99.4 99.6 98.5 Tasa de respuesta global de los menores de 5 50.1 74.3 81.2 73.0 69.1 74.1 70.7 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 27 8. Estos resultados de la encuesta son casi idénticos a los del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas que se llevó a cabo en 2010. De acuerdo a los datos del Censo, el 66 por ciento de los hogares tiene jefatura masculina y el 34 por ciento está encabezado por mujeres. Las Tablas HH.3 - HH.5 proporcionan información básica sobre los hogares, de mujeres de edades entre 15 y 49 años que respondieron, y de los niños/as menores de 5 años mediante la presentación tanto de los números no ponderados como ponderados. La información sobre las características básicas de los hogares, de las mujeres y de los niños/as menores de 5 años entrevistados en la encuesta es esencial para la interpretación de los resul- tados presentados más adelante en el informe y también puede proporcionar un indicativo de la representati- vidad de la encuesta. Las tablas restantes de este informe se presentan sólo con números ponderados. Véase el Apéndice A para obtener más detalles acerca de la ponderación. Porcentaje Figura HH.1: Mujeres Hombres 85+ 80-84 75-79 70-74 65-69 60-64 55-59 50-54 45-49 40-44 35-39 30-34 25-29 20-24 15-19 10-14 5-9 0-4 8 6 4 2 0 2 4 6 8 La tabla presenta también la proporción de hogares con al menos un hijo/a menor de 18 años, por lo menos un niño o niña menor de 5 años, y al menos una mujer elegible de edades entre 15 y 49 años de edad. La tabla también muestra el promedio ponderado del tamaño del hogar estimado por la encuesta. El 63,6 por ciento de los hogares tiene jefatura masculina y el 36,4 por ciento, femenina8. De acuerdo a los datos de la encuesta, el 36,5 por ciento de los hogares se ubica en la región Gran Buenos Aires, y el 33,8 por ciento en la región Pampeana. El resto de las regiones no llegan a concentrar el 10 por ciento de los hogares, cada una. 9. A menos que se indique lo contrario y de acuerdo a la metodología MICS “educación” se refiere al nivel educativo al que ha asistido el entrevistado (puede no haberlo completado) a través de este informe una vez que se utiliza como una variable de análisis. La Tabla HH.3 proporciona información básica sobre los hogares. Dentro de los hogares, en la tabla se muestra el sexo del jefe del hogar, la región, el número de miembros del hogar y la educación del jefe de familia. Estas ca- racterísticas generales se utilizan en tablas subsiguientes en el presente informe; las cifras de la tabla pretenden mostrar también el número de observaciones de las principales categorías de análisis en el informe. Tabla HH.2: Distribución de los hogares por edad, según sexo. Hombres Mujeres Sin datos Total Número Porcentaje Número Porcentaje Número Porcentaje Número Porcentaje Edad 0-4 1,572,301 9.0 1,466,585 7.7 0 0.0 3,038,886 8.3 5-9 1,518,062 8.7 1,492,624 7.8 413 68.0 3,011,099 8.2 10-14 1,638,528 9.4 1,532,939 8.0 80 13.2 3,171,547 8.7 15-19 1,741,905 10.0 1,655,475 8.7 0 0.0 3,397,380 9.3 20-24 1,457,359 8.4 1,556,804 8.2 0 0.0 3,014,163 8.3 25-29 1,306,296 7.5 1,387,223 7.3 0 0.0 2,693,519 7.4 30-34 1,168,566 6.7 1,331,612 7.0 0 0.0 2,500,178 6.8 35-39 1,094,302 6.3 1,246,307 6.5 0 0.0 2,340,609 6.4 40-44 985,270 5.7 1,119,414 5.9 0 0.0 2,104,684 5.8 45-49 951,286 5.5 1,058,910 5.6 0 0.0 2,010,196 5.5 50-54 895,746 5.1 1,052,130 5.5 114 18.8 1,947,990 5.3 55-59 822,767 4.7 897,845 4.7 0 0.0 1,720,612 4.7 60-64 660,655 3.8 825,825 4.3 0 0.0 1,486,480 4.1 65-69 521,810 3.0 696,035 3.6 0 0.0 1,217,845 3.3 70-74 466,858 2.7 674,837 3.5 0 0.0 1,141,695 3.1 75-79 298,471 1.7 462,833 2.4 0 0.0 761,304 2.1 80-84 218,004 1.3 376,668 2.0 0 0.0 594,672 1.6 85+ 78,904 0.5 219,992 1.2 0 0.0 298,896 0.8 Falta/NS 33,135 0.2 24,974 0.1 0 0.0 58,109 0.2 Grupos de edad de dependencia 0-14 4,728,891 27.1 4,492,148 23.5 493 81.2 9,221,532 25.3 15-64 11,084,152 63.6 12,131,545 63.6 114 18.8 23,215,811 63.6 65+ 1,584,047 9.1 2,430,365 12.7 0 0.0 4,014,412 11.0 s/d 33,135 0.2 24,974 0.1 0 0.0 58,109 0.2 Poblaciones de niño/a y adulto Edad de los niños/as de 0-17 años 5,789,600 33.2 5,442,273 28.5 493 81.2 11,232,366 30.8 Edad de los adultos de 18+ años 11,607,490 66.6 13,611,785 71.3 114 18.8 25,219,389 69.1 s/d 33,135 0.2 24,974 0.1 0 0.0 58,109 0.2 Total 17,430,225 100.0 19,079,032 100.0 607 100.0 36,509,864 100.0 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 29 La educación9 de los jefes de hogar muestra una distribución casi idéntica entre educación primaria (37,3%) y educación secundaria (36%). El 24,4 por ciento de los jefes de hogares tiene estudios superiores. Casi la mitad de los hogares tiene un niño o niña menor de 18 años (49,2%). La proporción de hogares con niños o niñas menores de 5 años es más pequeña (21,8%). El tamaño medio de los hogares es de 3,3 personas, con una alta proporción de hogares unipersonales (17,7%). El último Censo Nacional de 2010 arrojó el mismo tamaño medio de los hogares (3,3). Tabla HH.3: Composición de los hogares. Distribución porcentual y frecuencial de hogares por características seleccionadas, Argentina, 2011/2012. Número de hogares Ponderado Sin ponderar Sexo del jefe del hogar Masculino 63.6 7,119,138 15,949 Femenino 36.4 4,069,246 7,841 s/d 0.0 114 1 Región Gran Buenos Aires 36.5 4,085,491 2,281 NOA 9.9 1,112,659 5,593 NEA 8.0 899,734 3,707 Cuyo 6.5 731,038 2,792 Pampeana 33.8 3,776,249 4,801 Patagonia 5.2 583,327 4,617 Número de miembros del hogar 1 17.7 1,978,246 2,176 2 22.7 2,538,030 4,061 3 19.6 2,194,546 5,196 4 17.9 1,997,269 5,404 5 10.9 1,213,998 3,318 6 5.8 643,823 1,750 7 2.9 327,298 914 8 1.2 133,776 438 9 0.7 83,774 274 10+ 0.7 77,738 260 Educación del jefe del hogar Ninguna 1.4 153,276 456 Primaria 37.3 4,170,811 8,986 Secundaria 36.0 4,030,701 9,160 Superior 24.4 2,734,276 4,931 s/d 0.9 99,434 258 Hogares con al menos Un niño/a de 0-4 años de edad 21.8 11,188,498 23,791 Un niño/a de 0-17 años de edad 49.2 11,188,498 23,791 Una mujer de 15-49 años de edad 61.9 11,188,498 23,791 Media del tamaño del hogar 3.3 11,188,498 23,791 Porcentaje ponderado 30 Cobertura de la muestra y características de los hogares y de los encuestados La distribución de las mujeres por regiones es similar a la de la población en general, con mayor preponderancia en las regiones Gran Buenos Aires y Pampeana. Hay una leve mayor concentración de mujeres en la región NOA (12%) si comparamos con la población en general (9,9%) en la Tabla HH.3. 10. Las Tablas HH.4 y HH.5 proporcionan información sobre las características generales de las mujeres encuestadas de 15-49 años de edad y de niños/as menores de 5 años. Además de proporcionar información útil sobre las características generales de las mujeres y de los niños/as, con las tablas se pretende también mostrar el número de observaciones en cada categoría de análisis. Estas categorías se utilizan en las tablas subsiguientes de este informe. La Tabla HH.4 proporciona características generales de las mujeres encuestadas de 15-49 años de edad. La tabla incluye información sobre la distribución de las mujeres según la región, edad, estado de la maternidad, nacimientos en los últimos dos años, educación y el índice de riqueza10. Los datos ponderados y sin ponderar para la distribución por edades y las características socioeducativas presentan estructuras similares. Se observan diferencias en la distribución por regiones debido a que la muestra es estratificada y no es auto-ponderada y dada la tasa de respuesta diferencial por regiones. El análisis de los componentes principales se realizó utilizando la información relativa a la propiedad de bienes de consumo, características de la vivienda, agua y saneamiento, y otras características que se relacionan con la riqueza de los hogares para asignar ponderaciones (puntuaciones de los factores) para cada uno de los activos de los hogares. A cada hogar se le asignó entonces una puntuación sobre la base de estas ponderaciones y los activos propiedad de ese hogar. La población de hogares de la encuesta se clasificó a continuación, de acuerdo con la puntuación de la riqueza del hogar en el que viven, y finalmente se dividió en 5 partes iguales (quintiles), desde el más bajo (Quintil 1) al más alto (Quintil 5). Los activos utilizados en estos cálculos son los siguientes: TV color con control remoto/Plasma/LCD, TV cable/satelital, Heladera con freezer, Heladera sin freezer, Freezer independiente, Computadora, Lavarropas automático, Horno independiente, Horno microondas, Reproduc- tor de DVD/Videograbador, Cámara filmadora/cámara digital, Reproductor de CD, Teléfono fijo/de línea, Aire acondicionado/Split, Internet, Auto del año 2000 o más, Teléfono celular, Tarjeta de crédito. El índice de riqueza se supone que captura la riqueza subyacente a largo plazo a través de información sobre los activos del hogar, y está destinado a producir una clasificación de los hogares por la riqueza, desde los más pobres (Quintil 1) a los más ricos (Quintil 5). El índice de riqueza no proporciona información sobre la pobreza absoluta, los ingresos actuales o los niveles de gasto. Las calificaciones de la riqueza calculada son aplicables sólo para el conjunto de datos particulares en los que se basan. Se puede acceder a más información sobre la construcción del índice de riqueza en Rutstein y Johnson, 2004, Filmer y Pritchett, 2001, y Gwatkin et. Al., 2000. Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 31 .otneic rop 9,31 le :ajab se soña somitlú sol ne zul a odad ah euq soña 94 y 51 ertne serejum ed nóicroporp aL Sin embargo, es alta la proporción que ha dado a luz alguna vez: el 63,7 por ciento. Respecto del nivel educativo, la mayor concentración de mujeres se da en el nivel secundario (49,4%), seguido del nivel educativo superior (32,4%). En la Tabla HH.5 se presentan algunas características generales de los niños/as menores de 5 años. Éstas in- cluyen la distribución de los niños/as por varios atributos: sexo, región, edad, educación de la madre o de la cuidadora y bienestar. Tabla HH.4: Características generales de las mujeres. Distribución porcentual y frecuencial de mujeres de 15-49 años por características seleccionadas de fondo, Argentina, 2011/2012. Número de mujeres Porcentaje Ponderado Sin ponderado ponderar Región Gran Buenos Aires 35.2 3,291,543 1,740 NOA 12.0 1,120,776 5,367 NEA 9.0 844,179 3,499 Cuyo 7.0 654,406 2,691 Pampeana 31.5 2,949,327 4,164 Patagonia 5.3 495,664 4,199 Edad 15-19 17.2 1,605,402 3,725 20-24 15.3 1,431,642 3,334 25-29 14.7 1,378,943 3,037 30-34 14.6 1,364,211 3,339 35-39 14.0 1,311,893 3,086 40-44 12.8 1,197,108 2,773 45-49 11.4 1,066,696 2,366 Estado de maternidad Alguna vez dio a luz 63.7 5,963,289 15,085 Nunca dio a luz 36.3 3,392,269 6,574 s/d 0.0 337 1 Nacimientos en los dos últimos años Dio a luz en los dos últimos años 13.9 1,297,737 3,327 No dio a luz en los dos últimos años 86.1 8,057,821 18,332 s/d 0.0 337 1 Educación Ninguna 0.2 23,260 80 Primaria 17.3 1,620,429 3,826 Secundaria 49.4 4,617,851 11,243 Superior 32.4 3,033,894 6,390 s/d 0.6 60,461 121 Quintiles de índice de riqueza Q1 19.0 1,776,848 4,053 Q2 18.5 1,733,092 4,142 Q3 19.8 1,855,974 4,375 Q4 21.1 1,969,789 4,419 Q5 21.6 2,020,192 4,671 Total 100.0 9,355,895 21,660 32 Cobertura de la muestra y características de los hogares y de los encuestados Los niños menores de 5 años son más que las niñas (51,4% son varones y 48,6% son mujeres). Las regiones con mayor concentración de niños pequeños son Gran Buenos Aires y Pampeana. La distribución por edades muestra que es menor la proporción de niños y niñas menores de 1 año (19,4%) que del resto de las edades. Al observar la distribución por quintiles observamos una mayor concentración de niños y niñas menores de 5 años en los quintiles más bajos. El 28,4 por ciento de los niños menores de 5 años está en el quintil 1, a diferencia del 15,3 por ciento que está en el quintil 5. Con respecto a la educación de la madre o principal cuidador(a) del niño/a, la mayoría de las madres de los niños y niñas menores de 5 años tiene educación secundaria (53,9%), seguido por las madres que tienen edu- cación superior (24,1%) y por las que tienen educación primaria (20,9%). Tabla HH.5: Características generales de niños/as menores de 5 años. Distribución porcentual y frecuencial de niños/as menores de 5 años por características seleccionadas, Argentina, 2011/2012. Número niños/as menores 5 Porcentaje Ponderado Sin ponderado ponderar Sexo Masculino 51.4 1,566,688 4,496 Femenino 48.6 1,480,300 4,304 Región Gran Buenos Aires 32.7 996,071 857 NOA 13.7 416,506 2,140 NEA 10.4 316,644 1,360 Cuyo 7.7 234,024 1,103 Pampeana 30.0 915,425 1,693 Patagonia 5.5 168,318 1,647 Edad 0-5 meses 9.1 278,199 788 6-11 meses 10.3 314,607 905 12-23 meses 20.2 616,271 1,733 24-35 meses 19.7 598,791 1,749 36-47 meses 20.8 633,731 1,799 48-59 meses 19.9 605,389 1,826 Educación de la madre* Ninguna 0.4 12,659 42 Primaria 20.9 637,574 1,722 Secundaria 53.9 1,643,629 4,629 Superior 24.1 733,620 2,349 s/d 0.6 19,506 58 Quintiles de índice de riqueza Q1 28.4 864,609 2,214 Q2 20.6 627,265 1,775 Q3 18.3 558,552 1,700 Q4 17.4 530,187 1,615 Q5 15.3 466,375 1,496 Total 100.0 3,046,988 8,800 * La educación de la madre se refiere a los logros en materia educativa de las madres o cuidadoras de niños/as menores de 5 años. 4 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 35 Lactancia y alimentación de niños/as pequeños La lactancia materna durante los primeros años de vida protege a los niños/as de las infecciones, proporciona una fuente ideal de nutrientes y es económica y segura. Sin embargo, muchas madres dejan de amamantar antes de tiempo y con frecuencia existen presiones para pasar a los preparados para lactantes o leches de fór- mula, lo que puede contribuir a un crecimiento vacilante y a la desnutrición en micronutrientes y, además, no es seguro si no hay agua potable disponible. La OMS/UNICEF dispone de las siguientes recomendaciones sobre alimentación: • Lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses • Continuación de la lactancia por dos años o más • Alimentos complementarios que sean seguros y apropiados para la edad a partir de los 6 meses • Frecuencia de la alimentación complementaria: 2 veces al día para los bebés de 6-8 meses de edad; 3 veces al día para los bebés de 9-11 meses de edad También se recomienda que se inicie la lactancia durante la primera hora posterior al parto. Los indicadores relacionados con las prácticas recomendadas de alimentación infantil son los siguientes: • Inicio temprano de la lactancia materna (en la primera hora posterior al parto) • Tasa de lactancia exclusiva (<6 meses) • Lactancia predominante (<6 meses) • Tasa de lactancia continuada (al año y a los 2 años) • Duración de la lactancia • Edad apropiada para la lactancia (0-23 meses) • Introducción de alimentos sólidos, semisólidos y blandos (6-8 meses) • Frecuencia mínima de las comidas (6-23 meses) • Frecuencia de alimentación con leche para los niños/as que no han sido amamantados (6-23 meses) • Alimentación con mamadera (0-23 meses) Nutrición 36 Nutrición La Tabla NU.1 ofrece la proporción de niños/as nacidos en los últimos dos años que nunca fueron amamanta- dos, los que fueron amamantados por primera vez entre una hora y un día después del nacimiento y los que recibieron alimentos previos a la lactancia. A pesar de tratarse de un paso muy importante para la forma de amamantar y para el establecimiento de una relación física y emocional entre el bebé y la madre, sólo el 52,7 por ciento de los bebés es amamantado por primera vez durante la hora posterior al nacimiento, mientras que el 87,4 por ciento de los recién nacidos de Argentina comienza con la lactancia en el plazo del primer día des- pués del nacimiento. Casi todos los niños y niñas fueron amamantados alguna vez (95,8%). Es más alta la proporción de madres con educación primaria que le dio de mamar al bebé recién nacido en la primera hora de nacimiento que las madres con niveles más altos de educación. Sin embargo, al observar la información por quintiles, no se observan diferencias notables. Tabla NU.1: Lactancia inicial. Porcentaje de los niños/as nacidos vivos en los 2 años precedentes a la encuesta que fueron amamantados alguna vez, porcentaje que fueron amamantados a lo largo de la primera hora del nacimiento y a lo largo del primer día del nacimiento, y porcentaje de los que recibieron un alimento prelácteo, Argentina, 2011/2012. Porcentaje Porcentaje que fue Número de los de los que amamantado: niños/as nacidos fueron en los 2 años anteriores a amamantados En la primera hora En el primer día alguna vez1 después del después del la encuesta nacimiento2 nacimiento Región Gran Buenos Aires 97,5 48,0 89,3 464.744 NOA 93,6 45,6 85,2 171.689 NEA 93,1 54,7 88,3 129.040 Cuyo 94,8 66,1 87,7 88.246 Pampeana 95,7 56,6 85,3 377.842 Patagonia 95,7 60,9 89,2 66.176 Meses desde el nacimiento 0-11 meses 96,4 54,5 88,3 626.452 12-23 meses 95,1 51,1 86,5 671.285 Educación de la madre Ninguna * * * 3.593 Primaria 95,3 56,2 88,5 222.394 Secundaria 95,4 51,7 87,3 736.997 Superior 96,7 52,4 86,8 331.133 s/d * * * 3.620 Quintiles de índice de riqueza Q1 96,2 56,9 87,5 355.398 Q2 94,2 47,3 82,9 258.310 Q3 95,7 54,5 88,0 238.159 Q4 95,7 47,8 88,8 220.523 Q5 97,0 55,5 90,2 225.347 Total 95,8 52,7 87,4 1.297.737 1 Indicador MICS 2.4 2 Indicador MICS 2.5 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 37 En la Tabla NU.2, el estado de lactancia se basa en los informes de las madres o cuidadores sobre el consumo de alimentos y líquidos de los niños/as en las 24 horas anteriores a la entrevista. Amamantados exclusivamente se refiere a los niños/as que recibieron únicamente leche materna (y vitaminas, suplementos minerales o medica- mentos). La tabla muestra la lactancia exclusiva de niños/as durante los seis primeros meses de vida, así como la lactancia continuada de los niños/as a los 12-15 meses y a los 20-23 meses de edad. Aproximadamente el 33 por ciento de los niños/as de menos de seis meses de edad reciben lactancia exclusiva, un nivel considerablemente inferior a lo recomendado11. A la edad de 12-15 meses, el 46,6 por ciento de los niños/ as todavía está siendo amamantado y a la edad de 20-23 meses, el 29,1 por ciento sigue siendo amamantado. 11. La OMS/UNICEF recomiendan lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses. Tabla NU.2: Lactancia. Porcentaje de los niños/as nacidos vivos en los 2 años anteriores a la encuesta de acuerdo al estado de la lactancia en los grupos de edad seleccionados, Argentina, 2011/2012 Niños/as de Niños/as de Niños/as de 0-5 meses de edad 12-15 meses de edad 20-23 meses de edad Porcentaje Porcentaje Número de Porcentaje Número de Porcentaje Número de con lactancia con lactancia niños/as amamantado niños/as amamantado niños/as exclusiva- predo- (lactancia (lactancia mente1 minante2 continua con continua con 1 año)3 2 años)4 Sexo Masculino 32.7 41.9 133,078 44.7 108,846 28.1 107,947 Femenino 32.7 45.9 145,121 48.5 111,146 30.3 89,657 Región GBA 28.0 39.8 82,058 37.6 78,529 17.1 69,951 NOA 22.9 37.7 41,779 52.6 31,128 38.9 22,861 NEA 37.7 53.5 35,490 53.5 22,843 25.4 17,280 Cuyo 35.1 41.1 15,629 56.0 16,597 22.2 13,253 Pampeana 38.5 46.8 90,363 47.4 58,772 40.8 64,126 Patagonia 36.8 47.5 12,880 60.2 12,123 31.5 10,133 Educación de la madre Ninguna * * 862 * 371 * 927 Primaria 27.7 40.6 49,529 61.8 36,199 35.0 29,641 Secundaria 31.4 42.3 165,265 50.1 113,105 28.8 131,159 Superior 40.9 51.0 60,808 33.1 69,828 22.3 35,043 s/d * * 1,735 * 489 * 834 Quintiles de índice de riqueza Q1 29.0 42.1 86,303 63.3 56,282 30.4 70,977 Q2 32.1 38.6 51,527 46.8 48,396 36.3 35,286 Q3 31.3 46.5 51,244 43.7 35,476 23.0 39,509 Q4 16.1 29.9 41,313 38.6 33,631 19.8 27,459 Q5 55.9 62.6 47,812 34.2 46,207 34.9 24,373 Total 32.7 44.0 278,199 46.6 219,992 29.1 197,604 1 Indicador MICS 2.6 2 Indicador MICS 2.9 3 Indicador MICS 2.7 4 Indicador MICS 2.8 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados 38 Nutrición No se observan diferencias por sexo entre niñas y niños en la lactancia exclusiva en los primeros 6 meses ni en la lactancia continua después de los 6 meses. Sí se observan diferencias por quintiles. Los niños pertecientes al quintil 5 tienen una probabilidad mayor (55,9%) de ser amamantados exclusivamente que aquellos del quintil 1 (29%). Por otro lado, las diferencias en base a la educación de la madre son importantes. Mientras que el 27,7 por ciento de los niños/as de madres con educación primaria reciben lactancia exclusiva hasta los 6 meses, esa proporción aumenta al 40,9 por ciento en los hijos de madres con estudios superiores. La Figura NU.2 muestra el patrón detallado de la lactancia por la edad del niño o niña en meses. Incluso a las edades más tempranas, una gran proporción de los niños/as recibe líquidos o alimentos distintos de la leche materna. Al inicio del sexto mes, el porcentaje de niños/as amamantados de forma exclusiva está por debajo del 20 por ciento. Sólo alrededor del 26 por ciento de los niños/as recibe leche materna a los 2 años de edad. tiempo que aquellas del quintil 5 (17,6 meses vs. 10,4 meses). Sin embargo, la duración de la lactancia exclusiva es 3 veces mayor en el quintil 5 (3,0 meses vs. 1,1 meses en el quintil 1). Figura NU.1 Porcentaje de niña/os nacidos vivos en los dos años precedentes que fueron amamantados durante la primera hora de vida y el primer día de vida, según nivel educativo de la madre. Argentina, 2011/2012. 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0 88.5 87.3 86.8 87.4 Primaria Secundaria Superior Argentina 56.2 51.7 52.4 52.7 En el primer día En la primera hora Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 39 Figura NU.2 Distribución porcentual de niñas y niños menores de 2 años por patrones de alimentación, por grupos de edad, Argentina, 2011/2012. No amamantados Lactancia y alimentación Lactancia y otros lácteos complementaria (incluyendo leches de fórmula) Lactancia y otros Lactancia y agua sola Lactancia exclusiva líquidos no lácteos 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0 0-1 2-3 4-5 6-7 8-9 10-11 12-13 14-15 16-17 18-19 20-21 22-23 La Tabla NU.3 muestra la duración media de la lactancia materna por las variables de análisis seleccionadas. Entre los niños/as menores de 3 años, la duración media es de 15,1 meses para cualquier tipo de lactancia, 1,9 meses de lactancia exclusiva, y 2,7 meses de lactancia predominante. No se observan grandes diferencias por sexo. Al mirar los datos por regiones, se observa que en Gran Buenos Aires, la duración de la lactancia es menor que en el resto de las regiones. Por otro lado, las mujeres del quintil 1 dan de mamar a sus hijos durante más tiempo que aquellas del quintil 5 (17,6 meses vs. 10,4 meses). Sin embargo, la duración de la lactancia exclusiva es 3 veces mayor en el quintil 5 (3,0 meses vs. 1,1 meses en el quintil 1). 40 Nutrición Tabla NU.3: Duración de la lactancia. Duración media de cualquier lactancia, lactancia exclusiva, y lactancia predominante entre niños/as de 0-35 meses de edad, Argentina, 2011/2012. ed oremúN ed )sesem ne( aidem nóicaruD niños/as de Cualquier Lactancia Lactancia 0-35 meses lactancia1 exclusiva predominante de edad Sexo Masculino 12.4 0.7 1.3 922,742 Femenino 13.8 0.9 2.2 885,126 Región Gran Buenos Aires 12.5 0.8 1.9 592,739 NOA 14.6 0.6 0.7 242,549 NEA 13.9 1.2 3.0 187,004 Cuyo 15.3 1.1 1.4 138,299 Pampeana 13.5 0.7 1.8 550,228 Patagonia 16.8 1.8 2.4 97,049 Educación de la madre Ninguna * - - 7,402 Primaria 16.3 0.8 1.9 331,547 Secundaria 14.1 0.7 1.5 1,010,642 Superior 10.4 1.7 2.6 449,625 s/d (17.4) - - 8,652 Quintiles de índice de riqueza Q1 17.6 1.1 1.9 519,719 Q2 13.4 0.8 1.0 369,110 Q3 13.2 0.6 2.1 339,367 Q4 11.1 0.5 0.6 296,779 Q5 10.4 3.0 3.5 282,893 Media 13.4 0.7 1.9 1,807,868 Media de todos los niños/as (0-35 meses) 15.1 1.9 2.7 1,807,868 1 Indicador MICS 2.10 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados - Como resultado de estos patrones de alimentación, sólo el 43,6 por ciento de los niños/as de 6-23 meses están siendo alimentados adecuadamente. La alimentación adecuada entre todos los niños/as de 0-5 meses de edad se reduce al 32,7 por ciento, es decir, los que están siendo alimentados mediante lactancia exclusiva. En la Tabla NU.4 se presenta la adecuación de la alimentación infantil en niños/as menores de 24 meses. Los diferentes criterios de una alimentación adecuada se utilizan dependiendo de la edad del niño o niña. Para los niños/as de 0-5 meses, la lactancia exclusiva se considera como la alimentación adecuada, mientras que a los niños/as de 6-23 meses se les considera adecuadamente alimentados si están recibiendo leche materna y alimentos sólidos, semisólidos o blandos. En total, el 41,1 por ciento de los niño/as menores de dos años se está alimentando correctamente, siendo las niñas las que tienen una mayor probabilidad de tener una lactancia adecuada (43,1%). Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 41 Tabla NU.4: Lactancia apropiada para la edad. Porcentaje de niños/as de 0-23 meses de edad con una lactancia apropiada durante el día previo, Argentina, 2011/2012. Niños/as de Niños/as de Niños/as de 0-5 meses de edad 6-23 meses de edad 0-23 meses de edad Porcentaje Número de Porcentaje Número de Porcentaje Número de con lactancia niños/as con lactancia niños/as con lactancia niños/as exclusivamente1 y que recibe adecuada2 alimentos sólidos, semisólidos o blandos Sexo Masculino 32.7 133,078 40.9 479,433 39.1 612,511 Femenino 32.7 145,121 46.5 451,445 43.1 596,566 Región GBA 28.0 82,058 43.2 316,095 40.1 398,153 NOA 22.9 41,779 45.1 125,258 39.5 167,037 NEA 37.7 35,490 40.7 89,160 39.9 124,650 Cuyo 35.1 15,629 46.5 69,049 44.4 84,678 Pampeana 38.5 90,363 42.8 279,368 41.7 369,731 Patagonia 36.8 12,880 48.2 51,948 45.9 64,828 Educación de la madre Ninguna * 862 * 3,299 * 4,161 Primaria 27.7 49,529 52.6 153,169 46.6 202,698 Secundaria 31.4 165,265 43.5 533,991 40.6 699,256 Superior 40.9 60,808 37.7 237,124 38.4 297,932 s/d * 1,735 * 3,295 * 5,030 Quintiles de índice de riqueza Q1 29.0 86,303 52.0 250,672 46.1 336,975 Q2 32.1 51,527 42.1 197,071 40.0 248,598 Q3 31.3 51,244 40.8 173,149 38.6 224,393 Q4 16.1 41,313 39.3 160,576 34.6 201,889 Q5 55.9 47,812 39.7 149,410 43.6 197,222 Total 32.7 278,199 43.6 930,878 41.1 1,209,077 1 Indicador MICS 2.6 2 Indicador MICS 2.14 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados 12. Entre los niños/as de 6-8 meses de edad que están siendo amamantados, la frecuencia mínima de la comida se define como niños/as que también recibieron alimentos sólidos, semisólidos o blandos2 veces o más. Entre los niños/as de 9-23 meses de edad que están siendo amamantados, la re-- cepción de alimentos sólidos, semisólidos o blandos al menos 3 veces constituye la frecuencia mínima de la comida. Para niños/as de 6-23 meses de edad que no están siendo amamantados, la frecuencia mínima de la comida se define como niños/as que reciben alimentos sólidos, semisólidos o blandos y alimentos lácteos, al menos 4 veces durante el día anterior. Tal como se señala en la Tabla NU.4, las madres pertenecientes al quintil 5 amamantan más tiempo en forma exclusiva a sus hijos de 0 a 5 meses de edad (55,9%) que las mujeres en el quintil 1 (29%). El 46,6 por ciento de las mujeres con nivel educativo primario alimenta en forma adecuada a sus hijos menores de 2 años, comparado con un 38,4 por ciento de las mujeres que cursaron estudios superiores. 42 Nutrición La Tabla NU.6 presenta la proporción de niños/as de 6-23 meses de edad que recibieron alimentos semisólidos o blandos el número mínimo de veces o más durante el día anterior, con arreglo al estado de lactancia12. En total, casi el 70 por ciento de los niños/as de edades entre 6-23 meses (68,1%) estaba recibiendo alimentos sólidos, semisólidos y blandos el número mínimo de veces. Un porcentaje ligeramente superior de varones (69,8%) dis- frutaba de la frecuencia mínima de comidas en comparación con las mujeres (66,3%). La alimentación complementaria adecuada de los niños/as de 6 meses a dos años de edad es especialmente im- portante para el crecimiento y el desarrollo y para la prevención de la nutrición deficiente. La lactancia continuada más allá de los seis meses deberá estar acompañada del consumo de alimentos complementarios nutricional- mente adecuados, seguros y apropiados que ayudan a satisfacer las necesidades nutricionales cuando la leche materna ya no es suficiente. Esto implica que para los niños/as amamantados sean necesarias dos o más comidas de alimentos sólidos, semisólidos o blandos si tienen de seis a ocho meses de edad, y tres comidas o más si tienen entre 9 y 23 meses de edad. Para los niños/as de 6-23 meses de edad y mayores que no estén siendo amamanta- dos, son necesarias cuatro o más comidas de alimentos sólidos, semisólidos o blandos o de alimentos lácteos. En general, el 92,9 por ciento de los niños/as de 6-8 meses de edad recibieron alimentos sólidos, semisólidos o blandos (Tabla NU.5). Entre los niños/as que están siendo amamantados, este porcentaje es del 92,3 por ciento, mientras que es del 94,1 por ciento entre los niños/as a los que actualmente no se les amamanta. Entre los niños y niñas que no reciben lactancia, hay una mayor propensión a dar alimentos sólidos, semisólidos y blandos a los varones (97,3%) que a las mujeres (89,5%). Tabla NU.5: Introducción de alimentos sólidos, semisólidos o blandos. Porcentaje de niños/as de 6-8 meses de edad que recibieron alimentos sólidos, semisólidos o suaves durante el día previo, Argentina, 2011/2012. Lactancia actualmente Sin lactancia actualmente Todo Porcentaje Número de Porcentaje Número de Porcentaje Número de que recibe niños/as de que recibe niños/as de que recibe niños/as de alimentos 6-8 meses alimentos 6-8 meses alimentos 6-8 meses sólidos, de edad sólidos, de edad sólidos, de edad semisólidos semisólidos semisólidos o blandos o blandos o blandos1 Sexo Masculino 91.3 49,988 97.3 26,500 93.3 76,488 Femenino 93.4 52,786 89.5 18,730 92.3 71,516 Región GBA ( 99.3) 39,829 * 14,541 ( 99.5) 54,370 NOA 85.1 14,868 ( 84.2) 5,847 84.9 20,715 NEA ( 75.1) 10,023 * 3,666 80.2 13,689 Cuyo ( 95.2) 7,704 * 3,072 95.5 10,776 Pampeana 93.2 23,142 * 15,593 93.2 38,735 Patagonia 86.9 7,208 ( 84.6) 2,511 86.3 9,719 Total 92.3 102,774 94.1 45,230 92.9 148,004 1 Indicador MICS 2.12 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 43 Entre los niños/as de 6-23 meses de edad amamantados actualmente, un 37,6 por ciento de ellos estaba reci- biendo alimentos sólidos, semisólidos y blandos el número mínimo de veces, siendo esta proporción fue leve- mente mayor entre los varones (38,4%) en comparación con las mujeres (36,8%). Entre los niños/as a los que no se les amamantaba, cerca del total de ellos estaba recibiendo alimentos sólidos, semisólidos y blandos o alimentos lácteos cuatro veces o más. Tabla NU.6: Frecuencia mínima de la comida. Porcentaje de niños/as de 6-23 meses de edad que reciben alimentos sólidos, semisólidos, o blandos (y alimentos de leche para niños/as no amamantados) el número mínimo de veces o más durante el día previo, de acuerdo al estado de lactancia, Argentina, 2011/2012. Lactancia actualmente Sin lactancia actualmente Todo Sexo Masculino 38.4 220,147 97.6 96.6 259,286 69.8 479,433 Femenino 36.8 233,633 98.5 97.9 217,812 66.3 451,445 Edad 6-8 meses 58.0 102,774 96.3 95.4 45,230 69.4 148,004 9-11 meses 26.3 110,037 99.8 99.6 56,566 51.2 166,603 12-17 meses 35.1 142,740 98.3 97.2 175,741 69.4 318,481 18-23 meses 32.4 98,229 97.7 96.9 199,561 75.6 297,790 Región GBA 43.6 141,662 97.4 97.1 174,433 73.1 316,095 NOA 27.7 66,218 97.4 96.4 59,040 60.1 125,258 NEA 26.7 44,633 97.6 95.0 44,527 60.8 89,160 Cuyo 34.4 36,310 98.9 99.4 32,739 65.2 69,049 Pampeana 39.8 136,916 99.1 98.4 142,452 69.7 279,368 Patagonia 40.5 28,041 98.0 93.6 23,907 65.0 51,948 Educación de la madre Ninguna * 2,888 * * 411 * 3,299 Primaria 34.7 91,910 94.6 97.0 61,259 59.6 153,169 Secundaria 33.9 262,029 98.8 96.7 271,962 65.8 533,991 Superior 50.8 95,246 98.1 98.2 141,878 79.1 237,124 s/d * 1,707 * * 1,588 * 3,295 Quintiles de índice de riqueza Q1 31.6 145,374 97.6 95.8 105,298 58.6 Q2 30.6 98,887 99.4 97.5 98,184 64.0 197,071 Q3 45.2 80,001 97.7 99.1 93,148 74.2 173,149 Q4 45.2 67,650 99.0 96.6 92,926 75.0 160,576 Q5 44.3 61,868 96.4 96.9 87,542 75.1 149,410 Total 37.6 453,780 98.0 97.2 477,098 68.1 930,878 1 Indicador MICS 2.15 2 Indicador MICS 2.13 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Po rc en ta je q ue re ci be al im en to s só lid os , se m is ól id os y b la nd os el n úm er o m ín im o de v ec es N úm er o de n iñ os /a s de 6- 23 m es es d e ed ad Po rc en ta je q ue re ci be al m en os d os a lim en to s de le ch e1 Po rc en ta je q ue re ci be al im en to s só lid os , se m is ól id os y b la nd os o de le ch e 4 ve ce s o m ás N úm er o de n iñ os /a s de 6- 23 m es es d e ed ad Po rc en ta je c on fr ec ue nc ia m ín im a de la c om id a2 N úm er o de n iñ os /a s de 6- 23 m es es d e ed ad 250,672 44 Nutrición Tabla NU.7: Alimentación con mamadera. Porcentaje de niños/as de 0-23 meses de edad que fueron alimentados con una mamadera con pezón durante el día anterior, Argentina, 2011/2012. Porcentaje de niños/as Número de de 0-23 meses de edad niños/as de alimentados con una 0-23 meses mamadera con pezón1 de edad Sexo Masculino 66.7 612,511 Femenino 66.9 596,566 Edad 0-5 meses 48.9 278,199 6-11 meses 70.0 314,607 12-23 meses 73.2 616,271 Región Gran Buenos Aires 66.7 398,153 NOA 70.5 167,037 NEA 64.8 124,650 Cuyo 73.0 84,678 Pampeana 64.8 369,731 Patagonia 65.0 64,828 Educación de la madre Ninguna * 4,161 Primaria 59.7 202,698 Secundaria 67.4 699,256 Superior 70.6 297,932 s/d * 5,030 Quintiles de índice de riqueza Q1 59.5 336,975 Q2 68.2 248,598 Q3 68.8 224,393 Q4 72.8 201,889 Q5 69.1 197,222 Total 66.8 1,209,077 1 Indicador MICS 2.11 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados La Tabla NU.7 muestra que la alimentación con mamadera es prevalente en Argentina. El 66,8 por ciento de los niños/as menores de 2 años es alimentado con una botella con un pezón (mamadera). Esta prevalencia se reduce a 48,9 por ciento en los niños y niñas menores de 6 meses. La educación de la madre es una variable que aparece asociada a alimentar a los niños/as con mamadera. Las madres con nivel de educación primaria (59,7%) utilizan menos la mamadera para alimentar a sus hijos que las madres con niveles más altos de educación (70,6%). También se observa que entre los hogares del quintil 1, hay una menor proporción de niños/as alimenta- dos con mamadera (59,5%) en relación con el quintil 5 (69,1%). 5 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 47 Protección neonatal contra el tétano Uno de los ODM consiste en reducir en tres cuartas partes la tasa de mortalidad materna, con una estrategia para eliminar el tétanos materno. Además, otro objetivo es reducir la incidencia del tétanos a menos de un caso de tétanos neonatal por 1000 nacidos vivos en cada distrito. El objetivo de Un mundo apropiado para los niños y niñas es eliminar el tétanos materno y neonatal para el año 2005. La prevención del tétanos materno y neonatal significa asegurar que todas las mujeres embarazadas reciban al menos dos dosis de la vacuna de toxoide tetánico. La Tabla CH.1 muestra el estado de protección contra el tétanos de las mujeres con un nacimiento vivo en los úl- timos 2 años. Poco más de 4 de cada 10 mujeres han recibido dos dosis de protección contra el tétanos durante el último embarazo (43,3%). La proporción de mujeres que han recibido dos dosis crece a medida que aumenta el nivel educativo. Cuando se analiza por quintiles, el resultado varía entre ellos. No obstante, la menor propor- ción de mujeres con dos dosis se concentra en el quintil 1 y la mayor en el quintil 5. El 86,1 por ciento ha recibi- do una dosis de protección contra el tétanos. Salud del niño/a 13. Fuente: Anuario de Estadísticas Vitales 2011 http://www.deis.gov.ar/publicaciones/archivos/Serie5Nro55.pdf En Argentina, de acuerdo a la información de la Dirección de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de la Nación, en 2011 no se registraron muertes neonatales por tétanos y no se registraron muertes maternas por tétanos obstétrico. En ese año sólo se registraron tres muertes por tétanos en mujeres mayores de 65 años13. 48 Salud del niño/a Tabla CH.1: Protección neonatal contra el tétanos. Porcentaje de mujeres de 15-49 años con un nacido vivo en los 2 últimos años protegida del tétanos neonatal, Argentina, 2011/2012. Porcentaje Porcentaje Número de de mujeres que de mujeres que mujeres con recibieron por lo recibieron al un nacido vivo menos 2 dosis menos una dosis en los 2 durante el durante el últimos años último embarazo último embarazo Región Gran Buenos Aires 50.0 86.2 464,744 NOA 44.7 88.9 171,689 NEA 52.4 90.5 129,040 Cuyo 22.1 77.2 88,246 Pampeana 39.5 86.9 377,842 Patagonia 24.6 77.4 66,176 Educación de la madre Ninguna * * 3,593 Primaria 38.6 83.1 222,394 Secundaria 43.0 86.7 736,997 Superior 47.5 87.0 331,133 s/d * * 3,620 Quintiles de índice de riqueza Q1 39.5 88.0 355,398 Q2 47.3 88.3 258,310 Q3 38.3 82.7 238,159 Q4 41.4 82.4 220,523 Q5 51.9 87.9 225,347 Total 43.3 86.1 1,297,737 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Terapia de rehidratación oral -La diarrea es la segunda causa principal de muerte entre niños y niñas menores de cinco años en todo el mundo. En Argentina, sin embargo, la diarrea no se encuentra entre las principales causas de mortalidad infantil14. La mayoría de las muertes relacionadas con la diarrea en niños/as se debe a la deshidratación por la pérdida de grandes cantidades de agua y electrolitos del cuerpo a las heces líquidas. El tratamiento de la diarrea -ya sea a través de sales de rehidratación oral (SRO) o de un suero casero recomendado (RHF, por sus siglas en inglés)- puede evitar muchas de estas muertes. La prevención de la deshidratación y de la desnutrición mediante el aumento de la ingesta de líquidos y de la alimentación continua del niño/a son también estrategias importan- tes para tratar la diarrea. 14. En el país, la principal causa de mortalidad infantil son las enfermedades del sistema respiratorio. La Tasa de Mortalidad Infantil (TMI) en Argentina ha descendido sostenidamente desde 1980. En 1980 la TMI era de 33,2 (cada 1.000 nacidos vivos); en 1990 era de 25 (cada 1.000 nacidos vivos) y en 2011 fue de 11,7 (cada 1.000 nacidos vivos). Fuente: DEIS, Ministerio de Salud de la Nación, disponible en www.deis.gov.ar. Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 49 La Tabla CH.2 también muestra el porcentaje de niños/as que reciben distintos tipos de líquidos recomendados durante el episodio de diarrea. Dado que las madres podían nombrar más de un tipo de líquido, los porcenta- es no suman 100 necesariamente. Alrededor de un 17,5 por ciento recibió los líquidos de los sobres de SRO o Los indicadores son los siguientes: • Prevalencia de la diarrea • Terapia de rehidratación oral (TRO) • Tratamiento de la diarrea en el hogar • TRO con alimentación continuada En el cuestionario MICS, se pidió a las madres (o principales cuidadoras) que informaran si su hijo/a había tenido diarrea en las dos semanas anteriores a la encuesta. En el caso de que así fuera, a la madre se le hizo una serie de preguntas sobre lo que el niño/a tenía que beber y comer durante el episodio y si esto era más o menos de lo que el niño/a normalmente comía y bebía. En general, el 9,3 por ciento de los niños/as menores de cinco años tuvo diarrea en las dos semanas anteriores a la encuesta (Tabla CH.2). La prevalencia de diarrea fue similar en todas las regiones, excepto en la de Cuyo donde fue menor (5,7%). El pico de prevalencia de diarrea se produce en el período de destete, entre los niños/ as de 12-23 meses de edad, donde un 15% sufrió diarrea en las dos semanas previas a la entrevista. líquidos preempacado de SRO y un 65,3 por ciento recibió fluidos caseros recomendados. Los hijos/as de madres con educación secundaria tienen más probabilidades de recibir un tratamiento de rehidratación oral que otros niños/as (73,3%). Los hijos de mujeres en el quintil 1 (26,1%) tienen mayores probabilidades de recibir tratamiento de rehidratación SRO que los hijos de las mujeres en el quintil 5 (6%). El 68 por ciento de los niños/ as con diarrea recibió uno o más de los tratamientos caseros recomendados (es decir, fueron tratados con SRO o cualquier líquido casero recomendado), mientras que el 31,7 por ciento no recibió tratamiento alguno. No se observan diferencias por sexo en el tratamiento con líquidos o sales de rehidratación preparados. Sin embargo, sí existen diferencias entre mujeres y varones en la provisión de líquidos caseros para tratar la diarrea. En total los varones (71,8%) recibieron sales de rehidratación oral o líquidos caseros recomendados para tratar la diarrea en mayor medida que las mujeres (64,5%). 1990 (Objetivos de Desarrollo del Milenio). Además, Un mundo apropiado para los niños y las niñas requiere una reducción en la incidencia de la diarrea de un 25 por ciento. Los objetivos son: 1) reducir a la mitad las muertes debidas a diarrea entre los niños/as menores de cinco años para el año 2010 con respecto al año 2000 (Un mundo apropiado para los niños y niñas), y 2) reducir en dos ter- ceras partes la tasa de mortalidad de los niños/as menores de cinco años para el año 2015 en comparación con 50 Salud del niño/a A algo más de la mitad de los niños/as menores de cinco años con diarrea (51,1%) se les dio a beber más de lo habitual, mientras que un 35 por ciento bebió igual o menos (Tabla CH.3). El 67,6 por ciento comió un poco me- nos, igual o más (alimentación continuada), pero el 29 por ciento comió mucho menos o no comió casi nada. Si bien no se observan grandes diferencias por quintil ni por nivel educativo, hay una tendencia mayor entre las madres con bajo nivel educativo y del quintil 1 a dar a sus hijos mucho menos de comer durante el episodio Tabla CH.2: Sueros de rehidratación oral y líquidos caseros recomendados. Porcentaje de niños/as de 0-59 meses de edad con diarrea en las dos últimas semanas y tratamiento con sueros de rehidratación oral y líquidos caseros recomendados, Argentina, 2011/2012. Sexo Masculino 9.3 1,566,688 17.6 4.3 33.5 49.7 69.1 71.8 146,250 Femenino 9.2 1,480,300 17.5 2.8 31.7 44.7 61.2 64.5 135,783 Región GBA 10.2 996,071 15.3 2.8 18.9 52.6 62.5 64.1 101,307 NOA 9.5 416,506 31.9 1.3 41.7 43.3 68.4 75.7 39,650 NEA 8.6 316,644 19.3 10.2 40.2 21.4 64.1 68.0 27,132 Cuyo 5.7 234,024 8.5 1.9 51.3 26.6 65.4 65.8 13,372 Pampeana 9.3 915,425 15.1 3.2 38.2 56.0 68.4 71.2 85,250 Patagonia 9.1 168,318 12.9 7.3 39.7 38.2 60.7 62.7 15,322 Edad 0-11 meses 6.5 592,806 21.1 1.4 33.4 22.4 43.5 48.5 38,798 12-23 meses 15.0 616,271 18.6 2.8 37.7 45.7 69.7 72.9 92,141 24-35 meses 10.1 598,791 12.6 1.8 36.6 62.1 73.4 74.3 60,516 36-47 meses 8.4 633,731 6.7 8.5 19.1 52.5 67.5 69.6 53,180 48-59 meses 6.2 605,389 34.5 3.6 32.5 45.8 61.0 65.8 37,398 Educación de la madre Ninguna (8.8) 12,659 (40.2) * * * * * 1,112 Primaria 10.0 637,574 18.0 3.5 37.3 37.9 59.6 66.3 63,531 Secundaria 9.4 1,643,629 20.3 4.2 34.5 53.1 71.7 73.3 154,894 Superior 8.5 733,620 9.9 2.3 23.3 43.0 55.8 57.6 62,403 s/d 0.5 19,506 0.0 * * * * * 93 Quintiles de índice de riqueza Q1 10.0 864,609 26.1 7.5 38.0 34.6 64.5 70.6 86,250 Q2 10.0 627,265 16.7 1.7 34.3 48.8 64.1 65.9 62,690 Q3 9.7 558,552 16.6 1.1 37.3 59.7 70.4 71.6 54,192 Q4 7.9 530,187 12.3 3.5 26.7 61.7 78.2 80.4 41,874 Q5 7.9 466,375 6.0 1.3 17.5 40.0 47.2 48.3 37,027 Total 9.3 3,046,988 17.5 3.6 32.7 47.3 65.3 68.3 282,033 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Tu vo d ia rr ea e n la s do s úl ti m as s em an as N úm er o de n iñ os /a s de 0 -5 9 m es es d e ed ad SR O (l íq ui do d e un pa qu et e de S RO o lí qu id o SR O p re em pa ca do ) Pr ep ar ac ió n ca se ra co n ag ua , a zú ca r y s al A gu a de a rr oz G as eo sa li gh t, G at or ad e Cu al qu ie r l íq ui do ca se ro re co m en da do SR O o c ua lq ui er lí qu id o ca se ro re co m en da do N úm er o de n iñ os /a s de 0- 59 m es es d e ed ad co n di ar re a en la s do s úl ti m as s em an as Niños/as con diarrea que recibieron: Líquidos caseros recomendados Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 51 de diarrea que las de otros quintiles y niveles más altos de educación. Por ejemplo, el 23,5 por ciento de las madres con nivel primario dieron mucho menos de comer a sus hijos, mientras que entre los hijos/as de madres con educación superior la proporción desciende al 19,5 por ciento. A su vez el 25,3 por ciento de las madres en el quintil 1 dieron de comer mucho menos a sus hijos/as durante el episodio de diarrea, a diferencia del 20,5 por ciento en el quintil 5. Figura CH.1 Porcentaje de niño/as de 0-59 meses de edad con diarrea que recibieron tratamiento de rehidratación SRO o líquido casero recomendado. Argentina, 2011/2012. 70,6 65,9 71,6 80,4 48,3 71,8 64,5 68,3 Q1 Q2 Q3 Q4 Q5 Varones Mujeres Argentina Tabla CH.3: Prácticas de alimentación durante la diarrea. Distribución porcentual de niños/as de 0-59 meses de edad con diarrea en las dos últimas semanas por cantidad de líquidos y comida dados durante el episodio de diarrea, Argentina, 2011/2012. Sexo Masculino 9.3 1,566,688 7.9 16.3 19.1 52.3 0.8 3.7 100.0 23.7 46.8 19.2 1.9 4.0 1.2 3.1 100.0 146,250 Femenino 9.2 1,480,300 7.7 16.8 18.5 50.9 1.2 4.8 100.0 21.5 49.1 16.2 1.9 5.6 1.9 3.9 100.0 135,783 Región GBA 10.2 996,071 9.0 15.0 18.3 53.6 0.2 3.9 100.0 26.8 43.3 18.7 2.0 5.1 0.8 3.3 100.0 101,307 NOA 9.5 416,506 8.7 22.2 18.8 45.1 1.1 4.1 100.0 21.3 47.6 16.6 1.9 7.1 1.9 3.8 100.0 39,650 NEA 8.6 316,644 10.6 19.2 20.0 42.1 1.6 6.7 100.0 24.7 44.7 17.0 0.9 5.4 1.8 5.6 100.0 27,132 Cuyo 5.7 234,024 5.0 11.0 22.4 58.1 0.7 2.9 100.0 22.9 54.1 15.6 0.8 2.0 2.8 1.7 100.0 13,372 Pampeana 9.3 915,425 6.0 16.1 17.6 54.2 1.6 4.4 100.0 18.7 53.6 16.9 2.2 3.5 1.7 3.3 100.0 85,250 Patagonia 9.1 168,318 7.4 17.0 21.5 48.1 1.6 4.4 100.0 19.1 41.5 23.9 2.9 6.9 1.9 3.7 100.0 15,322 Edad 0-11 meses 6.5 592,806 10.0 14.5 24.4 46.6 1.6 2.9 100.0 17.7 37.8 19.8 0.8 7.0 13.2 3.7 100.0 38,798 12-23 meses 15.0 616,271 5.8 16.2 18.2 55.4 0.7 3.7 100.0 21.0 49.4 18.7 2.4 4.6 0.4 3.4 100.0 92,141 24-35 meses 10.1 598,791 8.9 15.9 17.8 51.6 1.0 4.8 100.0 21.3 46.9 18.9 2.7 5.8 0.7 3.8 100.0 60,516 36-47 meses 8.4 633,731 8.3 14.3 19.1 53.2 0.9 4.2 100.0 28.1 47.3 17.4 1.0 3.4 0.3 2.6 100.0 53,180 48-59 meses 6.2 605,389 7.1 20.6 17.7 48.6 1.1 4.9 100.0 21.8 51.9 15.4 2.1 4.6 0.1 4.1 100.0 37,398 Educación de la madre Ninguna (8.8) 12,659 * * * * * * * * * * * * * * * 1,112 Primaria 10.0 637,574 7.7 20.9 20.1 46.6 1.3 3.4 100.0 23.5 47.0 16.5 1.3 7.1 1.2 3.4 100.0 63,531 Secundaria 9.4 1,643,629 8.9 16.6 19.6 49.8 1.0 4.0 100.0 23.7 48.3 16.6 2.2 4.7 1.4 3.1 100.0 154,894 Superior 8.5 733,620 5.4 12.7 15.8 60.3 0.5 5.3 100.0 19.5 48.1 21.3 1.6 2.8 2.3 4.3 100.0 62,403 s/d 0.5 19,506 * * * * * * * * * * * * * * * 93 Quintiles de índice de riqueza Q1 10.0 864,609 9.3 20.0 20.5 44.3 0.9 5.0 100.0 25.3 46.0 14.9 1.9 6.3 1.1 4.5 100.0 86,250 Q2 10.0 627,265 8.9 13.9 20.2 52.4 1.0 3.6 100.0 21.4 49.9 17.8 1.1 5.2 1.7 2.8 100.0 62,690 Q3 9.7 558,552 6.0 16.8 19.6 53.0 2.1 2.5 100.0 20.6 47.9 20.7 2.3 4.2 2.0 2.3 100.0 54,192 Q4 7.9 530,187 9.2 14.0 17.1 55.6 0.1 3.9 100.0 23.6 48.3 17.3 2.8 3.4 1.2 3.4 100.0 41,874 Q5 7.9 466,375 3.8 15.6 14.6 58.6 0.8 6.6 100.0 20.5 48.1 20.2 1.6 3.3 2.1 4.1 100.0 37,027 Total 9.3 3,046,988 7.8 16.5 18.8 51.6 1.0 4.3 100.0 22.7 47.9 17.8 1.9 4.8 1.5 3.5 100.0 282,033 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Tu vo d ia rr ea e n la s do s úl ti m as s em an as N úm er o de n iñ os /a s de 0 -5 9 m es es d e ed ad Se le d io a b eb er m uc ho m en os Se le d io a b eb er al go m en os Se le d io a b eb er m ás o m en os lo m is m o Se le d io a b eb er m ás N o se le d io a b eb er n ad a Fa lt a/ N S To ta l Se le d io a c om er m uc ho m en os Se le d io a c om er al go m en os Se le d io a c om er m ás o m en os lo m is m o Se le d io a c om er m ás Se d ej ó de d ar le c om id a N un ca s e le d io c om id a Fa lt a/ N S To ta l N úm er o de n iñ os /a s de 0- 59 m es es d e ed ad co n di ar re a en la s do s úl ti m as s em an as Prácticas de bebida durante la diarrea: Prácticas de comida durante la diarrea: La Tabla CH.4 ofrece la proporción de niños/as de 0-59 meses de edad con diarrea en las últimas dos semanas y que recibieron terapia de rehidratación oral con alimentación continuada, y el porcentaje de niños/as con diarrea que recibieron otros tratamientos. En general, el 61,4 por ciento de los niños/as con diarrea recibió SRO o mayor cantidad de líquidos, el 86,3 por ciento recibió TRO (SRO o líquidos caseros recomendados o mayor 52 Salud del niño/a Porcentaje de niños/as de 0-59 meses de edad con diarrea en las dos últimas semanas que recibieron terapia oral de rehidratación con alimenta- ción continuada y porcentaje de niños/as con diarrea que recibieron otros tratamientos, Argentina, 2011/2012. Sexo Masculino 57.9 87.6 63.2 6.5 2.1 0.0 15.8 0.2 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 9.3 146,250 Femenino 65.2 84.8 54.7 5.0 1.3 0.0 7.1 1.5 0.6 0.0 0.0 0.7 0.0 0.0 12.6 135,783 Región GBA 68.3 88.6 59.6 4.7 0.3 0.0 8.4 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 9.0 101,307 NOA 65.1 85.0 50.1 14.2 5.7 0.0 17.7 4.3 1.6 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 7.1 39,650 NEA 49.6 76.1 43.6 5.8 3.2 0.0 16.8 1.0 0.2 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 22.9 27,132 Cuyo 61.0 72.6 60.4 6.1 2.0 0.0 9.1 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 26.3 13,372 Pampeana 56.6 90.6 68.7 3.3 1.2 0.0 11.7 0.3 0.0 0.0 0.0 1.1 0.0 0.0 7.6 85,250 Patagonia 54.6 79.4 51.6 5.4 0.4 0.0 8.9 0.8 1.0 0.0 0.0 0.5 0.0 0.0 16.5 15,322 Edad 0-11 meses 71.5 83.3 56.1 4.5 4.3 0.0 7.2 0.0 0.2 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 14.4 38,798 12-23 meses 63.3 89.1 65.9 8.3 1.0 0.0 11.8 1.0 0.1 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 8.5 92,141 24-35 meses 58.6 90.4 55.7 3.4 1.7 0.0 12.3 0.8 0.0 0.0 0.0 0.1 0.0 0.0 8.6 60,516 36-47 meses 59.7 86.7 57.3 7.9 1.2 0.0 11.0 1.8 1.2 0.0 0.0 1.7 0.0 0.0 12.0 53,180 48-59 meses 53.4 75.1 53.4 2.1 1.6 0.0 15.2 0.0 0.1 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 15.2 37,398 Educación de la madre Ninguna * * * * * * * * * * * * * * * 1,112 Primaria 53.3 76.0 47.1 10.3 0.9 0.0 16.5 0.9 1.0 0.0 0.0 0.1 0.0 0.0 17.1 63,531 Secundaria 62.4 90.1 62.5 5.6 2.0 0.0 12.5 0.5 0.1 0.0 0.0 0.6 0.0 0.0 7.7 154,894 Superior 66.8 87.4 62.5 1.9 1.7 0.0 4.6 0.8 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 12.3 62,403 s/d * * * * * * * * * * * * * * * 93 Quintiles de índice de riqueza Q1 55.8 85.9 57.6 8.3 1.1 0.0 13.8 1.9 0.8 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 8.2 86,250 Q2 60.3 79.1 51.8 4.2 3.6 0.0 17.3 0.6 0.0 0.0 0.0 1.5 0.0 0.0 18.1 62,690 Q3 59.7 88.6 66.7 6.5 2.0 0.0 9.7 0.0 0.3 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 10.0 54,192 Q4 60.7 90.7 61.6 5.8 0.0 0.0 5.9 0.3 0.0 0.0 0.0 0.2 0.0 0.0 8.5 41,874 Q5 79.7 91.0 60.9 1.8 1.5 0.0 5.9 0.7 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 9.0 37,027 Total 61.4 86.3 59.1 5.8 1.7 0.0 11.6 0.8 0.3 0.0 0.0 0.4 0.0 0.0 10.9 282,033 1 Indicador MICS 3.8 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados SR O o lí qu id os in cr em en ta do s TR O (S RO o lí qu id os ca se ro s re co m en da do s o líq ui do s in cr em en ta do s) TR O c on a lim en ta ci ón co nt in ua da 1 A nt ib ió ti co A nt i-m ot ili da d Zi nc O tr o D es co no ci do A nt ib ió ti co N o an ti bi ót ic o D es co no ci do In tr av en os o Re m ed io c as er o, m ed ic ac ió n de he rb ol ar io s O tr o N o se h a da do n in gú n tr at am ie nt o o m ed ic am en to N úm er o de n iñ os /a s de 0- 59 m es es d e ed ad c on di ar re a en la s do s úl ti m as s em an as Niños/as con diarrea que recibieron: Otros tratamientos: Píldora o jarabe Inyección Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 53 cantidad de líquidos). Mediante la combinación de la información de la Tabla CH.3 con la de la Tabla CH.2 sobre la terapia de rehidratación oral, se observa que el 59,1 por ciento de los niños/as recibió terapia de rehidratación oral y, al mismo tiempo, se continuó con la alimentación, tal como se recomienda. Existen diferencias considera- bles en el tratamiento de la diarrea en el hogar por las diferentes variables de análisis. En la región del NEA, sólo el 43,6 por ciento recibió TRO y alimentación continuada, mientras que la cifra es del 68,7 por ciento en la región Pampeana. Por otro lado, los hijos/as de las mujeres con educación primaria recibieron terapia de rehidratación oral y alimentación continuada en una proporción mucho menor (47,1%) que los hijos/as de mujeres con edu- cación superior (62,5%). El 10,9 por ciento de los niños/as no recibió ningún tratamiento. Tabla CH.4: Terapia oral de rehidratación con alimentación continuada y otros tratamientos. Búsqueda de atención y tratamiento con antibióticos de la pulmonía La pulmonía es la principal causa de muerte en los niños/as en el mundo, siendo el uso de antibióticos en los niños/as menores de 5 años con síntomas de pulmonía una intervención clave. Uno de los objetivos de Un mundo apropiado para los niños y las niñas consiste en reducir en un tercio las muertes por infecciones respiratorias agudas. Los niños/as con síntomas de pulmonía son aquellos que padecieron una enfermedad con tos acompañada de respiración rápida o difícil, y cuyos síntomas NO se debieron a un problema en el pecho y a la nariz tapada. Los indicadores son los siguientes: • Prevalencia de presunta pulmonía • Búsqueda de atención para presunta pulmonía • Tratamiento antibiótico para presunta pulmonía La Tabla CH.5 presenta la prevalencia de presunta pulmonía y, en caso de que se solicitara la atención fuera del hogar, el lugar de atención. Se informó que el 11,4 por ciento de los niños/as de 0 a 59 meses de edad tenía síntomas de pulmonía durante las dos semanas anteriores a la encuesta. De esos niños/as, se llevó al 94,3 por ciento a un profesional apropiado. El 60,2 por ciento asistió a un hospital o centro de salud públicos para tratar la afección, el 22 por ciento asistió a una clínica privada y el 18,3 por ciento a un médico privado. La asistencia a los servicios de salud pública es mayor entre los quintiles más bajos que más altos. Existen diferencias por nivel educativo de la madre en la búsqueda de asistencia de un profesional adecuado. El 93,6 por ciento de las mujeres con estudios primarios concurrió en busca de un profesional adecuado, mientras que la proporción de mujeres con estudios superiores que recurrió a profesional adecuado fue del 98,6 por ciento. Figura CH.2 Porcentaje de niñas y niños de 0-59 meses de edad con diarrea que recibió TRO o líquidos incrementados y alimentación continuada. Argentina, 2011/2012. 59,6 50,1 43,6 60,4 68,7 47,1 62,5 62,5 GBA NOA NEA Cuyo Pampeana Patagonia Primaria Secundaria Superior Argentina 51,6 59,1 54 Salud del niño/a La Tabla CH.5 muestra que acudir a un profesional adecuado es más habitual para aquellos niños/as de menor edad. De este modo, el 97,9 por ciento de los niños/as menores de un año con presunta pulmonía fueron lleva- dos a un profesional adecuado frente al 90,6 por ciento de los niños/as ente 4 y 5 años. Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 55 Bú sq ue da d e at en ci ón p ar a pr es un ta p ul m on ía y u so d e an tib ió tic os d ur an te la p re su nt a pu lm on ía . Ta bl a CH .5 : Po rc en ta je d e n iñ os /a s d e 0 a 59 m es es c on p re su n ta p ul m on ía e n la s 2 úl tim as s em an as a lo s q ue s e le s lle vó a u n p ro fe si on al d e sa lu d , y p or ce n ta je d e n iñ os /a s a lo s q ue s e le s d io a n tib ió tic os , A rg en tin a, 2 01 1/ 20 12 . Se xo M as cu lin o 13 .0 1, 56 6, 68 8 40 .1 21 .3 2. 3 0. 6 2. 3 0. 7 21 .7 16 .8 0. 0 0. 2 0. 3 1. 9 0. 1 0. 2 95 .2 42 .1 20 3, 50 2 Fe m en in o 9. 7 1, 48 0, 30 0 28 .6 29 .9 0. 9 0. 0 1. 8 0. 0 22 .3 20 .4 0. 0 0. 1 0. 0 2. 5 0. 0 1. 6 93 .0 47 .8 14 4, 06 7 G BA 10 .1 99 6, 07 1 33 .8 24 .7 1. 8 0. 0 2. 8 0. 0 26 .3 10 .6 0. 0 0. 0 0. 0 3. 6 0. 0 1. 7 91 .1 38 .4 10 1, 00 1 N O A 14 .6 41 6, 50 6 39 .1 24 .7 5. 7 1. 2 1. 0 1. 6 16 .6 14 .0 0. 0 0. 0 0. 8 1. 0 0. 0 0. 0 96 .0 55 .6 60 ,6 74 N EA 10 .5 31 6, 64 4 37 .0 34 .4 0. 6 0. 8 2. 9 0. 3 16 .0 15 .3 0. 0 0. 0 0. 0 2. 9 0. 5 0. 0 95 .4 56 .8 33 ,1 11 C uy o 13 .9 23 4, 02 4 24 .7 28 .0 1. 3 0. 0 0. 2 0. 0 16 .1 31 .1 0. 0 1. 4 0. 0 0. 0 0. 0 0. 0 90 .8 41 .1 32 ,5 66 Pa m pe an a 11 .5 91 5, 42 5 35 .6 21 .4 0. 0 0. 0 2. 2 0. 3 24 .3 26 .0 0. 0 0. 0 0. 0 1. 7 0. 0 0. 5 97 .2 42 .4 10 5, 55 7 Pa ta go ni a 8. 7 16 8, 31 8 47 .3 23 .6 0. 2 1. 0 3. 1 0. 0 24 .3 12 .3 0. 0 0. 1 0. 6 3. 3 0. 0 2. 2 93 .2 34 .7 14 ,6 60 0- 11 m es es 9. 5 59 2, 80 6 37 .5 19 .0 1. 7 0. 3 3. 3 0. 0 25 .9 23 .9 0. 0 0. 0 0. 0 5. 2 0. 0 0. 0 97 .9 40 .4 56 ,2 35 12 -2 3 m es es 12 .7 61 6, 27 1 37 .9 24 .8 0. 4 0. 4 4. 5 0. 0 19 .7 16 .8 0. 0 0. 6 0. 1 0. 7 0. 0 0. 1 95 .9 43 .5 78 ,0 03 24 -3 5 m es es 12 .8 59 8, 79 1 36 .1 23 .2 1. 7 0. 6 0. 6 0. 7 25 .5 20 .2 0. 0 0. 0 0. 0 1. 5 0. 0 3. 3 95 .7 45 .5 76 ,7 51 36 -4 7 m es es 10 .8 63 3, 73 1 30 .8 27 .4 0. 4 0. 4 2. 1 1. 2 15 .0 20 .0 0. 0 0. 0 0. 7 0. 6 0. 0 0. 0 91 .6 49 .2 68 ,1 73 48 -5 9 m es es 11 .3 60 5, 38 9 34 .3 29 .0 4. 5 0. 0 0. 1 0. 1 24 .4 11 .6 0. 0 0. 0 0. 0 3. 7 0. 2 0. 0 90 .6 43 .1 68 ,4 07 N in gu na (1 .9 ) 12 ,6 59 * * * * * * * * * * * * * * * * 23 6 Pr im ar ia 11 .3 63 7, 57 4 44 .7 28 .5 5. 7 0. 4 0. 4 1. 3 15 .2 6. 3 0. 0 0. 0 0. 7 2. 5 0. 0 0. 0 93 .6 45 .2 72 ,0 94 Se cu nd ar ia 12 .1 1, 64 3, 62 9 36 .2 27 .7 0. 7 0. 1 2. 9 0. 3 19 .5 14 .6 0. 0 0. 1 0. 0 0. 9 0. 1 0. 0 92 .9 43 .3 19 8, 47 5 Su pe rio r 10 .3 73 3, 62 0 23 .9 13 .3 0. 4 0. 8 1. 6 0. 0 35 .4 39 .8 0. 0 0. 4 0. 1 5. 0 0. 0 3. 4 98 .6 46 .2 75 ,8 59 s/ d 4. 6 19 ,5 06 * * * * * * * * * * * * * * * * 90 5 Q 1 12 .4 86 4, 60 9 47 .0 35 .6 2. 8 0. 3 1. 3 0. 5 9. 1 5. 8 0. 0 0. 0 0. 5 2. 2 0. 1 0. 0 91 .5 37 .3 10 6, 98 9 Q 2 10 .8 62 7, 26 5 38 .4 37 .9 1. 4 1. 0 0. 5 1. 3 18 .6 7. 0 0. 0 0. 2 0. 0 0. 6 0. 0 0. 1 97 .2 54 .5 67 ,4 85 Q 3 11 .9 55 8, 55 2 35 .4 11 .1 0. 3 0. 0 3. 1 0. 1 26 .7 21 .1 0. 0 0. 0 0. 0 1. 1 0. 0 0. 0 93 .4 47 .1 66 ,6 17 Q 4 10 .6 53 0, 18 7 24 .4 15 .8 3. 2 0. 0 4. 6 0. 0 30 .0 28 .8 0. 0 0. 0 0. 1 3. 9 0. 0 0. 4 95 .7 46 .4 56 ,4 20 Q 5 10 .7 46 6, 37 5 18 .2 12 .9 0. 0 0. 3 2. 1 0. 0 38 .8 44 .7 0. 0 0. 6 0. 0 3. 5 0. 0 4. 6 96 .0 40 .6 50 ,0 58 Re gi ón Ed ad Ed uc ac ió n de la m ad re Q ui nt ile s de ín di ce de ri qu ez a 11 .4 3, 04 6, 98 8 3 5. 3 2 4. 9 1. 7 0. 3 2. 1 0. 4 22 .0 1 8. 3 0. 0 0. 1 0. 2 2. 2 0. 0 0. 8 94 .3 44 .5 34 7, 56 9 1 In di ca do r M IC S 3. 9 2 In di ca do r M IC S 3. 10 ( ) C ifr as q ue s e ba sa n en 2 5- 49 c as os n o po nd er ad os (* ) C ifr as q ue s e ba sa n en m en os d e 25 c as os n o po nd er ad os Tuvo presunta pulmonía en las dos últimas semanas Número de niños/as de 0-59 meses de edad Hospital público Centro de salud Puesto de salud Agente sanitario Clínica móvil/ ambulante Otro público Hosp./clínica privada Médico privado Farmacia Clínica móvil Otra entidad médica privada Pariente o amigo Otro Curandero Cualquier profesional adecuado 1 Porcentaje de niños/as con presunta pulmonía que recibieron antibióticos en las dos últimas semanas 2 Número de niños/as de 0-59 meses de edad con presunta pulmonía en las dos últimas semanas N iñ os /a s co n pr es un ta p ul m on ía a lo s qu e se le s lle vó a : Fu en te s pú bl ic as O tr a fu en te Fu en te s pr iv ad as To ta l La Tabla CH.5 también presenta el uso de antibióticos para el tratamiento de presunta pulmonía en niños/as menores de 5 años por sexo, edad, región, residencia, edad y factores socioeconómicos. En Argentina, el 44,5 por ciento de los niños/as menores de 5 años con presunta pulmonía había recibido un antibiótico durante las dos semanas anteriores a la encuesta. El tratamiento con antibióticos de la presunta pulmonía es más bajo entre los hogares del quintil 1 (40,6%) y mayor entre las niñas (47,8%) y los niños/as de las regiones de NEA (56,8%) y NOA (55,6%). 56 Salud del niño/a 6 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 59 Agua y saneamiento13 El agua potable para beber es una necesidad básica para una buena salud. Beber agua no apta para el consumo puede conllevar enfermedades como el tracoma, el cólera, la fiebre tifoidea y la esquistosomiasis. El agua para beber también puede quedar contaminada con productos químicos, físicos y radiológicos que tienen efectos nocivos para la salud humana. En Argentina, se decidió aplicar el mismo módulo de agua y saneamiento que se utilizó en el Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda efectuado en 2010. Por esta razón, no se calcularon los indicadores MICS estándar. La meta de los ODM consiste en reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable para beber y al saneamiento básico. El objetivo de Un Mundo apropiado para los niños y las niñas exige una reducción en al menos un tercio de la proporción de hogares sin acceso a servicios higiénicos de saneamiento y agua potable para beber y a precios asequibles. En el cuadro que sigue se resume la evolución desde 1990 de los dos indicadores que dan seguimiento al ODM8 en la Argentina. Esta evolución es muy favorable en lo relativo al acceso a agua de red pública. Sin em- bargo, es mucho lo que resta por hacer para ampliar la cobertura de desagües cloacales. 13. Para obtener más información sobre agua y saneamiento y para acceder a algunos documentos de referencia, por favor, visite el sitio web de UNICEF de Childinfo: http://www.childinfo.org/wes.html. Tabla AS.1. ODM 8: Asegurar un medio ambiente sostenible. Indicadores de acceso a agua de red y desagüe cloacal y meta 2015. Argentina. 1990 2001 2010 Meta 2015 Porcentaje de la población en hogares con acceso a agua segura de red pœblica 66.2 78.4 81.0 90.0 Porcentaje de la población en hogares con acceso a desagües cloacales 34.3 42.5 48.9 75.0 Los datos de 2001 y 2010 corresponden al Censo Nacional de Población, Hogares y Vivienda. Fuente: Informe País Argentina. 2012. 60 Agua y saneamiento Uso de agua de red pública En la Tabla AS.2. y en la Figura AS.1, se muestra la distribución de la población por fuentes de agua utilizada en el hogar14. Para la definición utilizada en la Argentina, la población que usa fuentes seguras de agua es solamente la que utiliza agua de red pública (en la vivienda, patio o terreno). En general, el 86,3 por ciento de la población utiliza una fuente segura de agua en su hogar, es decir agua de red pública. El 11,4 por ciento de la población utiliza una perforación con bomba a motor. Se observan impor- tantes diferencias entre los quintiles. Mientras que casi la totalidad (96,2%) de la población en el quintil 5, tiene acceso a agua de red pública, esa proporción se reduce a 73,6 por ciento en el quintil 1. Algo similar ocurre si observamos los datos a través de la educación del jefe de hogar. El 91,7 por ciento de los que tienen nivel superior de educación poseen agua de red pública en sus hogares, contra el 84,3 por ciento de los de nivel educativo más bajo. En la Tabla AS.3. se presenta el uso de tratamiento del agua en la casa. Se les preguntó a aquellos hogares que no tienen agua de red pública sobre las distintas formas en que pueden tratar el agua en casa para hacerla más segura para beber; hervirla, agregarle blanqueador o cloro, utilizar un filtro de agua, un filtro de tela, así como el uso de la desinfección solar fueron considerados como tratamientos adecuados. La tabla muestra el tratamien- to del agua por todos los hogares que no tienen agua de red pública15. El 86 por ciento de la población que no tiene agua de red pública, no le hace ningún tratamiento al agua para beberla. Casi el 6 por ciento la hierve y casi el 3 por ciento le agrega cloro o blanqueador. 14. El estándar MICS pregunta sobre principal fuente de agua para beber, mientras que en Argentina se preguntó por principal fuente de agua utilizada en el hogar sin distinguir entre el agua utilizada para beber, cocinar, lavar, etc. 15. Cabe resaltar que el 86,3 por ciento de la población tiene agua de red pública. Tabla AS.2: Disponibilidad de agua potable. Población según disponibilidad de agua potable según quintiles y nivel educativo del jefe de hogar. Argentina, 2011/2012. Origen del agua Total Red Perforación con Otras Total pública bomba a motor Educación del jefe de hogar Ninguna 84.3 10.4 5.3 100.0 446,784 Primaria 84.0 13.1 2.9 100.0 13,920,775 Secundaria 85.7 11.8 2.5 100.0 13,943,981 Superior 91.7 7.5 0.7 100.0 7,820,539 s/d 80.4 14.4 5.1 100.0 377,785 Quintiles de índice de riqueza Q1 73.6 19.4 7.0 100.0 7,301,467 Q2 83.9 14.3 1.8 100.0 7,302,368 Q3 87.4 10.9 1.7 100.0 7,297,085 Q4 90.2 9.0 0.8 100.0 7,306,591 Q5 96.2 3.3 0.4 100.0 7,302,353 Total 86.3 11.4 2.4 100.0 36,509,864 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 61 Uso de servicios de saneamiento - Acceso a red cloacal La eliminación inadecuada de excrementos humanos y la higiene personal se asocian con una serie de enfer- medades, que incluyen las enfermedades diarreicas y la polio. El 58 por ciento de la población de la Argentina vive en hogares con servicios de cloacas (Tabla AS.4). La tabla indica que el uso de servicios de cloacas está en estrecha correlación con los quintiles socioeconómicos. El 89 por ciento de la población en el quintil 5 tiene acceso a cloacas, y sólo el 19,9 por ciento de la población en el quintil 1 cuenta con este servicio de saneamiento. Diferencias similares se observan por el nivel educativo del jefe de hogar. El 78,9 por ciento de la población con estudios superiores tiene acceso a servicios cloacales, en contraste con el 39,2 por ciento de nivel educativo más bajo. Tabla AS.3: Tratamiento del agua para beber. Población en hogares sin agua de red pública según tratamiento del agua para beber. Argentina, 2011/2012. Porcentaje No le hace ningún tratamiento 86.0 La hierve 5.9 Le añade cloro blanqueador 2.9 La filtra con una tela 0.2 Utiliza un filtro de agua 0.9 Desinfección solar 0.1 La deja reposar y asentar 0.0 Otras 2.8 NR 1.3 Total 100.0 Figura AS.1: Distribución porcentual de la población en hogares por fuente principal de agua utilizada en el hogar. Argentina, 2011/2012. Agua de red pública 86% Perforación con bomba a motor 12% Perforación con bomba manual 0% Pozo 1% Agua de lluvia, río o canal 0% Transporte por cisterna 0% Otras 1% 62 Agua y saneamiento Como se muestra en la Tabla AS.5, el uso de una instalación compartida es más común entre los hogares sin acceso a servicios públicos de saneamiento. El 45,8 por ciento de los hogares que tiene acceso a red pública cloacal comparte las instalaciones sanitarias con otros hogares, a diferencia del 59,8 por ciento que posee baño exclusivo para el hogar. Se observa también que los hogares que tienen otro tipo de descargas del baño (pozo sin cámara séptica, hoyo o excavación en la tierra) tienen una probabilidad mayor de compartir las instalaciones sanitarias (31,7%). Al combinar ambos indicadores (fuente de agua utilizada en el hogar y desagüe del baño) se obtienen los re- sultados de la Tabla AS.6. En esta tabla se puede observar que el 65,5 por ciento de los hogares que tienen agua de red pública tienen también cloacas. El 17,5 por ciento tiene cámara séptica y pozo ciego y el 13,5 por ciento de los que tienen agua de red tiene sólo pozo ciego. Entre los hogares que tienen pozo como fuente principal de agua, casi la mitad (48,8%) tiene desagüe a cámara séptica y pozo ciego y el 34,7 por ciento tiene desagüe sólo a pozo ciego. Se observa también que entre los hogares que recogen agua de lluvia, de un río, canal, arroyo o acequia como fuente principal de agua, el 57,6 por ciento tiene como desagüe sólo pozo ciego. Tabla AS.4: Desagüe del baño. Población según tipo de desagüe del baño. Argentina, 2011/2012. Desagüe del baño Total Red pública Pozo con Otras Sin baño Total cloaca cámara séptica descargas Educación del jefe de hogar Ninguna 39.2 20.3 35.9 4.6 100.0 446,784 Primaria 46.5 26.0 24.5 3.0 100.0 13,920,775 Secundaria 58.4 22.0 17.0 2.7 100.0 13,943,981 Superior 78.9 13.4 5.2 2.5 100.0 7,820,539 s/d 58.9 21.4 17.9 1.8 100.0 377,785 Quintiles de índice de riqueza Q1 19.9 29.2 45.7 5.2 100.0 7,301,467 Q2 46.3 28.9 21.6 3.2 100.0 7,302,368 Q3 62.4 23.7 11.3 2.6 100.0 7,297,085 Q4 72.6 17.9 7.6 1.9 100.0 7,306,591 Q5 89.0 8.6 1.6 0.8 100.0 7,302,353 Total 58.0 21.7 17.6 2.8 100.0 36,509,864 Tabla AS.5: Desagüe y uso compartido del baño. Población en hogares con baño según desagüe y uso del baño por el hogar. Argentina, 2011/2012. Desagüe del baño Baño Red pública Pozo con Otras Total Población cloaca cámara séptica descargas Solo usado por el hogar 59.8 23.0 17.1 100.0 32,155,256 Compartido 45.8 22.4 31.7 100.0 1,064,724 Sin datos 63.9 11.1 25.0 100.0 2,284,538 Total 59.7 22.3 18.1 100.0 35,504,518 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 63 Tabla AS.6: Fuente principal de agua y desagüe del baño. Población en hogares por fuente principal de agua utilizada en el hogar y por desagüe del baño. Argentina, 2011/2012. Desagüe del inodoro Total Fuente principal de agua Red pública Cámara séptica Solo A hoyo, Sin Sin cloaca y pozo ciego pozo ciego excavación baño datos en la tierra, etc. Agua de red pública 65.5 17.5 13.5 0.9 2.3 0.2 100.0 Perforación con bomba a motor 11.0 50.9 32.0 0.2 5.8 0.1 100.0 Perforación con bomba manual 10.3 29.1 53.3 0.7 6.7 0.0 100.0 Pozo 5.5 48.8 34.7 10.6 0.4 0.0 100.0 Transporte por cisterna 1.4 32.6 19.3 18.7 17.4 10.6 100.0 Agua de lluvia, río, canal, arroyo o acequia 0.0 22.4 57.6 14.2 5.3 0.5 100.0 Otras 18.5 19.2 48.3 8.1 5.5 0.4 100.0 Sin datos 50.6 5.1 23.3 0.0 2.7 18.3 100.0 Total 58.0 21.7 16.3 1.0 2.8 0.3 100.0 7 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 65 Salud reproductiva Fecundidad En MICS4, las tasas de natalidad en adolescentes y las tasa totales de fecundidad se calculan utilizando infor- mación sobre la fecha del último parto de cada mujer y se basan en el plazo de un año (1-12 meses) anterior a la encuesta. Las tasas están subestimadas por un margen muy pequeño debido a la falta de información sobre los nacimientos múltiples (gemelos, trillizos, etc.) y sobre las mujeres que tienen partos múltiples durante el período de un año anterior a la encuesta. La Tabla RH.1 muestra las tasas de natalidad en adolescentes y la tasa global de fecundidad. La tasa de natalidad entre las adolescentes (tasa de fecundidad por edad específica en mujeres de 15 a 19 años de edad) se define como el número de nacimientos en mujeres de 15-19 años durante el período de un año anterior a la encuesta, dividido por el número promedio de mujeres de 15-19 (número de mujeres-años vividos entre las edades de 15 a 19, ambos inclusive) en el mismo período, expresado por cada 1.000 mujeres. La tasa global de fecundidad (TGF) se calcula sumando las tasas de fecundidad por edad específica calculadas para cada uno de los grupos de edad de 5 años de las mujeres, desde los 15 años de edad hasta los 49 años. La TGF indica el número medio de hijos/as a los que a una mujer habrá dado a luz al final de su ciclo reproductivo si las tasas actuales de fecun- didad prevalecen. En la Argentina, la tasa global de fecundidad es 2.4 hijos por mujer. Esta tasa presenta grandes disparidades en- tre regiones. Las mayores tasas de fecundidad se encuentran en las regiones de NOA y NEA (2.6 hijos por mujer), mientras que en Patagonia y en Pampeana la fecundidad se encuentra por debajo de la media nacional (2.1 y 2.2 hijos respectivamente). Una clara tendencia se observa entre la fecundidad entre los diferentes quintiles, siendo los hogares del quintil 1 los que tienen una fecundidad más elevada. De este modo, mientras que la tasa global del quintil 1 alcanza los 3.7 hijos por mujer, entre los dos quintiles más altos la cifra es de 1.9 hijos por mujer. La tasa de natalidad entre las adolescentes de 15 a 19 años es de 52.4 nacimientos por cada 1000 mujeres. Exis- ten importantes diferencias por región, y tal y como se muestra en la tabla RH.1, son las adolescentes de NEA y NOA las que tienen mayores tasas de natalidad (79.9 y 72.2 nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19 respectivamente). Por otro lado, la fecundidad entre adolescentes más baja se encuentran en Pampeana (39.8 por mil) y Patagonia (42.1 por mil). Las mujeres adolescentes del quintil 1 son las que tienen una fecundidad media más elevada que el resto de los quintiles (94.0 nacimientos por cada mil mujeres). 66 Salud reproductiva La actividad sexual y los embarazos a edad temprana presentan riesgos significativos para los jóvenes de todo el mundo. La Tabla RH.2 presenta algunos indicadores sobre embarazos en edad temprana para las mujeres en edades de 15-19 y 20-24 años, mientras que la Tabla RH.3 muestra las tendencias de la reproducción temprana. Tal como se muestra en la Tabla RH.2, el 9,8 por ciento de las mujeres de 15 a 19 años ya había dado a luz, el 2,5 por ciento estaba embarazada de su primer hijo, el 12,3 por ciento había comenzado a tener hijos y una proporción muy pequeña, el 0,7 por ciento había tenido un nacimiento vivo antes de los 15 años de edad. Nue- vamente aquí se observa que las regiones del NEA y del NOA son las que tienen mayor proporción de mujeres que iniciaron su proceso reproductivo a edades tempranas. La educación es la variable de más peso a la hora de diferenciar entre aquellas mujeres que tuvieron su primer hijo a edades tempranas. Entre las mujeres que han tenido un nacimiento entre los 15 y los 19 años, el 36,2 por ciento asistió sólo a la escuela primaria, y un 9,8 por ciento cursó la educación secundaria. Por otro lado, el 17,2 por ciento de las adolescentes de 15-19 años que se encuentran en el quintil 1 han tenido un hijo y sólo el 1,6 por ciento de las adolescentes en el quintil 5. Respecto de las tendencias en el proceso reproductivo (Tabla RH.3.) no se observan variaciones importantes a través de los años en el inicio del proceso de la reproducción; las diferencias porcentuales entre los distintos grupos de edad no son considerables. Tabla RH.1: Tasa de natalidad en adolescentes y tasa total de fecundidad. Tasas de natalidad en adolescentes y tasas totales de fecundidad, Argentina, 2011/2012. Tasa de natalidad Tasa total en adolescentes1 (tasa de de fecundidad fecundidad por edad específica de mujeres en edades de 15-19 años) Región Gran Buenos Aires (50.2) (2.5) NOA 72.2 2.6 NEA 79.9 2.6 Cuyo 50.4 2.5 Pampeana 39.8 2.2 Patagonia 42.1 2.1 Educación de la madre Ninguna * * Primaria (181.6) (3.8) Secundaria 56.1 2.7 Superior 8.5 1.6 s/d * * Quintiles de índice de riqueza Q1 94.0 3.7 Q2 60.5 2.4 Q3 48.7 2.0 Q4 40.9 1.9 Q5 6.4 1.9 Total 52.4 2.4 1 Indicador MICS 5.1; indicador ODM 5.4 ( ) Cifras que se basan en 125-249 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 125 casos no ponderados Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 67 Tabla RH.2: Maternidad temprana. Porcentaje de mujeres de edades entre 15-19 años que han tenido un nacido vivo o que están embarazadas del primer hijo/a y porcentaje de mujeres de edades entre 15-19 años que han iniciado el proceso reproductivo, porcentaje de mujeres que han tenido un nacido vivo antes de la edad de 15 años, y porcentaje de mujeres de edades entre 20-24 años que han tenido un nacido vivo antes de la edad de 18 años, Argentina, 2011/2012. Región Gran Buenos Aires 8.6 3.2 11.8 0.0 496,047 9.5 434,951 NOA 11.9 2.8 14.7 1.0 214,525 14.2 178,958 NEA 11.1 2.8 13.9 0.3 169,320 17.3 136,354 Cuyo 8.8 1.1 9.9 0.9 118,179 9.4 104,733 Pampeana 9.8 2.1 12.0 1.3 524,604 11.5 494,711 Patagonia 9.6 2.1 11.7 0.6 82,727 11.5 81,935 Educación de la madre Ninguna * * * * 1,947 * 1,596 Primaria 36.2 4.1 40.3 1.5 61,714 36.1 129,803 Secundaria 9.8 2.8 12.6 0.8 1,293,020 13.8 735,459 Superior 2.6 0.2 2.8 0.0 242,522 2.6 546,173 s/d * * * * 6,199 * 18,611 Quintiles de índice de riqueza Q1 17.2 3.9 21.0 2.0 380,345 27.7 268,149 Q2 11.2 4.1 15.3 0.7 318,330 11.4 333,079 Q3 9.6 2.3 12.0 0.2 337,373 9.7 269,426 Q4 6.6 1.0 7.6 0.3 291,675 8.5 273,212 Q5 1.6 0.8 2.4 0.0 277,679 1.8 287,776 Total 9.8 2.5 12.3 0.7 1,605,402 11.6 1,431,642 1 Indicador MICS 5.2 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados H an te ni do u n na ci do v iv o Es tá n em ba ra za da s de l p ri m er h ijo H an e m pe za do e l pr oc es o re pr od uc ti vo H an te ni do u n na ci do v iv o an te s d e la e da d de 1 5 añ os Porcentaje de mujeres de edades 15-19 que: Número Porcentaje de Número de mujeres mujeres de de mujeres de edades edades 20-24 de edades 15-19 que han tenido 20-24 un nacido vivo antes de la edad de 181 Tabla RH.3: Tendencias en el proceso reproductivo temprano. Porcentaje de mujeres que han tenido un nacido vivo, por edad de 15 y 18 años, por residencia y grupo de edad, Argentina, 2011/2012. Edad 15-19 0.7 1,605,402 na na 20-24 1.1 1,431,642 11.6 1,431,642 25-29 1.0 1,378,943 11.2 1,378,943 30-34 1.5 1,364,211 14.0 1,364,211 35-39 1.4 1,311,893 14.2 1,311,893 40-44 2.2 1,197,108 12.2 1,197,108 45-49 1.8 1,066,696 8.3 1,066,696 Total 1.3 9,355,895 12.5 7,750,493 Todo Porcentaje Número de mujeres Porcentaje Número de mujeres de mujeres con un de mujeres con un un nacido vivo antes nacido vivo antes de la edad de 15 años de la edad de 18 años 1 1 1 no aplicable 68 Salud reproductiva Anticoncepción La planificación familiar adecuada es importante para la salud de las mujeres y de los niños/as para: 1) prevenir los embarazos demasiado tempranos o demasiado tardíos, 2) la ampliación del período entre partos, y 3) limitar el número de niños/as. En este sentido, es fundamental el acceso de todas las parejas a información y servicios para evitar los embarazos demasiado tempranos, poco espaciados, tardíos o en número excesivo. Tabla RH.4: Uso de anticonceptivos. Porcentaje de mujeres de edades entre 15-49 años que están usando (o cuya pareja está usando) un método anticonceptivo, Argentina, 2011/2012. Región GBA 43.0 1.5 0.0 7.5 1.5 0.0 21.5 23.2 0.0 0.0 0.0 0.3 0.5 0.9 55.4 1.6 57.0 3,291,543 NOA 57.9 3.4 0.1 5.4 5.2 0.0 17.4 7.7 0.2 0.1 0.3 0.8 0.1 1.5 39.5 2.7 42.1 1,120,776 NEA 49.3 4.2 0.0 4.8 4.0 0.1 26.6 8.1 0.1 0.0 0.5 0.4 0.2 1.8 47.8 3.0 50.7 844,179 Cuyo 52.9 4.8 0.1 6.7 2.4 0.0 17.6 12.6 0.2 0.0 0.1 0.7 0.1 1.8 44.3 2.7 47.1 654,406 Pampeana 38.6 4.0 0.0 5.2 1.9 0.0 34.1 14.0 0.2 0.0 0.0 0.8 0.2 0.9 59.5 1.9 61.4 2,949,327 Patagonia 41.1 5.9 0.2 10.4 2.7 0.0 26.9 11.4 0.1 0.0 0.0 0.3 0.2 0.8 57.6 1.3 58.9 495,664 Edad 15-19 66.3 0.0 0.0 0.8 1.6 0.0 19.9 10.3 0.2 0.0 0.0 0.4 0.0 0.4 32.8 0.8 33.7 1,605,402 20-24 40.8 0.3 0.0 3.5 3.1 0.0 33.1 18.3 0.1 0.0 0.2 0.1 0.3 0.2 58.4 0.8 59.2 1,431,642 25-29 32.4 1.3 0.0 5.8 3.3 0.0 36.0 20.1 0.1 0.0 0.2 0.3 0.1 0.3 66.6 0.9 67.6 1,378,943 30-34 33.0 3.9 0.1 7.9 3.4 0.0 32.6 17.1 0.1 0.0 0.1 0.6 0.2 1.0 65.0 1.9 67.0 1,364,211 35-39 35.6 5.4 0.0 11.9 2.0 0.0 24.3 17.1 0.0 0.0 0.1 0.8 0.2 2.4 60.8 3.5 64.4 1,311,893 40-44 44.6 7.4 0.0 9.5 1.9 0.0 17.4 15.9 0.1 0.0 0.0 1.1 0.5 1.5 52.2 3.1 55.4 1,197,108 45-49 58.2 6.1 0.0 7.2 1.8 0.1 11.3 11.1 0.4 0.0 0.0 0.6 0.7 2.5 37.9 3.8 41.8 1,066,696 Educación de la madre Ninguna 56.2 4.6 0.0 6.4 5.0 0.0 13.9 13.7 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.2 43.6 0.2 43.8 23,260 Primaria 45.3 5.8 0.0 8.3 4.5 0.0 21.2 11.5 0.1 0.0 0.2 0.5 0.9 1.7 51.5 3.2 54.7 1,620,429 Secundaria 47.3 3.0 0.0 5.6 2.8 0.0 24.2 15.2 0.1 0.0 0.1 0.5 0.1 1.1 50.9 1.8 52.7 4,617,851 Superior 39.7 2.2 0.0 6.5 0.8 0.0 30.0 18.7 0.2 0.0 0.0 0.7 0.2 0.9 58.5 1.8 60.3 3,033,894 s/d 49.6 1.6 0.1 9.2 2.2 0.0 15.7 20.4 0.0 0.0 0.0 0.0 0.3 0.8 49.3 1.1 50.4 60,461 Quintiles de índice de riqueza Q1 48.0 4.5 0.0 5.9 5.1 0.0 21.6 13.3 0.0 0.0 0.2 0.3 0.2 0.8 50.5 1.5 52.0 1,776,848 Q2 47.8 3.5 0.0 4.7 3.2 0.0 24.0 14.2 0.1 0.0 0.1 0.6 0.5 1.2 49.8 2.4 52.2 1,733,092 Q3 46.9 2.4 0.0 6.3 2.3 0.0 24.3 15.7 0.1 0.0 0.1 0.4 0.3 1.1 51.2 1.9 53.1 1,855,974 Q4 40.4 2.6 0.0 6.7 1.3 0.1 28.8 17.7 0.1 0.0 0.0 0.8 0.2 1.3 57.3 2.3 59.6 1,969,789 Q5 40.8 3.2 0.0 8.0 0.7 0.0 27.9 17.1 0.3 0.0 0.0 0.6 0.2 1.2 57.2 2.0 59.2 2,020,192 Total 44.6 3.2 0.0 6.4 2.4 0.0 25.5 15.7 0.1 0.0 0.1 0.6 0.3 1.1 53.4 2.0 55.4 9,355,895 N o us an n in gú n m ét od o Es te ri liz ac ió n fe m en in a Es te ri liz ac ió n m as cu lin a D IU In ye cc io ne s Im pl an te s Pí ld or a Co nd ón m as cu lin o Co nd ón fe m en in o D ia fr ag m a/ es pu m a/ ja le a M EL A A bs ti ne nc ia p er ió di ca Re ti ro O tr o Cu al qu ie r m ét od o m od er no Cu al qu ie r m ét od o tr ad ic io na l Cu al qu ie r m ét od o N úm er o de m uj er es Porcentaje de mujeres que están usando: Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 69 El 55,4 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años (Tabla RH.4) informó que estaba utilizando algún método de anticoncepción. El método más usado es la píldora o pastillas anticonceptivas, que la utiliza una de cada cuatro mujeres en Argentina. El siguiente método más popular es el uso de preservativo masculino que declara utilizar el 15,7 por ciento de las mujeres entre 15 y 49 años. Casi un 10 por ciento de las mujeres informó del uso del DIU o de inyectables (8,8%). El 1 por ciento recurre a abstinencia periódica, retiro, esterilización masculina, métodos vaginales o al método de la amenorrea por lactancia (MELA). El uso de anticonceptivos modernos es mayor en la región Pampeana, con un 59,5 por ciento, y casi tan elevada en la región Patagonia, con un 57,6 por ciento. El menor uso de métodos anticonceptivos se da en las regiones del NOA (39,5%) y Cuyo (44,3%). Las adolescentes tienen mucha menor probabilidad de usar anticonceptivos que las mujeres mayores. El 66,3 por ciento de las mujeres de 15-19 años de edad no utiliza actualmente un método anticonceptivo en comparación con el 40,8 por ciento de las de 20-24 años y con el 32,4 por ciento de mujeres de 25-29 años que no usa ningún método. Si bien esto puede deberse a que las mujeres adolescentes pueden no haber tenido aún relaciones sexuales, llama la atención el alto porcentaje que no utiliza ningún mé- todo sobre todo considerando que la edad promedio de inicio de las relaciones sexuales es 14 años16. El nivel de educación de las mujeres está fuertemente asociado al uso de anticonceptivos. El porcentaje de mujeres que utilizan algún método anticonceptivo moderno se eleva de 43,6 por ciento entre las que no tienen educación, a 51,5 por ciento entre las mujeres con educación primaria, y al 58,5 por ciento entre las mujeres con educación superior. Además de las diferencias en el uso de anticonceptivos, la combinación de métodos varía según la educación. El uso de pastillas anticonceptivas es más del doble entre las mujeres con educación superior (30%) que entre las mujeres sin educación (13,9%). La esterilización femenina es más común entre las mujeres con más bajo nivel educativo. Atención prenatal El período prenatal presenta oportunidades importantes para llegar a las mujeres embarazadas con una serie de intervenciones que pueden ser vitales para su salud y bienestar y también para las de sus hijos/as. La mejor comprensión del crecimiento y desarrollo del feto y su relación con la salud de la madre se ha traducido en una mayor atención al potencial de la atención prenatal como una intervención para mejorar la salud materna y del recién nacido. Por ejemplo, si se utiliza el período prenatal para informar a las mujeres y a las familias sobre los signos y síntomas de peligro y sobre los riesgos del parto y el alumbramiento, se podrá establecer la ruta para garantizar que las mujeres embarazadas, en la práctica, efectivamente den a luz con la ayuda de un profesional de la salud calificado. El período prenatal también brinda la oportunidad de suministrar información sobre el espaciamiento de los nacimientos, que es reconocido como un factor importante para mejorar la supervivencia de los infantes. La in- munización contra el tétanos durante el embarazo puede salvar la vida de la madre y del infante. La prevención y el tratamiento de la anemia durante el embarazo y el tratamiento de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden mejorar significativamente los resultados fetales y mejorar la salud materna. Los resultados adver- sos, como por ejemplo el bajo peso al nacer, pueden reducirse a través de una combinación de intervenciones para mejorar el estado nutricional de las mujeres y prevenir infecciones (como la malaria y las enfermedades de transmisión sexual) durante el embarazo. De forma más reciente, el potencial del período prenatal como punto de partida para la prevención y atención del VIH, en particular para la prevención de la transmisión del VIH de madre a hijo, ha llevado a un renovado interés en el acceso y uso de los servicios de atención prenatal. 16. A los 14 años, seis de cada diez adolescentes argentinos tuvieron relaciones sexuales. Fuente: Estudio realizado por Fundación Huésped y UNICEF Argentina, agosto 2011. http://www.unicef.org/argentina/spanish/salud_comunica_Informe-UNICEF-FH.pdf 70 Salud reproductiva Basándose en una revisión de la eficacia de diferentes modelos de atención prenatal, la OMS recomienda un mínimo de cuatro visitas prenatales. Las directrices de la OMS son específicas en el contenido de las visitas de atención prenatal, que incluyen: • Medición de la presión sanguínea • Análisis de orina para bacteriuria y proteinuria • Análisis de sangre para detectar sífilis y anemia grave • Medición de peso/talla (optativo) Tabla RH.5: Cobertura de cuidado prenatal. Distribución porcentual de mujeres de 15 a 49 años que dieron a luz en los 2 años anteriores a la encuesta por tipo de personal que proporciona cuidado prenatal, Argentina, 2011/2012. Región GBA 49.6 0.0 49.3 0.0 0.0 0.0 1.1 100.0 98.9 464,744 NOA 84.3 0.6 12.9 0.0 0.3 0.1 1.8 100.0 97.9 171,689 NEA 70.8 1.0 25.0 0.5 0.3 0.0 2.4 100.0 96.8 129,040 Cuyo 75.1 0.0 22.5 0.0 0.1 0.0 2.4 100.0 97.5 88,246 Pampeana 73.1 0.4 24.6 0.5 0.1 0.2 1.1 100.0 98.1 377,842 Patagonia 78.3 0.5 16.9 0.5 0.2 0.7 2.9 100.0 95.6 66,176 Edad de la madre en el momento del nacimiento Menos de 20 67.1 0.4 31.4 0.0 0.0 0.1 1.0 100.0 98.9 178,427 20-34 66.0 0.3 31.8 0.3 0.1 0.1 1.5 100.0 98.0 899,429 35-49 67.3 0.4 29.9 0.1 0.0 0.1 2.0 100.0 97.7 219,881 Educación Ninguna * * * * * * * * * 3,593 Primaria 64.8 0.8 29.9 0.5 0.4 0.0 3.6 100.0 95.5 222,394 Secundaria 64.1 0.3 34.1 0.2 0.0 0.1 1.1 100.0 98.5 736,997 Superior 72.6 0.0 26.3 0.0 0.0 0.1 1.0 100.0 98.9 331,133 s/d * * * * * * * * * 3,620 Quintiles de índice de riqueza Q1 60.7 1.0 35.3 0.7 0.3 0.0 2.0 100.0 97.0 355,398 Q2 71.4 0.1 27.0 0.1 0.1 0.3 1.0 100.0 98.5 258,310 Q3 65.5 0.1 32.0 0.0 0.0 0.1 2.3 100.0 97.6 238,159 Q4 64.0 0.1 33.9 0.0 0.1 0.1 1.9 100.0 98.0 220,523 Q5 72.7 0.0 27.2 0.0 0.0 0.1 0.1 100.0 99.9 225,347 Total 66.3 0.3 31.4 0.2 0.1 0.1 1.5 100.0 98.1 1,297,737 1 Indicador MICS 5.5a; indicador ODM 5.5 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados D oc to r m éd ic o En fe rm er a/ co m ad ro na Co m ad ro na a ux ili ar Pa rt er a tr ad ic io na l Tr ab aj ad or d e la s al ud de la c om un id ad O tr o Persona que proporciona cuidado prenatal Número de No recibió Cualquier mujeres que asistencia Total persona dieron a luz prenatal cualificada1 en los 2 años anteriores Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 71 En la Tabla RH.5, se presenta al tipo de personal que presta atención prenatal a las mujeres de 15-49 años de edad que dieron a luz en los dos años anteriores. La cobertura de atención prenatal (por médico, enfermera o comadrona) es muy alta en Argentina con un 98,1 por ciento de las mujeres que recibieron atención prenatal por lo menos una vez durante el embarazo con poca diferencia entre regiones. El acceso a controles prenatales por personal calificado es relativamente menor entre las mujeres con bajo nivel educativo. No se observan grandes diferencias por quintiles ni por edad de la mujer lo que da cuenta de la extensión de programas y pla- destinados a la atención de la embarazada y el recién nacido. UNICEF y la OMS recomiendan un mínimo de al menos cuatro visitas de atención prenatal durante el embarazo. La Tabla RH.6 muestra el número de visitas de atención prenatal durante el último embarazo a lo largo de los dos años anteriores a la encuesta, independientemente del profesional según características seleccionadas. Casi nueve de cada diez madres (89,8%) reciben atención prenatal cuatro veces o más. Las madres de los ho- gares del quintil 1 y aquellas con educación primaria tienen menos probabilidades que las madres más favore- cidas de recibir atención prenatal al menos cuatro o más veces. Por ejemplo, el 86,2 por ciento de las mujeres Tabla RH.6: Número de visitas de cuidado prenatal. Distribución porcentual de mujeres que tuvieron un nacido vivo durante los dos años anteriores a la encuesta por número de visitas de cuidado prenatal por cualquier profesional de la salud, Argentina, 2011/2012. Región Gran Buenos Aires 1.1 1.1 0.8 1.6 86.9 8.6 100.0 464,744 NOA 1.8 0.5 1.3 4.0 87.8 4.4 100.0 171,689 NEA 2.4 0.8 2.2 2.2 88.7 3.7 100.0 129,040 Cuyo 2.4 0.1 1.6 3.8 90.8 1.3 100.0 88,246 Pampeana 1.1 0.0 0.2 1.6 94.2 2.9 100.0 377,842 Patagonia 2.9 0.3 0.8 0.9 90.7 4.4 100.0 66,176 Edad de la madre en el momento del nacimiento Menos de 20 1.0 1.3 0.9 2.1 85.1 9.5 100.0 178,427 20-34 1.5 0.5 1.0 2.3 90.5 4.3 100.0 899,429 35-49 2.0 0.1 0.4 1.4 90.8 5.4 100.0 219,881 Educación Ninguna * * * * * * * 3,593 Primaria 3.6 0.6 2.4 4.2 82.3 7.0 100.0 222,394 Secundaria 1.1 0.3 0.8 2.2 91.0 4.6 100.0 736,997 Superior 1.0 1.2 0.1 0.3 92.2 5.2 100.0 331,133 s/d * * * * * * * 3,620 Quintiles de índice de riqueza Q1 2.0 0.2 1.5 4.1 86.2 6.0 100.0 355,398 Q2 1.0 0.8 0.9 2.2 89.2 5.9 100.0 258,310 Q3 2.3 0.1 1.5 1.9 90.8 3.4 100.0 238,159 Q4 1.9 1.8 0.1 0.5 89.4 6.3 100.0 220,523 Q5 0.1 0.0 0.0 0.7 95.3 3.9 100.0 225,347 Total 1.5 0.6 0.9 2.1 89.8 5.2 100.0 1,297,737 1 Indicador MICS 5.5b; indicador ODM 5.5 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Distribución porcentual de mujeres que tuvieron: No hay visitas de Una Dos Tres 4 o más Sin Total cuidado visita visitas visitas visitas1 datos prenatal Número de mujeres que dieron a luz en los 2 años anteriores 72 Salud reproductiva que viven en los hogares pertenecientes al quintil 1 informó de cuatro o más visitas de atención prenatal en comparación con el 95,3 por ciento entre las que viven en los hogares del quintil 5. En la tabla RH.7 se muestran los tipos de servicios que recibieron las mujeres embarazadas. Entre las mujeres que han dado a luz a un niño/a durante los dos años anteriores a la encuesta, el 98,1 por ciento informó que se le tomó una muestra de sangre durante las visitas de atención prenatal, el 98,1 por ciento reportó que se le midió su presión arterial y el 97,7 por ciento, que se le tomó una muestra de orina. Las mujeres más jóvenes y de menor nivel educativo tiene menor probabilidad de que se les mida la presión sanguínea, se les tome una muestra de sangre y una de orina. Las mujeres que viven en la región del NEA también tiene menor probabilidad de recibir los controles adecuados durante la atención prenatal que aquellas mujeres que viven en otras regiones. Tabla RH.7: Contenido del cuidado prenatal. Porcentaje de mujeres de edades entre 15-49 años a las que se les tomaron la presión sanguínea y una muestra de orina y sangre como parte del cuidado prenatal, Argentina, 2011/2012. Región Gran Buenos Aires 98.9 98.5 98.9 98.4 464,744 NOA 97.7 96.9 97.9 96.3 171,689 NEA 95.2 94.4 95.7 93.6 129,040 Cuyo 97.2 96.5 97.2 95.8 88,246 Pampeana 98.9 98.7 98.6 98.4 377,842 Patagonia 95.8 96.0 96.3 95.6 66,176 Edad de la madre en el momento del nacimiento Menos de 20 97.3 97.0 97.5 95.6 178,427 20-34 98.3 97.8 98.3 97.7 899,429 35-49 97.8 97.5 97.6 97.2 219,881 Educación Ninguna * * * * 3,593 Primaria 95.7 94.5 95.6 93.9 222,394 Secundaria 98.4 98.1 98.5 97.7 736,997 Superior 99.0 98.8 99.0 98.8 331,133 s/d * * * * 3,620 Quintiles de índice de riqueza Q1 97.1 96.8 97.3 96.1 355,398 Q2 98.6 97.7 98.6 97.5 258,310 Q3 97.5 97.1 97.2 96.6 238,159 Q4 97.8 97.6 97.9 97.5 220,523 Q5 99.9 99.7 99.9 99.6 225,347 Total 98.1 97.7 98.1 97.3 1,297,737 1 Indicador MICS 5.6 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Porcentaje de mujeres embarazadas a las que se: Les tomaron Les tomaron Les tomaron Les tomaron la la presión una muestra una muestra presión sanguínea sanguínea de orina de sangre y una muestra de orina y sangre1 Número de mujeres que tuvieron un nacido vivo/a en los dos años precedentes 8 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 75 Educación y aprendizaje temprano infantil La asistencia a la educación preescolar en un programa de aprendizaje organizado o de educación del niño/a es importante para la preparación de los niños/as para la escuela. El 63,3 por ciento de los niños/as de 36-59 meses de edad asiste a preescolar (Tabla CD.1). Las diferencias re- gionales son importantes, entre algunas regiones la diferencia es más del doble. Por ejemplo, la cifra alcanza el 72,7 por ciento en la región del Gran Buenos Aires, en comparación con el 31,1 por ciento de la región NEA. No existen grandes diferencias por sexo, si bien sí son considerables por nivel socioeconómico. El 85,3 por ciento de los niños/as que viven en los hogares del quintil 5 asiste al preescolar, mientras que la cifra se reduce al 45,5 por ciento en los hogares del quintil 1. Por otro lado, la proporción de niños/as que asisten al preescolar aumenta a medida que son más grandes: el 50,5 por ciento de los niños/as de edad de 36-47 asiste y el 76,7 por ciento de los niños/as de 48-59 meses. Es bien sabido que durante los primeros 3-4 años de vida se produce un período de rápido desarrollo del cere- bro y que la calidad del cuidado en el hogar es el principal determinante del desarrollo del niño/a durante esta etapa. En este contexto, las actividades de los adultos con los niños/as, la presencia de libros para niños/as en el hogar y las condiciones de la atención son indicadores importantes de la calidad del cuidado en el hogar. Los niños/as deben estar sanos físicamente, mentalmente alertas, emocionalmente seguros y listos para aprender. En la encuesta se recogió información sobre una serie de actividades que apoyan el aprendizaje temprano. És- tas incluyen la participación de los adultos con los niños/as en las siguientes actividades: leer libros o ver libros de imágenes, contar historias, cantar canciones, sacar a los niños/as fuera del hogar, recinto o patio, jugar con los niños/as, y pasar tiempo con los niños/as nombrando, contando o dibujando cosas. Para el 83,8 por ciento de los niños y niñas de 3 y 4 años, un miembro adulto de la familia participó, durante los 3 días anteriores la encuesta, en 4 o más actividades que promueven el aprendizaje y la preparación para la escuela (Tabla CD.2). El número medio de actividades en las que participan los adultos con los niños/as fue de 4,9. La tabla también indica que la participación del padre en estas actividades fue bastante acotada. La partici- pación del padre en una o más de las actividades fue de solo 56,7 por ciento. Un cuarto de los niños y niñas de 3 y 4 años vivía en un hogar sin su padre (25,1%). Desarrollo del niño/a 76 Desarrollo del niño/a No hay diferencias por sexo en términos de actividades de adultos con los niños/as; sin embargo, una leve mayor proporción de los padres participó en actividades con los niños varones (59%) que con las niñas (54,3%). Se observan también fuertes diferencias por regiones y por nivel socio-económico: la mayor participación de adultos en las actividades con los niños/as se dio en la región Pampeana (91,2%) y la menor en el NEA (70,5%), mientras que la proporción fue del 94,5 por ciento en los niños/as que viven en los hogares del quintil 5, en contraposición con los que viven en los hogares del quintil 1 (73,1%). La participación del padre mostró un pa- trón similar a la de la participación de los adultos en este tipo de actividades pero es aún más marcada por nivel socio-económico. En el quintil 5 el padre participó en actividades con el 71,2 por ciento de los niños y niñas de 3 y 4 años, mientras que esa proporción se reduce en el quintil 1 al 43,3 por ciento de los niños y niñas. La exposición a los libros en los primeros años no sólo dota al niño/a de una mayor comprensión de la natura- leza de la impresión, sino que también puede darle la oportunidad de ver a otros leyendo, como, por ejemplo, Tabla CD.1: Educación temprana de la niñez. Porcentaje de niños/as de 36-59 meses que asisten a un programa organizado de educación temprana para la niñez, Argentina, 2011/2012. Porcentaje de Número de niños/as de 36 a 59 meses niños/as en que asisten actualmente a edad de educación de niñez temprana1 36-59 meses Sexo Masculino 61.2 643,946 Femenino 65.5 595,174 Región Gran Buenos Aires 72.7 403,332 NOA 43.9 173,957 NEA 31.1 129,640 Cuyo 52.8 95,725 Pampeana 76.9 365,197 Patagonia 60.2 71,269 Edad del niño/a 36-47 meses 50.5 633,731 48-59 meses 76.7 605,389 Educación de la madre Ninguna * 5,257 Primaria 46.4 306,027 Secundaria 63.6 632,987 Superior 81.3 283,995 s/d (61.4) 10,854 Quintiles de índice de riqueza Q1 45.5 344,890 Q2 54.4 258,155 Q3 67.8 219,185 Q4 77.7 233,408 Q5 85.3 183,482 Total 63.3 1,239,120 1 Indicador MICS 6.7 (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 77 a los hermanos mayores haciendo deberes escolares. La presencia de libros es importante para el rendimiento escolar posterior. Se les preguntó a la madre/cuidador(a) de todos los niños/as menores de 5 años sobre el nú- mero de libros para niños/as o libros de imágenes que tienen para el niño/a, objetos del hogar u objetos para el exterior, y juguetes hechos en casa o los juguetes que provenían de una tienda o negocio y están disponibles en el hogar. Tabla CD.2: Apoyo al aprendizaje. Porcentaje de niños/as de 36 a 59 meses con los que un miembro adulto del hogar participó en actividades que promueven el aprendizaje y la preparación para la escuela durante los tres últimos días, Argentina, 2011/2012. Sexo Masculino 82.7 59.0 4.8 1.8 23.8 643,946 Femenino 85.0 54.3 5.0 1.9 26.4 595,174 Región Gran Buenos Aires 83.7 55.1 4.9 1.8 24.5 403,332 NOA 76.9 51.0 4.6 1.5 29.3 173,957 NEA 70.5 49.2 4.3 1.4 27.9 129,640 Cuyo 84.1 55.8 4.9 1.7 24.0 95,725 Pampeana 91.2 62.6 5.2 2.1 23.0 365,197 Patagonia 86.5 64.3 5.0 2.3 25.4 71,269 Edad 36-47 meses 83.5 58.3 4.9 1.9 22.8 633,731 48-59 meses 84.1 55.0 4.9 1.8 27.5 605,389 Educación de la madre Ninguna * * * * * 5,257 Primaria 74.1 47.5 4.4 1.3 24.5 306,027 Secundaria 84.7 56.6 4.9 1.8 27.1 632,987 Superior 94.7 67.8 5.5 2.6 20.5 283,995 s/d (44.3) (42.1) (3.1) (1.0) (32.4) 10,854 Educación del padre Ninguna * * * * na 3,202 Primaria 76.1 57.5 4.5 1.6 na 256,395 Secundaria 85.7 71.9 4.9 2.3 na 472,213 Superior 93.5 85.8 5.4 3.2 na 190,577 No vive en el hogar 82.1 15.1 4.8 na na 310,875 NR * * * * na 5,858 Quintiles de índice de riqueza Q1 73.1 43.3 4.3 1.2 30.2 344,890 Q2 82.5 55.4 4.8 1.7 26.9 258,155 Q3 87.1 58.4 5.1 1.9 26.2 219,185 Q4 89.5 65.0 5.1 2.3 22.8 233,408 Q5 94.5 71.2 5.5 2.6 14.6 183,482 Total 83.8 56.7 4.9 1.8 25.1 1,239,120 1 Indicador MICS 6.1 2 Indicador MICS 6.2 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Porcentaje de niños/as de 36-59 meses Media del número de actividades Con los que Con los que Cualquier El padre Porcentaje Número miembros el padre miembro participó de niños/as de niños de del hogar participó en adulto del con el niño/a que no viven edades entre participaron una o dos hogar participó con su padre 36-59 meses en 4 o más actividades2 con el niño/a natural actividades1 78 Desarrollo del niño/a En Argentina, tres de cada cinco (61,2%) niños/as de 0 a 59 meses de edad vive en hogares con al menos 3 libros para niños/as (Tabla CD.3). El porcentaje de niños/as con 10 o más libros disminuye al 33,9 por ciento. No se observan diferencias por sexo, pero sí por el nivel educativo de la madre. La proporción de niño/as menores de 5 años que tienen 3 o más libros para niños/as es del 45,3 por ciento cuando la madre tiene nivel primario, frente al 82,1 por ciento cuando la madre tiene nivel superior. La presencia de libros para niños/as se correla- ciona positivamente con la edad del niño/a; en las casas del 73,5 por ciento de los niños/as de 24-59 meses de edad, hay 3 o más libros para niños/as, mientras que la cifra se reduce al 42,4 por ciento en los niños/as de 0-23 meses de edad. Cuando se toma en cuenta a los niños/as para los cuales hay 10 o más libros para niños/as o libros de imáge- nes, las diferencias por educación de la madre, por nivel socio-económico y por región no presentan patrones diferenciados. Tabla CD.3: Materiales para el aprendizaje. Porcentaje de niños/as menores de 5 años por el número de libros para niños/as presentes en el hogar y por cosas para jugar que utilizan los niños/as, Argentina, 2011/2012. Sexo Masculino 60.0 33.9 27.3 87.2 58.2 60.8 1,566,688 Femenino 62.4 34.0 29.2 85.6 55.2 60.3 1,480,300 Región Gran Buenos Aires 64.0 40.8 26.1 88.8 56.2 60.7 996,071 NOA 49.3 19.0 19.6 87.1 57.0 58.1 416,506 NEA 41.6 17.2 29.0 73.0 38.1 40.5 316,644 Cuyo 63.7 34.4 29.0 86.7 62.2 64.8 234,024 Pampeana 68.0 37.8 32.8 87.6 61.4 66.3 915,425 Patagonia 69.2 40.1 34.7 89.2 61.2 66.4 168,318 Edad 0-23 meses 42.4 21.5 19.7 79.0 46.3 48.4 1,209,077 24-59 meses 73.5 42.1 33.9 91.3 63.6 68.6 1,837,911 Educación de la madre Ninguna (6.5) (2.5) (30.2) (67.7) (48.4) (46.0) 12,659 Primaria 45.3 19.0 31.0 83.0 52.8 56.3 637,574 Secundaria 58.6 29.2 25.5 86.7 57.2 60.6 1,643,629 Superior 82.1 58.6 31.4 89.3 59.7 64.1 733,620 s/d 39.2 15.0 47.9 81.8 42.0 69.9 19,506 Quintiles de índice de riqueza Q1 40.1 14.8 26.2 81.4 55.7 58.0 864,609 Q2 55.6 26.4 25.3 85.9 55.4 57.6 627,265 Q3 68.5 35.5 30.3 87.8 57.4 62.2 558,552 Q4 75.6 47.8 31.3 90.5 58.3 64.8 530,187 Q5 82.5 61.9 30.0 90.3 57.7 62.5 466,375 Total 61.2 33.9 28.2 86.4 56.7 60.6 3,046,988 1 Indicador MICS 6.3 2 Indicador MICS 6.4 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados El hogar dispone para el niño/a de: El niño/a juega con: 3 o más 10 o más Juguetes Juguetes de Objetos del libros para libros para caseros una tienda/ hogar/objetos niños/as1 niños/as manufac- encontrados turados fuera Dos o más Número de tipos niños/as de cosas menores para jugar2 de 5 años Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 79 La Tabla CD.3 también muestra que el 60,6 por ciento de los niños/as de 0 a 59 meses de edad tenía 2 o más tipos de juguetes en sus hogares. Los juguetes incluían los hechos en casa (como, por ejemplo, muñecas y coches, u otros juguetes caseros), juguetes que provenían de una tienda o negocio y objetos del hogar (como ollas y cuencos) u objetos y materiales encontrados fuera del hogar (por ejemplo, palos, piedras, caracoles u hojas). Es interesante observar que el 86,4 por ciento de los niños/as juega con juguetes que provienen de una tienda; sin embargo, los porcentajes de otros tipos de juguetes son inferiores; el 28,2 por ciento de los niño/as juega con juguetes caseros (hechos en casa) y el 56,7 por ciento con objetos del hogar o encontrados fuera del hogar. No se observan diferencias entre niñas y niños. Las diferencias entre las demás variables de análisis tampoco son muy considerables. El NEA es la región en donde existe la menor proporción de niños/as con dos o más tipos de artículos de juego (40,5%), pero entre el resto de las regiones las diferencias son pequeñas. Se notan diferencias en términos de educación de la madre: el 56,3 por ciento de los niños/as cuyas madres tienen edu- cación primaria dispone de dos o más artículos para jugar, mientras que la proporción es del 64,1 por ciento en los niños/as cuyas madres tienen educación superior. Las diferencias por los quintiles de los hogares son pequeñas. Se sabe que dejar a los niños/as solos o en presencia de otros niños/as de corta edad aumenta el riesgo de acci- dentes. En MICS, se plantearon dos preguntas para averiguar si los niños/as de 0-59 meses de edad se quedaron solos durante la semana anterior a la entrevista, y si los niños/as fueron dejados al cuidado de otros niños/as menores de 10 años de edad. La tabla CD.4 muestra que el 4,3 por ciento de los niños/as de 0 a 59 meses de edad fue dejado al cuidado de otros niños/as menores de 10 años, mientras que el 5,6 por ciento se quedó solo durante la semana anterior a la entrevista. Mediante la combinación de los dos indicadores de cuidados, se calcula que el 8,2 por ciento de los niños/as no tuvo un cuidado adecuado durante la semana anterior a la encuesta, ya sea por estar solos o al cuidado de otro niño/a. No se observaron diferencias por el sexo del niño/a. Por otra parte, el ser dejados solos o al cuidado de otro niño/a menor de 10 años fue más frecuente entre los niños/as cuyas madres tenían al menos educación primaria (11,3%), en contraposición a los niños/as cuyas madres tenían educación superior, que sólo fue del 5 por ciento. Los niños/as de 24-59 meses de edad no tuvieron cuidado adecuado (9,1%) en mayor proporción que los que tenían entre 0-23 meses (7%). Las diferen- cias por quintiles son notables. Los niños/as en el quintil 1 dejados solos o al cuidado de otro niño/a duplican a los niños/as del quintil 5 (10,3% vs. 5,4%). 80 Desarrollo del niño/a Tabla CD.4: Cuidado inadecuado. Porcentaje de niños/as menores de 5 años dejados solos o al cuidado de otro niño/a menor de 10 años durante más de una hora al menos una vez durante la semana pasada, Argentina, 2011/2012. Sexo Masculino 6.0 4.6 8.9 1,566,688 Femenino 5.1 4.0 7.5 1,480,300 Región Gran Buenos Aires 3.2 3.7 5.8 996,071 NOA 11.1 4.1 12.7 416,506 NEA 6.8 6.9 11.7 316,644 Cuyo 3.9 4.0 6.5 234,024 Pampeana 5.8 4.1 8.1 915,425 Patagonia 5.4 5.1 8.0 168,318 Edad 0-23 meses 5.0 3.2 7.0 1,209,077 24-59 meses 6.0 5.0 9.1 1,837,911 Educación de la madre Ninguna (32.6) (10.6) (33.6) 12,659 Primaria 6.5 6.4 11.3 637,574 Secundaria 5.5 4.3 8.1 1,643,629 Superior 4.1 2.1 5.0 733,620 s/d 19.3 13.5 21.7 19,506 Quintiles de índice de riqueza Q1 6.9 5.5 10.3 864,609 Q2 6.1 6.1 9.9 627,265 Q3 5.0 3.9 7.7 558,552 Q4 5.0 2.0 5.9 530,187 Q5 3.8 2.6 5.4 466,375 Total 5.6 4.3 8.2 3,046,988 1 Indicador MICS 6.5 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados Porcentaje de niños/as menores de 5 años Dejados solos Dejados al Dejados con cuidado Número de niños/as la semana cuidado de otro niño/a inadecuado en la menores de 5 años pasada menor de 10 años semana pasada1 la semana pasada Desarrollo temprano infantil El desarrollo temprano infantil se define como un proceso ordenado y previsible a lo largo de una trayectoria continua, en el que un niño/a aprende a manejar niveles más complicados para moverse, pensar, hablar, sentir y relacionarse con los demás. El crecimiento físico, las habilidades de alfabetización y conocimientos numéricos, el desarrollo socio-emocional y la disposición para aprender son dominios vitales del desarrollo general del niño/a, que es una base para el desarrollo humano en general. Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 81 En la Tabla CD.5 se presentan los resultados. En Argentina, el 85,4 por ciento de los niños/as de 36-59 meses de edad se encuentra en desarrollo adecuado. El ECDI es superior entre las niñas (87,5%) que entre los niños (83,5%). Como era de esperar, el ECDI es más alto en los grupos de edad mayores (90,0% entre los de 48-59 me- ses de edad en comparación con el 81,0% entre los de 36-47 meses de edad), ya que los niños/as maduran más habilidades con el transcurso de la edad. Se observa un ECDI superior en los niños/as que asisten a educación inicial (88,5% en comparación con el 80,1% de los que no asisten al preescolar). Los niños/as que viven en los hogares del quintil 1 tienen menor ECDI (78,2%) en comparación con los niños/ as que viven en los hogares del quintil 5 (el 91,7% de los niños/as se encuentra en desarrollo adecuado). El análisis de los cuatro ámbitos del desarrollo infantil muestra que una altísima proporción de los niños/as va por buen camino en el ámbito físico (98,4%) y del aprendizaje (97,8%), pero algo menos (81,0%) en el ámbito social- emocional y mucho menor en el ámbito de alfabetización-conocimientos numéricos (40,4%). En cada ámbito individual, la mayor puntuación se asocia con los niños/as que viven en los hogares de los quintiles más altos, con los que asisten a educación inicial y con los niños/as más grandes. • Alfabetización-conocimientos numéricos: se identifica a los niños/as como en desarrollo adecuado si pue- den identificar/nombrar al menos diez letras del alfabeto, si pueden leer al menos cuatro palabras sencillas y populares y si saben el nombre y reconocen el símbolo de todos los números del 1 al 10. Si al menos dos de estos puntos se cumplen, se considera que el niño/a está en el desarrollo adecuado. • Físico: se considera al niño/a en desarrollo adecuado si puede tomar un objeto pequeño con dos dedos, como un palo o una piedra del suelo, y si la madre/cuidadora no indica que a veces el niño/a está demasiado enfermo para jugar. • En el ámbito socio-emocional, se considera que el niño/a se encuentra en desarrollo adecuado si se cum- plen dos de los siguientes elementos: si se lleva bien con otros niños/as, si no patea o muerde o golpea a otros niños/as y si no se distrae fácilmente. • Aprendizaje: si el niño/a sigue instrucciones sencillas sobre cómo hacer algo de forma correcta y/o cuando se le da algo que hacer es capaz de realizarlo de forma independiente, entonces se considera que se en- cuentra en desarrollo adecuado en el ámbito del aprendizaje. A partir de ahí, el ECDI se calcula como el porcentaje de niños/as que se encuentran en el desarrollo adecuado en al menos tres de los cuatro ámbitos. Se utilizó un módulo de 10 ítems, desarrollado para el programa de MICS, para calcular el Índice de Desarrollo Temprano Infantil (ECDI, por su sigla en inglés). El indicador se basa en algunos puntos de referencia que se espera que los niños/as tengan si se están desarrollando como la mayoría de los niños/as de ese grupo de edad. El propósito principal del ECDI consiste en informar sobre el estado del desarrollo de los niños/as de Argentina. Se utiliza cada uno de los 10 ítems en uno de los cuatro dominios para determinar si los niños/as están en el camino de desarrollo en ese ámbito. Los ámbitos en cuestión son los siguientes: 82 Desarrollo del niño/a Tabla CD.5: Índice de desarrollo infantil temprano. Porcentaje de niños/as de edades entre 36-59 meses que están en el desarrollo adecuado de los ámbitos de alfabetización- conocimientos de números, físico, social-emocional y aprendizaje, y la puntuación del índice de desarrollo de la niñez temprana, Argentina, 2011/2012. Sexo Masculino 36.3 98.3 79.3 97.9 83.5 643,946 Femenino 44.8 98.6 82.8 97.7 87.5 595,174 Región Gran Buenos Aires 39.2 98.1 78.5 97.7 84.3 403,332 NOA 35.8 99.1 74.7 98.5 81.3 173,957 NEA 32.3 98.2 81.8 94.7 82.5 129,640 Cuyo 43.8 99.3 85.6 98.3 89.5 95,725 Pampeana 46.2 98.2 84.6 98.5 88.1 365,197 Patagonia 38.3 98.8 83.9 98.6 87.7 71,269 Edad 36-47 meses 28.7 98.2 78.2 97.5 81.0 633,731 48-59 meses 52.6 98.7 83.9 98.2 90.0 605,389 Asistencia a educación inicial Asiste a educación inicial 46.9 98.6 84.5 98.5 88.5 783,979 No asiste a educación inicial 29.2 98.1 74.9 96.7 80.1 455,141 Educación de la madre Ninguna * * * * * 5,257 Primaria 38.4 98.8 72.6 96.7 80.3 306,027 Secundaria 39.1 98.0 81.8 98.4 85.7 632,987 Superior 45.8 99.4 88.8 98.2 90.9 283,995 s/d (36.8) (93.6) (72.3) (89.3) (76.6) 10,854 Quintiles de índice de riqueza Q1 31.5 97.6 74.1 96.1 78.2 344,890 Q2 38.4 97.9 79.1 98.2 83.5 258,155 Q3 46.8 98.9 84.7 98.8 89.8 219,185 Q4 44.9 99.3 84.0 98.7 89.0 233,408 Q5 46.5 99.1 88.3 98.4 91.7 183,482 Total 40.4 98.4 81.0 97.8 85.4 1,239,120 1 Indicador MICS 6.6 ( ) Cifras que se basan en 25-49 casos no ponderados (*) Cifras que se basan en menos de 25 casos no ponderados Porcentaje de niños de 36-59 meses de edad que están en el desarrollo adecuado de los ámbitos indicados Alfabetización- Físico Social- Aprendizaje conocimientos Emocional numéricos Puntuación Número de del índice de niños/as de desarrollo de edades entre la niñez 36-59 meses temprana1 9 Argentina. Encuesta de Indicadores Múltiples por Conglomerados 2011/2012 85 Educación Preparación para la escuela17 La asistencia a la educación preescolar en un programa de aprendizaje organizado o de educ

View the publication

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.