Bolivia - Demographic and Health Survey - 1994

Publication date: 1994

Encuesta Nacional de Demografía y Salud 1994 Instituto Nacional de Estadística ~DHS Demographic and Health Surveys Macro International Inc. República de Bolivia Ministerio de Desarrollo Sostenible y Medio Ambiente Secretaría Nacional de Planificación Encuesta Nacional de Demografía y Salud 1994 Instituto Nacional de Estadística La Paz, Bolivia Macro International Inc. Calverton, Maryland, USA Octubre de 1994 El programa de Encuestas de Demografia y Salud (programa DHS) proporcio- na asistencia a instituciones gubernamentales y privadas en la implementaci6n de encuestas nacionales en países en vías de desarrollo. Con financiamiento proveniente de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacio- nal (USAID), el programa DHS es implementado por Macro International Inc., con sede en Maryland, USA. Los objetivos de este programa son a) propor- cionar bases de datos y análisis a los organismos ejecutivos en el campo de la población para facilitar la consideración de alternativas y la toma de decisiones bien informadas; b) expandir la base internacional de datos en los campos de poblaci6n y salud materno-infantil; c) aportar avances en la metodología de en- cuestas por muestreo; y d) consolidar la capacidad t6cnica y los recursos para la realizaci6n de encuestas demogråficas complejas en los países participantes. Para información adicional sobre el programa DHS favor dirigirse a: Programa DHS/Macro International Inc. 11785 Beltsville Drive Calverton Maryland 20705 USA Tel¿fono: (301) 572-0200 Telefax: (301) 572-0999. Dentro del marco de las encuestas DHS, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha levantado dos encuestas nacionales de demografia y salud, la primera en 1989 (ENDSA 89) y la presente (ENDSA 94), iniciada en 1993 pero cuyo trabajo de campo se realizó básicamente en 1994. La financiación de los cos- tos locales de la ENDSA 94 estuvo a cargo de USAID (Washington y Bolivia) a trav6s del programa DHS de Macro International Inc; el Fondo de las Nacio- nes Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población (UNFPA); y la Oficina Panamericanay Mundial de la Salud (OPS/OMS). Para informaci6n adicional sobre las encuestas favor dirigirse a: Instituto Nacional de Estadística ENDSA Plaza Mario Guzmán Aspiazu No. 1 La Paz, Bolivia Tel6fono: (591) 236-7445/236-7446 Telefax: (591) 235-4230. PREPARACIÓN DEL INFORME Mario Gutiérrez Luis H. Ochoa Han Raggers PERSONAL DE LA ENDSA 94 EQUIPO CENTRAL EN LA PAZ Mario Gutiérrez, Director Nacional de la ENDSA 94 Erika Palenque, Subdireetora Juan Fernando MoUinedo, Muestrista Lucio Rioja, Jefe de Trabajo de Campo Elizabeth Vargas, Jefa de Procesamiento Ruth Delgado, Asistente Administrativa Martha Femández, Secretaria Esperanza Apaza, Mensajera Hugo Velasco, Chofer Radl Guerra, Chofer Apoyo en Cartografla, Muestreo y Trabajo de Campo Angel Pinto Evaristo Catari Marisol Paredes Crflica y Codificación de Cuestionarios Marta Eugenia Amusquivar, Supervisora Ismael Echeverría, José Luis Femández Zulema Patty, Lourdes Valverde Irán Ricardo Zabala, Gilc~ Mufloz Fernando Uría, Leonardo Pefiaranda Liliana Montero, Gabith Quispe Transcripción de Cuestionarios Ana Taneara, Supervisora Ramiro Lazarte, Andrea Mamani Edwin P~rez, Waldinfir Pereira Alejandro Quisberth, Angela Saavedra Willans Sa~*7~r» Hanry Arandia Oscar Alba Archivo de Cuestionarios Edgar Espinoza ASESOR[A NACIONAL Javier Torres Goitia, Asesor en Salud Infantil Bertha Pooley, Asesora en Salud Reproductiva Julieta Rivera, Asesora en Antropometria A]berto de la Gá]vez Murillo, Asesor en Salud Materna ASESOR[A DE MACRO INTERNATIONAL INC. Luis Hernando Ochoa, Coordinador de la Asistencia T¿enica Alfredo Aliaga, Asesor en Muestreo Han Raggers, Asesor en Procesamiento Augusto Soliz, Asesor Residente en Bolivia Apoyo en Preparael6n del Informe Alfredo Aliaga, Cálculo de Errores de Muestreo Augusto Soliz, Revisión Albert M. Marckwardt, Revisión Aylene Kovensky, Revisi6n DIRECTORES DEPARTAMENTALES DEL INE Aldo Morales, Oruro Jaime Valda, Potosí Víctor Montero y Nico Calimán, Chuquisaca Ariel Rocabado, Cochabamha Apolinar Choque, Tadja Carlos Hugo Méndez, Santa Cruz Prudencio Barbosa, Beni Rosario Silva, Pando PERSONAL DE CAMPO Equipo de La Paz Elizabeth Benavides, Responsable Regional Inés Jim6nez, Supervisora Luddy Montecinos, S_upervisora Wanda Mallea, Editora María Mendoza, Editora Sonia Esquivel, Encuestadora Benigna Siilani, Encuestadora Gabith M. Quispe, Encuestadora Liliana Montero, Encuestadora Ana Elizabeth Beller, Encuestadora Alicia Condori, Encuestadora Helen Elizabeth Castellón, Encuestadora Flora Remedios Luna, Encuestadora Consuelo Mayán, Encuestadora Rosario Ana Sanga, Encuestadora Rosario Martínez, Encuestadora Celia Blanca Vargas, Encuestadora Raúl Guerra, Chofer Filómeno Gironda, Chofer Hugo Velasco, Chofer Maclovio Romero, Chofer Gregorio González, Chofer Juan de Dios Rivera, Supervisor de Actualización Fulgencio Condorenz, Actualizador Hugo Daniel Catari, Actualizador Enrique lchuta, Actualizador David Coca, Chofer y Actualizador Equipo de Oruro Mery Filomena Rodriguez, Responsable Regional María del Carmen Choque, Supervisora Virginia Leonor Hervas, Editora Rosmery Nina, Encuestadora Teodocia Colque, Encuestadora Maruja Quispe, Encuestadora Magalí Choque, Encuestadora Rosmery Sanabria, Encuestadora José Yancos, Chofer Félix Mayta, Chofer Gerardo Cruz, Chofer Julio César Rivera, Supervisor de Actualización Eudoro Hanbler, Actualizador Henry Saavedra, Chofer Actualizador Equipo de Potosí Elizabeth Ortega, Responsable Regional Zulema Patiflo, Supervisora Blanca Zabala, Editora Marlene Guaranca, Encuestadora Doris Elizabeth Mamani, Encuestadora Ana Marta Arispe, Encuestadora Maisa Elizabeth Durán, Encuestadora Hilarión Cítrdenas, Chofer Walter Mariscal, Chofer Carlos Vallejos, Chofer Andres Corpa, Supervisor de Actualización Armando Espada, Actualizador Guillermo Torrez, Aetualizador Jorge Gen'do, Chofer Actualizador Equipo de Chuquisaca Esperanza Gutiérrez, Responsable Regional María Eustaquia Hidalgo, Supervisora Raquel Pereira, Editora Lucy Montalvo, Encuestadora Patricia Eehalar, Encuestadora Leída Margarita Llanos, Encuestadora Nora Elisa Conde, Encuestadora Willma Zanabria, Encuestadora Teresa Calani, Encuestadora Jos6 Rojas, Chofer Carlos Saravia, Chofer Edgar Guidi, Chofer FeFlpe Flores, Supervisor de Actualizaci6n Edwin Murgia González, Actualizador Henry Manuel Orlas, Aetualizador Mario Barahona, Chofer de Actualización Equipo de Cochabamba Carmen Rosa Mamani, Responsable Regional Sonia Maria García, Supervisora Marieruz Camacho, Editora Rocío Sandra Salazar, Encuestadora María Cristina Azero, Encuestadora Sonia Díaz, Eneuestadora María Luz Tapia, Encuestadora Grover Zubieta, Chofer Lucio Gutiérrez, Chofer Marcelino Granado, Chofer Segundino Miranda, Supervisor de Actualización David Camacho, Actualizador Ivín García, Actualizador Rolando Gutiérrez, Chofer de Actualización Equipo de Tal'ija Helena Avila, Responsable Regional Miriam Portal, Supervisora María Jesusa Ticona, Editora Jenny Esperanza Ayllón, Encuestadora Martha Ramos, Encuestadora Jenny Carmen Sánchez, Encuestadora Gloria Zuzafio, Encuestadora Eugenia Cruz, Encuestadora Mario Acebey, Chofer Ciro Félix Miranda, Chofer Måximo Enrique lllanes, Chofer Nery Palacios, Supervisor de Actualización Gregorio Vallejos, Actualizador John Jurado, Chofer Actualizador Equipo de Santa Cruz Jenny Sinclair, Responsable Regional Elena Montaño, Supervisora Eldy Burgos, Editora Carmen Soto, Encuestadora Zulam Rodríguez, Encuestadora Dolores Zeballos, Encuestadora María Jenny Salvatierra, Encuestadora Leonor Chávez, Encuestadora Alejandro Arias, Chofer Fernando Caballero, Chofer Equipo de Santa Cruz, Brigada Adicional Maria Elena Méndez, Editora Elena Romaín, Encuestadora Delsy Mendoza, Encuestadora Mirtha Jarsún, Encuestadora Yolanda Carvajal, Eocuestadora Victor Hugo Alberti, Encuestadora Míguel Farfán, Entrevistador (Hogar) Abraham Peña, Chofer Porfirio Ayllón, Supervisor de Actualización Edgar Aponte, Actualizador Adolfo Aponte, Actualizador Miguel Angel Villaroel, Actualizador Orlando Prado, Chofer Actualizador Equipo de Beui Antonia Olivelra, Responsable Regional Jaqueline Diez, Supervisora Scarlet Diez, Editora Carolina Molina, Encuestadora Ana Rosa Tordoya, Encuestadora Ena Cardenas, Encuestadora Patricia Rivero, Encuestadora Era Yolanda Moro, Eoeuestadora Yhashiro Loyola, Encuestadora Percy Vaca, Chofer Rubén Porco, Chofer José Antonio Trigo, Chofer Napole6n Ruiz, Supervisión de Actualización Angel Subirano, Actualizador Eduardo Limpias, Chofer Actualizador Equipo de Pando Lucía Valverde, Encuestadora Juana Lucía Saucedo, Encuestadora J¢au Lima, Chofer Guido Zabala, Supervisor de Actualizaci6n y Actualizador ENCUESTA DE DISPONIBILIDAD DE SERVICIOS Augusto Soliz, Coordinador Juan de Dios Rivera, Encuestador en La Paz Rosmery Sardán, Encuestadora en La Paz Julio Cesar Rivera, Encuestador en Oruro Andres Corpa, Eucuestador en Potosí Felipe Flores, Encuestador en Chuquisaca David Camacho, Encuestador en Cochabamba Nery Palacios, Encuestador en Tarija Porfirio Ayllón, Encuestador en Santa Cruz Rosmery Guevara, Encuestadora en Santa Cruz Miguel A. Velasco Ruiz, Encuestador en Beni Guido Zabala, Encuestador en Pando CONTENIDO Página PERSONAL DE LA ENCUESTA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . v CONTENIDO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . L ISTA DE CUADROS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xv L ISTA DE GRAFICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Xxx PRESENTACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . RESUMEN GENERAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxv DATOS BASICOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxx~ MAPA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . xxxP / CAPITULO I 1.1 1.2 1.3 1.4 1.5 1.6 1.7 1.8 INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Generalidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 La Población de Bolivia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 La Econon~a Boliviana en 1993 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Programas y Prioriflades en Salud Materno Infantil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Lineamientos para una Política de Población y de Planificaci6n Famil iar . . . . . 3 Objetivo General . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Objetivos Específicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 Diseño de la ENDSA 94 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 Organización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Diseño y Tamaño de la Muestra para la ENI )SA 94 . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Diseño de la Muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Tamafio de la Muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Contenido de los Cuestionarios de la ENDSA 94 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 Cuestionario de Disponibil idad de Servicios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 Cuestionario de Hogar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 IX 1.9 CAPíTULO II 2.1 2.2 Página Cuestionario de Mortalidad Materna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Cuestionario Individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7 Aspectos Operativos de la ENDSA 94 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Entrenamiento del Personal de Campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Operación de Campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Digitación, Crítica y Tabulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Informes y Análisis de la Información . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10 CARACTERíSTICAS GENERALES DE LA POBLACIÓN Y DE LAS MUJERES EN EDAD FÉRTIL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 t Características de la Población . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Población por Edad, Sexo y Residencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Población por Departamento y Nivel de Urbanización . . . . . . . . . . . . . . . . 13 Composición de los Hogares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Nivel de Instrucción y Asistencia a Centros de Enseñanza . . . . . . . . . . . . . . 15 Características de la Vivienda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 Bienes de Consumo Duradero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Características de las Mujeres en Edad Fértil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 Características Generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20 Nivel de Instrucción de las Entrevistadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 Acceso a los Medios de Comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 CAPíTULO III 3.1 3.2 3.3 3.4 3.5 CAPíTULO IV 4.1 4.2 FECUNDIDAD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Niveles, Tendencias y Diferenciales de la Fecundidad . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Fecundidad Acumulada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 Intervalos entre Nacimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 Edad de la Ma&e al Nacimiento del Primer Hijo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Fecundidad de Adolescentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 PLANIFICACIÓN FAMILIAR: CONOCIMIENTO Y USO DE MÉTODOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Conocimiento de Métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Uso de Métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 X 4.3 Página El Uso Pasado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Prevalencia Actual del Uso de Métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 Diferencialas en los Niveles de Uso Actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 Número de Hijos al Iniciar el Uso de Anticonceptivos . . . . . . . . . . . . . . . . 42 Edad al Momento de la Esterilizaci6n . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 Uso para Espaciar y para Limitar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 Conocimiento del Período F6rtil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Fuentes de Suministro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Discontinuación del Uso de M6todos y Uso Futuro . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Razones de Discontinuaci6n del Uso de M6todos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47 Falla del Método e Intenciones Reproductivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Intenciones de Uso en el Futuro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Mensajes sobre Planificación Familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 Aceptabilidad de los Mensajes de Planificación Familiar . . . . . . . . . . . . . . . 53 CAPITULO V 5.1 5.2 5.3 5.4 5.5 5.6 NUPCIALIDAD Y EXPOSICIÓN AL RIESGO DE EMBARAZO . . . . . . . . 55 Estado Conyugal Actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Edad a la Primera Unión Conyugal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 Edad a la Primera Relación Sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60 Actividad Sexual Previa y Reciente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60 Infertilidad Postparto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63 Exposición al Riesgo de Embarazo entre las Mujeres de 30 y nuis Aflos . . . . . 65 CAPÍTULO VI 6.1 6.2 6.3 6.4 6.5 PREFERENCIAS SOBRE FECUNDIDAD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 El Deseo de M~ Hijos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 La Demanda de Servicios de Planificación Familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71 La Necesidad Insatisfecha de Planificaci6n Familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . 71 La Demanda Total de Planificaci6n Familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 Número Ideal de Hijos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Planificación de la Fecundidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Tasas de Fecundidad Deseada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 XI CAP íTULO Vi l 7.1 7.2 7.3 7.4 CAP ÍTULO vm 8.1 8.2 8.3 8.¿[ CAP íTULO IX 9.1 9.2 9.3 9.4 Página MORTAL IDAD INFANTIL Y EN LA N IÑEZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 Niveles y Tendencias de la Mortalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 Diferenciales de la Mortalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82 Grupos de Alto Riesgo Reproductivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85 SALUD MATERNO- INFANTIL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Atención Prenatal y Asistencia en el Parto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Atención Prenatal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Toxoide Antitetánico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 Lugar de Ocurrencia del Parto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Tipo de Asistencia durante el Parto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Peso y Tamaño del Niño al Nacer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 Vacunación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96 Enfermedades Respiratorias Agudas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 Prevalencia y Tratamiento de la Diarrea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102 Prevalencia de la Diarrea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102 Conocimiento de las Sales de Rehidratación Oral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 Tratamiento de la Diarrea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103 LACTANCIA Y NUTRIC I6N . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Iniciación de la Lactancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107 Lactancia y Alimentación Suplementaria según Edad del Niño . . . . . . . . . . . 109 Duración de la Lactancia según Características Socioeconómicas . . . . . . . . . 111 Estado Nutricional de los Niños . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 Talla para la Edad o Desnutrición Crónica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 Peso para la Talla o Desnutrición Aguda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114 Peso para la Edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 XU 9.5 Página Nutrición de las Madres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116 Talla de las Madres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116 Peso de las Madres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117 Indice de Masa Corporal ( IMC) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119 CAP[TULO X 10.1 10.2 10.3 10.4 MORTAL IDAD MATERNA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 Métodos de Estimación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121 Estimación Indirecta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 122 Estimación Directa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123 Mortalidad Materna por Residencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123 Evolución Reciente de la Mortalidad Materna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125 CAP ÍTULO XI OTROS ASPECTOS DE LA SALUD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 11.1 11.2 11.3 SIndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 Niveles de Conocimiento sobre el S IDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 Formas de Protección contra el S IDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128 Riesgos de Contraer el S IDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 Rabia Humana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 Población Canina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 Vacunación contra la Rabia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 Deficiencia de Yodo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133 APÉNDICE A D ISEÑO Y COBERTURA DE LA MUESTRA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135 A.1 A.2 A.3 A.4 Diseño de la Muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Tamaño de la Muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137 Rendimiento de la Muestra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 Factores de Ponderación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 Xm APÉNDICE B APÉNDICE C APÉNDICE D D.1 D.2 D.3 D.4 D.5 D.6 D.7 APÉNDICE E APÉNDICE F Página LA PRECISIÓN DE LOS RESULTADOS: LOS ERRORES DE MUESTREO 151 LOS ERRORES NO MUESTRALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173 CRíTICA Y PROCESAMIENTO DE DATOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 191 Crítica y Digitación de Datos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193 Edici6n Secundaria e Imputación de Fechas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193 Identificación de Cuestionarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195 Ineonsistencias Remanentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195 Representación de las Variables para el Cuestionario de Mortalidad Materna . . 196 Representaei6n de las Variables para el Cuestionario Individual . . . . . . . . . . 196 Codificación de Preguntas Abiertas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199 EL CUESTIONARIO DE HOGAR Y MORTALIDAD MATERNA . . . . . . . 201 EL CUESTIONARIO INDIVIDUAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211 XIV LISTA DE CUADROS CAPÍTULO I Cuadro 1.1 Cuadro 1.2 Cuadro 1.3 Página Tamaño de la poblaci6n por regi6n y departamento según área de residencia . . . . 2 Composición y crecimiento del producto interno bruto . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 Entrevistas de hogares, mortalidad materna e individuales . . . . . . . . . . . . . . . . 6 CAPíTULO I I Cuadro 2.1 Cuadro 2.2 Cuadro 2.3 Cuadro 2.4 Cuadro 2.5 Cuadro 2.6 Cuadro 2.7 Cuadro 2.8 Cuadro 2,9 Cuadro 2,10 Cuadro 2,11 Cuadro 2.12 Cuadro 2,13 Población por grandes grupos de edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11 Composición de la población total por edad, según área de residencia y sexo . . . 12 Población total por departamento según nivel de urbanización . . . . . . . . . . . . 13 Composición de los hogares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14 Nivel de educación de la población masodina de 6 afios y más . . . . . . . . . . . 15 Nivel de educación de la población femenina de 6 afios y mås . . . . . . . . . . . . 16 Asistencia escolar en la poblaci6n total . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17 Características de la vivienda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 Bienes de consumo duradero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19 Mujeres en edad fértil según características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . 20 Mujeres en edad fértil por departamento según nivel de urbanización . . . . . . . . 21 Nivel de instrucción de las mujeres en edad f6rtil por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22 Acceso a medios masivos de comunicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24 CAPiTULO I I I Cuadro 3,1 Niveles de fecundidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro 3,2 Fecundidad y paridez por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 3,3 Fecundidad por edad para periodos seleccionados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 3.4 Evolución de la fecundidad según varias encuestas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 3,5 Número de nacidos vivos y sobrevivientes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 3,6 Intervalos entre nacimientos según características demográficas . . . . . . . . . . . 31 3.7 Intervalos entre nacimientos según características socioecon6micas . . . . . . . . . 32 3.8 Edad al primer nacimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 3.9 Edad mediana al primer nacimiento por características seleccionadas . . . . . . . . 34 3.10 Fecundidad de adolescentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 3.11 Número de hijos de adolescentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 XV CAeI~~_~O Cuadro 4.1 Cuadro 4.2 Cuadro 4.3 Cuadro 4.4 Cuadro 4.5 Cuadro 4.6 Cuadro 4.7 Cuadro 4.8 Cuadro 4.9 Cuadro 4.10 Cuadro 4.11 Cuadro 4.12 Cuadro 4.13 Cuadro 4.14 Cuadro 4.15 Cuadro 4.16 Cuadro 4.17 Cuadro 4.18 Cuadro 4.19 Pågina IV Conocimiento y uso de mútodos anticonceptivos específicos . . . . . . . . . . . . . 38 Conocimiento de métodos en general y de métodos modernos en particular . . . . 38 Uso de métodos alguna vez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 Uso actual de métodos según edad y número de hijos vivos . . . . . . . . . . . . . . 40 Cambios en el uso de métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 Uso actual de métodos por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . 43 Número de hijos al usar anticoncepción por primera vez . . . . . . . . . . . . . . . . 43 Edad al momento de la esterilización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44 Uso para espaciar y para limitar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Conocimiento del período fértil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Fuente de suministro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 Tasas de discontinuación de anticoncepción durante el pr imer atrio . . . . . . . . . . 47 Razones de discontinuaci6n de mútodos anticonceptivos . . . . . . . . . . . . . . . . 48 Falla de la anticoncepción e intenciones reproductivas . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Uso futuro de anticoncepciún . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 Méto~lo preferido para uso futuro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 Razones para no usar métodos anticonceptivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51 Mensajes de planificación familiar en la radio o televisión . . . . . . . . . . . . . . . 52 Aceptabilidad de mensajes de planificación familiar en la radio y la televisión . . 53 CAPiTULO V Cuadro 5.1 Cuadro 5.2 Cuadro 5.3 Cuadro 5.4 Cuadro 5.5 Cuadro 5.6 Cuadro 5.7 Cuadro 5.8 Cuadro 5.9 Cuadro 5.10 Cuadro 5.11 Estado conyugal actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55 Tipo de unión por duración de la unión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 Evolución del porcentaje de solteras 1989-1994 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56 Exposición marital . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57 Edad a la pr imera unión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 Edad mediana a la primera unión por caracteristicas seleccionadas . . . . . . . . . 59 Edad a la primera relación sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60 Edad mediana a la primera relación sexual por características seleccionadas . . . 61 Actividad sexual reciente por características demográficas . . . . . . . . . . . . . . . 62 Actividad sexual reciente por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . 63 Amenorrea, abstinencia e insusceptibilidad de postparto . . . . . . . . . . . . . . . . 64 XVI Página Cuadro 5.12 Condici6n de postparto por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . 65 Cuadro 5.13 Terminación de exposición al riesgo de embarazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 CAP íTULO VI Cuadro 6.1 Deseo de más hijos por número de hijos sobrevivientes . . . . . . . . . . . . . . . . 68 Cuadro 6.2 Deseo de mås hijos por edad de las mujeres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 Cuadro 6.3 Preferencias de fecundidad por paridez y edad de las mujeres, 1989 y 1994 . . . 69 Cuadro 6.4 Deseo de no tener más hijos por caraetertsticas seleccionadas . . . . . . . . . . . . 70 Cuadro 6.5 Necesidad de servicios de planificación familiar por edad . . . . . . . . . . . . . . . 72 Cuadro 6.6 Necesidad de servicios de planiflcaci6n familiar por características seleccionadas 73 Cuadro 6.7 Número ideal de hijos, 1989 y 1994 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Cuadro 6.8 Número ideal y promedio ideal de hijos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Cuadro 6.9 Promedio ideal de hijos por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . 76 Cuadro 6.10 Planificación de la fecundidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77 Cuadro 6.11 Tasas de fecundidad deseada y observada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78 CAP]íTULO Vi l Cuadro 7.1 Mortalidad infantil y en la nifiez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 Cuadro 7.2 Evolución de la mortalidad infantil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81 Cuadro 7.3 Mortalidad infantil y en la niñez por caractertsticas seleccionadas . . . . . . . . . . 83 Cuadro 7.4 Mortalidad infantil y en la nifiez por caracteflsticas demográficas . . . . . . . . . . 85 Cuadro 7.5 Categorías de alto riesgo reproductivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 CAP íTULO VIII Cuadro 8.1 Cuidado prenatal por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro Cuadro 8.2 Vacuna contra el toxoide tetånico por ¢aracteristicas seleccionadas . . . . . . . . . 92 8.3 Lugar del parto por caracteristicas seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94 8.4 Tipo de asistencia durante el parto por caracteflstieas seleccionadas . . . . . . . . 95 8.5 Vacunaci6n por caraeteristicas seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98 8.6 Vacunaci6n en el primer afio de vida entre menores de 4 afios . . . . . . . . . . . . 100 8.7 Infeccíones respiratorías agudas por características seleccionadas . . . . . . . . . . 101 8.8 Prevalencia de diarrea por caracterlsticas seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . 103 8.9 Conocimiento de sobres de rehidratación oral (SRO) y tratamiento de diarrea por características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 XVII Página Cuadro 8.10 Tratamiento de diarrea por características demográficas . . . . . . . . . . . . . . . . 105 CAP/TULO IX Cuadro 9.1 Lactancia inicial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108 Cuadro 9.2 Situación de lactancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 Cuadro 9.3 Lactancia y suplementación alimenticia por edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110 Cuadro 9.4 Duración y frecuencia de la lactancia por características seleccionadas . . . . . . . 112 Cuadro 9.5 lodicadores de desnutrición infantil por características demográficas . . . . . . . . 114 Cuadro 9.6 Indicadores de desnutrición infantil por características socioeconómicas seleccio- nadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115 Cuadro 9.7 La talla como indicador de la situaci6n nutricional de las madres . . . . . . . . . . 117 Cuadro 9.8 La talla como indicador de la situación nutricional maternal según caracte- rísticas seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 Cuadro 9.9 Peso y masa corporal como indicadores de la situación nutricional de las madres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118 Cuadro 9.10 El índice de masa corporal como indicador de la situación nutricional de las madres según características seleccionadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119 CAeíaa.rLo x Cuadro 10.1 Estimaciones de mortalidad materna con el método indirecto . . . . . . . . . . . . . 122 Cuadro 10.2 Estimaciones de mortalidad materna con el método directo . . . . . . . . . . . . . . 124 Cuadro 10.3 Estimaciones de mortalidad materna por área y región . . . . . . . . . . . . . . . . . 125 Cuadro 10.4 Evolución reciente de la mortalidad materna por residencia . . . . . . . . . . . . . . 126 Cuadro 10.5 Tipo de mortalidad materna por residencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 126 CAPírtrLO ra Cuadro 11.1 Cuadro 11.2 Cuadro 11.3 Cuadro 11.4 Cuadro 11.5 Cuadro 11.6 Cuadro 11.7 Cuadro 11.8 Niveles de conocimiento de SIDA por edad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127 Niveles de conocimiento de SIDA por características seleccionadas . . . . . . . . . 128 Niveles de conocimiento de SIDA según fuentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 128 Formas de protección contra el SIDA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 129 Percepción de riesgos de contraer el SIDA y razones para esa percepción . . . . . 130 Población canina y vacunación contra la rabia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132 Tipo de sal utilizada para cocinar por residencia y nivel de instrucción . . . . . . . 134 Uso de sal yodada por residencia y nivel de instrucción . . . . . . . . . . . . . . . . 134 XVIII API~NDICE A Cuadro A. 1 Cuadro A.2 Cuadro A.3 Cuadro A.4 Cuadro A.5 Cuadro A.6 C-haadro A.7 Cuadro A.8 Cuadro A.9 Cuadro A. 10 Cuadro A. 11 Cuadro A. 12 Cuadro A.13 Cuadro A. 14 C~adro A. 15 Cuadro A. 16 Ar£m~XCE B Cuadro B. 1 Cuadro B.2.1 Cuadro B.2.2 Cuadro B.2.3 Cuadro B.2.4 Cuadro B.2.5 Página Número de mujeres, viviendas y unidades primarias de muestreo en la muestra básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 138 Entrevistas de hogares, mortalidad materna e individuales . . . . . . . . . . . . . . . 139 Tasas de respuesta en la muestra básica de la ENDSA 94 por área y región de residencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 141 Tasas de respuesta en la muestra básica de la ENDSA 94 por departamento . . . 141 Tasas de respuesta en la muestra total de la ENDSA 94 por área y región de residencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 142 Tasas de respuesta en la muestra total de la ENDSA 94 por departamento . . . . 142 Factores de ponderación para la muestra básica en la ENDSA 94 . . . . . . . . . . 143 Factores teóricos de ponderaci6n para la muestra total de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 143 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de La Paz . . . . . . . . . . . . . . 144 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Oruro . . . . . . . . . . . . . . . 145 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Potosi . . . . . . . . . . . . . . . 145 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Chuquisaca . . . . . . . . . . . . 146 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Cochabamba . . . . . . . . . . . 146 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Tarija . . . . . . . . . . . . . . . 147 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Santa Cruz . . . . . . . . . . . . 148 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogares y mortalidad materna en la ENDSA 94 para los departamentos de Beni y Pando . . . . . . . . . 149 Variables seleccionadas para el cálculo de los errores de muestreo . . . . . . . . . 155 Errores de muestreo para la poblaci6n total . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156 Errores de muestreo para la población urbana . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 157 Errores de muestreo para la población rural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158 Errores de muestreo para la población del Altiplano . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159 Errores de muestreo para la población del Valle . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160 XIX Cuadro B.2.6 Cuadro B.2.7 Cuadro B.2.8 Cuadro B.2.9 Cuadro B.2.10 Cuadro B.2.11 Cuadro B.2.12 Cuadro B.2.13 Cuadro B.2.14 Cuadro B.2.15 Cuadro B.2.16 Cuadro B.2.17 APÉNDICE C Cuadro C. 1 Cuadro C.2 Cuadro C.3 Cuadro C.4 Cuadro C.5 Cuadro C.6 Cuadro C.7 Cuadro C.8 Cuadro C.9 Cuadro C. 10 Cuadro C. 11 Cuadro C. 12 Cuadro C. 13 Cuadro C. 14 Cuadro C. 15 Cuadro C. 16 • Errores de muestreo Errores de muestreo Errores de muestreo Errores de muestreo Errores de muestreo Errores de muestreo Errores de muestreo Errores de muestreo Errores de muestreo Página para la población del Llano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161 para la población de La Paz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 162 para la población de Oruro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163 para la población de Potosí . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164 para la población de Chuquisaca . . . . . . . . . . . . . . . . . 165 para la población de Cochabamba . . . . . . . . . . . . . . . . . 166 para la poblaci6n de Tarija . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167 para la población de Santa Cruz . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168 para la población de Beni/Pando . . . . . . . . . . . . . . . . . 169 Errores de muestreo para las mujeres de 15-24 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . 170 Errores de muestreo para las mujeres de 25-34 afios . . . . . . . . . . . . . . . . . . 171 Errores de muestreo para las mujeres de 35-49 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . 172 Distribución por edad de la población en hogares en la muestra básica . . . . . . . 177 Distribución por edad de las mujeres elegibles y entrevistadas . . . . . . . . . . . . 178 Porcentaje de observaciones sin información en la muestra básica . . . . . . . . . . 179 Nacifiaientos a mujeres en la encuesta individual por afio calendario . . . . . . . . 179 Edad del fallecimiento en días para menores de un mes en la muestra básica . . . 180 Edad del fallecimiento en meses para menores de 2 años en la muestra básica . . 181 Porcentaje de madres sin información antropométrica . . . . . . . . . . . . . . . . . 182 Cobertura de la información antropométrica para niños . . . . . . . . . . . . . . . . 183 Calidad de la información de talla para niños menores de 2 años . . . . . . . . . . 184 Cobertura de la información sobre hermanas y hermanos en la encuesta de mor- talidad materna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 185 Información sobre el año de nacimiento de los hermanos y hermanas en la encuesta de mortalidad materna . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 186 Información sobre la evolución del promedio de hermanos y hermanas de la razón de masculinidad en la encuesta de mortalidad materna . . . . . . . . . . . . . 186 Información sobre la declaración de la edad de las muertes de hermanas por causas matemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187 Número de visitas a hogares sin entrevista individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . 188 Número de visitas a hogares con entrevista individual . . . . . . . . . . . . . . . . . 189 Número de visitas a hogares para la realización de la entrevista individual . . . . 190 XX CAPíTULO II Gráfico 2.1 Gráfico 2.2 Gráfico 2.3 CAP íTULO III Gráfico 3.1 Gráfico 3.2 Gráfico 3.3 Gráfico 3.4 CAP íTULO IV Gráfico 4.1 Gráfico 4.2 Gráfico 4.3 CAPITULO V Gráfico 5.1 Gráfico 5.2 CAPIT~O Vi Gráfico 6.1 Gráfico 6.2 Gráfico 6.3 Gráfico 6.4 CAP íTULO Vi l Gráfico 7.1 Gráfico 7.2 LISTA DE GRÁFICOS Página Distribución de la población por edad y sexo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 Proporción de hogares con conexión a servicios básicos por departamento . . . 19 Nivel de instrucción de las mujeres en edad fértil por regiún y departamento . . 23 Tasas específicas de fecundidad según área de residencia . . . . . . . . . . . . . . 26 Tasa global de fecundidad (TGF) y paridez por región y departamento . . . . . 28 Tasas específicas de fecundidad para quinquenios anteriores a la encuesta . . . . 29 Adolescentes que son madres o que están embarazadas por primera vez por región y departamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 Conocimiento y uso de métodos de planificación familiar entre mujeres unidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 Cambios en el uso de métodos entre 1989 y 1994 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41 Uso de métodos entre mujeres en uniún por región y departamento . . . . . . . . 42 Estado civil de las mujeres en edad fértil según grupos de edad . . . . . . . . . . 56 Madres en amenorrea, abstinencia e insnsceptibilidad de postparto, según meses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64 Preferencias de fecundidad entre las mujeres en unión según paridez . . . . . . . 69 Componentes de la necesidad insatisfecha de planificación familíar . . . . . . . . 72 Demanda to ta l de planificación familiar por región y departamento . . . . . . . . 74 Fecundidad observada y deseada por región y departamento . . . . . . . . . . . . 78 Evolución de la mortalidad infantil y en la niilez según la ENDSA 94 . . . . . . 81 Evolución de la mortalidad infantil según varias fuentes . . . . . . . . . . . . . . . 82 XXI Gráfico 7.3 Gráfico 7.4 Página Diferenciales de la mortalidad por región y departamento . . . . . . . . . . . . . . 84 Mujeres y niños en categorías de riesgo elevado de mortalidad . . . . . . . . . . . 87 CAP][TULO VIII Gráfico 8.1 Atención prenatal y vacunación contra tétanos para madres de niños menores de 3 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 Gráfico 8.2 Atención prenatal y del parto por región y departamento . . . . . . . . . . . . . . 96 Gráfico 8.3 Características del parto para madres de menores de 3 años . . . . . . . . . . . . . 96 Gráfico 8.4 Vacunación contra polio 1 y polio 3 para niños de 1 año por región y depar- tamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 Gráfico 8.5 Vacunaci6n completa y contra el sarampión para niños de 1 año por región y departamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 cArla't~o 1x Gráfico 9.1 Gráfico 9.2 Gráfico 9.3 Iniciación de la lactancia por región y departamento . . . . . . . . . . . . . . . . 109 Diferenciales en los niveles de desnutrición crónica por región y departamento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113 Indicadores de estado nutricional por edad de los niños menores de 3 años . . 116 CAPÍTULO X Gråfico 10.1 Evolución de la mortalidad materna por lugar y región de residencia . . . . . . 125 XXH PRESENTACIÓN Es con particular agrado que el Instituto Nacional de Estadística de Bolivia presenta los resultados finales de la Encuesta Nacional de Demagrafla y Salud (ENDSA 94), cuya etapa de recolección de datos fue realizada entre el 28 de no- viembre de 1993 y el 31 de mayo de 1994, la misma que proporciona información valíosa para el desarrollo de polftícas sociales. La ENDSA 94 otorga información estadística sobre aspectos demográficos, de salud materno-infantil, servicios de salud y planificación familiar, a nivel nacional y por regiones; proporciona una base de datos comparable a nivel in- ternacional y nacional, especialmente en su relación con los resultados de un similar esfuerzo realizado en 1989; y fortalece la capacidad técnica del pafs para la realización de encuestas peritklicas de este tipo. La investigaci6n efectuada mediante la aplicación de cuatro cuestionarios (uno de ellos a sesenta mil personas, aproximadamente), refleja un proceso de lenta mejoría en lo que hace a la calidad de vida de la mujer boliviana. Los resultados deben sensibilizar a toda la comunidad respecto a la dura tarea que resta para alcanzar tndices óptimas de bienestar social y constata la necesidad de no dejar al margen de las políticas de cambio emprendidas a la mujer boliviana, ya que el desarrollo integral de Bolivia debe ser el resultado del esfuerzo colectivo de sus habitantes. El Instituto Nacional de Estadística hace público su reconocimiento a quienes prestaron su apoyo técnico y financiero para la cristalización de tan importante proyecto. En particular, a la División de Salad y Asistencia Humanitaria de la Misión de USA1D/Bolivia, al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), al Fondo de las Nacíones Unidas para Asuntos de Poblacíón (FNUAP), a la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OMS/OPS) y a Macro lnternational lnc. Finalmente, es insoslayable agradecer el esfuerzo paciente y responsable desplegado por encuestadoras, editoras, supervisoras y equipo técnico encargado del proyecto, ast como la generosa cooperación pres- tada por la población informante, sin cuyo concurso no hubiese sido posible ma- terializar los objetivos de la presente investigación. La Paz, agosto de 1994 Lic. Rudy Araujo Medinacelli Director Ejecutivo INSTITUTO NACIONAL DE ESTAD[STICA (INE) XXm XXIV RESUMEN GENERAL Antecedentes La ENDSA 94 se desarrolló en el marco de la tercera fase del programa mundial de Encuestas de Demografla y Salud (DHS) con el fin primordial de proporcionar, a quienes disefian y administran programas de salud y planificación familiar, in- formaci6n actualizada para el país y sus regiones sobre los niveles actuales de fecundidad y mortali- dad, el conocimiento y uso de métodos de planifi- cación familiar y fuentes de obtención, la salud materno-infantil, y la nutrici6n. La informaci6n obtenida en la ENDSA 94 puede compararse con la proveniente de otras fuentes como los censos de 1976 y 1992, la Encuesta Nacional de Población y Vivienda de 1988, la primera Encuesta Nacional de Demograffa y Salud realizada en 1989 (ENDSA 89) y la Encuesta Nacional de Medicamentos de 1983 para examinar cambios y tendencias. La muestra es probabilistica, multi-etápica, estrati- ficada y con fracciones de muestreo variables. En la ENDSA 94 se utilizaron 4 cuestionarios: un cuestionario de hogares, un cuestionario de morta- lidad materna en cada uno de los hogares seleccio- hados, un cuestionario individual para mujeres de 15-49 años de edad y sus hijos menores de 3 años en un subconjunto de esos hogares, y un cuestiona- rio de disponibilidad de servicios de salud y plani- ficación familiar en cada una de las 625 comunida- des incluidas en la muestra. Se completaron en total 26,144 entrevistas de hogares, 50,215 de mortalidad materna, 8,603 in- dividuales y 610 de comunidad. La operación de earnpo se llevó a cabo entre el 28 de noviembre de 1993 y el 31 de mayo de 1994. Los resultados se pueden analizar a diferentes niveles de desagrega- ción geográfica: para las tres regiones naturales (Altiplano, Valle y Llano) y por departamento (Beni y Pando juntos). Para numerosas variables se pueden realizar análisis a nivel urbano-rural dentro de cada departamento. Características Generales Bolivia, con una superficie de 1,098,591 km 2, tie- ne en 1994 una población estimada en 7.2 millo- nes de habitantes que aumenta a un ritmo anual del 2.1 por ciento. El Altiplano, que apenas ocupa el 16 por ciento del territorio, concentra el 45 por ciento de la población, en tanto que en el Llano, la región de mayor extensión territorial, se encuentra solamente el 26 por ciento. Aproximadamente el 50 por ciento del producto interno bruto (PIB) se produce en la actividad comercial, el transporte, los establecimientos financieros, la administración públíca y otros servícios. La agricultura contribuye con el 17 por ciento del PlB, la industria manu- facturera con el 16 por ciento y la mineria con cerca del 8 por ciento. Bolivia es heterogénea culturalmente y se hablan diversos idiomas, siendo el espafiol el oficial. Las minortas lingutsticas se asientan fundamentalmente en el Altiplano y el Valle. La religión predomi- nante es la cat61i¢a. La estructura de edades encontrada en ENDSA 94 corresponde a una población predominantemente joven, con el 44 por ciento por debajo de los 15 afios. Según las cifras censales de 1992, el 58 por ciento de la población residía en asentamientos de más de 2,000 habitantes (población urbana) y sola- mente el 35 por ciento residía en ciudades de 200,000 o mås habitantes. El hogar boliviano consta en promedio de 4,5 miembros y tiene un varón como jefe en el 81 por ciento de los casos. Se encuentra un mejoramiento en el acceso a los servicios educativos, de tal manera que mås del 50 por ciento de la poblaci6n mayor de 5 aflos tiene nivel intermedio o más de instrncci6n, y el 25 por ciento cuenta con nivel medio o mayor. La tasa de analfabetismo en los mayores de 15 afios se estima en 20 por ciento, con importantes diferencias por sexo (12 por ciento xxv para hombres y 28 por ciento para mujeres). La proporción de mujeres en edad reproductiva con estudios más allá del nivel básico ha aumentado de 46 a 52 por ciento en los últimos 5 años. Los servicios esenciales todavía no están disponi- bles para toda la población. El 64 por ciento de los hogares dispone de luz eléctrica; el agua de tubería está disponible para el 54 por ciento y súlo el 24 por ciento de los hogares cuenta con inodoro de alcantarilla. El 82 por ciento de hogar.es cuenta con aparatos de radio y el 53 por ciento con televisión. Fecundidad Desde los años 70 la fecundidad ha venido dismi- nuyendo en forma apreciable como resultado de la concentraci6n de la poblaci6n en áreas urbanas, la mejora de los niveles educativos, y la difusión y oferta de anticonceptivos. Según la ENDSA 94, la fecundidad descendió en 26 por ciento en los úl- timos 20 años, 12 por ciento en los últimos 5 años. De mantenerse invariables los niveles actuales de reproducción, las mujeres tendrían 4.8 hijos en promedio durante toda su vida fértil, en compara- ción con 6.5 a principios de los años 70. Existen, sin embargo, notables diferencias por educación y sitio de residencia. Las mujeres con nivel medio de instrucción o mås tendrían un poco menos de 3 hijos en contraste con 6 a 7 hijos entre las mujeres sin instrucciún, y en el área rural las mujeres tendrían en promedio 2.5 hijos más que en el årea urbana. Dentro de la regiones existen diferencias de un hijo entre departamentos. Con los niveles actuales de fecundidad, las mujeres de Potosí terminarían con un hijo más que las de Oruro; las de Chuquisaca tendrían un hijo más que las de Tarija; y las de Beni/Pando un hijo más que las de Santa Cruz. La fecundidad de adolescentes es un aspecto que requiere atención preferencial por la profunda repercusión que tiene en la vida de las jóvenes. En la ENDSA 94 se encontró que el 18 por ciento de las mujeres de 15 a 19 años ya es madre o está embarazada de su primer hijo. A los 19 años ya son cuatro de cada diez y entre ellas hay un 9 por ciento que ya tiene por lo menos 2 hijos. La alta fecundidad de adolescentes se hace más evidente en Beni/Pando donde las adolescentes madres son casi cuatro veces más frecuentes que en otros departamentos, como Oruro por ejemplo (33 por ciento en comparación con 9 por ciento). Determinantes de la Fecundidad En la ENDSA 94 se recolectó información sobre diversos factores determinantes de los niveles y tendencias de la fecundidad en Bolivia: (1) la nup- cialidad y exposición al riesgo de embarazo, (2) la infertilidad natural postparto, (3) las preferencias reproductivas, y (4) el uso de métodos anticoncep- tivos. Nupcialidad y Exposición al Riesgo de Embarazo El 62 por ciento de las mujeres de 15 a 49 años vive en unión conyugal y de éstas cuatro quintas partes estån casadas, siendo el matrimonio la forma más común de iniciar una vida en pareja pues sólo entre las adolescentes se encuentra una mayor proporción de mujeres en uniones consen- suales o convivencias. Entre las mujeres que alguna vez han tenido relaciones sexuales, la mitad ha tenido su primera experiencia antes de los 19 años, casi dos años antes del establecimiento del hogar. La edad a la que se inicia la vida reproductiva se ha mantenido invariable en los últimos 20 años. La mitad de las mujeres tienen su primer hÖo antes de cumplir los 22 años, aunque en ciertos grupos sociales ya se observa una tendencia a retrasar la iniciación. Infertilidad La abstinencia postparto dura en promedio 6 meses, pero la mitad de las mujeres reinicia la vida sexual luego de 2 meses del nacimiento de un hijo. Como la amenorrea postparto dura en promedio 11 meses, el resultado final es que el período de insusceptibilidad al riesgo de un nuevo embarazo se estima en alrededor de 13 meses en promedio. P re ferenc ias Reproductivas Las mujeres bolivianas consideran 2.5 el promedio ideal de hijos, en comparaci6n con una tasa de fecundidad real de 4.8. Entre 1989 y 1994, el porcentaje de mujeres que consideran 2 hijos como el número ideal pasó del 38 al 41 por ciento. El deseo por la familia pequeña es generalizado en Bolivia y sólo llega a los tres hijos entre las muje- res residentes en los departamentos del Llano. XXVl El análisis de la informaciún relacionada con los nacimientos en los tres aflos que precedieron la ENDSA 94 revela que una alta proporción de ellos (35 por ciento) no fueron descados, lo cual se traduce en más de un cuarto de millón de niños durante el período. Otra proporción considerable de nacimientos (19 por ciento) fueron deseados pero mås tarde. Si las parejas en Bolivia hubieran tenido súlo los hijos que deseaban, la Tasa Global de Fecundidad, es decir, el número de hijos al final de la vida reproductiva, se habría reducido en 44 por ciento a 2.7 hijos por mujer en lugar de 4.8. La dismi- nución más notable ocurriría entre las mujeres sin instrucción, de 6.5 hijos a 3.3. Los resultados confirman lo observado en la ENDSA 89 sobre el fuerte deseo de las mujeres bolivianas de limitar los nacimientos, aún desde edades tempranas. Entre las mujeres en unión de 15-19 años ya el 42 por ciento manifiesta su deseo de no querer mås hijos y, consistente con el tama- ño ídeal entre 2 y 3 hijos, el 70 por ciento de las mujeres que ya tienen 2 hijos no desean tener más. Planificación Familiar Conocimiento y Uso de Métodos El conocimiento de métodos anticonceptivos en Bolivia todavía no es tan generalizado como en otros países de América Latina, si bien ha mejo- rado notablemente. Tres de cada cuatro mujeres han oído hablar de métodos modernos de regula- ción de la fecundidad en comparación con dos de cada tres en 1989. Una mayor proporciún de mujeres declaró en 1994 conocer la píldora y el dispositivo intrauterino (DIU), 64 por ciento en comparación con 54 por ciento. El conocimiento de la esterilización sigue en los niveles de 1989 (54 por ciento), pero el condón es ahora conocido por la mitad de las mujeres en uniún en comparación con el 29 por ciento en 1989. El 45 por ciento de las mujeres unidas manifestó estar usando métodos en 1994. Este nivel de uso representa un aumento importante en comparación con los niveles observados en encuestas anteriores: 24 por ciento en 1983 y 30 por ciento en 1989. Si bien el mayor aumento se registró en el uso de métodos modernos al pasar del 12 al 18 por ciento (un aumento de más de un punto porcentual por año), también el uso del ritmo aumentó en forma considerable (del 16 al 22 por ciento). El aumento mås notable en los métodos modernos ocurrió en el uso del dispositivo intrauterino el cual represen- ta ahora casi la mitad del uso de métodos moder- nos en Bolivia. Aunque la abstinencia periódica sigue siendo el método más utilizado al ser emplea- do por el 22 por ciento de las mujeres unidas, una de cada cuatro usuarias de ritmo no sabe en qué momento del ciclo menstrual son mayores los riesgos de embarazo. La mayor prevalencia de uso de métodos se en- cuentra entre las mujeres de mayor nivel de ins- trucción y las residentes en las áreas urbanas; y a nivel departamental en Tarija y en Santa Cruz donde alrededor del 55 por ciento de las mujeres usan métodos, de los cuales el 60 por ciento son métodos modernos. El sector privado en Bolivia desempeña un papel predominante en el suministro de anticonceptivos, con una cobertura de casi las dos terceras partes de las usuarias actuales de métodos modernos de planíficación familiar, con las clínicas, hospitales, consultorios médicos y farmacias contribuyendo en proporciones similares. Como era de esperarse, estas últimas constituyen la principal fuente para los llamados métodos de suministro (píldora, inyección, eond6n y métodos vaginales). La Necesidad de Planificación Familiar Una proporción importante del uso de métodos en Bolivia (tres cuartas partes) se utiliza con fines de limitar la descendencia y una cuarta parte para espaciar mejor los hijos. Dado este patrón de preferencias reproductivas en Bolivia hacia la limitación del tamaho de la familia, es de esperarse que continúe el notable incremento en el uso de anticonceptivos modernos. El 50 por ciento de las mujeres en uniún y que no practican la anticoncep- ción manifestaron su intención de hacerlo en el futuro, en una gran proporción (43 por ciento) en los próximos 12 meses. El DIU, el método más popular, fue mencionado por el 22 por ciento de las mujeres. Los resultados indican que el 24 por ciento (l de cada 4) de las mujeres bolivianas en unión conyu- gal tienen necesidad insatisfecha de planificación familiar. Para casi 3 de cada 4 de estas mujeres la necesidad sería con el fin de limitar la familia, lo cual es consistente con los altos niveles de no deseo de más hijos de la población boliviana. XXVH A nivel de departamento, los mayores niveles de necesidad insatisfecha se encuentran en Chuquisa- ca, Cochabamba y Oruro (alrededor del 30 por ciento) y los menores en Santa Cruz y Tarija (18 por ciento). Mortalidad Materno-Infantil Niveles y Diferenciales En años recientes la mortalidad infantil ha experi- mentado descensos importantes en Bolivia, pero aún así sigue siendo alta en comparación con otros países vecinos. De las estimaciones de mortalidad a partir de la ENDSA 94 se concluye que en el pe- ríodo de 10 años entre 1982 y 1992, la mortalidad infantil bajó de niveles de 105 defunciones por mil nacidos vivos a 75, una disminución de casi el 30 por ciento. Los diferenciales por lugar de residencia son notables para los niveles de mortalidad en el período 1989-1994. Como casi en todos los resul- tados obtenidos en la encuesta, la región del Llano tiene características muy diferentes a las del Alti- plano y el Valle, donde la mortalidad es casi el doble. A nivel departamental los extremos se encuentran en Santa Cruz y Potosí, con 50 y 131 muertes infantiles por cada mil nacidos vivos, respectivamente. Alto Riesgo Reproductivo La ENDSA 94 permite estimar en que medida la mortalidad en Bolivia es sensible a los patrones reproductivos de la población, en lo que se refiere a edades extremas de la madre al nacimiento de los hijos (menores de 18 o de 35 o más años), inter- valos cortos entre nacimientos (menos de 24 meses), y orden de nacimiento mayor de 3. El 62 por ciento de los nacimientos en los 5 años que precedieron la encuesta ocurrieron en con- diciones de riesgo elevado de mortalidad, en el caso de Bolivia riesgos 60 por ciento mayores de lo que se esperaría para niños cuyas madres no se encuentran en ninguna categoría de riesgo elevado. El principal determinante es el orden de nacimiento superior a 3 hijos (21 por ciento de nacimientos) y el intervalo de espaciamiento menor a 24 meses (11 por ciento). Si bien apenas 12 por ciento de los nacimientos presentan en Bolivia riesgos combinados de orden e intervalo por tratarse de nacimientos de orden 4 o mayor con intervalos de nacimiento menores de 24 meses, estos nacimientos tienen riesgos de mortalidad 3 veces mayores que los nacimientos de madres en ninguna categoría de riesgo elevado. Mortalidad Materna Uno de los objetivos y contribuciones más impor- tantes de la ENDSA 94 es la recolecci6n de infor- maci6n para estimar los niveles de mortalidad materna en Bolivia. Los resultados indican que la mortalidad materna disminuyó de 416 muertes por 100,000 nacidos vivos en el período 1984-1989 a 390 para el período 1989-1994, todavía sin embar- go una de las más altas en Am6rica Latina. Los diferenciales por lugar de residencia son nota- bles. La mortalidad materna para el período 1984- 1994 en la región del Altiplano se estimó en 591 muertes por causa materna por 100,000 nacidos vivos, más del doble que en el Valle (286 muertes) y entre 3 y 4 veces mayor que en el Llano (166 muertes). Salud Materno-Infantil Cuidado Prenatal El cuidado prenatal por profesionales de la salud (médicos, enfermeras, auxiliares de enfermería y sanitarios) al igual que en 1989, apenas es asequi- ble a la mitad de las gestantes. Casi el resto de las mujeres que dieron a luz en los tres años que precedieron la ENDSA 94 (47 por ciento) no recibieron atención prenatal alguna. Por otro lado, solamente el 40 por ciento de las mujeres recibie- ron la vacuna antitetánica, apenas el 60 por ciento en los departamentos de mayor cobertura, los del Llano. Esta situación cobra mayor gravedad cuando se observa que todavía en Bolivia una alta proporción de nacimientos (57 por ciento) son domiciliarios y que el 40 por ciento de ellos tiene lugar sin atención profesional (familiares y ami- gos). Vacunación En Bolivia, solamente el 37 por ciento de los niños de 1 año estaban en 1994 protegidos con todas las vacunas. El 20 por ciento fue vacunado durante el primer año de vida y el" 17 por ciento despu6s del primer aniversario. Esto representa, sin embargo, una notable mejoría con respecto a 1989 cuando se estimó que la vacunación completa sólo llegaba al 19 por ciento. XXVHI Existen contrastes dramáticos por departamentos dentro de las mismas regiones, desde apenas el 26 por ciento en Oruro, Cochabamba y Bení/Pando hasta el 56 por ciento en Potosí, el 51 por ciento en Tarija, y el 48 por ciento en Santa Cruz. A pesar de las intensas campañas de vacunaci6n en Bolivia, todavía el 15 por ciento de los niños de 1 año no han recibido ninguna vacuna y apenas el 56 por ciento tenían la vacuna contra el sarampión. La gran movilización emprendida por la Secretaría Nacional de Salud durante la reciente Campaña Nacional de la Lucha contra el Sarampión debe haber mejorado esa cobertura substancialmente. Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) Las infecciones respiratorias agudas afectan al 17 por ciento de los niños menores de 3 años. Los mayores niveles se encuentran en los departamen- tos de Beni/Pando (33 por ciento) y el menor ni- vel, inesperadamente, en Potosí (9 por ciento). Diarrea y Rehidratación Oral La epidemia del cólera desatada en el país en 1991, motivó una masiva movilizaci6n de las autoridades y de la poblaci6n en general, con una intensa campaña de educación sanitaria. En consecuencia, la prevalencia de la diarrea en las 2 semanas an- teriores a la ENDSA 94 (30 por ciento) fue menor a la encontrada en 1989 (36 por ciento). El suero de rehidratación oral es conocido por el 84 por ciento de las madres, pero sólo el 33 por ciento lo usó durante las últimas dos semanas, con pocas diferencias según las caracteristicas de las madres o de los niños, excepto la edad de éstos: 40 por ciento de los niños de 1 año recibieron sobres de rehidratación oral. Lactancia y Nutrición Lactancia La lactancia es una práctica generalizada en Boli- via, pues el 96 por ciento de los niños ha recibido el pecho materno alguna vez. El 22 por ciento de los niños empieza a lactar en la primera hora de nacido y el 62 por ciento durante el primer día de vida. La lactancia dura en promedio 17.5 meses, pero en forma exclusiva apenas durante un poco más de 3 meses. Entre los niños de 12 meses de edad, el 80 por ciento de ellos todavía continuaba lactando. La intensidad de la lactancia es adecuada: el 85 de los menores de 6 meses recibe el pecho por lo menos 6 veces al día. Como en muchos países, en Bolivia la suplementa- ción alimenticia se inicia a muy temprana edad poniendo al niño en riesgo de contraer gérmenes por el empleo de agua que generalmente no es de buena calidad. La leche maternizada es común durante los primeros dos meses pero lo mås común es que los niños reciban leche fresca (1 de cada cuatro entre los niños de 4-5 meses) u otros líqui- dos (más de la mitad de los niños de 4-5 meses). Los alimentos sólidos se introducen después de los tres meses de vida y ya entre los niños de 6 y 7 meses la lactancia materna es casi totalmente suple- mentada. A estas edades más del 80 por ciento de los lactantes recibe alimentos sólidos. Nutrición Según la ENDSA 94, el 28 por ciento de los niños menores de 3 años en Bolivia adolecerían de des- nutrición crónica, es decir, retardo en el creci- miento en talla para la edad, nivel inferior en casi 10 puntos porcentuales al encontrado para el mis- mo grupo de edad en la ENDSA 89 (38 por cien- to). Es en el grupo de niños de 2 años donde la reducción ha sido más substancial al pasar del 51 por ciento en 1989 al 32 por ciento en 1994. Esa reducción se logró básicamente en la desnutrición crónica severa la cual pas6 del 21 por ciento en 1989 al 12 por ciento en 1994. La prevalencia de la desnutrición crónica es relati- vamente alta en el Altiplano en comparación con el Llano, especialmente en Oruro donde el 38 por ciento de los niños fueron clasificados como des- nutridos. Santa Cruz y Tarija tienen los menores niveles de desnutríción crónica severa (2.7 y 6.5 por ciento respectivamente) en contraste con más del 10 por ciento en los otros departamentos. Conclusiones y Recomendaciones Servicios Básicos El proceso de concentración de la población de Bolivia en el área urbana y en las grandes ciudades se ha acelerado, lo que ha hecho más asequibles los servicios de salud y planificaci6n familiar, a pesar que la cantidad o calidad de éstos no hubie- sen aumentado. Persisten sin embargo los déficits en la provisión de los servicios básicos de electrici- XXIX dad, agua potable y alcantarillado. Se observa también que ha habido mejoras sustanciales en la educación, sobre todo en la femenina, lo que ha contribuido positivamente a los cambios observa- dos en la mortalidad y fecundidad. El aumento de servicios básicos, especialmente para la adecuada eliminación de excretas en la zona rural podría mejorar substancialmente los niveles de salud en la población. Fecundidad y Planificación Familiar La fecundidad ha disminuido pero todavía está por encima del ideal expresado por la mujer boliviana. Ello debido en parte a que aún se mantienen pa- trones de conducta que favorecen una temprana práctica de relaciones sexuales que antecede a la formaci6n de la familia, lo que hace que la fecun- didad en adolescentes sea significativa. La proporción de embarazos no deseados es alta y la mayoría de mujeres, sobre todo en los grupos sociales menos favorecidos, manifiesta su deseo de no tener mås hÖos. El uso actual de métodos anticonceptivos entre las mujeres bolivianas va más dirigido a la Ihnitadón del número de hijos que al espadamiento entre ellos. Es por lo tanto recomendable que las campañas de educación creen la conciencia de la importancia de materializar los ideales del tamaño de la familia y un espaciamiento mayor entre los hijos como medidas de prevención de la mortalidad infantil y materna. El uso de métodos anticonceptivos se ha incremen- tado notablemente pero todavía persiste un alto porcentaje de parejas que emplea los métodos tra- dicionales. Hay propensión al uso de anticoncep- tivos en el futuro por parte de quienes por ahora no los emplean, con inclinaci6n por los métodos modernos. Dados los patrones de preferencias reproductivas en Bolivia, es de esperar que continúe el notable incremento en el uso de anticonceptivos y que el dispositivo intrauterino siga ganando importancia como método de regulación de la fecundidad, lo cual requiere la creación de servicios especiales de atención postparto y seguimiento. Una proporción importante de las mujeres que no usan métodos deben considerarse con necesidad insatisfecha de planificación familiar por estar expuestas al riesgo de embarazo. La satisfacción de esta necesidad, fundamentalmen- te para limitar el tamaño de la familia, requeriría el aumento en la accesibilidad a métodos moder- nos. Como los niveles de necesidad insatisfecha varian considerablemente por lugar de residencia, se recomienda prestar particular atenci6n a cubrir las necesidades de la población residente en el Altiplano Boliviano y en Chuquisaca y Cochabam- ba. Salud y Mortalidad Materno-Infantil La mortalidad infantil ha disminuido apreciable- mente, pero es de esperarse, si se controlaran los factores de riesgo obstétrico vinculados con los patrones actuales de reproducción, que podría descender aún más, para lo cual se requeriría la ampliación de los servicios de salud y planificación familiar a las madres que ya tienen más de 3 hijos, especialmente aquellas mujeres que están teniendo hijos con intervalos menores de 24 meses. Para ello sería necesario reforzar la visi6n de la planifi- cación familiar como un componente básico de salud pública. La atenci6n profesional durante la gestación ha permanecido estancada, y todavía más de la mitad de los nacimientos ocurren como partos domicilia- rios. Se requerirán esfuerzos especiales para mejorar la atenci6n institucional de partos, espe- cialmente en el Altiplano y en los departamentos de Chuquisaca y Beni/Pando. Los niveles de inmunización contra enfermedades de la niñez todavía dejan que desear: los niveles de vacunación completa son todavía bajos, no hay la adecuada continuación de las dosis en los casos que se requieren y también se observa un retraso en las aplicaciones. La prevalencia de IRA y diarrea ha disminuido, pero los niveles observados todavía son elevados. En el lado positivo, ha aumentado el uso de sales de rehidratación oral el que es complementado con los sueros caseros. Se observan disminuciones en los niveles de la desnutrición entre los niños menores de 3 años, pero en todos los departamentos con la excepción de Santa Cruz y Tarija, los niveles de desnutrición crónica severa son todavía inaceptablemente elevados. Es recomendable diseñar programas especiales de alimentación y nutrición en esos departamentos, en particular en Oruro donde la desnutrición crónica presenta los niveles más altos del país. XXX La mortalidad materna en el Altiplano es dramáti- camente alta y deben efectuarse los esfuerzos ne- cesarios para su disminución, al menos a los niveles de las otras regiones. Conclusiones y Recomendaciones Generales En general, ENDSA 94 permite documentar que se han producido algunas mejoras en el campo de la educación, la salud y la planificación familiar, pero a su vez detecta y confirma los profundos desnive- les entre las diversas subpoblaciones. Los servicios están concentrados en las capitales de los departa- mentos, donde se encuentran las condiciones más favorables. En el resto de Bolivia persisten situa- ciones deprimidas con altos niveles de fecundidad y de mortalidad infantil, baja cobertura de vacuna- ciones y niveles de desnutrición relativamente altos. Finalmente, se recomienda reforzar las fuentes • estadísticas, fundamentalmente las encuestas por muestreo, para poder hacer el seguimiento adecua- do de la situación social del país, sobre todo en lo relacionado con la salud y la planificación familiar, con el fin de facilitar la identificación de los gru- pos de riesgo obstétrico y el seguimiento de los ° programas de desarrollo. Metas Programáticas La participación repetida de Bolivia en el programa mundial de Encuestas de Demografia y Salud (pro- grama DHS), ofrece la oportunidad única a planifi- cadores y administradores de fijar metas concretas, • a mediano plazo, y a nivel de regiones administra- tivas, en el campo de la salud y planificación fa- miliar. Estas metas programáticas son consistentes con, pero más modestas que, las establecidas por el Plan Vida, formulado por la Secretaría Nacio- nal de Salud en mayo de 1994. Las metas fijadas ahora serían evaluadas con la ejecución de una nueva ENDSA en 1999 o en el año 2000. Ejem- • plos de metas concretas serían: En el campo de la fecundidad, reducción de la Tasa Global de Fecundidad a 4.5 en Potosí, Chuquisaca y Beni/Pando. En el campo de la planificación familiar, ex- pansión de servicios de planificación familiar para alcanzar una prevalencia de uso de méto- dos modernos de 20 por ciento en Potosí y Chuquisaca, 30 por ciento en La Paz, Oruro y Coehabamba, y 50 por ciento en Tarija, San- ta Cruz y Beni/Pando. En el campo de la atención prenatal, deberían hacerse esfuerzos especiales para que siquiera la mitad de las gestantes reciban al menos dos dosis del toxoide tetánico a nivel del país y en especial en el Llano, y que el 70 por ciento de las gestantes del Altiplano y el Valle reciban cuidado prenatal por parte de personal de salud. En el campo de la atención del parto, puede fijarse como meta que el 40 por ciento de los partos sean recibidos en servicios de salud en los departamentos del Altiplano y en Chuqui- saca. Una meta de inmunización completa y oportu- na para el 50 por ciento de los niños de 1 año podría establecerse para La Paz, Oruro, Co- chabamba y Beni/Pando; y del 60 por ciento para Potosí, Tarija y Santa Cruz. En el campo de riesgo reproductivo, reducción de los nacimientos en categorías de riesgo ele- vado de mortalidad del 62 por ciento al 50 por ciento, como mínimo. Para ello se requeriría el diseño de programas especiales para las mu- jeres que ya tienen 3 hijos y que están en ries- go de dar a luz con intervalos de menos de 24 meses. En el campo de la nutrición infantil, podría establecerse una meta de reducción de la des- nutrición crónica a la mitad de los niveles actuales (de 30 al 15 por ciento) en la región del Altiplano, en los departamentos de Chu- quisaca y Cochabamba en el Valle, y Beni y Pando en el Llano. La reducción de la mortalidad materna a ni- veles inferiores a 300 por cada 100,000 naci- dos vivos puede alcanzarse si se mejoran los niveles de atención prenatal y si se reducen los niveles de partos domiciliarios, para identificar así las mujeres de alto riesgo reproductivo. Dados los niveles excesivos en el Altiplano, allí se requerirán esfuerzos especiales para alcanzar esta meta. XXXI XXXH DATOS BÁSICOS I nd icadores Demográ f l cos , 1992 (C i f ras Of i c ia les de l Ins t i tu to Nac iona l de Es tad ís t i ca ) Población total (en millones) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6.8 Poblnci6n urbana (porcentaje) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58,0 Tasa de crecimiento de la poblaci6n (porcentaje) . . . . . . . . . . 2.1 Tiemlm requerido pera que se duplique in poblaci6n (años) . . 33.0 Tasa de natalidad (por 1,000 habitantes) . . . . . . . . . . . . . . 34.0 Tasa de moffalidad (por 1,000 habhantes) . . . . . . . . . . . . . 12.0 Esperanza de vida al nacer (años) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60.0 Encuesta Nacional de Demograffa y Salud, 1994 Pobiacl6n de la muestra Mujeres de 15 a 49 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8,603 Ninos nacidos en últimos 3 años . . . . . . . . . . . . . . . . 3,587 Sobrevivientes menores de 3 años . . . . . . . . . . . . . . . 3,302 Niños vivos de 12-23 meses . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1,111 Características bdsicas 1 Porcentaje urbano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62.5 Porcentaje con educaci6n media o huís . . . . . . . . . . . . . 36.6 Matrimonio y otros determlnantes de la fectmdldad Porcentaje de mujeres actualmente unidas . . . . . . . . . . . 62.0 Porcentaje que han estado unidas alguna vez . . . . . . . . . 69.7 Para mujeres 25-49 años: Edad mediana a la primera uni6n . . . . . . . . . . . . . . 20,6 Edad mediana al primer nacimiento . . . . . . . . . . . . 21.2 Duraci6n media de da amenonea postparte (en meses) 2 . . 10.8 Duraci6n media de la abstinencia postparto (en meses) 2 . . . 5.5 Fecundidad Tasa global de fecundidad 3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.8 Ntlmero medio de niños nacidos vivos de mujeres 40 a 49 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5.6 Deseo de tener hijos Porcentaje de mujeres actualmente unidas: Que no desea tener tuls hijos (excluyeado las mujeres esterilizadas) . . . . . . . . . . . . . . . . 67.6 Que desea postergar el parra siguiente hUíS de 2 aros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12.5 Ndmero medio ideal de hijos para las mujeres de 15 a 49 años . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.5 Conncimiento y use de m~todos anticonceptivos Porcentaje de las mujeres actualmente unidas: Que conoce algún ro~todo moderno . . . . . . . . . . . . 76.7 Que actualmente usa un m6todo . . . . . . . . . . . . . . . 45,3 Pfldora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.8 Dispositivo intrauterino (DIU) . . . . . . . . . . . . . 8.1 Inyecciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0.8 Métodos vaginales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 0.1 Conddn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1,3 Estenliaaci6n femenina . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4.6 Rirmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22.0 Retiro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1.7 Otros métodos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3.9 Mortal/dad y salud materno-lnfantil Tasa de mortalidad infantil 4 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Tasa de mortalidad de menores de cinco allos 4 . . . . . . . . . 116 Mortalidad materna s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 390 Atencl6n materna Porcentaje de nacimientos cuyas madres recibieron: 6 Atenci6n de un médico, enfermera, auxiliar, o sanitario durante el embarazo . . . . . . . . . . . . 52.5 Atencidn de un médico, enfermera, auxiliar, o sanitario durante el parto . . . . . . . . . . . . . . . 47.2 Vacunación Porcentaje de niños 12 a 23 meses de edad con tarjeta de vacnnaci6n . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35.1 Porcentaje de niños 12 a 23 meses de edad que ha tenido al menos una dosis de vacuna . . . . . . . . . . . 85.1 Porcentaje de niños 12 a 23 meses de edad que ha recibido: 7 BCG . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76.9 DPT (las tres dosis) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42.8 Polio (las tres dosis) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47.5 Antisarampionosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55.7 Todas las vacunas s . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36.6 Prevalencia de enfermedades en menores de 3 aflos Porcentaje de ninos con diarrea 9 . . . . . . . . . . . . . . . . . 29.9 Porcentaje de niños con diarrea tratados con sales de rehidratecidn oral (SRO) . . . . . . . . . . . . . . . . . 33.4 Porcentaje de alfios enfermos con IRA t° . . . . . . . . . . . . 18.0 Lactancia infantil y rmtrtcl6n en la niñez Duraci6n media de la lactancia (en meses) 2 . . . . . . . . . 17.2 Porcentaje de nidos de 0 a I meses amamantados . . . . . 96.6 Porcentaje de niños de 4 a 5 meses amamantados . . . . . 93.5 Porcenteje de niños de 10 a 11 meses amamantados . . . . 78.8 Porcentaje de niños con desnutrici6n cr6nica II . . . . . . . 28.3 Nutrlei6n de las madres 12 Porcentaje de madres con talla menor de 145 cms . . . . . 13.0 I Mujeres en edad fdrdl : Estimaci6n con el mdtodo de prevalencia-incidencia con los nacimientus en los 36 meses tmteriores a la encuesta Tomando como hase los partos de mujeres de 15 a 49 años durante los tres años que precedieron la encuesta (1991 a 1994 aproximadamente) 4 Defunciones por cada 1,000 nacidos vivos para el per[odo de cinco años precedente a la encuesta (1989 a 1994 apmxirneda- mente) s Muertes maternas por 100,000 nacidos vívos (razdn de mortali- dad materna) para el per[odo 1989-1994, aproximadamente « Tomando como hase los nacímientos ocurfidos durante los tres años anteriores a la encuesta 7 Informaciónohtenidadelcarnatdevacunaci6nydelainfor- maci6n proporcionada por la madre. s Incluye BCG, tres dosis de polio, tres dosis de DPT, y antiaa- rampionosa » Nif~os menores de tres años cuyas madres dnclararon que aqud- Ilos tuvieron diarrea durante las dos semanas anteriores a la encnesm 10 Niños enfermos con tos acompafiadade respiracidn agitada, durante las dos semanas que precedieron la encuesta H Porcentaje de niños 3-35 meses con talla inferior a la esperada para su edad, basado en una distribucidn eståndar 12 ToHlando como has~ a las mujeres con hijos nacidos vivos en los 3 años anteriores a la encuesta XXXI I I Bolivia • COBIJA PERU PANDO BRASIL BENI TRINIDAD • LA PAZ LA PAZ ORURO ORURO COCHABAMBA POTOSI " SANTA CRUZ • SANTA CRUZ CHILE POTOSI CHUQUISACA TARIJA • TARIJA PARAGUAY ARGENTINA N XXXIV CAPíTULO I INTRODUCCIÓN 1.1 Generalidades Bolivia se encuentra en el centro de América del Sur, entre los meridianos 690 8' y 57 ° 25' de lon- gitud oeste y entre los paralelos 9 ° 38' y 22 ° 53' de latitud sur, teniendo como países limftrofes al Brasil, al norte y al este; al Paraguay y a la Argentina al sur; y al Perú y Chile al oeste. En su territorio de 1,098,591 kilómetros cuadrados se distinguen tres grandes zonas ecológicas: el Altiplano, al oeste del país, que ocupa el 16 por ciento del territorio, el Valle, en la región central, ocupa el 19 por ciento del territorio y, por último, en la regi6n norte y oriental, el Llano constituye la regíón más extensa del país y abarca el 65 por cíento del territorio. Político-administ rativamente Bolivia se divide en nueve departamentos: La Paz, Oruro y Potosí en el Altiplano; Chuquisaca, Cochabamba y Tarija en el Valle; y Santa Cruz, Beni y Pando en el Llano. Las características climáticas de estas regiones son muy diferentes, lo que da lugar a una diversidad en los tipos de cultivos predominantes. En el Altiplano los cultivos principales son: la papa, la avena, ha- bas, beterraga y cebada. En el Valle, el cultivo principal es el maíz, pero también hay cultivos de trigo, avena y otros cereales. También se encuentran una importante variedad de frutas (duraznos, damascos, uvas, higos, ciruelas, etc.) y hortalizas (tomates, cebollas, habas, porotos, beterragas, zanahorias, etc.). En la región sub-andina del Llano, un cultivo muy importante es la coca, cultivándose además café, cítricos y otras frutas semitropicales (plátanos, papayas, chirimoyas, etc.). En el Llano propiamente dicho los cul- tivos predominantes son: yuca, maíz, manf, algodón, soya, caña de azúcar y tabaco. 1.2 La Población de Bolivia El último censo nacional de población y vivienda, realizado en 1992, enumer6 a 6.4 millones de personas, 1.8 millones más que las enumeradas en el censo anterior de 1976, para un crecimiento anual de un poco más de cien mil personas. Según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), para 1994 se estima la población en 7.2 millones, lo cual significa una densidad poblacional de aproximadamente 6.5 personas por kilómetro cuadrado. Esto ubica a Bolivia como uno de los países menos densamente poblado de América Latina, con una tasa de crecimiento anual promedio relativamente baja, de 2.1 por ciento. De mantenerse esta tasa de crecimiento, la población se duplicará en unos 33 años. La población tiende a concentrarse en el Altiplano y en el Valle, donde se encuentran respectivamente el 45 y el 29 por ciento de los habitantes, en tanto que en el Llano, la región de mayor extensión territorial, se encuentra solamente el 26 por ciento de la población (véase el Cuadro 1.1). Según las cifras censales de 1992, el 58 por ciento de la poblaci6n residía en asentamientos de 2,000 o mis habitantes (población urbana) y solamente el 35 por ciento residía en ciudades de 200,000 o más habitantes. Ademis de la diversidad ecológica, Bolivia se caracteriza por su diversidad étnica y lingüística. Una proporci6n importante de la población conserva su lengua y, en gran medida, su herencia cultural. El idioma oficial es el español y, según datos de la ENDSA 94, más de las tres cuartas partes de las mujeres en edad fértil lo utilizan habitualmente, pero hay un número importante de personas que conservan el quechua o el aymara como lengua habitual, especialmente en la región del Altiplano y en la del Valle. El 8 por ciento de las mujeres en edad de procreación habla aymara y el 15 por ciento quechua. 1.3 La Economía Boliviana en 1993 La economia boliviana experimentó un crecimiento moderado en 1993 siguiendo la ten- dencia observada desde 1986. El producto in- terno bruto (PIB) creció al 3.2 por ciento en el afio mencionado en un contexto de estabilidad económica y política de "puertas abiertas" hacia el resto del mundo orientada a cambiar la es- tructura económica del país. Como se aprecia en el Cuadro 1.2, las ramas de actividad económica que contribuyen en mayor porcentaje al PIB de Bolivia son las relacionadas al sector de servicios, la agri- cultura, la industria y la minería. Aproximada- mente el 50 por ciento del PIB se produce en la actividad comercial, el transporte, los es- tablecimientos financieros, la administración pública y otros servicios. La agricultura con- tribuye con el 17 por ciento del PIB, la industria manufacturera con el 16 por ciento y la minería con cerca del 8 por ciento. Las ramas de actividad más dinámicas en 1993 fueron la producción de electricidad, gas y agua, con una tasa de crecimiento de 8.3 por ciento; la agricultura (5.4 por ciento); los establecimientos financieros (5.0 por ciento); la minería, la construcciún y el transporte y las comunicaciones (4 por ciento). Las ramas de actividad menos dinåmicas fueron las vinculadas al resto de los servicios como el comercio, la administración pública, los restaurantes y hoteles y los servicios comunales y sociales. Los aspectos positivos de la economía boliviana en 1993 son la tasa más baja de in- flaciún registrada en la última dúcada (9.3 por ciento); el aumento del PIB per cápita en 1.1 por ciento, siguiendo la tendencia desde 1986; la confianza del público en los establecimientos financieros, llegando a un nivel de depúsitos sin precedente de más de 2,000 millones de dólares; el aumento en las reservas internacionales netas del Banco Central de Bolivia; y la depreciación del tipo de cambio en 9 por ciento para favo- recer las condiciones de competitividad del co- mercio exterior. Cuadro 1.1 Tamafio de la poblaciúnpor regiúny departamentu según área de residencia Número de habitantes por región y departamento según área de residencia y porcentaje que vive en áreas urbanas, Bolivia 1992 Porcen- Número de habitantes taje en Regiún y áreas departamento Urbano Rural Total urbanas Región Altiplano 1,633 1,254 2,887 56.6 Valle 886 968 1,855 47.8 Llano 1,175 503 1,678 70.0 Departamento La Paz 1,194 707 1,901 62.8 Oruro 222 118 340 65.3 Potosl 217 429 646 33.6 Chuquisaca 1,474 306 454 32.5 Cochabamba 580 530 1,110 52.3 Tarija 159 132 291 54.7 Santa Cruz 982 382 1,364 72.0 Beni/Pando 193 121 314 61.5 Total 3,695 2,726 6,421 57.5 Fuente: INE. 1993. Censo Nacional de Pob laciún y Vivienda 1992. Resultados Finales. La Paz, Bolivia Cuadro 1.2 Composición y crecimiento del producto interno bruto Distribución porcentual del producto interno bruto real por ramas de actividad económica y tasa de crecimiento, Bolivia 1993 Distri- Tasa de buciún crecí- Rama de actividad porcentual miento Industrias Agricultura, silvicultura, caza y pesca 17.0 5.4 Extracci6n de minas y canteras 7.7 4.4 Industrias manufacmreras 16.0 1.1 Electricidad, gas y agua 1.3 8.3 Construcciún y obras públicas 5.1 4.1 Comercio I0.1 2.2 Transporte, almacenamiento y comunicaciones 11.2 4.0 Establecimientos financieros, seguros, y bienes inmuebles ~ 9.4 5.0 Servicios comunales, sociales y personales 4.6 2.5 Restaurantes y hoteles 2.8 1.9 Servicios de las administraciones públicas 8.5 2.0 Servicio domástieo 0.5 1.6 Impuestos indirectos 7.5 2.7 Total 100.0 3.2 *Incluye otros servicios a las empresas Fuente: INE, Departamento de Cuentas Nacionales 2 Los aspectos desfavorables de la economía boliviana son el excesivo déficit fiscal, que en 1993 fue estimado en alrededor del 6.5 por ciento del PIB; la disminución de la inversión pública en 18 por ciento con relación a 1992 y la consecuente postergación de proyectos de desarrollo económico y social a cargo del gobierno; el desequilibrio persistente en la balanza comercial debido a un aumento en las importaciones de bienes de consumo final; y la inflexibilidad a la baja de las tasas de interés. Las altas tasas de interés desincentivan la inversión y como consecuencia no se crean oportunidades para aumentar el nivel de empleo en la economía. 1.4 Programas y Prioridades en Salud Materno Infantil La estrategia del Gobierno en materia de salud materno-infantil, expresada en el actual "Plan Vida", se basa en tres lfneas de acción, a saber, la gestión social, la atención primaria de salud y el desarrollo de los sistemas locales de cuidado materno y del menor de cinco años. ~ En este contexto la atención integral a la mujer en edad fértil, que incluye salud reproductiva, atención prenatal, atención del parto, del reci6n nacido, puerperio y lactancia, ocupa un lugar preponderante. Igualmente, la atención integral al niño menor de cinco años da prioridad a aspectos tales como el fomento de la lactancia materna, deteceión y tratamiento de carencias nutricionales, y control de las enfermedades diarr6ieas y respiratorias. Son precisamente estos temas los que encuentran una referencia empírica en la discusión del presente informe. 1.5 Lineamientos para una Política de Población y de Planificación Familiar Los lineamientos para las polIticas de población en Bolivia constituyen un conjunto de medidas orienta, las a influir en el comportamiento de las variables demográficas, la distribución espacial de la poblaci6n y el proceso de urbanización. Hasta hace muy poco no se había adoptado una polltica de poblaci6n oficial. Sin embargo, en 1993 la Estrategia Nacional de Desarrollo estableció explícitamente los lineamientos de una política de población con los siguientes objetivos: 2 Objetivo general El objetivo general de una política de población es el propender a una relación armónica entre la dinåmica de la población y el proceso de desarrollo econ6mieo y social para satisfacer las necesidades básicas de los diversos grupos poblacionales, preservando el desarrollo sostenible y el medio ambiente. Objetivos especiflcos 1. Contribuir a una disminuci6n más intensa de la morbi-mortalidad infantil y materna. 2. Tender hacia una ocupación adecuada del espacio nacional y apoyar el fortalecimiento de las ciudades intermedias con la finalidad de lograr su integración territorial, económica y social. 3. Facilitar la permanencia en el país de recursos humanos nacionales y extranjeros, capaces de contribuir al desarrollo nacional, aportando nuevas tecnologtas que generen mayores opor- tunidades de empleo estable y remunerado. 1Secretaría Nacional de Salud. Plan Vida. Plan Nacional para la Reducci6n Acelerada de la Mortalidad Materna, Perinatal y del Menor. La Paz, mayo de 1994. 2Ministerio de Planeamiento y Coordinación. Unidad de Políticas de Población. Boletln Informativo. Año 12, No, 17, La Paz, junio de 1993. 4. Controlar los efectos negativos del comportamiento poblacional y de la urbanización sobre el medio ambiente. Por otro lado, dada la baja densidad demográfica, el control de la natalidad no puede ser el objetivo de una política de población, pero se reconoce el derecho de las parejas e individuos de decidir libremente el número de hijos y el espaciamiento que debe haber entre ellos. Así, el Consejo Nacional de Poblaci6n, ahora Unidad de Políticas de Población (UPP), propone la introducción de planificación familiar--más por motivos de salud que demográficos-----entre las mujeres para quienes el embarazo puede representar un riesgo de salud) La población boliviana, como la de la mayoría de los países latinoamericanos, se caracteriza por su heterogeneidad en cuanto a situación socioeconómica, educación y características lingüístico-culturales, heterogeneidad que se refleja en diferencias en el comportamiento reproductivo. Por este motivo se considera que la definición de una política deberá tener en cuenta esta disparidad. Para el contexto rural se propone la educación sexual, a través de diversos medios de comunicación, y la satisfacción de la demanda por información y servicios de planificaci6n familiar. Se propone también el refuerzo del patrón de lactancia materna prolongada. En el contexto urbano la política debería estar más bien orientada a proveer información y los medios necesarios para reducir la incidencia de abortos, método al cual aparentemente muchas parejas recurren para evitar nacimientos no deseados. Es~)s lineamientos plantean también la necesidad de información con respecto a los deseos y aspiraciones de las mujeres en cuanto al tamaño de la familia y a la proporción de la demanda insatisfecha por los servicios de planificación familiar, así como las características de los grupos en los cuales esta demanda es más evidente. Con el presente informe se espera dar respuestas a esas interrogantes. 1.6 Diseño de la ENDSA 94 Objetivos La ENDSA 94 tiene como primer objetivo proveer información, a nivel de Bolivia y sus regiones, sobre los niveles actuales de fecundidad y mortalidad; el conocimiento y uso de métodos de planificación familiar; los indicadores de salud materno-infantil; y educaci6n y vivienda. Se pretende igualmente, con esta información, apoyar a los encargados de los programas de salud y planificación familiar y a aquéllos que trabajan en las diversas áreas de población y desarrollo, en la evaluación y formulación efectiva de nuevos programas. La información obtenida en la ENDSA 94 puede compararse con la proveniente de otras encuestas como la Encuesta Nacional de Población y Vivienda de 1988 y la ENDSA 89 para examinar tendencias en la fecundidad, la mortalidad y el uso de la anticoncepción. Otro objetivo de la ENDSA 94 es proporcionar informaci6n comparable a nivel internacional en los t6picos de fecundidad, mortalidad, regulación de la fecundidad y salud. 3 Ver Consejo Nacional de Población, "Posición del Consejo Nacional de Población (CONAPO) sobre el Control de la Natalidad y la Planificación Familiar (PF)', Boletín Informativo, Aflo 3, septiembre 1988. 4 Organización Para la ejecución de la ENDSA 94 el INE estableció una división especial exclusiva para el proyecto. Asimismo, el INE contribuyó con la infraestructura y el apoyo logístico para el trabajo de campo tanto de su ofcina central en La Paz como de las direcciones departamentales en el interior del país. El personal directivo y técnico del proyecto trabajó con dedicaci6n exclusiva. Por otra parte, conanltores nacionales con especialidad en salud materna e infantil, antropometría y planificación familiar participaron en la capacitación del personal de campo. La ENDSA 94 se realizó con varias fuentes de financiamiento. La capacitación del personal y las encuestas de prueba fueron financiadas a través de la Oficina Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS); el trabajo de campo, el procesamiento de los datos y el análisis de los resultados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y su misión en Bolivia (USAID/Bolivia) por medio de Macro International Inc.; y parte del trabajo de campo y de los estudios en profundidad por el Fondo de Poblaci6n de las Naciones Unidas (UNFPA). El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) contribuyó con recursos para todas las actividades del proyecto, incluído el análisis de los resultados a nivel regional que se realizará en el futuro inmediato. El INE administró de manera directa los recursos destinados a la ejecuci6n del proyecto. La ENDSA 94 se enmarcó en la tercera fase del Programa de Encuestas de Demografía y Salud (DHS) que Macro International Inc. viene desarrollando en diversos países en desarrollo. Macro International brindó la asistencia y el soporte técnico para todas las fases de la encuesta. Varios miembros de su organización se desplazaron peri6dicamente a La Paz para participar en el planeamiento, el diseño de la muestra, la capacitaci6n del personal operativo, la evaluación en los avances de las diversas fases de la encuesta, y el procesamiento de la información. 1.7 Diseño y Tamaño de la Muestra para la ENDSA 94 Diseño de la Muestra El diseño de muestra para la ENDSA 94 proporciona una muestra probabilística a nivel nacional, la cual es estratificada y bietápica, donde la estratificación se realiz6 a nivel de las diferentes regiones geográficas (Altiplano, Valle y Llano); dentro de cada región por departamento y dentro de cada departamento por urbano-rural. En una primera etapa, las denominadas Arcas de Enumeración (Sectores) Censales fueron consideradas como las unidades primarias de muestren (UPM) y los hogares particulares listados en las UPMs seleccionadas fueron establecidos como las unidades secundarias de muestren. La muestra de la ENI)SA 94 fue seleccionada en un total de 625 áreas de enumeraci6n censal (sectores censales en todo el pafs. Tamaño de la Muestra Para la recolección de información en la ENDSA 94 se utilizaron 4 cuestionarios, basados en los cuestionarios modelos diseñados para la tercera ronda del programa DHS: • Un cuestionario de hogares en cada uno de los hogares visitados (muestra total) • Un cuestionario de mortalidad materna para informantes de ambos sexos en cada uno de los hogares seleccionados en la muestra total • Un cuestionario individual para las mujeres de 15 a 49 anos de edad en un subconjunto de esos hogares (muestra básica) • Un cuestionario sobre disponibilidad de servicios de salud y planificación familiar para cada una de las UPMs seleccionadas. El cuestionario de disponibilidad de servicios se aplicó en cada una de las 625 unidades primarias de muestreo seleccionadas. Primero se identificaron los servicios para cada comunidad y luego se visitaron los establecimientos de salud y planificación familiar cercanos a las 625 unidades primarias de muestreo. El Cuadro 1.3 muestra el tamafio de muestra asignado a cada departamento para cada uno de los otros tres cuestionarios utilizados. Las mujeres entrevist~cl~~ con el cuestionario individual (8,603 entrevistas completas) fueron identificadas en 10,491 hogares seleccionados en la muestra båsica, donde tambíén se aplic6 el cuestionario del hogar y el de mortalidad materna. Además, se seleccionaron otros 19,622 hogares que con los anteriores arroja un total de 30,113 cuestionarios en la muestra total. En todos estos hogares se aplicó el cuestionario del hogar y el de mortalidad materna. El número potencial de cuestionarios de mortalidad materna ascendió a 52,818 pero se completaron 50,215. Cuadro 1.3 Entrevistas de hoiares, mortalidad materna e individuales Número de entrevistas de hogares, mortalidad materna e individuales, por departamentO, Bolivia 1994 Departamento Hosares en la muestra totaP Unidades seleccio- nadas ~ Mortalidad Hogares y mujeres materna en la muestra b~ísica Hogares Hosares Hosares EnOe- Entre- Hogares Hosares Mujeres Mujeres polen- encon- comple- vistas vistas poten- comple- elegí- entrevis- ciales 3 trados tos posibles completas ciales ~ tos bles tadas Alttplane La Paz 5,355 5.491 4,754 4,597 9,026 8,256 2.604 2,248 2,317 2,079 Oruro 2,347 2,485 2,168 2,151 3,799 3,678 1,274 1,070 996 957 Pomsl 2,208 2,184 1,994 1,980 3,214 3.082 1,049 955 871 830 Valle Chuquisaca 3,130 3,152 2,884 2,835 5354 5,234 943 865 773 730 Cochabamba 3,524 3,579 3,242 3,173 6,211 5,898 1,068 919 937 834 Tarija 3,785 3,755 3,346 3,304 7,049 6,802 1,050 937 1,064 1.004 Llano Santa Cruz 6,217 6,259 5,602 5,528 12,328 12,038 1,664 1,446 1,638 1,509 Beni/Pando 3,226 3,208 2,705 2,576 5,837 5,227 839 674 720 660 Total 29,792 30,113 26,695 26,144 52,818 50,215 10,491 9,114 9,316 8,603 t Los hogares en la nraestra total son tos de ta muestra b~ísiea mas los adicionales que se calcularon a partir del número de hogares definidos para la muestra b~ísica de tal manera que la raz6n entre el número de hogares en la muestra total y la b~ísica fuesen las siguientes: 2 a 1 en los departamentos del Altiplano y 4 a I en los departamentos del Llano y en el área urbana del Valle. En el irea rural del Valle se seleccionaron 2 hosares adicionales por cada hogar seleccionado en la muestra b~ísica (para una raz6n de 3 a 1). 2Direcciones seleccionadas (viviendasy hogares) del listado del marco muestral actoalizadoinmediatamento ames de las entrevistas 3En las direcciones seleccionadas, hogares potenciales durante el trabajo de campo 1.8 Contenido de los Cuestionarios de la ENDSA 944 Cuest ionar io de D ispon ib i l idad de Serv ic ios La apl icación del cuest ionar io de ¢f isponibi l idad de serv idos incluyó la identif icación de los servicios de sa lud y p lan i f i cac i6n fami l ia r d isponib les para cada una de las comunidades se lecc ionadas (625 unidades pr imar ias de muest reo) y la v is i ta a los serv ic ios m¿s cercanos dentro de un rad io de 30 k i lometros para reco lecc ión de in fo rmac i6n sobre el t ipo de serv ic ios d isponib les. La in fo rmac ión reco lectada inc luye: 4El cuestionario de hogar y el de mortalidad materna se reproducen en el Apéndice E y el cuestionario individual en el Apéndice F. • Caracterlsticas de la comunidad • Identificación de establecimientos de salud y planificación familiar • Visita al hospital, clínica, centro de salud, farmacia, y médico particular más cercanos. • Identificación de servicios de salud y planificación ofrecidos en los establecimientos visitados. Cuestionario de Hogar En cada uno de los 30,113 hogares (incluyendo 10,491 en la muestra básica) se aplicó un cuestionario de hogar con el síguiente contenído: • Listado de residentes habituales y visitantes del hogar • Relación de parentesco y lugar de residencia habitual para cada uno • Sexo y edad de cada miembro del hogar • Información sobre orfandad materna • Nivel de instrucción de las personas de 5 años y más de edad • Información sobre hijos para las mujeres de 15 a 49 afios de edad • Caracteristicas de la vivienda y del hogar. Cuestionario de Mortalidad Materna Todos los miembros del hogar entre 15 y 49 años (52,818) eran elegibles para responder a un cuestionario de mortalidad materna con el siguiente contenido: • Nombre, sexo y condición de supervivencia • Edad para los sobrevivientes y edad al fallecimiento y cuånto hace que muri6 para aquéllos que fallecieron • Para las hermanas que fallecieron se recolectó información sobre paridez y estado civil • Si estaba embarazada cuando murió, si murió durante un mal parto o aborto, o si murió durante los dos meses siguientes después de un parto o aborto • Si el fallecimiento se debió a complicaciones de un embarazo o el parto • Principal síntoma de la muerte • Dónde murió, que tipo de atención recibió al fallecer y en caso negativo, por qué no. Cuestionario Individual Las 9,114 mujeres de 15 a 49 años listadas en los hogares en la muestra básica (10,491) eran elegibles para responder el cuestionario individual el cual comprende los siguientes grandes temas: • Antecedentes de la mujer entrevistada • Reproducción e historia de nacimientos • Anticoncepci6n • Embarazo y lactancia para los hijos menores de 3 años • Vacunaci6n y salud para los hijos menores de 3 afios • Causas de muerte de los niños fallecidos en los 3 aflos anteriores a la encuesta • Nupcialidad • Preferencias de fecundidad • Antecedentes del marido, residencia y trabajo de la mujer • SIDA: conocimiento y prevenci6n • Sal yodada • Peso y talla para las madres y los niños menores de 3 afios. El cuestionario individual también incluye un calendario donde se registraron, mes por mes a partir de enero de 1989, los siguientos eventos: los nacimicntos, los embarazos, las terminaciones de embarazos, el uso de m6todos anticonceptivos, las razones para la interrupción del uso de anticonceptivos, historia de uniones y cambios de lugares de residencia habitual. INSTRUCCIONES: SOLAMENTE PUEDE APARECER UN COOIGO EN CADA CASILLA, TODOS LOS MESES DE LAS COLUMNAS 1, 3 Y ¿ DEBERAN SER LLENADOS. INFORNACION QUE DEBE SER CUDIFICADA EN CADA COLUMNA: COL. l : Nacimientos, Embarazos, Uso de Ant iconcept ivos N NACIMIENTOS E EMBARAZOS T TERMINACIONES 0 NINGUN METUDO 1PILDORA 12 OIC 2 DIU 11NOV 3 PRESERVATIVO (CONOON) 10 OCT 4 INYECCIONES 09 SEP 5 NORPLANT (IMPLANTES) I OS AGO 6 DIAFRAONA/ESPUMA/JALEA 9 07 JUL 7 ESTERILIZACION FEMENINA 9 06 JUN 8 ESTERILIZACION MASCULINA 2 05 MAY 9 ABSTINENCIA PERIOOICA 04 ABR A RETIRO 03 MAR X OTRO,, 02 FEB (ESPECIFIQUEI 01 ENE Cot .2 : In ter rupc i6n del Uso de te Ant iconcepc i6n 11NOV 1 QUEDO EMBARAZADA MIENTRAS LO USARA 10 OCT 2 QUERIA QUEDAR EMBARAZADA 09 SEP 3 COMPAÑERO DESAPROBABA 1 08 ASO 4 EFECTOS SECUNDARIOS 9 07 JUL 5 PREOCUPACIONES POR LA SALUD 9 06 JUN 6 ACCESO/DISPONIBILIDAD 1 05 MAY 7 QUERIA METODO MAS EFECTIVO 04 ABR 8 INCONVENIENTE DE USAR 03 MAR 9 SEXO INFRECUENTE/COMPAñERO LEJOS 02 FEB C COSTO 01ENE F FATALISTA O DIFICULTAD EN QUEDAR EMBARAZADA/ ~Z DiO MENOPAUSIA 11NOV S OlSOLUCION MATRIMONIAL/ 10 OCT SEPARACION 09 SEP X OTRO I 08 AGO (ESPECIFIQUE) 9 07 JUL Z NO SABE 9 COL.3: Matr imonio /Un i6n x EN UNION (CASADOS VIVIENDO JUNTOS) 0 NO ESTA EN UNION 12 DIC COL.4: Cambios Y s i t ios de Residencia 11NOV X CAMBIO DE RESIDENCIA 10 OCT 1 CIUDAD 09 SEP 2 PUEBLO I 08 ACtO 3 CAMPO 9 07 JUL 8 06 JUN 9 05 MAY 04 ABR 03 MAR 02 FEB 01ENE COLUMNA NUMERO: 12 3 4 o~ JUN ~~l----I---I __~ = ~~ JUN 1 05 MAY MAY 1 , 0, ADR 8~ - - f=f = 8~ ,SR , 9 03 MAR MAR 9 , o2 FEO I~__ - - - - ~« FEO, 01ENE ENE 12 DIC OT 07 OIC 11 NOV 08 . . . . 08 NOV 10 OCT 09 . . . . 09 OCT 09 SEP 10 . . . . 10 SEP 1 08 AGO 11 . . . . 11 AGO 1 9 07 JUL 12 . . . . 12 JUL 9 06 JUN 13 . . . . 13 JUN 9 05 HAY 14 . . . . 14 MAY 3 04 ABR 15 . . . . 15 ABR 03 MAR 16 . . . . 16 MAR OZ FEB 17 . . . . 17 FES 01ENE18~- - ~ ~IS ENE 19 19 DIC 20 - - - - - - i - -20 HOY 21 - - - - - - i - - 21 OCT 22- - - - - - i - - 22 SEP 23 - - - - - - ' - - 23 AGO 24 - - - - - - i - -24 JUL 25 - - - - - - i - - 25 JUN 26- - - - - - i - - 26 MAY 27- - - - - - i - - 27 ABR 28---- --i -- 28 MAR 2 9 - - - - - - i - -29 FEB 30 - - - - - - i - - 30 ENE 12 DIC 51 51 OIC 32 . . . . 32 NOV 33 . . . . 33 OCT 34 . . . . ]4 SEP 35 . . . . ]5 ASO I 36 . . . . 36 JUL 9 37 . . . . 37 JUN 9 38 . . . . 38 MAY I 39 . . . . 39 ABR 40 . . . . 40 MAR 41 . . . . 41 FEB 42 . . . . 42 ENE 44 - - - - - -44 NOV 45 ---- --45 OCT 46 ---- - -46 SEP 47- - - - - - 47 AGO I 48 - - - - - -48 JUL 9 06JUM49---- - - - -«9 ~UB 9 O 05 MAY 50 - - - - ~ - - 50 MAY 0 04 ABR 51 ---- --51 ABR 03 MAR 52 - - - - - - 52 MAR 02 FEB 53 - - - - - - 53 FEB 01ENE 54 ~ - ~ ~ 54 ENE b» 55 DIC 56 . . . . 56 NOV 57 . . . . 57 OCT 58 . . . . 58 SEP 59 . . . . 59 AGO 60 . . . . 6O JUL 61 . . . . 61 JUN 62 . . . . 62 MAY 63 . . . . 63 ABR 64 . . . . 64 MAR 65 . . . . 65 FEB 66--~ ~ ~ --- 66 ENE 1 9 9 2 1 9 8 9 8 1.9 Aspectos Operativos de la ENDSA 94 Entrenamiento del Personal de Campo El entrenamiento al personal de campo se realizó en dos etapas: en la primera se adiestraron 14 candidatas a supervisoras en un curso de dos semanas, seguido de una prueba piloto de los cuestionarios (del 19 al 30 de mayo de 1993) consistente en la entrevista a 200 mujeres entre 15 y 49 años. La experiencia de la prueba piloto permitió efectuar algunos ajustes y modificaciones a los cuestionarios. En una segunda etapa se adiestraron 50 candidatas a encuestadoras, supervisoras y editoras de campo en un curso de 4 semanas de duración entre septiembre y octubre de 1993. En este curso se puso 6nfasis en la importancia de cada pregunta del cuestionario y los procedimientos de entrevista y se realizaron prácticas de prueba en el aula y en el terreno. Al final del entrenamiento se seleccionaron 30 encuestadoras, 8 supervisoras y 8 editoras de campo para conformar 8 equipos de trabajo de campo. Durante la última semana se capacitó en antropometría (peso y talla) a las supervisoras y editoras de campo, entrenamiento que incluyó varias sesiones de estandarización en lo relacionado con la precisión y la exactitud de la medición, y reentrenamiento de quienes lo requirieron. Operación de Campo Para la actualización de la muestra se contó con un equipo en cada departamento, constituido por un supervisor (2 en La Paz y 2 en Santa Cruz), un actualizador y un chofer (generalmente también actualizador). La encuesta de disponibilidad de servicios fue implementada simultáneamente con la actualizaci6n por los mismos supervisores de actualización. Para la recolección de la información de hogares, mortalidad materna y mujeres en edad reproductiva se requirieron 11 equipos, uno para cada departamento y 2 en los casos de La Paz y Santa Cruz. ~ Cada uno estuvo conformado en general por cuatro entrevistadoras, una crítica de campo (encargada de la revisión de los cuestionarios en el mismo terreno), una supervisora (responsable de las mediciones antropométricas y de la conducción del equipo) y un chofer. El personal de campo estuvo constituido, en su gran mayoría, por residentes de las regiones donde se realizaba el trabajo; su adaptación al medio en términos culturales, de clima y ambiente, fue un factor clave para asegurar el contacto con las informantes, lo que permitió evitar el recelo natural que suscitan personas ajenas al lugar. Adicionalmente, el equipo técnico de la ENDSA 94 hizo un seguimiento del trabajo de cada equipo, desplazándose periódicamente a los departamentos. El trabajo de campo se inici6 el 28 de noviembre de 1993, simultáneamente en los 9 departamentos del país y culmin6 el 31 de mayo de 1994, excepto en unas pocas localidades donde el trabajo de campo se terminó a mediados de junio. Digitación, Crítica y Tabulación La primera etapa del procesamiento de la información se implement6 en el terreno, donde las editoras y supervisoras de campo verificaban la consistencia de los cuestionarios, aclarando y corrigiendo errores mediante reentrevistas en el campo. Luego, en la oficina central, los lotes de cuestionarios pasaron por codificación y crítica manual para proceder con la crítica interactiva mediante microcomputadoras, con el programa ISSA (Sistema Integrado para Análisis de Encuestas) desarrollado dentro del programa DHS para el procesamiento de encuestas complejas como la ENDSA 94. ISSA se utiliz6 para completar las siguientes tareas: 5El número inicial de encuestadoras seleccionadas fue insuficiente por lo que se requirió entrenar personal adi- cional durante el trabajo de campo. • Consistencia de rangos y control de flujos y relaciones lógicas entre las variables • Preparación periódica de tabulaciones de control de calidad • Generación de las bases finales de datos a partir de la integración de todos los lotes de cuestionarios • Preparación de tabulaciones de salida La codificación, digitación y crítica (edición) de los cuestionarios se inició a mediados de díciembre de 1993 y se completó el 28 de junio de 1994. Una descripci6n detallada de las actividades de procesamiento y estructura de los archivos generados se encuentra en el Apéndice D. Informes y AB61i~is de la Información El informe preliminar de resultados fue publicado a comienzos de julio de 1994 y presentado ante representantes de USAID/Bolivia, UNICEF y UNFPA en La Paz el 7 de julio. Un informe resumido, cuyo contenido es similar al resumen general de las páginas xxv-xxxIv, se publica simultáneamente con el presente informe. Los resultados de la encuesta de disponibilidad de servicios serin materia de un informe separado, al igual que el análisis detallado de las características de los hogares a partir de la muestra total de 30,113 hogares. El análisis a profundidad del cuestionario de mortalidad materna permitirá la estimación de la mortalidad adulta y el refinamiento del análisis de la mortalidad materna, materia de otro informe. La inclusión en el cuestionario de la ENDSA 94 de un m6dulo de "autopsia verbal" similar al utilizado en 1989, ofrece una oportunidad única para el análisis a profundidad de las causas de muerte en la niñez y su evolución en los últimos afios. La información sobre uso, discontinuaci6n y cambio de métodos recolectada por primera vez en Bolivia con un calendario de eventos permite profundizar en el anålisis de la dinámica anticonceptiva, en términos de tasas de falla, cambio y abandono de métodos. Finalmente, la participación de Bolivia en dos rondas del programa DHS permitirá igualmente la preparación de un informe de tendendas de las principales variables demográficas y de salud. 10 CAPíTULO II CARACTERíSTICAS GENERALES DE LA POBLACIÓN Y DE LAS MUJERES EN EDAD FÉRTIL 2.1 Características de la Población En todas las viviendas de la muestra seleccionada para la ENDSA 94 se aplic6 el cuestionario del hogar en el cual se registraron las características más importantes de cada uno de los miembros del hogar: relación de parentesco con el jefe del hogar, si la residencia es de jure o de facto (de hecho o de derecho), sexo, edad, educación, y asistencia a centros regulares de ens¢iianza. Esa información está disponible para los 26,144 hogares de la muestra total pero la información que se presenta en este capítulo corresponde únicamente a los 10,491 hogares seleccionados para la muestra básica y de los cuales se completaron 9,114 (véase Cuadro 1.2). Los datos que aquí se presentan se refieren fundamentalmente a la residencia de facto, para hacerlos comparables con los que suministran los censos de población que constituyen el marco de referencia obligado para la adecuada interpretación de los cuadros y análisis que se incluyen en este informe. Población por Edad, Sexo y Residencia La distribución de la población de Bolivia por grandes grupos de edad según el censo realizado en 1992 y la ENDSA 94 se presenta en el Cuadro 2.1. La distri- buci6n por edad proveniente se presenta por grupos quin- quenales de edad, sexo y área de residencia en el Cuadro 2.2 y en el Gråfico 2.1 (por edad y sexo). Según el Cuadro 2.1, la estructura de edades que se obtiene en la encuesta concuerda bastante bien con la del censo de 1992. La población boliviana es bastante jóven: el 44 por ciento tiene menos de 15 años, el 52 por ciento está entre los 15 y los 64 y el 4 por ciento cuenta con 65 años o más. La edad mediana es de 18 afios. La composición por edad de la población es muy diferente según las áreas de residencia: en el área urbana el 41 por ciento tiene menos de 15 afios, cifra baja en comparación con el 47 por ciento del área rural (véase el Cuadro 2.1 Poblaciún nor arandes gru¢os de edad Distribueiún porcentual de la población por grandes grupos de edad, seg¿n diversas fuentes Censo ENDSA Grupo de edad 921 94 0-14 41.2 43.5 15-64 54.2 52.2 65 + 4.3 4.2 Sin información 0.3 0.1 Total 100.0 100.0 Edad mediana 19.0 18.2 Razón de dependencia 84.0 91.6 qNE. 1993. Censo Nacional de Población y Vivienda 1992. Resultados Finales. La Paz, Bolivia Cuadro 2.2). El desnivel urbano-rural se invierte en las edades de 15 a 64 años, con 56 por ciento y 48 por ciento, respectivamente. El peso del grupo de 65 años y más es también diferente, 3 y 6 por ciento, respectivamente. Las mujeres en edad fértil (15-49 afios) constituyen el 23 por ciento de la población total y el 45 de la población femenina (ver Cuadro 2.2). En el caso del área rural estos porcentajes son del 20 y 40 por ciento, respectivamente. Los datos hacen evidente la presencia de una migraciún selectiva de mujeres hacia el área urbana, ocasionando que en ella las mujeres en edad fértil eleven su participacíón al 25 por ciento con respecto a la población urbana total y al 49 por ciento con respecto a la población femenina. Estos resultados son importantes de tomar en cuenta para la organización de los servicios que demanda la población, en especial la femenina y la infantil. 11 Cuadro 2.2 Composición de la poblaci6n total por edad, según área de residencia y sexo Distribución porcentual de la población total por grupos quinquenales de edad, según área de residencia y sexo, Bolivia 1994 Edad ,~rea urbana Área rural Total Hombres Mujeres Total Hombres Mujeres Total Hombres Mujeres Total 04 15.0 13.2 14,1 17.6 16.1 16.8 16.1 14.5 15.3 5-9 14.7 12.9 13.7 16.0 15.5 15,8 15.3 14.0 14.6 10-14 13.3 13.0 13.1 15.2 13.4 14,3 14.1 13.2 13.6 15-19 10.4 10.8 10.6 8.1 8.3 8.2 9.4 9.8 9.6 20-~ 8.8 9.5 9.1 6.3 6.4 6,4 7.7 8.2 8.0 25-29 7.3 7.6 7.5 5.2 6.0 5.6 6.4 6.9 6.7 30-34 6.5 7.1 6.8 5.0 5.3 5,2 5.8 6.4 6.1 35-39 5.7 5.9 5.8 4.5 5.1 4.8 5.2 5.6 5.4 4044 4.5 4,7 4.6 4.1 4.3 4.2 4.3 4.6 4.4 4549 3.8 3.4 3.6 4.0 4.2 4.1 3.9 3.8 3.8 50-54 3.3 3.8 3.5 3.4 3.7 3.6 3.3 3.8 3.5 55-59 2.0 2.3 2.2 2.7 3.1 2.9 2.3 2.6 2.5 ~-~ 1.9 2.1 2.0 2.5 2.6 2.6 2.2 2.3 2.2 65~9 1.1 1.4 1.2 1.7 2.1 1.9 1.3 1.7 1.5 70-74 0.9 1.0 1.0 1.6 1.5 1.5 1.2 1.2 1.2 75-79 0.5 0.5 0.5 0.9 0.9 0.9 0.7 0.6 0.7 80+ 0.5 0,7 0.6 1.2 1.3 1.2 0.8 1.0 0.9 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Númerode personas 11,071 11,953 23,024 8,480 8,742 17,222 19,551 20,695 40,246 Gráfico 2.1 Distribución de la Población por Edad y Sexo :HOMBRES: ~ MUJERES 20 15 10 5 0 5 10 15 PORCENTAJE 12 Población por Departamento y Nivel de Urbanización En el Cuadro 2.3 se presenta la distribución de la población de cada uno de los departamentos por nivel de urbanización a partir de los datos obtenidos en el cuestionario del hogar de la ENDSA 94. Según los resultados, el 57 por ciento de la poblaci6n total del país reside en las åreas urbanas del país, el 37 por ciento en las capitales de los departamentos y un 15 por ciento en otras ciudades de más de 10,000 habitantes. La Paz, Oruro, Santa Cruz y Beni/Pando tienen la misma composición urbano-rural que el total del país, pero como lo revela el Cuadro 2.3, con distintos niveles de urbanizaci6n. En el Llano, la poblaci6n urbana de Bcni/Pando cstá uniformcnte distribuida con una ligera concentración en ciudades pequeñas mientras quc la mitad de la población de Santa Cruz se encuentra en la capital. El departamento de La Paz apenas tiene un poco más dc una tercera parte de su población en el área rural, casi el 60 por ciento en ciudades de 10,000 habitantes o más y apenas un 4 por ciento en pueblos. Los departamentos más rurales son Chuquisaca y Potosí con más de dos terceras partes de la población en áreas rurales y el resto primordialmente en la capital o en ciudades pequefias. Cochabamba y Tarija tienen niveles urbano-rurales intermedios, pero en este último departamento una mayor proporción de la población vive en ciudades pequeñas (23 por ciento en comparación con apenas el 4 por ciento en Cochabamba). Cuadro 2.3 Poblaciún total por departamento sefún nivel de urbanizaciún Distribución porcentual de la población total por departamento según nivel de urbanización, Bolivia 1994 Nivel de urbanización Capital Número de depar- Ciudad Area de Departamento tamento pequeña Pueblo rural Total personas ARiplano La Paz 35.5 23.6 t 4.4 36.4 100.0 12,275 Oruro 50.3 3.4 10.3 36.0 100.0 2,557 Potosí 21.7 9.3 2.5 66.5 100.0 4,026 Valle Chuquisaca 28.5 0.0 2.4 69.1 100.0 2,592 Cochabamba 39.1 3.8 5.3 51.8 100.0 7,008 Tarija 29.7 22.8 1.4 46.1 100.0 1,782 Llano Santa Cruz 51.5 10.6 9.6 28.3 100.0 8,501 Beni/Pando 23.2 30.1 13.2 33.5 100.0 1,505 Total 37.9 13.4 5.9 42.8 100.0 40,246 Nota: Ciudades pequeñas son aquéllas con 10,000 o más habitantes y pueblos son comunidades con poblaciún entre 2,000 y 9,999. Rural se refiere a localidades de menos de 2,000 habitantes y áreas dispersas, qncluye 32 UPMs en El Alto y una UPM en una ciudad pequeña 13 Composición de los Hogares El Cuadro 2.4 presenta la distribución porcentual de los hogares por sexo del jefe del hogar y el tamafio y composición del hogar según årea de residencia. Se atgmnenta que la composición del hogar afecta la distri- bución de recursos financieros disponibles para los miembros del hogar, la estructura del gasto, la propensión al ahorro, etc., así como algunos aspectos emocionales de sus inte- grantes. El tamafio del hogar y el sexo del jefe del hogar, por ejemplo, estån asociados fre- cuentemente con diferentes niveles de bienestar familiar. Los resultados que se incluyen en el Cuadro 2.4 indican que, a nivel nacional, el 19 por ciento de los hogares tiene a una mu- jer como jefe. Esta situación está asociada en mayor medida con la forma de relación de pareja que con la mortalidad masculina. Co- mo se podrá ver más adelante (Cuadro 2.10), apenas el 2 por ciento de las mujeres se de- clara viuda, por lo que el abandono de la fa- milia por parte de los hombres sería la prin- cipal razón de la alta proporción de hogares manejados por mujeres, sobre todo tomando en cuenta que el 14 por ciento de las mujeres no tiene uniones sólidas (desde el punto de vista legal) pues sólo tienen un vínculo de convivencia con sus compañeros. Cuadro 2.4 Composiciún de los hogares Distribuciún porcentual de hogares por sexo del jefe, tamafio y composiciún, según área de residencia, Bolivia 1994 Arca de residencia Característica Urbana Rural Total Sexo del jefe del hogar Masculino 79.5 82.7 80.9 Femenino 20.5 17.3 19.1 Tamaflo del hogar Sin residentes habituales 0.6 0.9 0.7 Una persona 7.1 9.3 8.1 Dos 10.8 13.9 12.2 Tres 15.5 14.2 14.9 Cuatro 18.6 15.3 17.2 Cinco 17.8 15.4 16.8 Seis 12.7 10.7 11.8 Siete 7.5 9.2 8.2 Ocho 4.7 5.6 5.1 Nueve y mås 4.6 5.5 5.0 Tamafio promedio 4.5 4.5 4.5 Composiciún del hogar* Un adulto 12.2 15.3 13.5 Dos familiares (sexo opuesto) 39.8 44.9 42.0 Dos familiares (mismo sexo) 3.7 3.4 3.6 Tres o mas adultos relacionados 37.8 33.7 36.0 Otros 5.9 1.6 4.1 Nota: Este cuadro está basado en la poblaci6n de derecho (de jure), es decir, los residentes habituales. IPoblaci6n de 15 afios y m~ís En cuanto al número de personas por hogar, el hogar boliviano consta de 4.5 miembros en promedio y no hay diferencias según åreas de residencia. Casi la mitad de los hogares tiene entre 4 y 6 personas. Tomando en cuenta la pérdida de la capacidad adquisitiva de la población, los altos costos de la construcción y la casi ausencia de un mercado de viviendas para alquilar, sobre todo para las clases populares, el grado de hacinamiento en Bolivia debería ser mayor; no lo es, al menos en relación al tamaño del hogar, porque en las grandes ciudades la gente ha tomado, de hecho, terrenos del estado, o propiedades privadas sin el adecuado saneamiento legal, para construirprecarias viviendas que circundan a las ciudades. El hacinamiento se manifiesta en la falta de servicios y en el promedio alto de personas por dormitorio, como se verá mis adelante en la sección de características de la vivienda. Desde otro punto de vista, la composición de los hogares (considerando sólo a la población de 15 años o mfis) presenta algunas diferencias según el área de residencia. Si bien tanto en el área urbana como rural predomina la pareja (dos familiares de sexo opuesto), en la zona rural es mayor su importancia. Sin embargo, quizá no en la magnitud que se hubiera esperado, el hogar de 3 o más adultos relacionados adquiere gran importancia en la zona urbana. 14 Nivel de Instrucción y As i s tenda a Centros de Enseñanza El nivel de instrucci6n de la poblaci6n de un pais es uno de los factores mås frecuentemente usado en los análisis socio-demográficos por su influencia sobre la conducta reproductiva, el uso de anticoncepci6n, y la salud de los niños, entre otros. Los niveles de instrucción de la población de 6 años o más registrada en el cuestionario del hogar, según edad, área y regi6n de residencia se presentan en el Cuadro 2.5 para la población masculina y en el Cuadro 2.6 para la femenina. En el sistema educativo anterior, tanto el pr imer nivel (primaria) como el segundo (secundaria) constaban de 6 años. En el sistema actual, el nivel básico tiene 5 aiios, el intermedio 3 años y el medio 4 años, para el mismo total de 12 años. Cuadro 2.5 Nivel de instrucción de la voblaci6n masculina de seis años y más Distribución porcentual de la poblaci6n masculina de seis años y más por nivel de instrucci6n alcanzado, según caracterlsticas seleccionadas. Bolivia 1994 Nivel de instrucci6n Número Mediana Sin Inter- Medio No sabe/Sin de de Caracterlstica instrucei6n Básico medio o más información Total hombres años Edad 6-9 24.8 73.5 0.2 0.6 0.8 I(30.0 2,378 1.9 10-14 1.5 58.3 36.1 3.7 0.3 I{30.0 2,755 5.5 15-19 0.9 18.7 26.2 54,2 0.1 I00.0 1,838 9.3 20-24 0.8 20.1 20.7 58.3 0.2 100.0 1,507 10.5 25-29 1.7 19.5 21.7 56.6 0.5 I(30.0 1,249 10.2 30-34 2.2 30.0 17.1 50.5 0.2 I00.0 1,142 9.1 35-39 4.4 34.5 17.9 42.8 0.3 I00.0 1,009 7.7 40-44 6.7 40.8 16.1 35.6 0.8 I{30.0 839 6.3 45-49 9.6 47.3 14.5 28.2 0.4 I(30.0 758 5.4 50-54 14.8 45.1 15.4 24.2 0.6 I{30.0 649 5.1 55-59 20.8 46.6 12.6 Ig.l 0.9 I(30.0 453 4.0 60-64 26.3 41.2 I0.8 21.5 0.3 I00.0 430 3.7 65+ 43.3 33.5 8.6 14.2 0.4 I(30.0 779 2.1 Sin informaci6n 42.5 35.1 0.0 0.0 22.4 I00.0 II 0.9 /[rea Urbana 5.0 33.0 18.8 42.8 0.4 I00.0 9,085 7.9 Rural 15.9 53.5 18.6 11.6 0.5 I00.0 6,711 4.3 Regi6n Altiplano 9.6 38.5 18.3 33.1 0.6 I00.0 7,411 6.2 Valle I 1.4 47.9 17.0 23.3 0.3 I00.0 4,423 5.2 Llano 7.8 40.5 21.4 29.9 0.4 100.0 3,963 6.2 Departamento La Paz 8.1 35.1 19.1 37.3 0.5 100.0 4.860 6.9 Oruro 6.4 42.1 18.5 32.9 0.1 100.0 1,017 6.2 Potosí 16.5 47.2 15.6 19.7 1.0 100.0 1,534 4.4 Chuquisaca 21.2 52.7 11.3 14.7 0.1 100.0 1,057 3.9 Cochabamba 7.6 45.4 19.5 27.2 0.3 100.0 2,668 5.7 Tarija 11.3 50.5 16.4 21.6 0.2 100.0 698 5.0 Santa Cruz 7.5 39.9 22.0 30.3 0.3 I00.0 3,355 6.3 Beni/Pando 9.3 43.8 18.3 27.5 1.2 I00.0 607 5.7 Total 9.7 41.7 18.7 29.5 0.4 100.0 15,797 5.9 Nota: Este cuadro está basado en la población de hecho (de facto) 15 La comparación de las medianas de los Cuadros 2.5 y 2.6 indica que existen todavía diferencias en el acceso a la educación de hombres y mujeres: medianas de 5.9 y 4.7 versus 5.1 a nivel general. Esta diferencia es más grande entre quienes nacieron antes de 1960, pero se ha venido reduciendo en las nuevas generaciones, hasta casi desaparecer entre los nacidos a partir de finales de los afios 70. El gran grueso de personas sin instrucción está construido por mujeres; la proporción sin instrucción entre las mujeres es 1.8 veces mayor que entre hombres, aunque este desnivel casi desaparece entre quienes tienen de 10 a 19 años de edad. Cuadro 2.6 Nivel de instrucci6n de la poblaci6n femenina de seis años y más Distribuci6n porcentual de la poblacidn femenina de seis afios y mås por nivel de instrucci6n alcanzado, según características seleccionadas, Bolivia 1994 Nivel de instrucci6n Número Mediana Sin Inter- Medio Na sabe/Sin de de Caracterlstica instrucción Båsico medio o mås informaci6n Total mujeres afios Edad 6-9 26.6 72.2 0.3 0.3 0.6 100.0 2,293 1.8 10-14 2.2 57.9 35.7 3.7 0.5 100.0 2,726 5.5 15-19 2.7 2g.1 22.7 46.5 0.[ 100.0 2,021 8.6 20-24 5.1 31.6 17.6 45.7 0.0 100.0 1,694 8.3 25-29 7.1 34.6 16.7 41.5 0.1 100.0 1,436 7.4 30-34 11.6 39.2 14.0 35.1 0.2 100.0 1,320 5.9 35-39 17.9 44.0 10.3 27.5 0.3 100.0 1,155 4.7 40-44 25.4 39.9 10.1 24.4 0.2 100.0 945 3.6 45-49 37.3 37.6 9.2 15.3 0.6 100.0 778 2.5 50-54 45.1 26.4 11.6 16.2 0.8 100.0 776 2.2 55-59 58.2 28.5 3.4 9.3 0.7 100.0 543 0.0 60-64 62.1 18.7 7.1 11.8 0.3 100.0 474 0.0 65+ 71.9 13.9 5.3 7.9 1.0 100.0 927 0.0 Sin información 85.4 11.0 0.0 0.0 3.5 100.0 12 0.0 Área Urbana 11.1 35.9 18.0 34.7 0.5 100.0 10,048 6.4 Rural 33.0 49.7 11.8 5.2 0.3 100.0 7,050 2.8 Región Altiplano 22.6 39.7 14.3 22.9 0.5 100.0 8,172 4.5 Valle 23.6 43.8 12.9 19.5 0.2 100.0 4,851 4.0 Llano 11.0 42.5 20.8 25.4 0.4 100.0 4,075 5.7 Departamento La Paz 18.6 39.9 15.4 25.6 0.5 100.0 5,277 5.1 Oruro 19.3 43.5 13.7 23.5 0.0 100.0 1,120 4.5 Potosi 36.7 36.8 11.3 14.4 0.8 100.0 1,774 2.8 Chuquisaca 35.1 43.0 8.2 13.6 0.1 100.0 1,072 3.0 Cochabamba 19.9 44.2 14.4 21.3 0.2 100.0 3,023 4.5 Tarija 21.9 43.4 13.5 20.9 0.3 100.0 756 4.3 Santa Cruz 10.5 41.8 21.3 26.1 0.3 100.0 3,484 5.8 Beni/Pando 14.0 46.1 17.7 21.3 0.8 100.0 591 5.1 Total 20.1 41.5 15.4 22.5 0.4 100.0 17,098 4.7 Nota: Este cuadro esUí basado en la poblaci6n de hecho (de facto).Las cifras para las edades 15J,9 incluyen las mujeres entrevistadas y no entrevistadas. 16 A nivel departamental, los mayores niveles de analfabetismo se encuentran en Potosí y Chuquisaca (37 y 35 por ciento respectivamente) y los menores en los departamentos del Llano (14 por ciento en promedio). Apenas el 14 por ciento de las mujeres de Cbuquisaca y Potosi tienen nivel medio o mayor de instrucci6n en comparación con más del 20 por ciento en el resto de Bolivia. Aparte del nivel de instrucción, el cual refleja la educación adquirida por la población a través del tiempo, es importante analizar los niveles de asistencia escolar por parte de la población de ó a 24 afios. Según el Cuadro 2.7 el 86 por ciento de la población de 6 a 15 afios asistea la escuela o a otros centros de ensefianza regular, sin observarse diferencias importantes por sexos, pero si entre áreas urbana y rural. Estos datos reflejan, por una parte el déficit de cobertura del sistema educativo boliviano y por otra el abandono de los estudios entre quienes tienen de 11 a 15 años. Si bien es cierto que apenas alrededor del 2 por ciento de la poblacion en ese grupo no tiene ningún nivel de instrucción (Cuadros 2.5 y 2.6), el 17 por ciento no asistea la escuela (Cuadro 2.7). La cifra correspondiente al ámbito rural es 28 por ciento. Emre los 16 y los 20 años, el 48 por ciento asistea algún centro de enseñanza. Esta cifra esconde en parte el retraso en la culminación de los estudios secundarios, pero considera en gran medida la concurren- cia a centros de instrucción superior en el área urbana. Cuadro 2.7 Asistencia escolar en la eoblaci6n total Porcentaje de la población total que asistea la escuela o a algún centro de ensefianza regular, por grupos de edad. según sexo y :~rea de residencia, Bolivia 1994 Hombres Mujeres Total Área Área Área Área Área Área Grupo de edad urbana rural Total urbana rural Total urbana rural Total Población 6-15 92.1 84.0 88.4 90.3 76.0 84.0 91.2 80.1 86.2 6-10 91.3 88.0 89.7 91.1 86.6 89.0 91.2 87.3 89.4 11-15 93.0 79.4 86.9 89.5 63.2 78.6 91.2 71.6 82.8 Poblaci6n 16-24 52.3 23.7 41.9 44.6 11.5 33.3 48.2 17.4 37.4 16-20 65.5 34.9 54.2 57.1 17.1 42.8 61.0 25.6 48.2 21-24 33.4 6.2 23.9 26.6 1.9 18.8 29.8 4.1 21.2 Nota: Este cuadro estå basado en la poblaci6n de hecho (de facto). 17 Caracterist icas de la Vivienda La disponibilidad y acceso a servicios básicos adecuados tales como agua, electricidad y servicio de alcantarillado para eliminación de excretas se encuentra asociada con mejores condiciones de supervivencia de la población y de los niños en particular. La informaci6n recogida en el cuestionado del hogar de ENDSA 94 permite conocer la disponibilidad de los servicios básicos en la vivienda boliviana en 1994. El Cuadro 2.8 permite apreciar que dos terceras partes de los hogares bolivianos cuenta con la energía eléctrica en sus viviendas; que en el área urbana todavía hay un déficit del 7 por ciento y que en el área rural este servicio sólo llega a 1 de cada 4 viviendas. Así mismo, a nivel nacional el 63 por ciento accede de alguna manera al agua potable (considerando las conexiones dentro o fuera de la vivienda, los vecinos y aún en pilas públicas); en el área urbana el 78 por ciento de las viviendas dispone de conexiones directas del servicio en sus domicilios; en el årea rural se usa más el agua de pozo (33 por ciento) o de río o manantial (33 por ciento). El 32 por ciento de las viviendas tiene la posibilidad de usar inodoros, ya sea conectado al alcantarillado o a cámara séptica. El servicio conectado al alcantarillado estå al alcance del 41 por ciento de las viviendas del årea urbana; en el área rural lo más común (62 por ciento de los hogares) es la eliminación de las excretas en el campo por no haber el servicio (véase el Gráfico 2.2). En las viviendas del 41 por ciento de los hogares predominan los pisos de tierra. Esta situación es más crítica en el área rural donde el 72 por ciento de los hogares se encuentra en tal estado. En el área urbana es leve porque el 78 por ciento de los hogares tiene pisos de mate- rial noble (madera, mosaico, cerámica, cemento o ladrillo). Cuadro 2.8 Caracterlsticas de la vivienda Distribuci6n porcentual de hogares por caracteristicas de la vivienda, según área de residencia, Bolivia 1994 Área de residencia Caractertstica de la vivienda Urbana Rural Total Con electricidad 93.0 26.5 64.1 Disponibilidad de agua Agua de tuberla 77.5 23.4 54.0 Pila pública 7.4 8.1 7.7 Vecino (potable) 1.3 0.3 0.9 Vecino (sin especificar) 3.0 1.2 2.2 Agua de pozo 5.4 33.3 17.5 Rio, lago, vertiente 1.0 32.6 14.7 Carro repartidor 4. I 0.5 2.5 Otro 0.1 0.4 0.2 Sin información/No sabe 0.2 0.2 0.2 Total 100.0 100.0 100.0 Tipo de servicio sanitario Inodoro (alcantarilla) 40.6 1.6 23.6 Inodoro (pozo s6ptico) 13.7 2.5 8.8 Letrina, pozo negro 19.2 33.0 25.2 No hay, matorral, campo 26.0 62.4 41.8 Sin informaci6n/No sabe 0.5 0.6 0.5 Total 100.0 100.0 100.0 Material del piso Madera 16.0 1.6 9.7 Mosaico/baldosas 7.4 1,1 4.7 Ceråmica 3.8 1, I 2.6 Cemento 4 I. 1 17.6 30.9 Ladrillo 9.8 2.2 6.5 Piso natural 16.9 71.9 40.8 Piso rúsftco 4.3 4.0 4.2 Otro 0.3 0.2 0.3 Sin informaci6n 0.4 0.3 0.3 Total 100.0 100.0 100.0 Personas por dormitorio 1-2 52.7 41.6 47.9 34 29.2 33.4 31.0 5-6 12.8 16.6 14.4 7 + 4.7 7.9 6.1 Sin informaci6n 0.6 0.5 0.6 Total 100.0 100.0 100.0 Promedio por dormitorio 3.0 3.4 3.2 Número de hogares 5,151 3,963 9,114 18 Por otro lado, el número de personas por dormitorio puede usarse como indicador de hacinamiento. Como se aprecia en el Cuadro 2.8, el pro- medio depersonas por dormitorio es de 3.2 para el total del país, un poco más en los hogares del área rural en compa- ración con los hogares urbanos (3.4 versus 3.0). En el 52 por ciento de los hogares los cuartos de dormir tienen que ser compartidos por lo menos entre 3 personas. En el área rural este porcen- taje sube casi al 60, pero en este caso el mayor hacinamiento se debería a las costumbres de la población, más que a la falta de espacio o recursos, por el tipo de material normalmente empleado en la construcción. La proporción de hogares con conexión a servicios básicos en cada una de las regiones y departamentos se presenta en el Gráfico 2.2. Menos del 40 por ciento de los hogares tienen electricidad en Chuquisaca y Potosí. Si se exceptúan La Paz y Oruro, menos de la mitad de los hogares tienen acceso a agua potable, apenas el 13 por ciento en Santa Cruz. Una p~oporción muy re- ducida de hogares tiene servicio sani- tario conectado al alcantarillado y en Beni/Pando este servicio es práctica- mente inexistente. Bienes de Consumo Duradero Además de las necesidades bási- cas analizadas anteriormente como indicadores de los niveles de bienestar en la población, estos niveles pueden ser medidos también según la dis- ponibilidad de electrodomésticos, tales como radio, televisor y refrigerador. El Cuadro 2.9 contiene la distribución de hogares según la disponibilidad de estos bienes. Gráfico 2.2 Proporción de Hogares con Conexión a Servicios Básicos por Departamento 0 La Paz 20 40 60 80 Oruro Potosí Chuquisaca Cochabamba ¿ Tarija Santa Cruz Beni/Pando 0 20 40 60 Porcentaje de Hogares 80 Cuadro 2.9 Bienes de consumo duradero Porcentaje de hugares conbienes de consumoduraderoespecífieos,por área de residencia, Bolivia 1994 Área de residencia Bien duradero Urbana Rural Total Radio 92.2 68.6 81.9 Televisi6n 82.5 14.9 53.1 Refrigerador 41.4 7.3 26.6 Número de hogares 5,151 3,963 9,114 Los hogares bolivianos tienen acceso a los medios de comunicación hablada en una proporción razonable, aunque con mayor fuerza en el área urbana, donde el 92 por ciento cuenta con aparatos de radio y el 83 por ciento con televisores. En el área rural el medio más común es la radio. Estos datos, además de mostrar el grado de equipamiento de los hogares también son útiles para el diseño de campañas educativas. 19 2.2 Características de las Mujeres en Edad Fértil Características Generales En el Cuadro 2.10 se presentan algunas características seleccionadas de las mujeres entrevistadas, las cuales se consideran de vital importancia para interpretar los re- sultados que se presentan en este informe. Allí se observa que el 63 por ciento vive en áreas urbanas, casi la mitad en el Altiplano boliviano y prácticamente una tercera parte en el departamento de La Paz. Casi el 55 por ciento de las mujeres en edad fértil son menores de 30 años. En cuanto al estado civil, el 62 por ciento se declaró en unión. Una de cada 5 mujeres en unión (22 por ciento) se encuentra en convi- vencia, lo que constituye un problema desde el punto de vista de la estabilidad del hogar y de la protección de la mujer y del niño. Las mujeres entrevistadasinformaron que el español, o castellano, es el idioma uti- lizado habitualmente en el "72 por ciento de los hogares. En el resto se habla el quéchua (16 por ciento) y el aymara (10 por ciento). Otras lenguas aborígenes como el guaraní no tienen mayor importancia a nivel nacional, aunque sí a nivel regional (la utilización del guaranl es importante en el Chaco de Santa Cruz y Chuquisaca). En general, en los hogares donde se habla lenguas nativas también se habla el español, sobre todo entre las personas más jóvenes. Sobre el particular cabe señalar que en Bolivia la educación se brinda en el idioma español y que la proporci6n de población femenina de 15 a 24 años que no tienen instrucción es muy baja, como se verá en forma detallada en la siguiente sección. Cuadro 2.10 Mujeres en edad f6rtil según caracteristicas seleccio- nadas Distribución porcentual de mujeres en edad f6rtil por caracterlsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Número de mujeres Porcen- taje Pon- Sin Característica ponderado derado ponderar Edad 15-19 21.0 1,805 1,823 20-24 17.9 1,544 1,516 25-29 15.6 1,346 1,359 30-34 14.8 1,273 1,261 35-39 12.5 1,079 1,085 40-44 9.8 843 847 45-49 8.3 714 7t2 Estado conyugal Soltera 30.3 2,610 2,609 Casada 48.3 4,153 4,060 En uni6o 13.7 1,181 1,267 Viuda 2.1 177 175 Divorciada 0.9 75 74 Separada 4.6 395 407 • Sin información 0.1 12 11 Area Urbana 62.5 5,378 5,378 Rural 37.5 3,225 3.225 Región Altiplano 48.0 4,128 3,866 Val~ 27.5 2,368 2,568 Llano 24.5 2,107 2,169 Departamento La Paz 32.2 2,773 2,079 Oruro 6.1 522 957 Potosl 9.7 833 830 Chuquisaca 5.6 479 730 Cochabamba 17.4 1,494 834 Tar~a 4.6 395 1,004 Santa Cruz 21.3 1,833 1,509 Beni/Paodo 3.2 274 660 Nivel de instrucci6n Sin instrucci6n 12.1 1,039 1,094 Båsico 35.7 3,071 3,065 Intermedio 15.6 1,345 1,335 Medio o más 36.6 3,147 3,109 Idioma Español 72.4 6,225 6,512 Aymara 9.8 839 700 Qu6chua 16.4 1,412 1,275 Guaranl 0.3 22 23 Sin informaci6n/No sabe 1.2 102 89 Total 100.0 8,603 8,603 20 La distribución de las mujeres en edad fértil por nivel de urbanización dentro de cada departamento que se presenta en el Cuadro 2.11 es similar a la de la población total del Cuadro 2.3 pero con una mayor concentración de las mujeres en las capitales y ciudades pequeilas y menos en el área rural, excepto en los departamentos de Cochabamba y Potosí donde la composición es bastante similar a la de la población total. Las mujeres en edad fértil en Santa Cruz, Beni/Pando, Oruro y La Paz se concentran básicamente en el área urbana: apenas el 22 por ciento de las mujeres de Santa Cruz residen en áreas rurales y alrededor del 30 por ciento en los otros departamentos, en contraste con alrededor del 60 por ciento en Potosí y Chuquisaca. Los departamentos mås balanceados en t6rminos de urbanizaci6n tanto para la población total como para mujeres de 15-49 son Beni y Pando. Cuadro 2.11 Mujeres en edad f6rtil por departamento según nivel de urbanización Distribuci6n porcentual de la poblaci6n de mujeres en edad f6rtil por departamento según nivel de urbanizaei6n, Bolivia 1994 Nivel de urbanización Capital Número de depar- Ciudad Arca de Departamento tamento pequeña Pueblo Rural Total personas Altiplano La Paz 39.1 24.0 ~ 4.5 32,4 1130.0 2,773 Oruro 56.6 4.1 10,3 28.9 100.0 522 Potosí 24,8 10.2 2.5 62.4 100.0 833 Valle Chuq,uisaea 37.0 0.0 2.7 60.3 100.0 479 Cochabamba 42.1 4.4 4.6 48.9 100.0 1,494 Tarija 33.4 26.6 1.4 38.6 100.0 395 Llano Santa Cruz 58.5 10.3 8.9 22.2 100.0 1,833 Beni/Pando 26.5 31.7 13.6 28.2 100.0 274 Total 41.1 15.7 5.7 37.5 100.0 8,603 Nota: Ciudades pequefias son aqu611as con 10,000 o más habitantes y pueblos son comunidades con poblaci6n entre 2,000 y 9,999. Rural se refiere a localidades de menos de 2,000 habitantes y áreas dispersas. q ncluye las mujeres entrevistadas en 32 UPMs en El Alto y una UPM en una ciudad pequeña Nivel de Instrucción de las Entrevistadas Un hecho bastante conocido es que el nivel de educación de las mujeres influye de manera prepon- derante en sus actitudes y prácticas relacionadas con la salud y el comportamiento reproductivo, sus actitudes hacia el tamaño ideal de la familia y la práctica de la planificación familiar. Por otro lado, el nivel de instrucción está positivamente asociado con la situación socioeconómica. Esta, a su vez, determina la demanda de servicios de salud y planificación Pamiliar. Dada la importancia de este factor, se analiza a continuación el nivel de educación y otras características de las mujeres entrevistadas en la ENDSA 94. 21 Del Cuadro 2.12 se desprende que ha habido un mejoramiento sustancial en los niveles educativos de la mujer boliviana. El porcentaje de MEF sin instrucci6n ha bajado de 18, en 1989, a 12 en 1994 y el porcentaje con educación media o más ha aumentado del 31 al 37 por ciento. Los cambios en los niveles de instrucci6n y en la urbanización son importantes para explicar las variaciones encontradas en muchas de las variables investigadas, resultados que se presentan más adelante. Como es de esperarse, el nivel educativo entre las mujeres residentes en áreas rurales es marcadametae inferior al de aquellas con residencia urbana, quienes tienen una probabilidad casi 5 veces mayor de haber alcanzado educación media o de no tener ninguna. Cuadro 2.12 Nivel de iustrucci6n de las muieres en edad f6rftL Por cara¢teristicats seleccionadas Distribución porcentual de las mujeres en edad fértil por nivel de instrucci6n, según caracterfsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Característica Nivel de instrucción Número Sin Inter- Medio de instrucción Båsico medio o mås Total mujeres Edad 15-19 2.6 27,6 22.5 47.3 100.0 1,805 20-24 5.1 31,7 18.2 45.0 100.0 1,544 25-29 6.8 36.0 17.0 40.2 100.0 1,346 30-34 11.4 39.0 14.4 35.2 100.0 1,273 35-39 18.0 45.0 I0.I 26.9 I00.0 1,079 40-44 26.4 40.1 9.5 24.1 100.0 843 45-49 36.6 39.3 8.0 16.1 100.0 714 Årea Urbana 5.1 26,4 15.9 52.6 I00.0 5,378 Rural 23.6 51.3 15.2 9.9 100.0 3,225 Regi6u Altiplano 13.9 35.6 14.0 36.4 100.0 4,128 Valle 15.0 39.9 12.3 32.8 100.0 2,368 Llano 5.2 31.2 22.5 41.1 t00.0 2.107 Departamento La Paz 10.1 36.4 14.9 38.5 100.0 2,773 Oruro 7.7 35.0 14.0 43.3 100.0 522 Potosi 30.2 33.4 11.2 25.2 100.0 833 Chuquisaca 27.8 39.3 8.2 24.7 I00.0 479 Cochabamba ll.0 40.8 13.1 35.1 I00.0 1,494 Tarija 14.5 37.1 14.4 34.0 10(3.0 395 Santa Cruz 5. I 30.5 22.6 41.8 I00.0 1,833 Beni/Pando 6.1 35.9 21.7 36.4 I00.0 274 Total 12.1 35.7 15.6 36.6 100.0 8,603 Nota: Este cuadro está basado en la población de hecho (de facto). 22 Igualmente, existen grandes diferencias entre los departamentos (véase el Gráfico 2.3). Tanto en Potosí como en Chuquisaca 1 de cada 3 muje- res no tiene instrucción y apenas 1 de cada 4 alcanza el nivel medio. Al otro extremo se encuentra el Llano (Santa Cruz, Beni y Pando) y Oruro (en el Altiplano) con porcentajes relativa- mente bajos de mujeres que no tienen instrucción (menos del 10 por ciento) y con más del 40 por ciento que han al- canzado al menos el nivel medio de ins- trucción. Acceso a los Medios de Comunicación El acceso a los medios de co- municación es muy importante porque complementa las enseñanzas recibidas en la educación formal y permite la transmisión de conocimientos sobre as- pectos de salud, saneamiento ambien- tal y planificación familiar, aparte que muestra formas de vida y hábitos em- pleados en otras sociedades, ya sea en series, telenovelas o radionovelas, o ar- tículos periodísticos. Adicionalmente Gráfico 2.3 Nivel de Instrucción de las Mujeres en Edad Fértil por Región y Departamento i BOLtVIA AItiplano m Valle Llano L~ paz Oruro Potosí Chuquisaoa Coehab~trnba Tafija Santa Cruz 8enijPando 0 20 40 60 80 100 mSin instrucción ~Nivel básico ~ Nivel intermedio ~Medio o más / J los medios de comunicación suplen de alguna manera la falta de educación sexual e información sobre planificación familiar de los jóvenes cuyos padres eluden abordar el tema. En la ENDSA 94 se preguntó a las entrevistadas si leían periódicos o revistas, y si escuchaban la radio o veían televisión por lo menos una vez a la semana. El Cuadro 2.13 contiene la distribución de mujeres en edad fértil por acceso a dichos medios de comunicación, según características seleccionadas. El medio de comunicación más difundido y, por tanto, más asequible es la radio; el 75 por ciento de las MEF escucha radio por lo menos una vez a la semana y el 62 por ciento miran televisión. La lectura de periódicos se ubica a cierta distancia con apenas el 41 por ciento. La exposición a los medios de comunicación es más alta en las jóvenes y disminuye en las edades mayores; el descenso es más acentuado en el caso de la lectura de periódicos, explicado en parte porque, a diferencia de la radio y la televisión, la lectura no puede ser realizada simultáneamente con otras actividades domésticas que consumen buena parte del tiempo de las mujeres. Por otro lado, la lectura de periódicos es más sensible a la variable educación, que los otros medios. A su vez esta asociación tiene relación con las diferencias que se presentan entre las regiones y departamentos, a lo que se suma la capacidad adquisitiva de los hogares que impide tener acceso a la televisión por sus costos mayores. 23 Como se puede observar en el Cuadro 2.13, la radio es más escuchada en el Altiplano y, principalmente, en los departamentos de La Paz (84 por ciento) y Oruro (79 por ciento). La lectura de peri6dicos es marcadamente mayor en el Llano, por la importancia de Santa Cruz, donde el 62 por ciento de las mujeres en edad fértil leen el periódico al menos una vez a la semana. A Santa Cruz le siguen en importancia, aunque bastante lejos, Oruro y La Paz. Al otro extremo se en- cuentran Potosí y Chuquisaca, donde me- nos de 1 de cada 5 mujeres respondióleer el peri6dico. Por otro lado, conforme aumenta el nivel de ínstrucción lo hace también el acceso a los medios de comunicaci6n e información como la lectura de pe- ri6dicos (naturalmente las mujeres en edad fértil sin instrucción casi no leen e!. peri6dico), como el ver televisi6n y es- cuchar la radio. Las diferencias según el nivel de instrucción son más importantes en la lectura de los peri6dicos y en ver televisión, por supuesto que estas dife- rencias están muy relacionadas con el poder adquisitivo de los hogares, que estå estrechamente ligado al nivel de instruc- ción. Cuadro 2.13 Acceso a medios masivos de comunicaci6n Porcentaje de mujeres en edad fértil que leen el periódico, miran televisión o escuchan la radio por lo menos una vez a la semana, por características seleccionadas, Bolivia 1994 Leen Escuchan Número periódico Miran la de Caracterlstica o revista televisi6n radio mujeres Edad 15-19 44.1 66.4 79.2 1,805 20-24 47.0 66.0 77.8 1,544 25-29 41.3 64.9 75.2 1,346 30-34 43.8 63.9 75.0 1,273 35-39 37.6 58.4 70.4 1,079 40-44 33.4 54.9 70.8 843 45-49 25.6 48.1 66.8 714 ~ki'ea Urbana 58.5 87.0 84.6 5,378 Rural 11.1 20.6 58.3 3,225 Regi6n Altiplano 36.6 58.8 79.5 4,128 Valle 31.7 57.1 70,5 2,368 Llano 59.1 74.1 70.1 2,107 Departamento La Paz 39.7 63.5 83.6 2,773 Oruro 49,4 67.1 79.4 522 Potosi 18.1 37.7 65.9 833 Chuquisaca 19.2 37.0 61.1 479 Cochahamba 34.7 60.6 72.9 1,494 Tarija 35.6 68.6 73.0 395 Santa Cruz 62.3 76.7 70.7 1,833 Beni/Pando 37.6 57.0 66.4 274 Nivel de instrucción Sin instmcci6n 1.3 19.0 48.7 1,039 Båsico 21.1 45.1 68.3 3,071 Intermedio 42.5 65.9 75.9 1,345 Medio o mås 72.2 91.3 89.2 3,147 Total 40.7 62.1 74.7 8,603 24 CAPíTULO III FECUNDIDAD La fecundidad es una de las variables demográficas más importantes para evaluar la tendencia de crecimiento de la población. Existe evidencia que la fecundidad está descendiendo paulatinamente en Bolivia, pero su nivel es todavía elevado en algunas zonas del país donde las condiciones de vida son más deprimidas. La reducción de la fecundidad es considerada importante en las actuales circunstancias porque constituye parte de la estrategia para la disminución de la mortalidad infantil y materna. En ENDSA 94 se recolectó información detallada sobre el comportamiento reproductivo de la mujer. Para cada entrevistada se cuenta con datos sobre la historia de nacimientos: el número de hijos nacidos vivos, la fecha de nacimiento y el sexo de cada uno de los hijos, su condición de supervivencia al momento de la entrevista y la edad al morir de los fallecidos. Esta información permite obtener estimaciones de los niveles actuales y las tendencias de la fecundidad y la mortalidad. Este capítulo consta de cinco secciones. En la primera se describe la fecundidad actual, sus diferenciales según características de la entrevistada y las tendencias durante los últimos veinte años (1974- 1994). Luego se analiza la fecundidad acumulada, en términos del promedio de hijos nacidos vivos y sobrevivientes de todas las mujeres y de aquellas alguna vez unidas. Las secciones tres y cuatro examinan dos variables claves en el estudio de la fecundidad: intervalos entre nacimientos y la edad al primer nacimiento. La última sección describe las características más importantes relacionadas con la fecundidad de las adolescentes. 3.1 Niveles, Diferenciales y Tendencias de la Fecundidad La estimación del nivel de fecundidad más reciente estå referido a los tres años precedentes a la encuesta (1991-1994) por lo que los resultados así obtenidos estarían centrados hacia mediados o finales del año 1992. l Es conveniente el empleo de un período de referencia de tres años por que así se atenúan las fluctuaciones aleatorias que pueden afectar los valores anuales, se reducen los errores muestrales al tener una muestra de mayor tamaño, y se evitan los sesgos por el olvido de hechos ocurridos más tiempo atrás. En el Cuadro 3.1 se presentan las tasas de fecundidad para el período 1991-1994 por edad y por área de residencia. Un indicador sintético de los niveles de fecundidad que facilita las comparaciones es la tasa global de fecundidad. Este indicador combina las tasas específicas de fecundidad calculadas para cada uno de los grupos de edad para el período seleccionado y puede ser interpretada como el promedio de hijos nacidos vivos que tendrían las mujeres durante toda su vida reproductiva, si las tasas de fecundidad por edad obtenidas para el período bajo estudio se mantuviesen invariables en el tiempo. La tasa global de fecundidad para el total de la población boliviana para el período 1991-1994 es de 4.8 hijos por mujer. Otros indicadores calculados son la tasa de fecundidad feneral, la cual muestra que anualmente ocurren, en promedio, 163 nacimientos por cada mil mujeres de 15 a 44 años, y la tasa bruta de natalidad, la cual señala que anualmente ocurren en Bolivia, en promedio, 34 nacimientos por cada mil habitantes. ]La operación de campo de la encuesta se desarrolló entre el 28 de noviembre de 1993 y el 31 de mayo de 1994 y por lo tanto los tres años de referencia comprenden båsicamente desde comienzos de 1991 hasta comienzos de 1994. 25 La estructura de la fecundidad por edades de la población boliviana pertenece al grupo de países con fecundidad de cús- pide temprana (mayor fecundidad en el gru- po 20-24 años), aunque la tasa para el gru- po 25-29 está muy próxima. Como en el pasado reciente la cúspide era de tipo dilatado, la evolución es indicativa de cambios que están ocurriendo en el nivel y la estructura de la fecundidad. Las diferencias urbano-rural de la fecundidad son apreciables, tanto en el nivel como en la estructura por edad (véase el Gráfico 3.1). En el Cuadro 3.1 se puede coneiuir que si se mantienen ias actuales tasas de fecundidad por edad, las mujeres de las áreas rurales tendrían al final de su vida reproductiva 2.5 hijos más que las mujeres de residencia urbana. Estas di- ferencias se expresan también en la estruc- tura de la fecundidad. Así, mientras la fe- cundidad del área urbana es de cúspide temprana, la del área rural es de tipo dila- tado (con mayor tasa en el grupo 25-29). La ENDSA 94 muestra importantes diferenciales en los niveles de fecundidad por área, región, departamento y nivel de instrucción, presentados en el Cuadro 3.2. Todavía existen subgrupos poblacionales con niveles de fecundidad excesivamente elevados, especialmente las mujeres sin instrucción cuya tasa global de fecundidad se estima en 6.5 hijos, aún mayor que la de las mujeres residentes en las áreas rurales. Las mujeres sin instrucción ten- drían, al final de su vida reproductiva, casi cuatro hijos más que aquéllas con educa- ción media o más. Los departamentos que presentan las mayores tasas son Beni/Pando, Chuqui- saca y Potosí con niveles alrededor de 5.5. Las menores tasas se encuentran en Oruro y Santa Cruz, con un hijo menos. Cuadro 3.1 Niveles de fecundidad Tasas específicas por edad, tasas acumuladas de fecundidad y tasa bruta de natalidad para los tres años que precedieron la encuesta, por área de residencia, Bolivia 1994 Área de residencia Grupo de edad e indicador Urbana Rural Total Edad 15-19 80 119 94 29-24 207 272 229 25-29 189 290 227 30-34 147 253 185 35-39 96 202 138 40-44 42 91 64 45-49 4 30 16 Tasa global de fecundidad ~ 3.8 6.3 4.8 3.8 6.1 4.7 idad genera£ 135 209 163 tatafidad » 32 37 34 nujeres 40-49 4.9 6.4 5.6 e fecundidad está expresada en nacimientos por mujer tndidad general (nacimientos dividido por número de mujeres 1>44) está expresada en nacimientos por 1,000 mujeres 3La tasa de natalidad está expresada en nacimientos por 1,000 habitantes Gráfico 3.1 Tasas Específicas de Fecundidad según Area de Residencia 300 Nacimientos Anuales (por 1,000 mujeres) 250 200 150 100 50 O .~ J'¿'reaRutal ~~;Área Urbana ii/ "~ 15-10 20-24 25-29 80-34 35-39 40-44 45-49 Edad de la Mujer al Nacer el Hijo ]300 250 - 200 150 100 50 - 0 26 Las diferencias en los niveles de fecundidad por lugar de residencia son todavía alarmantes. El nivel de la fecundidad en el área urbana va desde un mínimo de 3.6 hijos por mu- jer en el departamento de Tarija hasta 5.2 en Beni/Pando, para una diferencia de 1.6 hijos. En todos los departamentos la fecundidad de la zona rural está por encima de 6 hijos y va desde 6.0 en La Paz y Potosí hasta una máximo de 7.2 en Santa Cruz. Los departamentos del Llano (Santa Cruz y Beni/Pando) presentan los mayo- res niveles de fecundidad del país (7.1 hijos en promedio). Esto implicaría que existe una dife- rencia de 3.6 hijos entre los niveles de fe- cundidad más altos (áreas rumies de Santa Cruz) y los más bajos (áreas urbanas de Tarija). En el Cuadro 3.2 también se comparan las tasas globales de fecundidad con la paridez promedio de las mujeres entre 40-49 años y en el Gráfico 3.2 se contrastan las diferencias por región y departamento. De esta forma es posible identificar grupos poblacionales en los cuales hay evidencia de reducciones importantes en los niveles de fecundidad, al igual que grupos en los cuales la fecundidad no ha empezado a des- cender. Asípor ejemplo, el promedio de nacidos vivos para el área rural (no incluido en el Cua- dro 3.2) es 6.4, casi idéntico a la TGF de 6.3 presentada en el Cuadro 3.1, indicativo de nive- les de fecundidad que no han empezado a decli- nar todavía, en contraste con una paridez pro- medio para el área urbana de 5 hijos. De la mis- ma manera, la fecundidad de las mujeres sin ins- trucción o con apenas nivel básico ha perma- necido a los mismos niveles por muchos años. Cuadro3.2 Fecundidad y paridez por características seleccionadas Tasa global de fecundidad por lugar de residencia y número pro- medio de hijos nacidos vivos a mujeres de 40J,9 años, por earacte- rlsticas seleccionadas, Bolivia 1994 CaractarIstica Tasa global Promedio de fecundidad t de nacidos Urbano Rural Total vivos Regi6n Altiplano 3.9 6.1 4.7 5.5 Valle 3.7 6.2 5.0 5.6 Llano 3.9 7.1 4.6 5.7 Departamento La Paz 3.9 6.0 4.6 5.4 Oruro 3.3 6.7 4.3 5.6 Potosl 4,3 6,0 5,3 5,8 Chuquisaca 3.7 6.6 5.5 6.2 Cochabamba 3.8 6.1 4.9 5.3 Tarija 3.6 6.4 4.7 5.9 Santa Cruz 3.7 7.2 4.5 5.6 Beni/Pando 5.2 6.8 5.6 6.4 Nivel de instruccl6n Sin instrucción 6.6 6.5 6.5 6.6 Básico 5.5 6.6 6.0 6.0 Intermedio 4.3 5.8 4.9 5.5 Medio o más 2.7 3.1 2.7 3.2 Total 3.8 6.3 4.8 5.6 ~Tasas para el período de tres afina que precedieron la encuesta A pesar de los altos niveles de fecundidad que todavía se observan en el Llano, existe evidencia que es en esta regi6n donde se han presentado los mayores cambios en la fecundidad, probablemente en el área urbana. La comparación de la tasa global de fecundidad y la paridez promedio a nivel departamental parecería indicar que en Oruro y Tarija es donde se han presentado disminuciones importantes de la fecundidad en el pasado reciente. La mejor evidencia, sin embargo, de la disminuci6nde la fecundidad en Bolivia proviene del análisis de la historia de nacimientos recolectada en la ENDSA 94, la cual permite calcular tasas de fecundidad para diferentes períodos anteriores a la encuesta. El Gráfico 3.3 y el Cuadro 3.3 muestran las tasas específicas de fecundidad por edad para varios quinquenios anteriores a la encuesta. La disposición de los datos en esta forma permite apreciar si efectivamente se han producido cambios en los niveles de fecundidad a través del tiempo. Debe señalarse que las tasas entre corehetes son pareialmente truncadas, pues no reflejan la experiencia de todas las mujeres en esos grupos de edades en los quinquenios señalados. Para observar la experiencia completa del grupo de 45-49 en los cinco años anteriores a la encuesta hubiese sido necesario incluir en la ENDSA 94 mujeres de 50-54 años. 27 Gráfico 3,2 Tasa Global de Fecundidad (TGF) y Paridez por Región y Departamento Altiplano Valla ~ Llano La Paz Oruro Potosí Chuquisaca m~ Cochabamba Ta rija Santa Cruz Beni/Pando 0 1 2 3 4 5 6 7 i i ! i i 0 1 2 3 4 5 6 7 Número de Hijos I B ITGF (15-49) I~lIparidez (40-49) ] Cuadro 3.3 Fecundidad por edad para períodos seleccionados Tasas específicas de fecundidad para varios períodos quinquenales, por edad de la madre y años transcurridos desde la primera unión, Bolivia 1994 Edad de la madre Años antes de la encuesta 0-4 5-9 10-14 15-19 15-19 96 110 122 117 20-24 237 248 262 270 25-29 235 265 285 281 30-34 198 219 241 [252] 35-39 147 168 [189] NA 40-44 69 [102] NA NA 45-49 [18] NA NA NA Nota: Tasas de fecundidad por mil mujeres [ ] Tasas truncadas parcialmente NA: No aplicable Años desde la unión Años antes de Ia encuesta 0-4 5-9 10-14 I5-19 0-4 358 377 386 402 5-9 256 277 307 329 10-I4 191 224 260 286 15-19 155 191 234 [212] 20-24 94 138 [187] [247] 25-29 44 [66] [ 84] NA Nota: Tasas de fecundidad por mil mujeres alguna vez unidas [ ] Menos de 1,000 años-mujer de exposición NA: No aplicable 28 Gráf i co 3.3 Tasas Espec í f i cas de Fecundidad para Quinquenios Anteriores a la Encuesta 300 25O 200 150 100 50 0 Nacimientos Anuales (por 1,000 mujeres) -10-14 años . 4'5-9 años ~. '~0-4años I I I I I 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Edad de la Mujer al Nacer el Hijo 300 250 200 - 150 - 1 0 0 - 50 0 Como se puede apreciar, la fecundidad ha disminuido substancialmente en todos los grupos de edad. De igual manera, si se analizan únicamente las mujeres en unión en el Cuadro 3.3, puede concluirse que la fecundidad ha estado descendiendo durante los últimos 15 años, pero quizás con mayor énfasis durante el pasado quinquenio y los cambios se observan en todos los grupos de duración matrimonial. El análisis de la evolución de la fecundidad en Bolivia también se puede realizar comparando las estimaciones para varios períodos a partir de varias encuestas. En el Cuadro 3.4 se comparan las estimaciones provenientes de las historias de nacimientos de la ENDSA 89 y la ENDSA 94. La comparación confirma que la fecundidad se man- tuvo constante en Bolivia hasta mediados de los años 80, pero la información de la ENI)SA 94 estaría indicando que el des- censo inicial no fue tan fuerte como se había estimado en 1989. La información que suministra la ENDSA 94 sobre la evolución Cuadro 3.4 Evoluciñn de la fecundidad según varias encuestas Tasa global de fecundidad para varios quinque- nios según la ENDSA 94 y la ENDSA 89 ENDSA ENDSA Quinquenio 941 89 z 1989-1994 5.00 - 1984-1989 5.65 5.06 1979-1984 6.10 5.97 1975-1979 6.15 6.10 1971-1975 6.13 ~Tasas calculadas a partir de las tasas específicas del Cuadro 3.3. Para los grupos de edad no disponibles se utilizó la estimación del período anterior 2Tasas calculadas con la información del Cuadro 4.2 en el informe de la ENDSA 89 (p. 35), con el mismo procedimiento de la fecundidad en Bolivia parece bastante razonable a la luz de información adicional sobre los cambios en la anticoncepción y las preferencias reproductivas y sugiere la posibilidad de omisiones importantes en la declaraeión de nacimientos en la ENDSA 89 para el período inmediatamente anterior a dicha encuesta lo cual amerita estudios adicionales. 29 3.2 Fecundidad Acumulada En esta sección se examina el número promedio de hijos tenidos por mujer, indicador frecuentemente usado en el anålisis del comportamiento reproductivo de una población. En las mujeres de mayor edad, este promedio indica la fecundidad acumulada en los últimos 20 o 25 años, así como tambiún la descendencia completa promedio. El Cuadro 3.5 contiene la distribución porcentual de todas las MEF y de aquellas actualmente en uniún por el número de hijos tenidos según la edad actual. Para entender mejor la evolución de la fecundidad acumulada se presta mayor atención a la información de las mujeres que actualmente viven en unión conyugal, el 62 por ciento del total. Estas mujeres han tenido en promedio casi 4 hijos nacidos vivos. El promedio de hijos tenidos por quienes están concluyendo su vida fértil es de 6.3. Si bien la fecundidad viene disminuyendo, todavía hay una alta proporción de mujeres con prole numerosa. Tomando en cuenta la historia de la fecundidad boliviana puede no sorprender que casi el 22 por ciento de mujeres en unión entre los 45 y los 49 años tengan 10 o mfis hijos; lo que sí llama la atención es que haya un 6 por ciento de mujeres relativamente jóvenes, de 35 a 39 años, que ya tengan un número tan elevado de hijos, lo que constituye un problema social y de salud. Cuadro 3.5 Número de nacidos vivos ¥ sobrevivientes Distribución porcentual de todas las mujeres entrevistadas y las mujeres en uniún por número de hijos nacidos vivos y prome- dio de hijos nacidos vivos y sobrevivientes, según edad, Bolivia 1994 TODAS LAS MUJERES NUmero de h!los nacidos vivos Edad 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10+ Total Número Promedio Promedio de de nacidos d¢ hijos mujeres vivos vivos 15-19 85.7 11.9 1.9 0.4 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 100.0 1,805 0.17 0.16 20-24 41.6 27.5 17.3 9.7 3.0 0.9 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 lO0.0 1,544 1.08 0.97 25-29 14.9 18.2 22.8 18.1 14.1 7.4 2.8 1.3 0,3 0.0 0.0 100.0 1,346 2.40 2.12 30-34 6.8 9.8 15.1 20.7 15.1 12.2 9.8 6.0 2.9 1.1 0.5 100.0 1,273 3.62 3.14 35-39 5.6 6.1 12.2 12.0 15.0 I1.1 9.3 9.5 S.6 5.0 5.6 100.0 1,079 4.78 4.00 40-44 3.4 5.4 10.5 10.6 13.3 11.1 9.9 11.1 8.5 5.3 11.0 100.0 843 5.39 4.31 45-19 4.4 6.4 9.6 10.3 9.7 9.2 9,3 9.4 6.1 7.8 17.8 100.0 714 5.78 4.44 Total 30.2 13.6 12.7 11.1 9.0 6.4 4.8 4.2 2.9 2.0 3.3 100.0 8,603 2.75 2.30 MUJERES EN UNIúN Número de hijos nacidos vivos Número Promedio Promedio de de nacidos de hijos 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10+ Total mujeres vivos vivos Edad 15-19 27.8 56.1 12.9 3.0 0.2 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 100.0 260 0.91 0.84 20-24 9.7 35.6 30.1 17.2 5.6 1.7 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 100.0 820 1.79 1.61 25-29 2.9 16.0 26.4 22.4 17.6 9.4 3.4 1.6 0.4 0.0 0.0 100,0 1,033 2.88 2.54 30-34 1.7 6.2 15.7 22.4 16.7 13.7 11.2 7.0 3.4 1.3 0.5 100,0 1.075 4.01 3.47 35-39 2.8 3.5 11.8 12.0 15.2 11.8 10.7 10.7 9.7 5.6 6.2 100.0 901 5.16 4.32 40~14 1.9 3.2 9.2 11.1 13.6 11.8 9.6 11.8 9.6 5.9 12.1 100.0 705 5.72 4.56 45"19 2.0 4.0 7.9 10.4 9.4 9.7 9.7 10.6 6.2 8 5 21.5 100.0 538 6.32 4.83 Total 4.7 14.0 17.6 16.2 13.0 9.4 7.0 6.2 4.3 2.9 4.9 100.0 5,334 3.95 3.30 30 3.3 Intervalos entre Nacimientos Otro aspecto relacionado con los niveles y tendencias en la fecundidad, al igual que con la salud infantil, tiene que ver con el tiempo transcurrido entre los nacimientos (espaciamiento de los hijos). La ocurrencia en la población de intervalos intergenésicos de mayor duración no solo puede significar menor número promedio de hijos, sino también cambios en la distribución de este número a lo largo del período reproductivo. Existe también evidencia que los intervalos cortos afectan negativamente la salud de los niños. El Cuadro 3.6 contiene la distribución de nacimientos para los cinco años anteriores a la ENDSA 94 clasificados según la duración del intervalo desde el nacimiento vivo previo y características demográficas de las madres. Cuadro 3.6 Intervalos entre nacimientos según caracter•sticas demogrlficas Distribuci6n porcentual de nacimientos en los cinco años anteriores a la encuesta por número de meses desde el nacimiento anterior, según características demogråficas seleccionadas, Bolivin 1994 Número de meses desde el nacimiento anterior Caracter[stiea 7-17 18-23 24-35 36-47 48+ Mediana Número del de intervalo Total nacimientos (en meses) Edad 15-19 37.1 24.7 25.6 12.6 0.0 100.0 51 21.5 20-29 14.5 22.6 35.6 14.1 13.2 100.0 1,964 27.0 30-39 10.9 15.2 34.2 16.0 23.7 100.0 2,207 31.3 40+ 8.2 11.6 28.2 21.0 30.9 100.0 567 36.7 Orden de nacimiento 2-3 14.1 20.1 29.1 13.6 23.0 100.0 2,044 28.8 4-6 9.8 16.0 38.8 16.1 19.2 100.0 1,698 30.3 7+ 12.9 16.7 35.6 19.4 15.4 100.0 1,048 29.8 Sexo Masculino 12.2 18.0 34.2 15.6 19.9 100.0 2,361 29.8 Femenino 12.4 17.8 33.7 16.0 20.1 100.0 2,428 29.6 Nacimiento anterior Contínúa vivo 10.7 17.7 34.7 16.2 20.7 100.0 4,180 30.2 Muri6 23.4 19.6 29.1 12.8 15.1 100.0 609 26.2 Total 12.3 17.9 34.0 15.8 20.0 100.0 4,789 29.7 Nota: Se excluyen los nacimientos de primer orden. El intervalo para los nacimientos múltiples es el número de meses transcurriåos desde el último embarazo que termin6 en nacido vivo. E1 intervalo más frecuente fluctúa entre 24 y 35 meses (34 por ciento). La mediana del intervalo, es decir, el valor por debajo del cual ha ocurrido el 50 por ciento de los nacimientos es de 30 meses, sin importar el orden de los nacimientos, pero ese valor sí aumenta con la edad) El 37 por ciento de los nacimientos en mujeres menores de 20 años tuvo lugar entre 7 a 17 meses luego del nacimiento anterior; estas gestaciones están tipificadas como de alto riesgo por estar ocurriendo en mujeres muy jóvenes y más aún con un espaciamiento escaso entre ellos. Los intervalos que superan los 48 meses se presentan fundamentalmente en las mujeres de más edad. Por otro lado, la defunción de un niño hace que sea más próximo el nacimiento del siguiente hijo. 2En este caso es preferible el empleo de la mediana como medida de tendencia central, por la presencia de intervalos abiertos que limitan el cálculo de los promedios. 31 A nivel de regiones y de departamentos, existe bastante uniformidad en Bolivia en el espaciamiento de los nacimientos alrededor de la mediana de 30 meses (véase el Cuadro 3.7); el mayor espaciamiento se da en Oruro (31 meses) y el menor en Beni/Pando (28 meses). El espaciamiento en el nacimiento de los hijos si estå sin embargo afectado por el nivel de educaci6n alcanzado por las mujeres: es entre quienes tienen instrucción media o más donde se dan los espaciamientos mayores. En el Capítulo II se observó que el nivel de instrucción de las mujeres bolivianas ha mejorado sustancialmente, por lo que estos dos hechos estarían influyendo positivamente hacia la reducción de la mortalidad infantil. Cuadro 3.7 Intervalos entre nacimientos según caracterfsticas socioecon6micas Distribución porcentual de nacimientos en los cinco años anteriores a la encuesta por número de meses desde el nacimiento anterior, según características socioecon6micas seleccionadas, Bolivia 1994 Número de meses desde el nacimiento anterior Caractarlstica 7-17 18-23 24-35 36-47 48+ Mediana Número del de intervalo Total nacimientos (en meses) Área Urbana 11.7 17.7 30.0 14.7 26.0 100.0 2,330 30.7 Rural 13.0 18.1 37.8 16.8 14.4 100.0 2,459 28.9 Regi6n Altiplano ll.0 17.9 34.8 16.5 19.8 100.0 2,130 30.1 Valle 12.6 17.5 35.4 16.2 18.3 100.0 1,440 29.3 Llano 14.3 18.4 30.9 14.0 22.4 100.0 1,219 29.4 Departamento La Paz 10.8 19.0 32.7 16.0 21.5 100.0 1,367 30.2 Oruro 11.3 16.0 32.8 18.3 21.6 100.0 286 30.8 Potosí 11.4 15.8 42.1 16.8 13.9 100.0 477 29.6 Chuquisaca 13.5 19.8 35.6 17.5 13.7 100.0 312 28.7 Cochabamba 12.1 16.9 35.8 16.0 19.3 100.0 921 29.6 Tarija 13.4 16.9 33.1 15.5 21.0 100.0 208 29.0 Santa Cruz 14.1 17.7 30.8 14.0 23.3 100.0 1,004 29.7 Beni/Pando 15.3 22.1 30.9 13.7 18.0 100.0 215 27.5 Nivel de instrucción Sin instrucción 8.7 18.0 38.7 19.4 15.3 100.0 873 30.6 Båsico 12.7 17.4 35.7 16.2 18.0 100.0 2,316 29.3 Intermedio 16.5 18.2 33.2 13.6 18.5 100.0 746 27.4 Medio o más 11.5 18.9 25.2 12.7 31.7 100.0 854 31.7 Total 12.3 17.9 34.0 15.8 20.0 100.0 4,789 29.7 Nota: Se excluyen los nacimientos de primer orden. El intervalo para los nacimientos múltiples es el número de meses transcurridos desde el último embarazo que termin6 en nacido vivo. 32 3.4 Edad de la Madre al Nacimiento del Primer Hijo La edad a la cual las mujeres comienzan su vida reproductiva constituye uno de los factores de- mográficos determinantes de la fecundidad de una poblaci6n y de consecuencias importantes para la salud de la madre y el niño. El Cuadro 3.8 muestra que las mujeres bolivianas comienzan a tener hijos a edades relativamente jóvenes y este fen6meno se ha mantenido en el tiempo: el 19 por ciento de las mujeres de 40-44 años en 1994 (es decir, la cohorte de mujeres que nacieron entre 1950 y 1954) tuvieron hijos antes de los 18 años; entre las que nacieron en el período 1970-1974 (que al momento de la encuesta tenían entre 20 a 24 afios de edad), tal porcentaje es 18.5. Cuadro 3.8 Edad al primer nacimiento Distribución porcentual de las mujeres entrevistadas por edad al primer nacimiento, según edad actual, Bolivia 1994 Edad Mujeres Edad al primer nacimiento Ndmero mediana sin de al primer Edad actual hijos < 15 15-17 18-19 20-21 22-24 25+ Total mujeres nacimiento 15-19 85.7 0.8 9.6 3.9 NA NA NA 100.0 1,805 ND 20-24 41.6 2.1 16.4 19.2 14.9 5.8 NA 1130.0 1,544 ND 25-29 14.9 2.2 16.1 20.5 20.1 18.2 8.0 100.0 1,346 21.1 30-34 6.8 3.6 17.9 21.0 18.9 16.7 15.1 100.0 1,273 20.7 35-39 5.6 1.8 16.7 19.5 19.4 18.6 18.4 100.0 1,079 21.2 40-44 3.4 1.8 17.2 18.7 18.4 18.7 21.9 100.0 843 21.3 45-49 4.4 3.3 14.9 15.1 16.5 20.8 25.0 100.0 714 22.0 NA: No aplicable ND: No disponible pues menos del 50 por ciento de las mujeres han tenido un nacimiento antes de la edad inferior del intervalo En el Cuadro 3.9 se resume la edad mediana al inicio de la procreaci6n para diferentes cohortes y subgrupos poblacionales: la mediana es ligeramente más alta en el área urbana que en el rural; pero, excluyendo a Beni/Pando, en el resto de Bolivia hay escasa variación. El aumento en los niveles educativos de las mujeres hace que ellas retrasen su exposición al riesgo de embarazo, aumentando asf la edad a la que tienen el primer vástago. Aquellas que tienen instrucción media o más tienen su primer hijo casi 3 años más tarde que las mujeres de menor instrucción y sin instrucción. Esta diferencia se ha mantenido en todas las cohortes. 3.5 Fecundidad de Adolescentes La conducta reproductiva de las adolescentes (para este informe, aquéllas de 15 a 19 afios) es un tópico de reconocida importancia, no sólo en lo concerniente con embarazos no deseados y abortos, sino también en relación con las consecuencias económicas y de salud. Los embarazos a muy temprana edad forman parte del patrón cultural de algunas regiones y grupos sociales, pero en las grandes ciudades gene- ralmente no son deseados y se dan en parejas que no han iniciado una vida en común, o tienen lugar en situaciones de unión consensual, lo que generalmente termina con el abandono de la mujer y del hijo, con- figurando así el problema social de la 'madre soltera' como es conocido en Bolivia. Muchos de estos em- barazos terminan en abortos practicados por personas empíricas y en condiciones sanitarias inadecuadas, ya que los servicios médicos especializados son escasos y costosos porque el aborto es ilegal en Bolivia. 33 Cuadro 3.9 Edad mediana al orimer nacimiento nor características seleccionadas Edad mediana al primer nacimiento entre las mujeres de 25-49 afios por edad actual, según características seleccionadas, Bolivia 1994 Edad actual Mujeres Caracteristica 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 25-49 ~reu Urbana 21.7 20.9 21.4 21.5 22.0 21.4 Rural 20.4 20.5 21.0 21.2 22.0 20.9 Región AItiplano 21.4 21.2 21.5 21.5 22.1 21.5 Valle 21.1 21.0 21.5 21.8 22.8 21.5 Llano 20.2 19.6 20.4 20.5 20.1 20.1 Depurtmnento La Paz 21.3 21.0 21.7 21.2 21.9 21.4 Oruru 21.0 21.2 20.7 22.0 21.8 21.2 Potosí 22.5 21.7 21.5 21.9 23.5 22.1 Chuquisaca 20.7 20.7 20.9 21.7 22.2 21.1 Cochabamha 21.4 21.4 21.8 22.1 23.3 21.9 Tarija 20.4 20.1 20.8 20.6 20.8 20.5 Santa Cruz 20.6 19.7 20.6 20.7 20.2 20.3 Beni/Pando 18.4 18.8 18.8 18.1 19.5 18.7 Nivel de instrucción Sin instrucci6n 20.3 19.7 20.9 20.2 21.8 20.7 Bisico 20.2 20.1 20.4 21.2 21.5 20.5 Intermedio 19.9 20.0 20.8 20.2 20.9 20.2 Medio o más 23.3 22.4 23.4 23.5 23.9 23.1 Total 21.1 20.7 21.2 21.3 22.0 21.2 Nota: Las medianas para los grupos 15-19 y 20-24 no se calcularon porque menos de la mitad de las mujeres han tenido un hijo antes de cumplir 20 y 25 años, respectivamente. El Cuadro 3.10 detalla el porcentaje de adolescentes con al menos un hijo nacido vivo o que estaban embarazadas por primera vez al momento de la encuesta, según características seleccionadas. Los resultados por región y departamento se incluyen en el Gráfico 3.4. En la encuesta se encuentra que el 18 por ciento de las mujeres de 15 a 19 años ya son madres o están gestando por primera vez. Esta proporción es rala- tivamente baja entre los 15 y 16 años, aunque por la estructura de edades de la población la magnitud no es despreciable y se hace fuerte a partir de los 18 afios; a los 19 afios, 4 de cada 10 adolecentes son madres (37 por ciento) o están embarazadas por primera vez (3 por ciento). Entre las que viven en los departamentos de Beni/Pando o las que no tienen instrucción también los porcentajes llegan al 40 por ciento, más de tres veces los niveles encontrados en otros grupos de adolescentes (Oruro y Chuquisaca, por ejemplo). Otro aspecto a tomar en cuenta es que a los 19 afios ya hay un 9 por ciento de j6venes con 2 o mås hijos, como se aprecia en el Cuadro 3.11. 34 Cuadro 3.10 Fecundídad de adolescentes Porcentaje de adolescentes (15-19 afios) que son madres o están embarazadas por primera vez, por caracterfsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Característica Porcentaje que son madres o que estíin embarazadas por primera vez Número Embara- de Son zadas por adoles- madres primera vez Total centes Edad 15 1.6 1.2 2.8 399 16 4.8 3.4 8.1 384 17 10.5 4.4 14.9 378 18 24.1 3.8 27,8 348 19 37.0 3.3 40.3 296 ,~rea Urbana 11.9 2.9 14.9 1,165 Rural 18.6 3.6 22.2 640 Región Altiplano 12.2 3.1 15.3 899 Valle 14.8 1.8 16.6 446 Llano 17.7 4.8 22.5 459 Departamento La Paz 12.9 3.2 16.1 622 Oruro 9.0 2.5 11.5 109 Potosí 11.9 3.0 14.9 169 Chuquisaca 11.6 1.4 12.9 96 Cochabamba 13.2 2.1 15.3 258 Tarija 22.7 1.3 24.0 92 Santa Cruz 15.6 4.5 20.1 404 Beni/Pando 33.3 6.8 40.2 55 Nivel de instrucción Sin instrucci6n 31.4 6.2 37.6 47 Båsico 23.8 4.6 28.4 498 Intermedio 14.9 3.8 18.7 406 Medio o mås 7.4 1.9 9.4 854 Total 14.3 3.2 17.5 1,805 Cuadro 3.11 Número de hiios de adolescentes Distribuci6n porcentual de adolescentes de 15 a 19 afios por número de hijos, según edades simples, Bolivia 1994 Número de hijos Edad 0 1 2 + Número Número de promedio mujeres Total de hijos 15-19 15 98.4 1.2 0.3 100.0 0.02 399 16 95.2 4.8 0.0 100,0 0.05 384 17 89.5 9.8 0.8 100.0 0,11 378 18 75.9 20.6 3.5 100.0 0.28 348 19 63.0 28.0 8.9 I00.0 0.48 296 Total 85.7 11.9 2.4 100.0 0.17 1,805 35 Gráfico 3.4 Adolescentes que Son Madres o que Están Embarazadas por Primera Vez por Región y Departamento 0 10 20 30 40 50 BOLIVIA Altiplano Valle Llano La Paz Oruro Potosí Chuquisaca Coehabamba Tarija Santa Cruz Beni/Pando m m ~ i l l ! í i í ! í i ~ i i i i i i ii===i~mmmm=l~~~iiiii ~ i i i i i 0 5 10 15 20 25 30 35 4-0 45 50 Porcentaje de Adolescentes [ "Ya son Madres "Están embarazadas I 36 CAPíTULO IV PLANIFICACIÓN FAMILIAR: CONOCIMIENTO Y USO DE MÉTODOS El estudio de los niveles de uso de la anticoncepción es de particular importancia, no sólo porque el uso de métodos es el determinante próximo más importante de la fecundidad, sino por la utilización práctica que pueden hacer de esta información los administradores de los programas de planificación familiar y los responsables de la formulación de políticas de población y salud del país. El adecuado conocimiento del nivel de uso y de la composición de los métodos empleados permite evaluar también la efectividad de los programas desarrollados en el pasado reciente y permite también identificar grupos con escaso acceso a los servicios de orientación, comercialización o distribución. En la primera parte de este capítulo se analizan las condiciones previas para el uso de alguna forma de planificación familiar, tales como el conocimiento de los métodos. En una segunda parte se analiza el uso alguna vez en el pasado y el uso actual de métodos. Finalmente, se consideran la discontinuación del uso y la falla de método, los factores del no uso, las intenciones futuras de uso y las actitudes hacia la planificación familiar. 4.1 Conocimiento de Métodos El cuestionario de ENDSA 94 incluyó una sección completa sobre el conocimiento, el uso pasado y el uso actual de métodos de planifi- cación familiar. La medición del conocimiento se hizo preguntando a la entrevistada sobre qué métodos conocía o había oído hablar para demo- rar o evitar, un embarazo. Por cada método no mencionado se le leía el nombre del método, se hacía una breve descripción y se indagaba nue- vamente si había oído hablar de 61. En este senti- do, "conocer un método" no significa necesa- riamente que la mujer tenga un buen nivel de información sobre el método; basta con que por lo menos lo conozca de nombre o tenga una idea de cómo se emplea. Los niveles de conocimiento de métodos específicos de planificación familiar se resumen en el Gráfico 4.1 para las mujeres en unión y se amplían en el Cuadro 4.1 para in- cluir a todas las mujeres. La información del Cuadro 4.1 revela que el conocimiento de métodos para la regu- lación de la reproducción es relativamente alto entre las mujeres bolivianas. El 82 por ciento de las mujeres en edad fértil han oído hablar de por lo menos un método de regulación de la fe- cundidad. • . Gráfico 4.1 , I Conocimmnto y Uso de Metodos de 0 BOLIVlA Uso actual Uso alguna vez / Conocimiento Modernos Píldora DIU Inyección Vaginales ! Condón ! Esterilización Tradicionales Ritmo Retiro Otros 20 40 60 80 1 O0 - - m m : 0 20 40 60 80 t 00 Porcentaje de Mujeres en Unión m m 37 Cuadro 4.1 Conocimiento y uso de métodos anticon- ceptivos específicos Porcentaje de todas las mujeres y de las mujeres ac- realmente unidas que conocen por lo menos un mé- todo y porcentaje que han usado métodos alguna vez, según métodos específicos, Bolivia 1994 Todas Actual- las mente Método mujeres unidas Algún método 82.3 84.5 Algún método moderno 76.2 76.7 Pildora 64.4 64.2 DIU 63.5 66.0 Inyecciones 51.6 54.1 Métodos vaginales ~ 32.4 31.9 Cond6n 53.4 50.7 Esterilización femenina 54.0 55.4 Algún método tradicional 72.9 76.6 Ritmo 69.4 71.8 Retiro 28.5 30.8 Otros métodos 14.4 19.1 Número de mujeres 8,603 5,334 qncluye espuma, jalea y diafragma La píldora y el dispositivo intranterino (DIU) siguen siendo los métodos más conocidos (por casi las dos terceras partes de las mujeres en edad reproductiva) y un poco más de la mi- tad conocen la esterilización femenina, el condón y las inyecciones. En fimción de la edad se observa que alrededor del 85 por ciento de las mujeres de 20 a 39 años de edad, es decir, en las edades de mayor fecundidad, tienen conocimiento de métodos anticonceptívos en general (véase el Cuadro 4.2). El conocimiento de métodos mo- dernos alcanza al 80 por ciento de las mujeres en las mismas edades. Cuadro 4.2 Conocimiento de métodos en general y métodos mo- demos en particular Porcentaje de mujeres en uni6n que conocen algún método y por- centaje que conoce por lo menos un método moderno, según carac- terísticas seleccionadas, Bolivia 1994 Conoce Conoce Número cualquier un método de Caraeterlstica método moderno ~ mujeres Edad 15-19 76.9 68.3 260 20-24 86.8 79.1 820 25-29 88.1 80.1 1,033 30-34 89.4 82.8 1,075 35-39 85.0 77.7 901 40-44 81.6 72.8 705 45-49 71.0 61.9 538 Área Urbana 94.7 91.7 3,157 Rural 69.8 54.9 2,177 Región Altiplano 81.5 69.8 2,495 Valle 83.3 76.9 1 ,¿99 Llano 91.5 89.3 i ,340 Departamento La Paz 82.0 70.9 1,694 Oruro 79.1 73.8 308 Potosí 81.5 63.7 493 Chuquisaca 78.7 65.6 299 Cochabamba 81.2 75.8 962 Tarija 97.3 95.7 237 Santa Cruz 91.6 89.2 1,150 Beni/Pando 91.0 89.5 190 Nivel de instrncci6n Sin instmcci6n 60.3 44.7 843 Básico 82.4 71.9 2,210 Intermedio 87.9 82.9 777 Medio o más 99.5 98.4 1,503 Total 84.5 76.7 5,334 qncluye la píldora, el DIU, la esterilización femenina y masculina, las inyecciones, los métodos vaginales y el cond6n Dadas las diferencias que existen en Bolivia entre el área urbana y el área rural en términos de acceso a servicios de educación, salud y vivienda, se puede esperar que el conocimiento de métodos anticonceptivos sea mayor en el área urbana. Los datos de la ENDSA 94 muestran que se confirma esa expectativa. Casi 95 por ciento de las mujeres que residen en el área urbana tienen conocimiento de métodos anticonceptivos y cerca de 70 por ciento de las mujeres en el área rural. Los porcentajes de mujeres que conocen métodos modernos son menores pero las diferencias se agrandan: en el área urbana el 92 por ciento de las mujeres conocen métodos modernos y en el área rural solamente el 55 por ciento. 38 A nivel regional, el mayor porcentaje de mujeres con conocimientos de m6todos anticonceptivos corresponde a la región del Llano (92 por ciento) y no existe una gran diferencia entre las regiones del Altiplano y el Valle (82 y 83 por ciento respectivamente). 4.2 Uso de Métodos Con el objeto de evaluar la práctica pasada y actual de métodos anticonceptivos en la ENDSA 94, a todas las mujeres que declararon conocer algún método se les preguntó si lo hablan usado alguna vez y si lo estaban usando actualmente. Esta información permite medir la práctica pasada y actual de la anticoncepción. El Uso Pasado Los resultados, por grupos de edad y por método, se presentan en el Cuadro 4.3 para todas las mujeres en el panel superior y para las mujeres actualmente unidas en el inferior, El cuadro permite apreciar que el 66 por ciento de las mujeres en unión han usado alguna vez o están usando m6todos anticonceptivos. El rn6todo más utilizado sigue siendo el ritmo: el 33 por ciento del total de mujeres y el 46 por ciento de las mujeres en unión lo habían usado o lo estaban usando a la fecha de la entrevista. Los métodos modernos más utílizados son la píldora y el D[U, ambos utilizados por alrededor del 15 por ciento de las mujeres en unión. Cuadro 4.3 Uso de métodos alguna vez Porcentaje de todas las mujeres y de las mujeres actualmente unidas que han usado m6todos anticonceptivos por m~todo especifico, según edad, Bolivia 1994 M6todos modernos M(~todos tradicionales Un Esterí- Un Caal- m~toJo ]izaciôn mOoda Otros Ndmero quler mo- P[I- Inye¢- Vagi- Con- feme- tradl= Rít- Reti- m~to- de Edad m~todo derno dora DIU ci6n nales d6n nina cional mo ro dos mujeres TODAS LAS MUJERES 15-19 10.0 3.8 1.4 0.7 0.4 0.3 1.9 0.0 8.2 7.2 1.8 1.0 1.805 20-24 42.1 17.0 8,3 5.6 3.5 2.0 6.2 0.2 34.9 30.5 7.9 5.5 1.544 25-29 60.4 28.1 12.7 14.1 5.5 3.1 9.0 0.8 50.7 44.0 12.0 9.3 1.346 30-34 68.5 37.1 17.7 18.8 6.3 4.3 10.0 4.6 56.0 48.1 12.6 11.2 1.273 35-39 63.3 32.0 13.9 15.0 6.2 3.1 8.8 7.3 52.2 44.5 11.4 10.8 1.079 40-44 60.4 29+1 14.5 13.3 5.2 3.1 5.6 9.2 48.1 41.5 9.1 8.2 843 45-49 45.7 19.8 9.2 7.9 3.6 4.1 3.0 5.3 37.7 27.4 5.7 11.3 714 Total 46.9 22.2 10.3 10.0 4.1 2.6 6.3 3.1 38.6 32,9 0.3 7.4 8.603 MUJERES ACTUALMENTE UNIDAS 15-19 48.5 16.6 7.1 4.7 0.6 1.0 7.6 0.0 40.0 34.9 7.6 6.3 260 20-24 62.5 25.4 12.6 9.8 4.8 2.4 7.5 0.3 51.6 44.7 11.6 9.7 820 25-29 70.6 33.0 15.0 17.3 6.5 3.6 10.2 1.1 59,2 51.3 13.8 11.5 1.033 30-34 74.6 40.2 18.6 20.9 7.0 4.9 10,5 5,3 61.4 52.5 13.8 12.7 1.075 35-39 67.3 33.5 14.1 16.4 6.4 2.7 8.7 8.0 55.2 46.7 11.9 11.6 901 40-44 64.9 30.6 14+6 14.1 5.3 3.0 6.1 10.2 52.7 45.4 10+0 9.1 705 45-49 49.0 20.4 8,7 9.7 3.8 4.0 3.2 5.8 40.5 29.2 6.3 12.6 538 Total 65.6 31.0 14.2 14.9 S.6 3.4 8.2 4.6 54.1 45.9 11.6 11.0 5.334 39 Prevalencia Actual del Uso de Métodos A todas las mujeres que habían usado métodos y que no estaban embarazadas en el momento de la entrevista se les preguntó si ellas o el esposo o compañero usaban en la actualidad algún método para evitar un embarazo. A partir de esta información se puede evaluar el uso actual de la anticoncepción. La prevalencia del uso de anticonceptivos según edad de la mujer se presenta en el Cuadro 4.4 para el grupo total de entrevistadas (panel superior) y para las mujeres en unión legal o consensual en el momento de la entrevista (panel inferior). La información se presenta para todos los métodos y por métodos específicos. I Cuadro 4.4 Uso actual de métodos según edad y número de hi[os vivos Distribuci6n porcentual de las mujeres por método usado actualmente, según edad y número de híjos vivos, Bolivia 1994 TODAS LAS MUJERES M(.'todos modernos M6todos tradicionales Edad Un Esteri- Un No Cual- m¿'todo lízacn6n m¿~odo Otros usan NUmero quler mo- P[I- Inyec- Vagí- Con- reme- tradl- Rit- Reti- mêto- actual- de m~todo derno dora DIU ci6n nales d6n nina clonal mo ro dos mente Totat mujeres 15-19 5.6 1.7 0.6 0.5 0.1 0.0 0.4 0.0 3.9 3 3 0.2 0.5 94.4 100 0 1,805 20-24 24.4 7.8 2.2 4.0 0.3 0.1 1.0 0.2 16.6 12.7 1.1 2 8 75.6 100.0 1,544 25-29 41.3 16.1 3.7 9.3 1.2 0.0 1.0 0.8 25.3 19.5 1.4 4.4 58 7 100.0 1,346 30-34 47.1 20.1 3.0 9.7 0.5 0.2 1.9 4.6 27,0 21.4 1.5 4.1 52.9 100.0 1,273 35-39 44.5 18.5 2.0 6.9 0.7 0.0 1.4 7.3 26.1 21.8 1.8 2.5 55.5 I00.0 1,079 40414 40.1 16.6 1.0 4.4 0.7 0.2 1.1 9.2 23.5 20.5 1 2 1.8 59.9 100.0 843 45-49 19.7 8.4 0.2 2.3 0.1 0.2 0.2 5.3 l i .3 9.3 1.2 0.8 80.3 100.O 714 Total 30.1 11.9 1.9 5.2 0.S 0.1 1.0 3.1 18.3 14.7 1.1 2.4 69.9 100.0 8,603 MUJERES ACTUALMENTE UNIDAS Métodos modernos Métodos tradicionales Un Esten- Un No Cuml- m~odo Iíza~6ta m¿~odo Otros usa~ N(wae~o quler mo- P[I- Inyec- Vagí- Con- reme- tradl- Rit- Retí- mêto- actual- de Caraetertstica m~tedo tierno dora DIU c16n nales d6n nína clonal mo ro dos mente Total mujeres Edad 15-19 30.2 9.4 3.9 3.7 0.0 0.0 1.8 0.0 20.8 17.3 0.3 3.1 69.8 100.0 260 20-24 39.2 12.0 3.4 7,0 0.5 0.1 0.7 0.3 27.2 20.1 1.9 5.2 60.8 100.0 820 25-29 51.0 20.0 4.4 11.8 1.6 0.0 1.2 1.1 31.0 24.0 1.5 5.5 49.0 100.0 1,033 30-34 53.8 22.8 3.3 11.0 0.6 0.3 2.2 5.3 31.0 24.4 1.8 4.8 46.2 1000 1,075 35-39 50.0 20.9 2.4 8.0 0.8 0.0 1.4 S.O 29.1 24.1 2.1 29 50.0 100.0 901 40-44 46.3 18.7 1.1 5.0 0.9 0.2 1.3 10.2 27.6 24.2 1.3 2.1 53.7 100.0 705 45-49 24.8 9.9 0,2 3.0 0.2 0.2 0.3 5.8 14.9 12.3 1.6 1.1 75.2 100.0 538 Número de I~os vivos Ninguno 16.7 4.5 2.6 0.1 0.0 0.0 1.6 0.l 12,2 11.8 0.4 0.0 83.3 100.0 298 Uno 43.5 14.4 3.6 8.8 0.2 0.0 1.6 0.2 29.2 24.9 1.0 3.3 56.5 100.0 840 Dos 53.1 22.0 2.7 14.2 0.9 0.0 1.2 2.8 31.1 26.4 1.4 3.4 46 9 100.0 1,072 Tres 55.8 24.4 3.8 10.7 1.2 0.2 1.9 6.5 31.4 24.2 2.3 4.9 44 2 100.0 1,009 Cuatro o mås 41.1 15.7 2.2 4.5 0.9 0.2 1.0 7.0 25.4 19.1 1.9 4 4 58.9 100.0 2,115 Total 45.3 17.7 2.8 8,1 0.8 0.1 1.3 4.6 27.6 22.0 1,7 3.9 54.7 100,0 5,334 40 Según el Cuadro 4.4 el 45 por ciento de las mujeres en unión estaban usando métodos anticonceptivos en el momento de la encuesta, en contraste con el 30 por ciento en 1989. El 18 por ciento del uso en 1994 corresponde a métodos modernos y el 28 por ciento a métodos tradicionales. Entre las mujeres que usaban métodos modernos, el mayor porcentaje corresponde al dispositivo intrauterino (8.1 por ciento) y el menor a los métodos vaginales (0.1 por ciento). Entre las mujeres que usan métodos tradicionales, el mayor porcentaje corresponde al ritmo (22 por ciento) y el menor al retiro (1.7 por ciento). El nivel de uso observado en 1994 representa un aumento importante en comparación con los nive- les observados en encuestas anteriores; 24 por ciento en 1983 y 30 por ciento en 1989 (véase el Cuadro 4.5). El mayor aumento en los cinco años transcurri- dos entre 1989 y 1994 se registró en el uso de mé- todos modernos al pasar del 12 al 18 por ciento, un aumento de más de un punto porcentual por año, si bien el aumento en el uso del ritmo también fue im- portante (de 16 a 22 por ciento). El aumento más notable en los métodos modernos ocurrió en el uso del dispositivo intranterino el cual representa ahora casi la mitad del uso de métodos modernos en Boli- via. La prevalencia del uso de la píldora también aumentó notablemente mientras que el uso de la este- rilización femenina continúa en niveles similares a los observados en 1989: menos del 5 po r ciento de las mujeres en unión han seleccionado este método para regular la fecundidad. La importancia relativa de los métodos usados por las mujeres bolivianas se puede apreciar en el Gráfico 4.2. Cuadro 4.5 Cambios en el uso de métodos Distribución porcentual de las mujeres en unión por méto- do usado según varias encuestas ENPM ENDSA ENDSA Método 1983 ~ 89 94 Métodos modernos 9.9 12.2 17.7 Píldora 2.7 1.9 2.8 DIU 3.4 4.8 8.1 Esterilización 2.4 4.4 4.6, Otros modernos 1.4 1.1 2.2 Métodos tradicionales 13.7 18.Ó 27.6 Ritmo 12.7 16,1 22,0 Otros tradicionales 1.0 1.9 5.6 Uso total 23.6 30.3 45.3 ~R. Belmonte y B. Pooley. 1984. Encuesta Nacional de Prevalencia de Medicamentos. Consultora Boliviana de ReprodueciónHumana (COBRAH) y Westinghouse Health Systems: La Paz, Bolivia Gráfico 4.2 Cambios en el Uso de Métodos entre 1989 y 1994 NO usa 70% AIqO 1989 Píldora 2% tos métodos 3% Esterilización 4% Dispositivo 5% . mo 16% Píldora 3% r~÷.^, métodos 8% :sterilización 5% Dispositivo 8% NO usa 55% lo 22% AÑO 1994 41 Diferenciales en los Niveles de Uso Actual Como puede observarse en el Cuadro 4.6 y en el Gráfico 4.3, la pre- valencia de la práctica contraceptiva varía significativamente de un sector a otro de la población boliviana. Los ma- yores niveles de uso de métodos se en- cuentran entre las mujeres de mayor ni- vel de instrucción (66 por ciento), las residentes en las áreas urbanas y en Tarija (55 por ciento) y en Santa Cruz (54 por ciento). Como era de esperar, los menores niveles de uso se encuen- tran en el área rural y entre las mujeres sin instrucción (31 y 23 por ciento, respectivamente). El mayor diferencial en el uso de métodos se encuentra según los ni- veles de instrucción: las mujeres con nivel medio o más tienen una prevalen- cia de uso cercana al 70 por ciento, casi una tercera parte de ellas como usuarias del DIU. Entre las mujeres sin instruc- ción, apenas 1 de cada 5 mujeres en unión está usando métodos, especial- Gráfico 4.3 Uso de Métodos entre Mujeres en Unión por Región y Departamento BOLIVIA Altiplano Valle Llano La Pa Orur~ Potosí Chuquisaca Cochabarnba Tarija Santa Cruz Beni/Pando 20 40 60 80 100 20 40 60 80 1 O0 Porcentaje de Mujeres en Uni6n ~Métodos modernos ~Métod~ tradicionales I mente tradicionales. A nivel regional, el mayor nivel de uso se encuentraen el Llano (52 por ciento), varios puntos por encima del Altiplano y el Valle (44 y 42 por ciento respectivamente). E1 60 por ciento de ese uso es de métodos modernos en comparación con apenas 25 por ciento en el Altiplano y 40 por ciento en el Valle, debido básicamente al mayor uso de la píldora y la esterilización en el Llano en comparación con las otras dos regiones. Número de Hijos al Iniciar el Uso de Anticonceptivos El análisis de la relación entre el número de hijos vivos que tenían las mujeres cuando usaron por primera vez un método para distintas cohortes permite conocer cuán temprano en la vida reproductiva de las mujeres se adopta la planificación familiar, y si se hace para limitar o espaciar los hijos, al igual que las tendencias en el proceso de adopción con fines de espaciamiento. Al analizar esta información debe recordarse que para las cohortes jóvenes el proceso todavía no ha concluido. En el Cuadro 4.7 se observa que casi una quinta parte de las mujeres mayores de 40 años usaron métodos por primera vez después del primer hijo y cerca a otra quinta parte después del cuarto hijo. Si se tiene en cuenta que cuando estas mujeres decidieron usarlos por primera vez, los programas de planificación familiar apenas se iniciaban en Bolivia, estos resultados son indicativos de la fuerte motivación por el espaciamiento de los nacimientos y por la limitación del tamaño de la familia existente en el país. En la Bolivia de hoy, entre las cohortes más jóvenes, muchas mujeres empiezan a usar métodos antes de tener hijos. Por ejemplo, entre las mujeres de 15 a 19 años, una de cada 4 mujeres usa métodos de anticoncepción antes de tener el primer hijo y una de cada 5 entre los 20 y los 24 años de edad. 42 Cuadro 4.6 Uso actual de m6todos por caracterlsticas seleccionadas Distribuci6n porcentual de las mujeres en uni6n por m6todo usado actualmente, según características seleccionadas, Bolivia 1994 M6todos modernos Méuxlos tradicionales Un Esteri- Un No Cual- mg, lado IJz~ci6n m~ado Otros m~n Nt)mero quler mo- Pll- lnyec- Vagi- Con- f¢me- tradl- Rit- Reti- miro- actual- de Caracterisúca m~todo derno dora DIU ci6n nales d6n nína ¢lonal mo ro dos mente Total mujeres Área Urbana 55.0 25.3 4.2 11.5 1.0 0.2 2.0 6.2 29.6 25.2 1.7 2.8 45.0 100.0 3,157 Rural 31.3 6.9 0.7 3.0 0.4 0.0 0.4 2.3 24.5 17.5 1.6 5.4 68.7 100.0 2,177 Regl6n Altiplano 43.6 11.9 0.7 8.3 0.2 0,1 1.1 1.5 31.7 26.6 1.1 4.0 56.4 100.0 2,495 Valle 42.2 15.7 1.3 8.2 0.8 0,1 1.5 3.9 26.5 18.0 2.5 6.1 57.8 100.0 1,499 Llano 52.0 31.1 8.6 7.4 1.8 0.2 1,6 11.3 21.0 18,1 1.7 1.1 48,0 100.0 1,340 Departamento La Paz 46.5 13.9 0.9 9.7 0.2 0.1 1.3 1.7 32.7 29.5 0.9 2.2 53.5 100.0 1»694 Oruro 39.1 11.2 0.5 8.5 0.0 0.0 l.l 1.1 28.0 24.2 1.9 1.8 60.9 100.0 308 Potosl 36.3 5.7 0.0 3.7 0.2 0.0 0.6 1.0 30.5 17.9 1.2 11.4 63.7 100.0 493 Chuquisaca 35.5 8.3 0.7 5.0 0.0 0.0 0.4 2,2 27.2 16.2 2.9 8.1 64.5 100.0 299 Cochabamba 41.2 15.5 0.6 8.9 0.4 0.2 1.7 3,7 25.7 ,16.9 1.9 6.9 58.8 100,0 962 Tarija 54.9 25.7 4.8 9.0 3,5 0.0 1.8 6.6 29.2 24.2 4.5 0.5 45.1 100.0 237 SantaCmz 54.0 32.3 9.3 8.0 1.9 0.2 1.8 11,0 21.6 18.7 1.9 1.1 46.0 100.0 1,150 Beni/Pando 40.4 23.6 4.4 3.7 1.5 0.4 0.2 13.3 16.8 14.6 0.7 1.5 59.6 100.0 190 Nivel de lnstrucciún Sin instrucción 22.7 3.0 0.0 0.9 0.1 0.0 0.0 1.9 19.7 12.8 1.1 5.9 77.3 100.0 843 Båsico 39.2 11.4 2.2 3.7 0.7 0.I 0.6 4.1 27.8 21.1 1.9 4.8 60.8 100.0 2,210 Intermedio 46.7 17.1 3.8 7.4 1.0 0.0 1.3 3.6 29.7 24.4 2.1 3.1 53.3 100.0 777 Medio o mås 66.2 35.9 4,7 18.9 1.2 0.3 3.1 7.4 30.4 27.3 1.4 1.7 33.8 100.0 1,503 Total 45.3 17.8 2.8 8.1 0.8 0.1 1.3 4.6 27.5 22.0 1.7 3.9 54.7 100.0 5,334 Cuadro 4.7 Número de hiios al usar anticoncet~ci6n por nrimera vez Distribuci6n porcentual de mujeres alguna vez unidas por número de hijos sobrevivíentes al usar anticoncepci6n por primera vez. según edad actual, Bolivia 1994 Número de hijos sobrevivientes al usar anticonuepci6npor primera vez Nunca Número Edad han usado Sin Cuatro Sin infor- de actual m6todos hijos Uno Dos Tres y mås mación Total mujeres 15-19 53.1 23.0 21.9 1.5 0.0 0.0 0.6 100.0 286 20-24 37.6 19.2 30.1 9.7 2.4 0.8 0.3 100.0 893 25-29 30.8 13.1 30.0 15.0 7.0 3.9 0.4 100.0 1,123 30-34 27.1 8.0 26.8 13.3 10.3 14.2 0.3 100.0 1,166 35-39 34.1 7.5 20.4 10.9 7.9 19.1 0.1 100.0 1,021 40-44 37.5 5.5 17.4 11.8 8.9 18.6 0.3 100.0 809 45-49 52.6 3.1 13.9 9.9 4.1 16.3 0.0 lO0.O 682 Total 36.1 10.4 23.8 11.5 6.7 11.3 0.3 100.0 5,981 43 Edad al Momento de la Esterilización Si se relaciona la edad de la mujer al momento de la operación con el tiempo transcurrido hasta la fecha de la entrevista, es posible estudiar tendencias en la adopción de la esterilización, es decir, si ha habido cambios en la edad de las mujeres a la aceptación del método; específicamente, en qué medida la edad a la esterilización ha estado aumentando o disminuyendo. En el Cuadro 4.8 se clasifican las mujeres según la edad en el momento de la esterilización y de acuerdo con el número de años transcurridos desde la operación. Para cada uno de estos subgrupos se ha calculado la edad mediana a la operación, es decir, la edad a la cual se habían hecho operar el 50 por ciento de las mujeres. En la ENDSA 94 no se tiene información de las mujeres que se esterílizaron a los 40 o más años de edad hace más de 10 años, puesto que ellas tendrían 50 o más años al momento de la encuesta, por lo cual, para evitar sesgos, se excluyen de los cálculos en el Cuadro 4.8 todas las mujeres entrevistadas que fueron esterilizadas después de los 40 años. Se observa en el Cuadro 4.8 que la edad mediana a la esterilización femenina es 32 años en contraste con 33 años para las operaciones en los dos años inmediatamente anteriores a la encuesta. De la evolución de las medianas es diflcil concluir, sin embargo, si hay una tendencia a largo plazo en la edad a la cual tiene lugar la esterilización. De la distribución por edad se puede observar que la proporción de esterilizaciones entre los 25 y los 29 años ha disminuido notablemente, al tiempo que ha aumentado la proporción entre los 30 y los 34 años: más del 50 por ciento de las operaciones realizadas hace 8 o mås años correspondían a mujeres menores de 30 años mientras que en los dos años anteriores a la ENDSA 94 la mitad de las operaciones correspondieron a mujeres entre 30 y 34 años. Cuadro 4.8 Edad al momento de la esterilizaciún Distribuciún porcentual de mujeres por edad en el momento de la esterilizaciún, según el número de años desde la operación, Bolivia 1994 Edad al momento de la esterilización Número Atlos desde de Edad la operaciún <25 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Total mujeres mediana ~ <2 3.5 14.3 51.1 22.1 7.2 1.7 100.0 58 33.1 2-3 2.5 16.3 44.3 29.0 7.9 0.0 100.0 34 31.9 4-5 4.3 25.4 30.7 32.1 7.5 0.0 100.0 47 32.1 6-7 2.2 21.1 38.2 31.7 6.7 0.0 100.0 48 32.7 8-9 10.0 46.5 29.5 14.0 0.0 0.0 100.0 24 29.5 10+ 11.5 38.2 47.9 2.4 100.0 0.0 0.0 56 NC Total 5.6 25.7 41.7 21.6 5.1 0.4 100.0 267 31.8 NC: No comparable tLa edad mediana se calculó únicamente para mujeres esterilizadas antes de los 40 años Uso para Espaciar y para Limitar Como se vio atrás, existe evidencia de la fuerte motivación para el espaciamiento y la limitación de la familia en Bolivia. En esta sección se analizan los patrones del uso de métodos para espaciar y para limitar. En el Cuadro 4.9, el uso actual para espaciar se refiere a las mujeres en uniún que estin usando métodos de planificación familiar en la actualidad y que sí desean tener más hijos pero quieren esperar dos 44 años o más o están indecisas al respecto. El uso actual para limitar se refiere a aquellas mujeres que estån usan- do y que no desean más hijos. Más del 80 por ciento del uso de métodos en Bo- livia está destinado a la limitación de la familia, es decir, 1 de cada 4 usuarias de métodos declaran que no desean más hijos. Los niveles de uso para limitar son uniformes en todos los departamentos y las únicas diferencias sus- tanciales se encuentran, como era de esperar, por grupos de edad, nivel de instrucción y residencia urbano-rural: el menor uso para limitar se encuentra entre las mujeres jóvenes, aquéllas sin instrucción y las residentes en áreas rurales. El uso para espaciar varia notablemente para todas las características analizadas, especialmente entre los grupos de edad e instrucción. Mientras el 20 por ciento de las mujeres en unión menores de 30 años usan métodos para espaciar, a partir de los 30 años el uso es básicamente para limitar la familia. Entre las mujeres sin instrucción o con apenas el nivel båsico, el uso para espaciar es muy bajo, al igual que en las áreas rurales (menos del 6 por ciento). Los diferenciales deparo tamentales en el nivel del uso de métodos para espaciar están positivamentè asociados con el grado de desarrollo dentro de cada región: los niveles son varias veces ma- yores en Tarija que en Chuquisaca, en Santa Cruz que en Beni/Pando y en La Paz en comparación con Potosí. Conocimiento del Período Fértil El conocimiento del período fértil en el ciclo ovulatorio es de particular importancia en Bolivia dado el alto nivel de uso del ritmo y el retiro. Para evaluar este conocimiento, en la ENDSA 94 se preguntó a las mujeres que declararon estar usando el ritmo, en que momento del ciclo menstrual creían que existe mayor riesgo de quedar embarazada. El Cuadro 4.10 resume los resultados sobre el conocimiento del ciclo reproductivo por parte de las mujeres que estaban usando la abstinencia periódica. Aproximadamente 3 de cada 4 usuarias de abstinencia periódica respondieron que la mitad del ciclo es el momento de mayor riesgo para quedar embarazada. Lo anterior indica de todas maneras que una proporción importante-de usuarias están utilizando el método del ritmo en forma incorrecta, dadas las respuestas erróneas sobre el período más fértil del ciclo ovulatorio. Cuadro 4,9 Uso Dora esoaciar v varo limitar Uso actual de métodos entre las mujeres en uni6n y uso pasadoentrelasmujeresembarazadasoamenorreicas,según si el uso es para espaciar o paro limitar, por características seleccionadas, Bolivia 1994 Uso actual Número Caracte- Para Para de flstica espaciar limitar Total mujeres Edad 15-19 20,2 10.0 30.2 260 20-24 19.9 19.3 39.2 820 25-29 19.2 31.8 51.0 1,033 30-34 9.9 43.9 53.8 1,075 35-39 5.0 45.0 50.0 901 40-44 1.7 44.6 46.3 705 45-49 0.2 24.6 24.8 538 Årea Urbana 14.6 40.4 55.0 3,157 Rural 5.5 25.9 31.3 2,177 Altiplano 9.3 34.3 43.6 2,495 La Paz 10.2 36.4 46.5 1,694 Oruro 9.2 29.9 39.1 308 Potosl 6.3 29.9 36.3 493 Valle 9.7 32.5 42.2 1,499 Chuquisaca 4.4 31.1 35.5 299 Cochabamba 9.5 31.7 41.2 962 Tarija 17.4 37.5 54.9 237 Llano 15.1 36.9 52.0 1,340 Santa Cruz 16.3 37.7 54.0 1,150 Beni/Pando 8.1 32.3 40.4 190 Nivel de lnstruccl6n Sin instrucción 1.2 21.6 22.7 843 Båsico 6.1 33.1 39.2 2,210 Intermedio 13.6 33.2 46.7 777 Medio o hUíS 21.9 44.3 66.2 1,503 Total 10.9 34.5 45.3 5,334 Cuadro 4.10 Conocimiento del período f~rtil Distribución porcentual de usuarias actuales de absti- nencia peri6dica por conocimiento del período f(:rtil durante el ciclo ovulatorio, Bolivia 1994 Porcentaje Perlodo f(mil de usuarias Durante la regla 1.8 Despu6s de la regla I0.3 Mitad del ciclo 76.0 Antes de la regla 2.7 En cualquier momento 4.4 Otra respuesta 0.9 No sabe/Sin informaci6n 3.8 Total 100.0 Número 1,265 45 Muy probablemente algunas de estas mujeres han quedado embarazadas como resultado de una falta de conocimiento exacto del período de mayor riesgo reproductivo. Fuentes de Suministro A las mujeres que estaban utilizando algún anticonceptivo moderno en el momento de la encuesta se les preguntó sobre el lugar dónde los habían obtenido. A las usuarias de métodos tradicionales, se les preguntó dónde habían conseguido la información sobre su uso. Los resultados para las principales fuentes de abastecimiento de m6todos modernos se presentan en el Cuadro 4.11. El sector privado en Bolivia desempeña un papel predominante en el suministro de anticonceptivos, con una cobertura de casi las dos terceras partes de las usuarias actuales de métodos modernos de planificación familiar. Las clínicas/bospitales, los consultorios médicos y las farmacias contribuyen en proporciones similares como fuentes en el sector privado. Como era de esperarse, éstas últimas constituyen la principal fuente para los llamados métodos de suministro (píldora, inyección, condón y métodos vaginales) y los hospitales públicos para casi la mitad de las esterilizaciones (47 por ciento). Los consultorios m6dicos son la fuente de principal importancia para las usuarias del DIU. Cuadro 4.11 Fuentes de suministro Distribuci6n porcentual de todas las usuarias de m~todos modernos por fuente de suministro, según n~todo, Bolivia 1994 Esterilizaci6n M6todos Fuente de suministro Pildora DIU Inyecci6n Cond6n femenina modernos' Ministerio de Salud 19.2 29.4 13.4 9.7 59.9 33.3 Hospital 2.0 12.1 0.0 0.0 47.3 18.3 Centro o posta de salud 13.9 8.4 5.1 7.6 2.4 7.4 CNS/Otras cajas 1.9 8.9 5.6 2.1 10.1 7.2 Promotor/RPS 1.5 0.0 2.8 0.0 0.0 0.4 Sector privado 77.9 68.8 75.0 81.8 37.3 63,4 CIInica/Hospital O.O 21.9 0.0 1.5 35.2 19.4 Consultorio m¿dico 7.7 41.5 12.9 3.1 2.1 20.8 Centro de planificaci6n 0.2 4.3 0.0 0.0 0.0 1.9 Farmacia 69.9 1.0 62.1 77.2 0.0 21.3 Otras fuentes del sector privado ~ No sabe/Sin informacl6n 2.1 l.O 6.5 1.5 0.0 1.2 0.7 0.9 5.0 6.9 2.8 2.1 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Número 164 449 44 87 267 1,022 Nota: CNS (Caja Nacional de Salud); RPS (Responsable Popular de Salud) 'Incluye 8 casos de m¿~todos vaginales 2Incluye "amigos/familiares" (9 mujeres) y "otros" (3 casos) 46 4.3 Discontinuación del Uso de Métodos y Uso Futuro Razones de Discontinuación del Uso de Métodos El calendario de eventos incluido en la entrevista individual permitió registrar para cada mujer, a partir de enero de 1989, la duración de los periodos o segmentos de uso continuo y la forma como estos terminaron: por cambio a otro método, por comienzo de un embarazo o por abandono del método, bien para buscar quedar embarazada o por otras razones. Los segmentos de uso iniciados antes de enero de 1989 no se incluyen en el análisis y una mujer puede contribuir con más de un segmento de uso. Tasas de Discontinuación El Cuadro 4.12 muestra las tasas de discontinuaci6n durante el primer afio, para cada método especifico cuyo uso terminó después de enero de 1989. Las tasas se basan en cálculos de tablas de vida e indican la proporción de segmentos que fueron discontinuados durante los primeros doce meses, según cuatro razones específicas: falla del método, deseo de quedar embarazada, efectos colaterales (efectos secundarios y preocupaciones por la salud) y otras razones. Cuatro de cada diez segmentos analizados terminaron durante el primer año y la razón principal, entre las especificadas, fue la falla del método (12 por ciento). Si se tiene en cuenta el método utilizado, apenas el 12 por ciento de los segmentos de DIU terminaron durante los primeros doce meses de uso, en gran medida (64 por ciento de ellos) debido a efectos colaterales. En contraste, 3 de cada 4 de los segmentos de inyecciones terminaron durante el primer afio, la mitad de ellos debido a dichas razones. Las mayores tasas de falla correspondieron a los métodos tradicionales (entre el 15 y el 20 por ciento) y las menores al DIU: menos del 2 por ciento de los segmentos de uso terminaron en embarazo durante el primer afio de uso. Los otros métodos modernos (ptldora, cond6n, e inyecciones) presentan tasas de falla alrededor del 5 por ciento. Por otro lado, las mayores tasas de terminación por efectos colaterales correspondieron a la inyección (39 por ciento) y plldora (36 por ciento). Cuadro 4.12 Tasas de discontinuaci6n de anticonceDci6n durante el primer afio Porcentaje de segmentos de uso de m6todos cine fueron discontinuados durante los primeros 12 meses de uso, según raz6n para discontinuar, Bollera 1994 Método Raz6n para discontinuar método Número Falla Para Efectos de del quedar colate- Otras segmentos método embarazada rales* razones 2 Total de uso Métodos modernos PIldora 5.1 4.4 36.0 13.4 58.9 549 DIU 1.6 1.0 7.6 1.7 11.9 495 Inyecciones 4.6 9.4 38.5 25.6 78.2 179 Cond6n 5.4 6.9 6.0 51.6 69.8 211 Métodos tradicionales Abstinencia peri6dica 19.6 5.6 1.2 13.4 39.8 2,126 Retiro 15.1 3.3 1.8 36.2 56.4 234 Otros tradicionales 5.7 0.9 0.3 22.4 29.2 476 TotaP 12.1 4.4 7.9 16.7 41.1 4,498 Nota: Las cifras se basan en e~ílculos con tablas de vida. El número de segmentos se refiere a los afios-mujer de exposici6n al comienzo de la tabla de vida. qncluye "efectos secuodarios" y ~preocupaciones por la salud" (v6ase el Cuadro 4.13) ~V6ase el Cuadro 4.13 para el detalle de las otras razones para cada método 3lncluye todos los métodos del Cuadro 4.6. 47 Razones de Discontinuación Con el fin de conocer en forma detallada las razones que llevaron a las mujeres a suspender el uso de métodos se elaboró el Cuadro 4.13, el cual permite analizar la importancia de las razones de terminación. Debe recordarse que la distribución no es de mujeres sino de segmentos de uso. Por otra parte, este grupo de razones es representativo de la experiencia de los últimos 5 años en el uso de métodos. En el 31 por ciento de las discontinuaciones se señaló como razón la falla del método. El porcentaje de segmentos en los cuales la mujer quedó embarazada varía entre el 18 y el 48 por ciento para métodos tradicionales y entre el 6 y el 16 por ciento para métodos modernos. En un 15 por ciento de los casos, la razón de terminación se debió a que la mujer querta quedar embarazada, desde un mínimo de 8 por ciento para las usuarias de métodos vaginales hasta el 19 por ciento en el caso de la abstinencia periódica y el DIU. El 17 por ciento de las terminaciones se debieron a preocupaciones por la salud (9 por ciento) o por efectos secundarios del método. Entre las usuarias de la píldora, DIU, y la inyección, esas razones cubren alrededor de la mitad de las terminaciones. Otra razón relativamente importante, el deseo de un método más efectivo, cubri6 más del 10 por ciento de los segmentos de uso de todos los métodos con excepción de la píldora, el DIU y la inyección. Cuadro 4.13 Razones de discontinuaci6n de métodos anticonceptivos Distribuci6n porcentual de discontinuaciones de métudos anticonceptivos a partir de enero de 1989 por raz6n de discontinuación, según m¿:todo, Bolivia 1994 M6todos modernos M6todos tradicionales Abstinen- Otros lnyec- Vagi- Con- cia peri6- tradicio- Raz6n Pfldora DIU ción nales d6n dica Retiro nales Total Qued6 embarazada 11.9 5.5 6,7 15,8 8.6 48.4 33.9 17.9 30.9 Quería quedar embarazada 11.9 18.7 12.0 7.8 9.7 19.1 11.9 5.8 15.3 Compañero desaprobaba 0.4 0.7 1.0 4.7 13.7 0.4 13.0 0.3 1.9 Efectos secundarios 26.9 21.6 23.7 13.0 3.4 0.5 1.4 0.0 7.4 Preocupaciones por la salud 27.5 30.9 25~6 2.3 4.3 2.1 2.5 1.8 9.4 Acceso/Disponibilidad 1.8 0.4 1.0 0.0 0.7 0 0 0.0 0.3 0.4 Querla m6todo mås efectivo 4.6 0.9 5.1 16.4 13.4 10.0 11.4 6.0 8.3 Inconveniente de usar 1.0 3.8 1.9 18.8 13.7 0.8 6.0 0.4 2,3 Sexo infrecuente 2.2 1.9 4,0 3.1 13.6 7.3 6.9 3,3 5.8 Costo t .9 0.3 8.4 2.3 2.7 0.0 0.0 0.3 0.9 Fatalista 0.0 0.0 0.7 0.0 0.9 0.3 0.2 0,0 0.2 Menopausia 0.1 2.0 0.2 0.0 0.3 1.0 1.6 0.0 0.8 Disoluci6n/Separaci6n 1.2 0.4 0.7 0.0 0.4 0.9 0.7 0.4 0.8 Otra raz6n 4,3 4.3 4.1 2.3 5.1 2.1 2.3 33.4 5 8 Sin informaci6n 4.2 8.7 5.2 13.4 9.5 7.1 8.1 30.0 9 9 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100,0 100.0 I00.0 100.0 Número 528 327 185 52 178 1,881 231 365 3,803 Nota: Los segmentos de uso iniciados antes de enero de 1989 no se incluyen en el anålisis Falla del Método e Intenciones Reproductivas Otro ángulo para el anålisis de la discontinuación de la anticoncepci6n, especialmente la falla de los métodos, se presenta en el Cuadro 4.14. El cuadro presenta el porcentaje de mujeres en unión que quedaron embarazadas usando un método y cuyo último embarazo no fue planeado, según si el uso era para espaciar o para limitar. Estaban usando para espaciar aquellas muj eres que quedaron embarazadas po r falla del método 48 y que manifestaron que hubiesen preferido esperar por lo menos dos años antes de quedar embarazadas. Estaban usando para limitar aqu611as mujeres actualmente embarazadas o amenorreicas que quedaron embarazadas mientras usaban un método (falla del método) y que manifestaron que no deseaban más hijos. El Cuadro 4.14 está basado en los embarazos despues de enero de 1990 y cubre únicamente las mujeres actualmente embarazadas o amenorreicas, por lo cual no puede compararse directamente con los resultados presentados en el Cuadro 4.12. Las mujeres actualmente embarazadas o amenorreicas que quedaron embarazadas mientras usaban un método constituyen casi el 6 por ciento de las mujeres en unión, con proporciones similares para limitar que para espaciar. Los mayores niveles de falla se observan entre las mujeres menores de 30 años que estaban espaciando (un poco más del 6 por ciento de las mujeres en unión). Las mujeres ac- tualmente embarazadas o amenorreicas de Chuquisaca que estaban usando para limitar tuvieron niveles de falla dos veces mayores que las tasas de quienes estaban usando para espa- ciar. Por otro lado, los niveles de falla entre mujeres actualmente embarazadas o amenorreicas que estaban espa- ciando son relativamente mås altas en los departamentos del Llano que en el resto del país. Intenciones de Uso en el Futuro A las mujeres que conocían o habían oído hablar de los métodos, pero no estaban usando ninguno, se les pre- gunt6 sobre sus intenciones de uso futuro de alguna forma de anticoncepción. Si la respuesta era afirmativa se pregunt6 a la mujer si pensaba usar en los pr6ximos 12 meses o después y cual método pensaba usar. En el Cuadro 4.15 se presentan los resultados sobre intenciones de uso para aquellas mujeres que no usan actualmente, según el número de hijos. En el panel superior del cuadro se presenta cada categoría con Cuadro4.14 Falladelaanticoncepción e intenciones reproductivas Porcentaje de mujeres en uniún actualmente embara- zadas o amenorreicas cuyo último embarazado no fue planeado, según si el uso era para espaciar o para limitar, por caracterlsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Uso pasado Número de Caracte- Para Para mujeres rtstica espaciar limitar Total en unión Edad 15-19 6.3 1.7 8.0 260 20-24 6.4 1.9 8.4 820 25-29 4.4 3.8 8.2 1,033 30-34 3.0 3.6 6.6 1,075 35-39 0.9 3.8 4.7 901 40-44 0.4 1.5 1.8 705 45-49 0.0 0.5 0.5 538 Área Urbana 3.5 2.6 6.1 3,157 Rural 2.1 2.9 5.0 2,177 Regidn Altiplano 2.8 2.9 5.7 2,495 Valle 2.1 2.7 4.9 1,499 Llano 4.1 2.3 6.4 1,340 Departamento La paz 3.5 2.8 6.4 1,694 Oraro 1.8 2.5 4.2 308 Potosí 1.0 3.5 4.5 493 Chuquisaca 2.6 5.3 7.9 299 Cochabamba 1.9 1.9 3.7 962 Tarija 2.7 3.2 5.8 237 Santa Cruz 4.0 2.3 6.3 1,150 Beni/Panúo 4.4 2.4 6.8 190 Nivel de lnstrueclún Sin instrucciún 0.6 2.3 Båsico 3.1 3.6 Intermedio 3.8 4.0 Medío o mås 3.6 1.0 Total 2.9 2.7 2.9 843 6.7 2,210 7.8 777 4.5 1,503 5.7 5,334 relación al total y en el inferior se comparan las intenciones de quienes nunca usaron con las de aquellas mujeres que usaron métodos previamente, para lo cual se calcula la distribución porcentual dentro de cada categoría de uso previo de anticoncepción. Más adelante, en el Cuadro 4.16, se detalla el método preferido para quienes manifestaron su intención de usar en el futuro y en el Cuadro 4.17 se detallan las razones aducidas por las mujeres que manifestaron que no intentaban usar. Según el Cuadro 4.15, el 50 por ciento de las mujeres en unión y que no practican la anticoncepci6n manifestaron su intención de hacerlo en el futuro, en una gran proporción (43 por ciento) en los próximos 12 meses. El porcentaje que no intenta usar es mayor entre las mujeres que nunca han empleado ningún método (52 por ciento) en comparación con aquellas mujeres que usaron previamente (29 por ciento). Sin tener en cuenta el uso previo de métodos, el 74 por ciento de las mujeres nulíparas y el 48 por ciento de aquellas de cuatro o más hijos no intentan usar en el futuro. Casi 3 de cada 5 del resto de mujeres manifest6 su intención de usar la anticoncepción en el futuro. 49 Cuadro 4,15 Uso futuro de anticoncetx:idn Distribucidn porcentualde mujeres en unidn que no usan actualmente mdtodos por intencidn de uso futuro, según número de hijos sobrevivientes y uso previo de anticoncepción, Bolivia 1994 Número de hijos sohre'~ivientes t Intencidn de Sin Cuatro uso f~turo hijos Ono Dos Tres y m~.s Total Nunca us6 m~todos Intenta usar prdximos 12 meses 7.1 27.8 23.3 17.0 20.4 20.9 Intenta usar más tarde 5.9 5.5 3.9 2.5 2.6 3.4 Intenta, no sabe cuando 0.9 0.7 0,3 0.1 0.6 0.5 Indecisa a intentar 4.8 5.5 3.5 4.8 5.7 5.1 No intenta usar 66.2 29.4 24.8 28.8 35.4 32.9 Sin informacidn 0.9 0.3 0.0 0.4 O. 1 0.2 Us~ m6todos previamente Intenta usar próximos 12 meses 1.3 20.6 30.0 29.6 18.7 22.0 Intenta usar más tarde 5.1 4.2 3.5 3.7 2.0 3.0 Intenta. no sabe cuando 0.0 0.0 0.0 0,5 0.5 0.3 Indecisa a intentar 0.3 0.2 0.6 0.8 0.9 0.7 No intenta usar 7.6 5,4 10.0 11,4 12.9 10.8 Sin informacidn 0.0 0.3 0.0 0.5 0.4 0.3 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Nunca us~ métodos Intenta usar pr6ximos 12 meses 8.3 40.1 41.8 31.7 31.5 33.2 Intenta usar mús tarde 6.9 7.9 7.0 4.7 4.0 5.4 Intenta, no sabe cuando 1.0 1.0 0.5 0.2 1.0 0.8 Indecisa a intentar 5.6 7.9 6.3 9.0 8.8 8.1 No intenta usar 77.2 42.5 44.4 53.7 54.6 52.2 Sin información 1.0 0.4 0.0 0.7 0.2 0.3 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Us~ métodos previamente Intenta usar prdximos 12 meses 9.1 67.1 68.0 63.7 52.8 59.3 Intenta usar más tarde 35.7 13.7 7.9 8.0 5.6 8.1 Intenta, no sabe cuando 0.0 0.0 0.0 1.1 1.4 0.9 Indecisa a intentar 2.1 0.7 1.4 1.7 2.5 1.9 No intenta usar 53.1 17.6 22.7 24.5 36.4 29.1 Sin informacidn 0.0 1.0 0.0 1.1 1.1 0.9 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Total de no usuarias Intenta usar próximos 12 meses 8,4 48.4 53.4 46.6 39.1 42.9 Intenta usar m,~s tarde 11.0 9.7 7.4 6,2 4.5 6.4 Intenta, no sabe cuando 0.9 0,7 0.3 0,7 1.1 0.8 Indecisa a intentar 5,1 5.7 4,1 5.6 6.5 5.7 No intenta usar 73.9 34.9 34,8 40.1 48.3 43.7 Sin informacidn 0.9 0.6 0,0 0.9 0.5 0.5 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 tlncluye el embarazo actual 50 La información del Cuadro 4.16 sobre preferencias de métodos para las mujeres que manifestaron intenciones de uso, sea en el futu- ro inmediato o más adelante, indica que el 45 por ciento emplearía uno moderno. El DIU ocupa el primer lugar, al ser mencionado por el 22 por ciento de las mujeres. El 25 por cíento señala la abstinencia periódica. Otros métodos menciona- dos por una proporción importante de mujeres fueron la píldora ( 11 por ciento), las inyecciones (6 por ciento), y la esterilizaci6n (5 por ciento). El Cuadro 4.17 presenta el peso relativo de las razones para no desear usar métodos anti- conceptivos en el futuro entre las mujeres que no estaban usando en el momento de la ENDSA 94, para dos grandes grupos de edad: de 15 a 29 años y mayores de 30 años. Como puede observarse, casi la cuarta parte de las mujeres declararon como raz6n principal para no usar en el futuro el hecho de ser menopdusica, especialmente entre las mujeres de 30 o mås años entre las mujeres de 30 o mås años de edad (que constituyen el 78 por ciento del total de mujeres no usuarias de anticoncepti- vos y que no intentan usar en el futuro). En segundo lugar, el 17 por ciento de las mujeres declararon que no conocen métodos, particu- larmente las mujeres de 15 a 29 años. Luego, un 11 por ciento declaró que no intentará usar méto- dos anticonceptivos en el futuro por preocupa- ciones de salud, otro 11 por ciento por ser subfértil/infértil, y el 9 por ciento porque desea más hijos. Apenas un 5 por ciento mencionaron como razón para no usar en el futuro el miedo a efectos secundarios. Mensajes sobre Planificaci6n Familiar A continuación de la sección sobre in- tenciones de uso de anticoncepción, en el cues- tionario individual de la ENDSA 94 se inclu- yeron preguntas referentes a mensajes sobre pla- nificación familiar escuchados en los 6 meses antes de la entrevista y el medio a través del cual fueron escuchados. En el Cuadro 4.18 se presen- tan los resultados por lugar de residencia y nivel de instrucción. Cuadro 4.16 Mt~todo oreferido oara uso futuro Distribuci6n porcentualde mujeres en uni6n que no estån usando métodos anticonceptivos pero que intentan usar en el futuro por método preferido, según tiempo en el que empezarlan a usar, Bolivia 1994 Intenta usar Prúxiraos Después No Método preferido 12 de 12 sabe de anticoncepción meses meses cuando Total M~todo~ modernos Plldora 11.1 6.4 7.4 10.5 DIU 22.5 22.1 12.4 22.3 Inyecciones 6.0 3.1 0.0 5.5 M~tudos vaginales ~ 0,2 0.0 0.0 0,2 Condón 0.9 0.2 0.0 0.8 Esterilizaci6n femenina 5.5 3.7 14.4 5.4 Métodos tradicionales Abstinencia peri6dica 24.9 28.7 13.1 25.2 Retiro 0.6 0.7 7.5 0.7 Otro método 2.7 3.9 5.6 2.9 No estå segura 25.2 31.3 39.6 26.2 No sabe 0.2 0.0 0.0 0.2 Total 100.0 100.0 1130.0 100.0 Número 1,251 187 24 1,462 ~Tabletas, espumas y diafragma Cuadro 4.17 Razones para no usar métodos anticonceptivos Distribuei6n porcentual de mujeres actualmente unidas que no usan mútudos anticonceptivos y que no intentan usar en el futuro por raz6n principal para no hacerlo, según grupos de edad, Bolivia 1994 Grupos de edad Raz6n para no usar anticoncepci6n 15-29 3049 Total Sexo infrecuente 1.6 4,6 4.0 Menopáusica 1.2 31.4 24.7 Subfértil/inf6rtil 8.4 11.0 10.5 Postparto/lactancia 0.0 0.1 0.1 Desea más hijos 16.5 7.4 9.4 Oposici6n de ella 8.1 3.1 4.2 Oposici6n del esposo 1.7 1.3 1.4 Oposición de otros 0.5 0.0 0.1 Razones religiosas 9.8 6.4 7.1 No conoce m6todo 24.5 14.6 16.8 No conoce fuente 0.8 1.0 1.0 Preocupaciones de salud 14.7 10.3 11.3 Miedo de efectos seeondarios 6.9 3.9 4.6 Lejanía de fuentes 1.1 I.I 1.1 Muy costoso 1.4 0.8 0.9 Inconveniente para usar 0.0 0.2 0.2 Interfiere con organismo 0.0 0.2 0.2 Otra raz6n 0.7 1.8 1.5 No sabe 1.9 0.8 1.0 Sin informaci6n 0.3 0.0 0.1 Total 100.0 100.0 100.0 Número 284 989 1,273 51 El 45 por ciento de las mujeres escucharon mensajes sobre planificación familiar, especialmente por la radio (15 por ciento) o por la radio y la televisión (18 por ciento). Las mujeres que residen en las åreas urbanas tienen una mayor probabilidad de escuchar mensajes por televisión. En efecto, las mujeres que escucharon mensajes por televisión o por radio y televisi6n en las zonas urbanas llegan al 43 por ciento mientras que en las zonas rurales alcanzan solamente al 8 por ciento. Los mensajes emitidos solamente por radio fueron escuchados por alrededor del 15 por ciento de las mujeres tanto en el área rural como en el área urbana. Los mensajes exclusivamente radiales no presentan diferencias a nivel urbano-rural. En las regiones, el mayor porcentaje de muj eres que escucharon mensajes sobre planificación familiar por radio y/o televisión corresponde al Llano (53 por ciento) y el menor al Valle (36 por ciento). El Altiplano tiene un porcentaje intermedio entre las dos regiones mencionadas (46 por ciento). Cuadro 4.18 Mensaies de planificación familiar en la radio o televisi6n Distribución porcentual de mujeres entrevistadas de acuerdo a si han escuchado mensajes de planificación familiar en la radio o en la televisi6n en los 6 meses anteriores a la encuesta, según caracteristicas seleccionadas, Bolivia 1994 Escuchó mensaje de planificaci6n familiar en la radio o en la tetevisi6n Número No ha Por la Por la Por radio y Sin infor- de Característica escuchado radio televisi6n televisi6n maci6n Total mujeres Área Urbana 42.4 14.0 17.0 26.4 0.2 100.0 5,378 Rural 76.5 15.5 3.2 4.6 0.2 100.0 3,225 Región Altiplano 54.5 18.9 9.0 17.6 0.0 100.0 4,128 Valle 63.5 10.1 12.4 t3.7 0.2 100.0 2,368 Llano 47.1 11.2 16.7 24.7 0.4 100.0 2,107 Departamento La Paz 47.6 22.2 9.9 20.3 0.0 100.0 2,773 Oruro 65.6 9.8 I2.4 12.1 0.0 100.0 522 Potosí 70.6 13.6 3.9 11.8 0.1 I00.0 833 Chuquisaca 70.7 16.8 3.7 8.6 0.1 100.0 479 Cochabamba 62.8 7.4 14.6 14.9 0.2 100.0 1,494 Taríja 57.6 12.0 14.6 15.5 0.3 100.0 395 Santa Cruz 44.7 10.9 18.2 25.8 0.4 100.0 1,833 Beni/Pando 63.2 12.7 6.7 17.3 0.2 100.0 274 Nivel de instrucci6n Sin instrucci6n 82.4 12.0 1.8 3.7 0.1 100.0 1,039 Båsico 66.8 15.5 6.1 11.4 0.2 100.0 3,071 Intermedio 56.0 14.7 11.5 17.6 0.3 100.0 1,345 Medio o mås 34.6 14.5 20.8 30.0 0.1 100.0 3,147 Total 55.2 14.6 11.8 18.3 0.2 I00.0 8,603 52 Aeeptabí l ídad de los Mensajes de Planíf icación Fami l iar En el cuestionario individual de la ENDSA 94 se pregunt6 a las mujeres si les parecía aceptable la difusión de mensajes de planificación familiar por la radio y por la televisi6n. Los resultados se presentan en el Cuadro 4.19. Según los resultados, se puede señalar, primero, que la gran mayoría de las mujeres (casi el 90 por ciento) considera aceptable la difusión radial de mensajes de planificación familiar. Los porcentajes de no aceptación en casi todos los casos son inferiores al l0 por ciento. Segundo, con respecto a la difusión de mensajes por televisión, se observan resultados similares al caso de la radio, con una mayor diferencia a nivel de áreas urbano-rural. Esta diferencia es debida muy probablemente a la baja cobertura de la televisión en las zonas rurales. Cuadro 4.19 Aceptabilidad de mensaies de planíficaci6n familiar por la radio y la televisión Distribuci6n porcentual de mujeres que creen que es aceptable tener mensajes de planificaci6n familiar en la radio y en la televisi6n, por edad y características seleccionadas, Bolivia 1994 Característica Por la radio Por la televisi6n Número Acepta- No No estå Acepta- No No está de ble aceptable segura ble aceptable segura mujeres Edad 15-19 85.9 7.0 20-24 89.6 5.6 25-29 90.6 5,2 30-34 91.2 4.4 35-39 90.1 5,5 40-44 86.7 8,3 454.9 84.9 6,6 Área Urbana 93.6 3,6 Rural 80.2 9.9 Region Altiplano 87.4 7.2 Valle 92.9 3,6 Llano 86.0 6.3 Departamento La Paz 88.3 5.4 Oruro 85.4 10,2 Potosi 85.8 11.2 Chuquisaca 86.3 5.3 Cochabamba 94.5 3.1 Tarija 95.0 3.2 Santa Cruz 85.6 6,2 Beni/Pando 88.3 7.0 Nivel de instrucción Sin instrucción 77.4 10.3 Båsico 85.7 7.3 Intermedio 85.6 7.3 Medio o más 96.3 2.7 Total 88.6 6,0 7.1 81.3 7.2 11.5 1,805 4.8 85.8 5.9 8.3 1,544 4.2 85.9 6.9 7.2 1,346 4.4 86.8 5.4 7.8 1,273 4.5 84.0 7.3 8.6 1,079 5.1 80.6 9.2 10.2 843 8.6 77.5 7.4 15.0 714 2.8 93.1 3.4 3.5 5,378 9.9 67.7 12.7 19.6 3,225 5.4 80,9 8,8 10.4 4,128 3.5 88.1 4.4 7.4 2,368 7.8 83.8 6.0 10.1 2.107 6.3 79.3 7.8 12.9 2,773 4.4 82.3 9.9 7.7 522 3.0 85.3 11.1 3.6 833 8.4 71.8 7.8 20.4 479 2.4 92.3 3.4 4.3 1,494 1.8 92.1 4.3 3.6 395 8.2 84.1 5.3 10.6 1,833 4.7 82.0 10.9 7.1 274 12.3 66.4 12.0 21.6 1,039 7.0 78.1 8.7 13.2 3,071 7.0 81.0 8.3 10.7 1,345 1.0 95.8 2.8 1.4 3,147 5.4 83.6 6.9 9.5 8,603 53 54 CAPITUI.£) V NUPCIALIDAD Y EXPOSICIÓN AL RIESGO DE EMBARAZO En este capítulo se analizan otros determinantes pr6ximos de la fecundidad, diferentes de la anticoncepci6n, como son la nupcialidad, la actividad sexual, la duración de la amenorrea de postparto, la abstinencia de postparto y la no susceptibilidad al riesgo de embarazo asociada con la amenorrea y la abstinencia. Dentro del tópico de la nupcialidad, en este capRulo se analiza primero la formación de uniones legales o consensuales, lo cual se considera como un indicador básico de la exposición al riesgo de embarazo y cuyas características tienen implicaciones sobre el curso de la fecundidad. También es de particular importancia la estructura y la edad a la primera unión como una primera indicación del comienzo de la vida reproductiva. Seguidamente se estudia el concepto de exposición al riesgo de embarazo dentro del marco de exposición a las relaciones sexuales y de la capacidad biológica de la mujer de concebir y dar a luz un hijo. Posteriormente se analizan los períodos de infertilidad postparto para distintos subgrupos poblacionales, bien sea por amenorrea o por abstinencia de postparto como factores que, en ausencia del uso de la anticoncepci6n, constituyen el determinante más importante de los intervalos entre nacimientos. 5.1 Estado Conyugal Actual En la sección sobre nupcialidad de ENDSA 94 se preguntó a cada mujer si había estado casada o unida alguna vez, y en caso afirmativo, cual era su estado conyugal en el momento de la entrevista. En el Cuadro 5.1 y el Gráfico 5.1 se presenta la distribución de muj eres en edad reproductiva según estado conyugal, clasificadas por edad de la mujer. El 62 por ciento de las mujeres en edad fértil viven en estado de uni6n conyugal. Casi la cuarta parte de estas parejas no tienen el vínculo matrimonial formal y por tanto viven en situaci6n de convivencia Entre la mujeres de 15 a 19 aflos, 8 de cada 10 son solteras, pero al concluir los 24 afios, más de la mitad ya ha formado pareja. Después de los 40 afios sólo 1 de cada 25 permanece soltera. Desde otro punto de vista, las disoluciones se presentan desde temprana edad: entre los 20 y los 24 años ya hay un 4.5 por ciento de mujeres separadas y por encima de los 45 años casi una de cada 10 está separada o divorciada. El divorcio todavia no es muy común en Bolivia, siendo lo más frecuente la separación en una proporci6n de 5 a 1 con respecto al divorcio en el total de las mujeres. Cuadro 5.1 Estado conyugal actual Distribuci6n porcentual de mujeres por estado conyugal actual, según edad, Bolivia 1994 Estado conyugal Número Convi- Divor- Sin infor- de Edad Soltero riente Casada Viuda ciada Separada maci6n Total mujeres 15-19 83.6 9.4 5.0 011 0.0 Ira4 0.6 I00.0 1,805 20--24 42.1 22.6 3015 0.2 0.3 4.2 Orno I00.0 1,544 25--29 16.5 18.1 58.7 0.8 0.6 5.3 0.0 I00.0 1,346 30--34 8.4 12.5 71.9 i.I 0.9 5.2 0.0 I00.0 1,273 35--39 5.4 II.I 72.4 2.6 2.0 6.5 0.0 I00.0 1,079 40--44 4.0 i0.6 73.1 5.3 1"5 5.5 0.0 I00.0 843 45-49 4.3 7.0 68.4 10.7 2.4 7.1 0.2 I00.0 714 Total 30.3 13.7 48.3 2.1 0.9 4.6 0.1 100.0 8,603 55 Se observa en el Cuadro 5.1 que solamente en el grupo de 15-19 anos es mayor la proporción de mujeres convivientes en comparación con las casadas, lo cual sería indicativo de que en Bolivia la forma más común de iniciar una vida en pareja no es mediante matrimonio. Esto lo confirma el análisis de la composición de las uniones en el Cuadro 5.2 controlando por el número de años transcurridos, pues se observa que las uniones consensuales predominan entre las mujeres recién unidas. De manera general, se puede señalar que entre 1989 y 1994 no se han producido modificaciones sustanciales en la composición de las mujeres en edad fértil según el estado conyugal. De hecho, la evolución de los porcentajes de solteras por grupos de edad se ha mantenido casi invariable en el período indicado, tal como se puede ver en el Cuadro 5.3. Gráfico 5.1 Estado Civil de las Mujeres en Edad Fértil según Grupos de Edad Porcentaje 1 5-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Edad de las Mujeres i Cuadro 5.2 Tipo de unión por duración de la utliótl Porcentaje de mujeres casadas y en uniones con- sensuales según duración de la unión Número Duraci6n Convi- de de la unión vientes Casadas Total mujeres < 1 62.3 37.7 i00.0 179 t 43.9 56.1 100.0 236 2 47.5 52.5 100.0 201 3 34.7 65.3 100.0 234 4 36.6 63.4 100.0 239 5 31.6 68.4 100.0 237 6 23.9 76.1 100.0 265 7 27.5 72.5 100.0 230 8 25.8 74.2 100.0 223 9 I7.7 82.3 100.0 232 Cuadro 5.3 Evolucióndelporcentaiedesolte- tetas 1989-1994 Porcentaje de mujeres solteras por grupos de edad segtin dos encuestas ENDSA ENDSA Edad 89 94 20-24 42.7 42.1 25-29 17.3 16.5 30-34 8.3 8.4 35-39 4.7 5.4 40-44 4.3 4.0 4549 4.I 4.3 Total 20-49 15.6 16.1 Mujeres 6241 6798 El calendario de eventos incluido en la ENDSA 94 también permite calcular, paro los cinco años anteriores a la encuesta, los anos-persona de exposición marital. Las entrevistadoras fueron instruidas para marcar en una de las columnas del calendario cada mes que la entrevistada estuvo casada o unida y por lo tanto la información del Cuadro 5.4 en la página siguiente incorpora los efectos de la edad a la primera unión, disoluciones maritales y segundas nupcias. 56 En promedio, las mujeres entrevistadas tuvieron casi 3 afios (35 meses) de exposici6n marital en los años inmediatamente anteriores a la encuesta (58 por ciento del total de posibles meses) y dicho nivel de exposición depende en gran medida de la edad de la mujer: apenas 4 meses entre las menores de 20 años y 50 meses entre las de 30-49 años. Pero dentro de cada grupo de edad existen diferencias importantes en los niveles de exposición marital dependiendo del nivel de educación de la mujer y el lugar de residencia. El porcentaje de meses en unión de las mujeres menores de 30 años se reduce drásticamente a medida que aumenta el nivel de educación o el nivel de urbanización. Por ejemplo, las mujeres de 20-24 afios con instrucción media o superior estuvieron expuestas durante 16 meses, en promedio, en comparación con 34 para aquéllas sin educación. Cuadro 5.4 Exposici6n mar/tal Porcentaje de meses en uni6n marital en los cinco afios que precedieron la encuesta, por edad y características seleccionadas, Bolivía 1994 Edad al momento de la entrevista Característica 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Total Área Urbana 5.3 37.2 68.7 83.7 82.7 82.8 73.4 54.5 Rural 7.6 45.5 76.6 85,3 88,3 88,0 81.8 62.5 Regi6n Altiplano 5.3 35.1 68.0 85.8 83.4 85.2 80.3 55.7 Valle 4.5 38.4 71.9 82,6 85.7 83.4 73.2 58.1 Llano 9.4 50.3 78.3 83.4 86.6 86.3 76.8 60.3 Departamento La Paz 6.2 36.1 69.6 86.5 82.7 84.1 82.1 55.9 Oruro 2.5 33.6 69.9 82.2 83.1 86.8 79.7 56.4 Potosí 3.7 33.0 61.0 85.6 86.4 87.6 76.8 54.7 Chuquisaca 3.4 31.4 71.3 86.1 83.2 88.8 80.2 58.0 Cochabamba 3.9 41.3 72.5 81.8 87,1 81.9 68.6 59.1 Tarija 7.0 34.2 70.2 82,3 82.7 80.1 82,2 54.6 SantaCruz 8.1 49.4 76.9 83.1 86.4 87.0 75.5 59.3 Beni/Pando 18.5 56.6 87.5 85.6 87.5 81.7 85.5 67.2 Nivel de instrucción Sin instrucci6n 13,2 56.5 87.4 87.0 85.2 86.0 83.3 79.9 Básico 10.5 50.6 79.0 88.6 88.8 84.9 78.8 67.1 Intermedio 7.7 48.5 80.3 79,8 86.8 88.1 61.2 51,9 Medio o más 2,4 27.1 58.7 80.4 77.3 82.8 69.2 43.2 Total 6.1 40.0 71.6 84.3 84.8 85.0 77.5 57.5 Nota: Las cifras indican el porcentaje de meses-mujer transcurridos en unión con respecto al måximo to- tal de meses-mujer en los 5 años anteriores a la ENDSA 94 (60 meses por mujer), para cada grupo de anålisis. 57 5.2 Edad a la Primera Unión Conyugal La edad a la primera unión constituye una primera aproximación al comienzo de la exposición al riesgo de embarazo y al inicio de la vida reproductiva y tiene por lo tanto un efecto importante sobre la fecundidad porque cuanto más jóven forma pareja la mujer, mayor será su tiempo de exposición y mayor su potencial de hijos a lo largo de su vida. En condiciones extremas hipotéticas se ha estimado como promedio una tasa de fecundidad natural de 15 hijos por mujer. La prolongación de la solterla y el celibato reducen este potencial e influyen en la disminución de los niveles de fecundidad en una poblacíón. La proporci6n de mujeres que se han casado o han entrado en convivencia antes de ciertas edades exactas (15, 18, 20, 22 y 25) se presenta en el Cuadro 5.5, según la edad de las mujeres al momento de la entrevista (cohortes de mujeres). Debe tenerse presente que en algunos grupos de edades la experiencia es incompleta en el momento de la encuesta. Para ciertas cohortes se ha calculado además la edad mediana a la primera unión, es decir, edad a la cual ya ha formado pareja el 50 por ciento de la cohorte. Se han excluido de los cálculos aquellos grupos de edad en los cuales menos de la mitad de esas mujeres se casaron o unieron antes de cumplir la edad inferior del intervalo respectivo. La comparación de las proporciones acumuladas a cada edad permite hacer inferencias sobre posibles tendencias en la edad a la primera unión entre las distintas cohortes. La edad mediana a la primera unión se ha mantenido prácticamente invariable en tomo a los 20 años durante los últimos 20 años. Por otra parte, no existen grandes diferencias en las proporciones acumuladas para las diferentes cohortes. Por ejemplo, el porcentaje de mujeres de 45-49 afios al momento de la encuesta que se unieron antes de los 20 afios de edad (41 por ciento) no es muy diferente del porcentaje de mujeres de 20-24 afios que se unieron antes de la mencionada edad (43 por ciento). Cuadro 5.5 Edad a la »rimera uni6n Porcentaje de mujeres que se unieron antes de los 15, 18, 20, 22 y 25 afios y edad mediana a la prunera uni6n, por grupos de edad actual, Botivia 1994 Porcentaje de mujeres que se Edad uniemn antes de cumplir: Porcentaje mediana que nunca Númem a la 15 18 20 22 25 han estado de primera Edad actual aflos aflos aflos aflos afios en uni6n mujeres uni6n 15-19 2.7 NA NA NA NA 83.6 1,805 ND 20-24 4.7 24.9 42.6 NA NA 42.1 1,544 ND 25-29 5.1 26.4 44.7 62.1 77.8 16.5 1,346 20.6 30-34 5.6 28.3 48.1 63.3 78.0 8.4 1,273 20.3 35-39 5.5 26.5 46.4 62.7 79.1 5.4 1,079 20.4 40-44 5.0 27.3 44.8 60.7 76.3 4.0 843 20.7 45-49 4.6 23.8 40.9 56.8 73.1 4.3 714 21.2 Total 25-49 5.2 26.7 45.4 61.6 77.2 8.6 8,603 20.6 NA: No aplicable ND: No disponible, pues menos del 50 por ciento de las mujeres se han unido antes de cumplir la edad inferior del intervalo 58 Para estudiar los diferenciales socioeconómicos en la edad a la primera unión se presenta la mediana según diversas características en el Cuadro 5.6. A priori, se espera que tanto el nivel de instrucciún como el lugar de residencia generen diferencias importantes en la edad mediana a la primera unión. En el caso de Bolivia, sin embargo, no parecen existir tales diferencias, al menos, en gran magnitud. Primero, el nivel de instrucción genera una diferencia notable solamente entre las mujeres con intrucción media o superior y las mujeres sin instrucción. En el total de mujeres de 25-49 años, las mujeres con instrucci6n media o más se casaron o empezaron a convivir dos años más tarde que las mujeres con menor nivel de instrucción o sin educaciún. Segundo, la diferencia en la edad a la primera unión parece estar aumentando en las generaciones más jóvenes. En efecto, la diferencia en la edad a la primera unión entre las mujeres más educadas y menos educadas de 45-49 años es de dos años y la diferencia entre los mismos grupos educacionales entre las mujeres de 25-29 años es de tres años. No existen diferencias importantes en la edad mediana a la primera unión por área de residencia pero sí por regíón y departamento. Las mujeres del Llano se unen dos años antes que las del Valle y casi año y medio antes que las del Altiplano. La edad a la cual se han unido la mitad de las mujeres en Beni/Pando es más de tres años antes que la correspondiente de las mujeres en Chuquisaca y Cochabamba (18.2 y 21.6 años, respectivamente). Cuadro 5.6 Edad mediana a la nrimera unión nor caracteristicas seleccionadas Edad mediana a la primera uniún entre las mujeres de 25 a 49 años por edad actual, según caracterís- ticas seleccionadas. Bolivia 1994 Característica 25-29 Edad actual Total mujeres 30-34 35-39 40-44 45-49 25-49 Área Urbana 21.0 20.4 20.5 20.7 21.0 20.7 Rural 20.1 20.1 20.1 20.7 21.4 20.4 Región Altiplano 20.8 20.4 20.5 20.9 21.2 20.7 Valle 21.3 21.4 20.7 21.7 22.7 21.5 Llano 19,6 18.8 19,6 19,2 19.3 19,3 Departamento La Paz 20.4 20.2 20.6 20.7 21.0 20.5 Oruro 20.9 20,8 20.7 20.9 20.6 20.8 Potosl 21.7 21.1 20.3 21.5 22.1 21.3 Chuquisaca 21.2 21.4 21.6 21.6 22.1 21.6 Cochabamba 21.4 21.7 20.7 22.0 23.6 21.6 Tarija 20.7 19,9 20.3 20.4 21.4 20.4 Santa Cruz 20.0 18.9 19.7 19.3 19.3 19.5 Beni/Pando ¤7.9 ¤7.9 18.7 18.1 19.0 18.2 Nivel de instrucción Sin instrucci6n 19.5 19.6 20.1 20.4 21.1 20.2 Båsico 19.6 19.3 19.5 19.9 20.7 19,7 Intermedio 19.2 19.6 20.1 18.9 20.2 19.5 Medio o más 22,7 21,8 22.3 22,6 23,2 22.4 Total 20.6 20.3 20.4 20.7 21.2 20.6 Nota: Las medianas para los grupos i5-19 y 20-24 no se calcularon porque metros de la mitad de las mujeres se hablan unido antes de cumplir 15 y 20 años, respectivamente. 59 5.3 Edad a la Primera Relación Sexual Como se sabe que la edad a la primera unión no necesariamente coincide con el comienzo de las relaciones sexuales, la proporción de mujeres que han tenido relaciones antes de ciertas edades exactas (15, 18, 20, 22 y 25) se presenta en el Cuadro 5.7 según la edad al momento de la entrevista. La edad mediana a la primera relación sexual es casi 2 afios menor (1.8) a la de la primera unión conyugal, y parece además que esta diferencia ha cambiado poco en los últimos años. Cuadro 5.7 Edad a la primera relación sexual Porcentaje de mujeres que tuvieron su primera reiaciún antes de los 15, 18, 20, 22, y 25 afios, y edad mediana a la primera relación, según edad actual, Bolivia 1994 Porcentaje de mujeres que tuvieron su primera relaciún sexual antes de los: Porcentaje Edad que no Número mediana 15 18 20 22 25 han tenido de a la primera Edad actual afios afios afios afios afios relaciones mujeres relación 15-19 4.4 NA NA NA NA 77.1 1,805 ND 20-24 6.4 34.7 57.4 NA NA 29.4 1,544 19.3 25-29 7.0 37.1 61.3 76.4 87.4 8.3 1,346 18.9 30-34 8.7 40.9 64.7 77.9 87.9 3.8 1,273 18.6 35-39 6.1 41.0 62.4 78.0 88.2 2.1 1,079 18.7 40-44 8.2 41.5 60.4 75.4 87.2 1.0 843 18.9 45-49 8.1 38.5 59.1 74.7 86.0 1.9 714 18.9 20-49 7.3 38.6 60.9 74.7 83.6 9.7 6,798 18.9 25-49 7.6 39.7 61.9 76.7 87.5 3.9 5254 18.8 NA: No aplicable ND: No disponible, pues menos del 50 por ciento de las mujeres han tenido su primera relación antes de cumplir los 15 afios La edad mediana a la primera relación por edad de la mujer según lugar de residencia y nivel de instrucción se presenta en el Cuadro 5.8. La diferencia entre las mujeres sin instrucción y aquúllas con instrucción media o superior es alrededor de 3 años y es similar para todas las cohortes de mujeres. Del análisis de los resultados por edad y por región es difícil sacar conclusiones sobre cambios en el tiempo, debido a que las cifras en todos los casos presentan escasa variación. 5.4 Actividad Sexual Previa y Reciente En la ENDSA 94 se encontró que el 76 por ciento de las mujeres en edad fértil ha tenido relaciones sexuales alguna vez en su vida, el 23 por ciento entre quienes tienen menos de 20 años. Por encima de los 45 años la proporción llega al 98 por ciento. Pero la probabilidad que una mujer quede embarazada está en función de la frecuencia de relaciones sexuales en ausencia de protección anticonceptiva. En esta sección se discuten los resultados con relación a la actividad sexual reciente de las mujeres en edad fértil, como refinamiento de la medición de la exposiciún al riesgo de embarazo. 60 Cuadro 5.8 Edad mediana a la primera relaciún sexual flor caracterlsticas seleccionadas Edad mediana a la primera relaciún sexualentre las mujeres de 20 a 49 años, por edad actual y según caracterfsticas seleccionadas, Bolívia 1994 Edad actual Característica 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Total Total mujeres mujeres 20-49 25-49 Área Urbana 19.7 19.3 18.8 19.0 19.1 19.4 19.2 19.1 Rural 18.7 18.4 18.4 18.4 18.6 18.6 18.5 18.5 Región Altiplano ND 19.1 18.9 19.2 19.1 19.3 19.3 19.1 Valle 18.9 18.9 18.8 18.4 19.1 19.0 18.8 18.8 Llano 18.2 18.2 17.7 18.3 17.9 17.9 18.1 18.0 Departamento La Paz 19.9 19.2 18.9 19.4 19.3 20.1 19.4 19.2 Oruro 19.8 19.3 19.3 19.2 19.8 19.6 19.5 19.4 Potosí ND 18.8 18.9 18.5 18.4 18.5 18.9 18.7 Chuquisaca 19.7 19.2 19.7 18.9 19.2 19.5 19.4 19.3 Cochabamba 18.8 19.0 18.9 18.4 19.6 19.1 18.9 18.9 TarOa 18.6 18.0 18.1 18.2 18.0 18.3 18.2 18.1 Santa Cruz 18.4 18.5 17.8 18.4 18.0 17.9 18.2 18.1 Beni/Pando 17.2 17.0 17.1 17.7 16.9 18.1 17.3 17.3 Nivel de instrucción Sin instrucción 18.8 18.2 17.9 17.7 17.9 18.3 18.1 18.0 Båsico 18.0 17.9 18.0 18.3 18.4 18.6 18.1 18.2 Intermedio 18.3 18.3 18.3 18.7 18.2 18.8 18.4 18.4 Medio o más ND 20.7 20.1 20.5 21.5 22.2 ND 20.7 Total 19.3 18.9 18.6 18.7 18.9 18.9 18.9 18.8 ND: No disponible pues menos de la mitad de las mujeres habían tenido la primera relaciún antes de los 20 años La información de los Cuadros 5.9 y 5.10 estå basada en la pregunta sobre cuándo fue la Ultima relación y permite evaluar el nivel de actividad sexual según la edad, la duración de la unión y el uso de métodos (Cuadro 5.9) y los diferenciales según residencia y nivel de instrucción (Cuadro 5.10). Los cuadros se han elaborado sobre la base de mujeres que han tenido experiencia sexual y presentan la proporción global sexualmente activa en las últimas cuatro semanas; y para aquéllas sin actividad sexual, la duración de la abstinencia, según sea de postparto o no. Los comentarios que siguen están referidos solamente a las mujeres que alguna vez han tenido relaciones sexuales. Alrededor de 3 de cada 5 mujeres estuvieron sexualmente activas en las cuatro semanas que precedieron a la encuesta y poco más de la mitad de mujeres jóvenes (15-24 años). El nivel de actividad aumenta para las cohortes siguientes y disminuye ligeramente a partir de los 40 años. Casi la mitad (45 por ciento) de las mujeres que tuvieron relaciones en el mes antes de la ENDSA 94 lo hicieron sin ninguna protección anticonceptiva. 61 También se evidencia que entre las personas que nunca estuvieron unidas, 1 de cada 7 es activa. La actividad sexual reciente entre las mujeres unidas tiene similar prevalencia para uniones de menos de 20 agos de duración (alrededor del 65 por ciento) y disminuye ligeramente pasado este tiempo. Se debe tener presente que esta información no toma en cuenta la frecuencia de relaciones en el período reportado. Como era de esperarse, la gran mayoría de las mujeres que usan métodos son activas sexualmente (alrededor del 80 por ciento). La mayor parte de las mujeres que no tuvieron actividad sexual en las últimas 4 semanas se encontraban en abstención no relacionada con el postparto. Cuadro 5.9 Actividad sexual reciente por características demográficas Distribuci6n porcentual de mujeres que alguna vez han tenido relaciones sexuales por actividad sexual en las 4 semanas que precedieron la encuesta y entre aquellas no activas sexualmente, tipo y duraci6n de la abstinencia, según caracteristicas demogråficas seleccionadas, Bolivia 1994 Caracteristica Sin actividad sexual últimas 4 semanas Sexual- En abstenciún En abstención mente (postparto) (otras razones) I actíva Número en últimas 0-1 2+ 0-1 2+ Sin infor- de 4 semanas años años años años maci6n Total mujeres Edad 15-19 49.9 16.6 1.8 29.0 1.9 0.7 100.0 414 20-24 55.9 12.5 2.6 25.1 3.4 0.5 100.0 1,090 25-29 64.3 7.7 2.4 19.9 5.0 0.7 100.0 1,234 30-34 65.0 7.5 1.4 19.3 5.9 1.0 100.0 1,225 35-39 63.3 5.8 1.1 20.7 8.1 0.9 100.0 1,056 40-44 56.7 2.7 0.7 24.6 13.5 1.8 100.0 835 45-49 45.1 0.7 0.3 28.2 23.8 1.9 100.0 701 Años en unión 0-4 65.9 10.6 1.1 20.6 1.0 0.9 100.0 1,186 5-9 70.2 7.0 1.1 18.2 2.8 0.6 100.0 1,287 10-14 66.8 6.9 1.0 20.0 4.7 0.6 100.0 1,152 15-19 61.9 5.8 0.8 21.7 8.4 1.4 100.0 988 20-24 55.6 4.0 0.8 25.4 12.6 1.6 100.0 753 25+ 47.7 0.8 0.6 29.7 18.7 2.5 100.0 615 Nunca unida 14.8 16.0 8.1 35.0 26.0 0.1 100.0 573 Método anticonceptivo Ningún método 44.5 10.9 2.5 27.7 13.2 1.2 100.0 3,961 Píldora 91.4 0.0 0.0 7.6 0.0 1.0 100.0 164 DIU 87.3 0.9 0.0 10.9 0.3 0.6 100.0 449 Esterilizaci6n 80.4 1.2 0.1 10.9 6.8 0.5 100.0 269 Abstinencia peri6dica 77.9 0.8 0.1 20.1 0.0 1.2 100.0 1,265 Otros métodos 80.6 6.9 0.3 12.1 0.0 0.1 100.0 445 Total 59.0 7.3 1.6 22.8 8.3 1.0 100.0 6,554 ~Razones diferentes a un nacimiento reciente, por ejemplo, separaci6n, enfermedad, etc. No se observan asoclaciones importantes entre los niveles de actividad sexual y el nivel de instrucción o sitio de residencia, como se aprecia en el Cuadro 5.10, si bien existen algunas diferencias notables por región y departamento. El nivel de actividad sexual reciente reportado en los departamentos del Llano (67 por ciento) contraste con los de La Paz y Oruro (alrededor del 50 por ciento). El 22 por ciento de las mujeres que no tuvieron relaciones sexuales en las 4 últimas semanas se encontraba en abstinencia de postparto. 62 Cuadro 5,10 Actividad sexual reciente eor características seleccionadas Distribuci6n porcentual de mujeres que alguna vez han tenido relaciones sexuales, por actividad sexual en las 4 semanas que precedieron la encuesta y entre aquellas no activas sexualmente, tipo y duraci6n de la abstinencia, según caracteristicas seleccionadas, Bolivia 1994 Caracterlstica Sin actividad sexual últimas 4 semanas Sexual- En abstenci6n En abstención mente (postpartu) (otras razones) I activa Número en últimas 0-1 2+ 0-1 2+ Sin infor- de 4 semanas años años años años maci6n Total mujeres ~rea Urbana 59.6 5.9 1.3 23.7 8.7 0.8 100.0 3,987 Rural 57.9 9.6 2.0 21.5 7.6 1.4 100.0 2,567 Regi6n AItipiano 54.4 7.5 1.7 25.9 9.0 1.6 100.0 3,024 Valle 59,0 7.7 1.7 22.3 9,1 0A 100.0 1,856 Llano 67.0 6.6 1.2 17.9 6.1 1.0 100.0 1,673 Departamento La Paz 52.4 7,5 1.5 27.6 8.9 2.2 1(30.0 2,045 Oruro 49.3 8.5 2.7 28.6 10.5 0.3 1(30,0 377 Potosi 64.7 6.7 1.7 18.3 8.3 0.3 100.0 602 Chuquisaca 55.1 7.5 1.8 26.5 9.1 0.2 100.0 369 Cochabamba 58.0 8.1 1.7 22.4 9.7 0.2 100.0 1,177 Tarija 67.8 6.9 1.5 17.0 6.9 0.0 100.0 310 Santa Cruz 67.1 6.8 1.0 17.9 6.1 1.0 100.0 1,442 Beni/Pando 67.0 5.6 2.3 18.0 6.1 1,1 100.0 231 Nivel de instruccl6n Sin instrucción 58.6 5.8 0.8 21.9 10.4 2.5 100.0 978 Básico 56.9 9.1 2.1 23.4 7.5 1.0 100.0 2,618 Intermedio 59.7 8.4 1.1 22.2 7.6 1.1 100.0 972 Medio o mås 61.6 5.3 1.4 22.8 8.6 0.3 100.0 1.985 Total 59.0 7.3 1.6 22.8 8.3 1.0 100.0 6,554 tRazones diferentes a un nacimiento reciente, por ejemplo: separaci6n, enfermedad, etc. 5,5 Infert i l idad Postparto El riesgo de embarazo inmediatamente después del nacimiento de un hijo depende en parte de la pr,'íctica de la lactancia y de la duración de la abstinencia sexual postparto. En ENDSA 94 se preguntó a todas las mujeres que habían tenido un hijo después de diciembre de 1989 si continuaban amamantando al último hijo, si hablan reiniciado las relaciones sexuales y si habían tenido su menstruación. 63 También se averiguó la duración de la lactancia, de la abstinencia y de la amenorrea. Con esta información es po- sible realizar estimaciones de la duración de la amenorrea, de la abstinencia post- parto, y del período de no susceptibilidad al riesgo de embarazo, según el tiempo transcurrido, en meses, desde el nacimiento del último hijo. El Cuadro 5.11 y el Grá- fico 5.2 presentan, para distintas dura- ciones desde el nacimiento, la proporción de niños cuyas madres están en cada uno de los estados mencionados. Al momento de la entrevista, 30 por ciento de las madres de niños menores de 3 años estaban en amenorrea de post- parto y 16 por ciento en abstinencia. Como estas categorías no se excluyen una a otra, el 36 por ciento de las mujeres que habían tenido hijos en los 3 años anteriores a la encuesta se encontraban insusceptibles al riesgo de embarazo por estar en alguna, o en ambas, de las condiciones antes citadas. La amenorrea dura alrededor de 11 meses, aunque para el 50 por ciento de las madres la menstruación se presentó antes de los 10 meses. Por otro lado, la abstinencia post- parto dura, en promedio, 6 meses (valor similar a la estimación proveniente de la ENDSA 89), pero el 50 por ciento reinició su vida sexual antes de los 75 días (2.5 meses). En promedio, las mujeres son in- susceptibles al riesgo de embarazo duran- te 13 meses desde el nacimiento anterior, aunque una de cada 5 mujeres queda ex- puesta de nuevo a partir del quinto mes. El promedio directo del Cuadro 5.11 se obtuvo ponderando las duraciones con la proporción de mujeres correspon- dientes. Se presenta también el promedio calculado mediante el método de Preva- lencia/Incidencia, de uso frecuente en Epi- demiología para estimar la duración de una enfermedad. Dicho promedio se presenta con el fin de facilitar la comparación con resultados de otras encuestas en las cuales se utilizó esa metodología. Cuadro 5.11 Amenorrea, abstinencia e insusceptibilidad de postparto Porcentaje de niños con madres en amenorrea, abstinencia, o insuscep- bilidad de postparto, por meses desde el nacimiento, Bolivia 1994 Porcentaje de niños cuyas madres están en: Número de Meses desde Ameno- Absti- Insuscep- naci- el nacimiento rrea nencia tibilidad mientos <2 98.1 85.0 100.0 143 2-3 87.7 50.1 90.4 209 4-5 75.5 28.2 81.3 236 6-7 57.9 17.7 62.3 206 8-9 58.1 17.7 65.7 213 10-11 48.5 12.6 55.0 211 12-13 39.0 11.6 43.9 193 14-I5 23.9 13.2 31.9 182 16-17 17.9 9.7 25.4 214 18-19 14.2 8.4 21.4 218 20-21 9.6 9.2 16.5 195 22-23 4.1 4.3 8.5 198 24-25 2.6 5.0 7.4 214 26-27 3.8 4.6 8.4 219 28-29 0.7 6.5 7.2 179 30-31 2.2 4.7 7.0 188 32-33 1.7 2.0 3.7 200 34-35 1.9 4.0 5.1 169 Total 30.3 15.6 35.6 3,587 Mediana 10.1 2.5 11.4 NA Promedio Directo I 1.2 6.2 13.1 NA Prevalencia/Incidencia 10.8 5.5 12.6 NA NA: No aplicable Gráfico 5.2 Madres en Amenorrea, Abstinencia e Insus- ceptibilidad de Postparto, según Meses Porcenta je de n iños con madres: O0 rzlr-- 801 6o I 1oo N0Suseeptiblesl 80 En Amen0rrea - En Abstinencia 60 401 ~ . . . . . . A . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40 20 I . ¿ . ~, . . . . . . . . . . . 20 o~ . . . . . ~~ 0 0 3 6 9 12 15 18 21 24 27 30 33 36 Meses desde el Nac imiento i 64 Para la abstinencia, por ejemplo, la prevalencia se define como el número de niños cuyas madres están en abstinencia en el momento de la encuesta y la incidencia como el número promedío de nacimienlm por mes. Este promedio se obtuvo de los nacimientos en el período de 1- 36 meses anteriores a la encuesta para evitar problemas de estacionalidad y posibles errores en el período de referencia. Para el cálculo de la mediana primero se suaviza la distribución y se asume que ella equivale a la función de sobrevivencia lx de una tabla de mortalidad. La duración mediana para la amenorrea, la abstinencia de postparto y el período de infertilidad postparto se ha estimado también según lugar de residencia, nivel de educaci6n y grandes grupos de edad (vdase el Cuadro 5.12). La duraci6n mediana de la abstinencia de postparto es bastante uniforme por edad, área de residencia y nivel de instrucción. En cambio, existen diferencias apreciables en la duración mediana de la amenorrea por residencia y educación: de apenas 6 meses para las mujeres con instrucción media o superior hasta más de un año para las mujeres sin instruccion. La duración de la amenorrea de postparto es casi el doble en las áreas rurales en comparación con las urbanas (12.5 y 7.3 meses, respectivamente). Solamente entre las mujeres del Llano, la duración mediana de la amenorrea es inferior a 6 meses. En el Altiplano y el Valle es, por el contrario, superior a 10 meses. En general, los patrones de variación en la duración de la insusceptibilidad postparto son similares a los de la amenorrea debido a que la duración de ésta determina, en gran medida, la duración de la insusceptibilidad de postparto. Cuadro 5.12 Condici6n de postpano por características selec- cionadas Duraei6n mediana en meses de la amenorrea, abstinencia, e insusceptibilidad de postparto, por características seleccionadas, Bolivia 1994 Característica Coadicidu de postparto Número Ameno- Absti- Insuscep- de rrea nencia tibilidad mujeres Edad <30 9.0 2.4 11.2 2,104 30+ 10.9 3.0 11.7 1,483 ~rea Urbana 7.3 2.3 9.3 1,882 Rural 12.5 2.8 13.3 1,706 Regi6n Altiplano 10.6 2.4 11.9 1,661 Valle 12.2 2.8 13.3 1,035 Llano 5.8 2.5 7.5 892 Departamento LaPaz 10.1 2.4 11.9 1,108 Oruru 11.1 2.4 11.8 194 Potosí 11.6 2.3 I 1.9 358 Chuquisaca 13.7 2.0 14.6 218 Cochabamba 12.5 3.3 13,6 654 Tarija 7.5 2.7 8.3 163 Santa Cruz 5.4 2.7 7.1 744 Beni/Pando 8.8 2.3 9.2 147 Nivel de lnstruccidn Sin instrucción 13.3 2.4 13.7 511 B,'lsieo 12.2 2.7 13.2 1,666 Intermedio 8.2 2.4 9.9 588 Medio o mås 5.6 2.3 6.7 823 Total 10.1 2.5 11.4 3,587 5.6 Exposición al Riesgo de Embarazo entre las Mujeres de 30 Años y más A partir de cierta edad, la exposición al riesgo de embarazo disminuye rápidamente, El Cuadro 5.13 presenta indicadores de tres aspectos de la infertilidad para las mujeres de 30 años y mås: • Menopausia, definida para este análisis como la ausencia del período menstrual durante 6 meses entre.mujeres que no están ni embarazadas ni en amenorrea de postparto. El 14 por ciento de las mujeres de 30 o más años serian clasificadas como menopáusicas. La proporción de mujeres en 65 estas condiciones aumenta råpidamente a partir de los 40 años: desde el 11 por ciento entre las mujeres de 40-41 hasta el 62 por ciento entre las mujeres de 48-49 años. • •nfertilidadterminal•de•nidaparaesteaná•isiscom••aausenciadenacimient•sviv•sen••s••tim•s cinco años entre mujeres que estuvieron continuamente en unión y que no usaron alguna forma de anticoncepción. Según éste criterio, cerca de la mitad de las mujeres mayores de 30 años serían infértiles. Ya en el grupo de mujeres de 35-39 casi una tercera parte se considerarían con infertilidad terminal y 9 de cada lO entre las mujeres de 48-49 años. • Abstinencia prolongada, definida como la ausencia de relaciones sexuales en los últimos tres años entre mujeres en unión. Como puede observarse, el porcentaje es relativamente bajo aunque entre las mujeres de mayor edad (48-49 años) aumenta al 6 por ciento. Cuadro 5.13 Terminaciún de exposiciún al riesgo de embarazo Indicadores de menopausia, infertilidad terminal y abstinencia prolongada entre mujeres en uniún de 30 y mås años de edad, Bolivia 1994 In fertilidad Abstinencia Menopausia x terminal 2 prolongada 3 Edad Porcentaje Número Porcentaje Número Porcentaje Número 30-34 1.6 725 18.6 232 0.1 1,075 35-39 2.2 681 29.3 267 0.6 901 40-41 11.0 252 54.0 89 1.3 284 42-43 13.0 264 44.2 102 2.4 301 44-45 27.1 263 61.0 115 2.5 278 46-47 50.1 189 80.1 88 3.5 194 48-49 62.3 181 89.4 123 6.3 186 Total 14.4 2,555 45.8 1,016 1.3 3,219 tporcentaje de mujeres en uniún que no est,in ni embarazadas ni amenorréicas y cuyo último período menstrual ocurrió 6 meses o mås antes de la encuesta, o que reportaron ser menopáusicas; 2Porcentaje de mujeres que a pesar de estar en uoiún continua durante los 5 años anteriores a la encuesta y no haber usado métodos anticonceptivos, no quedaron embarazadas durante este período; 3porcentaje de mujeres en unióo que no tuvieron relaciones sexualesen los 3 años anteriores a la encuesta. 66 CAPíTULO VI PREFERENCIAS SOBRE FECUNDIDAD En este capítulo se presenta el análisis de la información recolectada en la ENDSA 94 sobre pre- ferencias reproductivas a tres niveles: Información en cuanto al deseo de (mås) hijos en general, y para las mujeres que desean más, el tiempo que les gustaría esperar antes de tener otro hijo, lo cual permite clasificar a las mujeres en dos grupos: las que desean espaciar, y las que desean limitar los nacimientos. Esta informaci6n es relevante para el estudio de la demanda total e insatisfecha de servicios de planificación familiar. Información recolectada sobre el tamaño ideal de la familia, o el promedio ideal de hijos, que al compararse con el promedio de nacídos vívos permite obtener una primera ídea del exceso de fecundidad prevalente en el país. Información sobre lafecundidaddeseada en los años inmediatamente anteriores a la encuesta, como indicador del grado de cumplimiento de las preferencias reproductivas. El complemento, la fecundidad no deseada, permite estimar el posible impacto que la prevención de esos nacimientos podría tener sobre las necesidades de planificación familiar y las tasas de fecundidad. 6.1 El Deseo de Más Hijos Hasta hace muy poco los administradores de programas de planificación familiar se habían preo- cupado por las mujeres que deseaban limitar la fecundidad, prestando muy poca atención a aquéllas que deseaban espaciar los nacimientos. Se reconoce ya que hay un grupo grande de mujeres que quieren espaciar, especialmente si se tiene en cuenta que los nacimientos muy seguidos inciden en la salud y bienestar de los hijos. Por lo tanto en ENDSA 94 se preguntó a aquellas mujeres que deseaban más hijos cuánto tiempo les gustaría esperar para tener otro (o tener el primero para aquéllas sin hijos). Especificamente, a las nulíparas se les pregunt6 si deseaban tener hijos; al resto, si deseaban más hijos. A las mujeres nulíparas que deseaban hijos y a las otras que deseaban más se les preguntaba cuånto tiempo deseaban esperar para tener el próximo. El análisis detallado de la información, junto con los datos referentes al uso o no de anticonceptivos, permite estudiar la necesidad insatisfecha de planificaci6n familiar tanto para espaciar la descendencia, como para limitarla. La distribución de las mujeres en unión de acuerdo con el deseo o no de mås hijos según el número de hijos sobrevivientes se presenta en el Cuadro 6.1 y por grupos de edad en el Cuadro 6,2. Los resultados a nivel general constituyen apenas una primera aproximación a la estimaci6n de la necesidad potencial de métodos anticonceptivos. A la pregunta sobre el deseo de más hijos en el futuro, más de dos terceras partes de las mujeres bolivianas en unión indicaron que no deseaban tener más hijos. Si se agregan las usuarias de esterilización, la proporción asciende al 72 por ciento. Este resultado es idéntico al que se obtuvo en la ENDSA 89. El deseo de no tener más hijos aumenta con la paridez y con la edad. Si bien apenas el 8 por ciento de las mujeres nulíparas manifestaron no desear hijos, la proporción aumenta al 31 por ciento para aquéllas con 1 hijo y al 66 por ciento para las de 2 hijos (véase el Cuadro 6.1 y y el Gráfico 6.1). Entre las jóvenes (15-19 años), el deseo de no tener hijos es ya manifestado por el 42 por ciento y asciende rápidamente hasta 7 de cada diez a partir de los 30 años y 8 de cada diez si se incluyen las esterilizadas (véase el Cuadro 6.2). 67 Cuadro 6.1 Deseo de mås hijos oor número de hilos sobrevivientes Distribución porcentual de mujeres en uniún por deseo de más hijos, según número de hijos sobrevivientes, Bolivia 1994 Número de hijos sobrevivientes ~ Condiciún 0 1 2 3 4 5 6 + Total Se declaró Infértil 23.9 3.2 2.9 3.0 3.0 4.1 5.0 4.2 No desea más/Esterllizada 8.2 31.1 69.1 82.7 88.6 90.0 90.4 72.3 No desea mås 8.0 30.9 66.3 76.2 80.0 83.9 84.7 67.6 Esterilizada 0,2 0.2 2 ~8 6.5 8.6 6.0 5.7 4.7 Desea mås hijos 67.1 65.8 28.0 14.0 8.3 5.8 4.5 23.4 Desea otro hijo pronto 2 50.0 19.1 6.8 3.8 3.1 1.7 1.2 7.6 Desea otro m~s tarde 3 I 1.4 43.3 17.4 7.6 1.8 0.9 0.4 12.5 Desea otro, indecisa cuando 0.9 0.8 0.3 0.3 0.7 0.4 I. 1 0.6 Indecisa si desea o n6 4.8 2.6 3.5 2.3 2.7 2.8 1.8 2.7 Sin informaci6n 0.6 0.0 0.0 0.3 O. 1 0.0 O. 1 O. 1 Total 100.0 1130.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Número de mujeres 189 809 1,107 1,040 769 541 881 5,334 qncluye el embarazo actual 2Desea otro hijo antes de dos afios 3Desea esperar dos afios o mås Cuadro 6.2 Deseo de mås hiios por edad de las muieres Distribuci6n porcentuat de mujeres en uniún por deseo de mås hijos, según edad, Botivia 1994 Edad actual Condición 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Total Se declaró infértil 0.6 1.4 1.3 2.0 3.4 6.0 18.8 4.2 No desea mås/Esterilizada 42.1 53.3 65.5 78.0 83.9 88.2 77.0 72.3 No desea más hijos 42.1 53.0 64.4 72.6 75.9 78.0 70.9 67.6 Esterilizada 0.0 0.3 1. l 5.4 8.0 10.2 6.1 4.7 Desea más hijos 57.3 45.3 33.0 19.8 12.7 5.5 4.2 23.4 Desea otro hijo pronto I 9.3 10.3 10.2 8.7 6.3 3.5 3.2 7.6 Desea otro más tarde 2 42.3 31.5 19.8 6.4 2.3 0.6 0.0 12.5 Desea otro, no sabe cuando 0.0 0.4 0.6 1.0 1.1 0.4 0.0 0.6 Indecisa si desea o n6 5.7 3.1 2.4 3.7 3.0 1.0 1.0 2.7 Sin informaciún 0.0 0.0 0.1 0.2 0.0 0.3 0.0 0.1 Total 100.0 100.0 100.0 I00.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Número de mujeres 260 820 1,033 1,075 901 705 538 5.334 ~Desea otro hijo antes de dos años 2Desea esperar dos años o más 68 Por otro lado, las mujeres que desean un hijo dentro de los próximos dos años apenas representan el 8 por ciento del total de casadas o unidas, y nunca exceden el 11 por ciento aún en- tre las jóvenes. Sin embargo, como se desprende del Cuadro 6.1, la mitad de las mujeres nulíparas manifestaron desear tener un hijo pronto. El 42 por ciento de las mujeres casadas o unidas, con edades entre los 15 y los 19 años, declararon desear más hijos después de dos años, pero la proporción desciende rápidamente con la edad (Cuadro 6.2). La ENDSA 94 confirma lo observado en 1989 sobre una actitud bastante clara entre las mujeres boli- vianas hacia la limitación de los naci- mientos desde edades tempranas. Las mujeres de 40 y más años entrevistadas en la ENDSA 94 manifestaron una pre- ferencia mayor por limitar la familia en comparación con las entrevistadas en 1989 (véase el Cuadro 6.3). Grá f i co 6.1 P re ferenc ias de Fecund idad ent re las Mu jeres en Unión según Paridez Porcentaj e 100 9O 8O 7O 6O 50 40 3O 20 1O 0 0 1 2 3 4 5 6+ NLírnero de Hijos Sobrevivíentes i Cuadro 6.3 Preferencias de fecundidad por paridez y edad de las muieres, 1989 y 1994 Porcentaje de mujeres unidas que no desean más hijos por número de hijos nacidos vivos y edad, Bolivia 1989 y 1994 Número de hijos nacidos vivos Año 0 1 2 3 4 5 6 + 1989 9.8 31.5 67.8 80.0 85.8 93.8 89.6 1994 8.2 31.1 69.1 82.7 88.6 90.0 90.4 Edad de las mujeres Año 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 4044 45-49 1989 40.8 57.2 74.3 75.7 82.3 81.8 66.1 1994 42.1 53.3 65.5 78.0 83.9 88.2 77.6 69 En el Cuadro 6.4 se presentan los porcentajes de mujeres actualmente en unión que no desean tener más hijos o que están esterilizadas de acuerdo al nivel de paridez según regi6n, área de residencia y nivel de instrucción. Para el total de mujeres, sin tener en cuenta la paridez, el deseo de no tener más hijos es mayor en las áreas rurales que en las urbanas. En todos los departamentos del altiplano boliviano y del Valle, excepto Tarija, el 75-77 por ciento de las mujeres manifestaron no desear más hijos. En los departamentos del Llano y en Tarija alrededor de dos terceras partes de las mujeres no desean más hijos. Las mayores diferencias entre subgrupos poblacionales se encuentran según el nivel de instrucción. Entre las mujeres sin instrucción el 82 por ciento de ellas no desean más hijos en contraste con el 63 por ciento entre las que tienen nivel intermedio o más. El efecto de la educaci6n sobre el deseo de limitar la familia es mayor entre las mujeres sin hijos o con sólo 1 hijo. Entre las mujeres que tienen un 1 hijo, casi el 40 por ciento de las mujeres sin instrucción no desean más hijos en comparación con el 22 por ciento entre quienes tienen nivel medio o más de instrucción, seguramente porque las primeras son de mayor edad. Cuadro 6.4 Deseo de no tener más hiios por características seleccionadas Porcentaje de mujeres en uni6n que no desean mås hijos o que est.in esterilizadas, por número de hijos sobrevivientes y características seleccionadas, Bolivia 1994 Número de hijos sobrevivientes t Característica 0 1 2 3 4 5 6 + Total Årea Urbana 8,5 26.7 68.3 81.8 88.8 90.6 92.6 69.7 Rural 7.9 40.2 70.9 84.4 88.4 89.3 88.8 76.1 Región Altiplano 11.5 36.9 73.5 88.6 92.9 96.2 95.1 77.0 Valle 7.8 28.4 69.2 84.3 90.7 87.0 95.8 73.3 Llano (3 .3 ) 22.4 59.3 69.5 78.8 81.8 78.0 62,4 Departamento La Paz (12.2) 39.5 74.7 89.7 93.5 96.7 95.3 77.3 Oruro [ 6.2] 35.6 69.4 84.2 88A (91.7) 91.2 75.4 Potosí [11.8] 28.0 70.8 87.7 94.4 96.9 96.8 76.8 Chuquisaca [ 5.6] 32.7 69.7 84. I 88.3 90.9 94.3 77.0 Cocbabamba [ 9.1] 31.6 71.9 86.5 92.0 84,6 97.4 74.1 Tarija [ 4.8] 11.8 57.7 73.5 89.3 90.7 93.1 65.5 Santa Cruz (2 .7 ) 21.9 61.1 69.6 78.9 81.1 78.0 62.1 Beni/Pando {11.1] 25,9 47,6 68,8 78,7 85,5 77,9 64,0 Nivel de instrucción Sin instrucci6n (12.3) 39.4 73.9 83.6 93.6 89.7 91.2 81.8 Básico 11.0 39.2 73.8 83.5 90.7 92.2 94.1 78.3 Intermedio (0 .0 ) 31.3 70.8 72.2 77.0 83.8 71.1 63.7 Medio o mås 6.7 22.4 64.0 86.5 88.3 87.5 91.3 62.6 Total 8.?. 31.1 69.1 82.7 88.6 90.0 90.4 72.3 qncluye el embarazo actual ( ): Porcentaje basado en 25-49 casos sin ponderar [ ]: Porcentaje basado en menos de 25 casos sín ponderar 70 6.2 La Demanda de Servicios de Planificación Familiar En la sección anterior se indicó que la proporción de mujeres que desean espaciar los nacimientos y/o limitar la familia, puede considerarse, en principio, como un indicador de la demanda potencial por servicios de planificación familiar en Bolivia. Una mejor aproximación al anålisis de la necesidad de planificaciún familiar se presenta en el Cuadro 6.5. Primero se calcula la llamada necesidad insatisfecha de planificación familiar, tanto para espaciar como para limitar, a la cual se le agrega la estimación de mujeres que en la actualidad usan métodos, para obtener así la demanda total de planificación familiar en el país. La Necesidad Insatisfecha de Planificación Familiar Se consideran con necesidad insatisfecha para limitar las siguientes mujeres: • Mujeres actualmente embarazadas o amenorréicas cuyo último embarazo no fue deseado • Mujeres fértiles que no están ni embarazadas ni amenorreicas y que manifestaron que no desean más hijos. Las siguientes mujeres se clasifican con necesidad insatisfecha para espaciar: • Mujeres actualmente embarazadas o amenorreicas cuyo último embarazo sí fue deseado, pero más tarde • Mujeres fértiles que no están ni embarazadas ni amenorreicas y que manifestaron que si desean más hijos pero prefieren esperar por lo menos dos años. En consecuencia, para los cálculos de esta secciún, las siguientes categorías de mujeres no se consideran con necesidad insatisfecha de planificación familiar: • Mujeres que no están actualmente en unión • Mujeres que están practicando la planificación familiar Mujeres fúrtiles que desean un hijo en los próximos 2 años Mujeres actualmente embarazadas o amenorreicas que estaban empleando alguna forma de anti- concepción cuando quedaron embarazadas. Estas mujeres no están con necesidad de anticoncepción en el sentido corriente, sino en necesidad de mejor anticoncepción por lo cual no se incluyen en la presente estimación. Mujeres actualmente embarazadas o amenorrúicas cuyo último embarazo fue deseado Mujeres que reportaron ser menopáusicas, o mujeres clasificadas como infúrtiles, es decir, aquéllas sin hijos nacidos vivos en los ultimos cinco años a pesar de haber estado en unión y no haber usado la anticoncepción (vúase el Cuadro 5.12). El Gråfico 6.2 ilustra la composición y cålculo de la necesidad insatisfecha en Bolivia. Los resultados del Cuadro 6.5 indican que la necesidad insatisfecha de planificación familiar alcanza al 24 por ciento (1 de cada 4) de las mujeres bolivianas en unión conyugal. Casi 3 de cada 4 de estas mujeres estarían con necesidad de limitar la familia, lo cual es consistente con los altos niveles de no deseo de más hijos discutidos en la sección anterior. La necesidad para limitar aumenta ligeramente con la edad, pero la necesidad para espaciar los nacimientos disminuye rápidamente con la edad: es el 16 por ciento entre las mujeres de 15 a 19 años, pero apenas constituye el 3 por ciento entre las mujeres de 35-39 años. 71 Cuadro 6.5 Necesidad de servicios de planificaci6n familiar por edad Porcentaje de mujeres en uni6n con necesidad insatisfecha y necesidad satisfecha de planificaci6n familiar y demanda total de pla- nificaci6n familiar, por edad, Bo[ivia 1994 Necesidad insatisfecha Necesidad satisfecha Demanda total de Porcentaje de planificaci6n familiar de planificaci6n familiar ~ planificaci6n familiar 2 de demanda Número Para Para Para Para Para Para satis- de Edad espaciar limitar Total espaciar limitar Total espaciar limitar Total fecha 3 mujeres 15-19 15.7 14.6 30.2 20.2 10.0 30.2 42.2 26.3 68 4 55.8 260 20-24 11.9 13.0 24.9 19.9 19.3 39.2 38.3 34.3 72.5 65.6 820 25-29 8.4 17.3 25.8 19.2 31.8 51.0 32.1 52.9 85.0 69.7 1,033 30-34 4.8 19.1 23.9 9,9 43.9 53.8 17.6 66.6 84.3 71.6 1,075 35-39 3.1 24.7 27.8 5.0 45.0 50.0 9.1 73.5 82.6 66.3 901 40-44 1.3 23.3 24.6 1.7 44.6 46.3 3.4 69.3 72.7 66.2 705 45-49 0.2 11.5 11.7 0.2 24.6 24.8 0.5 36.6 37.1 68,4 538 Total 5.9 10.3 24.3 10.9 34.5 45.3 19.7 55.5 75.3 67.0 5,334 ~La necesidad satisfechapara espactar se refiere a las mujeres que usan algún m6todo de planificaci6n familiar y que respondieron que desean tener mås hijos o estån indecisas al respecto. La necesidad satisfechapara limitar se refiere a aquellas mujeres que estan usando y que no desean mås hijos. ZLa demanda total incluye mujeres actualmente embarazadas o amenorreicas que quedaron embarazadas mientras usaban u n m~todo (falla de m6tedo) ~[(Necesidad satisfecha) + (falla de m~tedo)l + [demanda totall Gráfico 6.2 Componentes de la Necesidad Insatisfecha de Planificación Familiar No es tdn usando ant iconcepc i6n : 54 .7% 1 Embarazada o Amenorre lca : 25 .0% [ NI Embarazada ni Amenorro lca : 29 .6% I F4., . . t .% I o,,. . 1~. Fall6 me-¡Embarazo pI=- No planea- I No desea- todo: 5,7%1 neado: 8,9% do: 3.5% do: 6,9% ! I D. m*. I .o.'0,,. tarde: 2.4% i ma¿e: 11.4% I ! t t NECESIDAD INSAT ISFECHA: 24 .3o /0 Nota Los recuadros no están a escala exacta DQI$'IHI ,ronto: 3.1% 72 Los niveles de necesidad insatisfecha varían considerablemente por lugar de residencia: apenas el 18 por ciento de las mujeres en las áreas urbanas en comparación con el 34 por ciento entre las mujeres residentes en áreas rurales. A nivel de departamento, los mayores niveles de necesidad insatisfecha se encontraron en Chuquisaca, Cochabamba y Oruro (alrededor del 30 por ciento) y los menores en Santa Cruz y Tarija (18 por ciento). Al igual que con las preferencias reproductivas analizadas en la sección anterior, los mayores diferenciales se encontraron entre los grupos educacionales: las mujeres sin instrucción tienen niveles de necesidad insatisfecha 3 veces mayores que aquéllas con nivel medio o mås, fundamentalmente para limitar la familia. Cuadro 6.6 Necesidad de servicios de planificaci6n familiar por carac~risticas seleccionadas Porcantajedemujeres en uni6n con necesidadinsatis fechay necesidadsatisfechadeplanifica¢J6nfamiliary demanda totaldeplani ficaci6n familiar, por caracterlsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Característica Necesidad insatisfecha Necesidad satisfecha Demanda retal de Porcentaje de planificaci6n familiar de planificaci6n familiar I planificación familiar 2 de demanda Nt3mero Para Para Para Para Para Para satis- de espaciar limitar Total espaciar limitar Total espaciar /imitar Total fecha s mujeres Área Urbana 5.4 12.3 17.7 14.6 40.4 55.0 23.5 55.2 78.8 77.5 3,157 Rural 6.7 27.1 33.8 5.5 25.9 31.3 14.2 55.9 70.2 51.8 2,177 Región Altiplano 5.0 20.1 25.1 9.3 34.3 43.6 17.1 57.4 74.5 66.2 2,495 Valle 6.6 21.3 27.9 9.7 32.5 42.2 18.5 56.5 75.0 62.8 1,499 Llano 6.9 11.6 18.6 15.1 36.9 52.0 26.1 50.9 77.0 75.9 1,340 Departamento La Paz 5.5 19.5 25.0 10.2 36.4 46.5 19.2 58.7 78.0 67.9 1,694 Oruro 4.2 25.1 29.4 9.2 29.9 39.1 15.2 57.5 72.7 59.6 308 Potosi 3.7 19.1 22.8 6.3 29.9 36.3 11.0 52.5 63.5 64.1 493 Chuquisaca 4.6 26.1 30.7 4.4 31.1 35.5 11.6 62.5 74.1 58.6 299 Cochabamba 7.4 22.0 29.4 9.5 31.7 41.2 18.8 55.5 74.3 60.4 962 Tarija 5.6 12.6 18.2 17.4 37.5 54.9 25.7 53.2 78.9 76.9 237 Santa Cruz 7.2 10.8 18.0 16.3 37.7 54.0 27.5 50.8 78.2 77.1 1,150 Beni/Pando 5.5 16.8 22.3 8.1 32.3 40.4 17.9 51.5 69.4 67.9 190 Nivel de instruccl6n Sin instrucción 3.5 32.3 35.8 1.2 21.6 22.7 5.2 56.2 61.5 41.7 843 Básico 6.4 22.7 29.1 6.1 33.1 39.2 15.6 59.4 75.0 61.2 2,210 Intermedio 8.7 12.8 21.5 13.6 33.2 46.7 26.0 50.0 76.0 71.7 777 Medio o mås 5.2 6.9 12.1 21.9 44.3 66.2 30.7 52.2 82.9 85.4 1,503 Total 5.9 18.3 24.3 10.9 34.5 45.3 19.7 55.S 75.3 67.8 5,334 LLa necesidad satisfecha para espaciar se refiere a las mujeres que usan algún m~todo de planificación familiar y que respondieron que desean rener mis hijos o estân indecisas al respecto. Lanecesidadsatisfechaparaltmitarserefiereaaquellasmujeresqueestån usando y que no desean m,~s hijos. 2Lademandat~~ali~cluyemujeresembarazadas~amen~rr6i~asquequedar~nembarazadasmiemrasusa~anunm~~d~(fa~~adem~ted~). 3l(Necesidad satisfecha) + (falla de m6todo)] + [demanda totall 73 La Demanda Total de Planificación Familiar Los niveles de necesidad insatisfecha presentados en la sección anterior revelan sólo en parte el potencial de la demanda de planificación familiar en el país. La información de la ENDSA 94 permite es- timar la demanda total de tales servicios, tanto para espaciar como para limitar. La demanda total, también incluida en el Cuadro 6.6, está constituida por los siguientes grupos de mujeres: * Las mujeres con necesidad insatisfecha de planificación familiar; * Las mujeres que actualmente están usando métodos anticonceptivos; y • Las mujeres embarazadas o amenorréicas que quedaron embarazadas mientras usaban un método (falla de método). En general, tanto la necesidad insatisfecha como el uso de métodos en Bolivia se orientan hacia la limitación del número de nacimientos, pero los patrones por edad son diferentes: el uso de métodos para espaciar, al igual que la necesidad insatisfecha, disminuye con la edad, pero el uso paro limitar aumenta con ella. El resultado final es que la demanda total de planificación familiar en Bolivia comprende al 75 por ciento de las mujeres unidas, con 56 por ciento para limitar y 20 por ciento para espaciar. El menor nivel de demanda (37 por ciento) se encuentro entre las mujeres de mayor edad (45-49 años), casi en su tota- lidad con propósitos de limitar la familia. Solamente entre las jóvenes de 15 a 24 años la demanda para espaciar supera a aquélla para limitar. En el Gráfico 6.3 se resumen los diferenciales en la demanda total de planificación familiar. La demanda de ser- vicios es bastante uniforme a nivel de de- partamentos, si se exceptúan Potosí y Beni/Pando donde se encuentran los meno- res niveles (64 y 69 por ciento respectiva- mente). Gráfico 6.3 Demanda Total de Planificación Familiar por Región y Departamento BOLIVlA Altiplano Valle Llano 0 20 40 60 80 100 La Paz Oruro Potosí Chuquisaca Cochabamba Tarija Santa Cruz Beni/Pando 0 20 40 60 80 100 Porcentaje de Mujeres con Demanda: [ "Para espaciar []Para limítar [ Un indicador grueso del éxito alcanzado por los programas de planificación familiar se obtiene calculando el porcentaje de demanda satisfecha con respecto a la demanda total. En el Cuadro 6.6 se observa que menos del 70 por ciento de la demanda total esta satisfecha, con los departamentos de Santa Cruz y Tarija con los valores máximos del 77 por ciento. En los otros dos departamentos del Valle (Chuquisaca y Cochabamba), apenas el 60 por ciento de la demanda se estima satisfecha. La brecha entre áreas urbanas y rurales es tambien notable (78 y 52 por ciento respectivamente). Sin embargo, el mayor contraste se encuentra entre los grupos educacionales: apenas el 42 por ciento de la demanda de planificación familiar de las mujeres sin instrucción se considera satisfecha en comparación con el 85 por ciento entre las mujeres de nivel medio o más de instrucción. 74 6.3 Número Ideal de Hijos En las secciones anteriores se analizó el deseo futuro de más hijos, el cual obviamente, estaba influenciado por el número de hijos ya tenidos. En la entrevista se preguntó además a cada mujer por la cantidad ideal de hijos, independientemente de su situaci6n actual; es decir, cuál sería el número de hijos que le hubiera o habría gustado tener si ella pudiera comenzar de nuevo su vida reproductiva. Usualmente existe una alta asociación entre el número ideal y el real de hijos tenidos, especialmente en las mujeres de mayor edad. Por una parte, las parejas que desean familias numerosas terminan con buen número de hijos; por otra, al responder en la encuesta a la pregunta correspondiente, las mujeres pueden ajustar su descendencia ideal a la real, en un proceso de racionalización. Es posible también que las mujeres con alta paridez sean, Cuadro 6.7 Número ideal de hijos Distribuci6a porcentual de mujeres por número ideal de hijos, Bolivia 1989 y 1994 ENDSA ENDSA Número ideal 89 94 Ninguno 7.3 5.9 1 hijo 8.7 8.3 2 hijos 38.2 40.8 3 hijos 21.9 18.2 4 hijos 13.2 12.7 5+ hijos 7.7 5.3 No especificado 2.9 8.9 Total 100.0 10O.0 en promedio, de mås edad que las que tienen familia pequefia; esto no sólo debido al menor tiempo de exposición al riesgo del embarazo, sino también a los cambios en las actitudes en las generaciones más jóvenes con respecto a la planificación familiar y sobre los roles de los miembros del hogar. En el Cuadro 6.7 se observa que en los 5 años anteriores a la ENDSA 94 el promedio del ideal de hijos no ha cambiado mucho, pero la preferencia sigue concentrada en 2 hijos, preferencia declarada por el 41 por ciento (véase también el Cuadro 6.8). Cuadro 6.8 Número ideal y promedio ideal de hilos Distribuci6n porcentual de mujeres entrevistadas por número ideal de hijos y promedio ideal para todas las mujeres y para las actualmente en uniún, según número de hijos sobrevivientes, Bolivia 1994 Número de hijos sobrevivientes I Número ideal y promedio ideal 0 1 2 3 4 5 6+ Total Número ideal 0 5.9 4.7 4.1 6.6 5.6 7.3 8.3 5.9 1 9.7 18.9 6.3 6.0 3.9 2.5 3.1 8.3 2 53.3 42.4 48.9 28.3 36.6 26.5 22.8 40.8 3 14.5 20.4 18.6 27.4 11.7 19.0 18.4 18.2 4 6.6 7.7 11.9 16.5 24.4 16.0 19.8 12.7 5 1.0 0.9 2.2 3.3 2.7 7.8 3.4 2.4 6+ 0.6 1.0 1.9 2.5 4.8 5.0 10.3 2.9 Respuesta no numérica 8.5 3.8 6.1 9.4 10.4 15.8 13.9 8.9 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 lO0.O 100.0 100.0 Número 2,522 1,272 1,261 1,154 849 594 950 8,603 Promedio ideal 2 Total de mujeres 2.1 2.2 2.5 2.7 2.8 3.0 3.2 2.5 Número de mujeres 2,309 1,223 1,185 1,045 761 500 817 7,840 Actualmente unidas 2.5 2.3 2.4 2.7 2.9 2.9 3.2 2.7 Número de mujeres 180 779 1,036 941 687 456 759 4,839 qncluye el embarazo actual 2Excluye las mujeres que dieron respuestas no num6ricas 75 La información muestra que se va acentuando la preferencia por la familia menos numerosa; así, el porcentaje de mujeres que señala un ideal de 3 hijos o m~s ha disminuido de 43 a 36 por ciento. También se puede concluir que el promedio ideal tiende a disminuir en las cohortes jóvenes. Los diferenciales en el promedio ideal de hijos por lugar de residencia y nivel de instrucción se presentan en el Cuadro 6.9 por edad de la mujer. Existe una diferencia de casi un hijo entre las mujeres jóvenes y las de mayor edad (2.1 y 3.0 respectivamente). Por otro lado, las mujeres del Llano consideran 3 hijos como el promedio ideal, casi un hijo más que el ideal de las residentes en Oruro (2.1 hijos). Cuadro 6.9 Promedio ideal de hilos por caracterlsticas seleccionadas Promedio ideal de hijos para todas las mujeres entrevistadas, según edad y características seleccionadas, Bolivia 1994 Edad actual Característica 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49 Total ~rea Urbana 2.2 2.3 2.4 2.7 2.7 3.0 3.0 2.5 Rural 2.0 2.1 2.6 2.6 2.8 2.9 2.9 2.5 Región Altiplano 2.0 2.1 2.3 2.5 2.6 2.6 2.8 2.3 Valle 2.0 2.1 2.4 2.6 2.5 2.9 2.7 2.4 Llano 2.3 2. 6 2.9 3.1 3.4 3.8 3.8 3.0 ~par tamen~ ~z 2.0 2.1 2.3 2.4 2.5 2.6 2.7 2.3 Oruro 1.8 2.0 2,1 2.3 2.2 2.3 2.4 2.1 ~~s i 2.0 2.2 2.4 2.6 3.0 2.8 3.1 2.5 Chuquisaca 2.0 2.1 2.3 2.7 2.6 3.0 3.0 2.5 Cochabamba 1.9 2.0 2.4 2.4 2.4 2.8 2.5 2.3 Tarija 2.3 2.4 2.6 2.9 3.0 3.2 3.0 2.7 Santa Cruz 2.4 2.7 2.9 3.1 3.4 3.8 3.8 3.0 Beni/Pando 2.3 2.5 3.0 3.4 3.5 (3.9) (4.1) 3.0 Nivel de instrucción Sin instrucción (1.9) 2.2 2.9 2.6 2.5 2.8 3,1 2.7 Básico 2.0 2.1 2.5 2.6 2.8 2.9 2.9 2.5 Intermedio 2.0 2.3 2.5 2.8 2.9 3.2 (3.1) 2.5 Medio o más 2.2 2.3 2.4 2.7 2.7 3.1 2.7 2.4 Total 2.1 2.2 2.5 2.7 2.7 2.9 3.0 2.5 Nota: Los valores en paréntesis estån basados en 25-49 casos sin ponderar 6.4 Planificación de la Fecundidad Para cada hijo nacido en los tres años anteriores a la encuesta, y para el embarazo actual, cuando era aplicable, se pregunt6 a la mujer si ese embarazo, en particular, fue planeado, o lo hubiera deseado para algún tiempo posterior, o definitivamente fue un embarazo no deseado. A diferencia de la información ya presentada sobre deseo futuro de mås hijos o tamaño ideal de la familia, las preguntas sobre fecundidad deseada se refieren al pasado y por lo tanto conllevan riesgos de memoria y de veracidad o de racionalización de la respuesta frente a hechos ya consumados y de trascendencia afectiva. A pesar de estas limitaciones, es posible obtener un indicador del grado de éxito logrado por la pareja en el control reproductivo en los 76 años recientes. La información también es útil para calibrar el efecto sobre la fecundidad de la prevención de los nacimientos no deseados, aunque éstos probablemente estén subestimados. En el Cuadro 6.10 se presenta la distribución de todos los nacimientos ocurridos durante los tres años antes de la encuesta, más los embarazos actuales, de acuerdo a las intenciones reproductivas de la mujer al momento de embarazarse y según orden del nacimiento y edad de la madre al nacimiento. Se observa, a nivel global, que una tercera parte de los nacimientos no eran deseados. Entre las mujeres de 35 años y más, alrededor de 2 de cada 3 de los nacidos no fueron deseados, básicamente cuando se trata de un embarazo o un nacimiento de orden 4 y mayor. Por otro lado, 3 de de cada 10 primogénitos fueron concebidos involuntariamente, es decir, la mujer no quería hÖos o quería pero más tarde. Si a los nacimientos ocurridos en madres que ya no querían más hijos se les suman aquéllos que hubieran querido ser diferidos, el 54 por ciento de los nacimientos de los tres años anteriores a la encuesta no fueron deseados en el momento de la concepción, lo cual es consistente con los resultados sobre preferencias de fecundidad antes discutidos. Cuadro 6.10 Planificación de la fecundidad Distribución porcentual embarazos actuales y de nacimient~s en los tres años que precedieron la encuesta, por intenciones reproductivas de la madre, según edad de la madre y orden de nacimiento, Bolivia 1994 Intención reproductiva al momento del embarazo Edad de la Número madre y orden Lo quería Lo quería No queda Sin infor- de de nacimiento entonces despu(~s mås mación Total casos Edad 15-19 63.4 22.7 13.6 0.2 100.0 560 20-24 54.9 26.0 18.5 0.6 100.0 1,174 25-29 44.6 21.6 33.1 0.8 100.0 1,041 30-34 35.3 12.3 51.2 1.1 100.0 778 35-39 28.3 6.4 64.3 1.0 100.0 485 40-44 22.2 5.7 71.3 0.8 100.0 177 45~.9 12.9 0.0 87.1 0.0 100.0 26 Orden de nacimiento ~ 1 70.4 21.8 7.6 0.3 100.0 949 2 58.8 26.0 14.0 1.2 100.0 788 3 43.7 25.9 29.8 0.6 100.0 680 4+ 26.9 11.3 61.0 0.8 100.0 1,824 Total 45.2 18.7 35.3 0.7 100.0 4,242 hEI embarazo actual se tiene en cuenta para la clasificaci6n según el orden de nacimiento 6.5 Tasas de Fecundidad Deseada Con el fin de medir el impacto de los nacimientos no planeados sobre el nivel de la fecundidad, se obtiene una tasa global considerando solamente los nacimientos deseados. ~ Las tasas defecundidaddeseada están basadas en los nacimientos ocurridos en los 36 meses anteriores a la encuesta, excluyendo el mes de la entrevista y se pueden interpretar como el nivel de fecundidad que teóricamente resultaría si todos los nacimientos no deseados pudiesen ser prevenidos. IUn nacimiento se considera deseado si el número de hijos sobrevivientes en el momento del embarazo era menor que el número ideal de hijos tal como lo informó la entrevistada (véase R. E. Lightboume. 1985. Desired Number of Births and Prospects for Fertility Decline in40 Countries. InternationalFamily Planning Perspectives 11(2):34-39). 77 De ser así, la tasa global de fecundidad de Bolivia se reduciría en 44 por ciento (de 4.8 a 2.7) como se aprecia en el Cuadro 6.11. Las reducciones más notables ocurrirían entre las mujeres sin instrucción: de 6.5 hijos a una tasa global de 3.3, muy por debajo del nivel de fecundidad de la población total en la actualidad (4.8). Para las mujeres con nivel básico de instrucción, la fecundidad también se reduciría casi a la mitad, de 6.0 a 3.2. El Gráfico 6.4 permite apreciar mejor las diferencias entre departamentos. Si todos los nacimientos no deseados fuesen prevenidos, la fecundidad se reduciría a la mitad de los niveles actuales en Chuquisaca, Cochabamba, Oruro y Potosí y las menores reducciones potenciales tendrían lugar en los departamentos del Llano. Gráfico 6.4 Fecundidad Observada y Deseada por Región y Departamento Altiplano Valle Llano La Paz Oruro 1 2 3 4 5 6 Ce 0 1 2 3 4 5 6 7 Tasa Global de Fecundidad (TGF) mFeeundídad deseada []Fecundidad total Cuadro6.11 Tasas de fecundidad deseada V observada Tasa global de fecundidad deseada y observada para los tres años que precedieronla encuesta, por características seleccionadas, Bolivia 1994 Tasa global de fecundídad Característica Deseada Observada Área Urbana 2.4 3.8 Rural 3.3 6.3 Región Altiplano 2.5 4.7 Valle 2.5 5.0 Llano 3.4 4.6 Departamento La Paz 2.5 4.6 Oruro 2.2 4.3 Potosí 2.6 5.3 Chuquisaca 2.4 5.5 Cochabamba 2.6 4.9 Tarija 2.6 4.7 Santa Cruz 3.4 4.5 Beni/Pando 3.6 5.6 Nivel de instrucción Sin instrucción 3.3 6.5 Básico 3.2 6.0 Intermedio 3.3 4.9 Medio o más 2.0 2.7 Total 2.7 4.8 Nota: Las tasas se calcularon a partir de los na- cimientos ocurridos a las mujeres de 1549 años durante el período de 1-36 meses antes de la en- cuesta. Las tasas globales de fecundidad son las mismas presentadas en el Cuadro 3.3. 78 CAPíTULO VII MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA NIÑEZ 7.1 Introducción En la ENDSA 94 se obtuvo la historia de nacimientos de cada una de las mujeres entrevistadas, en la que se averigu6 el sexo, fecha de nacimiento, edad actual y la condición de sobrevivencia de cada hijo nacido vivo. En el caso de los nacidos vivos que fallecieron se registraba la edad a la que había ocurrido el deceso, con tres variantes: • En días, para niños que murieron durante el primer mes de vida • En meses, para los que perecieron entre uno y 23 meses • En años, para los que fallecieron después de cumplir los dos años. Estos datos permiten calcular, para períodos determinados, los siguientes indicadores: • Mortalidad neonatal: • Mortalidad infantil: • Mortalidad post-infintil: Mortalidad en la niñez: probabilidad de morir durante el primer mes de vida (MN) probabilidad de morir durante el primer año de vida (lq0) probabilidad condicional de morir entre el primero y el quinto aniversario (4ql) probabilidad de morir antes de cumplir 5 años (sq0). Al igual que las otras variables demográficas, la mortalidad está sujeta a errores de declaración. La confiabilidad de las estimaciones de la mortalidad depende de los niveles de omisión de hijos que han fallecido al poco tiempo de nacer, especialmente cuando la defunción ha ocurrido bastante tiempo antes de la encuesta. Es importante, de igual manera, la calidad diferencial de la deelaración de las fechas de nacimiento de hijos sobrevivientes e hijos muertos. Otro error que puede ocurrir es la declaración errónea de la edad al morir o de la fecha de defunción del hijo. En encuestas de otros países se ha observado una tendencia en las madres a redondear hacia "un año" (12 meses) como edad del hijo al morir, afin cuando el niño hubiera fallecido no exactamente a los 12 meses sino en meses próximos a esa edad. Este redondeo hace que en el mes 12 se produzca una con- centración de defunciones. Cuando el traslado proviene de las muertes ocnrridas a los 10 u 11 meses de vida, puede originarse una subestimación de la mortalidad infantil y la sobreestimación de la mortalidad post-infantil (entre los 1 y 5 años). En el caso de la ENDSA 94 no hay evidencia de desplazamientos sig- nificativos de edades al fallecer de menores de un año hacia los 12 meses o mis en las declaraciones referidas a los 5 años anteriores a la encuesta, aunque sí en períodos de referencia más antiguos (véase el Cuadro C.6 del Ápéndice C). 7.2 Niveles y Tendencias de la Mortalidad En el Cuadro 7.1 se presentan estimaciones de la mortalidad durante los primeros cinco años de vida, calculada a partir de las historias de nacimientos y defuncio•es obtenidas en las entrevistas a mujeres en edad reproductiva. Las estimaciones se presentan para el total de la población para tres quinquenios anteriores a la ENDSA 94 y para las áreas urbanas y rurales sólo para los dos últimos quinquenios para evitar la presencia de errores no muestrales (v6ase el Apéndice C), Como la operación de campo tuvo lugar entre diciembre de 1993 y mayo de 1994, los quinquenios de referencia comprenden básicamente parte de los años calendario 1979-1984, 1984-1989 y 1989-1994. 79 Según la ENDSA 94, la mortalidad infantil se habría reducido en 24 por ciento en un período de 5 años: de cada 1,000 niños que nacieron en Bolivia durante 1989-1994, 75 murieron durante el primer año de vida en comparación con 99 para el período 1984-1989. La disminución de la mortalidad infantil ha sido tan importante como la disminución de la morta- lidad post-infantil (de 1 a 4 años cumplidos) que baja de 57 a 44 por mil. En general la probabilidad de que un niño muera antes de cumplir los 5 años de vida ha disminuido de 150 a 116 por mil entre los dos períodos de referencia (véase el Gráfico 7.1). Cuando desciende la mortalidad se espera que los riesgos tiendan a concentrarse en el primer mes de vida, porque ellos provendrfan fundamentalmente de razones congénitas; en cambio, las causas de las defunciones entre los 2 y los 11 meses son atribuibles a los condicionantes socio-económicos imperantes en los hogares y en su entorno. En Bolivia, por las altas tasas de mortalidad, las disminuciones son casi iguales tanto en la mortalidad neonatal como posmeonatal y las proporciones se mantienen cerca del 50 por ciento. Al analizar la información del Cuadro 7.1 por área de residencia, surgen aspectos importantes. La mortalidad infantil urbana ha descendido en 23 por ciento entre 1984-1989 y 1989-1994 (de 78 a 60 por mil), pero no se ha evidenciado ningún cambio en la concentración de defunciones en el período neonatal que siguen en alrededor del 42 por ciento en los dos periodos. La mortalidad infantil del área rural (92 por mil) es un 50 por ciento mayor que la del årea urbana (60 por mil) y la brecha se mantiene casi invariable, pues cinco años antes era del 55 por ciento. En el área rural la mortalidad neonatal sigue siendo de alrededor del 50 por ciento de la infantil. Cuadro 7.1 Mortalidad infantil v en la niñez para varios quinquenios vor residencia Tasas de mortalidad infantil y en la niflez para varios quinquenios anteriores a la encuesta, según área de residencia, Bolivia 1994 Mortalidad Mortalidad Mortalidad Mortalidad Mortalidad Residencia y neonatal postneonatal* infantil postinfantil en la niñez quinquenio (/vlN) (MPN) (to.e) G, qt) (sqe) Total 0-4 37 39 75 44 116 5-9 45 54 99 57 150 10-14 49 56 105 71 168 Áreaurbana 0-4 26 34 60 30 88 5-9 33 45 78 48 122 Área rural 0-4 48 44 92 59 145 5-9 58 63 121 68 181 Nota: Los indicadores de mortalidad son, estrictamente hablando, probabilidades de morir calculadas siguiendo los procedimientos eståndar de tablas de mortalidad. Para cada periodo calendario se tabulan las muertes y los años-persona de exposici6n para los siguientes intervalos de edad en meses: 0, 1-2, 3-5, 6-t i , 12-23, 24-35, 36-47 y 48-59, para luego calcular probabilidades de sobrevivencia en cada intervalo. Fina•menteseca•cu•an•asprobabi•idadesdem•rirmu•tip•icand••asrespectivas•robabi•idades de sobrevivir y restando de 1. Las tasas no se muestran si estån basadas en menos de 500 casos (personas expuestas) en cada intervalo. El mes de la entrevista se excluye de los c;ílculos. Una descripci6n detallada del m6todo para calcular las probabilidades de morir se encuentra en S.O. Rutstein. 1984. Infant and Child Mortality: Levels, Trends and Demographic Differentials. Rey. ed. WFS Comparative Studies No. 43. Voorburg, Netherlands: Interoational Statistical Instimte. 'Calculada como la diferencia entre la tasa de mortalidad infantil y la neonatal 80 Como se seña!ara antes, en la in- formación que se utiliza para la estimación de la mortalidad infantil para los 5 años anteriores a la encuesta no se aprecian desplazamientos en las edades al fallecer de aquellos niños que mueren antes de cumplir un año, para quienes la edad fue informada en meses. La evaluación de la tendencia, mes a mes, entre los 8 y los 11 meses de vída, no refleja la presencia de una disminución importante entre los 9 y los 11 meses como para suponer que se hubieran redondeado las edades hacia los 12 meses. Lo que sí se muestra evidente es el desplazamiento de defunciones des- pués de los 12 meses, hacia 12, lo que responde a la costumbre de la población de emplear la edad cumplida (un año en este caso). Sin embargo, se debe mencionar que los datos referidos a períodos anteriores a 1989 sí presentan el pr imer problema, pues la tendencia al redondeo es mayor cuanto más antiguos sean los hechos sobre los cuales se registran los datos. Este es un error no muestral relacionado con el olvido de las fechas exactas, lo que podría llevar a.subest imar la mortalidad infantil para períodos anteriores a 1989. Las estimaciones de la mortalidad infantil parecen razonables al analizar la tendencia histórica a partir de varias fuentes. En el Cuadro 7.2 y el Gráfico 7.2 se presentan las estimaciones obtenidas a partir de los censos de 1976 y 1992 y de las encuestas ENPV 88, ENDSA 89 y ENDSA 94. En el caso de los censos y la ENPV 88 las estimaciones corresponden a la aplicación de técnicas indirectas, con ajustes para el Censo 92. En el caso de las dos últimas encuestas las estimaciones se obtuvieron de manera directa a partir de las historias de nacimientos. Todas las estimaciones muestran muy claramente que se hanproducido descensos importantes en la mortalidad infantil en los últimos 20 años y la tasa estimada para el quinquenio 1989-1994 es coherente con las estimacio- nes del pasa'do. Grá f i co 7.1 Evo luc ión de la Morta l idad In fant i l y en la N iñez segun la ENDSA 94 Muertes por 1,000 Nacidos Vivos 140 140 120 120 100 100 80 80 60 60 40 40 20 ;20 0 0 Área urbana Årea rural Total Cuadro 7.2 Evoluci6n de la mortalidad infantil Tendencias de la morialidad infantil en Bolivia según varias fuentes y métodos de estimación Censo Censo ENPV ENDSA ENDSA Año 1976 1992 88 89 94 1972 » 150 1973 1974 • • 1975 1976 1977 » • 1978 1979 1980 • 1981 • • 1982 1983 • • 1984 1985 • • 1986 • • 1987 ~ • 1988 1989 1990 • 75 1991 • • 125 122 116 • 103 105 109 100 » 89 99 104 • » 75 Nota: En el método indirecto, las tasas han sido calculadas con datos sobre hijos nacidos vivos e hijos sobrevivientes de mujeres de 20 a 49 años, usando el modelo Sur de Coale-Demeny, con la variante dos de Trussell (véase K. Hill, H. Zlotnik y J. Trussell. 1981. Demographic Estimation: A Manual on Indirect Techniques. Washington, D.C.: National Academy of Sciences, Committee on Population and Demo- graphy). 81 Desde otro punto de vista, las estima- ciones parecen razonables también si se tiene en cuenta el notable proceso de concentraci6n de la poblaci6n en las grandes ciudades en los últimos af~os, lo que ha hecho que más gente esté cerca de los establecimientos de salud y, que por tal razón, más que por una ampliación de ellos, en la ENDSA 94 se encuentra que ha aumentado el acceso a los servicios. Como se verá en el Capítulo VIII, han mejorado, aunque muy poco, los niveles de las atenciones pro- fesionales prenatales y en el parto y la cober- tura de las vacunaciones, por ejemplo. La re- ducción de la fecundidad también ha tenido un rol importante en el descenso de la mortalidad, pues ha disminuido la proporción de embara- zos de alto riesgo. Otro factor adicional im- portante a tomar en cuenta es ¢1 sustancial in- cremento en los niveles educativos de la mujer boliviana. 7.3 Diferenciales de la Mortalidad Para el análisis de los diferenciales de la mortalidad es recomendable ampliar el pe- ríodo de referencia hacia los 10 años anteriores a la ENDSA 94, debido a que el tamaño de la muestra es insuficiente para proporcionar es- timaciones confiables para un periodo de 5 años Grá f i co 7.2 Evolución de la Mor ta l idad In fant i l según Var ias Fuentes Tasa de Mortalidad Infantil L I I I I 7e 78 80 82 84 86 88 oo 02 ARo Calendario en algunas de las características estudiadas; aún así, varias de las estimaciones siguen siendo débiles. Por esta razón, las cifras que se presentan en los Cuadros 7.3 y 7.4 deben ser tomadas sólo como indicativas de los desniveles ex istentes entre los diversos grupos socio-demográficos analizados, sobre todo en lo referente a los departamentos. El Cuadro 7.3 muestra que, como casi en todos los resultados obtenidos en la ENDSA 94, la re- gión del Llano tiene características muy diferentes a las del AItiplano y el Valle, donde la mortalidad es casi el doble. A nivel departamental los extremos se encuentran en Santa Cruz y Potosí, con 50 y 131 muertes infantiles por cada mil nacidos vivos, respectivamente. Los datos corroboran que el factor más importante en la generación de los diferenciales de la mortalidad infantil es el nivel de educaciÓn alcanzado por las mujeres. El niño cuya madre no tiene ins- trucción tiene 3 veces más riesgo de morir que aquel cuya madre cuenta con instrucción media o mås. Al respecto, vale la pena señalar que el nivel de mortalidad dentro de este grupo educativo ha cambiado sus- tancialmente en el tiempo al pasar de 46 a 38 en 5 años y que el descenso de la mortalidad tiene que ver tambión con el incrememo de la proporción de mujeres con más instrucción: entre 1989 y 1994, la propor- ción de mujeres en edad fértil sin instrucción bajÓ de 18 a 12 por ciento y la correspondiente con instrucción media o más se incrementó de 31 a 37 por ciento. 82 Cuadro 7.3 Mortalidad infantil v en la nifiez por caracteristicas seleccionadas Tasas de mortalidad infantil y en la nifiez para los diez afios anteriores a la encuesta, por características seleccionadas, Bolivia 1994 Mortalidad Mortalidad Mortalidad Mortalidad Mortalidad neonatal postneonataP infantil postinfantil en la niflez Característica (MN) (MPN) (xqo) (4qt) Le:Id Área Urbana 30 39 69 38 104 Rural 53 53 106 63 162 Región Altiplano 46 50 96 51 142 Valle 48 53 101 63 158 Llano 23 31 53 32 84 Departamento La Paz 37 45 82 51 128 Oruro 52 52 104 43 142 Potosí 70 61 131 58 181 Chuquisaca 59 46 105 60 158 Cochabamba 47 60 107 71 170 Tar~a 36 36 71 40 108 Santa Cruz 20 30 50 31 80 Beni/Pando 36 33 69 36 102 Nivel de instrucción Sin instrucción 61 61 122 74 187 Biísico 48 55 103 61 158 Intermedio 24 38 62 37 97 Medio o más 20 18 38 12 49 Atenci6n prenatal o en el parto Ninguna 48 51 99 ND ND Alguna de las dos 38 37 75 /xr/:, ND Las dos 18 18 36 ND ND Total 41 46 87 $0 132 Nota: Todas las tasas estån basadas en más de 500 casos (personas expuestas), ND: No disponible. La informaci6n sobre atención prenatal s61o estå disponible para los naeimientos a partir de enero de 1990. tCalculada como la diferencia entre la tasa de mortalidad infantil y la neonatal 83 Por otro lado, otra diferencia grande se presenta entre los hijos de mujeres que no recibieron ni atención prenatal ni en el parto, quienes tienen una probabilidad de morir, antes del año, casi tres veces mayor que los hijos de las que si recibieron ambas atenciones (99 versus 36 por mil). En el Cuadro 7.4 se aprecia que, en el período de 10 años estudiado, la mortalidad de los niños es 11 por ciento mayor que la de las niñas (91 versus 82 por mil) pero esta diferencia, al igual que en otros países lati- noamericanos, se ha reducido en los últimos años. Así por ejemplo, la diferencia en las tasas de mortalidad que se estimaron en 1989 es de 23 por ciento (106 versus 86 por mil). Cuando se analizan los resultados por edad de la madre se encuentra el tradicional comportamiento: alto riesgo de mortalidad pa- ra niños de madres jóvenes, los menores ries- gos para aquéllos cuyas madres tienen entre 20 y 29 años y, luego, aumento importante de los riesgos con la edad, sobre todo después de los 40 años. La probabilidad de fallecer antes de cumplir el primer año de vida es 55 por ciento más alta en los niños que nacen de madres con más de 40 años que de otra que tenga entre 20 Gráfico 7.3 Diferenciales de la Mortalidad por Región y Departamento BOLIVIA Morta l idad : Infantil Niñez (0-4) A[tiplanc Valle Llano La Paz O~UfO Potosí Chuquisaca Cochabamba Tarija Santa Cruz Beni/Pando 0 40 80 120 160 200 0 40 80 120 160 200 Defunciones por 1,000 Nacidos Vivos [ "Mortalidad infantil [~ Mortalidad 0-5 años ] y 29 años. Igualmente, los riesgos aumentan rápidamente con el número de orden de los nacimientos; si el recién nacido es el cuarto a sexto hijo, su riesgo de muerte es 60 por ciento más alto que el de otro niño que sea el primero. Si se tiene en cuenta que en Bolivia el 59 por ciento de las mujeres unidas en edad reproductiva ya tienen por lo menos 3 hijos y que casi 3 de cada 5 de ellas no usan método anticonceptivo alguno, puede concluirse que habría un fuerte contingente de nacimientos sujetos a altos riesgos de mortalidad. Los niveles de mortalidad por duración del tiempo transcurrido entre un nacimiento y otro en la vida reproducflva de una mujer permiten apreciar otro aspecto en el que se vinculan estrechamente la fe- cundidad y la mortalidad infantil (véase el Cuadro 7.4). Cuando el intervalo intergenésico es corto, es poco el tiempo que la madre puede disponer para el cuidado del hijo, provocando inclusive una corta lactancia que afecta la nutrición del niño. Casi 1 de cada 7 de los niños nacidos con un intervalo intergenésico de menos de 2 años muere durante el primer año de vida, en comparación con 1 de cada 20 cuando tal intervalo es de por lo menos 4 años. El corto espaciamiento, por otro lado, agota fisicamente a la mujer y afecta sus posibilidades de sobrevivencia ante un nuevo embarazo. Por otro lado, la adecuada atención profesional de las madres du- rante el embarazo y el parto, reduce casi a la tercera parte el riesgo de muerte de los hijos, pero en Bolivia casi uno de cada dos embarazos y de partos no reciben atención especializada. 84 Cuadro 7.4 Mortalidad infantil v en la nií~ez por caracterlsticas demoarålicas Tasas de mortalidad infantil y en la nifiez para el período de diez afios anteriores a la encuesta, por características demogrMicas seleccionadas, Bolivia 1994 Mortalidad Mortalidad Mortalidad Mortalidad Mortandad neonatal posmeonatal ~ infantil postinfantil en la nhãez Característica (MN) (MPN) (lq0) (4ql) (sq0) Sexo Hombre 41 49 91 53 139 M~er 40 43 82 47 125 Edad de la madre al nacimiento del niño 15-19 40 49 89 51 135 20-29 36 43 79 48 123 30-39 48 47 95 50 140 40-49 (62) 61 122 ND ND Orden de nachn~nto I 29 34 63 36 97 2-3 35 42 77 50 123 4-6 49 51 10l 56 151 7+ 54 61 114 58 166 Duración del intervalo anterior en años < 2 69 69 138 69 198 2-3 32 44 77 51 124 4+ 26 25 51 31 81 Total 41 46 87 50 132 ND: Tasa no disponible por estar basada en menos de 250 casos (personas expuestas) ( ): Tasa basada en menos de 500 casos (personas expnestas). Todas las demás tasas estån basadas en probabilidades calculadas para intervalos con más de 500 casos (personas expuestas). V6as¢ la nota al Cuadro 7.1 para los procedimientos de estimación. ~Calculada como la diferencia entre la tasa de mortalidad infantil y la neonatal 7.4 Grupos de Alto Riesgo Reproductivo Con el fin de sintetizar los diversos aspectos antes presentados, el estudio de la mortalidad tambi6n puede emprenderse a través de las categorías de alto riesgo de mortalidad en la población, no solamente desde el punto de vista de los niños nacidos vivos, sino también desde el punto de vista del grupo de mu- jeres cuyos hijos se encuentran en categorías de riesgo de mortalidad en el futuro. El Cuadro 7.5 contiene el porcentaje de niños nacidos en los últimos cínco años en grupos de alto riesgo de mortalidad y el por- centaje de mujeres en unión en riesgo de concebir un nifio con alto riesgo de mortalidad, según categorías de riesgo. La razón de riesgo en la segunda columna del Cuadro 7.5 se define como el cociente de (1) la proporción de niños muertos entre aquellos nacidos en una categoría específica de riesgo, y (2) la propor- ción de niños muertos entre aquellos nacidos a mujeres en ninguna categor[a de riesgo elevado, es decir, aquéllos para quienes la razón de riesgo es 1. Normalmente se consideran como de riesgo elevado los nacimientos que presentan una o varias de las siguientes condiciones: 85 • La madre tiene menos de 18 años al momento del nacimiento • La madre tiene más de 34 años al momento del nacimiento • El intervalo intergenésico es menos de 24 meses • El orden del nacimiento es mayor de 3. En Bolivia, la edad materna menor a los 18 años o mayor que 34 años no está muy asociada con un riesgo elevado de mortalidad en la niñez si no es en combinación con otros factores de riesgo. Para los nacimientos de los últimos 5 años que ocurrieron en condiciones de alto riesgo (62 por ciento del total), los principales determinantes de ese alto riesgo son el orden de nacimiento superior a 3 (21 por ciento de nacimientos) y el intervalo de espaciamiento menor a 24 meses (11 por ciento), factores que definen el 32 por ciento de los nacimientos si se consideran sólo sus efectos simples; si se toma en cuenta las interacciones con la edad, su contribución aumenta al 55 por ciento. Por ejemplo, la interacci6n del orden de nacimiento superior a 3 hijos con la edad mayor a 34 años contribuye con 11.4 por ciento de los nacimientos de riesgo elevado. Los resultados se resumen en el Gráfico 7.4. Cuadro 7.5 Categorías de alto riesgo reproductivo Porcentaje de niños nacidos en los cinco años anteriores a la encuesta en categorlas de riesgo elevado de mortalidad y poroentaje de mujeres en uni6n a riesgo de concebir un hijo con riesgo elevado de mortalidad, por categorla de riesgo, Bolivia 1994 Categorla de riesgo Naeimientos en los 5 años ameriores a la encuesta Porcentaje Porcentaje de Raz6n de de mujeres nacimientos riesgo en unión En ninguna categorla de riesgo elevado 38.4 1.0 24.4 I Total en categorías de riesgo elevado 61.6 1.6 75.6 En una sola cotegorla de riesgo elevado 3Z2 1.2 31.3 Madre menor de 18 al nacimiento (Edad < 18) 4.5 1.1 0.4 Madre mayor de 34 al nacimiento (Edad >34) 1.1 1.1 6.3 Intervalo de nacimiento <24 meses (IN<24) 10.7 1.3 8.6 Orden de nacimiento mayor de 3 (ON >3) 21.0 1.3 15.9 En varias categorías de riesgo elevado 24.3 2.2 44.3 Edad < 18 & IN < 242 0.6 2.4 0.4 Edad > 34 & IN < 24 0.1 3.6 0.4 Edad > 34 & ON > 3 11.4 1.4 27.9 Edad>34 & IN <24 & ON >3 3.1 3.0 4.8 IN<24 & ON>3 9.0 2.8 10.9 Total 100.0 NA I00.0 Número 6114 NA 5334 NA: No aplicable tincluye las mujeres esterilizadas 2incluye las categorías combinadas edad < 18 y ON> 3 Tomando en cuenta la situación de edad, paridez y el tiempo transcurrido desde el nacimiento de su último hijo, se ha calculado la distribuciónde las mujeres según la categoria de riesgo en que serían clasifi- cadas si quedaran embarazadas. Las mujeres se asignan a una categoría dada dependiendo de la situación en la cual se encontrarían en el momento del nacimiento del niño si éste fuese concebido en el mes de la ent~vista. En la columna tres del Cuadro 7.5 entrarían las mujeres cuya edad actual es menor de 17 años y 2 meses pues ellas tendrían 18 años en el momento del nacimiento. De igual manera se clasifican las otras mujeres: aquéllas cuya edad al momento de la entrevista es más de 34 años y 3 meses, aquéllas cuyo 86 nacimiento anterior ocurrió hace menos de 15 meses y aquéllas cuyo nacimiento anterior fué de orden 3 o superior. En el Cuadro 7.5 (y también en el Gráfico 7.4) se puede ver que el 76 por ciento de las mujeres actualmente unidas están en posibilidades de concebir hijos con alto riesgo de mortalidad. Estos niños tendrían una probabilidad 60 por ciento mayor de morir en el primer año de vida con respecto a aquéllos que no están en tales condiciones (razón de riesgo 1). Estos resultados muestran de nuevo la estrecha conexión entre la conducta reproductiva y las posibilidades de sobrevivencia de los hijos. En este sentido es importante el papel de la planificacíón familiar en el mejoramiento de la sobrevivencia infantil, para evitar tal escenario. Gráf ico 7.4 Mujeres y Niños en Categorías de Riesgo Elevado de Morta l idad TOTAL EN RIESGO ALTO RIESGO POR ORDEN 4 O MAYOR RIESGO PORINTERVALO MENORDE2AÑO~ EDAD Y ORDEN (<18 años, 35+) INTERVALO Y ORDEN OTROS RIESGOS NACII o| lO| j l l 87 88 CAPíTULO VIII SALUD MATERNO-INFANTIL Como en la mayoría de los paises, en Bolivia no hay estadísticas continuas que permitan apreciar de manera confiable la evolución de la salud de la población y, hasta la realización de la ENDSA 94, la información más reciente a nivel nacional data de los años 1988 a 1989 cuando se desarrollaron dos grandes encuestas: la anterior encuesta nacional de demografia y salud (ENDSA 89) y la Encuesta Nacional de Población y Vivienda de 1988. En 1992 se efectuó el Censo Nacional de Población y Vivienda que incluy6 algunas preguntas generales sobre salud y las tradicionales sobre fecundidad y mortalidad. La ENDSA 94 contiene una cantidad apreciable de información sobre aspectos relacionados con la salud materno-infantil que permiten llenar, en parte, el vacío, En este capítulo se presentan los resultados referidos a temas tales como: la atención prenatal y asistencia durante el parto, la cobertura de las vacunas y la prevalencia y tratamiento de ciertas enfermedades, especialmente la diarrea e infecciones de las vías respimtorias. El objetivo básico es el de identificar los grupos más vulnerables y así contribuir para la planificaciún de los programas de salud materno-infantil. La situación nutricional de los niños y de las madres se discute en el Capítulo IX. 8.1 Atención Prenata l y Asistencia en el Parto La cobertura y calidad de la atención prenatal y durante el parto constituyen factores estrechamente ligados a la salud materno-infantil y son, por lo tanto, elementos que deben ser tomados en cuenta al evaluar la situación general de salud del país. En ENDSA 94 se averigu6, para los nacimientos ocurridos en los tres años precedentes a la encuesta, si la madre había recibido el toxoide antitetánico y si había tenido atención prenatal y durante el parto, al igual que el sitio de ocurrencia del parto. Atenei6n Prenatal En el Cuadro 8.1 se aprecia que la mitad de los nacimientos (50 por ciento) recibieron cuidado prenatal médico. La atención prenatal brindada por enfermeras, auxiliares de enfermería o sanitarios es apenas al 3 por ciento de los nacimientos, aunque en algunos departamentos (Chuquisaca, Potosl y Oruro) su importancia es mucho mayor (10, 9 y 6 por ciento respectivamente). Esto representa una leve mejoría con relación a 1989, pues el 44 por ciento de los nacimientos ocurridos tres años antes a la ENDSA 89 tuvieron atención prenatal por médico. Los avances en la cobertura fueron mayores en la zona urbana (5 puntos) que en la rural (3 puntos) La ENDSA 94 muestra que para los embarazos para los cuales los riesgos de complicaciones son mayores (madres menores de 20 y mayores de 34 años) el cuidado prenatal es menor que en el caso de madres de 20 a 34 años. Un 56 por ciento de los niños de madres que tenian 35 años o más al dar a luz no recibieron atención prenatal, frente al 44 por ciento en el caso de madres que tenían entre 20 y 34 años. La cobertura es también baja cuando el orden de nacimiento es 6 o más (38 por ciento). Las diferencias de atención prenatal por personal de salud según área de residencia son importantes. En las áreas urbanas 2 de cada 3 nacimientos de los últimos tres años han recibido atención prenatal y en las áreas rurales apenas 1 de cada 3 (incluyendo la atención de enfermera, auxiliar de enfermería o sanitario la cual tiene importancia en estas áreas). Al nivel de las regiones, el Altiplano presenta las coberturas más bajas: en los tres departamentos alrededor de 2 de cada cinco nacimientos recibieron atención prenatal. Al 89 otro extremo se encuentra el Llano donde casi 7 de cada 10 nacimientos recibieron atención (aunque esta proporción está explicada por el peso de Santa Cruz donde, además, la atención prenatal es casi exclusivamente efectuada por el médico). El Valle se encuentra en un nivel intermedio entre las otras dos regiones. Cuadro 8.1 Cuidado prenatal t~or car acteristicas seleccionadas Distribución porcentual de nacimientos en los tres aitos que precedieron la encuesta, por tipo de cuidado prenatal, según características seleccionadas, Bolivia 1994 Característica M6dico Tipo de cuidado prenataP Enfermera/ Partera/ Sin Número Sanitario/ Familiar/ infor- de Auxiliar Otro Nadie maci6n Total nacimientos Edad de la madre al nacimiento <20 48.3 2.6 0.5 48.1 0.5 100.0 475 20-34 52.0 3.0 0.5 44.1 0.4 100.0 2.533 35+ 39.2 3.2 0.8 56.1 0.6 100.0 572 Orden de nachniento t 60,1 2.1 0.6 36.6 0.6 100.0 816 2-3 56.1 2.5 0.4 40.6 0.4 100.0 1,215 4-5 44.5 3.6 0.4 50.9 0.5 100.0 724 6+ 33.5 4.0 0.8 61.3 0.5 100.0 825 Área Urbana 67.3 0.6 0.4 31.5 0.2 100.0 1,877 Rural 29.9 5.6 0.6 63.1 0.8 100.0 1,703 Regi6n Altiplano 39.3 3.7 0.3 56.6 0.3 100.0 1,654 Valle 50.9 3.0 0.4 44.3 0.4 100.0 1,030 Llano 66.6 1.6 1.1 30.4 1.4 100.0 896 Departamento La Paz 41.6 1.4 0.0 56.9 0.0 100.0 1,108 Oruro 36.4 6.4 1.4 55.7 0.0 100.0 195 Potosí 33.7 9.4 0.6 56.3 0.0 100.0 351 Chuquisaca 42,3 10.4 0.9 46.4 0.0 100.0 220 Cochabamba 53.2 0.3 0.3 44.0 2.2 100.0 647 Tarija 53.4 3.6 0.2 42.5 0.2 100.0 163 Santa Cruz 71.4 1.3 1.1 26.0 0.2 100.0 748 Beni/Pando 42.3 3.1 1.l 52.7 0.8 100.0 147 Nivel de instrucción Sin instrucción 17,6 3.5 0.4 78.5 0.0 100.0 508 Básico 36.6 3.7 0.8 58.2 0.7 100.0 1,651 Intermedio 65.1 3.1 0.3 30.5 0.9 100.0 593 Medio o mis 83.5 1.1 0.3 15.1 0.0 100.0 828 Total 49.5 3.0 0.5 46.5 0.5 100.0 3,580 Nota: Las eslimaciones se refieren a los nacimienlos en el período de 1-35 meses que precedieron la encuesta, excluyóndose así los nacidos en el mes de la entrevista. ~Si la entrevistada mención6 mas de una fuente de atención, se considera solo la m~s calificada 90 Los mayores diferenciales de cobertura en la atención prenatal por personal de salud se encuentran según los niveles de instrucción: la atención prenatal de una mujer con instrucción media o más es 4 veces mayor que la que no tiene instrucción. Cuando la cobertura se analiza para cuidado prestado por médico, la brecha es aún mayor. Toxoide Antitetánico Como parte de la información sobre las condiciones de salud de los niños de las mujeres entrevistadas, se preguntó a las madres si ellas recibieron vacuna contra el tétanos durante la etapa gestacional y el número de veces durante ese embarazo. Las condiciones de higiene e inmunización que rodean el parto, sobre todo en lo que se refiere a los instrumentos utilizados para el corte del cordón umbilical, hacen que en Bolivia sea necesaria la aplicación de la vacuna antitetínica durante la gestación, para prevenir al niño de contraer el tétanos neonatal al momento del alumbramiento. Sin embargo, los resultados de la ENDSA 94 muestran que, de manera general, en el país no hay una política de aplicación de la vacuna antitetánica, a menos que las mujeres no estén enteradas de su objetivo al momento de su aplicación, porque, como se ha visto en la sección anterior, la mitad de los nacimientos no han recibido cuidado prenatal, que es cuando debe aplicarse el toxoide. Por estas razones es importante identificar los grupos de riesgo para orientar las campañas y reducir así la morbi-mortalidad infantil. En el Cuadro 8.2 se presenta la información de acuerdo con el número de dosis para grandes grupos de edad, por orden de nacimiento, área, región y departamento de residencia y nivel de instrucción. Para casi 3 de cada 5 menores de tres años las madres no recibieron ninguna dosis de vacuna contra el tétanos. Los niveles de cobertura son más bajos para los niños de madres mayores, de mayor orden de nacimiento, que residen en el Altiplano y, más claramente, cuanto más baja es la instrucción. El tipo de cuidado prenatal recibido por las madres de niños menores de tres años y el número de vacunas contra el tétanos se resumen en el Gráfico 8.1. Gráfico 8.1 Atención Prenatal y Vacunación contra Tétanos para Madres de Niños Menores de 3 Años [ TIPO DE CUIDADO] PRENATAL J VACUNAS CONTRA EL TÉTANO Dos o más Médico 22% Una o más 50~ 9% adie No médico 47% Ninguna 3% 59% 91 Cuadro 8.2 Vacuna contra el toxoide tetånico por características seleccionadas Distribuci6n porcentual de nacimientos en los tres años que precedieron la encuesta, por número de va- cunas contra el toxoide tetånico durante el embarazo, según características seleccionadas, Bolivia 1994 Número de vacunas contra el t6tanos Característica Ninguna Dos No sabe/ Número Una dosis Sin infor- de dosis o más macidn Total nacimientos Edad de la madre al nacimiento <20 59.2 20.0 20.7 0.0 I00.0 475 20-34 57.1 19.7 22,8 0,4 100,0 2,533 35+ 65.0 17.7 16.6 0,6 I00.0 572 Orden de nacimiento 1 58.7 20.5 20.1 0.8 100.0 816 2-3 56.2 19.1 24.2 0.4 1130.0 1,215 4-5 57.5 17.2 25.0 0.2 100.0 724 6+ 63.1 20.8 15.9 0.2 100.0 825 Área Urbana 47.6 22.9 29.0 0.5 100.0 1,877 Rural 70.8 15.6 13.3 0.4 100.0 1,703 Regi6n Altiplano 66.0 17.5 16.1 0.4 100.0 1,654 Valle 61.8 19.5 18.3 0.4 100.0 1,030 Llano 41.4 22.9 35.3 0.5 100.0 896 Departamento La Paz 65.8 16.2 17.3 0.6 100.0 1,108 Oruro 70,3 19.6 10.1 0.0 100.0 195 Potosí 64.3 20.3 15.4 0.0 100.0 351 Chuquisaca 71.1 12.8 15.8 0.3 100.0 220 Cochabamba 61.8 21.l 16.6 0.6 100.0 647 Tarija 49.0 22.5 28.5 0.0 100.0 163 Santa Cruz 41.1 23.4 35. i 0.5 100.0 748 Beni/Pando 43.1 20.3 36.3 0.3 100.0 147 Nivel de Instruccl6n Sin instrucci6n 79.3 12.5 8.1 0.1 100.0 508 Båsico 63.9 17.5 18.3 0.3 100.0 1,651 Intermedio 50.3 22.4 26.9 0.4 100.0 593 Medio o mås 41.5 25.3 32.4 0.9 100.0 828 Total 58.6 19.4 21.5 0.4 100.0 3,580 Nota: Las estimaciones se refieren a los nacimientos en los 1-35 meses que precedieron la encuesta, excluyéndose así los nacidos en el mes de la entrevista. / 92 Lugar de Ocurrencia del Parto La información sobre el lugar de ocurrencia del parto para los niños nacidos en los tres años anteriores a la encuesta se resume en el Cuadro 8.3 para características seleccionadas, incluyendo la presencia de visitas de atención prenatal. El 57 por ciento de los nacimientos ocurridos entre 1991 y 1994 tuvieron lugar en los domicilios de las madres. Las altas proporciones de partos en la casa se incrementan para las madres de 35 años y más y para los nacimientos de orden 4 y más (entre 67 y 75 por ciento). Como era de esperarse, una alta proporción de nacimientos sin ninguna visita de atención prenatal ocurrieron en la casa (casi 9 de cada 10). Como se vio en el Cuadro 8.1, los nacimientos sin atenciún prenatal constituyen el 47 por ciento del total. La información del Cuadro 8.3 permite calcular que los nacimientos sin ninguna visita prenatal y en la casa constituyeron el 40 por ciento del total analizado. Existen notables diferencias en la prevalencia de partos domiciliarios, según lugar de residencia: en el área rural casi 4 de cada 5 partos se atienden en la casa frente a 2 de cada 5 en el área urbana. A nivel de región ecológica, es el Altiplano donde el parto domiciliario tiene mayor frecuencia (7 de cada 10), frente a casi 4 de cada 10 en el Llano mientras que el Valle se encuentra en una situación intermedia con 5 de cada 10 nacimientos teniendo lugar en casa. Los departamentos que presentan las mayores frecuencias de partos en la casa son Potosí, La Paz, Chuquisaca y Oruro con porcentajes superiores al 65 por ciento, en contraste con Santa Cruz, donde apenas una tercera parte (34 por ciento) de los partos son domiciliarios. Al igual que con la atención prenatal, los mayores contrastes en el lugar de ocurrencia del parto se encuentran según el nivel de instrucción: las mujeres sin instrucción tienen una probabilidad 5 veces mayor de dar a luz en la casa que las mujeres con educación media o más (89 y 18 por ciento, respectivamente). Tipo de Asistencia durante el Parto Con relación al tipo de atención durante el parto a los menores de 3 años, la situación no ha mejorado mucho con respecto a 1989. Como se aprecia en el Cuadro 8.4, 47 por ciento de los nacimientos son actualmente atendidos por el servicio de salud (médicos, enfermeras, auxiliares y sanitarios) en comparaciún con 43 por ciento en 1989. La mejoría fue ligeramente mayor en el årea urbana (3 puntos) en comparación con el área rural (1 punto). Según el Cuadro 8.4, de los nacimientos sin atención profesional (53 por ciento del total), una quinta parte fueron asistidos por parteras y casi 1 de cada 20 no tuvo ningún tipo de asistencia. La atención profesional es mayor en los primeros nacimientos, 64 por ciento, en tanto que en los de orden 6 6 más llega sólo al 28 por ciento. Entre los nacimientos sin ninguna visita de atención prenatal, 47 por ciento del total de nacimientos de los últimos tres años (Cuadro 8.1), apenas el 17 por ciento fueron recibidos por personal profesional. Los diferenciales por residencia son importantes: en las zonas urbanas 1 de cada 3 nacimientos no recibió asistencia del personal de salud frente a casi 3 de cada 4 de la zona rural. En las regiones ecológicas los extremos se encuentran en el Altiplano (2 de cada 3 nacimientos) y el Llano (1 de cada 3). El Valle se encuentra en una situación intermedia. Potosí y La Paz son los departamentos con menor asistencia de partos por personal de salud (32 y 35 por ciento, respectivamente) y Santa Cruz presenta el mayor nivel de atención (71 por ciento). Los otms departamentos tienen coberturas intermedias. Se encuentran aún mayores desniveles en la asistencia al parto por personal de salud cuando se comparan las cifras correspondientes a las mujeres con instrucción media o mås con aquellas que no tienen instrucción, con 87 y 12 por ciento de atención del parto por personal de salud, respectivamente. Las diferencias regionales en los niveles de atención profesional durante el embarazo y el parto se resumen en el Gráfico 8.2. 93 Cuadro 8.3 Lugar del parto por características seleccionadas Distribuci6n porcentual de nacimientos en los 3 afios que precedieron la encuesta, por lugar del parto, según caracterlsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Lugar del parto No sabe/ Número Servicio En la Otro Sin iofor- de Característica de salud casa sitio maci6n Total nacimientos Edad de la madre al nacimiento <20 47.3 52.3 20-34 44.1 55.4 35+ 30.1 69.3 Orden de nacimiento 1 58.6 41.0 2-3 50.0 49.8 4-5 32.1 67.3 6+ 23.8 75.4 Årea Urbana 61.7 38.0 Rural 20.9 78.4 Región Altiplano 29.3 70.5 Valle 46.7 52.5 Llano 61.2 38.1 Departamento La Paz 29.5 70.3 Omro 34.2 65.5 Potosí 26.0 74.0 Chuquisaca 30.7 67.9 Cochabamba 51.0 48.5 Tarija 51.7 47.6 Santa Cruz 66.1 33.8 Beni/Pando 36.6 60.0 Nivel de instrucci6n Sin instrucci6n 9,8 89,2 Básico 27.5 72. I Intermedio 56.0 43.5 Medio o más 81.9 17.8 Visitas de atención prenatal Ninguna 14.1 1-3 visitas 45.5 4+ visitas 81.1 0.2 0.3 1130.0 475 0.3 0.2 I00.0 2,533 0.3 0.2 I00.0 572 0.3 0. i I00.0 816 0.0 0.3 I00.0 1,215 0.4 0.2 I00.0 724 0.6 0.2 100.0 825 0.1 0.2 100.0 1,877 0.4 0.2 100.0 1,703 0.2 0.0 100.0 1,654 0.6 0.2 100.0 1,030 0.0 0.6 100.0 896 0.2 0.0 100.0 1,108 0.3 0.0 I00.0 195 0.0 0.0 I00.0 351 1.5 0.0 100.0 220 0.3 0.3 100.0 647 0.7 0.0 100.0 163 0.0 0.2 100.0 748 0.3 3.1 100.0 147 0,7 0.3 I00,0 508 0.2 0.2 I00.0 1,651 0.4 0.I I00.0 593 0.1 0.1 100.0 828 85.0 0.5 0.4 100.0 1,666 54.5 0.1 0.0 100.0 762 18.7 0.2 0,0 100.0 1,140 Total 42.3 57.2 0.3 0.2 100.0 3,580 Nota: Las estimaciones se refieren a los nacimientos en el período 1-35 meses que precedieron la encuesta, excluyéndose así los nacidos en el mes de la entrevista. 94 Cuadro 8.4 Tipo de asistencia durante el parto por características seleccionadas Distribución porcentual de nacimientos en los 3 a~os que preced/eron la encuesta, por tipo de asistencia durante el parto, según caracterfsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Tipo de asistencia durante el parto ~ Enfermera/ Partera Familiar/ Número Sanitario/ tradi- Amiga/ de Caracterlstica Médico Auxiliar cional Otro Nadie Total nacimientos Edad de la madre <20 47.0 5.7 12.5 34.2 0.5 100.0 475 20-34 44.5 4.4 9.9 39.0 2.2 100.0 2,533 35+ 31.0 4.0 9.6 51.5 4.0 100.0 572 Orden de nachniento 1 59.1 5.0 911 26.6 0.1 100.0 816 2-3 50.2 4.6 9.0 34.1 2.1 100.0 1,215 4-5 32.7 4.4 10.0 50.6 2.3 100.0 724 6+ 24.1 4.0 13.3 54.1 4.6 100.0 825 ~rea Urbana 61.8 4.4 8.0 24.2 1.7 100.0 1,877 Rural 21.6 4.6 12.7 58.1 2.9 100.0 1,703 Región Altiplano 30.9 4.1 8.5 54.3 2.1 100.0 1,654 Valle 44.6 5.6 9.1 37.9 2.8 100.0 1,030 Llano 62.2 4.0 14.7 17.3 1.8 100.0 896 Departamento La Paz 32.5 2.6 10.3 52.1 2.4 100.0 1,108 Omro 33.9 6.7 3.6 51.8 3.9 100.0 195 Potosí 24.3 7.4 5.4 62.6 0.3 100.0 351 Chuquisaca 26.2 10.7 7.7 53.9 1.5 100.0 220 Cochabamba 51.0 2.2 9.7 33.5 3.6 100.0 647 Tarija 44.0 11.8 8.7 33.8 1.7 100.0 163 Santa Cruz 67.2 4.2 12.0 15.1 1.5 100.0 748 Beni/Pando 36.9 2,8 28.2 28.5 3.7 100.0 147 Nivel de lnstrucci6n Sin instmcci6o 10.0 2.2 9.1 73.3 5.4 100.0 508 Båsico 28.3 4.8 13.4 50.9 2.6 100.0 1,651 Intermedio 56.4 5.0 11.0 26.6 1.1 100.0 593 Medio o más 81.5 5.0 4.1 9.0 0.5 100.0 828 Visitas de atención prenatal 2 Ninguna 14.8 2.4 12.6 66.1 4.1 100.0 1,666 1-3 visitas 45.9 7.8 12.5 32.3 1.5 100.0 762 4+ visitas 80.9 5.5 5.2 8.3 0.1 100.0 1,140 Total 42.7 4.5 10.2 40.3 2.3 100.0 3,580 Nota: Las estimaciones se refieren a los nacimientus en el período de 1-35 meses que precedieron la encuesta, excluy6ndose asi a los nacidos en el mes de la entrevista. ~Si la entrevistada mencion6 más de una fuente de atención, se considera sólo la mås calificada 2Para 13 casos no se conoce el número de visitas 95 Peso y Tamaño del Niño al Nacer En la ENDSA 94 se preguntó, para cada nacimiento ocurrido en los tres años que precedieron la encuesta, sobre el peso del niño al nacer y si el nacimiento fue prematuro o por cesárea. Los resul- tados se presentan en el Gráfico 8.3. El 18 por cien- to de los nacimientos fueron considerados como pre- maturos o sietemesinos y el 11 por ciento ocurrieron por intervención cesárea. Para el 48 por ciento de los niños no se cuenta con información sobre peso al nacer; pero el 6 por ciento de niños con infor- mación pesaron menos de 2.5 kilogramos. También se preguntó a las madres sobre el tamaño del niño al nacer; para el 77 por ciento de los nacimientos las madres consideraron que el niño era de tamaño promedio o más grande que el promedio. 8.2 Vacunación En la ENDSA 94 se averiguó también sobre la historia de vacunación de los niños nacidos a partir de enero de 1990. Se prestó atención a vacunas contra las enfermedades que configuran los principales cua- dros de morbilidad infantil: tuberculosis (BCG), DPT (difteria, tosferina y tétanos), polio y sarampión. A las entrevistadas que tuvieron hijos nacidos vivos en Gráfico 8.2 Atención Prenatal y del Parto por Región y Departamento 20 40 60 80 1 O0 BOLIVlA : : Atención: Del parto Prenatal Altiplano ~ Valle Llano - ~~:: L Santa Cruz - - Beni/Pando 0 20 4-0 60 80 100 Nacimientos con Atenci6n Profesíonal La Paz Oruro Potos[ Chuquisaca Cochabamba Tarija ese período se les pidió mostrar el carnet de vacunaciones de cada uno de ellos a fin de registrar las vacunas que el niño había recibido y las fechas en que habían sido administradas. Cuando la madre no tenía el carnet, o por algún motivo no lo mostraba, la encuestadora sondeaba cuidadosamente para saber si el niño había recibido las principales vacunas. Obviamente, los datos captados por este último medio son menos confiables por estar sujetos a posibles errores de memoria y declaración. Gráfico 8.3 i Características del Parto para Madres de Menores de Tres Años Peso al Nacer Tamaño al Nacer Sin información Menor que promedio 48% Muy pequeño 14% 9% 0-2.5 Ki 3% 2.5+ Kilos Promedio o mayor 49% 77% Cesárea: 11% Prematuros: 18% 96 Para poder evaluar la situación reciente de la cobertura de las vacunaciones se presenta la informaciún para los niños de 12 a 23 meses. Se supone que a esa edad ya se deben haber recibido todas las vacunas recomendadas (BCG, tres dosis de DPT, tres dosis contra la polio y una contra el sarampión) y se conocería la situación alcanzada en el pasado próximo. El Cuadro 8.5 indica que las coberturas son bastante bajas puesto que en el caso de Bolivia solamente el 37 por ciento de los niños están protegidos con todas las vacunas. En el caso de dosis múltiples, como polio y DPT, las coberturas de primeras dosis, cercanas al 80 por ciento, se deterioran casi en un 50 por ciento al pasar a la tercera dosis. La vacuna contra la polio en su primera dosis presenta la mayor cobertura con un 82 por ciento y la tercera dosis de DPT la menor con 43 por ciento. A partir de las fechas válidas consignadas en el carnet se pueden calcular los niveles de vacunación durante el primer año de vida. Apenas en la mitad de los casos el carnet tiene las fechas para todas las vacunas. Entre los niños de 1 año con carnet, el 55 por ciento recibieron todas las vacunas antes de cumplir el año y para la mayoría de las vacunas los porcentajes son relativamente altos. Si estas coberturas durante el primer año de vida se aplican a los niños sin carnet, casi 3 de cada 4 niños habrían recibido las primeras dosis de polio, DPT y BCG antes de cumplir el año, pero apenas el 20 por ciento habrían recibido todas las vacunas. Esto se debe a los bajos niveles de cobertura para sarampión y para la tercera dosis de polio y DPT. La información sobre vacunación se desglosa por sexo, lugar de residencia y nivel de educación en el mismo Cuadro 8.5. La disponibilidad del carnet es mayor para los niños que para las niñas y, como en otros indicadores, es mayor en la zona urbana y el Llano mientras que a nivel departamental la mayor disponibilidad se encuentra en Tarija. Según el nivel de instrucción es mayor la disponibilidad del carnet cuanto mayor es el nivel de instrucción de la madre. Solamente 4 de cada 10 niños estarían protegidos con todas las vacunas, con variaciones importantes: la cobertura es más baja en las zonas rurales, en Beni/Pando, Oruro y Cochabamba y en niños de mujeres sin instrucción, grupos en los cuales la cobertura es menos del 30 por ciento. En el otro extremo se encuentran Potosí, Tarija y Santa Cruz donde la vacunación completa sobrepasa el 48 por ciento. Entre los hijos de madres con instrucción media o más la cobertura llega al 54 por ciento. Por otro lado, alrededor del 40 por ciento de los niños tienen vacunaciún completa en comparación con el 33 por ciento de las niñas. Se observan diferencias extremas según el nivel de instrucción de las madres (con nivel medio o más de instrucción, 91 por ciento y, sin instrucción, 62 por ciento). A nivel departamental los extremos están en Tarija (92 por ciento) y La Paz (70 por ciento), sin mayores diferencias en los otros departamentos (entre el 73 y el 81 por ciento de cobertura). La tercera dosis de DPT, que es la que protege, la tienen solamente 4 de cada 10 niños (en contraste con 4 de cada 5 para la primera dosis). La protección con tercera dosis es deficiente en el área rural, en Beni/Pando, Cochabamba y La Paz y en hijos de mujeres sin instrucción (alrededor del 30 por ciento), en contraste con los niveles de vacunación en Potosí, Tarija y entre hijos de mujeres con nivel de instrucción medio o más (alrededor de 60 por ciento). Las coberturas con vacuna antipolio tienen el mismo comportamiento que con DPT, aunque se sitúan cerca de 5 puntos porcentuales por arriba en todas las dosis y para las características que se presentan en el Cuadro 8.5. La retención de la vacuna antipolio, medida en términos de la cobertura de las dosis, mejoró en forma importante pero menos que para la DPT (véase el Gráfico 8.4). 97 Cuadro 8.5 Vacunac ión por caracterfsticas seleccionadas Ent re los n i¿os de 12-23 meses, porcentaje con carnet de vacunaci6n revisado por la entrevistadora y porcentaje vacunado según el carnet o el informe de la madre, por momento de la vacunación y caract¢rIsticas seleccionadas, Bol ivia 1994 Caracter[stica Porcentaje con carnet BCG Porcentaje de nifios que ha recibido: Cobe~u~: Todas Número DPT DPT DPT Polio Polio Polio Polio Saram- las va- Ninguna de 1 2 3 al nacer 1 2 3 pi6n cunas ~ vacuna nifios Vaeunaci6n en cualquier momento 2 Según carnet NA 32.4 34.2 28.9 23,3 27.2 33.9 28.4 23.3 26.7 21,3 0.1 390 Según la madre NA 44.5 42.3 31.1 19.5 7.7 48.0 37.7 24 2 29.0 15.3 14.8 721 Cualquier fuente NA 76.9 76.5 60.0 42.8 34.8 81.9 66.1 47.5 55.7 36.6 14.9 1,111 Vacunación antes de los 12 meses Según cameP NA 92.6 92.2 84.3 67.3 94.1 Cualquier fuente 4 HA 71,2 70.5 50.5 28.8 32.8 Fechas completas NA 85.4 96,6 78.0 60,0 77.1 91.3 70.4 70.4 61.4 55.1 NA 390 74.8 56.0 33.4 34.2 20.1 20.7 1,111 9,27 73.9 57.3 71.5 50.6 NA 390 Sexo del nlflo Masculino 38,6 78.7 79.7 63.6 45.7 35.9 84.8 70.2 50,5 60.4 39.8 13.3 548 Femenino 31.7 75.2 73.4 56.4 39.9 33.8 79.2 62 2 44.6 51.1 33.4 16.4 563 Orden de nacimiento 1 39.4 84.1 80.8 69.4 51.2 40.5 87.4 72.1 56.3 63.1 43.5 9.8 280 2-3 36.3 80.7 81.0 61.2 43.5 36.0 84.1 68.7 47.3 58.9 37.3 12.5 379 4-5 29.2 71.6 73.5 54.1 37.6 30.3 79.6 59.8 41 5 50.5 32.3 17.7 212 6+ 33.4 67.2 67.0 52.2 36.5 30.5 74.2 60.6 42.9 46.5 31.1 22.1 240 Área Urbana 39.5 86.3 83.7 70.2 51.7 41.7 90.4 75.0 55.3 64.9 44.4 6.9 565 Rural 30.5 67.2 69.0 49.4 33.5 27,7 73.2 56.8 39.5 46.1 28.4 23.1 546 Regt6n Alnplano 29.7 73.9 74.5 56.0 40,0 32.0 81.4 62.9 43.5 50 2 34.4 15.4 485 Valle 30.0 79.6 77.3 59.0 38.8 30.9 82.2 67,0 48.6 58.2 32,0 14.8 326 Llano 49.3 78.8 78.7 67,4 51.5 43.7 82.5 70.4 52.9 61.7 45.1 14.3 300 Departamento La Paz 28.4 70.0 72.8 51.0 34.2 20,6 79.0 57.2 37.4 49.0 29.2 16.9 324 Oruro 31.5 74.8 73.0 55.9 35.1 35.1 84.7 63.1 36.9 42,3 26.1 14.4 61 Potosí 33.0 86.0 81.0 72.0 62.0 67.0 87,0 81.0 67,0 59.0 56.0 11.0 100 Chuqutsaca 40.0 81.0 75.0 65.0 42.0 39.0 83.0 70.0 53.0 50,0 36.0 13.0 66 Cochahamha 21.2 76.3 73,7 51.7 32.2 24.6 78.8 61.9 43.2 58.5 26.3 17.8 211 Tarija 54,4 92.0 96.0 82,4 63.2 47.2 96.0 84.8 65.6 68.0 51,2 4.0 49 Santa Cruz 49.8 79.5 79.5 68.8 55.3 45.6 83.3 71.6 56.7 64.2 47.9 13,0 261 Beni/Pando 46.2 74.2 73,1 58.1 25,8 31.2 77,4 62.4 26.9 45.2 25.8 22.6 39 Nivel de instrucción Sin instruco6n 22.7 61.6 60.6 44,1 26.7 21,9 69.0 52,7 36.4 40.2 23,3 25.8 147 Båsico 32,8 73.5 72.6 54.7 38.3 29.9 78.4 60.9 41.7 48.4 31.3 17.6 485 Intermedio 40.9 75,6 79.5 60,8 39.4 34.2 84.4 69.0 43.6 62.8 33,7 13.6 190 Medio o más 41.4 91.3 89.2 76.3 60.8 50.1 92.9 79.8 65.6 71.1 54,0 5.6 289 Total 1994 35,1 76.9 76.5 60,0 42.8 34.8 81.9 66.1 47.5 55.7 36.6 14.9 1,111 Total 1989 23.1 55.0 70.4 51.3 28.4 ND 79.3 60.8 37.8 57.5 18,8 15.2 1,110 NA: No aplicable; ND: No disponible 'Excluye polio al nacer ~Porcentajes calculados con r¢lación al total de ni~os ( 1,111 ) 3Para cada vacuna, basado en los camets con fechas vålidas 'Esumado asumiendo que, para cada vacuna, el porcentaje de vacurmdosdurant¢ el primer a~o entre ní~os sin carnet es igual al encontrado entre los nifios con carnet. Para la estimaci6n, hasta aplicar estos porcentajes a las cifras para la vacunaci6n total en cualquier momento del rengl6n 3 98 La dosis única contra el sarampión ha sido aplicada casi a 6 de cada 10 niños, pero las diferencias según las características estudiadas no son tan importantes como para las otras vacunas. Existen, sin embargo, diferencias que merecen ser puntualizadas, tales como los contrastes que se dan a nivel departamental y según el nivel de instrucción de la madre: en Oruro y en niños de madres sin instrucción se tienen las menores coberturas de la vacuna antisarampionosa, pues han sido vacunados apenas 4 de cada 10 niños frente a 7 de cada 10 en Tarija y en hijos de mujeres con instrucción media y más. Es importante indicar que en el pasado reciente, mayo a julio de 1994, la Secretaría Nacional de Salud ha ímplementado una gran Campaña Nacional de Lucha Contra el Sarampión que, con seguridad, ha cambiado las coberturas de vacunación contra esta enfermedad. El Gráfico 8.5 resume la cobertura de vacunación contra el sarampión, al igual que la vacunación completa. Se ha avanzado bastante en Bolivia en los niveles de inmunización, aunque todavía falta mucho por realizar. Hay que alertar sobre el hecho que existe evidencia que las vacunas no están siendo aplicadas en los momentos recomendados, sino, más bien, con retraso, lo que ocasiona que los niños corran mayores riesgos de contraer las enfermedades en cuestión. Un tercio de las terceras dosis de DPT o antipolio han sido aplicadas después que el niño ha cumplido el primer año de vida; en el caso de la vacuna contra el sarampión casi se llega al 40 por ciento. Con fines comparativos, los mismos procedimientos de estimación descritos atrás se aplicaron a la información recolectada en 1989 para recalcular los niveles. Si bien todavía queda una proporción muy alta de niños que no están protegidos, el nivel de vacunación encontrado en la ENDSA 94 (37 por ciento) es muy superior al estimado para 1989 (19 por ciento). La cobertura de BCG ha mejorado notablemente en escasos cinco años, del 55 al 77 por ciento y la retención de la DPT ha aumentado desde la ENDSA 89 cuando apenas 3 de cada 10 niños tenían las tres dosis. Gráf ico 8.4 Vacunac ión contra Pol io 1 y Polio 3 para Niños de 1 Año por Región y Depar tamento BOLIV lA I ! Alti plano i Val le Llano I I POLLO 3 / i i ! La Paz I Oruro : i Po,ooí r ! l Chuqu isaca Cochabamba r Ta.ja !l Santa Cruz Beni /Pando 100 75 50 25 0 25 SO 75 100 Porcenta je de N i r~os Gráf ico 8.5 Vacunac ión Completa y contra el Sarampión para Niños de 1 Año por Región y Depar tamento BOLIVlA Altiplano Val le Llano La Paz Oruro Potosí Chuquisaca Cochabamba Tarija Santa Cruz Beni/Pando / / : TOPAS :SARAMPION: Jl& 100 75 50 25 0 25 50 75 100 Porcenta je de N I r~os V~cu rl~do~ 99 Una forma de estudiar si ha habido cambios recientes en la cobertura del programa de vacunación es comparando la proporción de níños de diferentes edades que han recibido las vacunas antes de cumplir un año. Los resultados se presentan en el Cuadro 8.6 para los niños de 1, 2 y 3 años. Para todas las vacunas excepto BCG, los niveles de cobertura para los niños de 1 año son mayores que los niveles para los niños de 2 años. La cobertura para BCG es idéntica para los dos grupos de edad y la co- bertura para la tercera dosis de DPT apenas ha mejorado ligeramente en comparación con las otras dosis. 8.3 Enfermedades Respiratorias Agudas Junto con la diarrea y la desnutrición, la infección respiratoria aguda (IRA), especialmente la neumonía, constituye una de las principales causas de mortalidad en la infancia y la niñez en los países del Tercer Mundo. Por este motivo se considera importante medir su prevalencia e indagar acerca de las medidas que las madres toman en presencia de esta enfermedad. Para ello, en la ENDSA 94 se preguntó a las entre- vistadas si sus hijos habían tenido tos en las últimas 2 semanas. Para estos niños, se preguntó entonces si du- rante tal el niño había mostrado dificultad en respirar o lo hacía con rapidez, como síntomas de infección res- piratoria aguda del tracto inferior. En el Cuadro 8.7 se observa que casi 1 de cada 5 niños (18 por ciento) menores de tres años había presentado síntomas de IRA en las dos últimas semanas. Este nivel de prevalencia puede subir a un valor más alto en los meses de junio y julio, que es cuando la tem- peratura toma sus valores más bajos. La información obtenida en la ENDSA 94 corresponde al período comprendido entre diciembre de 1993 y mayo de 1994. La tos acompañada de respiración agitada afecta en mayor medida en el segundo semestre de vida, pues 25 por ciento de los niños que están entre los 6 y los 11 meses de edad han presentado el cuadro de IRA en las Cuadlo 8.6 Vacunaci6n en el nrimer aflo de vida entre menores de cuatro años Entre los niños menores de cuarto aflos, porcentaje para quienes la madre mostr6 el carnet a la entrevistadora y porcentaje con vacunas de BCG, DPT, polio y sarampión durante el primer año de vida, según edad del niño. Bolivia 1994 Vacuna Edad del Total niño en meses de niños 12-47 12-23 24-35 36-47 meses Mostró carnet de vacunación 35.1 29.0 BCG 71.2 71.2 27.9 30.7 63.7 68.7 DPT DPT I 70.5 64.8 61.3 65.6 DPT2 50.5 46.4 43.8 47,0 DPT 3 28.8 27.6 26,5 27.6 Polio Polio 0 32,8 30.1 30.4 31.1 Polio I 74.8 69.6 61.1 68.5 Polio 2 56.0 50.7 45.9 50.9 Polio 3 33.4 30,3 30.8 31.5 Sarampión 34.2 31.4 27.8 31.1 Todas las vacunas I 20.1 19.3 Ninguna 20.7 25.9 Número de niños 1,111 1,073 20.2 19.9 28.9 25.1 1,099 3,283 Nota: La información proviene bien del carnet de vacu- naci6n o de la madre cuando no se obtuvo el carnet. Para' los niños cuya información proviene de la madre, la prn- porci6n de vacunadosdurante el primer aflo de vida para cada vacuna se supuso igual a la de niños con carnet (véase el Cuadro 8.5). )Niños con vacunación completa (i.e., aqu611os que han recibido BCG, antisarampionosa, tres dosis de DPT y polio 1, polio 2 y polio 3). dos semanas precedentes a la encuesta, frente al 13 por ciento entre los menores de 6 meses. En general no se observan importantes diferencias por sexo, orden de nacimiento, área de residencia, ni nivel de instrucción (aunque la prevalencia es algo menor en los hijos de mujeres con nivel medio o más de instrucción). Llama la atención que Potosí, que es el departamento más frío, presente la menor prevalencia de IRA (9 por ciento), la mitad de la que se tiene en la mayoría de los de- partamentos (Chuquisaca, Oruro, Santa Cruz, La Paz y Tarija) y un tercio de la de Beni/Pando, departamentos estos últimos que presentan la mayor prevalencia de éstas enfermedades con el 33 por ciento. 100 Cuadro 8.7 Infecciones respiratorias agudas por caracterlsticas seleccionadas Entre los niños menores de tres años, porcentaje que estuvo enfermo con tos acompañada de respiraci6n agitada durante las dos semanas que precedieron la encuesta; y entre los niños enfermos, el porcentaje que fue llevado a sitios específicos, según características seleccionadas, Bolivia 1994 Caracter[stica Entra los niflos con tos y respiración agitada Porcentaje Porcentaje Porcentaje que fue llevado a: de niños llevado a con tos y centros o Hospi- Centro/ CNS/ Cllnica/ Consult6 No Número respiraci6n proveedores tal Puesto/ Otras Hospital/ Farrea- promo- eonsult6 de agitada de salud I público Posta z cajas 3 M6dico cia tora a nadie* niños Edad del niño en meses 0-5 12,7 6-11 24.5 12-23 18.0 24-35 17.1 Sexo Masculino 18.9 Femenino 17.1 Orden de nacimiento 1 17.8 2-3 16.5 4-5 18.3 6+ 20.4 AJ'ea Urbana 18.6 Rural 17.4 Regi6n Altiplano 17.7 Valle 15,4 Llano 21.4 Departamento La Paz 20.2 Oruro 18,2 Potosi 9.2 Chuquisaca 17.4 Cochabamba 13.4 Tarija 20.6 Santa Cruz 19.2 Beni/Pando 32.9 Nivel de instrucción Ninguno 18.2 Båsico 19.3 Intermedio 18.3 Medio o más 15.3 35,8 9,1 18.2 1,0 7.7 3,3 2,2 47,1 527 47.5 8.7 16.3 3.2 I 1.6 10.5 3.2 35.7 591 44.9 6.9 14.9 3.7 12.6 7.1 1.9 45,3 1,111 41.4 7.0 16.2 4.8 10.3 6.4 1.3 47.4 1,073 45.8 8.5 17.0 3.3 lOA 8.2 2.2 42.3 1,726 40.6 6.5 14.8 4.0 12.3 6.2 1.9 45.6 1,576 58.2 7.8 22,5 3.1 17.0 9.7 0,8 31.3 780 44.4 7.4 15.2 4.4 15.3 6.5 3.4 43.6 1,134 40.0 12.1 10,9 5.8 6.2 6.6 1.4 50.2 660 31.1 4.0 15.1 1.4 4.3 6.5 2.2 50.5 728 52.9 9.8 16.0 6.0 15.0 8.1 1.1 35.9 1,755 31.9 4.9 16,0 0.8 6.5 6.3 3.2 53.3 1.547 33.8 6.3 14,3 2.4 6.7 5.3 2.6 56.9 1,509 49.5 8.7 12.2 7.1 14.3 13.2 2.3 42.4 934 52.6 8.6 2¤.5 2,6 15.0 5.5 1.1 25.9 859 32.9 5,2 14.2 2.6 6.5 5,8 2.6 59.4 1,026 28.8 3.4 11.9 3.4 5.1 6.8 5.1 59.3 177 46.4 17,9 17.9 0.0 10.7 0.0 0.0 35.7 306 48.1 7.7 11 5 11.5 3.8 13.5 3.8 36.5 196 47.7 9.1 11.4 4.5 20,5 11.4 0.0 47.7 588 55.7 8.9 15.2 8.9 10.1 17.7 6.3 35.4 151 57.9 7.9 21.9 3.5 18.4 7,0 0.9 23.7 720 36.4 10.9 20.0 0.0 4,5 0.9 1.8 32.7 139 25.2 3.8 11.3 0.0 5.2 5.4 2.2 57.5 443 36.2 7.1 16.0 2.2 5.7 6.2 2.0 49.7 1,495 52.0 9.4 19.9 1.7 13.5 10.9 1.7 37.0 558 65.3 9,9 15.9 10.8 25,6 8.0 2.5 26.5 805 Total 18.0 43.4 7.6 16.0 3.6 11.1 7.3 2.1 43.8 3,302 Nota: Las estimaciones se refieren a los niños nacidos en el período de 1-35 meses que precedieron la encuesta, exctay~ndose así los nacidos en el mes de la entrevista.Los porcentajes no suman 100 por ciento por tratarse de respuestas múltiples. tlncluye farmacias pero excluye promotoras ZCentro de salud, puesto de salud y posta sanitaria 3Caja nacional de salud (CNS) 4No pidi6 consejo o tratamiento en instituciones de salud, a personal de salud o a familiares o amigos 101 En cuanto al tratamiento en centros de salud u otras servicios privados sí hay diferencias importantes según el orden de nacimiento, el área y departamento de residencia y el nivel de instrucción: para el 58 por ciento de los primogénitos se busc6 asistencia y solamente para el 31 por ciento de los hijos de orden superiores a 5 (orden 6 y más). En la zona urbana se buscó consejo o tratamiento para el 53 por ciento de los afectados por IRA y solamente para el 32 por ciento en la zona rural y, por último, se tiene más cuidado en Santa Cruz en donde el 58 por ciento de los niilos con IRA son llevados a tratamiento, que en Oruro (29 por ciento). Según nivel de instrucción, pese a que no se observan diferencias en la prevalencia de IRA, si existen en lo referente a la búsqueda de auxilio, pues 1 de cada 4 niños de mujeres sin instrucci6n es llevado para asistencia, en comparación con 2 de cada 3 el caso de las mujeres con nivel medio o más. 8.4 Prevalencia y Tratamiento de la Diarrea Es un hecho generalmente reconocido que en los países del Tercer Mundo la diarrea es muy pt~ralente y constituye una de las príncipales causas de muerte en los niños. En América Latina se encontró que la diarrea es la causa más frecuente de muerte por infección entre los menores de cinco años (Chen y Scrimshaw, 1983). Por otro lado, se ha podido constatar que la terapia de rehidratación oral (TRO), ya sea la solución casera con azúcar, agua y sal o los sobres de rehidratación oral (SRO), constituyen un medio efectivo y barato de impedir la muerte de los niños por deshidratación. Uno de los objetivos de ENDSA 94 fue recolectar información sobre episodios de diarrea en las últimas dos semanas, entre los hijos actualmente vivos menores de 3 años de las mujeres entrevistadas, y también acerca del tratamiento que recibieron los niflos que habían sufrido algún episodio, bien haya sido con sobres de rehidratación oral, solución casera u otros tratamientos. Prevalencia de la Diarrea Como se observa en el Cuadro 8.8, el 30 por ciento de los niños menores de tres años tuvo un episodio de diarrea en las últimas 2 semanas. En 1 de cada 5 de estos casos la diarrea estuvo acompañada de sangre (6 por ciento), mostrando así situaciones más complicadas. La epidemia del cólera desatada en el país en 1991, motivó una masiva movilización de las autoridades y de la población en general, con una intensa campaña de educación sanitaria. El mayor cuidado tenido por las amas de casa en el empleo de agua hervida y limpieza elemental para evitar el contagio, hizo que la pl~ralencia de la diarrea en las 2 semanas anteriores a la entrevista fuera menor a la encontrado en 1989 (36 por ciento). Debe recordarse que el trabajo de campo en la ENDSA 89 se efectuó entre febrero y julio de 1989 y el de la ENDSA 94 entre diciembre de 1993 y mayo de 1994, lo cual hace perfectamente comparable la información de las dos encuestas. En cuanto a las diferencias entre subgrupos poblacionales, se puede concluir del Cuadro 8.8 que se presentan diferencias marcadas en la presencia de la diarrea solamente según la edad del niño y el departa- mento de residencia. La diarrea afecta más a los niños que tienen entre 6 y 23 meses de edad (37 por ciento en promedio, 39 por ciento para los niños 12-23 meses) que a los menores de 6 meses (17 por ciento), y a los que viven en Tarija (37 por ciento) en comparación con los que viven en Cochabamba (25 por ciento). 102 Prácticamente todas las variables investigadas en la ENDSA 94 muestran diferencias marcadas según nivel de instrucción; sin embargo la prevalencia de la diarrea entre los hijos de madres sin instrucci6n y de las que tienen nivel medio o más apenas varía del 33 al 27 por ciento, respectivamente. Conocimiento de las Sales de Rehidrataci6n Oral En Bolivia, como en la mayoria de los países latinoamericanos, se han llevado a cabo campafias para promover el conocimiento y uso de los sobres de sales de rehidrataci6n oral, con un énfasis mayor por las epidemias del cólera. En la ENDSA 94 se consideró im- portante evaluar ese conocimiento entre las madres de niños menores de 3 años, que son aquéllas que más pro- bablemente necesitarån recurrir a esa terapia. Los re- sultados según residencia y nivel de instrucción de las madres se presentan en el Cuadro 8.9. A nivel nacional, el 84 por ciento de las madres tiene conocimiento de los sueros de rehidrataci6n oral (SRO), 80 por ciento en La Paz en comparación con 94 por ciento en Tarija. Las mayores diferencias se en- cuentran por nivel de instrucción de las madres, desde un 69 por ciento entre aquéllas sin instrucción hasta el 96 por ciento entre las madres que tienen nivel medio o mayor. Si bien en el Cuadro 8.9 no se incluyen los re- sultados por edad de las mujeres, la ENDSA 94 indica que el conocimiento de las sales es ligeramente mayor entre las mujeres de 25-29 (87 por ciento) que entre el resto de mujeres. Tratamiento de la Diarrea En el Cuadro 8.9 se detallan también, por residencia y nivel de instrucción, las características del tratamiento de la diarrea en las 2 semanas que precedieron la encuesta. Los resultados por edad, sexo y orden de nacimiento del niño se detallan en el Cuadro 8.10. Se observa que el 10 por ciento de niños con diarrea no recibió ningún tratamiento y el 73 por ciento recibió remedios caseros (incluye casos con otros tratamientos). El 43 por ciento de los niños con diarrea recibieron terapia de rehidratación oral durante el episodio más reciente. A 3 de cada 4 de éstos se les trató con el SRO y al otro niño con solución casera. Cuadro 8.8 Prevalancia de diarrea eor caracteristicas seleccionadas Entre los nifios menores de tres años, porcentaje que tuvo diarrea y porcentaje con diarrea con sangre en las dos semanas que precedieron la encuesta, por carac- terísticas seleccionadas, Bolivia 1994 Caracterlstica Diarrea en las últimas 2 semanas Número Todo tipo Diarrea de de diarrea ~ con sangre nifios Edad del nifio en meses 0-6 17.3 1.9 527 6-11 33.3 6.9 591 12-23 39.4 8.3 1,111 24-35 24.3 4.9 1,073 Sexo Masculino 29.5 5.6 1,726 Femenino 30.3 6.2 1,576 Orden de nacimiento 30.6 4.5 780 1 28.2 5.0 1,134 2-3 33.0 8. I 660 4-5 28.9 6.8 728 6+ Årea Urbana 30.9 4.4 1,755 Rural 28.7 7.7 1,547 Regi6n Altipiano 30.0 6.5 1,509 Valle 28.2 5.6 934 Llano 31.4 5.2 859 Departamento La Paz 31.5 5.9 1,026 Omro 27.8 8.0 177 Potosl 26.6 7.9 306 Chuquisaca 30.2 6.7 196 Cochabamba 25.3 5.2 588 Tarija 37.0 5.7 151 Santa Cruz 31.2 5.2 720 Beni/Pando 32.3 5.1 139 Nivel de instrucei6n Sin instrucei6n 33.3 9.6 443 B~ísico 30.8 6.4 1,495 Intermedio 28.4 4.7 558 Medio o m~ 27.2 3.9 805 Total 29.9 S.9 3,302 Nota: Las estimaciones se refieren a los nifins nacidos en el perindo 1-35 meses que precedieron la encuesta, excluyéndose asl los nacidos en el mes de la entrevista. ~Incluye diarrea con sangre 103 Cuadro 8.9 Conocimiento de sobres de rehidratación oral (SRO) y tratamiento de diarrea por características seleccionadas Porcentaje de madres con nacimientos en los tres años anteriores a la encuesta que conocen SRO; y porcentaje de nifios, entre los menores de tres años que tuvieron diarrea en las últimas dos semanas, que fue llevado a un servicio o proveedor de salud, porcentaje que recibí6 terapia de rehidrataciún oral (TRO), porcentaje a quíenes se les aumentó los líquidos, porcentaje que no recibi6 ni TRO ni se le aument6 los líquidos y porcentaje que recibí6 otros tratamientos, según características seleccionadas, Bolivia 1994 Característica Porcentaje Porcentaje Porcentaje que recibí6 Porcentaje Tipo de TRO que que n6 otros tratamientos: Madres llevado a recibi6 recibí6 Número que proveedor Sobresde l[quidos TROo Remedío Ningún deniños conocen o servicío rehidra- Suero adiclo- líquidos In- casero/ trata- con SRO de salud* taciún casero nales adicionales yecciún Otros miento diarrea Urbana 90.9 37.5 37.8 10.1 60.7 27.9 4.0 74.0 9.3 543 Rural 75.1 26.2 27.9 9.2 42.1 44.2 3.2 72.7 l i .8 444 Regi~ Altiplano 81.6 27.5 30.1 7.9 49.1 39.6 1.8 72.2 11.9 453 Valle 83.9 35.6 35.9 13.6 53.3 32.1 3 5 71.2 11,7 264 Llano 86.9 37.5 36.5 8.9 56.7 30.9 6.9 77.8 6.6 270 Departamento La Paz 79.9 25.6 26.4 4.1 44.6 45.5 1.7 73.1 13.6 323 Oruro 83.5 24.4 30.0 1.1 55.6 32.2 3.3 81.1 7.8 49 Potosi 85.7 37.0 44.4 27.2 63.0 21.0 1.2 63.0 7.4 81 Chuquisaca 84.1 30.0 28.9 4.4 50,0 38.9 1.1 80.0 10.0 59 Cochabamba 81.4 38.6 39.8 20.5 53.0 27.7 3.6 62.7 14.5 149 TarÜa 94.0 33.8 33.1 4.9 57.7 36.6 5.6 84.5 6.3 56 Santa Cruz 85.9 38.4 37.3 8.6 57.8 30.8 7.6 78 4 7.0 225 Beni/Pando 92.1 33.3 32.4 10.2 50,9 31.5 3.7 75.0 4.6 45 Nivel de instrucción Sin instrucciún 68.8 Båsico 80.9 Intermedio 85.7 Medio o mås 96.0 22.7 24.3 14.8 45.9 40.3 0 0 67.5 9 4 148 29.6 32.5 9.0 45.7 41.0 3.0 72.4 13.6 461 36.7 36.1 9.7 51.7 33.3 8.7 76.3 7.5 158 41.9 39.5 7.8 71.0 21.2 3 8 77.6 6.5 219 Total 83.6 32.4 33.4 9.7 52.3 35.2 3.6 73.4 10.4 986 Nota: La terapia de rehidratación oral (TRO) incluye la soluciún preparada con sales de rehidratacJ6n oral y la soluciún casera. Las estimaciones se refieren a los niños vivos nacidos en el periodo 1-35 meses que precedieron la encuesta, excluyúndose así los nactdos en el mes de la entrevista. qncluye hospitales y centros pt~blicos, dispensarios, clínicas rurales, promotoras, farmacias y medicos privados Si se tiene en cuenta el sitio de residencia, los menores niveles de uso de SRO se encuentran en las zonas rurales (28 por ciento) y entre niños de mujeres sin instrucción (24 por ciento). Por departamentos, en La Paz se encuentra el menor porcentaje de uso y en Potosí el mayor (26 y 44 por ciento, respectivamente). Se puede concluir que, salvo las variaciones indicadas, el uso de rehidrataciún oral para el tratamiento de la diarrea es casi uniformemente bajo. En el Cuadro 8.10 se puede apreciar que el uso de SRO es sensiblemente inferior en niños de 0 a 5 meses de edad (8 por ciento). También se puede ver que se tiene mayor cuidado con los niños que con las niñas (36 y 31 por ciento, respectivamente). 104 Cuadro 8A0 Tratamiento de diarrea por caracteristicas demogråficas Entre los menores de tres afios que tuvieron diarrea en las últimas dos semanas, porcentaje llevado a un servicio o proveedor de salud, porcentaje que recibí6 terapia de rehidrateción oral (TRO), porcentaje a quienes se les aumentó los liquidos, por- centaje que no recibí6 ni TRO ni se le aument6 los liquidos y porcentaje que recibi6 otros tratamientos, segOn características demngråfcas, Bolivia 1994 Caracterlstica Porcentaje Porcentaje Porcentaje que recibi6 Porcentaje Tipo de TRO que que n6 otros tratamientos: llevado a recibi6 recibi6 Número proveedor Sobres de liquidos TRO o Remedio Ningún de nifios o servicio rehidra- Suero adicio- liquidos In- casero/ trata- con de salud ~ taci6n casero nales adicionales yeeci6n Otros miento diarrea Edad del ~dho en IneSes 0-5 14.7 8.4 4.4 29.7 65.5 0.4 59,1 27.3 91 6-11 35.1 29.9 11.2 48.8 36.0 6.4 67,8 14.5 197 12-23 37.1 41.8 10.8 54.5 31.2 3.6 75.7 7.2 438 24-35 28.7 30.6 8.7 59.2 30.9 2.7 79,0 6.8 260 Sexo Masculino 33.4 35.5 10.2 51.5 35.5 3.8 72.9 10.5 510 Femenino 31.4 31.2 9.2 53.1 35.0 3.5 74,0 10.3 477 Orden de nachniento 1 31.3 26.0 9.9 49.7 36.9 3.8 70.7 9.0 239 2-3 34.6 37.3 7.7 51.2 36.6 4.8 73,7 12.2 319 4-5 35.7 36.2 11.0 56.2 31.8 3.6 74,0 9.7 218 6+ 27.0 33.0 11.2 53.1 34.7 1.7 75,7 9.9 210 Total 32.4 33.4 9.7 52.3 35.2 3.6 73.4 10.4 986 Nota: La terapia de rehidratación oral (TRO) incluye la soluci6n preparada con sales de rehidrataci6n oral y la soluci6n casera, Las estimaciones se refiemn a los nifios vivos nacidos en el período 1-35 meses que precedieron la encuesla, excluyéndose así a los nacidos en el mes de la entrevista. qncluye hospitales y centros públicos, dispensarios, cl[nicas rurales, promotoras, farmacias y m6dicos privados I05 106 CAPíTULO IX LACTANCIA Y NUTRICIÓN Los patrones y posibilidades de alimentación de los niños afectan su estado nutricional, el que a su vez condiciona su potencial de desarrollo y crecimiento. En este sentido, la práctica de la lactancia materna provee a los niños de nutrientes adecuados y de protección para un gran número de enfermedades comunes en la niñez. Sin embargo, el temprano inicio de la suplementaci6n alimenticia sin las medidas de higiene y esterilizaci6n adecuadas, limita los beneficios de la lactancia al ponerse al niño en contacto con sustancias contaminadas en el ambiente. Los hábitos de lactancia y destete están, pues, muy relacionados con los riesgos de enfermedad y muerte y con el grado de nutrición. Por otro lado, la duración y la intensidad de la lactancia en el período de postpar~ influyen en el intervalo entre nacimientos y los niveles de fecundidad resultantes, los que, a su vez, condicionan las posibilidades de sobrevivencia de los hijos futuros y de las madres. Asimismo, la inadecuada alimentaci6n y la prevalencia e incidencia de enfermedades infecciosas son determinantes más importantes que los factores genéticos en el crecimiento de los infantes. Por ello, la desnutrición infantil es una de las variables rnås sensibles a las condiciones de vida. En este capítulo se analiza la información relacionada con el estado nutricional de los niños en Bolivia y de una de las variables determinantes, cual es la práctica de alimentación de los niños. En la ENDSA 94 las madres fueron interrogadas sobre la práctica de la lactancia (iniciación y frecuencia), el uso de mamadera con "chup6n" y el uso de suplementación alimenticia de cada hijo nacido vivo durante los tres años anteriores a la entrevista. Los resultados constituyen las tres primeras secciones de este capítulo. En la cuarta sección se presenta la información antropométrica sobre peso y talla de todos los niños nacidos durante este mismo período. En la última sección se analizan los indicadores relacionados con la nutrición materna. 9.1 In ic iación de la Lactancia El Cuadro 9.1 contiene, para los niños nacidos en los tres años anteriores a la ENDSA 94, el porcentaje que alguna vez lactó, y entre los nacimientos más recientes, el porcentaje que empezó a lactar dentro de la primera hora y el primer dla de nacido. Como puede apreciarse, la lactancia es una práctica generalizada en Bolivia: en la ENDSA 94 se encuentra que el 96 por ciento de los niños han lactado alguna vez. El porcentaje de niños que alguna vez lactó es casi el mismo dentro de los diversos grupos poblacionales considerados: sexo del niño, nivel de instrucci6n, asistencia durante el parto y lugar del parto. Tampoco hay mayores diferencias apreciables por sitio de residencia, si bien el nivel es ligeramente menor en los departamentos del Llano (94 por ciento). Otro aspecto evaluado en la ENDSA 94 fue el momento después del nacimiento en el cual se inicia la lactancia. Para ello sólo se tomó en cuenta el último nacimiento de cada madre, con el fin de contar con información de mayor calidad, por tratarse de eventos más recientes. 107 Cuadro 9.1 Lactancia inicial Entre los nitins nacidos en los tres afios anteriores a la encuesta, porcentaje que recibí6 lactancia en algún momento; y entre los últimos nacimientos, porcentaje de nifios que empezaron a lactar dentro de la hora siguiente a haber nacido y porcentaje que empez6 durante el primer dla de nacido, por caracteristicas seleccionadas, Bolivia 1994 Caracteristi¢a Entre todos los nifios: Entre los últimos nacimienms, porcentaje que empez6 a lactar: Porcentaje Número Dentro de la Dentro del Número que alguna de primera hora primer día de vez lact6 niflos de nacido de nacido niflos Sexo Nifio 96.3 1,895 23.1 62.4 1,640 Nifia 96.3 1,719 21.7 61.6 1,445 Área Urbana 95.7 1,895 25.1 65.8 1,650 Rural 97.0 1,719 19.3 57.8 1,435 Regi6n Altiplano 97.4 1,670 19.6 64.1 1,429 Valle 96.6 1,040 18.3 59.3 894 Ltano 94.1 905 32.5 61.4 762 Departamento La Paz 97.2 1,115 24.8 64.6 956 Oruro 97.5 196 8.3 60.3 170 Potosi 97.8 359 9.6 64.8 302 Chuquisaca 96.4 222 20.8 51.2 186 Cochabamba 97.0 654 17.0 61.0 570 Tarija 95.2 164 20.1 63.2 139 Santa Cruz 94.2 755 35.1 64.7 640 Beni/Pando 93.6 149 19.0 43.9 122 Nivel de instrucci6n Sin instrucci6n 96.2 514 20.9 56.7 436 B,'ísico 96.7 1,671 19.9 60.3 1,410 Intermedio 95.7 598 26.8 63.6 500 Medio o mis 96.1 832 25.2 67.5 740 Asistencia del parto Doctor/Enfermera 96.1 1,701 26.3 68.3 1,488 Partera tradicional 97.2 1,828 18.6 56.5 1,521 Otro o nadie 91.1 79 23.9 51.7 73 Lugar del parto j Establecimiento de salud 95.9 1,526 27.8 70.0 1,326 En la casa 97.1 2,071 18.5 56.2 1,746 Total 96.3 3,614 22.4 62.0 3,085 Nota: Las estimaciones se refieren a todos los nacidos en los tres aflos que precedieron la encuesta, independientemente de si estaban o no vivos en el momento de la encuesta. Las tres últimas columnas se refieren al último nacimiento de cada mujer. ISe excluyen casos con otras respuestas (9 casos) o sin informaciún (4 casos) 108 El 22 por ciento de los niños empezó a lactar dentro de la primera hora de producido el nacimiento y la proporción sube al 62 por ciento dentro del primer día. De manera general se puede señalar que el temprano inicio de la lactancia se da esencialmente en los grupos sociales de mayor desarrollo: en el área urbana, en las madres de mayor instrucción y cuando el parto es atendido por personal profesional. El momento al cual se inicia la lactancia también presenta variaciones entre los departamentos (véase también el Gráfico 9.1). En Santa Cruz y en La Paz, se observan las proporciones más altas de niños que empiezan a lactar dentro de la primera hora de nacidos (35 y 25 por ciento respectivamente), en comparación con menos del 10 por ciento en el resto del Altiplano (Oruro y Potosí). En el Altiplano, las diferencias desaparecen rápidamente y al cabo del primer día el porcentaje de niños que ha empezado a lactar es bastante similar, alrededor del 60 por ciento. Dos departamentos presentan bajos niveles de lactancia al concluir las primeras 24 horas de vida: Beni/Pando (44 por ciento) y Chuquisaca (51 por ciento). Gráfico 9.1 Iniciación de la Lactancia por Región y Departamento BOLIVIA Dentro primera hora Dentro primer día Altiplano Valle Llano La Paz Cure Potosí Chuquisaca Cochabamba Tarija Santa Cruz Beni/Pando 20 40 60 80 100 m 20 40 60 80 Porcentaje de Niños l I O0 9.2 Lactanc ia y Alimentación Suplementaria según Edad del Niño La información del Cuadro 9.2 indica que al momento de la ENDSA 94 un poco más del 96 por ciento de los menores de 4 meses estaban siendo amamantados. Esta proporción disminuye con la edad y baja a 80 por ciento en aquéllos de 10 y 11 meses. Al cumplir los 24 meses hay todavía un 30 por ciento de niños que continúa lactando. La lactancia exclusiva, recomendable durante los primeros 4-6 meses de vida, es común pero no universal entre los niños menores de 6 meses: el 61 por ciento de los menores de 2 meses recibe lactancia exclusiva, pero apenas 1 de cada 4 entre los niños de 4-5 meses. La suplementación alimenticia con otros líquidos y alimentos se inicia a edades tempranas en Bolivia. En el Cuadro 9.2 se observa que casi la mitad (44 por ciento) de los niños de 2 y 3 meses de vida están recibiendo suplementos alimenticios y llega a un máximo de casi 90 por ciento entre los niños de 8-9 meses. Los tipos de suplementos alimenticios se detallan en el Cuadro 9.3: la leche maternizada es común durante los primeros dos meses pero lo más común es que los niños reciban leche fresca (1 de cada 4 entre los niños de 4-5 meses) u otros líquidos (más de la mitad de los niños de 4-5 meses). Los alimentos sólidos se introducen después de los tres meses de vida y ya entre los niños de 6 y 7 meses, la lactancia materna es casi totalmente suplementada y más del 80 por ciento de los lactantes ya ingiere alimentos sólidos. 109 Cuadro 9.2 Situaci6n de lactancia Distribuci6n porcentual de niños sobrevivientes por condición de lactancia en las 24 horas que precedieron la encuesta, según edad del niíio en meses, Bolivia 1994 Porcentaje de todos los ni6os que: Lactan y reciben: Número No Lactan de niños Edad están exclnsi- S61o Suple- sobre- en meses lactando vamente agua mentos Total vivíentes 0-1 3.4 61.4 2.1 33.1 100.0 139 2-3 4.2 47.8 4.4 43.6 100.0 200 4-5 6.5 27.3 5.7 60.5 I00.0 221 6-7 14.1 5.2 1.4 79.3 100.0 185 8-9 9.7 2.8 0.0 87.5 100.0 208 10-11 21.2 0.2 0.0 78.6 100.0 198 12-13 20.3 2.7 0.0 77.0 100.0 183 14-15 33.1 0.0 0.0 66.9 100.0 163 16-17 36.9 0.6 0.0 62.4 100.0 193 18-19 50.8 0.2 0.2 48.8 100.0 202 20-21 58.1 0.0 0.0 41.9 100.0 181 22-23 69.7 0.0 0.0 30.3 100.0 189 24-25 85.2 0.0 0.0 14.8 100.0 194 26-27 87.8 0.0 0.0 12.2 100.0 196 28-29 92.2 0.0 0.0 7.8 100.0 167 30-31 91.7 0.0 0.0 8.3 100.0 173 32-33 94.6 0.0 0.0 5.4 100.0 188 34-35 92.4 0.9 0.0 6.7 100.0 154 Cuadro 9.3 Lactancia v sunlementaci6n alimenticia oor edad Entre los lactantes en las últimas 24 horas, porcentaje de niños que reciben suplementa- ci6n alimenticia y porcentaje que reciben biberón, según edad en meses, Bolivia 1994 Entre los lactantes, porcentaje de nifios que: Reciben suplementos: Número PurOs/ de Edad Leche ma- Otra Otros S61idos/ Reciben ni6os en meses ternizada leche liquidos Compotas biber6n lactantes ~ 0-1 13.6 16.0 11.2 0.7 32.9 134 2-3 7.6 23.9 27.7 6.1 33.7 192 4-5 4.6 24.0 53.0 45.6 24.9 207 6-7 3.3 36.9 80.7 81.9 33,0 159 8-9 2.8 37.4 86.5 93.8 32.1 188 10-11 1.3 43.5 95.8 92.8 30.8 156 12-13 0.7 45.9 91.6 93.0 31.5 146 14-15 1.6 46.2 97.8 100.0 29,0 109 16-17 1.1 39.2 93.2 98.0 26.4 122 18-19 1.0 38.6 95.6 97.8 16.7 99 20-21 2.9 40.5 90.4 98.2 25.6 76 22-23 0.0 50.8 89.5 97.9 28.5 57 24-25 3.5 51.7 90.8 100.0 18.6 29 Nota: Los porcentajes por tipo de suplementación alimenticia pueden sumar más de 100 [Ñr ciento debido a que un niño puede recibir mås de un tipo de suplemento. úmero insuficiente de casos a partir de los 26 meses l lO El uso de biberones también es común en Bolivia y es relativamente independiente de la edad del niño durante el primer año; a cualquier edad durante el primer año de vida, aproximadamente la tercera parte de los niños reciben el biberón. Al final del segundo año de vida, todavía 1 de cada 5 niños lactantes recibe el biberón. El uso de biberones contribuye a las posibilidades de que el niño contraiga diarrea y disminuye el período de amenorrea de postparto de las madres. 9.3 Duración de la Lactancia según Características So¢ioeconómicas El Cuadro 9.4 presenta, para los niños menores de tres años, la duración mediana de la lactancia y el porcentaje de menores de seis meses que fueron amamantados por seis o mfis veces durante las 24 horas precedentes a la entrevista, como indicador de la intensidad de la lactancia. De igual manera, para efectos de comparación con otras encuestas, se incluye el promedio aritmético de duración de la lactancia y el promedio calculado con el método prevalencia/incidencia. Según el Cuadro 9.4, los niños bolivianos lactan en promedio 17.5 meses, observándose un pequeño incremento con respecto a 1989 (16.3 meses). La duración promedio de la lactancia exclusiva no alcanza siquiera los cuatro meses, debido a la temprana introducción de suplementos como se vi~ anteriormente. Hay diferencias importantes en los hábitos de alimentación según el tipo de asistencia recibida durante el parto, el nivel de instrucción de la madre y el departamento de residencia. La duración promedio de la lactancia es 3 meses mayor en las áreas rurales que en las urbanas (19 y 16 meses respectivamente) y las niñas reciben en promedio 3 meses más de lactancia que los niños. Las mayores diferencias se encuentran, sin embargo, entre los departamentos: los niños del Altiplano reciben casi siete meses más de pecho que los del Llano (20.1 y 13.3 meses respectivamente). La duración de la lactancia exclusiva es de 3.4 meses en La Paz, por ejemplo, en comparación con apenas medio mes en Santa Cruz y en Beni/Pando. Las diferencias en la duraciún de la lactancia por nivel de instrucción son similares si bien la disparidad en la duración de la lactancia exclusiva no es tan dramática. En la ENDSA 94 también se ha prestado atención a la frecuencia de la lactancia, hecho que está estrechamente relacionado con la reiniciación de la menstruación y los consiguientes riesgos de embarazo. Para ello se consideran, en las dos últimas columnas del Cuadro 9.4, sólo a los menores de 6 meses y la cantidad de veces que recibió el pecho en el día anterior al de la entrevista. La intensidad de la lactancia de los niños parecería adecuada pues el 85 por ciento de los menores de 6 meses había recibido la leche materna por lo menos 6 veces al día, guardando buena relación con las recomendaciones médicas sobre el particular. La intensidad es menor que el promedio en los departamentos del Llano, especialmente Beni/Pando (72 por ciento) y entre las mujeres con nivel intermedio o mayor de instrucción. 9.4 Estado Nutricional de los Niños Dado que el estado nutricionalde los niños estå estrechamente asociado a su morbilidad y mortalidad, en la ENDSA 94 se incluyó un múdulo de antropometría, en el cual se obtuvo el peso y la talla de las madres y sus niños nacidos a partir de enero de 1990, siguiendo las normas recomendadas por Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud (OMS) y utilizando instrumentos de precisiún (tallímetros especiales diseñados para el programa DHS y escalas digitales SECA). De la información sobre peso y talla para los niños se han calculado tres índices: talla para la edad como indicador de desnutrición crúnica, peso para la talla como indicador de desnutrición aguda y peso para la edad como indicador general de desnutrición. 111 Cuadro 9.4 Duración v frecuencia de la lactancia según características seleccionadas Duración mediana de la lactancia, en meses, entre nifios menores de tres afios, por tipo de lactancia y porcentaje de nifios menores de 6 meses que recibieron pecho seis o más veces en las 24 horas que precedieron la encuesta, según caractertsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Caractertstica Duraci6n mediana (nit~os menores de tres afios) Porcentaje de menores de seis meses que recibieron: $61o Pecho pecho Número 6+ veces Número Lactancia Sólo o pecho de en últimas de total pecho * y agua 2 niños 24 horas niños Sexo Nifio 16.1 2.0 2.3 1,895 84.8 314 Nifia 18.9 0.7 0.7 1,719 84.3 247 Área Urbana 15.7 1.0 1.2 1,895 80.6 277 Rural 18.9 2.0 2.6 1,719 88.5 283 Región Altiplano 20.1 3.1 3.5 1,670 87.7 259 Valle 17.9 1.7 1.8 1,040 86.8 158 Llano 13.3 0.5 0.5 905 76.5 143 Departamento La Paz 20.8 3.4 3.8 1,115 88.3 171 Oruro 19.4 2.1 2.7 196 86.8 29 Potosí 18.8 2.9 2.9 359 86.4 59 Chuquisaca 18.5 2.8 3.1 222 80.4 30 Cochabamba 17.1 1.3 1.4 654 87.7 102 Tarija 19.7 1.6 1.7 164 90.8 26 Santa Cruz 13.2 0.5 0.5 755 77.2 123 Beni/Pando 13.7 0.6 0.6 149 72.0 21 Nivel de instrucci6n Sin instrucción 20.7 2.5 2.9 514 92.0 73 Básico 18.0 1.9 2.7 1,671 86.2 271 Intermedio 15.2 0.8 0.8 598 81.9 102 Medio o más 15.1 0.9 0.9 832 78.5 114 Tipo de asistencia prenatal/parto 3 Personal m6dico Partera tradicional Otro o ninguno Total Media aritmética Media Prevalencia/incidencia 15.1 0.6 0.7 1,701 81.0 262 19.7 2.8 3.5 1,828 87.3 285 22.5 2.7 2.7 79 96.9 13 17.5 1.6 1.9 3,614 84.6 560 17.5 3.3 3.6 NA NA NA 17.2 2,6 2.9 NA NA NA Nota: Lasmedianasy promedios secalcularona partir delas distribucionespor edad previamentesnavizadas. NA: No aplicable ~Lactancia exclusiva 2Lactancia exclusiva o lactancia más agua únicamente 3para 7 casos no se conoce el tipo de asistencia Los resultados se presentan en los Cuadros 9.5 y 9.6. La evaluación del estado nutricional se hace comparando la población en estudio con el patrón tipo establecido como población de referencia por el Centro Nacional para Estadísticas de Salud (NCHS), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros de Control de Enfermedades (CDC). El patrón internacional es útil porque facilita la comparación entre poblaciones y subgrupos en un momento dado o a través del tiempo. Una ventaja adicional consiste en la disponibil idad de un patr6n "normalizado" en el sentido de que la media y la mediana de las distribuciones 112 coinciden. La proporción de niños que están por debajo de dos desviaciones estándar con respecto a esta población de referencia se utiliza como indicador del nivel de desnutrición en la población en estudio. Por supuesto que en cualquier población existe una variación natural en peso y talla, variación que aproxima los porcentajes encontrados en la distribución normal, la cual incluye 2.3 por ciento por debajo de 2 desviaciones estándar. Talla para la Edad o Desnutrición Crónica Según la ENDSA 94, el 28 por ciento de los menores de 3 años en Bolivia adolecerían de desnutri- ción crónica, es decir, retardo en el crecimiento en talla para la edad, nivel inferior en 10 puntos porcentuales al encontrado para el mismo grupo de edad en la ENDSA 89 (38 por ciento). Según el Cuadro 9.5, la desnutrición crónica afecta por igual a niños y a niñas pero aumenta rápidamente con la edad del niño hasta alcanzar el 32 por ciento entre los niños próximos a cumplir 3 años, mostrando los efectos acumulativos del retraso en crecimiento. Es en este grupo de niños de 2 años donde la reducción ha sido más substancial al pasar del 51 por ciento en 1989 al 32 por ciento en 1994. Esa reducción se logró básicamente en la desnutrición severa la cual pasó del 21 por ciento en 1989 al 12 por ciento en 1994. Los niños de orden sexto o mayor tienen el doble de probabilidad de sufrir de desnutrición crónica en comparación con los de primer orden (43 versus 20 por ciento). De igual manera la prevalencia de la desnutrición crónica en los niños que nacieron antes que los hermanos anteriores cumplieran los 2 años, es mucho más alta que cuando el espaciamien- to supera los 48 meses (31 versus 23 por ciento). Aún entre los primeros nacimientos y entre niños concebidos con intervalos re- lativamente amplios, cuatro años y más, por encima del 20 por ciento de ellos se clasi- ficarían como desnutridos. Más de la tercera parte de los niños en áreas rurales padecen de desnutrición cró- nica, en comparación con 1 de cada 5 en áreas urbanas (Cuadro 9.6). La prevalencia de la desnutrición crónica es relativamente alta en el Altiplano en comparación con el Llano, especialmente en Oruro en donde el 38 por ciento de los niños fueron clasificados como desnutridos (Gráfico 9.2). Santa Cruz y Tarija tienen los menores niveles de desnutrición crónica severa (2.7 y 6.5 por ciento respec- tivamente) en contraste con los otros departa- mentos donde más del 10 por ciento de los niños se clasificarían de esa manera. Por otro Diferenciales en los Niveles de Desnutrición i Crón ica por Reg i6n y Depar tamento 0 10 20 30 40 50 BOLIVIA Severa Total~ ";,"'~ 2 2~ -- '1 Altiplano ,ä'2~ La Paz oruro ~ ~ 1 Potosí o~o222222~ Tarüa ~ 1 Santa Cruz IBeni/Pando ~ ~ ~ 0 10 20 30 40 50 Porcentaje con Desnutrición Crónica lado, apenas el 15 por ciento de los niños de madres con nivel medio o mayor de instrucción sufre retardo en el crecimiento en contraste con el 46 por ciento de los hijos de madres sin educación. 113 Cuadro 9.5 Indicadores de desnutrici6n infantil por caracterl~ticas demo~råficas Entre los niflos menores de tres aflos, porcentaje clasificado como desnutrido según tres Indiees antropom6trieos: talla para la edad, peso para la edad y peso para la talla, según carac~rlsticas demogr~ificas seleccionadas, Bolivia 1994 Caractertstica Talla para la edad Peso para la talla Peso para la edad Porcentaje Porcentaje Porcentaje Porcentaje Porcentaje Porcentaje Número -3 DE -2 DE -3 DE -2 DE -3 DE -2 DE de o debajo o debajo a o debajo o debajo ~ o debajo o debajo ~ nifios Edad del nlfio en meses 3-5 1.0 5.0 0.2 2.4 0.2 1.2 269 6-11 4.4 16.2 0.8 3.9 1.5 12.8 535 12-23 14.2 38.2 1.4 5.1 5.4 20.6 966 24-35 11.5 31.7 0.3 4.4 4.3 16.6 928 Sexo Nifio 10.1 28.2 0.8 5.5 4.2 16.2 1,402 Nifia 9.9 28.3 0.8 3.2 3.1 15.2 1,296 Orden de nacimiento 1 8.0 19.8 0.5 4.8 2.2 11.4 635 2-3 6.9 23.4 0.4 3.1 2.6 13.1 924 4-5 11.0 31.1 0.6 3.8 3.0 17.2 554 6+ 16.2 42.6 1.9 6.4 7.6 23.2 585 Intervalo entre naeimlentes en meses <24 13.0 31.2 0.6 3.8 4.2 17.3 532 24-47 10.7 33.7 1.0 4.8 5.0 19.1 1,092 48+ 7.4 23.3 0.9 3.3 2.0 11.1 436 Total ENDSA 94 10.0 28.3 0.8 4.4 3.7 15.7 2,698 Total ENDSA 89 14.8 38.3 ND 1.6 2.6 13.3 2,537 Nota: Las estimacinnes se refieren a los nacidos en el periodo 3-35 meses anteriores a la encuesta, excluy6ndose asl a los menores de tres meses. Cada índice se expresa en términos del número de desviaciones eståndar (DE) de la media del patr6n internacional utilizado por NCHS/CDC/WHO. Los nifios se clasifican como desnutridos si estån 2 o 3 desviaciones estándar (-2 DE y -3 DE) por debajo de la media de la poblaci6n de referencia (v6ase Naciones Unidas. 1988. Como Pesar y Medir Niños. New York). ND: No disponible qncluye los nifios que estån 3 o miís desviaciones eståndar por debajo de la media de la poblaci6n de referencia Peso para la Talla o Desnutrición Aguda El peso para la talla es un indicador de desnutrición reciente, conocido también como desnutrición aguda, que mide el efecto del deterioro en la alimentación y de la presencia de enfermedades en el pasado inmediato. Se diría que obedece a situaciones de coyuntura, lo cual es necesario tener en cuenta cuando se realizan comparaciones. Los porcentajes de desnutrición aguda encontrados en Bolivia son bajos si bien el nivel encontrado en 1994 (4.4 por ciento), es mås alto en comparaci6n con lo estimado en 1989 (1.6 por ciento). La diferencia se debe a los niveles inexplicablemente altos encontrados en Chuquisaca (14.6 por ciento) y Potosí (10.0 por ciento). En el Apéndice C se presenta evidencia de deficiencias en la calidad de la información antropométrica en Chuquisaca, por lo cual esta información debe manejarse con reservas. El peso de Chuquisaca en el total no afecta la validez de las estimaciones a nivel nacional incluidas en el presente informe. La medición antropométrica se repitió para 76 niños en Sucre, la capital, a comienzos de septiembre de 1994, resultados que serán materia de un anålisis separado. 114 Si bien existen las anteriores restricciones, podría decirse tentativamente que la desnutrición aguda parece tener una correlaci6n estrecha con la crónica cuando se comparan los datos para los diversos subgrupos socio-demográficos analizados. Por ejemplo, los niveles más altos de desnutrición aguda se encuentran en Chuquisaca, Potosí y Beni/Pando, departamentos con niveles altos de desnutrición crónica, alrededor del 30 por ciento. Peso para la Edad El peso para la edad es considerado como un indicador general de la desnutrici6n, pues no diferencia la crónica, que se debería a factores estructurales de la sociedad, de la aguda, que corresponde a p6rdida de peso reciente. Desde este punto de vista, el 16 por ciento de los nifios bolivianos menores de 3 afios tiene un peso deficiente para su edad, cifra similar a la encontrada en 1989 ( 13 por ciento). La desnutrición general del área rural es casi el doble que en el área urbana (20 versus 12 por cíento), en Chuquisaca (25 por cíento) más del doble que en Tarija (12 por ciento) o Santa Cruz (11 por ciento), y casi 4 veces mayor en niños cuyas madres no tienen instrucción que cuando tienen nivel medio o más. Cuadro 9.6 Indíeadores de desnutrici6n infantíl Por caracterlsticas socíoeeonómica8 seleccionadas Entre los niitos menores de tres años, porcentaje clasificado como desnutrido según tres Indices antropom6tricos: talla para la edad, peso para la edad y peso para la talla, según caraeterlaticas socioecon6micas seleceiona,h~, Bolivia 1994 Caracter•stica Talla para la edad Peso para la talla Peso para la edad Porcentaje Porcentaje Porcentaje Porcentaje Porcentaje Porcentaje Número -3 DE -2 DE -3 DE -2 DE -3 DE -2 DE de o debajo o debajo I o debajo o debaj~ o debajo o debajo ~ nifios Área Urbana 6.7 20.9 0.5 3.3 1.7 11.6 1,437 Rural 13.8 36.6 1.1 5.6 5.9 20.4 1,261 Regl6n Altipiano 12.9 33.3 0.9 4.6 3.1 15.6 1,193 Valle 11.0 29.9 0.7 4.4 5.3 18.6 791 Llano 4.1 18.2 0.6 3.9 2.9 12.6 714 Departamento La Paz 12.8 32.5 0.7 3.2 2.6 14.1 784 Oruro 13.2 37.5 1.1 2.2 2.2 17.3 148 Potosí 13.1 33.2 1.5 10.0 5.4 19.3 260 Chuquisaca 13,4 33.9 3.3 14.6 8.4 24.7 157 Cochabamba 11.4 30.7 0.0 1.8 5.0 18.6 502 TarÜa 6,5 21.9 0.3 2,4 2.7 11.5 133 Santa Cruz 2.7 16.2 0.2 3.3 2.5 10.8 594 Beni/Pando 11.4 28.4 2.8 7.3 4.8 21.5 120 Nivel de Instrucción Sin instrucci6n 17.8 45.7 1.8 8,4 8.5 25.7 351 B~sico 12.4 34.0 1.0 4,0 4.5 19.0 1.209 Intermedio 7.0 19.7 0.3 4.0 2.0 12.7 460 Medio o mis 3,7 14.9 0.2 3.2 0.8 6,8 678 Total ENDSA 94 10.0 28.3 0.8 4.4 3.7 15.7 2,698 TotaI.ENDSA 89 14.8 38.3 1~ 1.6 2.6 13.3 2,537 Nota: V6ase la nota al Cuadro 9.5 qncluye niños que están 3 o mås desviaciones eståndar por debajo de la media de la pobia¢i6n de referencia 115 El Gráfico 9.3 resume los resulta- dos de talla para la edad, peso para la talla y peso para la edad según edad del niño. Para cada edad en meses se grafica el promedio de desviaciones para cada índice con relación al patrón internacional (línea "0" en el gráfico). Los promedios se de- terioran rápidamente hasta los 15 meses aproximadamente y de ahí en adelante el peso para la edad permanece una des- viación estándar por debajo del patrón y la talla para la edad 1.5 desviaciones. 9.5 Nutrición de las Madres El estado de nutrición de las mujeres antes del embarazo y durante 61 son determinantes de los riesgos de morta- lidad materna y de las posibilidades de de- sarrollo del feto, la mortalidad intrau- terina, la duración del embarazo, las com- plicaciones del parto, la mortalidad peri- natal e infantil y el bajo peso al naci- miento. El estado de nutrición de una mujer está condicionado, a su vez, por su balance energético (relación entre el consumo de calorías y el gasto de energías), su estado de salud, el tiempo transcurrido desde el Gráfico 9.3 Indicadores de Estado Nutricional por Edad de los Niños Menores de Tres Afios 1 PARA CADA EDAD, PROMEDIO DE DESVIACIONES CON RELACIÓN AL PATRÓN INTERNACIONAL PESO PARA LA TALLA . ' x /~ "v 1 I I I I ] I I I I I I I P I I t I I I I I I I I r I ] I I ] 7 9 11 13 15 17 19 21 23 25 27 29 31 33 35 37 0,5 0 -0.5 -1 -1.5 -2 Edad de los Niños en Meses último nacimiento así como de la duración de la lactancia. Es conocido que existe una alta relación entre los niveles de fecundidad, mortalidad y nutrición de las madres, por lo que su seguimiento es útil para identificar grupos de riesgo. Las medidas antropométricas son herramientas profusamente empleadas para aproximarse a los niveles de nutrición. Por esta razón ENDSA 94 registró dos medidas básicas: estatura y peso de las mujeres que dieron a luz a un hijo nacido vivo en los tres años antes de la entrevista, t Debido a esta selección, la información de los Cuadros 9.7 a 9. l0 no representa completamente a la mujer boliviana en su conjunto pues están sobrerepresentadas las mujeres con mayor fecundidad (las de 20 a 34 años). Talla de las Madres La estatura de la mujer es un indicador indirecto de su situación social y desde el punto de vista anatómico y fisiológico, la estatura tiene relación con el tamaño de la pelvis de la madre el cual influye sobre el crecimiento intrauterino del niño y en las complicaciones del embarazo. Además, una mejor estatura podría favorecer un mejor rendimiento de la madre para la lactancia. En general, las mujeres más pequeilas presentarían complicaciones en el parto, y sus hijos experimentarían mayor mortalidad intrauterina, perinatal e infantil y menor duración de la lactancia. t Para la identificación de los grupos de riesgo se han seguido las recomendaciones de una reunión sobre antropometrta materna para la predicci6n de resultados de embarazos desarrollada en 1990 (véase K. Krasovec y M.A. Anderson (eds). 1991. Maternal Nutrition and Pregnancy Outcomes: Anthropometric Assessment. Scientific Publication No, 529. Washington, D.C.: Pan American Health Organization). 116 En el Cuadro 9.7 se puede ver que la estatura promedio de la mujer boliviana que ha tenido hijos nacidos vivos en los últimos 3 años es de 151 cms con una desviación estándar de 5.9 cms. El 13 por ciento estå por debajo del valor crítico de 145 eres y sólo el 7 por ciento supera los 160 cms. Según el Cuadro 9.8, la estatura varía muy poco en función de las características estudiadas; existen ligeras diferencias por lugar de residencia (región y departamento). Las mujeres del Llano parecerían ser 3 cms más altas que las del Altiplano y 2 cms más que las del Valle. El menor promedio de estatura se encontró en Oruro y La Paz, casi 150 cms. El nivel de instrucción es otra de las variables que presenta diferenciales, por estar relacionada con el estrato socioecómico de la mujer: las mujeres con nivel de instrucción medio o mayor tienen en promedio 3 cms más de estatura que las mujeres sin instrucciún. Se considera que el punto de corte para la determinación de los grupos de riesgo fluctúa entre los 140 y los 150 cms por lo que para este informe se toma como valor crítico 145 cms. La información corres- pondiente también se presenta en el Cuadro 9.8 exclu- Cuadrog.7 La talla como indicador de la situacidn nutricional de las madres Para las mujeres con hijos en los tres afios anteriores a la encuesta, distribuci6n porcentual y medidas resumen para la talla, Bolivia 1994 Excluyendo Incluyendo casos sin casos sin Caracterlstica informaciôn informaciún Promedio 151.0 NA Desviación eståndar 5.9 NA Distrlbucl6n de la talla en cent~aetrm < 140 1.8 1.6 140-144 11.2 9.6 145-149 32.3 27.7 150-154 31.8 27.4 155-159 16,0 13.7 160-164 5.3 4.6 165-169 1.1 0.9 170-179 0.3 0.3 180+ 0.2 0,2 Sin informaciún NA 14,1 Número de mujeres 2,629 3,059 NA: No aplicable yendo los casos sin informaci6n, los cuales constituyen el 14 por ciento de la muestra total. Desde este punto de vista la baja estatura estaría significando un factor de riesgo mayor, conforme aumenta la edad, es decir que en las nuevas generaciones se encuentran menos madres con estatura que signifique riesgo. El riesgo es 45 por ciento mayor en mujeres con mås de 6 hijos que en quienes sólo tienen un hijo (15 por ciento versus 11 por ciento con tallas por debajo de los 145 cms). Los mayores grupos de riesgo se encuentran en los departamentos del Altiplano y en Cochabamba y los menores en los departamentos del Llano y en Chuquisaca. En cuanto al nivel de instrucción de las madres, el riesgo es 3 veces mayor entre quienes no tienen ningún nivel de estudios en comparación con quienes tienen instrucciún media o más (15 por ciento versus 5 por ciento). Peso de las Madres El estado nutricional de la mujer antes del embarazo es un determinante de las características de la culminación del parlo y del bajo peso al nacer de los hijos. Los riesgos de parto prematuro son menores en mujeres con buen peso antes de la gestación. Así mismo, la ganancia de peso durante la gestación es un buen indicador del grado de desarrollo del niño, pero para ello es importante conocer el peso de base. Este conocimiento es también esencial debido a que las mujeres muy delgadas necesitan ganar mucho más peso durante la gestación que aquellas normales, para asegurar un embarazo viable y posibilidades de sobre- vivencia superiores para los hijos. En general el peso pregestación es un buen pronosticador del bajo peso al nacer y de la mortalidad infantil. 117 Cuadro9.8 La tallacomo indicadorde la situaci6nnutricional materna según caracter[sticas seleccionadas Para las mujeres con hijos en los tres aflos anteriores a la en- cuesta, promedio y porcentaje por debajo del punto de corte para talla, según caracterIsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Poreen~je Número Valor con menos de Caracterlstica promedio de 145 cms mujeres Edad de la madre 15-19 151.0 9.5 223 20-34 151.2 12.5 1,833 35+ 150.5 16.0 574 Hijos nacidos vivos 1 151.4 10.5 573 2-3 151.5 11.2 911 4-5 150.5 16.3 531 6+ 150.4 15.2 613 Área Urbana 151.4 12.1 1,411 Rural 150.6 14.1 1,218 Región Altiplano 150.0 15.4 1,211 Valle 150.7 13.2 751 Llano 153.3 8.5 668 Departamento La Paz 149.8 15.2 780 Oruro 149.6 18.0 155 Potosí 150.8 14.5 276 Chuqoisaca 151.2 8.6 100 Cochabamba 150.3 14.8 520 Tarija 151.9 10.5 131 Santa Cruz 153.4 8.5 559 Beni/Pando 152.7 8.4 109 Nivel de Instrucción Sin instrucci6n 149.8 15.3 359 Bfisico 150.0 16.6 1,205 Intermedio 151.9 12.8 426 Medio o mås 153.0 5.1 639 Total 151.0 13.0 2,629 En la ENDSA 94 se registró el peso de las mujeres que habían tenido hijos en los 3 afios anteriores a la encuesta y se logró información para el 86 por ciento de las madres. Se encontr6 que el peso promedio es de 55 kgs con una desviación eshándar de 9.6 kgs y un coeficiente de variación del 17 por ciento en torno al promedio. Como se ve en el Cuadro 9.9 el 30 por ciento de las madres tenía menos de 50 kgs y el 7 por ciento superaba los 70 kgs. Cuadro9.9 Peso ¥ masa corporal como indicadores de la sitaaci6n nutricional de las madres Para las mujeres con hijos en los tres a~os anteríores a la encuesta, distribuci6n porcentual y medidas resumen para peso e Indice de masa corporal, Bolivia 1994 Excluyeodo Incluyendo casos sin casos sin Caractertstica informaci6n informaci6n Peso Promedio 55.3 NA Desviaci6n estándar 9.6 NA Distribución (en kg.) < 40 1.0 0.9 40-49 29.3 25.8 50-59 45.8 40.2 60-69 16.6 14.6 70+ 7.3 6.4 Sin informaci6n NA 12.1 Número de mujeres 2,272 2,584 Indlce de masa corporal Promedio 24.3 NA Desviaci6n eståndar 3.7 NA Dlstribuci6n < 16.0 0.2 0,2 16.0-16.9 0.3 0.2 17.0-18,4 1.9 1.6 18.5-20.4 8.2 7.1 20.5-22.9 29.5 25.3 23.0-24.9 26.6 22.9 25,0-26.9 15.2 13.1 27.0-28.9 8,0 6.9 29.0-29.9 2.3 2.0 30.0+ 7.8 6.7 Sin informaci6n NA 14.0 Número de mujeres 2,222 2,584 NA: No aplicable 118 lndice de Masa Corporal (IMC) El peso es muy sensible a la edad y sobre todo a la estatura, por lo que para medir adecuadamente su papel como indicador es conveniente controlado según la talla. La relación peso/talla es muy usada para medir la desnutrición pero requiere de tablas de referencia que, en el caso de mujeres, aún están en proceso de definición, Una medida alternativa es el Indice de Masa Corporal (IMC), para el cual hay diferentes f6rmulas, de las cuales la más usada es la conocida como el [ndice de Quetelet (peso, en kilos, dividido por la talla, en metros, al cuadrado). Este índice permite medir la delgadez o la obesidad controlando la talla, provee información acerca de las reservas de energía y es una aproximación a la composición corporal ante la falta de los elementos necesarios para medirla. Una de sus ventajas radica en que no requiere de una tabla de referencia, aunque su validez como indicador de riesgo aún está en discusión. Aún así, se ha encontrado relación entre el IMC y el bajo peso al nacer y la mortalidad perinatal. El índice está influenciado por la edad de la madre, el tiempo de lactancia y el tiempo transcurrido desde el nacimiento anterior. Por esta razón se han excluido de los cálculos a las mujeres embarazadas y a quienes tuvieron un naci- miento en los dos meses anteriores a la encuesta. El lnternational Dietary Energy Consultative Group recomienda utilizar el valor 18.5 como pun~ de corte, lo que indicaría, a modo de ejemplo, que una mujer de 147 cms de estatura estaría en el grupo de riesgo si su peso fuera menor que 40 kgs y en el caso de quienes midieran 160 cms, estarían en riesgo aquellas con peso inferior a 47.4 kgs. En el Cuadro 9.9 se observa que el lndice de Quetelet para el promedio nacional es de 24.3. Tomando en cuenta el valor de corte, sólo el 2 por ciento de las madres bolivianas estarían en el grupo de riesgo. También se detecta que podría haber un posible problema de obesidad en el 10 por ciento de madres con un IMC mayor de 29 (más o menos pesos mayores a 65 kgs para talla baja). En general, al igual que el indicador de desnutrición aguda en el caso de los niños, los porcentajes de madres con IMC por debajo de 18.5 son muy bajos, aunque con variaciones entre los diversas subpoblaciones Cuadro 9.10 El Indice de masa corporal como indicador de la situaci6n nutricional de las madres seaún caractertsticas seleccionadas Para las mujeres con hijos en los tres aflos anteriores a la encuesta, promedio del iodice de masa corporal y porcentaje por debajo del punto de corte, según caracterlsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Porcentaje Número Valor con menos de Caracteristica promedio de 18.5 mujeres Edad de la madre 15-19 22.6 5.6 187 20-34 24.2 2.3 1,530 35+ 25.1 1.3 505 Híjos nacidos vivos 1 23.1 4.1 484 2-3 24.2 2.5 758 4-5 24.8 1. I 462 6+ 25.1 1.7 519 Årea Urbana 24.6 2.7 1,203 Rural 23.9 2.0 1,020 Regi6n ARiplano 24.0 2.3 t,010 Valle 24.4 1.3 660 Llano 24.7 3.7 552 Departamento La Paz 24.4 1.7 643 Oruro 24.1 2.0 137 Potosl 22.9 4.4 230 Chuquisaca 24.3 2.2 88 Cochabamba 24.4 0.8 459 Tarija 24.2 2.4 114 Sanm Cruz 24.8 4.2 466 Beni/Pando 24.0 1.5 86 Nivel de Instrucciún Sin instrucci6n 24.0 1.5 307 Båsico 24.5 2.0 997 Intermedio 24.4 1.4 348 Medio o m~ís 23.9 4.0 570 Total 24.3 2.4 2,222 hdice de Masa Corporal -- (Peso (kgs)] + ITalia(m)] 2 estudiadas. Llama la atenci6n que los porcentajes con bajo IMC se encuentren en madres jóvenes, con menos hijos, en la zona urbana, en el Llano y con mayores niveles de instrucci6n, lo cual amerita un estudio a profundidad, fuera del alcance del presente informe. 119 120 ¢.~a,í'rta~ x MORTALIDAD MATERNA 10.1 Introducción Si se compara con la mortalidad infantil, por ejemplo, la mortalidad materna es un fenómeno de rara ocurrencia, aún en países con tasas altas como Bolivia. La ENDSA 89 incluyó un módulo especial con el propósito de evaluar los niveles de mortalidad materna a partir de información de la sobrevivencia de las hermanas de las mujeres entrevistadas, utilizando métodos directos e indirectos de estimación. La estimación indirecta arrojó un nivel de 373 muertes por 100,000 nacidos vivos para un período centrado en el año 1977, mientras que con el método directo se obtuvo una estimación de 332 para el período 1975-1988 (Sommerfelt, et al, 1991). Desafortunadamente, las estimaciones de la ENDSA 89 están basadas en un número muy reducido de muertes (116 para el método indirecto y 80 para el directo). Dadas estas limitaciones y la importancia del tema, la ENDSA 94 se disefló con el objeto de realizar estimaciones mås sólidas de mortalidad materna y adulta a nivel regional y urbano-rural. Para todas las personas entre 15 y 49 años (hombres y mujeres) en los 26,144 hogares visitados se formularon las siguientes preguntas sobre todos y cada uno de sus hermanos y hermanas de parte de la misma madre: • Nombre, sexo y condición de supervivencia • Edad para los sobrevivientes; y edad al fallecimiento y cuánto hace que murió para aquéllos que fallecieron • Para las hermanas que fallecieron se recolectó información sobre paridez y estado civil • Si estaba embarazada cuando murió, si murió durante un mal parto o aborto, o si murió durante los dos meses'siguientes después de un parto o aborto • Si el fallecimiento se debió a complicaciones de un embarazo o el parto • Principal síntoma de la muerte • Dónde muri6, que tipo de atención recibió al fallecer y en caso negativo, por qué no. En total se completaron 50,215 cuestionarios de mortalidad materna en los cuales se consignó información para 241,969 hermanos y hermanas. Entre las 84,289 hermanas que cumplieron los 15 años se registraron 3,720 muertes. De éstas, 904 (el 24 por ciento), ocurrieron por causas asociadas con la maternidad. El período postparto de 42 días recomendado por la Organización Mundial de la Salud para clasificar las muertes maternas ha sido extendido a 2 meses para reducir las posibilidades de omisiones de muertes ocurridas en el puerperio. 10.2 M~todos de Estimación La mortalidad materna puede estimarse indirectamente a partir de la sobrevivencia de las hermanas o directamente si se dispone de información adícíonal sobre edad de las hermanas sobrevivientes, edad a la muerte y fecha de la defunción, al igual que paridez de las hermanas que murieron. A diferencia del método indirecto, el método directo permite hacer estimaciones para varios periodos, incluyendo el quinquenio anterior a la encuesta si el tamaño muestral lo permite, lo cual es el caso de la ENDSA 94. Por estas y otras razones, se prefieren aquí las estimaciones realizadas con el método directo. ~ ~Los procedimientos de estimaci6n de la mortalidad adulta y materna se detallan en A. M. Marckwardt. 1994. lllustrative Analysis: Maternal Mortality in Peru. DHS Ulustrative Analysis Series, pr6xirno a publicarse. Véase el Apéndice C para algunos índicadores de la calidad de la ínformación utilizada para las estimaciones. 121 Estimación Indirecta El método de sobrevivencia de hermanas utiliza la proporción de hermanas que han muerto durante un embarazo, parto, o puerperio de 2 meses, para estimar los niveles de mortalidad. La estimación se hace a partir de preguntas relativamente sencillas: el número de hermanas que cumplieron 15 a~os, cuántas viven todavía, cuántas murieron por causas asociadas con la maternidad y si murieron durante el embarazo, parto o puerperio. En el Cuadro 10.1 se detallan los cálculos mediante el método indirecto. Las estima.ciones se basan en el total de 904 muertes asociadas con causas maternas. Los riesgos de mortalidad materna de la última columna del Cuadro 10.1 no son tasas anuales sino tasas para toda la vida de las respectivas cohortes. El riesgo promedio depor vida de mortalidad materna se estimó en 22 muertes por cada 1,000 mujeres, lo cual se traduce en un riesgo de morir de 1 en 45 por causas maternas. Con esta informaciún y la tasa global de fecundidad para el periodo al cual corresponde la estimación de mortalidad con el método indirecto (12 años antes de la encuesta) se puede calcular un indicador más apropiado de mortalidad materna si se expresa el riesgo en términos de nacidos vivos. Este indicador es la razón de mortalidad materna. La estimación resultante es un nivel de mortalidad materna de 371 muertes por 100,000 nacidos vivos para el año 1981-1982 aproximadamente.2 La penúltima columna del Cuadro 10.1 muestra el porcentaje de todas las muertes informadas que se debieron a causas maternas. Cuadro 10.1 Estimaciones de mortalidad materna con el m~todo indirecto Porcentaje de mujeres que murieron de causas asociadas con la maternidad y riesgos de mortalidad materna por edad de las mujeres, Bolivia 1994 Edad actual Hermauas que Factor Hermanas Porcentaje Riesgo cumplieron 15 años para que Muertes de de por vida Personas ajustar Unidades murieron por muertes de mor- entre- Infor- Ajus- duraciún de después de causas por causas talidad vistadas madas tadas ] de riesgo 2 riesgo s los 15 afios maternas' maternas materna ~ 15-19 10,905 12,336 20,g34 0,107 2,229 227 38 17.0 0.01724 20-24 9.006 14,266 17,205 0,206 3,544 334 76 22.8 0.02150 25-29 7,601 14,312 14,523 0.343 4,981 440 96 21,8 0.01925 30-34 6,954 13,949 13,949 0,503 7,016 593 147 24.8 0.02095 35-39 6,253 12,360 12,360 0,664 8,207 716 211 29.5 0.02576 4044 5,152 9,548 9,548 0,802 7,657 693 169 24.4 0.02205 45-49 4,345 7,519 7,519 0.900 6,767 717 166 23.2 0.02457 Total 50,215 04,289 95,937 40,402 3,720 904 24.3 0.02237 Nota: Los cålculos originales se han hecho con varías cifras decimales por lo cual pueden existir ligeras discrepancias si se trata de replicar las estimaciones con las cifras redondeadas aqui presentadas tLos informantes en los grupos 15-29 a~os tienen hermanas menores de 15 a~os que algún dia llegarån a esa edad. Para ajustar por este hecho se utiliza el factor 1.9105, calculado de las dos primeras columnas para los grupos 30-49 a~os. 2Estos factores de ajuste son esffmdar y reflejan, para cada grupo, la proporción de vida reproductiva que las mujeres de cada grupo han estado expuestas al riesgo de mortalidad materna. 3Los factores de ajuste de la columna anterior permiten convertir el número de hermanas que cumplieron 15 afios en unidades de riesgo (Para 387 de funcionas (del total de 3,720), no se tiene informaci6n sobre la causa de la muerte. Para cada grupo de edad se estimó una propomiún atribuible a causas materaas lo cual resultó en 83 muertes adicionales. Para estas muertes no se conoce, por supuesto, el momento de ocurrencia de la defunciún (embarazo, parto o poerperio) sRiesgo de muerte calculado como muertes maretas divididas por unidades de riesgo 2Razón de mortalidad materna = 100,000"[1 - (1 - RVMM)I/v~F], donde RVMM es el r iesgo de por v ida de mortal idad materna por mujer, en este caso 0.02237 y TGF (la tasa global de fecundidad) se estiro6 en 6.095 hi jos para el per íodo 10-14 años antes de la encuesta en el Cuadro 3.4. 122 Casi la cuarta parte del total de muertes de hermanas fueron por causas maternas, con pocas variaciones por edad. Este nivel es relativamente alto y es similar al encontrado en la ENDSA 89. Al igual que en 1989, no se aprecia un patrón consistente en el porcentaje de muertes por edad o en los riesgos específicos de mortalidad materna. Estimación Directa Con informaci6n adicional sobre edad de las hermanas sobrevivientes, edad a la muerte, y fecha de la defunción, se pueden estimar los niveles de mortalidad materna para varios períodos. Los cálculos detallados se presentan en el Cuadro 10.2 para dos períodos quinquenales que precedieron la ENDSA 94 y para el total de 10 años antes de la encuesta, aproximadamente el período 1984-1994. En la columna 4 del Cuadro 10.2 se presentan las tasas de mortalidad materna específicas por edad, expresadas por cada 100,000 mujeres. A diferencia del método indirecto, las estimaciones del método directo son tasas anuales a partir de las cuales se puede calcular la tasa de mortalidad materna para las mujeres 15-49 años, para lo cual es aconsejable estandarizar las tasas específicas utilizando la distribución por edad de los informantes. Parecería que entre los dos períodos quinquenales hubo una disminución desde un nivel de 72 muertes maternas por 100,000 mujeres en edad fértil en el periodo 1984-1989 a 60 en el período 1989-1994. Para expresar el nivel de mortalidad materna estimado por el método directo en términos de nacidos vivos, basta dividir la tasa de mortalidad materna por 100,000 mujeres por la tasa ~eneral de fecundidad (por 1,000 mujeres) y multiplicar luego por 1,000, obteniendo así la razón de mortalidad materna. La tasa general de fecundidad (estandarizada por edad) disminuyó de 172 nacimientos por mil mujeres en el período 1984-1989 a 154 en el período 1989-1994. El resultado final es una disminución en la mortalidad materna, medida por la razón de mortalidad, de 416 a 390 muertes por 100,000 nacidos vivos entre los dos periodos, niveles muy superiores al proveniente de la estimación indirecta para el período 1981-1982 calculada a partir de la información en el Cuadro 10.1 (371 muertes por 100,000 nacidos vivos). 10.3 Mortalidad Materna por Residencia A diferencia de la ENDSA 89, el tamaño de la encuesta de mortalidad materna en la ENDSA 94 permite hacer estimaciones para cada una de las tres regiones y las áreas urbanas y rurales del país. En el Cuadro 10.3 se presentan las tasas de mortalidad materna y de fecundidad que se utilizaron para calcular las razones de mortalidad materna, siguiendo los procedimientos detallados del Cuadro 10.2. En el Cuadro 10.2 se presentaron estimaciones tanto para el período 1984-1994 como para los quinquenios 1984-1989 y 1989-1994 por tratarse de las estimaciones a nivel nacional. Pero se considera que la forma más adecuada de analizar los diferenciales de mortalidad por lugar de residencia es mediante el cálculo, con el método directo, de las tasas para el decenio inmediatamente anterior a la ENDSA 94. La información recolectada en la ENDSA 94 para las estimaciones de mortalidad materna se refiere a la residencia del informante, no necesariamente a la del fallecimiento. Un 4 por ciento de las defunciones informadas en el Altiplano ocurrieron en otros departamentos o en el exterior en comparación con 16 por ciento en el Valle y 23 por ciento en el Llano. Las estimaciones para éstas dos regiones deben interpretarse con cautela debido a restricciones en el tamaño de la muestra. Las cuatro primeras columnas del Cuadro 10.3 incluyen todos los componentes requeridos para dicha estimación. Con fines ilustrativos más que comparativos se han incluido también los paråmetros que se requieren para el cálculo con el método indirecto. La comparación de los dos métodos y una evaluación mås exhaustiva de la información, incluyendo la estimación a nivel departamental, es materia de otro informe. 123 Cuadro 10.2 Estimaciones de mortalidad materna con el m6todo directo Tasas de mortalidad materna por edad y raz6n de mortalidad materna para tres periodos que precedieron la encuesta, Bolivia 1994 Tasa Distri- Fecundidad Raz6n de buci6n para el de Afios mortalidad actua l periodo mortalidad Muertes de expo- por 100,000 por por 1,000 por 100,000 Edad maternas siei6n mujeres edad mujeres t nacimientos PERíODO 1989-1994 15-19 16 69,911 22,6 21.7 96 235 20-24 47 74,203 63,1 17.6 237 266 25-29 36 68,947 52,2 15.2 235 222 30-34 48 58,874 82,1 14.1 198 414 35-39 54 46,711 115,2 12.8 147 784 40-44 20 28,734 71,6 10.1 69 1,037 45-49 5 17,082 27,7 8.4 18 1,536 15-49 226 364,462 62,0 100.0 168 Indlcadores estandarizados 59,9 154 390 PERíODO 1984-1989 15-19 33 75,019 44,7 21.7 110 406 20-24 38 69,720 55,2 17.6 248 223 25-29 44 59,607 73,1 15.2 265 276 30-34 38 47,358 79,6 14.1 219 363 35-39 29 29,350 97,4 12.8 168 580 40-44 18 17,476 104,2 10.1 102 1,021 45-49 6 7,316 82,8 8.4 18 4,597 15-49 206 305,846 67,4 100.0 191 Indleadores estandarizados 71,7 172 416 PERíODO 1984-1994 15-19 49 144,930 34,0 21.7 103 330 20-24 85 143,922 59,3 17.6 243 244 25-29 80 128,555 6t,9 15.2 250 247 30-34 86 106,232 80,9 14.1 208 389 35-39 82 76,060 108,4 12.8 157 690 40-44 39 46,210 83,9 10.1 79 1,062 45-49 11 24,398 44,2 8.4 18 2,454 15-49 432 670,308 64,5 100.0 179 Indlcadores estandarizados 64,8 162 399 ~Las tasas provienen del Cuadro 3.4 En el Cuadro 10.2 se presentaron estimaciones tanto para el período 1984-1994 como para los quinquenios 1984-1989 y 1989-1994. Se considera que la forma más adecuada de analizar los díferenciales de mortalidad por residencia es mediante el cálculo, con el método directo, de las tasas para el decenio inmediatamente anterior a la ENDSA 94. Las cuatro primeras columnas del Cuadro 10.3 incluyen todos los componentes requeridos para dicha estimación. Con fines ilustrativos más que comparativos se han incluido tambi6n los parámetros que se requieren para el cálculo con el método indirecto. La comparación de los dos métodos y una evaluación más exhaustiva de la información, incluyendo la estimación a nivel departamental, es materia de otro informe. Para el método directo en el Cuadro 10.3, la tasa de mortalidad se expresa en muertes matemas anuales por 100,000 mujeres y la fecundidad como la tasa general de fecundidad (número de nacimientos anuales por 1,000 mujeres en edad fértil). La razón de mortalidad materna se calcula como el cociente entre las dos tasas multiplicado por 1,000. 124 (como resultado de mayores niveles de fecundidad en el área rural), el nivel de la mortalidad en el área rural es muy elevado, 563 muertes maternas por 100,000 nacidos vivos en comparación con 262 en el área rural. La mortalidad en el Altiplano es aún mayor, 591 muertes maternas por 100,000 nacidos vivos, 2 veces el nivel estimado para el Valle y 3.6 veces la estimación para el Llano. La descomposición por lugar de residencia para el Altiplano resulta en un nivel de mortalidad materna mucho más alarmante para las mujeres en el área rural: 929 muertes por 100,000 nacimientos. Cuadro 10.3 Estimaciones de mortalidad materna por área ¥ región Tasas de mortalidad materna por edad y raz6n de mortalidad materna según dos métodos de estimaci6n por área y región de residencia, Bolivia 1994 Decenio 1984-1994 (M&odo directo) Pe~odo 1981-1982 (M6todoindirecro) Tasa de Tasa Defun- Tasa de Tasa mona- general Raz6n de ciones morta- global Raz6n de Total Área y lidad de fecun- mona- en el lidad de de feeun- morra- de defun- región anual didad lidad decenio por vida didad lidad ciones ~ Área Urbana 35,4 135 262 161 15.61 5.05 311 390 Rural 114,9 204 563 271 33.31 7.38 458 514 Región Alfiplano 91,4 155 591 307 28.83 5.91 494 605 Urbano 45,7 132 346 110 19.75 4.99 399 264 Rural 175,3 189 929 197 44.81 6.97 656 341 V~le 48,6 170 286 74 18.20 6.50 281 176 Llano 28,0 169 166 51 12.73 5.80 218 123 Total 64,8 162 399 432 22.37 6.10 371 904 ~Defunniones tot,ales entre las hermanas de los informantes 10.4 Evolución Reciente de la Mortalidad Materna A pesar de las limitaciones en la información debido a los tamaños mues- trales, en el Cuadro 10.4 se presentan las estimaciones por quinquenios con el obje- to de explorar cambios recientes en la mortalidad materna. Las conclusiones de- ben considerarse apenas ilustrativas de cambios que pueden estar ocurriendo en las regiones y su confirmación requerirá estudios adicionales. Los resultados se resumen en el Gráfico 10.1. Hay indicaciones de que la mortalidad materna, medida en muertes anuales por 100,000 mujeres, ha dis- minuido en los dos quinquenios estu- diados, en forma importante en el Llano y en las áreas rurales. En consecuencia, en la actualidad, por cada muerte materna al año en el Llano ocurren cinco en el Altiplano y casi 3 en el Valle, diferencia- les estos mayores que los observados en el período anterior. A pesar de la Gráfico 10.1 Evolución de la Mortalidad Materna por Lugar y Región de Residencia 0 '¿0 40 60 80 1~ 120 I0~ 200 300 400 500 600 700 0 20 40 60 80 100 120 Moda l idad por 100 ,000 muJ=reæ 1984-1989 ~ , 1989-1994 Mortalidad por 100,0OO naolmlontol 125 aparente disminución reciente de la mortalidad en el área rural, el nivel es todavía muy elevado, 524 muertes materuas por cada 100,000 nacimientos. El nivel de mortalidad materna en el Altiplano es aún más elevado, alrededor de 600 muertes por cada 100,000 nacimientos para el período 1989-1994. El resultado combinado de la disminución de la mortalidad y la fecundidad en el Altiplano es el de mantener a niveles relativamente constantes el número de muertes matemas en términos del número de nacimientos. En contraste, el efecto combinado en el Llano ha sido el de una reducción a la mitad del número de defunciones maternas por cada 100,000 nacimientos, de 227 a 110. Cuadro 10.4 Evoluciún reciente de la mortalidad materna por residencia Tasas de mortalidad materna por edad y razún de mortalidad materna según el método directo para varios períodos por residencia, Bolivia 1994 Residencia Quinquenio 1989-1994 Qumquenio 1984-1989 Tasa de Tasa Tasa de Tasa morra- general Razún de Número mona- general Razún de Número Iídad de fecun- morta- de defun- lidad de fecun- mona- de defun- anual dídad lidad ciones anual didad lídad ciones Área Urbana 35,1 128 274 88 36,1 144 252 73 Rural 102,8 196 524 138 132,1 215 615 133 Región Altiplano 87,4 145 602 167 96,6 166 582 140 Urbana 49,0 124 397 65 42,5 142 299 45 Rural 159,5 180 887 102 194,5 200 973 95 Valle [47,4] 162 [293] 41 [54,9] 182 [303] 33 Llano [18,0] 164 [110] 18 [39,61 174 [227] 33 Total 71,7 172 390 226 59,9 154 416 206 Nota: Las esdmacionas en corchetes eståo basadas en menos de 100,000 años-mujer de exposiciún En el Cuadro 10.5 se clasifican las muertes maternas de los diez afios anteriores a la ENDSA 94 según el momento de ocurrencia de la muerte. El 62 por ciento de las defunciones ocurrieron durante el embarazo y el 23 por ciento durante el parto. La menor proporción de muertes durante el embarazo se presenta en el Valle (49 por ciento) y la menor proporción durante el puerperio en el Altiplano (12 por ciento). Cuadro 10.5 Tipo de mortalidad materna por residencia Distribución porcentual de las muertes maternas para el período 1984-1994 por momento de ocurrencia, según iirea y regi6n de residencia, Bolivia 1994 Momento de ocurrencia Muertes por causas Residencia Embarazo Parto PuerporiC Total maternas Área Urbana 58.6 26.8 14.6 100.0 143 Rural 63.5 20.4 16.1 100.0 249 Región Altiplano 64.9 23.1 12.0 100.0 285 Valle 48.7 23.3 28.0 100.0 66 Llano 58.6 16.7 24.7 100.0 27 Total 61.7 22.8 15.5 100.0 392 Nota: Se excluyen las defunciones que fueron atribuidas a causas asociadas con la maternidad (40 muertes del total de 432 del Cuadro 10.4) para las cuales no se conoce el momento de ocurrencia qncluye las defunciones ocurridas durante los 2 meses después del parto 126 CAPíTULO XI OTROS ASPECTOS DE LA SALUD En la ENDSA 94, ademås de los temas tratados en los capítulos precedentes, se ha recolectado información sobre otros temas que se consideran importantes, los cuales se analizan en el presente capítulo. En la primera parte de este capítulo se trata sobre el Síndrome de lnmunodeficiencia Adquirida (SIDA), el grado de conocimiento y sus formas de prevención y contagio; en la segunda parte se describe la distribución de la población canina en Bolivia y la cobertura de vacunación contra la rabia; por último, en la tercera parte se presentan los niveles de utilización de sal yodada. 11.1 Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) El SIDA constituye una de las enfermedades de mayor interés para los responsables de la salud pública. El SIDA constituye una pandemia que amenaza a todos los países del mundo por su råpido incremento, alta letalidad y falta de medios eficaces de prevención y tratamiento. La enfermedad afecta especialmente a la poblaci6n económicamenta activa, conduce a la desintegración familiar y a la marginalidad y estimgmatiza las personas afectadas. En Bolivia, si bien se considera que existe subnotificación importante, desde 1985 se notificaron 91 casos en 7 de los 9 departamentos, todos ellos provenientes de áreas urbanas. Todos los casos del período 1985-1988 fueron importados, presentándose a partir de 1988 transmisión ant6ctona que actualmente representa el 38 por ciento. Del total de casos notificados entre 1985 y 1993, el 4 por ciento corresponde a menores de un año y el 87 por ciento a personas entre 20 y 49 aflos. De cada 5 personas con SIDA, 4 son varones; en el 87 por ciento de los casos la enfermedad fue adquirida por transmisi6n sexual, el 9 por ciento por transfusión de sangre y el 4 por ciento perinatal. Se ha evidenciado el incremento de casos heterosexuales desde 1991. En la ENDSA 94, con el propósito de obtener información sobre el grado de conocimiento que tienen las mujeres sobre el SIDA, sus formas de contagio y prevención, se incluyó una sección específica en el cuestionario individual. Niveles de Conocimiento sobre el SIDA Los niveles de conocimiento del SIDA en general en términos del porcentaje de mujeres que conocen o han oido hablar del SIDA se presentan en los Cuadros 11.1 y 11.2. La proporción de mujeres que ha oído hablar del SIDA es relativamente baja a nivel nacional (66 por ciento). El conocimiento es mayor en las mujeres de 20 a 34 años (alrededor del 70 por ciento) y solamente la mitad de las mujeres de 45-49 años ha escuchado hablar del SIDA (53 por ciento). Sin embargo en la zona urbana, donde la exposición a los medios de comunicación es mayor, el 85 por ciento de las mujeres ha escuchado hablar del SIDA y en la zona rural apenas el 33 por ciento (véase el Cuadro 11.2). En la región del Llano, que tiene marcadas diferencias con las otras dos regiones, como se pudo ver en capítulos anteriores, es donde se presenta el mayor porcentaje de Cuadro 11.1 Niveles de conocimiento de SIDA Porcentaje de mujeres que conoce o ha oído hablar del SIDA, por edad, Bolivia 1994 Porcentaje NUmero que de Caractettstica conoce mujeres Edad 15-19 67.7 1,805 20-24 69.7 1,544 25-29 69.8 1,346 30-34 69.2 1,273 35-39 61.5 1,079 40-44 57.7 843 45-49 52.5 714 Total 6$.6 8,603 127 conocimiento (83 por ciento); tanto en el Altiplano como en el Valle el conocimiento está alrededor del 60 por ciento. Los departamentos con mayor conocimi- ento son Beni/Pando, Santa Cruz y Tarija, con más del 80 por ciento y los de menor conocimiento Potosí (41 por ciento) y Chuquisaca (52 por ciento). Las diferencias más importantes se presentan según el nivel de instrucción. El nivel de conocimiento sobre el SIDA es muy bajo entre las que no tienen ninguna instrucción (20 por ciento) y casi universal entre las que tienen instrucción media o mås (96 por ciento). Los medios principales por los cuales las mujeres se han enterado sobre el SIDA han sido la radioy la televisiún (Cuadro 11.3). En la zona urbana la televisión ha sido el medio para el 87 por ciento y en la zona rural para el 40 por ciento. Por medio de la radio se han enterado algo más del 70 por ciento en ambas áreas. Otros medios de comunicación importan- tes han sido los periúdicos y revistas, los folletos y afiches, los amigos y familiares y las escuelas y maestros. Formas de Protección contra el SIDA Para tener una mayor aproximación sobre el conocimiento relacionado con el SIDA, se pregunt6 a todas las mujeres entrevistadas qué puede hacer una persona para evitar contraer el SIDA, admitiéndose las respuestas múltiples. Para las mujeres entrevistadas, la principal forma de evitar el contagio es no ser promiscuo, es decir tener sólamente una pareja (véase el Cuadro 11.4). Esta respuesta es más importante en el área rural que en la urbana (58 y 50 por ciento, respecti- vamente). Le sigue en importancia el uso del condón, que en el caso del área urbana es casi tan importante como la fidelidad. Porcentajes importantes de mujeres han mencionado también el evitar transfusiones de san- gre, evitar relaciones con prostitutas, evitar relaciones sexuales y evitar inyecciones. Cuadro 11.2 Niveles de conocimiento de SIDA Porcentaje de mujeres que conoce o ha oído hablar del SIDA, por características seleccionadas, Bolivia 1994 Porcentaje Númem que de Característica conoce mujeres ~rea Urbana 85.3 5,378 Rural 32.7 3,225 Región Altiplano 58.8 4,128 Valle 61.8 2,368 Llano 83.3 2,107 Departamento La Paz 62.3 2,773 Oruro 67.8 522 Potosí 41.3 833 Chuquisaca 51.8 479 Cochabamba 59.7 1,494 Tar~a 81.7 395 Santa Cruz 83.2 1,833 Beni/Pando 88.9 241 Nivel de instrucciún Sin instrucciún 20.1 1,039 Básico 47.2 3,071 Intermedio 72.3 1,345 Medio o más 95.7 3,147 Total 65.6 8,603 Cuadro 11.3 Niveles de conocimiento de SIDA seeún fuentes Porcentaje de mujeres que mencionaron haber oído sobre el SIDA de varias fuentes, por lugar de residen- cia, Bolivia 1994 Fuente Residencia Urbana Rural Total Radio 74,2 71.0 73.6 Televisiún 87.3 39.6 78,4 Periódicos/Revistas 36.0 10.8 31.3 Folletos/Afiches 11.2 2.9 9.6 Trabajadores de salud 5.9 7.6 6.2 Iglesias 1.3 1.3 1.3 Escuelas/Maestros 10.1 5.3 9.2 Reuniones comunitarias 3.1 4.2 3.3 Amigos/Familiares 15.0 21.5 16.2 Sitio de trabajo 4.0 1.8 3.6 Otro 1,2 1.0 1,2 Total 4,589 1,054 5,644 128 Cuadro I 1.4 Formas de nrotoccidn contra el SIDA Porcentaje de mujeres que cree que el SIDA puede prevenirse y entre 6stas, porcentaje que meocion6 varias formas de protecci6n, por lugar de residencia, Bolivia 1994 Residencia Número de Medio de prevenci6n Urbana Rural Total mujeres SIDA puede prevenirse Si 76.8 50.3 71.9 4,056 No 6.0 l 1.0 7.0 393 No sabe 17.1 38.7 21.2 1,195 Total 100.0 100.0 1130.0 5,644 Forma de prevención del SIDA Practicar sexo seguro 1.9 1.2 1.8 73 Abstenerse de relaciones sexuales 14.9 14.3 14.8 600 Usar condones 48.7 23.7 45.4 1,841 No ser promiscuo 50.3 58.1 51.4 2,083 Evitar relaciones con prostitutas 17.3 14.6 17.0 688 Evitar relaciones con homosexuales 10.6 10.4 ¤0.6 430 Evitar transfusiones de sangre 20.9 16.3 20.3 822 Evitar inyecciones 13.8 9.0 13.2 536 Evitar besarse 0.9 1.5 1.0 40 Evitar picaduras de zancudos 0.1 0.8 0.2 8 Evitar personas con SIDA 1.4 1.9 1.4 58 Evitar desconocidos 1.1 1.4 1.1 45 Tener cuidado con instrumentos o comida 2.1 1.7 2.1 83 Hacerse ver del m6dico 0.8 0.5 0.8 31 Aseo/Higiene/Limpieza 1.2 0.9 1.2 47 Otras formas de prevenci6n 1.6 1.4 1.5 62 Número de mujeres 3,525 531 4,056 4,056 Riesgos de Contraer el SIDA Con la finalidad de conocer la percepción de las mujeres sobre las posibilidades de contraer el SIDA, se les preguntó si consideraban que no tenían riesgos, o, si los tenían, se indag6 si estos riesgos eran pequeños, moderados o grandes. Se preguntó ademås por las razones para cada una de estas respuestas y también se aceptaron las respuestas múltiples por lo cual los porcentajes pueden sumar más de 100. Los resultados se presentan en el Cuadro 11.5. El 57 por ciento de las mujeres indicó que considera no tener riesgo de contraer SIDA y el 14 por ciento que tenía riesgo pequeño. De estas mujeres que se consideraban sin riesgo o con riesgo pequeño, la mitad indicó no tener riesgos (o tener riesgo pequeño) por ser mon6gamas, casi una tercera parte por abstenerse de relaciones sexuales (31 por ciento), el 15 por ciento indicó que no tenía transfusiones de sangre y apenas cerca del 2 por ciento dijeron no tener riesgo porque usaban condones. Entre quienes indicaron tener riesgo moderado (2.7 por ciento) o riesgo grande (3.6 por ciento) las principales respuestas fueron que le han aplicado inyecciones, que tuvo transfusiones de sangre o que el esposo tiene varias parejas. El no uso del cond6n fue indicado por casi el 10 por ciento de las mujeres. Otras causas fueron indicadas por la mayoría de las mujeres, por lo que en análisis futuros y específicos de la ENDSA 94 se podr i profundizar en el tema. 129 Cuadro 11.5 Percenciún de riesgos de contraer el SIDA v razones para esa ~erceociún Distribuciún porcentual de mujeres por percepci6n de su riesgo de contraer el SIDA y razones mencionadas para su percepción, por lugar de residencia, Bolivia 1994 Residencia Riesgo y razún para la percepción Urbana Rural Total Categoría de riesgo de contraer el SIDA Cree que no tiene riesgo 57.8 Cree que tiene riesgo pequefio 15.3 Cree que tiene riesgo moderado 3.0 Cree que su riesgo es grande 4.1 No sabe/sin información 19.9 53.7 57.0 9.0 14.1 1.2 2.7 1.6 3.6 34.5 22.6 Total 100.0 100.0 100.0 Número de mujeres 4,589 1,054 5,644 Razún para creer que no tiene riesgo o que el riesgo es pequefiu Se abstienc de relaciones 32.2 Usa condones 1.9 Es monógama 49.5 Esposo no visita prostitutas 7.3 Esposo no se relaciona con homosexuales 1.9 No recibe tranfusinnes åe sangre 15.9 No le han aplicado inyecciones 7.4 Otras razones 5.8 No sabe/sin informaciún 4.7 26.0 31.2 0,7 1,7 54.7 50.4 4.8 6.9 1.1 1.7 12.6 15.3 7,7 7.5 4.7 5.7 8.3 5.3 Número de mujeres 3,351 661 4,012 Razón para creer que tiene riesgo moderado o grande No usa condonas Ella tiene varias parejas Esposo visita prostitutas Tuvo transfusiún de sangre Le han aplicado inyecciones Esposo tiene varias parejas Otras razones No sabe/sin informaciún 9.6 8.1 9.5 2.7 2.7 2.7 7.8 7.5 7.7 16.3 9.1 15.7 19.6 15.3 19.2 10.6 19.4 11.3 43.6 37.3 43.1 7.9 19.4 8.8 Número de mujeres 327 30 357 130 11.2 Rabia Humana La rabia humana es un problema importante en Bolivia, en especial en algunos departamentos como Cochabamba y La Paz. El contagio al hombre proviene en general por la mordedura de un perro con "mal de rabia", de ahí la importancia de conocer aspectos relacionados con la población canina y los niveles de vacunación contra esta enfermedad. En Bolivia se realizaron encuestas sobre población canina en las ciudades de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz y Sucre en la década del 80 y sus resultados fueron de uso local. Por ésta y otras razones, en cada uno de los hogares visitados (26,077 hogares) en la ENDSA 94 se pregunt6 cuántos perros tenían en el momento de la entrevista, distinguiendo entre machos y hembras. Luego se indagó sobre cuántos de esos animales fueron vacunados contra la rabia en los 12 meses anteriores a la encuesta. Población Canina En el Cuadro 11.6 se presentan los resultados referentes a los porcentajes de hogares con caninos, el número de caninos por hogar y a las coberturas de vacunación contra la rabia, según área y región de residencia del hogar y según características educativas del jefe de hogar. En Bolivia algo más de la mitad de los hogares tiene al menos un canino (54 por ciento) y, de manera general se observa que en la zonas rurales son mayores los porcentajes de hogares con caninos, independientemente de la región. En el Valle es donde una mayor proporciún de hogares tiene estos animales (63 por ciento) y en el Altiplano uno de cada dos hogares declaró tener a este animal, mientras que el Llano se encuentra en una situación intermedia (57 por ciento), De manera general se puede concluir que existen casi tantos animales como hogares, pues existen 86 caninos por cada 100 hogares y en la zona rural prácticamente, en promedio, habría un animal por hogar (99 caninos por cada 100 hogares). Por otro lado, cuanto mayor el nivel de instrucciún del jefe del hogar es menor la proporción de hogares con caninos y tambiún menor la relación caninos/hogar, como se aprecia en el Cuadro 11.6. Vacunación contra la Rabia El Cuadro 11.6 también muestra que menos de la mitad de los animales han sido vacunados contra la rabia (45 por ciento). Sin embargo a nivel urbano el 73 por ciento tiene la vacuna frente al 18 por ciento de la zona rural. Esta diferencia muestra los esfuerzos que se realizan para proteger a la poblaciún contra esta enfermedad en las áreas urbanas, que es donde se presentan los mayores riesgos de rabia por la concentración de la población humana y canina. Al examinar las coberturas por región y al interior de ellas en sus áreas urbanas y rurales, se encuemran diferencias regionales importantes, causadas por las variaciones en las zonas rurales, pues las coberturas urbanas son uniformes, entre el 72 y el 75 por ciento. También se aprecia que las diferencias en la cobertura de vacuna según el nivel de instrucciún del jefe de hogar son importantes. El 73 por ciento de caninos en los hogares cuyo jefe tiene instrucción media o más tiene vacuna contra la rabia, frente a apenas el 21 por ciento cuando el jefe no tiene instrucción. Pero debe tenerse en cuenta que las campaflas de vacunación se efectúan principalmente en las ciudades. Otros análisis de la información generada al respecto por ENDSA 94 permitirån evaluar mejor el estado de protección de la población contra la rabia. 131 Cuadro 11.6 Población canina y vacunaci6n contra la rabia Número de perros por cada 100 hogares y niveles de vacunaci6n contra la rabia por caracteflsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Número de caninos Porcentaje por 100 hogares Porcentaje Número Número de hogares de caninos de de Camcter[stica con caninos Machos Hembras vacunados hngares caninos ,4rea Urbana 49.3 49 28 72.7 14,322 10,879 Rural 60.5 65 34 18.1 11,755 11,630 Regi6n Altiplano 49.9 47 24 43.2 14,997 10,681 Urbano 46.6 45 22 72.5 8,217 5,498 Rural 53.9 50 27 12.2 6,780 5,183 Llano 57.2 57 41 57.1 4,079 4,775 Urbano 52.2 48 36 71.5 3,548 2,986 Rural 70.5 81 53 33.1 1,331 1,790 Valle 62.0 76 30 37.9 6,201 7,054 Urbano 54.0 61 32 74.8 2,556 2,396 Rural 68.9 86 42 18.9 3,644 4,658 Departamento La Paz 47.4 45 22 56.4 9,633 6,407 Urbano 47.5 46 22 78.2 6,005 4,113 Rural 47.4 43 20 17.5 3,628 2,294 Oruro 48.9 45 22 31.9 :2,067 1,398 Urbano 47.3 43 24 48.2 1,241 831 Rural 51.4 49 20 8.1 826 567 Potosí 57.8 54 33 19.3 3,297 2,876 Urbano 40.6 38 19 67.0 971 554 Rural 65.0 61 39 8.0 2,326 2,322 Chuquisaza 66.8 75 50 7.4 1,436 1,802 Urbano 42.7 39 23 31.3 421 261 Rural 76.8 90 62 3.3 1,015 1,541 Cochabamba 61.2 72 33 54.0 3,878 4,057 Urbano 58.6 69 36 83.9 1,650 1,736 Rural 63.1 74 31 31.5 2,228 2,321 Tarija 63.0 93 42 29.4 887 1,195 Urbano 48.1 54 28 63.5 485 399 Rural 81.1 139 59 12.3 401 796 Santa Cruz 56.9 58 40 61.5 4,230 4,144 Urbano 51.9 49 36 74.4 3,147 2,657 Rural 71.5 85 52 38.3 1,083 1,487 Beni/Pando 58.7 53 44 20.3 649 631 Urbano 54.3 46 36 47.4 401 328 Rural 65.9 65 57 7.5 248 303 Nivel de instrucci6n Ninguno 59.2 61 36 20.9 4,690 4,555 Básico 58.4 60 34 33.7 8,936 8,449 Intermedio 54.9 56 28 53.2 4,054 3,414 Medio o más 46.8 47 25 72.6 8,264 5,976 Total 54.3 56 31 44,5 26,077 22,510 132 11.3 Deficiencia de Yodo El 29 por ciento de la población mundial (unos 1,600 millones en 110 países) está en riesgo de desarrollar Desórdenes por Deficiencia de Yodo (DDY) porque su alimentación carece de este mineral esencial. Se estima que más de 655 millones de personas tienen bocio y que millones de niños sufren de retardo mental como resultado. La mejor forma de controlar la deficiencia de yodo, de manera barata y eficiente, es añadir yodo a la sal que se consume diariamente. En Bolivia, la yodación de la sal es la estrategia principal en el control de los DDY. En 1984 la producción de la sal yodada cubrió menos del 10 por ciento del requerimiento para consumo humano. En aquella época el país tenía una de las prevalencias de bocío más elevadas del mundo (65 por cíento). El incremento de la producción y el consumo de sal yodada durante los últimos 10 años ha reducido la prevalencia de los DDY hasta por debajo del 10 por ciento. En la actualidad, Bolivia está en vísperas de eliminar los DDY. El volumen de sal yodada producida es sufiente para cubrir el ciento por ciento de la demanda humana con una disponibilidad de 10 gramos por día por cada uno de los bolivianos. Sin embargo, problemas de naturaleza geo-demográfica y la existencia de abundantes fuentes de sal común han dificultado la distribución de sal yodada a toda la población. En la ENDSA 94 se investig6 la disponibilidad de sal yodada al nivel del hogar. La yodaci6n fue verificada con prueba en el terreno con un reactivo especial que se aplicó a una muestra de la sal utilizada para cocinar el día anterior a la entrevista. En el Cuadro 11.7 se presenta la distribución porcentual de mujeres según el tipo de sal que se utilizó para cocinar y en el Cuadro 11.8 el nivel de uso de sal yodada a partir del resultado de la prueba de campo. El 81 por ciento de las mujeres utiliza sal en bolsa con sello del Programa de Lucha Contra el Bocio (PRONALCOBO); de esta sal, el 98 por ciento está yodada. Este nivel es similar por regiones pero existen diferencias en la proporción de hogares en los cuales se utiliza este típo de sal: 71 por ciento en el Altiplano, 84 por ciento en los Valles y 97 por ciento en los Llanos. El consumo de sal en bolsa sin el sello de garantía no tiene importancia. El uso de la sal en bloque y la sal granulada es similar (7 por ciento), pero con proporciones diferentes de sal yodada (18 y 4 por ciento respectivamente). El patr6n de uso también varia por región: el uso de sal en bloque es favorecido en el Valle con casi la tercera parte yodada mientras en el Altiplano presenta el mayor nivel de uso de la granulada con sólo el 4 por ciento de yodada. Por último, claramente se observa una relación positiva entre uso de sal en bolsa con sello y nivel de instrucción. 133 Cuadro 11.7 Tipo de sal utilizada para cocinar por residencia y nivel de ínstrucci6n Distribuci6n porcentual de mujeres por tipo de sal que se utiliz6 para cocinar, según residencia y nivel de instrucci6n de la mujer, Bolivia 1994 Ninguna Sal en Sal en Sal No sabe/ Número sal/No bolsa bolsa Sal en granu- Sin infor- de Caracterlstica cocina con sello sin sello bloque lada maci6n Total mujeres Áre8 Urbana 0.5 92.8 0.5 0.5 2.3 3.3 I00.0 5,378 Rural 0.3 60,9 1,4 19.0 14.5 3.7 100.0 3,225 Regi6n Altiplano 0.3 70,7 1.1 8.9 13.5 5.4 100.0 4,128 Valle 0.8 83,8 0.6 11.1 1.4 2.1 100.0 2,368 Llano 0.3 97.3 0.7 0 3 0.1 1.2 I00.0 2,107 Nivel de lmarucci6n Sin instrucci6n 0.2 54.9 0.9 23.0 16.3 4.6 100.0 1,039 Båsico 0.2 75,9 1 0 10.7 8.9 3.1 100.0 3,071 Intermedio 0.6 85,4 1.0 2.9 6.7 3.3 100.0 1,345 Medio o mås 0.6 92.3 0.6 1.0 1.9 3.4 100.0 3,147 Total 0.4 80.8 0.9 7.4 6.9 3.5 100.0 8,603 Cuadro 11.8 Uso de sal yodada por residencia y nivel de instrucción Porcentaje de mujeres que usan sal yodada, según prueba de campo, por tipo de sal que se utilizó para cocinar, según residencia y nivel de instrucci6n de la mujer, Bolivia 1994 Sal en Sal en Sal No sabe/ Número bolsa bolsa Sal en granu- Sin infor- de Caractertstica con sello sin sello bloque lada maei6n Total mujeres J~AFea Urbana 97,6 46.1 2.1 0.9 2.8 90.9 5,378 Rural 97.7 42.1 18.4 4.8 1.4 64.3 3,225 Región Altiplano 96.7 39.4 5.4 4.0 1.4 70.0 4,128 Valle 98.1 55.8 35.3 3.9 4.3 86.6 2,368 Llano 98,4 45.4 0.0 0.0 6.5 96.1 2,107 Nivel de instrucción Sin instrucci6n 97.1 24.0 23.1 6.8 0,0 60.0 1,039 Båsico 97.9 34 3 16.2 4.1 0.7 76.7 3,071 Intermedio 97.6 52.3 6.7 0.0 1.8 84.1 1,345 Medio o mås 97 5 63.5 6.3 0 9 4.9 90.6 3,147 Total 97.6 43.6 17.7 3.9 2.3 80.9 8,603 134 APÉNDICE A DISEÑO Y COBERTURA DE LA MUESTRA APÉNDICE A DISEÑO Y COBERTURA DE LA MUESTRA A.1 Diseño de la Muestra El diseño de muestra para la ENDSA 94 proporciona una muestra probabilística a nivel nacional, la cual es estratificada y bietápica, donde la estratificación se realiz6 a nivel de diferentes subdivisiones geográficas (regiones naturales, dentro de cada región por departamento y dentro de cada departamento por lugar de residencia urbano-rural). En una primera etapa, las denominadas Arcas de Enumeración (Sectores) Censales fueron consideradas como las unidades primarias de muestreo (UPM); y los hogares particulares listados en las UPMs seleccionadas fueron establecidos como las unidades secundarias de muestreo. La muestra de la ENDSA 94 fue diseñada para proveer análisis a diferentes niveles de subdivisiún geográfica tales como la residencia actual de la población (urbano o rural), para cada categoría de la regionalización geogråfica y de la actual división departamental del país. El marco muestral utilizado para el diseño y selección de la muestra de la ENDSA 94 fue el listado de la muestra maestra que mantiene el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir de información y material del último Censo de Población y Vivienda de 1992. El listado de la muestra maestra corresponde a una lista de sectores censales seleccionados y clasificados de acuerdo a sus diferentes subdivisiones geográficas y administrativas y según la ubicación en el llamado "mapa de pobreza". Para proveer estimaciones a nivel dëpartamental, el total de sectores censales para la ENDSA 94 fue de 625 en todo el país. Para cada una de estas UPMs se actualiz6 el material cartogråfico y los listados de hogares antes de la selección y entrevistas correspondientes. A.2 Tamaño de la Muestra El presupuesto original de la ENDSA 94 para el cuestionario individual permitía un tamaño de muestra de aproximadamente 8,500 mujeres. Al fijar la distribuci6n esperada de MEF por departamento, para establecer las fracciones de muestreo a emplearse, se trabajó con la cifra de 10,000 viviendas esperadas a entrevistarse (columna 5 del Cuadro A. 1), esperando una púrdida muestral de hasta 15 por ciento por motivos de la no respuesta y la posible inaccesibilidad de ciertos conglomerados por razones de clima y seguridad, La distribución de la muestra según regiones respondió a dos consideraciones. En primer lugar, se quería representar a cada región como un dominio de estudio. En segundo lugar, se quería obtener estimadores confiables a nivel departamental. La mejor distribución de la muestra según el criterio de asignación óptima fue establecido entre las tres regiones mayores. En este proceso se utilizaron los errores de muestreo de la ENDSA 89. La mejor distribución de la muestra para la selección a nivel departamental se hizo en forma similar al anterior, pero en este caso se utilizaron los errores de muestreo de la Encuesta Nacional de Población y Vivienda de 1988. El Cuadro A. 1 detalla el tamaño de muestra y el número de conglomerados asignados a cada departamento por área urbano-rural para la muestra básica de la ENDSA 94, es decir para la selección de hogares en los cuales se realizarían entrevistas a mujeres en edad fértil. A continuación se distribuyó el número estimado de entrevistas a tomarse en cada departamento según urbano y rural en forma proporcional al número estimado de la población total. Luego se fijó el 137 número de unidades primarias de muestreo a seleccionarse. El muestreo fue bietápico: primero la selección de UPMs, y luego la selección de viviendas. La experiencia de otras encuestas ha sefudado la conveniencia de seleccionar conglomerados de aproximadamente 15 a 20 viviendas por UPM. Para obtener el número de UPMs en el área urbana se dividió el número estimado de entrevistas a tomarse entre 16, redondeando al número más cercano. La selección de UPMs se hizo utilizando probabilidad proporcional al tamaño estimado. En total se seleccionaron 625 conglomerados (UPMs), 261 en las capitales, 92 en el resto urbano y 272 en el área rural. Cuadro A.I Número de mujeres, viviendas y unidades primadas de muestran en la muestra båsica Número esperado de mujeres, número de viviendas y unidades prirctarias de muestreo (UPM) seleccionadas para la muestra båsica por departamento según årea de residencia, Bolivia 1994 Número esperado de mujeres elegibies Número de viviendas selecciouadas Número de unidades primarias de muestruo Fracciún Capital Total Arca Área de Área Área de depar- Ciudad Área de Departamento Total urbana rurat muestreo Total urbana rural tamento pequefi_aPueblo rural UPMs Altlplano La Paz 2,183 1,355 828 1/185 2,568 1,594 974 90 j Oturo 979 559 420 1/85 1,152 658 494 32 Potosf 885 291 594 1/155 1,041 342 699 13 Valle Chuquisaca 801 252 549 1/100 942 296 646 18 Cochabamba 865 394 471 1/250 1,018 463 555 27 TarOa 887 511 376 1/60 1,043 601 442 19 Llano Santa Cruz 1,407 1,034 373 1/i80 1,655 1,217 438 49 Beni y Pando 723 453 270 1/55 851 533 318 13 1 7 58 156 2 7 22 63 6 2 42 63 0 2 42 62 2 4 30 63 14 1 28 62 11 8 26 94 18 7 24 62 Total 8,730 4,849 3,881 10,270 5,704 4,566 261 54 38 272 625 Nota: Ciudades pequeñas son aquéllas con 10,000 o mis habitantes y pueblos son comunidades con poblaciún entre 2,000 y 9,999. Rural se refiere a localidades de menos de 2,000 habitantes y åreas dispersas qncluye 32 UPMs en El Alto Para la recolección de informacíón en la ENDSA 94 se utilizaron 4 cuestionarios: • Un cuestionario de hogares en cada uno de los hogares visitados en la muestra total • Un cuestionario de mortalidad materna para informantes de ambos sexos en cada uno de los hogares seleccionados en la muestra total • Un cuestionario individual para las mujeres de 15 a 49 a~os de edad en una submuestra de esos hogares en la muestra básica • Uncuesti•nari•s•bredisp•nibilidaddeservici•sdesa•udyp•ani•caci•nfami•iarpara•adauna de las 625 UPMs seleccionadas. En cada comunidad correspondiente a una UPM se visitaron los establecimientos de salud y planificación familiar más cercanos. En el Cuadro A.2 se presenta el tamaño de muestra asignado a cada departamento, para cada uno de los cuestionarios utilizados y el número de entrevistas completas. La población entrevistada con el cuestionario individual (8,603 entrevistas completas) fue identificada en 10,491 hogares seleccionados, donde también se aplicó el cuestionario del hogar. Se seleccionaron además otros 19,622 hogares en los cuales se aplic6 el cuestionario del hogar y otro de mortalidad materna. El número potencial de cuestionarios de mortalídad materna ascendió a 52,818 de los cuales se completaron 50,215. 138 Cuadro A.2 Entrevistas de ho~ates, mortalidad materna e individuales Número de entrevistas de hogares, mortalidad ma~rna e individuales, por departamento según årea de residencia, Bolivia 1994 Hogares en la muestra total t Mortalidad Hogsres y mujeres materna en la muestra b~ísica Unidades Hogares Ho8ares Hogares EnUe- Entre- Ho8ares Hogares Mujeres Mujeres seleccío- polen- encon- eomple- vistas vistas poten- eomple- elegí- entrevis- Departamento nadas 2 ciales ~ trados tos posibles completas ciales ~ tos bles todas Am~A tre.SANA Altiplano La Paz Oruro Potosí Valle Chuquisaca 1,187 1,213 1,107 1,097 2,282 2,243 302 280 305 290 Cochabamba 1.862 1,873 1.742 1,712 3,770 3,639 474 427 485 426 Tanja 2,450 2,423 2,163 2,131 4,765 4,603 606 541 649 616 Llano Santa Cruz 4.595 4,609 4,199 4,147 9,410 9,200 1,223 1,076 1,257 1,174 Beni/Pando 2,046 2,049 1.761 1,667 3.977 3,536 535 437 520 474 Total 17,556 17,688 15,922 15,564 34,470 32,823 5,779 5,116 5,855 5,378 ÁI~A ~tnaAL 3,287 3,357 2,986 2,858 6,213 5,647 1,609 1,414 1,601 1,406 1,331 1,403 1.296 1,288 2,706 2,646 712 640 703 680 798 761 668 664 1,347 1,309 338 301 335 312 AItlplano La Paz Oruro Potosl Valle Chuqmsaca 1.943 1,939 1,777 1,738 3.072 2,991 641 585 468 440 Cochabamba 1,662 1,706 1,5(0 1,461 2,441 2,259 594 492 452 408 Tanja 1,335 1,332 1.183 1.173 2,284 2,199 444 396 415 388 Llano Santa Cruz 1,622 1,650 1,403 1,381 2,918 2,838 441 370 381 335 Beni/Pando 1.180 1,159 944 909 1,860 1,691 304 237 200 186 Total 12,236 12,425 10,773 10,580 18,348 17,392 4,692 3,998 3,461 3,225 POBLACI(íN TOTAL 2,068 2,134 1,768 1,739 2,813 2,609 995 834 716 673 1,016 1,082 872 863 1,093 1,032 562 430 293 277 1,410 1,423 1,326 1,316 1,867 1,773 711 654 536 518 Altlplano La Paz 5,355 5,491 4,754 4,597 9,626 8,256 2,604 2,248 2,317 2,079 Oruro 2,347 2,485 2,168 2,151 3.799 3,678 1,274 1.(Y70 996 957 PotosI 2,208 2,184 1,994 1.980 3,214 3,082 1,049 955 871 830 Valle Chuquisa¢a 3.130 3,152 2,884 2,835 5,354 5,234 943 865 773 730 Cochabamba 3,524 3,579 3.242 3,173 6,211 5.898 1,068 919 937 834 Tarija 3,785 3,755 3,346 3,304 7.049 6,802 1,050 937 1,064 1,004 Llano Santa Cruz 6,217 6,259 5,602 5,528 12.328 12,038 1,664 1,446 1.638 1.509 Beni/Pando 3,226 3.208 2,705 2,576 5.837 5,227 839 674 720 660 Total 29,792 30,113 26,695 26,144 52,818 50,215 10,491 9,114 9,316 8,603 *Los hogares en la muestra total son los de la muestra bâsica mas los adicionales que se calcularon a partir del númc~ de hogares defmidos para la muestra básica de tal manera que la razón entre el número de ho8arcs en la muestra total y la bisica fuesen las siguientes: 2 a 1 en los departamentos del Altiplano y 4 a 1 en los departamentos del Llano y en el ~írca urbana del Valle. En el årca /'oral del Valle se s¢leccionaton 2 hogarcs adicionales por cada hogar seleccionapo en la muestra b~i¢a (para una razún de 3 a 11. ~Direcciones seleccionadas (viviendas y hogares) del listado del marco muestral actualizado iamezliatamente antes de las entrevistas aEn las dírecciones seleccionadas, hogaras potenciales durante el trabajo de campo 139 A.3 Rendimiento de la Muestra En el Cuadro A.3 se presentan las tasas de respuesta en la muestra bdsica por área y región de residencia y en el Cuadro A.4 por departamento, De los 10,491 hogares que fueron seleccionados para la entrevista individual, 9,338 estaban presentes y en 9,114 se logr6 realizar la entrevista, para una tasa de respuesta del 98 por ciento al excluir del cálculo los hogares ausentes, las viviendas desocupadas o destruidas y las no encontradas. De un total de 9,316 mujeres elegibles se logró entrevistar 8,603, obteniéndose una tasa de respuesta de 92 por ciento. La tasa de respuesta combinada fue del 90 por ciento, bastante satisfactoria para este tipo de encuesta, sobre todo tomando en cuenta las difíciles condiciones que presenta Bolivia para el trabajo de campo. A nivel departamental, las mayores tasas se obtuvieron en Oruro y Potosí (94-95 por ciento) y las menores en Beni/Pando, La Paz y Chuquisaca (86-87 por ciento). Las tasas de respuesta en la muestra total de hogares y en la entrevista de mortalidad materna se presentan en el Cuadro A.5 por área y región de residencia y en el Cuadro A.6 por departamento. Las tasas de respuesta a nivel de hogares son similares a las obtenidas en la muestra básica pero las entrevistas de mortalidad se obtuvieron tasas de respuesta mayores que para las entrevistas individuales. Al igual que para la muestra bgsica, las menores tasas de respuesta se obtuvieron en Beni/Pando y en La Paz. A.4 Factores de Ponderación A pesar que la muestra de la ENDSA 94 es autoponderada dentro de cada departamento, se han obtenido factores de ponderación los cuales restituyen la participaci6n real de cada departamento dentro del total muestral. Los factores de ponderación final se presentan en el Cuadro A.7 para las entrevistas individuales y los correspondientes hogares. Para la muestra básica de la ENDSA 94, el conjunto de ponderacionres finales para hogares consiste básicamente de dos componentes: el valor inverso de la fracción de muestreo y el valor inverso de la tasa de respuesta de hogar, donde esta tasa es calculada como el porcentaje de hogares completos entre los hogares contactados al momento de la entrevista. El producto de éstas dos componentes arroja el peso bruto para los hogares de la muestra básica. Es importante resaltar que la primera componente es la más importante en cuanto a su magnitud. Los pesos finales se calcularon haciendo un ajuste por UPMs que no se pudieron completar y estandarizando los factores para que replicaran el total de hogares completos. Similarmente, el conjunto de ponderaciones finales de las entrevistas individuales (a mujeres de 15 a 49 años con residencia de facto) es el producto de las ponderaciones de hogares con el inverso de la tasa de respuesta individual. Para esta encuesta se tuvo un total de 10,270 viviendas seleccionadas que resultó en 10,491 hogares seleccionados del listado con un total 9,338 hogares ocupados y de 9,114 hogares completos, para una tasa de respuesta de hogar del 97.6 por ciento (9,114/9,338). Dentro de los hogares completos se identificaron 9,316 mujeres elegibles (mujeres 15 a 49 años de edad) con un total de 8,603 entrevistas completas, es decir una tasa de respuesta individual de 92.3 por ciento (8,603/9,316). Los factores teóricos de ponderación para las entrevistas de mortalidad materna y para el total de hogares se presentan en el Cuadro A.8 y los factores finales por UPM y departamento en los Cuadros A.9 a A. 16. Los factores finales por UPM reflejan ajustes que se hicieron debido a que en algunos casos las razones de sobremuestreo inicialmente especificadas (véase la nota al pie de la página 139) fueron modificadas durante el trabajo de campo para controlar el tamaño esperado de la muestra y en otros casos fueron aplicadas incorrectamente. Los factores también incorporan ajustes para tener en cuenta las tasas de respuesta en los 30,113 hogares en la muestra total y en las 52,818 posibles entrevistas de mortalidad materna. 140 Cuadro A.3 Tasas de respuesta en la muestra básica de la ENDSA 94 por årea y regi6n de residencia Tasas de respuesta en la encuesta de hogares y en la encuesta individual en la muestra båsica por área y regi6n de re- sidencia, Bolivia 1994 Total ~rea Regi6n Porten- Alti- Resultado Número taje Urbana Rural plano Valle Llano Hogares potenciales 10,491 100.0 5,799 4,692 4,927 3,061 2,503 Entrevistacompleta 9,114 86.9 88.2 85,2 86,7 88.9 84.7 Hogar sin adulto 58 0.6 0.5 0.6 0.4 0.5 1,0 Hogar ausente 565 5.4 4.8 6.1 4.2 4.9 8.4 Entrevista parcial 3 0.0 0,0 0.0 0.0 0.0 0.0 Vivienda vacante 509 4.9 3.9 6.0 6.3 4.0 3,1 Vivienda destruida 11 0.1 0.1 0.1 0.1 0.0 0.1 Vivienda no encontrada 31 0.3 0.2 0.4 0.3 0.3 0.3 Rechazo 132 1.3 1.6 0.8 1.3 1,0 1.5 Otro resultado 68 0.6 0.5 0.8 0.6 0.5 0.9 Mujeres elegibles 9,316 100.0 5,855 3,461 4,184 2,774 2,358 Entrevista completa 8,603 92.3 91.9 93.2 92,4 92.6 92.0 Mujer ausente 401 4,3 4.7 3,7 5,0 4.1 3.2 Entrevista postergada 18 0.2 0.3 0.1 0,2 0.3 0.0 Rechazo 156 1.7 1,8 1.5 1.3 1.6 2.4 Entrevista parcial 15 0.2 0.2 0.1 0,1 0.2 0.2 Otro resultado 123 1.3 1.2 1.5 0,9 1.2 2.2 Tasas de respuesta Hogares NA 97.6 97.3 98.0 97.7 98.0 96.8 Mujeres NA 92.3 91.9 93.2 92.4 92.6 92.0 Total NA 90.1 89.4 91.3 90.3 90.7 89.0 NA: No aplicable Cuadro A.4 Tasas de respuesta en la muestra básica de la ENDSA 94 por departamento Tasas de respuesta en la encuesta de hogares y en la encuesta individual en la muestra básica por departamento, Bolivia 1994 Total Departamento Porcen- Chuqui- Cocha- Santa Beni/ Resultado Número taje La Paz Oruro Potosl saca bamba Tarija Cruz Pando Hogares potenciales 10,491 100.0 2,604 1,274 1,049 943 1,068 1,050 1,664 839 Entrevista completa 9,114 86.9 86.3 84.0 91.0 91.7 86.0 89.2 86.9 80.3 Hogar sin adulto 58 0.6 0.4 0.3 0.5 0.1 0,8 0.4 0.4 2.1 Hogar ausente 565 5.4 3.8 4.3 5.0 3.5 5.1 5.9 6.7 11.8 Entrevista parcial 3 0.0 0.0 0.1 0.0 0.0 0.0 0.0 0,0 0.1 Vivienda vacante 509 4.9 6.5 10.0 1.4 3.0 5.5 3.2 3.9 1.4 Vivienda destmida 11 0.1 0.3 0.0 0.0 0.0 0,1 0.0 0.1 0.1 Vivienda no encontrada 31 0.3 0.3 0.0 0.6 0.3 0.0 0.6 0.0 0.8 Rechazo 132 1.3 2.2 0.5 0.0 1.1 1.7 0,4 1.3 1.9 Otro resultado 68 0.6 0.3 0.7 1.5 0.3 0.7 0.3 0.7 1.3 Mujeres elegibles 9,316 100.0 2,317 996 871 773 937 1,064 1,638 720 Entrevista completa 8,603 92.3 89.7 96.1 95.3 94.4 89.0 94.4 92.1 91.7 Mujer ausente 401 4.3 7.1 1.9 3.2 3.9 6.3 2.4 3. i 3.3 Entrevísta postergada 28 0.2 0.3 0.0 0.2 0.0 0.9 0.0 0.1 0.0 Rechazo 156 1.7 2.0 0.8 0.1 0.6 2.6 1.4 3.1 0.7 Entrevlstaparc»al 15 0.2 0.1 0.4 0.0 0.1 0.2 0.2 0.1 0.3 Otro resultado 123 1.3 0.8 0.8 1.1 0.9 1.1 1.6 1.5 4.0 Tasas de respuesta Hogares NA 97.6 96.7 98.9 98.9 98.4 97.1 98.5 98.1 94.1 Mujeres NA 92.3 89.7 96.1 95,3 94.4 89.0 94.4 92.1 91.7 Total NA 90.1 86.8 95.0 94.2 92.9 86.5 93.0 90.4 86.3 NA: No aplicable 141 Cuadro A.5 Tasas de respuesta en la muestra total de la ENDSA 94 por ~rea y re~ión de residencia Tasas de respuesta en la encuesta de hogares y en la encuesta de mortalidad materna en la muestra total por ,'í.rea y regidn de residencia, Bolivia 1994 Total Área Regi6n Poreen- Alti- Result~o Número taje Urbana Rural plano Valle Llano Hogar~ potenciales 30,113 100.0 17,688 12,425 10,160 10,486 9,467 Entrevista completa 26,144 86.8 88.0 85.2 85.9 88.8 85.6 Parcialmente completa 10 0.0 0.0 0,0 0,0 0.0 0.0 Hogar sm adulto 125 0.4 0,4 0.5 0.3 0.3 0.6 Hogar ausente 1,699 5.6 4.9 6.7 5.0 4,9 7.1 Vivienda vacante 1,381 4.6 4.1 5.3 6.2 3.9 3.7 Vivienda destruirla 30 0,1 0. I 0. I 0. I 0.0 0.2 Vivienda no encontrada 98 0.3 0.4 0.3 0.3 0.2 0.5 Rechazo 318 1.1 1.2 0.8 1.2 0.9 1.0 Otro resultado 308 1.0 0.9 1.2 1.0 0.8 1.3 Personas elegibles para mortalidad materna ~2,818 100.0 34,470 18,348 16,039 18,614 18,165 Entrevista completa 50, 215 95.1 95.2 94.8 93. 6 96.3 95.0 Persona ausente 1,953 3.7 3.6 3.9 5.1 2.5 3.7 Rechazo 266 0.5 0.6 0.4 0.8 0.4 0.4 Otro resultado 384 0.7 0.6 0.9 0.5 0.7 0.9 Tasa de respuesta ~A 93.1 93.1 93.1 91.6 94.7 92.7 Hogar ~ NA 97.9 97.8 98.2 97.9 98.3 97.6 Mortalidad materna: NA 95.1 95.2 94.8 93.6 96.3 95.0 NA: No aplicable tCalculada, no con relaci6n al total de hogares, sino con relaci6n a las entrevistas posibles (hogares encontrados): entrevista completa, pareialmente completa, hogar sin adulto, vivienda no encontrada y rechazo. 2Calculada con relaci6n a las personas elegibles para mortalidad materna Cuadro A.6 Tasas de respuesta en la muestra total de la ENDSA 94 por departamento Tasas de respuesta en la encuesta de hogares y en la encuesta de mortalidad materna en la muestra total por departamento, Bolivia 1994 Total Departamento Porcen- Chuqui- Cocha- Santa Beni/ Resultado Número taje La Paz Oruro Potosí saca bamba Tarija Cruz Pando Hogares potenciales 30,113 100.0 5,491 2,485 2,184 3,152 3,579 3,755 6,259 3,208 Entrevista completa 26,144 86.8 83.7 86.6 90.7 89.9 88.7 88.0 88.3 80.3 Parcialmente completa I0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 0.0 Hogar sin adulto 125 0.4 0.4 0.2 0.3 0A 0.5 0.3 0.2 1.5 Hogar ausente 1,699 5.6 5.0 4.8 5.3 3.8 4.7 6.1 5.3 10.7 Vívmnda vacante 1,381 4.6 7.7 6.8 1.5 4.0 3,9 3 7 4.1 2.9 Vivienda destruida 30 0.1 0,1 0.1 0.0 0.0 0.0 0.0 0. l 0.2 Vivienda no encontrada 98 0.3 0.4 0.0 0.3 0.2 0.0 0.5 0.1 1.2 Rechazo 318 1.1 2.0 0.4 0.0 1.2 1.4 0.3 0 8 1.4 Otro resultado 308 1.0 0.6 1.0 1.9 0.7 0.8 1.0 0.9 1.9 Mujeres elegibles 53,818 100.0 9,026 3,799 3,214 5,354 6,211 7,049 12,328 5,837 Entrevista completa 50,215 95,1 91.5 96.8 95.9 9Z8 95.0 96.5 9Z6 89.5 Mujer ausente 1,953 3.7 6.8 2.4 3.3 1.7 3.6 2.3 1.3 8.7 Rechazo 266 0.5 1.2 0.4 0.1 0.1 0.6 0.4 0.4 0.3 Otro resultado 384 0.7 0.5 0.3 0.7 0,5 0,8 0.8 0.6 1.5 Tasa de respuesta NA 93.1 88.4 96.1 95.2 96.1 92.9 95.3 96.4 85.3 Hogar t NA 97.9 96.7 99.2 99.3 98,3 97.9 98.7 98.7 95.2 Mujeres 2 NA 95.1 91.5 96.8 95.9 97.8 95.0 96.5 97.6 89,5 NA: No aplicable ~Calculada, no con relaci6n a los hogares totales, sino con relaci6n a las entrevistas posibles (hogares encontrados): entrevista completa, ~rcialmente completa, hogar sin adulto, vivienda no encontrada y rechazo. alculada con relaci6n a las personas elegtbles para mortalídad materna 142 Cuadro A.7 Factores de nonderaci6n naru la muestra båsica on la ENDSA 94 Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogar y las entrevistas individuales en la muestra båsica, por de- partamento, Bolivia 1994 Entrevistas Entrevistas Departamento de hogar individuales Altlplano La Paz 1.300455 1.333928 Oruro 0.569462 0.545479 Potosl 1.038743 1.003261 Valle Chuquisaca 0.673248 0.656142 Coehabamba 1.732476 1.791457 TarÖa 0.403454 0.393521 Llano Santa Cruz 1.215638 1.214492 Beni/Pando 0.413792 0.415467 Cuadro A.8 Factores te6ricos de nonderación nata la muestra total de ho~ares y mortalidad materna en la ENDSA 94 Factores teóricos de ponderación para las entrevistas de hogar y para las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total, por departamento y área de residencia, Bolivia 1994 Entrevistas Entrevistas de de hogar mortalidad materna Área Área Area Atea Departamento urbana rural urbana rural Aitlplano La Paz 2.201165715 2.141942654 2.398901820 2.287597750 Oruro 0.974005695 0.978088262 0.986678392 1.026111796 PotosI 1.775797800 1.778577382 1.810079422 1.855173431 Valle Chnquisaca 0.383065615 0.582185108 0.386043021 0.592300445 Cochabamba 0.965642955 1.461519077 0.990950679 1.564343800 Tarija 0.231183320 0.344557271 0.237057989 0.354493648 Llano Santa Cruz 0.691857291 0.694174530 0.700962018 0.706997275 Beni y Pando 0.220555871 0.216821816 0.245718653 0.236237307 143 Cuadro A.9 Factores finales de ponderaci6n para las entrevis- tas de hogar y de mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de La Paz Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna para el departamento de La Paz, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubicaci6n de hogar materna 2001-2023 CAP 2.211457584 2.405870536 2024- CAP 2.010415985 2,187155033 2025-2058 CAP 2.211457584 2.405870536 2059-2073 UAL 2,211457584 2,405870536 2074- UAL 2.457175093 2.673189484 2075-2090 UAL 2.211457584 2.405870536 2091- URR 1.053075040 1.145652636 2092- URR 1.105728792 1 202935268 2093- URR 2.211457584 2,405870536 2094- URR 1.105728792 1.202935268 2095- URR 2.211457584 2.405870536 2096-2098 URR 1.105728792 1.202935268 2099-2102 RUR 2.311361886 2.464187069 2103- RUR Rechazo 2104-2105 RUR 2.311361886 2.464187069 2106- RUR 1.155680943 1.232093534 2107-2108 RUR 2.311361886 2.464187069 2109- RUR 1.155680943 1.232093534 2110-2113 RUR 2.311361886 2.464187069 2114- RUR Rechazo 2115- RUR 2.311361886 2.464187069 2116- RUR Rechazo 2117- RUR 2.311361886 2.464187069 2118- RUR 2.101238078 2.240170062 2119-2122 RUR 2.311361886 2.464187069 2123- RUR 1.155680943 1,232093534 2 124- RUR Rechazo 2125- RUR 2.568179873 2.737985632 2126- RUR 2.311361886 2.464187069 2127- RUR 2.101238078 2.240170062 2128- RUR 2.311361886 2.464187069 2129- RUR 1.155680943 1.232093534 2130-2148 RUR 2.311361886 2.464187069 2149- RUR 1 155680943 1.232093534 2150- RUR 2.101238078 2.240170062 2151- RUR 2.101238078 2.240170062 2152-2153 RUR 2.311361886 2.464187069 2154- RUR 1.155680943 1.232093534 2155- RUR 2.311361886 2.464187069 2156- RUR 2.568179873 2.737985632 CAP: Capital; UAL: El Alto (también urbano); URR" Resto urbano; RUR: Rural 144 Cuadro A.10 Factores finales de ponderación para las entre- vistas de ho~ar v de mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Oruro Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total para el departamento de Oruro, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubicaei6n de hogar materna 4001-4030 CAP 0.978559800 0.989544654 4031- CAP 1.087288667 1,099494060 4032- CAl ) 0.978559800 0.989544654 4033-4039 URR 0.978559800 0.989544654 4040- URR 0.489279900 0.494772327 4041- URR 0.978559800 0.989544654 4042-4043 RUR 0.982661456 1.029092611 4044- RUR 0.893328596 0.935538737 4045- RUR 0.893328596 0.935538737 4046-4053 RUR 0.982661456 1.029092611 4054- RUR 0.893328596 0.935538737 4055-4056 RUR 0.982661456 1.029092611 4057- RUR 0.893328596 0.935538737 4058- RUR 0.491330728 0.514546305 4059- RUR 0.982661456 1.029092611 4060- RUR 1.091846062 1.143436234 4061~063 RUR 0.982661456 1.029092611 CAP: Capital; URR: Resto urbano; RUR: Rural Cuadro A. I I Factores finales de ponderación para las entre- vistas de hogar v de mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Potosl Factores finales de ponderaci6n para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total para el departamento de Potosí, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubicaei6n de hogar materna 5001-5013 CAP 1.784100800 1.815337632 5014- URR 0.892050400 0.907668816 5015- URR 1.784100800 1.815337632 5016-5021 URR 0.892050400 0.907668816 5022- RUR 1.786893379 1.860562638 5023- RUR 1.191262252 1.240375092 5024- RUR 1.786893379 1.860562638 5025- RUR 1.985437088 2.067291820 5026-5037 RUR 1.786893379 1.860562638 5038- RUR 1.624448526 1.691420580 5039-5045 RUR 1.786893379 1.860562638 5046- RUR 1.624448526 1.691420580 5047-5050 RUR 1.786893379 1.860562638 5051- RUR 2.978155632 3.100937730 5052-5062 RUR 1.786893379 1.860562638 5063-5063 RUR 1.489077816 1.550468865 CAP: Capital; URR: Resto urbano; RUR: Rural 145 Cuadro A. 12 Factores t'males de oonderaci6n vara las entre- vistas de ho~ar v de mortalidad materna en la ENDSA 94 oara el departamento de Chuouisaca Factores finales de ponderaci6n para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total para el departamento de Chuquisaca, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubieaci6n de hogar materna 1001-1016 CAP 0.384856694 0.387164461 1017- CAP 0.372441962 0.374675285 1018- CAl> 0.384856694 0.387164461 1019- URR 0.384856694 0.387164461 1020- URR 0.360803151 0.362966682 1021- RUR 0.557054475 0.565734338 1022-1029 RUR 0.584907199 0.594021054 1030- RUR 0.615691788 0.625285321 1031- RUR 0.584907199 0.594021054 1032- RUR 0.557054475 0.565734338 1033- RUR 0.649896887 0.6450023394 1034- RUR 0.688126116 0.698848299 1035- RUR 0.557054475 0.565734338 1036- RUR 0.584907199 0.594021054 1037- RUR 0.615691788 0.625285321 1038-1039 RUR 0.584907199 0.594021054 1040- RUR 0.615691788 0.625285321 1041- RUR 0.584907199 0.594021054 1042-1043 RUR 0.557054475 0.565734338 1044-1057 RUR 0.584907199 0.594021054 1058- RUR 0.649896887 0.660023394 1059- RUR 0.584907199 0.594021054 1060- RUR 0.615691788 0.625285321 1061- RUR 0.584907199 0.594021054 1062- RUR 0.389938132 0.396014036 CAP: Capital; URR: Resto urbano; RUR: Rural Cuadro A.13 Factores f'males de oonderaci6n vara las entre- vistas de ho~ar v de mortalidad materna en la ENDSA 94 oara el departamento de Cochabamba Factores finales de pondera¢i6n para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total para el departamento de Cochabamba, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubicaci6n de hogar materna 3001- CAP 0.970157959 0.993829352 3002- CAP 1.039454956 1.064817163 3003-3012 CAP 0.970157959 0.993829352 3013- CAP 0.938862541 0.961770340 3014-3027 CAP 0.970157959 0.993829352 3028- URR 0.746275353 0.764484117 3029-3033 URR 0.970157959 0.993829352 3034-3041 RUR 1.518985470 1.622987749 3042- RUR 1.446652828 1.545702618 3043- RUR 1.518985470 1.622987749 3044- RUR 1.598932074 1.708,108157 3045-3050 RUR 1.518985470 1.622987749 3051 - RUR Razones de seguridad 3052- RUR 1.598932074 1.708408157 3053- RUR 1.446652828 1.545702618 3054- RUR 1.518985470 1.622987749 3055- RUR t.519985470 1.622987749 3056- RUR 1.787041729 1.909397352 3057- RUR 1.518985470 1.622987749 3058- RUR 1.446652828 1.545702618 3059- RUR 1.598932074 1.708408157 3060- RUR 1.518985470 1.622987749 3061- RUR 1.446652828 1.545702618 3062- RUR 1.518985470 1.622987749 3063- RUR 1.518985470 1.622987749 CAP: Capital; URR: Resto urbano; RUR: Rural 146 Cuadro A.14 Factores finales de ponderaci6n vara las entre- vistas de hogar y de mortalidad materna en la ENDSA 94 vara el departamento de Tariia Factores finales de ponderaci6o para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total para el departamento de Tarija, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubicación de hogar materna 6001-6005 CAl) 0.232264251 0.237746633 6006- CAP 0.224771856 0.230077387 6007-6011 CAP 0.232264251 0.237746633 6012- CAP 0.240273364 0.245944793 6013- CAP 0.248854555 0.254728535 6014-6019 CAP 0.232264251 0.237746633 6020- URR 0.232264251 0.237746633 6021- URR 0.174198188 0.178309975 6022- URR 0.232264251 0.237746633 6023- URR 0.174198188 0.178309975 6024-6026 URR 0132264251 0.237746633 6027- URR 0.240273364 0.245944793 6028-6029 URR 0.232264251 0.237746633 6030- URR 0.240273364 0.245944793 6031- URR 0.232264251 0.237746633 6032- URR 0.199083644 0.203782828 6033- URR 0.232264251 0.237746633 6034- URR 0.193553543 0.198122194 6035- RUR 0.346168298 0.355523438 6036- RUR 0.301015912 0.309150816 6037-6043 RUR 0.346168298 0.355523438 6044- RUR 0.329684094 0.338593751 6045- RUR 0.346168298 0.355523438 6046- RUR 0.329684094 0.338593751 6047-6049 RUR 0.346168298 0.355523438 6050- RUR 0.364387683 0.374235198 6051- RUR 0.329684094 0.338593751 6052-6056 RUR 0.346168298 0.355523438 6057- RUR 0.329684094 0.338593751 6058-6062 RUR 0.346168298 0.355523438 CAP: Capital; URR: Resto urbano; RUR: Rural 147 Cuadro A.15 Factores finales de ponderaci6n para las entre- vistas de ho~ar v de mortalidad materna en la ENDSA 94 para el departamento de Santa Cruz Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total para el departamento de Santa Cruz, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubicaci6n de hogar materna 7001- CAl ) 0.992988814 1.004283265 7002-7003 CAP 1.042638255 1.054497428 7004- CAP 1.097513952 1.109997293 7005-7007 CAP 1.042638255 1.054497428 7008-7013 CAP 0.695092170 0.702998285 7014- CAP 0.947852959 0.958634026 7015-7032 CAP 0.695092170 0.702998285 7033- CAP 1.042638255 1.054497428 7034- CAP 0,719060865 0.727239606 7035-7038 CAP 0.695092170 0.702998285 7039- CAP 1.097513952 1.109997293 7040-7049 CAP 0.695092170 0.702998285 7050- URR 0.695092170 0.702998285 7051- URR 1.042638255 1.054497428 7052- ORR 0.521319127 0.527248714 7053- URR 0.534686284 0.540767912 7054- URR 0.695092170 0.702998285 7055- URR 1.042638255 1.054497428 7056- URR 0.719060865 0,727239606 7057-7062 URR 1.042638255 1,054497428 7063-7065 URR 0.695092170 0.702998285 7066- URR 1.042638255 1,054497428 7067- URR 0.695092170 0,702998285 706g- URR 1.042638255 1.054497428 7069- RUR 0,550594929 0,559777164 7070-7072 RUR 0.523065183 0,531788306 7073- RUR 1.046130366 1.063576612 7074- RUR 0.996314634 1,012930106 7075- ROR 0.721469218 0,733501111 7076-7077 RUR 1.046130366 1,063576612 7078- RUR 0.697420244 0309051074 7079- RUR 1.046130366 1.063576612 7080- RUR 0,697420244 0309051074 7081- RUR 0.747235975 0.759697580 7082- RUR 0,697420244 0.709051074 7083-7087 RUR 1.046130366 1,063576612 7088- RUR I. 162367073 1.181751791 7089-7091 RUR 0.697420244 0.709051074 7092- RUR 1.046130366 1.063576612 7093-7094 RUR 0.697420244 0.709051074 CAP: Capital; URR: Resto urbano; RUR: Rural 148 Cuadro A.16 Factores finales de oonderaci6n nara las entre- vistas de hogar y de mortalidad materna en la ENDSA 94 para los denartamentos de Beni y Paodo Factores finales de ponderación para las entrevistas de hogar y las entrevistas de mortalidad materna en la muestra total para los departamentos de Beni y Pando, Bolivia 1994 Entrevistas de Número de Entrevistas mortalidad la UPM Ubicaci6n de hogar matarna 8001- CAP 0.221587112 0.246432456 8002- CAP 0.201442829 0.224029505 8003-8011 CAP 0.221587112 0.246432456 8012- CAP 0.229228047 0.254930127 8013- CAP 0.221587112 0.246432456 8014- URR 0.346229862 0.385050713 8015-8019 URR 0.230819908 0.256700475 8020- URR Falta de acceso 8021- URR 0.230819908 0.256700475 8022- URR 0,346229862 0.385050713 8023-8024 URR 0.230819908 0.256700475 8025- URR 0.346229862 0.385050713 8026-8028 URR 0.230819908 0.256700475 8029- URR 0.223374105 0.248419814 8030- URR 0.230819908 0.256700475 8031- URR 0.223374105 0,248419814 8032-8033 URR 0,230819908 0.256700475 8034- URR 0.346229862 0.385050713 8035-8036 URR 0.230819908 0.256700475 8037- URR 0.346229862 0.385050713 8038- URR 0.230819908 0.256700475 8039- RUR Falta de acceso 8040- RUR 0.248954969 0.270769791 8041- RUR 0.240924163 0.262035281 8042- RUR 0,373432454 0.406154686 8043- RUR 0.266737467 0.290110490 8044- RUR 0.207462474 0.225641492 8045- RUR Falta de acceso 8046- RUR 0.226322699 0.246154355 8047- RUR 0.240924163 0.262035281 8048- RUR 0.248954969 0.270769791 8049- RUR 0.393086793 0.427531249 8050- RUR 0.373432454 0.406154686 8051- RUR 0.393086793 0.427531249 8052- RUR 0.219666149 0.238914521 8053- RUR 0.257539623 0.280106680 8054- RUR Falta de acceso 8055- RUR 0.257539623 0.280106680 8056- RUR 0.248954969 0.270769791 8057- RUR 0.240924163 0.262035281 8058- RUR 0.257539623 0.280106680 8059- RUR 0.248954969 0.270769791 8060- RUR 0.287255733 0.312426682 8061-8062 RUR 0.248954969 0.270769791 CAP: Capital; URR: Resto urbano; RUR: Rural 149 150 APÉNDICE B LA PRECISIÓN DE LOS RESULTADOS: LOS ERRORES DE MUESTREO APÉNDICE B LA PRECISIÓN DE LOS RESULTADOS: LOS ERRORES DE MUESTREO Por tratarse de una encuesta por muestreo, los resultados de la ENDSA 1994 que se incluyen en el presente informe son estimaciones que están afectadas por dos tipos de errores: aquellos que se producen durante las labores de recolección y procesamiento de la informaci6n (que se denominan usualmente errores no muestrales) y los llamados errores de ruuestreo, que resultan del hecho de haberse entrevistado sólo una muestra y no la población total. El primer tipo de error incluye la falta de cobertura de todas las mujeres seleccionadas, errores en la formulación de las preguntas y en el registro de las respuestas, confusión o incapacidad de las mujeres para dar la información y errores de codificación o de procesamiento. En el presente estudio se trató de reducir a un minimo este tipo de errores a través de una serie de procedímientos que se emplean en toda encuesta bien diseñada y ejecutada, como son: el diseño cuidadoso y numerosas pruebas del cuestionario, buena capacitación de las entrevistadoras, supervisión intensa y permanente del trabajo de campo, supervisi6n apropiada en la etapa de codificación, y procesamiento de los datos y limpieza cuidadosa del archivo. Los elementos de juicio disponibles señalan que este tipo de errores se mantuvo dentro de márgenes razonables en la ENDSA 1994. En lo que sigue no se hará más referencia a los errores ajenos al muestreo sino únicamente a los llamados errores de muestreo. La muestra de mujeres estudiadas en la ENDSA 1994 no es sino una de la gran cantidad de muestras del mismo tamaño que sería posible seleccionar de la población de interés utilizando el diseño empleado. Cada una de ellas habría dado resultados en alguna medida diferentes de los arrojados por la muestra usada. La variabilidad que se observaría entre todas las muestras posibles constituye el error de muestreo, el cual no se conoce pero puede ser estimado a partir de los datos suministrados por la muestra realmente seleccionada. El error de muestreo se mide por medio del error estándar, El error estándar de un promedio, porcentaje, diferencia o cualquier otra estadística calculada con los datos de la muestra se define como la raíz cuadrada de la varllanT-q de la estadística y es una medida de su variación en todas las muestras posibles. En consecuencia, el error estándar mide el grado de precisión con que el promedio, porcentaje, o estadística basado en la muestra, se aproxima al resultado que se habria obtenido si se hubiera entrevistado a todas las mujeres de la población bajo las mismas condiciones. El error estándar puede ser usado para calcular intervalos dentro de los cuales hay una determinada confianza de que se encuentra el valor poblacional. Así, si se toma cierta estadistica calculada de la muestra (un porcentaje, por ejemplo) y se le suma y resta dos veces su error estándar, se obtiene un intervalo al cual se le asigna una confianza de 95 por ciento de que contiene, en este caso, el porcentaje poblacional, Si las mujeres incluidas en la muestra hubieran sido seleccionadas en forma simple al azar, podrían utilizarse directamente las fórmulas muy conocidas que aparecen en los textos de estadística para el cálculo de errores estándar y límites de confianza y para la realización de pruebas de hipótesis. Sin embargo, como se ha señalado, el diseño empleado es complejo, por lo cual se requiere utilizar fórmulas especiales que consideran los efectos de la estratificaci6n y la conglomeración. Ha sido posible realizar estos cálculos para un cierto grupo de variables de interés especial, empleando la metodología, actualmente incorporada en ISSA, del programa CLUSTERS (Computation 153 and Listing of Useful Statistics on Errors of Sampling), un programa de computador desarrollado por la Encuesta Mundial de Fecundidad (WFS), apropiado para el análisis estadístico de muestras complejas como la de la ENDSA 1994. El programa CLUSTERS maneja el porcentaje o promedio de interés como una razón estadística r = y/x, en donde tanto el numerador y como el denominador x son variables aleatorias. El cálculo de la varianza de r lo hace CLUSTERS utilizando la fórmula que seguidamente se indica y el error estándar tomando la raíz cuadrada de esa varianza: x 2 »1 "h-1 ~zh2í- i=l ni h en donde z~ = Ybl - r ,xu y en forma análoga z h = Yh - r*xb, el subíndice h representa los estratos y varia de 1 a H, m b es el número de conglomerados en el estrato h, las cantidades YhJ Y Xhj son la suma de los valores de la variable y el número de casos (mujeres) en el conglomerado i del estrato la, respec- tivamente. Finalmente, f representa la fracción de muestreo, la cual es ignorada por el programa CLUSTERS. Además del error estándar, CLUSTERS calcula el efecto del diseño, EDIS, el cual se define como la razún entre el error eståndar correspondiente al diseño empleado (EE) y el error estándar que se obtiene tratando la muestra como si hubiera sido aleatoria simple (EEmas): EDIS= EE / EEmas. Un valor de EDIS igual a 1.0 indicaría que el diseño utilizado es tan eficiente como uno simple al azar del mismo tamaño, mientras que un valor superior a 1.0 indicaría que el uso de conglomerados produjo una varianza superior a la que se habría obtenido con una muestra simple al azar del mismo tamaño. En el Cuadro B. 1 se listan las 38 variables para las cuales se han calculado los errores de muestreo. Se indica allí el tipo de estimador utilizado y la población de referencia. En los Cuadros B.2.1 a B.2.17 se presentan los resultados para la población total y para distintos subgrupos poblacionales. Para cada variable se incluye el correspondiente valor estimado V (sea un promedio o un porcentaje), el error estándar y el número de casos (sin ponderar y ponderados) para los cuales se investig6 la característica considerada. Además del error estándar, en el cuadro aparecen también el efecto del diseño (EDIS), el error relativo (EE/V) y el intervalo con 95 por ciento de confianza que contenga el verdadero valor. El exámen de los cuadros revela que, en general, los errores estándar son pequeños y que por ello la muestra puede calificarse como bastante precisa; esto es especialmente claro en la antepenúltima columna donde aparecen los errores relativos. N6tese que los efectos del diseño tienden a aumentar para las clasificaciones geográficas y a disminuir para clasificaciones que cruzan toda la muestra, como es la edad. Para ilustrar el uso de las cifras en éste Apúndice, considérese la variable residencia urbana, que tiene un valor estimado de 0.625 con un error estándar de 0.008 para la población total en el Cuadro B.2.1, Si se desea un intervalo de confianza del 95 por ciento, lo que se hace es sumarle y restarle al promedio dos veces el error estándar: 0.625 + (2 x 0.008), lo que produce el intervalo de 0.608 a 0.642 de las dos últimas columnas. Esto significa que se tiene una confianza de 95 por ciento de que el valor de la proporciún de la poblaciún con residencia urbana en la población total se encuentra entre esos valores que arroja la muestra. 154 Caadro lt.1 Variables seleccionadas para el cálculo de los errores de mnestreo Variables, tipo de estimaci6n y poblaci6n base para el cálculo de los errores de muestren, Bolivia 1994 Variable Estimación Poblaci6n base Residencia urbana Proporci6n Mujeres de 15-49 años Sin instrucci6n Educaci6n secundaria o más Trabaja actualmente Promedio de nacidos vivos 15-49 Promedio de nacidos vivos 40-49 Promedio de sobrevivientes 15-49 Conoce m6todo anticonceptivo Conoce método moderno Alguna vez us6 anticonceptivos Proporci6n Mujeres de 15-49 años Proporci6n Mujeres de 15-49 años Proporción Mujeres de 15-49 años Promedio Mujeres de 15-49 años Promedio Mujeres de 40-49 años Promedio Mujeres de 15-49 años Proporci6n Actualmente unidas Proporci6n Actualmente unidas Proporción Actualmente unidas Actualmente usa anticonceptivos Proporci6n Usa m6tudo moderno actualmente Proporci6n Usa pñdora actualmente Proporci6n Usa DIU actualmente Proporción Usa cond6n actualmente Proporción Usa esterilizaci6n Proporei6n Usa ritmo actualmente Proporción Sector público como fuente del m6todo Proporci6n No desea más hijos Desea esperar 2 años o más Tamaño ideal de familia Atención prenatal Vacuna antitet~ica Atenci6n médica al parto Proporción Proporci6n Promedio Proporción Proporci6n Proporci6n Actualmente unidas Actualmente unidas Actualmente unidas Actualmente unidas Actualmente unidas Actualmente unidas Actualmente unidas Actualmente usan m6tudos Actualmente unidas Actualmente unidas Mujeres de 15-49 anos con respuesta num6rica Nacidos en los últimos 3 años Nacidos en los últimos 3 años Nacidos en los últimos 3 anos Con respiración aguda últimas 2 semanas Proporci6n Niños de 1-35 meses Con fiebre últimas 2 semanas Proporci6n Niños de 1-35 meses Niños con diarrea últimas 2 semanas Proporción Recibi6 tratamiento de SRO Proporci6n Recibí6 tratamiento medico Proporci6n Niños de 1-35 meses Niños con diarrea 2 semanas que precedieron la encuesta Niños con diarrea 2 semanas que precedieron la encuesta Niños con tarjeta Proporci6n Niños de 12-23 meses Niños que recibieron BCG Proporci6n Niños de 12-23 meses Niños que recibieron DPT (3 dosis) Proporción Niños de 12-23 meses Niños que recibieron Polio 0 dosis) Proporci6n Niños de 12-23 meses Recibieron vacuna antisarampionosa Proporci6n Niños de 12-23 meses Recibieron todas las vacunas Proporción Niños de 12-23 meses Peso para la edad 2 DE por debajo Proporci6n Talla para la edad 2 DE por debajo Proporción Peso para la talla 2 DE por debajo Proporci6n Niños de 0-35 meses con medici6n » Niños de 0-35 meses con medici6n ~ Niños de 0-35 meses con medici6n j tLos valores de la columna "valor estimado" en los Cuadros B.2. ! a B.2.17 son ligeramente diferentes a los de los Cuadros 9.5 y 9.6 del Capítulo 9 porque estos últimos cuadros no incluyen los niños menores de 3 meses 155 Cuadro B.2.1 Errores de muestren nata la noblaei6n total Valor estimado, error eståndar, efecto del disefio, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Número de casos Variable Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado est~indar ponderar rados disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .625 .008 8,603 8,603 Sin instmcci6n .121 .005 8,603 8,603 Educaci6n secundaria o mås .522 .010 8,603 8,603 Trabaja actualmente .581 .007 8,601 8,601 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.749 .036 8,603 8,603 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.569 .102 1,559 1,557 Promedio de sobrevivientes 15-49 2,296 .028 8,603 8,603 Conoce método anticonceptivo Conoce método moderno Alguna vez us6 anticonceptivos Actualmente usa auftconcepftvos Usa método moderno actualmente Usa plldora actualmente Usa DIU actualmente Usa cond6n actualmente Usa esterilizaci6n Usa ritmo actualmente Sector público como fuente No desea mås hijos Desea esperar 2 a~os o más Tamaño ideal de familia Atenci6n prenatal Vacuna antitetånica Atenci6n m¢~dica al parto Respiración aguda últimas 2 semanas Con fiebre últimas 2 semanas Niflos con diarrea últimas 2 semanas Recibi6 tratamiento de SRO Recibí6 tratamiento médico Niilos con tarjeta Nihos que recibieron BCG Nifios que recibieron DPT (3 dosis) Nifios que recibieron polio (3 dosis) Recibieron vacuna antisarampionosa Recibieron todas las vacunas Peso para la edad 2 DE por debajo Talla para la edad 2 DE por debajo Peso para la talla 2 DE por debajo 1.602 .013 .608 .642 1.461 .043 .111 .131 1.800 .019 .503 .542 1,302 .012 .567 .595 1.172 .013 2.676 2.821 1,249 .018 5.365 5.773 1.122 .012 2,240 2,352 • 845 .008 5,327 5,334 1,672 .010 ,829 .862 • 767 .010 5,327 5,334 1,712 .013 .747 .787 • 656 .009 5,327 5,334 1.327 .013 .639 .673 .453 .009 5,327 5,334 1.283 .019 .436 .471 .178 .007 5,327 5,334 1.378 .041 .163 .192 .028 .002 5,327 5,334 1.076 .087 .023 .033 .081 .005 5,327 5,334 1.267 .059 .071 .090 .013 .002 5,327 5,334 1.252 .148 .009 .017 .046 .003 5,327 5,334 1.132 .071 .040 .053 .220 .007 5,327 5,334 1.179 .030 .207 ,234 .333 .018 1,026 1,022 1.205 .053 .298 .368 .676 .008 5,327 5,334 1.272 .012 .659 .692 .125 .005 5,327 5,334 1,113 .040 .115 .135 2.493 .019 7,894 7,840 1.215 .008 2.455 2.531 .535 .014 3,620 3,580 1.536 .026 .507 .563 .409 .012 3,620 3,580 1.403 .030 .385 .434 .472 .015 3,620 3,580 1.631 .032 .441 .502 .180 .009 3,335 3,302 1.256 .048 .163 .198 .291 .009 3,335 3,302 1.077 .030 .274 .309 .299 .009 3,335 3,302 1.147 .031 .280 .317 .334 .015 1,021 986 .998 .046 .303 .364 .324 .017 1,021 986 1,103 .052 .291 .358 .351 .017 1,105 1,111 1.204 .050 .316 .386 .769 .018 1,105 1,111 1.384 .023 .734 .804 .428 .018 1,105 1,111 1.234 .043 .391 .465 .475 .018 1,105 1,111 1.163 .037 .440 .510 .557 .019 1,105 1,111 1.270 .034 .519 .595 .366 .018 1,105 1,111 1.221 .049 .330 .401 .149 .008 2,911 2,860 1.179 .053 .134 .165 .269 .011 2,911 2,860 1.270 .039 .248 .290 .042 .004 2,911 2,860 1.111 .099 .034 .051 156 Cuadro B.2.2 Errores de muestreo para la poblaci6n urbana Valor estimado, error estándar, efecto del diseño, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado eståndar ponderar rados diseño relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Sin instrucción .051 .003 5,378 5,378 1.155 .068 .045 .058 Educaci6n secundaria o más .685 .011 5,378 5,378 1.728 .016 .663 .707 Trabaja actualmente .524 .009 5,377 5,378 1.265 .016 .507 .541 Promedio de nacidos vivos 15J,9 2.317 .040 5,378 5,378 1.153 .017 2.237 2.397 Promedio de nacidos vivos 40-49 4.877 .119 854 856 1.147 .025 4.638 5.116 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.009 .033 5,378 5,378 1.147 .016 1.943 2.075 Conoce m6todo anticonceptivo .947 .005 3,166 3,157 1.281 .005 .936 .957 Conoce m~.toåo moderno .917 .008 3,166 3,157 1.667 .009 .901 .934 Alguna vez us6 anticonceptivos .775 .008 3,166 3,157 1.104 .011 .759 .791 Actualmente usa anticonceptivos .550 .010 3,166 3,157 1.156 .019 .529 .570 Usa m6t~do moderno actualmente .253 .010 3,166 3,157 1.342 .041 .232 .274 Usa píldora actualmente .042 .004 3,166 3,157 1.017 .086 .035 .050 Usa DIU actualmente .115 .007 3,166 3,157 1.263 .062 .101 .130 Usa cond6n actualmente .020 .003 3,166 3,157 1.278 .161 .013 .026 Usa esterilizaci6n .062 .005 3,166 3,157 1.079 .074 .053 .071 Usa ritmo actualmente .252 .008 3,166 3,157 1.028 .031 .236 .268 Sector público como fuente .327 .020 864 867 1.231 .060 .287 .366 No desea mås hijos .633 .010 3,166 3,157 1.131 .015 .614 .653 Desea esperar 2 años o mås .148 .007 3,166 3,157 1.105 .047 .134 .162 Tamaño ideal de familia 2.500 .021 5,069 5,068 1.159 .009 2.457 2.543 Atención prenatal .685 .016 1,892 1,877 1.348 .023 .654 .717 Vacuna antitetánica .519 .016 1,892 1,877 1.297 .030 .487 .550 Atención m6dica al parto .662 .019 1,892 1,877 1.558 .028 .624 .699 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas .186 .011 1,767 1,755 1.190 .062 .163 .209 Con fiebre últimas 2 semanas .304 .012 1,767 1,755 1.032 .038 .281 .327 Niños con diarrea últimas 2 semanas .309 .013 1,767 1,755 1.140 .041 .284 .335 Recibi6 tratamiento de SRO .378 .021 550 543 .977 .055 .337 .420 Recibi6 tratamiento m6dico .375 .024 550 543 1.114 .063 .328 .422 Niños con carnet .395 .024 560 565 1.166 .061 .347 .444 Niños que recibieron BCG .863 .017 560 565 ]. 166 .020 .829 .896 Niños que recibieron DPT (3 dosis) .517 .022 560 565 1.053 .043 .473 .562 Niños que recibieron polio (3 dosis) .553 .021 560 565 1.005 .038 .511 .596 Recibieron vacuna antisarampionosa .649 .023 560 565 1.109 .035 .604 .694 Recibieron todas las vacunas .444 .023 560 565 1.077 .051 .398 .490 Peso para la edad 2 DE por debajo .110 .010 1,551 1,522 1.186 .087 .090 .129 Talla para la edad 2 DE por debajo .198 .013 1,551 1,522 1.269 .065 .173 .224 Peso para la talla 2 DE por debajo .031 .005 1,551 1,522 1.086 .155 .021 .041 157 Cuadro B.2,3 Errores de muestreo para la ooblaci6n mral Valor estimado, error estindar, efecto del diseflo, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado eståndar ponderar rados diseño relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Sin instrucci6n .236 Educaci6n secundaria o mas .251 Trabaja actualmente .677 Promedio de nacidos vivos 15-49 3.469 Promedio de nacidos vivos 40-49 6.415 Promedio de sobrevivient~s 15-49 2.774 Conoce m6todo anticonceptivo .698 Conoce m4todo moderno .549 Alguna vez us~ anticonceptivos .483 Actualmente usa anticonceptivos .313 Usa m6todo moderno actualmente .069 Usa pfldora actualmente .007 Usa D IU actualmente .030 Usa condón actualmente .004 Usa esterilización .023 Usa ritmo actualmente .175 Sector público como fuente .369 No desea mis hijos .738 Desea esperar 2 años o más .091 Tamafio ideal de familia 2.479 Atención prenatal .369 Vacuna antitetúnica .289 Atenci6n m¿:dica al parto .262 Respiración aguda últimas 2 semanas .174 Con fiebre últimas 2 semanas .278 Nifios con diarrea últimas 2 semanas .287 Recibí6 tratamiento de SRO .279 Recibió tratamiento medico .262 Nifios con carnet ,305 Niños que recibieron BCG .672 Niños que recibieron DPT (3 dosis) .335 Nifios que recibieron polio (3 dosis) .395 Recibieron vacuna antisarampionosa .461 Recibieron todas las vacunas .284 Peso para la edad 2 DE por debajo .195 Talla paro la edad 2 DE por debajo .349 Peso para la talla 2 DE por debajo .055 • 012 3,225 3,225 1.634 .052 .212 .261 .018 3,225 3,225 2.366 .072 .215 .287 • 011 3,224 3,224 1.308 .016 .655 .698 .073 3,225 3,225 1.275 .021 3.324 3.614 .171 705 701 1.402 .027 6.073 6.756 .052 3,225 3,225 1.168 .019 2.669 2.878 .018 2,161 2,177 1.850 .026 .661 .735 .020 2,161 2,177 1.877 ,037 .509 ,589 .017 2,161 2,177 1.609 .036 .449 .518 • 015 2,161 2,177 1.532 .049 .283 .344 .009 2,161 2,177 1.670 .132 .050 .087 .003 2,161 2,177 1.530 .381 .002 .013 .005 2,161 2,177 1.386 .169 .020 .040 .0(31 2,161 2,177 1.057 .356 .0(31 .007 .004 2,161 2,177 1.328 .187 .014 .031 .012 2,161 2,177 1,422 .067 .151 .198 .040 162 155 1.055 .109 .289 .450 .014 2,161 2,177 1.531 .020 .709 .767 .007 2,161 2,177 1,173 .080 .076 .106 .037 2,825 2,772 1.291 .015 2.405 2.554 .024 1,728 1,703 1.853 .066 .320 .417 .019 1,728 1,703 1.545 .065 .251 .326 .024 1,728 1,703 1.988 .091 .215 .310 .013 1,568 1,547 1.321 .076 .147 .200 .013 1,568 1,547 1.119 ,047 ,251 .304 .013 1,568 1,547 1.153 .047 .260 .314 .023 471 444 1.059 .082 .233 .325 .024 471 444 I.I12 .091 .215 .310 .025 545 546 1.245 .081 .256 .354 .031 545 546 1.5ll .045 .611 .733 .030 545 546 1.460 .089 .276 .395 .029 545 546 1.356 .072 .337 .452 .030 545 546 1.408 .065 .401 .522 .027 545 546 1.410 .096 .229 .339 .013 1,360 1,338 1.171 .066 .169 .221 .018 1,360 1,338 1.325 .050 .314 .384 .007 1,360 1,338 1.128 .127 .041 .069 158 Cuadro B.2.4 Errores de muestreo para la poblaci6n del Altiplano Valor estimado, error esUíndar, efecto del diseflo, error relativo e intervalo de confh~tza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Número de casos Variable Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado esuíndar ponderar rados disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .620 ,011 3,866 4,128 1.469 ,019 .597 ,643 Sin instrucción ,139 .008 3,866 4,128 1.515 .061 .122 .156 Educaci6n secundaria o más .505 .014 3,866 4,128 1.795 .029 .476 .534 Trabaja actualmente .627 .010 3,866 4,128 1.309 .016 ,606 .647 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.650 .052 3,866 4,128 1.122 ,020 2.546 2,754 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.490 .136 734 778 1.145 .025 5,218 5.761 Promedio de sobrevivietues 15-49 2.171 .038 3,866 4,128 1.047 .017 2,095 2.247 Conoce método anticonceptivo .815 .012 2,326 2,495 1.431 .014 .792 .838 Conoce método moderno .698 .016 2,326 2,495 1.643 .022 .667 .730 Alguna vez us6 anticonceptivos .617 ,013 2,326 2,495 1.242 .020 .592 .642 Actualmente usa anticonceptivos ,436 .012 2,326 2,495 1,205 .028 ,411 .461 Usa método moderno actualmente ,119 .009 2,326 2,495 1.298 .073 .102 .137 Usa pOdora actualmente .007 ,002 2,326 2,495 1.079 ,276 .003 .010 Usa DIU actualmente .083 .006 2,326 2,495 1.103 .076 .071 .096 Usa condón actualmente .011 .002 2,326 2,495 1,001 .196 ,007 .015 Usa esterilización ,015 .003 2,326 2,495 1.142 ,195 .009 .020 Usa ritmo actualmente .266 .011 2,326 2,495 1.201 .041 .244 .288 Sector público como fuente .257 .028 281 315 1.074 .109 .201 .313 No desea mis hijos .754 .010 2,326 2,495 I.I 11 .013 .734 .774 Desea esperar 2 afios o m~s .109 .007 2,326 2,495 1.022 ,061 .095 .122 Tamaflo ideal de familia 2.319 .025 3,609 3,842 1.196 .011 2.268 2.369 A~nci6n prenatal .434 .018 1,538 1,654 1,338 .043 .397 .470 Vacuna atuitetánica .336 ,016 1,538 1,654 1.282 .049 .303 ,368 Atención médica al parto .351 .019 1,538 1,654 1.438 ,055 .312 ,389 Respiración aguda últimas 2 semanas .177 .013 1,398 1,509 1.183 .071 .152 .202 Con fiebre últimas 2 semanas .258 .013 1,398 1,509 1.1(30 .050 .232 .283 Nifios con diarrea últimas 2 semanas ,300 .015 1,398 1,509 1.199 .049 .271 ,330 Recibí6 tratamiento de SRO .301 .023 413 453 1,005 .076 .255 .346 Recibí6 tratamiento médico .275 ,022 413 453 1,013 .081 ,231 .320 Niflos con carnet ,297 .026 454 485 1.211 .088 .245 ,350 Nifios que recibieron BCG .739 .026 454 485 1,276 .036 ,686 .792 Niflos que recibieron Dlrl " (3 dosis) .400 .026 454 485 1.118 ,065 .349 .452 Nifios que recibieron polio (3 dosis) .435 .025 454 485 1.047 ,056 .386 .484 Recibieron vacuna antisarampionosa .502 ,025 454 485 1.080 .051 .451 .553 Recibieron todas las vacunas .344 .026 454 485 1.137 .074 .293 .395 Peso para la edad 2 DE por debajo .150 .011 1,175 1,255 1.085 .076 .127 ,172 Talla para la edad 2 DE por debajo .320 .016 1,175 1,255 1.149 .049 .288 .351 Peso para la talla 2 DE por debajo .045 .007 1,175 1,255 1.153 .154 .031 .059 159 Cuadro B.2.5 Errores de muestreo para la ooblaci6n del Valle Valor estimado, error estíndar, efecto del disefio, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto lnterva|o Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado eståndar ponderar rados disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .770 .015 2,169 2,107 1.634 .019 .741 .800 Sin instrucci6n .052 .008 2,169 2,107 1.703 .156 .036 .069 Educación secundaria o más .636 .021 2,169 2,107 2.044 .033 .594 .678 Trabaja actualmente .458 .014 2,168 2,107 1.323 .031 .430 .487 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.806 .069 2.169 2,107 1.119 .024 2.668 2.943 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.715 .203 345 335 1.164 .035 5.310 6.120 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.486 .057 2,169 2,107 1.088 .023 2.372 2.599 Conoce m6todo anticonceptivo .915 .022 1,405 1,340 2.887 .024 .872 .958 Conoce m6tudo moderno .893 .020 1,405 1,340 2.401 .022 .853 .932 Alguna vez us6 anticonceptivos .762 .019 1,405 1,340 1.700 .025 .724 .801 Actualmente usa anticonceptivos .520 .020 1,405 1,340 1.505 .039 .480 .560 Usa m6todo moderno actualmente .311 .018 1,405 1,340 1.418 .056 .276 .346 Usa pfldora actualmente .086 .009 1,405 1,340 1.138 .099 .069 .103 Usa DIU actualmente .074 .009 1,405 1,340 1.327 .125 .056 .093 Usa cond6n actualmente .016 .004 1,405 1,340 1.098 .232 .008 .023 Usa est~rilizaci6n .113 .009 1,405 1,340 1.091 .082 .095 .132 Usa ritmo actualmente .181 .012 1,405 1,340 1.145 .065 .158 .205 Sector público como fuen~ .420 .028 451 455 1.214 .067 .363 .476 No desea mis hijos .510 .021 1,405 1,340 1.600 .042 .467 .552 Desea esperar 2 afios o mås .156 .012 1,405 1,340 1.263 .078 .132 .181 Tamafio ideal de familia 2.964 .039 1,915 1,870 1.047 .013 2.887 3.041 Ateoci6n prenatal .696 .027 971 896 1.610 .039 .641 .751 Vacuna antitet~iea .581 .023 971 896 1.257 .039 .536 .627 Atenci6n m6diea al parto .662 .025 971 896 1.416 .038 .611 .713 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas .214 .020 927 859 1.385 .093 .174 .254 Con fiebre últimas 2 semanas .362 .018 927 859 1.086 .051 .325 .398 Nifios con diarrea últimas 2 semanas .314 .018 927 859 1.122 .058 .278 .350 Recibi6 tratamiento de SRO .365 .027 293 270 .888 .073 .311 .418 Recibi6 tratamiento médico .375 .034 293 270 1.115 .090 .308 .443 Niilos con carnet .493 .034 308 300 1.184 .070 .424 .562 Nitlos que recibieron BCG .788 .028 308 300 1.170 .035 .733 .844 Nifios que recibieron DPT 0 dosis) .515 .037 308 300 1.288 .073 .441 .590 Nifios que recibieron polio (3 dosis) .529 .037 308 300 1.279 .070 .455 .603 Recibieron vacuna antisarampionosa .617 .036 308 300 1.286 .059 .545 .690 Recibieron todas las vacunas .451 .034 308 300 1.159 .074 .384 .518 Peso para la edad 2 DE por debajo .118 .013 833 769 1.096 .108 .092 .143 Talla para la edad 2 DE por debajo .171 .015 833 769 1.125 .090 .140 .202 Peso para la talla 2 DE por debajo .037 .006 833 769 .907 .163 .025 .049 160 Cuadro B.2.6 Errores de muestreo nata la ooblaci6n del Llano Valor estimado, error eståndar, efecto del diseño, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado estándar ponderar rados diseño relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Res~encia urbana .505 .017 2,568 2,368 1.759 .034 .470 .540 Sin instrucci6n .150 .009 2,568 2,368 1.286 .060 .132 .168 Educaci6n secundaria o rmís .451 .016 2.568 2,368 1.676 .036 .418 .484 Trabaja actualmente .612 .012 2,567 2,368 1.220 .019 .588 .635 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.870 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.600 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.345 Conoce m6tudo anticonceptivo Conoce m6tudo moderno Alguna vez us6 anticonceptivos Actualmente usa anticonceptivos Usa método moderno actualmente Usa pfdora actualmente Usa DIU actualmente Usa cond6n actualmente Usa esterilización Usa ritmo actualmente Sector público como Tuente No desea mås hijos Desea esperar 2 años o más Tamaño ideal de familia Atenci6n prenatal Vacuna antitetánica Atenci6n médica al parto Respiraci6n aguda últimas 2 semanas Con fiebre últimas 2 semanas Niños con diarrea últimas 2 semanas Recibi6 tratamiento de SRO Recibió tratamiento médico Niños con carnet Niños que recibieron BCG Niños que recibieron DPT (3 dosis) Niños que recibieron polio (3 dosis) Recibieron vacuna antisarampionosa Recibieron todas las vacunas Peso para la edad 2 DE por debajo Talla para la edad 2 DE por debajo Peso para la talla 2 DE por debajo .075 2,568 2,368 1.310 .026 2.719 3.021 .220 480 443 1.483 .039 5.160 6.039 .056 2,568 2,368 1.251 .024 2.232 2.457 .833 .012 1,596 1,499 1.232 .014 .810 .856 .769 .014 1,596 1,499 1.362 .019 .740 .798 .625 .015 1,596 1,499 1.212 ,024 .596 .654 .422 .015 1,596 1,499 1.237 .036 .391 .453 .157 .014 1,596 1,499 1.496 .087 .129 .184 .013 .002 1,596 1,499 .681 .151 .009 .016 .082 .010 1,596 1,499 1.476 .124 .061 .102 .015 .005 1,596 1,499 1,661 .343 .005 .024 .039 .006 1,596 1,499 1,263 .157 .027 .051 .180 .012 1,596 1,499 1.209 .065 .156 .203 .272 .035 294 253 1.337 .128 .202 .341 .694 .012 1,596 1,499 1.021 .017 .67¤ .718 .124 .009 1,596 1,499 1.086 .072 .106 .142 2.393 .030 2,370 2,127 1.116 .012 2.333 2.452 .557 .027 1,111 1,030 1.667 .048 .503 .611 .378 .026 1,111 1,030 1.696 .069 .326 .430 .501 .033 1,111 1,030 1.962 .065 .436 .566 .154 .014 1,010 934 1.246 .094 .125 .183 .282 .015 1,010 934 1.038 .054 .251 .312 .282 .015 1,010 934 1.063 .054 .252 .312 .359 .031 315 264 1.095 .086 .298 .421 .356 .036 315 264 1.262 .100 .285 .428 .300 .031 343 326 1.256 .102 .239 .361 .796 .037 343 326 1.732 .046 .722 .870 .388 .035 343 326 1.341 .090 .319 .458 .486 .032 343 326 1.214 .067 .421 .550 .582 .041 343 326 1.556 .070 .500 .664 .320 .035 343 326 1.399 .109 .250 .389 .178 .017 903 836 1.344 .097 .144 .213 .283 .023 903 836 1.504 .080 .238 .329 .042 ,008 903 836 1.175 .186 .026 .058 161 Cuadro B.2.7 Errores de muestreo para la poblaci6n de La Paz Valor estimado, error estándar, efecto del diseflo, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Núrí~ro de casos Variable Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado estlindar ponderar lados disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .676 .014 2,079 2,773 1.317 .020 .649 .703 Sin instrucci6n .101 .008 2,079 2,773 1.201 .078 .086 .117 Educaci6n secundaria o m~ .534 .019 2,079 2,773 1.729 .035 .497 .572 Trabaja actualmente .617 .013 2,079 2,773 1.175 .020 .592 .642 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.543 .068 2,079 2,773 1.128 .027 2.406 2.679 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.352 .190 369 492 1.167 .036 4.971 5.733 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.130 .050 2,079 2,773 1.038 .024 2.029 2.231 Conoce m6todo anticonceptivo .820 .015 1,270 1,694 1.379 .018 .790 .849 Conoce m6todo moderno .709 .020 1,270 1,694 1.559 .028 .669 .748 Alguna vez us6 anticonceptivos .630 .016 1,270 1,694 1.167 .025 .598 .662 Actualmente usa anticonceptivos .465 .017 1,270 1,694 1.202 .036 .432 .499 Usa m6todo moderno actualmente .139 .012 1,270 1,694 1.254 .088 .114 .163 Usa pfldnra actualmente .009 .003 1,270 1,694 .995 .299 .003 .014 Usa DIU actualmente .097 .009 1,270 1,694 1.040 .089 .080 .114 Usa cond6n actualmente .013 .003 1,270 1,694 .938 .233 .007 .018 Usa esterilizaci6n .017 .004 1,270 1,694 1.084 .235 .009 .024 Usa ritmo actualmente .295 .015 1,270 1,694 1.172 .051 .265 .325 Sector público como fuente .230 .032 187 249 1.038 .139 .166 .294 No desea mts hijos .756 .012 1,270 1,694 1.035 .017 .731 .781 Desea esperar 2 afms o mis .108 .008 1,270 1,694 .924 .075 .092 .124 Tamailo ideal de familia 2.299 .034 1,897 2,531 1.137 .015 2.232 2.367 Atenci6n prenatal .431 .024 831 1,109 1.282 .056 .382 .479 Vacuna anfit~dmica .336 .021 831 1,109 1.224 .064 .293 .378 Atención m6dica al parto .351 .026 831 1,109 1.417 .073 .304) .403 Respiración aguda últimas 2 semanas .202 .017 769 1,026 1.113 .084 .168 .235 Con fiebre últimas 2 semanas .255 .016 769 1,026 1.006 .063 .223 .287 Niflos con diarrea últimas 2 semanas .315 .020 769 1,026 1.171 .063 .275 .354 Recibi6 tratamiento de SRO .264 .028 242 323 .970 .106 .208 .321 Recibi6 tratamiento m6dico .256 .026 242 323 .910 .102 .204 .308 Niños con carnet .284 .035 243 324 1.214 .124 .214 .354 Niflos que recibieron BCG .700 .036 243 324 1.213 .051 .628 .771 Niflos que recibieron DPT (3 dosis) .342 .034 243 324 1.109 .100 .274 .410 Niflos que recibieron polio (3 dosis) .374 .032 243 324 1.019 .085 .311 .438 Recibieron vacuna antisarampionosa .490 .032 243 324 1.002 .066 .425 .554 Recibieron todas las vacunas .292 .031 243 324 1.054 .106 .230 .354 Peso para la edad 2 DE por debajo .135 .015 621 828 1.082 .110 .105 .165 Talla para la edad 2 DE por debajo .309 .021 621 828 1.140 .068 .267 .351 Peso para la talla 2 DE por debajo .032 .007 621 828 1.035 .227 .018 .047 162 Cuadro B.2.8 Errores de muestreo para la poblaci6n de Oraro Valor estimado, error es~ndar, efecto del diseño, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Ef¢cto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado esUíndar ponderar rados diseño relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (I/E/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .711 ,031 957 Sin iustrncci6n .077 ,018 957 Educación secundaria o más .573 ,029 957 Trabaja actualmente .621 ,025 957 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.764 ,100 957 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.626 ,249 174 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.258 ,076 957 Conoce mttedo anticonceptivo .791 .027 565 Conoce método moderno .738 .038 565 Alguna vez us~ anticonceptivos .538 ,034 565 Actualmente usa anticonceptivos ,391 .027 565 Usa método moderno actualmente .112 ,012 565 Usa pfldora actualmente .005 .003 565 Usa DIO actualmente .085 .010 565 Usa cond6n actualmente .011 .004 565 Usa esterilización .011 .005 565 Usa ritmo actualmente .242 ,025 565 Sector público como fuente .297 .054 64 No desea más hijos .743 .023 565 Desea esperar 2 años o mås .094 .014 565 Tamaño ideal de familia 2.104 ,048 886 Atención prenatal .443 ,045 357 Vacuna antitetánica .297 .031 357 Atenci6n médica al parto .406 .045 357 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas .182 .018 324 Con fiebre últímas 2 semanas .253 ,023 324 Niños con diarrea últimas 2 semanas .278 .024 324 Recibí6 tratamiento de SRO .300 .038 90 Recibi6 tratamiento médico .244 ,051 90 Niños con carnet .315 .058 111 Niños que recibieron BCG .748 .047 111 Ni?ios que recibieron DPT 0 dosis) .351 .039 111 Niños que recibieron polio (3 dosis) .369 ,043 111 Recibieron vacuna antisarampionosa .423 .041 111 Recibieron todas las vacunas .261 .041 111 Peso para la edad 2 DE por debajo .167 .021 282 Talla para la edad 2 DE por debajo .369 .026 282 Peso para la talla 2 DE por debajo .021 ,008 282 522 2.145 .044 .648 .773 522 2.097 .234 .041 .114 522 1.801 .050 .515 .630 522 1.604 .041 .570 .671 522 1.087 .036 2.564 2.964 95 1.069 .044 5.128 6.124 522 1.037 .034 2,106 2,410 308 1.586 .034 .737 .845 308 2.078 .052 .661 .815 308 1.603 .063 .471 .605 308 1.302 ,068 .338 ,445 308 .927 .110 .087 .136 308 1.012 .583 .000 .012 308 .864 .119 .065 .105 308 .969 .394 .002 .019 308 1.134 .461 .001 .020 308 1.360 .101 .193 .292 35 .941 .182 .189 .405 308 1,223 .030 .698 .788 308 1,109 .145 .067 .121 483 1.099 .023 2,008 2.200 195 1.621 .102 .352 .533 195 1.221 .104 .235 .358 195 1.554 .110 .317 .495 177 .847 .100 .146 .219 177 .966 .092 .206 .300 177 .941 .086 .230 .326 49 .769 ,127 .224 .376 49 1.088 .208 .143 .346 61 1.298 .185 .199 .432 61 1.125 .062 .655 .841 61 .860 .112 .273 .430 61 .928 .116 .284 .455 61 .872 .097 .341 .506 61 .972 .156 .180 .343 154 .924 .126 .125 .209 154 .882 .069 .318 .420 154 .904 .366 .006 .037 163 Cuadro B.2.9 Errores de muestren para la poblaci6n de Potusf Valor estimado, error estándar, efecto del diseño, error relativo e intervalo de confzanza para variablcs seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado estándar ponderar rados diseño relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .376 Sin instrucci6n .302 Educacidn secundaria o más .364 Trabaja actualmente .661 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.936 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.775 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.253 Conoce mdtodo anticonceptivo .815 Conoce mdtodo moderno .637 Alguna vez us~ anticonceptivos .623 Actualmente usa anticonceptivos .363 Usa mdtodo moderno actualmente .057 Usa DIU actualmente .037 Usa eondón actualmente .006 Usa esterilizacidn .010 Usa ritmo actualmente .179 Sector público como fuente .433 No desea m~ís hijos .754 Desea esperar 2 aiios o mis .120 Tamaño ideal de familia 2.504 Atención prenatal .437 Vacuna antitetánica .357 Atención mddica al parto .317 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas .092 Con fiebre últimas 2 semanas .269 Niños con diarrea últimas 2 semanas .266 Recibi6 tratamiento de SRO .444 Recibí6 tratamiento m~dico .370 Niños con carnet .330 Niños que recibieron BCG .860 Niños que recibieron DPT (3 dosis) .620 Niños que recibieron polio (3 dosis) .670 Recibieron vacuna antisarampionosa .590 Recibieron todas las vacunas .560 Peso para la edad 2 DE por debajo .184 Talla para la edad 2 DE por debajo .324 Peso para la talla 2 DE por debajo .099 ,023 830 833 1.353 ,061 .330 .421 .027 830 833 1.674 .08g .249 .356 .027 830 833 1.614 ,074 .310 .418 .023 830 833 1.409 .035 .615 .708 .103 830 833 ,932 .035 2.730 3.143 .235 191 192 .941 .041 5.305 6.245 • 070 830 833 .852 .031 2,114 2.392 • 022 491 493 1,264 .027 .770 .859 .032 491 493 1.466 .050 .574 .701 .025 491 493 1.124 .039 .574 .672 .020 491 493 .935 .056 .322 .403 • 011 491 493 1.0"/4 .197 .035 .080 • 010 491 493 1.226 .284 .016 .057 .004 491 493 .999 .576 -.001 .013 .004 491 493 .934 .416 .002 .019 .017 491 493 1.001 .097 .145 .214 .099 30 30 1.075 .228 .235 .631 • 022 491 493 1.129 .029 .710 .798 • 017 491 493 1.129 ,138 .087 .153 .046 826 829 1,149 .018 2.412 2.596 .033 350 351 1.120 .0"/4 .372 .502 .032 350 351 1.196 .091 .292 .422 .032 350 351 1.149 ,lOO .254 .380 .021 305 306 1.254 .227 .050 .133 .031 305 306 1,231 .117 ,206 ,332 .027 305 306 1.069 .101 .212 .319 .052 81 81 .945 .117 .340 .549 ,061 81 81 1.128 .164 .249 .491 .044 loo loo .909 .132 .243 .417 .041 100 100 1.181 .048 .778 .942 .051 loo loo 1.035 .082 .519 .721 .046 loo 100 .969 .068 .578 .762 .058 lOO lOO 1.162 .098 .475 .705 .059 lOO lOO 1.183 .106 .442 .678 .023 272 273 .977 .125 .138 .230 .029 272 273 1.022 .091 .265 .382 .021 272 273 1,160 .210 .058 .141 164 Cuadro B.2.10 Errores de muestreo oara la voblaci6n de Chdqgisaca Valor estimado, error esttndar, efecto del disetin, error relativo e intervalo de confianza paro variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado est~dar ponderar rados disefio relativo (V) (EE) (se) (17) (EDI$) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .397 .021 730 Sin instrucci6n .278 .022 730 Educación secundaria o más .329 .020 730 Trabaja actualmente .624 .019 729 Promedio de nacidos vivos 15-49 3.201 .108 730 Promedio de nacidos vivos 40-49 6.152 .277 164 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.595 .087 730 Conoce método anticonceptivo .787 .026 456 Conoce método moderno .656 .035 456 Alguna vez us6 anticonceptivos .590 .023 456 Actualmente usa anticonceptivos .355 .025 456 Usa método moderno actualmente .083 .012 456 Usa píldora actualmente .007 .004 456 Usa DIU actualmente .050 .011 456 Usa cond6n actualmente .004 .003 456 Usa esterilizaci6n .022 .004 456 Usa ritmo actualmente .162 .015 456 Sector público como fuente .405 .082 42 No desea más hijos .748 .019 456 Desea esperar 2 afios o mås ,083 ,014 456 Tamafio ideal de familia 2.479 .039 689 Atenci6n prenatal .536 .044 336 Vacuna antitetánica .286 .039 336 Atenci6n médica al parto .369 .034 336 Respiración aguda últimas 2 semanas .174 .023 298 Con fiebre últimas 2 semanas .315 .027 298 Nifios con diarrea últimas 2 semanas .302 .030 298 Recibí6 tratamiento de SRO .289 .039 90 Recibi6 tratamiento m6dico .300 .050 90 Nifios con carnet .400 .042 100 Niños que recibieron BCG .810 .042 100 Nifios que recíbíeron DPT (3 dosís) .420 .050 100 Nifios que recibieron polio (3 dosis) .530 .056 100 Recibieron vacuna antisarampionosa .500 .052 100 Recibieron todas las vacunas .360 .050 100 Peso para la edad 2 DE por debajo .236 .031 250 Talla para la edad 2 DE por debajo .324 ,031 250 Peso para la talla 2 DE por debajo .140 .028 250 479 1.136 .052 .356 .438 479 1.318 .079 .234 .322 479 1.168 .062 .288 .369 478 1,052 .030 .586 .662 479 .910 .034 2.986 3.417 108 1.101 .045 5.599 6.706 479 .941 .034 2.420 2,769 299 1.375 .033 .735 .840 299 1.552 .053 .587 .725 299 1.017 .040 .543 .637 299 1.134 .072 .304 .406 299 .889 .138 .060 .106 299 1.009 .581 .000 .014 299 1.092 .222 .028 .073 299 .985 .696 .000 .010 299 .620 .194 .013 .030 299 .888 .095 .132 .193 28 1.076 .204 .240 .570 299 .947 .026 .709 .786 299 1,051 ,163 ,056 .111 452 .810 .016 2.401 2.557 221 1.471 .082 .448 .623 221 1.509 .136 .208 .364 221 1,131 .091 .302 .436 196 .979 .130 .129 .220 196 .977 .087 .260 .370 196 1.109 .098 .243 .361 59 .802 .134 .211 .366 59 1.033 .168 .199 .401 66 .861 .105 .316 .484 66 1.084 .051 .727 .893 66 .995 .119 .320 .520 66 1.103 .106 .417 .643 66 1.039 .104 .396 .604 66 1.024 .138 .261 .459 164 1.162 .132 .174 .298 164 1.046 .096 .262 .386 164 1.286 .199 .084 .196 165 Cuadro B.2.11 Errores de muestreo vara la voblaciún de Cechabamba Valor estimado, error estándar, efecto del diseflo, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Número de casos Variable Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado estándar pondamr todos disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (I/E/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .511 .026 834 1,494 Sin instrucciún .110 .0li 834 1,494 Educaciúo secundaria o mås .482 .024 834 1,494 Trabaja actualmente .615 .017 834 1,494 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.800 .110 834 1,494 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.298 .325 151 270 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.265 .081 834 1,494 Conoce mútodo anticonceptivo .812 .016 537 962 Conoce mútodo moderno .758 .019 537 962 Alguna vez us6 anfgonceptivos .598 .022 537 962 Actualmente usa anticonceptivos .412 .022 537 962 Usa método moderno actualmente .155 .020 537 962 Usa pfldora actualmente .006 .002 537 962 Usa DIU actualmente .089 .015 537 962 Usa cond6n actualmente .017 .008 537 962 Usa esterilizaci6n .037 .009 537 962 Usa ritmo actualmente .169 .017 537 962 Sector público como fuente .244 .051 90 161 No desea m~ hijos .704 .017 537 962 Desea esperar 2 afios o mås .119 .013 537 962 Tamafio ideal de familia 2.287 .046 725 1,298 Ateociúo prenatal .560 .039 361 647 Vacuna antitetánica .377 .038 361 647 Atención múdica al parto .532 .049 361 647 Respiraciún aguda últimas 2 semanas .134 .021 328 588 Con fiebre últimas 2 semanas .259 .021 328 588 Nifios con diarrea últimas 2 semanas .253 .020 328 588 Recibí6 tratamiento de SRO .398 ,048 83 149 Recibi6 tratamiento médieo .386 .058 83 149 Nifios con carnet .212 .041 118 211 Nifios que recibieron BCCJ .763 .055 118 211 Nifios que recibieron DPT (3 dosis) 322 .050 118 211 Niflos que recibieron polio (3 dosis) .432 .046 118 211 Recibieron vacuna antisarampionosa .585 .060 118 211 Recibieron todas las vacunas .263 .049 118 211 Peso para la edad 2 DE por debajo .178 .025 297 532 Talla para la edad 2 DE por debajo .290 .034 297 532 Peso para la talla 2 DE por debajo .017 .008 297 532 1.524 .052 .458 .564 .989 .097 .089 .132 1.373 .049 .434 .530 1.003 .027 .581 .649 1.127 .039 2.580 3.020 1.234 .061 4.648 5.948 1.081 .036 2.103 2.427 ,965 .020 .779 .844 1.052 .026 .719 .797 1.021 .036 .555 .641 1.035 .053 .368 .456 1.289 .130 .114 .195 569 .328 .002 .009 1.212 .167 .060 .119 1.364 .451 .002 .032 1.092 .240 .019 .055 1.055 .10l .135 .204 1.120 .209 .142 .346 .841 .024 .671 .737 .901 .106 .094 .144 .912 .020 2.194 2.380 1.397 .070 .481 .638 1.423 .102 .300 .454 1.721 .093 .433 .631 1.103 .153 .093 .175 .849 .081 .217 .301 .841 .081 .212 194 .922 .122 .301 .494 1.086 .150 .270 .501 1.095 .195 .129 .294 1.411 .072 .652 .873 1.163 .155 .222 .422 .998 .105 .341 .523 1.316 .102 .465 .704 1.217 .188 .164 .361 1.089 ,138 .129 128 1,270 .116 .222 .357 L,005 ,446 .002 ~32 166 Cuadro B.2.12 Errores de muestreo vara la voblaci6n de Tariia Valor estimado, error eståndar, efect~ del disefio, error relativo e intervalo de confianza para variabies seleccionadas. Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Pende- del Error de confianza estro_do estindar ponderar rados diseflo relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .614 .018 1.004 Sin instrucción .145 .019 1.004 Educaci6n secundaria o más .484 .022 1,004 Trabaja actualmente .584 .018 1,004 Promedio de nacidos vivos 15-49 2.733 .106 1,004 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.939 .208 165 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.343 .083 1,004 Conoce m6tedo anticonceptivo .973 .007 603 Conoce m6todo moderno .957 .010 603 Alguna vez us6 anticonceptivos .779 .019 603 Actualmente usa anticonceptivos .549 .020 603 Usa método moderno actualmente .257 .021 603 Usa pfldora actualmente .048 .008 603 Usa D1U actualmente .090 .013 603 Usa cond6n actualmente .018 .006 603 Usa esterilización .066 .012 603 Usa rinno actualmente .242 .018 603 Sector público como fuente .284 .045 162 No desea más hijos .589 .022 603 Desea esperar 2 afios o nuts .194 .017 603 Tamafio ideal de família 2.654 .035 956 Atenci6n prenatal .575 .031 414 Vacuna antiteUínica .510 .032 414 Atenci6n m¿dica al parto .558 .031 414 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas .206 .023 384 Con fiebre últimas 2 semanas .326 .028 384 Niflos con diarrea últimas 2 semanas .370 .029 384 Recibi6 tratamiento de SRO .331 .048 142 Recibkí tratamiento médico .338 .042 142 Nifios con carnet .544 .059 125 Niños que recibieron BCG .920 .028 125 Nifios que recibieron DPT (3 dosis) .632 .038 125 Niilos que recibieron polio (3 dosis) .656 .039 125 Recibieron vacuna antisarampinoosa .680 .046 125 Recibieron todas las vacunas .512 .045 125 Peso para la edad 2 DE por debajo .110 .023 356 Talla para la edad 2 DE por debajo .211 .027 356 Peso para la talla 2 DE por debajo .022 .008 356 395 1.188 .030 .577 .650 395 1.686 .129 .108 .183 395 1.399 .046 .440 .528 395 1,174 .031 ,547 .620 395 1.158 .039 2.522 2.944 65 .829 .035 5.523 6.355 395 1.088 .035 2.177 2.508 237 1.066 .007 .960 .987 237 1.170 .010 .938 .976 237 1.120 .024 .742 .817 237 1.009 .037 .508 ,590 237 1.206 .084 .214 .300 237 .920 .167 .032 .064 237 1.158 .150 .063 .116 237 1.022 .306 .007 .029 237 1.204 .184 .042 .091 237 1,031 .074 .206 .278 63 1,271 .159 .194 .374 237 1.083 .037 .545 .632 237 1.083 .090 .159 .229 376 1.035 .013 2.583 2.724 163 1.157 .054 .513 .637 163 1.253 .063 ,446 .574 163 1.121 .055 .496 .620 151 1.064 .113 .159 .252 151 1.122 .085 .270 .381 151 1.196 .079 .311 .428 56 1.200 .144 .236 .426 56 1.068 .125 .253 .423 49 1.326 .109 .426 .662 49 1.161 .031 .864 .976 49 .890 .061 .555 .709 49 .929 .060 .577 .735 49 1.100 .068 .588 .772 49 1.008 .088 .422 .602 140 1.331 ,214 ,063 ,156 140 1,191 .128 .157 .264 140 .986 .345 .007 .038 167 Cuadro B.2.13 Errores de muestmo cara la eoblaci6n de Santa Cruz Valor estímado, error eståndar, efecto del diseflo, error relativo e intervalo de COnfianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Pnade- del Error de confianza estimado esttíndar ponderar rados disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .778 .017 1,509 1,833 1.563 .022 .745 .811 Sin instrucción .051 .009 1,509 1,833 1.602 .178 .033 .069 Educación secundaria o más .644 .024 1,509 1,833 1.944 .037 .596 .692 Trabaja actualmente .471 .016 1,509 L833 1.241 .034 .439 .502 Promedio de nacidos vivos 15-49 2,700 ,076 1,509 1,833 1.063 .028 2.548 2.853 Promedio de nacidos vivos 40-49 5.613 .226 240 292 1.114 .040 5.161 6.064 Promedio de sobrevivientes 15-49 2.393 .063 1,509 1,833 1,040 .026 2,266 2,519 Conoce método anticonceptivo .916 .025 947 1,150 2.742 .027 .866 .965 Conoce método moderno .892 ,023 947 1,150 2.258 .026 .847 .938 Alguna vez us~ anticonceptivos .776 .022 947 1,150 1.629 .028 .732 .820 Actualmente usa anticonceptivos .540 .023 947 1,150 1.420 .043 .494 .586 Usa método moderno actualmente .323 .020 947 1,150 1.324 .062 .283 .363 Usa pfldora actualmente .093 .010 947 1,150 1,040 .106 .073 .113 Usa DIU actualmente .080 .011 947 1,150 1.219 .134 .059 .102 Usa cond6n actualmente .018 .004 947 1,150 .977 .235 .010 .026 Usa esterilización .110 .010 947 1,150 1,018 .094 .089 .131 Usa ritmo actualmente .187 .013 947 1,150 1.060 .072 .160 .214 Sector público como fuente .406 .031 335 407 1.160 .077 .344 .468 No desea mis hijos .510 .024 947 1,150 1,496 .048 .461 .559 Desea esperar 2 afios o mas .167 .014 947 1,150 1.156 ,084 .139 .195 Tamaño ideal de familia 2.954 ,043 1,345 1,634 .999 .015 2,868 3,040 Atenci6n prenatal .740 .032 616 748 1.629 .044 .676 .805 Vacuna antitetånica .584 .026 616 748 1.192 .045 .532 .637 Atenci6n médica al parto .714 .030 616 748 1.408 .041 .655 .773 Respiración aguda últimas 2 semanas .192 .023 593 720 1.370 .120 .146 .238 Con fiebre últimas 2 semanas .356 .021 593 720 1,023 .059 .314 .398 Niños con diarrea últimas 2 semanas .312 .021 593 720 1.080 .068 .269 .354 Recibi6 tratamiento de SRO .373 ,031 185 225 .825 .083 .311 .435 Recibi6 tratamiento médico .384 .039 185 225 1.038 .101 .306 .461 Nifios con carnet .498 .039 215 261 1.109 .078 .420 .575 Nifios que recibieron BCG .795 .031 215 261 1.104 .039 .733 .857 Nifios que recibieron DPT O dosis) ,553 .042 215 261 1.211 .076 .469 .638 Nifios que recibieron polio (3 dosis) .567 .042 215 261 1.204 .074 .484 .651 Recibieron vacuna antisarampionosa ,642 .041 215 261 1.238 .065 .559 .725 Recibieron todas las vacunas .479 .038 215 261 1.084 .079 .404 .555 Peso para la edad 2 DE por debajo .lOO ,014 529 643 1.081 .142 .072 .129 Talla para la edad 2 DE por debajo ,151 .017 529 643 1,106 .I15 .I 16 .186 Peso para la talla 2 DE por debajo .030 .006 529 643 .854 .210 .018 .043 168 Cuadro B.2.14 Errores de muestren vara la voblaci6n de Beni v Pando Valor estímado, error estándar, efecto del diseflo, error relativo e intervalo de confianza para varíablec seleccionadas. Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado est&ndar ponderar rados disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .718 .021 660 Sín instrucci6n .061 .015 660 Educaci6n secundaria o mås .580 .026 660 Trabaja actualmente .378 .022 659 Promedio de nacidos vivos 15--49 3.508 .138 660 Promedio de nacidos vivos 40-4.9 6.400 .409 105 Promedio de sobrevivientes 15-49 3.105 .116 660 Conoce método anticonceptivo .910 .022 458 Conoce método moderno .895 .024 458 Alguna vez us~ anticonceptivos .679 .029 458 Actualmente usa anticonceptivos .404 .028 458 Usa m6todo moderno actualmente .236 .021 458 Usa pfldora actualmente .044 .008 458 Usa DIU actualmente .037 .009 458 Usa cund6n actualmente .002 .002 458 Usa esterilizaci6n .133 .018 458 Usa ritmo actualmente .146 .017 458 Sector público como fuente .534 .042 116 No desea m~s hijos .507 .032 458 Desea esperar 2 aflos o mås .092 .014 458 Tamaño/deal de familia 3.033 .069 570 Atención prenatal .473 .028 355 Vacuna antitetánica .566 .036 355 Atención médica al parto .397 .033 355 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas .329 .025 334 Con fiebre Ultimas 2 semanas .392 .030 334 Nifios con diarrea últimas 2 semanas .323 .019 334 Recibí6 tratamiento de SRO .324 .046 108 Recibió tratamiento m6dico .333 .062 108 Niflos con carnet .462 .057 93 Nifios que recibieron BCG .742 .050 93 Nifios que recibieron DPT (3 dosis) .258 .040 93 Niiios que recibieron polio (3 dosis) .269 .043 93 Recibieron vacuna antisarampionosa .452 .050 93 Recibieron todas las vacunas .258 .040 93 Peso para la edad 2 DE por debajo .207 .022 304 Talla para la edad 2 DE por debajo .273 .029 304 Peso para la talla 2 DE por debajo .072 .017 304 274 1.201 .029 .676 .760 274 1.656 .254 .030 .091 274 1.344 .045 .529 .632 274 1.175 .059 .333 .422 274 1.128 .039 3.232 3.783 44 1.115 .064 5.582 7.218 274 1.079 .037 2.873 3.336 1~ 1.6~ .025 .866 .~5 1~ 1.689 .027 .M7 .944 1~ 1.328 .043 .~1 .737 190 1.204 .068 .349 .459 190 1.068 .090 .193 .278 190 .879 .192 .027 .060 190 1.008 .240 .019 .055 190 .995 .995 .O~O .007 190 1.105 .132 .098 .168 190 1.046 .118 .112 .181 48 .904 .079 .450 .619 190 1.357 .063 .443 .570 190 1.056 .155 .063 .120 237 .921 .023 2.895 3.172 148 .965 .060 .417 .530 148 1.227 .064 .494 .639 148 1.128 .082 .332 .462 139 .929 .077 .279 .380 139 1.074 .077 .332 .453 139 .714 .058 .286 .361 45 .000 .141 .233 .415 45 1.331 .186 .209 .458 39 1.081 .122 .349 .576 39 1.096 .067 .642 .842 39 ,881 .156 .178 ,338 39 .930 .160 .183 .355 39 .957 .111 .351 .552 39 .881 .156 .178 .338 126 .917 .107 .163 .252 126 1.059 .105 .216 .330 126 1,123 .228 .039 .105 169 Cuadro B.2.15 Errores de muestreo vara las mujeres de 15-24 aflos Valor estimado, error eståndar~ efecto del disefio, error relativo e intervalo de confianza para varizbles seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Pende- del Error de confianza estimado eståndar ponderar rados disetlo relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .655 .011 3.339 3,349 1.345 .017 .633 .677 Sin instrucci6n .037 .004 3,339 3,349 1.354 .119 .028 .046 Educaci6n secundaria o mås .668 ,013 3.339 3.349 1.546 .019 .643 .693 Trabaja actualmente .450 .010 3,338 3,349 1.187 .023 .430 .471 Promedio de nacidos vivos 15-24 .590 Promedio de sobrevivientes 15-24 .534 Conoce m6todo anticonceptivo Conoce método moderno Alguna vez us6 anticonceptivos Actualmente usa anticonceptivos Usa m/:tudo moderno acaudmente Usa pfldora actualmente Usa DIU actualmente Usa cond6o actualmente Usa esterilización Usa ritmo actualmente Sector público como fuente No desea m,'ls hijos Desea esperar 2 afios o m~s Tamaño ideal de familia Atenci6n prenatal Vacuna antitetånica Ateoci6n m6dica al parto Respiraci6n aguda últimas 2 semanas Con fiebre últimas 2 semanas Nifios con diarrea últimas 2 semanas Recibi6 tratamiento de SRO Recibi6 tratamiento m~dico Nifios con carnet Niños que recibieron BCG Nifios que recibieron DPT (3 dosis) Nifios que recibieron polio (3 dosis) Recibieron vacuna antisarampionosa Recibieron todas las vacunas Peso para la edad 2 DE por debajo Talla para la edad 2 DE por debajo Peso para la talla 2 DE por debajo .021 3,339 3,349 1.214 .035 .548 .631 ,019 3,339 3,349 1.231 .035 .496 .572 .844 .015 1,059 1 ,081 1.373 .018 .814 .875 .765 .018 1,059 1 ,081 1.348 .023 .730 .800 .591 .017 1,059 1,081 1.128 .029 .557 .626 .371 ,018 1,059 1.081 1.187 .048 .335 .406 ,114 .0LI 1~59 1,081 1.085 .093 .093 .L35 .035 .006 1,059 1,081 .978 .157 .024 .047 .062 .009 1,059 1,081 1.192 .142 .044 .080 .010 .003 1,059 1,081 1,073 .328 .003 .017 ,002 ,001 1,059 1,081 ,892 ,574 .000 .005 .195 ,015 1.059 1.081 1.213 .076 .165 .224 .298 ,045 146 151 1.174 .150 .209 .387 .504 .020 1,059 1,081 1.288 .039 .464 .543 .341 .018 1,059 1,081 1,205 .052 .306 .376 2.163 .021 3,098 3,088 1.117 .010 2.120 2.205 .562 .018 1,176 1.164 1.150 .033 .525 .599 .422 .016 1,176 1,164 1,006 .037 .390 .453 .541 .020 1,176 1,164 1.207 .036 .502 .580 .177 .014 1,095 1,086 1.176 .080 .149 .205 .291 .017 1,095 1,086 1.158 .057 .258 .325 .315 .015 1,095 1,086 1,079 .049 .285 .346 .314 .027 354 343 1.062 .087 .259 .368 .336 .027 354 343 1.019 .079 .283 .389 • 385 .027 366 371 1,067 .071 .330 .439 .804 .025 366 371 1.191 .031 .755 .854 .393 ,027 366 371 1.062 .069 .339 .447 .464 .027 366 371 1,046 .059 .409 .519 .581 .028 366 371 1.099 .049 .525 .638 .336 .026 366 371 1.035 .077 .284 .387 .129 .011 942 927 1.014 .087 .106 .151 .226 .014 942 927 1.008 .062 .198 .254 .038 .007 942 927 1.042 .171 m025 .051 170 Cuadro B.216 Errores de muestren •ara las mujeres de 25-¿4 ~os Valor estimado, error estándar, efecto del disefio, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Ponde- del Error de confianza estimado eståndar ponderar rados diseflo relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .636 .012 2,620 2,619 1.245 .018 .613 .660 Sin instrucción .090 ,008 2,620 2,619 1.345 .084 .075 .105 Educaci6n secundaria o mås .536 .014 2,620 2,619 1,468 .027 .507 .564 Trabaja actualmente .621 .011 2,619 2,619 1.164 .018 .599 .643 Promedio de nacidos vivos 25-34 2.996 .052 2,620 2,619 1.315 .017 2.891 3.100 Promedio de sobrevlvientes 25-34 2.614 .046 2,620 2,619 1.362 .018 2.522 2.707 Conoce m~tudo anticonceptivo Conoce m6tudo moderno Alguna vez us6 anticonceptivos .887 .010 2,110 2,108 1.514 .012 .867 ,908 .815 .013 2,110 2,108 1.532 .016 .789 .841 .726 .012 2,110 2,108 1.249 .017 .702 .750 Actualmente usa anticonceptivos .524 .013 2,110 2,108 1,211 .025 .498 .551 Usa método moderno actualmente .214 .012 2,110 2,108 1,328 .055 .190 .238 Usa pfldora actualmente .038 .005 2,110 2,108 1.127 .123 .029 .048 Usa DIU actualmente .114 .008 2,110 2,108 1.213 .074 .097 .130 Usa cond6n actualmente .017 .003 2,110 2,108 1.233 .205 .010 .024 Usa esterilizaci6n .032 .004 2,110 2,108 1,099 .131 .024 .041 Usa ritmo actualmente .242 .0l l 2,110 2,108 1.153 .044 .221 .264 Sector público como fuente .276 .023 478 472 1.140 .085 .229 .322 No desea más hijos Desea esperar 2 aflos o m~.s Tamaflo ideal de familia .685 .013 2,110 2,108 1.247 .018 .660 .710 .130 .008 2,110 2,108 1.066 .060 .I14 .145 2.556 .031 2,438 2,414 1.189 ,012 2,493 2,619 Atención prenatal .560 .018 1,673 1,648 1.334 .033 .523 .597 Vacuna antitetånica .430 .016 1,673 1,648 1.227 .038 .398 .463 Atención m6dica al parto .473 .018 1,673 1,648 1,320 ,039 .436 .510 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas .186 .011 1,547 1,530 1.089 .061 .163 .209 Con fiebre últimas 2 semanas .293 ,013 1,547 1,530 1.058 .043 .268 .318 Nifios con diarrea últimas 2 semanas .299 .012 1,547 1,530 1.055 .042 .274 .324 Recibió tratamiento de SRO .355 .024 468 457 1.067 .068 .307 .403 Recibió tratamiento m6dico .333 .025 468 457 1,125 .076 .283 .384 Nifios con carnet .348 .026 512 512 1,235 .075 .295 .400 Niflos que recibieron BCG .780 .024 512 512 1,291 .031 .732 .827 Nifios que recibieron DPT (3 dosis) .479 .026 512 512 1.176 .055 .426 .531 Niños que recibieron polio 0 dosis) .510 .026 512 512 1.161 .051 .458 .562 Recibieron vacuna antisarampionosa .579 .028 512 512 1.280 .049 .523 .636 Recibieron todas las vacunas .411 .026 512 512 1.194 .064 .358 .464 Peso para la edad 2 DE por debajo .144 .010 1,364 1,332 1.062 .072 .123 .165 Talla para la edad 2 DE por debajo .249 .013 1,364 1,332 1.137 .054 .222 .276 Peso para la talla 2 DE por debajo .037 .005 1,364 1,332 1.028 .144 .026 ,047 171 Cuadro B.2.17 Errores de muestreo nata las mujeres de 35-49 afios Valor estimado, error eståndar, efecto del disefio, error relativo e intervalo de confianza para variables seleccionadas, Bolivia 1994 Variable Número de casos Efecto Intervalo Valor Error Sin Punde- del Error de confianza estimado ast~mdar ponderar rados disefio relativo (V) (EE) (SP) (P) (EDIS) (EE/V) V-2EE V+2EE Residencia urbana .576 .012 2,644 2,636 1.233 .021 .552 .599 Sin instrucci6n .257 .010 2,644 2,636 1.180 .039 .237 .278 Educaci6n secundaria o mis .324 .012 2,644 2,636 1.323 .037 .300 .348 Trabaja actualmente .708 Promedio de nacidos vivos 35-49 5.246 Promedio de snbrevtvlentes 35-49 4.218 Conoce m~todo anticonceptivo Conoce método moderno Alguna vez us6 anticonceptivos Actualmente usa anticonceptivos Usa m6todo moderno actualmente Usa pfldora actualmente Usa DIU actualmente Usa cood6n actualmente Usa esterilizaci6n Usa ritmo actualmente Sector público como fuente No desea m~ hijos Desea esperar 2 afios o más Tamafio ideal de familia .010 2,644 2,636 1.136 .014 .688 .728 .077 2,644 2,636 1.277 .015 5.093 5.400 .056 2,644 2,636 1.204 .013 4.106 4.329 .804 .011 2,158 2,145 1.240 .013 .783 .825 .721 .012 2,158 2,145 1.248 .017 .697 .745 .619 .011 2,158 2,145 1.073 .018 .597 .642 .425 .011 2,158 2,145 1.030 .026 .403 .447 .174 .009 2,158 2,145 1.161 .054 .155 .193 :014 .003 2,158 2,145 1.214 .216 .008 .021 .057 .006 2,158 2,145 1.102 .096 .046 .069 .0ll .003 2.158 2,145 1.437 .291 .005 .018 .082 .007 2.158 2.145 1.112 .080 .069 .095 .212 .009 2,158 2,145 1.041 .043 .193 .230 .414 .029 402 399 1,195 ,071 .355 .473 .753 .009 2.158 2,145 .996 .012 .735 .772 .011 .003 2,158 2,145 1.103 .222 .006 .016 2.863 .041 2,358 2,338 1.143 .014 2.782 2.945 Atenci6n prenatal .439 .024 771 769 1.264 .054 .391 .487 Vacuna antitetånica .346 .024 771 769 1.311 .068 .299 .394 Atenci6n rn6dica al parto .364 .025 771 769 1.363 .070 .313 .415 Respiraci6n aguda últimas 2 semanas Con fiebre últimas 2 semanas .172 .016 693 685 1.095 .094 .140 .205 .288 .019 693 685 1.082 .065 .250 .326 .272 .020 693 685 1.124 .073 .232 .311 .319 .036 199 186 1.030 .114 .247 .392 .281 .035 199 186 1.034 .123 .212 .350 .303 .034 227 228 1.102 .112 .235 .371 .687 .038 227 228 1.220 .055 .612 .762 .371 .038 227 228 1.191 .103 .295 .447 .415 .039 227 228 1.188 .094 .337 .493 .466 .035 227 228 1.068 .076 .395 .537 • 312 .034 227 228 1.104 .109 .245 .380 .193 .019 605 601 1.201 .100 .155 .232 .379 .023 605 601 1.164 .062 .333 .426 .060 .010 605 601 1.073 .172 ,040 ,081 N~~os con diarrea últimas 2 semanas Recibi6 tratamiento de SRO Recibi6 tratamiento m~dico Niflos con carnet Nifios que recibieron BCG N~os que recibieron DPT (3 dosis) Niflos que recibieron polio (3 dosis) Recibieron vacuna antisarampionose Recibieron todas las vacunas Peso para la edad 2 DE por debajo Talla para la edad 2 DE por debajo Peso para la talla 2 DE por debajo 172 APÉNDICE C LOS ERRORES NO MUESTRALES AP~NI)ICI~ c LOS ERRORES NO MUESTRALES El propúsito del presente apéndice es proporcionar al usuario de los datos de la ENDSA 94 una primera visión de la calidad de los mismos. En el Apéndice B se presentaron los resultados relacionados con los errores de muestreo. Los cuadros en este Apéndice están referidos más bien a posibles errores no muestrales: preferencia de dtgitos y redondeo en la declaración de edades o fechas; olvido de acontecimientos en el pasado; el esfuerzo deliberado de algunas entrevistadoras de distorsionar algunos datos con el objeto de aligerar la carga de trabajo; la falta de colaboración de algunas mujeres en facilitar ciertos datos o su rechazo a la medición antropomútrica, etc. En este apúndice se incluyen los cuadros básicos que indican la magnítud de estos errores no muestrales. • Cuadro C. 1: Presenta la distribución por edad en años simples de la población de facto según sexo, proveniente del cuestionario del hogar en la muestra básica, decir hogares en los cuales se debería hacer también entrevista a mujeres 15-49. La declaraciún de la edad ha mejorado bastante en el transcurso de los últimos 15-20 años. Se observa, por ejemplo, que no existe una gran concentraciún en los dígitos 0 y 5. Se advierte, sin embargo, un ligero error de declaración en la poblaciún femenina a los 15 años, el límite inferior de elegibilidad para la entrevista individual. La razón de la poblaciún de 15 años a la de 14 y 16 años es 0.94 para mujeres, mientras para los hombres es 0.99. • Cuadro C.2: Muestra que las tasas de respuesta para el cuestionario individual son más o menos parejas según la edad. La distribución de mujeres por grupos quinquenales sigue el patrún esperado y no presenta irregularidades. La distribución por edad de las mujeres elegibles en el cuestionario de hogar y la de las mujeres entrevistadas es idéntica. • Cuadro C.3: Contiene información sobre datos faltantes para una serie de variables importantes. Excluyendo las variables antropométricas, el porcentaje de casos con datos faltantes es extraordinariamente bajo y la información sobre fechas es de buena calidad. Poco más del 11 por ciento de niños no fueron medidos, bien porque no vivian con sus madres o porque en otros casos el niño no estaba presente, especial- mente en áreas urbanas. El motivo más común, sin embargo, fue el rechazo del niño o de su madre. • Cuadro C.4: Muestra que la información sobre las fechas de nacimiento de los niños es buena: las fechas vienen con mes y año para el 98 por ciento de los hijos vivos al momento de la ENDSA 94. Aún para los hijos muertos, para mis de 80 por ciento de los nacimientos que ocurrieron 15 años atrás fueron proporeionadas fechas completas. Los indices de masculinidad varían de una manera aparentemente aleatoria año por año, sin proporcionar indicaciún alguna de sesgo. La razún de nacimientos por año calendario se calcula para identificar omisión o transferencia de naeimientos por fuera del perfodo definido para las preguntas sobre salud de la sección 4, en este caso para los niños nacidos a partir de enero de 1990. La razún de 107 para el año calendario 1989 confirmarfa que este problema parece haberse presentado, especialmente para los niños que fallecieron, pero en general se puede concluir que el efecto sobre las estimaciones, de fecundidad especialmente, no es importante. • Cuadro C.5: Contiene la distribuciún de las muertes de menores de 1 mes por edad al fallecimiento (en días) y porcentaje de muertes neonatales informadas para los primeros 6 dIas, para períodos quinquenales que precedieron la encuesta. Un número importante de defunciones fueron informadas a los 7 dtas ( 1 semana) y 14 alias (2 semanas) pero no parecen existir anormalidades. El porcentaje de muertes en los primeros siete dIas fluctúa entre el 62 y el 68 por ciento para los diferentes quinquenios, indicativo de que no pareceria deteriorarse la información para quinquenios alejados de la fecha de la entrevista. 175 • Cuadro C.6: Distribución de las muertes de menores de 2 años por edad al fallecimiento (en meses) y porcentaje de muertes infantiles informadas para el primer mes, para períodos quinquenales que precedieron la encuesta. Se evidencia una obvia concentración de defunciones informadas a los 12 meses, pero la mayor parte de ellas parece provenir de los meses siguientes y corresponderia a niños que fueron informados que murieron de "1 año" y para quienes no se sondeó para obtener la información en meses, como se instruyó a las entrevistadoras, sino que se tradujo "1 año" como 12 meses. Para los quinquenios más alejados, esa fecha si parecería incluir menores de 1 año, lo cual produciría una subestimación de la mortalidad infantil para periodos anteriores a 1984. Este problema parece haber sido más serio en el departamento de la Paz. • Cuadro C.7: Porcentaje de madres sininformaciónantropométrica. Para alrededor del 14 por ciento de las madres no se tiene información sobre talla (12 por ciento para el peso). En Chuquisaca, casi la mitad de las madres (45 por ciento) no fueron medidas. En consecuencia, la información antropom6trica de Chuquisa- ca debe manejarse con reservas, si bien el peso de este departamento en el total nacional no es muy importante. • Cuadro C.8: Cobertura antropom6trica para niños. Para el 87 por ciento de los niños se tiene información completa sobre peso y talla y en este caso el departamento con menor cobertura (82 por ciento) es La Paz, seguido por Chuquisaca (84 por ciento). • CuadroC.9: Presenta información adicional sobre la calidad de la medición de la taUa para los niños menores de 2 años. Estos nii~os deberian haberse medido acostados, pero según los resultados, el 22 por ciento fueron medidos parados y para el 16 por ciento no se registró cómo se tomó la talla. Para Chuquisaca se sabe con certeza que el 41 por ciento de los niños fueron medidos en la posición recomendada y para 32 por ciento no se tiene información sobre c6mo se midieron. • Cuadro C. 10: Cobertura de la información sobre hermanas y hermanos en la encuesta de mortalidad materna. Este cuadro presenta el porcentaje de observaciones con información completa sobre edad actual (para hermanos sobrevivierítes) y fecha u otra información sobre el fallecimiento (para hermanos que murieron) por sexo y área de residencia. La información parece de buena calidad en general, si bien la informaci6n sobre las fechas y la edad a la defunci6n está disponible para apenas el 64 por ciento de los hermanos fallecidos (67 por ciento en el área rural), sin diferencias substanciales por sexo de la persona fallecida. Para otro 28 por ciento adicional existe ínformación sobre la edad y el número de años que hace que murió la persona. • Cuadro C. 11: Compara el año de nacimiento de los informantes con el de sus hermanos y hermanas en la encuesta de mortalidad materna según lugar de residencia, como indicador de la omisión de hermanos o hermanas. La coincidencia en las medianas es buena indicación de que no hay serias omisiones ni de hermanos menores o mayores. Pareceria existir una leve omisión de hermanos nacidos antes de 1955, con magnitudes similares por lugar de residencia. • CuadroC.12: Contienelaevolucióndelpromediodehermanos(as) ylarazóndemasculinidadsegún el año de nacimiento del informante. En el área urbana, existirfa una pequeña omisión entre los informantes nacidos antes de 1960, especialmente omisión de hermanas. La omisión de hermanos y hermanas en el área rural es creciente con la edad del informante y la omisión de hermanas en particular es m~s sería que en el área urbana. • Cuadro C. 13: Distribuciónporcentual, por edad al fallecimiento, de las muertes por causas matemas, según lugar de residencia. Existe la esperada preferencia de digitos para la declaración de edades: 20, 25, 30, 35 (especialmente en el årea urbana) y 40 (especialmente en el área rural). • Cuadros C.14 a C.16: Distribución porcentual de hogares por número de visitas según lugar de residencia. El número de visitas requeridas para completar las entrevistas es un indicador importante de la calidad de la información en cuanto suministra evidencia de los esfuerzos que se hicieron para disminuir los sesgos en la recolección, al igual que refleja la dificultad del trabajo de campo y la motivación del personal para completar entrevistas. Un porcentaje muy importante de entrevistas (entre 77 y 90 por ciento) fueron 176 completadas en la primera visita en Potosí en comparación con los otros departamentos, especialmente en hogares de tipo 1 (sin entrevista de mujeres en edad reproductiva) y båsicamente no se hicieron visitas adicionales en este departamento. En Cochabamba, por el contrario, menos de la mitad de las entrevistas se completaron durante la primera visita. En alrededor del 30 por ciento de los hogares se requirió una segunda visita y en casi el 20 por ciento tres o más visitas. En total se hicieron alrededor de 42,000 visitas a 30,113 hogares para un total de 26,144 hogares completos. Cuadro C. 1 Distribuci6n por edad de la ooblación en hoeares en la muestra båsica Distribuci6n por edades en afios simples de la poblaci6n de facto por sexo (ponderada), Bolivia 1994 Hombres Mujeres Hombres Mujeres Porcen- Porcen- Porten- Porcen- Edad Número taje Número taje Edad Número taje Número taje 0 688 3.5 559 2.7 37 187 1.0 1 593 3.0 576 2.8 38 237 1.2 2 631 3.2 560 2.7 39 164 0.8 3 597 3,1 611 3.0 40 247 1,3 4 640 3.3 685 3.3 41 110 0.6 5 604 3.1 605 2.9 42 190 1.0 6 644 3.3 580 2.8 43 148 0.8 7 595 3,0 571 2.8 44 145 0.7 8 587 3.0 633 3.1 45 229 1.2 9 552 2.8 509 2.5 46 119 0.6 10 585 3.0 548 2.6 47 115 0.6 11 522 2.7 498 2,4 48 181 0,9 12 588 3.0 561 2.7 49 115 0.6 13 534 2,7 571 2.8 50 185 0.9 14 526 2,7 548 2,6 51 102 0.5 15 449 2.3 460 2.2 52 147 0,8 16 385 2,0 426 2.1 53 116 0.6 17 360 1,8 407 2,0 54 100 0.5 18 387 2.0 399 1.9 55 155 0,8 19 257 1.3 328 1.6 56 91 0.5 20 336 1.7 407 2.0 57 67 0.3 21 253 1.3 280 1.4 58 92 0.5 22 304 1,6 356 1,7 59 48 0,2 23 306 1,6 304 1.5 60 176 0.9 24 307 1.6 347 1.7 61 51 0,3 25 275 1.4 309 1.5 62 68 0.3 26 248 1.3 256 1.2 63 77 0.4 27 233 1.2 302 1,5 64 59 0,3 28 259 1.3 304 1,5 65 96 0.5 29 234 1.2 265 1.3 66 42 0.2 30 303 1.5 341 1.6 67 31 0.2 31 161 0,8 205 1.0 68 63 0,3 32 230 1.2 258 1.2 69 32 0.2 33 251 1.3 290 1.4 70+ 515 2.6 34 197 1.0 225 1.1 35 214 1.1 298 1.4 NS/SI 11 0.1 12 0.1 36 207 1.1 233 1.I Total 19,551 100.0 20,695 100.0 Nota: La poblaci6n de facto (de hecho) incluye todos los residentes y no residentes que pasaron en el hogar la noche anterior a la encuesta. NS/SI: No sabe/Sin informaci6n. 209 1.0 250 1.2 165 0.8 228 1.1 156 0.8 193 0.9 217 1.0 151 0.7 224 1.1 143 0,7 132 0,6 169 0.8 109 0.5 213 1.0 145 0.7 177 0.9 142 0.7 99 0.5 159 0.8 H7 0,6 74 0.4 123 0.6 7O 0,3 213 1.0 48 0.2 77 0.4 84 0.4 52 0.3 144 0.7 42 0.2 60 0.3 73 0.4 32 0.2 576 2.8 177 Cuadro C.2 Distribuci6n por edad de la 8 muieres elegibles y entrevistadas Distribuci6n por grupos qninquenales de edad de mujeres de facto de 10-54 aflos y de las mujeres entrevistadas de 15-49 aflos y porcentaje de mujeres elegibles que fueron entrevistadas, Bolivia 1994 CIFRAS PONDERADAS Mujeres elegibles para entrevista Mujeres emrevistadas ~ Edad Distri- Distri- Porcentaje buciún buciún entrevis- Ntimem ~ porcemual Número porcentual tado 10-14 2,726 NA NA NA NA 15-19 2,021 21.6 1,800 21.0 89.1 20-24 1,694 18.1 1,539 18.0 90.9 25-29 1,436 15.4 1,343 15.7 93.5 30-34 1,320 14.1 1,261 14.7 95.5 35-39 1,155 12.4 1,065 12.4 92.3 40-44 945 lOA g46 9.9 89.5 45-49 778 8.3 706 8.2 90.8 50-54 776 NA NA NA NA 15-49 9,347 NA 8,560 NA 91.6 CIFRAS SIN PONDERAR Edad Mujeres elegibles para entrevista Mujeres emrevistadas Distri- Distri- Porcentaje buciún huciún entrevis- Número porcentual Número porcentual )ado 10-14 2,794 NA NA NA NA 15-19 2,030 21.8 1,828 21.2 90.0 20-24 1,667 17.9 1,519 17.7 91.1 25-29 1,444 15.5 1,362 15.8 94.3 30-34 1,313 14.1 1,258 14.6 95.8 25-39 1,154 12.4 1,077 12.5 93,3 40-44 939 10.1 852 9.9 90.7 45-49 769 8.3 707 8.2 91.9 50-54 787 NA NA nA NA 15.-49 9,316 NA 8,603 NA 92.3 Nota: Las mujeres de facto (de hecho) son todas aquellas residentes y no residentes que pasaro n en el hogar la noche anterior a la encuesta. NA: No aplicable ~Mujeres listadas en los hogares de la muestra blsica; aquéllas entre 15-49 años son elegibles para la entrevista individual. Estas cifras provienen del Cuadro 2.6 2Con t'mes de comparacinn, se utiliza únicamente la ponderaciún de hogares »Las cifras no coinciden con el número sin ponderar de mujeres del Cuadro 2.10 por que 6stas son residentes habituales 178 Cuadro C,3 Porcentaie de observaciones sin información en la muestra básica Porcentaje de observaciooes sin informaci6n para preguntas demogrificas y de salud seleccionadas en la muestra båsica, Bolivia 1994 Porcentaje sin Tipo de informaci6n Grupo de referencia informaci6n Número Fecha de nacimiento (.Jltimos 15 afios $61o mes 2.6 17,065 Mes y año 0.3 17,065 Edal al morir Últimos 15 aiios 0.5 2,287 Edad a la primera onión t Mujeres alguna vez unidas 0.3 5,981 Nivel de educación Todas las mujeres 0.1 8,603 Peso del nido al nacer Nifins que fueron pesados 5.1 1,975 Antropometrfa ~ Nidos vivos entre 1-35 meses Talla del nido 11.4 3,335 Peso del nido 11.3 3,335 Talla y peso 11.8 3,335 Diarrea en dltimas 2 semanas Nidos vivos entre 1-35 meses 0.4 3,335 ~Sin inforrnaci6n para ado y edad 2No se midió el niño Cuadro C.4 Nacimientos a mu[eres en la encuesta individual por orlo calendario Distribucioo de uacimientos a las mujeres entrevistadas en la encuesta individual de la muestra b,tsica por atto calendario, porcentaje con fecha de nacimiento completa, raz6n de masculinidad al nacer y razones por afios calendario, según estado de sobrevivencia, Bolivia 1994 Porcentaje con Razon de Raz6n Número fecha de masculinidad por ado Número Número de nacimlentos nacimiento completa t al nacer 2 calendario ~ de nidos de nidos Vi- Muer- Vi- Muer- Vi- Muer- Vi- Muer- Vi- Muer- Vi- Muer- Aflos vos tos Total vos tos Total vos tos Total vos tos Total vos tos Total vos tos Total 94 362 19 381 100 100 100 136 130 135 NA NA NA 209 I I 219 154 8 162 93 1,207 88 1,296 100 I00 lfl0 i05 124 104 166 132 163 613 49 661 595 39 634 92 1,092 115 1,207 100 100 100 111 113 111 96 126 98 573 61 634 519 54 573 91 1.067 94 1,160 lO0 100 100 101 131 103 95 84 94 535 53 588 531 41 572 90 1.146 109 1.255 100 98 100 93 108 94 103 79 100 551 57 608 595 52 647 89 1.168 183 1.352 99 94 99 106 127 108 107 131 109 600 103 702 569 81 649 88 1,046 172 1,218 98 87 97 100 100 100 94 93 94 524 86 610 522 86 608 87 1,039 188 1,227 99 89 97 106 112 107 101 109 102 535 99 634 504 89 593 86 1,012 173 1,186 99 85 97 9g 154 105 101 98 1(30 501 105 606 511 68 579 85 973 167 1,140 98 81 95 95 110 97 NA NA NA 475 87 562 498 80 578 90-94 4,874 425 5,299 100 100 100 104 119 105 NA NA NA 2,481 230 2,711 2,393 194 2,588 85-89 5,238 883 6,122 99 87 97 101 119 104 NA NA NA 2,634 480 3,115 2,604 403 3,007 80-84 4,156 868 5.024 98 84 96 103 117 105 NA NA NA 2.103 467 2.571 2,052 401 2.453 75-79 3.016 810 3.826 98 80 94 105 112 107 NA NA NA 1,547 428 1.975 1.469 383 1.852 <75 2,467 909 3,376 96 81 92 101 111 103 NA NA NA 1.239 477 1.716 1,228 432 1,660 Todos 19,751 3.895 23,646 98 85 96 103 115 105 NA NA NA 10.004 2,083 I2.087 9.746 1,813 11.559 ~Mes y aflo de nacimiento disponibles Z(Bb/B~)*100, en donde Bb and B,~ son el número de nacimienms masculinos y femeninos, respectivamente. 3[2BJ(B,.~+B,+t)]*I00, en donde B, es el número de nacimientos en el ado calendario x NA: No aplicable 179 Cuadro C.5 Edad del fallecimiento en días para menores de 1 mes en la muestra båsica Distribución de las muertes de menores de 1 mes por edad al fallecimiento en días y porcentaje de muertes neonatales informadas para los primeros 6 alias, para periodos quinquenales que precedieronla encuesta, Bolivia 1994 Número de aí~os antes de la encuesta Edad al morir (días) 0-4 5-9 10-14 15-19 Total < 1 62 68 71 54 255 1 33 46 19 32 129 2 15 29 22 17 83 3 15 15 14 16 60 4 5 6 5 9 25 5 ó 10 11 9 36 6 3 4 8 5 20 7 30 29 35 23 117 8 5 14 13 5 37 9 1 0 2 3 7 10 3 3 3 0 9 II 0 0 0 I I 12 4 2 3 2 I0 13 0 0 0 0 1 14 14 4 9 5 32 15 9 10 9 14 42 16 0 2 1 0 3 17 4 0 2 1 6 18 2 2 1 1 6 20 0 3 3 7 14 21 3 8 3 2 15 22 1 0 0 2 3 23 2 1 1 0 5 24 1 2 0 0 3 25 1 0 2 2 4 26 0 1 1 0 2 27 2 0 0 0 2 28 1 l 0 0 2 29 2 0 1 0 3 30 l 1 3 3 8 Total 0-30 días 222 262 243 213 940 Neonatal temprana (%) t 61.7 68.4 6t,8 66,6 64,7 '[0-6 dlas] + [0-30 dias] 180 Cuadro C.6 Edad del faUecímíento en meses para menores de 2 afios en h muestra b,'ísica Distribución de las muertes de menores de 2 años por edad al fallecimient~ en meses y porcentaje de muertes infantiles informadas para el primer mes, para periodos quinquenales que precedieron la encuesta, Bolivla 1994 Número de ailos antes de la encuesta Edad al morir (en meses) 0-4 5-9 10-14 15-19 Total < l mes I 222 262 243 213 941 1 46 66 59 60 231 2 23 42 33 43 141 3 26 50 40 34 150 4 14 19 12 20 65 5 8 9 21 6 43 6 25 25 32 25 107 7 6 21 17 10 54 8 17 31 26 10 83 9 12 28 16 12 68 10 9 17 7 5 39 11 9 14 12 15 50 12 18 64 91 66 239 13 7 19 7 7 40 14 13 12 19 14 59 15 7 16 16 9 48 16 8 2 7 7 24 17 1 4 6 1 11 18 13 18 25 22 78 19 8 5 3 4 21 20 2 5 6 5 19 21 5 5 2 1 13 22 2 1 l 4 7 23 7 4 3 1 15 Total 0-1J 417 584 518 Porcentaje neonatal 2 53.3 44.9 46.9 qncluye las muertes de menores de un mes informadas en días 2[Menos de 1 mes] + [Menos de 1 afio] 454 1,973 47.0 47.7 181 Cuadro C.7 Porcentaie de madres sin informaci6n antropom6trica Porcentaje de madres sin informackín antropom6trica por tipo de índice: talla, peso, e índice de masa corporal, según caraet¢risticas seleccionadas, Bnlivia 1994 ][ndice de Talla Peso masa corporal Número Sin Número Sin Número Sin de infor- de infor- de infor- Característica madres maci6n madres maci6n madres maci6n Edad < 20 253 11.9 210 10.1 210 11.0 20-34 2,122 13.6 1,769 11.7 1,769 13.5 35+ 684 16.2 604 13.7 604 16.4 Hijos nacidos vivos 1 682 15.9 565 12.7 565 14.3 2-3 1,028 11.3 860 10.7 860 11.9 4-5 620 14.2 535 I 1.6 535 13.7 6+ 730 16.1 624 13.8 624 16.9 ./u'ea Urbana 1,636 13.8 1,392 13.4 1,392 13.6 Rural 1,423 14.4 1,192 10.5 1,192 14.5 Regi6n Altiplano 1,419 14.7 1,192 14.8 1,192 15.2 Valle 889 15.6 776 9.1 776 14.9 Llano 751 11.1 616 10.4 616 10.4 Departamento La Paz 950 17.8 795 18.8 795 19.1 Oruro 169 8.1 148 7.0 148 7.0 Potosi 301 8.3 249 6.9 249 7.7 Chuquisaca 182 45.1 156 14.3 156 43.5 Cochabamba 570 8.8 502 8.6 502 8.6 Tarija 138 4.6 119 4.3 119 4.3 Santa Cruz 630 11.4 521 10.5 521 10.5 Beni/Pando 120 9.7 95 10.0 95 10.0 Nivel de instrucci6n Ninguno 433 17.2 372 12.0 372 17.5 Båsico 1,405 14.3 1,168 12.3 1,168 14.6 Intermedio 491 13.1 397 11.7 397 12.4 Medio o mås 730 12.4 647 11.8 647 11.9 Total 3,059 14.1 2,584 12.1 2,584 14.0 182 Cuadro C.8 Cobertura de la infomaci6n antrovom6trica vara niños Porcentaje de nifios menores de 3 afios con informaei6n antropom6triea faltante y completa, por características seleccionadas, Bolivia 1994 Peso o Casos Número talla fuera de Datos de Caracter[stica faltante ran8 o~ completos nifios Edad del nl~o en meses 3-5 13.8 2.7 83.5 322 6-11 7.7 1.8 90.5 591 12-23 10.7 2.3 87.0 1,111 24-35 12.1 1.3 86.52 1,073 Sexo Niiio 10.7 2.4 86.92 1,614 Nifia 11.2 1.3 87.4 1,483 Orden de nnch-nienta 1 10.9 1.6 87.52 741 2-3 12.1 1.7 86.2 736 4-5 10.0 2.2 87.7 554 6+ 12.2 1.4 86.5 507 Intervalo entre nacimientos en meses <24 12.1 2.0 85.9 617 24-47 11.2 1.9 86.71 1,250 48+ 8.8 2.1 89.0 489 .~rea Urbana 11.7 1.4 86.9 1,653 Rural 10.1 2.4 87.42 1,444 Regl6n Altiplano 13.7 2.1 84.22 1,417 Valle 8.5 1.5 89.9 880 Llano 8.8 2.0 89.2 801 Departamento La Paz 17.2 1.1 81.62 962 Oruro 7.8 3.3 88.9 167 Potosi 5.2 4.5 90.2 288 Chuquisaca 12.0 3.5 84.5 186 Cochabamba 8.1 1.0 90.9 552 Tarija 5.5 0.8 93.43 142 Santa Cruz 9.5 1,6 88.9 668 Beni/Pando 5.6 3.8 90.6 133 Nivel de instruccl6n Sin instrucci6n 12.4 3.1 84.5 416 Básico 11.4 2.0 86.52 1,398 Intermedio 9,7 1,3 89.0 517 Medio o más 10.2 1.3 88.4 766 Total 11.0 1.9 87.12 3,097 'Talla para la edad o peso para la edad con 6 desviaciones eståndar por encima o debajo de la media; peso para la talla con 4 åesvlaeiones por debajo o 6 por encima; talla demasiado baja o demasiado alta. 2Excluye el 0.1 por ciento para quienes falta el mes 3Excluye el 0.3 por ciento para quienes falta el mes 183 Cuadro C.9 Calidad de la infomaci6n de talla nata nifios menores de 2 afins Porcentaje de niflns menores de 2 afios según la posici6n en la cual fueron medidos, por caracterfsticas seleccionadas, Bolivia 1994 Posici6n para la medici6n Número Talla Sin infor- de Caracterlstiea completa Acostado Parado maci6n niños Edad del ntfio en meses 3-5 86.6 81,4 0.5 18.1 322 6-11 92.8 88.7 0.8 10.4 591 12-23 89.8 75.8 9.0 15.2 1,111 24-35 88.2 29.0 53.2 17.8 1,073 Sexo Nifio 89.8 62.7 21.6 15.7 1.614 Nifia 89.2 62.5 22.2 15.3 1,483 Orden de nacimiento 1 87.9 62,6 21.6 15.7 736 2-3 89.6 60.9 22.7 16.5 1,061 4-5 91.0 64.0 21.8 14.2 626 6+ 89.5 64.1 21.0 14.9 674 Intervalo entre nacimientos en meses <24 ~ 89.0 60,6 22.0 17.4 617 24-47 89.9 64.7 20.3 15.0 1,252 48+ 91.3 59.8 26.2 14.0 488 Área Urbana 88.8 61.2 23.0 15.8 1,653 Rural 90.3 64.3 20.5 15.2 1,444 Regi6n Altiplano 86.8 61.4 21.0 13.6 1,417 Valle 91.7 64.5 19.4 16.1 880 Llano 91.8 62.8 26.3 10.9 801 Departamento La Paz 83.5 59.1 18.6 22.3 962 Oruro 92.2 64.1 28.1 7.8 167 Potosl 94.8 67.6 24.7 7.7 288 Chuquisaca 88.7 41.0 27.2 31.8 186 Cochabamba 91.9 74.0 14.9 11.0 552 Tarija 94.8 58.3 26.2 15.5 142 Santa Cruz 91,1 64.5 25,6 9,8 668 Beni/Pando 95.3 53.9 29.5 16.6 133 Nivel de instrueci6n Sin instrucci6n 88.7 60.1 21.3 18.6 416 Básico 89.2 64.9 19.9 15.2 1.398 Intermedio 90.4 67.8 19.3 12.9 517 Medio n más 89.8 56.4 27.5 16.1 766 Total 89.5 62.6 21.9 15.5 3,097 'No incluye los primeros nacimientos 184 Cuadro C.IO Cobertura de la infgrmación sobre hermanas v hermanos en la encuesta de mortalidad materna Porcentaje de observaciones con informaci6n completa sobre edad actual para hermanos sobrevivientes e información sobre el fallecimiento para hermanos que murieron, Bolivla 1994 Sexo del hermano Sin infor- Tipo de informaei6o Mujer Hombre maci6n Total ./~REA URBANA Total de hermanos 71,127 74,099 172 145,3911 Sobrevivientes 86.1 84.0 3.6 84.9 Falleeidos 13.8 15.9 81.4 15.0 Informaci6n faltante 0.1 0.1 15.1 0.1 Hermanos sobrevlvlentos 61,237 62,223 6 123,466 Edad informada 99.6 99.4 24.6 99.5 Sin informaci6n 0,4 0.6 75.4 0.5 Hermanos faBecldos 9,820 11,79'2 140 21,752 Fecha y edad a la defunci6n (1/AD) 59.8 61.1 0.6 60.2 EAD y aflos desde la defunci6n (ADD) 31.5 29.4 5.5 30.2 $61o edad de la defunci6n 0.2 0.3 0.0 0.3 $61o afios desde la defunci6n 0,2 0.1 0.0 0.2 Sóla edad a la defunci6n 6.7 7.2 0.5 6.9 Sin informaci6n 1.5 1.8 93.4 2.3 ÁREA RURAL Total de hermanos 46,637 49,824 110 96,$71 Sobrevivientes 80.8 79.8 0.8 80.2 Failecidos 19.1 20.1 51.0 19.6 Informaci6n faltante 0.1 0.1 48.4 0.2 Hermanos sobrevlvlentes 37,67$ 39,746 1 77,421 Edad informada 99.6 99.5 100.0 99.5 Sin informaci6n 0.4 0.5 0.0 0.5 Hermanos faile¢ldos 8,901 10,018 $6 18,975 Fecha y edad a la defunci6n (EAD) 67.7 67.5 0.9 67.4 EAD y afios desde la defunci6n (ADD) 24.6 25.0 4.4 24.8 $61o edad de la defunci6n 0,1 0,2 0,0 0.1 $61o afios desde la defunci6n 0.2 0.2 0.0 0.2 S61a edad a la defunción 6.1 5.4 0.0 5.7 Sin informaei6n 1.3 1.8 94.9 1.8 POBLACIÓN TOTAL Total de hermanos Sobrevivientes Fallecidos Informaci6n faltante Hermanos sobrevlvlentos Edad informada Sin informaci6n Hermanos fallecldos Fecha y edad a la defunci6n (EAD) EAD y afios desde la defunci6n (ADD) $61o edad de la defunci6n $61o afios desde la defunción S61a edad a la defunci6n Sin informaci6n 117,764 123,922 2112 241,969 84.0 82.3 2.5 83.0 15.9 17.6 69.6 16.8 0.1 0.1 28.1 0.1 98,912 101,969 7 200,8117 99.6 99.5 33.0 99,5 0.4 0.5 67.0 0.5 18,721 21,810 196 40,727 63.6 64.1 0.7 63.5 28.2 27.4 5.2 27.7 0.2 0.3 0.0 0.2 0.2 0.1 0.0 0.2 6.4 6.4 0.4 6.4 1.4 1.8 93.9 2.1 185 Cuadro C. 11 Informaci6n sobre el afio de nacimiento de los hermanos v hermanas en la encuesta de mortalidad materna Distribución porcentual de los informanles y sus hermanos por afio de nacimiento según lugar de residencia, Bolivia 1994 Total Atea urbana Area rural Año de Infor- Herma- Infor- Herma- Infor- Herma- nacimiento mante nos(as) mante nos(as) mante nos(u) Antes de 1945 1.2 5.1 1.1 4.9 1.5 5.5 1945-49 8.9 5.6 8.0 5.5 10.3 5.8 1950-54 10.7 8.3 10.2 8.2 11.4 8.4 1955-59 12.9 11.9 12.7 12.0 13.2 11.6 1960-64 14.1 12~6 14~0 12.8 14,2 12.2 1965-69 16.0 15.1 16.2 15.5 15.6 14.6 1970-74 17.9 14,2 18.8 14.5 16.3 13.7 1975 o despu6s 18.3 27.2 18.9 26.6 17.4 28.1 Total 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 100.0 Límite inferior 1944 1910 1944 1910 1944 1913 Llmite superior 1979 1994 1979 1994 1978 1994 Mediana 1965 1967 1966 1967 1964 1967 Número de casos 50,215 241,952 31,108 145,390 19,107 96,562 Cuadro C.12 Informaci6n sobre la evoluci6n del promedio de hermanos y hermanas y de la razón de masculinidad en la encuesta de mortalidad materna Número promedio de hermanos y hermanas y raz6n de masculinidad al nacer por afio de nacimiento, según lugar de residencia, Bolivia 1994 Total Arca urbana Área rural Afio de Promedio Raz6n Promedio Raz6n Promedio Raz6n nacimiento de de mascu- de de mascu- de de mascu- del informante hermanos(as) linidad hermanos(as) linidad hermanos(as) linidad Antes de 1950 5.1 110 5.1 108 5.0 113 1950-54 5.4 107 5.5 105 5.4 111 1955-59 5.7 108 5.8 106 5.6 110 1960-64 5.9 108 5.8 107 5.9 llO 1965-69 6.0 104 5.8 104 6.3 105 1970-74 6.0 102 5.8 102 6.5 103 1975-79 6.1 102 5.6 102 7.0 104 Nota: El promedio de hermanos(as) incluye al informante 186 Cuadro C.13 lnformaci6n sobre la declaraci6n de la edad de las muerl¢s de hermanas por causas maternas Distribución porcentual por edad al fallecimiento de las muertes por causas mau~rnas, según lugar de residencia, Bolivia 1994 Total Atea urbana Area rural Edad al Porcen- Porcen- Porten- fallecimiento Número ¿aje Número taje Número taje 15 16 2,0 5 1.6 II 2.3 16 I0 1.2 2 0.7 7 1.5 17 26 3.2 16 4.6 10 2.2 18 58 7.0 21 6.0 36 7.8 19 35 4,3 12 3.4 24 5.1 20 60 7.4 22 6.2 38 8.2 21 24 3.0 15 4.2 10 2.0 22 63 7.7 23 6.7 40 8.5 23 27 3.3 13 3,6 14 3.0 24 22 2.6 14 4.0 8 1.6 25 76 9.3 38 10.7 38 8.2 26 20 2,5 11 3.1 9 2.0 27 14 1.7 10 3.0 4 0.8 28 39 4.8 25 7.3 14 3.0 29 5 0.6 5 1.3 0 0.0 30 82 10.0 32 9.1 50 10.7 31 10 1.2 2 0.5 8 1.7 32 28 3.4 11 3.2 17 3.6 33 18 2.2 12 3.4 6 1.3 34 22 2.7 10 3.0 11 2.4 35 31 3.7 16 4.6 14 3.0 36 18 2.1 3 0.8 15 3.1 37 13 1.6 3 0,7 10 2.2 38 20 2.4 7 2.0 13 2.9 39 15 1.9 3 0.8 13 2.7 40 36 4.4 8 2.5 28 5.8 41 2 0.3 I 0.2 I 0.4 42 4 0.5 3 1.0 I 0.2 43 6 0.8 2 0.6 4 0.9 44 2 0,3 2 0.5 0 0.0 45 4 0.6 2 0.5 3 0.6 46 5 0.6 2 0.5 3 0.7 47 0 0.0 0 0.0 0 0.0 48 2 0.2 2 0.4 0 0.0 49 I 0.1 I 0.2 0 0.0 Total 821 I00.0 352 I00.0 469 I00.0 187 Cuadro C.14 Nfimero de ,/hilas a hotares sin entrevista individual Distribuci6n porcentual de hogares sin entrevista individual por número de visitas según lugar de residencia, Bolivia 1994 Entrevistas completas Entrevistas incompletas Sin Total Sin Total Número infor- com- infor- incom- de Departamento 1 2 3 + maci6n pletas 1 2 3 + maci6n pletas Total hogares AREA URBANA Aldplano La Paz 48.7 20.3 13.6 0.0 82.6 5.9 3.5 7,7 0.2 17,4 100,0 1.748 Oruro 53.8 20.7 19.2 0.0 93.8 2.3 1.3 2,6 0.0 6.2 100.0 691 Potosl 85,3 0,5 0,0 0,0 85,8 13,0 0,0 0.5 0.7 14.2 IGO,0 423 Valle Chuquisaca 57.6 18.3 13.7 0•0 89.7 6.0 0.9 3,2 0.2 10.3 100,0 911 Cochabamba 41.I 28.3 22.4 0.0 91.9 4.6 1.1 2.4 0.0 8.1 100.0 1.399 Tarija 69.5 10.2 7.8 0.0 87,5 5.4 1.3 5,6 0.2 12.5 100.0 1,817 Llano Santa Cruz 76.8 8.2 5.7 0.0 90.7 6.2 1.0 1,8 0.3 9.3 I00,0 3,386 Beni/Pando 72.5 5.9 2.8 0.0 81.2 9.2 3.2 5,6 0.8 18.8 I00.0 1,514 Total 64.3 13.6 10.0 O.O 87.9 6.2 1.7 3,9 0.3 12.1 100.0 11,889 ÁREA RURAL AlUplano La Paz 61.0 14.7 3.7 0.0 79.5 II.8 3.9 4,9 0.0 20.5 I00,0 1,139 Oruro 63.7 12.5 7.1 0.0 83,3 7.9 1.3 7,5 0.0 16.7 I00,0 520 Potosf 92.8 0.I 0.0 0.0 93.0 4.2 0.8 0,7 1,3 7.0 I00,0 712 Valle Chuquisaca 84.7 3.4 0.7 0.0 88.8 9.2 1.2 0,6 0.2 II.2 100,0 1,298 Cochabamba 40.9 32.1 14.1 0.0 87.1 8.2 2.2 2,1 0.4 12.9 100,0 1.112 Tarija 82.3 3.4 1.6 0.2 87.5 10.2 0.8 1,4 0.1 12.5 100,0 888 Llano Santa Cruz 80.6 2.5 0.5 0,0 83.6 12.3 1.8 1,6 0.7 16.4 I00,0 1,209 Beni/Pando 75.8 1.6 1.2 0.0 78.6 14.5 3.2 1,8 2.0 21.4 100.0 855 Total 72.4 9.2 3.6 O.O 85.1 10.1 2.0 2.3 0.5 14.9 100,0 7.733 POBLACION TOTAL .Mtlphmo La Paz 53.6 18.1 9.7 0.0 81.4 8.2 3.7 6,6 0.I 18.6 I00,0 2.887 Orum 58.1 17.2 14.0 0.0 89.3 4.7 1.3 4,7 0.0 10.7 100,0 1,211 Potosl 90.0 0.3 0.0 0.0 90.3 7.5 0.5 0,6 I.I 9.7 I00,0 1,135 Valle Chuquisaca 73.6 9.6 6.1 0.0 89.2 7.9 1.0 1,7 0.2 I0.8 I00,0 2,209 Cochabamba 41.0 30.0 18.8 0.0 89.8 6.2 1,6 2,2 0.2 10.2 I00,0 2,511 Tarija 73.7 8.0 5,7 0.I 87.5 7.0 I.I 4,2 0.I 12.5 I00,0 2,705 Llano Santa Cruz 77.8 6.7 4.3 0.0 88.8 7.8 1.2 1.8 0.4 11.2 100,0 4,595 Beni/Pando 73.7 4.4 2.2 0.0 80.3 ll.l 3.2 4,2 1.2 19.7 I00,0 2.369 Total 67.5 11.9 7.5 0.0 86.8 7.8 1.8 3.3 0.4 13.2 100.0 19,622 Nota: Datos sin ponderar 188 ¢~uadro C.15 Número de visitas a hogares con entrevista individual Distribuci6n porcentual de hogares con entrevista individual por número de visitas según lugar de residencia, Bolivia 1994 Entrevistas completas Entrevistas incompletas Sin Total Sin Total Número infor- com- infor- incom- de Departamento 1 2 3+ mación pletas 1 2 3+ maei6n pletas Total hogares AREA URBANA Altiplano La Paz 52.8 19.8 15,3 0.0 87.9 4.8 1.8 5.4 0.1 12.1 100,0 1,609 Oruro 46.6 19.2 24.0 0.0 89.9 6.5 0.3 3.4 0.0 10.1 100.0 712 Potosí 62.4 16.9 9,8 0.0 89.1 8.9 0,0 2.1 0.0 10.9 100.0 338 Valle Chuquisaca 51.3 16.9 24.5 0.0 92.7 2.6 1.7 3.0 0.0 7.3 100.0 302 Cochabamba 38.4 27.6 24.1 0.0 90.1 4.4 1,3 4.2 0.0 9.9 100.0 474 Tarija 41.9 20.3 27.1 0.0 89.3 4.6 0.8 5.1 0.2 10.7 100.0 606 Llano Santa Cruz 70.9 10.9 6.2 0.0 88.0 5.2 1.6 5.2 0.1 12.0 100.0 1,223 Beni/Pando 73.6 5.6 2.4 0.0 81.7 8.6 1.9 6.2 1.7 18.3 100.0 535 Total 56.0 ¤6.9 15.4 0.0 88.2 $.$ 1.3 4.7 0.2 11.8 100.0 ~,799 AREA RURAL Altiplano La Paz 61,7 15.1 7,0 0.0 83.8 8.9 2.7 4.3 0.2 16.2 100.0 995 Omro 65.7 7.5 3.4 0.0 76.5 19.0 1.8 2.7 0.0 23.5 100,0 562 Potosi 83.1 8.3 0.6 0.0 92.0 5.3 1.0 0.6 1.1 8.0 100,0 711 Valle Chuquisaca 83.3 5.9 2.0 0.0 91.3 7.0 1.1 0.3 0.3 8.7 100.0 641 Cochabamba 47.1 25.6 lOA 0.0 82.8 13.3 1.7 2.2 0,0 17.2 100.0 594 Tarija 73.0 12.2 4.1 0.0 89,2 7,4 2.0 1.4 0.0 10.8 100.0 444 Llano Santa Cruz 80,5 2.3 1.1 0.0 83.9 9.8 2.9 1.1 2.3 16.1 100.0 441 Beni/Paodo 72.4 4.6 0.7 0.3 78.0 14.8 3.0 3.9 0.3 22.0 100.0 304 Total 70.1 11.1 4.1 0.0 85.2 10.2 2.0 2.1 0.5 14.8 100.0 4,692 POBLACION TOTAL Altiplano La Paz 56.2 18.0 12.1 0.0 86.3 6,4 2.2 5.0 0.2 13.7 100.0 2,604 Oruro 55.0 14.1 14.9 0.0 84.0 12,0 0.9 3,1 0.0 16.0 1(30,0 1,274 Potosi 76.5 11.1 3.5 0.0 91.0 6.5 0.7 1.0 0.8 9,0 100.0 1,049 Valle Chuquisaca 73.1 9.4 9.2 0.0 91.7 5.6 1.3 1.2 0.2 8.3 100.0 943 Cochabamba 43.3 26.5 16.3 0.0 86.0 9.4 1.5 3.1 0.0 14.0 100.0 1,068 Tarija 55.0 16.9 17.3 0.0 89.2 5.8 1.3 3.5 0.1 10.8 100.0 1,050 Llano Santa Cruz 73.4 8.6 4.9 0.0 86.9 6.4 1.9 4.1 0.7 13.1 I00.0 1,664 Beni/Pando 73.2 5.2 1.8 O.l 80.3 10.8 2.3 5.4 1.2 19.7 I00.0 839 Total 62.3 14.3 10.3 0.0 86.9 7.6 1.6 3.6 0.3 13.1 100.0 10,491 Nota: Datos sin ponderar 189 Cuadro C. 16 Número de visitas a hogares vara la realizaci6n de la entrevista individual Distribución porcentual de cuestionarios individuales por número de visitas según lugar de residencia, Bolivia 1994 Entrevistas completas Entrevistas incompletas Sin Total Sin Total Número infor- com- infor- incom- de Departamento 1 2 3+ maci6n pletas 1 2 3+ maci6n pletas Total mujeres ÁREA URBANA Altiplano La Paz 60.8 15.6 9.8 0.1 86.3 2,8 1.8 9.0 0,1 13.7 100.0 1,641 Oruro 68.3 12.3 14.5 0,0 95.0 1.5 0.4 3.0 0.0 5.0 100.0 725 Potosí 72.2 11.4 5.8 0.0 89.4 5.3 1.9 3.1 0.3 10.6 100.0 360 Valle Chuquisaca 75.5 10.3 8.4 0.0 94.2 1.9 1.0 2.9 0.0 5.8 100.0 310 Cochabamba 46.5 27.0 13.6 0.0 87.2 2.2 2.2 8.5 0.0 12.8 100.0 507 Tarija 54.3 19.5 18.5 0.0 92.3 1.9 1.0 4.8 0.0 7.7 100.0 672 Llano Santa Cruz 82.0 8.4 2.1 0,0 92.6 3.5 1.6 2.3 0.1 7.4 100.0 1,280 llani/Pando 74.9 8.8 4.2 0.0 87.9 6.6 1.8 3.3 0.4 12.1 100.0 546 Total 67.0 13.9 9.2 0.0 90.2 3.1 1.5 $,1 0.1 9.8 100.0 6,041 ÁREA RURAL Altlplano La Paz 68.6 15.9 4.7 0.0 89.2 5.0 2.0 3.8 0.0 10.8 I00,0 761 Oruro 80.0 8.6 2.5 0.0 91.I 5.2 2.8 0,9 0.0 8.9 I00,0 325 Potosl 85.4 5.5 0.0 0.0 91.0 6.2 1.9 0,2 0.7 9.0 I00,0 577 Valle Chuquisaca 80.6 5.3 2.4 0,0 88.2 8.2 2.7 0,8 0.0 11.8 100,0 510 Cochabamba 5,1.0 28.7 9,7 0.0 89.4 4.3 1.3 5,0 0.0 10.6 100,0 463 Tarija 77.6 7.7 2.9 0.0 88.1 9.0 1.5 1,1 0.2 11.9 100,0 455 Llano Santa Cruz 82.9 4.2 0.3 0.0 87.3 10.1 1.6 1,0 0.0 12.7 100,0 385 Bani/Pando 76.4 6.7 0.4 0.0 83.6 12.0 0.9 2.2 1.3 16.4 100,0 225 Total 74.7 11.0 3.1 0.0 88.9 7.0 1.9 2,0 0.2 11.1 100.0 3,701 POBLACI6N TOTAL Altlplano La Paz 63.3 15.7 8.2 0.0 87.2 3.5 1.9 7,3 0.1 12.8 100.0 2,402 Oruro 71.9 11.1 10.8 0.0 93.8 2.7 1.1 2.4 0.0 6.2 100,0 1,050 Potosl 80.4 7.8 2.2 0.0 90.4 5.9 1.9 1.3 0.5 9.6 100.0 937 Valle Chuquisaca 78.7 7.2 4.6 0.0 90.5 5.9 2.1 1.6 0.0 9.5 100.0 820 Cochabamba 48.7 27.8 11.8 0.0 88.2 3.2 1.8 6.8 0.0 11.8 100.0 970 Tarija 63.7 14.7 12.2 0.0 90.6 4.8 1.2 3.3 0,1 9.4 100,0 1,127 Llano Santa Cruz 82.2 7.4 1.7 0.0 91.4 5.0 1.6 2,0 0.1 8.6 100.0 1,665 Beni/Pando 75.4 8.2 3.1 0.0 86.6 8.2 1.6 3.0 0.6 13.4 100.0 771 Total 60.9 12.8 6.9 0.0 89.7 4.6 1.7 4,0 0.1 10.3 100.0 9,742 Nota: Datos sin ponderar 190 APÉNDICE D CRíTICA Y PROCESAMIENTO DE DATOS APÉNDICE D CRíTICA Y PROCESAMIENTO DE DATOS D.1 Crítica y Digitación de Datos El procesamiento de los cuestionarios de la ENDSA 94 puede visualizarse de la siguiente manera: Trabajo de Campo -> Recepc f~ de cuest ionar ios -> Codi f i cac i6n -> D ig i tac i6n -> Cr í t i ca -> Arch ivo -> Tabu[aci6n Primer chequeo/conteo tL ] Los cuestionarios llegaban del campo a la oficina de la ENDSA 94 en La Paz en lotes o paquetes, cada uno con los cuestionarios correspondientes a una UPM o conglomerado. En la unidad de recepción se registraba el conglomerado y se hacía un primer conteo para confirmar, contra el diseño muestral, si todos los cuestionarios fueron recolectados. Si el paquete con entrevistas pasaba este primer chequeo, el conglomerado entraba a codificación de preguntas abiertas y al chequeo del "flujo" de las preguntas. Después de la codificación, el paquete pasaba a digitación y crítica interactiva mediante computadoras, con el programa ISSA (Sistema Integrado para el Análisis de Encuestas) desarrollado dentro del programa DHS para el procesamiento de encuestas complejas como la ENDSA 94. ISSA facilita la verificación de la consistencia de rangos y el control de flujos y relaciones lógicas entre las variables a medida que se digitan las respuestas, permitiendo detectar råpidamente errores e inconsistencias que fueron resueltas durante la digitación (los casos sencillos) o por el equipo de crítica y codificación. Sobre esta versión cruda de los datos se corría luego un programa de consistencias cuya salida consistía en un listado de posible errores. Mediante un proceso de crítica manual se resolvfan las inconsistencias y el archivo computarizado para el paquete se actualizaba para generar una segunda versi6n de los datos, esta vez editada. Este proceso de modificaci6n y crítica se repitía hasta que se completaba el proceso y se consideraba el paquete apto para archivar. El procesamiento interactivo con ISSA incluyó también la preparación periódica de tabulaciones de control de calidad con el objeto de realizar evaluaciones de la calidad de la información desde los primeros días de trabajo de campo, lo que permiti6 hacer el seguimiento de los equipos y retroalimentar a las supervisoras y entrevistadoras, disminuyendo así los errores sistemíticos y permitiendo la evaluación continua del progreso en la recolección. D.2 Edición Secundaria e Imputación de Fechas Para la muestra de la ENDSA 94 se seleccionaron 625 unidades primarias de muestreo o conglomerados de los cuales se completaron 616. Una vez fueron digitados todos los 616 paquetes, los archivos individuales se combinaron y se corrió otro programa de edición sobre el archivo total, para solucionar problemas que todavía existían en los cuestionarios. Para este proceso, los cuestionarios fueron combínados en un archivo único y después separados por típo de encuesta, es decir un archívo con hogares y cuestionarios de mortalidad materna (conocidos como cuestionarios de tipo 1) y otro con hogares y los correspondientes cuestionarios individuales (conocidos como cuestionarios de tipo 2). Para facilitar los cálculos con fechas de eventos demogråficos, éstas se convirtieron en códigos siglo- mes (meses transcurridos desde enero de 1900). Si se desconocía la fecha de un evento, se utilizaba toda la información disponible (es decir fechas de otros eventos y/o intervalos entre eventos) para determinar un rango dentro del cual se imputaba por computador un valor para la fecha que no se conocía. Las variables que se calcularon y estimaron durante el proceso de edición secundaria y de imputación de las fechas se listan a continuación. Las variables cuyos nombres empiezan por "H" provienen del cuestionario de hogar, 193 las que empiezan por "Q" del individual y las con "M" del cuestionario de mortalidad materna. Una "F" al final del nombre indica que se trata de una "variable bandera", la cual indica la forma como se calculó o estimó la fecha correspondiente. HINTC: QINTC: Q105C: QIO5F: Q106C: Q215C: Q215F: Q219C: Q219F: Q226C: Q226F: Q235F: Q320C: Q320F: Q421F: Q424F: Q430F: Q511C: Q511F: Q512C: Q515F: Q516F: H07C: M48CA: M51C: M51F: Siglo-mes para la fecha de entrevista para cuestionarios de hogar. En este caso desde noviembre de 1993 (Siglo-mes = 12"93 + 11 = 1,127) hasta junio de 1994 (siglo- mes = 1,134). Siglo-mes para la fecha de entrevista para cuestionarios individuales. Siglo-mes para la fecha de nacimiento de la entrevistada en el cuestionario individual. Variable bandera para la variable Q105C e indica la manera en que se calculó o estimó la variable Q105C, es decir que tipo de información disponible para determinar Q105C. Edad calculada de la entrevistada. Normalmente corresponde con la edad declarada por la entrevistada, pero puede ser diferente por inconsistencias en la declaración. Siglo-mes para la fecha de nacimiento para cada niño que nació vivo. Variable bandera para la variable Q215C e indica la manera en que se calculó o estimó la variable Q215C, es decir que tipo de información estaba disponible para determinar Q215C. Edad calculada al morir (en meses) de cada niño que murió. Variable bandera para la variable Q219C e indica la manera como se calcul6 o estim6 la variable Q219C. Siglo-mes para la fecha de concepción, si la mujer estaba embarazada al momento de la entrevista. Variable bandera para la variable Q226C e indica la manera como se calculó o estimó la variable Q226C. Variable bandera para la variable Q235 e indica si hay problemas de íntervalos entre el último período menstrual declarado en la pregunta 235 y otros eventos. Siglo-mes para la fecha de esterilización. Variable bandera para la variable Q320C e indica la manera como se calculó o estimó la variable Q320C. Variable bandera para la pregunta 421, meses de amenorrea. La variable indica si se encontró inconsistencias entre esta variable e intervalos con otros eventos. Variable bandera para la pregunta 424, meses de abstinencia de postparto e indica si se encontr6 inconsistencias entre esta variable e intervalos con otros eventos. Variable bandera para la pregunta 430, meses de lactancia e indica si se encontró inconsistencias entre esta variable e intervalos con otros eventos. Siglo-mes para la fecha de primera unión. Variable bandera para la variable Q511C e indica la manera como se calculó o estimó la variable Q511C. Edad calculada para la fecha de primera unión. Variable bandera para la pregunta 515, la actividad sexual. La variable indica si se encontró inconsistencias entre esta variable e intervalos con otros eventos. Variable bandera para la pregunta 516, la edad a la primera relación sexual e indica si se encontró inconsistencias entre esta variable e intervalos con otros eventos. Siglo-mes para la fecha de nacimiento para personas entrevistadas con el cuestionario de mortalidad materna. Edad calculada para cada hermano en el listado de hermanos en el cuestionario de mortalidad materna. Siglo-mes para cada hermano(a) que muri6 en el listado de hermanos. Variable bandera para la variable M51 en el cuestionario de mortalidad materna e indica la manera de que se calculó o estimó la variable M51C. 194 1).3 Identificación de Cuestionarios Para la identificación de cada hogar entrevistado se utilizan tres variables: * El número del conglomerado (4 dígitos) • El número de hogar (3 dígitos) • La identificacíon del sector censal (2 dígitos). Para la identificación de personas entervistadas para la mortalidad materna y entrevistas individuales se agregan dos variables más: « El tipo de cuestionario (1 dígito) • El número de línea del respondiente en el listado de hogar (2 dígitos). D.4 Inconsistencias Remanentes InconsisteJacias en el Cuestionario Individual • Una mujer que declaró que su última regla fue hace 24 meses, antes del último nacido vivo, por lo cual debería haber sido codificado como "995" en la pregunta 235 (iníciación de la últíma regia). • Ciento dos casos con inconsistencias entre las preguntas 419 (si volvió la menstruación despuús del último nacido vivo) y 235 (iniciaciún de la última regla). La entrevistada declar6 en la pregunta 419 que su menstruación no volvió después del último nacido vivo, pero al mismo tiempo deelar6 en la pregunta 235 que tuvo su última regla hace dos semanas. • Diez casos con inconsistencia entre la pregunta 235 (última regla) y 226 (meses de embarazo), indicando una regla después de embarazarse. • Dos casos en que la fecha de esterilización fue antes de la fecha de casarse, lo cual es posible, aunque raro. • Un caso con fecha de esterilización antes de cumplir 20 afios de edad, lo que también es posible, pero no muy común. • Seis mujeres que declararon no ser casadas en la pregunta 332 (razón para no usar actualmente), pero sí aparecieron como casadas en el calendario al momento de la entrevista. • Un caso en que se recolectaron respuestas diferentes para mellizos para las preguntas 405-414, sobre embarazo y lactancia. • Doscientos cincuenta y cuatro inconsistencias entre las preguntas 441 (alimentos en los últimos siete días) y 436 (alimentos en las últimas 24 horas). La entrevistada decía que el niflo sí recibió leche en las últimas 24 horas pero indicaba al mismo tiempo que no recibió leche en los últimos 7 días. • Trescientos cincuenta y seis casos en que la entrevistada declaró no conocer un método de anticoncepción, pero sí declaró espontáneamente conocer un método en la pregunta 302, lo cual puede indicar que la entrevistada si ha escuchado hablar de un método, pero en realidad no conoce el método de anticoncepción. • Novecientos setenta y cinco casos en el calendario con un período de gestaci6n diferente a 9 meses. Según las intrucciones para las entrevistadoras, el período de gestación para ingresar en el calendario al final del cuestionario siempre debería ser 9 meses. Parece que durante el trabajo de campo las entrevistadoras trataron de solucionar inconsistencias entre el calendario y la pregunta 416, que pide las meses de gestación para los niños nacidos en los últimos tres años. 195 Inconsistencias en el Cuestionario de Mortalidad Materna. • Cincuenta y cinco casos en que la diferencia entre el hermano (o hermana) mayor y menor es mås de 38 años. • Ciento quince casos donde el número de hermanos (o hermanas) es diferente al número de declarado por otro hermano (o hermana). • Ochocientos nueve casos donde la edad de un hermano (o hermana) fue declarada diferente en el listado del hogar. D.5 Representación de las Variables para el Cuestionario de Mortalidad Materna Las variables del cuestionario de mortalidad materna (y su correspondiente de hogar) estå representada en la base de datos en siete secciones o registros. ISSA utiliza una estructura jerárquica para representar los casos (cuestionarios). Un primer nivel representa la información recolectada a nivel de hogar y un segundo nivel representa los casos elegibles provenientes del listado de personas en el cuestionario de hogar. El primer nivel (informaciún del hogar) se encuentra en las secciones SEC01 (variables de identificación), SEC02 (el listado de personas en el hogar) y SEC03 (características del hogar). El nivel 2, para cada persona en el hogar entre 15 y 49 años, comprende las secciones SEC 10 y SECM 1 (identificación de los informantes), SECM2 (listado de hermanos) y SECM3 (características de la muerte). El diccionario correspondiente en ISSA se llama BOMM33 (Bolivia, Mortalidad Materna, fase 3 del programa DHS, versión 3 de la base de datos). La estructura del archivo se puede visualizar gráficamente de la siguiente manera: BOMM33 SECO1 HCLUSTER--HHUI~IER--HSEL HOEPART ---HPROVIN--HCANTON--HLOCAL HZONA --HSECT H]NTD H]NTM H]NTY --H]NTNUM~HRESULT--HV]S|TS--HLAN --HMEMBER--HHORT HWOMEN HSUPERV --HFEDIT SOED|T HKE¥ER SlH~C --HWEIGHT--HURBRUR--HLOCAL2--HREG[ON --SECO2 H01 -H03 -H04 H05 ~ H06 H07 H08 H09 HIOA HIOB Hll H12A H12B H13A H13B H14M H14Y H15 H16 --SECO3 ~21 ~22 H23 H24A I~H24S H24C H24D H24E ~H25 H26 H27 H28 L--H29H H29M H29A --SECIO QSEL QCLUSTER-~NUMBER QLINE ~~ãWEIGHT --SECM1 i MCLUSTER~NUMBER HSEL MLINE L~NRESULT~43 N64 H07C --SECM2 M46 H46A M46• M47 ~ 48 ~49M M49Y MSO 51 M¿BCA M4BC R51C 51F --SECM3 , COLM] ORDH3 M53 ,54 i.»s M55A M56 H57 ~58 ~59 M59A M60 ,,51- M62 ~53 1).6 Representación de las Variables para el Cuestionario Individual La representación de las variables para el cuestionario individual (y los hogares correspondientes) se representan en 21 secciones o registros, organizadas igualmente en forma jerárquica. El primer n'tvel en la base de datos representa la informaciún para los hogares en los cuales se intentó hacer entrevista individual y un segundo nivel representa las mujeres elegibles lisiadas en el hogar. Para el cuestionario 196 individual el primer nivel (información del hogar) se encuentra en las secciones SEC01 (variables de identificación), SEC02 (el listado de personas en el hogar) y SEC03 (earactertstieas del hogar). El nivel 2 para cada mujer de 15-49 aros en d hogar comprende las secciones SEC11 (identiñeaci6n de la mujer), SEC12 (antecedentes de la entrevistada), SEC21 (reproducción), SEC22 (historia de nacimientos), SEC23 (calendario de eventos), SEC24 (embarazos), SEC31 y SEC32 (conocimiento y uso de anticoncepción), SEC41 (embarazo y lactancia), SEC43 y SEC44 (vacunación y salud), SEC45 (causas de muerte), SEC51 (nupcialidad), SEC61 (preferencias de fecundidad), SEC71 (antecedentes del marido), SEC81 (Sida), SEC91 (sal yodada) y SEC92 (antmpometrla). El diccionario correspondiente en ISSA se llama BOIQ33 (Bolivia, Individual Questionnaire, fase 3 del programa DHS, versión 3 de la base de datos). La estructura del archivo se puede visualizar gráficameute de }a siguiente manera: B0[033 SECOI --SECO2 --SECO3 --SEC11 --SEC12 --SEC21 --SEC22 --SEC23 --SEC24 --SEC31 --SEC32 iHCLUSTER--HNUHBER--H$EL HDEPART HPROVIN ~CANTON--HLOCAL HZONA ~~SECT HINTD HINTH HINTY ~HINTNUN NRE$ULT--NVISITS--HLAN I~HME~BER--HI4ORT H~~OI4EN HSUPERV ~~FEDIT NOEDIT NKEYER NINTC HWEiGHT HURBRUR--HLOCAL2--NREG|ON ~ H01 H03 H04 H05 HO¿ HOZ NO8 H09 HIOA H100 Hll HI?.A __ ~~120 H13A N13N HI¿M L--H14Y H15 H16 ~____ H21 H22 H23 H2¿A H24B H24C H24D H24E 25 N26 H27 N28 29H H29M H29A OCLUSTER-~QNUMBER---QSEL QSEOUEN ~DEPART-~QPROVIN----QCANTON~--QLOCAL ZONA OSECT QINTD QINTN ~INTY oINrNL~ ORESULT---QV]S]TS ~QL]NE QLAN QSUPERV.---QFED]T ]---QOED]T OKEYER Q[NTC QWE[GHT L-.-QURBRUR---.-QLOCAL2-----OREG[ON 0101H 010~~ 0102 Q105N i 105Y 0106 0107 0108U I08N 0111 011Z 0114 115 0116 0117 0118 119 0141 014ZA 014ZB 143 0144 0145 Q14¿A 146B 0146C 01460 0166E 147 0148 0149 0105C 105F 010¿C ~ 201 0202 0203A 0203B 204 0205A 0205B 0206 207A 0207B 0208 0212 0214 0215D ~--~21~~ 0213 O215Y o216 O217 ~218 0219U 0219N 0220 L----0215C 0215F 0219C 0219F OCAL OCALCOL--'-QCALN]N--"-QCALNAX ~CALCOOE ~ 221 0222A 0225 0226 227 0228 022.~., 0229Y 231 0233 0235U 0235N 226C 0226F 0235F 0301 0302 0303 0305 0308 0309 0312 313 0314 0314P 0~15 31¿U 0316N 0317 0318 319 0320~ 0320Y 0322 23 0324 0320 0329 330 0331A 0331B 0332A J-~~332S 0333 0334 0335 )---0336 0337 0338 0340 197 --SEC41 --SEC43 --SEC¿¿ --SEC45 --SEC51 --SEC61 --SEC71 --SEC81 --SEC91 --SEC�2 ~46 ¿I?A ,Y 36 L~0341 0320C 0320F COL¿I 0403 0405 040¿¿1 ---~406N 0407 0¿07A 0408 ---0¿09 0410 0411 0412 --0413 0¿13A 0414A 0¿14B -.-0414C 04140 0¿14E 0415 -~0415A 04156 0416 0417 -~0¿17A 0418 0417 ^-¿20 --0421 0423 0424 0425 -~0¿26 0¿27'U 0¿27N 0429 ---0¿30 0¿31 0431AU 0¿31AH ---(3433 0434 0435 0¿36A ~/;36B 0436C 04360 0436E 436F 0436 í" 0¿36P. O~~I 436J 0¿36K 0¿36L 0¿340 439 0440 0¿41A 04418 41c 04410 0441E 0441F 41C 0441H 0421F 0424F 30F C0L43 0444 0446 0447 ~ 449B 0¿49P0 0¿49P1 0¿4~~:'2 449P3 044991 044902 044903 ~444 .~. 0¿50 0¿52A 0¿52B 52C 0¿520 0¿52E 0452F I--~452C 0453 0454 0455 [-~0¿57 0458 0459 0460 ~461 0462 0463 0465 L---0¿67 Q/-~~ '2-470 0471 0472 L-õ474 0475 50L45 0485 0485AD 0485AH ~0¿85AY 0¿86A 04868 0486C .~Q¿88A 0488B 0¿~C 0489A ~489B 0¿89C 0¿90A 0490B -~O¿~C 04000U 0¿900N 0491A ---04918 0¿91C 04910U 04910N ~491E 0492A 0492B 0492C ~4920U 0¿920N , 0¿93A 04938 --0¿93CU 0¿~~3CN 0¿930 0¿93E ---,0¿94A 0¿94BU 0494Bg 0495A --Q495BU 0495Bg 0¿95C 04950U ---04950N 0501A 0501B 0501C 05010 ~ 502 0503 0505 0506 510 0511.'. 0511Y 0512 515U 0515g 0516 0511C 511F 0512C 0515F 0516F 0602 0603U 0603N 0605 ~0407 0608 0609 0610¿ ~6108 .0612 0613 0614A ~6148 0614C 0615 0616 061~ 0618/( 0618B Q418O Q¿18E 06~ 0632 0634 0635 0702 070¿U 070¿N 0705 ~ 706 0707 0708 0709 710 0711 0712 0713 716 0715 0716 0717 719 0720 0721U 0721N 722 0723 0725 0726 0802 0803 0804 0805 ~ 80¿ 0807 0808 0809 810 0811 0812 0813 ~0814 0815 0817 0818 L-~819H 081~M 0901A 09018 0911A 09118 0C0L92 0902A 09040 0904M ~ 904Y 0905 0906 0907 109 ~8 O9090 0~9~~. 0909Y 198 D.7 Codificación de Preguntas Abiertas Para numerosas preguntas se crearon nuevos c6digos para la categoría "otras respuestas" cuando se obtuvo un número importante de casos. Los nuevos códigos que aparecen en el recuadro a continuación se han agregado, en la base de datos de la ENDSA 94, a los c6digos originales utilizados en los cuestionarios que se incluyen en los Apéndices E y F. Los c6digos para la pregunta 486A sobre la causa del fallecimiento para menores de 3 años no estaban disponibles al momento de publicación de este informe. Categorías y códigos para "Otras Respuestas" para Preguntas Específicas por Tipo de Cuestionario Tipo de Nuevo cuestionario Pregunta Categoffa c~igo Hogar 21 Fuente de agua Vecino (agua potable/pila) 13 Vecino (sin especificar) 14 Hogar 26 Material del piso Ladrillo 35 Mortalidad materna 58 Síntoma de muerte Aborto 7 Cåncer 8 Complicaciones de la atenci6n medica 9 Razón no materna I0 Mortalidad materna 61 Lugar de la muerte Departamento 01-09 Exterior 10 No sabe 98 Sin informaci6n 99 Mortalidad materna 61 Residencia anterior Departamento 01-09 Exterior 10 No sabe 98 Sín ínformacíón 99 Individual 112 Raz6n por la cual dej6 Falta de recursos 11 de asistir a la escuela Familiares se oponen 12 Individual 143 Fuente de agua Vecino (sin especificar) 14 Individual I47 Material del piso Ladrillo 35 Individual 331 Raz6n para ir a lugar de Otras razones relacionadas servicio de planificaci6n con el servicio 27 familiar en vez de otro Servicio recomendado 28 Individual 413A Instrumento para cortar Tijera casera 04 cordón umbilical Macheta/cuchillo 02 Individual 414E Otras complicaciones Parto obstmido 3 del parto Circular corddn 4 Retención placenta 5 Pi'eclampsia 6 Individual 471 Cuando se debe llevar nifio Primeros dIas de diarrea I con diarrea a recibir atención medica Individual 472 Cuando se debe llevar nifio con tos a recibir atenci6n medica En cuanto comienza I (contimía) 199 Categorlas y códigos para "Otras Respuestas" para Preguntas Específicas por Tipo de Cuestionario (continuaci6n) Tipo de Nuevo cuestionario pregunta Categorla c6digo Individual 801 Fuente de informaci6n Escuelas/Maestros/ G para el Sida Colegio/Universidad Individual 808 Que se puede hacer para Evitar contacto con persona W evitar el Sida con Sida Evitar contacto/relaciones L con desconocidos Cuidado con uso de M instrum¢mos/comidad Hacerse ver/controlar por médico N Aseo/Higiene/Limpieza 0 No hay Sida en el lugar 1 Individual Individual Individual gI4A 814B 818 Razones por las cuales no tiene riesgo Razones por las cuales No hay Sida en el lugar I tiene riesgo pequefio Que ha hecho para protegerse cootra ¢1 Siria Evitar contacto con persona W coo Sitia Evitar contacto/relaciones L con desconocidos Cuidado con uso de M instrumentos/comidad Hacerse ver/controlar por m¿dico N Aseo/Higiene/Limpieza O 200 APÉNDICE E EL CUESTIONARIO DE HOGAR Y MORTALIDAD MATERNA REPUBLICA DE BOLIVIA ! J f t ' lNf l~ l¿tlLl0tK, t L I~ g f f rANt ' l ' l~¿ ENCUESTA NACIONAL DE DEMOGRAFIA Y SALUD 1993/1994 ENDSA H CUESTIONARIO DE HOGAR ~DENTXFIC~,CION ) [ ] [ ] ~-~ [~ PAQUETE V IV IENDA T IPO Dm HOGAR DIRECCION DE LA V IV IENDA: UBZCACION GEOGRAF ICA: a} AREA URBANA: i. DEPARTAMENTO . . . . . . . . . . . . ¿ CALLE No 2. PROVINCIA . . . . . . . . . . . . . . . P ISO DEPTO 3. CANTON . . . . . . . . . . . . . . . . . . b) AREA RURAL; 4. C IUDAD/LOCAL IDAD . . . . . . . . CAMINO O CARRETERA 5. ZONA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6, SECTOR . . . . . . . . . . . . . . . . . . FECHA ENTREVISTADONA . . . . . RESULTADO* . . . 1 PROXIMA I FECHA V IS ITA HORA b I RESULTADOS DE LAS V IS ITAS 1ra. 2da= 3ra. V IS ITA F INAL I I MES ~o ENTREV RESULTADO i , l o°° . ,q ,o* , ° , , °° o° , , * J , ° I . * *°Q,° , , ° , . ° ° ,~*q° ,o°m°, . . ° , ° , ° iH ,a , °°°°*o° °°° . ° , ** I °°° , °°* i , i o°o°o° ,~** i °° , , * . *° . °H° .~HIO° ,°** °** ,=° .°~°*H,°°*° 1 NUMERO TOTAL [ ] DE V IS ITAS *CODIGOS DE RESULTADO: 1 ENTREVISTA COMPLETA 2 NO HAY ADULTOS PRESENTES 3 HOGAR AUSENTE 4 PARCIALMENTE COMPLETA 5 V IV IENDA VACANTE 0 LA D IRECCION NO ES V IV IENDA 6 V IV IENDA DESTRUIDA 7 V IV IENDA NO ENCONTRADA 8 RECHAZO 9 OTRO ID IOMA DE LA ENTREVISTA 1 CASTELLANO 4 GUARANI 2 QUECHUA 5 OTRO 3 AYMARA NUMERO DE MIEMBROS EN EL HOGAR ELEGZBLES pARA MORTAL IDAD ELEGIBLES pARA INDIV IDUAL D (ESPECZFZQUE} CONTROL SUPERVISADO EN CRIT ICADO EN EL CR IT ICADO EN DZGZTADO POR: OF IC INA EL CAMPO POR: CAMPO POR! LA OF IC INA POR; NOMBRE FECHA cooi~ ~ ~ ~ 203 Para empezar solicito nos proporcíone lnformscl~n sobre Las personas que seneral~nte viven en su hogar y/o que qurmieron anoche a~Ji. (APLIQUE CO#I MUCHO CUIDADO EL «LISTADO DEL HOGAR»). (1) (2) (3) (4) I ta) i NUMERO DE RES%OENTES HABITUALES RELACtON DE o LU¿AR DE I LINEA Y VISITANTES PARENTESCO RESIDENCIN • | • Por favor, dlgame los r~~bres de ¿Cual es l a re l i - ¿(NOMBRE), ¿(NOMBRE), las personas que viven en este ha- c1¿~1 pe (NGNBRE) vive habi- durmí6 aqu( ea hombr, 9ar y/o de Los vísitantes que qur- con el Jefe del tuaLw4rtte anoche? mujer? mieron anoche aqu+ Hogar? ac¡uf? (Comencemos per el Jefe del Hogar) VER COO I GOS (*) ti) I ta) I (3 ) I I (¿) I ca) I SI NO Si NO 01 ~ 1 2 1 2 I | | L J I | | I • 02 ~ I 2 I 2 I I J i i | | • | 01 ¿ I I # i, 04 ~ 1 2 1 2 OS ~ I 2 1 2 i • | & I J | | | 06 ~ - ~ 2 1 2 07 ~ ' ~ 2 I 2 ~ - ~ 2 '$ 2 08 09 ~ 2 1 2 m • t ~ L • • • 10 ~ 2 I 2 11 ~ 2 1 2 12 ~ 2 1 2 13 ~ 2 1 2 15 ~ 2 1 2 1 | i I i J • | • 16 ~ 1 2 I 2 I I I I I 17 S6Lo para estar segura que tengo una lista completa: m 1) ¿Hay otras personas como niños pequeños o reci/~n nacidos que r~ hayan sido IlterlCioí~ados? NO J J 2) ¿Hay otras personas qu~ no sean miembros de su faetllía coA!o trabaJadoras domesticas, F~I u otro personal que durmieron anoche i~ut'~ NO $) ¿l~eP.e ~í$ted huéspodes, visitantes temporales, o aL~te~'~ mâs o~e hayI dormido I~l~( aí~che? MO (6) SEXO L[STAOOOEL ROGAR (7) EDAD ¿(NON6RE), hombre 0 (6) N I E 1 2 1 2 1 2 t 2 1 2 ( 2 1 E I 2 1 2 1 2 I 2 1 2 1 2 2 1 2 ¢Oue ~ tiene (NORORE)? (En I~%~ cunlpl idas) (7) EN Si LA RESPUESTA ES IS]', SONOEE POR OTROS MIEMBROS Y REGISTRE EN EL LISTADO DE HOGAR. C~[GOS PARA COLUMNA 3 01 JEFE OEL HOGAR 05 NIETO(A) 02 ESPOSA(O)/CONVIVIERTE 06 PADRE/MADRE 03 HIJO(A) 07 SUEGRO(A) 04 YERNO(A) 08HERflANO(A) 09 OTRO(A) FAM]L[AR 10 OTRO(A) NO FAM%LIAR 98 NO SABE 204 (8) ORFANDAD RATERNA (TODAS LAS PERSO¢IAB) (NOSBRE) cSabe Leer y escribir Está viva su madre? (N,;~dre naCu* ~aL o bloIÔ* ~¢a?) i (8) (9) SI NO NO SI NO SABE I 2 8 I 2 1 2 8.~. 1 2 1 8 I 2 I 8 1 2 1 8 1 2 1 8 1 2 1 8 1 2 1 8 1 2 1 8 1 2 1 2 8 1 1 2 B 1 1 2 8 | 1 2 8 1 I 2 6 1 1 2 8 | 1 (~) I (lo) I c11) EDUCACLON PERSONAS DE CINCO A~OS Y 14kS ¿Cual es el ~Lti-I¿AcEuaLmente timo curso y ni- as(ste a n;veL que apto- atgUn centro bo~ l educativo? VER CQOIGOS SI ES HOMBRE (*') PASE A LA COLUMNA (15) m (1o) (11) | m CURSO NIVEL SI NO : ~ I ~ I 2 I 2 I ~ I ~~[ZL I 2-I ~ i 2-I ~~-~ 1 ~ I ~_E~L i , I ~ ~__E i I , I MJVEL ACTUAL; **CC~IGOS PARA NIVEL ANTER]OR: COLUMNA 10 O. NINGUNO 1. PRIMARIA 2. SECUNOAR[A CURSO: 1A 6: AÑOS RELACIONADOS CON NIVEL 7: EGRESADO/TITULADO O: MINGUNO 3. 8A$IC0 ¿. INTERMEDIO 5. MEDIO 6. SUPERIOR 7. OTRO (12) I (13) I (14) DATOS REPRODUCT|VO$ DE LAS NUJERES DE 15VA 49 Aí~OS DE EDAD (15) | (16) ELEGIB|L[DAD DE PERSONAS PARA LA APL]CAC|ON BE CUESTIONARIO ADICIONALES ¿En qué mes y año naci6 su úttimohijo o hija nacido(a) v ivo o v iva? En total, De eLLos, LcuanEas hijas ¿cuántos vL- • hijos raer- ven actual- dos vivos ha mente~ tenido? SI NO NA TENI" DO, ANOTE =00 ~ Y PASE A LA COLUMNA (15) u ~ I ~ t m I l m mnnmnmnnunne mnnmmnmmnnmm, mnnmmmmmnnnu mnunmnnnne mnnnnnmmnne mnmnmmmmmmnnme muunnmnmmmnmnme mmmnnmnnnu mumnmnnnmnm uumumnnnnnu mnnmmmnnnm umnnmnnnnu mnunnnmnu unnmnmnnnu mmmmnnmnunnmnm MORTAL(DAD ENTREVISTA OE HERMANAR |MOIVIOUAL CIRCULE EL CIRCULE EL MUNERO SE MUleRO D£ LINEA DE L[MEA DE HOMBRES Y LAS MUJERES NUJERE$ DE 15"¿9 A~OS 15-¿9 AmB VEA COL. 6 VER COL, 7 |Y COL. 7 ,) NUMERO DE PERSONAS ELEGIBLES PARA MORTALIDAD DE HERMANAS NUMERO DE-PERSONAS ELEGIBLES PARA LA ENTREVISTA ]NDIVIOUAL 205 DATOS DE LA VIVIENDA Y DEL HOGAR IMo I PREO,T.,,~,RO, I ~ATE«AST~~,~S I PA~E I 20 ! EmCUESTADORA: VAGA LAS PREGUNTAS AL JEFE DEL HOGAR Ahora rm4 gustar(8 te~er alguna informaciÔn relacionada con su vivíenda e21 Cu~L es Li fuente principal de abastas imanto AGUA DE TUBERIA DENTRO DE LA -- i aQU~ que utilizan Los miembros de este hogar VIVIENDA, EDIFICIO, LOTE O TERRENO . . . . . 11 ~ ~$ para beber y cocinar? PILA PUBLICA . 12 AGUA DE POZO . 21 RIO, LAGO, ~ERT]ENTE, ACEGUIA . 31 CARRO REPARTIDOR 0 AGUATERO . 61 OTRO 96 (b~Ft[It]gUk} 22 I ¢CuGnto tiempo toma LLegar aLLa, recoger agua MINUTOS . [ - - ~ I y volver (desde su hogar)? EN EL SITIO . li J J996 23 ¿Quê TipO de servicio hlgiênico tiene su hogar7 %NCOORO CONECTADO A LA ALCANTARILLA . 11 INOOQRO CONECTADO A POZO SEPTICO . 21 LETRInA/POZO MEC~tO/~I3YO . ~1 NO HAY SERV]CIO¡NATORRAL/CJU4PO . 61 OTRO 96 (E~PE[ItlUUE) 26 ¿Tiene en su hogar: SI NO E le¢tncidad? ELECTRICIDAD . 1 2 TelAfo~? TELEFONO . 1 2 Radio? RADIO . 1 2 TeLcvi sor? TELEVISOR . 1 2 Reí r i~erador? REFRIGER~QOR . I 2 I hadi tac iones HAD% TACIONES . 25 J ¿Cu~íntaSpepa dormir? usen en su hogar B 26 ¢Cuat es el material predomínante en Los pisos de su vivienda? P]SO NATURAL/TIERRA/ARENA . . . . . . . . . . . . . 11 P%SORUSTICO/TABLAS DE MADERA . . . . . . . . . 21 PARKET 0 HADERA LUSTRADA . ]1 )~OSAICO O E~.LOO~AD . 3Z CERANICA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 CEMENTO . 36 OTRO 96 ([$pEcIFIUIUE) 27 ¿Su viviendees: Propia? PROPIA . 01 A~qu~~ada? AL¢~JILADA . 02 Contrato anticrêtico o mixto? CONTRATO AMT%CRET%CO 0 MIRTO . O] CedJda? CEDIDA (pOR SERVICIOS. PARENTESCO« ETC) O¿ Otra? OTRA 96 (EEPEC]F[(~JE) 28 ¢CuaL es el principal co~bustibLeque utilíza para cocinar en su hogar? LE~A . 01 GUANO, BOSTA 0 TAGU•A . 02 CARgON . 03 KEROSENE . 04 GAS LICUADO . 05 ELECTRICIDAD . 06 NO COCINA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 07 OTRO 96 (ESPECIFIQUE) ~A I | SO ¿CulínEos perros t iene en su hogar? NUMERO DE PERROS: Hembras . Machos . . . . . . . . . . . . . . . "Cuantos de ellos estAn vacunados contra NUMERO DE VACUMADOS . ~a rabli? I I | VEA C~~A 1S Y ~ l I~ LAS RRE~NTAg ¿0 A 61 & T~~ lO~ ~ E g T ~ JERE~ OE 1~ A ¿9 ~~ 206 CUEST[OkUUtIB: HOSTAL[DAD DE HERMANAS JDESTI F[CACiGU PAQUETE VIVIEMDA CUEST . | SI NAS BE ~' UTILICE PAGINAS ADICIONALES. i SIN MERMANOS(AS) . OQ r65 44 | ¿Cuí~tos de S¿~S hermamos y hernmnas nacieron antes que | | ANOTEUSted? *OO'(es S1deClrFu~ ELCUant°spRIMERLeH~)joreCedler°~?) J NUMERO DE HERMANOS(AB) GUE LE PRECED]ERON. ~-~ I I mero. vtvo(a) tod4vfa? |l'to tot a¿o4 III~ARE) cuIIndo tKQq8RE) en aAos ¿En culp| Idos? (NOMBRE)? ~E)? IL Leci6? (SI MO SABE ( ABOTE 96) CuiL es et n«nbre ¿L de su herm~4(o) de lis edad, et pri:m- ro(e)? ¿¥ el(ta) que siBue? NO, * . 2 PASE A ¿9 ,*--J PASE A SIGUIENTE A~IO. PASE A SIGUIENTE NO SABE . B HERMANO 0 MERMANO 0 HERMANA S[ BAILE -'~51 MEIU4ANA PASE A (E)«~ J SI . • I - -V -3 " ' " ~ ] ~ NO . . . . . . . . . . . . . E PASE A 49 ~ PASE A SIGUIENTE A~O. PASE A SIGUIENTE NO SABE . 8 HERMANO Q MERNAMO 0 PASE A (3)4d HERMANA SI SABE --'~51 / HEliU4ANA f-n s, . . . . . . . . . . . . ~ ,,Es. NO . . . . . . . . . . . . . 2 PASE A 49 ~-J PASE A SIGUIENTE AJO.* )ASE A SIGUZENTE NO SABE . B HERMANO 0 HERMANO 0 HERMANA SI SABE ---P51 HERNAI¿~ PASE A ¿~)~ MO . 2 PASE A ¿9-. -I PASE A SIGUIENTE NO SABE . 8 HEBHAMO 0 I RERMAMA PASE A {•)4--J SI . NO . . . . . . . . . . . . . ~ PASE A ¿9 • I PASE A S]CAJIENTE NO SABE . B HERMANO 0 HERNANA PASE A (6)4 ~ AI~O. PASE A SIGUIENTE HERMANO 0 SZ SABE -~~51 HEIU4AMA AJik)., PASE A SiGUIENtE HERMANO O SI SABE --~51 HEENkJLA si . [--1--7 BES. NO . 2 PASE A 49 ~ PASE A SIGUIENTE ASO. NO SABE . 8 HERMANO 0 MERMAMA SI SA8B -.--~,,$? PASE A (7)4 d s, . . . . . . . . . . . . ~ MEs. MO . E PASE A 49 ~-J PASE A S|C4J]ENTE AFJO. NO SABE . B HERNANO O )IERHARA $1 SABE --~$1 PASE A (8)< d S| . NO . 2 PASE A ¿9 4 -J NO SABE . B PASE A (9)*-J ~ - ~ MES. PASE A SIGU[ENTE AJO. HERMR~O 0 I/ERI4AMA S] SABE "-p51 S| . . . . . . . . . . . . I NO . . . . . . . . . . . . . E PASE A 49 ~~J PASE A SIGUIENTE NO SABE . . . . . . . B HERMANO 0 HERMANA ?ASE A S|GU[ENTE HERMANO 0 MEL~VA PASE A SIGUIENTE HERMANO 0 HERMANA ?ASE A SIGUZENTE HE¿qANO 0 SEW4~A AJO. PASE A (52) SI SABE --~51 UTSLIZE NAS CUESTIONARIOS S[ HAY MAS DE P HERMANOS(AB). S] MO HAY NAS MERHAROS{AS) AXOTE EN LA PAGINA SIGUIENTE EL NLJ~ERO DE LIMEA Y NOHBRE DE CADA HERMANA FALLEC]DA DE 12 A ¿9 AJQS. SI SOll NAS DE '~ RERNANAS HUIEitTAS, UTILICE 207 NUNERO DE LINEA Y (11 NON~SE DE HERMANA FALL CXDA DE 12 A 49 AgS {PREG L~6,. [ ~ èmbA( NONBRE ) estaba Si . r~zada cuando (PASE A 55A) muraS? NO . 2 14o sabe . 8 ¿~u( NOMNRE 1 ~r16 51 . tanta un parto (PASE A aSA) • 0 aborto? NO . No sabe . 8 ¿ ( NONBRE ) w~Jr l6 S i . . . . . . . . . . . . . . . 1 intea de que le cum- pL(ere~~ dol ~mc~,es mo . Z1 despí'wís deL parto 0 (PASE A 2) • aborto? Mo sabe . ¿(N(IqNRE) muriÓ por comp( icac loc~s del Sl . I ~lrl~sr iz O( 04= rto)? (durante ~o~ 2 ~sea mo . Z bespu~z del parto- ebarto) ~6 Cu&ntos ht oa • aa tuvo au her- SI NO TUVO t t t w~í~ en tod41 SU ANOTE 00' I I I vzbe? ¿( NONBRE ) estuvo SI . 1 casada o unida a{guna vez? 140 . Cu~I fue el prlr~l- Hemorragia genital 01 ~l sfntom~ de (m ¿~erte de (NOMBRE)? Se hlr~h6 . 02 Flel~e o caLe~t~'a. 03 Ataques/cc~vut sión. 04 La guagua no nació, 05 Otro 96 (ESPECI F ]QUE ) No sabe . q( ~9 ¢~ barse¢~¿L Le De Sa~~ . Olv,~ atendl¿ en eL momen- (PASE A 60) ~~ tO de ta urte7 Partera . O~ FamiK zar . 03 )1adle (~ atendlO. O~ Otro (ESpEC [ F IQUE] 140 sabe . 98 59A I ¿Por ~ ~ rec1616 Vive Lejos . 01 I aterctbn ~~dlCi? NO tle~ pLat¿ ., O~ NO hay en el lugar 03 Otro 96 (ESPECIF ]UIJE) No sabe . 9~ ~0 I ¿DÓrde muri6? Centro de sa[ud« I hosoita( o cL(ntc& 01 En la casa . 02 Ot rO(EsPE¢I Fi~JE ) 96 ¿En babar t a~ent o I .r,~' S% LA HERMANA NURIO ebar aman o EN EL EXIERK~I I ESCriBA ' EKTEI¿~QR' i EH ~DEPARTANENTO~ 62 |1 ~Dondef~l Llter?reszd(~ ~ntes ebar ame~ o I SI LA HERMANA RESIOIA EN EL EXTERI~ ~~~, ESCRIBA «EXTER JOR' I EN :OEPANTAMENTO* (4) ~26 (PASE A ~5A1 (PASE A 55A) ,- (PASE A SSA) )10 . NO . NO . NO sabe . 8 NO sa~ . 8 No sabe . B ,A s . ~s . ~s . (PASE A ~SA) (PASE A 55A1 « (PASE A aSA) • )10 . 2 No . 11o . )10 sabe . 8 )10 sabe . 8 mo sabe . 8 55 St . 1 St . 1 St . 1 (PASE A 3) ~ (PASE A 4) (PASE A ~) No sabe . mo sabe . 8 mo sabe . Si . 1 St . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 Si . I NO . 2 NO . 2 NO . 2 s,.o.ovo,~ s,.oTovo.~ s(.OTO.~ A140TE '00 ~ AGOTE '00' A14OTE '00 ~ SI . I SI . 1 SI . 1 140 . 2 140 . 2 NO . 2 H¿qllorragla Ser~ltaL. 01 Se hl~h6 . 02 flete 0 caLe~%~ra. 03 Ataq~es/convuL st On, O& La g~agua no naci6. 05 Otro (ESPECIFI~I NO sabe . Hemorragia g~ita(. 01 Se hir~h6 . 02 fiebre o caLen¢Qra. 03 At aq~es/co~vuL S í Ön. 04 La guagua nO flac16. 05 Otro 96 No sabe . 9E He~or ragia gent fIL, Se hlrch6 . 02, FLc;~re o caLent~J4"l~, O~. Ataques/conv~l si6n, 04 La guagua no naclS. 05 Otro 96 (ESPEE I F I@UE) NO sabe . 9B Se sal~Kl . u,101 De saL~x~ . ~,10~ De sa(~ . 01 (PASE A 60) ~ (PASE A 601 ~ (PASE A 601 Partera . 02 Parterm . 02 Partera . 02 F~ihur . 03 F~lLlar . 03 F~l(tar . 03 14adia le atendl6. 06 NNa~Ie Le atendlO. 04 14adle Le aler~hO. 04 Otro 96 Otro 96 Otro 96 (ESPEC[ P IUUE ) (ESpíE l F ]gUIE| (ESPEC] F IUIJE) No sabe . 98 No sabe . 98 11o sabe . 98 Vive Lejos . 01 Vive lejos . 01 Vive tejos . 01 KO tler~ pLAta ., 02 NO tls~'~ plata . 02 No tiene pL~st¿ . 02 NO hay en el Lugar 03 No hay en eL Lugar 03 No hay en et Lugar 03 Otro 96 I Otro 96 Otro 96 (ESPEC] FIUUE) (tSPEEI HgUE I (ESPECI F ]@(JE} 140 sabe . 98 No ~abe . 98 14o sabe . 98 Centro de salud~ centro de sat~« Centro de ~alud c hosplta( o cLfn;ca 01 hosp(ta( o cL(mca 01 hosptta( O c((nlca 01 En ta casa . 02 En ta casa . 02 En La casa . 02 Otro 96 Otro 96 Otro (ESPECI F [UUE ) (ESPECI HUUE) epar aman o epar ~nen o epar imlen o ~r ~ o eber ~r l o ~r ~ o ,3 | ¿Que idlaluz hablaba CastelLano . 01 CasteLtano . 01 Castetla~o . 01 CHteL(a~o . 01 I h ab( tatmente La Aymar a . 02 Ay1~zr a . 02 AymQr a . 02 Aymar a . 02 Oue£hcm . 03 Quechua . 03 Ouechua . O] Quechua . 03 Guaran( . 04 Guaranl . OA Guaran{ . 04 Guaran( . 04 Otro 96 Otro 96 Otro 96 Ot£o 96 4 PASE A PREGUNTA 520, PASE A PREGUNTA 520« PASE A PREGUNTA 520, PASE A PREGUNTA 5ZN, S ] I RMA T »2 ENCUESlAbORA: REGRESE A PREGUNIA ¿la • CIRCULE E t. CODIGO 1. ~DNlI14ÜE COtt ~.A I~IOWIMA PERSONA ELEGIBLE PARA EL C FST AR 0 NORTALIDA DE H RMANAS. SI NO HAY M P 208 APÉNDICE F EL CUESTIONARIO INDIVIDUAL REPUBL ICA DE BOL IV IA ~qm Jg~"IO tqACIGt~iAL I~ l lb~Amgrlc& ENCUESTA NACIONAL DE DEMOGRAFIA Y SALUD 1993/1994 ENDSA II CUESTIONARIO INDIVIDUAL PAQUETE V IV IENDA CUEST. MUJER D IRECCION DE LA V IV IENDA: UB ICACION GEOGRAF ICA: a) AREA URBANA: CALLE P ISO DEPTO b) AREA RURAL: CAMINO O CARRETERA No i. DEPARTAMENTO . . . . . . . . . . . . 2. PROVINCIA . . . . . . . . . . . . . . . 3. CANTON . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. C IUDAD/LOCAL IDAD . . . . . . . . 5. ZONA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6. SECTOR . . . . . . . . . . . . . . . . . . RESULTADOS DE LAS V IS ITAS Ira. 2da. 3ra. V IS ITA F INAL FECHA ENTREVISTADORA. . RESULTADO* . PROXIHA FECHA V IS ITA HORA I I DIA ' II II 11 ~ i MES [. ENTREV. I I [--If RESULTAD° 4 ~ J. I, I , * *o l l l I . I ««HI* I . I:":::'::I::'":: . li . DE V IS ITAS e, J , l l i l , , i «« i«o i i . . ° l l i i i , . , i « J i i i , ° . IH , , , ,« , , . . . , i e NOMBRE DE LA ENTREVISTADA *CODIGOS DE RESULTADO: 1 COMPLETA 5 PARCIALMENTE COMPLETA 2 AUSENTE 6 OTRA 3 POSTERGADA (ESPECIF IQUE) 4 RECHAZO ID IOMA DE LA ENTREVISTA 1 CASTELLANO 4 GUARANI 2 QUECHUA 5 OTRO 3 AYMARA NO. L INEA PARA USO DE OF IC INA: PARCIALMENTE COMPLETA UT IL IZABLE NO UT IL IZABLE [ '~ CONTROL OF IC INA NOMBRE FECHA CODIGO iSUPERVISADO EN EL CAMPO POR: CR IT ICADO EN EL CAMPO POR: CR IT ICADO EN LA OF IC INA POR: DIGIT~DO POR: 2'11 SECC]ON 1. ANTECEDENTES DE LA ENTREV!STADA NO. PREGUNTAS Y EILTROS I01 ANOTE LA HORA. 102 Para empezar, me gustar(a hacerle algunas preguntas acerca de usted y su hogar. Antes de que usted cumpliera tos 12 años, ¿donde vívlb la mayor parte del tiefñpo, en la capital o en una ciudad grande, en una ciudad intermedza o pequeña, en un pueblo, o en el campo9 CATEGO¿~[AS Y COO]GOS HORAS . MINUTOS . , EN LA CAPITAL O EN UN& CIUO&O GRAH~E . 1 C]UOAO ]NTERNEDIA 0 PEQUEÑA 2 PUEBLO 3 , CANPO . 4 @ 105 ¿En quo mos y ~no naClO usted9 .ES [~ NO SABE MES 96 AÑO ~0 SABE A~O . 9~ 106 ¿Cu&ntos npLidos tiene? lO¿Al COMPARE~"05 Y 106 y CORRIJA SI NO COINCIDEN. I 107 ¢Aststio usted alguna vez a la escuela o colegio9 EDAD EN A~OS CL~4PL%OOS SI 1 NO . 2--~,11G 108 ¿Cual es e[ último curso y nivel (de instruccion) alcanzado por usted~ C~IGOS PARA CURSO 0 Ninguno 1 Primero 2 Segundo 3 Tercero ¿ Cuarto 5 Quinto 6 Sexto 7 Egresado/T t tu lado CIRCULE ANOTE NIVEL CURSO NINGUNO . O 0 PRIMARIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I SECUNDARIA . 2 BAS[CO . 3 [NTERMED)O . ¿ MEDIO . S ~- SUPERIOR . 6 OTRO 7 ~-- 110 VEAI06: ~ ~ I TIENE 24 AÑOS 0 MENOS: TIENE 25 AÑOS 0 MAS: ~113 111 ¿ActuaLmonte aslste ã algún centro de enseñanza I SI . 1--~113 I normal. CENA, etc)? J NO . 2 J formal (coco ser: escuela, colegio, universidad, 212 ¢Cu¿t fue la principal razbnpor la cual usted deJ~de asistir? QUEDO E~¢BARAZADA . 0~ SE CASO . 02 TENIA QUE CUIDAR LOS N]~OS . O] LA FAH[LZA NECESITABA AYUOA . 04 NO PUDO PAGAR LA PENS]ON . OS #ECES[TABA GANAS DINERO . 06 SE GRADLIO/SUfICIENTE ESCOLARIDAD . 07 NALAS CALIFICACIO(¢ES . 08 NO LE GUSTABA LA ESCUELA . 09 ESCUELA NO ACCESIBLE/f'~Y LEJOS . 10 OTRAS BAZOS¿ES . 96 (ESPEC[f[QUE) NO SABE . 98 VEA 108: ESCUELA PRIHABIA: 0 BASICO S'CU?:~E::"«S"'O 0'1--1 I • 115 114 ¢Puede usted [eer una cart~ o períódlco con f~cllJdad, con dificultad o te resuLt~ IIIIpOSlb[e? 115 ¿Lee usted uf~ perledteo por 10 meí~os ~ vez a l~l se/Mr/a? I ¿Escuche radio todos [os dlas'~ FACILflENTE . 1 CON DIFICULTAO . 2 fMP~/BLE . 3~116 I SI . I I NO . I SI . 1 I NO . J SI . 1 I NO . 2 ¿O~e idlof~ (Lengua) hablan habttua[mente LOS miembros de su hogar o La mayorla Ue etLos? I~OAGUE: ¿QUé tdlcea habtan sobre todo a tas horas de cernida? 119 I ¿ Puede habtar y entender castetta~? CASTELLANO . 01 ~~~'140 AYNARA . 02 (~JECHUA . 03 CUARANI . 04 OTRO 96 ESPECIF[QUE SI . 1 I I 14O m 141 VEA LA PREC4JNIA ¿ EN EL CUESTIOtIARIO DE HOGAR: | I LA MUJER ENIREVISTADA ".O" ~ LA NUJER ENTREVESTADA "SI" {I VIVE HABITUALMENTE EN EL HOGAR ~ VIVE HABITUALRENTE EN EL BOGAR li m201 m ! ~ m l m Ahora me gustaria preguntarle acerca del sitio en el EN LA CAPITAL O EN UNA CIUDAD GRANOE . 1 cual usted vive habltua[mente. ¿Vive hed~tua(rnente en ta caplta[ o en una ciodad grar~e, en una citad i~terrlt~d18 0 pequeña, eN un p~Jeb[o, o en et C¿llllpo~ SI VJVE EN ~A CIUDAD: ten c~al ciudad vive? ANOTE LA CIUOkO.: CIUOAD INTERMEDIA O PEQUEÑA . 2 PUEBLO . 3 CAKPO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 ¿Er~ que departaf~nto y provlr~ta estä Loeat íztldo7 I SI 6S EXTERIOR ANOTE EL NOI4SRE DEL PAIS EN | DEPARIANENTO «bEPARTAMENTO « Y REGISTRE ~00 ~ EN LA CASILLA I Y ANOTE »98 t CUANDO ~0 SASE PROVINCIA 213 143 Ahor,, quisiera hacerte æLBunas preguncH reLaciotmdas con uu vivienda. ¿Cu~L es la fuente principal de abastecimiento de agua q¢~e utilizan los miaBbros de su hogar ~ra beber y co¢ir~r? AGOADE TUBER[A DENTRO DE LA VIVIENDA, EDIFICIO, LOTE 0 TERRENO . 11--'~.1&5 PILA PUBk|CA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12 AGriA DE POZO . Z1 R]O/LAGO/VERT]ENTE/ACEQUIA . 31 CARRO REPARTIDOR O AGUATERO . 51 OTRO . 96 (ESPECIF[OUE) I t ' ~ 1¿¿ | ¿Cuánto tiempo toma llegar alta, recoger a9~a MINUTOS . I ~ J J I y vo[ver (desde su hogar)? I I I I EN EL SITIO . 996 145 6Dut t ipo de servicio higiénico tiene su hogar? [NOOORO CONECTADO A LA ALCANTARILLA . 11 INCOORO CONECTADO A POZO SEPTICO . 21 LETRINA/POZO NEGRO/HOYO . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 ttO~A~ SER~IOIO/MAIORRAL/~AMPO . 61 OTRO . ~ESPECIFI~¿IE) 166 ¿Tíene en su hogar: SI NO ELect¢ici~? Tet6foe~o? U~ r8~lO? Un televisor? Un refrigerador? ELECTRIC~OAO . 1 1ELEFONO . I 2 RADIO . I 2 TELEV]SO¢~ . 1 2 REFRIGERADOR . I 2 IB? ¿Cuâl es e( materia| predaainante de los pisos de su v i~ i~? PISO NATURAL~TIERRA~ARENA . . . . . . . . . . . . . . 11 PISO RUSTIEO/TABLA5 DE NADERA . 21 PARKET 0 HAOERA LU5TRADA . 31 MOSAICO 0 BALDOSAS . 32 EERA~|C& . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 CEMENTO . 36 OTRO 96 (ESPEC[ F IQUE ) I«B ¿Su vlvlencia es: Propia? Atq~i t~ts? Oontr8to ilnt~crétlCO o mixto? Cedide? Otra? PROPIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 01 AL~JIL~A . 02 CONTRATO AI1)CRE11~00 MIX10 . 03 CEDIDA (POR SERVJCIOS, PARENTESCO) . 04 OtRA 96 (ESPEDIfI~.JE) para cocínar en su hogarT GUANO, BOSTA O TAI~JJA . 02 CARBON . 03 KEROSENE . O¿ GAS L[CUAOO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 05 ELEDIRICID~ . 06 NO COCIRA . 07 OTRO 96 (ESPECIF)BJE) 214 SECCION 2. REPROOUCCION 201 | Ahora qu ls )e ra preguntarle acerca de t~Jas Las h)J~~ I •hlJO= nacidos vivos que usted ha temdo durante toda sU vida, ¿Ha dado usted a LUZ atguna vez~ SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 I I NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2-~~20¿ I 'O'lO''°'''~°'°h""~'.'o~,,iv. c~,s,ed' . . . . h~~°'~°a'~a' lsL . ' l NO . 2--~~20¿ 203 I cCuanros hfJos (varones,) vr~m con ~rcd~ NIJOS EN CASA . I (ANOTE 'OO' SI LA RESPUESTA ES ININGUNO') I I I ¿Cuantas hijas (IIPJJoro-%) VIven con U$t@d? fllJAS EN CASA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ~ ~ l (ANOIE =DO' SI LA RESPUL$[A ½5 'NINGUNA 'g) I ] I 20¿ I ¿De Los hijos quQ tuvo. ¿hay o[gun hijo o hl}a quo ahora I $1 . 1 I I no esta viviendo con ustoct ~ I I NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2-~~206 I 205 | ¿Cuantos hijos (varo¢~s) no V]VOn C04~ Ustod? I (ANOTE 'OO' SI LA REEPUEETA ES 'NINGUNO") 6Y cuántas hijas (mujeres) no viven con ested~ (ANOTE '00' SI EA RESPUESTA ES 'MINGUNA"I ,LJOSFU.A . m i HIJAS FUERA . [ ~ l I 206 | ¢Dio aLgufla ve¢ a LUZ a un~¡t~oo m~a que nac ió VIVO I pero of.Je fa[tee;6 des~uês» SI LA RESPUESTA ES "NO", INOAGUE: ¿tuvo ¿[9~ hijo o hija que t[orô o dio alguna señal de vida, pero que sóla sobrevtvto por algu41as horas o dias ~ ¢Cuanto~ hijos (varones) han muerto ~ (ANOIE '00' SI LA RESPUESTA ES 'NINGUNO") ¿Cuantos hijas (rllujeres) han nKJ~rto? (ANOTE '00' SI LA RESPUESTA ES 'EINC4JNk '~) ,SI NUNCA HA DADO A LUZ ('NO' EN 201Y 206), ANOTE 'OOL • SUME LAS RESPUESTAS DADAS EN 20~, 205, 207 Y ANOTE TO]AL !09 mm ¿10 VEA 208: SOLO p~ra e&tar ~egura de que tengo La mfor~lclon correcta: usted tuvo en IOTAL nacidos durante ttlda su vid¿. ¿Esta ~orreeto ? [• ~-] DE SER NECESARIC $[ NO %NDAGUE Y CORRIJA 201-208 I~! III VEA 208: UNO 0 MAS NACIDOS VIVOS: I SI . I I NO . 2---«.208 HIJOS MUERTOS . HIJAS MUERTAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . mil TOTAL . I N]NGUN NACIDO VIVO: ,225 215 H [ ST DR I A DE NACIMIENTO ~ Ahora quls=era hacer u~a ~ ~ a de todos tos hijos ~acldos vtvo$ que ust ha te~tdo. • Empecemos por el primero (el mayor) que tuvo. ANOT£ E~í 212 LOS 14014~RE$ OE TOOO$ LOS NACIDOS ~1~$ ¥ P~G$IGA HASTA LA 220 SE~ I~OMRESFOt~A. 0 ~~Jert 05, i 212 213 21¿ 215 216 217 ~co,~ o, « o~ o(, oac , I.OMRRE, ~Eo«oeOI . . . s «~~~:?~~ $, E,,, ,,~ bre de su (primer, miento de ¿Es hombre y a~o nacto 9 ¿Qué edad Iseg~o. etc,), (NOMBRE) 0 muJer? (NOMBRE)? tiene (NON- hijo? fue Ú~lCO BRE) en at~o~ ANOTE MELL ZOS EN o muItl- ]NDAGOE:cCU~íl compLidos? 'L]NEAS SEPARADAS pie 7 e~ su fecha de Y UNALOS CON UNA (meLLizos, nacimiento ) LLA~E trl((~zos, EOAD 219 220 SI FALLECIO ¿Quê edad r.ALCULE INTER- tenía (MONRRE) cuando ~ALI~; RESTANDO murto? LOS AAOS EN 215 ANOTE LO SIGUIENTE: PARA ~ HIJOS. EN 'OLAS I SI EOAD ES I RENOS DE 1 MES; SI EL INTERVALO EN 'ME$ES~ SI ES DE ES DE ¿ AAOS O 1 ~E~ A NE),~OS 2 Al~O$ =W~A~. ~ItEGUI~~E~ EN 4AI~OS* SZ ES DE 2 ¿HUBO otr~ na- O NAS AI~OS. =cidou vlvou en- DI OICE I AI~O IkOAC4JE[tr« (N(]4DRE) y POR ME5ES (N(]~IRE)? DIA5 . 1 i MESES. 2 ANOS.'. 3 I ~SES.DIAS . 21 ~ ¡SI . MO . ; AÑOS. 3 i EDAD MESES. 2 A~OS. . . . 3 fil ED~ _ °AS i~s . . . . . . . . . . . NO . ; A~OS. . . . EO~O MO . A~OS.,. 3 , EDAD D%AS,. i l ~ SI . MESES. NO . ANOS. 3 EDAD DIA5 . 1 ~ SI . MESES., 2 RO . A~OS. 3 DIAD . . . . 1 ~ S% . . . . . . . . . . . MESES. 2 MO . . . . . . . . . . . A~OS. 3 216 212 i 213 21¿* 215 216 217 218 219 I 220 ~C~ñl es eL noto- ~¿E1 na¢i- (NOI4BRE) ~En ~ día,mes ¿(NOMBRE) El ESTA VIVO SI ESTA SI FALLECEO ¿O~v~ ed~l [ALDULE IMTER- are de su (primer. miento de ¿Es hoeíDre y afio naci6 esta Vivo? ¿Q~ ~clad VIVO tercia (NOMBRE) cuand¢ll gALOS RESTAÑO0 segundo, etc.), (NOMBRE) O mujer? (NOMBRE)? tiene (NOM- ¿(NOMBRE) enuriñ? LOS Ai~O$ EN 215 P~ijO? flae Orlfco SRE~ en años vive con ANOTE LO S(GUIENTE: I PARA 2 HIJOS. EgOTE MELL%ZOS EN o rrlulti- INOAGUE:~.Cua[ cumplí¢Jos9 usted? EN 'DIAS I SI EDAD ES LiNEAS SEPARADAS pie? es su fecha de ktENOS DE 1 /4~$; $1 EL 2NTERVALO Y UNALOS CON U)iA (metLlZos, nacimiento7 EN ~MESES * SI ES DE ES DE 4 AÑOS 0 LLAVE trlltizos, 1 MES A MEMOS 2 AÑOS I IqAS. PREGUNTE: etc.) EN 'AÑOS' Si ES DE 2 I c.HU~DO otros r,e- 0 MAS AÑOS. Œides vivos en- S[ DICE T AÑO IKDAGUE I [re (NOMBRE) y POR MESES (NON$RE)? 222 COMPARE 208 CON EL NUMERO DE NACIDOS VIVOS EN LA HISTORIA DE NACIM]ENTQS DE HAS ARRIBA Y MARQUE: NUMERO ES EL MISMO NUMERO ES Dl FERENTE ( INDAGUE Y CORRI JA ~ [NDONS % STENC lAS) A FIN DE VERIFICAR SI TOOA LA J•FOEHACION NECESARIA HA SiDO REGISTRADA, REVISE SI: A) PARA CADA HiJO NACIDO VIVO: SE AGOTO EL AÑO DE NACIMIENTO (PREGUNTA 215) ¡ d S) PARA CADA ti]d0 SOBREVIViENIE: SE AÑOTO LA EDAD ACTUAL (PREGUNTA 217) C) PARA CADA HIJO FALLECIDO: SE ANOTO LA EDAD AL MORIR (PREGUNTA 219) - D) PARA HIJOS FALLECIDOS ANTES DE LOS 2 AÑOS DE EDAD (PREGUNTA 219): SE INOAGO EL NUMERO EXACTO EN MESES L ~~22¿k VERIFIQUE 215 Y ANOTE EL NUHERO OE NAEIMiENIOS A PART[R DE ENERO DE I~ 6. SI NO HUBO NAC~M[ENTOS, R~GISTRE "0 « U 23 PARA CADA NACIDO VIVO DESEE E~t5RO DE 1989, ANOTE UNA '~1~ EN LA COLUR~A 10EL CALEÑDARIO QUE CORRESPORDE AL MES DE MADIMIENIO Y AGOTE UÑA "E" EN CADA UNO DE LOS 8 MESES ANTERIORES, ESCRIBA EL NOMBRE A LA IZQUIERDA DEL CCIDIGO 'IN'*. REGRESE ¥ DOMTI#UE CON 225 217 22 1 ¿Esta usted actuaLmente embarazada? I SI . I I NO . 2--~228 J NO SABE . 8~1 228 ¿Cuantos meses de embarazo ti era? MESES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ANOTE "E" EN LA COLUMNA 1 DEL CALENDARIO EN EL MES DE lA ENTREVISTA Y EN CADA UNO DE LOS MESES DE EMBARAZO 227 I ¿Cuando quedô e./~arlzada, querta usted quedar ¿tnborazada ENTORCES, querla esperar hasta NAS TARDE, 0 NO QUERIA quedar embarazada de nlnouna mar~rl? J ENTG/¢ICES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 MAS TARDE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 DE NINGUNA MANERA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 228 m ¿Ha totlldo alguna VeZ u. embarazo el cual termJn¿ I en ~ nacido r¢tJerto, er~ tJ~8 perdida 0 en un aborto? I !;79 I cCua~~o termmo eL ~JltlmO de estOS e~razos? I !30 VE& E¿9: "~~~~ ! ULTIMO EMBARAZO [~ TERMINO EN D DESPUES DE ENERO DE 1989 !31 t ¿cu~tntos meses de embarazo tenía cuando ese e~razo ! t ¢,rnl) r¿'~ J NACIO0 MUERTO . ¢ERNIOA O E50RTO . NO . 235 ULTIMO EMBARAZO TERMINO ANTES DE ~ I ENERO DE 1969 I I '~235 J VAYA AL CALENDANIO Y ANOTE "T 't EN LA COLUMNA 1 EN EL NES EN EL QUE TERMINO EL EMBARAZO, Y "E" EN CADA UNO DE LOS MESES ANTERIORES DE EMBARAZO !33 !3¿ i?35 ¢Ha tenido algún otro embarazo que termiP~ en NACIDO HUERTO . 1 un nacido muerto, en pérdlda, o ~ un aborto? PERDIDA 0 ABORTO . 2 NO . 3 235 VAYA AL C, ALE~ABIO Y PEEGUHTE POR TECNAS ¥ DURA~I~ DE OTMOS E~~.~ZOS QUE TENM~tl/~O~ EN "qkCINO ~NIO~ PERDIDA 0 ABORTO. A~OTE UNA "T" EN LA COLUMNA 1 EN EL MES EN EL CUAL EL EMBARAZO TERHIMO Y "E" EN CADA UNO DE LOS MESES ANTERIORES. I ¿Cuar)~o empezô su u~tlm8 regLa {período menstruo|)? |NDAGUE : (¿Hace que I:1~111~ tUVO SU ultlm8 regla?) HACE DJAS . 1 I~CE SEMANAS . 2 HACE NESES . 3 HACE A~OS . 4 EN RENORNdS~A . Q , 9 ANTES DEL ULTIMO NACIDO VIVO . 9 "~ NUNCA MENSTRUO . 9 9 218 SECCION 3: ANTICONCEPC[ON C[RCiJLE EL CODIC~) 1 EN 301 PARA CADA METO00 14ENCIONADO ESPI~TANEN~~NTE AL PREGUNTAR 301. PAgA CADA NE7C~O NO KF.NCION.¿90 PRECJJNT£ ~2 Y LEA EL NCNBgE DEL NE?~O ? EA OESCgIPCIO)I, S| ¿S //£CESAR[O. CIRCULE EL CODICIO 2 SI EL METODO ES RECONOCIDO; EN CAGO CONTRARIO CIRCULE EL COO]GO 3 Y COMTIMUE COM EL SIGUIENTE N~TO00 QUE CORRESPONDE. LUEGO PREGUNTE 303 PARA CADA METODO MENCIONADO ESPONTANEAJ4ENTE (COD]GO 1) 0 RECONOCIDO (COOIGO 2)* Ahora quisiera ~ acerca de un tema diferente. Hay varios mitades que ur~ pareja puede ulmr para cuidarse y demorar o evltsr un embarazo. 301. ¿Oue m~todos conoce Ud. o de cuaLes ha escuchado hablar? INDNGUE: ¿kl9ûn otron~todo? A, PAS11LLAS« PILDORAS SI ESPOMTA- MEO Las r~Jjeres pueden toat~r to¢k)s tOS dIes una pastilla para no quedar embarazada. B. D]U Las mu)ere~ i~J~~den hacerse carecer dentro de La ~atr~z u~ espiraL, a~iIIo, o u~a T de cobre con un mêdt¢o o ¢nfeP~ere C. PRESERVAT]VO (CONDOR) LOS hombres pueden usar un ~ (co¢¢1¿1~) dorante tas relaciones sexuales D. INYECCION (DEPO'PROVERA) LaS nlJjeres p~ede~ hacerse pa~r ur~ inyecct~m anttco~- oo~cep¢;va cada 10 3 meses paca evicar quedar emparazad~. E. NORPLANT (IMPLAKT[S) Las muJeres poeden hacerse colocar e~ eL antebrazo 5 bolsas pedreras las cua[es pueden prevemr el embarazo durante varios a~os F. OIAFRAC~q, ES~JHA, TABLETAS La~ mujeres pueden coLocarse dentro de La vag" i, un diafragma O tabletas antes de tener reLac;ones sexuales. G. ESTERILIZAC%O~ FEHENINA (LIGAOURA DE TROtPAS) Las mujeres pueden hacerse operar para evitar tener h~jos° H. ESIER[L]ZAC%ON HASCULINA (VASECTOI41A) Las hombres pueden hacerse operar para evitar tener híjos. 1. R]THO, CALENDAR%O, BILLINGS (V~JCOSA CERVICAL), ABST|NENCIA PERJO~ICA Ea parejas pueden evltar tener reLaciOnes sexuales ~os dlas del mes en o/Je ta mujer tíene mayor riesgo de emboPlzarse J. RETIRO (COITO [NTERRUPTO) LOS hombres poeden ser cuidadosos durante eL acto sexual y retirarse 8ntes de K. OTROS MEIO00S Además de Los metc<Jos ya mencionados, La pareja puede uS ílizar otros m~todos para ev i ta r un embarazo. ¿Conoce o ha escuchado hablar de alg~ otro método? Sl RESPONDE "SI", ESPECIFICAR METODO 302 303 ¿(;Ono;e o ha es¢u- ¿Ha usado Ud. iL~ c~ado hobtir de esth usando (RTQDO)? (HETO00)? PARA EL CONOQll (I~TCO0 C), Y SI NO PARA LA ESTERILIZACION (G Y R), RECONOCIDO C~~OCE HAGA PREGUNTAS ESPECIFICAR. 3 J ¿ 3 v,-J 2 S 2 3 J 2 S 2 2 J 2 S I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , F RO . , . • . Z SI . 1 NO . .**• . ¿Usted y su esposo o SI . I ¢ompa¿ero han uoado eIguna vez eL cor~6n? NO. 2 Sl . 1 NO . 2 Sl. 1 RO . SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .*.* 1 3 4~ NO' . .o*. . 2 ¿Se hi hecho Usted Si . I operar albA'le ye~ 3 para r~o tener hijos? RO. 2 *~ «Su esposo o c0mp~~e- SI . 1 ro se ha hecho operar 3 para no tener hijos? DO. 2 SI . 1 3 NO . Z SI . • 1 RO. . ., . 2 3 J MO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 ESPECi F IQUE 219 ¿ALg~a vez usted o su espaso/¢ompañero, han usedo algo I El . I~307 o hecho atgo para que no quede et~barazeda (para evitar ! o demorar quo(lar ~raza(~a)? ~ R O . 2 VAYA AL CALENDARIO Y ANOTE "G « EN LA COLUMNA 1 DEL CALENDARIO EN CADA WES EN BLANCO PASE A 332 308 AhOra me Rustarf~ preguntarle ~obre la prilltera vez ~o u~t~ ~~o ~Jn ~t~o 0 htzo-a~go ~~lrll ~ q~~¿t ~.'~l~,~r,tz,)d. (p,lra cvIt,lr o dt~norar quedar ~e~barageda). ¿QUe t~JC lo prl~~¿,lo quo hizo o cU¿~ tue e~ primer meloso qu~J u~,o u~(od ~Jra evitar quedar etTl~r~l]lpa? ~09 I ¿Cuor*to~ h~jo~ tonta Ud. cuando comenzó a usar I por prln~r,J voz un motodo para no quedar emba- rozad¿? SI «NINGUNO" ANOTE O0 ilO VEA 303~ F-~ ~! LA ~~ER,OESTA L¿ ESTE~ I L I2/~DA Ill VEA 223: ~~L.r .o EM""~AOA 0 RO ESTA SEGURA 512 I ¿Actualmente esta u~ted o ~u marido (compañero) I u~at~lo atgun metodo 0 haciendo algo para no quedar ct~:)arazada (para demOrar o evitar un embarazo)9 PILDORA . 01 OIU . 02 PRESERVA~tVO(COI~ON) . 03 INYECCIONES . O& NORPLANT (IHPLANTES) . 03 D]AFRAGNA/ESPU~A/TABLETAS . 06 ESTERJLIZACIOM FENER[NA . 07 ESTERIL%ZACI~ ~SCUL%NA . 08 ABSTINENCIA PERIOO]CA (RITMO} . 09 RETIRO . 10 OTRO . 9b ] NUMERO DE HIJOS . ~ I LA MUJER ESTA r~l ii ESTERILIZ~A EMBARAZADA I r315, I s326 I SI . 1 I NO . 2~326 313 313» ¿Oue I~tOdo ea~a(n) usar lo ~ ¿Que esta (o ) hdc le~O ~ TEXTUALMENTE: PARA ESTERIIIZACION fEMENINA CIRCULE EL "07" PILDORA . 01 i I D[U . 021~325 PRESERVATiVO (CONDON) . . . . . . . . . . . . . . . . . 03---~325 INYECCIONES . 0¿---~325 NORPLANT ([~PLANTES} . 0S~--.325 O)AFRAC4~A/E$PUMA/~ABLEIAS . 0~~323 ESTER[IlZACION FEMENINA . 07~317 ESTERILIZACXON NASCULINA . 0~317 ABSTINENEEA PER%~ICA (RITMO) . ~- - -~322 RET}RO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10~~~323 OTRO 9~325 (ESPECIFIQUE) I 220 10 314 | ¿Puede mostrarme La caja de píldoras ~ está I usando actuaLmnte? ANOTE EL NONBRE DE LA ~ROA ROSTRO LA ~AJA . 1 NOMBRE DE LA MARGA: NO PUDO I4OSTRARLA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 315 ¿Sabe el nombre de tas pitdoras que está usando I e¢t~(~ente? ANOIE EL NOMBRE DE LA MARCA {0 VAJESTRE LA FOTO) I NONRRE~E L' MARCA__¿ MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 08 316 I ¿Cuanto te cuesta una c+ja (tira/sobre) de p(tclorls? T%RA/SONRE . GRATIS . MO SABE . 316 317 318 !O--s~;;;A::;R;õ:;:A++O +A CENTRO DE SALUD, CAJAS, CLIN[GAS Y CENTROS DE PF). SONDEE PARA IDENTIFICAR SI LA FUENTE ES PUBLICA D PMJVADA, (NOI4BRE DEL EGTABLECIMIERTO) VEA 313: ELLA ESTA ~ EL ESTA [~ ESTERILIZADA ESTERILIZADO ¿Usted Lamenta haberse ¿usted Lamenta que su hecho operar para no esposo/compañero Se hayl tener (mis) hiJOS? hecho operar para ~o tener (más) hijos? HOSPITAL PUBLICO . 11 CEMTEODE P+ALt+O . t2 CAJA NACIONAL DE SALUD (CNS)/OTRAS CAJAS. 1~ CLZNICA/HOSPITAL PRIVADO . 21 CONSULTORIO MED%CO/NED%CO PARTICULAR . 22 CEMTRO DE ~LAN]FICAClOM FAMILIAR . . . . . . . . . 23 OTRO LUGAR . 96 (ESPEC|F~QUE) NO SABE . 9R SE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . | RO . 2-- 319 I ¿POr que Lo tamenta? I ~20 t tEn que mes y a6o tuvo usted (êL) Ln of~ractbn? I I ~21 | VAYA AL CALERGAR%0 Y ANOTE EL C00160 DE ESTERIL%ZACION BE LA PREGUNTA 313A EN EL MES DE LA ERTREViSTA I EN LA COLUNRA 1 Y EN CADA MES HASTA LA FECHA DE LA OPERAGIOM O HASTA ENERO DE 1989. II I MUJER QUIERE OTRO HIJO . 01 ESPOSO QUIERE OTRO HIJO . 02 EFECTOS SECUNDARIOS . OS OTRA RAZOM 96 {ESPEGIFIQUE) 11 ,320 221 $22 PREGUNTAS Y FILTROS VEA 320: ESTERILIZADA ANTES DE ENERO DE 1989 PASE A 3~OB Entre una reg(a y otra 6hay dlas en Las cuales ~jer ~le~ mRs rlesgo de ~ r mra~B~l? CATEGORIAS Y C~[~ A ESTERIL%ZADA OES~S DE ENERO DE I~9 PASE A 326 SI . I I I MO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2~82~ I NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿----~321 ¿En c~les d~as entre una ~str~i~ y otra, cree usted que ~a mujeres tiene mayor posibihd~ de quedar embarazada? D~)RANTE LA REGLA (PERIODONIENSTRUAL) ,. 01 IMNEOIATANENTE DE$PUES DE LA REGLA . 02 EN LA NITAD GEL T%EHPO ENTRE UNA REGLA Y OTRA . 03 INMEDIATAMENTE ANTES DE LA REGLA . 04 EN CUALQUIER NOIENTO . 05 OTRA (ESPEC[ FIQUE) NO SABE . 98 $¿G LC~ c~lcuLa u~ted en que dlas no fx~ terler CALERO&RIO/CUENTA OIAS . 01 re[ac i or~~ bexuaLe~? TEMPERATURA OEL CUERPO . OZ MOCO CERVICAL/(BILLINGS) . O~ TEMPERATURA Y MOCO CERVICAL . . . . . . . . . . . . 04 NO NET~O ESPECIFICO . 05 OTRO ~ 9b i ~ {ESPEEI FIQUE) I 325 VAYA AL CALENDARJO Y AGOTE EL CCO]GO DEL NETCO0 DE ]13 EH EL MES ACTUAL EN LA COLUMNA 1 DEL CALENDARIO, OETEkM|NE ENIONCED CUANDO EMPEZO ELLA A USAN EL FI~TOOO ESTA VEZ. A/lOTE EL CDDI¿O DEL NE3ODO EN CADA NES DE USO, PGE~~ AS ILUGTRAT $~A$ : " ¿C~ ~T~ezÔ a usar c~tlnu~~nt¢ este mét~~ Me gustarlo hacerle algunas preg~tas acerca de todos tos otros periodos en LOS ~(ti~s a~s, ~rente Tos cuales usted o su c w r o ha usado un mét~ para evitar q~e ust~ mrlzméa. USE EL CALENDAR%0 PARA INDAGAR PERJO00S ANTER;ORES DE USO Y DE NO'USO, COIENZANDO CON EL DE USO MAS RECJEBTE, REGRESANDO HASTA ENERO DE 1989. LA COLUNNA 1 DEBE G~HEDAf4 SIN BESES EN BLANCO. USE LOS NOMBRES DE HIJOS(AD), FECHAS DE RAC[N%EGTO, Y PERZODOS DE EMBARAZO COMO PUNTOS DE REFERENCIA. EN LA COLUNNA 1, PARA CAOA NES ANOTA EL CODIGO 0EL NE~OOO D "D » S[ NO USA. EN LA COLLIMSA Z~ AGOTE LOS CODIGOS DE IRTERRUPCIOM EN EL NES CORRESPONDIENTE AL ULTINO NES DE USO, PARA CADA PERIODO DE USO. EL MI.14ERO DE CQOIGOE AEOTADGS EN LA COLUNNA 1 DEBE SER IGUAL AL NUN¿RO DE INTERRUPCI~ES EN LOS MEIO00$ DE PLAN]F[EAC[D¿¢ FANIL]AR DE LA COLUNNA 2. PREGUNTE LA RAZas POR LA CUAL DEJO DE USAR EL HETOOO. SI HA QUEDADO ENDARAZNDA, PREGUNTE SI EL ENRARAZO FUE ACC]DERTAL MIENTRAS USABA EL NETODO. 0 SI [NTENC•ONALNENTE DEJO DE USAR EL NETODO PARA ~(JEDAR EMBARAZADA, PREGUNTAS ] LUSTRATIYAS: COI~UI4NA 1: - ¿gv~ndo f~ ia ~~tima ~z ~ ~s6 un mê~odo7 ¿~~ê ~t~d~ era ése? - ¿Cuândo co41enz6 a osar ese método» ¿Cuânto tiempo deSl~Jés del naclmi~nto de (NOMBRE)? - ¿Cuânto tiempo us6 entonces et método? CO~.UMA 2: - ¿Por qu~ de j6 de ~sar (EL NETO00) ~ • ¿Dej6 de usar (EL NET~O) ~r~ ~ ~d~raz~ ml~tras Lo usaba, o deJ6 de usarlo para quedar e~/~arazméa, o por alguna otra r~z~? $I DEJO DE USAR [NTEREIONALHERTE (EL NETODO) PARA QUEDAR ENaARAZADA, PREGUNTE: "¿Cuântos meses espor6 hasta quedar embarazada, despo~s de que ro~j6 de usar el (fl~TO00)? AGOTE aOu ~ CADA MES, EN LA C~3~UMNA ~. 12 222 329 SI LA PREGUNTA 313 NO SE HIZO, CIRCULE tO0' (MUJERES EM8ARA¿ADAS 0 QUE NUNCA USARON) SI LA PREGUNTA 313 SE H[ZOt C%RCULE EL CCOIGODEL METODO USADO. ¿06(~de ¢onslgu~o (METO00) (a ~|tima vez? ESCRIBA EL NOMBRE OEI ESTABL[C%MIENTO (HOSP%TAL, CENTRO DE SALUO, CAJAS, CL]N[CAR Y CENTROS DE PF). SC44DEE PARA IDENTIFICAR Si LA FUENTE ES PURL%CA 0 PRIVADA. (N(IqBRE DEL ESTABLECIMIENTO) Ido SE PREGUNTO 313 . O0 PÍLDORA . 01 D]U . 02 PREStRVAT |VO ( CONDON ) . 03 I NYECC 1 ~qlES . 04 NORPLANT ([MPLANTES) . 05 D IAFRAGMA/[SPUMA/TABLETAS . 06 E$TERIL [ ZAC[ON FEHCRINA . 07 RSTER ] L [ ZAC[QN KASCUI. I RA . 08 ABSTINENCIA PERIGOICA (RIIHO) . 09 RE] IRO . 10 OTRO 330A ¿Sabe de olg~ otro Lugar en donde h~biera podido dete~r {METO00)? 330B ¿AL moulento de ta opera¢i6n, sabia usted de 8|0~ otro Lugar en donde podrla haberse hecho operar? (RSPEC] F lIXJE ) HOSPITAL PUBLICO . ~1 i CENTRO 0 PUESTO OE SALLIO/PO~TA SANITARIA. 12 ! CAJA NACIONAL DE SALL~ (CN$)/OTRAR rAJAR* 13 PROMOTOR (A)/RPR/AU~ I L ~ AR . 14 CL [N] CA/ROSP% TAL PRIVADO . Zl CC~SULTORIO MEOZCO¡MEDICO PARTICULAR . 22 CENTRO DE pLAN;FICACII~ FAMtLLAD . 23 FARMACIA . 24 OTRO PR[VAOO . 26 (RRPECIF;QUE) N41GO¡FAI4[ L ZAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 OTRO LUGAR * {ESPECI FIOUE ) MO SABE . 98 SI NO . 00~332 07-- ,3304 ~3301 Ira 10-~~ 333 ,~.lm ! 13 223 ~o. $31 |31A PREGUNTAS y FILTROS La Rente se(eccioí~a eL LtJgar para obtener servicios de planificación fanll(iar por diferentes razc~es. En su caso, ¿Cutí( fue La raz¿~n prlncipa( por ta cual usted fue al Lugar mencior~bdo en vez de otro luRar~ ANOTE TEXTUALMENTE LA RESPUESTA Y CIRCULE EL COPlGO DE LA RAZON PRINCIPAL EN LA PRIMERA COIUNNA ¿ALg~a otro razbn? ANOIE TEXTUALMENTE LA RESPUESTA Y CIRCULE EL COOIGO DE LA OTRA RAZON EN LA SEGUNDA COLUMNA $31gj PASE A 335 I 532 ¿Cual es te prtnclpat razbn por La cual usted P~o est~ usando Uni li~todO de entlc(~~cepctÔn? ANOTE TEXTUALMENTE LA RESPUESTA Y CIRCULE EL COO[GO DE LA RAZ ON PRINCIPAL EN LA PRIMERA COLLN4NA 332A ¿ALR~a otra razon? ANOTE IEXTUALNENTE LA RESPUESTA Y CIRCULE EL COOIGO DE LA OTRA RAZOfl ER LA SEGUNDA COLUMNA EATEGO~IAS y CO0[GOS rASÅ PRINCIPAL OTRA RAZON RAZON MAS CERCANO A LA CASA . 11 11 CERCANO AL MERCADO/TRABAJO . 12 12 |RANSPORIE DISPONIBLE . 13 13 PERSONAL V~S C(~PETENTE/AHABLE ,. 21 21 INSTALACIONES MAS LIMPIAS . 22 22 OFRECE MEJOTt PR[VACIDAO . 2] 23 MENOR TIEMPO DE ESPERA . 24 Z6 HORAS PROLONGAOAS DE ATENCION . 25 25 PUEDE USAR OTROS SERVICIO AH[ .,. 26 26 MENUR COSTa . 31 31 OUERIA ANON[MIDAO . ¿1 ¿1 NO HAY OTRA RAZON . 95 OTRO . 96 (ESPEC]FIQUE) OTRO . 96 (ESPEC[FIQUE) NO SABE . 98 RAZON OTRA PRINCIPAL RAZOg NO ESTA CASADA 0 UNIDA . . . . . . . . . 11 11 ESTA EMBARAZADA . 21 21 NO TIENE RELAC]ONES . 22 22 SEXO INFRECUENTE . 2] 23 MENOPAUSICA/H]STERECTI~41ZADA. 2¿ 2¿ 5UBFERTIL/[NFERTIL . 25 25 POSTPARTa/LACTANC]A . 26 26 DESEA MAS H]JOS . 27 27 OPOSIC[ON DE ELLA . 31 31 OPOSIC[ON DEL ESPOSO¡CG~4PAÑERO. 32 32 OPOS]C]ON DE PARTE DE OTROS . 3] 33 POR RAZONES RELIGIOSAS . 3¿ 3; NO CONOCE METO00 . ¿1 ¿1 Na CONOCE FUENTE . ¿2 ¿2 PREOCUPACIONES DE SALUD . 51 51 MIEDO DE EFECTOS SECUNDAR]OS. 5Z 52 LEJANIA . 53 53 MUY COSTOSa . S¿ 5k [NCONVEN]EflTE PARA USAR . 55 55 INTERFIERE CON FUNCIONES NORMALES DEL ORGANISI40 . 56 $6 NINGUNA OTRA RAZON . 95 OTRA RAZON , 96 (ESPEC[FIOUE) OTRA RAZON 96 (ESPECIFIQUE) NO SABE . 98 224 14 ~34 csabe de un tuDJ rd=~de~a~dec¢~se~J i r un~étedode pt8nificaci6n fmltiar? LCu&L es eL principoL lugar q~Je usted conoce? E5CR|@A EL NONBRE DEL E$TABLECJN|ENTO (HOSP|TAL~ CENTRO DE $ALLIO, CAJAS, CLIR]CA$ Y CENTROS DE PF|. SCNDEE PARA IDENT[F]CAA SI LA FUERTE ES PUBLICA O PR|VADA. (RONBRE DEL ESTABLED]HIEMTO) | #O . 2~]35 HOSP[TAL PUBLICO . 11 CENTRO O Pt~STO DE SALUD/POS~A SIL~~7ARIA« |2 CAJA RACD:X~AL DE SALUD (CNS)/OTRAS CAJAS, 13 PROKOTOR(A)/RP$/AUXIL%AR . 16 ELIHICA/HOSP]TAL PR|VADO . 21 CO~SULTOR|O NED|CO¡NED|COPART|CULAR . . . . . 22 CE#TRO DE PLANIF%CAC[ON FAH[LIAR . 23 FARMACIA . 2~ OTRO PR|VADO , 26 (ESPECIFI~JE) AMtGO¡FN41LIAR . ]1 OTRO LUGAR . 96 (ESPEDIF;QUE) 335 J ¢Fue usted visitada por un trabajador del programa de I pLanlficscl¿~ familiar en los ~ltlmos 12 meses? J SI . 1 J NCt . 1 3~~6 | ¿Ha ido • una ínstitucldn de seLud en Los OLtlmos 12 I meses? ~3T | ¿A(Oulen en (B insl:ltuc~ô~ que usted vlsft~ (e hab(6 I sobre I~todos de ptin~ficací~ familiar? 538 ¿Cuando una r~J~er está dando de mamar (lactar), cree usted qL~e e|la tiene: RAYOR POSXBI~IDAD de quedar embarazada, MENOR POSIBILIDAD, o cree usted que te tactanclo AFECTA la poslbi(idad de quedar embar-azeld~? 39 VEA 270: E.L! o,oo.,,JO. J II 340 I ¿Cree usted que La lactancia sirve coceo un métedo I~¿1 para evitar quedar e~~er¿zada~ I I c, Estí usted utilizando en ta actuaLidad La tactancta como un método para evitar quedar embarazada? SI . , . . . 1 I I NO . 2 ~318 SI . T NO . 2 NAYQR POSIBILIDAD . 1 I4ENORPO$ISILtDAD . 2 NO AFECTA LA POSIBILIDAD . ] DEPENDE . 6 NO SABE . 8 EIN HIJOS: ~6 ~ I I NO . 2~401 Si . 15 225 SECC%ON ¿A. EMBARAZO Y LACTAN~]A J I ~ o si., .os COMIENCE CON EL ULTIMO NACIDO, Si HAY NAS NACIDOS, UTILICE FORMULARIOS ADICIONALES. Ahora quisiera hacerte at9u~~s preguntas ~ks acerca de ta satu~ cia tos r~cldos vívos que tt~'o en tos últimos ~;res II~i. (BablarIMIIOli por twrr~o, i0~'¢ celda ní¿o). «o3 IWA ala PARA: I NUMERO DE LZNEA 40¿ SO~ &06 AO7 407A DE LA PREGUNTA 216 /.CUando usted queda em~~raz~d= de (MONBRE) ¢~aerla e~aed~r e~raz~ ENTONCES, quer(= esper=r hasta MAS TAROE, o NO GUERIA tener (im~s) hijos? ¿C~:aEnto tiempo iltltli hubiera ~~aerido esperar? ¿cuando esta~a e4/~razada de (NOMBRE), vi6 • aLgui~ para control de wbarizo? (con(ro( prenataL, aten~t6ft prenataL) ¿A qut~ vio? ¿Vio I aLgui¿'n mis? S~~~EE PARA AVERIGUAR EL T[PO DE PERSONA Y ANOTE TOOAS LAS EATEG~[AS DE PERSOI~iAs QUE VIO. 408 ~¢~,J, Rntoi Ir*$es de embarazo tenla cuando fue a ver • algui¿'n para cont ro l de ¿q~arazo de (NOMBRE)? (control prenezaL , itenci6n prenataL) ¿O9 I ¿Cu6ntli VtsitlS de con( roA de enl~4rezo I tuvo kUll:ed ¿Ii¿tinte eL emb~rllzo de (NONBRE)? (control pre~mzat, lterlcibn prenatal) AIO | ¿Cuando estabe e~~mruzada d~ (#~I48AE), i Le Colocaron1 una inyecc16n en et brazo pare que =l ni~o rm tenga tétanos (¢onvutsiones des~s de rmc~do)? ., m ¿cudmtas veces recibqô ta inyecc~¿n durante I ~=lL~t ~iD4~í" IZG? ULTI~NAC%DO VIVO VIVO MUERTO ENTONCES . 1] (PASE A ¿07)4 MAS TARDE . 2 NO iAAS . 3] (PASE A G07)~- A~S . NO SABE . SI . 1 NO . (PASE A ¿10) . MEDICO . A ENFERMERA S SANITARIO/ AUXILIAR DE ENFERMERJA . C PARTERA TRAD[CXO#4AL . D FAMILIAR/AMIGA . E OTRO X (ESPEC[FIQUE) NADIE . Y MESES . F~ NO SABE . 9B NUMERO DE VISITAS . I I I M 0 SABE . 98 S I . . . . , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I NO. . . . , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 ] (PASE A ¿12)4 | NO SABE . J U~4EROgE ~ECE$ . I I MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . B PENULT[NO NAC]O0 VIVO VIVO MUERIrO I . ¿¿9 ENTONCES . 11 (PASE A A07)~-~ NAS TARDE . 2 NO NAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 (PASE A ¿07)~ I MESES . I JJJ A~OS . 2 NO SABE . 9 SI . 1 RO . (PASE A ¿10)4 MEDICO . A ENFERMERA . 8 SANITARIO/ AUXILIAR DE ENFERNER[A . C PARIERA TRAD]CIONAL . D FAHIL]AR/ANZGA . E OTRO X (EgPECIF[QUE) NADIE . Y HESES . [~ NO SABE . 98 NUMERO DE V]S[TAS . I I I NO SABE . 98 S[.~ . 1 NO . • . 21 (PASE A ¿12)~ NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I-7 t4~ERO DE VE(ES . I I NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 226 16 ¿13 D~~~de t~vo (ug4r el parto de (NOI(BR[)? ; ¿Qul¿~ La itendi6 en el porro de (MOMBRE)9 .Alguien~s? :MDAGUE (XJE TIPg DE PERSONAS FUERO~ T AROrE rUDAS LAE PERSONAS MEMCICHADAS. ¿13A1 ¿Con qul cortaron el cord6n unt>~lícat7 ~IA b14 ~14 t~14 4'~4 ¿Durante el porto de (MQI46RE), tuvo usteb iI9uras de tas siDutentescGlplicl¢io~s: ¿Parto (proLongado) con ta l contracciones o dolor« de porro fuertes y regutlres que duran 12 horas? ¿Hem¿rragia vagina[ mucho mâs at~¿~dante t~normaL que haydes~s del porro? ¿Fiebre cita y secrec)Gn vaginal olorosa? ¿ConvuLstc~es O sta~~es con o sin descrdyo? ¿Otr~s c~licaciones? SI RESPONDE "SP+: ¿Que clase de c~~piicaclones? ¿15 I ¿F~ eL n~cimtento (Se (MDHBRE) por cesAr-ea? I (~oermciÓfl del v ient re ) 415A I ¿AL nacer (NOHBRE) ILor6 y se~vi6 I «ctivame~te? ULTIHORACIDO VIVO NOI4BRE +,,~~++,+o . ii CENTEO OPUESTO DE SALUD . DES/OTRAS CAJAS . CLINICA/HO~pITAL PBEVADO . 21 : CO#SULT(~ZO¡K~DICO PARTICULAR*. 22 SU SAGA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿ I OTRA CASA . ¿2 OTRO LUGAR . (ES~CI FIQUE) NEDI¢O . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . A ENFERMERA . B $AMITARID AUXILIAR DE EMFERNERIA . C PARTERA TRADICLOEAL . D FN4[~(ARIAR[SA . E OTRO X (ESPECIFZ I~JE) F+AOIE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Y INSTRUMENTAL MEDICO/ TIJERA O MAVAJA L|RP[OS . 01 HAC½ETE . O~ VIDRIO/ CERARECA . 03 I OTRO 96 (ESPECZF IOUE) SI CONTRACCIQEES FUERTES . 1 MO CONTRACCIONES FUERTES . SI HEMORRAGIA A8UMDBRTE . 1 MO HE~RAGIA ABOMDANTE . E| FIEDRE Y BECRECtON . . . . . . . . . . . . NO FIEBRE Y SECHECIOf4 . Sl CQNVULSIONES . MO CONVIJLS[C41ES . 51 (ESP£¢Z FIQ(JE) NO (]TRAS COMPLICAC]OI4ES . S I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111 NO.~.o . , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 $ | . . . . . . , . , , . , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 MO . . . . . . . . . . . + . . . . , . . . . . . . . . . . . . . ~ NO GAOE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 MCMBPÉRULTI/~O NACIDO VIVO HOSPITAL F~/8(. I CO . ti CENTRO 0 PUESTO DE SALUD . 12 CHE/OTRAS CAJAS . 1] CLIR[CA/NO~PI TAL PRIVADO . 21 CONEULTORIO/NEDICO PARTICULAR. 22 SU CASA . 47 OTRA CASA . 42 OTRO LUGAR . (ESP[CIFIg¢¿~[~ ~DICO . A EMFERNERA . | SAJ4] TAR I0 AUXILIAR DE EUFERNERIA . C PARTERA TRAOIC ICMAt. . D FANILIAR/AMI GA . E OTRO X (ESPECI F IQUE ) SAOIE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . T [MSTRLRIEMTAL NEDICO/ TIJERA O NAVAJA LIRPIO~ . 01 RACHETE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 02 ' V IDR IO 0 CERAHICA . 03 I OTRO (CEPEC] F IQOE ) El CONTRACCIONES FUERTES . 1 NO CONTRACCIONES FUERTES . 2 SI HEMORRAGIA ABUNDARTE . 1 :3 NO HERORRAGIA ABUNOARTE . 2 I I si F IEBRE Y SECRECIO I i . . . . . . . . . . . . I 2 MO FIEBRE Y SECHECIOII . 2 1 El C(XWULS [ QI~ES . I 2 MO COIqNULS IONES . 2 1 SI 1 (ESPEC[ FIOUE) 2 MO OTRAS CONPLICACIONES . 2 1 E[ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . E 140 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 1 SI . NO . . . • . NO SABE . 8 MO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , , . * , MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . l i ' 227 t~.TtNO NACIDO Vlq 'O ] PEli~'[I?HO IIA£1DO VI'~O No, NO~RE i Na~qE 616 I ¿A tos cuantos mese~ del tortazo de i (MONI~RE) le pro~~jo eL nacimiento? /*17 ¿En su o~lnl~ (MOl~RE) ok n4cer era peq~s'~o, ~oi"mmL o n~s grar~e de to norme[? MA=E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . [ ] 14L~( PEIIL~gO . 1 MAS PE~UEgO ~UE LO ~ L . 2 Mi~L . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 NAS ~ANOE QUE LO k~L . 4 MUCHO MAS GRANDE ~,~ LO NI~qNAL., 5 MASES . MUY PEQUE llO . t NAS PEQuEiID QUE LO NI~IINAL . 2 HAS ~J~OE qUE LO NGqlsAL . +5 /.17A 418 ¿F~4~ pesado (NOI4BRE) cuando naci6? ¿Ct~íFlto pes6 (NOMBRE) al nacer? NO SABE . 8 MO SAlE . 8 S I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I S I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ~1 (PASE A 419)~ I MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿19 I ~Le voLvl6 su rnenstruaci¿~ desde et i SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . / .21)~]1 naclrnmento de (N~ISAE)? i (PN•E A I I I L (PASE A ¿Z2) .~~ .] ~CllgJe~to de (N(]IM~HE) y el $1H~líente? ~;~ c:+pLh+r=IPa~HJ~ p~II~rEIfE Eq;~J;:l~~ IIP~p;liI~Ii~i HDEh~ ; ¿A LO& cu~Intol II~ses desp~ês del nacimiento de (MOILNRH) Le vino su mLn=truac|Ö~l? (¿CUltos m~es estuvo =in mm~tru~ci~?) 1 ~21 ¿22 II r,¿3 ,i, ~ , , ,4 ,, ,,+r,,, ,,J j ,~+~.+,q,i ~pMlml+J~l;EZ~~'1ll++'~ ~.,ii, ,~ r , . , ' , ] ' , h,6,,,, ++Hi , ii}+~,~ I11~II+ , ~ ~l~Lqll~Jl~l~JP+lt+~~lPJl¿l~mggLgh~lWlmW~ MESES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ~- -~ NO SAilE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . NO. . . . . ••.,,.,. ~ (PASE A A20)4 ~SAIE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 999(1 j~ l i l (PASE A A2&)~ ¡J NO S~IE . 9e ~A 2~: LA ~JER 'NO' ESTA ~ LA NOJER SI EMBARAZAPA: ~ ESTA EHIEUtE~.Z~)A 0 iNCOLa , A : I ~ v ¿Ha ~ltO a te~r reLacióN sex~les I SI . ,.,.~., . 1 desde e~ ~cimi~to de (MCIL~RE)~ I I . , , I MO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2-~ (PASE A ,~25)1~J I n I «624 I ¿24 ¿A (OS cuGntos meses ck~slx~s del nacimiento 1 de (NOI4SAE) voLvib a tener relaciones sexua- MASES . MASE$ . i ~0 HNIE/NO NECUERO¿~ . (~: NO SABE/NO ItE(2JEiIDA . 96 i 6;% ¿Le dí6 I~cho a (N~iq6RE) alguna vez? I SI . (PASE A ¿27)~~ ]1 $1 . (PASE A 627)~~.]1 I NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 cPor o~¿ n~r~a te d~6 peCho a (NOe~RE)? ~Z6 ! Y&qDEE ENFERtLIk/DES|L . . . . . . . . . . . . . 01 NJ~O ENFE¿SU/DEE]L . 02 I i NECIO . . . 03 i NORXO i i PR(~LEHAS PEZ~/~CHO . 04 ; I I LECHE ]N~JF[CXENTE . . . . . . . . . . . . . . 05 I l NADRE TNABAJA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 06 EL N~~OAECHAZO . . . . . . . . . . . . . . . . . 07 OTRA RAZG44 96 r (ESPECIE]~) i (PASE N L•2) IHNEDIATAMAMTE . 0 Õ- Õ ~27 ¿C~nto tiempodeslx~S de nacJdo (NOMBRE) ¢~0e=6 a darte el pecho? ~EE ENFEIOLA/DEI |L . . . . . . . . . . . . . 01 MINO ENFEEHO/DES[L . . . . . . . . . . . . . . 0~. MIgO NI/RIO . . . . . . . . . . + . . . .+ . . . . . . 03 FROBLENAHPEZ(]N/PECiIO . 04 LECHE INSUFICIENTE . . . . . . . . . . . . . . OS I4ADRE TRAJAJA . ,. 06 EL N|~OMAC~AZO . 07 OTRA RAZOH 96 (ESPEC(F |~) (pASE A &32) [NI4[D[ATNI~NTE . ojo HG~AS . 1 I¿~l~S . o 1 S] ES MENOS DE 1 H(YAA, AGOTE "00" HORAS, I ~ - SI ES MENOS DE 2/* HORAS, AGOTE H(~AS. OlAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 01A$ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . OE OTRA M, ANERA+ NNO'[E OrAS i 1 228 16 ULTINO NACIDO VIVO NOMSSE PENULTIMO NAC100 VI~K~ NOliEE ;28 k29 ~30 ;3? VEA 216: ESTA ViVO EL NIÑO: Todevl• Le estS dando eL pecho • (HOPERS)? SSTA V]VO (PASE A ¿291 S! . . . . . . . . . . SSTAMUERTO ESTA VIVO ESTA I4JERTO 0 U 0 • • (pASEWA (PASE A ¿30) (PASE A A29) 43O I I {PASE A ¿]lA)~~r ~] (PASE A &31A)~ "] ¿Por cuantos meses Le dio pecho • ()IOMBRS)? ¿Por qu4 dejÔ ~te d•«{e pectlo a (N(~,qERS)? NO . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . . . . . . 2 MESES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . SO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98 ;(/~RS SN/:E~/OSi ( L . 0• Hl~O SNFSRMO/OEGI L . 02 M]~O MUSLO . 03 PE(~LSNA6 PEZ(~/PEGRO . . . . . . . . . . . 04 LECHE [NSUF ICISNTE . 05 MADRE TRABAJA . 06 SL Ml~O RECHAZO . 07 EDAD OS OESTETE . 08 QUEDO EMBARAZADA . . . . . . . . . . . . . . . . 09 EMPEZO ANT ICONCEPC]ON . 10 OTRA RAZOII 96 (ESPECI F [DUS) 631A ¿A que edad empezo»a rec;bir otros , [ a{Imen~os (a~,~s de {a (eche materne)? O(AS . T L I MESES . . . . . . . . . . . . . . . . 2 [ AUN NO RECIBE . . . . . . . . 9 I I 632 [ VEA /*04: I i L ¿SSTA EL N%~O VIVO? ; I(PASE A 4331 ¿J] {CuJínti~ veces (e dio e( pecho • (NCX4SEE) iU~ERO DE VECES entre el •nochecer de ayer y eL ml~ecer QUE LS DIO EL PECHO de hoy? i DURANTE LA NOCHE ~S~ LA RESFUSSTA ~ ES NL~ER(CA, ]NOAGUE UN NUMERO APROXIMADO) SI YA NO LE DA PSCHO AHOTS aOOI [ 434 ¿CraC•tal; veces Le dl• et pecho • (NQI¢BRE) [ HUMERO DE VECES duro•te eL dl•? QUE LE OLO SL PECHO (Sl LA RSSPUESTA NO $6 NUMERiCA, [ DURAMTS EL OlA |I¢DAGUS Uli MJIk~EO APEOX(FJIOO) SI YA NO LE DA PECHO ANOTS *00 h ] p 635 ¿Sabe usted st (NOM6RS) toro6 algo de una SI . NO . .,. 2 r-Tl MESES . *.* I ( I NO SABE . 9a ,i PJaRE ENFERKA/OEAIL . . . . . . . . . . . . . Ot MIli) SNFERMU/OSO( L . 02 N(I~O MUSLO . 03 pROOLEJ4AS PSZQM/PSCHO . 04 LSCHE INSUFiCtSNTE . I~qORS TRAJBAJA . 06 EL NIAO RECHAZO . OT EDAD OE DESTETE . . . . . . . . . . . . . . . . . 08 [ I g¿IEO0 ENAARAZAOA . 09 EMPESO ANTICONCEPCiG(t . 10 ! OTRA RAZ~ (ESPEC[ F'ISUE) I OlAS . i VE•ES . 12 i [ AUN DU MECSK 9 I V{VO MUERTO ~ VIVO ~MTO (RSGRESE A ¿03 [~] [~. PARA EL PEOXlHO NACIMISM;O; S I NO HAY MAS. PASS A 443) I (PASS A 633) PASS A ¿43) fAlSEO OF. VECES I - ' T " ~]~ QUE LE D|O SL PECHO I t DURANTE LA NOCVE mmnader• con chu~6n(biper6n) ayer o •no•hi? SO . (REGRSSE A 603 [~ D" ," " ~'HO MAE(M|EMTQ; $1 lE) IMY MAl, m HLI¢ERO OS VECES -~ QUE LE DiO EL PECHO I11 DURANTE EL O[A I . I lSl . 1 . :) Mo. . ».,,.o.,,,.,,,o.,,., ; [ ~o NAg£. , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 i~ .U, SE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I _ 19n 229 I ! I j ULTIMO HAC)O0 VIVO I PERULT)NO NACIDO VIVO mAE MOMORE Q36 k34S ¿En l lDOn ncmento de ayer o de ~moche, Le dio • (NG~RE) ilgo de to in~luido en 4m LI l l igl4l l4~te ( l l t l ? : AM IO[ ,? AD¿m azucær acll? J~go? Fía)esT FOrmule para UNt~ (s26, SNA, etc.) LKhe f frica? Leche diLu(de o in polvo? Otro~ ( f~ ido~? A(limmto prep~raudo ¿~w CEREAL, OUIIIUA, AVEHA A(l~to probar•do de TUIIERCULOS/FRUTAS} HtAVO, pescado, po l lo? Otro iL(o~ntQ ~Li~ Q s~ln(16L+do? SI AGUA SOLA . 1 AGUA AZUCARADA . 1 JUGO . I MATES . 1 FOSRULA PARA BEDE . 1 LECHE FRESCA . 1 LECHE DILU]DA/EN POLVO. 1 OTROS L J~¿t 100S . 1 PAEPARACJOS DE CEREAL*. 1 PREPANACIOS DE TUOERC.,, 1 NUEVO/PESCADO/PO¿LO . 1 ~.ARVE. DTRQ SOL(DO/S~4(S~~r.[OO., 1 VEA 436: ¿LE D|O ALIMESTOS L[OU]O0$ 0 ~OLIOOi EN EL D[A OS AYER? VEA A29: ¿TOSAVIA LE DA PECHO? MO 2 E 2 Z 2 2 2 2 2 2 2 Z NS 8 AGUA SOLA. 1 8 AGUA AZUCARADA . 1 8 MATES . 1 D FORMULA PARA BESE . 1 8 LECHE FRESCA . 1 8 LECHE D]LU)DA/EN PI~VO. 1 8 OTROS L IG(J[DOS . 1 S PEEPARACJOdd DE CEREAL., 1 8 PEEPAItAC[OS DE TUOEDC. 1 8 i4L~ VO/PE SCA~O/PO¢- L 0 . 1 ¿ CNIME . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 8 OTRO SOL(DO/SER(SOL|DO. 1 "S(" A UHA 0 MAS "SO/SO SABE" DE LAS P/tEGUNTAS A TOZAS (PASE A 4401 (PAS 438) TODAV)A LE YA NO LE OA, 0 DA PECVO KO SE PREGUNTO (PASE A 4391 (PASE A ¿401 si SO OsI 28 28 I 28 ' 28 ¿a 28 E8 2S ID "SI" A UNA 0 MAS «SO/PO HADP DE LAS PRECJJNTAS A TODAS (PASEVA 4¿0) (PASE A ~) ?OPAV(A LE YA NO LE DA, D DA PECHO I1<3 SE PS[UTO (PASE A ¿391 (PASE A ¿601( t39 ¿NA¢ib16 (NGIAE) algo de beber o CErner, diferente de ti tache interna, lyor dur~te el dl, o i~r l, ~ha? 439A I ¿~J~ ¢~i6 « Debi6 ENONSA[)? | ¿Cu4~tls veces ¢~16 ¥/o bebi6 (SE) ¿~runte el cll, de lyer? ¿DurMItl CU~ItOl OSas el1 )o~ O)tilmoS siete deis (S(~llE) rm¢ibi6 lo siguiente: tatua? ¿Leche diferente de La keche matern~? ¿Otros L Iq~idos? ¿Prl~lrI¢i~~n de CEREAL+ GRJINVJA+ A~EHA, ARROZ i ¿Pre!~rl~t¿n de TUIIF.RCULO, FRUTA? !¿HUevo, pescado, pollo? ! ¿¢a~? I ¿Otros itimmntc4 16lic~s • seais6lidoa? SI, LIOU[DOS 0 SO£IDOS . 1 MO, SOLO LECHE MATERNA . 21 (PASE A ¿¿11~ / CORRIJA A36 r'7 NLI4ERO DE VECES . I I q MO HAOE . 8 Si, LIG(JIDOS 0 $OLlDOS. 1 MO, SOLO LECHE MATERNA . 2 (PASE A ¿¿1)« ] CC~RIJA 436 F-1 NUMERO DE VECES . Ii MO SABE . 8 I 42 (ANOTE EL SUMERO DE OLAS) LECHE . OTROS LIQUIDOS . PREPARAE[OS DE CEREAL/CCJINUA/. PREPAJ¿AC. DE TUBERCULO/FRUTA,. HUEVOS/PESCAOO/POLLO . ~ASNE.o+.o.**. H+.o. . OTROS SOl. l DOS/SEPl I SEL l DOS . . . . . REGRESE A LA PREGLIIITA 405 PAllA EL PII<~|NO MAC)M|ENTO, O S) MO HAY PASE A LA FllEUTA ¿¿3 I I 230 (ANOTE EL NUMERO DE DJAS) LECHE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . OTEOS L I QI111~1~ . . . . . . . . . . . . . . . . PREPAJIACIGq DE CEREAL . PREPARAC. DE TL~ERCULO/PLATAIK) HUEVOS/PESCADO/PEL LO . CARNE . OTROS SOL I DC~/SEM I SOL IDOS . REGRESE A LA PREGUNTA ¿05 PAILA EL PSOSINO NAC]M|ENTO, 0 S) DO HAY PASE A LA PREGUNTA ¿¿3 191= EECC[ON ~B. VACUNACION Y SAL(lO AMOTE EN 46¿ Y RAS OE LAS PAGINAS DE LA EECCION EL NUMEEO DE LINEA, MONBRE Y ESTADO DE SUPERVIVENCIA DE LOS NACIDOS ~ DESOE ENERO DE 1990 EMPEZANDO PO~ EL ULTIMO. (El HAY NAE OE COS NAC]M[ENTOS, OTZLiCE fOSNULAR(OS ADIC(OIIALI'~S). I ~SO DE LJNEADE LA PREGUNTA 212 ;DE LA PRECUNTA 212 DE LA PREGUNTA 216 ULT(NO RAC[SO ViVO ~5 ~- NON6RE VIVO MUERTO ~] D " (PASE AL PROXINO NACIMIENTO; • SI NO NAY HAS, (PACE A ¿¿6) PASE A ¿69) 446 | rilne ur~ Tarjeta o carr~t en (a c~k est6n $1, FUE VISTA . .r~l ¢po i l t r ldss (li VICUnSS de (NQqISEJ? (PASE A ~¿9) I S1, NO FUE VISTA . 7 SI LA RESPUESTA ES IS%*: (PASE A ~SEA) e~J ¿Pk~o verlo, por ftvor? NO NAT TARJETA . 3 ,~7 | ¿Tuvo alguna vez ~ carje+a de vacur~c+6~ SI . F~ I (o de SaLud) de (NONBREI? (PASE A &SHA)~ ] F~ PEMULTIGO NACIDO VIVO NOMBRE VIVO MUERTO 8 S +(:~.:,~.:~,- • S I SO HAY NAS, (PASE A ¿¿6) PASE A /*69) II SI, FUE VISTA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I . . i 1 (PASE A ~9) SI, NO FUE VISTA . "~1"2 (PASE A AS2A) q.,-J NO HAy TARJETA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . * I (PASE A 452A1~,~ NO. . . . . * . «.o . ,. t49 C~P[E DE LA TARJETA LAS FECHAS PARA CEDA VACUNACION. ANOTE *98' SI FALTA EL DIA, MES Y/O AJO. ESCRIBA +JA* EN LA COLUIqBA 'D]A* SI LA TARJETA NUESTRA QUE LE PUSIERON LA VACUNA PERO MO HAY FECHAS. SI HAy fECHAS PARA 'DPT I Y HAY EVIDENCIA DE CAJE EL MIJO REC[SIO POLLO (SEClBlO GOTITAS EN LA BOCA), UTILICE LAS MISMAS FECNAS GAJE PARA *DPT* OlA //ES AJO OlA /~S AJO BCG POLIO AL NACER PO4. lO 1 POLLO E POLLO 3 CPT 1 DPT 2 PPT 3 SARAMPIOI~ I SA i / l i BCG I 8CG ~ I P° P1 I 01 P2 P2 , I P3 P3 I)1 01 OZ I / C2 » i • 03 D3 I SA SI . .»». . 17 (IMDAGUE POR VACUNAS Y ESCRIBA "66 « EN LA COLONNA 'OLA" EH LA eR£~;tmrA 449) RO. , ° . . . . . . . . . ° . . . . . . « . . . . . . . . . . 2 NO SAEE . 8 I (PACE A 453) ~',50 | ¿Hin recibido (N~RE) aLsu~las vacunas que I no est~n re91strodeS en esta tarjeta? ANOTE mSl" SOLAMENTE CUANDO LA ENTREV]STADA MENCIONA VACUNAS DE ECG+ DPTI'3, POLIO AL NACER, POLIO 1-~+ YIO SANANPION. II t*50A I /~52A| D(SI por favor si (KFJRE) ha r Jc ib(po I «(suna do las s(Duiqmtes vacunas: 8CG contra ta tuber¢utosis, esto es, una iny~ci6n en eL how/m-o (derte superior del brazo) que deje una c|c8trizT S( . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . . . I MO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 S l , . .o , , . . , , , . . , , , . . . . . ., I (INDAGUE ~ VACUNAS Y ESCRIBA ~-J «66 « EN LA CO4.UIq4A 'OlA u EN LA PREUTA ~;49). NO SADE . . 8 (pASE A /*53) S i* . . ,.**,.**-*.-**, 1 NO . ,.*,.*. 2 NO SABE . 8 [ El . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ~ El . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . &$28 ¿Re¢(bJ6 (~RE) una vacuna c~trs eL PoLio, administr~ mediante gotas en La NO . 2 I/0 . Z boci? (PASE A ¿52E)4 (pAS~ A 4§21E) NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . NO SABE . "°le*"-" ]--o-- . D - o - - . A,= II ~+LA ,r( . r . jUSTo ILvacunaflacer COn( reo nvb, e[t irdeTP°li° Fue II AL NACES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 ALHAS BACEST~E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 MAS TARDE . ¿ 2 2O 231 I ¢52E| ¿RKibi6 {NOI4~RE) la vecL~l~ triple o DPT, I v~cuna q~e gef~raLmente es aplicada al mismo ti~poQk~l La vac~Jrm co~tra La PoLio? ULTII(OMACIDO VIVO MOMBRE BO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . . . (PASE A ¿~~G)4 MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . PENULTJ/40 NACIDO V]~ NOIBRE S( . 1 NO . ~~ (PASE A ¿$2G)~ NO SABE . 8-- ;$2fl¿Cuan~t$ ~eces? M(JNERODE ~CES . ~ NUMERO DE VECES. SI . 1 SI . 1 452G ¿ReciUi6 {K(NqRE) ta vac~ con(re tL ssr~p(6n? 54Q . Z KO . 2 NO SABE . 8 NO CABE . 8 ~53 ¿He eetado (NOHBRE) enfermo(a) ¢~ FlURE, SI . 1 SI . 1 en ligan momento en l es ul~i~s ~ sms? NO . 2 MO . 2 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . O NO SABE . a 454 ! ¿Ha e~t~do (NOVA~RE) e~fermo(a) con TOS, SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 S] . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 en ~{gOn mm~nto en (u ~Ltims 2 semanas? NO . . . . . . . . . . 2 NO . Z (PASE A ¿58) (PASE A &SO) NO T~~E . . ~rJ 1~0 SADB . . ~-J ~5S ¿C~ (NQNBRE) est lb l l ¿~ferlllO co0 la TOS, Sl . I SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 I re ip lp lb4 ldls r lp (d0 ~ dl) ¢Ol t~ l lb re+ (cm r*lpire¢íO~l cortll y rAp{du)? NO . 2 NO . MO SABE . 8 NO SABE . B 45~ ¿0Ande ptdi6 ¢~x~t jo o trmtmie~to HOSPITAL PL~LICO . . . . . . . . . . . . . . . . & I ~ra Le TOS? (MtOTE CADA PERSQ#/AO [NST[TUC[ON SEA )IENC(Q~ADA) gAIsL'lfl otro litio o persona? ¿58 ¢Ha tenido (NOMBRE) DIADREk ~r~te Las últilai ®i lelulnas? 459 ¿Htd3(s sl~gre en las ~eposiclones? « ¿60 ¿En el peor dl8 de la diarrea, depos ic ico~s t~~o (14OI~~E)? HOSPITAL PUSLICO . & CENTRO/PUESTO SALUO/POSTA SAHIT. B CNS/OTRAD CAJAS . C PROMOTOR(A)/RPS/AUXIL]AR . B CL[N]CA/BOSP[TAL PRIVADO . E COMSULTORIO/NEDICO PART]CULAR. F CEMTRO DE PLABIF1CAC]~ FAMILIAR G FABI~.CI~ . . . . . . . . . . H OTRO PRIVADO , l (E•PEC]FIQUE) AHIGO¡EANJLIAR . J OTRO LUGAR . X (ESPECIFI~E) NO PIDIO C(~$EJO/TRATANIEMTO.,. Y S I . . , , , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 (PASE A 468) « ~0 SABE . ¿~ St . NO . 2 NO SABE . S CENTRO/PUESTO SALUO/POSTA SANIT. 8 CNS/OTRAS CAJAS . . . . . . . . . . . . . . . . . C PRQPIOTOR (A)/RPS/AUX I L ] AB . D CL ] N[CA/HOSP I TAL PRIVADO . E ! CON$ULTOíIIO/MED]CO PARTICULAR. F CENTRO PLANIF]CACIO~ FN4]LIAR., G FAR~CI& . ti OTRO PRIVADO • I (ESPEC% FIOUE) AHI GO¡FN41L lAR . J OTRO LUGAR , X ~ESPE~I f $~~tE) NO PIDIO CONSEJO/TRATAMIENTO,,*. Y SZ . 1 NO . 2- (PASE A ¿68) NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿~ NO . 2 NO SABE . 8 NO SABE . 9~ NO SABE . 9~ (PASE A ¿&3)« J (PASE A ¿63) + 21 232 NOI48RE ULTIIqO NACIDO VIVO PERULTINO MACI¿O VIVO NCI4BRE ;61 ;62 ¿En ese Ola, Le dio a tow4r Le MISMA CANTIDAD de Liquidos que le dio antes de La diarrea, MAS LIQUIDOS, o k'EMOS LICU[DOS? ¿En ese dla, te dio de comer LE MIRRA CART]DAD de s6Lidos ~ le dio entes de La d J lpp l ta« HAS SOLIDOE« o MENOS SOL[DOS? LO MISMO DE LIQUIDOS . 1 LO MISMO DE LIQUIDOS . 1 NAS LICUZDOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 MAS LIQUIDOS . 2 RENOS L](¿IID~; . ] MENOS LICU]DOS . 3 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 LO MI$W) DE SOL(DOS . 1 MAS SOLIDO~ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 MEROS ~LIDOS . 3 NINGUN SOLiDO . ¿ ROGA II[ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . D LO NlSI4ODE SOL]OOS . . . . . . . . . . . . . . 1 MAS SOLIDOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 MENOS SOL]DOS . 3 M]NGUN 5CILIDO . 4 NO GADE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 f,63 ¿Le dieron a (NQI4SRE) sales de rehfdratactôn SI . 11 SI . 11 ora l (URO) cuido 6L/eLla tuYa dJarrn? (PASE A 465A)J r (PASE A 465A)~ I RO . 2 NO . (PASEA 465.)iiq-~ (PASEA ¿65 . ) ' . '~~ RD SAI|E . NO SABE . i [ i ¿b5A ¿QLM mis Le dier~ Para la diarrea? SOLUC[GN CASERA RECOMENDADA . A SO4.UC]Qq CASERA RECOMENDADA . A ¿Qué | ¿AtROnaR? (ESE;ERRE EN UN CIRCULO CADA CATEG~~JA QUE MENCIONE LA ENTREVISTADA) ¿g¿~ Le d)eron para La d ia r rea? ¿AIRO huís? (ENCIERRE EN UN CIRCULO CADA CATEC, ORIA QUE MENCZOlIE LA ENTREVISTADA) ¿D6nde pidi6 conse)o o tratamíento para te diarrea? ¿ALs~TU~ otro sitio o persorwT (ANOTE CADA PERSONA O ]NST[TUCII~ BUE SEA MENCIOKADA) ;67 468 PASTILLAS O JARABE . B ]NYECC](~I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . C REMEDIO CASERO/ HIERGAS . D NADA ¢UADAMAS) . E OTNO . X (ESPECiFIQLNE) HOSPITAL PtJBLICO . A CENTRO DE SALUD/PUESTO DE SALUD POSTA SANITARIA . E CONSULTORIO NED]CU/ MEDICO PARTICULAR . C CLINICA/HOSPITAL PE]VADO . D ENS/OTRAS CAJAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . E FARMACIA . F AMIGO¡FAS] L lAR . G CENTRO DE PLANIFJCACIC~ FAHJLAR. R PROl4OTOR (A) DE SALUD . I NO BUSCO CONSEJO Ni TRATAMIERTO. J OTEO LUGAR X (ESPEC]F[CUE) PASTILLAS 0 JARABE . S ;NYECC]ON . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . C REMEDIO CASERO/HIERBAS . D MA,DA (NADA MAS) . E OTRO . A (ESPECIF]QUE) HD~PlTAL F~JBL[CO . A CENTRO DE SALUD/PUESTO DE SALUD POSTA SAMITARIA . | COSBULTOR]U MEDICO/ MEDICO PARTICULAR . C CL]NICA/HOSP;TAL PRIVADO . D ENS/OTRAS CAJAS . E FARMACIA . F AMIGO/FAMILiAR . G CENTRO DE PLANIFICACI(~I FARILAR.* N PROMOTOR CA) DE SALUD . ] NO BUSCO CONSEJO NI TRATAR]ENTO. J OTRO LUGAR X " (ESPECIF[QUE) REGRESE A LA PREGUNTA ¿4S PARA EL PROX[IO NAEiN%ENTO; SI NO HAY MAS, PASE A LA ¿69 I REGRESE A LA PREGUNTA 645 pARA EL PROXIMO NACIMIENTO; I SI NO HAY MAS, PASE A LA ¿69 233 469 ¿70 ¿cuando un ni~o tiene diarrea, se le debe dar menor c•ntJdld de LIQUIDOS. iNt~4L cantidad, o mayor c&~tJdad de 10 u•~L? MENOS LIQUIDOS . 1 NAS O MENOS MISMA CJUdTISAD L(I~J|O~ . 2 MAYOR SANTIDAD CE LIQUIDOS . 3 NO SASE . 8 ¿Ca un nl¿o tiet~4 diarrea, se {• debe dar menor cantidad de SOLiDOS, ig~L cantidad, o mayor cantidad de LO usuaL7 MENOS SOl_ li)OS . 1 MAS O MEMOS M]SMA CANTIOAD SOLIGOS . 2 MAyoR SANTIDAD DE SOLIPOS . 3 NINGUN SOL IDO . ¿ NO SASE . 8 ¿71 ¿Por favor d|9mm cuando se debe Llevar un nI~o enfermo con DIARREA • recibir •tef~ci¿~ nddi©•7 REGISTRE TODAS LAS RAZONES MENCIONADAS HUCHAS DEPOSICIONES FLOJAS . A VOM[ TO NEPET [OO . E SANGRE EH LAS DEPOSICIONES . C F ZENNIE . D SED MARCADA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . E NO BEBE 0 COME S[EN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . F POq~IENIDOSE tilAS 0 Y¢UY ENFERMO . G NO SE MEJORA . H OTRA NAZON . X (ESPECI F[OUE) NO SABE . Z 72 ¿Por favor diN•me cuando se debe t[evsr un ni~o enfermo con TOS • recibir atenci~ ~tc•? REGISTRE TODAS LAS RAZONES MENCIONADAS ~~ VEA &63 TOORS LAS EOLUNNAS: NINGUN N[~O REC]BIO UNO: - ! 474 ~ Ha •ido usted hedLar de un producto Ll-,~__ USO f sa(es de rehidrlteci6n oral) (1~Je usted puede conseguir I ~ri e[ trlt~i~to de ta dimrr~? I ¿Na v~sto usted a[guna vez un sobre como êste? (MUESTRE EL $O6RE) NESPlItACI(]N AGITADA . A B]F[COLTAD PARA RESPIRAR . B RE$Pl NAC ion RUIDOSA . C FIEBRE . D IMCAPAZ DE BESER . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . E KG BENE 0 ~ BIEN . F POtilEtI~SE t~S O MIJy St~fERN£, . G NO SE MEJORIA . H OTS~. RAZOll • K (ESPECI F ]G4JE ) NO SABE . Z ALGUN NZlk2 J--J NECIRIO URO: I SI . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . • 1 NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 ~480 ] SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I ] ~bo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23 234 S~ECCIUN ¿C CAUSAS DE IfJERTE PARA li[l~OS FALLECIOOS EN LOS ULTIHOS 3 A~IGS 480 VEA 216 y 219: I ~IL UEO OHAS FALLEC|OOS ENTRE ~ NINGUN FALLECIDO ENTRE I LI~i RA¢|OQE VIVOS EN 0 LOS NACIDOS VIVOS EN 0 DESF~JES DE ENERO DE 1990 DEP~UES DE ENERO DE 1990 LSCll II II I ~ASl I ADOTE EL RtJI4ERO DE LIHEA Y EL RCMRRE DE CADA N]RO QUE MALLO Y FALLECIO EN 0 OERPtA£$ DE EHERO DE lg~X) EN LCR; ESPACI~ I CORRESPOliO[EliTE$ Y FORNULE LAS PftECLMTAS RESPECTIVAS. EMPIECE CON EL ULTIMO liIRO FALLECIDO (SI HAY HAS DE TRER EALLEC[D(~, UTILICE PAGI~AS ADICIONA(CE.) )te gUItlrll Ihorl prelFJntarLe lO/~'l (OI evm~tos y $1ntoMa• ~ tuvo (KOIMSRE) antes de morir. Se q~4 el dificiL hablar de hijos que murieron, pero este inforn~ci6n es muy importante pEra La formuLaci6n de pLimes 41 leLUd ~*Je pueden servir para prevenir la muerte de otros ni~os. RUNERO DE LIMEA ~-~ I liCI41|HE NOMBRE liCOIBHE LS$A ¿86A ¿En que fecha flLLecI6 (liOH8RE)? DIA. . NES . A~O . . . . . . . . . . . . . . . . OlA* . " . I 1 1 HER, . ¿Cu~L cree us(Id ~ fui {I ClUil del fat(eclm(ento de (R(X4QRE)? FT7 M Lourlnte [» m~fermedad ID accidente) )rodujo e( fa(tecimiento de (NORORE), )uic6 co~lejo o treTam(imto de aLsui4n o en e~lr~ sit~Q? ERCIERRE CON UN CIRCULO TUDAS LAS RESPUESTAS HOSPITAL FtWLI CO . A CIERTRO¡PUESTO SALUD/POSTA SANIT. ii CRS/OTSAS CAJAS . C CL ;RICA/HOSPI TAL PRIVADO . E CONSULTORIO/MEDICO PART(CULAR, l . F FARMACIA . H ANIGO/F/~tlL lAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . J 140 P]DIO CONSEJO/TRATN41ERTO*. * 14 OTRO L¿¿q~ . X (ESPEC] F I(~JE ) HOSPITAL PUBLICO . A CENTRO/PUESTO SALLID/PO~iTA SJUl|T. li LES/OTRAS CAJAS . . . . . . . . . . . . . . . . . C CL IN [CA/HOSPI TAL PRIVADO . E CQNSULTOR[OPNED[CO PARTICULAR. f FARMACIA . . . . . . . . , . . . . . . . . . . . . . . . N ANI GOIFN4I L ]AD . J NO PIb]O C~S¿JOITRATN41EMTO. N OTRO LUGAR . C (ESPECI F [OUE) ~lSA I ¿(RQI48RE) naci6 despu~ de un parto dif(ciL? HOSPITAL PUBLICO . 11 CENTRO O PUESTO DE SALUD . 12 CNSIOTRAS CAJAS . 13 CLllil CE/HOSP [TAL PRIVADO . 21 E.3~~ULT~|O¡NEDICO PADTJCUtAR. . 22 SU CASA . 41 OTRA CASA . 42 OTRO LUGAR (ESPEC] FIQUE) HENOS DE 30 DIAS 30 OlAS O MAS (PASE A 488A) (PASE A 491A1 SI . I RO . 2 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . B HOSPITAL W~L ( CO . (T CENTRO D PUESTO DE SALUD . 11~ CRR/OTRAS CAJAS . 1~ CL]NICA/HOSPI TAL PRIVADO . 21 CGNSULTUDIO/NEO]CO PAITJC/)LAR. 22 SU CASA . 41 OTRA CASA . 42 OTRO LUGAR 96 (CRPECI F IrEJE) m e r o MENOS DE 30 DIAR | I S l . . . . . . . . * , . . , * . . * . . . . . . o .« . *** . I I RO. . . , , . o . * , . . *o . . .o* . * . . .o» , . . . . RO ~ . . . . . * *oo .* . .o* . . . . . , . *o . . 24 235 I ¿88~J ¿(~E) nací6 L.¿~i,.o.A~.o,oo I.~~?.No.o.A~.o,. *--- l i:2/!!::::!!~::iiiiiiiiiiiii':li:2!~!!:::i~!iiiiiiiiiiiii.'~ ~I :~':-'-'~ ° " ~''--''''« I*-.--.--.--.-.--.--."", ~,~ . i I,.-.-.--.--.-.-.~ ~~." . :, A--I : : : : . : --« -,«--HA, - *o, I ;::?::??:??:?1277:?i.i?72 ; I $,.--.--.-_--_.-.No . 1 -I~!~'«~.~r:~:=:í.~. ~o i~i2i!!!i!!!iii!i!!i!!!!!i!!iil" -- - - , o . :' ~I~~~T/::'~~'~'~'::~::=' No . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8" .o~.E._. NO-°$ ' . 8" '~l :~~: ~:: ò;::~o:::~oo, o,,, . ~ r o,,, . ~1 ~:*'''~'~''-''*'''*" °'''- ~~~'''*''''*°' !i:i!!!!!ii!;!:i;;i!!!!i!il . . DIAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . SABE. 9 NESES 3 S £ N A N A S 2 (REGRESE A LA PREGUNTA /*85 S] HAY MAS DEFUNC|CRES; SI NO HAY MAS, PASE A 501 NO . $ABE.*.*o.*. SI'''''*''''''''''''*'''''**'''''NO (PASE A 692A14 i si(REGRESEs; KG HAY 14AS~ HAY MAS DEFLINCIGNI~S; A LA PREGIAdTA A 801 NO S[ . . . " 2 S A i I ¿ A ¿gzA) • ¿9181 ~~vdiöreeverd~a? C ~CICBRE ) fue; NO SAS£,,.,,,.,,.,,,.SEVERA.*** LEVE" . 821 NOS£VERA , . . . .2 LEVE l s A l l E . .8 491O REG[STRE '00 ~ DIAS. . 1 8[HANAS . 2 ~SES.L~O NO SABE.,.RECtJERDA i 58 OLAS. . .1 SEMANAS* . .2 MESES . 3 NO RECUERDA . . . . . . . . . . . . . . 9 NO SABE. . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 24A 236 ;91E| cuando (NCI~BE) tuvo diarret. I Jhlbla l l l ngr l 111 l l lB ter |a fecll? ULTIW~ HIJO FALLECIDO MO~BE SI . 1 NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8 PEk~/LTINO SIJO FALLECIDO NOI~RE S I . . . . . . . . . . * . . . . . , . . . . * * . . . . . . . . NO° . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . * MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ;92A| ¿Tuvo (NOHBRE) tos ~arinte La enfermded SI . ( SI . 1 I o~Je oclsic~6 su muerte? NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21 MO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . (PASE A 493A)+ 8] {PASE A 493A)+ MO SABE . MO SABE . ~9ZB ¿Cuântoa dlu te dur6 ta tos? DJAS . [ SI HEMOS DE 1D[A, REGISTRE *00~ ~92( Cuando (HCI4BEE) estabe enfermo con La ~os, DIAS . SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 S I , . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1 (PASE A 49.=JA)+ NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿ temiæ resp i ra¢ iSo ag i tada o d i f l c i I ? HO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . * 2 ] (PASE A 49~~,)~ NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 8) t ¿Ourente cLu~nto tiempo (lavo (MOI411BE) respir&ct6n egtt~da o difíciL? D]AS . 1 OlAS . 1 SI HEMOS DE 1 OEA, SEMANAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 SEkANAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 REGISTRE :O~l BESES . 3 KESEE . 3 MO SABE . 9 MO SABE . 9 +],,+o- + o + - + o__ + __ +_+ . ~ . ¿ 140 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Z NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . í l (PASE A 493014 (PASE A 49]~1 NO SABE . MO SABE . ¿938| La fiebre que tuvo (MONBEE) LEVE . 1 LEVE . 1 I ¿fue le~ 0 i~t'~? SEVERA . 2 SEVERA . 2 BO SABE . 8 00 SABE . 8 I ,~~~,°,,+.~~~,.,,~~.~ ~ OlAS . 1 DIAS . 1 SI F4E~CIS DE I OrA, SEEIASAS . 2 SEI¢NIAS . Z REGISTRE ' 00 ' HESES . 3 MESES . 3 MO SABE . 9 MO SABE . 9 /*9301 Durante La en<ermedad ~ le ocasion6 SI . 1 SI . 1 La muerte, ¿estuvo (MOI~BE) ínconscie¢lte? RO . 2 MI)., . 2 NO SABE . II MO SAOE . li ¿93E Dur&nt Q t a muerte,La ¿tuvoenfermedad(McS4BRE )¢FJe coovuL sionesTte ocas ion6 S] . 1 St . 1 MO . 2 MO . 2 NO SABE . 8 MO SABE . 6 Durante la enfermedad que te ocssion6 SI . 1 SI . 1 ti urte, ¿tuvo (MOHBRE) ronchas o granos NO . 2 MO . 21 ¿ql la CBr& y CuerO? ~1 (PASE A 495A)« 8] (PASE A 405A)~ 8] MO SASS . MO SASE . l ¿Durante culínto t iempo t~o (MOMBEE) D]AS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 DIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 ronchas y srDnos? El HENOS DE 1 OlA, SEHASAS . 2 SENAflAS . 2 REGISTRE 100 « HESES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 BESES . 3 MO SABE . 9 MO SABE . 9 261 237 A95A ~95E Durante ta enfermedad que le o¢ssion6 llurte, ¿estuvo (NOHBRE) lay flaco? S] . i NO . (pASE A 695C)4 NO SAaE . SI . . . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . . . . . . . 1 NO: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 . (PASE A 49SE)~ MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . & +Durante culr+to tiempo estuvo (NOMBRE) I!~ flaco? OlAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 ( l i SEMANAS . 2 MESES . 3 MO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 DIAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . I I I J SE~I,~Ab . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 MESES . 3 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 J 695C Durlnte la enfer~ ~ (e ocesion6 SI . 1 SI . 1 li muerte, La (NOM(ISE) se te inf(mron (hll+icharoA~) los p les 0 l i s p l l i ' r l8 l ? NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . (PASE A 696 )« (PASE A 696 )-~~- NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . & ~4~0 ¿Ourlnte ¢lJánto tiempo te duro ti inftama¢i~n (hinchaz¿n)? P+P SI MENOS DE 1 OlA, SEGi STRE ~00~ OlAS . 1 J I I SEMANAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 MESES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 (REGRESE A LA PREGUNTA SE HAY NAS DEFUIICIGRES; Si NO HAY HAS, PASE A 501) OlAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 I ] I SEMAMA$ . 2 leEBES . , . 3 NO SABE . 9 (REGRESE A LA PEEGLMITA SI HAY NAS DEFUIIC]OMES; SI MO HAY 14/+5, PASE A $01) 238 1 502 PREGUNTAS Y CODIGOS PRESENCIA DE OTRAS PERSONAS EN ESTE fê£14EHTO ¿EStS usted c~sada o Unida ahora7 S. RUPC[AL%DAD CATED~~~IAS Y CORIGOS | A SI NO I HigOS MENORES DE 10 AJOS . 1 2 ESPOSO . 1 Z OTROS HONBRES . I Z OTRAS HUJERES . T[ 1 Z CASADA . I--,~,506 I EN UN[OR . 2---~,5~ | NO ESTA EN UN]O~ . S i ¿Ha estado usted erguida vez cazada o ha wv~do | SI . 1----P5GS con ur~hombre? I / RO . MARQUE "D" EN LA COLUMNA ~ DEL CALENDARIO EN EL NES DE LA ENTREVISTA Y EN CADA UgO DE LOS MESES HASTA ENERO DE 1989. PASE A 51~ ~05 ¿EntOrmCes» tu=mi es su estado atvli actual; es u&tad viuda, divorciada, o separada? t06 ¿Su esposo/co~pañero vive ahora con usted, o Al vive en alguna OCea parte? 510 ¿Ha estado usted casada o unido (concublnada) solamente una vez, o ntts de u;~ vez? V%~A . I~§10 I Dl VORC]ADA . 2 -'-~510 I SEPARADA . 3 ~510 VIVE CON ELLA . I J I VIVE EN OTRA P~TE . 2 UNA VEZ . 1 NAS DE UNA VEZ . 2 511 ¿En qué mes y año empezó a vivir con su (primer) esposo/compa~ero ~ MES. ~-~ NO SABE hc~ . 96 AÑO. ~'~-~---~51] NO SA8E Airo . 98 I 512 ¿Ouê edad tenla usted cuando vivir con êI7 EDAD . I [ l $13 OETESNINE EL NUttERO DE MESES Q#JE NA ESTADO CASADA 0 EN URION A PARTIR DE ENERO DE 19~~9. NARQUE "X" EN LA COLLR~NA 3 DEL CALENDARIO POR CADA NES QUE NA ESTADO CASADA 0 EN UNIO##, Y MARQUE "0" POR CADA MES DUE NO HA ESTADO CASADA 0 EN UM]ON r OESDE ENERO DE 1989. PARA AD~JELLAS /4UJESES QUE NO ESTAN ACTUALNENTE CASADAS 0 UNION 0 QUE TENGAN NAS DE UNA UN]OR: ]NDAGUE POR LA FECHA EN LA CUAL LA PAREJA DEJO DE VIVIR JUNTA 0 ENV]~O, Y LA FECHA DE ALCJJN MATRIMONIO 0 UN]ON POSTERIOR. 515 ADor= necesitamos tener alguna informaaíc~ sobre su *¢[ividad sexuat co¢t eL finde conocer y entender mejor La ptanificaci6n famltiar y ta fecundidad. VEA 210: UNO O NAS ~ N[N~ NADIOO VIVO ~-~ NACIDOS VIVOS ¿C~ndo fue La úLtlr~ ¿Cûando fue ta ~ttlma vez que tuvo relaciones vez que tuvo retaciones sexuales? SeX~leS, si es qt~ ha Temdo? NUNCA . 0 J 0 0 HACE OlAS . 1 HACE SENANAS . 2 J HACE MESES . 3 HACE A~OS . ¿ J ANTES DEL ULTIMO NACIDO VIVO . 9 9 6 ~613 5,. ~O~.~, , .o , . - - .ovor . , .c , . . . - - . . . . ror , . r .__ , I'00.-- . VEZ--O~SO~ . ~1 ¿¿ 239 SECC]ON 6. PREFERENCIAS O~ F~CUNO|DAO 602 ~3 VEA 313: PREGUNTAS Y F[LTROS N[MGUNQOE LGSOOS HA SIDO ESTERILIZADO VEA 225: NO ESTA ENSARAZAOA I---I 0 MO ESTA SEC.U~A Ahora quisiera hacerte iIgunaspreguntas sobre t( futuro. Quisiera usted tener un (otro) hijo o preferir(a no tener (mis) hijo/;? ENBARAZADA [~ Ahora ~islera hacerle aLgUnas preguntas sobre eL futuro, Deapu6s de( ~i Jo que estî esperando, quisiera usted tener otro hijo o preferir(a no tener nula hijos? CATEGOR[AS Y COOIGOS .613 t TENER UN (OTRO) HiJO . 1 | I NO NAS/NIMGU)IO . 2-~b606 I GUE NO PUEDE QUEDAR EMBARAZADA . 3~~-~606 I INDEC]SA O NO SABE . ~60¿ VEA LA PREGUNTA ARTERION: l O NOEsTANO ESTA EMaARAZADAsEGURA ~ EMBARAZADA CUAíílto tiempo (~iaier| Cuanto tiempo quisiera esperar entes del esperar despíaísde( ni¢~l%e~to¢~ E~4~/otro) ¢~clmter~to ~e( hijo hijo? que esta esperando, antes de tener otro hijo? MESES . 1 A~OS . 2 PRON TO/AHONA . 9 ] Q4JE NO PUEDE QUEDAR EMBARAZADA. 9 4 DESPUES DE CASARSE . . . . . . . . . . . . . . . 9 5 OTRO . 9 EESEE~| I: [Qí.'.E ) NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 ' ( Li A LAPREGUIQTA¿O~: MO ESTA EMBARAZADA O NO ESTA SEGURA ~05 | Si Ud. quadarl Imb4rezada en tas prGximas smnaa, | ¿Se a~ntir(a contenta, triste, o no Le importar(aT ESTA EMBARAZADA [~ CONTENTA . 1 •R)SIE . 2 606 606 .6O7 I NO LE IMPORTAR]A . ] NO SABE . 8 VEA 312: 607 | ¿Piet~sa usar un Jtodo i=ara evitar emoNrazarse en tos I proximos doce ~ses? ++.,~.o,,. ~ "+"°+°° n I USANDO NDTOOO O 140 NETODO ACTUALMENTE: SE LE pREGUNTO 31| * 61] SZ . 1----=-609 NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 NO SABE . 8 ¿Q~ | ¿P~et~a ~ar en a~g~n momento ~ rol ~~t~ro ~ ~¿todo St . T i l~ra ev i ta r qued l r ~raz&da? | i NO . 2--~-610 I NO ~SE . ~ 1 0 27 240 ¡Ro. I pREGUNTAS T F|LTROS 609 ¿Cua~| ndtodo preFer|rte ut|LlzarT ~)A I CC¢4TINUE COS 613 ~10 ¿CUZ| es ta princípaL rez6n por Li cual usted no plet~sa ~ar nir~ n~todoT ANOTE LA RESPUESTA Y CIRCULE EL CCOIGO DE LA OTRA RA20N EN LA ~.GtJAtDA COLUW~ )10 ¿ALguna o(ri r8z6~l? ANOTE LA RESPUESTA Y C]RCU~.E EL CODIGO OE LA OTRA RAEON EN LA SEGüNDA EO¿UHI¿A ~11 VER 610: EL CUDZGO 11 APARECE EN CUALMUZERA BE LAS DOS k~2~S CRTEGORIAS T COSZGOS PiLO~tA. 01 DISPOSITIVO INTRAUTERINO . 02 PRESERVAT[VO (CONOQR) 03 IRYECCIONES . 04 NOSPLANT (]MPLAETES) O• DIAFRACd4A/ESPUI4A/TABLETAS . 06 ESTERILIZAC]ON FEI4ENiMA . 07 ESTER[LIZAC]OR MASGUL|NA . 08 RITMO, B[LLIRGS . 09 RET|RO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . TO OTRO 96 (ESPECIFIQUE) NO ESTA SEGURA . I 98 RAZON OTRA PR [RC] PAL RAZQId NO ESTA CARADA 0 UN|DA . 11 11 SEXO ] NFRECUENTE . 23 23 NEHOPAOS ] CA/H [ STERECTOI41ZADA . . . ~4 24 SUGFERT ] L/INFERT K L . 25 25 POSTPARTO/LACTANC 1A . 26 OESEA MAS HIJOS . 27 OI~~SJC|OS DE ELLA . ~1 OPOSICIOS DEL ESPO$O/CGMPAIIERO. 32 OFOSICIGN UE PARTE DE OTROS. 33 POR RAZONES RELIGICGAS . 3& ~K) CC~C£ IGT~ . 41 NO CORGCE FUERTE . ~t2 PREOCUPAC|OSES OE SALUD . 51 RIEO00E EFECTOS SECUNOARIOS.,. 52 LEJANJA . 53 HUY COSTOSO . 54 ]NCOSVEN%ENTE PARA USAR . 55 IRTERF[ERE 0(311 FUNSIORES RORMALES DEL OSGAN[$MO . 56 56 R|RGIJJqA OTRA RAZC# . 90 OTRA RAZOS . 96 ((~:SPEC 1F [GAIE ) OTRA P, AZGN 96 (ESPECI F IQUE) RO SAOE . 98 EL cODiCIO 11 NO FUE r--~ CIRCULADO IL 26 27 31 32 33 I 34 41 42 51 52 53 , 54 55 1-613 I 24) 612 613 LUtlLiz•rle un I~todo li estuviese casada o en Unl~? VEA 216: SIN H[JOS V]VOS~ ~ TIENE H[JOS VIVOS: [~ | t i S~ pudiera elegir ex~c- tauellte eL r~merode híjos • h;jes que ten- dril en tode su vLde, ¿C~íntos serlen? Si pudíera volver • La ¿,pace en que todgv|• no tenla hijos y pudiera elegir exactamente eL n~~ero ob hijos • hijas oN• te•dril Im toda su vida. ¿Cu~ntos ser|en? SI LA RESPUESTA NO ES NUI41ER]CA, SONDEE Y AMOTE EL NUMERO CORRESPQNOIEMTE, O LA OTRA RESPUESTA ¿tu&ratos Le iKlltar|a (NI f~esenhOOlbres y CUI~ItOS o~e fuesen mujeres? 615 i ¿En general, alta usted de I¢uerdo con que Las I porejes usen edtodos o hmgen eLgo para evitsr o Cllmorsr ui~~~D~r&la? 616 | ¿usted h• recomendado •Lguno vez L• pl•nific•cJ¿n I fiiLiar • una niel, familiar, u Bar• persona? 617A| ¿Es aceptable por• tasted que se tr•13smlta por lo I RADIO InformaciBn sobre pLanificac~bn famíliar? (¿Est~i usted de acuerdo Ira o/Je ze transmite . ) SI . 1 NO . 2 NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . O NUMERO . OTRA RESPUESTA . 96~ (ESPEC[F]QUE) ,615 I HOIBRES MUJERES TOTAL OTRA RESPUESTA 999996 (ESPEC ] F I~4JE ) I ESTA OE ACUERO0 . '1 i~ ESt~ DE AC~KO0 . l~&17l 4 SaN OPIH[ON . ~~17A ! NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ~ I S I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ~ NO SABE . 8 617e| ¿Es aceptable p4ræ u•ted qcJe se aro•silLa• por l• SI . 1 I TELEV[SIOS inforlm¢iBn sobre oLe~lific•ciBn famlLi•r? NO . 2 (¿Est~ usted de acuerdo en que se transmita,.,) NO SABE . 8 ¿En los ~Ltimos 6 meses, usted h• oido o le(do sobre pLanifica•L6• fmili•r: En I• radio? En l• [eLevísiBn? En un periadico o revisto# En un æftche? En foLLetos? SI NO RADIO . 1 2 TELEVZSION . 1 2 PEBIODICO O REVISTA . 1 2 Al[CHE . 1 2 FOLLETOS . 1 2 ~O ¿En tos ~Ltimo$ 6 meses, usted h• conversado so¿re L• S; . 1 prltctice de Li pLan~ficl~i¿n fam~Li•r con •Lguno de sus familfares o amigas? NO . 2 ~¿.32 I Z9 242 631 ¿Con qui~n? ¿ALguiên m~s? REGISTRE TOOOS LOS QUE MENCIONA ESPOSO/CONPAAERO . A MADRE . B PADRE . E NERNANA(S} D HER~I.JIO(S) E HIJA. F SUEGRA . G ,UlIGAS . H OTRO FAMILIAR . X (EEPECtFXQUE) 634 635 636 ¿Cree usted~ L8mayorla, 8Lg~s, o n(r~unede IBs mu;eres que coí~oce UtiLizan aIsuna forme de plllí~lfJ¢i- c1~ fea~tLlar? VEA 502: ACTUALMENTE CASADA [~ Q EN UNI~: Es $abído que t8~ parejas no sieq~pre estAn de scuerdo en todo . ¿Cree usted que su esposo(compa¿ero) esta de acuerdo Con ¢J~Je Las pareJaS Usen ~ II~todo para evitar o d~~morar un embarazo? ¿Ha conversado alguna vez COn su esposo(compa¿ero) acerca de l rd~ero de h í jos ~¿~ (es ~tar~a te r~r? ¿cree usted que su esposo(compahero) quiere eL H[SMOr'~~merode hijos que ustedquiere, MAS de Los que usted qu~ere, o MENOS de tos o~Je usted e~iere? LA MAY(3111A . ; . 1 ALGUNAS . 2 NZHGUNA . 3 NO SABE . 8 t~O ESIA CASADA i i NI ViVE EN ~ION: ESTA DE ACUEADO . 1 NO ESTA OE ACUES~ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 NO SABE . 8 SI . 1 I MO . ,,.,,. . ~ I MISMO NUMERO . 1 MAS HIJOS . 2 MEMO~ HIJG$ . 3 NO SABE . 8 I ,70! 30 243 SECC[ON 7. ANTECEDENTES DEL HARIO0. RESIDENCIA Y TRABAJO DE LA MUJER I I I" INo. PREGUNTAS Y FXLTROS CATEGO~IA$ Y EGU%GOS A ALGUNA VEZ CASADA i--I NUNCA HA ESTADO 0 EN UN[ON: II CASADA NI EN J J Y UNION: Fi ~~'0~ - . ! I TQ~ ~EA 502: ESTA ACTUALMENTE CASADA 0 EN UMIO¿¢ ¿Ab lu¢t~ iu c~po~o (cc~q~l/~ero) mtg~l~ v~z • (8 es¢MeLu7 NO ESTA ACTUALMENTE II CASADA 0 EN UN[O~ ¿ANIhtl(~ htJ ultimo I'NIK)k() SI . (L~q)ur~lo) =(guna ve& a La ebcuelaT NO . , I I t roa ¿Cu~L es el U[ttn~~ curso y nave( (de instruccl¿x~) mtcinzedo por el? CO01GOS PARA CURSO G Ninguno 1 Primero 2 segundo 3 Tercero A Cuar~O 50uinto 6 Sexto ? E~resaclo/TltuLado CIRCULE AGOTE NIVEL Ctm$O i - NINGUNO . 0 PRU4ARIA . I I SECUNDARIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 BASlCO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3 ]MTERMEOIO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ¿ MED%0 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 SURER%0~ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6 OTRO . 7 705 VEA 702: ESTA ACTUALMENTE ~ NO ESTA ACTUALMENTE CASADA 0 EH UNION CASADA 0 EN UN]ON ¿CuAl eS et tra~|o 0 te ¿Cual era eL tr¿bojo 0 la o¢upocl~'~ princlpo( de ocqoacl¢~n princlba( de su su esposo (compañero)? ú[tlmo esposo (compo~ero)? L EA 705: TRABAJA (TRABAJABA) E~ LA AGRIEUCTURA: 707 NO TRABAJA (TRAOAJ~A) EN LA kGRIGULTt,~J~: l i VEA 503: ESTA ACTUALMENTE ~ NO ESTA ACTUALMENTE CASADA 0 EN UN]O~ CASADA 0 EN UN[O#4 f i ¿Traboj8 SU esposo(compañero) ¿Trabajab¿ SU e~poso(co¿lpa- pr1~lpo l~nte en ta tierra ~ero) pr1~IpoL~nte en La propia (de ê[) o de la fmi" tierra pro le (de ~I) o de ha, o en tierra a[quiLada, o la f&ri11(ta, o en tierra al- trabaja en la tierra de =l- q~ltada o trabajaba en (a RUí~n más? tierra de aiguiên mísT L~ T]ERRA PROPIA . 1 TIERRA DE LA FAMILIA . 2 TIERRA ALGUILADA . 3 TIERRA DE ALGUIEN NAS . 4 708 I ¿Ademas de las labores doméstlcas~ trabaja usted | SI . 1*--P71|A I actua imanta? I NO . 2 709 Como usted sabe, aLgUnas mujeres uenen trabajos por tos cuates (es pagan en dlneFo o en especie. Otras venden algun prOdlUCtO, tiento1 un ~ño negocio o I trabajan en eL negocio de ta familia. {ReaLiza ~¢tuaLmente aL~ de estas act(vld~u~s 0 hace SI . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1~711A este tipo de trabajos~ NO . Z ,o I .osted ha de__~o ( ,= t r .o e O , o. Gr - - 2 - -e . , I ; . . ,~''0~ 31 244 '11A I ¿Cudt es su o¢upacl6n mâs reciente? I ~-~ Quiero decir, q~¿ tipo de trabajo tiene? '11B ¿Cual fue su ocupaclbn rn¿s rectente? Quiero decir, qu~ ttpo de trabajo tenl=? 713 | En su trebalo actual {o de los últímos IZ meaes), I ¿trabaja usted en tierra propia 0 de su familio, en tlerF8 atqulLada, o en ii tierra de aLgu~ên mâs? ] TIERRA PROPIA . 1 T%ERRA DE LA FAMILIA . 2 TIERRA ALQUILADA . 3 TfERRA OE ALC4JIEN NAS . 4 m de su famlLla~ o para alguien n~s? PARA ALGUIEN MAS . 2 POR CUEI4TA PROPIA . ] I F16 I ¿En el ultimo ano (12 ~ese$), durante cuanto~ ir~ses I ~ ( ¿En LOS meses que trabaj6, aprox,madamente cuantos dlas a la se.~ma deseo~eñ6 dicho trabajo? ¿En un día nor~t de trabajo, cuantas horas ~r~baja? ~'¿0 | ¿Gana clinevo por este trabajo? I SOOOEE: ¿Recibe dinero a cambio del trabajo o~e real )za) I MUNERO DE MESES . ~-~ I I P4UI4ERO OE OlAS . ~ I .~SOOES=AS . ~ I NO SABE . S I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1! NO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 T~ T21 ¿En un dla {;¿~a~, mes) nor~at, cuanto sana por dicho tral~jo9 J por .ORA . . . . . . . . . . . . . . POR OlA . . . . . . . . . . . . . . . z ] i POR SEMANA . 3 POR MES . k OTRO . 9 9 9 6 (ESPEC] F IOUE) 32 245 722 ~A m ~5 VEA ~02: ESTA ACTUALMENTE [~ NO ESTA ACTUALMENTE [~ CASADA O EN UN[GU CASADA 0 EN UA](1N i I mente como se utiLix~rA r~nte como se utllíz8rA eL dinero que ~Ated Rima: eL dinero ~Je usted gana: UStld S#LS, Su esposo{co~- usted, alguien mAS, o pe~ero} sôLo, u~tsd con su usted junto c~ a{guien espomo(¢ompehero), o m6s? ¿R~Liz~ usted su trabajo actual en La casa, o fuera de Le ClS+? I I VEA 217 y 218: SI TIENE HIJOS MENORES DE 5 AÑQS VIVIENO0 EN CASA ¿GeneraLmertte. qui~¢l cuide de (NOMBRE DEL MENOR) mi~trls ustN t r~ j l7 LA EMTRE~LSTADA ~ECLOE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ESPOSO D COPPAÑERO DECIDE . 2 ALGUIEN IdAS DECIDE . 3 J~lO CO#ESPO~~/C~A~~AO . A JUNIO CUN ALGUIEN MAS . ., EN LA CASA . 1 FUERA DE LA CASA . 2 NO TIENE HIJOS r~7 MENORES DE 5 AI~OS t i VIVIENDO EN CASA I I ELLA NJ]~AA . 01 ESPOSO/COMPAñERO . 02 RIJA{S) ~AY~ {ES) . 03 HIJO(S) MAYOR (ES) . 04 OTROS FAMILIARES . 05 VECINOS . 06 AMIGOS . 07 SISViEMIE/E~~EADODQI~ESTL~O . O¿ NZ~O ESTA EN LA E$CUELA/KINDER .,. 09 GUARDERIA iNFANTIL . 10 MO TRABAJA DESDE GUE MAC[O EL NI líO . 11 OTRO (ESPE£1F]QUE) 7"¿6 ¿kh«ra me 9us~sr(e ~ habtar~s sobre Las localidades i~1 ~llll cuIlies Ust~(~ h8 VIvido en Los ~ttlmos a~os. ¿Usted ha v iv ick~ ~ ~ sola toclLL¿~ o ~ ro&e, de ~ | UAA LOCAL|DAD . 1 LocaLidad desde Enero de 19897 I HAS DE UNA LOCALIDAD . 2 -~.728 14ARG¢JE (EN LA COLUMNA 4 DEL CALENDARIO)+ EL COD[GO CORRESPONDIENTE A LA COMUNIDAD ACTUAL. ("t": CIUDAD; "2": PUEBLO; "3": CAMPO). COM|EMCE EN EL NES DE LA ENTREVISTA Y EORT[MUE COM T(X%OS LOS MESES HASTA ENERO DE 19S9. PASE A 80T ¿En que mE y a~o se trosta~í • (MOqBRE DE LA LOCALIDAD DE LA ENTREVISTA)? 14ARQUE (EN LA COLUM#¿~ ¿ DEL. CALENDARIO), +X h EN EL MES Y AI~O DEL TRASL.ADO, EN LOS MESES SIGUIENTES EL CODIGO APROPIADO PARA EL TIPO DE CONUNXDAD (,1': CiuDAD; '2': Pt,WEOLO; '30: CAMPO). CONTISUE EL • OIIDEO PARA LAS COMUNIDADES ANTER]ORES Y REGISTRE LOS TRASLADOS COl~ CORRESPONDA. PREGUNTAS [ LUSTRAT [VAS : ¿pÔnde vivl¿ antes de vivir" er~ . ? ¿En que mes y e,~ ~e zr~*sla~6 a . +.T ¿Ese sitio era una cl~ed, un pueblo, o campo? 33 246 SECC I Gr ~S SIOA O01 VEA515: [~ I HA TENIDO 14UOCA HA TENIDO m E ~ ~ ~ R i E L A C I O I E S IIELACJfl/ES SE]G~A~$ JJlOS 80Z 803 8~ VEA 301 y 3OZ: CONOCE C~O0~ ~ NO CONOCE ¢ONOON i i Ahora necesito hacerle ' ~hora necesito hacerle otras preguntes so~'e otras preguntas sobre ecttvidad sexuel. Kt~vided sexuaL. LOS ¿LQ û l t J~ vez que bmtbre l t p t~d~t pmlerJe ulted tuvo reLaci~'w|f U~ orelervttlvo duretlte ut~Liz6 eL C~,~~-~.? tœs reLaclone~ sexuales. ¿LI ~(tll Vil U ~t~d tuvo reLacLones, utiLIz6 eL cand~l? ¿St~e ~t~d d~x~P,e ~e p¿*ede~ conseguLr :endone*? ¿06nde pueden com4gu l rse pr{r¢~petmnte tos c m ? ESCRIBA EL NON8RE DEL ESTABLECI#IENTO Y SOAt~.F. PARA IDENTIF|CAR SI LA FUENTE ES PUMLICA O PRIVADA (k~quE DEL ES?MKE£JNIE~TO) ¿Ud. ha o(do heb|ir de ~ enfermedad t | ~ SiDA (Sfndr~ de [r~un~~f~c|encta Adq41rfa)? ~O'OH.O'''*'''''*''''O'''O''OH**''**''" k~~E . 8 ~|**''.'''.''''.''''. 'O''.*''''.' . ' I DO. . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . . . . . . . . , . . . . . . . . 2 - - .8~ kíQSPITAL PUILIO3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ,. 11 CENTRO 0 PUESTO DE SALUD/POSTA SAII|TARIA. 12 rAJA NACIONAL DE SALUD (C#S)/OTUS CAJAS. 13 CL I li I CA/IIC¢;p| TAL PRIVADO . 21 U~SULTORIO NE01CO/MEDICO PARTICULAR . 22 CEMT~O DE PLJ~JFJCAC|OAt FANIL]AJI . 23 FARMACIA . OTRO PRIVADO . 26 (E/kOECI F IQUE ) AH~GO/fN41L|AR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 OTRO LUGAR . 96 (E~ECI FIQUE) NO SABE . i S I . . . . . . . . . . . . . . . . . . . * . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 ] i NO . 2---~819 247 BO¿ B07 608 ~09 m qlO ¿De quê fuentes de informa¢16n se ha enterado usted so¿re el SIDA? IMDAGUE PON MAS RAZONES Y REG|SIRE ~ODAS LAS MENC]ONADRS ¿Hay algo que ~ hacer una persorkl para )roteRerse contra el BISA 0 et VIRUS que Co~trl eL SIOA? ~CI~ puede hacer una persc~ para evitar co¢~traer eL SISA O et VirUs que causa el S[DA? ¿(I¢le Otr8 cosa puede hacer? ANOTE TODAS LA MENC]OIdADAS VEA 808: ~~IEk~C 10)lO *PRACTICAR SEXO SEGURO' ¿OUCí Slgflificl parl Usted "practicar sexo SegUro"? ANOTE TODAS LA MENCIONADAS Bll | ¿Es pos]btequeunapersona que parece ) cOmpLetamente $a•udabLe padezca de[ SlOA? RADIO . A TELEVIS%ON . i PEBI~OICOS/REV1STAS . FOLLETOB/AFICHES . D: TRABAJADORES DE SALUO . E IGLESIAS . F ESCUELAS/NAE$TROS . G I REUNIONES EOBUNITARIAB . H N41GOS/FAHILIARES . I SITIO DE TRABAJO . J OTRO X ESPECIFIQUE EJ . MO . 2~811 I NO SABE . 8~t,811 PRACTICAR SEXO SEGURO . A ABSTENERSE DE RELACIONES SEXUALES . S USAR CONDONES EN LAS RELACIONES . C NO SER PROHI~CI~) (TENER SOLO 1 PAREJA). D EVITAR RELACIONES CON PROSTITUTAS . E EVITAR RELACI(~4ES CON HOMOSEXUALE$ . F EVITAR TRANSFUSIONEB DE SANGRE . G EVITAR INYECCIONES . H EVITAR BESARBE . I EVITAR PICADURAS DE ZANCUOOS . J VISITAR AL CURANDERO . K OTRO ESPECIFIqOE OTRO X E$•ECIFIQUE i NO SABE . ~ . Z MO NENC~C'~O ZPRACTICAR SEXO SEGURO I ABSTENERSE DE RELACIONES SEXUALES . J USAR CO~BONES EN LAS RELACIONES . C NO SER PBOt~ISGUO (1ERES SOLO ~ PAREJA). D EVITAR RELACIONES CON PROSTITUTAS . E EVITAR RELACIONEs CON HONOSEXUALES . F OTRO X ESPECIF]QUE NO SABE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Z I »811 s . ii NO . MO SABE . 35 248 B12 813 814A B14B ¿usted cree qu~ et SIOA es curabLe~ ¿Cree que tos rlesDos de USTED para contraer el SIOA son PEQUENOS, ROOERADOS, GRANDES, o que NO hay riesgos? cPor que cree o~e NO TIENE RIESGO de contraer et SIOA? REGISTRE TODAS CAS RAZONES MENCIONADAS ~Por que cree que ttene RIESGO PEQUEÑO de contraer et SIDA~ REG]STRE TOOAS LAS RAZONES NENC]ORADAS f/O . ,. NO SABE . NO HAY RIESGO . B14A m RIESGO PEOUEÑO . ~ l~8~¿R | RIESGO MOOE RADO . ] I~~B15A RIESGO GRANDE . 61815E NO SABE . ¿~l 816 SE ABSTIERE DE RELAC%ONES . B USA CONDO~ES CUANDO TIENE RELAC(ONE$ . C ES MONOGAV, A (SOLO UNA PAREJA) . 0 ESPOSO NO VISITA PROSTITUTAS . E ESPOSO NO TIENE RELACIONES CON HOMOSEXU., F NO HA TENIDO TRANSFUSJONES DE SANGRE . G NO LE HAN APLICA.DO INYECCIONES . H X OTRO (ESPEEIFI~4JE) k~DASE . Z 81;' 818 ¿Por que cree 9ue Los rlesgo~ de que usted co~l¢ralgo el $1DA son V~DERADOS? REOI$1RE 1ODAS LAS RAZONES MENCIONADAS cPor qué ccee que I~s r iesgos de ~ us ted contratga eL SIOA son GRA~DE$~ REGISTRE TCOAS LAS RAZONES NENCIONAOA$ NO USA CONOONE$ . ELLA TIENE VARIAS PAREJAS . ESPOSO VISIIA PROSTITUTAS . ESPOSO TIENE RELACIONES hOI40$ENUALES . TUVO UNA TEANSFUSION DE SANGRE . ¿E HAN APLICADO INYECCIOt~E$ . ESPOSO llENE VARIAS PAREJAS . 01RO xi VEA 801: HA TENIDO RELACIONES ¿Desde que u~ted oyb hDb|ar clet SIOA hd ¢dtnbl ~do su col~rtamlento ~exua( pJra protegerse contra el SIDA? cQuê ha hecho? ¿Que otra co~a ha hecho ? ANOTE TODAS LA NENCIONADAS ANOTE LA HORA NUNCA NA TENIOO ~ ] RELACIONES SEXUALES ~B19 SI . 1~ NO . 2 819 / NO SABE . ~~,~819 DEJO DE TENER RELACJO~ES SEXUALES . . . . . . . . B EMPEZO A USAR CONDO#IES . E SE HA LIMITADO A TENER UNA SOlA PAREJA,. 0' ESPOSO YA NO VISITA PRODEITUTAD . E ESPOSO YA RO VISITA HOMOSEXUALES . F OTRO X E$PE~IflQUE NO SAeE . T . IT"T . 2 HORA . NINUTO~ . B6 249 ~01l ¿Ou6 tipo de IiI utiLizO ~yer pira cocinlrT • L£,ALA PSUERAOE OONTEM]O0 DI YODO A LA SAL UTIL[ZADA A~ER P/d~kCOC1MAD. ~~ A 2T5: UIIO O NAS MACZM[ENTO$ ~-~ UESPUER DE [UERQDE 1990 SECC[UE 9. SAL YSOADA. PE~ Y TALLA ;03 SAL ER¿OLSASODKSELLO . T SAL EN BOLSAS SIN SELLO. Z SAL EN BLOQUE . 3 SAL~~LADA . . . . . . . . . . . . . 6 NINGUNA SAL . 0 OTRA 6 (ESPEC|FZQUE) I ;018 . EL RESULTADO OE LA PRUEBA ES: i I POSITIVO (COLOR NORAO0) REC~T[VO (MO CAMBIA DE CO#.~) 1 2 1 Z 1 2 SIN NACIMIENTOS DESDE ~-~ I ENERO OE T990 ~ FIN I EMCUESTADQRA: EN VO2A (COL. 2-A), ANOTE EL NUMERO DE L[NHA OE rADA MIRO HAC[SO DESDE ENERO 1990 Y QUE AUN ESTE VIVO. ER 9~~ Y 9Q/+ /~TS RL I~E Y LA FEO104 OE MkC|M|ERTO ~1~ LA EIiTRE~J|S1ADA Y DE '~~ LO~ MIJOå NACIDOS VIVOS DESDE ENERO DE 1990. EN 906 Y 908 ASOTE LA ESTATURA/TALLA Y PESO DE LA ENTREVISTADA Y DE TGOOS LOS HIJOS NACIDOS VIVOS. (SOTA: TGOAS LAS EMTREVISTADAR QUE TENGAN UNO 0 MAR NACIOGS VIVOS DESDE ENERO DE 1990 DEBEN SER NEOIOAR ¥ PESADAS INCLUSIVE SI TGOOS LOS HIJOS ¿vA MUERTO. SI HAY idAS DE TRES HIJOS NACIDOS VINOS DESDE ENERO DE 1990, UTILICE FORMAS ADICIONALES). ~~lr ] ,~I~E: L I]~~JK~ ~ I ~l] II]lCiII I~EIj*~c Hpl}l RETREV[STADA RIJO UEMOR PERULT ]NO .,.Hmmh.i~q.u,.i.d«,,,,.e',,,+,m VIVO HIJO VIVO ~OZ,I NUI~RO D¿ L J REA PREGUNTA ;~TZ ~'~ ~-~ (NCO¢ORE) (MOSRAE) (H~~HAE) AMTEPEkVjLTINO HIJO VIVO V~ (ROMIRE) ~ E DE P. 212 PARA NIEOS )06 FECHA DE NACIMIENTO: • DE PREGUNTA lOS PARA NES . LA ENTREVISTADA. • DE LA PREG~TA 215 PARA ARO . R[ROS. ~S CICATRIZ DE RCG EN EL V, Cle~RO. O lA . . . . . . . . . MES . . . . . . . . . A i~) . . . • . . . . . «~,~r~,:,.,,++,+.,.,~,.,*,,.~r ,,,,,.+~~r =[CATR]Z QRSERVADA. SIN CICATRIZ . OlA . NES.* . A~O . :ICATR I Z UESERVADA. S3H CICATRIZ . DIA . MES . AAO . ;JCATRIZ 06SERVADA,. SIN C]CATRIZ . ALTURA/TALLA (en POT SE MEDIO LA ESTATURA/TALLA DEL N]RO(A): • ACOSTADO(A). o • PARADO(A) ACOSTAOO/A . 1 PAR~/A . Z ACOSTADO/A . 1 PARADO/A . Z ACOSTADO/A . t PARADO/A . Z ~Q8 PESO (en keLogramos) ~-T-~.[~ ~-~-H~ ~~-1.[~ ~.[~ ~09 FECHA DE LA 14~D[CII~M DEL PESO Y LA ESTATURA/TALLA DIA . NES . ARO . D]A . NES . ARO . DZA . NES . ARO . D]A . , I1~ Ad~IO . • 910 RESULTADO RED[DA . 1 RIJO MEDIDO . 1 RIJO MEDIO0 . 1 HIJO MEDIDO . 1 NXJO ENFERMO . 2 HIJO [RFERHO . 2 HIJO ENFERMO . 2 NO PRESENTE . ] HIJO NO PRESENTE . 3 ~[ JD NO PRESENTE . 3 HIJO RO PRESENTE . 3 I HIJO RECHAZO . 4 HIJO RECHAZO . ¿ HIJO RECHAZO . 4 RECHAZO . 5 IU¿DRE RECHAZO . 5 RAORE RECHAZO . 5 MAORE RECHAZO . E OTRO 6 OTRO 6 OTRO 6 O[RO 6 (ESPEC]F[OI~) (ESPECIF[Ot~) (ESEECIFIOt~) (ESPECIFISUE) 911 ROMI;RE DE LA PER~~IAA gAJE -~ NOIIRE DEL HIZO LA MEDICION: ? ASISTENTE: 37 250 06SERVAC|ONE$ DE LA ENTREV]$TADORA (para comptetarse desl~ê~ de terminar ta entrevista) Coeentar|os sobre La Entrevistada: Comentarios s~bre Preguntas Especfficas: Otro Tipo de Comentarios: 08SERVAC|ONES DE LA SUPERVi$ORA NOmbre de te Supervisora: Fecha: OBSERVACIONE$ DE LA CRITICA DE CAMPO 38 251 INSTRUCCIONES: SOLAMENTE PUEDE APARECER UN COOIGO EN CADA CASILLA. TODOS LOS MESES DE LAS cOLUMNAS 1, 3, Y 4 DEBERAN SER LLENADOS. INFONBACXON QUE DEBE SER COOIFICADA EN CADA COLUMNA: COL.l: Nicimientos0 embarazos, uso de Anttcor~ept|vos N NAClMIENTOS E EMBARAZOS T TERMINACIONES 0 NINGUN METOOO I PILDG~A 2 OIU 3 PRESERVATIVO (COldDON) 4 INYECCIONES 5 NORPLANT (IMPLANTES) 6 DIAFRAGI4AIEBPUIAk/JALEA 7 ESTERILIZACION FEMENINA B ESTERIL]ZADION MASCULINA 9 ABSTINENCIA PERIOOICA A RETIRO X OTRO (ESPECIFIQUE) COL,2: Interr~pciBn det Uso de Anticonceptivos 1 QUEDO EMBARAZADA MIENTRAS LO USABA 2 ~JER]A OUEDAN EMBARAZADA 3 COMPAkl~RO DESApROBABA 4 EFECTOS SECUMOARIOS 5 PNEOCUPACIOIIES POR LA SALUO 6 ACCESO/DISPONIBILIDAD 7 QUERXA METODO NAS EFECTIVO 8 INCONVENIENTE DE USAR 9 SEXO INFRECtI~NTE/CONPA~ERO LEJOS C COSlO F FATALISTA D D|FID. EN QUEDAR ENBARAZAOA/MENO#~AUS%A S DISOLUClON BATRIMONIAL/SEPARACION X OTRO (ESPECIFIQUEI Z NO SABE COL.3: Natrimonio/Uni¿n X EN UNIO~ (CASADOS 0 VIVIENDO JUNTOS) O NO ESTA EN UNIO~ COL.4: cambios y sitios de Residencia X CAMBIO DE RESIDENCIA I ClUOAD 2 PUEBLO 3 CAMPO 1 i, 9 9 6 1 9 9 3 1 9 9 2 1 9 9 1 1 9 9 0 m 1 9 8 9 1 2 -I--I 05 MAY B, o' ABR :~ l - - I - - I . BZ 'E ' : I - - I - - I B1 ENE 12 OlC 07 -- -- 11 NOV 08J__ -- I SEP 10 12 - - - - 06 JUN 13 OS MAy 14 -- -- O4 kSR 15 B3 MAR 16 02 FE6 17 01ENE ,,°,°~:____ 11 ~OV 20 10 (3(:1 09 SEP 22 08 AC«3 231 07 JUL 24 06 JUN Z5i -- os MAr 261 O¿ ABR 27 03 MAR 28 B2 FEB 29 01 ENE 3Di 3 4 - - ~ B1 JUt~ AIR 9 ~ 9 FEB 4 ENE 07 DIC i - - 10 ~P 12 JUL 9 13 JUN 9 14 MAY 3 - - 16 NAR - - 1T FE8 18 ENE J 19 D|C ~ 2B - - 21 OCT ~ 22 SEP 23 AGO 1 24 JUL 9 r-- ~ 25 JON 9 I-- -- 26 MAY 2 I - - : -- 2? ABR -- 2B MAR :)9 FEB - - " 30 ENE 12 DIC 31 11 NOV 32 10 OCT 33 i - - 09 SEP 3¿ 08 AGO 35 07 JUL 36 06 JUN 37 05 MAY 3a 04 ABR 39 03 MAR 40 02 FEB 41 - - ,,.u,--, 01 ENE 42 31 DIC I-- 32 J«3V ,-- Z ~30CT I - _ _ 34 SE~ , 35 AGO 1 - - - -~36 JUL 9 '--~ -- 42 i-- -- 37 JUN 9 t - - ~ 38 MAY I - - 39 ABR - - ~ 40 MAR 41 FEB -- ENE 12 DIC 43 -- -- I__ 11 NOV 4¿ I 10 OCT 45 -- -- 09 SEP 46 '-- 08 AGO ¿7 07 JOL 48 06 JUN 49 05 MEY 50 06 ABR 51 03 MAR 52 02 FEB 53 01 ENE 54 43 DIC 44 NOV 45 ~T - - 46 SEP - - 47 AGO 1 48 JUL 9 49 JU~ 9 - - 50 MY O __ i 51 ABR -- 52 MAR -- 53 FEB --, 54 ENE 12 DIC 55 I I 55 DIC 11 NOV 56 --:-- -- -- 56 NOV 10 OCT 57 - - - - --- ---S~ ~T o, s . . l _ - i - - -~ : SE~ OS AGO 59 -- A~ I 07JUL 6 0 _ ~ ~J6O JUL 9 06 JUN 611__ l __ - - - - [61 JUM B os ~~ 621__ _ _ 62 MAY 9 04 ASN 63 __ __ __ ~_ J~ A . 03 MAR 64 66~ ~AR 02 FEa 65J - I - -- --t FEB 01ENE 66- - - - - - ~ r « ENE 39 Primeras Páginas Título Información del Informe Preparación del Informe Personal de la ENDSA 94 Contenido Lista de Cuadros Lista de Gráficos Presentación Resumen General Datos Básicos Mapa de Bolivia Capítulo 01 - Introducción Capítulo 02 - Características Generales de la Población y de las Mujeres en Edad Fértil Capítulo 03 - Fecundidad Capítulo 04 - Planificación Familiar: Conocimiento y Uso de Métodos Capítulo 05 - Nupcialidad y Exposición al Riesgo de Embarazo Capítulo 06 - Preferencias Sobre Fecundidad Capítulo 07 - Mortalidad Infantil y en la Niñez Capítulo 08 - Salud Materno-Infantil Capítulo 09 - Lactancia y Nutrición Capítulo 10 - Mortalidad Materna Capítulo 11 - Otros Aspectos de la Salud Apéndice A - Diseño y Cobertura de la Muestra Apéndice B - La Precisión de los Resultados: Los Errores de Mestreo Apéndice C - Los Errores no Muestrales Apéndice D - Crítica y Procesamiento de Datos Apéndice E - El Cuestionario de Hogar y Mortalidad Materna Apéndice F - El Cuestionario Individual

View the publication

You are currently offline. Some pages or content may fail to load.